Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Desarrollo y evolución del lenguaje

Enviado por sandy_santamaria



Prelinguíistica y linguística

ETAPA PRELINGÜÍSTICA

ETAPA LINGÜÍSTICA

KENT y MURRAY (1.982) LIEBERMAN, CRELIN y KLATT (1.972): Los bebés no pueden producir los sonidos que no saben distinguir, no se lo permite la conformación de la cavidad bucal, la falta de dientes, el velo bajo, la lengua ancha y corta, y la situación de su laringe, con las cuerdas vocales. Sonidos aparentemente sencillos como las vocales son difíciles de emitir por los recién nacidos, ya que con el espacio disponible cualquier movimiento de la lengua producirá una constricción, y así ocurre durante los primeros cuatro meses cuando la mayoría de los sonidos no tiene una cualidad vocálica clara.

NESTELL (1.981) Y DEACON (1.997): El repertorio de reflejos sonoros de los bebés es amplio, pero hay muchos sonidos que todavía no puede producir. Será necesario el control voluntario sobre la respiración, junto con la coordinación de los movimientos de la laringe, la lengua y el velo del paladar para poder balbucear. Es curioso resaltar que el balbuceo es un comportamiento específicamente humano.

OLLER (1.980): Considera cinco etapas en el período prelingüístico de acuerdo con los tipos y modos de producción sonora. Estas etapas se refieren a transformaciones hacia otro tipo de comportamiento sin que por ello se inhiban los anteriores.

  1. Nacimiento a los dos meses (Vocalizaciones reflejas o etapa fonatoria): durante los dos primeros meses los bebés tienen un amplio repertorio sonoro de tipo reflejo, especialmente relacionado con los cambios debidos a la nutrición, el dolor o el confort. Pueden haber algunos sonidos no controlados, casi vocálicos, cuando interactúan de forma casual la expulsión del aire y la proximidad de las cuerdas vocales.
  2. De 2 a 4 meses (Gagueo y sonrisas): Las vocalizaciones se van extendiendo a ejecuciones fuera del los reflejos del llanto o de las reacciones fuertes. En el confort aumentan las producciones sonoras. Estas producciones que se pueden prolongar más allá de los 4 meses, dan pie a denominar las producciones de este período como gagueo (BOSCH 1.990). También los inicios de las sonrisas se acompañan de producciones sonoras.
  3. De 4 a 6 meses (Expansión fonética. Juego vocal incipiente): Después de los 4 meses se da un cambio importante en el que parece que el bebé ya no produce sonidos voluntariamente. Los bebés pueden ya producir largas melodías vocálicas de resonancia completa y sonidos consonánticos en los cambios de postura vocal que pueden ir acompañados de gritos, gruñidos y otras manifestaciones emotivas.
  4. 6 meses en adelante (Balbuceo Canónico): El balbuceo replicativo es cuando los bebés van produciendo a distinta velocidad, ritmo y entonación. Ejemplo: gaga o bababa. En el balbuceo melódico se incluyen cambios de vocales y consonantes con contornos melódicos más propios de los que será la producción de un flujo sonoro largo, donde se podrían incluir más de una palabra. Por ejemplo aaaaga o aaaabuadaaa.

El tipo y abundancia de estas producciones, su velocidad y precisión, así como los cambios que la imitación creciente, hacen de esta etapa un buen precursor del inicio del período lingüístico.

El balbuceo decrece tanto en abundancia como en precisión hasta prácticamente desaparecer.

  1. 10 meses en adelante (Balbuceo variado, conversacional): Ya forma parte del período propiamente lingüístico, puesto que los niños ya comprenden algunas palabras y empiezan a producir las primeras. Se observa una mayor amplitud de registros tonales y melódicos, y una mayor habilidad para producir cambios rápidos. A este tipo de balbuceo se le conoce con diversos nombres: conversacional, modulado o variado.

VIHMAN (1.996): Una mayor abundancia de un tipo u otro de balbuceo está correlacionado con un estilo de adquisición del lenguaje, el balbuceo replicativo con el estilo referencial y el melódico con el expresivo.

VIHMAN Y MILLER (1.988): Las primeras palabras tienen una composición sonora que es indistinguible de las que se encuentran en el balbuceo y tienden a estar formadas por las producciones preferidas del último balbuceo, quizás, por tratarse de las formas más controladas y, por tanto, también más reconocibles.

BOSCH (1.990) (citando a Barnils en 1.930): El balbuceo es modulado ya que los bebés pasan largos ratos sin producir melodías y todo tipo de sonidos encadenados. Esto se conoce como juego vocal o sonoro, toda la actividad de los niños tiene un acompañamiento sonoro, que produce práctica masiva de la producción y percepción de sonidos, asociando planos auditivo y motor, hecho que facilita claramente su progresivo control y ajuste del medio.

BOSCH (1.990): Los niños van adquiriendo progresivamente la habilidad de expresar significados a partir de sonidos, a pesar de que continúan dependiendo del contexto social y sonoro (todavía balbucean melódicamente y realizan muchas emisiones expresivas). Una misma palabra tiene realizaciones distintas, por ejemplo zapato puede ser pronunciado ato, tato, pato, atato, etc.

CHOMSKY: La etapa prelingúística para Chomsky comprende el llanto, el balbuceo, el sonido vocálico y todas aquellas manifestaciones que no sean estructuradas. Los niños van adquiriendo progresivamente la habilidad de expresar significados a partir de sonidos, a pesar de que continúan dependiendo del contexto social y sonoro (todavía balbucean melódicamente y realizan muchas emisiones expresivas).

Plantea la existencia de conocimiento lingüístico innato en el individuo, conocimiento que le individuo luego desarrolla por efecto contextual. Señala la legitimidad y consistencia sistemática de los distintos estados lingüísticos que se pueden identificar en el decurso adquisicional de la lengua.

Los niños adquieres primero las estructuras más representativas y más generales.

CHOMSKY: Lo datos primarios utilizados por el niño, al iniciarse en el proceso, son los que le ofrece el habla adulto. El dispositivo del LAD (Adquisición del lenguaje) le activaría los mecanismos para que el niño procese los datos a los que está expuesto, los evalúe, e incluso deduzca de ellos los universales lingüísticos presentes en la lengua que está adquiriendo. La capacidad innata le permitiría ser selectivo en la escogencia de los datos que necesita, pero no se desarrollaría de no haber contacto con los datos lingüísticos primarios. Una vez procesados estos últimos, el niño asume sus reglas gramaticales, las aplica y produce sus propias expresiones.

El proceso lingüístico empieza cuando el niño comprende lo que dice y lo que le dicen, cuando existe un razonamiento en donde la principal intención es comunicarse. Esta etapa posee un lenguaje estructurado, semántico y gramatical.

Considera que cada etapa es sistemática ya que el niño está constantemente construyendo hipótesis sobre la base del inducto que recibe y, luego, prueba estas hipótesis en su propia habla (y comprensión). A medida que la lengua del niño se desarrolla, estas hipótesis son continuamente revisadas, remodeladas o a veces descartadas.

E. AGUILAR (CORPUS SERRA-SOLÉ): Las estructuras fonéticas iniciales disponibles para comprender y producir palabras y su correspondiente significación se pueden inferir a partir del repertorio de los niños descrito en sus corpus. En lo que se refiere a la estructura de las palabras, vemos que, básicamente, esta es mono o bisilábica, inicialmente. El progreso que se da hacia el nivel llamado "palabras mínimas ", se da inicialmente en palabras monosílabas, y que se realizan con los esquemas sencillos adquiridos previamente.

EDWARDS Y SHRIBERG (1.983): SIMPLIFICACIONES: Las simplificaciones se producen de forma regular, y las más importantes se observan en todas las lenguas, incluso algunos autores las llaman simplificaciones naturales. La sistematicidad de las simplificaciones dependerá de los niños y de la evolución que vayan siguiendo. Algunas son simples y predecibles y otras pueden ser difíciles de identificar y estar sujetas a varias hipótesis o interpretaciones. Toda simplificación se realiza a partir de una unidad de procesamiento sea enunciado, palabra, sílaba, fonema o rasgo.

Las reglas de la simplificación más frecuentes son:

REDUCCIÓN DE LOS GRUPOS CONSONANTICOS (fo o flo en vez de flor)

  1. Simplificaciones relativas a las palabras y al continuo fónico:
  • Elisión u omisión de sílabas átonas: especialmente en las iniciales y en palabras de más de dos sílabas. Por ejemplo decir efante en vez de elefante; ota por pelota. Pueden haber también emisiones de fonemas debido a la influencia de la sílaba anterior, por ejemplo ete por este.
  • Asimilación o armonización de consonantes: puede ser de forma progresiva (decir papapa por patata) o regresiva (decir tatata por patata o añaña por araña). También hay que considerar en fenómeno inicial de la reduplicación de sílabas, que es la forma más simple de asimilación, por ejemplo tito por Juanito.
  • Metátesis o cambio de orden o transposición: de fonemas correspondientes a otras sílabas de la palabra, por ejemplo efelante por elefante.
  1. Simplificaciones relativas a las sílabas:
  • Omisión de la consonante inicial (ataque) y de la final (coda): decir ata en vez de canta.
  • Omisión de consonantes iniciales (ataque): decir apiz en vez de lápiz.


  • Omisiones de consonantes finales (coda): ma por mar. Esta omisión es importante ya que en las sílabas finales es donde se realiza la reflexión. La s del final es un buen ejemplo.
  • Reducción de los grupos consonánticos: decir fo o for por flor.
  • Coalescencia: reducción de un grupo de dos sonidos a un tercero, decir bes en lugar de tres.
  • Epéntesis: inclusión de uno o varios fonemas en la sílaba, por ejemplo falo en vez de flor.
  1. Simplificaciones relativas a los fonemas (modificando el conjunto de rasgos que lo componen) o relativas al rasgo (manteniendo algunos de los que forma el fonema pero no todos):
  • Sustitución de fricativas por oclusivas: cambio de rasgo si se mantiene el lugar (decir ti en lugar de si donde cambia el modo oclusivo pero no el lugar), o cambio de fonema (decir ki en vez de si, donde cambia tanto el modo como el lugar).
  • Sustitución de oclusivas por fricativas: decir zezo en lugar de dedo.
  • Sustitución de las líquidas: ya sera por un fonema central sonoro (ada en vez de ala o ara), o bien por otros sonidos principalmente oclusivos (abo por aro), o retrasándolos (decir cago por caro).
  • Sustitución de palatales: decir cala en lugar de caña.
  • Semivocalización: decir awa en lugar de ala o hada.


  • Insonorización: caza en vez de casa.
  • Adelantamiento: decir tosa en lugar de cosa.
  • Pasterización: decir güeno en lugar de bueno.
  • Nasalización: decir fumbol en lugar de fútbol.
  • Falta o desplazamiento de la vibración en la r: decir caro, cado, cago, caldo en lugar de carro.

Sandra Santamaria


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda