Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Los Profetas Mayores -Jeremías-

Enviado por dwdamian



Los Profetas Mayores

-Jeremías-

  1. Antiguo Testamento
  2. Nuevo Testamento
  3. Los Profetas Mayores
  4. Jeremías

Introducción

1. Contenidos Generales sobre la Biblia

La palabra Biblia deriva del griego βιβλίον, que significa libro. La Iglesia Griega usaba el plural de la palabra (βιβλία) para designar la colecciσn completa de las escrituras sagradas. La Biblia representa el libro de los libros, el Libro por excelencia.

Los Padres Griegos le aplicaban diversos nombres, como las Sagradas Escrituras, las Santas Cartas, las Escrituras, o simplemente la Escritura. A parte de estos los judíos usaban el termino TORAH (que luego se limito al Pentateuco).

Los Padre latinos profundizaron la expresión El Antiguo y El Nuevo Testamento. Testamento (del hebreo berith) significa un pacto o contrato hecho entre Dios y el hombre. El Antiguo Testamento es por tanto un pacto entre Dios y la nación hebrea concluido por su representante Moisés en el monte Sinaí. El Nuevo Testamento es un contrato o pacto entre el Padre Celestial y la humanidad concluido por la representación del hombre, Jesucristo, quien lo sello en el Gólgota con su sangre.

La Biblia puede definirse como una colección de libros sagrados que fueron compuestos bajo la influencia positiva del Espíritu Santo, escritos en diversas épocas y en distintos lugares por hombres a quienes Dios había escogido para este fin.

La Biblia (según la disposición de la Vulgata) contiene 72 libros. Los Judíos solo reconocen 38 libros. De acuerdo con el Decreto Sacrosancta del Concilio de Trento, los escrituristas católicos reconocen entre 45 y 47 libros del Antiguo Testamento y 27 del Nuevo Testamento, por lo que se habla de 74 libros.

En contenido de la Biblia es lo más sagrado, pues su tema central es el misterio de la redención del hombre.

2. Textos y Versiones de la Biblia

  1. Las versiones griegas del Antiguo Testamento

a) Escritura: Esta se sabe que existió en el cuarto milenio anterior a la era cristina en Egipto y en Babilonia. Los diversos materiales que se han usado a lo largo de la historia representan todos un papel importante, que van desde piedra, arcilla, madera, cera, corteza, lienzo, metales, tiestos, hasta aquellos que representaron un gran papel en los manuscritos bíblicos -cuero, papiros y pergaminos-.

El cuero y las pieles no se mencionan en el Antiguo Testamento como materiales de escritura, pero se supone su uso. El uso del libro en forma de rollo, y la mención del cuchillo del escriba implican el cuero o el papiro.

Para proteger el rollo se los guardaba en cajas de madera, y su viva normal era de unos 200 años. Su forma fue la ordinaria que se uso hasta la era cristina, pero en los primeros años del siglo II aparece el Códice. En el siglo IV el pergamino aventajo papiro en literatura sagrada.

b) Lenguas Originales de la Biblia: Puede decirse, en reglas generales, que el Antiguo fue escrito en una de las ramas de la lengua semítica, y el Nuevo en el ario o lengua indoeuropea. En lo que se refiere al Antiguo, todos los libros protocanónicos fueron escritos en hebreo, de los deuterocanónicos solo Sabidurías y el 2 de Macabeos fueron en griego, y unas pocas partes en arameo.

c) Las versiones antiguas: Las primeras traducciones de los libros del a Biblia del original a otra lengua son muy importantes. Ayudan a interpretar el significado del original. El valor de las traducciones del original supera en valor a las traducciones de una traducción.

La versión de los Setenta supera a todas las versiones de su antigüedad y autoridad critica.

d) Los Manuscritos: Los manuscritos del Antiguo Testamento se clasifican en papiros, unciales y minúsculas. El sistema de agrupación es aceptable y hoy se encuentran alrededor de 1560.

e) El Origen de los Setenta: Mucho antes del siglo III a. C. había emigraciones individuales de judíos a tierras extranjeras, especialmente a Egipto. En el siglo V a. C. los judíos ya se habían establecido como colonia militar en la isla Elephantina cerca de la moderna Assuán. Donde tenían hasta su propio santuario. Desde Alejandro en adelante, Egipto estuvo bajo la influencia de la cultura griega.

En lo que se refiere a la religión, el Antiguo Testamento desempeño un papel importante en la vida del pueblo judío. El deseo de utilizar su religión para propósitos de propaganda y la necesidad del nuevo idioma, fueron las que contribuyeron al origen de un texto griego del Antiguo Testamento.

La Carta de Aristeas es el testimonio más antiguo a favor del origen de la versión de los Setenta. Aristea fue quien obtuvo en Jerusalén una copia de la Ley Judía para el jefe de la biblioteca de Alejandría. Pero además de esto el sumo sacerdote le entrego 72 sabios griegos para que la tradujera al griego. Cada uno la tradujo solo encerrado durante 72 días, y al cumplirse se descubrió que eran todas exactamente iguales.

El nombre de "los setenta" se debe al número de los sabios quienes se ocuparon de la traducción del Pentateuco.

f) Traducciones griegas posteriores del Antiguo Testamento: La versión de los Setenta fue indiscutida hasta el siglo II d. C. Los judíos se apartaron de los Setenta después que la Iglesia Cristiana señalo los pasajes mesiánicos, que aparecían en forma más clara y con más fuerza en la versión griega que en texto en hebreo. Hacia fines del siglo I el texto y el Canon del Antiguo Testamento fueron definitivamente fijados por los judíos en Palestina, y la traducción de los Setenta pareció no cumplir las exigencias de su criterio. Luego de esto se produjeron tres versiones alternativas y algunas parciales.

1- La versión griega de Aquila: Aquila por el año 128 completo una traducción griega de los libros protocanónicos. Esta perdió autoridad en el año 553 cuando Justiniano ordeno que los judíos estudiaran el texto hebreo original.

2- La versión griega de Teodoción: Teodoción era un prosélito de Efeso. Hizo una revisión libre de la versión de los Setenta. Incluyo a Daniel y los fragmentos en los manuscritos hexaplaricos.

3- La versión griega de Símaco: Era una versión del Antiguo Testamento enteramente nueva, hecha por Símaco. Tres versiones parciales (e.d., de los profetas menores y de los libros proféticos).

g) La Hexapla de Orígenes: Fue quien propuso determinar el texto verdadero para el uso de los Padres apostólicos, apologistas y escritos eclesiásticos. Lo llevo a cabo revisando la versión de los Setenta.

En su obra la Hexapla que escribió en Palestina hacia el año 240, colocaba en 6 columnas paralelas: 1° el texto hebreo; 2° el mismo en caracteres griegos; 3° la versión de Aquila; 4° la de Símaco; 5° la de los Setenta; 6° la de Teodoción.

2.2. Las versiones Latinas

a) La versión Latina anterior a San Jerónimo: No se ha encontrado un Antiguo Testamento en latín que se leyera en forma similar a la de los Setenta. Aunque se usaban nombres latinos eso no significaba que se hablara la lengua. Aun en la era cristiana el latín no fue la lengua general de los judíos de Roma hasta el siglo IV después de Cristo. El idioma griego se convirtió en el medio de comunicación a través de todo el Imperio.

Los primeros originales de una Biblia latina se encuentran en las regiones cristianas que estaban libres de la influencia helenizante. Eusebio ha conservado una carta que las comunidades de Lión y Viena. Esta carta esta repleta de citas bíblicas y expresiones que no están de acuerdo con el Nuevo Testamento griego.

* El numero de traducciones y el valor de la Latina Griega: De las traducciones antiguas en uso antes de San Jerónimo había dos tipos principales. Un tipo conocido como la familia africana. Otra familia, la europea, se conocía en dos formas llamadas la ítala y la gálica.

Los cuatro evangelios muestran, -aun después de la revisión de San Jerónimo-, tres traducciones distintas; manuscritos de Lugdunenisis; Wirceburgensis; Monacensis y San Agustín.

Aunque la Antigua Latina dio paso a la Vulgata de San Jerónimo, que fue aceptada oficialmente por el Concilio de Trento en 1546, todavía posee gran valor.

b) La Vulgata Latina:

1- San Jerónimo y la Biblia Latina: Jerónimo nació en Estridón, Dalmacia, y para su educación fue enviado a Roma. Al dejar Roma partió a la Corte del emperador Valentiniano I en Tréveris; aquí se inserto en los estudios teológicos. Recorrió Jerusalén y Constantinopla.

Su actividad de traductor y revisor fue triple.

1) El papa Dámaso le pidió que revisara la traducción latina de los cuatro evangelios. También reviso los salmos de los Setenta.

2) Mientras estaba en Belén se intereso en la Hexapla de Orígenes. La reviso comenzando por los Salmos y la traducción de los Setenta. Todos los libros protocanónicos fueron revisados de acuerdo con la Hexapla.

3) Realizo también en Belén el proyecto de traducción latina del Antiguo Testamento directamente del hebreo. Los libros que llego a traducir son: Samuel, Reyes, Tobías, Salmos, 16 de los profetas, Job, Esdras, Nehemías, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, Pentateuco, Josué, Jueces, Rut, Ester, Judit.

Las cualidades de la versión de San Jerónimo; fueron la claridad de la exposición; la fidelidad de la traducción; y la elegancia de dicción.

2.3. Las versiones Arameas

Desde el siglo XIV en adelante el pueblo arameo se esparcio por todo el cercano oriente. El pueblo judio con su exilio en Babilonia adquirio este dialecto. Después que la lengua judía se arameizó debía darse bebida consideración a este idioma en la liturgia, y este hecho dio origen a los Targums. Se escribieron así diversos Targums individuales.

1- Los Targums individuales: El Pentateuco; Los Profetas; Los Hagiógrafos.

2- La Peshitto Siria: Representa la traducción de la Biblia al idioma sirio, hecha directamente de los textos originales o de los Setenta.

Las versiones sirias que podemos destacar son: La versión filoxeniana; la siriohexaplárica; la harkeliana; la sirica palestina.

2.4. Demás versiones de la Biblia

Las versiones Coptas; la Etíope; la Armenia; la Gótica; la Georgiana; las Árabes; la eslava; las Inglesas.

3. Panorama Histórico

ETAPA

EVENTOS

LIBROS BÍBLICOS

PROTO HISTORIA

Preámbulo histórico

GÉNESIS 1-11

PERIODO PATRIARCAL

1850: Abraham baja a Canaán.
1700: Jacob y sus hijos en Egipto.
Su opresión 1850-1250 a.C.

GÉNESIS 12-50

PERIODO DE ÉXODO

1250: Moisés saca al pueblo de Egipto, hacia Canaán. Alianza en Sinaí, marcha por el desierto. 1250-1200 a.C.

ÉXODO, LEVÍTICO, NÚMEROS, DEUTERONOMIO.

PERIODO DE LA CONQUISTA

Guerras cananeas. 1050 a.C.

JOSUÉ, JUECES

PERIODO DE LA MONARQUÍA UNIDA

1040-1010 a.C.: Saúl Rey
1010-970 a.C.: David Rey
970-930 a.C.: Salomón Rey, periodo dorado.
930 a.C.: División del Reino: Norte (Israel) / Sur (Judá).

SAMUEL 1 y 2
REYES 1 y 2
CRÓNICAS 1 y 2

PERIODO DE LOS DOS REINOS

Reino del Norte: 930-721 a.C.
Dinastía de Omri (885-841).
Dinastía de Jehú (841-735).
Periodo de máximo esplendor. Influjo idolátrico cananeo.
Siglo VIII: expansión Siria
721: Caída de Samaria. Fin.

Reino del Sur: 930-587 a.C.
750: Ajaz (guerra sirio-efrainita).
725-640: Ezequías (bueno) - Manasés (malo).
Siglo VII: Decadencia Asiria. Reforma de Josías.
Siglo VI: expansión caldea.
587: Caída de Jerusalén. Fin.

SAMUEL 1 y 2
REYES, CRÓNICAS
AMOS-OSEAS
ISAÍAS 1-39
MIQUEAS
NAHÚM
SOFONÍAS
HABACUC
JEREMÍAS, BARUC
LAMENTACIONES

PERIODO DEL EXILIO

En Babilonia, 587-538 a.C.

EZEQUIEL
ISAÍAS 40-55
ABDÍAS

PERIODO DE LA RESTAURACIÓN

Siglo VI: Expansión persa. Edicto de Ciro.
(538 a.C.) vuelta del destierro; restauración del Templo.
Nace el judaísmo.
Se desarrolla la escuela sapiencial y la recolección de los escritos antiguos.
538-331 a.C.

CRÓNICAS 1 y 2
ESDRAS, NEHEMÍAS
AGEO, ZACARÍAS
MALAQUÍAS,
JOEL, IS. 56-66
ESCRITOS SAPIENCIALES
PROVERBIOS, JOB, ECLESIASTÉS,
RUTH, JONÁS.

PERIODO HELENÍSTICO Y ROMANO

Lucha por la sucesión de Alejandro. Crece la "diáspora"
Siglo II: Dominio de los Seléucidas
Persecución de Antíoco IV. Los Macabeos
63 a.C.-70 d.C. Dominio Romano.

TOBÍAS, ESTER
JUDIT
ECLESIÁSTICO
CANTAR, DANIEL
MACABEOS
SABIDURÍA

I. Antiguo Testamento

1. Libros

A- El Pentateuco: El Pentateuco, o, según lo llaman los judíos, el Libro de la Ley (Torah), encabeza los 74 libros de la Biblia, y constituye la magnífica puerta de la Revelación divina. Los nombres de los cinco libros del Pentateuco son: el Génesis, el Éxodo, el Levítico, los Números, el Deuteronomio. Su fin general es: exponer cómo Dios escogió para sí al pueblo de Israel y lo formó para la venida de Jesucristo; de modo que en realidad es Jesucristo quien aparece a través de los misteriosos destinos del pueblo escogido.

El autor del Pentateuco es Moisés, profeta y organizador del pueblo de Israel, que vivió en el siglo XV o XIII antes de Jesucristo. No solamente la tradición judía sino también la cristiana han sostenido siempre el origen mosaico del Pentateuco. El mismo Jesús habla del "Libro de Moisés" (Mc., 12, 26), de la "Ley de Moisés" (Lc., 24, 44), atribuye a Moisés los preceptos del Pentateuco (cf. Mt., 8, 4; Mc., 1, 44; 7, 10; 10, 5; Lc. 5, 14; 20, 28; Juan 7, 19), y dice en Juan 5, 45: "Vuestro acusador es Moisés, en quien habéis puesto vuestra esperanza. Si creyeseis a Moisés, me creeríais también a Mí, pues de mí escribió él".

Fundada en estos argumentos, la Pontificia Comisión Bíblica el 27 de junio de 1906 ha determinado, con toda su autoridad, la integridad y genuidad de los Libros de Moisés, admitiendo, sin embargo, la posibilidad de que Moisés se haya servido de fuentes existentes, y la otra, de que el Pentateuco en el decurso de los siglos haya experimentado ciertas variaciones como, por ejemplo: adiciones accidentales después de la muerte de Moisés, ora hechas por un autor inspirado, ora introducidas en el texto a modo de glosas y comentarios, sustitución de palabras y formas arcaicas; variantes debidas a los copistas, etc.

La misma Pontificia Comisión Bíblica ha inculcado, el 30 de junio de 1909, el carácter histórico de los primeros tres capítulos del Génesis, estableciendo que los sistemas inventados para excluir de éstos el sentido literal, no descansan en fundamentos sólidos.

Todos los ataques de la crítica moderna contra la autenticidad y el carácter histórico de los libros de Moisés han fracasado, especialmente los intentos de atribuir el Pentateuco a tres o cuatro autores distintos (Elohista, Jahvista, Código sacerdotal, Deuteronomio) y la teorías de la escuela evolucionista de Wellhausen, que en el Pentateuco no ve más que un reflejo de ideas y mitologías babilónicas, egipcias, etc. Una comparación exacta de los relatos bíblicos con los extrabíblicos demuestra, muy al contrario, la superioridad absoluta de aquéllos sobre éstos que, en general, no son sino pobres y desfigurados restos de la Revelación primitiva.

Las fechas que los críticos asignan a los diversos autores por ellos inventados se basan únicamente en suposiciones. Según ellos, en la historia del texto del Pentateuco hubo "no sólo infinidad de elaboraciones, refundiciones y redacciones, sino también invenciones a sabiendas, retoques, correcciones y adiciones tendenciosas, interpolaciones, falsificaciones literarias y piadosos embustes del género más sospechoso. Los críticos moderados hacen esfuerzos convulsivos para salir del dilema: unos dicen que no hay derecho a aplicar a los tiempos antiguos los conceptos actuales de la propiedad y actividad literaria; otros opinan que el fin santifica los medios, y declaran que la alternativa de obra de Moisés u obra de un "falsario", carece de sentido, o hablan con énfasis de la profundidad de la sabiduría divina, cuyos caminos no nos es dado conocer sino admirar; mas con estas escapatorias no logran poner en claro cómo una mala compilación, así elaborada por los hombres, pudo llegar a los honores de Libro sagrado" (Schuster-Holzammer).

Han, pues, de rechazarse todas las teorías que niegan el origen mosaico y carácter histórico del Pentateuco, no sólo porque están en pugna con las reglas de una sana crítica, sino también porque niegan la inspiración divina de la Escritura.

B- Los Libros Históricos:

B.1. Los Libros Proféticos: se dividen en mayores y menores, pero sus textos comprenden lo mismo.

Profeta es una voz griega, y designa al que habla por otro, o sea en lugar de otro; equivale por ende, en cierto sentido, a la voz "intérprete" o "vocero". Pero poco importa el significado de la voz griega; debemos recurrir a las fuentes, a la lengua hebrea misma. En el hebreo se designa al profeta con dos nombres muy significativos: El primero es "nabí" que significa "extático", "inspirado", a saber por Dios. El otro nombre es "roéh" o "choséh" que quiere decir "el vidente", el que ve lo que Dios le muestra en forma de visiones, ensueños, etc., ambos nombres expresan la idea de que el profeta es instrumento de Dios, hombre de Dios que no ha de anunciar su propia palabra sino la que el Espíritu de Dios le sopla e inspira.

En general los profetas preferían el lenguaje poética. Los vaticinios propiamente dichos son, por regla general, poesía elevadísima, y se puede suponer que, por lo menos algunos profetas los promulgaban cantando para revestirlos de mayor solemnidad. Se nota en ellos la forma característica de la poesía hebrea, la coordinación sintáctica ("parallelismus membrorum"), el ritmo, la división en estrofas. Sólo en Jeremías, Ezequiel y Daniel se encuentran considerables trozos de prosa, debido a los temas históricos que tratan. El estilo poético no sólo ha proporcionado a los videntes del Antiguo Testamento la facultad de expresarse en imágenes rebosantes de esplendor y originalidad, sino que también les ha merecido el lugar privilegiado que disfrutan en la literatura mundial.

Con todo, las profecías están envueltas en el misterio, salvo las que ya se han cumplido; y aun en éstas hay que advertir que a veces abarcan dos o más sentidos. Así, por ejemplo, el vaticinio de Jesucristo en Mt. 24, tiene dos modos de cumplirse, siendo el primero (la destrucción de Jerusalén) la figura del segundo (el fin del siglo). Muchas profecías resultan puros enigmas, si el expositor no se atiene a esta regla hermenéutica que le permite ver en el cumplimiento de una profecía la figura de un suceso futuro.

Sería erróneo, considerar a los profetas sólo como portadores de predicciones referentes a lo por venir; fueron en primer lugar misioneros de su propio pueblo. Si Israel guardó su religión y fe y se mantuvo firme en medio de un mundo idólatra, no fue el mérito de la sinagoga oficial, sino de los profetas, que a pesar de las persecuciones que padecieron no desistieron de ser predicadores del Altísimo.

Los escritos proféticos utilizan básicamente dos grandes géneros literarios: los oráculos y las narraciones:
*Los oráculos son declaraciones solemnes proclamadas en nombre de Dios. Pueden ser de condena o de salvación. Intentan recoger las palabras que predicaron los profetas. Normalmente aparecen en verso.
* Las narraciones son relatos sobre la vida, las acciones y las experiencias de los profetas. Están en prosa y ayudan a comprender mejor el sentido de la predicación profética.
C- Los Libros Poéticos o sapienciales:

Son denominados libros sapienciales, porque las enseñanzas e instrucciones que Dios nos ofrece en ellos, forman lo que en el Antiguo Testamento se llama Sabiduría, que es el fundamento de la piedad. Temer ofender a Dios nuestro Padre, y guardar sus mandamientos con amor filial, esto es el fruto de la verdadera sabiduría. Es decir, que si la moral es la ciencia de lo que debemos hacer, la sabiduría es el arte de hacerlo con agrado y con fruto. Porque ella fructifica como el rosal junto a las aguas (Ecli. 39, 17).

Bien se ve cuán lejos estamos de la falsa concepción moderna que confunde sabiduría con el saber muchas cosas, siendo más bien ella un sabor de lo divino, que se concede gratuitamente a todo el que lo quiere (Sab. 6, 12 ss.), como un don del Espíritu Santo, y que en vano pretendería el hombre adquirir por sí mismo. Cf. Job 28, 12 ss. La Liturgia cita todos estos libros, con excepción del de Job y el de los Salmos, bajo el nombre genérico de Libro de la Sabiduría, nombre con que el Targum judío designaba el Libro de los Proverbios (Séfer Hokmah).

Los libros sapienciales, en cuanto a su forma, pertenece al género poético. La poesía hebrea no tiene rima, ni ritmo cuantitativo, ni metro en el sentido de las lenguas clásicas y modernas. Lo único que la distingue de la prosa, es el acento (no siempre claro), y el ritmo de los pensamientos, llamado comúnmente paralelismo de los miembros. Este último consiste en que el mismo pensamiento se expresa dos veces, sea con vocablos sinónimos (paralelismo sinónimo), sea en forma de tesis y antítesis (paralelismo antitético), o aún ampliando por una u otra adición (paralelismo sintético). Pueden distinguirse, a veces, estrofas.

Al género poético pertenece también la mayor parte de los libros proféticos y algunos capítulos de los libros históricos, p. ej. la bendición de Jacob (Gén. 49), el cántico de Débora (Jueces 5), el cántico de Ana (I Rey. 2), etc.

Pentateuco

Profetas Mayores

Profetas Menores

1. Génesis
2. Éxodo
3. Levítico
4. Números
5. Deuteronomio

1. Isaías
2.Jeremías
3.Baruc
4. Ezequiel
5. Daniel

1. Oseas
2. Joel
3. Amós
4. Abdías
5. Jonás
6. Miqueas
7. Nahúm
8. Habacuc
9. Sofonías
10.Ageo
11. Zacarías
12. Malaquías

Históricos

Poéticos y Sapienciales

1. Josué
2. Jueces
3. Rut

4. I y II Samuel

5. I y II Reyes

6. I y II Crónicas

7. Esdras y Nehemías
8. Tobías
9. Judit
10. Ester
11. I y II Macabeos

1. Job
2. Salmos
3. Proverbios
4. Eclesiastés
5. El Cantar de los Cantares
6. Sabiduría
7. Eclesiástico

II. Nuevo Testamento

  1. Libros

A- Los Santos Evangelios:

La palabra Evangelio significa Buena Noticia y designa el anuncio gozoso por excelencia: el de la salvación por la fe en Jesucristo. Antes de ser una proclamación, el Evangelio es un acontecimiento, "la visitación de Dios al mundo, que por medio de Jesús, nos libro del poder de las tinieblas y nos hizo entrar en el Reino de su hijo muy querido, en quien tenemos la redención y el perdón de los pecados. El tema central de la Buena Noticia de Jesucristo es el Reino de Dios.

Este Evangelio que predicaron los Apóstoles es un fundamento de la fe que conduce a la salvación, y su primera proclamación recibe el nombre de "Kerigma".Los Apóstoles eran depositarios como testigos del Señor. Los Evangelios fueron fijados por escrito a partir de unos 40 años después de la Ascensión del Señor.

Los tres primeros Evangelios -Mateo, marcos, y Lucas-, tienen su origen en la predicación de los Apóstoles y dependen de un conjunto de tradiciones orales y escritas. Se los llama Evangelios Sinópticos porque basta ponerlos en columnas paralelas para advertir que su contenido es bastante semejante.

Los Evangelios proclaman un mensaje de salvación y son un testimonio que nace de la fe del Señor Jesucristo. La historia de Jesús no es historia, sino una realidad siempre presente y actuante en la Iglesia. El mensaje de Jesús resuena hoy en nuestros días.

B- Hechos de los Apóstoles:

El libro de los Hechos no pretende narrar lo que hizo cada uno de los apóstoles, sino que toma, como lo hicieron los evangelistas, los hechos principales que el Espíritu Santo ha sugerido al autor para alimento de nuestra fe.

Dios nos muestra aquí, con un interés histórico y dramático incomparable lo que fue la vida y el apostolado de la Iglesia en los primeros decenios (años 30-63 del nacimiento de Cristo), y el papel que en ellos desempeñaron los Príncipes de los Apóstoles, San Pedro (cap. 1-12) y San Pablo (cap. 13-28). La parte más extensa se dedica, pues, a los viajes, trabajos y triunfos de este Apóstol de los gentiles, hasta su primer cautiverio en Roma. Con esto se detiene el autor casi inopinadamente, dando la impresión de que pensaba escribir más adelante otro tratado.

No hay duda de que ese autor es la misma persona que escribió el tercer Evangelio. Terminado éste, San Lucas retoma el hilo de la narración y compone el libro de los Hechos. Los santos Padres, principalmente S. Policarpo, S. Clemente Romano, S. Ignacio Mártir,

S. Ireneo, S. Justino etc., como también la crítica moderna, atestiguan y reconocen que se trata unánimemente de una obra de Lucas, nativo sirio antioqueno, médico y colaborador de San Pablo, con quien se presenta él mismo en muchos pasajes de su relato. Escribió, en griego, el idioma corriente entonces, de cuyo original procede la presente versión, pero su lenguaje contiene también aramaísmos que denuncian la nacionalidad del autor.

La composición data de Roma hacia el año 63, poco antes del fin de la primera prisión romana de S. Pablo, es decir cinco años antes de su muerte y también antes de la terrible destrucción de Jerusalén (70 d.C.), o sea cuando la vida y el culto de Israel continuaban normalmente.

El objeto de S. Lucas en este escrito es, como en su Evangelio (Luc. 1,4), confirmarnos en la fe y enseñar la universalidad de la salud traída por Cristo, la cual se manifiesta primero entre los judíos de Jerusalén, después de Palestina y por fin entre los gentiles.

C- Cartas de San Pablo:

Saulo, que después de convertido se llamó Pablo —esto es, "pequeño"—, nació en Tarso de Cilicia, tal vez en el mismo año que Jesús, aunque no lo conoció mientras vivía el Señor. Sus padres, judíos de la tribu de Benjamín (Rom. 11, 1; Filip. 3, 5), le educaron en la afición a la Ley, entregándolo a uno de los más célebres doctores, Gamaliel, en cuya escuela el fervoroso discípulo se compenetró de las doctrinas de los escribas y fariseos, cuyos ideales defendió con sincera pasión mientras ignoraba el misterio de Cristo. No contento con su formación en las disciplinas de la Ley, aprendió también el oficio de tejedor, para ganarse la vida con sus propias manos. El Libro de los "Hechos" relata cómo, durante sus viajes apostólicos, trabajaba en eso "de día y de noche", según él mismo lo proclama varias veces como ejemplo y constancia de que no era una carga para las iglesias (véase Hech. 18, 3 y nota).

Los escritos paulinos son exclusivamente cartas, pero de tanto valor doctrinal y tanta profundidad sobrenatural como un Evangelio. Las enseñanzas de las Epístolas a los Romanos, a los Corintios, a los Efesios, y otras, constituyen, como dice San Juan Crisóstomo, una mina inagotable de oro, a la cual hemos de acudir en todas las circunstancias de la vida, debiendo frecuentarlas mucho hasta familiarizarnos con su lenguaje, porque su lectura —como dice San Jerónimo— nos recuerda más bien el trueno que el sonido de palabras.

San Pablo nos da a través de sus cartas un inmenso conocimiento de Cristo. No un conocimiento sistemático, sino un conocimiento espiritual que es lo que importa. Él es ante todo el Doctor de la Gracia, el que trata los temas siempre actuales del pecado y la justificación, del Cuerpo Místico, de la Ley y de la libertad, de la fe y de las obras, de la carne y del espíritu, de la predestinación y de la reprobación, del Reino de Cristo y su segunda Venida. Los escritores racionalistas o judíos como Klausner, que de buena fe encuentran diferencia entre el Mensaje del Maestro y la interpretación del apóstol, no han visto bien la inmensa trascendencia del rechazo que la sinagoga hizo de Cristo, enviado ante todo "a las ovejas perdidas de Israel" (Mt. 15, 24), en el tiempo del Evangelio, y del nuevo rechazo que el pueblo judío de la dispersión hizo de la predicación apostólica que les renovaba en Cristo resucitado las promesas de los antiguos Profetas; rechazo que trajo la ruptura con Israel y acarreó el paso de la salud a la gentilidad, seguido muy pronto por la tremenda destrucción del Templo, tal como lo había anunciado el Señor (Mt. 24).

El canon contiene 14 Epístolas que llevan el nombre del gran apóstol de los gentiles, incluso la destinada a los Hebreos. Algunas otras parecen haberse perdido (1 Cor. 5, 9; Col. 4, 16).

La sucesión de las Epístolas paulinas en el canon, no obedece al orden cronológico, sino más bien a la importancia y al prestigio de sus destinatarios. La de los Hebreos, como dice Chaine, si fue agregada al final de Pablo y no entre las "católicas", fue a causa de su origen, pero ello no implica necesariamente que sea posterior a las otras.

En cuanto a las fechas y lugar de la composición de cada una, remitimos al lector a las indicaciones que damos en las notas iniciales

D- Carta a los Hebreos:

¿Por qué una carta a los Hebreos? Si bien el final de la carta muestra que fue para una colectividad determinada, su doctrina era para los judío-cristianos en general. También Santiago y S. Pedro se dirigen epistolarmente, y en varios discursos de los Hechos, a todos los Hebreos de la dispersión, muchos de los cuales se hallaban en peligro de perder la fe y volver al judaísmo, no sólo por las persecuciones a que estaban expuestos, sino más bien por la lentitud de su progreso espiritual y la atracción que ejercía sobre ellos la magnificencia del Templo y el culto de sus tradiciones. El amor que el Apóstol tiene a sus compatriotas le hace insistir aquí en predicarles una vez más como lo hacía en sus discursos de los Hechos, no obstante su reiterada declaración de pasarse a los gentiles. Su fin es inculcarles la preexcelencia de la Nueva Alianza sobre la Antigua y exhortarlos a la perseverancia -pues no los mira aún como maduros en la fe, con la cual tendían a mezclar lo puramente judaico.

E- Cartas Católicas:

La carta de Santiago es la primera entre las siete Epístolas no paulinas que, por no señalar varias de ellas un destinatario especial, han sido llamadas genéricamente católicas o universales, aunque en rigor la mayoría de ellas se dirige a la cristiandad de origen judío, y las dos últimas de S. Juan tienen un encabezamiento aún más limitado. S. Jerónimo las caracteriza diciendo que "son tan ricas en misterios como sucintas, tan breves en palabras como largas en sentencias". Estas cartas fueron escritas cuando ya el Cristianismo había entrado en una nueva etapa.

F- Apocalipsis:

Su autor es Juan, siervo de Dios y desterrado por causa del Evangelio a la isla de Patmos. No existe hoy duda alguna de que este Juan es el mismo que nos dejó también el Cuarto Evangelio y las tres Cartas que en el Canon llevan su nombre. "La antigua tradición cristiana (Papías, Justino, Ireneo, Teófilo, Cipriano, Tertuliano, Hipólito, Clemente Alejandrino, Orígenes, etc.) reconoce por autor del Apocalipsis al Apóstol San Juan".

S. Juan escribió el Apocalipsis en Patmos, una de las islas del mar Egeo que forman parte del Dodecaneso, durante el destierro que sufrió bajo el emperador Domiciano, probablemente hacia el año 96. Las destinatarias fueron "las siete Iglesias de Asia" (Menor), cuya existencia, dice Gelin, podría explicarse por la irradiación de los judíos cristianos de Pentecostés, así como Pablo halló en Éfeso algunos discípulos del Bautista.

El objeto de este Libro, el único profético del Nuevo Testamento, es consolar a los cristianos en las continuas persecuciones que los amenazaban, despertar en ellos "la bienaventurada esperanza" y a la vez preservarlos de las doctrinas falsas de varios herejes que se habían introducido en el rebaño de Cristo. En segundo lugar el Apocalipsis tiende a presentar un cuadro de las espantosas catástrofes y luchas que han de conmover al mundo antes del triunfo de Cristo en su Parusía y la derrota definitiva de sus enemigos, que el Padre le pondrá por escabel de sus pies. Ello no impide que, como en los vaticinios del Antiguo Testamento y aún en los de Jesús, el profeta pueda haber pensado también en acontecimientos contemporáneos suyos y los tome como figuras de lo que ha de venir, si bien nos parece inaceptable la tendencia a ver en estos anuncios, cuya inspiración sobrenatural y alcance profético reconoce la Iglesia, una simple expresión de los anhelos de una lejana época histórica o un eco del odio contra el imperio romano que pudiera haber expresado la literatura apocalíptica judía posterior a la caída de Jerusalén.

Tres son los sistemas principales para interpretar el Apocalipsis. El primero lo toma como historia contemporánea del autor, expuesto con colores apocalípticos. Esta interpretación quitaría a los anuncios de S. Juan toda su trascendencia profética y en consecuencia su valor espiritual para el creyente. La segunda teoría, llamada de recapitulación, busca en el libro de S. Juan las diversas fases de la historia eclesiástica, pasadas y futuras, o por lo menos de la historia primera de la Iglesia hasta los siglos IV y V, sin excluir el final de los tiempos. La tercera interpretación ve en el Apocalipsis exclusivamente un libro profético escatológico, como lo hicieron sus primeros comentadores e intérpretes, es decir S. Ireneo, S. Hipólito, S. Victorino, S. Gregorio Magno y, entre los posteriores modernos, Ribera, Cornelio a Lápide, Fillion, etc. Este concepto, que no excluye, como antes dijimos, la posibilidad de las alusiones y referencias a los acontecimientos históricos de los primeros tiempos de la Iglesia, se ha impuesto hoy sobre los demás, como que, al decir de Sickenberger, la profecía que Jesús revela a S. Juan "es una explanación de los conceptos principales del discurso escatológico de Jesús, llamado el pequeño Apocalipsis".

Los Santos

Evangelios

Hechos de los

Apóstoles

Cartas de San Pablo

1. San Mateo
2. San Marcos

3. San Lucas
4. San Juan

1. Hechos de los

Apóstoles

1. A los Romanos
2. I a los Corintios

3. II a los Corintios

4. A los Gálatas
5. A los Efesios
6. A los Filipenses
7. A los Colosenses

8. I a los Tesalonicenses
9. II a los Tesalonicenses
10. I a Timoteo
11. II a Timoteo
12. A Tito
13. A Filemón

Carta a los

Hebreos

Apocalipsis

Cartas Católicas

1. Carta a los

Hebreos

2. Apocalipsis

1. Epístola de Santiago
2. Epístola I de San Pedro
3. Epístola II de San Pedro
4. Epístola I de San Juan
5. Epístola II de San Juan
6. Epístola III de San Juan
7. Epístola de San Judas

III. Los Profetas Mayores

1. Introducción:

El orden que presenta esta sección es cronológico. El lugar que ocupa el libro de Baruc es debido a que era secretario de Jeremías. El libro en prosa de Jonás difiere de los demás. El libro de Daniel, no figura en la Biblia Hebrea. La división entre mayores y menores solo se debe solo a la amplitud de sus composiciones.

Los Profetas del AT eran los intermediarios entre Dios y el pueblo, eran pues la boca de Dios. Esta función aparece clara en Moisés y Arón. Arón tenía como función el transmitir al faraón el mensaje de Moisés, y así la función del profeta era transmitir el mensaje recibido directamente de Dios. La palabra Profeta tiene un origen hebreo "vidente".

Desde los tiempos de Moisés hasta la cesación de la profecía, la historia del profetismo se divide en dos periodos, el periodo anterior a Jeroboam II (800 a. C.) y el que comienza con este. La distinción se basa en el hecho de que los profetas del segundo período dejaron abundante literatura profética que aun se conserva.

En tiempo de Samuel encontramos dos veces "una sociedad de profetas", una en la ciudad de Gueba, y la otra en Nayot, en Rama. En el primer caso se dice que profetizaban usando instrumentos musicales, y en el segundo no se mencionan.

Los profetas principales de este primer periodo fueron Samuel, Elías y Eliseo. Otros de menor importancia fueron Natán, Gad, Ajías y Miqueas. Sus predicciones se referían a los negocios de la vida diaria y a los asuntos importantes de estado. Natán, Samuel y Gad escribieron anales o historias religiosas, que debían ser al estado literario que hoy se conserva. Con el paso del tiempo fueron surgiendo los profetas mesiánicos.

Además de los escritos proféticos hoy conocidos, uno al menos de los profetas de este tiempo escribió también anales históricas como lo habían hecho alguno de sus predecesores.

En cuatro profetas -Isaías, Jeremías, Ezequiel y Habacuc- se cita expresamente el mandato divino de poner por escrito sus revelaciones. A Isaías se le manda a escribir dos profecías particulares (Is. 8, 1; y 30,8), y solo en el segundo caso se dice que es para que quede como memorial permanente. A Jeremías se le manda; primero a poner por escrito una profecía (Jr. 30, 2-4). Luego se le manda a escribir todas las profecías desde su ministerio 36, 2. La orden dada a Ezequiel de escribir las profecías rezaba solo también para una parte de su libro. El hecho de que los profetas, cuyos escritos se conservan en el canon, escribieran bajo la inspiración divina, no implica que recibieran una orden expresa de Dios para poner por escrito sus profecías.

El orden cronológico de los profetas se indica en las introducciones a sus libros. Los profetas no estaban sometidos a una regla especial de vida, antes bien su único cometido era cumplir la misión que Dios les había confiado. Así sabemos que algunos estaban casados. En cambio, a Jeremías se le prohibió casarse, por los sufrierian una muerte penosa. El tipo de vida de los profetas, al menos en algunos casos, parece que estaba influido por la profesion y estado social de vida.

  • Vocación y misión de los profetas: El ministerio de los profetas no era hereditario ni estaba vinculado a ninnguna condicion particular de vida, pero tampoco estaba al alcance de cualquier hombre de buena voluntad el constituirse en profeta, pues la revelacion de Dios era un hecho puramente sobrenatural. Solo en algunos casos conocemos detalles de esa vocacion y mision divinas. Como la vocación profética era algo que no dependía de la voluntad del hombre, así también lo eran la recepción de las revelaciones y mensajes divinos después de ahber sido llamados al ministerio profético; así un profeta no estaba habitualmente en etado profetico. El profeta conservaba su libre voluntad, pero no estaba a su alcance recibir un mensaje profetico cuando queria; con frecuencia la palabra de Dios venía sin ser buscada, a veces era en contestación a una suplica. Otras veces Dios mismo adoctrinaba al profeta para que orase, prometiendo una revelación en respuesta a su petición. Otras aún, el profeta esperaba la palabra de Dios "Yo estare en guardía para ver lo que me ha de decir". La musica tenía importnacia en culto divino como acompañamiento del canto liturguico, y podía aun exitar los sentimientos.

Las comunicaicones al profeta podian hacerse en estado de sueño o de vigilia. Dios menciono a los sueños como medios por los que se había de revelar a los profetas. El éxtasis es un estado intermedio entre la vigilia y el sueño. En esta situacion el sujeto es totalmente inconsciente de los que sucede en el mundo que lo rodea. El modo usual de la comunicación era por vvisión. Este es uno de los modos que Dios habia anunciado usaría con los profetas después de Moises. La palabra visión era sinonimo de revelación. Este uso de la palabra se explica satisfactoriamente en el supuesto de que las visiones eran el medio normal de la comunicación divina.

Cualquiera que sea el modo con que la palabra de Dios se manifieste al profeta, este sentía un impulso moral para hablar: "El Señor ha hablado, ¿quíen no profetizará? Para cumplir su deber de anunciar la palabra de Dios los profetas lo hacían también por acciones simbolicas externas, de modo analogo a aquel con que ellos mismos a veces habián sido instruidos por Dios. El carácter dramatico de tales acciones les servía para destacar el sentido de la comunicaicon profetica y para imprimirla en la memoria de los oyentes. Así por ejemplo, Ajías, al predecir a Jeroboam la división de su reino, que habia de cumplirse después de la muerte de Salomón, dividio su vestido nuevo en 12 piezas, diciendo "Así dice el Señor, Dios de Israel, voy a rasgar el reino de las manos de Salomon, y a darte a ti 10 tribus". Y a Jeremías se le ordenó romper una orza de baroo delante de los jefes de las naciones y decir "Así dice el Señor de los ejercitos: así rompere yo este pueblo y esta ciudad".

  • Garantias de la Misión Divina: A la obligacion que incumbia a los prodfetas de anunnciar la palabra de Dios y a la autoridad divina que respaldaba estos mensajes correspondía de parte de los oyentes la obligación de prestarles atencion y obeder a sus palabras. Si el carisma prifetico hubiera sido un mero producto de fervor y entusiasmo religioso, habrían surgido también profetas en los tiempos de los macabeos.

Dios confería a veces a los profetas el poder de hacer milagros como prueba de la misión a ellos encomendada. Así Moises recibio el poder de obrar prodiijios por medio de su baston y de otros modos. Una garantia de la realidad de la misiopn del profeta era el elevado carácter moral de su enseñanza en conformidad con el criterio de nuestro Señor. Los verdaderos profetas, nunca halagaron los vicios y debilidades del pueblo, ni predijeron bendiciones y prosperidades que no estubieran vinculadas a la estricta reforlam de los malos caminos, ni lo animaron en la falsa creencia de que Dios lo protegería y favorecería simplemente porque era descendiente de Abraham.

  1. Los Falsos Profetas:

Eran una plaga en Israle, y no era siempre facil para el pueblo sencillo y mal formado distinguir a estos de los verdaderos. Si profetizaban en nombre de dioses paganos, solo eran engañados los que estaban contaminaos por la idolatría. "Todo lo que un profeta predice en nombre del Señor y no se realiza, es una cosa que el Señor no ha hablado, sino que el profeta lo ha inventado en el orgullo de su mente. El motivo que impelía a estos impostores era el buscarse un modo de vivir, pues el pueblo reconocia las necesidades materiales de los que le ayudaban en lo religioso y hacia lo mejor que podía por ayudarles.

3. Las Colecciones Profeticas:

Hacia el 750 a. C. se abre una nueva etapa y comienza la edad de oro en la hisotira del profetismo biblico. Hasta ese momento, se habia conservado numerosas tradiciones sobre la vida y la actividad de los Profetas. Estas tradiciones atestiguan la extraordinaria vitalidad del movimiento profetico en Israel, pero solo ocacionalmente y como de paso hacen referencia al mensaje de estos enviados del Señor. A partir del siglo VIII, en cambio, el interes se centra en la palabra misma de los profetas.

La forma mas frecuente de trasmisión del mensaje profetico es el oraculo o declaracion solemne hecha en nombre del Señor. Pero también se encuentran la parabola, la alegoria, la exhortacion, e incluso el monologo, como el caso de las confesiones de Jeremias. Por lo general los profetas recurren al lenguaje poetico.

Los oraculos profeticos comienzan generalmente con esta frace: "Así habla el Señor". El profeta se presenta como el mesajero y el protavoz del Señor. Ninguno de ellos se preocupo por escribir un libro, fueron sus discipulos los que recojjieron el mensaje profetico, lo fijaron por escrito y formaron las colecciones incorporadas al Canon de los Libros Sagrados.

Con frecuencia los profetoas predican tremendos castigos, pero a la vez infunden con su palabra una inquebrantable esperanza. Al interpretar los acontecimientos a la luz de Dios, que se manifiesta por medio de los signos de los tiempos, ellos abarcan el pasado, presente y futuro.

4. Libros

4.1. Isaias:

No todos los profetas nos han dejado sus visiones en forma de escritos. De Elías y Eliseo, por ejemplo, sólo sabemos lo que nos narran los libros históricos del Antiguo Testamento, principalmente los libros de los Reyes.

Entre los poetas cuyos escritos poseemos es sin duda, el mayor Isaías, hijo de Amós, de la tierra de Judá, quien fue llamado al duro cargo de profeta en el año 740 a. C., y cuya muerte ocurrió probablemente bajo el rey Manasés (693-639). Según una antigua tradición judía, murió aserrado por la mitad a manos de los verdugos de este impío rey. En 442 d. C. sus restos fueron transportados a Constantinopla.

Isaías es el primero de los profetas del A. T., desde luego por lo acabado de su lenguaje, que representa el siglo de oro de la literatura hebrea, mas sobre todo por la importancia de los vaticinios que se refieren al pueblo de Israel, los pueblos paganos y los tiempos mesiánicos y escatológicos. Ningún otro profeta vio con tanta claridad al futuro Redentor, y nadie, como él, recibió tantas ilustraciones acerca de la salud mesiánica, de manera que S. Jerónimo no vacila en llamarlo "el Evangelista entre los profetas".

La Obra consta de tres partes, que corresponden a tres etapas distintas de la historia de Israel. - La primera (cap. 1-39) es una colección de profecías, exhortaciones y amonestaciones, que tienen como punto de partida el peligro asirio, y contiene vaticinios sobre Judá e Israel (2, 1-12, 6), oráculos contra las naciones paganas (13, 1-23, 18); profecías escatológicas (24, 1-27, 13); amenazas contra la falsa seguridad (28, 1-33, 24), y la promesa de la salvación de Israel (34, 1-35, 10). Entre las profecías descuellan las consignadas en los cap. 7-12. Fueron pronunciadas en tiempo de Acaz y tienen por tema la Encarnación del Hijo de Dios, por lo cual son también llamadas "El Libro de Emmanuel".

Entre la primera y segunda parte media un trozo de cuatro capítulos (36-39) que forma algo así como un bosquejo histórico.

El capítulo 40 da comienzo a la parte segunda del Libro (cap. 40-55), con un trasfondo muy distinto. Proclama una especie de liberacion al puebl exiliado y desterrado en Babilonia. Los oraculos de este mensaje fueron incorporados al libro de Isaias.

La tercer parte (cap. 56-66) reune una colección de oraculos pronunciados por varios profetas de la escuela de Isaias, cuando el Resto de Israel ya habia regreado del exilio y trataba de instalarse en la tierra de sus antepasados.

Fuera de eso, su objeto principal es anunciar el misterio de la Redención y de la salud mesiánica, a la cual precede la Pasión del "Siervo de Dios", que se describe proféticamente con la más sorprendente claridad.

No es de extrañar que la crítica racionalista haya atacado la autenticidad de la segunda parte, atribuyéndola a otro autor posterior al cautiverio babilónico. Contra tal teoría que se apoya casi exclusivamente en criterios internos y lingüísticos, se levanta no sólo la tradición judía, cuyo primer testigo es Jesús, hijo de Sirac (Ecl. 48, 25 ss.), sino también toda la tradición cristiana. Para la interpretación de Isaías hay que tener presente lo dicho en la Introducción general.

4.2. Jeremías:

En cuanto a los datos biográficos, Jeremías es el menos ignorado entre todos los profetas de Israel. Hijo del sacerdote Helcías, nació en Anatot, a 4 km. al norte de Jerusalén, y fue destinado por Dios desde el seno materno para el cargo de Profeta (1, 5). Empezó a ejercer su altísima misión en el décimotercio año del rey Josías (638-608), es decir, en 625. Durante más de 40 años, bajo los reyes Josías, Joacaz, Joakim, Joaquín (Jeconías) y Sedecías siguió amonestando y consolando a su pueblo, hasta que la ciudad impenitente cayó en poder de los babilonios (587 a. C.).

Jeremías no compartió con su pueblo la suerte de ser deportado a Babilonia, sino que tuvo la satisfacción de ser un verdadero padre del pequeño y desamparado resto de los judíos que había quedado en la tierra de sus padres. Mas cuando sus compatriotas asesinaron a Godolías, gobernador del país desolado, obligaron al Profeta a refugiarse con ellos en Egipto, donde, según tradición antiquísima, lo mataron porque no cesaba de predicarles la Ley de Dios.

4.3. Baruc:

En el canon se agrega a las Lamentaciones el pequeño y bellísimo libro de Baruc, en hebreo "Bendito", cuyo texto original se ha perdido, pero que nos ha llegado en la versión griega de los Setenta, cuyos autores, judíos, lo admitían por lo tanto, como auténtico y canónico.

Tras una breve introducción histórica (1, 1-14) trae esta profecía la confesión de los pecados del pueblo desterrado que implora la misericordia de Dios (1, 15-3, 18), y termina con amonestaciones y palabras de consuelo (3, 9-5, 9). Añádase como capítulo sexto una carta del profeta Jeremías (6, 1-72) en que éste condena con notable elocuencia la idolatría y el materialismo en el culto.

No hay duda de que el autor es aquel Baruc que conocemos como el hombre de confianza de Jeremías quien le dictó sus profecías y luego, hallándose preso, le encargó las leyera delante del pueblo, como lo hizo también más tarde ante los príncipes (Jer. cap. 36).

Después de la caída de Jerusalén Baruc acompañó a Jeremías a Egipto (Jer. 43); más tarde, en 582, lo encontramos en Babilonia entre los israelitas cautivos, a los cuales en presencia del rey Jeconías leyó su libro (Bar. 1, 3). Regresó a Jerusalén con una suma de dinero y vasos destinados para el culto del Templo.

La autoridad canónica del libro que algunos intentaron negar, está asegurada por la Tradición y por la solemne decisión del Concilio Tridentino.

El texto hebreo se ha perdido.

4.4 Ezequiel:

Ezequiel, hijo de Buzí, de linaje sacerdotal, fue llevado cautivo a Babilonia junto con el rey Jeconías de Judá (597 a. C.) e internado en Tel-Abib a orillas del río Cobar. Cinco años después, a los treinta de su edad (cf. 1, 1), Dios lo llamó al cargo de profeta, que ejerció entre los desterrados durante 22 años, es decir, hasta el año 570 a. C.

A pesar de las calamidades del destierro, los cautivos no dejaban de abrigar falsas esperanzas, creyendo que el cautiverio terminaría pronto y que Dios no permitiría la destrucción de su Templo y de la Ciudad Santa (véase Jer. 7, 4 y nota). Había, además, falsos profetas que engañaban al pueblo prometiéndole en un futuro cercano el retorno al país de sus padres. Tanto mayor fue el desengaño de los infelices cuando llegó la noticia de la caída de Jerusalén. No pocos perdieron la fe y se entregaron a la desesperación.

La misión del Profeta Ezequiel consistió principalmente en combatir la idolatría, la corrupción por las malas costumbres, y las ideas erróneas acerca del pronto regreso a Jerusalén. Para consolarlos pinta el Profeta, con los más vivos y bellos colores, las esperanzas de la salud mesiánica.

El libro de Ezequiel aparece a primera vista como un conjunto solidamente estructurado. Despues de la intriduccion dedicada a relatar la vocacion del profeta, siguen cuatro partes bien definidas. Los grandes temas de Ezequiel han encontrada gran eco en el Nuevo Testamento, sobre todo en el Evangelio de San Juan.

"Es notable la última sección del profeta (40-48) en que nos describe en forma verdaderamente geométrica la restauración de Israel después del cautiverio: el Templo, la ciudad, sus arrabales y la tierra toda de Palestina repartida por igual entre las doce tribus" (Nácar-Colunga).

Las profecías de Ezequiel descuellan por la riqueza de alegorías, imágenes y acciones simbólicas de tal manera, que S. Jerónimo las llama "mar de la palabra divina" y "laberinto de los secretos de Dios".

4.5. Daniel:

Daniel, a quien la misma Biblia cita como prototipo de santidad (Ez. 14,14 y 20) y de sabiduría (Ez. 28, 3), vivió, como Ezequiel, en Babilonia durante el cautiverio, más no fue sacerdote que adoctrinase al pueblo como aquél, y como Jeremías en Jerusalén, sino un alto personaje en la corte de un rey pagano, como fueron José en Egipto y Ester y Mardoqueo en Persia. De ahí sin duda que la Biblia hebrea lo colocase más bien entre los hagiógrafos (aunque no siempre) y el Talmud viese en él una figura del Mesías por su fidelidad en las persecuciones. Su libro, último de los cuatro Profetas Mayores en el orden cronológico y también por su menor extensión, reviste, sin embargo, importancia extraordinaria debido al carácter mesiánico y escatológico de sus revelaciones, "como que en él se contienen admirables y especialísimos vaticinios del estado político del mundo, y también del de la Iglesia, desde su tiempo hasta la Encarnación del Verbo eterno, y después, hasta la consumación del siglo, según el pensamiento de San Jerónimo" (Scío). Precisamente por ello, el Libro de Daniel es uno de los más misteriosos del Antiguo Testamento, el primer Apocalipsis, cuyas visiones quedarían en gran parte incomprensibles, si no tuviéramos en el Nuevo Testamento un libro paralelo, el Apocalipsis de San Juan. Es, por lo tanto, muy provechoso leer los dos juntos, para no perder una gota de su admirable doctrina. Algunas de las revelaciones sólo se entenderán en los últimos tiempos, dice el mismo Daniel en 10,14; y esos tiempos bien pueden ser los que vivimos nosotros.

El libro de Daniel se divide en dos partes principales. La primera (caps. 1-6) se refiere a acontecimientos relacionados principalmente con el Profeta y sus compañeros, menos el capítulo segundo que, como observa Nácar-Colunga, es una visión profética dentro de la parte histórica. La segunda (caps. 7-12) contiene exclusivamente visiones proféticas. "Anuncia, en cuatro visiones notables, los destinos sucesivos de los grandes imperios paganos, contemplados, sea en ellos mismos, sea en sus relaciones con el Pueblo de Dios: 1º, las cuatro bestias, que simboliza la sucesión de las monarquías paganas y el advenimiento del reino de Dios (cap. 7); 2º, el carnero y el macho cabrío (cap.8); 3º, las setenta semanas de años (cap.9); 4º, las calamidades que el pueblo de Jehová deberá sufrir de parte de los paganos hasta su restablecimiento (caps. 10-12). El orden seguido en cada una de estas dos partes es el cronológico" (Fillion). Un apéndice de los dos capítulos (13 y 14) cierra el Libro, que está escrito, como lo fue el de Esdras, en dos idiomas entremezclados: parte en hebreo (1, 1-2. 4ª; caps. 8-12) y parte en arameo (2, 4b-7, 28) y cuya traducción por los Setenta ofrece tan notables divergencias con el texto masorético que ha sido adoptada en su lugar para la Biblia griega de Teodoción; de la que San Jerónimo tomó los fragmentos deuterocanónicos (3, 24-90 y los caps. 13-14) para su versión latina. El empleo de dos lenguas se explica por la diferencia de los temas y los destinatarios. Los capítulos escritos en arameo, que en aquel tiempo era el idioma de los principales reinos orientales, se dirigen a éstos (véase 2, 4 y nota), mientras que los escritos en hebreo, que era el idioma sagrado de los judíos, contienen lo tocante al pueblo escogido, y en sus últimas consecuencias, a nosotros. Muchos se preguntan si los sucesos históricos que sirven de marco para las visiones y profecías, han de tomarse en sentido literal e histórico, o si se trata de tradiciones legendarias y creaciones de la fantasía del hagiógrafo, "que bajo forma y apariencia de relato histórico o de visión profética, nos hubiera transmitido, inspirado por Dios, sus concepciones sobre la intervención de Dios en el gobierno de los imperios y el advenimiento de su Reino" (Prado). San Jerónimo aboga por el sentido literal e histórico, con algunas reservas respecto a los dos últimos capítulos, y su ejemplo han seguido, con algunas excepciones, todos los exégetas católicos, de modo que las dificultades que se oponen al carácter histórico de los relatos daniélicos, han de solucionarse en el campo de la historia y de la arqueología bíblicas, así como muchas de sus profecías iluminan los datos de la historia profana y se aclaran recíprocamente a la luz de otros vaticinios de ambos Testamentos.

Contra la autenticidad del libro de Daniel se han levantado voces que pretenden atribuirlo en su totalidad o al menos en algunos capítulos, a un autor más reciente. Felizmente existen no pocos argumentos a favor de la autenticidad, especialmente el testimonio de Ezequiel, (14, 14 ss.; 28,3), del primer Libro de los Macabeos (1, 57) y del mismo Jesús quien habla del "profeta Daniel" (Mat.24,15), citando un pasaje de su libro (Dan.9,27). Poseemos, además, una referencia en el historiador judío Flavio Josefo, quien nos dice que el Sumo Sacerdote Jaddua mostró las profecías de Daniel a Alejandro Magno, lo que significa que este Libro debe ser anterior a la época del gran conquistador del siglo IV, es decir, que no puede atribuirse al período de los Macabeos, como sostiene aquellos críticos. Lo mismo se deduce de la incorporación del Libro de Daniel en la versión griega de los Setenta, la cual se hizo en el siglo III o II a.C. No obstante los problemas históricos planteados en este libro divino, sus profecías fueron de profunda y amplia influencia, particularmente durante las persecuciones en el tiempo de los Macabeos. "En los relatos y en las revelaciones de Daniel,, el pueblo de Jehová poseía un documento auténtico que le prometía claramente la liberación final gracias al Mesías" (Fillion). En ellas encontraron los judíos perseguido por el tirano Antíoco Epífanes el mejor consuelo y la seguridad de que, como dice el mismo Fillion, "los reinos paganos, por más poderosos que fuesen, no conseguirán destruirlo" y que, pasado el tiempo de los gentiles, vendrá el reino de Dios que el Profeta anuncia en términos tan magníficos (cf. 2,44; 7,13 ss.; 9,24 ss.). Para nosotros, los cristianos, no es menor la importancia del Libro de Daniel, siendo, como es, un libro de consoladora esperanza y una llave de inapreciable valor para el Apocalipsis de San Juan. Un estudio detenido y reverente de las profecías de Daniel nos proporciona no solamente claros conceptos acerca de los acontecimientos de fin, sino también la fortaleza para mantenernos fieles hasta el día en que se cumpla nuestra "bienaventurada esperanza" (Tit. 2,13).

IV- Jeremías

1. Historia:

La mision de jeremias fracaso en vida suya, pero su figura no dejo de agrandarse después de su muerte. Por su doctrina de una Alianza Nueva, fundada en la religion del corazón, fue el Padre del Judaismo en su linea mas pura, y su influjo se nota en Ezequiel, en la segunda parte de Isaias y en varios salmos.

Con él, la conciencia profética alcanzó un nivel más alto, y se expresó como un constante estar "en la presencia de Dios".En un temperamento profundamente emotivo como el suyo, y en las condiciones trágicas de su pueblo, la comunión con Dios es una lucha. Jeremías es tierno y sensible por naturaleza, pero su vocación profética obliga a una constante denuncia de la desobediencia, idolatría y rebeldía de su pueblo. Declara la destrucción de Judá frente a la fallida reforma deuteronómica bajo Josías. Su libro está lleno de alusiones su propia vida en bellísimos pasajes (8:18,21; 9:1; 15:10; 20:14-18) que nos cuentan también su lucha y agonía en la vida de ministerio profético.

Jeremías es un ejemplo de vida religiosa, creyéndose que se conservó virgen (16, 1 s.). Austero y casi ermitaño, se consumió en dolores y angustias (15, 17 s.) por amor a su pueblo obstinado. Para colmo se levantaron contra él falsos profetas y consiguieron que, por mandato del rey, fuesen quemadas sus profecías. El mismo fue encarcelado y sus días habrían sido contados, si los babilonios, al tomar la ciudad, no le hubiesen libertado.

Cuanto menos comprendido fue Jeremías por sus contemporáneos, tanto más lo fue por las generaciones que le siguieron. Sus vaticinios alentaban a los cautivos de Babilonia, y a él se dirigían las miradas de los israelitas que esperaban la salud mesiánica. Tan grande era su autoridad que muchos creían que volvería de nuevo, como se ve en el episodio de Mt. 16, 14. Los santos Padres lo consideran como figura de Cristo, a quien representa por lo extraordinario de su elección, por la pureza virginal, por el amor inextinguible a su pueblo y por la paciencia invencible frente a las persecuciones de aquellos a los cuales amaba.

2. Esquema Cronologico:

Para entender bien las profecias de Jeremías, es necesario reagruparlas en su mayor parte en orden cronnologico. El esquema sigue los reinados de los reyes.

I

Josías: 641/640 a. C.: 1-20, salvo 12, 7-13, 27.

(Joacaz: 609: nada)

II

Joaquim: 609: cc 26, 22-23; 25; 36; 45; 35; 12, 7-13, 27.

( Joaquim: 598: nada)

III

Sedecías: 598.

  1. Admoniciones: cc 24; 29; 27-28; 51; 59-64.
  2. Promesas de restauración: cc 30-33.
  3. El Asedio: cc 21; 34; 37-39.

IV

Despues de la caida de Jerusalén en 587: cc 40-44.

V

Profesias contra las naciones: cc 46-51

VI

Apendice histórico: c 52.

3. El Profeta:

No se sabe nada cierto sobre el significado del nombre de Jeremías.

- Su historia: Profecia implica la idea de una revelacion y una mision. La mision de Jeremías se dirigía, en especial, al rey y al pueblo; su revelacion versaba acerca de la futura destruccion de Jerusalén. Exhortaba no solo al arrepentimiento, sino tambien a someterse al poder de Babilonia, con la promesa de ser tratados con misericordia, y de una definitva restauración. La tragedia de su vida esta en no haber sido creido, en los males que habian de suceder y que habia predicho, y en ser tratado como un falso y desleal profeta del mal.

Despues de la toma de Jerusalen, Nabucodonosor dio ordenes de que lo trataran bien (39, 11-12). Despues de la muerte de Godolias, Jeremías intento persuadir a los judiios de que permanecieran en Palestina, pero huyeron a Egipto, temiendo las represalias, llevandose a Jeremías y a Baruc con ellos. En el resto del libro habla de reprensiones y profecias contra los judios en Egipto y los gentiles.

- Oficio profetico -sus sufrimientos-: Para apreciar la finalidad sdivina del mensaje debemos teneer en cuenta su carácter peculiar. Su vida fue de intenso sufrimiento, ya que tenia una gran sensibilidad para ello. Su vida estubo siempre en peligro, aun por sus conciudadanos.

- Su fidelidad: En todas las circunstacias permanece fiel a Dios; en todo momento proclama "tu palabra era para mi una alegria y gozo dce mi corazon". Gozaba dde una intimidad con Dios, que se manifiesta de un modo extraño, debido a una turbacion de su mente.

- Su mision divina: Por un raro provilegio, parece que el fue santificado en el seno materno como el Bautista. Esto podria significar que quedó libre del pecado original y que recibio la gracia santificante antes de nacer. Ni su mision ni su revelación se hallan limitadas, pues incluia a Juda, Jerusalén, los reyes, Israle, los gentiles, especiales grupos de judios e individuos.

- Su inspiración: El libro es algo más que un relato de historia o una profecia. Es un libro de la Sagrada Escritura, escrito bajo el impulso divino dado al entendimiento y a la voluntad del autor sagrado. El libro no representa una revelacion parcial o total; hay incorporado mucho de revelacion y mucho narrativo. Hay muchas predicciones.

Muchas de sus profecias no han sido relatadas, cosa que también ocurre con otras del AT. Abundan las exhortaciones.

- Su secretario: Se cita como tal a Baruc, lo cual puede demostar el porque de la mension wen tercera persona, pero esta mension es usada mucho por los demás profetas.

- Simbolismo profetico: En el ministerio de Jeremías, como en general en las profecias del AT, desempeña un papel importante el simbolismo. Encontramos dos al principio con la accion amenazadora de Dios y el incidente con Jananías. El mismo profeta puede ser tomado como un simbolo.

4. Disposicion del texto:

El tiempo en que se desarrollo su ministerio fue turbulento. Esta impresión de desorden se refleja en el texto, como también en la disposicion cronológica. Algunas partes han sido coleccionadas despues de su muerte, y su labor parace haberle tocado a Baruc.

5. La versión de los Setenta:

6. Contenido del Texto:

- Título: Capítulo 1, 1-3

- Comienzo de la predicación de Jeremías: Capítulo 1, 4 - 6.

En los primeros años de su actividad prifetica, denuncia la corrupción moral y religiosa de Judá. Apostofra a sus oyentes (2. 23-25) y los llama a la conversión, que el quisiera hacer brotar de los mando de sus corazones. En su lenguaje se refleja la influencia de Oseas. Jeremías evoca la historia del Exodo para mostrar que Israel habia perdido el contato con sus origenes. Lo que le preocupaba era hacer que Judá se covierta al Señor antes de que sea muy tarde. Pero el puebl oy sus dirigentes estan mas endurecidos que la roca.

- Oraculos pronunciados sobre todo en tiempos de Joaquim: Cap. 7 - 20.

Con la muerte del rey Josías (609 a. C.), comienza una etapa dificil. Joaquim, el nuevo soberano, era un monarca fastuoso y despótico. Comineza la decandecia moral y espiritual. Entonces Jeremías se lanza a recuperar la seguridad que el pueblo va perdiendo. Todos los privilegios de Israel, la Alianza, la Ciudad Santa, la realeza, el sacerdocio, el culto y la circucision, son signos ilusorios si falta la justicia y el conocimiento del Señor. En 7, 12-15 habla de la destrucción del templo si el pueblo no cambia de conducta. Esto le acarrea el estar al borde de la muerte.

- Invectivas contra los reyes y los falsos profetas: Cap. 21 - 25, 13ª: La colección de oraculos contra los reyes de Judá hace ver con que libertad denunciaba a esos "ungidos del Señor" cuando extraviaban a su pueblo y dejaban de conocer a su Dios como lo habia conocido Josias (22. 15-16). Al rey Joaquim le reprocha su despotismo y su injusticia, y le predice un fin vergonzoso (22. 13-19). A su hijo llamado Conías o jeconías, le anuncia que morira en tierra extranjera (22. 24-30). A Sedecías, el ultimo de los reyes de judá, le responde que Jerusalén caerá en poder del rey de Babilonia y será consumida por las llamas (21. 1-10). A Jeremías le toco enfrentarce con falsos profetas que se presentaban como heraldos del Señor y defendian sus prediccines tanto como él.

- Introduccion a los oraculos contra las naciones: Cap. 25, 13b - 38: Este sector del libro es un prologo a los oraculos contra las naciones, contenidos en los caps. 46-51. En la version de los Setenta, estos oraculos se encuentran despues de 25, 13a.

- Relatos Bibliograficos y anuncios de Salvacion: Cap. 26 - 35: esta seccion se divide en tres partes; comienza con una serie de relatos biograficos (cap. 26-29), prosigue con varios oraculos de salvacion (cap. 30-33) y concluye con los fragmentos adicionales (cap. 34-35). Los oraculos de la sengunda seccion desarrollan el tema central de toda la seccion, que es la restauracion de Israel.

a) Relatos biograficos -presecucion contra Jeremías-: Se presenta enfrentado con los dirigentes de Judá y los falsos profetas. Han sido incorporadas al contexto, para mostrar que en él se realiza el verdadero profeta, que es el complimiento de sus predicciones. Con estos relatos "La religion de Israel habia traspasado las fronteras de la Tierra Santa".

b) Promesas de restauracion: La mision profetica de Jeremías no consistió unicamente en "arrancar y derribar", sino tambíen en "edificar y plantar".

 

Damián Distel

 


Comentarios


Trabajos relacionados

  • The Islam

    Believes of Islam. Khalila and Dimna. Islam in Spain. Primitive religions have their origins in the search of God by th...

  • El pan de la proposición y su aplicación hoy en día

    La siguiente información se basa en una extensa investigación realizada por algunos testigos de Jehová en la república m...

  • Las virtudes y la prudencia

    Areté. Las virtudes. De la gracia del Espíritu Santo a las virtudes. Este trabajo está organizado de la siguiente maner...

Ver mas trabajos de Religion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda