Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Diario de un educador -Reflexiones sobre los servicios sociales-

Enviado por bukortazar33



Diario de un educador -Reflexiones sobre los servicios sociales-

8 de febrero de 2003

En un restaurante de Sabadell, mi novia M. también educadora social, ha pedido, carnívora ella, costillas de cordero. Yo, vegetariano a tiempo parcial, lasaña de espinacas. Para que la espera sea menos dura nos traen unas olivas de esas pequeñitas, más hueso que carne, más distracción que alimento pero tan deliciosas, (¿o será el hambre?) que antes de que el camarero vuelva habremos dado buena cuenta de ellas.

Hablamos, a pesar de la prohibición implícita de mencionar el trabajo en nuestro tiempo libre, de las últimas incidencias laborales.

Mientras saboreo un buen vaso de vino tinto, le comento que voy a iniciar un diario. Un diario que recoja reflexiones sobre la profesión de educador social. El vino ha hecho su efecto, es evidente.

De pronto aterrizo de nuevo en la realidad del restaurante. La lujuria, disfrazada de camarero, se acerca con las viandas que nos garantizan un instante de felicidad.

- ¡Ya basta de hablar de trabajo! -decimos M y yo al unísono. Es hora de abandonarse al Rioja y la buena compañía.

15 de febrero

Por la mañana:

Acabo de leer dos libros magníficos: Diarios de Arcadi Espada y Últimas noticias sobre el periodismo de Furio Colombo. Es interesante ver las aplicaciones a nuestra disciplina de ambos textos. Resulta sugestivo y hasta higiénico abrir las ventanas a otras disciplinas como la historia, la filosofía y, porque no, el periodismo. Dejar de ser endogámicos por un instante. Airear una casa demasiado viciada de psicología.

En un capítulo de su libro, Colombo nos habla de la mítica y mágica línea fronteriza que separa los hechos de las opiniones. Hablando del buen periodista dice: "…cuando no es posible ofrecerlas (las fuentes de la noticia) no se admite el engaño, sino que se acepta y se respeta, al mismo tiempo, el "no comment", o sea: "no puedo decir por ahora cómo han ido realmente las cosas, pero no por eso miento. La verdad existe y la diré más adelante".

También Arcadi Espada abunda en su ensayo en el mismo punto. El respeto hacia los hechos. La separación entre verdad y opinión.

Cuando "investigamos" a usuarios, familias, comunidades deberíamos ser un poco más periodistas y menos policías. Buenos periodistas, claro. De los que contrastan fuentes, comprueban datos, etc. En fin, de aquellos interesados en la verdad.

25 de febrero

A propósito de la verdad. Hay una posición que a mi me resulta irritante entre muchos colegas de la profesión. Han hecho de la definición de que no hay verdades absolutas su imperativo categórico. "No existe la verdad", "cada uno tiene su verdad", dicen. Así que, si cada uno tiene su verdad, no hace falta discutir y argumentar. ¿Para que? Tú tienes tu verdad y yo la mía y todos tan contentos. La tolerancia llevada al extremo más paralizante: Lo políticamente correcto.

Intentar convencer al otro con mejores argumentos está mal visto. He tenido interlocutores indignados diciéndome: ¿no me estarás intentando convencer? Como si de un crimen se tratara.

Por lo visto hay que "tolerar" todas las ideas por absurdas que sean. De esta forma abonamos un campo donde las teorías y las prácticas más trasnochadas campan a sus anchas. El peaje que pagamos es importante. Basta observar nuestro léxico: pre-delincuente, riesgo social, familia desestructurada, etc. Un léxico profesional que pide a gritos una revisión, cuando no una cuarentena.

Son las consecuencias de un cierto relativismo postmoderno para el cual cualquier intento de objetividad es siempre una convención social.

Si Dios ha muerto, como anunció Nietztsche, y la verdad no existe, como dicen los posmodernos, solo nos queda el nihilismo.

Abandonémonos, pues, a la astrología, lo esotérico, el azar. Frente al rigor, la brujería. Frente al esfuerzo, el tarot. Contra la pedagogía, el zodiaco. Plantémonos, ¿porque no?, en la bondad suprema. Volvamos a nuestro origen.

No tengo nada en contra de cualquier creencia personal por muy irracional, mística y alternativa que esta sea. Y mucho menos si hace un poco más confortable nuestra vida. No soy anti de nada. Lo único que defiendo es un poco de rigor cuando se trata de trabajar con la suerte de los demás.

No te confundas. No estoy aquí haciendo una defensa del discurso único. Si hay algo por lo que merezca ser vivido este mundo es por la pluralidad, la mixtura, lo complejo. Se trata sólo de reconocer, como dice Savater, que hay verdades que son más verdades que otras.

Más tarde:

En este punto recomiendo la lectura del libro Raval: del amor a los niños de Arcadi Espada. El periodista explica lo sucedido en el año 1997 a raíz de la desmantelación de una supuesta red de pederastia. Supuesta porque nunca existió. A.Espada desmonta uno a uno los informes, investigaciones y artículos de periodistas, psicólogos, policías y servicios sociales que llevaron a muchos inocentes a la cárcel y al repudio social. Especialmente patéticos resultan algunos "informes" de los que el llama protectores de la infancia (o sea nosotros) repletos de obviedades, faltos de rigor y basados más en el rumor que en los hechos. Repito, resulta un ejercicio sano de lo que no se debe hacer nunca.

1 de marzo

Leo a Salvador Paniker. Es un filósofo que seduce. El define a Fernando Savater como un filósofo racionalista excelente (yo también lo creo) aunque lo acusa, en cierto modo, de no querer ir "más allá". Ese "más allá" se refiere a lo místico (que no religioso) que tanto le gusta visitar a Paniker.

Este autor practica una filosofía, a caballo entre oriente y occidente, hecha a su medida. Su areté. El arte de vivir.

Seria interesante que cada persona tuviera unas referencias filosóficas con las que leer un mundo diferente al que le viene dado. Tomar distancia con la familia, la tierra, lo cercano, lo propio. Coger carrerilla y saltar hacia lo desconocido. Un arte de vivir.

Uno, de paso, reconoce sus filias. Savater: lo racional. Paniker: lo místico (que no religioso). Ambos: La lujuria de vivir. Café y vino.

13 de marzo

Co-mediación (trabajadora social y yo) entre dos alumnas de un IES con problemas de relación. Todo funciona bien. Siguiendo alguna de las pautas que nosotros sugerimos, las alumnas se ponen en el lugar del otro, respetan los turnos de palabra y buscan un acuerdo que antes parecía imposible.

Por un momento la técnica hace su efecto.

Por un momento creo que está es una de las mejores profesiones del mundo. Por un momento, a pesar de todo.

21 de marzo

No se ha hablado lo suficiente sobre el horroroso café (sin azúcar, dulce, muy dulce, con leche, con mucha leche, sin leche) de las máquinas del trabajo. Ese vaso de plástico, ese sabor dulzón de agua recalentada, esa espuma ficticia te puede estropear el día. Una bomba líquida con daños colaterales.

Hace unos días, alrededor de esa máquina de café, en un descanso de un curso de formación, algunos colegas hablamos del problema de la falta de reconocimiento hacia nuestra profesión por parte de médicos, profesores, políticos, psicólogas (y porque no, pienso yo, también de electricistas, bomberos, albañiles y hasta del propio Calimero que el si que era, pobre, un incomprendido). La queja me suena a sabida y, aunque la entiendo, me aburre soberanamente.

"No nos entienden", "nos dicen lo que tenemos que hacer", "solo nos derivan lo que quieren", bla, bla, bla. En definitiva, son malos. Malísimos.

En fin, es un problema de autoestima. La percepción del otro hacia nosotros cambiará en el momento en que nos aceptemos y hagamos respetar nuestra voz. También cuando empecemos a hablar de nuestra profesión en positivo.

Se que se están haciendo proyectos innovadores de educación social pero, vaya usted a saber porque, cuando se encuentra uno en estos cursos lo único que se transmite es la queja. Parece hasta de mal gusto decir que a uno las cosas le van razonablemente bien.

La queja. Adoptar el mismo rol que nuestros usuarios. El problema, como siempre, está en nosotros. Claro que siempre le podemos echar la culpa al café, que seguro que no dice ni pío.

9 de abril

Un caso de violencia domestica. Estamos agotados. Y no precisamente por estar al lado del drama humano que nos ha tocado lidiar. Me agota la incompetencia: la falta de centros de urgencia, la falta de plazas, el laberinto judicial.

El caso de los juzgados es de juzgado de guardia. Se marea a la víctima, de un piso a otro, en una maraña burocrática difícil de soportar. Solo estando muy avezado en el tema y si no eres un mal pensado como yo, llegas a intuir que, tal vez, en realidad, a pesar de todo y aunque no lo parezca te están protegiendo.

Lo que más me molesta no es la equivocación. En nuestro trabajo las demandas cambian a velocidad de vértigo y a menudo tenemos que improvisar las respuestas. Es normal equivocarse. Es humano. Lo que me saca de quicio es la incompetencia elevada a norma institucional.

12 de abril

Un diario expone demasiado al que lo escribe. En mi caso porque gran parte de las críticas a la profesión son, en el fondo, autocríticas. Queda el consuelo de que una vez expuesto todo no vuelva a caer en los mismos errores.

16 d’abril

El ministro de educación francés Luc Ferry anuncia una reforma del sistema educativo apoyada en los valores de la tradición, el mérito y el trabajo, muy crítica con el legado de mayo del 68. Contra la acción, reacción.

Algunos confundieron la renovación pedagógica con el "laissez faire" y las consecuencias son estas: más mano dura.

¿Por qué no hacer el esfuerzo en situarse en un término medio? ¿No trata de eso, la educación? Creatividad/innovación/ diversión, versus, trabajo/ tradición/ autoridad.

Malos tiempos para la lírica, me temo.

17 de abril

Este no será un diario al uso, es evidente. Mi tendencia al "picoteo" intelectual dificulta un mínimo de orden.

Jean Bricmont i Alan Sokal son dos profesores de física estadounidenses que en 1997 armaron un importante revuelo con su libro Imposturas intelectuales. En el denunciaban, en clave de sátira, el uso intempestivo de la terminología científica y las extrapolaciones abusivas de las ciencias exactas a las ciencias humanas, por parte de intelectuales como Lacan , Deleuze y otros. Intelectuales, por cierto, muy en boga entonces en los EEUU.

Es interesante ver como desgranan párrafos enteros de estos autores demostrando que, a veces, detrás de un texto complejo plagado de referencias a la física y la matemática y sus correlaciones con las teorías humanas, se esconde un inmenso vacío pretencioso.

No he creído nunca que un texto tenga que ser necesariamente "fácil" al lector. Pero uno ya había sospechado cierta impostura en algunos autores que hacen pasar por profunda su escritura críptica, obscura e ininteligible.

No es de extrañar que estos intelectuales tengan, más que lectores, discípulos adeptos poco dados a criticar al maestro. Hacen de su doctrina una cuestión de fe.

Más tarde:

Me preparo un café de verdad en casa. Como no fumo, mientras escribo me conformo con la taza humeante a mi lado. Esta imagen (la taza, el ordenador y yo) me parece la aproximación más cercana al escritor maldito. Lástima que sea café con leche.

Leo el párrafo anterior. Los "discípulos" a los que me refería anteriormente utilizan muy a menudo el argumento de autoridad.

Es decir, una teoría no se sostiene tanto por sus fundamentos y su argumentación sino por el nombre de quién la sustenta. Al contrario que en la ciencia, donde cualquier advenedizo puede proponer una teoría nueva si es capaz de demostrarla.

Son las "vacas sagradas". Uno puede quedar paralizado ante el peso del que sostiene tal teoría. Incapaz de la réplica, la duda.

En nuestro ámbito el gran tótem que en los últimos tiempos está dirigiendo todas nuestras acciones socio educativas es el modelo sistémico. Los "discípulos" de este nuevo orden lo aplican monolíticamente, sin fracturas. Ante cualquier duda de su fe, echan mano de sus "vacas sagradas". O más bien tendría que decir echamos pues yo soy uno de ellos. Pero ¿entonces?. Entonces es que echo de menos una crítica a la teoría sistémica, un cuestionamiento de sus fundamentos. Si acaso, como ejercicio saludable. También como única forma de evolución.

18 de abril

El siglo XX fue uno de los momentos más violentos de la humanidad. Dos guerras mundiales y un epílogo vergonzoso en los Balcanes. El siglo XXI ya tiene, en Irak, un épico prólogo.

Después de estos episodios de imbecilidad humana, de violencia sin límites, espero no volver a oír más el tópico de que los jóvenes de "hoy en día" no tienen valores y son más violentos o menos educados que "los de antes".

Aquella violencia desatada, aquella crueldad fueron urdidas por esos jóvenes "de antes" cuando ya no lo eran tanto. Eso si, parece que habían sido muy bien educados.

¿Será que siempre se tiende a idealizar la propia generación? ¿Será en el fondo un canto a nuestra juventud perdida? ¿Será el café?

19 de abril

En una reunión entre educadores, hace una semana, sale a colación el tema de la derivación y la necesidad de un buen protocolo. En algunos temas uno tiene la sensación, por muchos años que lleve en la profesión, de que hay temas que vuelven y vuelven y vuelven a volver. El eterno retorno Nietzschiano.

En nuestra EBASP hemos solucionado el tema: intentamos no hablar de derivación. Lo hemos sustituido por el trabajo en red. Cuando alguien detecta un caso (la escuela, el pediatra, nosotros) este se discute en un equipo multidisciplinar (profesoras, educador, trabajadora social, médicos, psicólogas). Como nadie "deriva" el caso (porque se trata como un problema a pensar entre todos) tampoco nadie se lo "queda".

No nos esforzamos sesudamente en pensar si un caso es social o no lo es (etiqueta que sirve para que la institución de turno te pase el muerto) porque todos los casos lo son. Desde este punto de vista, el abordaje también tiene que implicar a todos los agentes sociales que sean necesarios.

Trabajo en equipo que no definimos como el lugar donde todo el mundo hace de todo sino, al contrario, donde cada disciplina habla de lo propio y asume lo que le compete.

Si, ya se, no hemos inventado nada nuevo. La única diferencia que aportamos es que nos lo creemos y llevamos a la práctica.

Este funcionamiento, que parece sencillo, nos ha costado años de trabajo con los demás profesionales y, sobre todo, un convencimiento de que era la única forma de respetarnos a nosotros mismos y a nuestro trabajo.

También ha sido posible porque el binomio trabajadora social/educador ha funcionado correctamente. Tengo unos excelentes compañeros y compañeras que tiran por tierra el ya irritante y tópico enfrentamiento secular entre dos profesionales que estamos condenados a entendernos.

Más tarde:

A propósito de la derivación. Cuando derivamos (ahora si) al sujeto a un recurso y este finalmente va, opera en nosotros una suerte de tranquilidad. Parece que algo se está consiguiendo. X, por fin, vuelve al redil.

Esta plácida y benefactora sensación no obedece tanto a los supuestos beneficios que el recurso en si le pueda ofrecer (ya sea un centro de salud mental, un curso, una terapia, etc.) sino a la certeza de que por fin estamos consiguiendo algo tangible con el sujeto: que coja el autobús todas las mañanas para ir al recurso o que levante su pesado cuerpo de la cama.

En más de una reunión he visto como valorábamos como altamente positivo el que el sujeto X vaya al recurso P aunque todos pensábamos, pero no decíamos, que P tampoco ofrecía gran cosa a X.

Trabajamos con una cosa tan perecedera y volátil como la palabra. La nuestra y la del usuario. Oír, mirar, hablar. Parece tan efímero, tan irreal, tan poca cosa. Uno, en el fondo, piensa si sirve de algo todo esto.

Los cambios son exasperadamente lentos, así que la derivación al recurso opera como la prueba de que algo se consigue por fin. Algo palpable, observable, físico: ¡El sujeto se mueve!

Este hecho, aunque no el único, es uno de los motivos por los cuales se vacía de contenido el trabajo educativo que puede hacerse en atención primaria. Se acaba siendo una especie de gestor cuyo encargo radica en enviar al sujeto al recurso más adecuado. La máxima efectividad está, entonces, en que el sujeto, finalmente, acuda al recurso, aunque sea a regañadientes.

Es normal que si nosotros mismos no creemos en nuestro trabajo los demás (profesores, médicos) nos pidan cuentas solo de si tal sujeto está yendo o no al recurso de marras. De nuevo, únicamente, policías. Control social puro y duro.

Eso cuando las demandas de las instituciones no son tan variopintas como intentar cobrar una deuda económica que el sujeto ha contraído con ellos (ya sean libros o alquileres impagados).

Una nueva redefinición de la profesión: El cobrador del frac.

Después del café:

Recuperar el contenido de nuestro trabajo: la entrevista como espacio principal donde se producen los cambios. El poder de la palabra (de dar la palabra). La utilización de nuevas herramientas conceptuales y técnicas como la mediación y la gestión de conflictos. El trabajo en grupo. Los proyectos educativos con atención directa sobre las personas.

21 de abril

Hablo por teléfono con JS. Hace tiempo que no nos vemos. Había trabajado en un CRAE pero se fue por las malas condiciones laborales. Ahora trabaja en un ayuntamiento. No tiene un despacho donde hacer una entrevista decente porque le han dicho que tiene que estar en la calle, con los sujetos (algunos políticos deberían hacer políticas sociales y dejar las técnicas sociales a quien le compete). Gana un cuarto menos que mi sueldo. O sea, una miseria.

La administración parece no haberse enterado de la enorme responsabilidad de nuestro trabajo. Sin un sueldo decente, un horario que permita tener vida privada y unas condiciones mínimas es imposible realizar nuestro trabajo dignamente. Somos educadores sociales, diplomados universitarios, no misioneros salvadores de almas.

Ya es hora de derribar el tópico: Los educadores no abandonan la profesión por que sea más o menos dura. Lo que "quema" y además de verdad, son las condiciones laborales misérrimas a las que se ven expuestos.

En fin, aunque esté de moda atacar cualquier cosa que huela a administración pública a favor de lo privado (léase ONG’s de todo tipo, CRAE’s y escuelas concertadas, etc.), yo seguiré defendiendo un Estado fuerte como único garante de lo público. Un verdadero estado de bienestar que invierta en temas sociales. Lo demás me suena a política neoliberal (aunque a veces disfrazada de progre) que deja a su suerte a los más desfavorecidos, cuando no les ofrece una limosna caritativa.

22 de abril

Dentro de nuestro ámbito la figura del psicólogo y el psiquiatra tiene un papel cada vez más relevante. Entre otras cosas, es uno de los recursos más utilizados cuando ya no sabemos que hacer con un cliente (perdón pero es que no me acostumbro al término usuario). Dejamos demasiado pronto de creer en la educación así que esperamos, de la derivación al nuevo "gurú", que desentrañe los entresijos del interior del sujeto para que, finalmente, lo ponga en cintura. Con estas expectativas los resultados, claro, suelen ser decepcionantes.

Está triunfando además, yo diría que peligrosamente, una tendencia que ya se da hace mucho en EEUU desde que E.O. Wilson escribió Sociobiologia: La nueva síntesis en 1976 y aparecieron después libros como El gen egoísta de Richard Dawkins. Estos autores explicaron cualquier comportamiento humano desde la genética y la química. Aunque estás definiciones simplistas no se sostienen en la actualidad, una parte de la psiquiatría sigue basándose en estos principios.

No tengo absolutamente nada en contra de los descubrimientos científicos. Sería estúpido estar en contra de la verdad imparable. Creo que el conocimiento, por ejemplo, del mapa genético, el conocimiento de nosotros mismos al fin y al cabo, solo puede hacernos más libres y sabios.

Tampoco soy un culturalista a ultranza. Sería hipócrita, a estas alturas, no reconocer que la administración de un solo fármaco, ha ahorrado, a muchos pacientes, horas de interminables e infructuosas terapias de diván.

Lo que me cabrea son las posturas reduccionistas que tienen que ver más con la moral que con la ciencia. Y peor que los intereses de la moral están los de la farmacia. La farmacología se ha apresurado, muchas veces, a cantar las excelencias de un producto antes que la ciencia seria haya demostrado, no ya sus beneficios, sino sus posibles secuelas.

Hoy en día cualquier alumno con un diagnóstico de hiperactivo puede ser atiborrado de pastillas hasta dejarlo "tranquilamente" drogado. A pesar de todo, el problema no está en la pastilla, claro, sino en la facilidad y poco rigor con que se diagnostica al prójimo. El problema está en medicalizar la vida cotidiana.

Supongo que la pedagogía tendrá algo más que decir en todo esto.

23 de abril

Sant Jordi. De las pocas tradiciones que soporto. El libro, la rosa. Un rito surrealista y por eso fascinante. El café y el vino.

Se que es un prejuicio pero creo que muchos de nuestros usuarios no son lectores habituales. Quizás muchos educadores tampoco lo sean. Tampoco es tan difícil acertar el pronóstico en un país con un índice tan bajo de lectores, donde la televisión se ha convertido en el único preceptor de tendencias.

Idea peregrina: recomendar un libro a cada usuario. Regalarlo. No solo libros de autoayuda, no, también novelas y ensayos. No se me ocurre una idea más subversiva para abrir nuevos horizontes a las personas.

Nosotros, amantes obscenos de lo social, defensores de lo colectivo, adoradores de la masa, protectores del grupo ¿no pagaríamos así nuestra deuda con la individualidad?

2 de mayo de 2003

La televisión y yo mantenemos un pulso. Hace poco la castigué en una habitación lejos del comedor, su lugar natural, y solo la saco en su mesa-carrito en momentos especiales. Cada vez tengo más argumentos para dejarla donde está.

Ahora, por unos días, ha vuelto al comedor y la uso exclusivamente como acompañante mientras hago otra cosa. Es decir, mi televisión hace de radio con imágenes. Cuando no leo (leer es de las pocas actividades que me piden una atención absoluta y fiel) y mientras barro, ordeno papeles, o hago algo de gimnasia en casa, la televisión es una acompañante aceptable.

Hace unos días, por la tarde, estaba viendo la tele y merendando uno de mis "tanques" de galletas migadas en café con leche, que tanto me gustan y que tan mal me sientan, pero que sigo tomando por pura reminiscencia infantil.

Era en la primera cadena y el espacio se llamaba Cerca de ti pero podía haber sido en cualquier otro canal de televisión. El formato: programa donde la gente viene a explicar su vida. Un presentador, un público entrenado y entregado y, en el escenario, tres mujeres y un hombre. No van a cantar, ni a bailar, ni a contar chistes. Su minuto de gloria pasa por narrar, de pe a pa, su trágica historia de desencuentros.

No voy a entrar en la crítica fácil a este tipo de programas. No es, por ahora, lo que me interesa.

Lo que me importa es de que modo el aparecer en televisión puede influir en esas personas. Además, siempre he tenido curiosidad por saber en que momento uno se decide a hacer públicas sus miserias.

El foco está en la primera invitada. Es una señora de unos cincuenta años, permanente recién hecha, cara agradable, sus piernas hinchadas no le llegan al suelo. Lo único que pretendo es ver y escuchar con respeto y atención.

Habla sin parar, sin atender a las preguntas del presentador; déjeme, no me moleste, he venido a contarlo, a contar todo, a explicar como mi marido, mi familia, su familia, sus amigos, los míos , TODO, absolutamente TODO conspiró contra mi.

A mitad de su soliloquio intuyo que una buena parte de su exposición es mentira. No porque crea que los Otros no puedan encarnar el mal con mayúsculas, sino por la cantidad de contradicciones y detalles inverosímiles que se advierten. Los hechos, simplemente, fueron otros.

No es que la señora esté explicando su verdad, como le gusta decir a los subjetivistas a ultranza. Ella sabe perfectamente que en algunas cosas miente, se aprecia en sus vacilaciones y su gesto contrariado, pero para eso ha venido a la televisión, para sancionar su discurso y convertirlo en su verdad.

En el momento en que el ojo catódico la graba, ella no tendrá ya más dudas. Nosotros, faltos de criterio, engañados por el señuelo que da la legitimidad de la imagen, tampoco.

El presentador muestra su desconsuelo, y ofrece su comprensión a la señora. El público aplaude asintiendo. El rito se ha acabado. Si el discurso crea realidad, la televisión lo marca con una huella indeleble.

-Su tiempo ha pasado - dice el presentador - lo siento, ya sabe como funciona esto de la televisión, el tiempo es oro así que; pasemos a la segunda invitada de esta tarde-.

La cámara se desplaza al segundo personaje para no volver nunca más. La primera invitada, nuestra protagonista, sale de foco para siempre. La cámara se mueve, pero ella se ha quedado en el mismo sitio que estaba. Hay, en su silla, en el lugar de una historia inconclusa, sin ningún atisbo de responsabilidad personal. Ha venido a ratificar su historia, acabar de creérsela ante incrédulos conocidos y por conocer y la pantalla le ha dado su certificado de autenticidad. Sale en la tele, luego existe.

Cómo señala el gran periodista Ryszard Kapuscinski, el público confunde el mundo generado por las sensaciones con el mundo creado por el pensamiento y cree que ver es lo mismo que entender. La identificación, escribió Kapuscinski, "por lo regular no consciente, del ver con el saber y entender es aprovechada por la televisión para manipular a la gente."

Vomitar una historia que nos oprime y que no nos deja respirar puede resultar saludable. La televisión, en este aspecto, nos ofrece una catarsis de neón, calculada, publicitaria, pero catarsis al fin y al cabo. Sin embargo, detrás de ese laxante momentáneo no hay nada. La inmovilidad más despótica, la permanencia que fija la cámara, la homologación de la mentira.

La señora pretendía explicar su desgracia a toda España, pero su pretendido diálogo es en realidad un monólogo con la máquina que le devuelve exactamente su imagen, sin preguntas, sin objeciones. Limpia pero inútil.

¿Ha encontrado esta mujer en su camino otra clase de apoyo? ¿Lo encontrará a partir de ahora? Quizás nosotros pudiéramos ser para ella una alternativa humana a la cámara. Ser un Otro que le ayude a poner nombres a las cosas, que reconstruya su biografía. Otro punto de vista. A diferencia de la televisión, nosotros si preguntaremos; queremos saber, trabajar desde un principio de responsabilidad, un reconocimiento de la propia huella en la historia vital, por muy determinante y terrible que sea su pasado o su entorno. Por tanto, trabajar desde una posibilidad de cambio. Lo que J. Delval llamó: determinismo con sujeto.

Pero hay quien va a los servicios sociales como quien va a la televisión y entonces se ofende al encontrar una persona donde esperaba encontrar un foco.

Anochece.

En estos programas siempre hay un teléfono de aludidos. Es decir, en última instancia siempre el Otro, el acusado, puede defenderse. Pero lo tiene muy crudo. A no ser que sus argumentos sean totalmente convincentes o que el discurso de la invitada sea un escándalo de incoherencia, la tendencia del público es a creer al que está en la televisión. Sino, ¿a santo de que el Otro se ha quedado en casa? ¿Es que no tiene algo que ocultar? ¿Qué pretende no aireando sus problemas frente a la audiencia, el muy cobarde? ¿Es que no sabe que el cliente-espectador, siempre tiene razón?

Quizás una simpleza al hilo de esto último, pero he observado últimamente que la gente , influenciada de alguna manera por la televisión, se enorgullece de decir "las cosas a la cara". Por lo visto, decir las cosas a la cara es sinónimo de falsa de hipocresía y honestidad sin límites. La pérdida del anonimato como un gesto heroico.

Decir las cosas a la cara. Fíjense donde se pone el acento en la frase. En el decir a la cara. En esta frase, las cosas, lo que se dice, los argumentos, es lo de menos. Lo autentico, verdadero, hoy, es decirlo y a la cara. Y si puede ser gritando.

Volviendo a Kapuscinski "cuando los medios hablan de sí mismos reemplazan el problema de la sustancia (las cosas)* por el de la forma (la cara)*, sustituyen la filosofía con la técnica (…) No se habla, sin embargo, del meollo de lo que se quiere editar, relatar o imprimir. En definitiva, el problema del mensaje- es reemplazado por el problema del mensajero. Lamentablemente el mensajero comienza a convertirse en el contenido del mensaje."

*anotaciones mías

7 de mayo

Sigo con la tele.

Respecto a estos reality show, hasta el presidente Aznar los ha considerado televisión basura. El adjetivo ya es de por si bastante vejatorio aunque, señor presidente, solo ofende quien puede.

Además, siempre cabe hallar cosas interesantes en la basura. Uno, en estos tiempos, hasta puede encontrar una noticia veraz en los informativos de la primera cadena de la televisión pública.

Defiendo una radical libertad de expresión, ya sea en literatura, en la televisión, o en cualquier otro medio de comunicación. Ya estaremos nosotros, los adultos, para decidir que vemos o que no.

Últimamente he visto algunos momentos del programa Crónicas Marcianas. La canícula y el insomnio me han llevado por el mal camino. Reconozco que me he echado unas risas bastardas con el, con nocturnidad y alevosía, y solo espero que la historia me absuelva.

No, el problema de estos programas no es si son basura o no. Son totalmente inofensivos. Puro entretenimiento. Seres humanos hablando, gritando, insultándose, etc. ¿Alguien realmente se los toma en serio? ¿Alguien piensa que estas estupideces tienen fuerza para cambiar la sociedad? Yo no lo creo. El único problema que tengo con ellos es que, salvo algún chispazo antropológico o alguna subida de tono inaudita, me aburren bastante. Son bastante patéticos, si. Aquí si que voy a recurrir al tópico: cómo creo en la libertad y la responsabilidad individual, se apaga la televisión y listos.

Actualmente se desvía la atención hacia estos productos para no afrontar de verdad la calidad del resto de la programación. Lo que debe analizarse en serio son aquellos programas (reportajes, telediarios, programas culturales y informativos) que si que crean en el espectador una percepción del mundo determinada y, por ende, crean estados de opinión.

En los reality show el espectador solo busca pasar un buen rato, "desconectar" con el mundo, mientras en la otra clase de programas, más o menos culturales y informativos, pretende "conectar" con el. Y en estos últimos si que debería considerarse de qué y cómo se habla: por ejemplo la falta de rigor a la hora de analizar los acontecimientos históricos, la sustitución de la palabra y el pensamiento por la imagen pura y dura, la narración políticamente sesgada de los hechos, cuando no los programas soporíferos que pretenden incitar a la lectura. Aquí si que hay una responsabilidad de los medios públicos o privados.

Respecto a los demás tipos de espacios de entretenimiento hay que reconocer una ínfima calidad en la mayoría de ellos. Valdría la pena, como educadores, incitar a las personas a buscar alicientes vitales y divertidos en otros recursos como los libros, los viajes, los debates entre amigos (donde uno SI es protagonista), la prensa escrita, la música, el teatro, el cine, etc.

En fin, la vida es mucho más que la televisión, aunque a mi me haya ocupado seis páginas de mi diario.

14 de mayo

-14:17 h. Normalmente escribo este diario por la tarde, en casa, recapitulando sobre lo que ha pasado. Pero hoy escribo en riguroso directo.

-14:19h. He hablado con cuatro familias en la última hora. No puedo más. Kaput. Se acabo mi energia. Por hoy no puedo ni escuchar, ni pensar.

-14:22h Solo esperar a que llegue el momento, recoja mis trastos y mañana otro ayuntamiento, otro pueblo. ¿Educador social, educador de calle, educador nómada?

-14:23h Esta tarde hacer cosas diferentes: Tal vez leer el Qüadern Gris de Pla, mi último descubrimiento, o quizás vagar por Gerona.

Se que es admirable, pero no puedo salir del trabajo, como otros compañeros, y meterme en un curso o leer un libro técnico de temas sociales. Tengo que hacer algo totalmente distinto.

Humor, sobre todo humor. Necesito una dosis de locura después de ser un aburrido normalizador.

-14:30h Por fin.

22 de mayo

Hace unos días atendí a una mujer separada. Ella tiene la custodia de la hija y critica a su ex marido, dificultando las visitas establecidas por el juez. Todo su poder radica en una sentencia, lo sabe y lo utiliza. El otro progenitor entra al trapo. Nada nuevo.

Leí hace poco un material bajado de Internet, escrito por un tal François Podevyn y que habla del SAP (Síndrome de Alienación Parental). La alienación parental, según este artículo, "es un proceso que consiste en programar un hijo para que odie a uno de sus padres sin que tenga justificación.". Este síndrome define también al alienador, es decir al progenitor que teniendo la custodia, imposibilita la visita del hijo al padre y lo predispone en su contra.

Hay una serie de "requisitos" que cumplir para ser un padre o madre alienadores. Uno y muy importante, es que los motivos por los cuales se descalifica al otro progenitor y se impide que vea a su hijo, sean injustificados. Es obvio: si realmente el padre o la madre que no tiene la custodia fuera, por ejemplo, un maltratador, sería razonable que no le dejaran ver a su hijo. En ese caso, lo normal es que el propio juez lo impidiera.

En este estudio se señalan como comportamientos clásicos de un progenitor alienador, por ejemplo: rehusar pasar las llamadas telefónicas a los hijos, organizar actividades con los hijos durante el período que el otro progenitor debe ejercer su derecho a visita, desvalorizar e insultar el otro progenitor delante de los hijos, etc. En fin, comportamientos que todos los que nos dedicamos a esto podemos reconocer.

A pesar de su exhaustividad, en el artículo no se hace referencia a la influencia de la familia extensa de los padres: tíos, sobrinas, primos y, sobre todo, abuelos del menor. Suegros y suegras demasiado proclives a interferir.

Una de las dificultades importantes en las propuestas del artículo es que, aunque fuera posible identificar al padre-madre alienador, para cuando esto ocurre, el otro progenitor (el bueno) ya se ha ido maleando. Es decir, interviene el también en la rueda descalificatoria y acaba, por venganza o por desesperación, incumpliendo acuerdos. Para colmo, la familia extensa de uno u otro complicará la situación.

Respecto al abordaje del problema, Podevyn plantea la intervención de la justicia y la obligación del conyugue alienador de hacer una terapia con profesionales especializados. En Cataluña, aquí y ahora, esto no está contemplado. La ley orgánica 9/2002 en su artículo 225 bis prevé castigar al que dificulte o incumpla el régimen de visitas (hasta con penas de prisión) pero no se contempla la obligación de hacer terapia.

Esta misma ley, si bien en sus presupuestos es positiva, plantea dos dificultades. Una: para cuando el progenitor al que dificultan las visitas del hijo se decide a denunciar, el problema estará tan enmarañado que será muy difícil dilucidar quien tiene razón. Y dos: en el supuesto claro de que la justicia restableciera el orden de visitas, incluso multando al progenitor que tiene la custodia, esto no soluciona, per se, el juego de manipulaciones que mantiene al hijo en el epicentro del problema.

En su ponencia, "No quiero ver a papá". Niños que rechazan a sus padres", el psicólogo Ignacio Bolaños da un enfoque, a mi entender, más exacto. Si que tiene en cuenta las familias de origen y, sobre todo, no pone el acento en si uno de los progenitores es o no el culpable, sino en los juegos de lealtades, manipulaciones, etc. que vivé el hijo en el conflicto que genera la separación de sus padres.

¿Podemos hacer algo los profesionales de ayuda socioeducativa? Independientemente que uno de los conyugues entre en un proceso judicial para hacer valer sus derechos y en el caso de que hayamos establecido una buena relación con los padres, el problema es complejísimo.

Pensemos por un momento que ninguno de los dos quiere hacer terapia o no está preparado para ello y deposita su confianza en nosotros. La primera obligación seria la de tener una visión amplia del problema, abrir foco, para definir no solo si se trata de una alienación parental (siguiendo con la terminología antes citada) sino para identificar su sistema de relaciones.

En relación al abordaje con el padre o la madre que está al cuidado del hijo, tendremos que ver las alianzas, secretos y manipulaciones que se están dando: Seria oportuno legitimar su rabia hacia el otro cónyuge (que seguramente será mutua) y, a la vez, trabajar por el bienestar del niño y su necesidad de contacto con el otro progenitor.

También seria importante el trabajo con toda la familia extensa y la coordinación y colaboración con otros profesionales (médicos, profesoras) que, en muchos casos, toman partido por uno u otro bando.

Finalmente, y como esboza también Bolaños, es interesante plantear la posibilidad de mediación familiar, como espacio adecuado para desenmascarar todos los "fantasmas" que aparecen en el si del conflicto.

25 de mayo

La psiquiatría y la psicología van aumentado sus clientes. Recogen datos, los recopilan en un cierto orden y crean un síndrome ahí donde antes solo había desorden y caos. Es loable ese esfuerzo por inventar enfermos. Y, por supuesto, después de concebir el síndrome, describen la terapia que hace falta para curarlo y el profesional que tiene que llevar a cabo la curación, que remite, ¿cómo no? al mismo profesional que la descubrió: el terapeuta.

Contrato fijo, sin duda.

26 de mayo

La definición de la OMS (Organización Mundial de la Salud) de salud hace el juego a los psiquiatras, y es que, según la OMS, todos estamos enfermos.

2 de junio

¿Conflicto o enfermedad? ¿Educación o terapia? He ahí la cuestión.

11 de junio

Hace unos días un psiquiatra infantil me decía: "por favor decidles (a las escuelas y pediatras que les derivan niños y adolescentes) que estamos colapsados, que no hacemos milagros, que solo echamos una manita". Era solo un comentario al hilo de la confidencia pero reflejaba, con rotunda sinceridad, la increíble brecha abierta entre una demanda desmesurada, sin sentido, y las respuestas que la psicología y la psiquiatría pueden ofrecer.

17 de junio

Entrevista con una joven de 16 años. Me explica que tiene muchos problemas con sus padres, que esta harta y que su deseo más inmediato es irse a vivir a África.

A veces la anhelada y mitificada juventud es también un lugar horrible. Tanto como para querer desaparecer.

África, metáfora de un lugar en el mundo alejado de nuestros demonios.

18 de junio

En cierta manera, también este diario es un viaje a África.

20 de junio

Por un momento J y yo estábamos contentos. Una señora (¿cliente, usuaria? uff! mi problema, ya saben) a la que queríamos ver, pero que nos esquivaba continuamente, nos pidió una entrevista. Últimamente reconozco que estas situaciones me dan una cierta alegría. Años atrás sometía a la gente a un marcaje pertinaz, a una insistencia agobiante (seguimiento le llamaba) para que viniera al servicio. Cualquier plantón lo vivía como un pequeño fracaso. Lo más parecido a un amante despechado.

Ahora (¿experiencia, formación, sentido común?) ya no voy detrás de la persona. Si tengo oportunidad le ofrezco mis servicios y siempre dejo la puerta abierta y libertad para volver a verme o no (a no ser que se trate de menores en una situación de desamparo o situaciones parecidas), sin chantajes, sin remordimientos, sin culpas. Esto tiene sus riesgos claro: que el usuario no vuelva a aparecer.

Pero también he comprobado que esta labor requiere su tempo. Muchos de los que habían desaparecido, de repente acuden al servicio. Han comprobado que hablaba en serio, que de verdad pueden obviarme cuando quieran, que en realidad soy totalmente prescindible en sus vidas y, entonces, la posibilidad de trabajo con ellos es infinita, la confianza mutua. De alguna manera ese tempo ha creado una demanda.

21 de junio

Decía ayer que mi compañero y yo estábamos contentos pero la satisfacción se ha vuelto agridulce. La señora de marras viene a hacer una demanda económica. Es lo único que le interesa, tanto que estará incluso dispuesta, a poco que le apretemos, a hacer todo el trabajo socioeducativo que le propongamos. De momento, claro. Justo hasta que cobre su recompensa y no le volvamos a ver el pelo.

Por supuesto su petición es totalmente lícita, y su sinceridad es de agradecer. Pero aquí me gustaría hacer un parón. Tengo, lo reconozco, una dificultad respecto a las ayudas económicas o materiales que ofrecemos: El problema de conjugar esas ayudas con el trabajo educativo que puedo ofrecer.

Es decir, ¿se puede estar decidiendo que ayudas dar o no, se puede hacer eso, mientras se pretende hacer un trabajo educativo? ¿Es compatible? ¿No interfiere una cosa en la otra?

No estoy planteando si el gestionar ayudas o no, compete a los educadores y/o trabajadores sociales. En ese caso se trataría solo de luchar para que las gestiones que no nos correspondan se resuelvan en un plano puramente administrativo. Y punto.

No, no es tan sencillo. El problema es que en servicios sociales estamos siempre dispuestos a incorporar y legitimar teóricamente cualquier supuesto que se debe solamente a una pura y dura falta de recursos.

Es decir, no solo aceptamos que nos toca hacer, de momento, simples tareas administrativas y burocráticas sino que le damos un corpus teórico y así decimos cosas como: que esas ayudas enganchan al usuario al servicio (si, como una garrapata), que sirven para trabajar objetivos (¿porque parecen más bien chantajes?) etc.

En mi experiencia he visto como esa indefinición frente al usuario, ese estar frente a un profesional del que depende una subvención u otra, dificulta y vicia más mi relación con el, el vínculo. Claro que igual es un problema exclusivamente mío.

También desde el punto de vista del usuario se trata de una cuestión de respeto hacia el: Podría pedir una ayuda que por derecho le corresponda y cumplir los requisitos delante de una administración, sin chantajes, ni medias verdades. La separación pura y cristalina entre profesionales de trabajo socio-educativo y, por otro lado, la gestión de subvenciones económicas.

Un momento, me hago un café con leche, desnatada, por eso del colesterol, y sigo.

Yo también he pensado a veces que una beca de libros o de comedor es una herramienta para trabajar, pero mi experiencia me dice que cuando ese tipo de trámites se han derivado hacia gestores administrativos no ha pasado absolutamente nada.

Los educadores respecto a las trabajadoras sociales tenemos una ventaja: de momento no tenemos que hacer tantos trámites y podemos dedicarnos exclusivamente al trabajo educativo.

Pero esto puede tener una contrariedad a corto plazo: quedarnos sin clientes. Porque la gente no viene a los servicios sociales tanto a pedir ayuda educativa como ayuda económica.

De entrada, esto es una situación de vértigo y tendremos que buscar nuevas formulas que generen demandas educativas. A mi se me ocurren dos: Una, ampliando el servicio a TODA la población (pero a toda la población de verdad, si, si, a esos, los clasificados como no "usuarios de servicios sociales") y, dos, haciendo un trabajo pedagógico de explicar la profesión mediante proyectos educativos, talleres, escuelas de padres, etc.

Es decir, que la persona tuviera claro, de una vez por todas, que se dirige a un servicio socioeducativo de calidad (como quien va al médico, al psiquíatra o al podólogo). Se establecería un lenguaje más claro y sincero por parte del usuario y el profesional.

En fin, como muchos otros temas que abro, no tengo una idea definitiva al respecto. Simplemente intento ir contra la inercia del día a día y poner en cuestión pilares que parecen inamovibles en mi profesión.

30 de junio

Una persona viene a vernos y agradece nuestro trabajo. Dice, más o menos, que su vida ha mejorado en parte por la intervención que hicimos en su día.

Muchas gracias, ¡pero ha tardado usted seis años en cambiar!

Está claro que una de las asignaturas pendientes en esta profesión es la evaluación, pero, ¿como demonios hacer el seguimiento de una persona durante tantos años y con tanto cambio de profesional?

En fin, aunque tengamos que mejorar y aplicar técnicas evaluativas, el asunto es que los proyectos educativos dirigidos a los que tienen una desventaja social, las entrevistas de ayuda personal, nuestras acciones, en fin, deben hacerse por una cuestión de justicia social y no solo por una estimación de resultados. Deben hacerse porque deben hacerse, porque la gente tiene derecho a tener una oportunidad, aunque no quiera aprovecharla. Es decir, deben hacerse independientemente de su capacidad de prevención, que siempre me ha parecido un término entre lo médico y lo esotérico.

8 de julio

Entrevista con la locura.

Cuando se va, deja la puerta entreabierta y yo me quedo con mi cordura zarandeada. Indefensa.

14 de julio

Algunos amigos de la profesión me hablan muy bien del libro Amarse con los ojos abiertos de Jorge Bucai. A M. también le ha gustado mucho. Se trata de un terapeuta de la escuela gestáltica.

Ya veremos.

18 de julio

El libro no está mal, pero reconozco que no he podido acabarlo, ni lo acabaré.

La obra, aunque de ficción y escrita en forma de novela, es en verdad un manual de las relaciones entre personas y especialmente de la relación de pareja. Nada que objetar, aunque no me guste ese tono de libro de autoayuda en el que está escrito. Me ha recordado un poco (el estilo) a Pablo Coelho, por lo demás otro escritor muy venerado por algunas amigas con las que, es evidente, no coincido en gustos literarios.

Creo que era mí admirado Carl Sagan el que decía que, aunque fuéramos lectores empedernidos, no podríamos leer en nuestra vida más que una ínfima parte de todos los libros que existen. Así que el único secreto está en hacer una buena elección. Lo siento Bucai, tienes muchos admiradores, seguro que no me echarás en falta.

Además, y en eso si que soy un poco bicho raro, cuando más de tres o cuatro personas me recomiendan encarecidamente un libro que les ha entusiasmado siempre lo empiezo con cierto recelo. ¿Elitista? ¿Pedante? No, solo bicho raro, ya digo.

Un café con hielo después.

Pero además de cómo está escrito, el libro de Bucai me aburre por su contenido, lo cual no quiere decir que no tenga su utilidad práctica en las relaciones de pareja (¿borro esto último o no lo borro? ¡Dios! Mis amigos no me recomendarán jamás otro libro, lo presiento).

Es decir, puedo suscribir todo lo que dice sin ningún problema, estoy de acuerdo en como define el conflicto, la necesidad del respeto mutuo, el no querer cambiar al otro, etc. En fin, no quisiera parecer pretencioso, pero es que todo eso de la pareja ya lo sabia. Uno ya tiene una cierta experiencia, aunque no la aplique siempre a rajatabla.

Para ser del todo justos, las bases para tener una relación armoniosa se pueden encontrar en el libro del argentino pero, a estas alturas, me interesan más otros abismos del amor: El conflicto insalvable, la delgada línea entre el odio y el amor, la devastadora crueldad del tiempo, de los cuerpos destruidos, los obscuros entresijos del deseo. Encuentro mucho más claves para entender nuestra complejidad de seres humanos en autores como Kureishi o Kundera (que no son especialistas en ninguna escuela terapéutica, pero si lúcidos observadores). Creo que en Intimidad de Kureishi o en La insoportable levedad del ser de Kundera hay muchas más posibilidades de entenderse uno mismo, sus contradicciones y miserias.

En fin, ¿supo alguien más de pasiones, de arrebatadas verdades, de traiciones, de psicología, que Shakespeare? ¿Alguien lo explicó mejor? Pues eso.

19 de julio

En algunos talleres de la escuela de verano de Servicios Sociales vuelve a discutirse sobre si los educadores tienen que hacer trabajo de calle o de despacho.

Por favor, tantos años de profesión, tanta universidad, tanto camino andado y ¿todavía seguimos con esto? ¿De verdad que los debates, en el siglo XXI, de esta maldita profesión han de ser, todavía, tan patéticos?

Me duele el estomago. Este debate es totalmente caduco y aburridísimo.

Hay quien le molesta que los educadores sociales podamos tener hoy un cierto estatus, un despacho como dios manda, un horario decente, una practica reflexionada y profesional, un trabajo comunitario riguroso, una cualidad en las intervenciones, un respeto al usuario y a lo que se le ofrece.

No tienen ni idea.

Hay quien todavía defiende que volvamos a los setenta o a los ochenta. Quieren que barramos a los que están en las calles porque en el fondo les molestan, quieren que hagamos el juego a la administración que debería poner más recursos en los barrios degradados y menos misioneros, quieren que trabajemos desde el instinto, quieren engañar al cliente con sus bondades y su buen rollito.

Lo defienden desde su poltrona universitaria, eso si. Dios mío, que profesión.

Hay quien sugiere que volvamos a las catacumbas.

Pues que se queden en ellas, si tan a gusto se encuentran.

20 de julio

En España el debate sobre la educación podría tratar sobre algunas de sus asignaturas pendientes. Por ejemplo, como trabajar las capacidades artísticas en las aulas (música, teatro, etc.), como enseñar unas matemáticas divertidas, como mejorar las capacidades oratorias de los alumnos, la capacidad de debatir, de ser crítico, de tener un criterio propio.

Pero no señor, en España, en el día de hoy, en el siglo XXI, el gran debate político versa sobre la obligatoriedad de la religión y la necesidad de recuperar símbolos identitarios españoles en las aulas. La unidad de la historia, dicen.

Un nacionalismo españolista y rancio quiere inundar las escuelas.

País.

Por la tarde, después de un café con leche y dos cubitos de hielo que intentan atajar un calor pegadizo e insoportable:

La identidad. Hace unos años pedí una excedencia y estuve viajando tres meses por Chile. Antes del viaje había leído a Bruce Chatwin y su esplendido libro En la Patagonia así que, queriendo emularlo, ingenuo de mi, y con unas botas, una tienda de campaña y comida para una semana, me puse a recorrer el parque nacional de Torres del Paine, un increíble lugar de lagos, montañas que parecen cucuruchos de diferentes colores, glaciares inmensos y, según me contaron unos guardas del parque, temibles pumas de colmillos afilados.

Durante el trayecto solo me cruce con cinco excursionistas como yo, un par de rusos y tres norteamericanos. Así que, dado mi escaso conocimiento del inglés, en el cuarto día de mi viaje por el gran parque, todavía no había hablado con nadie. Completamente solo en la inmensidad patagónica.

Uno de esos días, descansando en mi tienda, escribía mi diario. Un diario más personal e íntimo que este.

Anochecía. Me puse el forro polar, mientras miraba afuera desde mi tienda, feliz por estar muy cerca del fin del mundo. Acampado sobre el lago Grey veía navegar, como barcos de papel helado, inmensos trozos de hielo desprendidos del glaciar.

Pensaba sobre lo que había dejado en casa. A miles de horas y de kilómetros no es tan fácil registrar lo que has dejado atrás. Los rostros se desdibujan y todo es confuso. Pero lo que aparece, por contraste con lo poco importante, se hace más nítido, más querido si cabe, más hiriente.

Lugares. Lo que yo recordaba en esos momentos, como algo donde yo me reconocía, era una cierta orografía que me hace sentir cómodo. Cataluña: un buen sitio donde vivir. El Montseny, los bares de Barcelona, la luz de Cadaqués. Mis recuerdos rompían límites geográficos y también se me aparecían,a salto de mata, como terrenos sentimentales a recuperar, las excursiones por los Pirineos, la belleza de Navarra, los bellísimos campos riojanos recorridos en bicicleta, Marruecos, Chile y, como no, las suaves lomas verdes de Galicia salpicadas de aldeas. Lugares con una cierta música, un olor, una textura de pulpo, pan con tomate y albariño.

Personas. Aparecían rostros, como una constelación que me cercaba y mecía. Mis padres, mis hermanos, mi compañera, cuatro o cinco amigos. Paisajes humanos.

Quizás podría sentirme confortable en cualquier lado si pudiera llevar conmigo esa constelación de amor formada por ellos. Quien sabe.

Todo ello, los lugares y las personas, daban forma a mi identidad, una cosmología diversa construida con sus diferencias y sus semejanzas. Mi pequeño gran universo confortable, en continua transformación.

Desde entonces lucho porque ningún político interesado me diga cómo está hecha mi identidad.

Mi identidad. Única, personal. Inexplicable, si.

25 de julio

La justicia ha condenado a TVE por su tratamiento informativo en la última huelga general. El siete de mayo, en este diario, yo no andaba tan desencaminado.

1 de agosto

Hoy empiezan mis vacaciones. El mes de julio ha terminado siendo, en contra de lo habitual, bastante complicado. Entrevistas, planes ocupacionales, casos de violencia doméstica. Todo ello aderezado con un calor que licua los informes, funde los ordenadores y explota en las sienes provocando un sudor que, sin pedir permiso, mana por mis axilas y se desliza sibilinamente por los pies.

Cada año tengo la sensación de hacer, en el último momento, un sprint al borde de lo soportable, sabiendo que en la meta me espera el premio de un mes sanador.

Para mi las vacaciones son lo más parecido a aquellos días en que, siendo un niño, me quedaba en casa sin ir al colegio; febril, envuelto en mantas, con un tebeo en una mano y un vaso de leche caliente con miel en la otra. Un oasis de felicidad.

4 de septiembre

Durante las vacaciones no he escrito nada, no quiero aburrir a nadie que pueda leer esto con mis aventuras veraniegas: ¿Qué tal las vacaciones? Muy bien ¿Cortas no? Ya lo creo. Pero se le cargan a uno las pilas, ¿eh? Pues, eso, que no quiero aburrir a nadie.

A la vuelta he leído los inevitables artículos de cada año sobre la depresión postvacacional y las recomendaciones para evitarla.

En mi caso más que depresión sufro lo que yo llamo un "trastorno nostálgico" que dura dos o tres días. Y es que cuesta olvidar como se come, se descansa y se mira el mar en la Costa da Morte o en el edén de Zarauz.

5 de septiembre

Ser educador social puede ser terrible y extraordinario, monótono y apasionante, a veces es todo eso y a veces es nada. Que sea una cosa u otra depende de elementos externos (el sueldo, el jefe, los usuarios, el espacio de trabajo, el horario, etc.) y de la perspectiva que cada uno tiene. En lo que a mi respecta hace tiempo que decidí que el trabajar con personas es algo apasionante y un privilegio, aunque a veces, muchas veces, demasiadas veces, te den ganas de mandarlo todo a paseo.

No es que me guste trabajar pero si trabajo en lo que me gusta.

6 de septiembre

Estos últimos días he hablado, por primera vez, con los nuevos regidores de servicios sociales de los ayuntamientos donde trabajo.

Antes de irme de vacaciones hubo elecciones municipales. Todo el proceso electoral, con su constante y agotador bombeo de información, me produjo tal saturación que no me apetecía escribir sobre la cuestión. Quizás ahora, con la distancia, se me ocurra decir algo

Por la tarde

El asunto de la distancia, o, mejor dicho, la falta de ella, es una de las dificultades que tiene el trabajo social y también el periodismo.

En el periodismo la inmediatez que exige dar la noticia al segundo impide recabar la suficiente información y consultar todas las fuentes. Los telediarios, esos magazines apresurados de la actualidad, han hecho un dogma de la mentira más perversa que difunde la televisión: que una imagen vale más que mil palabras.

Si, es verdad, la ilusión óptica de la imagen, su atracción y, porque no decirlo, el poco esfuerzo que nos implica a los espectadores, hacen aparecer todo nítido, suave, sin indigestiones. Pura mayonesa light. Pero en verdad nada se nos dice acerca de los motivos, la historia, las consecuencias, los interrogantes o las personas que conforman esa noticia.

En los servicios sociales también nos presionan para dar respuestas inmediatas. La presión puede ser tan fuerte que acabamos exigiendo a las familias cambios acelerados, o tomando medidas drásticas e inoportunas. Nuestro trabajo, por el contrario, exige distancia para madurar las intervenciones y para conocer a las personas.

Se trata de una distancia también física y emocional. Si uno no se aleja lo suficiente de los hechos después de haberlos vivido, si se queda ahí, implicándose hasta los huesos y no se es capaz de apartarse unos metros y unos días, corre el riesgo de que todo se difumine.

Prueben a ponerse la palma de la mano en la nariz.

8 de septiembre

Hoy ha sido un día muy tranquilo. Yo también lo estoy. Me noto relajado, con buen color de cara, el efecto vacacional todavía dura. Poco a poco la cara irá somatizando las horas mal dormidas, las entrevistas infinitas, el agarrotamiento de conducir, el cansancio de escuchar. Poco a poco, el rictus se tornará más cansino. Pero eso no se notará hasta marzo, por lo menos.

Más tarde:

Políticos. De momento los tres concejales de servicios sociales que he conocido (cada uno de un municipio) auguran una buena sintonía. Pero, como el rictus de mi cara, que va cambiando con los meses, habrá que esperar también a marzo para hacer un primer balance.

De concejales de servicios sociales hay, básicamente, de tres tipos, sean hombre o mujer:

En primer lugar está el regidor responsable de la concejalia que asume. Busca una buena sintonía con sus técnicos, los motiva y les exige a la vez. Se pelea con su equipo de gobierno para que su área sea fuerte en el ayuntamiento, con un presupuesto importante y no una mera comparsa. Quiere un buen equilibrio entre necesidades de sus ciudadanos, proyectos de sus técnicos y presupuestos del ayuntamiento.

Luego está el regidor fantasma. Es el que desaparece por completo y ya no le vuelves a ver el pelo en toda la legislatura. Te vuelves imbecil buscándolo y te da largas mientras tu te preguntas, preso de los nervios, porque diantre dirige un área que le trae sin cuidado. Cuando suele aparecer, tarde, a destiempo y sin disculparse, cuando suele aparecer, digo, entonces mete la pata hasta el fondo.

En tercer lugar está el regidor intervencionista, omnipresente, sabelotodo, chulo. Suele decir, sin reservas y como perdonándote la vida, que el si que sabe de lo social, que le vas a explicar. Alguna vez, quizás, ostentó algún cargo de vete a saber qué. No respeta lo más mínimo a sus técnicos, te dice qué y como debes hacer tu trabajo, tiene siempre un no por respuesta. Se carga equipos y proyectos a diestro y siniestro, reinventando la pólvora. En fin, el que hace más de técnico frustrado que de político.

En mi camino como educador social he tenido regidores de todo tipo. Propongo un juego de rol que se llame: En busca del buen concejal. Piensen en su ciudad. Métanse en la piel de cada uno de estos tres políticos y luego intenten llevar a cabo, con cada uno, una política social coherente. Tranquilos, si con alguno la cosa no sale bien se encontrará usted echándole la culpa a los demás, eso será un rasgo definitorio de su personaje.

9 de septiembre

Hay oasis televisivos que nunca decepcionan. Hoy he visto un programa sobre la lectura en el canal 33 que se llama Alexandria. Es de las pocas veces que he disfrutado con un programa de televisión sobre libros.

Entrevistaban a Alfred Bosch que, además de novelista, es un gran experto en África. Le escuche hace tiempo en una conferencia muy interesante donde hablaba de una África alejada de los tópicos más manidos. Hablaba de esa África que no se hunde, donde un potencial humano y natural impresionante lucha por salir a flote. Otro autor, Kapuscinski escribió en su día Ébano, una obra maestra que acabo de leer, imprescindible para entender al continente vecino y a las personas que vienen de el para quedarse.

La entrevista a Alfred Bosch utiliza los cánones visuales actuales. Es decir, continuos movimientos de cámara, diferentes enfoques, interrupciones para presentar otras cosas, etc. Se supone, que todo eso no aburrirá al espectador. Es lo moderno y en el fondo me gusta. Pero no hacen falta tantos artilugios. El secreto sigue siendo un buen entrevistador y un invitado con cosas interesantes que decir. Supongo que por eso disfruto con las entrevistas lánguidas, visualmente monótonas pero apasionantes, que Joaquin Soler Serrano hacia a personajes como Julio Cortazar o Dalí en un antiguo programa de la televisión, en blanco y negro, que se llamaba A fondo y que se puede conseguir en las bibliotecas.

16 de septiembre

Usuarios de servicios sociales. También llamados coloquialmente nuestros usuarios.

Clientes, pacientes, público, turistas, usuarios. Cada profesión define a las personas a las que atiende y reflexiona sobre ellas.

Para nosotros el concepto Nuestros Usuarios no designa solo a la persona que va a los servicios sociales. No. Para educadores y trabajadoras sociales, Nuestros Usuarios es toda una categoría, subliminal si se quiere, pero categoría al fin. Nuestros Usuarios, pensamos en privado, son unas personas con unas características determinadas: una cierta manera de vestir más bien sencilla, un lenguaje más bien pobre, una procedencia más bien sospechosa, una actitud más bien sumisa.

Por eso cuando alguien viene al servicio y no está cortado bajo ese patrón nos permitimos decir que no es como Nuestros Usuarios. Es decir está ahí casi por accidente y no volverá más.

Muchos servicios sociales están también hechos, ¡como no! a la medida de Nuestros Usuarios: Despachos de segunda mano, locales en la ruina, luz tenebrosa, etc. Es decir les atendemos conforme a su categoría.

Un café después:

A medida que los servicios sociales se modernizan y ofrecen una atención profesional y cualificada, usuario del servicio puede ser cualquiera. También, claro, las personas sencillas y sumisas, pero no solo ellas. Eso nos incomoda. No nos acabamos de acostumbrar a tratar con alguien que reivindique sus derechos, que nos exija, que proteste, que tenga dignidad a pesar de su pobreza. Estábamos más cómodos en nuestro papel de dominadores. Es comprensible, dado nuestra vocación original de pastores de rebaños.

Pero habrá que ir educándose.

No es algo que se solucione sólo con un código ético de conducta, es algo que va más allá. Se trata de la visión que tenemos del mundo y de nosotros mismos. Se trata de ver si la piedra que llevamos sobre nuestras espaldas de educadores sociales, una piedra hecha de normas sociales, convenciones de grupo y leyes de mayorías es demasiado pesada para defender al individuo. Si respetamos su unicidad o lo aplastamos definitivamente en la masa.

Abrir los servicios sociales, dirigirnos a toda la población, tirar ya el lastre histórico del paternalismo.

Para ello hay que empezar a ser intolerante con algunos temas que parecen los menos importantes. Estoy hablando de la necesidad de trabajar en buenos despachos, aireados, con paredes bien pintadas para que uno no se deprima al entrar. No es sólo una cuestión de confort (que también), es algo simbólico. Un lenguaje cuidado, una atención exquisita. Estoy hablando de IMAGEN, si. Marketing o como quieran llamarlo, eso tan denostado por nosotros, idólatras de lo cutre.

Sólo así nos haremos visibles. Sólo así nos mirarán.

20 de septiembre

En un reportaje aparecido en El País el periodista John Carlin dice:

"El peligro de la institucionalización de la ayuda alimentaría es que crea dependencia de los países desarrollados (…) el resultado es que la gente se limita a esperar sentada en toda África".

También Philip Gourevitch en su estupendo libro Queremos informarle de que mañana seremos asesinados junto con nuestras familias, acerca del asesinato masivo de tutsis en Ruanda en 1994, señala que la acción humanitaria se utilizó como vehículo de acción política convirtiéndose en parte activa (y a veces lucrativa) del conflicto. Ante las palabras de un cooperante de ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) diciendo que el sólo estaba en Ruanda para hacer, no para pensar, Gourevitch apunta si "no pensar, sólo actuar" no se asemeja demasiado a la actitud mental de un mercenario.

También en nuestra sociedad la actitud paternalista y asistencialista de administraciones y a veces de voluntariosas personas, vuelve pasivas a los receptores de esas ayudas. Paradójicamente, les impide crecer.

En ese ayudar antes de que el otro pida ayuda, en ese imposibilitar que el otro también pueda dar y no sólo recibir, en tanto sacrificio desinteresado hay demasiada mala conciencia.

23 d’octubre

Reunión agotadora en una escuela. Teníamos diferentes puntos de vista a la hora de trabajar con una familia.

Algunos profesores, con una ansiedad por otra parte comprensiva en alguien que ve a los niños cada día, nos presionaban en cierto modo para que tomásemos medidas más drásticas (en última instancia, el ingreso de los niños en un centro).

Hace unos años vi la película Lady Bird Lady Bird del director Kean Loach. En ella se hace una crítica durísima a los servicios sociales de la etapa tatcheriana. Secuencia a secuencia, los encargados de proteger a la familia, van arrancando uno a uno los niños a su madre de una manera injusta y desproporcionada.

Supongo que el señor Loach se documentó bien sobre los desmanes de la administración británica en aquel momento. Como director comprometido que es resulta normal que sea crítico con el poder. Cosa que alabo.

En la extraordinaria película Hoy empieza todo de Bertrand Tavernier, un profesor se erige en salvador de familias ante la inoperancia de los servicios sociales.

También salimos malparados en el cine español ya sea por acción o por omisión.

He disfrutado con estas películas, como espectador y como educador, porque para mi la crítica siempre es un acicate para ser mejor profesional. Lo que pasa es que mi experiencia en la atención primaria es totalmente contraria a la que relata el señor Loach en su película. No es esto ningún reproche a esa película es sólo que, de vez en cuando y sin que sirva de precedente, nos merecemos un reconocimiento al trabajo bien hecho. Se que queda feo felicitarse uno mismo pero, en mi caso, no creo que haya riesgo de autocomplacencia.

Como decía, he trabajado en algunos casos de menores donde se daba una cierta negligencia por parte de los padres y donde vecinos y, a veces, otros profesionales ejercían una presión brutal para ingresarlos en un centro. En esos casos, en los que no se trataba de un desamparo (lo cual justificaría una medida de ese tipo) pero si de una situación familiar crítica, lo más fácil es quitar la tutela y la guarda a los padres. No es lo más adecuado ni lo más profesional, sin duda, pero si, lo más fácil. Son decisiones con las que se cubre uno las espaldas y se duerme a pierna suelta.

Pero uno elige ser un profesional, se traga los miedos infundados y se la juega. Se trata de elegir entre trabajo socioeducativo (con la incertidumbre que eso representa) o maltrato institucional, entre protección a los menores o chapuza.

Después toda esa presión a la que me refería puede hacer que no duermas bien algunas noches, a pesar de que la decisión sea la correcta y la haya tomado un buen equipo profesional (y el nuestro lo es).

Todo esto también podría dar para una buena película.

De todas formas, como decía, estamos agotados por la reunión. Satisfechos pero agotados. Se que llegaré a casa y repasaré una y otra vez los momentos más críticos de la reunión, aquellos en que no estuve acertado, aquello que tenia que haber dicho y se me escapó. Lo que coloquialmente llamamos no desconectar.

Por la tarde, un cielo limpio y radiante.

A pesar de todo, uno tiene sus defensas:

Prélude à l’après-midi d’un faune, de Debussy, desde mi equipo de música, en el sofá. Cierro los ojos. En algunos pasajes la música me lleva en volandas, meciéndome entre cielos perfectos y criaturas del bosque.

En La Mer, Debussy me hace viento, agarra mis pensamientos y los lanza violentamente contra el acantilado. Te calma, te zarandea, te duerme, te hace mar.

La música, hablando de certezas epidérmicas. Tan inasible y a la vez tan humana.

La música, un goce resiliente, lamiendo las heridas.

27 de octubre

Continuamente, ese ente que llamamos opinión pública necesita nutrirse de chivos expiatorios con los que explicar sus dolencias y su mala uva. Ayer eran las drogas o la juventud, hoy son los inmigrantes. El poder se ocupa de alimentar la bilis del vox populí juntando y confundiendo, en todos sus discursos, los términos inmigración e inseguridad ciudadana. Al fin y al cabo, el poder consiste en hacer interiorizar como nuestros sus propios delirios.

Hay un elemento que siempre homologa esos chivos expiatorios en toda la historia: La pobreza.

Los pobres se erigen así en víctimas y culpables al mismo tiempo.

5 de noviembre

Reunión de ÀGORA. ÀGORA es un grupo de profesionales formado por una psicóloga y una pedagoga del EAIA (equipo de atención a la infancia i adolescencia), dos trabajadoras sociales y un educador de atención primaria, que nos dedicamos a reflexionar, leer y escribir sobre temas de nuestra profesión. Nos reunimos una vez al mes y ya hemos participado en varios congresos. ÀGORA nos permite romper la falsa dicotomía entre teoría y praxis. Un oasis necesario.

10 de noviembre

Cuando entrevisto a un padre o una madre y le hablo acerca de su responsabilidad en algún asunto relacionado con sus hijos ellos responden que es cierto, que son culpables de lo que ha pasado. Responsabilidad o culpa, siempre tengo que aclarar este entuerto antes de seguir con la entrevista.

La responsabilidad remite a la libertad del individuo, a su posibilidad de elección ante diferentes opciones. Cuando a alguien se le hace responsable también se le abre una puerta de esperanza: puesto que fue responsable en su día de una determinada negligencia, es responsable también (por tanto tiene la fuerza, la libertad, la capacidad) de actuar de otra manera.

La sociedad (nosotros en su representación) debe ofrecer diferentes opciones. Ni que decir tiene que mientras más justa, democrática y abierta es una sociedad, más opciones plantea.

El cambio siempre es posible desde esta óptica. A alguien que se le hace responsable se le legitima para actuar.

La culpa, por el contrario, paraliza. Con la culpa solo se desarrollan los remordimientos de conciencia que minan el interior de la persona y le imposibilitan cualquier posibilidad de cambio. La culpa obliga al pago de una deuda en forma de castigo. El castigo, cuando no es la multa o la cárcel, remite a un castigo interior: el resentimiento.

Nietzsche, que ha hurgado como nadie en la raíz etimológica de los conceptos culpa y mala conciencia señala como estos nacen con las religiones, especialmente la cristiana. La mala conciencia, esa deuda no saldada, germina de la represión de los instintos que al no poderse desarrollar hacia fuera, se vuelven hacia dentro. Este resentimiento interior está en el origen del alma en el hombre.

La mala conciencia es la fuente de donde nacen todos los sacrificios personales, todo el mal dirigido hacia uno mismo, toda la represión, el masoquismo, la penitencia del hombre. Después la iglesia cristiana se encargará de ensalzar en los altares el sacrificio personal en la Tierra en aras de conseguir una meta ideal: el paraíso eterno.

Culpa, individualidad, el bien y el mal. Nosotros, tan cargados de moral y de buenas intenciones tenemos una cita obligada con Nietzsche el solitario, el vitalista, el psicólogo que mejor nos conoce.

13 de noviembre

Con una cita de Nietzsche termino la primera parte de este diario: "Hay que apartar de nosotros el mal gusto de querer coincidir con muchos".

 

Sera Sánchez


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda