Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Tronco encefálico, Cerebelo y LCR

Enviado por jhontufino



Tronco encefálico, Cerebelo y LCR

  1. Presentación
  2. Tronco Encefálico
  3. Núcleos de los pares craneales
  4. Cerebelo
  5. Ventrículos
  6. Líquido cefalorraquídeo
  7. Anexos
  8. Bibliografía

Presentación

El presente trabajo tiene por objetivo principal el de adquirir u amplio conocimiento en lo que respecta a la estructura funcionamiento y principales componentes del Tronco Encefálico y Cerebelo para así en prácticas poder identificar los diferentes relieves anatómicos que presenta un los componentes mencionados y sus alrededores y su distribución en el cuerpo humano.

En este trabajo trataremos de resumir la amplia bibliografía y así poder resumir en pocas líneas el tema correspondiente.

El autor...

TRONCO ENCEFÁLICO

MORFOLOGIA EXTERNA:

• SITUACION: Está en contacto con el canal bacilar de la fosa posterior del cráneo. Esencialmente continúa la dirección de la médula espinal: se desvía ligeramente de la dirección longitudinal del cuerpo sólo por delante, es decir, que es prácticamente vertical. En las preparaciones de cerebro aisladas (y desafortunadamente también en las figuras dibujadas según estas preparaciones) aparece en ocasiones incurvado hasta la horizontal por la inadecuada conservación de la preparación, proporcionando en estos casos una información errónea de su situación.

• DIVISION EXTERNA: Visto por delante, el tronco del encéfalo se divide claramente en tres partes, que son de caudal a craneal

• Bulbo raquídeo: con rodetes y surcos longitudinales.

• Protuberancia : prominente, con surcos transversales.

• Mesencéfalo : con los haces de fibras longitudinales de los pedúnculos cerebrales de sólo unos 1,5 cm de longitud.

Los limites entre el tronco del encéfalo y las partes vecinas del sistema nervioso central son menos netos:

• Abajo: continuación directa con la médula espinal sin límite neto. Ambos segmentos se separan deacuerdo con su situación: Todo lo que se encuentra en el conducto raquídeo pertenece a la médula espinal; y al bulbo raquídeo, todo lo que se halla dentro del cráneo.

• Atrás: continuidad con el cerebelo. Los limites pueden trazarse más o menos arbitrariamente a través de los pedúnculos cerebelosos.

• Arriba: el límite entre tronco del encéfalo y diencéfalo es sinuoso. Los pedúnculos cerebrales pertenecen al mesencéfalo, el cuerpo mamilar, la cintilla óptica, los cuerpos geniculados, así como la epífisis al diencéfalo.

-El bulbo raquídeo y la protuberancia son partes del rombencéfalo, al que pertenece también el cerebelo.

SUPERFICIE DEL BULBO RAQUIDEO: se suceden, de delante a atrás:

• Surco medio anterior (fisura media anterior.

• Pirámide : Rodete longitudinal de la vía piramidal. En el límite bulbomedular, la mayor parte de las fibras de la vía piramidal cruza hacia el lado contrario en la decusación de las pirámides, que destaca a simple vista en el surco medio anterior.

• Surco antero/lateral = colateral anterior: Con las fibras radiculares del n. hipogloso (XII).

• Oliva inferior: Prominencia que contiene un territorio nuclear extrapiramidal.

• Surco posteroloteral = colateral posterior, con el origen aparente de los nervios craneales IX-XI (nn. Glosofaríngeo, vago y accesorio o espinal).

• Prominencias de los núcleos de los cordones posteriores, con los cuerpos de la segunda neurona de las vías de los cordones posteriores.

• Surco medio posterior.

SUPERFICIE DE LA PROTUBERANCIA: Entre los rodetes piramidales longitudinales del bulbo raquídeo y los pedúnculos cerebrales aparecen por delante del tronco del encéfalo un tracto de fibras transversales que se continúa lateralmente en el pedúnculo cerebeloso medio. Las fibras transversales de la protuberancia unen cerebro y cerebelo entre sí Los axones largos de las vías motoras y sensoriales cerebroespinales pasan por la profundidad de la protuberancia.

SUPERFICIE DEL MESENCEFALO: Se caracteriza, por delante, por los pedúnculos cerebrales, y por detrás, por la lámina cuadrígémina.

1- Pedúnculos cerebrales: Las partes anteriores se llaman también pies de los pedúnculos. Entre los pedúnculos cerebrales se sitúa la fosa interpeduncular.

2- Lámina cuadrígémina: Está cubierta por el cerebro y se ve solamente después de extirparlo: dos tubérculos anteriores) y dos tubérculos cuadrigéminos posteriores. De cada tubérculo cuadrigémino parte un «brazo»:

• Brozo conjuntivo/ anterior: Para el cuerpo geniculado externo, del tálamo.

• Brozo conjuntivo posterior:

Para el cuerpo geniculado interno, del tálamo,

• Los pedúnculos cerebelosos superiores: Se originan caudalmente del techo mesencefálico.

* PEDUNCULOS CEREBELOSOS: El cerebelo se une al tronco del encéfalo a través de tres «pedúnculos» (muy próximas entre los):

• Superior : Para el mesencéfalo.

• Medio : Para la protuberancia.

• Anterior : Para el bulbo raquídeo

Los pedúnculos cerebelosos contienen vías cerebelosas eferentes y aferentes. El cerebelo se puede extirpar después de seccionar los pedúnculos y tendremos a la vista el suelo del cuarto ventrículo

• Orígenes aparentes de los nervios craneales Ill-Xll: A diferencia de los n. raquídeos espinales, los nervios craneales no se constituyen por dos raíces, motora y sensitiva. Salen del tronco del encéfalo o a través de uno o dos troncos (111-VI) o a través de muchas fibras (IX-Xll).

• Rombencéfalo: Los nervios exclusivamente motores (VI y XII) tienen su origen aparente en la cara anterior del rombencéfalo en el borde de las pirámides por el surco colateral anterior; Los nervios sensoriales y los nervios mixtos tienen un origen aparente más lateral en el surco colateral posterior (IX-Xl), en el ángulo pontocerebeloso (VII + VIII) o a través del pedúnculo cerebeloso medio (V).

• Mesencéfalo: El n. motor ocular común (II) abandona el tronéo del encéfalo por la fosa interpeduncular cerca de la línea media. El n. motor ocular. Interno = patético (IV) es el único nervio craneal que tiene su origen aparente en la cara dorsal] del tronco del encéfalo (caudal a los tubérculos cuadrigéminos posteriores, por el velo medular anterior). Al preparar el tronco del encéfalo, este nervio se desgarra fácilmente, por su largo trayecto alrededor del tronco del encéfalo.

• Ángulo pontocerebeloso: El surco bulboprotuberancial transverso termina lateralmente en una depresión profunda entre el cerebelo, la protuberancia y el bulbo raquídeo, fosa en que se encuentra el origen aparente de los nervios craneales VII-VIII (n. facial, n. estatoacústico) Algo más cranealmente tiene su origen aparente el n. trigémino (V) a través del pedúnculo cerebeloso medio.

DIVISION EXTERNA

• Rombencéfalo: En cortes transversales de la protuberancia se aprecian dos partes:

• Anterior: Está básicamente ocupada por fascículos que unen el cerebro con el rombencéfalo y con la médula espinal.

• Posterior: Calota protuberancial con los derivados de las placas basales y alares, es decir, sobre todo con los núcleos de los nervios craneales. De modo análogo puede considerarse parte del segmento la zona dorsal del núcleo de la oliva bulbar

• Mesencéfalo: En cortes transversales se distinguen tres zonas:

Pies de los pedúnculos: Las partes que destacan en la cara anterior de los pedúnculos cerebrales son vías añadidas en el curso del desarrollo del neoencéfalo. Contienen las masas de fibras de las conexiones cerebro cerebelosas y las vías piramidales.

Calota encefálica: Situada entre las bases de los pedúnculos cerebra0les y el acueducto. Es un derivado de la placa basal, y así encontramos en ella núcleos motores (núcleos oculomotores III, IV y centros motores extrapiramidales), así como vías de paso y sustancia reticular Contribuye a la superficie del tronco del encéfalo sólo lateralmente con el trígono del lemnisco sobre el lemnisco lateral que termina en el tubérculo cuadrigémino inferior (posterior).

Techo del mesencéfalo:

Dorsal al acueducto mesencefálico (forma parte de los espacios subaracnoideos), Corresponde ontogenéticamente a la placa alar. En su superficie se aprecia la lámina cuadrigémina.

• Tubérculo cuadrigémino superior (anterior): pan centro óptico reflejo.

• Tubérculo cuadrigémino inferior (posterior): par, centro acústico reflejo.

NUCLEOS DE LOS PARES CRANEALES

Núcleos de los nervios craneales

Para los núcleos de los nervios craneales encontraremos una compleja multitud de denominaciones. En este tratado se usa, como en los restantes capítulos, la nomenclatura internacional más moderna (1989) con fe de errata. De todos modos, se tienen en cuenta parte de los nombres alternativos.

• División de los núcleos de los nn. craneales:

III: El n. motor ocular común posee dos núcleos en la calota del mesencéfalo cerca del acueducto a la altura de los tubérculos cuadrigéminos anteriores (superiores):

• Núcleo principal (núcleo del n. motor ocular común): Para todos los mm. extrínsecos del ojo, excepto el m, oblicuo superior y el m. recto externo.

• Núcleo accesorio, llamado con frecuencia también núcleo de Edinger-Westphal (Ludwig Edingen neuroanatómico de Frankfurt/Main, 1885; Larl Friedrich Oto Westphal, neurólogo de Berlín, 1 887): Núcleo parasimpático para dos de los tres mm. intrínsecos del ojo, esfínter de la pupila y m. ciliar. El núcleo accesorio se encuentra medial al núcleo principal, tan cerca de la línea media que los núcleos de ambos lados se fusionan en parte.

IV: El n. motor ocular interno conduce exclusivamente fibras motoras para el m. oblicuo superior Antes de salir por el tectum mesencefálico cruzan hacia el lado contrario (decusación del n. motor ocular externo). Su origen real se encuentra en el:

V: De acuerdo con su grosor el territorio nuclear del n. trigémino es también muy extenso: de la parte superior de la médula cervical hasta el mesencéfalo.

Comprende tres núcleos terminales y un núcleo de origen:

• Núcleo espinal Del bulbo raquídeo desciende hasta C2, sensitivo (sensibilidad protopática. Sobre todo dolor y temperatura). Las fibras nerviosas de la primera rama principal terminan en su mayoría en la parte inferior; la mayoría de las fibras de la segunda más la ternera rama principal, en la parte superior del núcleo.

• Núcleo pontino En la protuberancia sensorial (sensibilidad epicrítica).

• Núcleo mesencefálico (sensibilidad propioceptíva de los husos neuromusculares de los mm. masticadores).

• Núcleo motor Para mm. masticadores, suelo de la boca, etc. Músculos derivados del primer arco branquial

VI: El n. motor ocular externo lleva solamente fibras motoras para el m. recto externo del ojo, que tienen su origen real en el

• Núcleo del o. motor ocular externo.

VII: El n. facial conduce fibras motoras, secretoras y sensoriales y tiene que tener, por tanto, tres territorios nucleares:

• Núcleo del facial: Motor

• Núcleo salivar superior: Parasimpático, para las glándulas lacrimal, nasal, palatina, sublingual y submandibular

• Núcleo solitario: Sensorial, núcleo común de las fibras gustativas (pars gustativa) y de la sensibilidad visceral (pars cariorespiratoria) de los nervios VII, IX y X.

VIII: El extenso territorio nuclear del n. estatoacústico tiene dos partes: coclear y vestibular:

• Núcleos cocleares anterior + posterior).

• Núcleos vestibubores superior + interno + inferior

• El núcleo vestibular externo, llamado también núcleo de Deiters, pertenece a los núcleos magno-celulares de la formación reticular. Le llegan pocas aferencias del n. vestibular; el componente principal viene de las células de Purkinje del cerebelo. Más que un núcleo de terminación es un núcleo de asociación a través del cual se realizan las conexiones entre el órgano vestibular y los músculos de cuello y tronco (por ejemplo, facilitación de los reflejos extensores, de ahí espasmos en extensión en la «rigidez por descerebración»).

IX: El n. glosofaríngeo posee un núcleo independiente solamente para sus fibras secretoras:

• Núcleo salivar inferior: Para la glándula parótida.

• Las fibras gustativas terminan en el núcleo solitario y las fibras de la sensibilidad de la mucosa probablemente en el núcleo espinal del trigémino. Las fibras motoras tienen un origen común con las del n. vago y n. accesorio en el:

• Núcleo ambiguo motor: Para músculos estriados.

X: Las fibras sensoriales del n. vago terminan, probablemente, en parte en el núcleo espinal del trigémino, en parte con las fibras gustativas en el núcleo solitario, Las fibras motoras para los músculos estriados laríngeos y faríngeos tienen su origen real en el núcleo ambiguo junto con el n. glosofaríngeo. Se añade como núcleo propio:

• Núcleo dorsal del vago: Núcleo origen parasimpático para las vísceras torácicas y abdominales,

XI: Las fibras de la parte encefálica del n. accesorio vienen del núcleo ambiguo, las de la parte espinal del

• Núcleo del accesorio: Descendente en la columna anterior de la médula hasta C5.

XII: El n. hipogloso es exclusivamente motor llevando fibras para la lengua, que tienen su origen real en el:

• Núcleo del hipogloso.

• Disposición de los núcleos motores y sensoriales: De acuerdo con su origen de placa basal y placa alar, los núcleos de los nn. craneales se disponen más o menos según un orden: eferentes (mediales) y aferentes (laterales):

1) Núcleos motores de la vida animal:

• Los más mediales son los núcleos de origen de los. motores oculares y del hipogloso. Los núcleos de ambos lados contactan en la línea media.

• La segunda serie está formada por el núcleo motor del trigémino, el del facial, el núcleo motor ambiguo (IX, X) y el núcleo del accesorio. Los axones eferentes del núcleo del facial forman un asa que rodea el núcleo del n. motor ocular externo («rodilla interna del facial» a diferencia de la «externa» intrapetrosa.

Núcleos sensoriales: Los núcleos aferentes se disponen en tres grupos:

• El núcleo solitario se encuentra, como dice su nombre, bastante aislado y es el más medial de los núcleos aferentes.

• Los núcleos aferentes de la sensibilidad superficial y profunda están representados por la larga cadena de los núcleos del trigémino, en la que terminan probablemente también las fibras sensoriales de faringe y laringe (IX, X).

• Los cuatro núcleos del órgano vestibular y los dos del n. acústico forman un grupo aparte que se encuentra dorsolateral a los restantes núcleos bajo el suelo del receso lateral de la fosa romboidal.

2) Núcleos autónomos (motores y secretores): En la serie de los núcleos parasimpáticos se suceden en dirección craneocaudal:

• Núcleo accesorio del motor ocular común

• Núcleo salivar superior.

• Núcleo salivar inferior

• Núcleo dorsal del vago.

3) Núcleos sensoriales.- los núcleos aferentes se disponen en tres grupos:

  • El núcleo solitario se encuentra como dice su nombre, bastante aislado y es el más medial de los núcleos aferentes.
  • Los núcleos aferentes de la sensibilidad superficial y profunda están representadas por la larga cadena de los núcleos del trigémino, en la que terminan probablemente también las fibras sensoriales de la faringe y laringe(X, XI).
  • Los cuatro núcleos del órgano vesdtibullar y los dos del n. Acústico forman un grupo aparte que se encuentra dorsolateral y los restantes núcleos bajo el suelo del receso lateral de la fosa romboidal.

Los núcleos motores de los nervios craneales corresponden a las columnas anteriores de la sustancia gris de la médula espinal (primera neurona motora). Llega a la periferia a través de sus axones. Los núcleos sensoriales, sin embargo, albergan ya la segunda neurona de la vía sensorial, con excepción del núcleo mesencefálico del trigémino donde se sitúa la primera neurona, Al igual que en los nn. raquídeos (espinales), los cuerpos de la primera neurona sensorial se localizan en ganglios, como, por ejemplo, el ganglio del trigémino.

Otros territorios nucleares

• Núcleos de los cordones posteriores: La segunda neurona de las vías de los cordones posteriores comienza en el bulbo raquídeo en el

• Núcleo de Goll: Extremo craneal engrosado del fascículo delgado.

• Núcleo de Burdach: Extremo craneal engrosado del fascículo cuneiforme.

Núcleos olivares:

Los núcleos olivares(del bulbo raquídeo representan un centro de coordinación de las vías piramidales y extrapiramidales con el cerebelo.

• Núcleo olivar inferior En el bulbo raquídeo Es el mayor de los núcleos olivares y fácil de reconocer en los cortes transversales del bulbo por su forma ondulada,

• Núcleos olivares accesorios mediáis + posterior).

El núcleo olivar superior de la protuberancia es una parte de la vía acústica. De este núcleo salen también fibras nerviosas recurrentes hacia la cóclea (fascículo olivococlear) que regulan la sensibilidad de ésta.

Núcleos pontinos: Reciben este nombre las acumulaciones de cuerpos neuronales dispersas en la parte anterior de la protuberancia. Se intercalan en la vía cerebro-cerebelosa.

Núcleo rojo: Núcleo cilíndrico, de sección transversal redonda; comienza a la altura de los tubérculos cuadrigéminos anteriores (superiores) y llega hasta el interior del diencéfalo. El color rojizo se debe a un pigmento ferruginoso. Este núcleo recibe informaciones del cerebro y del cerebelo y envía impulsos a la médula espinal, a los nn. craneales y de nuevo al cerebelo. Favorece, por ejemplo, la sinergia de flexores y extensores durante la marcha. Dos partes:

• Magnocelular: de células grandes, filogenéticamente antigua

• Parvocelular: de células pequeñas, filogenéticamente reciente.

Sustancia negra

La extensa lámina neuronal se encuentra en el límite entre el tegmento y la parte anterior del pedúnculo cerebral. Esta sustancia sé divide en dos zonas morfológica y funcionalmente diferentes:

• Zona negra: dorsal. El color oscuro es debido al contenido en melanina. Esta zona produce dopamina, que los ganglios basales necesitan como transmisor Por sus características químicas (la dopamina está íntimamente relacionada con la noradrenalina) llega de la sustancia negra al cuerpo estriado por transporte axonlco.

• Zona roja: zona ventral ferruginosa.

• Sustancia negra

Territorios nucleares de la lámina cuadrígémina: De acuerdo con su origen de la placa alar el tectum mesencefálico encierra territorios nucleares sensoriales:

• Tubérculos cuadrigéminos anteriores:

Sustancia cortical con siete capas. En la especie humana coordinan las reacciones a estímulos luminosos. Después de su destrucción los pacientes no suelen percibir síntomas de déficit.

• Tubérculos cuadrigéminos posteriores:

Con el núcleo del tubérculo cuadrigémino posterior: (parte de la vía acústica y centro reflejo acústico.

Concepto: Bajo el concepto de sustancia reticular = formación reticular se reúnen los grupos neuronales dispersos entre los núcleos y las vías de mayor tamaño y los tractos de fibras de trayecto corto, tratándose fundamentalmente de grupos celulares de tamaño reducido.

• Extensión: La formación reticular ocupa en el tronco del encéfalo grandes partes de la región de la calota desde el bulbo raquídeo hasta el mesencéfalo. Se prolonga también en la médula, donde se sitúa junto a la columna lateral de la sustancia gris. Está estrechamente relacionada con el diencéfalo.

• División: Mientras que la distinción morfológica de un gran número de núcleos pequeños ha hecho grandes progresos, su significación funcional aún no se ha investigado a fondo y así, creemos, basta con seleccionar tres grupos de núcleos:

• Núcleos magnocelulares: De situación preferentemente medial.

• Núcleos parvocelulares: De situación preferentemente lateral. (de la línea media).

• Núcleos de rafe: medianos de la línea media.

Funciones:

Coordinación de los nn. Craneales entre sí y con otras partes del sistema nervioso central: Esta coordinación es necesaria especialmente para los nn. craneales, puesto que sus fibras aferentes y eferentes, a diferencia de los nn. raquídeos (nn. spinales) no se conectan dentro de un segmento a través de un arco reflejo simple. Tienen su trayecto en diferentes nervios, con territorios nucleares en parte muy distanciados. Por lo tanto, la formación reticular puede equipararse ampliamente con el aparato de asociación del tronco del encéfalo:

• Un «centro pontino de la mirada» en los núcleos del rafe coordina los movimientos de los mm. extrínsecos del ojo.

Centros vegetativos: Estimulando determinadas partes de la formación reticular del tronco del encéfalo se puede aduar en los animales de laboratorio sobre funciones vegetativas de manera que los fisiólogos hablan de un centro respiratorio, circulatorio, de la deglución, del vómito, etc. El anatómico es incapaz de asignar estas funciones a determinados territorios nucleares, como ocurre con los núcleos de los nn. craneales. Los centros vegetativos abarcan zonas mayores de la formación reticular ya que generalmente tienen que coordinar también territorios periféricos mayores. En el gato, el «centro respiratorio» ocupa toda la sección transversal de la formación reticular del extremo caudal del cuarto ventrículo. En la especie humana la asignación de determinadas zonas del tronco del encéfalo a los distintos centros vegetativos aún no ha progresado mucho. La mayoría de nuestras informaciones sobre la función del tronco del encéfalo no se obtuvieron en la especie humana, sino en el animal de laboratorio (el gato sobre todo).

• Centro respiratorio (bulbar): Estimulando partes parvo-celulares se espira, mientras que se inspira al estimular partes magnocelulares: de esta manera podemos distinguir ya entre un centro espiratorio y otro inspiratorio.

• Centros circulatorios: Un centro presor aumenta la tensión arterial; un centro depresor la reduce.

• Otros centros de la deglución: Del vómito, de la ingestión de alimentos, etc.

Intervención en la regulación de la sensomotórica:

La formación reticular ejerce su influencia sobre:

• Los sistemas aferentes (por ejemplo, el umbral de la sensibilidad dolorosa).

• Los sistemas eferentes (como el tono muscular).

Influencia sobre la consciencia y el sentimiento:

• El centro reticular ascendente de la vigilia, llamado con frecuencia, de forma abreviada, ARAS participa en grado importante en la regulación de la vigilia consciente.

• Los núcleos del rafe serotoninérgicos pertenecen al sistema límbico.

CEREBELO

Cerebelo: funciones y división

• Funciones:

• Regulación del tono muscular por un circuito regulador a través de vías espinocerebelosas y cerebelo-espinales. Los «órganos de los sentidos» son en este caso los husos musculares.

Mantenimiento del equilibrio; por ello, estrechas manifestaciones con el órgano vestibular («motórica de apoyo»).

• Coordinación de los movimientos en el tiempo: Circuito regulador cerebrocerebeloso («movimientos intencionados»).

Tamaño: El cerebelo ocupa el espacio de la fosa posterior del cráneo que queda detrás del tronco del encéfalo. Su cara superior se adapta a la tienda del cerebelo, derivada de la duramadre, doblándose a modo del caballete de un tejado. Sus bordes laterales y su cara inferior son convexos. Atrás se encuentra la incisura de la hoz del cerebelo; delante, la del tronco del encéfalo. El tamaño suele compararse con el de un huevo de oca (diámetro máximo de unos lO cm). El cerebelo pesa unos 1 10-140 g (que corresponden al 10% del peso del encéfalo).

División: El cerebelo en conjunto no solamente es menor que el cerebro, sino su superficie está más subdividida: los surcos, predominantemente paralelos, están muy juntos, de manera que entre ellos caben, en lugar de «circunvoluciones» (del cerebro), solamente láminas de la corteza cerebelosa:

Lóbulos: El cerebelo se divide en tres lóbulos a través de dos surcos más profundos:

Cerebelo: Estructura microscópica

División: En los cortes del cerebelo se aprecia que:

• La sustancia gris forma la corteza cerebelosa y una serie de núcleos.

• La sustancia blanca forma el cuerpo medular.

Las láminas cerebelosas que rodean al cuerpo medular ramificado confieren un aspecto arboriforme al corte, y así se habla desde tiempos remotos del «árbol de la vida» del cerebelo.

Corteza cerebelosa: Está corteza cerébrale está mucho más plegada que la corteza cerebral. A pesar que el volumen del cerebelo equivale tan sólo al 10% del cerebro, la corteza cerebelosa llega a un 75% de la superficie cerebral.

Capas de la corteza cerebelosa:

• Externa (molecular plexiforme): Contiene, sobre todo, fibras nerviosas, pocos cuerpos neuronales: células estrelladas, células en cesta.

• De las células de Purkinje

Capa intermedia estrecha con los grandes cuerpos de las células de Purkinje (descritas en 1 837 por jan Evangelista Purkinje, fisiólogo de Braslau y Praga). Sus cuerpos «piriformes» (lat. pírum pera) tienen un diámetro de unos 30-70 µm y se sitúan en paralelo (uno al lado del otro) en una misma capa. Sus dendritas se ramifican en la capa externa a modo de frutales de espaldera, en ángulo recto con los surcos.

• De los granos: Densa, granos pequeños y células de Golgí (Camillo Golgi, anatómico de Pavia y Siena, premio Nobel 1906) dispersas.

Además de las neuronas, encontramos en la corteza cerebelosa también diversas formas de células gliales.

Las únicas fibras eferentes de la corteza cerebelosa son los axones de las células de Purkinje, cuya mayor parte se dirige a los núcleos cerebelosos, algunos también a los núcleos vestibulares. Las colaterales de estos axones sinaptan con células de Golgi o células en cesta vecinas, así como con el propio cuerpo de la célula.

Las fibras aferentes de las vías cerebelosas o terminan directamente en las dendritas de las células de Purkinje o por medio de los granos, las células en cesta y las células estrelladas.

• Las «fibras trepadoras» suben como lianas por las dendritas de las células de Purkínje, con las que establecen numerosas sinapsis; se trata, ante todo, de fibras procedentes de los núcleos de la oliva.

• Las vías aferentes procedentes de la protuberancia, de los núcleos vestibulares y de la médula espinal se ramifican en forma de «fibras musgosas». Cada una de éstas termina a través de unas 20-30 «rosetas», portadoras, cada una, de 300-400 sinapsis con dendritas de los granos.

• Las «fibras paralelas» son los axones de los granos que comienzan ascendiendo en la capa externa, donde se dividen en forma de T Posteriormente siguen un trayecto paralelo a los surcos, es decir formando un ángulo redo con las dendritas de las células de Purkinje, pudiendo conectar de esta manera muchas de estas células. Las informaciones procedentes de las fibras musgosas se transmiten a las células de Purkinje a través de las fibras paralelas.

Las células de Purkinje son las centrales de la corteza cerebelosa. Se estima que su número total es de 15 millones. Una célula de Purkínje sinapta con:

• Una única fibra trepadora (excitadora).

• 20-30 células en cesta y 20-30 células estrelladas (inhibidoras).

• Así como con unas 1 80.000 fibras paralelas. A una celula de Purkinje corresponden unos 1 .000 granos.

• Núcleos cerebelosos: En el cuerpo medular del cerebelo se encuentran cuatro núcleos a cada lado:

• Dentado (lat. dens, dentis = diente): Morfológicamente es parecido al núcleo de la oliva inferior al que supera en tamaño (unos 2 cm de diámetro).

• Emboliforme (lat. embolus tapón): Unos 1,5 cm de longitud.

• Globoso (lat. globus masa esférica): Unos 5 mm de diámetro.

• Del fastigio o del techo (lat. fostígium fachada): Situado en el techo del cuarto ventrículo, ovalado, 1 cm de longitud, aproximadamente.

En los núcleos del cerebelo termina la gran mayoría de los axones de las células de Purkinje. Las vías cerebelosas eferentes parten de los núcleos cerebelosos.

Vías de paso:

Descendentes sin sinapsis:

• Fibras corticoespinales de la vía piramidal (fascículo piramidal): Desde la circunvolución precentral de la corteza cerebral hasta las columnas anteriores de la médula espinal. Las fibras de los movimientos voluntarios ocupan la zona media de los pedúnculos cerebrales. Los axones poseen una disposición somatotópica. Las fibras destinadas a los núcleos de los nn. craneales, fibras corticonucleares son mediales y las que se dirigen a las neuronas del asta anterior de la médula espinal, laterales.

Ascendentes sin sinapsis (en el lemnisco interno):

• Fascículo espinotalómico anterior: Sensibilidad protopática (presión).

• Fascículo espinotalámico externo: Sensibilidad protopática (dolor temperatura).

Ascendentes con sinapsis:

• Lemnisco interno (gr lémnos = asa):

Continuación de la vía del cordón posterior (sensibilidad epicrítica) del núcleo delgado al núcleo cuneiforme (nucleus cuneatus) al tálamo, denominación sistemática del fascículo bulbotalámico (tractus bulbotholomícus) (bulbus medulloe spinolis, nombre antiguo de medullo oblon gota, se conserva en los nombres de las vías y en términos clínicos, como, por ejemplo, parálisis bulbar): las fibras cruzan la línea media craneal a los núcleos de la línea media (entrecruzamiento del lemnisco interno), para ascender junto con fibras de los núcleos terminales del trigémino (lemnisco trígeminal) (lemniscus trigeminolis).

• Vías aferentes del cerebelo:

Procedentes de la médula espinal sin sinapsis:

• Fascículo espinocerebeloso anterior: Hacia el pedúnculo cerebeloso superior sensibilidad profunda.

• Fascículo espínocerebeloso posterior: Hacia el pedúnculo cerebeloso inferior sensibilidad profunda.

Procedentes de núcleos del tronco del encéfalo:

• Fascículo olívocerebeloso: del nucleo de la oliva inferior al pedúnculo cerebeloso inferior

El núcleo de la diva inferior reúne informaciones procedentes de distintos segmentos del sistema nerviosos central, transmitiéndolas posteriormente al cerebelo.

• Fibras orciformes externos anteriores + posteriores: Del territorio nuclear de las vías del cordón posterior desde el núcleo cuneiforme accesorio al pedúnculo cerebeloso inferior sensibilidad profunda.

• Desde la formación reticular: Informaciones de los territorios de los centros vegetativos y de los núcleos de los nn. craneales, a través del pedúnculo cerebeloso inferior

• Del órgano vestibular: De los núcleos vestibulares del suelo del receso lateral del cuarto ventrículo a través del pedúnculo del cerebelo inferior hacia el archicerebelo como fibras musgosas.

Desde el cerebro:

• Vía cerebropontocerebeloso: Del cerebro a la protuberancia y de ahí al cerebelo. En el pedúnculo cerebral estas fibras se sitúan por dentro y por fuera de la vía piramidal; por dentro, las fibras procedentes del lóbulo frontal; por fuera, las que proceden de los restantes lóbulos del cerebro. Después de establecer sinapsis en los núcleos del puente, las numerosas fibras que forman el pedúnculo cerebeloso medio terminan en forma de fibras musgosas en los granos. El cerebelo recibe por esta vía los movimientos esbozados en los centros de asociación del cerebro, para su coordinación.

• Vías eferentes del cerebelo:

• Vía cerebelotalámica: Desde el núcleo dentado del cerebelo al tálamo a través del pedúnculo cerebeloso superior La vía continúa tras hacer escala en el tálamo hasta la circunvolución precentral de la corteza cerebral, ejerciendo de esta manera su influencia sobre el punto de salida de la vía piramidal.

• Fibras cerebelorrúbricos (flbroe dentotorubroles) (del núcleo dentado nucleus dentatus del cerebelo al núcleo rojo): Partes del sistema motor basal.

• Hacia núcleos del tronco del encéfalo: Del núcleo del techo (nucleus fostiggt), así como de la corteza cerebelosa directamente a los núcleos vestibulares y la formación reticular desde donde se transmiten informaciones a la médula espinal.

• Vías eferentes y aferentes del tronco del encéfalo

1) Vías descendentes:

• Fibras corticonucleares de la vía piramidal: Fibras cruzadas y directas procedentes de la circunvolución precentral de la corteza cerebral que se dirigen a los núcleos motores de los nn. craneales, excepcionalmente cruzadas sólo para el n. motor ocular externo (n. abducens) (VI), para la región inferior de la cara del n. facial (n. facialis) (VII) y para el n. hipogloso (n. hypoglossus) (XII) movimientos voluntarios.

• Conexiones de la vía óptica central con los núcleos de los nervios de la musculatura extrínseca del ojo: De la cintilla óptica y del cuerpo geniculado externo salen fibras para los tubérculos cuadrigéminos anteriores (superiores) y los núcleos pretectales, a través de los que se ejerce el control óptico de los movimientos de la musculatura extrínseca e intrínseca del ojo.

2) Vías ascendentes:

• Lemnisco trígeminal: Desde los núcleos terminales del trigémino al tálamo, se une al lemnisco medial.

• Lemnisco externo: Parte de la vía auditiva entre el cuerpo trapezoide y el tubérculo cuadrigémino posterior. El cuerpo trapezoide es una típica figura en ocho de fibras que cruzan desde el núcleo vestibular anterior hacia el lado opuesto, rodeando dos núcleos: el del cuerpo trapezoide y el de la oliva superior

• Conexiones de la formación reticular con la corteza cerebral a través del tálamo. Las fibras vegetativas que forman parte de la formación reticular para la respiración, la nutrición, orientación espacial, etc., actúan a través de vías ascendentes sobre las zonas de origen de la vía piramidal de la corteza cerebral y otros centros corticales.

Vías ascendentes y descendentes:

• Fascículo longitudinal interno: Conecta los núcleos de los músculos extrínsecos del ojo con los núcleos vestibulares o cocleares (VIII) y con los núcleos de otros nn. craneales. A través de este fascículo se regulan movimientos reflejos de los ojos en respuesta a estímulos acústicos, cambios de posición, etc. Se incluyen los movimientos de cabeza y tronco ligados a los movimientos oculares: rotación de la cabeza al mirar hacia un lado, etc.

• Fascículo longitudinal posterior llamado también fascículo de Schütz: Un fascículo de fibras en la «sustancia gris central» que rodea al acueducto mesencefálico conecta el hipotálamo del diencéfalo con los núcleos vegetativos de los nn. craneales: núcleo accesorio del n. motor ocular común, núcleos salivares, núcleo dorsal del vago, etc.

• Del núcleo rojo y de la sustancia negra a los ganglios basales y al sistema olivar.

• Fascículo mesencefálico del trigémino: Lleva fibras aferentes desde los husos musculares de los mm. masticadores al n. mesencefálico del trigémino y fibras eferentes de este núcleo al n. motor del trigémino (reflejos de la musculatura masticadora).

VENTRICULOS

Se denomina ventrículo a las cavidades llenas de liquido cefalorraquídeo (LCR) ubicadas en el cerebro los cuales se distribuyen de la siguiente manera:

Estos en un estudio anatómico y comprensible se tiene que estudiar de arriba hacia abajo le cual es el orden en el que se les enumera. Los dos ventrículos laterales se comunican con el tercer ventrículo por el agujero interventricular de cada lado, y el tercero con el cuarto por medio del acueducto cerebral.

El cuarto ventrículo se continúa con el conducto central del bulbo y la medula espinal y desemboca por medio de orificios en el espacio subaracnoideo.

La neuroglia que revista los ventrículos del encéfalo y el conducto de la medula espinal se denomina epéndimo. Que por lo general no presenta cilios en el adulto.

En los ventrículos, las franjas vasculares de la piamadre conocida como tela coroidea, invaginan a su recubrimiento de epéndimo modificado y se proyectan dentro de las cavidades ventriculares. Esta combinación de tela coroidea y epéndimo cúbico recibe el nombre de plexo coroideo. Los plexos se invaginan en las cavidades de los ventrículos laterales, tercero y cuarto y se relacionan con la formación del líquido cefalorraquídeo (cerebroespinal).

El término "barrera hematoencefálica" se refiere a los tejido interpuestos entre la sangre y líquido cefalorraquídeo. Estos son el endotelio capilar, varias capas homogéneas y fibrilares (identificables por microscopia electrónica) y el epéndimo del plexo coroides. Los principales elementos de la berrera parecen ser las uniones estrechas entre las células ependimarias.

Ventrículos laterales

Cada ventrículo lateral es una cavidad en el interior de cada hemisferio cerebral, y se comunica con el tercer ventrículo por medio del agujero interventricular. La porción del ventrículo lateral anterior al agujero se le llama asta anterior. Por detrás de ella está la parte central del ventrículo que se divide en astas posterior e inferior. Las astas frontal y posterior e inferior se sitúan en los lóbulos frontal, occipital y temporal del hemisferio cerebral respectivamente.

El asta anterior, la parte central y el asta inferior muestran la curvatura característica del ventrículo lateral, tanto fetal como adulto. El asta posterior se desarrolla mas o menos a la mitad de la vida fetal como una extensión hacia atrás y su tamaño es muy variable en el adulto.

El asta anterior del ventrículo lateral está limitada hacia abajo por el pico o rostro, hacia delante de por la rodilla y hacia arriba por el tronco del cuerpo calloso. Hacia arriba está limitada por el abultamiento de la cabeza del núcleo caudado. Hacia adentro, está separada por el ventrículo lateral del lado opuesto por un delgado tabique vertical, el tabique transparente (septum lucidum, que en ocasiones presenta un espacio (cavidad del septum lucidum) entre sus dos láminas.

La parte central del ventrículo lateral se encuentra por debajo del tronco del cuerpo calloso y sobre el tálamo y el cuerpo del núcleo caudado. Hacia adentro, está separada del ventrículo lateral del lado opuesto por un delgado tabique vertical,. El tabique transparente y el fórnix (que es una banda arciforme de fibras). En el ángulo entre las astas posterior e inferior que divergen, el suelo de la cavidad presenta una elevación triangular, el trígono colateral, relacionado con un surco subyacente (por lo general el surco colateral).

El asta posterior es variable y se adelgaza a medida que se dirige hacia atrás en el lóbulo occipital del hemisferio. Las dos astas posteriores suelen ser asimétricas, y en algunos casos la parte posterior de una de ellas puede aparecer como una vesícula independiente. Hacia arriba y por la parte externa, cada asta posterior está limitada por una lámina fibrosa (el tapetum) derivada del tronco y el rodete del cuerpo calloso. En la parte interna, dos elevaciones pueden proyectarse hacia afuera en el asta posterior. La elevación superior (bulbo del asta posterior) es producida por fibras (fórceps mayor) derivadas del rodete. La inferior (espolón o calcar avis) se relaciona con el surco (cisura calcarían) de la superficie del hemisferio.

El asta inferior se extiende hacia abajo y adelante por detrás del tálamo y en el espesor del lóbulo temporal del hemisferio. Está limitada hacia fuera por las fibras del tapetum, derivadas del cuerpo calloso. Hacia abajo, la característica más notable es una elevación conocida como hipocampo,. Cubierta en parte por el plexo coroides. Hacia arriba se encuentra la cola del núcleo caudado, que se dirige hacia delante para terminar en el núcleo amigdalino.

El plexo coroideo de cada ventrículo lateral se invagina alo largo de una línea curva conocida como la cisura coroidea, que se extiende del agujero interventricular por delante hasta extremo del asta inferior, rodeando la extremidad posterior del tálamo. El plexo coroideo del ventrículo lateral se encuentra prácticamente limitado a la parte central y el asta inferior. Está desarrollado en el punto de unión de la mismas y en este lugar recibe el nombre de globo coroideo, en e que es frecuente encontrar zonas de calcificación (cuerpos amiláceos).. Los vasos del plexo derivan de las arterias carótida interna (arteria coroidea anterior) y cerebral posterior (arterias coroideas posteriores). En los agujeros interventriculares, los plexos coroideos de los dos ventrículos laterales se continúan uno con otro y con el tercer ventrículo

Tercer Ventrículo

Es una estrecha hendidura entre los dos tálamos. Es una zona variable, los talamos se encuentran con frecuencia adheridos entre si dando origen a la adherencia intertalámica o masa intermedia. El suelo del ventrículo está formado por el hipotálamo; por delante la cruza el quiasma óptico. La pared anterior está constituida por la lámina terminal, hoja delgada que conecta el quiasma óptico. La pared anterior está constituida por una lámina terminal, hoja delicada que conecta el quiasma óptica con el cuerpo caloso. El delgado techo está formado por el epéndimo cubierto por dos capas de la piamadre(lo que se conoce como membrana tectoria).

El tercer ventrículo se comunica con los ventrículos laterales por medio de los agujeros interventriculares, cada uno de los cuales está situado en la parte anterosuperior del tercer ventrículo, en el límite anterior del tálamo y en el lugar de mayor crecimiento del hemisferio cerebral en el embrión. De aquí parte un surco poco profundo, el surco hipotalámico que se dirige hacia atrás en dirección del acueducto cerebral, este surco marca el límite entre el tálamo por arriba y el hipotálamo por abajo.

El tercer ventrículo presenta varios divertículos o recesos: 1) el receso óptico por arriba del quiasma óptico 2)el receso in fundibular en el infundíbulo de la hipófisis, 3) un receso inconstante por delante de los cuerpos mamilares, 4) el receso pineal en el tallo de la epífisis y 5) el receso suprapineal. Además en el contorno del tercer ventrículo se producen escotaduras por la presencia de la comisura anterior y posterior (fascículos y fibras blancas que cruzan el plano medio por delante y por detrás del ventrículo respectivamente) y del quiasma óptico.

Los plexos coroideos del tercer ventrículo invaginan el techo del mismo a cada lado del plano medio. En los agujeros interventriculares se continúan con los de los ventrículos laterales. Sus vasos (arterias coroideas posteriores) son ramas de la cerebral posterior

El acueducto cerebral es el estrecho conducto del mesencéfalo que comunica los ventrículos tercero y cuarto. Tiene la longitud aproximada de 1cm. y es más ancho que la porción central.

Cuarto ventrículo

Es una cavidad romboidea localizada en la parte posterior del puente y el bulbo. Se estrecha por arriba para continuar con el acueducto cerebral, y por abajo continúa con el conducto central de la medula espinal. Hacia los lados, la porción más ancha del ventrículo se prolonga para formar los recesos laterales. Los pedúnculos cerebelosos superior e inferior forman sus limites laterales.

La pared anterior o suelo(fosa romboidea) del cuarto ventrículo está formada por el puente de arriba y del bulbo de abajo, y se relaciona directa o indirectamente con los núcleos de origen de los últimos ocho nervios craneales. Un surco medio divide el suelo en mitades derecha e izquierda, cada una dividida en porciones internas interna(basal) y externa (alar) por un surco longitudinal, el surco limitante se superpone a ciertos núcleos aferentes, como los de la porción vestibular del nervio auditivo.

La porción mas inferior del suelo del cuarto ventrículo toma la forma del punto de una pluma por lo que a veces se le llama calamus Scriptorius (lat. pluma del escribano). Esta porción del suelo contiene los importantes centros respiratorios, cardiaco, vasomotor y de la deglución.

La pared posterior o techo del cuarto ventrículo es delgada en extremo y está cubierta por el cerebro. Está formada por láminas de sustancia blanca (velos medulares superior e inferior) revestidas de epéndimo que se extienden entre los pedúnculos cerebelosos superiores y los dos inferiores. La porción inferior del techo presenta el agujero medio del cuarto ventrículo, por el cual se establece comunicación directa entre la cavidad ventricular y el espacio subaracnoideo. Los extremos de los recesos laterales presentan orificios semejantes, los agujeros laterales. Estas aberturas son verdaderos orificios y no artefactos. Los agujeros medio y laterales son los únicos por los que el líquido cefaloraquídeo formado en los ventrículos llega al espacio subaracnoideo. Cuando estos orificios se ocluyen, los ventrículos se distienden (hidrocefalia).

El plexo coroides del cuarto ventrículo invagina el techo de este a cada lado del plano medio.

Una prolongación de cada uno de ellos pasa por el correspondiente agujero lateral. Los vasos para el plexo derivan de la ramas cerebelosas de la arteria vertebral y el tronco basilar.

LIQUIDO CEFALO RAQUIDEO

El líquido cefalorraquídeo (LCR) tiene una transparencia igual a la del agua y esta tiene:

Electrolitos

  • Glucosa( 60% del nivel de glucosa en el suero sanguíneo en ayunas).
  • Proteínas en pequeña cantidad ( 0,2g/L)
  • Hasta 4 células
  • La densidad relativa es de 1.006 – 1.008(valores comparativos: orina, 1.001 – 1.030, valores normales.

La composición del LCR no es la misma en todas las partes del espacio subaracnoideo, cambiando algo con:

  • Los distintos lugares de formación.
  • El intercambio continuo con el espacio extracelular del cerebro.

Esta puede examinarse mediante una punción lumbar. Su volumen total es aproximadamente de 100 a 150 mm de solución salina (con variación normal de 70 a 80) en decúbito lateral. La presión es varias veces mayor en la región lumbar cuando el paciente se sienta, pero es más o menos igual a atmosférica en el agujero occipital y negativa en los ventrículos. Un aumento anormal en la cantidad y presión del líquido cefalorraquídeo se llama hidrocefalia, y se debe por lo general por la obstrucción de la circulación del mismo.

Generalmente se admiten que el líquido cefalorraquídeo se forma en su mayor parte en los plexos coroides. Las vellosidades y granulaciones aracnoideas parecen ser las que drenan este líquido hacia los senos venosos de la duramadre craneal y a las venas espinales.

funciones del líquido cefaloraquídeo.- Las funciones del LCR no se han aclarado por completo. Pero esta posee una (Función mecánica) por el que actúa como amortiguador para proteger al sistema nervioso, y también compensa los cambios del volumen sanguíneo intracraneal.. Se ha establecido (doctrina de Monroe-Kellie) que ningún elemento del contenido del cráneo (encéfalo, sangre o líquido cefalorraquídeo). Puede aumentar como no sea expensas de los demás, también actúa como un termorregulador y en menor grado interviene en la nutrición del tejido nervioso.

ANEXOS

CEREBELO

TRONCO ENCEFALICO

TRONCO ENCEFALICO

VENTRICULOS

 

BIBLIOGRAFIA

ANATOMIA Lipertt Helbert

Editorial Marbán – España IV Edición 1999

COMPENDIO DE ANATOMIA TOPOGRAFICA L. Testud – O. Jacob.

Salvat Editores S.A. III Edición 1990.

ANATOMIA DE GARDNER Ronan O´Railly

Editorial Interamericana McGRAW - HILL– México Quinta Edición 1989.

INTERACTIVE ATLAS OF HUMAN ANATOMY Frank H. Netter

Ciba – Education & Publication

DEDICATORIA

Este trabajo va dedicado para: Todas aquellas personas que no son conformistas y con lo poco que consiguen siempre luchan por ser primeros y mejores. También para aquellos que sin nada a cambio comparten sus conocimientos adquiridos con sacrificio como el maestro de maestros Dr. Víctor, CARMONA JUNCHAYA a él mis agradecimientos, y a mis padres por apoyarme para poder continuar mis estudios.

 

Jhon TUFINO RIVERA


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Columna Lumbar

    Inserciones. Desarrollo y osificación. El Dolor lumbar o lumbago. Causas de dolor lumbar....

  • Anatomía de superficie

    Niveles anatómicos de las vértebras. Proyección de vértebras y esternón. Relación de pleura con las costillas y lineas a...

  • Tejido Epitelial

    Especializaciones de la Superficie Lateral. Adhesión Celular y Moléculas de Adhesión Celular. Especializaciones de la Su...

Ver mas trabajos de Anatomia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda