Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

¿Quiénes son los hispanos?

Enviado por juan316



La comunidad de habla española en los Estados Unidos

  1. La comunidad de habla española en los Estados Unidos tiene un idioma común
  2. La comunidad de habla española en los Estados Unidos tiene diversidad cultural
  3. La comunidad de habla española en los Estados Unidos es mayormente católica.
  4. Esbozo de una propuesta para alcanzar a la comunidad de habla española en los Estados Unidos con el evangelio de Jesucristo.
  5. Conclusiones.

Introducción

Hace más o menos diez años, a principios de los años noventa, tuve la oportunidad de venir a los Estados Unidos a estudiar en el programa de Estudios Bíblicos Avanzados del Center for Christian Education en Dallas, Texas. Viví en un vecindario típicamente norteamericano. Después de terminar mis estudios regresé a mi país y he vuelto diez años después, ya entrado el nuevo milenio, a trabajar con el Centro Mundial de Traducción de la Biblia. Al volver he sido testigo del tremendo impacto que la emigración masiva de la gente de habla española está haciendo en los Estados Unidos. El vecindario donde viví ya no es el mismo. Es ahora un vecindario típicamente de gente de habla española. El supermercado Tom Thumb del vecindario ya no existe. En su lugar hay un supermercado Fiesta. El Súper Centro Comercial donde solía ir de compras con mi familia y en donde el bullicio de habla inglesa llenaba todos los rincones, está ahora inundado de gente venida de Latinoamérica y en todas partes oigo hablar español. No sólo los clientes y visitantes hablan español sino que muchos de los negocios y locales comerciales son propiedad de gente que habla español. En todos los negocios hay empleados bilingües que atienden al público.

El haber estado ausente de este país en los últimos diez años y volver ahora me ha hecho conciente de algo que tal vez ni la misma sociedad norteamericana acaba de entender y asimilar: la emigración masiva de gente de habla española a los Estados Unidos es un hecho fuera de lo común y va a transformar en forma indeleble a este país. Las cifras lo dicen. Según la oficina del Censo de los Estados Unidos este país tiene una población de 281.4 millones de personas, de las cuales 35.3 millones son hispanos, o sea el 12.5% de la población. El crecimiento de la población total en los Estados Unidos entre 1990 y el año 2000 fue de 13.2%, el de los hispanos fue de 57.9%. En 1990 uno de cada diez estadounidenses era de origen hispano, para el 2050 uno de cada cinco será de origen hispano. La población de habla española es una población joven. El promedio de edad del habitante de los Estados Unidos es 35.3 años, el promedio de edad del hispano en los Estados Unidos es de 25.9 años.

Estos datos nos muestran un fenómeno que tiene unas inmensas implicaciones sociales, económicas, culturales y religiosas que es necesario tomar en cuenta para entender el futuro de los Estados Unidos y el futuro del cristianismo en el país más adelantado del planeta. Es hora de entender qué características tiene este grupo humano que unos llaman hispano, otros latinos y que yo denomino simplemente "la gente de habla española" en los Estados Unidos.

La comunidad de habla española en los Estados Unidos tiene un idioma común

Puede parecer redundante decir que la comunidad de habla española "tiene un idioma común", pero escoger esos términos hace énfasis en el aspecto lingüístico de esta comunidad en una sociedad donde el inglés ha imperado y donde prácticamente se ha considerado que no se sobrevive si no se habla inglés.

Sin embargo, el proceso observado hasta hace diez años en los que los emigrantes de habla española iban llegando gradualmente a este país y en el curso de dos o tres generaciones iban perdiendo el dominio del idioma español y hablando sólo inglés, a mi parecer es un esquema que se está rompiendo debido a la inmigración masiva. El idioma de los emigrantes es el español tanto en los padres como en los hijos y nietos. Las nuevas generaciones no son hablantes de sólo ingles. Son bilingües. Entre los niños menores de 10 años entre la población latina emigrante el inglés es dominante en el 18% de ellos, el español es dominante en el 11% de ellos y los dos idiomas son hablados por el 70% de ellos. O sea los niños son mayormente bilingües. Tenemos datos de las primeras y segundas generaciones nacidas aquí, pero tienen que ser revisados con base en el impacto de la emigración masiva de los últimos diez años y eso necesita tiempo cuando hablamos de estadísticas generacionales. Una cosa es cierta: las tendencias estudiadas hace diez años, ya no son válidas a la luz de los fenómenos de inmigración masiva de los últimos diez años que rompieron todas las expectativas, entre ellas la de que los hispanos serían la minoría más grande en el año 2025. Ya son la minoría más grande de los Estados Unidos. Aunque sigue siendo cierto que el dominio del inglés es necesario para poder ascender en la escala social y establecerse sólidamente en los Estados Unidos, el español ha llegado para quedarse y compartir con el inglés como el idioma de la comunicación entre la comunidad venida de Latinoamérica. Las nuevas generaciones aprenden el inglés en la escuela, pero hablan el español en la casa, en el barrio, en la iglesia, en el supermercado, etc. El español no es el idioma de los abuelos, es tan bien el idioma de ellos. En una entrevista para la CNN Martha Reed, docente de antropología en los Estados Unidos, dice: "aquí estamos hablando en español, mis alumnas hablan español, salimos a comer tacos y leemos el periódico en español" . Esto sólo ha sido posible porque no ha habido una oleada de emigrantes de gente de habla española que llega y se asimila, sino porque hay varias oleadas de emigrantes que llegan sucesivamente, alimentan la cultura y mantienen el idioma vivo. Es un caso sui generis en la historia de la emigración a los Estados Unidos.

El papel de los medios de comunicación es vital en el mantenimiento del español dentro de la comunidad. El emigrante de habla española está en contacto constante con su lengua y su cultura con sólo prender el televisor. Hay dos cadenas nacionales de TV. en español, emisoras de radio en español y a través del cable, la televisión satelital e Internet, se está en permanente contacto con el mundo y la cultura de habla castellana dentro y fuera de los Estados Unidos.

El idioma español que se habla en los Estados Unidos es mayormente el que se habla en Latinoamérica porque de allí viene la mayoría de los emigrantes. Como toda comunidad lingüística el español tiene variantes dialectales conforme a cada país y región. Una de esas variantes dialectales, la única nacida en suelo estadounidense, es el Spanglish. Este dialecto es producto de la fusión de las dos culturas y tiene, a su vez, variedades conforme a la región donde se habla. Hay Spanglish californiano, tejano, neoyorquino, de La Florida, etc. El Spanglish es una muestra del esfuerzo que hizo el inmigrante de antes de los años noventa para asimilarse a la cultura de los Estados Unidos, aunque no lo consiguió del todo. Como dice el profesor Ilán Stavas el Spanglish muestra como el hispano trató de reinventar en los Estados Unidos su imagen y existió "un poquito como los anglosajones, un poquito en forma distinta". El futuro del Spanglish es incierto, no sabemos si se afianzará con la llegada de los nuevos inmigrantes o desaparecerá al ser reemplazado por el español de las sucesivas oleadas de inmigrantes. Es un hecho, en todo caso, que el español a pesar de sus variantes dialectales es un idioma que mantiene una unidad lingüística mayor que la de otras lenguas. No es nada difícil para un hablante mexicano comunicarse con un hablante del extremo sur de Suramérica. Las variedades dialectales existen, pero no estorban en mayor medida la comunicación.

El hecho indiscutible es que la tendencia es a que el español se mantenga por generaciones en este país. Si la permanencia del español fuera temporal no se harían negocios como el de la fusión de Univisión con la Corporación Radiodifusora Hispana en los cuales se movieron tres mil cien millones de dólares en un solo negocio. Más de cincuenta estaciones de televisión en español y decenas de estaciones de radio, sin contar los diarios impresos y por Internet, demuestran la vitalidad del idioma español en los Estados Unidos.

La comunidad de habla española en los Estados Unidos tiene diversidad cultural

La comunidad de habla española en los Estados Unidos no es en realidad una cultura monolítica. En palabras del profesor Ilán Stavas "la población hispano parlante en los Estados Unidos no es homogénea…se trata más bien de grupos nacionales (chicanos, cubanos, puertorriqueños, dominicanos, etc.) unidos mal que bien por un idioma común y una herencia histórica". La mayoría de los miembros de la comunidad de habla española en los Estados Unidos es de origen mexicano, el 58.5%, pero antes el porcentaje de miembros de la comunidad de habla española de origen mexicano era mayor, cada vez más se diversifica. Hay un importante número de gente de origen, puertorriqueño, el 9.6%, cubano, el 3.5%, centroamericano, el 4.8%, la mayoría de los cuales viene de El Salvador, suramericanos, el 3.8% la mayoría de los cuales es colombiano, dominicano, el 2.2%, colombiano, dentro de la comunidad de habla española en los Estados Unidos, y se diversifica cada vez más.

Es necesario entender que hay diversidad racial dentro de la comunidad de habla castellana. Hay blancos, negros, mestizos. Los hablantes de habla española no son una raza, son un grupo humano que tiene en común el idioma español como lengua de la comunicación. Existen los mismos vicios y virtudes dentro de esta comunidad que los que existen en otras comunidades. No podemos decir que hay un "perfil" común al hispano. De hecho, el 54% de los miembros de la comunidad de habla española le gusta referirse a ellos mismos de acuerdo al país de origen: mexicano, cubano, colombiano, etc. Sólo al 24% le gusta que lo llamen hispano y al 21% le gusta que lo llamen latino. Es exactamente lo mismo que sucede, por ejemplo, con los europeos. Es verdad que se sienten aludidos cuando se usa el término "europeo", mucho más ahora que existe la Comunidad Europea como un grupo regional, pero no por ello los alemanes prefieren que les digan "alemanes" a "europeos" e igual con los franceses, británicos, etc.

Los rasgos culturales son muy diversos entre los miembros de la comunidad de habla española. La música cubana es muy distinta de la mexicana, y ambas difieren enormemente de la música argentina. Los mexicanos se distinguen por el uso del chili en sus comidas, algo que no está presente en la comida de los países suramericanos. Dentro de los mismos países hay diferencias culturales de acuerdo a la región. La riqueza cultural de los países latinoamericanos es enorme y toda ella viene con los inmigrantes al llegar a los Estados Unidos. Esas diferencias crean tensiones dentro de los mismos hispanos. Los mexicanos son una mayoría aplastante y frecuentemente tienen roces con los otros hispanos. Después de los mexicanos, están los puertorriqueños, cubanos, dominicanos, salvadoreños y colombianos. Todos ellos tienen diferencias culturales y desacuerdos entre ellos.

Pero al mismo tiempo hay rasgos comunes dentro de la población de habla castellana.
Algo de destacar es que al llegar a los Estados Unidos se crea un sentido de identidad y solidaridad entre las diferentes culturas latinoamericanas, que fuera de suelo norteamericano mantienen diferencias muy marcadas e incluso hostiles unas con otras. A eso contribuye el hecho de que para los norteamericanos toda la gente de habla española son "hispanos" o "latinos". El norteamericano no diferencia culturalmente ni tiene claro la inmensa riqueza y variedad cultural de la gente de habla española. Eso contribuye a que los que hablan español se integren, es decir la actitud del norteamericano al ver a todos los que hablan español como "una sola raza" o una sola cultura, provoca en la gente que habla español un sentido de identidad común. O sea uno de los rasgos comunes de la gente que habla español, además del idioma y la religión, es que los norteamericanos los tienen catalogados a todos por igual y eso, curiosamente, es una característica más, a tal punto que la mayor organización que agrupa a los miembros activos de la comunidad que habla español se llama "Consejo Nacional de la Raza" (la cursiva es mía). Aunque en sus orígenes "La Raza" hacía alusión al movimiento chicano. En la actualidad ese término ha sido asimilado por los nuevos inmigrantes para denominar al hablante de habla española en general.

No obstante, no existe una "agenda hispana" entre la gente que habla español. El 43% por ciento quisiera trabajar unido políticamente. Sin embargo, el 49% no tiene ningún interés en trabajar unido políticamente y el 8% ni siquiera ha pensado en eso Lo que sí existe es un sano deseo de la gran mayoría de la gente de habla española por asimilarse a la sociedad norteamericana sin perder su identidad cultural. La gente de habla española, sobretodo la recién llegada, admira el éxito económico de los Estados Unidos, anhela hacer realidad el "sueño americano" y tiene un fuerte deseo de empezar una nueva vida en los Estados Unidos. En eso comparte los mismos sentimientos que han tenido todas las oleadas de inmigrantes de los Estados Unidos desde su misma fundación. La gente de habla española se integra en esa corriente que ha formado este país, esta "nación de inmigrantes". La abrumadora mayoría de la gente que habla español, el 89%, cree que los Estados Unidos es mejor que su propio país de origen. En otras palabras no traen una agenda de afuera para imponer aquí, sino un inmenso deseo de compartir los valores democráticos que encarnan los Estados Unidos de América.

En otro lugar del mundo esa actitud de la gente que habla español haría de ellos el inmigrante ideal, pero desafortunadamente un buen número de la población norteamericana no se siente cómodo con la creciente ola de inmigración. Una encuesta realizada por el Consejo para Relaciones Exteriores de Chicago muestra que el 60% de los norteamericanos está en contra del actual nivel de inmigración. De todas maneras, hay que recordar que entre 1840 y 1850 millones de irlandeses y alemanes emigraron a los Estados Unidos, ellos también sufrieron discriminación pues suscitaron el miedo y la desconfianza de los norteamericanos de entonces. Le temían a su cultura, a su religión y a su idioma, pero hoy están totalmente integrados. Lo mismo ha pasado con otras olas de inmigración que los Estados Unidos han tenido a través de su historia. No es extraño notar que el 31% de la gente que habla español se siente discriminada en los Estados Unidos, aunque ese porcentaje es mayor en la población afro americana (46%).

Por otro lado, hay un deseo de "volver a las raíces" por parte de hispanos de segunda y tercera generación. Ese deseo tal vez sea motivado por un posible desencanto de esas generaciones con la sociedad en que viven o por una admiración de la cultura hispana debido a que las nuevas olas de inmigrantes traen consigo gente de más educación y experiencias culturales que lo que trajeron olas de inmigrantes anteriores cuya gran mayoría provenía de las esferas más humildes de los países de origen.

La gente de habla española está haciendo cada vez más presencia en la vida pública de los Estados Unidos. Uno de los gobernadores de uno de los Estados de la Unión Americana es de origen hispano, el de Nuevo México. El jefe de las fuerzas armadas de los Estados Unidos en Irak, el general Ricardo Sánchez es de origen hispano, la firma de los billetes de los Estados Unidos tiene un nombre en español, Rosario Marín la tesorera de los Estados Unidos, una inmigrante mexicana. El voto latino tiene gran peso en la política de los Estados Unidos, en ambos partidos. Tanto el partido demócrata como el republicano costean programas de televisión en español para promover sus propias agendas. El comercio y la industria empiezan ya a fijarse en la comunidad de habla española para atender sus necesidades en forma específica y en español, y obtener así mayores ganancias. "El poder de compra de la comunidad hispana hoy en Estados Unidos es de 452.000 millones de dólares", dice Carla Rizzati, del Bank of America. La Casa Blanca mantiene un sitio de Internet en español donde publica todos los discursos del presidente con su correspondiente doblaje al español.

 La comunidad de habla española en los Estados Unidos es mayormente católica.

Un rasgo importante que caracteriza la población de habla española en los Estados Unidos es que, como en sus países de origen, profesa en su gran mayoría la religión católica. El 70% de la gente que habla español en los Estados Unidos es católica, el 23% es protestante y el resto no tiene ninguna preferencia religiosa o pertenece a otro tipo de religiones.

La iglesia católica está decidida a mantener a la población de habla española en la religión que tradicionalmente ha profesado. Es interesante notar que aunque en España y Latinoamérica la iglesia católica ha mantenido, por lo general, una alianza con los poderes políticos tradicionales y ha estado mayormente al lado de los ricos y poderosos, las élites gobernantes de los países latinoamericanos, ese no es el caso en los Estados Unidos.

En los Estados Unidos la iglesia católica lleva la delantera a todas las demás iglesias y organizaciones en cuanto a la defensa de los derechos de los inmigrantes. Caridades Católicas es una organización famosa, querida y respetada entre los millones de inmigrantes de habla española del país. La imagen de la iglesia católica como una madre protectora, "la santa madre iglesia" está en la mente de los habitantes de habla española en los Estados Unidos. No es de extrañar que a pesar de las crisis que esa iglesia ha sufrido y de la gran publicidad que se ha dado al esfuerzo de otros grupos cristianos para alcanzar a la comunidad de habla española, la verdad es que contra todas las expectativas, el porcentaje de latinos católicos ha permanecido estable en los últimos 14 años.

Las iglesias evangélicas tradicionales han tenido más éxito alcanzando a los latinoamericanos en sus respectivos países que dentro de los Estados Unidos. Hay varias razones que muestran la dificultad de las iglesias evangélicas tradicionales para alcanzar al inmigrante. Una de ellas es que una buena parte de la población de los EE.UU. que no ve con buenos ojos al inmigrante es miembro de las iglesias evangélicas tradicionales, dentro de las cuales podemos incluir a las iglesias de Cristo que aunque no tengan la misma teología sus miembros en los Estados Unidos parecen tener el mismo perfil sociológico de las primeras. Estas iglesias están dispuestas a gastar dinero en misiones a Latinoamérica, pero tienen dificultades en aceptar miembros hispanos al interior de sus iglesias en los Estados Unidos. El miembro promedio de una iglesia evangélica tradicional no se siente bien sentado al lado de un hispano en el mismo banco de su iglesia. Prefiere la opción de iglesias de blancos, negros "e hispanos". Para el hispano eso es inaceptable. Se siente discriminado y se hace una idea completamente negativa de "la religión del gringo". Por otro lado, la fragmentación de las iglesias evangélicas tradicionales en varias denominaciones, entre las cuales los católicos incluyen a las iglesias de Cristo, es una aberración para el hispano pues está acostumbrado a la unidad religiosa. La película "Un impulsivo y loco amor" protagonizada por Salma Hayek y Matthew Perry (el de la serie de televisión "amigos") muestra una historia de amor entre un joven norteamericano y una joven mexicana. Uno de los momentos más tensos de la trama es cuando se conocen los padres de los jóvenes. Los padres del norteamericano le dicen a los de la mexicana que ellos pertenecen a una iglesia evangélica tradicional. Los padres de la mexicana les contestan: "Eso no es una religión".

Las iglesias evangélicas pentecostales, o no tradicionales, las del movimiento carismático, son las que más penetración han logrado en la gente de hispana. El 64% de los protestantes latinos se identifica como miembro de una iglesia pentecostal o carismática . Sin embargo, el "lado carismático" de la iglesia católica, la denominada "renovación carismática católica" ha logrado captar y mantener dentro de la iglesia a un buen número de católicos.

Esbozo de una propuesta para alcanzar a la comunidad de habla española en los Estados Unidos con el evangelio de Jesucristo.

Es todo un reto tratar de llevar el evangelio de Jesucristo a la gente de habla española en los Estados Unidos, pero esa comunidad es una de las naciones que está incluida dentro del mandato de "vayan y hagan seguidores a todas las naciones" (Mateo 28:18-20 PDT). Sin embargo, para lograrlo es necesario que las iglesias tomen en serio el desafío y dispongan de voluntad, tiempo y recursos para conseguirlo.

Hay que hacer un estudio permanente de la realidad demográfica y cultural de la comunidad de habla española. Conocerla y saber cómo evoluciona.

Se necesitan respetar los valores culturales de la comunidad de habla española y no exigir que asimile valores extraños a ella como requisito para que acepte a Jesucristo.

Aprender de la iglesia católica que para alcanzar a la comunidad de habla española hay que tomar en cuenta sus necesidades y aspiraciones. El problema del desarraigo, la pobreza y la situación de ilegalidad en cuanto al estatus migratorio no puede ser una barrera para predicar el evangelio, sino una oportunidad de servicio cristiano con miras a comunicar el evangelio de Jesucristo.

El asunto del idioma debe ser tenido en cuenta al momento de comunicarse con la comunidad de habla española. No se le puede exigir que hable inglés como requisito para comunicarle el evangelio. Por otro lado, las biblias y publicaciones religiosas deben estar en un español común y corriente, al alcance de toda la comunidad de habla hispana.

Se necesita que los creyentes de la raza negra e hispana trabajen unidos para alcanzar a la gente hispana pues frecuentemente comparten los mismos vecindarios y tiene problemas sociales comunes. Esta sería una buena alternativa contra el odio racial que se manifiesta entre estas dos comunidades alrededor de los servicios sociales gubernamentales.

La idea es trabajar todos los cristianos juntos para alcanzar a la comunidad de habla española con el evangelio de Jesucristo.

CONCLUSIONES.

  1. La comunidad de habla española parece tender hacia el mantenimiento de la lengua española como su lengua de comunicación a través de generaciones dentro de los Estados Unidos.
  2. La comunidad de habla española tiene unidad y diversidad.
  3. La comunidad de habla española es mayormente católica.
  4. El rasgo anti-inmigrante de los miembros de algunas iglesias evangélicas tradicionales hace difícil que alcancen al hablante de habla española en cantidades significativas.
  5. Las iglesias que superan su tradicionalismo y dan la bienvenida a gente de otras culturas tienen más opción de alcanzar al hispano.
  6. Se necesita un esfuerzo unido de los creyentes de todas las razas y culturas para alcanzar al mundo de habla española en los Estados Unidos.

 

Rafael Serrano

Se permite publicar este trabajo en todo o en parte citando al autor.

Rafael Serrano es director de Ministerios Hispanos del Centro Mundial de Traducción de la Biblia. Licenciado en Filología e Idiomas de la Universidad Nacional de Colombia en Santafé de Bogotá, D.C. Estudios de postgrado en Estudios Bíblicos Avanzados en el Center for Christian Education de Irving, Texas, EE.UU, especialista en Pedagogía de la UNAD de Santafé de Bogotá, D.C.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda