Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Exégesis del Realismo Fantástico

Enviado por migueltenorio626



  1. Introducción
  2. Concepto
  3. Genero fantástico
  4. Antigüedad de la ficción fantástica
  5. Orígenes del género
  6. Tendencias modernas
  7. El cine fantástico
  8. La Literatura Fantástica
  9. Diferencias con la ciencia ficción
  10. Breve Referencias sobre la ciencia ficción
  11. Autores importantes de ciencia ficción
  12. Autores importantes del realismo fantástico
  13. Autores importantes influenciados por el realismo fantástico
  14. Lo real y lo fantástico
  15. Diferencia entre realismo fantástico y realismo mágico
  16. Características del realismo fantástico
  17. Virtudes del realismo fantástico
  18. Detractores del Realismo Fantástico
  19. Análisis de obras
  20. Conclusiones
  21. Bibliografía

 

INTRODUCCIÓN

Es inconcebible hablar de Realismo Fantástico sin mencionar dos libros fundamentales: "Le Matin des Magiciens" y "La Revolte des Magiciens". Por eso cualquier intento de aproximación hacia una interpretación de este Movimiento Literario resulta vano sin la lectura de su Biblia.

El Realismo Fantástico es la combinación de dos hechos el histórico y el supuesto. Siempre tiene que ir unidos ya que son el complemento de uno y otro. Para ello precisamos antes que especular o reinterpretar, mencionar lo que piensan sus fundadores sobre esta concepción de la Literatura.

Eso conlleva a citar frecuentemente los dos libros principales y otros que brindan una mejor visión. A eso acudo:

"La aparición de la obra de Pauwels y Bergier, la mañana de los magos, marca un hito. El libro es importante porque levanta la prohibición de hablar con seriedad de los fantástico, revela los nombres y la obra de los precursores desconocidos (Fort, Machen), anuncia que el racionalismo desemboca en una <<realidad diferente>> y que ese florecimiento ya ha comenzado"

"Es lo mismo que hicieron, a su manera, los surrealistas de hace treinta años. Pero a diferencia de ellos, nosotros no hemos ido a rebuscar del lado del sueño y de la infra conciencia, sino en el otro extremo: del lado de la ultra conciencia y de la vigilia superior. Hemos bautizado así la escuela que hemos creado: escuela del realismo fantástico. No debe verse en ella la menor afición a lo insólito, al exotismo intelectual, a lo barroco, ni a lo pintoresco. No se busca el extrañamiento. No investigamos los lejanos suburbios de la realidad; por el contrario, tratamos de instalarnos en el centro"

CONCEPTO

"Lo fantástico es una manifestación de las leyes naturales, un efecto del contacto con la realidad cuando ésta se percibe directamente y no filtrado por el sueño intelectual, por los hábitos, por los prejuicios, por los conformismos. La ciencia moderna nos enseña que, detrás de lo simple y visible, está lo invisible y complicado"

 

GENERO FANTÁSTICO

Género fantástico, género literario que describe hechos sorpresivos o imprevisibles en la vida cotidiana y que se interesa, en consecuencia, por trascender los límites y obtener una percepción más aguda y menos superficial de la realidad inmediata. La fantasía puede ser un recurso placentero, que estimula el gusto por el vuelo imaginativo, o un medio tendente a exacerbar emociones como el miedo, la perplejidad, el terror, la incertidumbre. Desde el punto de vista conceptual, la fantasía puede entenderse como la forma antagónica del dogma, siempre que no se la someta a una interpretación unívoca y, por tanto, tendenciosa.

ANTIGÜEDAD DE LA FICCIÓN FANTÁSTICA

Según el escritor argentino Bioy Casares, el género fantástico "es tan viejo como el miedo". Definitivamente la ficción fantástica precede a la realista. El Poema de Gilgamesh de los antiguos sumerios es ya ficción fantástica y algunos papiros del antiguo Egipto contienen narraciones mágicas. Apuleyo, autor romano, trata en El asno de oro temas como la metamorfosis y la magia. Textos medievales como la Divina Comedia de Dante, La muerte de Arturo (1469-1470) de Thomas Malory o el Roman de la rose de Jean de Meun y Guillaume de Lorris entran de lleno en lo maravilloso, lo sobrenatural y lo monstruoso. De modo parecido se encuentran conjuntos de relatos fantásticos en la antigüedad de culturas alejadas de Europa, el Océano de historias de la India o Las mil y una noches árabes son dos ejemplos claros.

ORÍGENES DEL GÉNERO

Los orígenes de lo fantástico, como género de la literatura occidental distinto del realismo convencional, pueden rastrearse hasta el siglo XVIII, cuando novelas góticas como El castillo de Otranto (1764) de Horace Walpole o Los misterios de Udolfo (1794) de Ann Radcliffe comenzaron a explotar ciertos temas extravagantes y sobrenaturales que serían retomados una y otra vez por escritores posteriores de literatura fantástica. Otras fuentes de inspiración llegarían de la búsqueda en baladas medievales, de la traducción que Antoine Galland hizo de Las mil y una noches al francés (1704-1717) y de los estudios y publicaciones sobre el folclore y las leyendas europeas. Los temas clásicos de la literatura fantástica, los que se han desarrollado desde el siglo XVIII hasta hoy, incluyen la aparición del llamado Doppelgänger (véase Fantasma), los mundos paralelos, los pactos con el diablo, las historias alternativas, las búsquedas mágicas, la realidad invadida por sueños o hechizos monstruosos. Entre las primeras obras maestras de la literatura fantástica figuran la fantasía oriental Vathek (1786), de William Beckford, los relatos dentro del relato de El manuscrito encontrado en Zaragoza (1804-1814) del aristócrata polaco Jan Potocki, o las colecciones de cuentos publicadas por el alemán E. T. A. Hoffmann en las primeras décadas del siglo XIX.

Aunque el novelista gótico Charles Brockden Brown fue probablemente el primer autor fantástico norteamericano, y Nathaniel Hawthorne produjo historias como "El joven Goodman Brown", es Edgar Allan Poe el mejor de los iniciadores del género en América, tanto en prosa como en verso. También puede verse a Poe como un pionero de la literatura de terror y de ciencia ficción. Durante los siglos XIX y XX se va haciendo más borrosa la frontera entre los géneros, pero probablemente sea mejor considerar el terror y la ciencia ficción como subgéneros dentro del fantástico. En el siglo XIX, Edward Lear y Lewis Carroll jugaron y experimentaron con el lenguaje y las paradojas de la lógica. (En estos y en muchos otros casos es difícil trazar la línea que separa la ficción fantástica para niños de la escrita para adultos). Otros escritores, como Charles Dickens, George MacDonald o William Morris, hicieron un uso didáctico de la fantasía, poniéndola al servicio de la ética cristiana y la alegoría. Esta tendencia continuó durante el siglo XX con ejemplos tan notables como la novela de G. K. Chesterton El hombre que fue jueves (1908) y el ciclo de novelas para niños Historias de Narnia, de C. S. Lewis

El Golem de Gustav Meyrink es "un clásico de la literatura fantástica" y como tal, como clásico, se merecería que nos ensuciásemos encima suyo, olímpicamente. Tal vez la manera más espiritual de llevar a cabo este acto de lesa Literatura seria redactar unas cuartillas acusando muy seriamente a Tzevtan Todorov de despreciar la obra de Meyrink en su famosa teoría sobre el género: Introduction a la littérature fantastique. Entre paréntesis: el tal Todorov es attaché de recherches au C.N.R.S. (Centro de los formalistas rusos en Francia y uno de los jabatos de la crítica estructuralista. Eso es lo que merecería ese clásico que antaño, fue una narración popular, incluso popularísima, debido en gran parte a las dos versiones cinematográficas que se rodaron de El Golem.

Arthur Machen (1863 - 1947). Nacido en Carerleon-on-Usk, este escritor Gales es otro de los grandes renovadores celtas del cuento de terror. Atraído por los misterios paganos de su Gales natal, donde todavía quedan huellas abundantes de la dominación romana, vuelve a la mitología clásica y al cuento de hadas, de donde extrae el material fantástico de sus relatos.

Lovecraft Howard Philips (1890- 1937) nacido en Providence, Nueva Inglaterra. Su misantropía, desarrollada a la luz de sus tragedias personales, se había visto alimentada por una serie de influencias literarias: Edgar Allan Poe, Lord Dunsany, Arthur Machen y Algernon BlackWood. El estilo de Lovecraft desarrolló a partir de estas influencias, sin embargo, tenían sus propias particularidades. El tipo de horror que creó era genuinamente fantástico, pues contenía siempre una perturbadora dosis de realidad. Ello era consecuencia de una serie de elementos que supo combinar con maestría: la narración ágil – era un maestro de la primera persona-, descripciones geográficas muy solventes, el realismo fantástico y la creación de una mitología propia.

 

TENDENCIAS MODERNAS

En los tiempos modernos, los escritores americanos y británicos han tendido a cultivar una literatura fantástica destinada al consumo masivo. Escritores europeos y latinoamericanos como Jorge Luis Borges, Italo Calvino, Mijaíl Bulgakov o Michel Tournier se han centrado en la producción de obras más literarias e intelectuales que, a veces, coinciden con las ideas y la imaginería expresionista y surrealista. El realismo mágico, un tipo de fantasía en el que los acontecimientos más extraños se narran de forma llana y realista, ha estado dominado por los latinoamericanos, sobre todo Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes. De todos modos, otros escritores, como la británica Angela Carter, el checo Milan Kundera y el italiano Calvino, han escrito también obras pertenecientes a esta subcategoría de lo fantástico. Una obra de Italo Calvino como El caballero inexistente, título seguramente inspirado por el Museo de la novela de la Eterna de Macedonio Fernández, se sirve claramente del recurso de lo fantástico a través del humor: encuentro de lo visible (la armadura) y lo invisible (el cuerpo del caballero), de lo aparente y lo real, recurso que, a su vez, pone en cuestión los límites del realismo vulgar.

Se puede establecer una amplia distinción entre baja y alta fantasía. En la baja fantasía, lo fantástico irrumpe en el mundo real y cambia alguno de sus aspectos, como ocurre, por ejemplo, en La metamorfosis de Franz Kafka, donde un hombre se despierta convertido en un "monstruoso insecto". La alta fantasía, al contrario, imagina un mundo completamente alternativo, generalmente muy detallado. El señor de los anillos de J. R. R. Tolkien es uno de los ejemplos más conocidos de alta fantasía. Junto con la serie de novelas de Robert E. Howard dedicadas a Conan, el bárbaro, la trilogía de Tolkien ha sido una de las principales fuentes de inspiración para el posterior desarrollo del subgénero fantástico de gran consumo conocido como "espada y brujería". En años recientes, Terry Pratchett e Iain Banks han escrito parodias sobresalientes de los clichés más abundantes en este subgénero. Pese a todo, la trilogía de Gormengast (1946-1959) de Mervyn Peake y El rey que fue y será (1958) de T. H. White son ejemplos notables de alta fantasía que no cae en los tópicos.

EL CINE FANTÁSTICO

El cine, gracias a su habilidad para representar lo extraordinario, se ha convertido en un vehículo importante para el género fantástico en el siglo XX. La película de Georges Méliès Viaje a la luna (1902), al igual que la mayoría de las que dirigió su autor, es una fantasía que se sirve de efectos especiales para simular lo inexistente. Muchos de los clásicos del primer cine pertenecen también al género fantástico, entre ellas El gabinete del doctor Caligari (1919, de Robert Wiene) o El Golem (1920, de Paul Wegener). La categoría de lo fantástico ha producido una amplia variedad de películas, desde las que provocan un gran desconcierto emotivo e intelectual hasta las que ofrecen la ocasión de un hilarante entretenimiento. Esta variedad sólo puede sugerirse citando algunos títulos: El mago de Oz (1939, de Victor Fleming), La bella y la bestia (1945, de Jean Cocteau), Giulietta de los espíritus (1965, de Federico Fellini), Céline y Julie van en barco (1974, de Jacques Rivette), Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores (1974, de Monty Python), Superman (1978, Richard Donner; 1980 y 1983, Richard Lester; 1987, Sidney J. Furie), La historia interminable (1984, Wolfgang Petersen; 1990, George Miller), El señor de los anillos: La comunidad del anillo (2001), basada en la obra del J.R.R. Tolkien.

Durante las últimas décadas del siglo XX, se ha desarrollado la creación de juegos de ordenador, que abundan en el uso de estos temas fantásticos, como las misiones mágicas, los combates con monstruos o las ciudades de laberintos.

 

LA LITERATURA FANTÁSTICA

Por Juan - Jacobo Bajarlia

En lo fantástico se presenta el mismo elemento que en lo policial. Existe el mal y existe el bien. Y con ellos el arquetipo odiseico que destruye y es destruido. Pero la dimensión es distinta. El absurdo tiene un sentidote lo maravilloso que en lo policíaco no se comprueba o que sólo queda oculto en la serie infinita de realidades. Esta sostenido más directamente por el símbolo, encarnación que cubre lo infinito, según afirmaba Carlyle (Santor resartur, III,3).

Es una acción apófanica que oculta otra cuyo significado puede verificarse (Corpus hermeticum, 147, lib. 1). Y en este caso no interesa el quebrantamiento o no de la ley causal (es decir, la trasgresión de la ley natural). El hecho fantástico, a través del símbolo se da en el mismo sentido. El crimen, por tanto, es un hecho absurdo cometido contra la regularidad del mundo causal. Lo fantástico también es un absurdo cometido contra la irregularidad de las leyes físicas. Esto no excluye la regla anterior. En lo policiaco y lo fantástico hay una relación de contacto a través de la absurdidad. Si buscara una evidencia, podría reforzar el pensamiento de Alain Robebe- Grillet en Les Gommes (1956).

Los relatos fantásticos mas antiguos fueron egipcios y se escribieron entre el siglo XIII y el XIV a.C. los reunió Máspero en Les populaires de Egipto ancienne (París, 1889). En uno de ellos, el Satín, su protagonista, lucha contra los magos y las momias a las que el Espíritu Maligno ha dotado de habla. En otro, la princesa Baktán, poseída también por el Maligno, anticipa la introyección de Dibouk por la cábala.

Algunas fábulas del Pantschatantra (s. III para ciertos autores) no dejan de ser fantásticas, como aquellas de la niña convertida en rata. También debemos considerar como fantásticas Las metamorfosis, de Ovidio y otras piezas anónimas del mismo siglo (el Ia. De J.C.). Recordemos una sola de quien enfrentar la permanente iracundia de Augusto: la que se refiere a Pigmalión. Cuando este de la impúdicas Propétidas, juró permanecer célibe. Pero enamorado de una estatua que había esculpido, pidió a los dioses le dirán vida. Venus, compadecida, promovió el milagro de un día en que Pigmalión, después de acariciar y besar a su mujer de mármol, quiso yacer con ella. La estatua comenzó a ruborizarse. El fuego llego a lo más profundo de su frialdad. Se hizo carne. Y de ese extraño connubio, Pigmalión tuvo dos hijos: Pafos y Ciniras. Ciniras, a su vez tuvo una hija, Mirra, que se enamoró del propio padre, en cuyo lecho tendió una noche, ayudada por su nodriza. Cuenta Ovidio que el incesto se repitió muchas veces con la complicidad de las tinieblas. Pero al fin descubierta por el padre una noche, en que hábilmente encendió las luces, huyó desolada y culpable hasta cubrirse de corteza y raíces. En segundos- escribe el poeta- quedo transformada en árbol hasta el vientre. Su sangre se hizo savia. Sus brazos se convirtieron en ramas. Sus cabellos en hojas. De su vientre, antes de que se operara la metamorfosis total, advino el hijo del incesto que recogieron las Náyades. (lib. 10, III).

Luciano de Samosata en nuestra era (s. II), acaso el primer filosofo de la historia fue también contra su propia concepción, un inventor de argumentos fantásticos, como lo prueba su extraño Philopscudes. También es fantástico el viaje metafísico de Hay Benoucdan (s. II), en el cual, Hay, el protagonista amamantado y criado por una gacela, desciende a las profundidades del alma a través del movimiento circular. ( No debemos confundir esta obra con el Hay ben Yagzan, de Avicena, de distinta doctrina).

Otra fuente de lo fantástico es el libro de Las mil y una noches (Abil Líela wa Líela), cuya redacción definitiva ha sido fijada entre 1475 y 1525.

Sus cuentos no son totalmente arábigos. Los temas fantásticos son indios.

Esto lo previo Augusto Guillermo Shlegel en carta del 20 de enero de 1833 a Silvestre de Sacy, cuando se refirió a las 32 historias de las estatuas mágicas y a los cuentos del papagayo (Cutasaptati o Libro del Papagallo).

Advirtió un número de sustituciones verificables en algunos casos: Salomón por Visvamitra, Corán por los Vedas. En uno de sus cuentos, los cuatro representantes de las principales religiones son convertidos en peces de color. Estos cuatro representantes son las cuatro castas de la India. Para ciertos eruditos, Las mil y una noches es un libro apócrifo. Se trata de cuentos indios, persas y acaso griegos, contenidos en el Hezar Efsamer o Mil cuentos (siglo VII), de cuyo titulo derivó el de las Mil y una noches. Lo cierto es que nos sigue fascinando. Lo prueba "El juramentos del Cautivo", incluido por Borges y Bioy Casares en Cuentos Breves y Extraordinarios (1955). No repararon, sin embargo que donde dice "Salomón, hijo de David", debió decir Visvamitra hijo de Gadhí. Los mismos autores volvieron a Las mil y una noches en el libro del cielo y el infierno (1960). Y Borges en Historia de la eternidad (1953), estudió sus traducciones y apodricidades.

He omitido a Flavio Josefa, su misterioso relato de la fuente de Jericó, cuyas aguas dejaron de influir maléficamente en las mujeres, para convertirlas en fecundantes por obra de Eliseo (Guerra de los judíos, lib IV cap. VIII, 3).

O sea otra historia del Tamud (2, XXI, 13) en cuya balanza de ultratumba pasó mucho mas un grano de arena que el cráneo de un justo. O el relato de mujer de Pites, recordado por Plutarco (Tratado sobre mujeres, s. I), que ofreció a su esposo manjares de oro para combatir la desmedida ambición de riquezas. O esos seres apofanicos que llevaban implícita la otra imagen – semper tanem in corpore ocultam Evam-, según escribía Gnosius en su Hermetis Trimegisti (I,3).

O los actos mágicos de los textos proféticos del Chilar Balam (Primera rueda). Recuerdo el de la doncella que se introduce desnuda en las aguas mientras los demás danzan y recitan fórmulas enigmáticas para atraer al ser esquivo. O el robo de hombres de la tribu de Vuv Amag por parte de Balam-Quitze. Balam-Acab, Iqui-Balam y Mahucutah cuyas huellas eran de tigre (Popol-Vuh, IV, cap. II).

Si a estas referencias agregamos los mitos nacionales o transmitidos, pondría en lugar inalienable el mito argentino del kakuy, cuya primera versión- me refiero a la escrita- la realizó Rafael Obligado en lo octosílabos de el caqui, escritos en 1894. De este, con igual sentido que el de una fábula para niños, ad usum Delfín, lo tomó Ricardo Rojas en El país de la selva (1907). Prescindiendo de esta fábula que aun se repite, convendría decir que el incesto convierte a la hermana en pájaro, porque el hermano ha violado la ley del padre. Es una tragedia de instancia teriomórtica y totémica que ya estaba implícita en las apreciaciones teóricas de Frasear (Totemismand Exogamy, I). Creo, indudablemente, que en una historia de lo fantástico, no podríamos apelar a los mitos. La mitología es una estructura anónima elaborada en el tiempo. Lo fantástico, en cambio es el mito inventado individualmente. Tiene un autor conocido.

 

DIFERENCIAS CON LA CIENCIA FICCIÓN

"Asistimos e este trastorno. Desde hace veinte años vemos cómo sus signos se multiplican, signos entre los que el menor es la moda creciente de la literatura llamada de <<ciencia-ficción>> y la desviación de esta moda hacia la ficción, o sea lo fantástico"

"No pertenece a la <<science fiction>>, aunque se rocen los mitos que alimentan este género."

"tampoco es una contribución científica, el vehículo de una asignatura desconocida, un testimonio, un documental o una moraleja"

"Es el relato, a ratos legendario y a ratos exacto, de un primer viaje a los dominios apenas conocidos del conocimiento"

"El tema de la ciencia ficción en un sentido amplio ha sido abordado por la literatura fantástica desde tiempos remotos. Así por ejemplo, la epopeya babilónica de Gilgamesh habla de la búsqueda del conocimiento verdadero y la inmortalidad; mientras que el mito griego de Dédalo abre las puertas a la posibilidad de volar; y la Verdadera Historia (c. 160 d. C.) de Luciano de Samosata relata un viaje a la Luna"

"Sin embargo, el gran maestro del género fue sin lugar a dudas el escritor francés Jules Verne, que aborda cuestiones como la geología y la espeleología en Viaje al centro de la tierra (1864), el viaje espacial en De la tierra a la luna (1865), y describe las maravillas de las profundidades oceánicas en Veinte mil leguas de viaje submarino (1870).

El principal autor de ciencia ficción en lengua inglesa, que comparte con Jules Verne la distinción de máximo creador del género fue H. G. Wells. Más interesado por la biología y la evolución de las especies que por las ciencias físicas, y más preocupado por las consecuencias sociales de la tecnología, Wells escribió numerosas novelas de carácter científico, aderezadas de ironía y realismo. Su fama creció rápidamente tras la publicación de La máquina del tiempo (1851), novela a la que siguieron La isla del Doctor Moreau, El hombre invisible, La guerra de los mundos y El primer hombre en la luna.

El género de la ciencia ficción fascinó a los cineastas desde los primeros días del cine. La mayoría de las películas de ciencia ficción son adaptaciones de novelas o cómics. A diferencia de la literatura, la ciencia ficción cinematográfica se preocupó principalmente por crear monstruos alienígenas, lo que propició el nacimiento de un género conocido como cine de terror. Las películas basadas en seres de otros planetas, criaturas mutantes o humanos carentes de alma eran por lo general melodramas estereotipados.

BREVE REFERENCIA SOBRE LA CIENCIA FICCIÓN

Entre los principales factores que contribuyeron al reconocimiento generalizado de la ciencia ficción en el ámbito literario cabe destacar dos acontecimientos claves en la historia del siglo XX: el lanzamiento de la primera bomba atómica en 1945 y la llegada del hombre a la Luna, el 20 de julio de 1969. La energía nuclear y los vuelos espaciales figuran entre los principales temas del género desde sus comienzos, si bien han sido objeto de las críticas y la ironía de numerosos científicos. El reconocimiento de los cambios introducidos en la vida de las personas por la ciencia y la tecnología ha contribuido a crear lo que Asimov llamó un mundo de ciencia ficción. Esta conciencia creció en julio de 1976 cuando un vehículo espacial culminó con éxito su travesía hasta Marte y transmitió hasta la Tierra las primeras fotografías de otro planeta tomadas sobre el terreno. El proceso se vio asimismo estimulado en noviembre de 1980, cuando la aeronave estadounidense Voyager I partió con destino a Saturno y envió desde allí una serie de fotografías de notable calidad tomadas a más de mil millones de kilómetros de nuestro planeta. Científicos y exploradores han reconocido y avalado la obra de Verne y otros autores por la demostración posterior de los hechos relatados, así como por el estímulo que ha supuesto para muchos científicos. La exploración del espacio por parte de los científicos soviéticos está directamente influida por las novelas de Konstantin Tsiolkovsky, mientras que la carrera espacial alemana extrae en parte su inspiración de las obras de Kurd Lasswitz.

El escritor polaco Stanislaw Lem, nacido en 1921, supo enriquecer la literatura de ciencia ficción con obras, como Un valor imaginario, donde el humor y la parodia conducen a una visión menos solemne (y no por ello menos rigurosa) de las relaciones entre lo científico y lo fantástico. En uno de los relatos incluidos en este libro, donde los géneros se entrecruzan, se habla de un método para enseñar a escribir a las bacterias. La novela Solaris, de 1961, fue llevada al cine por Andréi Tarkovski. Entre sus obras más conocidas figuran los Diarios de las estrellas (1957), las Memorias encontradas en una bañera (1961) y Ciberiada (1965), esta última una nueva versión, entre erudita y burlona, del viaje a través del tiempo

Jules Verne (1828-1905), escritor francés considerado el padre de la ciencia ficción moderna. Nació en Nantes y estudió leyes en París. De 1848 a 1863 escribió libretos de ópera y obras de teatro. En 1863 obtuvo su primer éxito con la publicación de Cinco semanas en globo (1869), una fantasía breve que preludia su obra posterior. Verne despertó vivamente el interés por la ciencia y los inventos en el siglo XIX. Documentaba sus fantásticas aventuras y predijo con asombrosa exactitud muchos de los logros científicos del siglo XX. Habló de cohetes espaciales, submarinos, helicópteros, aire acondicionado, misiles dirigidos e imágenes en movimiento, mucho antes de que aparecieran estos inventos. Entre sus libros más populares figuran Viaje al centro de la tierra (1864), De la tierra a la luna (1865), Veinte mil leguas de viaje submarino (1870), La vuelta al mundo en 80 días (1873) y La isla misteriosa (1874).

 

AUTORES IMPORTANTES DE CIENCIA FICCIÓN

JONATHAN SWIFT , Viajes a varios lugares remotos del planeta, titulada Los viajes de Gulliver

Mary Wollstonecraft Shelley (1797-1851). Frankenstein o el moderno Prometeo. El último hombre (1826), narra la futura destrucción de la raza humana por una terrible plaga.

JULES VERNE Viaje al centro de la tierra (1864), De la tierra a la luna (1865), Veinte mil leguas de viaje submarino (1870), La vuelta al mundo en 80 días (1873) y La isla misteriosa (1874).

HERBERT GEORGE WELLS La máquina de explorar el tiempo (1895), El hombre invisible (1897), La guerra de los mundos (1898) y Las cosas del futuro (1933)

ALDOUS LEONARD HUXLEY Un mundo feliz (1932), visión deshumanizada y utópica del futuro, Esta novela se convirtió en un clásico del género de la ciencia ficción

ISAAC ASIMOV Yo, Robot (1950); La trilogía de la Fundación (1951-1953), de la cual escribió una continuación treinta años después, El límite de la Fundación (1982); El sol desnudo (1957) y Los propios dioses (1972). Entre sus obras científicas destacan Enciclopedia biográfica de la ciencia y la tecnología (1964; revisada en 1982) y Nueva guía a la ciencia (1984), una versión más reciente de su elogiada Guía científica del hombre (1960). Obras posteriores son La Fundación y la Tierra (1986), Preludio a la Fundación (1988) y Más allá de la Fundación (1992). En 1979 se publicó su autobiografía en dos volúmenes, Recuerdos todavía verdes.

RAY BRADBURY Crónicas marcianas (1950), El hombre ilustrado (1951), Fahrenheit 451

WILLIAM GIBSON (1948- ), autor estadounidense, pionero de la literatura ciberpunk. El ciberpunk es un género de la ciencia ficción que retrata mundos de un futuro próximo en los que sociedades descentralizadas se encuentran saturadas de tecnologías complejas y dominadas por grandes corporaciones multinacionales. Su primer libro, Neuromante (1984), está reconocido como la primera novela ciberpunk y muchos consideran que se trata de la obra de ciencia ficción más importante de la década de 1980.

IAIN BANKS La fábrica de avispas (1984), Pasos sobre el cristal (1985) y Pensad en Phlebas (1987), considerada como una de sus mejores obras. La narrativa de Iain Banks se caracteriza por su interés por la tecnología, las armas peligrosas y el juego.

BRIAN WILSON ALDISS Invernadero (1962) Helliconia (1982-1985), una trilogía épica que aborda la historia de un sistema planetario entero

AUTORES IMPORTANTES DEL REALISMO FANTÁSTICO

ANDREW THOMAS. Los secretos de la Atlántida. La barrera del tiempo. No somos los primeros.

J.J. BENÍTEZ. Existió otra humanidad

J. BERGIER. El libro de lo inexplicable

J. BERGIER- LOUIS PAUWELS. La mañana de los magos. La revuelta de los magos

LOUIS CHARPENTIER. Los gigantes y el misterio de los Orígenes. El enigma de la catedral de Chartres.

J.CH. PICHON. Nostradamus descifrado.

PETER KOLOSIMO. El planeta incógnito. No es terrestre. Polvo del infierno. Ciudadanos en las tinieblas.

DANIEL RUZO. El testamento autenticote Nostradamus

JAQUES SADOUL. El enigma del zodiaco. El gran arte de la alquimia

 

AUTORES AMERICANOS INFLUENCIADOS POR EL REALISMO FANTÁSTICO

Madeleine L'Engle (1918- ), escritora estadounidense, famosa por sus novelas fantásticas y de ciencia ficción, y sus historias familiares para niños. Es la primera novela de su Cuarteto del tiempo, en el que combina elementos de ciencia ficción, fantasía (véase Género fantástico) y realismo con temas recurrentes en su obra —el bien frente al mal, la importancia de la familia, la responsabilidad individual para tomar decisiones y el irresistible poder del amor.

Julio Garmendia (1898-1977), escritor venezolano. Fue el introductor del realismo fantástico en la ficción hispanoamericana a través de su primer libro de cuentos, La tienda de muñecos (1927). Fue él quien, a través del cuento fantástico, el cual cultivó en sus dos siguientes colecciones de relatos, La tuna de oro (1951) y La hoja que no había caído en su otoño (1979), reaccionó contra todas las formas monótonas y documentalistas de la ficción del modernismo y criollismo.

Salvador Garmendia (1928-2001), narrador venezolano que ejerció la docencia universitaria y el periodismo y escribió guiones radiofónicos y televisivos. Nació en Barquisimeto, ciudad del estado de Lara. Progresivamente enriquecía el realismo con el aporte del género fantástico en los cuentos de Doble fondo (1966), Difuntos, extraños y volátiles (1970), Los escondites (1972, Premio Nacional de Literatura), El único lugar posible (1981), La gata y la señora (1987) y Cuentos cómicos (1991).

Jorge de Sena (1919-1978), escritor portugués. Fue catedrático de Teoría de la Literatura y de Literatura Portuguesa y se doctoró en Letras en Brasil, donde adquirió la ciudadanía brasileña. Vivió desde 1965 en Estados Unidos. Fue uno de los editores de Cadernos da Poesia, colaboró en numerosos periódicos y revistas, entre los que se destacan Presença, Seara Nova, Colóquio/Letras y O Tempo e o Modo. En la prosa de ficción, el autor recorre, también según sus palabras, el "realismo fenomenológico" en Os Grão-Capitães (1976); el "realismo fantástico" con Antigas e Novas Andanças do Demónio (1978); y el "realismo absoluto" en Sinais de Fogo, publicada póstumamente en 1979.

 

LO REAL Y LO FANTÁSTICO

"La física, la biología, las matemáticas, en su extremo último, vuelven hoy a manejar ciertos datos del esoterismo, resucitan ciertas visiones del Cosmos, relaciones de la energía y la materia, que son visiones ancestrales. Las ciencias de hoy, si las abordamos sin conformismo científico, dialogan con los antiguos magos, alquimistas, taumaturgos. Se produce una revolución ante nuestros ojos, y es el inesperado matrimonio de la razón en la cima de sus conquistas, con la intuición espiritual. Para los observadores realmente sagaces, los problemas que se plantean a la inteligencia contemporánea no son ya problemas de progreso. La noción de progreso murió hace algunos años. Son problemas de transmutación. En este sentido, los hombres, los hombres abocados sobre las realidades de la experiencia interior siguen la dirección del porvenir y estrechan sólidamente la mano de los sabios de vanguardia que preparan el advenimiento de un mundo que no tiene ninguna medida común con el mundo d pesada transición en el que vivimos aun por algunas horas".

Lo Real

"Nuestra civilización, como toda civilización, es un complot. Numerosas divinidades minúsculas, cuyo poder sólo proviene de nuestro consentimiento en no discutirlas, desvían nuestra mirada del rostro fantástico de la realidad"

"El complot tiende a ocultarnos que hay otro mundo en el mundo en que vivimos, y otro hombre en el hombre que somos. Habría que romper el pacto, hacerse bárbaro. Y, ante todo, ser realista. Es decir, partir del principio de que la realidad es desconocida"

"Si empleásemos libremente los conocimientos de que disponemos; si estableciésemos entre éstos relaciones inesperadas; si acogiésemos los hechos sin prejuicios antiguos o modernos; si nos comportásemos, en fin entre los productos del saber con una mentalidad nueva, ignorante de los hábitos establecidos y afanosa de comprender, veríamos a cada instante surgir lo fantástico al mismo tiempo que la realidad"

"Pensamos que la inteligencia por poco agudizada que esté, descubre lo fantástico en el corazón mismo de la realidad. Algo fantástico que no invita a la evasión, sino por el contrario, a una más profunda adhesión"

"Lo fantástico, como otras materias preciosas, tiene que ser arrancado de las entrañas de la realidad"

Lo Fantástico

Por qué es fantástico un cuento o relato:

"A diferencia del primer cuento, el hecho irreal no aparece sobre el final de manera abrupta, sino que va aconteciendo durante el transcurso del relato. En este cuento es extremadamente difícil asumir el hecho irreal sin cuestionamientos. Dicho hecho esta envuelto en una espesa capa de misterio. Se entiende que está sucediendo algo irreal pero no se entiende qué. Provoca enorme molestia en el lector, incluso decepción al terminar de leer el cuento y no enterarse de que sucedió. Al no poder asumirse sin cuestionamientos, no es maravilloso. Al no haber una herramienta lógica a la cual apelar, no es extraño. Responde perfectamente a la definición de relato fantástico".

"La verdadera imaginación es algo completamente distinto de la huida hacia lo irreal. Ninguna facultad del espíritu s e hunde tanto ni profundiza tanto como la imaginación: esta es la gran buceadora. Generalmente se define lo fantástico como una violación de las leyes naturales, como la aparición de lo imposible. En nuestra opinión, no es nada de esto"

Lo fantástico es una manifestación de las leyes naturales, un efecto del contacto con la realidad cuando esta se percibe directamente y no filtrado por el sueño intelectual, por los hábitos, por los prejuicios, por los conformismos.

"En el relato fantástico no hay hadas misteriosas que explican lo inexplicable, sino que lo insólito aparece narrado con el rigor de lo cierto e indudable. La imaginación del lector se convierte, sin quererlo, en la protagonista de todo el relato; el lector no busca "argumento" específico" ni espera determinada "acción".

El relato Fantástico busca acostumbrarnos a enlazar lo cierto y lo dudoso, lo imprevisible y lo riesgoso, lo de este mundo y lo del que sólo vive en nuestra fantasía…"

El relato fantástico no invita a abandonar nuestras ideas sólidas sobre tiempo y espacio, y alienta la fatigosa tarea de convencernos de que la realidad que vivimos es una permanente irrealidad"

"La fantasía de los hombres es un esfuerzo constante y reiterado para comprender el significado de otra realidad: todos aquellos fenómenos de los que somos protagonistas a diario y que escapan irremediablemente a las rígidas leyes de la lógica al conocimiento sistemático. La literatura fantástica intenta demostrar que en los episodios mas inverosímiles y estremecedores puede reconocerse muchas veces esa otra realidad, cercana y posible"

 

DIFERENCIA ENTRE REALISMO FANTÁSTICO Y REALISMO MÁGICO

"Desde luego, no pretendo aportar, a mi vez, una respuesta definitiva. Hemos querido sustituir los métodos más humildes y el aparato mas pesado de lo que llamamos, Bergier y yo, realismo fantástico. Voy, pues a apelar, para estudiar esta cuestión, a varios planos del conocimiento. A la tradición esotérica. A las matemáticas de vanguardia. Y a la literatura moderna insólita. Realizar el estudio en planos diferentes (aquí, el plano del espíritu mágico, el plano de la inteligencia pura y el plano de la intuición poética), establecer comunicaciones entre éstos, verificar por comparación las verdades contenidas en cada estadio y hacer surgir, finalmente una hipótesis en que se encuentren integradas estas verdades: éste es exactamente nuestro método. Nuestro grueso y tosco libro no es mas que un principio de defensa y de ilustración de este método".

"un movimiento literario constituido en los últimos años en Hispanoamérica, que se caracteriza sustancialmente por una combinación de la realidad y la fantasía". El realismo fantástico ciertamente pertenece a la literatura fantástica, aunque posee sus propias características: el argumento es un hecho real, al cual se le agrega un "ingrediente ilusorio o fantasioso".

El realismo mágico es una tendencia que se orienta a develar o por lo menos a intuir el misterio oculto detrás de la propia realidad circundante y extraer de ella una posibilidad expresiva del arte.

El realismo mágico encontró su apoyo en el desquite americanista, tomando la vía del éxito en el llamado realismo, basándose en la mezcla indiscriminada de elementos imaginarios y reales, unas veces acomodándolas con el tratamiento alegórico o poético de situaciones o personajes. Otras veces, desplazándolo hacia lo mítico o legendario, trayendo a esa mezcla los ritmos del habla, tal como es en cada país, cada ambiente o medio social descritos, pero sin ningún fondo de prurito regionalista; y operando una desinhibición absoluta en los aspectos del amor y del sexo, comúnmente entendidos como la palestra e incomunicación del hombre contemporáneo. En toda narrativa resultante es el mundo mágico que adquiere verosimilitud por la propia coherencia interna del relato, su alcance de parábola, de la sociedad y la amplitud de la realidad contemplada e interpretada.

 

CARACTERÍSTICAS DEL REALISMO FANTÁSTICO

Globalizador: Carece de fronteras territoriales, demarcaciones sociales, restricciones religiosas y tabúes.

Apolítico: Reniega entrometerse en la política, sin por ello dejar de mencionar personajes históricos y personalidades trascendentes.

Atemporal: No posee tiempo de caducidad ni de nacimiento exacto, lo fantástico es como la moral en el hombre, existe para unos y para los que lo niegan.

Intuitivo: Es irracional porque el hombre no necesita lo escrito solamente, también lo oral que son los orígenes del mito y la leyenda.

VIRTUDES DEL REALISMO FANTÁSTICO

Fe humana

"A nuestro modo de ver, y aunque hayamos trabajado con todo el cuidado y con toda la seriedad de que éramos capaces, lo esencial reside en el deseo de una visión ampliada, en el amor a las realidades fantásticas que demuestran el empeño del hombre y del mundo a realizarse en toda plenitud"

"Parafraseando al barón de Gleichen, podemos decir: La tendencia a lo maravilloso, innata en todos los hombres; nuestra afición particular a lo imposible; nuestro desprecio por lo que ya se sabe; nuestro respeto a lo que se ignora: he aquí nuestros móviles"

"Somos hombres modestos. Sin embargo, creemos tener derecho a presentar esta obra mal pergeñada como un Manual de embellecimiento de la vida.

Desprejuicio total

"Nosotros hemos tratado de rescatarla de los locos o los embusteros que alegan revelaciones ocultas, y de arrancarla al desprecio o a la inquietud iracunda de los arqueólogos"

"La Arqueología observó recientemente un corresponsal del New cork herald Tribune, es más que una ciencia, una vendetta. Se trata, más que nada, de vengarse del descubridor que no ha encontrado nada por sí mismo"

Iconoclasta telúrico

"Los principios de culturas tan diferentes y tan dispersas en el espacio como las del mar Egeo, Egipto, Babilonia, etruscas, India, mayas, Pacífico, muestran parecidos que no pueden explicarse únicamente por la asimilación o las imitaciones. Por eso habría que buscar, en el fondo de las culturas que creemos más antiguas, una influencia única que explique sus notables analogías. Habría que buscar, más allá de las fronteras de la Antigüedad, una X, un mundo de cultura que aún ignoramos y que puso en marcha el motor que conocemos"

"Los egipcios, los babilonios, los griegos y los romanos fueron nuestros maestros. Pero, ¿quiénes fueron los maestros de nuestros maestros? Los descubrimientos acumulados en los últimos cincuenta años han hecho retroceder enormemente en el pasado la historia de los hombres y de las civilizaciones, y eso ha justificado aún más la pregunta de Brasov"

Curiosidad tecnológica

"Hay que excavar, aunque sea mal visto por los grandes, por los hacedores de teorías. Pero a condición de no descubrir, al mismo tiempo, alguna idea no aceptada sobre la historia humana"

Apertura intelectual

"En cambio, nadie se atreve a pensar que en el decurso de millones de años, la inteligencia y la pericia humanas pudieron conocer otros apogeos…… En fin, si la Humanidad, en el transcurso de edades extinguidas, trató repetidas veces de subir los peldaños que conducen a una altísima civilización inmortal, y resbaló y cayó, ¿por qué no podemos estar nosotros en camino de conseguir la escalada, de construir la civilización que conocerá la inmortalidad en la Tierra y en los Cielos?

Detractores del Realismo Fantástico

Pauwels y Bergier planteaban la necesidad de estudiar con espíritu crítico, pero asimismo abierto, todos aquellos fenómenos que la ciencia oficial no podía, o no quería, investigar, pudiéndose explorar así, al margen de la metodología científica, todas las facetas oscuras de la vida. La iniciativa de estos dos escritores tuvo éxito y cuajó en el movimiento bautizado como realismo fantástico, aunque por desgracia pronto empezó a contaminarse con todo tipo de pseudociencias que iban desde el estudio de los ovnis (Antonio Ribera, Aimé Michel, Juan José Benítez) hasta fenómenos como presuntas visitas de extraterrestres en la antigüedad (Erich von Daniken), regiones del planeta en las que tendrían lugar fenómenos extraños y desconocidos como en el triángulo de las Bermudas (Charles Berlitz), etc

Finalmente el realismo fantástico degeneró todavía más, al incorporarse a él todo tipo de charlatanerías mal llamadas ciencias ocultas (ni son ciencia ni tienen demasiado de ocultas) tales como la astrología, la quiromancia, la brujería, el vudú o los variados métodos para adivinar presuntamente el futuro. Tal degeneración, que intentaba enlazar incluso con los diversos tipos de movimientos místicos, esotéricos y similares surgidos a lo largo de la historia, acabó por completo con el espíritu inicial del movimiento, que no era otro sino el de considerar que el hombre no era capaz de percibir todas las realidades del universo.

José Carlos Canalda, 3 de enero de 2000

"ya señale antes que el superrealismo, en cuanto movimiento orgánico, comienza a desarticularse con la crisis intestina – de carácter político social- que sufre en 1932; no obstante alcanza su apoteosis espectacular en 1938, merced a la gran exposición internacional de esa fecha – donde participan artistas de catorce países-; acto seguido, sufre un colapso con la guerra inmediata, del que difícilmente se repone. Otro fenómeno de apariencia contradictoria que debe señalarse es el siguiente: mientras, por un lado, el interés del superrealismo y de sus experimentos, tanto como el valor de sus adeptos decae, por otra parte crece el prestigio de André Breton.

Algunos, con todo, muy fundadamente, no han dejado de reprocharle su replegamiento en las regiones del esoterismo y el culto que tributa a ciertos curiosos personajes de la línea místico- ocultista, mezclándolos con algunos reformadores sociales y queriendo así conciliar las sombras de la Gnosis y las de la anarquía, la resurrección de la Cábala y el mesianismo social. Por un lado, las doctrinas esotéricas de Hermes o de Swedenborg, por otro lado las utopías sociales de Fabre d’ Olivet, Charles Fourier- al que Breton ha dedicado una Oda-, de la peruana Flora Tristán o del "Pere Enfantin" ; y aun de otro personaje mas extraño al que llama Pasqually, maestro del filosofo desconocido Claude de Saint Martin.

Para reforzar sus "debilidades" en este punto, Breton ha querido- según anticipamos- demostrar la persistencia de una tradición ocultista en Hugo, Nerval, Baudelaire, Rimbaud y otros poetas.

En el sector opuesto, el de las objeciones, quien se anticipó a algunas de las que años mas tarde formularían Etiemble, Camus y Sartre fue Juan Larrea (Superrealismo entre viejo y nuevo mundo, 1944). Este señalaba implacablemente las contradicciones más estridentes de la escuela. Reprochaba a Breton que tratara de elevar el brujo a la categoría de poeta. <<Su refugio en el alma primitiva – agregaba- con sus tabús y hechicerías cavernosas, con sus operaciones mágicas, participa de aquella misma ingenuidad de Rosseau con su regreso a la inocencia del buen salvaje. De este modo el superrealismo no se reduce a conectarnos con el romanticismo, sino que nos remonta a la época prerromántica… En vez de tomar el camino de la superación, el movimiento diferenciador emprende el del retorno…

Comete así el superrealismo la infantilidad de oponer a las experiencias religiosas de Occidente y de Oriente ciertos pequeños juegos sin trascendencia ni significación, que en nada constituyen superación alguna, y que sólo encuentran cabida donde existen grandes secciones de ignorancia. Lo anterior lleva fecha de 1944. ¿Qué no podría agregarse veinte años después, cuando se produce una ofensiva del <<retorno de los brujos>> (traducción española de Le Matin des Magiciens, de Louis Pauwels y Jacques Bergier), cuando el primer autor del libro nombrado parece, a trechos, un discípulo de Breton que, buscando mas amplias audiencias, no sedeña combinar magia y ciencia? Cierto es que muchos descubrimientos de los últimos años en el campo de la física, de la biología, las matemáticas parecen- pueden ser- mágicos, por su desafió a las leyes racionales o a los principios científicos antes admitidos… ¿pero realmente implica todo ello una reanudaron del esoterismo? Lo único cierto es que el ingenioso empresario de tan curiosas fantasmagorías ha declarado sus conexiones con el superrealismo y pretende a la vez crear una escuela: la del realismo fantástico. Pero no es el arduo del expresionismo alemán, sino el más fácil de las novelerías de la <<Science-fiction>>

 

Análisis de obras

Una cruza. Franz Kafka

Tengo un animal curios, mitad gatito, mitad cordero. Es una herencia de mi padre. En mi poder se ha desarrollado del todo; antes era más cordero que gato. Ahora es mitad y mitad. Del gato tiene la cabeza y las uñas, del cordero el tamaño y la forma; de ambos los ojos, que son huraños y chispeantes, la piel suave y ajustada al cuerpo, los movimientos a la par saltarines y furtivos. Echado al sol, en el hueco de la ventana, se hace un ovillo y ronronea; en el campo corre como un loco y nadie lo alcanza. Dispara de los gatos y quiere atacar a los corderos. En las noches de luna su paseo favorito es la canaleta del tejado. No sabe maullar y abomina de los ratones. Horas y horas pasa en el acecho ante el gallinero, pero jamás ha cometido un asesinato".

Análisis

En este fragmento del relato de Kafka nos propone la descripción de un animal fantástico inconcebible para la mente racional. El animal es mitad gato y mitad cordero. Nos describe sus características como si existiera sobrepasando los límites de lo real.

 

Las moscas. Horacio Quiroga

Son ellas las que zumban. Desde que he caído han acudido sin demora. Amodorradas en el monte por el ámbito de fuego, las moscas han tenido, no sé como, conocimiento de una presa segura en la vecindad. Han olido ya la próxima descomposición del hombre sentado, por caracteres inapreciables para nosotros- tal vez en l exhalación a través de la carne de la medula espinal cortada. Han acudido sin demora y revolotean sin prisa, midiendo con los ojos las proporcione del nido que la suerte acaba de deparar a sus huevos".

Análisis

Horacio Q en este relato le da a las moscas un instinto de la muerte y los hace capaces de acudir sin demora a encontrar su presa. Lo fantástico se desarrolla en el plano de la intuición. El autor intuye que las moscas usan una intuición olfativa que actúa como señalador de su instinto de supervivencia.

Animales de los espejos. Jorge Luis Borges

"en aquel tiempo, el mundo de los espejos y el mundo de los hombres no estaban como ahora, incomunicados. Eran, además muy diversos; no coincidían ni los seres ni los colores ni las formas. Ambos reinos, el especular y el humano, vivían en paz; se entraba y se salía por los espejos. Una noche la gente del espejo invadió la tierra. Su fuerza era grande, pero al cabo de sangrientas batallas las artes mágicas del Emperador Amarillo prevalecieron. Este rechazó a los invasores, los encarcelo en los espejos y les impuso la tarea de repetir, como una especie de sueño, todos los actos de los hombres. Los privó de su fuerza y de su figura y lo redujo a meros reflejos serviles. Un día sin embargo, sacudirán ese letargo mágico".

 

Análisis

En este relato Borges aborda lo primigenio para dar una explicación de la imagen de los espejos, acude al mito e intenta reconstruir "el mundo de los espejos y de los hombres". Lo real fantástico lo desenvuelve en las alturas de lo anterior a este mundo por eso no puede ser constatado históricamente solo puede ser parte de una batalla anterior al mundo que se conoce.

Conclusiones

La exégesis del R.F osa entrometerse junto al nacimiento del hombre, lo fantástico ronda el principio legendario de los orígenes humanos. Se eterniza en esa incógnita que siempre persigue al hombre en "esa sospecha" de otras realidades que surgen de un bullicio inconcebible para la razón. Mientras la ciencia ficción nace de la búsqueda humana por explicarse el pasado o el futuro y anticiparse a logros humanos, no se explica más allá de una presunta especulación científica y siempre tiende a justificarse ante la Ciencia que es su mater eterna.

La confusión surge cuando la Ciencia Ficción trata de hacer del Realismo Fantástico una continuidad de ésta, y cuando trata de salirse del camino marcado, la tacha de contaminación o degeneración. Veamos esto como una lenta intención de retener la primacía de los ejecutores de conceptos retóricos para que la CF abarque el monopolio de lo pasado y lo futuro. Por eso al señalarse contaminado o degenerado por pseudo ciencias o ciencias ocultas se trata de hacer del RF un movimiento literario que debe cumplir con los requisitos de la CF. Y no es así.

El RF no tiene la obligación de acatar las normas de la CF. Porque ya posee sus propias normas dada por Pauwels y Bergier, eso y nada más. No tiene que buscar el reconocimiento o asentimiento de la CF. Por otro lado el RF no fue descubierto por los autores de "El Retorno de los Brujos", aunque parezca sacrílego, no lo es, porque el RF empezó con la Humanidad y los descubridores vinieron después.

Lo contrario sucede con la CF, que nació cuando el hombre empezó a tener control y a expandir su forma de pensar y abrirse a los misterios del universo. El RF estuvo desde los inicios del Hombre y estará hasta los últimos días, porque lo fantástico es algo innato en el Ser Humano, es su protocolo virtual de alma divina.

Para decir que el RF ha caído en el olvido hay que decir que no tenemos alma, y esto puede ser admitido por alguna que otra filosofía política pero no por el pensamiento intrínseco de la persona como ser viviente. El RF es un movimiento literario que no pretende adelantarse a los acontecimientos científicos, pero si trata de descubrir lo que sucede alrededor de uno mismo, desbloqueando la memoria de los prejuicios y las ideas preconcebidas que no permiten aceptar otros esquemas mentales, otros arquetipos que merecen nuestra atención y que no logramos entender por la censura que se impone uno mismo o por el terror a lo desconocido y su instinto defensivo a lo extraño y a lo raro. El RF es como dirían algunos fanáticos es la "comunicación de los hombres con la divinidad". Con esa cúspide creadora que descansa en un politeísmo invisible y vigente.

La libertad o albedrío de este movimiento es inabarcable. Señala los orígenes hasta la decadencia de la humanidad. Se anticipa a todo y a todo. Mientras que la C. F. plantea solo una anticipación humana. El R F se adelanta sin parecer futurista y se retrasa sin parecer histórica. Sienta sus bases en el mito y la leyenda y sus brazos en la percepción del futuro. No toca como muchos dicen los temas de la CF. Porque no trata de "recrear el futuro" solo trata de imaginarlo y para hacerlos no necesita pruebas ni cimientos científicos. Si los encuentra, los muestra, si no, los imagina o los especula.

Para distinguir, lo primero que viene a la mente del lector es tratar de hacer del RF una hija de la CF y esto no es cierto. No pertenece a la CF y nunca perteneció. Pero siempre se le trata de emparentarlos como si eso fuera lo principal. Aclaro, el RF no es un derivado de la CF ni nace después. Primero nació lo fantástico y luego la ciencia le ayudo a transfigurarse en CF.

El oscurantismo intelectual de la mente científica y racional permite toda clase de diatribas al RF porque suponen que debe ser lo mismo que la CF pero lo que no quiere aceptarse es que estas dos literaturas poseen distintos arquetipos que jamás pueden igualarse Mientras que la CF va a seguír siempre bajo la reglamentación de la ciencia, la va a ensalzar como es su tarea primordial y única. Va a ocultar sus devaneos casuales con irracionalismo a o imposible.

El Realismo Fantástico va a intentar una comunión perpetua entre ciencia y religión. Entre razón e instinto. Entre luz y oscuridad. Entre dos caminos que se enlazan en matrimonios imposibles pero evidentes. El RF es casi un acto de fe, para comprenderlo hay que creer y sobre todo hay que atarlos a hechos- piedras científicas para que no se evapore en la simple charla. El peligro de los RF es desprenderse de los Real de lo objetivo, de lo Humano. Porque en estas dos palabras ya vamos a dirigir nuestra mirada. Lo real, lo que atamos a tierra a los hechos, y lo fantástico es lo que permanece sobrevolando como un dios las alturas. Real, que tendrá que sustentarse sobre lo humano, sobre la potencia carnal. Objetivo de las fuerzas materiales.

El peso de los actos que visualiza nuestros sentidos y que demuestra la existencia de las cosas, la constatación de los elementos que podemos tocar con nuestro cuerpo marcando con nuestra huella humana el sello de "si existe". El sentido o los sentidos de nuestro ente verifican la existencia: el sabor, el color, la forma, el olor, el sonido. La cosa es tocada interceptada por nuestros sentidos, archivada por la historia, luego existe. La realidad tiene que hallar la circunstancia en que constate el producto de nuestra verificación. Tenemos que conocer que esta ahí que estuvo ahí.

Lo real tiene que aparecer para el equilibrio o imitación de lo natural. El realismo viaja por carreteras asfaltadas de imágenes consistentes y se acerca a rozar el materialismo o humano pero no lo llega a tocar solo lo ve caminar como a un lobo solitario. Lo fantástico es el soplo divino, es el espíritu de la iluminación, es la fe de su religión literaria. Fantástico derivado de una especie de sobresalto místico. La fantasía no llega a lo fantástico sino a través de un ascenso subliminal. No se fantasea. Se subleva a la imaginación mediante el hallazgo innatural.

Vemos una línea que es la razón y de pronto esa línea tiene un salto como un latido irracional que demuestra su vitalidad. Muchos utilizan la palabra fantástico como excelencia, como el no va mas, conceptúan lo fantástico como algo que debería estar ahí pero esta presente. Y ese salto presencial da la confirmación de la coincidencia de la sensación misma de complacencia o admiración a lo fantástico, una presencia beneficiosa y fundamental del ser humano. Podría admitírselo fantástico como un rapto de luz dentro de los muros de la realidad. La fe de los santos, las visiones de místico.

Todo aquello incomprensible para la razón. Lo abstracto inconmensurable esta ahí tocando la mente sonriéndole desde una ventana empañada. El sonido de muchas voces es algo así de fantástico para el sordo que nunca oyó un sonido. Para nosotros no, porque es rutina.

 

 

Bibliografía

 

ANTOLOGÍA DE CUENTOS DE TERROR. De Arthur Machen a H.P. Lovecraft. Selección de Rafael Llopis. Editorial Alianza/ Taurus. Madrid 1988. Pág. 8

ANTOLOGÍA DE LITERATURA FANTÁSTICA. Ediciones del Ministerio de Educación Pública. Lima 1958

ANUARIO CUARTA DIMENSIÓN. Editora Cielosur. Argentina.

BENEYTO Antonio. Narraciones de lo real y fantástico II. Selección, introducción, notas y dibujos de A. Beneyto. Editorial Bruguera S.A. España 1977

BIBLIOTECA DE CONSULTA ENCARTA 2003 Microsoft ® Encarta ® Biblioteca de Consulta 2003. © 1993-2002 Microsoft Corporation.

COLECCIÓN ESCRITORES DEL SIGLO X X. De la A a la Z. Universidad Ricardo Palma- Diario Expreso. Pág. 167

CHARLES PICHON Jean. "El Hombre y los Dioses". Editorial Bruguera, S.A. España. 1970

DANINO ALEJANDRO. Literatura fantástica. http://www.monografias.com/trabajos12/litfant/litfant.shtml

DE TORRE GUILLERMO. Historia de las Literaturas de Vanguardia II. Ediciones Guadarrama, Madrid 1971. Cáp. 5 Superrealismo.

GARCÍA MORA José de la Cruz. Primeras manifestaciones de vanguardia. http://www.monografias.com/trabajos11/vangua/vangua.shtml

MEYRINK Gustav. El Golem. Tusquets Editores 1979, edición Ricardo Muñoz Suay.

PAUWELS Louis– BERGIER Jaques. "El retorno de los brujos". Editorial Plaza y Janes. España, 1974

PAUWELS Louis - BERGIER Jaques. "La rebelión de los brujos". Editorial Plaza y Janes. España, 1975

WWW.CIENCIA-ficcion.com/glosario/r/realfant.htm - 5k

 

 

 

Autor:

MIGUEL ANGEL BENDEZÚ TENORIO


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda