Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El desarrollo del turismo en el contexto de un mundo globalizado

Enviado por yacelis



 

Indice
1. Introducción
2. Desarrollo
3. Consecuencias del Neoliberalismo para el desarrollo del turismo
4. Efectos de la tecnología

6. Economías subdesarrolladas. Previsiones ante el futuro
7. Bibliografía

1. Introducción

La caída del campo socialista ha impuesto una acusada mundialización de nuevas ideologías, planteamientos políticos de "tercera vía", apuestas por la superación de posiciones tradicionales, como "izquierda-derecha", y un claro deseo de justicia internacional capas de juzgar los delitos contra los derechos humanos, como el genocidio, el terrorismo y la persecución política, religiosa, étnica o social.

La globalización tiene su ámbito más preciso en el mundo de la economía, sobre todo en los niveles comercial, financiero y organizativo. Este proceso supone una absoluta libertad de intercambio. Donde la producción de mercancías encontrará desventajas físicas o geográficas. La tendencia de un mundo globalizado ha sido tergiversado por algunos políticos que buscan las ventajas de la liberalización de las economías. La industria turística como uno de las ramas de la economía que durante las últimas décadas, ha experimentado un desarrollo expansivo, con sorprendentes ritmos de crecimiento que superan en dinamismo a sectores con desarrollo tradicional, ha permitido adquirir cada vez mayor importancia en el ámbito mundial, pero este vertiginoso crecimiento también se encuentra amenazado por la política neoliberal.

En esta investigación se trata de demostrar que el desarrollo del turismo no está al margen de los momentos actuales por los que atraviesa el mundo. Por lo que se tiene como título: "Desarrollo del turismo en el contexto de un mundo globalizado" y el objetivo del mismo es explicar el impacto negativo que acarrea la globalización neoliberal para el desarrollo de la actividad turística en los países subdesarrollados. Para la elaboración del trabajo se utilizaron métodos de investigación científicos como: histórico- lógico, inducción- deducción, y el uso de técnicas de recopilación de la información como la búsqueda bibliográfica, entre otras.

El aporte de esta investigación la constituye el estudio de la relación de dos fenómenos tan abordados por muchos analistas pero pocas veces relacionados uno con otro, contradiciendo algunas de las afirmaciones de que la industria turística crecerá cada vez más con el incremento de tendencias como el ocio.

2. Desarrollo

Análisis teórico conceptual.
Cuando se analiza el turismo como actividad económica se le debe definir como el conjunto de acciones y relaciones que se originan cuando se efectúa el desplazamiento de personas fuera de los confines de su residencia habitual, con fines de ocio, negocio, placer, aventura, personales, religiosos, de salud, placer, profesionales, etc. Este conlleva a la realización de gastos los cuales reportan obligatoriamente beneficios al destino en cuestión y donde los turistas satisfacen las necesidades antes mencionadas.

El turismo es una actividad multisectorial y multidisciplinaria en la que participan diferentes áreas productivas como la agricultura, construcción, fabricación y de sectores públicos y privados para proporcionar los bienes y los servicios utilizados por los turistas. Este sector no tiene determinado con claridad la existencia de un producto tangible, sino que lo conforman un conjunto de servicios que no son los mismos en los diferentes países. Esto no es fruto de la casualidad, cada nación trata de diseñar su destino y producto turístico con peculiaridades y atractivos que los hagan únicos.

El turismo, al igual que otros sectores se ve beneficiado por la integración de las naciones. Una mala interpretación de la integración económica, que resulta una tendencia favorable actual para muchos países, es el hecho de considerar que todos los caminos no conducen a Roma sino al Neoliberalismo, o decir, estamos en presencia del lado oscuro de la Globalización.

"El concepto de Globalización pretende describir la realidad inmediata como una sociedad planetaria, más allá de fronteras, barreras arancelarias, diferencias étnicas, credos religiosos, ideologías políticas y condiciones socio-económicas o culturales. Surge como consecuencia de la internacionalización cada vez más acentuada de los procesos económicos, los conflictos sociales y los fenómenos político-culturales".

Para entender porque uno de los principios de la globalización es la eliminación de las barreras arancelarias se deben definir los Aranceles como una lista o catálogo de impuestos aduaneros aplicados generalmente por el gobierno sobre las importaciones y, a veces, sobre las exportaciones.

Se han hecho algunos estudios de porqué no es conveniente para muchos países sobre todo desarrollados, los aranceles, para lo cual han firmado tratados comerciales con otros países que casualmente no presentan los mismos niveles de desarrollo económico productivo. Como el Tratado de Libre Comercio entre EE.UU., Canadá y México, en el que México por ser la economía más débil de la triada lleva las de perder viendo su mercado abarrotado de productos norteamericanos en su mayoría y con un estancamiento de su producción.

Así mismo ha sido enfocado el tema de la integración que al parecer tiene diferentes significados que varían de acuerdo a la conveniencia de cada país, los subdesarrollados tienen claro que la integración es una solución a muchos problemas económicos, que se apoya en la cooperación en la que las partes integradas siempre tienen que ganar con su participación. Además así como la globalización, la integración es un proceso por el que tendrán que optar los países. Entiéndase por Integración la incorporación de elementos étnicos o religiosos dispares de una determinada población a una sociedad uniforme que proporciona igualdad de oportunidades a todos sus miembros. En este tipo de sociedad a ningún miembro se le podrá negar ni limitar por razón de sexo, raza, religión o nacionalidad su derecho a recibir educación, acceder a instalaciones públicas o privadas, solicitar un empleo o poseer una propiedad.

Si comparamos los conceptos de globalización e integración encontraremos que existen puntos coincidentes en ambas definiciones, hasta que aparece el término Neoliberalismo.

A lo largo de la historia, los analistas han desarrollado distintos enfoques para el estudio de las relaciones internacionales. Entre ellos están el realismo, el neorrealismo, el idealismo y liberalismo, el neoliberalismo y el marxismo

Hoy en día se considera que el objetivo político del neoliberalismo es la democracia, pero en el pasado muchos liberales consideraban este sistema de gobierno como algo poco saludable por alentar la participación de las masas en la vida política. A pesar de ello, el liberalismo acabó por confundirse con los movimientos que pretendían transformar el orden social existente mediante la profundización de la democracia. Debe distinguirse pues entre el liberalismo que propugna el cambio social de forma gradual y flexible, y el radicalismo, que considera el cambio social como algo fundamental que debe realizarse a través de distintos principios de autoridad.

Uno de los países en los que se comenzaron a aplicar políticas de tipo neoliberal fue Inglaterra. Ejemplo de ello fue la privatización, es decir la venta al sector privado de activos pertenecientes al Estado. Desde que la nacionalización ha perdido vigencia, las privatizaciones se han generalizado en todos los países occidentales. El primer país en iniciar esta nueva política fue Inglaterra, bajo el mandato de Margaret Thatcher, nombrada primera ministra británica en 1979. Durante la década de 1980 el gobierno británico vendió activos por valor de 29.000 millones de libras esterlinas, reduciendo a la mitad el tamaño del sector público. Otros países han seguido esta tendencia en Europa, Asia y, más adelante, también en América Latina, donde Argentina, Chile y México han privatizado sectores vitales de la economía estatal, y en los países ex-comunistas de Europa Central y del Este. Algunos países africanos han privatizado también parte del sector público o, al menos, han promovido una mayor participación del sector privado. Desde 1922 los estados federales de Estados Unidos pueden privatizar las infraestructuras públicas por lo que, debido a sus problemas presupuestarios, algo parecido es probable que quieran privatizar sus aeropuertos o sus autopistas de peaje.

Un gobierno puede tomar por muchas razones la decisión de privatizar. Sin embargo, los dos objetivos principales son reducir el tamaño del sector público para fomentar una mayor eficiencia económica y aumentar los ingresos del Estado. Por otra parte, existen distintos métodos para realizar la privatización. Se pueden ofrecer acciones a un precio fijo, limitando el número de acciones que pueden venderse a inversores privados, para que el Estado mantenga el control de la empresa. Es frecuente que el gobierno retenga un porcentaje de control para poder bloquear ciertas actividades, como la fusión de la empresa con otra. En el caso de que se privaticen empresas de servicios públicos se suele reglamentar la política de precios a seguir para evitar que la empresa actúe en contra del interés público. Con el propósito de obtener el respaldo de la opinión pública se suele reservar un porcentaje de las acciones que se van a privatizar a los pequeños inversores. En la mayoría de los países ex-comunistas de la Europa del Este los gobiernos han procurado vender el mayor número de acciones de las empresas que privatizaban entre los pequeños inversores. Sin embargo, esto puede implicar que se obtengan menores ingresos que cuando se vende la empresa en bloque a otra empresa privada. Otra característica común en estos países es que las empresas privatizadas suelen ser una inversión poco atractiva.

En general, la privatización permite aumentar la eficiencia de las empresas que antes estaban en manos del sector público. Por otro lado, las privatizaciones no siempre reciben una acogida favorable. Por ejemplo, en España la privatización de empresas públicas rentables, como Repsol o Telefónica, es considerada por algunos un error, pues consideran que sus beneficios podrían engrosar los ingresos del Estado. Se presentó una situación similar en México con la privatización de algunas empresas de PEMEX (Petróleos Mexicanos). Además, el rápido aumento del precio de las acciones una vez privatizada la empresa es considerada una prueba de que se han vendido demasiado baratas. En los últimos años se critican los salarios pagados y las opciones sobre acciones que se dan a los directivos de las empresas privatizadas. Estos gestores o administradores suelen tener ingresos muy superiores a los que recibían cuando la empresa pertenecía al sector público, aunque realicen el mismo trabajo. Algunos gestores obtienen cuantiosos beneficios con la venta y operación de las opciones sobre las acciones. Al mismo tiempo, las empresas privatizadas suelen reducir el tamaño de sus plantillas y limitar de forma drástica el crecimiento de los salarios de sus trabajadores.

En Argentina, por ejemplo, la privatización de sectores como el petróleo y los ferrocarriles ha generado numerosas controversias, si bien los mismos comenzaron a dar ganancias en breve. El caso chileno es diferente dado que estas privatizaciones se hicieron bajo una dictadura militar.

3. Consecuencias del Neoliberalismo para el desarrollo del turismo

  • Elementos del turismo en los que se refleja la globalización neoliberal.

Muchos utilizan el concepto de Globalización para justificar las transformaciones que tienen lugar en las economías de los diferentes países, cuya tendencia es la integración de forma abierta sujetos a los efectos de la libertad de los mercados, las fluctuaciones monetarias y los movimientos especulativos de capital. Los ámbitos de la realidad en los que mejor se refleja la globalización son la economía, la innovación tecnológica, la cultura, el medio ambiente y el ocio.

Estos elementos tienen su efecto en el turismo pero nos centraremos primeramente en el análisis del ocio que se define como: "Ocio, tiempo libre o tiempo no utilizado para el trabajo. Se trata de distinguir entre trabajo y ocio".

Históricamente el ocio se relaciona con el modo de vida de la aristocracia, en cambio aquellos que tenía que trabajar para poder subsistir solo podía soñar con el descanso y el disfrute. De hecho, y según el protestantismo (I), el objeto de la vida es glorificar a Dios por medio del trabajo. Paradójicamente, el crecimiento económico se ha explicado en parte como resultado de una mayor aceptación del protestantismo, y hoy es justamente en estos países donde la gente dispone de más tiempo libre para el ocio al ser más ricos y tener mayores ingresos. Por tanto seguimos hablando de un desequilibrio en la balanza que siempre se inclina hacia aquellos que históricamente han logrado bajo cualquier circunstancia mayor esplendor y poderío.

En la realidad social, sin embargo, oportunidades de ocio y recreación han pasado a formar parte de la vida en todas las sociedades. Han variado de acuerdo con las condiciones climáticas y la naturaleza circundante, y han ido progresando a medida que se han producido mejoras tecnológicas y se ha logrado un mayor control sobre el medio ambiente.

El ocio no se considera como una pérdida de tiempo sino como una actividad recreativa. De igual manera, el trabajo ya no se define tan sólo como una actividad, sino como una modificación del mundo físico y mental a través de un esfuerzo, y sólo se considera como trabajo si no constituye un motivo de recreación para la persona. La diferencia entre trabajo y ocio radica en el significado que demos al concepto de recreación.

La pérdida de tiempo, tal y como Marx y De Tocqueville señalaron desde puntos de vista muy diferentes, es típicamente un fenómeno colectivo que surge como consecuencia de fallos del mercado. Ciclos de prosperidad y recesión, o fluctuaciones de la actividad económica de veinte años o más, pueden hundir o fomentar la prosperidad de una comunidad. La productividad está ligada a la especialización en la división del trabajo, pero, de igual manera, expone a la zona o región especializada a las vicisitudes de las fluctuaciones en la oferta y la demanda. Así, por ejemplo, Europa parece estar padeciendo una alta tasa de desempleo al final del siglo XX, debido no sólo a estos factores, sino también al desajuste entre las demandas del mercado de trabajo y las aptitudes de los trabajadores. Como resultado, se produce una desocupación forzosa allí donde la meta de la innovación para reducir las necesidades de trabajo ha sido ofrecer más ocio.

Actualmente existe una tendencia a trabajar menos y a tener mayor tiempo libre y ocioso. Las horas de trabajo, diarias, semanales, anuales, así como vitales (a lo largo de toda la vida), se han visto paulatinamente reducidas, en especial para los hombres y, en particular, para los menos cualificados. Como consecuencia, surgen multitud de programas de construcción de estadios, complejos deportivos, centros de ocio y ciudades universitarias; el ocio se ha convertido en una industria gigantesca que, paradójicamente, ocupa a un número creciente de personal laboral. La televisión se acerca a niveles de saturación y el turismo o los viajes al extranjero se han generalizado. Distinciones tradicionales de sexo y edad pierden progresivamente su sentido en este contexto. La gente puede divertirse en oficinas y fábricas, del mismo modo que con el trabajo realizado desde su propia vivienda.

Pero seguimos hablando de que aunque se tienda cada vez a disminuir el tiempo de trabajo para la recreación y el ocio, gran parte de la población mundial solo puede soñar con esto, y las principales causas son que en primer lugar para realizar turismo hay que contar con un nivel de ingresos que sustente esta actividad y estos se obtienen "normalmente" cuando se tiene un empleo y recordemos que un elevado porciento de la población mundial activa se encuentra desempleada o sus remuneración apenas le alcanza para alimentarse.

La globalización es un fenómeno nuevo, que afecta a la estructura de las sociedades, los gobiernos y las formaciones culturales. La cultura también se ve afectada de múltiples formas por el proceso de globalización neoliberal. Cada día se mundializan más y más los grandes símbolos. Hay una tendencia a la diversidad cultural y al triunfo de un cosmopolitismo que va más allá de los propios estados. La información no tiene un único origen local y se difunde de un modo muy veloz a todo el mundo. El ocio y el turismo crecen hasta niveles insospechados. Los instrumentos de universalización y conexión cultural, como Internet (uno de los más importantes fenómenos del final del siglo XX), se multiplican y obligan a idear nuevas formas de aprendizaje.

Lo cierto es que todo centro turístico debe convertirse en promotor de la cultura de su país, es decir, ser embajadores del arte nacional. Al igual que los bienes que se producen para ser exportados y que reportan ingresos a la economía, las manifestaciones artísticas culturales dentro de un destino turístico se pueden llegar a convertir en exportaciones invisibles. Por ejemplo, la música es una manifestación de muy fácil difusión y en ocasiones nos encontramos con que muchos países prefieren popularizar la música del primer mundo, que en muchos de los casos llegan a imponer sus estilos al resto del mundo. Alerta también deben estar los artistas a los que el facilismo los lleva a reproducir la música y el arte en general de otros países, que en ocasiones es de muy buena calidad, y no la de sus raíces.

El turista (sobre todo los que fluyen de países desarrollados que son la mayoría del total de los que viajan con fines de ocio), cuando tiene concebido el viaje siempre piensa encontrar allí algo diferente a lo que está acostumbrado a ver en su país, esto se explica pues cuando seleccionan su destino lo buscan en lugares de culturas distintas a las suyas.

Así mismo, la moda, en muchos de los países, se ve influenciada por los cambios en la forma de vestir de los primer mundistas, a veces con muy buen gusto otras agresivas. Influencia que nos llega a través del los medios visuales como la TV, el cine, Internet y esto no siempre está a tono con las costumbres, incluso ni con el clima de algunos países. Es necesario velar porque se conserven las tradiciones de cada territorio, que son las que le dan colorido al planeta y constituyen atractivos exportables y explotables por el turismo, y es el Estado el responsable de este proceso.

Más con la tendencia a la total privatización de los negocios turísticos no es fácil para los países subdesarrollados controlar que se respeten los atributos de la identidad nacional pues quienes determinan que cultura van a difundir en los destinos turísticos son los inversionistas y empresarios, nacionales y extranjeros, dueños de los hoteles y demás productos turísticos, que priorizan los beneficios ignorando las consecuencias.

Pero la privatización no solo influye en la pérdida de la identidad nacional y de los valores histórico- culturales sino que además trae grandes trastornos de tipo medioambiental a causa del uso inadecuado de las nuevas tecnologías. Lo cual se revierte a su vez como impacto negativo al desarrollo de la industria turística. Para entender mejor este fenómeno se hará una valoración de los efectos de la tecnología, las alternativas para su explotación y las perspectivas.

4. Efectos de la tecnología

Los avances tecnológicos que se desarrollan a un ritmo sorprendente son una muestra evidente de los efectos del neoliberalismo. Muchos capitalistas privados, que son los que cuentan con el capital para acceder a las nuevas tecnologías, invierten en los países pobres donde construyen grandes industrias, a las cuales no lleva precisamente las primeras generaciones tecnológicas, pues es conocido que allí se abarata la materia prima pero además es allí donde quedan los desechos tóxicos que provocan tan elevados índices de contaminación. Por ejemplo los vertederos de basuras nos recuerdan los efectos negativos del avance tecnológico. En las ciudades, una persona puede llegar a producir una tonelada de residuos al año, una cantidad que desborda muy pronto los vertederos locales, incluso aunque se recicle el 90% de las basuras. A veces, las ciudades recurren a la incineración de residuos o los transportan a otras zonas.

El avance tecnológico tiene efectos positivos y negativos en la sociedad. Por ejemplo, los progresos de automatización han mejorado la eficiencia productiva y el control de calidad, y han disminuido los riesgos de accidentes laborales. Sin embargo, también han desaparecido muchos puestos de trabajo, dejando a los trabajadores sin empleo o con la necesidad de adaptarse a las nuevas tecnologías.

Durante las últimas décadas, algunos observadores han comenzado a advertir sobre algunos resultados de la tecnología que también poseen aspectos destructivos y perjudiciales. De la década de 1970 a la de 1980, el número de estos resultados negativos ha aumentado y sus problemas han alcanzado difusión pública. Los observadores señalaron, entre otros peligros, que los tubos de escape de los automóviles estaban contaminando la atmósfera, que los recursos mundiales se estaban usando por encima de sus posibilidades, que pesticidas como el DDT amenazaban la cadena alimenticia, y que los residuos minerales de una gran variedad de recursos industriales estaban contaminando las reservas de agua subterránea. En las últimas décadas, se argumenta que el medio ambiente ha sido tan dañado por los procesos tecnológicos que uno de los mayores desafíos de la sociedad moderna es la búsqueda de lugares para almacenar la gran cantidad de residuos que se producen. Véase Lluvia ácida; Contaminación atmosférica; Conservación; Ecología; Capa de ozono; Lluvia radiactiva. Los problemas originados por la tecnología son la consecuencia de la incapacidad de predecir o valorar sus posibles consecuencias negativas. Se seguirán sopesando las ventajas y las desventajas de la tecnología, mientras se aprovechan sus resultados.

También la tecnología puede resultar desventajosa para el turismo en aquellos países donde no se puede acceder a los adelantos más modernos, ya sea en la creación, por parte de los estados, de una infraestructura de primera línea para la producción de bienes y servicios, o en el montaje de construcción de un hotel de una categoría competitiva a nivel mundial, o simplemente en los medios de transportación de cualquier tipo (Aéreo, marítimo o terrestre) en los cuales la actividad turística encuentra un complemento vital. El tercer mundo tiene las de perder en cuanto a la promoción de sus destinos turísticos pues herramientas como Internet están monopolizadas por los países desarrollados, esto lo demuestra el hecho de que las rutas principales, los puntos de acceso, los cables submarinos y el número de computadoras se encuentran en su mayoría polarizados hacia el norte del planeta, o sea, la parte más desarrollada.

5. Alternativas propuestas. Perspectivas

Existen alternativas a las necesidades tecnológicas de los países menos industrializados, como la tecnología apropiada, que además pudiera dar solución al problema del desequilibrio social provocado por la transferencia de tecnologías avanzadas a países subdesarrollados. Existe la amenaza a ciertos valores a causa de la tecnología moderna, como la calidad de vida, la libertad de elección, el sentido humano de la medida y la igualdad de oportunidades ante la justicia y la creatividad individual. Por lo que demos lograr que las personas reconozcan que los recursos de la Tierra son agotables y que la vida humana debe desarrollarse con el compromiso de controlar el crecimiento de la industria, el tamaño de las ciudades y el uso de la energía. La restauración y la renovación de los recursos naturales son los principales objetivos tecnológicos.

Si la tecnología surge como una necesidad de mejorar la existencia del hombre en la tierra cabría preguntarnos ¿Es posible que la vida en la tierra se vea amenazada por la explotación inadecuada de la Tecnología? Si los gobiernos no se encargan de frenar la privatización y de tomar medidas para detener la contaminación medioambiental, la respuesta será afirmativa.

A lo largo del siglo XX la tecnología se extendió desde Europa y Estados Unidos a otras naciones importantes como Japón y la antigua Unión Soviética, pero en ningún caso lo hizo a todos los países del mundo. Muchos de los países de los denominados en vías de desarrollo no han experimentado nunca el sistema de fábricas ni otras instituciones de la industrialización, y muchos millones de personas sólo disponen de la tecnología más básica. La introducción de la tecnología occidental ha llevado a menudo a una dependencia demasiado grande de los productos occidentales. Para la población de los países en vías de desarrollo que depende de la agricultura de subsistencia tiene poca relevancia este tipo de tecnologías. En los últimos años, grupos de ayuda occidentales han intentado desarrollar tecnologías apropiadas, usando las técnicas y materiales de los pueblos indígenas.

El desarrollo tecnológico y el crecimiento del turismo a escala internacional ha acarreado muchos otros problemas, sobre todo en lo referente a su impacto en las sociedades, como se mencionó anteriormente, y en el medio ambiente. La aceptación sin restricciones de los beneficios del turismo en la década de 1970 empezó a dar paso a una propuesta más equilibrada sobre el papel del turismo en el desarrollo, especialmente en lo referente a sus impactos no económicos. Los planificadores del turismo empiezan a incluir factores socioeconómicos y medioambientales en su trabajo. Algunos factores que se consideran negativos son la excesiva ocupación en las costas, la mala planificación de los lugares de temporada o el turismo sexual. En los últimos años, las ventajas económicas ya no son el único criterio para apoyar el desarrollo del turismo; éste está cada vez más unido al concepto de sostenibilidad. Grandes firmas pertenecientes a países desarrollados invierten en territorios atractivos de naciones subdesarrolladas, es función del Estado de cada país velar porque la firma hotelera respete las medidas de protección medioambiental, pues los efectos inmediatos afectan en más corto plazo a la región en cuestión.

Un turismo sostenible puede definirse como "un proceso que permite que se produzca el desarrollo sin degradar o agotar los recursos que posibilitan ese desarrollo". Esta sostenibilidad se define como 'eco-turismo', 'turismo verde', o 'turismo responsable'. La misma trata de alertar que los recursos que la Tierra posee son limitados y por tanto el desarrollo turístico es también limitado sobre todo en lugares específicos. Ejemplo: en la actualidad existen una preocupante situación con el uso turístico de los parques de animales de Kenia, el deterioro de la Gran Barrera de Arrecifes de Australia y el daño causado por los montañeros o alpinistas irresponsables en las áreas montañosas del Nepal. La interdependencia del turismo, la cultura y el medio ambiente se ha convertido en una consideración crítica al formular las políticas turísticas. La sostenibilidad no sólo se aplica a los proyectos turísticos a pequeña escala; es igualmente importante, si no más, en zonas donde existe un gran volumen de turistas, como en los países de la cuenca del Mediterráneo, donde la contaminación medioambiental es de la mayor importancia.

No hay ninguna razón para creer que el turismo declinará como actividad internacional en el futuro. Todo se inclina a suponer que aumentará para convertirse en un aspecto significativo del desarrollo económico y social en muchos países. El desafío, pues, es asegurar que ese crecimiento pueda acomodarse dentro de una estructura sostenible.

  • Papel del Estado en la distribución de los beneficios del turismo y en la economía.

El rápido crecimiento del turismo internacional se ve reflejado en el incremento de los miembros de la OMT (1995, 125 países miembros y 250 miembros afiliados). En la mayoría de los países existe una Administración Nacional del Turismo (ANT), generalmente promovida por el Estado. Estas organizaciones son el centro de la actividad del gobierno y el sector privado para representar en el extranjero las ventajas turísticas del país. El apoyo gubernamental a las ANT se basa en la necesidad de asegurar los beneficios económicos derivados del turismo. La importancia del turismo como entrada de moneda extranjera se ve con claridad en países como la India y Tailandia, donde el turismo es la primera fuente de ingresos de divisas. España, donde el turismo tiene una importancia económica de primera magnitud, recibió en 1995 la visita de 51 millones de turistas.

Para los países desarrollados y en vías de desarrollo el turismo es una fuente importante de ganancia de divisas, una fuente de ingresos personales, un generador de empleo y un contribuyente a los ingresos del estado. El volumen de la actividad turística en una base global no está distribuido uniformemente; la OMT estimó en 1992 que el 62% de las actividades turísticas se producían entre países desarrollados. Esta estadística ilustra el hecho de que el turismo es disfrutado sobre todo por residentes de países desarrollados que poseen los ingresos necesarios, el tiempo libre suficiente y la motivación para viajar.

El papel del Estado se ha visto cuestionado debido a los problemas económicos mundiales. Los partidos de izquierdas de Europa y otras partes del mundo abogan por un mayor control y planificación. Durante la década de 1980, el Partido Conservador de la primera ministra británica, Margaret Thatcher, y el presidente estadounidense Ronald Reagan, ofrecieron una solución bien distinta. Redujeron los impuestos y la regulación por parte del gobierno, y permitieron que las empresas obtuvieran mayores beneficios para que pudiesen emprender nuevas inversiones que aumentaran la productividad y así reanimar la actividad económica. Estas políticas son ejemplo de medidas desde el lado de la oferta, eje de la doctrina que inspiró a ambos políticos.

El razonamiento implícito de esta política es que, al aumentar los estímulos a la inversión, la toma de riesgos y el aumento del trabajo, la tecnología reducirá los costes de las fuentes de energía usadas como alternativa al petróleo y los sectores no relacionados con la energía, como la informática o la agricultura moderna, lo que permitiría aumentar la tasa de crecimiento, gracias a una dinámica innovadora.

Estas medidas son de estimuló para que aumenten las inversiones, la privatización. Pero se debe tener en cuenta que la inversión como alertó el Che hay que orientarla hacia determinados sectores de la economía de forma tal que la nación no corra riesgos de pérdida de su identidad, de su patrimonio. Estas inversiones casi siempre deben beneficiar en un mayor porciento al país sede que al inversor. El turismo es uno de esos sectores que los Estados dejan abiertos a la inversión extranjera y que además de los ingresos que reporta como negocio es una fuente de empleos importante y de desarrollo para la comunidad.

6. Economías subdesarrolladas. Previsiones ante el futuro

Es lógico que los países desarrollados deban apoyar a los menos industrializados de forma tal que estos puedan generar el capital, la tecnología y la organización. Además facilitarle el acceso a los mercados de los países industrializados para vender sus productos manufacturados y las materias primas que poseen. Pero para que los países del primer mundo contribuyan con la solución de los problemas del Tercer Mundo primero tienen que dar solución sus propios problemas, como la inflación, el desempleo y el estancamiento del crecimiento. En los países democráticos, es muy difícil lograr el apoyo de la población para conceder ayuda financiera a otros países cuando el salario medio de los ciudadanos es reducido. Tampoco resulta fácil permitir la entrada de productos del exterior más baratos cuando se considera que son la causa del desempleo nacional. La economía del desarrollo está muy limitada por consideraciones de tipo político.

No hay acuerdo sobre la posibilidad de sostener un crecimiento económico ininterrumpido. Desde el punto de vista optimista se deben utilizar las innovaciones tecnológicas para incrementar las cosechas agrícolas y aumentar la productividad en la industria. La visión pesimista tiene en cuenta la ley de los rendimientos decrecientes, la falta de control sobre el crecimiento de la población mundial, los enormes gastos en la industria militar y las reticencias de las naciones posindustrializadas para compartir su riqueza y su tecnología con los países más desfavorecidos. Aunque algunos países en vías de desarrollo han logrado elevar sus tasas de crecimiento, la inestabilidad política, la corrupción endémica y los grandes cambios de política económica hacen que las previsiones para el futuro no sean tan optimistas.

Si de acuerdo al ciclo económico del capitalismo este régimen se encuentra bajo la influencia de una fuerte crisis económica, tanto para los países desarrollados como para los subdesarrollados, entonces cómo es posible que siga incrementándose el ocio, uno de los fines fundamentales por los cuales se realiza el turismo, y el turismo en sí. Si los países más beneficiados se niegan a prestar ayuda a los que están supuestamente en vías de desarrollo pues no son capaces ni siquiera de resolver sus propios problemas económicos de inflación, desempleo y la disminución de los salarios, entonces qué segmento de la población se tiene en cuenta en las proyecciones para el futuro de la industria turística. ¿Será acaso que existe el temor de que los países subdesarrollados por sus potencialidades se posicionen de buena parte del mercado turístico desplazando los ya existentes?

La globalización neoliberal tiene impactos negativos principalmente para los países subdesarrollados, los cuales entre una de las principales alternativas para encaminar sus economías han desarrollado sectores como el turismo. Pero a causa de las políticas neoliberales ámbitos como la economía, la tecnología, el ocio, el medio ambiente y la cultura, entre otros, se han visto afectados y todos estos elementos influyen en el crecimiento de la actividad turística. Por lo que los Estados en contradicción con los planteamientos neoliberales deben ejercer mayor control y planificación de sus recursos monetarios, financieros, naturales, culturales; desacelerar la privatización regulando la inversión extrajera; misión que puede simplificarse con la integración económica (globalización) donde los miembros encuentren siempre el beneficio económico, político y social, manteniendo sus atributos de identidad nacional.

7. Bibliografía

  • Cabero Diéguez, Valentín. 1983: El espacio geográfico.
  • Castro, Fidel. 2003: Neoliberalismo y Globalización.
  • Colectivo de autores. La sociedad global.
  • Enciclopedia Encarta 2002
  • Palazuelo, Enrique y otros. 1988: Dinámica capitalista y crisis actual.
  • Revista Evolución y Tendencias, 2003
  • Rodríguez Fariñas, Ricardo. 1992: Organización y Técnica del Turismo.

 

 

 

 

Autor:


Lic. Yacelis Dotres Romero
Universidad de Holguín
"Oscar Lucero Moya"
Holguín, 2004


Edad: 24
Título: Licenciada en Economía
Categoría: Instructora
Fecha de realización: Noviembre del 2003.
Centro de procedencia: Universidad de Holguín, Dpto. Economía.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Turismo

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda