Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

IV Plan Nacional Venezuela

Enviado por zuleirom



  1. Desarrollo nacional
  2. Desarrollo social y cultural
  3. Desarrollo industrial
  4. Desarrollo agrícola
  5. Desarrollo físico y espacial
  6. Conclusiones

INTRODUCCIÓN

El IV Plan de la Nación es instrumentado bajo una situación nueva. La social democracia es sustituida por el social cristianismo en la representación de Rafael Caldera. El plan está destinado para cubrir el lapso 1970-1974, fundamentada políticamente en una reordenación de los objetivos del desarrollo social.

El IV Plan postula como las grandes metas estratégicas, la posibilidad de una sociedad nacional más próspera y más justa, que políticamente supere la democracia representativa por la participativa y que progrese y se fortalezca económicamente sobre la base de la expansión del comercio internacional.

En estos postulados acerca del porvenir a cuya materialización se dirige el IV Plan, observamos dos modificaciones: la noción democracia participativa en lo político, y la fundamentación del desarrollo económico en el crecimiento de nuestra participación en el comercio internacional. De estos postulados el que podría significar una variante de importancia es el de la sustentatividad participativa de la democracia que se propone, ya que el postulado económico estratégico no supone ninguna variación estructural del aparato económico, sino la modificación del factor dinámico de la producción, sin olvidar que, de hecho, el comercio exterior (petróleo) ha venido siendo un componente fundamental del proceso económico nacional desde fines de los años veinte.

Podemos afirmar, que los postulados del IV Plan de la Nación ofrecían un cambio sustancial en cuanto a las reformas sociales, económicas y políticas que el país necesitaba y que eran prioritarias y esenciales para erradicar progresivamente el subdesarrollo. Sin embargo, la ingenuidad de pensar que el camino para llegar a la meta era cuestión de poco tiempo, sin la continuidad por los gobiernos siguientes, fuesen de la doctrina que fuesen, hizo caer el proyecto por su propio peso.

1. DESARROLLO NACIONAL

1.1.- OBJETIVOS Y ESTRATEGIA

ESTRATEGIA PARA EL DESARROLLO

Según el IV Plan de la Nación (1970-1974), Venezuela confrontaba un momento decisivo en la historia económica. El país debía optar entre la creación de una economía industrial moderna, que estaba en mejores condiciones de alcanzar que otros países en vías de desarrollo, o la perpetuación de la dependencia externa que caracteriza el subdesarrollo, que impedía que el país pudiese valerse por sus propios medios, aun cuando su economía estaba creciendo.

La perdida de dinamismo de las exportaciones en el ultimo quinquenio y el agotamiento de la primera fase del proceso de sustitución de importaciones constituyeron los dos puntos de estrangulamiento mas importantes que confrontaba en ese momento la economía venezolana. Eliminar estos puntos de estrangulamiento y poner a la economía en condiciones de crecer aceleradamente para poder obtener logros sociales de importancia en el curso de ese periodo, seria la gran tarea que se pretendía realizar con esa estrategia para el desarrollo.

Para esto se requería de una racionalidad creciente en la explotación y mercadeo de nuestro primer recurso no renovable, el petróleo, para sembrarlo efectivamente en inversiones reproductivas que lo pudieran complementar como fuente permanente de riqueza; de que la economía no petrolera financiara progresivamente una proporción mayor de las necesidades de importación e inversión y contribuyera en forma creciente al gasto económico y social que se impusiera en el país.

En otras palabras, la nueva estrategia de desarrollo buscaba dar los pasos necesarios para cambiar el modelo de crecimiento económico tradicionalmente aplicado en la mayoría de los países de América Latina por uno de mayor apertura hacia el exterior, que requería, sobre todo, de un esfuerzo sin precedentes en el comercio internacional.

Los lineamientos básicos de esta nueva estrategia, constituían los lemas de acción para este IV Plan de la Nación que se resumían en los siguientes cinco principios:

  • Más producción
  • Más exportaciones
  • Más empleo
  • Mayor autonomía externa y
  • Promoción del pueblo para el desarrollo

Para alcanzar los objetivos previstos era necesario aumentar la exportación de productos primarios, pero simultáneamente se debía crear un sector manufacturero exportador que contribuyera al logro de una estructura productiva con interrelaciones más complejas y que originara un efecto multiplicador dinámico en el resto de los sectores productivos. Al mismo tiempo debía dinamizar el proceso de integración latinoamericana y ampliar las relaciones comerciales con el resto del mundo a fin de que la creación de esta oferta exportadora fuera acompañada de la consecución de nuevos mercados por la exportación.

Esta orientación iría complementada con la creación de condiciones que permitieran ampliar y ordenar el mercado interno. Es decir, que a la vía del crecimiento hacia fuera se añadiría una política dirigida a la superación de los estrangulamientos estructurales que impidieran el fortalecimiento de la economía nacional.

En la medida en se redujera el grado de marginalidad y se mejorara la distribución del ingreso crecería el mercado interno, con la consecuente ventaja para las economías de escala.

Este crecimiento no seria suficiente para que la mayoría de las industrias operaran en forma eficiente, por lo que la integración de nuestras economías y mercados con países con grados de desarrollo similares al nuestro, aparece como la única solución recomendable a largo plazo. La alternativa seria concentrar todos los esfuerzos en la fabricación de determinados productos para la exportación y utilizar las divisas obtenidas para su venta para importar todos los bienes que el país requería.

La política económica del Plan, estaba orientada a lograr una tasa de crecimiento económico permanente en condiciones de estabilidad monetaria, que hiciera posible elevar los niveles de ingreso per cápita y mejorar su distribución, permitiendo al mismo tiempo disminuir en forma sustancial la desocupación existente.

Durante el período del Plan la economía en su conjunto crecería a un ritmo superior al registrado por el Sector Petrolero, de modo que la estructura' productiva se transformara progresivamente en beneficio de los sectores internos.

Para ello seria necesario aumentar la tasa de inversión, aprovechando las grandes posibilidades que brinda el ahorro potencial y canalizar los recursos de acuerdo con las prioridades que implica la transformación de la estructura productiva.

El mayor esfuerzo de ahorro requerido para elevar la tasa de inversión, sería realizado internamente. Sin embargo, la participación financiera interna- seria un complemento importante, especialmente para la obtención del componente importado que se requería para expandir la producción nacional.

Uno de los principales objetivos del Plan es la creación de suficientes empleos para absorber los contingentes de mano de obra que anualmente se incorporaban al mercado de trabajo y a la vez reducir progresivamente los niveles de desocupación que existían para ese momento. Los incrementos acelerados de la producción y el énfasis que se daba a determinados programas que insumían altas proporciones de mano de obra, cooperaban durante el período del Plan a avanzar en la solución de este importante problema.

En el diseño de la política económica se tomo en cuenta que existen actividades orientadas a la producción de bienes intermedios y de capital y programas de exportación que requerían la adopción de tecnologías avanzadas, pero al mismo tiempo existía un conjunto de actividades, donde se podía armonizar una mejor utilización del capital con una mayor absorción de mano de obra.

Considerando este doble propósito, el Estado le daría impulso al desarrollo de la investigación científica y tecnológica, en áreas prioritarias seleccionadas según las grandes opciones del desarrollo nacional.

Sin embargo, estos mecanismos serian insuficientes para lograr a mediano plazo la solución integral y permanente del problema ocupacional. Es por ello, que se acudía a la educación como medio para capacitar mejor los recursos humanos necesarios para satisfacer la creciente demanda derivada de la intensificación del proceso de industrialización, y de evitar su incorporación al mercado de trabajo en condiciones de baja calificación.

La política y los programas sociales están llamados a jugar un importante papel en su doble carácter de objetivos y medios del desarrollo nacional y abarcan el conjunto de fenómenos sociales involucrados en la transformación y desarrollo de la economía, la cultura, el orden social, las instituciones políticas y la estructura socio-geográfica.

La política social va más allá del estrecho marco de los programas de bienestar social. Está comprometida en la formación de una conciencia colectiva generadora de una imagen nacional que se traduzca en un esfuerzo sistemático que acelere el desarrollo. Afecta al individuo y su comunidad para transformar sus imágenes, actitudes y motivaciones en otras positivas al desarrollo e incide en el conjunto de fenómenos y circunstancias destinadas a lograr la realización individual y colectiva.

PROGRAMAS SECTORIALES DE DESARROLLO

Los programas sectoriales del IV Plan de la Nación son:

  • EL DESARROLLO SOCIAL Y CULTURAL: Contiene los objetivos generales de: La política social, La situación demográfica, La política de empleo y Metas Ocupacionales así como los programas de Promoción Popular, Educación, Salud, Defensa Social, Cultura y Ciencia y Tecnología.
  • EL DESARROLLO INDUSTRIAL: Contiene las políticas industriales de estudios y protecciones, de promoción, de inversión directa del Estado, de financiamiento, de consolidación de la industria existente y de promoción de exportaciones, así como los programas de Hidrocarburos, de Minería, de Energía y de la Industria Manufacturera.
  • EL DESARROLLO AGRICOLA: Contiene los objetivos básicos de la política agrícola para los subsectores vegetal, animal, forestal y pesquero y los programas Agrícola y de reforma Agraria.
  • EL DESARROLLO FISICO Y ESPACIAL: contiene las políticas y programas de Vivienda, Transporte, Comunicaciones y Turismo.

1.2.- PROGRAMACIÓN DEL SECTOR PÚBLICO

ESTRATEGIA PARA EL DESARROLLO

El Sector Publico es en Venezuela el principal motor del desarrollo económico y social. Según el IV Plan de la Nación, de 1970 a 1974 el gasto público total se iba a expandir a una tasa mayor que la Producto Nacional Bruto, es decir con un coeficiente de elasticidad mayor que la unidad. La mayor parte de este incremento estará dirigido hacia los servicios económicos y sociales, aunque seria necesario un moderado crecimiento en los gastos destinados a los servicios generales.

La inversión pública seria destinada a la construcción de obras de infraestructuras y al desarrollo agrícola; sin embargo, se prestaría especial atención a los programas de desarrollo industrial y al fomento de las exportaciones.

Además de realizar inversión directa, el Sector Público seguiría actuando como agente financiero para transferir parte de sus propios ahorros al Sector Privado en forma de créditos dirigidos a actividades agrícolas, manufactureras y de construcción de viviendas.

POLITICA FISCAL

El IV Plan de la Nación plantea que para que el Estado pudiera cumplir su función de motor del desarrollo económico y social seria indispensable una política fiscal capaz de general los recursos que el Sector Publico requería para atender las crecientes necesidades del país.

Medidas fiscales que fueron tomadas en cuenta para que existiera una justicia social que impusiera una mejor distribución de la riqueza:

  • Racionalizar el gasto público para incrementar su eficiencia y reducir la tasa de crecimiento de los gastos corrientes del Gobierno Central.
  • Establecer mecanismos que permitan una adecuada coordinación entre los programas que llevaba adelante el Ejecutivo Nacional y los que realizaban las entidades regionales en sus respectivas jurisdicciones
  • .Controlar la evasión fiscal y agilizar la recaudación de los ingresos fiscales pendientes a fin de que se efectuaran en el mismo año de la liquidación.
  • Estimular el ahorro y la inversión privada como factores dinámicos dentro del proceso de desarrollo.
  • Ampliar la base del sistema tributario, tanto en lo que se refiere al número de contribuyentes como a los actos gravados.
  • Influir en la estructura del consumo, gravando aquellos bienes de uso superfluo o de lujo.
  • Mejorar la incidencia de la carga fiscal sobre los diferentes factores de la producción y sectores económicos.
  • Manejar cuidadosamente la deuda publica a fin de aprovechar la capacidad de endeudamiento del país sin que su servicio represente altas cargas presupuestarias en el futuro ni ocasione presiones inflacionarias.

1.3.- PROGRAMACION DEL SECTOR EXTERNO

ESTRATEGIA PARA EL DESARROLLO

Para ese periodo, los mercados internacionales, las exportaciones tradicionales con base en los abundantes recursos naturales del país, crecerían a una tasa más lenta que la requerida por la economía para su desarrollo. Este hecho lo podría encarar Venezuela sustituyendo importaciones, pero esta sustitución, debida a la estrechez del Mercado nacional, se haría necesariamente en forma cada vez más ineficiente y se repetiría así con una o dos décadas de retraso, la experiencia de otros países de América Latina.

El futuro de nuestro desarrollo está en promover exportaciones nuevas, paralelamente con la sustitución de importaciones viejas. El país estaba en una situación ideal para optar por un patrón de desarrollo industrial eficiente, orientado no sólo a la producción para el mercado interno, sino también al ámbito más amplio del mercado internacional.

Hasta la fecha la política comercial venezolana ha estado condicionada por el carácter mono exportador del país y por una alta propensión a importar. Aún cuando durante la última década apareció como elemento condicionante adicional el proceso de sustitución de importaciones, los instrumentos utilizados han carecido de uniformidad y constancia por la falta de un esquema normativo central.

La actividad petrolera, como factor determinante de la dinámica económica nacional, ha vinculado estrechamente a la política comercial con el desenvolvimiento de la demanda mundial de hidrocarburos y con la búsqueda de mercados permanentes y precios razonables para esos productos. Las mismas razones explican que la acción de la política comercial se haya asentado principalmente en las corrientes del intercambio con los Estados Unidos de Norteamérica, por ser este país el principal comprador de los hidrocarburos venezolanos, hecho éste que, a su vez motivó la firma del Tratado de Reciprocidad Comercial, suscrito en 1939 y modificado en 1952, el cual constituye la base del sistema multilateral de concesiones de Venezuela, por la existencia de la cláusula de la nación más favorecida.

La abundancia de hidrocarburos, la elevada productividad alcanzada en su explotación y la favorable situación geográfica en relación con los mercados, entre otras ventajas comparativas, permitieron alcanzar un desarrollo rápido en la industria petrolera de exportación y especialización en esas actividades. Estos factores y la importancia económica y estratégica del petróleo, así como la expansión de su demanda en los mercados mundiales, contribuyeron a que el país se adaptara a las reglas del comercio multilateral y de ese modo obtuviera ingresos en monedas libremente convertibles, con lo que podía garantizarse amplia movilidad con relación a la concurrencia de fuentes diversas de abastecimientos.

Sin embargo, la escasa flexibilidad de una economía en desarrollo y su incapacidad para adaptar la producción doméstica a las condiciones del consumo creciente, determinaron que gran parte de la demanda se volcara hacia las importaciones, especialmente desde Estados Unidos, facilitadas, entre otros factores, por la existencia del Tratado y de las ventajas tarifarías que en la lista anexa al mismo Venezuela otorga a ese país. Además, la consolidación de aforos establecida en el convenio ha obligado a Venezuela a reglamentar su política comercial de acuerdo con los compromisos adquiridos en el Tratado, lo que ha limitado notablemente su radio de acción en este campo.

Aún cuando la relativa abundancia de divisas generadas por el petróleo y el escaso desarrollo industrial doméstico convirtieron al país en un excelente mercado para bienes importados, el poder de negociación comercial que e>tu situación generó nunca se aplicó a cabalidad. Por lo demás, este comportamiento trajo como consecuencia la aparición de patrones de consumo ajenos al grado de avance de la estructura productiva interna que han provocado la importación de bienes de carácter suntuario a niveles más propios de países que han alcanzado un mayor desarrollo económico. La dinámica de este proceso condicionó una política comercial de carácter marcadamente liberal, en la cual la tarifa, con escasas excepciones, cumplía fundamentalmente la función de medio de arbitrar recursos fiscales, por lo que su uso se ha perfeccionado menos que en otros países en vías de desarrollo.

Además del Tratado, otro elemento básico de la política de convento comerciales es la cláusula de la nación más favorecida, a través de la cual el país dispone de un sistema multilateral mediante el cual se extienden a otros países las ventajas acordadas a los Estados Unidos de Norteamérica y se reciben a su vez las ventajas que por su parte esos países hayan negociado con terceros o entre ellos. De esta manera, Venezuela participo indirectamente de los resultados de negociaciones entre países industrializados con los cuales tiene suscritos convenios comerciales, y países de similar grado de desarrollo al suyo, celebradas bilateralmente o en el seno del GATT. De igual modo, y por mantener el país una política comercial abierta, recibe el tratamiento de nación más favorecida de países, que como la República Federal de Alemania y Tapón otorgan a quienes no discriminan contra ellos.

Sin embargo, el tratamiento de la nación más favorecida, por su eminente carácter arancelario, no siempre ha sido ventajoso para Venezuela por la pérdida de importancia del arancel como instrumento regulador del comercio y la aplicación de otros instrumentos de política comercial que pueden discriminar en relación con el origen. De igual modo, Venezuela no ha logrado aprovechar las concesiones que recibe de países industrializados y de otros países en desarrollo debido a la falta de una política agresiva de exportaciones y a la actitud importadora que la ha caracterizado.

En los primeros años de la década del 60 Venezuela comenzó un proceso de sustitución de importaciones, pero el uso de la elevación de aforos como medio de protección ha estado limitado por la consolidación impuesta por la vigencia del Tratado con Estados Unidos a los aforos de alrededor de 600 numerales arancelarios, lo que ha obligado al uso de restricciones cuantitativas cuando ha habido necesidad de otorgar protección de productos incluidos entre esos numerales o a otros en los cuales el nivel de protección exigido excedía el límite permitido por la legislación aduanera.

Cumplida como ha sido la primera etapa de la sustitución de importaciones a nivel de bienes de consumo, y ante la urgencia de avanzar el proceso de industrialización y desarrollo, para lo cual se requiere de mercados más amplios, mayor tecnología y montos más elevados de capital, se impone una revisión sustancial de la política comercial y de sus instrumentos que se adecue a las exigencias de la nueva etapa y en la cual juegan papel de trascendental importancia la creación de una oferta diversificada de productos destinados a la exportación, la incorporación de tecnología avanzada, la conquista de mercados y la diversificación de los suministros que requiere el país.

La tarea de convertir a Venezuela de una economía en proceso de desarrollo, mediatizada y carente de impulsos dinámicos propios, en una economía industrial moderna y con alto grado de autonomía externa, exige que, en combinación con la política industrial de este IV Plan de la Nación, se ejecute una política comercial que responda a esos propósitos y a laS condiciones variables y dinámicas del comercio internacional y los mercados internacionales.

Los objetivos fundamentales de esa nueva política comercial serían mejorar las condiciones de la exportación petrolera y reducir la vulnerabilidad que la mono exportación representa para el desarrollo del país; dar mayor participación a las empresas públicas y privadas nacionales en el comercio de exportaciones; modificar la estructura de las importaciones y adecuarlas a los requerimientos del desarrollo y del bienestar de la población; mejorar las condiciones competitivas de los productos de exportación tradicional; ampliar y diversificar el intercambio comercial con el resto del’ mundo, particularmente con los otros países latinoamericanos, promover una adecuada participación del capital extranjero; crear condiciones competitivas en los mercados internacionales con productos nuevos; mantener en niveles satisfactorios la capacidad para importar y procurar mejora en los términos del intercambio.

El logro de los objetivos expuestos es indudablemente una tarea sumamente compleja, ya que depende en buen grado de variables exógeno, como son la evolución de la economía mundial y la política comercial que adopten los países industrializados, los cuales seguirán constituyendo los mercados más importantes. Todo ello supone la adopción de medidas destinadas a diversificar las exportaciones mediante la creación de oferta exportadora y ampliación de la existente. Se trata fundamentalmente de productos manufacturados de alto valor agregado o productos agropecuarios con cierto grado de elaboración, cuya demanda en los mercados internacionales es más firme.

Tales propósitos exigen modificaciones de orden interno y externo. En el orden interno, se requiere, en primer lugar, la aplicación, sujeción y cumplimiento del Plan, procurando no apartarse de las líneas trazadas para el desarrollo. En segundo lugar, adoptar medidas tendientes a reducir la propensión a importar productos no esenciales; intensificar la reforma agraria para mejorar la oferta de bienes tanto para uso interno como para exportación; intensificar los esfuerzos de desarrollo industrial para crear la oferta de exportación y. por último, mejorar y ampliar la formación educacional y técnica, así como el adiestramiento en todos los campos relacionados con el comercio exterior.

En el orden externo, se requieren mayores esfuerzos para contribuir a mejorar las condiciones y modalidades de la cooperación internacional; insistir para que se hagan efectivos los principios fundamentales que en tal sentido han sido aprobados por las Naciones Unidas en la UNCTAD y en el CIES a nivel interamericano, e intensificar las relaciones con todos los países del mundo.

Todos estos aspectos son imprescindibles para mantener la unión estrecha con los países de América Latina y con los otros países en desarrollo.

La nueva política comercial del país exige igualmente la revisión y adecuación de sus instrumentos. En este sentido, y en lo que respecta a los instrumentos de política comercial autónoma, el arancel aduanero será el medio fundamental que se aplicará a las importaciones para la regulación de las mismas en beneficio del proceso de industrialización y de los requerimientos de la industria para la exportación, considerando adecuadamente las necesidades de rendimiento fiscal. Para ello se estructurará una tarifa aduanera en base ad valoren y clasificada de acuerdo con la nomenclatura arancelaria de Bruselas.

Esta tarifa deberá asegurar el normal abastecimiento de bienes y las condiciones los casos en que sea factible, la licencia de importación.

Esto no significará la eliminación absoluta de las licencias ni de los derechos específicos, instrumentos que utilizados en los casos en que sean recomendables.

De igual modo se procurará que tanto la tarifa como las restricciones cuantitativas puedan utilizarse como elementos de negociación comercial.

En lo que respecta a los instrumentos convencionales de política comercial se hará una revisión sustancial de los tratados bilaterales vigentes a fin de adecuarlos a los requerimientos del desarrollo y a los compromisos comerciales que el país deberá afrontar en lo futuro. Dentro de ‘esta línea se dará prioridad a la adopción de un instrumento convencional diferente para regular el intercambio con los Estados Unidos, tomando en consideración los principios de cooperación entre las naciones y las condiciones de la nueva política comercial internacional, todo lo cual constituirá también elemento central para la revisión de los otros convenios bilaterales.

Se realizará una política más activa en materia de integración económica con el fin de lograr el aprovechamiento real y efectivo de las concesiones recibidas en las negociaciones tarifarías con miras a la exportación, haciendo del Tratado de Montevideo un instrumento para la expansión de las exportaciones nuevas. Del mismo modo se explotarán las posibilidades de complementación industrial y se adecuarán los trámites administrativos y la legislación para facilitar el intercambio.

Se continuará explorando la posibilidad de realizar convenios beneficiosos para el país en el marco del Comité UNCTAD-GATT de Negociaciones Comerciales entre países en desarrollo con el fin de lograr mercados en esos países para las exportaciones nuevas.

Se participará activamente en los organismos económicos internacionales. Tanto a nivel mundial (UNCTAD) como a nivel hemisférico (CIES), para lo cual se procurará robustecer la unidad latinoamericana. Se dará especial atención a la concertación de convenios por productos básicos, al acceso a los mercados, al establecimiento de un sistema generalizado de preferencias en favor de las manufacturas y semimanufacturas, al incremento de las corrientes de recursos financieros, a la liberalización de las condiciones y modalidades de la asistencia y a la adopción de mecanismos monetarios internacionales que permitan incrementar el flujo de fondos hacia los países en desarrollo. En el mismo sentido se procurará la adopción de medidas tendientes a mejorar las condiciones del transporte marítimo en beneficio del comercio de exportación de los países en desarrollo.

El énfasis que se dará a las exportaciones determina que el uso del instrumental de política comercial autónoma y convencional se oriente Viudo-mentalmente hacia la creación de condiciones que favorezcan la expansión de la exportación. En este sentido, se hará una selección de áreas de interés comercial y se revisará el concepto de las misiones negociadoras, clasificándolas en misiones comerciales y misiones económicas. Las primeras serán responsabilidad básica de los exportadores, sean de empresas públicas o privadas, con la debida asistencia técnica de los organismos competentes del Estado. Las misiones económicas se encargarán fundamentalmente de los problemas comerciales de carácter más general a nivel de gobierno u organismos e instituciones internacionales o multinacionales y serán responsabilidad del sector público.

Se procurará usar como elemento de negociación adicional a los que de ordinario se utilizan para la colocación de productos en el exterior, el potencial importador del sector público, lo que constituye un importante factor en virtud del monto de las importaciones de los organismos y empresas del Estado. En igual sentido, se establecerán bases y mecanismos para la penetración de los mercados internacionales utilizando, dentro de lo posible, la participación del capital extranjero en la producción interna.

Se otorgará especial atención al problema del transporte y las facilidades de que debe disponerse para garantizar el movimiento de las mercaderías nacionales hacia los mercados externos.

En este sentido se procurará armonizar y aprovechar los servicios promociónales para las exportaciones visibles con las necesarias para incrementar el turismo.

En el campo institucional se procurará una mayor participación del servicio exterior en las actividades de promoción de exportaciones mediante la organización de un servicio efectivo de información. El Instituto de Comercio Exterior, tendrá a su cargo la importante tarea de formulación de los programas y políticas de comercio exterior exigido a los fines que se persiguen. La gran prioridad otorgada a la promoción de exportaciones exige, además, que todos los organismos públicos colaboren en forma coordinada a la formación de la infraestructura básica necesaria y que los organismos privados, en especial la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción y la Asociación Venezolana de Exportadores contribuyan efectivamente a la realización de los programas.

Responsabilidad especial le incumbe en la promoción de exportaciones nuevas a la Corporación Venezolana de Fomento, que se constituirá en el eje del sistema en cuanto al financiamiento básico para crear la oferta exportable y los aspectos de infraestructura financiera y de servicios. Igualmente corresponderá una gran responsabilidad al sistema bancario nacional, tanto al Banco Central de Venezuela como a la banca comercial, y al sistema de seguros, cuya participación es de extraordinaria importancia.

LAS PRINCIPALES METAS DEL PLAN

Se ha previsto que para el año de 1974, las exportaciones no tradicionales, es decir las exportaciones de productos diferentes a petróleo y sus derivados, hierro no procesado, café y cacao, superarán la suma de 1. 200 millones de bolívares. Para el año de 1980 esta cifra deberá ser del orden de los 1 000 millones de dólares, es decir 4 500 millones de bolívares. De lograrse esta última meta, al iniciarse la década de los 80, las exportaciones no tradicionales o exportaciones nuevas representarán alrededor del 25 por ciento del total de exportaciones

Las exportaciones nuevas en los próximos años, estarán constituidas fundamentalmente por frutas y hortalizas, productos pesqueros, productos siderúrgicos y petroquímicos, aluminio y gas natural. Las metas para el periodo 70-74 se basan en proyectos concretos descritos en los capítulos del Plan correspondientes al Desarrollo Agrícola y al Desarrollo Industrial y en la estimación del impacto de la política de promoción de exportaciones.

El valor de las exportaciones de bienes, medido a precios de 1968, se incrementará durante el período del Plan a una tasa anual promedio de 4 por ciento. Este crecimiento se logrará con un incremento anual promedio de 2.5 por ciento en las exportaciones de petróleo, de 8,5 por ciento en las exportaciones de minerales, de 37,6 por ciento en las exportaciones de productos industriales y de 14,0 por ciento en las exportaciones de productos agrícolas. Los cuadros anexos al final del capítulo resumen las principales metas del Plan.

INSTRUMENTACION DEL PLAN

El problema fundamental de la promoción de exportaciones nuevas consiste en la creación de la oferta exportadora y es en este campo donde se concentrarán los esfuerzos iniciales del sector público. El sector privado, por su parte, tiene una responsabilidad no menos importante en el esfuerzo que deberá realizar a través de sus organizaciones propias.

El programa de acción será eminentemente práctico y flexible, partiendo del marco institucional existente y, después de un período de prueba, se consolidarán y modificarán las diversas medidas de política que se adopten.

El sistema organizativo utilizado hasta ahora en las tareas de promoción de exportaciones presenta tres obstáculos fundamentales: la multiplicidad de organismos públicos encargados de las labores concretas de fomento y promoción, la falta de un organismo que centralice el financiamiento de empresas con capacidad de exportar y la carencia de una infraestructura adecuada para resolver los problemas específicos con que tropiezan los exportadores potenciales.

2.- DESARROLLO SOCIAL Y CULTURAL

2.1.- PROGRAMA DE EDUCACION

LA ESTRATEGIA PARA EL DESARROLLO

Alcanzar una sociedad democrática y participante donde cada persona encuentre las condiciones y oportunidades para su liberación exige que la educación se ubique dentro del proceso histórico de las transformaciones sociales para acelerarlo En este sentido, la educación, además de ofrecer sus cometidos trascendentales y universales, debe contribuir a la formación de una conciencia crítica para la creación y difusión de innovaciones, convirtiéndose en un medio de promoción personal y social. Todo ello para preparar y consolidar las bases de un orden social justo. Los conocimientos y valores transmitidos por el proceso educativo deben orientarse también hacia el logro del desarrollo socio-político y preparar a la población para el ejercicio de la libertad.

Por razones filosóficas y sociales es preciso que la mayoría de la población participe en el proceso mismo de orientación de la educación a fin de que ésta no sea sólo producto de la imposición de conocimientos y valores por parte de una elite.

Estas orientaciones normativas implican que en el sector educacional deberá existir una igualdad efectiva en el acceso a las oportunidades de educación y que la escuela, como institución, deberá vincularse íntimamente a la promoción de su comunidad.

Lo primero se refiere no sólo a la correspondencia cuantitativa entre la demanda potencial de educación y la oferta posible del sistema educacional, sino también a los aspectos cualitativos que hagan propicia la retención de los educandos, tanto en el sistema educativo formal, como en el parasistema.

Lo segundo exige que los conocimientos y valores transmitidos a través del proceso educativo, en todas sus modalidades, estén orientados a la incorporación de la población al proceso productivo, no sólo como factor de la producción económica, situación puramente instrumental, sino como sujeto de dicho proceso.

En otras palabras, como participante en el proceso de toma de decisiones. Para ello la educación requiere del incremento del nivel de vida de la población marginada, ya que el bajo rendimiento del sector educativo que se traduce en altas tasas de deserción, repitencia y bajo nivel de aprendizaje, entre otros indicadores, no puede atribuirse únicamente a deficiencias inherentes al sistema educativo. Es preciso reconocer definitivamente que un factor decisivo en la explicación de este fenómeno lo constituye la situación económica, social y cultural de la población en general.

Finalmente, deben establecerse normas de funcionamiento y orientación para las instituciones, grupos o elementos sociales cuyas acciones o actividades tienen consecuencias significativas en la generación de motivaciones y comportamientos que coadyuven al proceso educativo.

El esfuerzo de la última década para incorporar masivamente a la población escolar debe mantenerse y aumentarse, pero además deberá realizarse ahora un decisivo esfuerzo para obtener un óptimo rendimiento cualitativo del sistema. De allí que el principal objetivo de este plan, sea la modernización del sistema educativo a través de un conjunto de acciones destinadas a elevar los niveles de calidad y eficiencia de la educación.

Los objetivos básicos de la política educativa son los siguientes:

Orientar la modernización de la estructura educacional en dos direcciones fundamentales: la organización racional del trabajo en forma tal que facilite una mayor eficiencia en el uso de los recursos humanos, técnicos y financieros y la actualización de contenidos educacionales que contribuyan a la formación de ciudadanos aptos para vivir en una sociedad democrática, solidaria y participante, capaces de promover la transformación del medio en que habitan.

Proseguir la expansión cuantitativa del sistema mediante la ampliación de la capacidad instalada y la incorporación tanto de la población en edad escolar, como la de aquellos sectores que por diversas razones han permanecido al margen de los beneficios de la cultura.

El logro de estos objetivos permitirá a mediano plazo la capacitación de los recursos humanos necesarios para el desarrollo del país, y a largo plazo, la generación de las actitudes necesarias para lograr un desarrollo integral y auto sostenido.

LAS PRINCIPALES METAS DEL PLAN DE EDUCACION

El número de alumnos inscritos en el sistema educativo crecerá durante el período del Plan a una tasa anual promedio de 5,7 por ciento, con lo que alcanzará en el año escolar 1974-75 la cifra de 2.924.669. Los cuadros anexos al final del capítulo resumen las principales metas propuestas por niveles educativos.

El crecimiento promedio anual del número de alumnos en educación primaria en el período del plan será de 4,5 por ciento, lo que permitirá disminuir progresivamente el déficit existente. La participación de la educación primaria en la matrícula total del sistema continuará sin embargo disminuyendo, situándose en 70,7 por ciento en el año escolar 1974-75.

La proporción del número de alumnos en las otras ramas de la educación con respecto a la matrícula total será en el año escolar 1974-75 de 2,7 por ciento para la educación PRE-escolar, 22,3 por ciento para la educación media y 4,3 por ciento para la educación superior.

El gasto público total en el sector educación en el quinquenio 70-74 será de 14.664,5 millones de bolívares, de los ‘cuales 13.235 millones de bolívares, es decir el 90,2 por ciento, serán gastos corrientes. El gasto público total del Ministerio de Educación, no incluidos los institutos autónomos que le están adscritos será de 7.520,8 millones de bolívares.

Se ha previsto una inversión de 576,6 millones de bolívares en edificaciones educacionales a ser construidas por el Ministerio de Obras Públicas, de los cuales el 31,9 por ciento destinado a educación primaria, el 44,0 por ciento a educación media y el 24,1 por ciento a educación superior.

INSTRUMENTACION DEL PLAN

Para alcanzar los objetivos y metas previstas en el plan la política educativa se orientará principalmente hacia la reforma cualitativa del sistema, el cumplimiento de la obligatoriedad de la instrucción pública gratuita a nivel de educación primaria, la concentración de esfuerzos en educación media, la formación de recursos humanos de alto nivel y la formación y capacitación a corto plazo a través del parasistema.

Reforma cualitativa del sistema

Entre las medidas más importantes destinadas a la reforma cualitativa del sistema se destacan:

  • Modificación de la estructura programática en todos los niveles del sistema para garantizar la continuidad de la experiencia educativa. A tal efecto los programas desde el nivel de PRE-escolar hasta el ciclo básico común se estructurarán de acuerdo a las siguientes: áreas: Lengua y Literatura, Ciencias y Matemáticas, Estudios Sociales, Artes Plásticas, Educación Musical y Educación Física.
  • Institucionalización de los ciclos básico y diversificado para la Educación Media.
  • Reorganización de los servicios de orientación vocacional;
  • Regionalización de las políticas educativas y adecuación de la educación impartida a las condiciones ecológicas y de producción específicas de cada región.
  • Perfeccionamiento progresivo del nuevo régimen de evaluación.
  • Mejoramiento profesional del personal docente y administrativo.
  • Estatuto de Personal Docente; y
  • Reforma Administrativa del Ministerio de Educación.

INSTRUCCIÓN PÚBLICA GRATUITA Y OBLIGATORIA A NIVEL DE EDUCACIÓN PRIMARIA

A pesar del centenario de su promulgación aún no se ha logrado cumplir totalmente el decreto de instrucción pública gratuita y obligatoria, por lo que en el período del plan será necesario intensificar la incorporación de la población en edad escolar, especialmente en las áreas urbanas en expansión.

CONCENTRACIÓN DE ESFUERZOS EN LA EDUCACIÓN MEDIA

La educación media comprende las ramas de secundaria, normal y técnica, las cuales como ya se ha indicado tendrán un ciclo básico común de tres años y un ciclo diversificado de acuerdo a las especialidades. Esta transformación y la alta tasa de crecimiento de la matrícula en la última década, obligan a concentrar esfuerzos en este nivel.

Preparación del personal docente en función de las modificaciones de la estructura programática;

Redistribución de la población escolar, destinando unos planteles para el ciclo básico y otros para el diversificado;

Construcción y dotación de nuevos planteles que respondan a las necesidades del nuevo régimen educativo.

FORMACIÓN DE RECURSOS HUMANOS DE ALTO NIVEL

El número de profesionales egresados de las universidades en muchas especialidades no corresponde a las necesidades del país, lo cual origina desempleo o escasez según las relaciones de oferta y demanda de trabajo para cada especialidad. Para corregir esta situación, se iniciarán en 1970, los estudios necesarios que permitan realizar una verdadera planificación de la educación superior. Mientras tales estudios se realizan y ante la evidencia de una escasez importante de profesionales en las carreras técnicas, se estimulará el desarrollo de las mismas y se promoverán los institutos técnicos superiores para la formación de personal intermedio.

FORMACIÓN Y CAPACITACIÓN A TRAVÉS DEL PARASISTEMA

El parasistema comprende las instituciones de capacitación profesional y técnica que están al margen del sistema educativo formal, aunque juegan un papel muy importante cuando existe alta deserción y bajos niveles de calificación de la mano de obra. La formación y capacitación a corto plazo a través del para-sistema implica la instrumentación y ejecución progresiva del decreto que regula la educación permanente de adultos, la reorientación de la programación del Instituto Nacional de Cooperación educativa (INCE) en función del desarrollo previsto en el Plan y la identificación y diagnóstico del resto de las instituciones que constituyen el parasistema así como su reorientación en función de la nueva política educativa.

2.2.- PROGRAMA DE SALUD Y DE DEFENSA SOCIAL

ESTRATEGIA PARA EL DESARROLLO

El IV PLAN DE LA NACION, plantea que a pesar de que los indicadores revelaban un nivel general de salud aceptable, para ese periodo aún persistían enfermedades susceptibles de mayor control y situaciones que podían ser modificadas con una política de salud más acorde con la realidad del país y su desarrollo científico y tecnológico.

El mantenimiento y mejoramiento del nivel de salud y su más justa distribución entre toda la población requería la integración de los servicios de salud en sus aspectos normativos, programáticos, técnicos y administrativos a fin de evitar el desperdicio de recursos y la dispersión de esfuerzos que para el momento existían como consecuencia de la multiplicidad de instituciones y de comandos dentro de este campo. Por ello el objetivo más importante de la política del sector en el período de este IV Plan de la Nación era la creación y puesta en marcha del Servicio Nacional de Salud.

LAS PRINCIPALES METAS DEL PLAN DE LA SALUD

Debido a que los riesgos de morir eran altos en ambos extremos de la vida y bajos en las edades de 1 a 50 años, en las que se encontraba el 86 por ciento de la población venezolana, es fácil explicarse una tasa-de mortalidad general relativamente baja. Esta tasa, sin embargo, tendería a subir en la medida en que aumentara la proporción de mayores de 50 años, por lo que en el período del Plan no se esperaba un descenso significativo de la tasa de mortalidad.

La esperanza de vida al nacer, por su parte, continuaría su lento crecimiento aproximándose más al umbral de los 70 años característico de países altamente desarrollados.

Durante el período del Plan se incorporarán al servicio 7.636 nuevas camas, de las cuales 6.761 corresponden al sector público.

Formación de personal auxiliar y de nivel medio tanto técnico como administrativo

Aplicación de estímulos y normas legales necesarias para lograr una mejor distribución del personal médico entre las diferentes regiones del país.

El gasto público total en el sector salud en el quinquenio 70-74 seria de 13.952,8 millones de bolívares, de los cuales 10.056,6 millones de bolívares, es decir, el 75,5 por ciento, serían gastos corrientes.

Se ha previsto una inversión de 352,1 millones de bolívares en edificaciones médico-asistenciales a ser construidas por el Ministerio de Obras Públicas, de los cuales el 87,3 por ciento destinado a hospitales y el resto a ambulatorios.

INSTRUMENTACION DEL PLAN

Para alcanzar los objetivos y metas previstos en el Plan la política sectorial se orientará principalmente hacia la regionalización de la administración de la salud, la reorganización de los servicios de atención médica, la organización de las estadísticas del sector, la reforma administrativa y la preparación y puesta en ejecución de los instrumentos jurídicos y administrativos que normarán el funcionamiento del Sistema Nacional de Salud.

Regionalización de la administración de la salud

En 1970 el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social comenzaría la progresiva regionalización de los servicios sanitarios, lo cual le permitiría disponer en un plazo relativamente corto de oficinas locales que formulen y ejecuten programas a nivel regional.

Reorganización de los servicios de atención médica

A fin de lograr una mejor utilización de los recursos disponibles para esta actividad, se tomarán las siguientes medidas:

Mejorar la información epidemiológica sobre la morbilidad y mortalidad nacionales, de modo que sirviera de guía y orientación para la programación de las actividades y la asignación de recursos.

Dedicaría especial atención a la medicina preventiva, incluyendo el estudio y desarrollo de nuevas técnicas de prevención y la revisión de los costos de las actividades que actualmente se realizan en este campo, con el fin de aumentar su productividad.

Estructuraría dentro de las unidades regionales una red de servicios de salud integrados que tendría como centro el hospital regional y terminaría en los programas de penetración rural, y donde se le daría la debida significación programática a los servicios ambulatorios que funcionarían como dependencia obligatoria del hospital.

Promovería la formación de personal técnico y administrativo y de personal médico especializado principalmente en Anatomía Patológica, Traumatología, Radiología general y terapéutica, Microbiología y Gastroenterología.

Transformaría progresivamente los hospitales especializados en hospitales generales, comenzando por los antituberculosos y psiquiátricos. En los hospitales generales se reservaría un porcentaje de camas para atender los procesos neumológicos y psiquiátricos que requieran reclusión.

Organización de las estadísticas del sector

Como resultado, entre otras causas, del crecimiento desordenado de las instituciones que prestan servicios de salud en el país, existe una diversidad de sistemas estadísticos que adolecen de diversas deficiencias tales como la multiplicidad de informes, la recolección de datos innecesarios o no esenciales, el bajo nivel de confiabilidad, la recepción inoportuna y procesamiento inadecuado de la información recibida y la deficiente publicación y divulgación de los datos útiles, La superación de, estas deficiencias requiere la definición de una política nacional con respecto a las estadísticas del sector salud, el estudio de los diferentes sistemas existentes, la elaboración de una legislación apropiada que permita la implantación de las reformas aprobadas, y el establecimiento de un sistema estadístico uniforme.

Sistema Nacional de Salud

La reforma administrativa del sector comprendería como elemento fundamental la integración de los servicios de salud en sus aspectos normativos, programáticos, técnicos y administrativos, lo cual se traduciría en la racional utilización de los recursos y la eliminación de los conflictos de competencia existentes entre las diversas instituciones que prestaban atención médica. Esto requería que durante los primeros años del Plan se realizaran estudios específicos dentro de los diversos campos de sanidad, asistencia social, seguridad social, etc., que permitieran la elaboración de los instrumentos jurídicos y administrativos necesarios para que en los últimos años del período 70-74 comenzaran a operar el Servicio Nacional de Salud.

3. DESARROLLO INDUSTRIAL

3.1 - PROGRAMA DE HIDROCARBUROS

ESTRATEGIA PARA EL DESARROLLO

El IV Plan de la Nación plantea que el desarrollo económico venezolano, presentaba como característica fundamental una estrecha correlación entre la expansión del sector petrolero y el crecimiento bruto interno. El petróleo había sido y continuaría siendo por muchos años el elemento más importante para el financiamiento de nuestro desarrollo, lo cual originaria un alto grado de dependencia y vulnerabilidad de nuestra economía frente a las fluctuaciones de la demanda y precios del petróleo en los mercados internacionales.

Es necesario la transformación progresiva de nuestra economía, eminentemente petrolera, en una moderna economía agrícola-industrial aprovechando al máximo los recursos financieros generados por el petróleo. Paralelamente había que expandir las actividades de hidrocarburos y fortalecer la industria petrolera nacional.

El petróleo desempeñaría un papel cada vez más importante en el mundo como principal fuente de energía. Venezuela país productor y exportador neto debía aprovechar satisfactoriamente el crecimiento de la demanda mundial.

La estrategia para el desarrollo del sector Hidrocarburos se fundamentaría en los siguientes puntos:

  • Realización de todos los esfuerzos necesarios para evitar que continuara el deterioro de los precios del petróleo.
  • Ampliación, diversificación y consolidación de los mercados del petróleo venezolano.
  • Fortalecimiento de la Corporación Venezolana del Petróleo y su participación activa en todas las fases de la actividad petrolera.
  • Desarrollo de un vasto programa de exploración y recuperación capaz de incrementar en forma importante nuestras reservas petroleras; y
  • Promoción de la capacitación acelerada de personal técnico en todos los aspectos de la industria, con especial énfasis en administración, economía petrolera, política petrolera internacional, introducción e investigación de nuevas aplicaciones o sistemas de producción.

LAS PRINCIPALES METAS DEL PLAN DE HIDROCARBUROS

Se estimó que el valor de la producción, así como el producto o valor agregado crecería durante el período del Plan a una tasa anual promedio de 2,6 por ciento. De acuerdo a esta hipótesis el producto pasaría de 8.944,0 millones de bolívares en 1969 a 10.168,0 millones de bolívares en 1974.

El volumen de producción de petróleo crudo pasaría de 1.311,8 millones de barriles (208,6 millones de metros cúbicos) en 1969 a 1.491,3 millones de barriles (237,1 millones de metros cúbicos) en 1974.

La producción bruta de gas natural crecería a una tasa anual promedio

3.2..- PROGRAMA DE MINERIA

LA ESTRATEGIA PARA EL DESARROLLO

El IV Plan de Nación, indica que la creciente demanda de materias primas minerales por la industria manufacturera y las nuevas exigencias del mercado mundial de mineral de hierro, comprometían al país a la adopción de una política dinámica para el fomento del sector minero, Su desarrollo se planteaba a través del fortalecimiento y diversificación de la producción minera para el mercado externo, como fuente importante de divisas e instrumento de mejoramiento de los precios; la incorporación al proceso productivo de multitud de minerales explotados en pequeña escala o no explotados para ese momento, que eran materias primas de procesos manufactureros subsiguientes y el establecimiento, con fines de descentralización y generación de empleo local, de pequeñas explotaciones mineras, en especial de minerales no metálicos.

LAS PRINCIPALES METAS DEL PLAN

El producto minero crecería durante el período del Plan a una tasa anual promedio de 9,2 por ciento.

El Hierro mantendría su preponderancia y su oferta se diversificaría hacía la producción de mineral de mayor contenido metálico y en consecuencia de mayor valor.

Se ha estimó un incremento anual promedio del 8,6 por ciento en el total de las exportaciones de productos mineros y una mayor diversificación de las mismas que permitiría aumentar la participación de las exportaciones de productos mineros diferentes del hierro de tres por ciento en 1969 a diez por ciento en 1974.

Las exportaciones de hierro crecerían a una tasa anual promedio de 7,0 por ciento al pasar de 573 millones de bolívares en 1969 a 802 millones de bolívares en 1974.

La ocupación en el sector minero seria de 18.900 personas para 1974. Esta cifra, pequeña en relación a los demás sectores, seria el resultado del alto grado de tecnificación de las grandes explotaciones mineras que predominan dentro del sector.

Para lograr los aumentos previstos era necesario invertir un total de 1.748,3 millones de bolívares, durante el período del Plan, de los cuales el 63,4 por ciento correspondería a la industria de mineral de hierro, el 14,9 por ciento a níquel y el 21,7 restante a las demás actividades mineras.

El sector público invertiría 834,9 millones de bolívares, es decir, el 47,7 por ciento de la inversión total y el sector privado el 52,3 por ciento restante.

INSTRUMENTACION DEL PLAN

La política minera estuvo orientada hacia el logro del objetivo fundamental de conocer y desarrollar los recursos minerales a un ritmo acelerado.

Política de promoción y estímulos

Para alcanzar el objetivo antes citado se incrementarían los estudios geológico-mineros en aquellas áreas que habían mostrado mayor ocurrencia de minerales, con el objeto de promover su inmediato desarrollo. La divulgación en el ámbito nacional e internacional de nuestro potencial minero, de las oportunidades de inversión en el sector, la forma de cooperación e incentivos y las garantías que otorgaría el Gobierno Nacional a los inversionistas, son los elementos básicos de esta política.

Modalidades de asociación

Con el fin de preservar los recursos naturales no renovables, el Estado participaría, a través de diversas modalidades de asociación, en la explotación de los minerales cuya disponibilidad o valor fueran abundantes.

Las modalidades de asociación dependerían de las características del mineral, del tipo de yacimiento y de la comercialización del producto.

El Estado estimularía la participación del capital privado en la forma y condiciones más convenientes a los intereses del país.

Legislación minera

La reforma de la Ley de Minas era parte importante de la instrumentación de la política minera. Esta reforma estaría orientada a permitir una participación más directa del Estado en la programación y control de las explotaciones y facilitaba el desarrollo de la pequeña y mediana minería.

Seguridad social

La situación socio-económica del minero seria estudiada con detenimiento a fin de tomar las medidas conducentes a mejorar sus condiciones de trabajo, especialmente las del minero de libre aprovechamiento. Se propiciaría la formación de cooperativas mineras, a las cuales se brindaría asistencia técnica y crediticia y se realizarían programas de entrenamiento y capacitación que conducirán a una explotación más racional de los recursos mineros y al aumento del nivel de vida de los trabajadores.

3.3.- PROGRAMA DE LA INDUSTRIA MANUFACTURERA

ESTRATEGIAS PARA EL DESARROLLO

El fin de la década de los 60 señala la terminación de la etapa inicial del proceso de desarrollo de la industria manufacturera venezolana y el consecuente inicio de una nueva etapa que requerirá de altos volúmenes de capital, de tecnología más complejas, mano de obre especializadas, ampliación de los mercados y la continuación del proceso de sustitución de importaciones en forma selectiva.

En los próximos años el desarrollo industrial da una especial énfasis a la creación de condiciones que nos permitan concurrir a los mercados externos y para ello lo realizan de la forma siguiente:

Estimulando el crecimiento de los grandes complejos siderúrgicos, petroquímicos y energéticos intensivos, base primordial de nuestra futura exportación.

La sustitución de importaciones continuara siendo un factor importante de crecimiento de nuestra producción, permitiendo, en unos casos, el fortalecimiento de la presente base industrial mediante la diversificación, y en otros, creando la base de producción que haga posible el establecimiento de actividades industriales, cuyo objetivo sea cubrir eficientemente el consumo nacional y concurrir a los mercados internacionales. Con el objeto de poder:

Estimular adecuadamente el desarrollo industrial integral, se ha programado la clasificación de las actividades industriales en tres grupos.

El Grupo I

Son aquellas industrias que se caracterizan por una gran eficiencia económica, que utilizan tecnologías modernas, que requieren de altos volúmenes de inversión por unidad industrial y cuya producción se dirigirá preferentemente al mercado externo, con el fin de obtener un volumen adecuado de divisas. Corresponde a este grupo las actividades en los campos de refinación de petróleo, petroquímica, siderúrgicos y energéticos intensivos. Donde con su desarrollo se pretenderá ir creando las bases del sector industrial exportador neto, el cual suplirá a mediano plazo el dinamismo que este perdiendo el sector petrolero, asimismo tendrá prioridad en las decisiones que tome el gobierno en materia de inversiones y se le darán los adecuados estímulos para su rápida expansión.

El Grupo I en el periodo del Plan, no se verá incrementado sustancialmente por cuanto la adecuada escogencias de los proyectos y el plazo de maduración de las inversiones hacen prever la conclusión de buena parte de los mismos años posteriores al 1974. sin embargo, durante este periodo se tomarán las decisiones necesarias para fortalecer este sector y estimular un número adecuado de proyectos.

El Grupo II

Correspondes a la empresas productoras de bienes y servicios que permitirán continuar el proceso de sustitución de importaciones, especialmente de materias primas y bienes de capital o que contribuyan a iniciar o ampliar exportaciones. Estará conformadas por un conjunto de producciones el cual se ubican en tres campos principales que son:

Industria de transformación de metales.

Industrias de productos químicos y petroquímicos.

Producciones de bienes de consumo directo, que por sus características pueden producirse en condiciones competitivas.

Con el objeto de estimular el crecimiento de este grupo, se incluirán en él las industrias que presenten las siguientes características:

Industrias con costos de producción comparativamente bajos que permitan iniciar y ampliar exportaciones.

Industrias que formen parte de acuerdos de programación industrial y de complementación.

Industrias que sustituya importaciones por producciones nacionales eficiente.

Industrias que mediante programas de productividad puedan adecuarse a una pronta participación en el mercado externo.

Dicho grupo contribuye a la mayor parte de la producción industrial venezuela y se pretende obtener de él un crecimiento que permita una mayor integración del complejo industrial a través de la producción de materia primas y bienes de capital y una reorientación hacia los mercados externos a través de un mejor aprovechamiento de las capacidades de producción existente y de una racionalización de las nuevas inversiones.

Tendrá prioridad dentro de las políticas de desarrollo a las industria que tengan uso del mercado externo, también a aquellas industrias que utilicen insumos provenientes de los complejos básicos. Contaran con una adecuada política de protección, con el mercado interno como base de operación para concurrir al mercado internacional y con los incentivos necesarios a la exportación. El cual comprenderá de programas de productividad, normalización, control de calidad, asistencia técnica y financiera e integración y diversificación de loas producciones.

El Grupo III

Consistió en el conjunto de actividades que se orientan preferentemente a abastecer el mercado interno por poseer una o varias de las características siguiente:

Producciones para mercados locales o limitados.

Producciones cuya capacidad de competir esta condicionada por factores ajenos a la eficiencia de la eficiencia de la industria.

Producciones y servicios que por su naturaleza no son exportables.

Producciones de bienes de consumo no durable, cuyas capacidades instaladas abastecen el mercado interno, pero que no son sujeto de intercambios por producirse en condiciones similares en la mayoría de los países.

El desarrollo de estas industrias se canalizaría hacia la absorción de empleo y a un mayor aprovechamiento de las materias primas nacionales, procurando maximizar su contribución al desarrollo regional. Para incluir una industria dentro este grupo será la utilización de insumos de origen agropecuarios y mineros de producción nacional.

Asimismo, conlleva la retención de la gente en sus lugares de origen mediante la creación de facilidades integradas a los campos agropecuarios, mineros y de servicios donde los trabajadores en el interior del país estimulará las economía de las regiones e incrementará el uso de los recursos propios de las mismas. Las políticas de promoción de exportaciones, de estímulos y protecciones y de financiamiento constituye el trípode en el que se apoyará el cumplimiento de la estrategia propuesta.

LAS PRINCIPALES METAS DEL PLAN MANUFACTURERO

Debido a las estrategia señaladas se ha establecido un conjunto de metas para lograr los objetivos básicos. Entre las metas tenemos:

  • El consumo aparente del producto manufacturados crecerá en 8% promedio por año y el consumo de habitante se elevará de 2.643 bolívares en 1969 a 3.241 bolívares en 1974, lo que será un 22.6%.
  • El valor de la producción crecerá a una tasa anual de 8.5% y el valor agregado a un 9.4%.
  • El aporte de la industria manufacturera al producto territorial bruto pasara de 20.2 % en 1969 y en 1974 un 23.2%.
  • El nivel de importaciones reales aumentará a una tasa anual de 4.6% produciendo cambios en su estructuras.
  • Se prevé un incremento anual de 5.7% en el valor real de las exportaciones y una mayor diversificación de las mismas que permitirá aumentar la participación de las exportaciones del producto manufacturero distintos a los derivados del petroleo, de 5.5% en 1969 a un 20.5% en 1974.

INSTRUMENTACIÓN DEL PLAN MANUFACTURERO

Para alcanzar las metas prevista en el plan, la política industrial estará orientada hacia el establecimiento de nuevas empresas, la consolidación de la industrias existentes, la promoción de exportaciones y el cumplimiento de los programas de inversión directa del estado.

a.- Políticas de estímulos y protecciones

El estado concederá estímulos y protecciones con el fin de propiciar el establecimiento de nuevas industrias en aquellas ramas del sector manufacturero que se consideren prioritarias para el desarrollo del país. Donde los estímulos que se empleará para promover el establecimiento de nuevas empresas y el desarrollo de actividades industriales, serán de carácter transitorio o temporal y se beneficiaran automáticamente de ellos quienes desarrollen proyectos industriales que den origen a nuevas exportaciones, la utilización intensiva de insumo nacionales o la generación significativa de empleo.

Las protecciones se otorgaran de acuerdo con las naturalezas de la rama industrial y permitirán garantizar las condiciones de operaciones económicas de las empresas durante el lapso necesario para su desarrollo. Para ellos se tomara los siguientes elementos de juicios:

Posibilidades de exportación, la participación de la industrias venezolanas en el mercado externo es necesario la creación de una oferta exportadora, que garantice al mercado nacional optar al mercado internacional en aquellas ramas industriales que lo requieran.

Capacidad de empleo, se medirá en función de las siguiente relaciones:

  • Densidad de empleo: la relación personas ocupadas / inversiones
  • Intensidad de empleo: la relación personas ocupadas/ costo del producto.
  • Valor del empleo: relación de costo de mano de obra / costo del producto.

Naturaleza del insumo y grado de utilización:

  • Insumo nacional preferencial, provienen de la actividades agropecuarias, mineras y de industria básicas,
  • Insumo nacional no preferencial, medido en función del grado de manufactura local, y
  • el Insumo importado, su abastecimiento externo de acuerdos de complementación o de programación industrial.

Contribución Fiscal: se analizará el aporte de la industrias al fisco.

Eficiencia industrial y tecnología, donde se diferencia las industrias productoras de bienes de consumos de las industrias productoras de bienes intermedios y de capital.

Efectos generales sobre la economía nacional, se considera el efecto multiplicador en una empresa, bien sea positivo o negativo sobre la Balanza de Pagos.

b.- Políticas de Promoción

La promoción abarca desde la fase de preinversión hasta la efectiva ayuda técnica y financiera y se realizara de acuerdo a la política correspondiente a cada rama industrial, las prioridades nacionales y regionales y los estudios de factibilidad técnico-económicos.

c.- Política de inversión directa del Estado

Se orientará principalmente hacia las industrias básicas, entendiendo como tales aquellas que dependen sustancialmente de la transformación de nuestros recursos naturales no renovables, cuyas disponibilidades o valor sean abundantes y las que produzcan insumos esenciales para el desarrollo.

d.- Políticas de financiamientos

Se otorgaran créditos fiscal en el siguiente orden de prioridades: actividades de exportación, la sustitución eficiente de importaciones, la generación de empleo y la consolidación de la base industrial existentes.

e.- Políticas de Consolidación de la industrias existente

A fin de lograr una mayor integración, eficiente y productividad en la industria existente que permita asentar sobre bases sólidas la segunda etapa de nuestra industrialización, durante el período del plan.

f.- Política de Promoción de exportaciones

Los elementos que se contendrá más importantes serán las siguientes: coordinación y harmonización de las medidas de estímulos, el diseño de un adecuado mecanismo de financiamiento, la reglamentación de los estímulos fiscales y aranceles y la simplificación de tramites de la estructura administrativas.

3.4.- PROGRAMA DE ENERGIA

ESTRATEGIA PARA EL DESARROLLO

El papel de la energía es decisivo para el desarrollo de los demás sectores económicos y por ello es necesario una dinámica política estatal que oriente su acción en forma coordinada con los programas previstos en el ámbito económico general.

Durante el quinquenio 70-74 se continuará la ejecución del Plan Nacional de electrificación 1960-1975 y se incrementarán los esfuerzos para lograr un mayor aprovechamiento como fuente de energía del gas que diariamente se desperdicia en las exportaciones petroleras y que no pueda ser transformado en productos petroquímicos, reinyectando en el suelo, exportando o vendiendo al mercado nacional.

LAS PRINCIPALES METAS DEL PLAN DE ENERGÍA

El producto del sector energía crecerá durante el período del plan a una tasa anual promedio de 11.6% al pasar de 853 millones de bolívares en 1969 a 1.475 millones de bolívares en 1974. se prevé que el consumo de energía crecerá a una tasa anual promedio de 7.3% y que durante el quinquenio continuará el incremento de la participación de electricidad y gas en el consumo total.

La capacidad instalada aumentará de 2.5 millones de kilovatios en 1969 a 3.1 millones de kilovatios en 1974. Las obras más importantes que contribuirán al aumento de la capacidad instalada serán la primera etapa de la Central Hidroeléctrica de Santo Domingo y la instalación de la cuarta unidad generadora en la Presa de Gurí.

En el año 1970 se concluirán los trabajos de cambios de frecuencias del área Metropolitana de Caracas y durante 1971 se realizará el cambio de frecuencia de la ciudad de Valencia, con lo que país quedará unificado en la frecuencia de 60 ciclos, por segundo.

Se estima que el consumo de electricidad crecerá a una tasa interanual promedio de 10.7%, con los que superará la cifra de 12.700 millones de kilovatios-hora en 1974. El número de suscriptores pasará de 1.2 millones en 1969 a 1.6 millones en 1974.

Durante el periodo del plan se iniciará un vasto programa de electrificación rural cuyo objetivo es dar electricidad a cerca de 753 centros poblados. Para alcanzar las metas previstas en el Plan de Energía, será necesario realizar en el periodo 1970-1974 una inversión bruta de 3.021,3 millones de bolívares, de los cuales el 66.4% corresponde al sector público. Del monto total de la inversión 2.683,9 millones de bolívares se destinará a electricidad y 337,4 millones de bolívares a gas.

INSTRUMENTACIÓN DEL PLAN

El desarrollo previsto requiere la adopción de un conjunto de medidas que faciliten una mayor integración dentro del sector y que permitan alcanzar las metas propuestas en forma coordinada con el resto de la economía. Entre estas medidas se destacan las siguientes:

Unificación y racionalización de las tarifas eléctricas y de gas a escala nacional.

Elaboración de los instrumentos Jurídicos necesarios para regular la prestación del servicio eléctrico y delimitar la competencia de los participantes en las diferentes fases de la actividad eléctrica.

Mejoramiento y expansión del servicio prestado por las empresas especializadas y control de la importaciones de equipos a fin de reducir progresivamente la autogeneración.

Mayor conocimientos de las necesidades de energías de los proyectos industriales que se adelanten a fin de prever el adecuado suministro de la misma.

Implantación de un eficaz mecanismo permanente de consulta entre los sectores públicos y privados.

4.- DESARROLLO AGRICOLA

4.1.- PROGRAMA AGRÍCOLA

ESTRATEGIAS PARA SU DESARROLLO:

Durante el primer gobierno de Rafael Caldera (1968-1973), se instrumentó una serie de acciones planificadas para la ejecución del Programa Agrícola, basado en estrategias que impulsaran y reactivaran el sector agrícola nacional, con el fin de reivindicar el trabajo del campo, como una de las labores más dignas y necesarias para la nación, a través del aumento de la producción y el uso más eficiente de los factores productivos; el incremento del ingreso de la población agrícola, a fin de disminuir progresivamente la diferencia existente con el de otros sectores económicos y aumentar significativamente la demanda interna de bienes y servicios.

El mejoramiento de la distribución del ingreso en el medio rural a fin de facilitar la participación activa del pequeño y mediano productor rural en la vida económica y social del país, fue otra de las estrategias para la ejecución del programa.

Entre otras estrategias tenemos:

  • Asegurar el suministro de las materias primas requeridas por la industria en condiciones de calidad y precio satisfactorias tanto para el productor rural como para el industrial y el consumidor.
  • Establecer una oferta permanente que permita el abastecimiento regular del mercado interno y la concurrencia a los mercados internacionales.
  • Fomentar y controlar la utilización racional de los recursos naturales renovables.

METAS DEL PLAN AGRÍCOLA

Puede decirse que el Plan Agrícola tiene sus antecedentes, o es un elemento más del Proyecto de la Reforma Agraria Nacional, establecido en el año de 1960, durante el gobierno de Rómulo Betancourt. A estos proyectos agrícolas se les dio cierta continuación con los gobiernos siguientes de Raúl Leoni y luego Rafael Caldera. En realidad, las principales metas del Plan Agrícola consistieron en el aumento de la producción agrícola en sus distintos renglones, contribuyendo a su vez, a la formación del Producto Territorial Bruto.

El aumento de la producción y, por ende, de las exportaciones, llevaría a la actividad agrícola como el sector económico, individualmente considerado, que ocuparía el mayor número de personas aunado a la mayor producción, estaría ligado a esto el aumento del consumo; mayor consumo de carne, pescado y autoabastecimiento de leche, etc.

INSTRUMENTACIÓN DEL PLAN AGRÍCOLA

Se puede afirmar, que la instrumentación implementada para alcanzar las metas y los objetivos propuestos para la realización del Plan, estuvo cimentado en una serie de "proyectos" que asegurarían el éxito y la concretación del mismo. Entre estos proyectos tenemos: el Proyecto Integral de Desarrollo Agrícola (PRIDA), el Proyecto de Sanidad Animal, el Proyecto de Comercialización de Productos Agropecuarios, la Electrificación Rural, el Complejo Hidrológico del Apure, etc.

Se definen como áreas de atención prioritaria las correspondientes a la Reforma Agraria, la ganadería de carne y de leche y la pesca.

El desarrollo previsto requiere la adopción de un conjunto de medidas entre las que se destacan las siguientes:

  • Propiciar la sustitución de importaciones seleccionadas de acuerdo a sus posibilidades de producción eficiente en el país.
  • Zonificar las áreas de cultivo de acuerdo a las aptitudes de uso de las tierras.
  • Intensificar el otorgamiento del crédito dirigido, bajo una eficiente supervisión técnica y administrativa.
  • Evitar el alza injustificada de los precios de los insumos agrícolas.

4.2.- REFORMA AGRARIA

La Ley de Reforma Agraria se promulgó el 5 de marzo de 1960. La subcomisión de economía de la comisión que elaboró el proyecto de Ley de Reforma Agraria estableció como objetivo dotar de tierra laborable y otros medios de producción a 350.000 familias rurales. Para el período gubernamental de Rafael Caldera, se establecieron estrategias para el desarrollo y continuidad de la Reforma Agraria.

ESTRATEGIA PARA EL DESARROLLO.

El primer decenio de ejecución de la ley presenta una serie de realizaciones y experiencias que analizadas en forma objetiva constituyen un valioso material para la orientación de la política de Reforma Agraria durante la próxima década. Para incorporar realmente las familias campesinas al desarrollo económico y social del país, el Instituto Agrario Nacional pondrá énfasis en el aumento de la producción y en el mejoramiento de la productividad. A tales fines sus acciones se encuadrarán dentro de proyectos integrales, cuya característica principal es la concentración de los recursos, tanto del Instituto como de todos los otros organismos que intervienen en la Reforma Agraria.

En este sentido, la programación va dirigida hacia tres objetivos fundamentales:

La organización social a través del cumplimiento de las disposiciones legales que señalan al Centro Agrario como la célula básica de la nueva estructura social que surge en el medio rural a través de la Reforma Agraria.

La organización económica que permita ir liberando del dirigismo paternalista la acción productiva del campesino a fin de que pueda atender directamente los problemas de producción, industrialización, transporte, mercadeo y, en general, los asuntos propios de la empresa rural.

La organización cultural que consiste en establecer efectivos canales de participación que incorporen al campesino al desarrollo integral del área rural; impartir educación fundamental y adiestramiento técnico y administrativo que conduzcan a un mejoramiento significativo de la producción y productividad agropecuaria y promover organizaciones campesinas dinámicas y nuevos tipos de empresa que conformen una estructura abierta, autónoma y económicamente competitiva.

INSTRUMENTACIÓN DEL PLAN.

  • Para alcanzar las metas y objetivos propuestos en el Plan, se han previsto un conjunto de medidas, entre las cuales se destacan las siguientes:
  • Intensificar la entrega de los títulos de propiedad de la tierra a las familias asentadas.
  • Promover el establecimiento de empresas agroindustriales con participación activa del campesinado, que contribuyan al desarrollo regional y a la generación de nuevas fuentes de trabajo en las áreas rurales.
  • Crear efectivos sistemas de coordinación que permitan la concentración de recursos y esfuerzos para la realización de proyectos integrales que contribuyan al arraigo del campesino.
  • Concentrar los asentamientos campesinos en unidades integrales o Centros Agrarios a fin de poderles brindar servicios comunes con mayor eficacia. Los asentamientos que no formen parte de un Centro Agrario serán, mientras tanto, atendidos a través de los programas ordinarios de consolidación.
  • Mejorar los sistemas estadísticos a fin de evaluar periódicamente los resultados obtenidos tanto en el campo económico como en el socia e introducir los correctivos necesarios.

METAS DE LA REFORMA AGRARIA

Aunque el ideal de la Reforma Agraria era el desarrollo de la actividad agrícola en la tecnificación y modernización de los medios de producción, así como el aumento y diversificación de la producción de los rubros, los logros obtenidos con dicha reforma, estuvieron enfocados más hacia lo social que en lo económico. Realmente la modernización de las técnicas de producción sufrió cambios resaltantes en cuanto al uso de tecnología moderna y técnicas actualizadas y, por consiguiente, la actividad agrícola mejoró sustancialmente. El asentamiento de miles de familias en los campos venezolanos dio un "relativo" nuevo impulso al agro nacional, y las nuevas políticas sociales contribuyeron a contemporaneizar la tenencia y trabajo de la tierra con las de países modernos y desarrollados, deslastrando el pasado latifundista del siglo XIX republicano del campo venezolano.

No obstante, en el sector económico, las metas a alcanzar en el aumento de la producción no estuvieron a la altura de los objetivos trazados. Las aspiraciones de reivindicar al sector agroindustrial y situarlo paralelamente con el sector petrolero fueron infructuosas. La industria petrolera no solo continuó como motor económico de la nación, sino que a raíz del aumento de los precios del petróleo, debido a la crisis energética de comienzos de la década del 70, el llamado "oro negro" se afianzó aún más como producto monoexportador, relegándose la agricultura al plano que ocupó cuando fue desplazado por el petróleo durante el gobierno de Juan Vicente Gómez.

Aún así, las metas se cumplieron en lo social, si comparamos la situación para 1960, fecha en que se decretó la Ley de Reforma Agraria.

5. DESARROLLO FISICO Y ESPACIAL

5.1.- PROGRAMA DE VIVIENDA

Debido al problema de la escasez de vivienda, durante el período 1970-1974, el gobierno de Rafael Caldera implementó las estrategias para el desarrollo del Programa de Vivienda, dirigido a la construcción de un número suficiente de unidades que permitiera frenar a corto plazo el crecimiento del déficit habitacional y reducir progresivamente el déficit acumulado para 1969. Este plan estuvo aunado por el esfuerzo del sector público como el sector privado. Bajo el lema de la construcción de "las cien mil casitas por año", el programa de vivienda y la Ley de Política Habitacional, auguraba una solución a mediano plazo para las familias cuyo ingreso estaba comprendido entre 1000 y 2000 bolívares mensuales. Para las familias de bajos ingresos, el sector público desarrollaría una variedad de programas que permitirían adecuar la solución habitacional a los niveles de ingreso y evitarían que las familias con ingreso inferior a 500 bolívares mensuales quedasen desasistidas.

La meta de construir las "cien mil casitas por año" nunca se cumplió, aunque el proyecto prometió buenos resultados. De haberse concretado el programa, hubiesen sido muchas las familias que se hubieran beneficiado de tal medida, pero todo quedo en un "magnífico Plan de Vivienda"

El plan estuvo instrumentado en un conjunto de medidas dirigidas principalmente a estimular la construcción de viviendas por el Sector Privado y facilitar la construcción de viviendas por el Sector Público, en cantidades y a precios acordes con las necesidades del país.

5.2.- EL PLAN TRANSPORTE

ESTRATEGIA PARA EL DESARROLLO

  • La política de transporte en el próximo quinquenio se orientara al logro de los siguientes objetivos básicos.
  • Mayor participación de la flota nacional en el transporte de la carga de importación y exportación del país.
  • Mayor integración dentro del Sector y con el resto de los sectores económicos sociales.
  • Mantenimiento cuidadoso y eficiente de las carreteras, puertos y aeropuertos.
  • Construcción de la infraestructura básica necesaria para el desarrollo nacional y regional.
  • Ordenamiento del transporte terrestre de carga y de pasajeros, tanto urbano como interurbano.
  • Incremento de la participación de VIASA en el transporte internacional de pasajeros.

LAS PRINCIPALES METAS DEL PLAN DE TRANSPORTE

Durante el próximo quinquenio el producto del Sector de Transporte crecerá a una tasa anual promedio de 6.3 con lo que alcanzara la cifra de 2.359 millones de bolívares en 1974.

La red de carreteras se incrementará en 14.0 %al pasar de 39.590.5 Km. en 1969 a 45.113.5 Km. en 1974. La longitud de carreteras pavimentadas alcanzará 21.738.4 Km. En 1974 con lo que su proporción con respecto a la red total será de 48.2%.

En 1971 se comenzara la construcción de la Línea Catia-Petare del Metro de Caracas, de 20Km. De longitud, concluyéndose en el periodo del Plan el tramó Pro patria –La Hoyada, de 7 Km. De longitud. También se ha previsto la reparación de la vía y equipos de ferrocarril Puerto Cabello- Barquisimeto y la construcción del ramal Urama –Riecito, con una longitud total de 114Km.

Durante el quinquenio 70-74 se construirá el nuevo Aeropuerto de Maiquetía y se adelantara la construcción del nuevo Aeropuerto de Margarita. Y se realizaran ampliaciones y modificaciones en los distintos aeropuertos de las regiones del país.

La inversión total en el Sector Transporte durante el periodo de 1970-1974 se ha estimado en 7.581,5 millones de bolívares, de los cuales 5.700,1 millones de bolívares, equivalentes al 75.2% serán invertidos por el Sector Público.

INSTRUMENTACIÓN DEL PLAN

Para alcanzar los objetivos y metas propuestas se ha previsto un conjunto de medidas entre las que se destacan las siguientes:

Elaboración de una Ley de Protección a al Marina Mercante Nacional, por lo cual se reserve a los buques o naves mercantes del País.

Creación de la Policía Vial Y puesta en operación de un programa de patrullaje de carreteras.

Constitución de autoridades administrativas autónomas en los principales puertos y aeropuertos del País, comenzando con la creación del Instituto Autónomo Aeropuerto de Maiquetía.

Ampliación y modernización del instrumental de ayuda a la navegación aérea de los aeropuertos del país.

Negociación de convenios con otros países a fin de ampliar las rutas internacionales y los mercados para las flotas aéreas y marítimas nacionales.

Dotación de equipos flotantes y de comunicación a las principales capitanías de puertos del país.

5.3.- PLAN DE COMUNICACIÓN

LAS PRINCIPALES METAS DEL PLAN DE COMUNICACION

El producto del Sector Comunicaciones crecerá durante el periodo del Plan a una tasa anual promedio de 12.8% al pasar de 262 millones de bolívares en 1969 a 478 millones de bolívares en 1974.

El servicio mas importante dentro del sector continuara siendo la telefonía, para 1974 tendrá servicio telefónico automático 92 centros urbanos de más de 10.000 habitantes y 167 poblaciones entre 2.000 y 10.000 habitantes. En Caracas serán incorporados 132.000 nuevos suscriptores equivalentes a 145mil aparatos, lo que permitirá subir la densidad de 11,4 aparatos por cada 100 habitantes en 1969 a 15,3 aparatos por cada 100 habitantes en 1974 y elevar el grado de satisfacción de la demanda potencial de 50,3% a 63,3 %.

Durante el periodo del Plan se extenderá el alcance de la radio y la televisora nacional; en cuanto a la televisión el grado de satisfacción de la demanda nacional pasara de 39,2% en 1969 a 60,6 % en 1974. Y la cobertura radial pasara de un 20,2% a un 56,3; hasta lograr la cobertura nacional para ambas emisoras en el año 1974.

La inversión pública total en el sector comunicaciones en el período 1970-1974 será de 1.468,6 millones de bolívares.

INSTRUMENTACIÓN DEL PLAN

Para alcanzar las metas y objetivos propuestos se requiere la adopción de un conjunto de medidas que faciliten una mayor integración y organización dentro del sector. Entre ellas se destacan las siguientes:

Separación de las actividades de regulación y control de la prestación de los servicios.

Eliminación progresiva de las franquicias de correos y telégrafos.

Unificación de los equipos de telecomunicaciones, especialmente de los equipos de conmutación, con vistas a facilitar su operación, mantenimiento y fabricación en el país.

Adiestramiento intensivo del personal técnico y administrativo.

Elaboración de un nuevo reglamento de Radiodifusión.

Revisión de los instrumentos legales que regulan la presentación del servicio postal.

5.4. PLAN DE TURISMO

ESTRATEGIA PARA EL DESARROLLO

Si bien es cierto que Venezuela ofrece condiciones naturales extraordinarias para iniciar su participación creciente en el mercado turístico internacional, la única forma racional de lograr desarrollar una economía turística eficiente es por medio de la concentración de esfuerzos e inversiones.

La estrategia se plantea dentro de un esquema que requiere de una planificación cuidadosa e integral del sector como único medio de lograr estructurar una acción capaz de anticipar y de enfrentar con eficiencia el desafió de una industria altamente competitiva en escala internacional.

Una de las premisas fundamentales en la estrategia del Plan para el desarrollo del sector la constituye la necesidad de concentrar inversiones a fin de crear complejos turísticos que funcionen en base a economías de escala, único medio de lograr obtener rendimientos económicos que permitan a Venezuela competir con otros países. Por este motivo se hace forzoso limitar la selección a ciertas zonas del país que ofrecen condiciones a corto plazo más favorables para el desarrollo de estos complejos no solo por razones de belleza y atractivo natural.

Es evidente que en todo el país no puede desarrollarse el turismo en forma paralela por lo que hay necesidad de realizar un análisis exhaustivo entre las múltiples y diversas alternativas de inversión para seleccionar las más rentables y convenientes para la economía turística nacional. Es necesario igualmente reconocer que no todas las regiones del país ofrecen condiciones para el desarrollo del turismo.

La promoción del turismo interno como etapa preparatoria para la expansión del turismo extranjero es un objetivo fundamental del Plan. Esta etapa incluye no solo la ampliación y modernización de la infraestructura turística, sino también el mejoramiento de los servicios turísticos y la creación de un ambiente colectivo favorable para el desarrollo del turismo.

La creación de un mercado moderno interno turístico contribuirá a promover la incorporación de áreas marginales de la economía nacional y el desarrollo de sistema o centros turísticos nacionales que sirvan para apoyar la promoción en el exterior de nuestras ofertas turísticas.

Es necesario que el turismo sea un elemento dinamizador de la economía en todo el país, pero especialmente de aquellas regiones que disponen de atractivos turísticos de primer orden que faciliten el aumento constante y progresivo del turismo interno.

El poder considerar al turismo como una industria de carácter nacional dependerá de las posibilidades de producir internamente los bienes y servicios que demanden los turistas, por lo que la vinculación del turismo con la artesanía, la producción industrial y la organización de servicios es indispensable.

AREAS PRIORITARIAS

Para la definición de las áreas prioritarias estas se han clasificado en turismo internacional y turismo nacional.

Las áreas prioritarias para el turismo internacional son las siguientes:

Región Capital: Litoral Central, desde Catia La Mar hasta Higuerote.

Región Nor Oriental: Isla de Margarita y Litoral Oriental que comprende Carúpano y su zona de influencia y la costa entre Puerto La Cruz y Cumana.

Región de Guayana: Zona Selvática.

Región Sur: Amazonas.

Las áreas prioritarias para el turismo nacional son:

Región Centro – Occidental: Litoral del Estado Falcón desde Boca de Aroa hasta la Vela y Ciudad de Coro.

Región de los Andes: Cuenca del río Motatàn, ciudad de Mérida, cuenca del rió Santo Domingo y área fronteriza comprendida entre San Cristóbal, San Antonio y Ureña.

LAS PRINCIPALES METAS DEL PLAN DE TURISMO

Las inversiones del sector público durante el próximo quinquenio en proyectos directamente relacionados con el desarrollo del turismo alcanzan a 758,5 Millones de Bolívares. Estas inversiones están orientadas a crear las bases para el desarrollo de la infraestructura receptora del país y estimular y facilitar la participación de los capitales privados. Incluyen:

  • Aeropuertos, puertos, carreteras turísticas.
  • Remodelación y ampliación de la red hotelera nacional.
  • Promoción, publicidad y asistencia técnica.
  • Formación de recursos humanos.
  • Financiamiento de inversiones turísticas.
  • Estudios generales y de proyectos específicos.
  • Conservación del patrimonio histórico.
  • Protección, regeneración y creación de costas y playas.
  • Revaloración de ciudades y pueblos.
  • Reforestación de sitios de interés turísticos.
  • Saneamiento de playas y balnearios del país.

La obra mas importante es el nuevo Aeropuerto Internacional de Maiquetía, que permitirá enfrentar con eficiencia las exigencias derivadas de las innovaciones tecnológicas actuales y previsibles en el transporte aéreo masivo, las cuales tendrán una incidencia sustancial en el incremento del turismo.

El desarrollo del turismo representa uno de los factores de mayor importancia dentro de los objetivos generales del IV Plan de la Nación para los próximos cinco años. En efecto el turismo tiene una marcada incidencia en la dependencia y vulnerabilidad de la economía en el proceso de diversificación de exportaciones, en el desarrollo regional armónico, en la creación de suficientes oportunidades de empleo para satisfacer la creciente incorporación de población al mercado de trabajo.

Durante el periodo 1970 – 1972 se dedicaran esfuerzos especiales al adiestramiento y formación de los recursos humanos y a la preparación de las instituciones, de los sistemas receptores y del país en general, para responder adecuadamente al aumento sustancial del flujo de visitantes.

Una de las principales metas del plan es lograr la preparación de proyectos específicos suficientemente estudiados en sus aspectos técnicos, económicos y financieros para que puedan ser considerados para su financiamiento interno o externo.

Una consideración de importancia para el éxito del Plan lo constituye la necesidad de diversificar la oferta turística del país por lo cual es imprescindible personalizar y hacer mas original esta oferta. En este sentido Canaima y otras áreas de Guayana y del Amazonas representan un potencial de especial importancia por su originalidad con respecto a otras zonas turísticas del mundo y podrán ser aprovechadas ampliando las facilidades de alojamiento y de transporte.

INSTRUMENTACION DEL PLAN

El desarrollo del país exige la toma de decisiones impostergables para diversificar a mediano plazo la estructura económica nacional. El turismo se presenta con una dimensión y con una importancia potencial relativa que no tuvo en el pasado, cuando el desarrollo del país enfrentaba otros desafíos, y pasa a convertirse en la década de los 70 en una actividad cuya significación dentro del proceso económico y social de Venezuela es mayoritariamente reconocida.

Es importante destacar las múltiples iniciativas surgidas recientemente para promover esta industria nacional y el respaldo sin precedente del poder legislativo, y de los medios de comunicación social.

CONCLUSIONES

Haciendo una síntesis de los diversos componentes que conforman el IV Plan de la Nación, podemos apreciar que la intención de dicho proyecto era promover un modelo integral del desarrollo, no simplemente medible por el crecimiento económico, sino convirtiendo en factores de aquél, lo cultural, el ordenamiento social y las instituciones políticas.

Desde esa perspectiva, se define la nueva sociedad, como integrada, democrática y participativa.

En conclusión, del Modelo Analítico de IV Plan de la Nación, aparecen dos nociones nuevas con respecto a los planes anteriores (marginalidad e incapacidad institucional), pero ellas no llevan el análisis más allá de las raíces económicas de su producción, y éstas se relacionan con simples insuficiencias en la producción y la rentabilidad. Podemos, en principio, deducir que el Modelo Normativo se instala en la pura expansión cuantitativa de los índices de medición de las condiciones de vida, particularmente las económicas, quedando por precisar en ese modelo, los componentes democracia participativa y capacitación institucional.

 

ZULEIMA ROMAN

UNESR


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda