Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Historia, espejo del pasado y brújula del futuro

Enviado por nerypk6



  1. La historia, ciencia del pasado
  2. Metodología científica de la historia
  3. Conclusiones
  4. Bibliografía

INTRODUCCIÒN

Estamos en tiempos de constantes cambios, en donde parece que la historia no cumpliese su papel y en donde poco hablamos de esta (al margen de considerar su cientificidad o no, temática que por cierto yo lo encuentro un tanto trivial, ya que la historia es una ciencia consolidada) y cuando nos ocupamos de ella generalmente lo hacemos desde una perspectiva moralista y no casi desde sus fundamentos teóricos de los cuales ella es la síntesis resultante.

Si bien el presente trabajo hace referencia a la historiografía, como forma de biografía de la historia, también intenta explicar algunas características de la historia como ciencia. El presente trabajo esta estructurado en dos capítulos,el primero hace alusión a algunas definiciones de historia, sujeto y objeto de la historia, clases de historias; asi como una breve reseña historiografica. En el segundo capítulo empiezo explicando la metodología de la historia como ciencia, para luego hablar de las fuentes históricas y ciencias auxiliares. En cuanto respecta a su metodología y en especial referencia a sus fuentes, estas están directamente ligadas a cada una de las ciencias auxiliares; porque imposible sería llegar a la más mínima conclusión histórica sin la observación de determinados componentes (geográficos, raciales, fisiológicos, etc.).

Finalmente creo que se debería analizar más lo que es "La nueva Historia" (tema tratado de manera corta al final del primer capitulo), el paso de una historia mental, alucinada a una historia crítica, real, fidedigna; ello implica una reingeniría desde la forma de enseñar la historia hasta la forma de analizarla. Esto creo que es tarea de todos nosotros que se una u otra manera nos sentimos inmersos en el quehacer histórico.

CAPITULO I

LA HISTORIA, CIENCIA DEL PASADO

La historia es una de las actividades propias del ser humano. Su complejo conciencial en una ilación suficiente de experiencias que le llevan a tener un sentido de su perdurabilidad y que ultérrimamente fundamenta su Yo Existo.

Los hombres de todos los tiempos tuvieron preocupación histórica, así, llamaron historia a:

  • El conjunto de hechos pasados
  • Al acontecer de hechos esencialmente significativos
  • Una parte suficientemente conocida del pasado humano que surge de las brumas de la protohistoria y de las tinieblas de la prehistoria.
  • El conjunto de normas y de procederes que sirven para reconstruir el pasado.
  • El conocer la existencia y características de este proceso
  • La exposición escrita de esta reconstrucción
  • Todo argumento válido de identificación de los hechos pasados y la interpretación de los mismos.
  • El destino o inexorabilidad que trasunta el estudio de los hechos
  • La experiencia acumulada como motor de orientación del devenir humano.

También se utiliza la palabra historia proseguida o seguida de otra específica, para designar el desarrollo geológico, cosmológico, religioso, etc.

  1. El origen de este término castellano es griego (histor: que significa el testigo ocular, el que narra las cosas que ha conocido por propia experiencia); y su alcance general, romano. En el oriente Védico y Sínico, la etapa meramente histórica no ha sido identificada, la historia aparece como fundamento y medio de profundizaciones filosóficas, simbólicas y psicológicas, pero no como fin en sí, sino como información o narración llana.

    Para J.J. Rosseau no era más que el "arte de elegir entre varias cosas falsas la que más se asemeja a la verdad".

    El abate Siéyes afirmaba que las pretendidas verdades históricas no tienen más realidad que las verdades religiosas.

    Para el viejo Marx, la historia no es otra cosa sino como los pueblos han satisfecho sus necesidades a través del tiempo.

    En conclusión podemos decir que la palabra historia tiene los siguientes significados:

    Historia como vida.- Porque en cierta forma la historia es la sombra de la humanidad, inseparable de ella, que absorbe los múltiples ritmos particulares y colectivos disecados en esta forma simplificada, depurada y arbitraria que impone el término calendario, no podemos prescindir de la historia.

    Historia como ciencia.- Ella contiene la mayor parte de la explicación, de las génesis de los hechos y derechos humanos. Ella es, con la sociología, como observa Gurvich, la única ciencia humana que considera globalmente, por vocación propia, al hombre en su realidad y en su contexto de instituciones y de organizaciones económicas y sociales.

    Es una ciencia porque para lograr su fin posee una técnica y unos métodos propios que vienen determinados por la propia esencia de los hechos que estudia. Es decir, hechos que por se forzosamente pasados no pueden estar presentes ante el historiador.

    Historia como relato.- Es aquella que trata de hacer perdurar los hechos importantes, los describe y acondiciona cronológicamente. En la exposición de los acontecimientos se percibe una seria preocupación por describir con gran exactitud los hechos en sí, aunque sin tener en cuenta las resonancias que pudieran originar y, frecuentemente ribeteados por exaltaciones de tipo heroico de gran contenido emocional, incluso de juguetona y fresca curiosidad, ejemplo de esta forma es Herodoto, llamado el Veraz y también el Padre de la Historia, griego macedonio de hace veinticinco siglos que aún hoy es fuente en la que beben todos los historiadores.

  2. CONCEPTO DE HISTORIA

    El pueblo forja la historia, principalmente produciendo bienes materiales; crea con su trabajo grandes valores de la cultura material y espiritual, hace cambiar los instrumentos de producción y desarrolla las fuerzas productivas de la sociedad; aunque abrumados por la más cruel opresión de clase y soportando el más pesado yugo del trabajo coercitivo, como esclavos y como siervos, los productores de los bienes materiales, los trabajadores, impulsaban la marcha de la historia de la humanidad. Los cambios a primera vista imperceptibles introducidos en los instrumentos de trabajo por millones de hombres a lo largo de los siglos, preparaban y engendraban grandiosas revoluciones en el campo de la técnica. Vemos que es de esta manera el pueblo, la sociedad organizada; y en conclusión toda la humanidad, el que va ser objeto de estudio de la historia. Pero no existe acontecimiento histórico que excluya como protagonista esencial al hombre, este es pues el sujeto de la historia, unas veces individualmente y otras colectivamente: en unas ocasiones como sujeto agente de los sucesos, en otras como sujeto paciente de los mismos.

    Teniendo como protagonista la llamada historia de las batallas, la cual una de ellas que solamente se encargaba de determinados sectores oligárquicos de determinada sociedad, ahora busca convertirse en una historia total. Este quehacer resulta un desarticulado y enigmático mosaico. La identificación de sus móviles y circunstancias de las características físicas, psicológicas y espirituales de los pueblos, de sus creencias y temores, nos va dando una clave de interpretación y la posibilidad de extraer ciertas leyes generales.

    Si conceptuamos al hombre como un ser lógico, es decir, formado por una naturaleza armónica y matemática, en donde los efectos están en concordancia con las causas sin interrupción suficiente, no nos extraña percibir la historia como un proceso lógico. Este proceso lógico, apresadas sus leyes, permite al investigador saltar las lagunas de la conservación de los elementos y aún reconstruir panoramas generales ocultos por la parcialidad de sus relatores y comentaristas. Esta lógica de la historia presupone en el historiador una cierta eficacia en la premonición de los hechos futuros, y en la prevención de los mismos si contasen con fuerzas suficientes.

    Pero este panorama no es simple, sino complejo, y como en el anillo de los juegos chinos, los aros pequeños encajan en los mayores y todos parecen inseparables y ligados, aunque tras su aspecto exterior sean unidades independientes.

  3. EL SUJETO Y EL OBJETO DE LA HISTORIA

    La historia aparece como fundamento y medio de profundizaciones filosóficas, simbólicas y psicológicas. Así sucede para el área egipcia, maya y Tiahuanaco, por citar solo algunas. El Asia menor conoce la historia narrativa pura pero de manera muy restringida y tan solo circunstancialmente. Ya en la protosumeria, hasta donde hoy sabemos, estos casos se limitan a sucesiones dinásticas originadas en sus elementos teológicos, simbólicos y astronómicos. Pero estas variantes junto con las modernas no deben ligarse a la naturaleza de la actitud histórica del hombre, sino a las formas diferentes de las mismas sobre su utilidad y finalidad.

    En conclusión podemos decir que la historia es única – es la historia de la humanidad-. Sin embargo de estas actividades humanas pueden aparentar que hubiese varios tipos de historia como aspectos se distingan en ella. Así podríamos hablar de una historia del Arte, de las religiones, de las instituciones, de la ciencia, de la filosofía, de la literatura, etc. todas estas facetas de la vida del hombre solían ser agrupadas en las llamadas historia externa o política e interna o de la civilización. La primera se ocupa de los acontecimientos políticos y militares y sus protagonistas son los reyes, ministros, generales y diplomáticos; la segunda comprendía los hechos espirituales o intelectuales llevados a cabo por los hombres y las manifestaciones materiales de su vida. Un intento por fundir ambos aspectos lo constituyó la denominada Historia de la Cultura.

    El deseo de encontrar un sentido y unas leyes al desarrollo histórico dio lugar a la denominada filosofía de la historia, término muy discutido y que fue creado por Voltaire en la Época de la Ilustración.

  4. CLASES DE HISTORIA
  5. HISTORIA DE LA HISTORIOGRAFIA

Se suele denominar historiografía al estudio de los historiadores y básicamente de sus obras. Desde esta perspectiva decimos que la historiografía comprende los siguientes periodos:

  1. Los pueblos antiguos del próximo oriente han sido los primeros en proporcionarnos testimonios escritos de su vida, pero fueron incapaces de hacer una historia que mirara más allá de ellos mismos, la suya fue una historia oficial que se reducía a redactar simples listas de reyes y a registrar algunos acontecimientos.

    Fueron los griegos quienes crearon una historia con interés universal, si bien con el defecto de dejarse influir por la mitología y seguir las versiones de la tradición oral poetizada, aunque no muy distinta a la de la sociedad Inca. Fue Herodoto en el siglo V a.C. el primero en concebir a ésta como una sucesión de hechos con orden cronológico, a pesar de no ser un historiador crítico, tuvo una excepcional aptitud para la observación y el retrato de caracteres. Su obra esta comprendida en los 9 libros de historia, donde narra las guerras médicas, Tucídides, en el mismo siglo. Tenía un concepto más riguroso de la verdad; sus ocho libros de historia cuentan la guerra del Peloponeso, y en ello somete a la crítica las fuentes que utilizaba.

    Después de la victoria de Esparta, Jenofonte, aristócrata ateniense exiliado y hombre de acción, se enrola en una expedición que había de intervenir en las luchas civiles persas. El regreso de esta expedición a Grecia constituye el tema de la Anábasis: a finales del periodo Helenístico, bajo la dominación romana, Polibio analiza objetivamente el triunfo de Roma y aporta de esta manera un concepto universal de la historia.

    El cultivo de la historia entre los romanos; pueblo de espíritu práctico, tradicional y respetuoso del pasado; encontró un ambiente sumamente propicio y favorable. Julio César político antes que nada, hace de la historia (guerra civil y guerra de las Galias) un instrumento más de su vida pública. Salustio en cambio encuentra en ella la compensación de sus no logrados deseos de gloria política. El clasicismo de Augusto tiene su más alta expresión dentro del género histórico, en la figura de Tito Livio, para quien la historia tiene sobre todo el valor de exaltación de la poderosa Roma. En sus décadas se eleva por sobre todo partidismo y busca en el pasado, patrióticamente, los caminos de la gloria romana, en el tiempo que jira alrededor de Trajano. Tácito, por el contrario, es un observador escéptico y sagas del mundo oficial de la corte imperial; de la que acierta agudos retratos sicológicos, su Germania da muestra de sus excepcionales dotes de analista y de escritor de realidades.

  2. EN LA ANTIGÜEDAD

    La historiografía antigua estaba falta de un sentido trascendente. El fuerte influjo del cristianismo que ejerce en esta edad se manifiesta sobre la historia en forma de un concepto universalista que se deriva del hecho de que la providencia alcaza a toda la humanidad. San Agustín había buscado el sentido del suceder histórico, es decir de lo podríamos llamar su misterio, siendo así el primero en intentar una filosofía de la historia. Su misterio representó a los hombres de su época la dualidad entre la ciudad terrena y la ciudad de Dios.

    La Historiografía medieval toma la forma de anales o relatos de hechos en sucesión cronológica, en los que con frecuencia se registra y acepta lo prodigioso, o sea, la intervención de la providencia en el orden natural; pero más tarde a partir de la cruzadas volverá a aparecer la gran historia concebida como género literario, destacados cultivadores de la misma serán Villehardouin, Alfonso X, el sabio y Juan de Joinville.

    En la baja edad media va a aparecer la figura del cronista, que si bien peca frecuentemente de aduclación al rey que le paga, proporciona en cambio valiosos retratos y descripciones de caracteres de los personajes de la época como Garcilazo.

  3. EN LA EDAD MEDIA

    Con el renacimiento, el saber empieza a hacerse científico a impulsos del nacimiento espíritu crítico. En lo que se refiere a la historia, este espíritu (del que se considera como iniciador a Lorenzo Valla) hará que los humanistas se esfuercen por establecer y editar los textos de la sagrada escritura, tanto de los santos padres como de los clásicos. También la crítica histórica se beneficia de las plémicas religiosas suscritas por la reforma, en la que los argumentos históricos desempeñaban un importante papel. Así se va configurando en este periodo la Erudición, al tiempo que toman cuerpo y se definen las ciencias auxiliares de la historia. En el proceso no dejan de influir los hallazgos arqueológicos de la antigüedad clásica y la influencia de sabios bizantinos que huían del peligro turco. Por otra parte, en contacto con gentes nuevas, que los descubrimientos geográficos dan a conocer, ayuda a formar un nuevo concepto del hombre y de las sociedades.

    En el desarrollo de las ciencias sociales-auxiliares pesan poderosamente los trabajos de los benedictinos de la abadía Saint-Germain-des-Prés, vieja tradición cultural, entre los que descuella Juan Mabillon, creador de la diplomática y de la Paleografía. Un poco antes José Justo Scaliger había puesto los fundamentos de la Cronología. También los jesuitas desarrollaron una importante actividad a través de la sociedad de los Bollandistas, fundada por el belga P. Juan Van Bolland (1596-1665), con el fin de depurar y editar los textos de la vida de los santos.

    Entre los historiadores representativos del renacimiento hemos de citar a Nicolás Maquiavelo (1468-1527) y a Francisco Guicciardini (1482-1540). Maquiavelo – El Príncipe, Historia de Florencia, Discurso sobre Tito Livio – es un pensador político más que un historiador; par él, la historia es maestra de la vida, una disciplina de la cual pueden sacarse enseñanzas políticas. Guicciardini – Historia de Italia – por el contrario, no es un político; la historia es para él concreta y tiene interés por si misma, sin buscarle trascendencia alguna.

    Mención aparte merece Jerónimo Zurita (1512-1580) cronista de la corona de Aragón, quien se distingue pro el empleo de documentos originales, que estudio en los propios archivos, así como por la suposición del plan de sus anales de la corona de Aragón, hecho que le convierte en el mejor historiador de su época y de consulta todavía hoy obligada en España básicamente.

  4. EL RENACIMIENTO Y LOS INICIOS DE LA ERUDICION (s. XVI XVII)

    Con el s. XVIII quedan ya establecidas las ciencias auxiliares de la historia que hoy llamamos tradicionales. Pero a partir de ese momento empezó a ponerse de manifiesto que la técnica erudita por si sola no es historia. Ocurre esto en un momento en que los filósofos pesan mucho en el ambiente cultural y menospreciaban la labor del erudito, que solo aporta datos pero no los elabora. La nueva figura del historiador es la del filósofo que busca la Historia Total y el sentido de sus grandes líneas. De allí que a partir del siglo XVIII, la ciencia histórica tenga un desarrollo paralelo al del pensamiento: racionalismo de los ilustrados, idealismo romántico más tarde, empirismo liberal, materialismo marxista, etc.

    Aunque la Filosofía de la Historia tiene el señalado antecedente de San Agustín, es Voltaire (1694-1778) quien acuña esta discutida denominación en su ensayo sobre las Costumbres y el Espíritu de Las Naciones. En este intento por encontrar el genio característico de cada pueblo y de cada raza le sigue el alemán H.G. Herder (1744-1803). Juan Bautista Vico (1668-1744) italiano, en su Scienza Nuova, trata de formular las leyes que rigen la historia universal y llega a la conclusión de que existen unos ciclos – Corsi y Recorsi – que la gobiernan. En una etapa posterior hay que colocar a Fichte, uno de los creadores del racionalismo alemán; Schelling y a Hegel.

    Por otra parte, la Historia Total vence la estreches narrativa imperante hasta entonces y se convierte en la Historia de la Cultura, una síntesis de todas las historias especiales (de las ciencias, del Arte, del pensamiento…) en visión de conjunto de la vida humana en todos sus aspectos y manifestaciones. Lógica consecuencia de ello es el comenzar a prestar atención a la que se va a llamar muy pronto historia económica y social, favorecida por técnicas nuevas como la estadística y la econometria.

  5. LA ILUSTRACION Y EL NACIMIENTO DE LA HISTORIA MODERNA
  6. SIGLOS XIX y XX

Luego de haber pasado por diferentes etapas la historiografía como la narrativa, que es aquella que trata de perdurar los hechos importantes, los describe y acondiciona cronológicamente. Le sede el paso a la historiografía pragmática, la que tiene intención de ser utilizada de una manera práctica e incluso objetiva; en el futuro es retomada nuevamente en el s. XIX, donde se encuentra el gusto a la narración histórica, aunque sea bajo la forma de la pura imaginación plasmada en la novela (Walter Scout, por ejemplo), grandes figuras de este periodo son Carlyle, Chateaubriand, Lamartine, Mme. Stael y Michelet.

Superada esta fase la historia entra en una etapa o fase de mayor rigor objetivo y de la búsqueda de las causas de cada hecho, es decir, la Historia se hace Genética, siendo el iniciador de esta corriente Leopoldo Von Ranke (1795-1886); esta enraizada en el cenit de las ideas de fines del siglo XVIII, como corona de la Ilustración y del Enciclopedismo. A la ampliación del campo de la Historia, ya antes experimentada con los estudios sociológicos y económicos, hay que añadir ahora la orientación artística de Jacobo Burckhardt (1818-1897), Ernesto Renan (1823-1892) y Fernando Gregorovius (1821-1891). Otras tendencias filosóficas de la historia, en el s. XIX, son el Positivismo de Augusto Comte (1798-1857) y el Materialismo de Carlos Marx (1818-1883). El positivismo vuelve a la valoración del dato erudito con la escuela filosófica, de la que son adalides Nieburh (1776-1831), Teodoro Monsen (1817-1893). En definitiva, la Historiografía de este siglo se mueve entre los polos positivista e idealista.

La historiografía del s. XX se va a caracterizar por sus esfuerzo en sintetizar y poner de acuerdo los movimientos y escuelas del siglo anterior. Entre los representantes principales de las distintas tendencias citaremos: Benedetto Croce (1886-1952), partidario de un historicismo filosófico; J. Huizinga (1872-1945, autor del Otoño de la Edad Media); Oswuald Spengler (1880-1936, a quien se debe la Decadencia del Occidente, en lo que hace de los ciclos culturales el verdadero sujeto de la historia); Arnold Toynbee (1880-1975) – Estudio de la Historia – ; Kart Jaspers(1883-1969, Origen y Meta de la Historia); por citar sólo algunos.

  1. LA NUEVA HISTORIA

La "Nueva Historia" que ha surgido de la gran agitación dentro de dicha profesión durante los últimos cincuenta años, presenta las siguientes características, las cuales se las diferencia de las formas historiográficas del pasado:

  • En primer lugar, organiza su material de una nueva manera; los libros se escriben siguiendo un orden analítico, no narrativo, y no es coincidencia que casi todos los trabajos históricos, considerados como relevantes en el último cuarto de siglo, hayan sido analíticos en lugar de narrativos.
  • En segundo lugar, plantea nuevas preguntas: porque las cosas ocurrieron de la manera en que lo hicieron y cuales fueron las consecuencias, mas bien que las viejas preguntas acerca del que y del como, que obedece a un tipo de descripción. Es con el objeto de resolver estas nuevas preguntas que el historiador o agente relacionado con la historia, como el docente por ejemplo, que se ve obligado a adoptar una organización analítica de su material.
  • En tercer lugar, se ocupa de nuevos problemas, primordialmente en tres áreas, todas ellas referentes a la relación entre el hombre y la sociedad en el pasado. La primera se refiere a la base material de a existencia humana a las limitaciones impuestas por la demografía, la geografía humana y últimamente la ecología, a los niveles tecnológicos, los sistemas de producción y distribución económica, la acumulación de capital, la distribución de la renta, lo mismo que el crecimiento económico. La segunda comprende el enorme campo aún en extensión de la historia social, esta abarca el estudio de las funciones, la composición y la organización de toda una gama de instituciones que subyacen por debajo del nivel de aquellas encontradas en el Estado. La tercera área de actividad, la cual esta creciendo rápidamente en importancia, consiste en una nueva clase de Historia Sociocultural. Este asume la forma de análisis exhaustivo acerca de los efectos de los cambiantes medios de comunicación sobre la opinión pública, a través de los diferentes medios masivos.
  • La cuarta característica de la "Nueva Historia" es su nueva temática, a saber, las masas más bien que las reducidas élites del 1%, a lo sumo del 2%, cuyas gestas y escritos habían constituido hasta ahora la materia histórica por excelencia. Se ha dado un intento deliberado por romper con esta fascinación respecto a los determinadotes hereditarios del poder político y religioso, los monopolizadores de la mayor parte de la riqueza, capital y los consumidores exclusivos de la alta cultura.

El reto, que de una manera u otra, ha sido en cierta medida afrontado en cierta forma satisfactoriamente desde el s. XVI, es de que manera hallar alternativas para la reconstrucción no únicamente de la experiencia económica y social, sino también de la estructura mental, los valores y la concepción del mundo; de pueblos que no han dejado detrás de si ningún registro escrito sobre sus pensamientos y sentimientos personales: dicho de otro modo, el 99% de la totalidad de la raza humana que haya existido antes de 1950.

CAPITULO II

METODOLOGÍA CIENTIFICA DE LA HISTORIA

  1. LA INVESTIGACION CIENTIFICA EN LA HISTORIA

A pesar de la historicidad del conocimiento del pasado, o sea, de su carácter asequible a una ciencia llamada historia, el proceso histórico se dificulta en la práctica hasta detenerse en muchas oportunidades.

El trabajo del dedicado al quehacer histórico consiste pues en darnos a conocer mediante un instrumento y a través de una elaboración científica – es decir de acuerdo con los principios y normas de una metodología– el pasado de la humanidad. Este trabajo se realiza siguiendo unas fases sucesivas que se pueden resumir de la siguiente manera:

  • Planteamiento del tema. El historiador parte de su circunstancia de hombre de hoy para plantearse problemas del pasado; su sensibilidad ante el presente le orienta ante la problemática histórica.
  • Selección y disposición de las fuentes y documentos que informan sobre el tema propuesto.
  • Crítica de la fuente para adquirir la seguridad de que son autenticas y fidedigna.
  • Establecimiento de los hechos, no aisladamente sino en la relación recíproca de todos ellos, de forma que den una visión de conjunto.

La complejidad del trabajo de investigación histórica determina que este sea más eficaz cuando se lleva a cabo en equipo. Esta labor puede tener dos aspectos: El Análisis (producto del cual es el trabajo monográfico sobre una cuestión muy concreta, tipo de obras que procede dentro del campo de la erudición) y la Síntesis (que busca los grandes trazos de la marcha de la historia).

De lo dicho anteriormente se desprende que el conocimiento histórico es limitado, y si no se procede con real conocimiento de causa, estará sujeto a error.

  1. Ya anteriormente hemos hablado de la cientificidad de la historia, sin embargo aun no hablamos del método en si, ya que toda ciencia tiene un método o métodos particulares, esto es lo que nos ocupara a continuación.

    Si quisiéramos resumir los métodos del pensamiento de manera general diríamos que estos se dividen en dos: el Método Deductivo y el Método Reductivo; nuestro interés radica en desarrollar de manera sucinta este último; ya que el método reductivo se aplica a todas las ciencias factuales.

    La Reducción es una argumentación que parte de consecuencias y busca razones, visto así entonces tiene los siguientes pasos:

    1. Si A, entonces B

    2. Se establece un enunciado implicativo

      Es así que B

    3. Se afirma su consecuente
    4. Se concluye con su antecedente
  2. LA HISTORIA COMO CIENCIA

Por lo tanto A

La reducción puede clasificarse en:

  • Reducción Inductiva, se da cuando el antecedente es una generalización del consecuente, como sucede en las ciencias naturales.
  • Reducción no inductiva, esta ocurre cuando el antecedente no es una generalización del consecuente, como ocurre en las ciencias históricas.

Con un ejemplo entenderemos mejor; así, si decimos ¿Por qué se sublevo Tupac Amaru? ¿Por qué se percato de la injusticia de los españoles? Vemos que siempre se trata de una explicación, vale decir de un proceso reductivo; pero no existe inducción, ya que las explicaciones son siempre singulares y no generales.

 Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Ahora como la historia cumple con los dos elementos esenciales de toda ciencia, descripción, explicación e incluso predicción y, además se ajusta al esquema reductivo; concluimos con su cientificidad. El mismo esquema es también aplicable a la geografía y en tal sentido también se demuestra su cientificidad.

Es así que teniendo en cuenta este procedimiento metodológico, o sea, método deductivo y reductivo antes que el deductivo e inductivo creo que hemos superado por el momento esta discusión de la cientificidad de la historia.

  1. FUENTES DE LA HISTORIA

Se entiende por fuente a todo material susceptible de ser utilizado para hacer historia.

El material es, por demás, diverso y complejo puesto que prácticamente no hay obra humana que no sirva para hacer historia. Ante la vista del arqueólogo o el estudio del historiador, los mudo objetivos hablan y narran características sociales, sicológicas, económicas o artísticas de pueblos devorados por el inexorable transcurso del tiempo.

Bien podríamos reunir las fuentes en dos grandes grupos: las que guardan intención histórica y las que no.

Las primeras están constituidas por los grabados, relieves, pinturas murales, lápidas funerarias, homenajes inscritos, cintas y discos magnetofónicos y por los mismos libros de historia.

Las segundas, por todo el resto de la actividad humana, por toda inscripción o monumento, por toda obra pública o privada.

De allí que los especialistas hayan clasificado las fuentes en sentido amplio y en sentido estricto.

Pero sin embargo existe una clasificación clásica y que de repente sea la más difundida; estas son: orales, escritas (a sus ves divididas en documentales y narrativas) y arqueológicas.

  1. Son los conocimientos que tenemos de hechos ocurridos, trasmitidos de viva vos de generación en generación. Pertenecen a este tipo de fuentes las leyendas y tradiciones, las cuales no llegan siempre deformadas por la fantasía popular y por las alteraciones que sufren en cada nuevo relato de unos hombres a otros. El historiador trata de descubrir el fondo de verdad que puede encerrar.

  2. FUENTES ORALES
  3. FUENTES ESCRITAS

Son representaciones de palabras por medio de signos gráficos. Cuando el conocimiento del pasado nos llega por este medio constituye una fuente escrita.

  • Las documentales son las integradas por los documentos, es decir, por testimonios escritos de los actos jurídicos entre personas. Cuando se redacta el documento no tiene más finalidad que la de probar en caso de litigio los términos de lo pactado o realizado; carece de intención histórica, aunque posteriormente todos los documentos alcancen la condición de fuente, en mayor o menor grado.
  • Las narraciones, en cambio, nacen con la intención de relatar hechos y de ser fuentes históricas. A este tipo pertenecen las crónicas, memorias, reportajes, etc.
  1. FUENTES ARQUEOLOGICAS

Aunque tradicionalmente se de prioridad en la confección de la historia a las fuentes anteriormente tratadas; la jerarquización del cateo y del rescate bajo las directrices de la arqueología ha marcado una nueva etapa en las fuentes no escritas, que se consideran aún más ricas y más verídicas. Estos son pues los restos materiales de la vida del hombre, cosas que el ha construido o de que se ha servido, y también los monumentos y viviendas de todas clases que utilizó o levantó; incluso los propios restos humanos pueden tener el carácter de fuentes arqueológicas, en este caso hablamos de restos antroposomáticos, los cuales pueden ser esqueletos, dientes, cabellos, etc. De antiguos humanos. Así por ejemplo por el espesor, tamaño y unidad se determina la edad, sexo, posibles enfermedades y actividades que realizó aquella persona. De acuerdo a los restos en el esmalte de los dientes de define el tipo de alimento consumido. La prehistoria no dispone de otras fuentes que las arqueológicas.

  1. CONSERVACIÓN DE TESTIMONIOS

Los testimonios del pasado (las fuentes históricas) son conservados adecuadamente, de forma que constituyan siempre materiales utilizables por los investigadores o colecciones que merecen la curiosidad, interés y respeto de todo el mundo. Las formas de llevar a cavo su conservación son las siguientes:

  1. Los edificios y monumentos arquitectónicos ofrecen, para su conservación el doble interés de su valor artístico y su importancia histórica. La protección legal se manifiesta desde la simple conservación hasta la reconstrucción. Esta debe hacerse con estrictas exigencias de fidelidad a la época a la que corresponde el monumento, y son siempre realizadas por los servicios oficiales, que en nuestro país esta a cargo del Instituto Nacional de Cultura (INC), la cual tiene sedes en todos los departamentos del Perú. En el Perú, las denominaciones oficiales son: Monumentos Históricos y Santuarios Históricos.

  2. CONSERVACIÓN DE MONUMENTOS

    Un museo es un lugar destinado a recoger, conservar y exponer objetos notables o interesantes desde algún punto de vista. De ahí el carácter tan variado que puede tener de ciencias naturales, de pintura, de armas, del vestido, de barcos, de fotografías, de una industria o actividad, monográfico una comarca o región, etc. En el s. III a. d. J. C. existió un museo en Alejandría, fundada por los Ptolomeos. El gusto por el coleccionismo de arte durante el Renacimiento, los hallazgos arqueológicos del s. XVIII y el nacionalismo del s. XIX son etapas de la formación del concepto de museo moderno, que entra dentro del campo del gran público a partir de la revolución francesa. Hoy además de ameno entretenimiento público, contribuyen a la educación (su fomento forma parte de los programas educativos) y aportan sus fondos al progreso científico.

    Los primeros problemas técnicos de los museos son: la buena conservación de los objetos depositados (defensa contra los peligros de incendios, guerra, robos, destrucción del tiempo, etc.); su oportuna restauración, presentación adecuada al público (edificios, instalaciones e iluminación) y enriquecimiento de las colecciones por compra o donativo.

    Entre los principales museos del Perú encontramos: Museo de la Nación, Museo Naval, Museo de arqueología Larco Hoyle, Museo de arqueología y antropología Julio C. Tello, Museo de la Alameda de las Descalsas, Museo de la Santa Inquisición, Museo de los Héroes, Museo de Oro, etc. Existen además museos provinciales muy importantes un ejemplo de ello es el Museo de Bruning en Lambayeque, el museo de sitio de Kuntur Wasi (el oro más antiguo de Sudamérica), por citar solo algunos.

  3. MUSEOS

    Estas son guardadoras de importantes series de fondos de fuente históricas y por ende culturales; no solo bajo la forma de libro impreso de antigüedad variable (el libro por si solo es ya una obra de arte), sino también de libros manuscritos, mapas, grabados, láminas, sellos, documentos, hojas impresas, códices, etc. Hoy en día es muy valiosa la información que proporcionan las bibliotecas virtuales, vale decir las que las ubicamos en la red, que dicho sea de paso son la mayoría de las existentes.

  4. BIBLIOTECAS

    Un archivo es un conjunto de documentos, medios magnetofónicos reunidos y ordenados bajo un determinado criterio. Al contrario de un museo o de una biblioteca –cuyas colecciones se forman por una decisión y sobre criterios subjetivos–, los documentos de los archivos se van depositando de una forma constante, como la sedimentación geológica. Son consecuencias de la propia vida de la corporación, organismo o institución a que pertenecen. Constituyen la más abundante y fundamental fuente directa de la historia. En nuestro país algunos archivos importantes viene a ser el del CAEN (Centro de Altos Estudios Nacionales), antes CAEM (Centro de Altos Estudios Militares); el archivo de la Biblioteca Nacional, y los archivos Regionales a cargo generalmente del INC (Instituto Nacional de Cultura).

  5. ARCHIVOS
  6. OTROS MEDIOS DE CONSERVACIÓN

Los diferentes avances científicos y técnicos han convertido en fuentes históricas todos aquellos procedimientos que permiten conservar el recuerdo fiel o el testimonio de los hechos en forma de imagen o sonido. Así han pasado a esta consideración las películas cinematográficas (bien sean de argumento, documentales o noticiarios), las fotografías, los casetes magnetofónicos; disquetes, discos compactos, y discos duros, lo que son los archivos computarizados y actualmente Internet. Las colecciones de estos testimonios se denominan: cinematecas, fototecas, discotecas, fonotecas, bibliotecas virtuales, etc. Las publicaciones periódicas (diarios y revistas) se llaman hemerotecas.

El microfilm sigue teniendo una gran aplicación en muchas actividades, pero de una manera especial en la conservación de documentos. En este sentido puede tener una triple utilización: de seguridad (cuando se quiere preservar a los documentos del peligro de guerras, incendios, etc.), de sustitución (cuando, una ves producido los documentos, estos se destruyen) y de complemento (cuando a la documentación de un archivo se une, por medio de reproducción microfilmada, la de otros archivos). Permite al mismo tiempo, que los investigadores puedan trabajar sobre archivos muy alejados de su residencia.

Otro medio de conservación que merece un párrafo aparte es indudablemente Internet, básicamente las páginas Web, esto gracias al surgimiento de la idea de ordenar la red, surge así "World Wide Web" o simplemente WWW. Este medio en la actualidad es quizá el más importante y en el futuro lo será aun más ya que concentrará a todos los medios de comunicación vigente, radio con cobertura mundial, televisión interactiva, los programas que uno quiera ver cuando lo quiera ver, música a pedido, miles de canales de audio y televisión, bibliotecas virtuales, gigantescas bases de datos, etc.

  1. CIENCIAS AUXILIARES DE LA HISTORIA

Dado que la historia contempla y estudia e devenir de la cultura humana circunscrita en los enmarcamietos naturales propuestos y compuestos, es por esta razón que prácticamente todas las ciencias le son auxiliares. Sin embargo, podemos destacar las más importantes en el devenir histórico.

  1. CIENCIAS AUXILIARES TRADICIONALES

Surgidas a partir del renacimiento, fueron las primeras en dar rigor científico a la historia, y baya que si lo hicieron. Aquí las principales:

  • ARQUEOLOGÍA.- Es la ciencia que estudia los restos materiales del pasado de la humanidad. Estos restos aparecen generalmente cubiertos por capas de tierra que a veces presentan un espesor considerable. El descubrir dichos restos, removiendo y retirando la tierra con sumo cuidado, constituye la difícil técnica de la excavación.

Problema previo al de la excavación es el de la localización de los yacimientos. A ello ayudan diversas técnicas modernas como son: la fotografía aérea, los satélites, la investigación submarina, la fotosonda (periscopio Nistri), sondajes acústicos y electromagnéticos, observaciones podológicas (de fertilidad del suelo), etc.

Igualmente dispone la arqueología de modernos procedimientos de datación de los objetos, además de la tradicional estratigrafía: método de las "varves" (estratos arcillosos anuales sedimentados), palcobotánica (recuento de los gramos de polen de cada estrato), tenemos también determinación de la fluorina de los huesos, dendrocronología (estudio de los anillos de crecimiento anual de los árboles), el carbono 14 (evaluación del carbono radiactivo existente en cualquier materia orgánica), examen de las superficies más o menos hidratadas de los objetos de obsidiana, etc.

  • NUMISMÁTICA.- Es la ciencia de las monedas y medallas. La moneda como valor de cambio en las transacciones conmensuradas, es un hecho social cuyo origen y evolución constituyen tema de mayor interés para la historia de la humanidad. También se ocupa la Numismática de la acuñación, circulación y acumulación monetaria; así como la tipología o forma material de la moneda (figuras grabadas, inscripciones, disposición de sus elementos) y de su condición de fuente de noticias de muy variado carácter (dinastías, monarcas, datación de hechos, existencias de cecas de acuñación, áreas de expansión económica, etc.).
  • SILOGRAFÍA.- Es el estudio de los sellos que como garantía de integridad y autenticidad acompañan a os documentos, particularmente los medievales. Aparte de su interés plástico, el sello proporciona valiosa información relacionada con la historia del Arte.
  • HERÁLDICA.- Es la ciencia que da reglas para la formación de los escudos y la interpretación. Se llama también arte del Blasón, bien sea este el de una casa noble o de una provincia, de un municipio o de una corporación pública.
  • EPIGRAFÍA.- Ciencia que se ocupa de las inscripciones grabadas en piedra, mármol, arcilla, bronce, etc. Estas inscripciones pueden ser de carácter histórico, religioso, funerario u honorífico. Su información es útil a la historia social, de las instituciones, de las religiones y de los cultos, de los deportes, del arte, de la filología, etc. Las inscripciones cobran su mayor interés cuando se estudian agrupadas por áreas, formando lo que se llama un "corpus".
  • PALEOGRAFIA.- Es la ciencia que trata de las escrituras antiguas, tanto desde el punto de vista desde su origen y desarrollo como de la enseñanza de su lectura. Puede añadirse como objeto de esta ciencia el determinar la fecha y el lugar en que una escritura fue realizada, así como el estudio de los materiales empleada en la misma: los que la soportan (cera, barro, pergamino, papel), las materias escritorias (tintas) y los instrumentos de escribir (punzón, plumas de distintos tipos, etc.)

La especialización de algunos aspectos de la Paleografía, ha conducido a la desmembración de ciertas técnicas que se han constituido en ciencias separadas de aquella. Tal es el caso de la Codicología (estudio del libro manuscrito) y de la Papirografía (escritos realizados sobre papiros)

  • CRIPTOGRAFÍA.- El hombre desde la antigüedad ha sentido la curiosidad y necesidad por poder transmitir mensajes escritos no inteligibles para una tercera persona. Para ello es necesario el empleo de claves de distintos sistemas, desde el sencillo de sustitución hasta los más modernos y complicados. Entonces esta disciplina estudia la escritura cifrada.
  • DIPLOMÁTICA.- Las fuentes históricas documentales empiezan a aparecer en el momento en que las formas ingenuas de las civilizaciones primitivas dejan paso a las instituciones que garantizan la seguridad de las transacciones. Los documentos cobran entonces un poder probatorio. Dado el valor histórico de los documentos, la finalidad de la Diplomática es asegurar la autenticidad de estos (también llamados diplomas) a través de un aspecto formal: fórmulas empleadas en su redacción, organización de las cancillerías, carácter de las personas que intervienen en el ato jurídico y en su prueba escrita (notarios, escribanos, testigos), la extensión de copias, etc. En resumen, la Diplomática busca distinguir los documentos auténticos de los falsos y extraer el mejor provecho histórico de los primeros.
  • ONOMASTICA.- Es el estudio de los nombres propios, bien sean de personas (Antroponimia) o de lugar (Toponimia). Los primeros pueden servir de base, por ejemplo, a trabajos de carácter demográfico. Los segundos son siempre testimonios de una expansión cultural determinada o de movimientos de pueblos.
  • GENEALOGÍA.- Esta relacionada con la serie de progenitores y descendientes de un individuo, es decir, la sucesión de generaciones.

El interés por la Genealogía es antiquísimo; el antiguo Testamento ofrece numerables pruebas. Una genealogía puede ser establecida en sentido ascendente o descendente y se expresa gráficamente por medio del llamado árbol genealógico.

Aunque su uso es de frecuentemente, probar ascendencia noble, la Genealogía es hoy una ciencia auxiliar de la Historia, cuya atención se fija también sobre las familias modestas, que son las que mantienen el vínculo familiar por más tiempo. En este sentido, el estudio genealógico enlaza con el de los apellidos (antroponimia).

  1. CIENCIAS AUXILIARES MODERNAS

Es evidente que el desarrollo actual de las ciencias y de sus técnicas de aplicación ha tornado el quehacer histórico, sobre todo en los que se refiere a antigüedades mayores, en una de las disciplinas más difíciles y de más trabajosa elaboración, ya que el criterio de autoridad ha cedido ante el criterio de veracidad, sino en todo el campo, por lo menos en unas tres cuartas partes. He aquí algunas de estas ciencias:

  • LINGÜÍSTICA.- Es la ciencia que estudia la historia de las lenguas y busca las leyes de su desarrollo y funcionamiento. Como ciencia auxiliar de la historia proporciona a ésta datos acerca de los grandes desplazamientos humanos (por ejemplo, el grupo indoeuropeo) y el poblamiento antiguo de un país (estudio del substrato lingüístico), así como de la organización social, ideas, técnicas y vida intelectual de los pueblos antiguos. En todo momento debemos tener en cuenta la íntima y compleja relación entre lengua y sociedad para la comprensión a la vez de los pueblos y las condiciones reales de su existencia en cualquier periodo completo.
  • ECONOMÍA.- Más que una ciencia auxiliar, es un conjunto de técnicas y métodos dirigidos a estudiar los hechos económicos del pasado desde un doble punto de vista: estático o estructural (análisis de los elementos de la economía y sus relaciones recíprocas) y dinámico o coyuntural (fluctuaciones más o menos periódicas y evoluciones profundas del sistema económico).
  • ETNOLOGÍA.- Esta ciencia es la que tiene como misión estudiar al hombre desde dos perspectivas, psíquico y social (es decir, como un ser espiritual y como miembro de un grupo social) y las relaciones que en ese mismo aspecto ha llevado a cavo (organización de la sociedad, cultura, leyes, manifestaciones materiales, etc.). Los métodos de la etnología son especialmente aplicados al estudio de los pueblos ágrafos (pueblos primitivos o sin escritura).
  • DEMOGRAFÍA.- Ciencia que estudia la composición y evolución de la población (cambios cuantitativos -cualitativos), fenómenos que van íntimamente ligados a las alteraciones conyugales de la sociedad. Esta ciencia aporta datos a la historia a través de fuentes estadísticas, básicamente censos, muestreos, diagnósticos, etc.
  • GEOGRAFIA.- Un hecho histórico para que quede debidamente registrado necesita necesariamente de un punto de referencia; es aquí donde aparece el principio geográfico de localización. De allí la importancia de la geografía como ciencia auxiliar de la historia. Si bien es cierto aquí lo catalogamos como una ciencia auxiliar moderna, sin embargo esta ha estado relacionada con la historia a través de la cartografía. Realmente estas ciencias están más relacionadas de lo que parecen a simple vista.
  • GENETICA.- Si bien la genética hoy por hoy, se encuentra ligada a la biología, creo que esto no será por mucho tiempo porque últimamente ha tenido un despegue impresionante. Aquí nos interesa particularmente la genética social, pero también la fenogenética, la cual trata de todos los procesos que tienen lugar entre la acción primaria del gen de síntesis de proteínas y la manifestación del fenotipo. Dentro de este campo algo que es también de gran interés para la historia es la genética de poblaciones, que tiene por objeto la investigación de la distribución de los distintos alelos de un gen en todo el conjunto de la población; gracias a esto podemos determinar el origen primario de determinadas especies a nivel de flora y fauna, así como determinar que tipo de alimentación utilizaron determinados grupos humanos en una determinada época de la historia.
  • POLITICA.- Existe una relación secular entre esta disciplina y la historia; esto debido a que la política se encarga del estudio de la organización del Estado y de las relaciones entre las clases dirigentes y las dirigidas, así como el establecimiento de importantes instituciones sobre las cuales se desarrollan actividades relacionadas al quehacer histórico.


  • ANTROPOLOGIA.- Aquí nos referimos básicamente a la antropología social y filosófica, ya que la física ya se detallo líneas arriba como restos antroposomáticos (Ver Fuentes Arqueológicas). La a. vista de este modo, interpreta la religión, los mitos, artes ciencias, instituciones sociales y de esta manera postula una estructura fundamental del hombre, la cual esta dada por la naturaleza explicativa de sus realizaciones históricas.
  • INFORMATICA.- Como administradora y almacenadora de datos. Aquí tiene mucha importancia la infografia a través de Internet, esto nos permite transferir ficheros via FTP, asi como intercambiar mensajes electrónicos, acceso a grupo de noticias, conversaciones en tiempo real (chat, IRC). La gran cantidad de información vertida en el sistema ha dado lugar a la aparición de buscadores y páginas especializadas. Toda esta información va ha estar disponible a través del tiempo, el cual seguirá inexorablemente.

CONCLUSIONES

  1. Los conceptos de historia varían de acuerdo a los autores, sin embargo todos coinciden en que el sujeto de la historia es el hombre y el objeto puede ser un pueblo, una sociedad, en general toda la humanidad.
  2. Las actividades humanas hacen suponer que existen varios tipos de historia; sin embargo esta es única, es la Historia de la Humanidad
  3. La historia ha pasado por diversas etapas a través del tiempo este acto es conocido como historia de la historiografía.
  4. El concepto de nueva historia involucra un cambio de paradigmas, así hablamos de: nuevos temas, nuevos problemas, nuevas preguntas, nuevas formas de organizar sus materiales básicamente.
  5. La historia es una ciencia consolidada y el método que utiliza es el reductivo, pero en ningún caso hay inducción ya que las explicaciones son siempre singulares.
  6. Teniendo en cuenta las fuentes de la historia podemos decir que esta es una ciencia hermenéutica de naturaleza heurística.

BIBLIOGRAFÍA

KONSTANTINOV, F.V. "El Materialismo Histórico" (1963). 8ª edición, México.

NUEVA ACRÓPOLIS "Filosofía de la Historia" (1985).Editorial N.A., Valencia.

ORBEGOZO VILLAFANTE, Enrique "Introducción a las Ciencias Sociales"

(1986). Editora Mugisterial, Lima.

REA RAVELLO, Bernardo "Filosofía de la Ciencia" (1993). Amaru editores, Lima

SANCHES ADELL, José "Didáctica de la Historia". 3º Edición. Editorial Vicent, España.

STONE, Lawrence "El Pasado y el Presente" (1986).Editorial Fondo de Cultura económica, México.

VERNIERS, L. "Metodología de la Historia" (1962). 3ª edición, Buenos Aires.

 

Trabajo enviado por

Nery Alejandro Roncal Vásquez

Profesor de Historia/ Bach. Economía.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda