Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La legitimidad como factor determinante en la gobernabilidad de un Estado

Enviado por iure



  1. Conceptualización de la Legitimidad
  2. Legitimidad – ilegitimidad
  3. La estabilidad política
  4. Los "casos límite"
  5. Gobernabilidad, su concepto
  6. Conclusión

Introducción.

El término legitimidad tiene matices sociológicos, proviene del reconocimiento que el electorado haga de sus gobernantes. Dicho reconocimiento se basa en el convencimiento pleno de que el cargo que desempeñan está acorde con una decisión tomada de manera democrática; La importancia de las elecciones en este rubro es la representatividad ideológica de los votantes en el aparato rector del Estado.

La sociología ha desempeñado un importante trabajo en los estudios politológicos y le ha dado un punto de partida a conceptos político – legales, en este caso nos referiremos al de Gobernabilidad, sin menoscabo de la utilización de otros que en el desarrollo del presente se utilicen.

La antítesis de la gobernabilidad, la ingobernabilidad la estudiaremos como una consecuencia de los bajos índices de legitimidad en el contexto de los regímenes democráticos.

Conceptualización de la Legitimidad.

Entendemos por legitimidad la creencia en la validez de un determinado orden político, que se vincula con la garantía del cumplimiento del ejercicio de dominación.

Para Jean – Francois Prud ´Homme la legitimidad de las instancias democráticas depende en gran medida de la capacidad de participación política de su ciudadanía, sin embargo dicha participación sólo se conocerá cuando exista una verdadera confianza de la validez de los procesos electorales; Garzón Valdéz citando a Luhmann considera que la legitimación es un proceso de reestructuración de las expectativas mediante procesos fácticos de comunicación, lo cual nos lleva a pensar que, la legitimidad es la condición mediante la cual la ciudadanía siente que sus expectativas serán manifiestas mediante los candidatos que ha elegido para que le represente.

Hablamos pues, de una condición de justificación moral de un sistema englobada en fundamentos iusnaturalistas que buscan el consenso de opiniones que ayude a cumplir con los proyectos socio – políticos establecidos.

La legitimidad como tal, ayuda a crear en el animus de las personas la idea de que sus gobernantes lo son debido a su apoyo, y esto lo manifiestan en el cumplimiento de las disposiciones legales.

Legitimidad – ilegitimidad.

Cuando la legitimidad se encuentra en sentido negativo, es decir, que exista carencia, nos encontramos frente al concepto de ilegitimidad. Muchos de los analistas no aceptan este término, y han preferido llamarles "Casos límite".

Respecto del punto de vista interno del sistema, existen tres principales tipos de casos límite que merecen ser conocidos para su análisis.

  1. Aquellos que resultan de contradicciones internas de la regla de reconocimiento
  2. Los que derivan de su incapacidad para dar solución a los problemas que surgen dentro de ámbito de su vigencia
  3. Aquellos que, no obstante su gravedad, son solucionables a través de la regla de conocimiento

Como podemos observar, la legitimidad y la ilegitimidad provienen de diversos factores, la mayoría de ellos de carácter subjetivo. Considero pertinente hacer una nota aclaratoria en este momento: Legitimidad, credibilidad y confianza no son sinónimas. La credibilidad y confianza son factores que inciden en el grado de legitimidad. Si así lo pensáramos, caeríamos en errores de apreciación, el evaluar la legitimidad de un sistema sólo por un aspecto particular. La relación entre ellas depende de las características y fundamentos en los que asienta el sistema su validez. La subordinación de algunos aspectos de la vida política de un Estado a otros, puede ayudar a que la ausencia de confianza no sea relevante para su sostenimiento.

Incluso podemos establecer que un problema de credibilidad y/o confianza cargue con un grado de beneficio. Sin embargo para un estudio detallado de un sistema político, ambas, credibilidad y confianza, se convierten en indicadores para medirla.

Sin embargo, ese estudio tendría que abarcar la mayor cantidad posible de aspectos, no sólo los electorales como la inmensa mayoría piensa, sino su política interior y exterior, que le darán un panorama amplio para someter a evaluación.

Pongamos un caso: Posterior a la crisis económica que se vivió en México de 1995 a la fecha, se intentó culpar al anterior Presidente Constitucional, y aunado a los problemas de fraude electoral que se habían denunciado, se consideró que se vivía una crisis de legitimidad, sin embargo debemos tener en cuenta que existieron una serie de factores que convirtieron a este, hoy odiado personaje, en el presidente mejor preparado como estadista

  1. Tenía una amplia capacitación que reflejó en su gestión.
  2. En su periodo gubernamental fue que entramos a la globalización al firmar los tratados de comercio con los Estos Unidos de Norteamérica y Canadá.
  3. Fue un líder carismático que proyectó seguridad en sus decisiones.

Es importante destacar la enseñanza de este ejemplo. Si somos capaces de ser objetivos, la tan publicada "crisis de legitimidad" nunca existió pues contaba con el apoyo de la mayoría de los mexicanos.

Como podemos observar, es muy difícil que lleguemos a encontrarnos frente a una crisis de legitimidad. Tendría que reunirse una serie de características tales como:

  1. Elecciones donde el resultado sea visiblemente fraudulento y comprobado.
  2. Una política, tanto interior como exterior, ajena al beneficio de los ciudadanos.
  3. La imposición de creencias y valores ajenos a la realidad social.
  4. Sistemas de castigo a la oposición.
  5. Suicidio moral y corrupción del régimen.

La estabilidad política.

Al hablar de estabilidad nos referimos a un concepto de naturaleza descriptiva, medible por datos empíricos. Podemos decir entonces, que un sistema político es estable si en determinadas circunstancias tiene la tendencia o disposición a reaccionar en forma tal que logra mantener su identidad.

Existen condiciones que determinan la identidad de un Estado. Hablamos de los tipos de regla: primarias y secundarias. Las primariasson llamadas también de obligación, y las secundarias sirven para asegurar la identidad, dinamismo y eficiencia del sistema.

La estabilidad de un sistema político no depende única y necesariamente de la legitimidad. Depende de la capacidad de imposición de las normas además de las que ya habíamos mencionado con anterioridad.

Garzón nos proporciona cuadros referenciales donde estudia la relación entre la capacidad de imposición, la legitimidad y el punto de vista interno. Entendamos por "punto de vista interno" el que adoptan los miembros del sistema con respecto a la regla del conocimiento para identificar las reglas válidas de aquél, en que ven las razones aceptables para actuar.

Existen, respecto del punto de vista interno y la capacidad de imposición cuatro posibilidades:

Punto de Vista Interno

Capacidad de Imposición

+

+

+

-

-

+

-

-

Un segundo cuadro nos indica la relación existente entre el punto de vista interno, la capacidad de imposición y la legitimidad.

Punto de Vista Interno

Capacidad de imposición

Legitimidad

+

+

+

+

+

-

+

-

+

+

-

-

-

+

+

-

+

-

-

-

+

-

-

-

Y en un tercer cuadro vemos la relación existente entre la suma del punto de vista existente y la capacidad de imposición, con la legitimidad y la estabilidad.

Suma existente entre el punto de vista interno y capacidad de gestión

Legitimidad

Estabilidad

+

+

+

+

+

-

+

-

+

+

-

-

-

+

+

-

+

-

-

-

+

-

-

-

 Los "casos límite".

Con anterioridad mencionaba que la llamada crisis de representación ha sido sustituida por los llamados "Casos límite" que son aquellos que se mueven entre la explicación y la mutación de sus sistemas, es decir, aquellos que si bien no han llegado al emotivo concepto de inestabilidad, tienen una amplia posibilidad de acercarse a él, de no tomar las medidas pertinentes.

La gran mayoría de los casos límite, se encuentran en el supuesto de la crisis de legitimidad, que no es otra cosa sino el derrumbe en la estructura constitucional y en la capacidad de rendimiento del gobierno.

También se habla de otras crisis, de identidad, participación, penetración, distribución, entre otras, que ya de manera definitiva instan a clasificarlos ya como un Estado con problemas de ingobernabilidad.

En este sentido, dependiendo del grado de legitimidad observada, depende la estabilidad de los regímenes políticos, así, mientras una legitimidad plena nos conduce a un régimen estable, y una parcial a uno inestable, la ilegitimidad lo convierte en un régimen en crisis.

Ahora bien, la estabilidad política no depende sólo de la legitimidad de las instituciones, sino de la legitimidad personal de los gobernantes. Llegado el momento, la estabilidad es doblemente relativa, respecto de la duración de los elementos que la sostienen, y a su contexto.

La estabilidad política en los regímenes democráticos depende de lo ya anotado anteriormente, mientras que en otras épocas o regiones los cánones pueden ir hasta la represión de los sublevados. Por ejemplo, en la Nueva España la manera de conservar la estabilidad y el orden político fue la conquista religiosa, el castramiento de la ideología propia de los pueblos precolombinos, el encarcelamiento o muerte de los disidentes entre otras medidas propias de la monarquía absolutista.

Gobernabilidad, su concepto.

La gobernabilidad se trata de un concepto netamente politológico. Se dice que existe gobernabilidad en un Estado cuando éste puede cumplir sin objeciones sus proyectos y programas de gobierno.

Cuando un Estado se encuentra en crisis por mantenerse en la ilegitimidad o bien al ser inestable, la gobernabilidad de éste se encuentra en juego. En el primer caso, existirá el temor fundado de estallidos sociales que puedan poner fin a la paz que se debe mantener. En el segundo de los casos, es posible la existencia de revueltas o rebeliones que impidan directamente el establecimiento de un poder público temporal.

En México, la Independencia y la Revolución, fueron producto de la inconformidad, de la ilegitimidad de las instituciones que cargaban con el peso de sus creadores. Como este ejemplo podemos encontrar muchos otros.

Conclusión.

Considero pues, que en los regímenes democráticos, donde mediante el sufragio se elige a quien se considera más apto para desempeñar los cargos públicos, debe existir esa confianza del otorgante hacia sus candidatos.

Si la confianza electoral o post electoral se ve dañada, la legitimidad puede verse en serios problemas. Cuando ésta se rompe o se ve menoscabada, la estabilidad política sufre las consecuencias.

De la estabilidad política dependen los planes de gobierno. Un Estado en crisis no puede velar por los intereses de los habitantes, le importa solamente su subsistencia, así, la gobernabilidad que debiera existir se convierte en algo inexistente.

La ingobernabilidad sugiere caos, carencias y anarquía. Ningún país democrático que se aprecie de serlo quiere llegar a este punto.

Las soluciones son muy precisas. Debe revalorarse el papel del sufragio, del compromiso de los gobernantes y las instituciones con los ciudadanos, y primordialmente debe existir una conciencia histórica nacional que nos ayude a tomar decisiones correctas para el bien público temporal.

 

Odette Aguilera Barrios


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Politica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda