Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Explotación sexual en América Latina

Enviado por mejia_antony



  1. Explotación Sexual Infantil en América Latina y el Caribe
  2. Crecimiento es a nivel centroamericano
  3. Planes de acción nacional en América latina y el Caribe
  4. Explotación sexual infantil en Puerto Cabezas
  5. Gobierno no destina fondos
  6. Punto de vista de la policía
  7. Conceptos y definiciones
  8. Factores de riesgo
  9. Huyen de la esclavitud sexual en Guatemala
  10. Conclusiones

INTRODUCCIÓN.

Se puede afirmar que desde hace más de una década el problema de la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes es considerado un tema emergente en la agenda de las Américas. Sin embargo no es sino hasta los últimos años que el mismo ha cobrado relevancia en la consideración político estratégica de los Estados. A medida que la cantidad de niños y niñas que se suman a la fuerza trabajadora de la región se va incrementando, el número de ellos y ellas que cae en las diferentes redes de la industria de la explotación sexual, cualesquiera sea el motivo, también aumenta. Este grave problema ha afectado significativamente a todos los países de América Latina sin excepción, a pesar de que la información disponible indica que Asia es la región más golpeada por el mismo. Según los informes de UNICEF existen 100 millones de niños y niñas bandonadas en todo el mundo, de los cuales 40 millones pertenecen a América Latina. "Investigaciones de organismos no gubernamentales han apuntado que cerca de un 65% de los niños que se encuentran en situación de calle en las capitales de los países de América Latina se envuelven, de un modo u otro, en la explotación sexual. De estos, el 15% sobreviven de lo que obtienen por prostituirse y el 50% se ha involucrado de alguna forma en la prostitución aunque no de manera sistemática." La explotación sexual presenta muchísimas dificultades y grandes desafíos para los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales y las agencias intergubernamentales. En virtud de que América Latina presenta una gran diversidad desde el punto de vista cultural, social, económico y político y, más aún, una significativa variedad de etnias y razas que hacen de cada país un contexto diferente y particular, la definición clara del problema y las explicaciones del mismo se ven seriamente dificultadas para entender por qué todos los países de la región lo padecen.

Los factores que contribuyen a la ocurrencia de la explotación sexual son múltiples y variados, sin embargo el punto más difícil para erradicar el problema es llegar a entender aquellos elementos que lo propician y encontrar el camino para cambiarlos. "...Conocer significa penetrar a través del problema, llegar a las raíces, y por consiguiente a las causas...". Muchos investigadores han identificado algunos de los factores causales de la explotación sexual comercial, y a pesar de no presentarlos como evidencia concluyente, los mismos son utilizados como base para comprender lo que ocurre en la macabra industria que la moviliza.

En el caso de América Latina, muchas de las dificultades que enfrentan los países están relacionadas con su desarrollo como sociedades.

La época colonial dejóhuellas socioculturales que aún hoy en día dominan las relaciones sociales, como por ejemplo la diferencia en el trato según el sexo, la clase social, la raza y el grupo étnico. Estas relaciones a su vez modelan la identidad de hombres y mujeres, niños y adultos, ricos y pobres; identidades todas que han luchado dominación, la explotación, el poder la mentalidad patriarcal, el machismo y la sumisión de la mujer, son condiciones todas que determinan el rol y el lugar de la mujer en la sociedad latinoamericana. Se trata de un sistema de control y dominio profundamente arraigado en la mentalidad de la gente, en particular en la de mujeres y niños, quienes en general se consideran como objetos y no como seres humanos con derechos y libertades. En este contexto, la mayoría de las víctimas que son violentadas sexualmente, prostituidas y explotadas son mujeres, muchas de ellas adolescentes y aún niñas. En consecuencia, la posición que ocupan las mujeres, las adolescentes, las niñas y los niños degradados, y la actitud de los hombres que participan en calidad de victimarios (en el marco de una sociedad que tiende a ocultar el problema), constituyen uno de los elementos claves en la explotación sexual. Por ello, la existencia y la alta disponibilidad de un sector tan vulnerable a transformarse en la "oferta" de la industria sexual, solamente aumenta las probabilidades de encontrar altos índices de explotación en nuestro país. Además de la marginalización de mujeres y niños, la pobreza también juega un papel clave en la explotación sexual. "La estructura socioeconómica es injusta con la evidentes distribución de la riqueza, la expansión urbana, las escasas opciones laborales y las crecientes necesidades de consumo, hacen a los sectores sociales más pobres y dentro de ellos a niñas y niños, vulnerables a la explotación sexual. Esta estructura contribuye a la reproducción y profundización de factores como la pobreza y la marginalidad."

Esta realidad ha obligado a muchas familias a buscar cualquier medio para generar un ingreso, hecho que implica que todo miembro de la familia debe salir a trabajar y contribuir con su parte para la supervivencia, incluidos los niños. La falta de cohesión familiar sumada a la falta de educación sobre la explotación sexual y la simple necesidad de sobrevivir han empujado a los niños fuera de sus casas, a riesgo de ser sometidos a diferentes formas de violencia y explotación. Apesar de que la pobreza no es la única explicación para la ocurrencia de este fenómeno, sin lugar a duda tiene los elementos necesarios para unir a muchos de los otros elementos.

Hoy en día con los avances tecnológicos y de comunicación En el transcurso de este siglo el género humano ha avanzado tan rápidamente que ha dejado a muchos por el camino, que son quienes deben enfrentar las repercusiones de este fenómeno.

Explotación Sexual Infantil en América Latina y el Caribe.

La explotación sexual de niños y niñas no es un fenómeno local, ni exclusivo de uno u otro país; difícilmente se encuentra un término apropiado para categorizarla o describirla, en la medida en que en su dinámica se hallan implícitos factores o variables que trascienden el ámbito de un contexto social particular, de una clase socioecómica determinada, de un grupo social específico.

En Nicaragua, de acuerdo al estudio titulado "Abuso sexual infantil: Incidencia y características", hecho público el año pasado por el ONG Dos Generaciones, la cuarta parte de los abusadores sexuales son los padres de familia o los padrastros, dos figuras de autoridad en el hogar, de quien se supone debemos esperar amor, respeto, valores humanos. Sin embargo, lamentablemente no es así.

Desde 1989 La Convención Mundial sobre la supervivencia, la protección y el desarrollo del Niño le concibe como un sujeto pleno de derechos y las políticas sobre la infancia buscan protegerles y garantizarles su bienestar. Sin embargo actualmente hay 10 millones de niños(as) explotados(as) sexualmente en el mundo y América Latina aporta una cifra considerable de ellos.

A finales de la década de los 90, países latinoamericanos como México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana, Panamá, Cuba, Venezuela, Bolivia, Colombia, Chile, Brasil, Uruguay y Paraguay habían realizado investigaciones sobre explotación sexual contra niños y niñas.

Actualmente en la región la explotación sexual infantil se entiende como una violación fundamental de los derechos del niño(a) en la que éste(a) es tratado(a) como un objeto sexual y una mercancía. Esta categoría macro incluye 4 modalidades específicas: La prostitución infantil, la pornografía infantil, el turismo sexual y la venta y tráfico de niños y niñas; siendo la más estudiada la prostitución, especialmente de niñas.

Investigadores de diversos países plantean varios enfoques conceptuales al ver a los niños y niñas como víctimas o como sujetos de procesos integrales que van más allá de su situación particular. Así utilizan diversos términos que incluyen entre otros: menores prostituidas, niñas en prostitución, adolescentes afectadas por la prostitución, jóvenes vinculados a la prostitución, prostitutas, jóvenes prostituidas, y trabajadoras del sexo o trabajadores(as) sexuales.

Las prácticas de abuso se ven reforzadas en los jóvenes por dos factores: en primer lugar, por la ausencia relativa de reconocimiento social como seres en proceso de formación y desarrollo hacia convertirse en sujetos dueños del control de sus vidas y en consecuencia, con necesidad de políticas de protección especial; y, en segundo lugar, por la "aceptación social" que asocia sexualidad a juventud y legitima las relaciones entre jóvenes y adultos. Es importante considerar la edad de consentimiento legal para las relaciones sexuales que en América Latina está entre los 12 años (Uruguay), 14 años (Colombia), 16 años (Cuba), 19 años (Nicaragua) y los 18 años (República Dominicana)

CRECIMIENTO ES A NIVEL CENTROAMERICANO.

Según los estudios de la OIT/IPEC a nivel nacional como centroamericano el crecimiento de la prostitución en la niñez y adolescencia es similar en todos los países centroamericanos.

Sin embargo hay países como Costa Rica que han endurecido sus leyes para protección de la niñez y adolescencia, pero en República Dominicana es donde el turismo sexual más se ha disparado, mientras el tráfico de menores de edad con fines sexuales se sufre más en Nicaragua, El Salvador y Panamá.

"Nos hemos encontrado con salvadoreñas y nicaragüenses prostituidas en la frontera de Guatemala con México, igual se trafica con menores en Panamá, aunque en menor medida"

PLANES DE ACCIÓN NACIONAL EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE.

NICARAGUA:

La realidad es simple, no se tiene un contexto real del problema, se desconoce en gran proporción la verdadera magnitud sobre la situación de los niños, niñas y adolescentes en cuanto a la explotación sexual infantil, proxenetismo, pornografía etc.

Como la gran mayoría de los países de América Latina, Nicaragua se ofrece como un país que afronta desde mas de una década conflictos políticos, sociales de gran injerencia en la situación actual del pueblo, así, la pobreza se constituye como en la gran mayoría de los países de centro y sur América como un elemento predisponente para la prostitución infantil y sus complementos.

La grave situación que afronta el país en cuanto al precario sistema educativo que no ofrece las oportunidades mínimas de cubrimiento a la población infantil.

Sumado a lo anterior esta la situación de inobservancia por parte de las autoridades publicas que han desatendido no de manera absoluta pero si al carecer de mecanismos serios que enfrenten la realidad. Sin embargo el futuro se presenta de manera distinta, en la actualidad y gracias a la presión efectuada por los organismos no gubernamentales y a los intentos que ha realizado la UNICEF en procura de establecer convenios para determinar la situación real que se presenta en Nicaragua.

Así las estrategias implementadas por el Estado Nicaragüense se pueden resumir en la creación del Ministerio de la Familia, entidad que procura el bienestar de la familia, ejecutando las políticas gubernamentales dirigidas hacia la niñez. De otra parte se encuentra la Comisión Nacional de Promoción y Protección de los Derechos de Niñas y Niños de la Presidencia de la República, la cual ha propuesto la necesidad de crear las condiciones jurídicas que permitan dar respuestas a la problemática de explotación sexual comercial y a otras problemáticas que padece la niñez, siendo el resultado la elaboración, aprobación y puesta en vigencia del Código de la Niñez y la Adolescencia.

De otra parte se encuentra la sociedad civil quien ha sido protagonista en la búsqueda de soluciones para la problemática de los menores, las organizaciones no gubernamentales han sido quienes pusieron en el papel la realidad que afronta la niñez nicaragüense, explotación sexual infantil era un tema del cual no se quería dar importancia, ahora son ellos mismos, las ONG,s quienes lideran el proyecto de ayuda para los menores, Asociación Quincho Barrilete, Proyecto mujer Mary Berreda, Asociación de trabajadores para la educación, Salud e Integración social ( TESIS) y Congregación de Hermanas del Buen Pastor de la Iglesia Católica de Nicaragua, son estas las organizaciones que de una forma u otra procuran aliviar la realidad vivida por sus niños y niñas, han sido quienes formulen las iniciativas para lograr la erradicación, dentro de un panorama en el que el papel del Estado ha sido de observancia pasiva, sin colaboración efectiva.

Turistas:
Turistas degenerados ya le temen al SIDA del sudeste asiático, y por eso vuelcan sus intereses a Centroamérica

En Puerto Cabezas escándalo es público, lo mismo que en fronteras terrestres y ciudades turísticas
La explotación sexual infantil galopa en Nicaragua y hay por lo menos 15 lugares identificados como los principales, donde hay niñas desde los 8 y 14 años de edad, señala el estudio realizado por la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) y su Programa para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), lo que es corroborado por el Procurador de Derechos de la Niñez y organizaciones civiles que trabajan con la mujer y la niñez.

Sonia Sevilla, consultora de la OIT/IPEC en el proyecto de Contribución a la Prevención y Eliminación de la Explotación Sexual Comercial en Menores de Edad, consideró muy preocupante esta situación que se debe al incremento del apetito sexual de adultos por las y los menores de edad que, por tener menor experiencia sexual, tienen menos probabilidades de tener el SIDA, por la búsqueda de la virginidad y por el dominio, así como doblegar a la víctima en lo que el explotador quiera.

Por su parte el Procurador de la Niñez, Lic. Carlos Emilio López, señaló que este fenómeno viene creciendo en todos los sentidos, principalmente en número y áreas geográficas.

Señaló que igual sucedió en Asia, donde el turismo sexual se realizaba a gran escala con menores de edad, sin embargo por el incremento de las enfermedades de transmisión sexual y las nuevas leyes, ahora los explotadores sexuales están poniendo sus ojos en Centroamérica y principalmente en Nicaragua, por ser el país con menos casos de SIDA en la región.

"Antes se podía determinar los departamentos de Nicaragua donde ocurría, pero ahora se encuentra en todos los departamentos", dijo indicando la ruta a lo largo de la carretera Panamericana, en todos los puertos, principalmente en el Caribe, en todas las cabeceras departamentales y las zonas fronterizas.

Agregó que hay más menores de edad, entre adolescentes y niñas en explotación sexual, y han desplazado a las adultas. Explicó que tiene que ver con la problemática económica y social, enfocados en los factores de la pobreza extrema, el desempleo, falta de oportunidades y elementos culturales machistas, por lo que la mujer entre más joven mejor para el explotador.

También consideró que el marketing publicitario moderno en sus imágenes sexualizadas predominan las adolescentes y niñas. Sin embargo uno de los mayores problemas son los vacíos en nuestro marco legal para detener estos abusos.

EXPLOTACION SEXUAL INFANTIL EN PUERTO CABEZAS.

Por su parte Matilde Lindo, en representación del Movimiento de Mujeres de Puerto Cabezas, Región Autónoma del Atlántico Norte, comentó que en estos últimos años se ha visto un incremento alarmante, que si bien es algo prácticamente imposible de medir, se debe tomar en cuenta que hace cinco años no se miraban menores de edad, sólo adultas reconocidas y en grupos muy reducidos vendiendo sus servicios, ahora hay muchas jovencitas practicando la prostitución de la manera abierta.

"Hay niñas entre ocho y nueve que abiertamente están en esa práctica y también muchas adolescentes, entre ellas estudiantes que sostienen de esa manera sus estudios. Parte de eso es la crisis económica, pero también tiene que ver con la falta de oportunidades laborales para la población costeña, principalmente para la gente de las zonas rurales y las de escasos recursos de bajo nivel educativo".

Comentó que hasta donde sabe, aparentemente la mayoría trabaja por su cuenta y no conoce que exista una red de explotadores. "Andan por las calles en grupitos formados por ellas mismas, deambulando en la zona del parque, los muelles y por las principales calles en horas de la noche.

"Antes habían casas de citas, pero ahora no. Lo que sí se ha proliferado son las cantinas y en las discos donde todo tipo de gente llega sin restricciones", dijo la Sra. Lindo.

GOBIERNO NO DESTINA FONDOS.

El Procurador López mencionó que el Consejo Nacional de Atención y Protección Integral a la Niñez (CONAPINA) creó uno de los mejores planes centroamericanos contra la explotación sexual conteniendo políticas y acciones tanto gubernamentales como de la sociedad civil, pero que no ha sido aplicada, pues no se le han destinado fondos.

Además señaló que desde la PDH se realizará una campaña para que se aprueben delitos de orden sexual no contemplados en el Código Penal como son la producción, edición, comercialización, venta y tenencia de pornografía infantil, el turismo sexual y el sexo remunerado con adolescentes.

"Durante el año pasado tenemos dos casos emblemáticos como son el de Tulio Aguilar, que tenía todo un archivo de pornografía infantil, y quien fue condenado a cárcel no por tener ese tipo de pornografía o promoverla, sino por corrupción de menores y violación. El otro caso relevante fue el cierre de la imprenta que elaboraba pornografía, cuyos autores fueron sobreseídos definitivamente porque el Código Penal no contempla ese delito", dijo el Procurador López.

PUNTO DE VISTA DE LA POLICIA.

Denuncias de Organismos no Gubernamentales, comprobadas por la Policía Nacional, indican que en Nicaragua la explotación sexual a menores es uno de los principales casos de violencia que se registra contra los menores de edad.
Esta explotación se da principalmente en los nigth clubs, pero según el comisionado González, no le compete a esta institución actuar en contra de este hecho, sino al Ministerio de Gobernación.
"Hemos tenido conocimiento de adolescentes que han sido trasladadas a Guatemala con fines sexuales, pero esto es difícil de detectar porque estas menores se van por su voluntad, no son secuestradas, al contrario, creen que van a trabajar y a ganar mucho dinero", afirmó González
Por su parte, Carlos Emilio López, Procurador Especial de la Niñez y la Adolescencia, reconoció la labor de la Policía, aunque señaló que les hace falta mucho en cuanto a la infraestructura, pues todavía no se han podido establecer los centros de rehabilitación ni los pabellones exclusivos para menores.
"Ellos se han capacitado, hay un mejor trato para los menores, aunque a veces se dan abusos de autoridad, pero esto es algo que vamos a ir superando poco a poco, lo importante es que la Policía ya reconoce los derechos de los menores de edad", dijo el Procurador de la Niñez y la Adolescencia.

¿Por qué las mujeres y los niños son tan vulnerables a este tipo de explotación?

  • 40% de las adolescentes Nicaraguense no van a la escuela.
  • 28% de los jóvenes de entre 12 y 19 años trabajan en tareas domésticas por salarios inferiores al salario minimo.
  • En Nicaragua los niños son menores de edad hasta los 18 años, sin embargo, el 25% de las madres Nicaraguense tuvieron su primer hijo cuando tenían entre 15 y 18 años…. 41% de los nacimientos corresponden a madres solteras.
  • Asimismo, en Nicaragua hay un serio problema de drogas que refleja y al mismo tiempo es causa de esta pobreza. Existe un entorno social y económico por el cual lo único que muchas mujeres y niños pueden vender es su propia sexualidad, sus cuerpos.

CONCEPTOS Y DEFINICIONES.

Violencia:

Es la categoría explicativa de la victimización sexual. Se refiere al proceso establecido cuando se produce el abuso sexual, el que está basado en una relación de poder Se entiendie a la violencia como un desencadenante de relaciones que involucran factores culturales, el imaginario colectivo, las normas y el proceso de civilización de un determinado pueblo.9

Sexualidad:

La sexualidad humana es al mismo tiempo, estímulo sexual, orientación sexual, o placer sexual que se construye en la relación entre las personas en un proceso simbólico, cultural e ideológico.

Niño y Adolescente:

Todas las personas menores de 18 años de edad. En la mayoría de los países de América Latina, las leyes consideran niños hasta 12 años incompletos y adolescentes hasta 18 años incompletos. Los niños, niñas y adolescentes son considerados en condición peculiar de desarrollo, y sujetos de protección y bienestar por parte de la familia, de la sociedad y del Estado.10

Abuso Sexual:

Es la situación de uso excesivo, de ultraje de límites: de los derechos humanos, legales, de poder, de papeles, de reglas sociales y familiares. Ocurre en un contexto de dominación, en el cual el violentado se encuentra subjugado al violentador, sin condiciones de oponerse.

Explotación Sexual Comercial:

Es una actividad esencialmente económica, de carácter comercial y mercantil, que somete a niños, niñas y adolescentes al trabajo de comercio y de la industria del sexo, en los ámbitos nacional e internacional. Por tanto, esa concepción traspasa la categoría de la prostitución infanto juvenil, abarcando los aspectos de la producción industrial pornográfica, el turismo sexual, el tráfico de niños y adolescentes para fines sexuales, y como hechos más recientes, el sexo y pornografía vía Internet.

Prostitución Infantil o Explotación Sexual Tradicional:

Es la comercialización de niños y adolescentes como mercancía sexual a cambio de una renumeración en dinero o en especie, generalmente con la participación de un intermediario.

La palabra prostitución es bastante discutible entre los especialistas y estudiosos, una vez que la utilización de la misma oculta la naturaleza del comportamiento sexualmente abusivo, desviando el enfoque y dando una idea de consentimiento informado, lo que coloca a los niños, niñas y adolescentes en situación de infractores en lugar de víctimas.

Tráfico de Niños y Adolescentes para Fines Comerciales:

Se denomina tráfico de niños y adolescentes a la actividad lucrativa de transportalos con fines sexuales comerciales. El reclutamiento y traslado puede ser entre países o en el interior del propio país, con o sin el consentimiento de los responsables por el menor de edad, y mediante engaño o coerción.

Turismo Sexual:

Es la explotación sexual de niños y adolescentes por visitantes, en general, procedentes de países desarrollados o también visitantes del propio país, involucrando la complicidad, por acción directa u omisión, de los sectores y servicios del ramo del turismo. Puede ser a través de viajes organizados en grupos o individual, en los que se incluye dentro de los servicios a ser prestados, relaciones sexuales con menores de edad en el lugar de destino. También son considerados turismo sexual los casos en que la persona no haya contratado el servicio, pero, acepta las ofertas que hacen las redes de explotación sexual en el lugar de destino.

Pornografía Infantil:

Se refiere a representación visual o auditiva de una persona menor de edad en un acto sexual explícito, real o simulado, y con exhibición obscena de los órganos genitales para el placer sexual del usuario y casi siempre con fines lucrativos para el intermediario. Envuelve la producción, distribución y el uso de material visual o auditivo en que utilizan niños y adolescentes en un contexto sexual. Son considerados explotadores los productores (fotógrafos y videomakers), los intermediarios (personal de apoyo), los difusores (anunciantes, comerciantes y publicitarios) y los consumidores del producto final. Actualmente el mayor y más complejo medio de difusión de la pornografía infantil son los sitios Web en Internet.

Trabajo Infantil:

Toda actividad que implica la participación de los niños en producción y comercialización de bienes o en la prestación de servicios a personas físicas o jurídicas, que les impidan el acceso, rendimiento y permanencia en la escuela o se realice en ambientes peligrosos, produzcan efectos negativos inmediatos o futuros, o se realice en condiciones que afectan el desarrollo psicológico, físico, moral o social de los niños.

Peores formas de Trabajo Infantil:

Definidas por el Convenio 182 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Dentro de los diferentes tipos establecidos se encuentra "la utilización, el reclutamiento, la oferta de niños para la prostitución, la producción de pornografía o actuaciones pornográficas". La OIT ha hecho énfasis en que algunas de las peores formas de trabajo infantil, entre ellas la explotación sexual, no es un trabajo propiamente dicho, sino una forma de explotación económica sobre niños y niñas.

Plan de Acción:

Un conjunto de acciones, que contempla varios ejes estratégicos de la intervención, estableciendo metas objetivas para ser alcanzadas e indicadores de resultados e impacto en el enfrentamiento de la violencia sexual de niños y adolescentes. El plan de acción es una pieza política y operacional, que indica fuentes de financiamiento para cada acción prevista y de forma dinámica artícula los esfuerzos del gobierno y la sociedad civil en el enfrentamiento de la violencia sexual de niños, niñas y adolescentes en cuanto se trata de un fenómeno social global.

Redes de Atención e Intervención:

Las redes no son invenciones abstractas, pero parten de la articulación de actores/organizaciones/fuerzas existentes en el territorio para una acción conjunta multidimensional con responsabilidad compartida (parcerias) y negociadas. La red, por tanto, es una alianza de actores y fuerzas, en un bloque de acción, al mismo tiempo político y operacional.14 Como ya se ha señalado, en este documento, la Violencia Sexual Infanto-Juvenil, se trata de un fenómeno multicausal, y, por tanto, sus definiciones y conceptos deben ser analizados, con base en las referencias particulares del contexto histórico, económico, cultural, social, político y ético.

Contexto Histórico

La historia social de la infancia en el continente se construye en base a:

?? Poder paterno autoritario;

?? Concepciones socializadoras y educativas basadas en castigos físicos;

?? Impunidad de los victimizadores de niños y adolescentes;

?? Debilidad de las políticas públicas para con los niños y adolescentes de las familias pobres y/o miserables.

Contexto Cultural

Género à Etnia à Raza

Poder

Dominación

Discriminación

Explotación

Contexto social

?? Pobreza/Miseria;

?? Inequidad;

?? Disparidad Geográfica;

?? Degradación rural;

?? Desorganización urbana;

?? Desestructuración Familiar.

Contexto Económico

?? Dependencia Económica;

?? Concentración de la Riqueza Nacional;

?? Desempleo;

?? Trabajo Precoz.

Tratar el tema de la sexualidad, tomando a la violencia sexual como un fenómeno social, deberá tener en cuenta las diferencias culturales que se constituyen en un determinado sujeto en sus relaciones sociales concretas.

Tomando como referencia las sociedades latinoamericanas en su aspecto jurídico político, es posible encontrar que, en la mayoría de ellas, la democracia racial y la igualdad entre hombres y mujeres está jurídicamente garantizada. A su vez, el racismo y la discriminación son considerados crímenes. Por otro lado, las relaciones sociales concretas muestran una realidad bastante diferente, en la que hay discriminación y marginación sobre los afrodescendientes, las mujeres, los indígenas y los niños y niñas.

La formación de nuestras sociedades revela que las categorías de raza, color, género, edad y clase social, tiene un peso absoluto en las relaciones de machismo y patriarcalismo, lo que forma uno de los obstáculos para la construcción e incorporación de la ciudadanía al pueblo latinoamericano de modo justo e igualitario.

Asumir la posibilidad de extensión de ciudadanía a todos, con una cultura de garantía de derechos y de protección integral, necesariamente es asumir las dificuldades presentes en el conjunto de la sociedad, sumadas a los procesos actuales de desarrollo económico y político, en el ámbito mundial.

Por tanto, las legislaciones para el enfrentamiento de la violencia sexual no se restringen solamente a los aspectos de denuncia y represión. Una política de reordenamiento jurídico debe estar centrada, conceptual y operacionalmente, en una concepción de redes de atención, que asegura programas de protección y atención a las personas víctimizadas, a la responsabilidad penal de los agresores, a la prevención de los abusos y la explotación, y a la garantía del desarrollo de una sexualidad segura. Todo esto teniendo a las políticas públicas básicas de educación, salud, habitación, asistencia social, cultura, ocio y renta mínima familiar, como los ejes del desarrollo psicosocial y cognitivo de los niños, niñas y adolescentes y sus familias.

Las organizaciones no gubernamentales pueden y deben participar efectivamente en torno de la defensa de los derechos de niños y adolescentes, en el control social de las políticas públicas y en la ampliación de la red de prestación de servicios y de movilización nacional e internacional.

FACTORES DE RIESGO.

Abordar los factores de riesgo en torno de la violencia y explotación sexual de niños y adolescentes implica en reafirmar que se trata de un problema de naturaleza compleja y multicausal, en el cual interfieren factores de orden económico, social, cultural y político, que se reflejan en los procesos educacionales, de salud, de disciplina, de organización familiar, entre otros.

Por tanto no es el caso de elaborar una relación de los riesgos existentes, que seguramente son verdaderos, pero que no dan cuenta, aisladamente, de la vulnerabilidad en que se desarrolla la violencia sexual.

Los factores de riesgos son procesos que se articulan como estructurales y estructurantes en la construcción de relaciones de violencia, que amenazan o producen efectivamente niños y adolescentes víctimas del abuso y explotación sexual, tales como: desigualdad, inequidad, desintegración familiar, consumismo, migración rural-urbana, discriminación, abuso sexual intrafamiliar, tráfico de drogas y de seres humanos.

Mientras tanto algunos factores podrán ser destacados como elementos fundamentales en esta articulación constituyente del fenómeno de la violencia sexual.

El Silencio:

El silencio, los secretos y sigilos que rodean el abuso sexual cometido por familiares o personas próximas, descalifican las revelaciones verbales y no verbales de las víctimas en nombre de fidelidad y de intereses de diversos ordenes. La mayor parte de niños y adolescentes de la calle que se prostituyen para sobrevivir ya fueron víctimas del silencio que envuelve la violencia sexual intrafamiliar.

Por otro lado la sociedad adopta una postura de indiferencia o también de tolerancia, culpando a las propias víctimas, dimensionando el problema al ámbito privado y no como fenómeno social contradictorio en el proceso de formación, civilización y evolución de la sociedad.

Es en la sombra de este muro de silencio que se crean y fortalecen las redes de explotación sexual comercial, reafirmando la creencia de la impunidad.

La Pobreza:

La pobreza, aunque no pueda ser considerada un factor de riesgo en si misma, ya que las víctimas de la violencia sexual no pertenencen únicamente a los estratos pobres, genera situaciones de privación y de vulnerabilidad que favorecen las condiciones para la aparición de fenómenos como la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes.

La pobreza extrema afecta decididamente las condiciones de vida de las familias, que no encuentran alternativas de sustento para todos sus miembros, y obligada a que un gran número de niñas y niños desarrollen estrategias de sobrevivencia en las calles. En este espacio, por sí mismo violento, las alternativas que encuentran no son muchas. Ellas navegan entre la delincuencia, como el tráfico de drogas y las "gangues" del crimen, la prostitución que desencadena explotación sexual, u otras formas de explotación laboral infantil.

No es sin razón que el Convenio 182 de la OIT considera la explotación sexual de niños y niñas en la categoría de las peores formas de trabajo infantil y determina acciones inmediatas para su erradicación.

La situación de pobreza, en los países en desarrollo, han sido agravadas con la globalización de la economía, que es el caso de América Latina. Esta situación coloca a la región en su más extrema vulnerabilidad por dejar a las familias pobres cada día con más dificultades para suplir sus necesidades básicas. Así los niños pasan a ser, necesariamente, absorbidos como elementos proveedores de sus propias necesidades.

En estas condiciones, las niñas, principalmente, ganan el mercado como empleadas domésticas, ambiente en que también son explotadas inclusive sexualmente, y otros espacios marginales van surgiendo como alternativa, siendo la explotación sexual un camino casi que regular. En esta trayectoria es que actúan los criminales para traficar niños vía adopción ilegal, así como a través del engaño de sus familiares, que venden sus hijos y contribuyen así a la expansión del mercado del sexo por el mundo.

Educación:

Las investigaciones existentes que trabajan el aspecto de la educación y desarrollo intelectual de los niños, niñas y adolescentes víctimas de la violencia sexual, dan cuenta de que la gran mayoría está por fuera del sistema regular de enseñanza o en situación de atraso escolar. Aquellos que van a la escuela tienen un bajo rendimento y más de la mitad repite más de una vez el mismo grado.

Asimismo, más de la mitad abandonan la escuela antes de completar el primer ciclo escolar.

Por otro lado, estudios del área de educación y desarrollo personal indican que a cada año de escolaridad que una persona alcanza en edad adecuada, aumenta en torno del 20% sus chances de colocación en el mercado de trabajo. Esta constatación denota el grado de riesgo de la falta de educación para las víctimas de explotación sexual, pues están comprometiendo, de forma radical, las posibilidades de futuro fuera de las mallas de la explotación, que no es solamente sexual, como lo es el subempleo y la baja remuneración que obtendrán en el

mercado laboral cuando adultos.

Salud:

Es inherente la práctica cotidiana de la explotación sexual vivir en condiciones de alto riesgo para la salud física, psicológica, sexual y reproductiva.

No es raro que este grupo vulnerable padezca enfermedades de transmisión sexual, VIH/SIDA, embarazo precoz indeseado, abortos provocados y no asistidos, mortalidad materna, lesiones físicas, deficiencia en el crecimento (mala alimentación, pérdida del sueño y peso), enfermedades alérgicas y respiratorias, así como dependencia química, entre otras.

En el aspecto psicológico la depresión y la agresividad, son de alta prevalencia y han sido responsables de muertes violentas y de suicidios.

Estos son algunos de los factores en el campo de la salud del niño, la niña y el adolescente que pueden comprometer el desarrollo de una sexualidad normal y sana y perpetuar la explotación sexual como forma de vida.

Aspectos Psicosociales:

La ausencia de políticas públicas de protección social y seguridad para los niños, niñas, adolescentes y sus familias, sumadas a la ausencia de una conciencia crítica y de la constitutción de la ciudadanía acaba por no dejarlos percibir su situación en el contexto de explotación. Esta realidad pasa a ser entonces incorporada como condición necesaria de sobreviviencia y los explotadores pasan a ser vistos como sus aliados y salvadores. Los niños, niñas y adolescentes explotados asumen ser "culpables", aunque son víctimas y toman los estigmas que les son conferidos como parte de sus identidades reales.

A partir de entonces, pasan a vivir en el aislamiento de los "ghetos, con una baja autoestima, avergonzados y desconfiados, internalizados en la violencia como forma de resolución de conflicto, lo que dificulta sobremanera las pocas oportunidades de rescatarlos para un posible proceso de rehabilitación.

Lo que se puede afirmar es que las redes existentes de protección y seguridad de los niños, adolescentes y familias están fallando, abriendo espacios para las redes de opresión, explotación y violencia que así obtienen la materia prima de forma fácil para ampliar sus negocios violadores de derechos fundamentales y deshumanizantes.

Aunque las otras modalidades de violencia, como el abuso sexual intrafamiliar, tengan la misma gravedad y riesgos que la explotación sexual comercial, esta última contiene factores adicionales de extrema importancia en virtud de que se establece mediante relaciones de mercado y de trabajo y opera mediante redes mundiales.

Por tanto, el aislamiento social, la pérdida de control, el abuso de drogas y alcohol, la baja escolaridad y el desempleo, entre otros, constituyen factores vulnerables a la proliferación de la corrupcción, de la impunidad, de la anuencia de las autoridades y, consecuentemente, a la expansión de las redes nacionales e internacionales de explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes.

Por tanto, el aislamiento social, la pérdida de control, el abuso de drogas y alcohol, la baja escolaridad y el desempleo, entre otros, constituyen factores vulnerables a la proliferación de la corrupción, de la impunidad, de la anuencia de las autoridades y, consecuentemente, a la expansión de las redes nacionales e internacionales de explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes.

Huyen de la esclavitud sexual en Guatemala.

1.- Relato

Este es un de tantos casos que ocurren en un estro país, esta es la trágica historia de dos jovencitas obligada a prostituirse por una proxeneta que fueron sometidas, cuatro meses de explotación sexual, de maltrato sicológicos y amenazas de muerte vivieron en un prostíbulo de Guatemala, dos Nicaragüense que llegaron a ese país, con ayuda de una mujer de origen Salvadoreño, a quien identificaron únicamente como PAULA, quien la llevo con engaños a ese país.

Con PAULA se comunicaron por primera vez a finales del año pasado y les ofreció trabajo en Guatemala, con buen salario, comodidades y buen alojamiento, que despertaron muchas ilusiones en ambas muchachas, pero que en poco tiempo se les desvanecieron, pues en virtud de lo convenido, las llevo a un centro de prostitución conocido como Bar California, donde las utilizaron como mercancía sexual y las obligaron a laborar hasta altas horas de la noche, recibiendo a cambio maltrato y amenazas de muerte.

Una de las afectadas, la que llamaremos Sandra, de 28 años, explico que el Bar California esta ubicado en el barrio Milagros, de el municipio de Chiquimulía, en el departamento de Santa Rosa.

Sandra y una amiga, partieron hacia Guatemala en Febrero de este año, si estar claras del lugar donde trabajarían, decidieron aceptar porque pensaron resolver de esa manera sus problema económicos.

"Cuando llegamos allá y nos llevaron al Bar California, supimos inmediatamente del tipo de negocios que ofrecía. Aunque no nos gusto para nada, decidimos quedarnos por que la señora nos ofreció buena paga. Pero todo fue una mentira porque a pesar que nos esforzábamos por sastifacer mayor cantidad de clientes, a veces asta veinte en el día, nunca nos dio un centavo y todo se lo quedaba ella. Siempre decía que nadie le podía decir nada y nos maltrataba, nos amenazaba de muerte y si por alguna enfermedad nosotras podíamos acostarnos con algún hombre, nos multaba con 500 quetzales y a la fuerza hacia que tuviéramos relaciones sexuales", nos relato la joven.

Bajo vigilancia permanente.

Las perjudicadas relataron que duran te el tiempo que permanecieron en ese prostíbulo, estuvieron siempre bajo la vigilancia de personas controladas por la dueña del prostíbulo, y cuando alguien lograba salir de ese lugar era perseguidos por la misma dueña. "A algunas las matan y luego le echan la culpa a la maras. A otras las golpean y dejan mal muertas", dijo Sandra con evidente nerviosismo.

Según ella, en el barrio Milagros hay alrededor de siete centros de prostitución, entre ellos El Gato Negro y El Garibaldi, donde igualmente esclavizan y explotan sexualmente a las mujeres.

Pero a pesar de todas las adversidades, las dos muchachas un día lograron convencer a su proxeneta y regresaron a Nicaragua el 24 de Mayo. Le dijeron que vendría a buscar más jovencitas para que trabajaran en el negocio y que aprovecharían la gira para encontrarse con sus familiares. "ella nos encargo solo muchachas de 18 años y preferiblemente negritas o costeñitas. No importa la cantidad, traigan las que puedan".

Antes de dejarlas salir, les dijo que ella misma se encargaría de venir a traer y que no intentaran engañarla por que ella por que ella es una persona muy mala, con muchos contactos en Nicaragua y con capacidad económica para mandarlas a matar cuando ella así lo decidiera.

Por esa razón las jóvenes dijeron sentirse temerosas, y describieron a la dueña del negocio como una mujer de unos 38 años, de tez blanca, ojos amarillos, cabello teñido y de mediana estatura.

Temen ser asesinadas.

El caso fue denunciado en la policía del Distrito Dos, pero la angustia de ambas mujeres sigue igual, por que a pesar de haber enterado a las autoridades de es este hecho, se sienten desprotegidas y con miedo que PAULA aparezca en cualquier momento y al enterarse del engaño, cumpla su amenazas de muerte.

Violencia en la casa y en la calle

• Más del 70% de la niñez y adolescencia trabajadora ha sufrido en carne propia el flagelo del castigo físico y verbal

• Niña jinotegana brinda testimonio y dice: "Si mi mamá lee esto, me mata"

2.- Relato

"Si mi mamá lee esto, me mata", dice la niña a quien llamaremos Gloria. Tiene 11 años, vive en Jinotega y es victima de abuso físico y sicológico por parte de su progenitora. Una problemática social que afecta a más del 70 por ciento de la niñez y adolescencia trabajadora de Nicaragua.

A pesar de su corta edad, Gloria se levanta a las cinco de la mañaña a preparale el café a su hermano mayor, porque él es quien trabaja. También se levanta a alimentar a la hija de su hermana cuando está llorando y le prepara la pacha con leche. Luego sigue con el resto de quehaceres de la casa.

" Yo lavo ropa, arreglo las camas, jalo agua, chineo a la niña… A veces no me da tiempo de bañarme..."

" Yo lavo ropa, arreglo las camas, jalo agua, chineo a la niña… A veces no me da tiempo de bañarme. Mi mamá me pone a lavar un poco de trastes (un montòn) que hasta me duele la cabeza", relata la pequeña.

Sin embargo, no se lo reconocen. Al contrario. "Mi mamà me pega cuando no he jalado agua o no le he puesto el cloro. Ella se pone arrecha y dice que no hago nada, que soy haragana. Por eso a veces no quiero agarrar la comida que me da", refiere.

Una vez que termina los oficios domésticos, la pequeña Gloria se tiene que trasladar rápidamente al mercado, donde jala unos "baldones" de agua, lava un perol de maíz y lo lleva a moler. Si no hay energía eléctrica por esa zona, ella tiene que caminar hasta el "Jocote", un barrio distante de Jinotega donde hay molino.

Al caer la tarde, sale a las calles a vender tortillas, enchiladas o elotes con sus hermanos. Si las ventas están malas y no llevan suficiente dinero a casa, entonces la mamá la castiga físicamente.

Madre no le creyó

Gloria vive con su madre, cinco hermanos y el padrastro. Este ùltimo, precisamente, abusó sexualmernte de la pequeña de 11 años.

"Dijo que me dejara o sino me hiva a matar… Mi mamá no estaba y comenzó a tocarme y tocarme y meter sus dedos. Después se hacía el que no había hecho nada", relata la niña jinotegana.

Gloria comprendió la dimensión del abuso cuando empezó a asistir al Club Infantil, afiliado al movimiento NATRAS y recibir ahí charlas sobre violencia y abuso. Se propuso denunciarlo y lo hizo.

"Le conté a mi mamá, pero no me creyó. Dijo que mi padrastro no pudo haberme hecho eso. Él se le puso de rodillas y juró por Dios. Mi mamá hasta durmió con él esa noche", refiere. "A mi hermana también le hacía lo mismo. Ella le contó y mi mamá no le creyó tampoco".

Para colmo de males, también las maltrataba físicamente. "Mi padrastro nos pega por todo. Nos manda a hacer mandado y si no queremos ir, nos golpea. Yo me sentía mal, porque mi mamá en lugar de reclamar, se ponía a reír".

Hogar, amargo hogar….

La violencia física, verbal, sicológica o sexual en el seno familiar, afecta a más de la mitad de la niñez y adolescencia trabajadora en Nicaragua, de acuerdo a los resultados de una investigación realizada por la Federación Coordinadora Nicaragüense de ONG´s que trabajan con la Niñez y la Adolescencia (CODENI).

La investigación se llevó a cabo entre un universo de 173 niños, niñas y adolescentes trabajadores, comprendidos entre los 6 y 18 años, del Pacífico y Norte del país.

Otro ejemplo manifiesto de la violencia que se vive en las familias son las frases que utilizan familiares para con las niñas, niños y adolescentes trabajadores.

Violencia verbal y sicológica (Número de casos y porcentajes de población investigada por frases violenta vividas)

Cuál de estas frases utilizan en tu casa

Frec.

%

Mejor no te hubiera parido

29

16.8

Sos inútil

12

6.9

No servís para nada

17

9.8

Sos vago/a

14

8.1

Sos marica, los hombres no lloran

7

4.0

Sos ganchona

6

3.5

Sos haragán/a

14

8.1

Yo me vivo sacrificando por ustedes

8

4.6

No se utilizan

12

6.9

No contesta

54

31.2

Total

173

100.0

" En forma sobresaliente aparece la negación de la maternidad por parte de las madres de familia", "Mejor no te hubiera parido" (16.8%), "Sos inútil, no servís para nada, haragán" (24.8%). También les van dando un mandato de vida como: "Sos vago, marica, ganchona", al 15.6% de las y los entrevistados.

Víctimas en las calles

La más común es la violencia que sufren cuando los o las asaltan, para robarles lo que se han ganado (33.7%). Le sigue el maltrato que reciben por parte de adultos, las amenazas propias del tráfico en las calles y accidentes. Incluso, 4.6% de ellos y ellas recoce que han estado en extremo peligro, al ser víctimas o testigos de violaciones sexuales y de asesinatos.

Entre otros resultados de la investigación, llama poderosamente la atención el hecho de que 32.4% de estas niñas, niños y adolescentes, duermen fuera de su casa, principalmente por necesidad de trabajar y debido a las "malas relaciones" en el seno familiar.

Por tanto, "la primera situación de violencia que enfrenta la tercera parte de la población por tener que trabajar o por la violencia misma intrafamiliar, es dormir

fuera de su casa".

Violencia admitida (Número de casos y porcentajes de población investigada por frases violentas vividas)

Situación

Frec.

%

Cuando me roban

29

33.7

El tráfico en la calle

9

10.4

Andar de noche y dormir en la calle

8

9.3

Maltrato

17

19.7

Violaciones

2

2.3

Trabajar en la calle

7

8.1

Desastres naturales

2

2.3

Enfermedades

1

1.1

Trabajo peligroso

1

1.1

La casa se estaba cayendo

2

2.3

Accidentes

5

5.8

Descuido de familiares

1

1.1

Asesinato

2

2.3

Padres no ven la gravedad.

Los autores de la investigación de la CODENI, entrevistaron a su vez a 65 jefes de hogar —90 por ciento de ellos varones— con el propósito de comparar los hallazgos, confirmándose que en general le atribuyen al castigo un sentido pedagógico.

De acuerdo a los resultados, el 61.5% reconoce que castiga físicamente a sus hijos o hijas, supuestamente sólo "cuando no le hacen caso". Un 15.4% dice que les llama la atención y 12.3% que habla con ellas/os y los aconseja.

A su vez, el 23.1% de los jefes de hogar reconoce que las niñas, niños y adolescentes de su grupo familiar no ha llegado a dormir a su casa sin causa justificada, atribuyéndolo a "andar de vago y a malas compañías". En ningún caso se reconoce que es debido a las situaciones de violencia intrafamiliar o de las que son objeto ellas y ellos en la familia, indican.

Finalmente, el 53% de los jefes de hogar reconoce que sus hijos o hijas han vivido una situación de peligro.

CONCLUSIONES.

  1. En Nicaragua, de acuerdo al estudio titulado "Abuso sexual infantil: Incidencia y características", hecho público el año pasado por el ONG Dos Generaciones, la cuarta parte de los abusadores sexuales son los padres de familia o los padrastros, dos figuras de autoridad en el hogar, de quien se supone debemos esperar amor, respeto, valores humanos. Sin embargo, lamentablemente no es así.
  2. Una reflexión final: es importante que la Sociedad tome conciencia, que nos unamos en esta lucha titánica, en la que no solamente nos debemos enfrentar a los agresores directos de nuestros niños y niñas, sino que también a factores estructurales como el machismo, el adultismo, el tráfico de influencias y la corrupción a todos los niveles.
  3. Deseamos hacer públicos nuestros agradecimientos a UNICEF por su generosa colaboración para realizar este trabajo así como por sus valiosas sugerencias y críticas para mejorar su presentación.

A todo el equipo de la Fundación Remar, por sus aportes, comentarios y por su permanente disposición para facilitarnos su tiempo y sus conocimientos, a fin de llevar a término la sistes que en gran medida, es fruto de su propio trabajo cotidiano.

 

Erick A. Mejía Andino

MATERIA: Estudios Sociales

CENTRO PREVENTIVO "RODOLFO RODRIGUEZ A."

QUINCHO BARILETE.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda