Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El Frente Nacional en Colombia

Enviado por natysalinas



  1. Concepto de comunicación
  2. Desarrollo del trabajo
  1. No es fácil hablar de un concepto de comunicación en el período del Frente Nacional ya que no existe ningún tipo de referencia que oriente a cerca de esto.

    Los medios de comunicación de la época no tienen nada de particular, ya que era muy normal ver el sesgo que existía en cada uno de ellos. Su ideología partidista respondía al gobierno de turno y al pacto de "hacerse pasito" entre ellos que no pudo haber permitido una fiscalización real de los periodistas que vivieron el período (1958-1974). Si hubo veeduría de los medios, pudo haber existido en los de naturaleza independiente.

    En mi opinión, el concepto de comunicación que primó en el ciclo del Frente Nacional fue marcadamente político. La ausencia del discurso político real y de las funciones de los partidos como opositores y fiscalizadores de las políticas de Estado, hace que el respeto por la política como actividad real se pierda por parte de los ciudadanos comunes y corrientes. La política tradicional se convierte en el imperativo, logrando que los dos partidos "reales" sean los dueños del Estado y se repartan los cargos y los frutos de su trabajo.

    La expresión se convierte en colores azul o rojo, y la que no lo sea no existe; debe concentrarse en el fuero interno.

    El afán de recuperar el control de la sociedad y la nación hace que el país se convierta en un matrimonio de partidos, cimentado en la reforma constitucional de 1957, que marca la forma de hacer comunicación y de emitir la información.

    La propaganda política se convierte en una compra de votos para lograr clientes que voten por los candidatos, todo gracias al abstencionismo electoral.

    A raíz del inicio del Frente Nacional, Colombia busca venderse como el país y la sociedad ideal, que desarrolla casi completamente una estabilidad política; esto en comparación con lo que sucedía anteriormente, cuando si un conservador se atrevía a hablar con un liberal era excomulgado por serle infiel a su doctrina.

    Es muy importante hablar del manejo de imagen que se hizo entre partidos. Cuando se firmó el pacto, el dirigente liberal y su homólogo del partido conservador aparecieron, de la noche a la mañana como los mejores amigos y los mejores cristianos por haber dejado atrás los pasados rencores, pero el que realmente se desangró fue el pueblo. Por más que hubiera existido un pacto de no agresión entre dirigentes y políticos de uno y otro partido, quienes fueron inducidos a la guerra que desató el período de la violencia no firmaron un pacto, habían sido las verdaderas víctimas y los rencores seguían existiendo. Por este motivo no es raro ver cómo los ancianos y las personas a las cuales les tocó vivir la violencia llaman a los conservadores "godos", y siguen guiándose por los colores para elegir a sus representantes. Todo fue imagen.

    No hubo una comunicación real, y eso se refleja en todas las consecuencias que este período trajo para la vida política y democrática de nuestro país; pues en la comunicación hay una regla y es que, para que exista comunicación debe haber confianza y credibilidad entre los interlocutores

  2. CONCEPTO DE COMUNICACIÓN
    1. Para hablar de la historia del Frente Nacional, es necesario dirigirse diez años más atrás, y llegar hasta la época denominada la "Violencia", la cual comenzó en 1948 y originó una gran ruptura entre los tejidos políticos y sociales del país.

      Después del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, los conservadores buscan disuadir a los adeptos del partido liberal, ya que como mayoría, podrían llegar a ganar la elecciones y controlar el poder. No logran la persuasión de los liberales, y entonces deciden aniquilarlos físicamente usando la violencia, para así lograr convertir al partido conservador en un partido de mayorías.

      Este período de la violencia, desconocido en el exterior deja después de una larga guerra civil en la que no mueren los políticos ni sus familias, sino sólo el pueblo, aproximadamente 350.000 muertos.

      Después de derrocar la dictadura del Rojas Pinilla en 1957, una junta militar toma el mando del país, y se produce un acuerdo entre los dirigentes de los partidos para lograr que el país se conduzca a través de la democracia representativa.

      Para esto se reunieron Laureano Gómez, jefe del partido conservador, y Alberto Lleras Camargo, jefe del liberal, y convinieron un acuerdo que permitiera garantizar la estabilidad de los partidos, sin temor a no acceder a cargos públicos o a ser derrocados por un golpe de Estado.

      Así se crea el pacto llamado el "Frente Nacional", fenómeno único en el mundo, creado para que durara veinte años, pero que en sentido estricto duró 16 años (1958-1974), y que fue concebido como un pacto de no agresión entre los partidos, además de asegurar la paridad en los puestos del Estado. El principio firmado por los dos dirigentes de los partidos tenía como premisa: "Sentar las bases para una política conjunta de los partidos, encaminada a terminar con la dictadura y devolver al país al pleno imperio de las instituciones", además se buscaba recuperar la conducción de la sociedad civil.

      En el proceso del Frente Nacional se da un fortalecimiento de la rama ejecutiva, disminuyendo así las atribuciones del Congreso y de los entes judiciales, privilegiando la opción de la coerción y de la represión para lograr el orden, todo representado en los militares.

      Los presidentes que se repartieron el poder en el período del Frente Nacional fueron: Alberto Lleras Camargo (1958-1962), Guillermo León Valencia (1962-1966), Carlos Lleras Restrepo (1966-1970) y Misael Pastrana Borrero (1970-1974); entre 1974 y 1982 dos liberales fueron jefes de Estado (Alfonso López Michelsen y Julio César Turbay Ayala), pero se mantuvo la paridad de cargos en las instituciones judiciales, políticas y administrativa.

    2. RESEÑA HISTÓRICA.
    3. CONTEXTO.
  3. DESARROLLO DEL TRABAJO

Mientras que el período conocido como la "Violencia" favoreció un gran retroceso en la representación de la efectividad del Estado, se considera que, además de las implicaciones que un sistema como el Frente Nacional trajo consigo, existieron varios movimientos y varias situaciones paralelas a este ciclo que contribuyeron con su desarrollo, tanto positiva como negativamente.

Este "pacto de no agresión" hecho por los partidos más importantes y representativos de nuestro país, si no los únicos, acarreó, como lo dicen las politólogas Ana María Bejarano y Renata Segura Bonett, un derrumbe parcial del la figura del Estado, por su falta de presencia en muchos lugares, así como de autoridad. Así, se crean grupos guerrilleros que crecen en los campos y movimientos de protesta social que ven totalmente lejos sus intereses de los que promulga el Estado.

Comienzan las sucesivas reformas administrativas y constitucionales; la utilización del erario público para ganar clientela frente a la apatía del electorado, que fue la más grande en toda la historia del país, alcanzando el 70%.

Aparece la ANAPO (Alianza Nacional Popular) que se concibe como una amenaza populista a la paridad de los partidos políticos (1970-1974). Además, se revelan una gran cantidad de liberarles y forman un movimiento disidente que, junto con la ANAPO, trataron de crear oposición al régimen, el MRL (Movimiento Revolucionario Liberal), en el cual participaron los antiguos militantes de la izquierda, del movimiento estudiantil, del sindicalismo colombiano y de las organizaciones agrarias.

Estos dos movimientos no duraron mucho tiempo ni tuvieron la oportunidad de hacerlo, ya que en el ciclo del Frente Nacional todo movimiento o pensamiento que fuera contrario al sistema era censurado y no existía. Así, el MRL se integró al liberalismo oficial.

El Frente Nacional propició, además, una gran crisis en la universidad pública, ya que se comenzó a norte- americanizar la Universidad nacional, creó sublevaciones de los estudiantes, que habían sido claves en el derrocamiento del dictador Rojas Pinillas, y que a partir del comienzo del Frente, llegaron a ser tratados como subversivos.

Los movimientos reivindicatorios obreros fueron excluidos por el "sectarismo clasista", ya que fueron considerados enemigos del proceso.

Así el Estado y los partidos tradicionales ampliaron las exclusiones políticas, sociales y de expresión, pero, así mismo, estos sectores discriminados se auto- excluyeron y se separaron de la política tradicional.

Lejos de la vida política estaban los nuevos escritores, contemporáneos al movimiento, que buscaron generar una narrativa joven y diferente en las ópticas y en los medios expresivos, frente a los otros escritores, más antiguos, como Gabriel García Márquez y Manuel Mejía Vallejo, entre otros.

Esos escritores con nombres como Isaías Peña Gutiérrez, Roberto burgos, Germán Santamaría, Hugo y Roberto Ruiz, Enrique Posada, Policarpo Varón, Arturo Álape, entre muchos más, y que extrañamente no figuran dentro de la historia oficial de nuestro país y de sus movimientos literarios, usaron lenguajes atemperados heredados por Juan Rulfo con los que, según Peña Gutiérrez, "se adentraron en las dimensiones invisibles de la Violencia", época que les tocó vivir, y frente a la que relacionaron el pacto del Frente.

La época de la "Violencia" trajo consigo una cultura de la que nacieron leyendas, fantasmas, modos de pensar y de vivir, los cuales se reflejaron en la literatura.

Dentro del desarrollo de la literatura pesó el hacho de que, en todo el período del Frente Nacional, el país se hubiera mantenido en estado de sitio, figura política que, además de reprimir y entorpecer el desarrollo normal del país, reprimió las formas de expresión, asunto que no les permitió a los literatos de esta época ser más francos, sinceros y críticos.

Por el contrario de la narrativa, la poesía esquivó los temas sociales y de coyuntura; y de la violencia vivida después de 1958 sólo quedan coplas de campesinos que tuvieron que soportarla en carne propia.

El Nadaísmo, movimiento surgido en 1958, buscaba provocar a la burguesía de la época, rebelándose en sus cuentos y poemas frente a las creencias religiosas, políticas y culturales de la época, venidas todas de una tradición. La esencia del movimiento la explicó uno de sus integrantes, Jotamario: "El nadaísmo nació en medio de una sociedad que, si no había muerto, apestaba. Apestaba a cacuchas de regimiento, apestaba a sotanas sacrílegas, apestaba a factorías que lanzaban por sus chimeneas el alma de sus obreros, apestaba al pésimo aliento de sus discursos, apestaba a incienso de sus alabanzas pagadas, apestaba a las más sucias maquinaciones políticas, apestaba a cultura de universidad, apestaba a literatura rosa, apestaba a jardín infantil, apestaba a genocidios, apestaba a miserias, apestaba a torturas, apestaba a explosiones, apestaba a pactos".

Frente a estos hechos que marcaron a los diferentes escritores, la poesía y la literatura de los años setenta, fueron marcadamente apolíticas y apartidistas, todo esto, frente a la ilegitimación de estas figuras.

Aunque la violencia después del 58 no fue de partidos, se comenzó una lucha entre los militares y los grupos guerrilleros, asunto que generó aún más desplazamiento del campo a la ciudad, e impulsó el crecimiento de los cordones de miseria y de los barrios marginales en las grandes ciudades, asunto que aún sigue siendo un flagelo de descomposición social en nuestras ciudades hoy en día.

Como conclusión a este apartado, y frente al contexto del país en ese entonces, el pacto del Frente Nacional buscó menguar la confrontación que había existido entre políticos tradicionales azules o rojos, y lo logró; pero abrió aún más la grieta social, lo cual produjo nuevas enemistades.

2.3 ANÁLISIS.

Las implicaciones que le trajo el Frente Nacional a la vida cotidiana y política de los colombianos, además del abstencionismo electoral que generó la competencia interpartidista por la repartición del poder y del control social, la ilegitimación de la política y de las instituciones estatales cooperó para que, como pasa ahora, comenzara a implantarse un sistema ciudadano de apatía hacia la política, además de la ineficacia de la democracia.

El Frente Nacional ha sido considerado como el "lunar negro" de la historia de Colombia, ya que por su proceso de crecimiento clientelista, los entes representativos del Estado como lo son el Congreso, el Concejo y las Asambleas, se convirtieron en el escenario ideal para el crecimiento de la corrupción. A esto contribuyó también el hecho de que todo el protagonismo se lo hubiera llevado el Ejecutivo, y que no hubiera permitido que el Congreso y los otros entes representativos cumplieran con su papel; además de la real inhabilidad de hacerlo, porque en un matrimonio bipartidista no podría haber existido en realidad algún tipo de oposición. Así, la incredulidad de la sociedad colombiana en el Estado y en la política se convirtió en una constante.

El Congreso y los demás entes de la rama legislativa no fueron los únicos que sufrieron el "autoritarismo" generado por el Frente Nacional; la rama judicial fue un espacio de la vida gubernamental que no tuvo una responsabilidad real frente a todas las funciones que debería cumplir en una democracia , por lo cual el Estado no logra cumplir con su deber de proteger a los ciudadanos, y ellos lo notan.

El Frente Nacional pone en un hilo a la política real del país, inclusive a la democracia, ya que por su sistema no permite la existencia de una oposición real, como ya lo había expuesto antes, logrando así que la vida política se convirtiera en una sala de visitas en la que no había espacio para la discusión de temas que realmente interesaran a la sociedad, y mucho menos, si eran intereses que convenían más al matrimonio entre partidos.

El Frente Nacional se convirtió además en una contradicción frente a la democracia de nuestro país, ya que "castró" la posibilidad de elegir un representante con el que los ciudadanos lograran identificar sus intereses; son precisamente los partidos políticos los que legitiman una democracia real por la efectividad de los ideales en los que está cimentado para lograr hacerle una oposición leal a los políticos de turno.

Es muy obvio que, además del problema que causó el Frente, como Colombia no tiene un proyecto de nación, cada representante puede llegar a hacer cosas que pueden no ser muy adecuadas al contexto de nuestro país, y como no existe un proceso, esos planes pueden cambiarse y crear en nuestra sociedad, en la economía y en la política, un gran traumatismo. Eso es lo que ha venido pasando desde que se concibe nuestro país, ya que en su inicio, desde la guerra de independencia, el proyecto fue económico (tabaco y café).

¿Acaso fue por el Frente Nacional que comenzó la crisis de los partidos políticos en Colombia?. La pregunta puede sonar estúpida y la respuesta obvia, pero el problema que quiero plantear va más allá. Actualmente en Colombia existen 78 "partidos políticos" legales, y cada año en las elecciones se postulan a concejales, congresistas y hasta a presidentes, extraños y folclóricos personajes que, en vez de generar más opciones de elección, generan en muchos ciudadanos cada vez más apatía frente a la política y frente a sus deberes de esta naturaleza, todo por la falta de seriedad.

Yo no digo que el hecho de que haya candidatos de movimientos políticos diferentes al liberal y al conservador quiere decir que no hay seriedad política, y que los políticos independientes no tienen derecho a hacer una carrera en el Estado, pues estaría convirtiéndome en adepto del fenómeno del Frente Nacional; en mi opinión el hecho de que existan tantos movimientos que, como debe ser en un partido real, no tienen ni un proyecto histórico, ni un proyecto político, ni un proyecto económico, deslegitima aún más la vida de ciudadano, necesaria para que exista un proyecto de Estado- Nación que se convierta en un proceso real.

¿Con el Frente Nacional se acabó el discurso político?

Me queda una inquietud: ¿fue acaso el Frente Nacional el que situación la política en un negocio de clientelismo?, porque si fue este fenómeno el responsable de esta situación podríamos concluir que gracias a él aparecen en vísperas de las elecciones candidatos, que más que políticos, se convierten en humoristas y payasos de los habitantes de nuestro país, que sólo ven en la carrera política, un negocio.

4. BIBLIOGRAFÍA.

  • Enciclopedia Microsoft® Encarta® 2002. © 1993-2001 Microsoft Corporation.
  • PEÑA, Isaías. "La literatura del Frente Nacional". Revista Mosaico2, Bogotá. Vol. 1 #1. Sept – dic 1984.
  • BEJARANO, Ana María y SEGURA, Renata. "El fortalecimiento selectivo del Estado durante el Frente Nacional". Controversia. #169. Noviembre 1996.
  • ARCILA, Mauricio. "El Frente Nacional: una historia de enemistad social". Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura. # 24. 1997.
  • El Tiempo, Bogotá. 6 de agosto de 1978.

 

POR

NATALIA HERNÁNDEZ ZULUAGA

MEDELLÍN, COLOMBIA

UNIVERSIDAD PONTIFICIA BOLIVARIANA

FACULTAD DE COMUNICACIÓN SOCIAL


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda