Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La comunicación humana en la relación médico paciente

Enviado por mherrera



La comunicación humana en la relación médico paciente

  1. Objetivos
  2. Desarrollo
  3. Conclusiones
  4. Referencias Bibliográficas

I- Introducción:

Con el de cursar del tiempo el hombre ha ido perfeccionando cada vez más los recursos y tecnología, contando con una amplia red de información y medios de comunicación sofisticados, (1) sin embargo muchas veces nos olvidamos de la comunicación y el lenguaje como poder que tiene el hombre de penetrar en la realidad y ganar una posición de dominio frente a todo aquello que le afecta de algún modo y de lo que es peor aún: no mantenemos un nivel de comunicación adecuado entre nosotros mismos. (2).

Los pensamientos e ideas han de expresarse en forma de diálogo, con amor y con voluntad de crear una verdadera comunicación, la cual se establece cuando nos transmitimos unos a otros sinceramente el acervo de conocimientos que constituye la llave de nuestro ajuste a la realidad (2,3). La vida humana se forma a través de interrelaciones y el vehículo de estas es la palabra (el pensamiento articulado).

Debemos tener presente que la comunicación es la fuente donde se iluminan las cosas, hechos, fenómenos, el medio por el cual el hombre es capaz de crear los ámbitos interacciónales que tejen su personalidad (4). Por el contrario cuando el hombre se mueve a nivel no creativo, se reduce a manipular la comunicación como instrumento, depauperándola en cuanto a su poder expresivo (5,6).

Sin el poder de la comunicación no podríamos expresar los momentos cruciales que son los que dan sentidos a la vida humana (5,7). La comunicación no se reduce a la mera repetición mecánica de voces aprendidas de memoria, sino a ser vehículo de ámbitos que conforman la vida y más aun durante la relación médico paciente. El pensamiento se da solo en la comunicación a los demás o a sí mismo y está ligado al lenguaje que es su materialización comunicativa. Es preciso resaltar que la palabra como medio para comunicar un contenido concreto, recibe su sentido del silencio de la reflexión (7,8). La palabra necesaria y el silencio se integran en la comunicación a través del lenguaje y no se contraponen, sino se potencian. (6).

La calidad de la atención médica tiene como tema central la comunicación humana de que hemos hablado (7,8,9,10,11), si la comunicación en la Relación Médico Paciente ( RMP) es deficiente, la posibilidad de conflictos es muy elevada (12), sobre todo en los países capitalistas donde prima la medicina defensiva, caracterizada por la desconfianza entre médicos y pacientes . Por un lado los médicos ejercen de forma muy cautelosa la profesión y para cubrirse sus espaldas se abusa de la interconsulta y de las investigaciones diagnósticas pensando que así están más protegidos de las demandas de los abogados, por su parte el paciente busca aprovecharse de los errores del médico para obtener recursos económicos, a veces a costa de poner en riesgo su propia salud. Luego entre esta marea se desplaza la comunicación médico paciente actual en el mundo capitalista que puede tornarse perversa, generadora de desconfianza y eleva los costos de atención en estos países (7), donde el temor y el juicio por mala praxis, fomentado por los abogados al acecho, tecnifica aún más la RMP y la encarece a veces con solicitudes de investigaciones exageradas y repetitivas, acompañadas de conductas médicas irracionales que ponen en crisis la comunicación en la RMP (13).

Se ha demostrado en distintos análisis de demandas por mala praxis que en la mayoría de los casos no responden a un mal desempeño técnico profesional, sino a una falla en el profeso comunicacional durante la RMP no satisfecha, por una mala comunicación humana, por ejemplo en muchos hospitales de los EUA está comenzando a ser obligatorio que los médicos pasen por una serie de pruebas para determinar si tienen ó no habilidades suficientes para comunicarse con el paciente porque que cada vez hay más demandas por parte de los pacientes cuyo fundamento es el de no sentirse satisfecho con el trato recibido.

Todo esto es muy típico de la medicina privada y defensiva, como ya hemos dicho, en nuestro sistema socialista donde priman los valores humanistas y la responsabilidad moral en el ejercicio de la medicina, basada en la igualdad de derechos sociales y libre de cualquier tipo discriminación, se despliega una cultura de atención médica profundamente humanitaria y a toda prueba, tanto a nivel nacional como internacional, siendo Cuba un ejemplo en el mundo , de desarrollar un ejercicio de la medicina, con el carácter ético más puro y desinteresado que podría verse en las condiciones actuales de salud, en que se mueve la humanidad (14,15,16).

II- Objetivos:

1- Señalar los aspectos básicos en la comunicación verbal durante la RMP.

2- Identificar aspectos importantes en la comunicación no verbal en la RMP.

3- Precisar las estrategias para la comunicación de malas noticias.

4- Determinar las influencias de las nuevas tecnologías comunicacionales en la RMP.

III- Desarrollo:

1- Señalar los aspectos básicos en la comunicación verbal durante la RMP.

Dentro de las bases del proceso de comunicación verbal es importante resaltar los fenómenos psicológicos dentro de una RMP como son:

A- Las transferencias:

Son las reacciones emocionales del paciente hacia el médico (sentimientos negativos ó positivos).

B- La contra transferencia:

Son las reacciones emocionales del médico hacia el paciente, así como los sentimientos muchas veces de frustración por no poder resolverle su problema de salud, y las conductas que a veces se tornan rudas con intención evidente de acortar el encuentro, cuando el médico desconoce como manejar estas respuestas se afecta en gran medida su relación con sus pacientes.

C- La Empatía:

Es la habilidad del médico para recibir y descodificar la comunicación afectiva de sus pacientes, esto puede permitirle el entendimiento de los sentimientos del paciente.

D- El "rapport":

Incluye el estado de mutua confianza y respeto entre el médico y el paciente.

E- La resistencia:

Son las reacciones del paciente en contra de la relación con el médico ó del paciente.

Pensamos que los conocimientos de estos fenómenos psicológicos son básicos para que el médico pueda desarrollar una adecuada RMP, profesional. Según platean Reyes- Ortiz (17-23).

En las decepciones clínicas con los pacientes se presentan dilemas éticos que muchas veces tienen que ver con las medidas para un tratamiento de sostén en la vida en los pacientes crónicos y en pacientes terminales, en estas situaciones es preferible comprometer al mismo paciente si es posible y a la familia ó sus representantes legales (22,24).

Los médicos encaran cada día dilemas éticos en la actividad profesional y a través de la comunicación se proyecta su sistema de valores que regula su comportamiento en la RMP.

El código de ética médica define los principios ético-morales que deben caracterizar al médico y se destaca la importancia de realizar una buena comunicación médico paciente (14). Sin embargo, existen dificultades en la RMP y en la comunicación afectiva que tanto influye en la satisfacción de la población según platea la Dra. Maritza Alonso y la Dra. Oksana Krattchenko Beoto (14, 15,16).

Nosotros pensamos que el afecto del médico ayuda a sanar al paciente y el tema del afecto en la RMP es un tema de investigación que comienza a descubrir que la emociones pueden ayudar a optimizar los tratamiento científicos, el Dr. Francisco Maglio plantea "Ante la igualdad del conocimiento el mejor médico es el más amigo, ya que está comprobado que la falta de afecto enferma" además él plantea en cuanto a las implicaciones al nivel emocional de la RMP " lo fundamental es que se logre la empatía pero que esta empatía signifique comprender al otro a través del otro poniéndose en su lugar y está comprobado que los efectos son curativos".

Los médicos siempre deben ser profesionales sin olvidarse que su relación con el paciente tiene que ser siempre afectuosa. A veces los pacientes dificultan la comunicación en la RMP, olvidan las historias de sus enfermedades no informan de todos sus síntomas, ocultan lo que no les conviene decir, no piden aclaraciones cuando no entienden parte de los que les dicen y lo más común es que nunca manifiestan su desacuerdo con el plan de estudio ó tratamiento que se les proponen y simplemente no lo siguen.

Hace más de dos milenios Aristóteles escribió en su Ética a Nicómaco, el siguiente párrafo: "De manera parecida a los enfermos que escuchan atentamente a sus médicos sin hacer nada que se les ordenan ", Pablo Latape (25) decía "al encontrarse con el paciente, el médico ya no se pregunta quien es este hombre sino que tiene este enfermo: interroga al paciente, no conversa con él. La educación médica no lo ha preparado para encontrar al hombre en su paciente". En la RMP actual el médico dirige sus acciones al diagnóstico de la enfermedad, reduciendo la persona a simple cuerpo humano, se interroga al paciente buscando la enfermedad y sus causas (26-28), con igual propósito se palpa y se ausculta su cuerpo se le piden estudios de laboratorio, pocas veces aparecen médicos humanistas quien agregan la capacidad de acercarse afectivamente al paciente estableciendo en él una verdadera comunicación para comprenderlo y hacerse cargo de su problema. En consecuencia la relación que establece el médico no es con el paciente como persona, sino con su cuerpo.

Martínez Cortés (26) define la comunicación como una de las potencialidades de la persona, es un salirme de mí para comprender al otro, para consentirlo, ayudarlo ó por lo menos acompañarlo.

Lo primero que debe hacer el médico es escuchar al paciente (16,27,28), que nos permite conocer a la persona que es el paciente , al mismo tiempo el paciente que se encuentre a un médico que lo escucha con atención y afecto, da origen a una relación de confianza y cooperación además de que el acto en sí ya es terapéutico . La comunicación verbal es el lazo de unión más importante en la RMP.

El Código de Deontología Médica de Francia dice (27), "El médico debe formular sus prescripciones con toda la claridad indispensable, velar porque el paciente y su entorno familiar las hayan comprendido y esforzase en obtener su buena ejecución, informar al paciente con toda claridad necesaria e indispensable de las decisiones diagnósticas y terapéuticas". También el Consenso Europeo de la OMS dice: (28), "que los crecientes avances que en el ámbito sanitario en su conjunto, junto al hecho de que la práctica médica se haya hecho más peligrosa y en muchos casos más impersonal y poco preocupada por el aspecto humano, a menudo con implicaciones burocráticas, así con el progreso alcanzado en las ciencias médicas y sanitarias y la avanzada tecnología han puesto un nuevo énfasis en al importancia de reconocer le derecho individual a la autodeterminación y con frecuencia a la necesidad de reafirmar que se garanticen otros derechos de los pacientes".

Los pacientes tienen el derechos de ser informados ampliamente de su estado de salud y del aspecto médico de su condición, de la terapia médica propuesta con la indicación de los recursos potenciales y de los beneficios de cualquier terapia y de las alternativa posibles a la terapia propuesta, indicando también cuales pueden ser las consecuencias si falla el tratamiento, el diagnostico, el pronóstico y la evolución de la terapia.

La comunicación del paciente debe hacerse de manera apropiada, de forma que éste pueda comprender fácilmente evitando el uso de terminologías demasiado técnicas y poco comprensible, sin embargo, en nuestro medio es demasiado frecuente escuchar la queja de nuestros colegas médicos de que la carga de trabajo ó número de pacientes a atender por consulta (que se les imponen) no permite encontrar el tiempo suficiente para establecer la comunicación adecuada con sus pacientes.

También debemos señalar que son varios los modelos del proceso de comunicación que se han propuesto a lo largo de la historia:

Está el modelo Wilbur Schanim que luego fue modificado por Schannon Weaber (29,30), quienes comenzaron a hablar del fenómeno de retroalimentación "feedback" en todo proceso comunicacional, para hablar del circuito de la comunicación , contando que se forma con lo que se llamó una comunicación iniciada y una comunicación retribuíada; posterior a esto aparece el modelo Charles Osgood, (30), en donde se afianzan los términos codificador y descodificador en el proceso de comunicación, porque los mensajes de los médicos deben ser interpretados para lo que el paciente necesita codificar ó descodificar una información. Por lo que cuando el médico se dirige a sus pacientes debe contemplar esta situación. Por eso se dice que cada cual interpreta le mensaje a su manera, de ahí la importancia de saber como se habla, cuando, a quien y en donde.

Más adelante se hicieron algunas variaciones al modelo comunicacional y surgió el propuesto por Riley y Riley quienes introdujeron el concepto de grupo primario y abarcaron una estructura social más amplia, lo que el médico debe contemplar siempre dado que el paciente no está solo ni aislado de la sociedad y la manera como se interprete su mensaje también dependerá de quienes lo rodean y lo influyen (31,32).

Otros modelos comunicacionales subsiguientes como el denominado sociológico (32), ya consideraban la influencia del trabajo de la familia y del medio más cercano que tanto el emisor como el receptor tienen. Es decir, que comienzan a comunicarse todos los aspectos que pueden modificar la manera como un mensaje es percibido.

El paciente recibe en la RMP un mensaje que él interpreta o metaboliza e incorpora de una forma, pero después ese significado puede cambiar ante el comentario de un familiar, algo que ve u oye por los medio de comunicación o algo que busca en INTERNET, esto también tiene relación con la transferencia y contratransferencia. El medico no debe olvidar sus propios sentimiento y la particularidades de cada paciente.

Todo estos son aspectos que modifican la manera de comos serán emitidos y/ó recibido un mensaje. (31,32)

. Pascuali ha expresado lo siguiente: "Si los medios masivos de comunicación no pueden "cualquierizar" la información tampoco debe hacerlo el médico" (31,32).

Después vino la comunicación de masas con sus defensores y detractores, entonces aparece el modelo planteado por Ratz y Lazarsfeid quienes entraron a considerar a los líderes de opinión de una comunidad "Esto también lo tiene que considerar la medicina cuando se propone hablarle a una comunidad que no se olvide de llegarle primero a los líderes de opinión pues ellos influyen notablemente en el resto de la masa". Más adelante aparecen otros esquemas que también contemplan esos factores que influencian al receptor, como el modelo seleccionador de Gate Keeper, según el cual el receptor escoge lo que quiere atender dentro de una gran masa de mensajes con los que puede ser bombardeado. El paciente no es un receptor pasivo, el oye y selecciona (30, 31,32). Contando que ese receptor tenga buen criterio para hacerlo, esto está diciendo que más vale que se hable claro y sobre algo que sea de interés general, sino la sociedad no seleccionará su mensaje y no lo escuchará". Poco tiempo después se comenzaron a mencionar los condicionantes en la producción de mensajes tales como factores individuales del emisor (sexo, edad, nivel educativo), es importante insistir que hay factores que rodean al médico y condicionan la forma como emite su mensaje. Lo importante es conocerlos y denominarlos para que no influyan de manera negativa en esa función social humanitaria que realizan y así lograr una comunicación perfecta con su entorno ya sean los pacientes los familiares ó comunidad en fin el médico debe de tratar de ser el médico, pero también el oyente, el consejero, en fin el amigo ( 31,32).

Existen métodos encaminados ha aumentar la probabilidad de recordar el material trasmitido (32):

  1. Disminuir la dificultad de los mensajes trasmitidos simplificando y acortando la frase.
  2. Presentación de la información ordenada y agrupada en categorías.
  3. Formulación de las instrucciones en términos concretos y específicos y no en términos abstractos y generales.

2-Identificar aspectos importantes en la comunicación no verbal en la RMP.

Cada vez es más reconocida la importancia de las señales no verbales para todo proceso de interacción o comunicación y para dar cuentas de las relaciones entre el médico y el paciente. Desde la antigüedad la medicina en su historia ha presentado atención a la observación, a la hora de hacer un buen diagnóstico, subrayando la importancia de las señales no verbales con frecuencia muy sutiles que manifiesta el paciente de forma tal que en la práctica muchos médicos se fían mucho de las señales de la interacción cara a cara.

Actualmente los procedimientos científicos han reemplazado en gran parte el arte de la práctica médica, la dinámica de la interacción interpersonal permanece en su mayor parte desasistida por la investigación sistemática.

La comunicación no verbal es particularmente importante en las situaciones cuanto mayor sea la tecnificación y sofisticación de los instrumentos al servicio del personal médico, también supone la captación de aquellas señales sutiles que complementan e ilustran aspectos de la interacción verbal y a menudo proporcionan mensajes y expresan sentimientos que no están sujetos al análisis directo consciente de quienes interactúan. Por ejemplo las muecas de los pacientes, su sonrisa ó sus expresiones de miedo, así como el contacto aliviador de una enfermera ó la expresión facial de disgusto, son todos ellos actos comunicativos que pueden ser incluso más importante que la propia expresión verbal.

Es importante la comunicación no verbal a dos niveles: por una parte la sensibilidad que tiene el propio paciente para captar señales no verbales emitidas por las personas que le rodean incluyendo la de los profesionales de la salud y por otra parte la expresividad no verbal de los pacientes que tan útil suele ser para el médico (12,14,27,28).

A) Sensibilidad:

La enfermedad crea en el paciente un estado de fuerte ansiedad que se ve acompañado de incertidumbre, lo que le lleva al paciente a buscar en el medio indicios que le indiquen cuál es la situación real de su salud y que le den una pista de cómo se debe sentir en esa situación. De esta manera, en el marco hospitalario, el paciente va a tratar de determinar cuál es la respuesta idónea a la situación, para lo cual buscará información acerca de su enfermedad a través de todos los indicios que le pueden suministrar las personas con las que interactúa. Y es que, en el ejercicio de la medicina o la enfermería, se plantean numerosas situaciones en que se da un ocultamiento de la información al paciente, pero ello no impide que éste preste atención a los indicios no verbales del engaño. Y en función de ello el paciente se hace unas expectativas acerca de la gravedad de su propia enfermedad, del interés que el médico tiene por él, etc. Los pacientes son especialmente propensos a obtener información en la que basar estas expectativas, a través de indicios no verbales. Los pacientes observan las acciones no verbales de quienes les atienden y deciden si son apreciados, respetados o si se espera que mejoren, o si resultan repugnantes, desvalorizados o intratables, lo cual, obviamente, está muy relacionado con las llamadas expectativas que se cumplen a sí mismas o con el "efecto placebo".

B) Expresividad:

Dado el gran número de emociones de diferentes clases que se suelen experimentar en una situación de enfermedad y que no son fáciles de sentir en el mismo grado en la vida cotidiana (miedo, dolor, ansiedad, inseguridad, incertidumbre, etc.), suele ser habitual que el paciente experimente un aumento considerable en su capacidad de expresividad por vía no verbal. Es más, sabemos que las emociones se expresan generalmente por vía no verbal, máxime en el caso de las emociones asociadas a la enfermedad ya que el paciente posee por lo general una falta de entrenamiento en cuanto al control u ocultamiento de estas emociones. La manifestación no verbal de tales emociones es más probable debido a las dificultades que los pacientes suelen tener para expresar verbalmente sus sentimientos relacionados con ciertos temas que le resultan embarazosos y/o enfrentarse a situaciones suscitadas por la enfermedad. Incluso existen casos extremos en los que el sistema de expresión verbal del paciente se ve afectado por la enfermedad hasta quedar totalmente deteriorado, convirtiéndose entonces el sistema de comunicación no verbal no sólo en la principal sino en la única vía de comunicación entre el paciente y su entorno.

En Psicología se está dando cuenta de la importancia que en sí misma posee la interacción directa, cara-a-cara, entre el médico y el paciente, y lo central que son los aspectos de comunicación no verbal en tal interacción, y están comenzando a estudiar el tema, existiendo ya una serie de datos comprobados empíricamente entre los que destacamos los siguientes (12,14):

a) El contacto físico:

El contacto físico es la principal de las conductas no verbales en el ejercicio de la medicina. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, el tocar, como ocurre con otras formas de conducta no verbal, puede resultar congruente o no con los mensajes verbales, de forma que, por ejemplo, el hecho de que un médico toque a un paciente a la vez que le asegura que no debe preocuparse por la operación quirúrgica a que se le va a someter, puede o bien corroborar el mensaje tranquilizador o bien transmitir un estado de nerviosismo que contradiga el mensaje verbal, haciéndole a éste ineficaz e incluso contraproducente.

b) La mirada:

Se trata de uno de los elementos de la comunicación no verbal que más información aporta, si se sabe interpretar adecuadamente, pues cumple una serie de funciones entre ellas: la regulación del flujo de la comunicación, la obtención de un "feedback" acerca de cómo los demás reaccionan a una comunicación, expresión de las emociones, comunicación de la naturaleza de la relación (diferencia de status, etc.). Así, por ejemplo, con respecto a la última de las funciones mencionadas, que el profesional de la salud no mire al paciente a la cara forma parte de un proceso de despersonalización que suele utilizarse con frecuencia en ambientes hospitalarios. Por otra parte, las pautas de mirada a pacientes con defectos físicos notorios tienden a ser más rígidas que las que se dan en la interacción normal. Relacionado con ello se ha comprobado que el mirar excesivamente y con insistencia a un paciente, sin causa alguna aparente, posee probablemente efectos negativos, al hacer que tal paciente se sienta a sí mismo como una persona rara, mala o gravemente enferma.

c) La expresión facial y gestual:

Una de las cuestiones que aquí más nos interesa es, sin duda, la expresión del dolor a través de gestos de la cara. Existe evidencia de que el control de la expresión facial de dolor puede servir para reducir el propio dolor, debido al rol mediador que la expresión facial posee en la experiencia de las emociones.

d) La voz:

La importancia de la voz como instrumento de comunicación no verbal estriba en su capacidad para transmitir información acerca de los estados emocionales del que habla , con las implicaciones que ello tiene en el campo de la salud. Así, por ejemplo, hay una relación negativa entre la ira existente en la voz de un médico y su eficacia en el tratamiento de pacientes alcohólicos. Por otra parte, el tono de la voz y una serie de señales sutiles relacionadas con ella son especialmente importantes cuando el que habla pretende o bien engañar o bien ocultar información al paciente.

e) Olfato:

Aunque la comunicación a través de los olores es muy importante en el mundo animal, en los hombres parece ser relativamente poco importante. Sin embargo, el campo médico puede ser una importante excepción. Algunas enfermedades y tratamientos pueden actuar directamente para producir en el paciente olores desagradables, mientras que otros afectan al olor del paciente a través de acciones sobre la región gastrointestinal... De otro lado, también los profesionales de la salud pueden ser asociados con olores particulares. El uso de desinfectantes, tratamientos químicos, anestesia, alcohol, etc., así como olores cogidos de otros pacientes, pueden todos ellos transmitir mensajes olfativos al paciente. Y no cabe duda que muchos de estos olores tanto de los pacientes como de los profesionales de la salud susciten fuertes sentimientos negativos. De esta manera se sabe que con frecuencia suelen asociarse a los malos olores atributos personales negativos.

f) Señales no verbales del engaño y el ocultamiento:

Este tema posee un gran interés en el campo de la salud, no sólo por detectar los intentos de ocultamiento por parte de los pacientes, sino también en sentido inverso, puesto que un problema que necesita una atención inmediata es el relativo a la detección por parte de los pacientes de indicios de ocultamiento por parte del personal sanitario (médico, enfermera, etc.) y sus posibles efectos de cara al desarrollo de expectativas negativas.

3- Precisar las estrategias para la comunicación de malas noticias

En nuestra educación ético profesional como objetivos educativos en los programas de las asignaturas y el trabajo metodológico, se reflejan la insuficiente prioridad que se le otorga a la comunicación el la RMP (17,19,20,21) y más insuficiente todavía a las estrategias para comunicar malas noticias, debido a esto se impone actualmente la necesidad de capacitar a nuestros profesionales de la salud y preparar a nuestros futuros estudiantes de medicina para incrementar el desarrollo de conocimientos en la competencia comunicativa (33,34) para poder lograr una medicina de excelencia en un futuro. En estudios realizados en nuestro país la Dra. Alonso (14) destaca las dificultades en la comunicación afectiva en la RMP como factor esencial sobre todo el momento de dar malas noticias (12).

El Dr. Manglio plantea que en situaciones límites "si el paciente lo quiere hay que decirle la verdad pero de forma soportable y con esperanzas" y luego agrega que "muchos suicidios han estados inducidos por un diagnóstico dicho en forma brutal ó sin una carga emocional por parte del profesional".

Hipócrates ponía de relieve en el siglo IV AC cuando subrayaba la importancia de la relación entre el médico y el paciente al afirmar "el paciente aunque consciente de que su estados es peligroso puede recuperar su salud simplemente a través de su satisfacción con la bondad del médico".

Lamont dijo: "comunicar malas noticias es desagradable y doloroso para los médico pero no por ello resulta menos necesario".

Los médicos deberían recibir un asesoramiento especial para exponer estas informaciones con tacto y de forma respetuosa, han de hacer frente a los malos pronósticos "así mismo los pacientes se beneficiarán con una información real que les pueda servir para prepararse ante la muerte".

La situación en Cuba es similar a Norteamérica y España, así sicólogos y siquiatras consideran que el médico no está bien preparado para dar malas noticias ni para acompañar a los enfermos que se encuentran en la fase terminal (33,34).

En investigaciones sobre la atención a pacientes terminales se ha demostrado que cuanto más sepa el enfermo y familia sobre el proceso del duelo, más fácil resultaría para ellos superar esta etapa. Dentro del procedimiento a seguir para comunicar a una persona la muerte de un familiar, primero se debe hacer un pequeño resumen de la enfermedad y evolución del paciente, así como de la actividad médica acometida, justo antes del fallecimiento y después se le comunicaría la muerte con un "siento tener que decirle……".

Lo mejor es que sea el familiar el primero que hable de muerte después de haber insistido nosotros en que hemos hecho todo lo humanamente posible.

Los expertos aconsejan tratar estas cuestiones en un despacho siempre en persona y a los familiares más cercanos "Nunca deben estar presentes más de tres ó cuatro porque los grupos más grandes reaccionan negativamente".

Pascal decía:" Así como la primera regla del lenguaje humano es hablar con verdad, la segunda es hablar con discreción, la discreción le impone silencio al médico en determinadas circunstancias".

Henry Sidgwick: habla del engaño benevolente refiriéndose a que en oportunidades la revelación de información viola la obligación de beneficencia y no maleficencia.

Hay dos situaciones en las cuales se da por excelencia conflictos entre el derecho a conocer la verdad por una parte, vale decir el principio de autonomía y por el contrario los principios de beneficencia y no maleficencia:

La primera se refiere al enfermo terminal, la fase final de la vida puede ser también una fase importante razón por la cual el paciente tiene derecho a vivir sus últimos días en estado de alerta.

Es cierto que el paciente terminal tiene derecho a conocer todo lo concerniente a su enfermedad y su proceso de morir, también tiene derecho a rehusar conocerlo, los médicos que deben comunicar las malas noticias deben aprender que y cuanto quiere saber el paciente y en que momento desea saberlo.

Peregrino sostiene:" Imponer la verdad a un paciente que espera que se le tranquilice frente a la muerte inminente, es una mala interpretación gratuita y perjudicial de los fundamentos morales del respeto a la autonomía". Con el fin darle cierta legitimidad jurídica a este postulado como: "Derecho del médico a reservarse la información, se ha creado el término de privilegio terapéutico, que establece que el médico tratante es quien debe determinar si cierta información puede causar daño a su paciente y omitirla en un acto de prudencia." En este caso se debe poner toda la información en conocimiento de un pariente calificado ó en el representante legal del afectado.

Mill afirma: "Proteger a los demás del daño, nunca es razón suficiente para restringir su libertad".

Samuel Jonson agrega: "Rechazo la idea de contar una mentira a un hombre enfermo por temor a alarmarle; las consecuencias no son cosa tuya, tu estás para decir al verdad".

En fin ¿Podríamos establecer un criterio que nos permitiera guiarnos frente a esta confrontación de ideas contrarias?

Nosotros en nuestros principios socialistas (13-16), pensamos que lo primero es proporcionar la información necesaria para que un adulto promedio en su sano juicio se forme una idea adecuada de su enfermedad, por tanto el conocimiento no necesita ser total y técnico sino sustancial y suficiente. Nuestro principio ético es revelar ó no toda la verdad a un paciente, está supeditado ante todo a no hacer daño. Por eso la declaración de los derechos de los pacientes de la American Hospital Association de febrero de 1973 dice (30): "El paciente tiene derecho a obtener de un médico toda la información disponible relacionada con su diagnóstico, tratamiento y pronóstico, en términos razonable comprensibles para él. Cuando médicamente no sea aconsejable comunicar esos datos al paciente habrá de suministrarlos a una persona que lo represente" (36).

En estudios que se han hecho en el mundo se han descrito tres formas de dar malas noticias:

En una forma aséptica: "Su hijo de murió".

En una forma compasiva: "Nos llenamos de tristeza y no hacemos nada más".

En una forma compasiva y positiva: (es la forma más recomendable). Donde nos compadecemos pero hacemos algo por el paciente.

Toda noticia por mala que sea tiene algo positivo con lo que podemos calmar u consolar siempre. (37,38).

4- Determinar las influencias de las nuevas tecnologías comunicacionales en la RMP.

Humanizar la comunicación en el acto médico es importante ante el advenimiento de los nuevos avances de la medicina y sus repercusiones en la RMP. El binomio médico paciente es consustancial a la medicina y hay que compatibilizar los nuevos avances con una medicina humanizada en la que el paciente adquiere cada vez más protagonismo, Carlos Pracht presidente de la confederación estatal de paciente de España, plantea la necesidad de establecer un código ético común de pacientes y médicos para superar la idea de que el paciente carece de capacidad de comprensión.

Las nuevas tecnologías comunicacionales (39), se levantan con valor frente al costo de la ignorancia, por ejemplo la telemedicina ayuda a salvar barreras geográficas, personales, económicas, lingüísticas, administrativas, temporales, permiten el acceso remoto y de áreas aisladas, mejoran la comunicación con el paciente y facilita la asistencia médica en lugares especiales por ejemplo las prisiones.

Las nuevas tecnologías comunicacionales ayudan a mejorar la continuidad de todo el proceso médico (historia clínica, tarjeta electrónica) y la accesibilidad a INTERNET que con el tiempo facilitará la presencia de pacientes mejor informados (40).

Desde la aparición del teléfono en 1876, se marcó un cambio radical en la relación médico paciente al facilitar al enfermo un contacto inmediato con los centros de salud y de estos con los enfermos, sin embargo, aunque los galenos de aquella época aceptaron al instante que la tecnología tenían recelos respecto a su privacidad y a su integridad, además temían convertirse en esclavos de montones de pacientes ansiosos, un siglo después los médicos se encuentran con una segunda revolución en la comunicación que es el correo electrónico y en la época actual se muestra con mucho mayor recelo que al inicio del teléfono, muchos plantean que INTERNET y el correo electrónico no son imprescindibles para la práctica médica y en segundo lugar porque plantean que el teléfono ya satisfacen las necesidades de la comunicación inmediata para casos de urgencia (41).

En 1997 se efectuó una encuesta por INTERNET donde se demostró que solo el 1 a 2 % de los médicos que usan INTERNET han aceptado la comunicación electrónica como medio de la comunicación médico-paciente, este grupo dispuso un horario de consultas a través del correo y señaló los siguientes beneficios.

  1. Es una forma de comunicación eficaz que disminuye el tiempo que normalmente se tarda en contestar las preguntas de los pacientes por teléfonos.
  2. Permite a los médicos contestar en los momentos más convenientes, lo que ayuda a controlar y organizar mejor su tiempo.
  3. Enriquece el informe médico porque permite obtener un tipo de información del paciente que es muy difícil de conseguir a veces cara a cara ó por teléfono.
  4. Se pueden trasmitir elementos de multimedia (imágenes, sonidos, auscultación de un paciente) ó pequeños fragmento de vídeos.

Como desventajas plantearon:

  1. Están preocupados por su falta de privacidad e integridad.

Sin embargo, el gran rechazo de los médicos a comunicarse con los pacientes para consultarse a través del correo electrónico contrasta con la gran acogida que ha tenido INTERNET por parte de los paciente pues con un clic el enfermo puede obtener consejos de las mejores clínicas del mundo y en el peor de los casos seguir el consejo de curanderos que aseguran tener la solución para el SIDA ó Cáncer.

En la red hay gran cantidad de información médica para pacientes, grupos de apoyo a enfermos y foros de debates para consultas médico-pacientes y pacientes-pacientes por lo que hace en ocasiones que el paciente llegue a estar bien informado, sin necesidad de que el médico le explique los pormenores de su enfermedad (34-36).

No obstante al enorme avance tecnológico en las nuevas formas de comunicación con sus magníficos beneficios, los médicos sienten recelos en mantener la comunicación médico-paciente por el correo electrónico e INTERNET, pensamos que la comunicación a través de estos medios pierde su calidez y sobre todo nos prima del encuentro cara a cara con el paciente que además nos brinda el cortejo de informaciones extraverbales, que en una gran mayoría de las veces nos orienta definitivamente hacia el diagnóstico de certeza de una enfermedad.

5-Conclusiones:

  1. Dentro de los aspectos básicos en la comunicación verbal médico paciente está el conocimiento de los fenómenos sicológicos, con una comunicación apropiada, teniendo en cuenta los modelos sociológicos que pueden influir modificando el mensaje dado en la RMP, además es necesario ver al paciente como un receptor activo seleccionador de lo que quiere atender dentro de una gran masa de mensajes.
  2. Se identificaron dos aspectos importantes en la comunicación no verbal por una parte la sensibilidad que tiene el propio paciente para captar señales no verbales emitidas por las personas que le rodean y por otra parte la expresividad no verbal de los pacientes que tan útil suele ser para el médico, estas comunicaciones no verbales se puedan captar a través de la voz, el contacto físico, la mirada, la expresión facial, los gestos y el olfato entre otros.
  3. Dentro de las estrategias para dar malas noticias se prefiere la forma compasiva y positiva, teniendo en cuenta que el paciente tiene derecho a obtener del médico toda la información relacionada con su salud y cuando médicamente no sea aconsejable informarle, se le suministrará a una persona que lo represente, siempre equilibrando el mensaje a dar entre los principios de autonomía y el de beneficencia y no maleficencia.
  4. Las nuevas tecnología comunicacionales como el correo electrónico e INTERNET influyen positivamente salvando barreras geográficas, profesionales, lingüísticas, económicas, llevando el avance médico a los sitios más remotos mejorando así la continuidad del proceso médico y facilitando la presencia de pacientes cada vez más informados, sin embargo, a pesar de todos estos beneficios, la mayoría de los médicos manifiestan recelo en establecer una comunicación médico-paciente por estos nuevos medios, por lo que en un futuro inmediato hay que compatibilizar las nuevas técnicas comunicacionales con el humanismo de una comunicación dentro de la RMP.

6- Referencias Bibliográficas:

  1. Grupos de estudios sociales de la ciencia y la tecnología. Ciencia, cultura y desarrollo social. 2 tomo Universidad de Camaguey. 1990.
  2. López Quintás, Alfonso. El amor humano: Su sentido y su alcance.— Madrid: EDIBESA, 1991. – 256 p.
  1. López Quintás, Alfonso El conocimiento de los valores: introducción metodológica. – 2 ed. – Navarra : Editorial Verbo Divino, 1992. – 140 p.
  2. López Quintás, Alfonso. El encuentro y la plenitud de la vida espiritual. – Madrid : Publicaciones claretianas, 1990. -- 294 p.
  3. López Quintás, Alfonso Estética de la creatividad. – Barcelona : Promociones Publicaciones Universitarias, 1987. – 464 p.
  4. López Quintás, Alfonso Estrategia del lenguaje y manipulación del hombre. – 4 ED. – Madrid: Ediciones Narcea, 1988. – 304 p.
  5. López Quintás, Alfonso Vértigo y éxtasis: Bases para una vida creativa. – Madrid: Asociación para el Progreso de las Ciencias Humanas, 1987– 402 p.
  6. Bunce, M. "Paradigmas y Revoluciones en la Ciencia y en la Técnica". Jorge Nuñez Jover. (Copilador). Selección de lecturas de problemas teóricos y metodologías del conocimiento, Ediciones Universidad de la Habana. 1985.
  7. Anoreiev,L. La ciencia y el progreso social. Editora Progreso Moscu, 1979.
  8. Klober, Glinter. Acerca de las relaciones entre la Historia y la Teoría del desarrollo de la ciencia. En Rev. Cub. De las Ciencias Sociales. Acc 1986. Número 10.
  9. Fabelo JR. Práctica. Conocimiento y valoración. Editorial de Ciencia Sociales. La Habana 1976.
  10. Polaino – Lorente, Aquilino. Manual de Bioética General. – 3 ED. – Madrid: Ediciones RIALP, 1997. – 490 p.
  11. Partido Comunista de Cuba. Congreso I. La Habana, DOR 1976.
  12. Principios de Ética Médica. Cuba. 1987.
  13. Jalvo V et al. Comunicación Educativa. Universidad de La Habana. Cap VI, 1999: p. 100-49.
  14. Borroto R, Aneiros R. La comunicación humana y la calidad de la atención médica. En: Bioética desde una perspectiva cubana. La Habana: Centro Félix Varela; 1997. p. 112-23.
  15. Reyes-Ortiz CA, Gheorghiu S, Mulligan T. The empathic physician-aged patient relationship. Gerontol Geriatr Educ 1997; 17: 19-27.
  16. Reyes-Ortiz CA. Patient centered-medicine. JAMA 1996; 275: 1156.
  17. Reyes-Ortiz CA. Lessons learned in a geriatrics fellowship. Acad Med 1996; 71: 702.1516
  18. Berezin MA. Psychodynamic considerations of aging and the aged: An overview. Am J Psychiatry 1972; 128: 1483-91.
  19. Kvale JN, Dayringer R. The transference phenomenon in the care of the elderly. FAM Med 1987; 19: 141-43.
  20. Jahnigen DW, Hannon C, Laxson L, LaForce FM. Iatrogenic disease in hospitalized elderly veterans. J Am Geriatr Soc 1982; 30: 387-90.
  21. Greene MG, Adelman R, Charon R, Hoffman S. Ageism in the medical encounter: an exploratory study of the doctor-elderly patient relationship. Lang Commun 1986; 6: 113-24.
  22. Goold SD, Arnold RM, Siminoff LA. Discussions about limiting treatment in a geriatric clinic. J Am Geriatr Soc 1993; 41: 277-81.
  23. Latapí, P. Medicina ¿Crisis profesional o crisis humana? Gaceta Médica. México. 1979, pp. 115-153.
  24. Martínez Cortés, F. Ciencia y humanismo al servicio del enfermo. Setra. México. 1998, pág. 36.
  25. Code de déontologie médicale. Editions du Seuil. París. 1966, pp. 103-106.
  26. Organización Mundial de la Salud. Oficina Regional para Europa. Declaración sobre la promoción de los derechos de los pacientes en Europa. Medicina y Ética. 1988; 2:281-297.
  27. Pamela S, Stephen D. Reese. La mediatización del mensaje. Diana, México 1994.
  28. Mattelart A, Mattelart M. "Historia de las teorías de la comunicación". 1ª Edición Paidós Comunicación 1997.
  29. Pasquali A. "Comunicación y cultura de masas". Capítulo 5º: Economía política, Monte Avila Editores. CA 3ª Edición.
  30. Pasquali A. "Comunicación y cultura de masas". MonteAvila Editores CA 3ª Edición
  31. Ojalvo V. Concepción de la enseñanza-aprendizaje y organización docente para la formación de valores en estudiantes universitarios. Diseño de Investigación. La Habana: Universidad de La Habana. CEPES; 1997
  32. Fernández AM. La competencia comunicativa como factor de eficiencia profesional del educador [Tesis doctoral]. La Habana. ISP "Enrique J. Varona", 1996.
  33. Declaración de los derechos de la pacientes de la American Hospital Association. Febrero de 1973.
  34. Vacarezza, Ricardo. "De los derechos del paciente". Rev. Med. Chile V. 128. N.12 Santiago. Dic 2000.
  35. Council on Ethical and Judicial Affairs. American Medical Asociation. Guidelines for the appropriate use of Do-Not- Resuscitate (DNR) orders. JAMA 1991, 265: 1868-71.
  36. Brewin TB. Punto de vista. Tres formas de dar las malas noticias. Lancet 1991; 19: 232-34.
  37. Jadad AR. Promoting partnership: changes for the internet age. BMJ 1999;319:764-6)
  38. .Kenneth D. Mandl, MD, MPH; Isaac S. Kohane,MD, PhD; and Allan M. Brandt, PhD, Electronic Patient-Physician Communication: Problems and Promise .Annals of Internal Medicine 15 September 1998. 129:495-500.
  39. Roderick Neame, managing director a, Eike-Henner Kluge, head b. ,Computerisation and health care: some worries behind the promises BMJ 1999;319:1295 ( 13 November )roddyneame[arroba]health-info.co.uk

 

 

 

Autor:

Dra. María Virginia Gómez Padrón

Especialista de I Grado en MGI y Cardiología. Profesor Instructor.

Dr. Carlos Alberto Sosa Rosales

Especialista de I Grado en Psiquiatría.

Dr. Sergio Padrón Alonso

Especialista de I Grado en Medicina General Integral y Cardiología.

Dra. Celia Sánchez Gravié

Especialista de I Grado en Medicina General Integral y Psiquiatría.

Dra. María Luisa Herrera Torres

Especialista de I Grado en Cardiología y de II Grado en Medicina de Urgencia.

mherrera[arroba]infomed.sld.cu


Hospital Hermanos Ameijeiras.

Cardiocentro.


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Los antibióticos

    Breve historia. Mecanismos de acción. Mecanismos de resistencia. Criterios para la elección de un antibiótico. Principio...

  • Salud y Medicina

    Pagina dedicada a la medicina y la salud en toda su extension. Aqui tendras los mejores links sobre salud y medicina ...

  • Seguridad y manejo de residuos hospitalarios

    Medidas de bioseguridad. Medidas en caso de accidentes. Tratamiento de materiales e insumos contaminados. Manejo de sust...

Ver mas trabajos de General

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda