Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Relaciones Iglesia - Estado

Enviado por fregonalf



  1. México en 1821
  2. El imperio de Iturbide
  3. Las Logias Masónicas
  4. La reforma liberal
  5. Reformas eclesiásticas, del ejército y hacendarias.
  6. Santa Anna reprime la reforma
  7. Gobiernos revolucionarios
  8. Conspiraciones clericales
  9. La Constitución de 1857
  10. Las leyes de reforma
  11. Consecuencias de la reforma
  12. Se ofrece a Maximiliano el trono de México
  13. El gobierno de Lerdo
  14. Primer periodo de gobierno del General Díaz
  15. La Constitución de 1917
  16. Época moderna
  17. Conclusión
  18. Bibliografía

INTRODUCCIÓN

Este trabajo tiene la finalidad de dar una pequeña reseña sobre las relaciones IglesiaEstado, desde la época en que México se vuelve independiente 1821 hasta nuestros días.

Considero pertinente empezar de una forma cronológica por así decirlo ya que es necesario conocer un poco de historia de nuestro país, para poder entender nuestra actualidad. Ya que las relaciones Iglesia – Estado vuelven a resurgir en estos últimos años, recobrando una fuerza excepcional en los ámbitos más importantes de un país como los son lo político, económico y social.

Cabe decir que pareciera que nuestro país esta en franco retroceso ya que en vez de seguir avanzando, volvemos a caer en la época en que la iglesia se convierte en un gran controlador social.

CONCEPTO DE ESTADO

La expresión Estado, tiene su origen en la palabra latina "status" que es el participio pasado del verbo stare ,cuyo significado en el idioma español es estar, lo que implica una situación, sin embargo la etimología no proporciona mucho contenido, ya que la palabra estado es en si misma multivoca, ello deriva del hecho de que es una expresión formada en el lenguaje de los siglos XV y XVI, a la luz de la teoría política.

CONCEPTO DE IGLESIA

Etimológicamente la palabra iglesia tiene su mas remoto origen en el griego ekklesia que designa a una asamblea lo cual da la idea de una agrupación de individuos que a su vez implica una forma de relación social y abre el camino para cuestionar su razón de ser, de esta manera el concepto de iglesia esta estrechamente vinculado al de religión, que etimológicamente significa unirse, y cuya connotación genérica es designar el medio para unirse a lo divino.

MÉXICO EN 1821

México nació a la vida independiente con las aspiraciones y sentimientos propios de un pueblo libre, pero que estaba en desacuerdo con sus costumbres políticas y con un atraso en el orden económico y social.

Todo esto tendría que ser la causa lógica de nuestros grandes problemas y trastornos políticos, que comienzan al nacer México a la vida independiente y que se prolongan hasta fines del siglo XIX.

EL IMPERIO DE ITURBIDE

La proclamación de Iturbide como emperador fue un acto de presión militar y popular sobre el Congreso, al que se restó libertad para opinar; pero en las provincias fue grande el regocijo que produjo la elevación del generalísimo al trono.

Elegido Iturbide emperador, se procedió a dar forma CORONACIÓN DE ITURBIDE al Imperio, nombrando príncipes al padre, a los hijos y a la hermana del caudillo e improvisando una corte con la aristocracia colonial, formada por ricos hacendados y mineros, que habían comprado sus títulos de nobleza.

LAS LOGIAS MASÓNICAS

Las logias masónicas, que tanto influyeron en la vida política del país durante esta primera etapa de su organización nacional, habían comenzado a establecerse en México desde antes de la Independencia por oficiales del ejército vendidos de España.

Las primeras logias pertenecían al rito escocés, y en 1819 era ya tan grande el número de sus adeptos que el virrey Apodaca, a instancias de ellas, publicó la Constitución española de 1820.

Al consumarse la Independencia se afiliaron en las logias del rito escocés los generales Bravo, Barragán y otros muchos políticos, que formaron el partido escocés, el cual llegó a tener gran influencia en el gobierno y en el Congreso.

Al establecerse el régimen federal se creó una nueva asociación masónica, la de los yorkinos, bajo la dirección de Mr. Joel R. Poinsett, ministro de los Estado unidos ante el gobierno mexicano.

Los principales yorkinos eran Lorenzo de Zavala, Miguel Ramos Arizpe, Gómez Farías, los generales Filisola, Guerrero,Arista y otros de ideas liberales exaltadas.

INFLUENCIAS POLÍTICAS DE LAS LOGIAS

Al principio las actividades de las Logias se reducirían a propagar las ideas liberales; pero después se convirtieron en centros políticos, en los que se discutían los asuntos del gobierno: las elecciones, las leyes, los acuerdos del gabinete, a ellas concurrían los diputados, los senadores, los ministros, los gobernadores y toda clase de personas influyentes.

El establecimiento de las logias fue de gran importancia, porque ellas determinaron la definición de los dos partidos políticos que habrían de disputarse el poder en lo futuro: el liberal y el conservador, que comenzaron a manifestarse desde los primeros años de la vida independiente de México.

De los afiliados al partido yorkino se derivó el partido popular de los liberales, que combatió encarnizadamente al partido aristócrata de los conservadores , que seguían el rito escocés. Su lucha fue larga y terrible, hasta que al fin el partido liberal logró vencer al conservador en 1867.

LA REFORMA LIBERAL

GÓMEZ FARIAS EN LA PRESIDENCIA El 1º de abril de 1833 se inició el nuevo período gubernamental, en el que debía ocupar la Presidencia de la República el general Antonio López de Santa Anna; pero como este no se presentó hasta el 16 de mayo, se encargó interinamente del gobierno el Vicepresidente, don Valentin Gómez Farías, representante de la clase media liberal.

Entre 1833 y 1855, Santa Anna gobernó a México en once periodos diferentes. Su falta de convicciones políticas lo hicieron fluctuar del partido liberal al conservador, y su actuación casi siempre estuvo condenada al fracaso.

Gómez Farías, considerando que para el progreso del país era necesario que el gobierno estuviese fuera de la influencia del clero y de los elementos conservadores, dictó las leyes que habían de transformar las condiciones sociales y políticas del país.

Por tal razón se considera a Gómez Farías como el patriarca del liberalismo y el precursor de la Reforma, que consumó años más tarde don Benito Juárez.

INICIACIÓN DE LA REFORMA El grupo reformista estaba formado por la pequeña burguesía, que trataba de desplazar a los españoles en los asuntos económicos, y por los nuevos políticos que ambicionaban los puestos públicos, al frente de los cuales se hallaban distinguidos intelectuales, como el doctor José María Luis Mora y Lorenzo de Zavala.

Con el apoyo de Gómez Farías, y con un programa liberal avanzado, durante el año 1833 y principios del 34 se fueron expidiendo varias leyes, destinadas a destruir las instituciones y los privilegios de las clases que significaban un obstáculo para la marcha progresista del país.

EL PROGRAMA REFORMISTA

El programa reformista consistía en extirpar de raíz

la influencia del clero y del ejercito en la marcha del gobierno, y convertir al país en una nación libre de sus viejas tradiciones y del despotismo colonial.

Para ello era necesario acabar con los privilegios del clero y subordinarlo al Estado, hacer una distribución menos injusta de los bienes que el clero y las clases privilegiadas habían acumulado, decretar la libertad de cultos y separar la Iglesia del Estado.

Hacer la enseñanza obligatoria, fundando escuelas en los pequeños poblados; crear institutos de enseñanza superior y profesional en que se diera preferencia a los conocimientos científicos; pugnar por la libertad de prensa y por la difusión de la lectura.

REFORMAS ECLESIÁSTICAS

Sobre todo estos asuntos publicaron brillantes artículos el doctor Mora, Zavala y otros intelectuales, y parte de aquellos principios ya se habían convertido en leyes en algunos Estados, particularmente en México, Jalisco y Zacatecas.

Ante todo era indispensable que la Iglesia reconociera

al Estado mexicano el derecho de patronato eclesiástico que el rey había ejercido sobre ella, y que esta se negaba a aceptar, pretendiendo hacerse independiente del poder civil y quedar subordinada sólo al Papa.

Para liberar a los agricultores de la obligación civil de pagar el diezmo eclesiástico , se dictó la ley relativa, dejando el pago de los diezmos al dictado de la conciencia de los causantes, sin coacción por parte del Estado.

A este propósito se tomaron tres medidas fundamentales: la extinción del Colegio Mayor de Santa María de Todos Santos, aplicando sus fondos a la instrucción pública; la supresión de la Universidad Pontificia, institución al servicio de una minoría privilegiada, y la creación de un sistema de escuelas populares bajo el control de la Dirección General de Instrucción Pública, manejada por intelectuales distinguidos.

El vasto programa que entonces se planteó comprendía la creación de seis grandes institutos de instrucción superior para la juventud; autorizó la libre apertura de escuelas públicas; ordenó que hubiera una escuela nocturna para artesanos y dos escuelas normales para la formación de maestros, y que con los libros de la Universidad y de algunas corporaciones religiosas se crearan la Biblioteca Nacional.

Este fue el programa que nuestras luchas políticas malograron en aquella época, pero que se realizó posteriormente, aunque se diverso modo.

REFORMA DEL EJÉRCITO

Para que la reforma que planteaba la clase media liberal fuese efectiva, era necesario también destruir la fuerza del ejército permanente, en cuyas manos había estado hasta entonces los destinos del país.

El ejército, en vez de sostener al gobierno constituido, luchaba por derrocarlo para poner otro nuevo que lo apoyara en sus demandas, pues en los jefes reinaba el espíritu de rebelón, el apetito inmoderado de riquezas y ascensos y reclamaban, además, el fuero, porque con él quedaban casi impunes sus delitos.

Por tales razones se dispuso disolver todos los cuerpos del ejército que se hubieran sublevado contra el gobierno (15 de noviembre de 1833 ). A demás se acordó reducir el ejército permanente s seis batallones de infantería y seis regimientos de caballería y disminuir el número de altos jefes del ejército.

Y para suplir al ejército se creó la milicia nacional, organizada por los Estados con elementos del pueblo, armados y disciplinados para sostener sus derechos y evitar las rebeliones de los conspiradores profesionales.

REFORMAS HACENDARIAS.

Ante el estado de bancarrota en que se hallaba el erario nacional, el gobierno tenía que recurrir frecuentemente en demanda de préstamos a los agiotistas, originándose por tal concepto una deuda pública que pasaba de cien millones de pesos.

No era posible efectuar el pago de esa deuda con los escasos impuestos que tributaban la agricultura, la industria y la minería, ya que éstas se hallaban también en quiebra, porque el capital estaba en manos del clero y éste le negaba el crédito para su desarrollo.

De aquí que los reformadores de 1833 llegaron a la conclusión de que el pago de la deuda nacional sólo podría lograrse mediante la desamortización de los bienes del clero, la cual estimaban provechosa para la hacienda pública y el beneficio del pueblo.

Desgraciadamente no sucedió así, porque al atacar el monopolio de la riqueza del clero, por otra parte se formaba el latifundismo laico, dando lugar a que muchos oportunistas ambiciosos se apoderaran de lo bienes eclesiásticos a bajo precio, anulando las finalidades del beneficio público.

SANTA ANNA REPRIME LA REFORMA

Gómez Farías tenía la intención de proseguir su obra reformista por medio de otras leyes y reglamentos; pero el clero y el ejército, que se sentían agraviados con estas reformas, pidieron a Santa Anna que asumiera la Presidencia y reprimiera a los liberales.

El presidente, sin convicciones políticas de ninguna clase, se convirtió en instrumento de los intereses de los conservadores, y dando la impresión de que al asumir la Presidencia lo hacía como resultado de un clamor popular, se hizo cargo del gobierno (mayo de 1833) e inmediatamente derogó todas las disposiciones dictadas por Gómez Farías.

PRONUNCIAMIENTO CONTRA LA REFORMA

La Reforma había provocado varios pronunciamientos militares instigados por el clero, que al grito de religión y fueros reclamaban sus antiguos privilegios. Tal fue el del coronel Ignacio Escalada, en Morelia, Michoacán. (mayo de 1833).

Santa Anna salió a combatir a los insurrectos, dejando en el poder nuevamente a Gómez Farías (junio); pero entre tanto las tropas de la guarnición de la capital se pronunciaron contra Gómez Farías, quien con los cívicos de la guardia nacional resistió y derrotó a los pronunciados.

Al saber Santa Anna los suceso de la capital se presentó en México a ocupar de nuevo la Presidencia, y para congraciarse con los liberales expulsó del país a Bustamante, a Bravo y a otros cincuenta notables del partido conservador, amenazando con aplicar ésta ley a todos los que se encontraran con el mismo caso (la ley del caso).

Santa Anna permaneció cincuenta días mas en el poder, para luego retirarse a su hacienda de Manga de Clavo, cerca de Jalapa, Ver., dejando nuevamente en la Presidencia a Gómez Farías, quien se apresuró a restablecer las leyes expedidas por él y derogadas por Santa Anna.

GOBIERNOS REVOLUCIONARIOS

GOBIERNO DE ALVAREZ

Don Juan Álvarez tomó posesión de la

Presidencia en Cuernavaca, formando su gabinete con algunos liberales avanzados: Don Melchor Ocampo en Relaciones, Don Benito Juárez en Justicia, Don Guillermo Prieto en Hacienda.

Perolas ideas de estos hombres no se armonizaban, porque Comonfort trataba de conciliar los intereses del clero y del ejército, en tanto que los otros opinaban que se debían dictar reformas radicales; por lo cual Ocampo decidió renunciar.

El General Álvarez se trasladó a la capital (noviembre de 1855), y de acuerdo con el Plan de Ayutla firmó dos leyes muy importantes: una que convocaba al Congreso Constituyente, y otra ordenando que creara la Guardia Nacional formada por civiles, para sustituir al gobierno Santannista.

En seguida puso en vigor la primera ley reformista, llamada ley Juárez por haberla redactado Don Benito, que suprimía los fueros eclesiásticos y militar en cuanto a la administración de justicia, y por lo cual desaparecían los tribunales especiales que antes juzgaban a los eclesiásticos y militares (23 de noviembre de 1855).

RENUNCIA DE ALVAREZ Esta ley y otras reformas liberales dieron origen a numerosas protestas y movimientos contrarrevolucionarios, entre otros el del general Manuel Doblado, gobernador de Guanajuato, que se pronunció a favor de Comonfort.

Entonces Álvarez, dando muestras de desinterés y patriotismo, renunció a la Presidencia de la República, nombrándose en su lugar al general Ignacio Comonfort (18 de diciembre de 1855).

Esto fue una transacción con el clero, el ejército y los moderados, que trajo graves complicaciones al país, ya que el carácter débil y tolerante de Comonfort le hacía incapaz de llevar adelante la reforma liberal que se había iniciado.

GOBIERNO DE COMONFORT Al tomar posesión de la Presidencia, Comonfort organizó su gabinete con elementos moderados, como don Luis de la Rosa, Ezequiel Montes, José María Lafragua, Manuel Payno y el general Yánez.

El nuevo gobierno decidió adoptar medidas conciliatorias a efecto de suprimir el descontento del clero y del ejército, que eran los que agitaban al país. No obstante se levantaron en armas los indios de la Sierra de Zacapoaxtla, Pue., al grito de Rebelión y fueros, incitados por el cura del lugar y dirigidos por el coronel Luis G. Osollo (diciembre de 1855).

Poco después se puso al frente de este movimiento el general Haro y de religión Tamariz, quien se unió a los rebeldes, a los cuales se sumaron las tropas que el gobierno mandó a combatirlos, y con estos refuerzos tomaron la ciudad de Puebla.

COMONFORT SANCIONA AL CLERO DE PUEBLA

El Presidente Comonfort

Reunió a un ejército de 15, 000 y marchó sobre Puebla la cual sitió, y tras de varios días de combate capitularon sus defensores, perdonándoles la vida a los soldados y degradando a los jefes y oficiales a la categoría de soldados del ejército (marzo de 1856).

Y para castigar al clero por haber fomentado estos movimientos reaccionarios con su dinero, decretó el embargo de los bienes del obispado de Puebla para cubrir los gastos originados por aquella rebelión.

El obispo Labastida y el clero de Puebla adoptaron una actitud sediciosa, incitando al pueblo para que se rebelara en contra del gobierno; por lo cual el Presidente Comonfort se vio obligado a desterrar al obispo.

LEYES REFORMISTAS DE COMONFORT

El gobierno de Comonfort, por presión de los elementos liberales que actuaban en el congreso, dictó las siguientes leyes reformistas:

1ª. La que suprimía nuevamente la coacción civil para el cumplimiento de los votos monásticos (26 de abril de 1856).

2ª. La ley que extinguía la Compañía de Jesús (5 de junio).

3ª. La mas importante fue la llamada Ley Lerdo (25 de junio), inspirada por el ministro Miguel Lerdo de Tejada, para desamortizar los bienes de las corporaciones civiles y eclesiásticas. Por esta ley el clero no perdía sus bienes, pues sólo se le obligaba a venderlos a sus arrendatarios, considerando que la circulación de esa riqueza beneficiaría a la industria y al gobierno.

Sin embargo, esa ley tuvo aspectos negativos, pues prohibía a las comunidades indígenas poseer tierras y las obligaba a fraccionar sus bienes comunales en pequeñas propiedades, lo cual benefició a los latifundistas, que pudieron así despojar de sus tierras a las comunidades de indios.

Además de expidió el Estatuto Orgánico que debía regir al país provisionalmente mientras el Congreso concluía la Constitución definitiva (mayo de 1856).

CONSPIRACIONES CLERICALES

El clero se opuso a estas leyes, afirmando que con ellas se atacaba a la religión, y comenzaron a brotar conspiraciones clericales en Puebla, en México y en otros lugares.

Una de estas conspiraciones fue descubierta en el convento de San Francisco, de México, en donde fueron aprehendidos algunos frailes y militares conspiradores (septiembre de 1856).

Para castigar a los sediciosos el Presidente Comonfort dictó un decreto suprimiendo aquel convento, nacionalizando sus bienes y mandando abrir la calle de la Independencia a través de dicho convento.

Estas medidas irritaron a los reaccionarios, quienes publicaron proclamas contra el gobierno tachándolo de demagogo e impío, en tanto que el clero lanzaba excomuniones contra los autores de la ley y los que adquirieran los bienes de la iglesia.

NUEVOS PRONUNCIAMIENTOS Al grito de Religión y Fueros se produjeron nuevos pronunciamientos contra el gobierno en diversos lugares del país (Guerrero, Michoacán, Jalisco, Guanajuato), llevando los guerrilleros una cruz roja en el pecho, pues se les hacía creer que luchaban en defensa de la religión.

Los jefes reaccionarios Orihuela y Miramón se apoderaron de Puebla; pero la plaza fue recobrada nuevamente por las fuerzas del gobierno, las cuales fusilaron a Orihuela (diciembre de 1856).

La política conciliadora de Comonfort a nadie satisfacía; por esa razón don Santiago Vidaurri, jefe de los jacobinos, desconoció al gobierno y formó un cacicazgo en los estados de Nuevo León y Coahuila, tratando de extender sus influencias a otros lugares; pero el Presidente mandó tropas para someterlo.

En San Luis Potosí también se pronunció el coronel conservador don Luis G. Osollo quien fue derrotado y hecho prisionero por el general Anastasio Parrodi (febrero de 1857).

Con este triunfo y los convenios celebrados con Vidaurri quedó pacificado el país por el momento.

LA CONSTITUCIÓN DE 1857

EL CONGRESO CONSTITUYENTE

Desde el principio de su vida como Nación independiente, hubo en México un continuo forcejeo "liberales" y "conservadores": de un lado los herederos ideológicos de los insurgentes que aspiraban a una renovación política, económica y social que borrara los estigmas de la Colonia; y del otro los terratenientes, la aristocracia, la milicia y el clero empeñados en mantener sus antiguos privilegios.

De ahí surgió la necesidad de organizar una asamblea legislativa que tradujera en normas legales los antiguos ideales de la Independencia. Y para ello se reunió en la ciudad de México el 18 de febrero de 1856 un Congreso Constituyente que estaba formado casi en su totalidad por diputados de ideas avanzadas.

LA NUEVA CONSTITUCIÓN LIBERAL

Después de largas deliberaciones, el 5 de febrero de 1857 bajo la presidencia de don Valentín Gómez Farías, el Congreso aprobó la nueva Constitución que organizó al país en forma de República, representativa, democrática federal, compuesta de veintitrés estados libres y soberanos en su régimen interior, pero unidos en una federación.

La nueva Constitución era democrática liberal e individualista y estableció las bases jurídicas de la Nación y del Estado mexicano.

Ella hizo la declaración de los derechos del hombre, reconociendo las garantías de libertad, igualdad, propiedad y seguridad, así como la soberanía popular.

El Poder Público se dividió en Legislativo depositado en la Cámara de diputados, pues el Senado quedó suprimido; el Ejecutivo, desempeñado por el Presidente de la República, asistido por cinco Secretarios de Estado, y el Judicial que se encomendó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cuyo presidente debía sustituir las faltas temporales del Presidente de la República.

Además se incluyeron en la Constitución las leyes dictadas sobre abolición de fueros, desamortización de bienes de corporaciones civiles y eclesiásticas y la libertad de enseñanza.

EL CLERO CONTRA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Por instrucciones del Papa Pío IX, el clero rechazó la Constitución y comenzó una activa campaña haciendo creer al pueblo que el nuevo Código atacaba la religión; y como se dictara una ley para que todos los empleados y funcionarios civiles y militares jurasen dicha Constitución bajo pena de perder sus cargos, la iglesia declaró excomulgados a cuantos cumpliesen este mandato.

Esto produjo una situación difícil a los creyentes, quienes se hallaban ante el dilema de perder el puesto e incurrir en las sanciones de la Iglesia.

GOLPE DE ESTADO DE COMONFORT Hechas las elecciones conforme a la nueva Constitución resultaron electos pasa Presidente de la República don Ignacio Comonfort, y para Presidente de la Suprema Corte el licenciado Benito Juárez; ambos tomaron posesiones de su cargo y juraron desempeñarlo leal y patrióticamente el 1º. De diciembre de 1857.

Pero a Comonfort le parecía demasiado radical la constitución y creía imposible gobernar con ella; por lo cual declaró la necesidad de que se hiciera algunas reformas, entrando en pláticas con los conservadores para derogarla y convocar un nuevo Congreso que elaborara otra Constitución.

Esta ideas originaron el Plan de Tacubaya, proclamado por el general Félix Zuloaga, que pedía se anulara la Constitución de 1857 y se convocara un Congreso que dictara un nuevo Código (17 de diciembre de 1857).

Comonfort aceptó el Plan reaccionario de Tacubaya, perdiendo así la base jurídica de su cargo, pues al desconocer la Constitución el dejaba de ser Presidente; lo que dio lugar a una tremenda guerra que duró tres años (1858-1860) conocida con el nombre de Guerra de Reforma.

LAS LEYES DE REFORMA

SIGNIFICADO DE LA REFORMA La independencia había consumado la emancipación política de México respecto de España, pero había conservado las instituciones sociales y económicas de la Colonia, las cuales eran necesario cambiar para darle vida propia a la nación mexicana.

En los años que siguieron a la independencia política se hicieron varios intentos para liberar al país del poder y la influencia de las clases privilegiadas; pero fracasaron porque México aún no estaba preparado para esa transformación.

La Reforma vino a realizar esa segunda parte de nuestra evolución nacional que, entre otras cosas prohibió a la iglesia tener bienes raíces, suprimió los fueros de los militares y los sacerdotes, estableció la educación laica, la libertad de prensa y de reunión, y autorizó a los sacerdotes y monjas a renunciar a sus votos.

LEYES DE CARÁCTER ECONÓMICO Bajo los gobiernos de Álvarez y Comonfort se expidieron las primeras leyes reformistas que provocaron una fuerte reacción del clero y del ejército.

Pero fue en 1859 y 60 cuando el gobierno de Juárez, establecido en Veracruz, expidió las Leyes de Reforma que estaban destinadas a destruir el poder económico del clero y anular su intervención en los recursos civiles, porque era evidente que este ayudaba con todos sus recursos al partido conservador.

La primera ley fue la de Nacionalización de los bienes eclesiásticos, al cual ordenaba que todos los bienes administrados por el clero secular y regular debían pasar al dominio de la nación (12 de julio de 1859).

Esta misma ley establecía la separación de la Iglesia y del Estado; la libre contratación de los servicios que prestaban los sacerdotes a los fieles; la supresión de las comunidades religiosas de hombres y de toda clase de cofradías y congregaciones; la prohibición de establecer nuevos conventos y el traslado de los libros y obras de arte de los monasterios suprimidos a las bibliotecas y museos nacionales.

La siguiente ley fijó las bases a que debería ajustarse la ocupación de los bienes eclesiásticos nacionalizados y la forma de realizar su venta (13 de julio).

LEYES DE CARÁCTER SOCIAL

Entre las cuales figuraban como más importantes las siguientes:

  1. La ley que estableció el matrimonio como contrato civil, la cual exigía como requisito para la licitud y validez del matrimonio que éste se efectuara ante la autoridad civil, y una vez celebrado lo declaraba indisoluble, admitiendo sólo el divorcio temporal (23 de julio).
  2. La ley que fundó el registro civil de las personas y retiró a la iglesia la facultad de registrar los nacimientos, matrimonios y defunciones, para lo cual instituyó los jueces del registro civil (28 de julio).
  3. La ley de secularización de los cementerios, que hacia cesar la intervención de la Iglesia en la administración de los panteones, dejando está a cargo de las autoridades civiles y prohibiendo sepultar cadáveres en el interior de los templos (31 de julio) .
  4. La ley que reduciría el número de festividades religiosas, cuya tendencia era disminuir los días en que la Iglesia obligaba a los trabajadores a suspender sus trabajos (11 de agosto).}
  5. La ley sobre libertad de cultos, principio que no había podido incluirse en la Constitución de 1857 por la agitación que provoco en la sociedad, y que establecía por primera vez en nuestra país la libertad de creencias.

CONSECUENCIAS DE LA REFORMA

La reforma consagró definitivamente la forma de gobierno republicano federal y representativo, proclamando el sufragio universal, que los conservadores habían tratado de suprimir.

Modifico el orden económico y social, haciendo entrar en circulación las enormes riquezas acumuladas por la Iglesia, y favoreciendo con ello la creación de la burguesía nacional, aboliendo las claves privilegiadas y proclamando la igualdad, base de la democracia.

Pero el resultado más importante de la Reforma, en el orden político y espiritual, fue la independencia del Estado con respecto al poder de la Iglesia y la libertad de conciencia.

Desgraciadamente la sociedad mexicana no estaba preparada para recibir estas reformas y por eso encontraron tanta resistencia, al grado de cuando el partido conservador se vio perdido no vaciló en solicitar la intervención de potencias extranjeras para restaurar su poderío y sus intereses.

SISTESIS DE LAS LEYES DE REFORMA

LEY

ANTECEDENTES

CONTENIDO

SIGNIFICADO

Extinción de las comunidades religiosas

26 de febrero de 1863

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ley de instrucción publica 15 abril de 1861

Los conventos habían sido arsenal de recursos para la iglesia pues disponían de legados y herencias, ah demás de un e ejercían la privación ilegal de la libertad, pues se exigía el cumplimiento de voto muchas veces en contra la voluntad de quienes lo practicaban.

 

 

La educación era patrimonio de la iglesia, usurpando la soberanía del estado, formaba desde la colonia, parte del monopolio que ejercía el clero y era solo para las clases priviligiadas, con perjuicio de la sociedad.

Decreto la extinción de estas comunidades, la desocupación de las mismas y la entrega de los edificios y bienes de dichas comunidades a las oficinas del ministerio de hacienda, a excepción de los de exclusiva propiedad de las religiosas.

El gobierno se hizo cargo de entregar las dotes de las religiosas que no los hubieran recibido y en tanto atendería a su manutención.

 

 

 

 

 

Puso bajo la inspección del gobierno federal la instrucción primaria, estableciendo planes de estudio para las escuelas primarias secundarias y preparatorias y las profesionales que existían: jurisprudencia, medicina, minas, artes, agricultura, comercio, bellas artes.

Esta ley significo un recurso del gobierno liberal para disminuir el poder económico de la iglesia que apoyaba la invasión francesa y obtener para sí fondos indispensables, para la defensa de la patria.

 

 

 

 

 

A partir de entonces la educación se considero como un servicio publico, y es estado se reservo la facultad de orientarla conforme a interés social, y por lo tanto el derecho de dictar planes y programas, así como el de otorgar grados y créditos escolares

LEY

ANTECEDENTES

CONTENIDO

SIGNIFICADO

Creación del registro civil

28 de julio 1859

 

 

 

 

 

 

 

Libertad de cultos

4 de diciembre de 1860

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nacionalización de los bienes de la iglesia

12 de julio de 1859

 

 

 

 

L a iglesia registraba los tres hechos más importantes para el ser humano: el nacimiento, el matrimonio y la muerte para toda la sociedad.

 

 

 

Tanto el plan de iguala de 1821 como la constitución política de 1824 y todas las legislaciones anteriores a la constitución de 1857,impusieron la religión católica como única con exclusión de toda otra, negando un aspecto fundamenta de las libertades humanas.

 

La ley Lerdo no había dado los resultados apetecidos y el clero continuaba empleando su riqueza para atacar al gobierno civil, de allí que al calor de la guerra de reforma y para desarmar a la iglesia de sus recursos se considero como bienes nacionales a los que esta poseía.

Retiro a la iglesia esas facultades y creo la institución del registro civil con funcionarios designados por el estado.

 

 

 

 

Estableció la libertad de conciencia sobre las bases de libertad de cultos para la nación, la cesación de derecho de asilo en los templos y la reducción de las ceremonias externas de culto.

 

 

 

 

Declaro que entraban al dominio de la nación los bienes ecleseasticos, subrayo la separación del estado con la iglesia, suprimió las comunidades religiosas, prohibio establecer nuevos conventos, clausuró los noviciados y declaro las obras de arte, libros antigüedades en bibliotecas y museos nacionales.

A partir de entonces sin excluir el matrimonio ecleseastico, el estado sanciona y legaliza el matrimonio y la muerte de las personas como actos de interés social.

 

 

 

Separo la ley civil de la ley eclesiástica y, con ello consolido y elevo al estado y a la iglesia a la más alta jerarquía: a la civil a la primera y a lo espiritual a la segunda.

 

 

 

 

 

 

Al separar a la iglesia del estado asigno a la primera el campo espiritual para sus actividades y al segundo, el económico, político y social.

ASPECTO NEGATIVO DE LA REFORMA Una de las consecuencias negativas de la Reforma fue la desamortización de las propiedades comunales de los pueblos, que vino a favorecer el desarrollo del latifundismo laico, el cual alcanzó su culminación durante la dictadura porfirista.

Elementos nacionales y extranjeros se apoderaron de las propiedades parciales en que fueron divididos los bienes comunales, surgiendo así una nueva clase de terratenientes laicos, enriquecida con los bienes eclesiásticos y de los pueblos, en tanto que el campesino indígena se quedó sin tierras y se convirtió en peón o jornalero de las haciendas.

A pesar de este resultado negativo, la Reforma vino a transformar profundamente la estructura económica, social y espiritual de México, creando las bases del Estado moderno.

SE OFRECE A MAXIMILIANO EL TRONO DE MÉXICO

El archiduque Fernando Maximiliano era hermano del emperador de Austria; pero por cuestiones políticas había tenido que ir a vivir en un destierro disimulado al castillo de Miramar (frente al Adriático), en compañía de su esposa, la archiduquesa Carlota Amalia, hija del rey de Bélgica.

Al presentarse la comisión mexicana iba a ofrecerle la corona imperial, el archiduque, que estaba ansioso salir de la situación desairada en que vivía, se manifestó dispuesto aceptar el ofrecimiento, a condición de que fuera llamado por la mayoría del pueblo mexicano.

GOBIERNO DE MAXIMILIANO

Al organizar su gobierno, Maximiliano se rodeó Principalmente de elementos liberales moderados, con disgusto de los conservadores que esperaban de él una política reaccionaria.

Y en vez de enfrentarse a la reconstrucción económica del país se dedicó a organizar una corte suntuosa, descuidando los servicios más importantes de la nación.

En tal virtud, era seguro que la pobreza del erario nacional, las exigencias económicas de Francia y del mariscal Bazaine, la imposibilidad de recaudar los impuestos por hallarse la nación en guerra y el decaimiento del comercio y de la industria iban a ser causa determinantes del fracaso del Imperio.

Y si bien dio impulso a las manifestaciones artísticas y culturales, reorganizando la Academia de San Carlos y fundando el Museo de Historia Natural y el Arqueológico, además de la Academia de Ciencias y Literatura, pero todo esto lo puso al servicio de la aristocracia, en tanto que la clase popular continuaba en la ignorancia y el olvido.

LEYES LIBERALES DE MAXIMILIANO

Los conservadores mexicanos, que tanto

Habían hecho por establecer el Imperio, se llenaron de indignación al ver que Maximiliano, en vez de derogar las leyes y decretos contrarios a los intereses eclesiásticos, se mostraba partidario de la reforma.

En efecto, sin tomar en cuenta el desagrado del partido conservador, el emperador dictó varios decretos que tenía el mismo espíritu de las leyes de Reforma: reducir al clero a su función religiosa y alejarlo de toda intervención política y económica.

Y aunque declaró religión del Estado la católica, sin embargo aceptó la libertad de cultos, confirmó las leyes de desamortización y nacionalización de bienes eclesiásticos, ordenó a los sacerdotes que presentaran gratuitamente los servicios y quedaran a sueldo del gobierno, y dispuso que todas las comunicaciones entre el Papa y el clero mexicano pasaran a manos del gobierno antes de llegar a su destino.

El nuncio del Papa, monseñor Meglia, protestó por aquellas leyes y se negó a entrar en negociaciones con Maximiliano; por su parte, el clero mexicano, que había creído que este gobierno le devolvería sus antiguos privilegios, comenzó una activa campaña contra el emperador.

EL GOBIERNO DE LERDO

INTERINATO DE LERDO

Muerto Juárez, entró a ejercer la Presidencia de la República el Presidente de la Suprema Corte, don Sebastián Lerdo de Tejada, hombre de gran inteligencia y de vasta cultura, pero orgulloso y de carácter dominante.

LA OBRA REFORMISTA DE LERDO

Lerdo puso en practica muchas disposiciones ya decretadas por Juárez como la creación del senado y la reorganización de la hacienda publica, estableciendo la renta interior del timbre.

Pero el mayor adelanto que en el sentido reformista realizo lerdo, fue él haber dado carácter de constituciones a las leyes de Reforma (septiembre de l873).

Lerdo adopto una política francamente anticlerical vigilando estrictamente la aplicación de las leyes de reforma, prohibiendo toda clase de manifestaciones religiosas fuera de los templos, expulsando del país a 15 jesuitas extranjeros y lanzando fuera de sus conventos a 200 monjas, incluso a las hermanas de la caridad que se dedicaban a obras de beneficencia en los hospitales.

REBELIÓN RELIGIOSA

Estas disposiciones resucitaron la cuestión religiosa y aun dieron origen a motines y movimientos populares inspirados por el clero, que asumieron carácter de crueldad inaudita en los estados de México y Michoacán donde fueron quemadas las autoridades y asesinados los empleados que protestaban cumplir las leyes.

En Michoacán los rebeldes llamados cristeros por que hacían de la Religión su bandera, constituían un serio problema para el gobierno, pero después de perseguirlos activamente y de reprimir su movimiento fanático se logro la pacificación de casi todo el estado, (Noviembre de 1875.).

PRIMER PERIODO DE GOBIERNO DEL GENERAL DÍAZ

Verificadas las elecciones, el congreso declaró Presidente constitucional de la República a don Porfirio Díaz, quien tomo posesión el 5 de mayo de 1877 por el periodo que terminaría el 30 de noviembre de 1880.

En 1878 se reformó la Constitución, en el sentido proclamado por el Plan de Tuxtepec, prohibiendo la relación del Presidente y de los gobernadores de los Estados.

POLÍTICA SOCIAL

ESTADO SOCIAL DEL PAÍS

Los grandes progresos materiales que se habían realizado en México durante la dictadura porfirista, eran en gran parte resultado de la explotación inmoderada de las riquezas naturales y del pueblo, que habían venido realizando los capitalistas extranjeros y los terratenientes mexicanos, dueños de toda la riqueza del país.

En vergonzoso contraste, existían en miserables condiciones las clases trabajadoras: los habitantes del campo, indios y mestizos, vivían bajo el inicuo sistema de peonaje en los ranchos y haciendas, y los obreros de las fabricas y minas, que ya sumaban algunos millares, estaban sujetos a miserables salarios y trabajos agotantes.

Esa enorme diferencia fue uno de los factores que con mayor fuerza determino la revolución de 1910, la cual no fue sino una continuación del movimiento libertador iniciado cien años antes.

ANULACIÓN DE LA REFORMA

El porfirismo representa históricamente un régimen

de retroceso político y social, que anuló los esfuerzos de la Reforma para transformar al país.

En efecto, la Constitución de 1857 estableció como principio fundamental la supremacía de los derechos del hombre sobre el derecho de propiedad; pero la dictadura invirtió conceptos, y en 1884 expidió una ley que daba al dueño de la tierra la propiedad de todo lo que había arriba y debajo de ella.

La reforma se caracterizo por su lucha contra el poder económico y político del clero y durante la dictadura de Díaz la Iglesia volvió a disfrutar de grandes riquezas y de poder.

Y bajo el velo de su famosa formula poca política y mucha administración, Díaz sacrifico las libertades públicas, limitó la libertad de imprenta, suprimió el sufragio popular y sojuzgó la independencia de os poderes Legislativo y Judicial, a la vez que centralizó el poder de toda la nación, convirtiéndose en árbitro supremo de toda la República.

LA CONSTITUCIÓN DE 1917

El 5 de febrero de 1917 se promulgó la nueva Constitución que, rompiendo con los moldes jurídicos establecidos hasta entonces, incluyo principios avanzados de reforma social y derechos a favor de los campesinos y obreros.

Junto a las garantías individuales que estableció en su articulo inicial, incluyó también principios nuevos destinados a consagrar las llamadas garantías sociales.

En el capitulo de garantías individuales quedo establecida la libertad de pensar y de creer y la libertad de poseer el producto legítimo del trabajo, otorgándose, además, amplia libertad de imprenta, sin más limitaciones que el respeto al orden, la moral y la vida privada.

En cuanto a "reformas sociales" declaró que la tierra, el agua y otros recursos naturales son propiedad de la Nación, y que los particulares sólo pueden explotarlos mediante el consentimiento del Estado; y adoptó un Código del Trabajo muy avanzado en cuanto a salarios, jornadas y condiciones laborales.

ÉPOCA MODERNA

Después de la constitución del 5 de Febrero de 1917 la iglesia se había mantenido al margen con el estado mexicano, hasta la época de don Carlos Salinas de Gortari ya que en su tercer informe de gobierno advierte:

En su tercer informe de gobierno, el presidente Carlos Salinas de Gortari volvió a alentar las esperanzas del clero mexicano:

En mi discurso de toma de posesión propuse modernizar las relaciones con las iglesias. Partidos opuestos de las más opuestas tendencias han señalado también la necesidad de actualizar al marco normativo. Recordaremos que, en México, la situación jurídica actual de las iglesias derivó de razones políticas y económicas en la historia y no de disputas doctrinarias sobre las creencias religiosas, por lo que su solución debe reconocer lo que debe perdurar y lo que debe cambiar. Por experiencia el pueblo mexicano no quiere que el clero participe en la política ni acumule bienes materiales, pero tampoco quiere vivir en la simulación o en la complicidad equivoca. No se trata de volver a situaciones de privilegios, sino de reconciliar la secularización definitiva de nuestra sociedad con la efectiva libertad de creencias, que constituyen uno de los derechos humanos más importantes. Por eso convoco a promover la nueva situación jurídica de las iglesias bajo los siguientes principios: institucionalizar la separación entre ellas y el Estado; respetar la libertad de creencia de cada mexicano, y mantener la educación laica en las escuelas públicas. Promoveremos congruencia entre lo que manda la ley y el comportamiento cotidiano de los ciudadanos, dando un paso más hacia la concordia interna en el marco de la modernización.

"Y respecto a las formalización de las relaciones con El Vaticano, sólo dijo: Durante el viaje a Europa visité El Vaticano, y en la conversación con el Papa Juan Pablo II pude ratificarle el cariño y el afecto que le guarda el pueblo de México, y sentí el aprecio que el tiene por nuestra patria ".

Ahí anuncio Salinas:

"El estado moderno es aquel que... mantiene transparencia y moderniza su relación con la Iglesia ".

En respuesta, la Conferencia del Episcopado Mexicano elaboró a mediados de 1989 un documento en el que pidió modificar cinco artículos constitucionales para realmente modernizarse la relación:

Que en el artículo 130 se le reconozca personalidad jurídica a la Iglesia, así como el voto activo y pasivo a los sacerdotes; que en el articulo tercero se de libertad a las instituciones privadas y a los padres de familia para dar a sus hijos la educación que deseen; que del artículo quinto se suprima la prohibición para establecer ordenes monásticas; que el 24 otorgue permisos a los sacerdotes para oficiar en lugares públicos y, finalmente, que en el 27 se permita a los clérigos poseer y administrar bienes.

Como podemos observar de aquí empieza de nuevo las relaciones Iglesia – Estado devolviéndoles el poder que se les había suprimido con las leyes de Reforma propuestas por Juárez.

Y hasta la fecha con nuestro actual presidente el Lic. Vicente Fox, parece que estamos viviendo un periodo de franco retroceso de la historia, ya que parecía que regresamos al inicio con la lucha de los conservadores contra liberales en este caso por las elecciones a presidente por el cual contendió el C. Fco. Labastida que por decirlo así represento a los liberales y C. Vicente Fox a los conservadores y por desgracia ganaron los conservadores que representan los intereses de los más ricos y no podía faltar el poderío de la Iglesia.

CONCLUSIÓN

Después de haber estudiado un poco de nuestra podemos concluir lo siguiente:

El cambio de la iglesia católica ha dejado de ser en los últimos cuarenta años una iglesia del silencio a una iglesia con voz y voto. Ya que esta, en los años 40 cuarenta y cincuenta vivió una especie de acuerdo institucional con el Estado. A cambio de su sumisión y su silencio dejó de ser atacada y prosperó en otros frentes como el educativo donde hizo avances con eficacia y a partir del ascenso al poder de Juan Pablo II y su visita a México en el 78 ha empezado a perfilarse en el país una nueva iglesia activista.

Todo pareciera que la iglesia mexicana va ganando o recobrando su independencia como un foro de poder y de organización de la sociedad.

BIBLIOGRAFÍA

  • La evolución de México

Ángel Miranda Basurto

Segundo Curso de Historia de México

Editorial Herrero S.A.

México D.F.

Año 1983

  • Revista Proceso

Director Tulio Scherer García

Tercer informe

El futuro que Salinas Quiere

Seminario de información y análisis

No. 783

4 de Noviembre de 1991

  • A la Sombra de la Revolución Mexicana

Héctor Águilar Camín

Lorenzo Meyer SEP.

México D.F. 1996

Impreso en México

  • Universidad Autonoma Benito Juárez de Oaxaca

Facultad de Derecho y Ciencias Sociales

Análisis historico-juridico del problema de la relación Iglesia –Estado

Tesis: Natalia consuelo Ortiz Santiago

Oaxaca oaxaca, agosto de 1992

  • Hacia la Modernizacion de las Relaciones Iglesia Estado

David Alejandro Delgado Arroyo

Editorial Porrua 1997

 

ADONAI LOPEZ FLORES

Mexico


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda