Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Modulo escritura

Enviado por asbel22



Partes: 1, 2

 

 

 INTRODUCCIÓN

El primer invento en la historia de la humanidad se considera que fue el PENSAMIENTO y el segundo la lectura y la escritura. Hace más de 3.500 años el pueblo sumerio inventó la forma de dejar en la memoria colectiva de monumentos, libros, papiros, bibliotecas, etc., el pensamiento y la herencia de sus grandes desarrollos. Fue la palabra en el tránsito del habla a la escritura lo que permitió semejante salto. De ahí en adelante estamos condenados a pensar a través del lenguaje y de forma muy sofisticada con el lenguaje humano: la lengua. Algunos estudiosos de la comunicación humana han llegado a la conclusión que se puede pensar sin lenguaje y aquí no sería el lugar a discutir si es cierto o no tal punto.

La palabra ese valioso instrumento que con el paso del tiempo se ha cargado de significado histórico a tal momento que hoy es necesario contextualizar los vocablos para precisar el pensamiento del comunicador. Es difícil encontrar palabras monosémicas como por ejemplo hotel o Dios, casi todas o todas las demás se prestan para muchas definiciones.

La palabra ese don especial que poseemos los humanos, esa herramienta casi de prestidigitación nos vuelve especiales dentro del reino animal. La utilizamos en la comunicación más rutinaria como el diálogo con función sencilla y de fácil acceso, hasta la poesía o el lenguaje de los esquizofrénicos donde la condensación del discurso alcanza el grado más elevado de codificación.

La comunicación cotidiana, el diálogo informal, las conferencias, los medios masivos, el intelectual, ahí está la palabra. No podemos escapar a ella definitivamente.

Los párrafos anteriores nos arrojan una gran necesidad: aprender el uso de la palabra. Ahora bien, es cierto que todos utilizamos la palabra, pero como intelectuales, como profesionales nos asiste el deber de utilizarla lo más correcta posible. El acto locutivo tiene niveles que van desde el hombre más inculto y bucólico hasta el académico. Para nosotros ni lo uno ni lo otro nos corresponde, diríamos que estamos en término medio. Cuando sabemos comunicar nuestras ideas ganamos en todo sentido. Fíjense que a partir de la claridad que se tenga de lo que vamos a hacer depende del éxito de los resultados de ese hacer.

Los niveles de uso del lenguaje, la comunicación, convergen en la expresión de las ideas, los pensamientos y es aquí donde los pensamientos se vuelven portadores de conocimiento. Digamos, entonces, que lo que comunicamos son ideas, pensamientos.

La escritura es como una arena de boxeo; a veces se gana la pelea antes del límite y otras dura hasta éste. Damos y damos vueltas y nada que se termina de pegar un buen golpe. Para sostenerse en la pelea hay que practicar mucho y estar en forma, si es que se está interesado en ganar. Hay ocasiones que queremos acertar en la redacción de un texto de primer intento. La vida intelectual es difícil porque en momentos inesperados se nos presentan situaciones que nos exigen producir discursos de momento y que no dan espera. ¡O lo hacemos o no lo hacemos, ahí está el problema!

El pueblo Sumerio, una civilización que existió antes de Cristo, realizó el segundo gran invento de la humanidad: la lectura y la escritura. A partir de ese momento el hombre dejó de recurrir sólo a la memoria, a la tradición oral y pudo guardar cúmulos de conocimientos cada vez mayor, hasta llegar al momento en que es imposible para un ser humano conocer todos los desarrollos científicos, inclusive en su campo de especialización. El libro, como dice Borges, se convierte en la única herramienta que es prolongación del pensamiento. El mundo antiguo es profuso en el desarrollo de formas de guardar conocimientos como las academias y las grandes bibliotecas, como la de Alejandría.

El hombre cuando lee no lee palabras como creímos durante largo tiempo, es imposible llevar palabras al cerebro; lo que hacemos es cambiar la realidad real en realidad simbólica y así si logramos almacenar las imágenes, los pensamientos y las categorías. Fijémonos en el caso del idioma Español sólo contiene nueve categorías gramaticales y con ellas generamos estructuras discursivas infinitas, infinitos discursos. Lo mismo sucede en todas las otras disciplinas del saber.

 

Para ver el gráfico seleccionar la opción "Bajar trabajo" del menú superior

 

DIAGRAMA: transformación de las palabras en imágenes mentales

 

La realidad que está viviendo el mundo en los actuales momentos es tal que no es posible sostenerse dignamente, si no aprendemos a leer comprensivamente y a escribir en forma inteligente. Dicho de otra manera: sólo es posible acceder al conocimiento a través de la lectura inteligente. Más del noventa por ciento de lo que leemos es basura proposicional y si esto es así, no podemos seguir con los métodos y formas de lectura y escritura que hemos practicado, son obsoletos; no porque no hayan servido sino porque no producen el mismo rendimiento intelectual que necesitamos.

Para ver el gráfico seleccionar la opción "Bajar trabajo" del menú superior

DIAGRAMA: Transformación de imágenes mentales en relato

La correlación que existe entre lectura y ortografía es tan íntima que un equipo de investigadores de la Universidad de Chile encabezados por Mabel Condemarín encontró 0.83 y 0.85 repectivamente. Lo anterior nos indica que el que no tiene ortografía no sabe leer.

 

Para ver el gráfico seleccionar la opción "Bajar trabajo" del menú superior

DIAGRAMA: Decodificar

La lectura se volvió una necesidad para cualquier persona que quiera progresar. No existe actividad humana que no exija el acto de leer. Debemos poner en práctica nuevas formas de lectura de alto rendimiento y para ello existen condiciones que la psicología cognitiva ha desarrollado. Aprehender las habilidades necesarias con la práctica permanente y consciente de los Instrumentos de Conocimiento: nociones, proposiciones, conceptos y categorías. A la par que practicar el uso consciente de las Operaciones Intelectuales que según el equipo de trabajo del Dr. Ruvens Feuerstein son veintiuna.

La psicología cognitiva viene planteando la imperiosa necesidad de ser más creativos, con mayor capacidad de abstracción en la actividad intelectual, ser candidatos para analistas simbólicos. La vía es una sola: trabajar conscientemente con el conjunto binario Operaciones Intelectuales e Instrumentos de Conocimiento. Los ejercicios que a continuación vamos a realizar priorizan el trabajo con proposiciones y conceptos. Será motivo de otras estrategias el trabajo con el resto de instrumentos, para que nos acerquemos a la realidad de ser mejores lectores cada día.

El acto lector deja de lado una serie de vocablos que se consideran no son importantes como los conectores y los cohesionantes, pero además de ellos, usamos una cantidad de palabrería que sobra y una buena lectura debe ir hacia la médula del conocimiento que el texto porta. A través de la lectura inteligente es posible hacerlo.

Las palabras se vuelven conceptos, y estos, categorías, y así acceder al lenguaje científico o de las disciplinas del conocimiento. Veamos lo que dice uno de los filósofos más importantes de este siglo sobre las palabras:

 

"Lo puro y lo común llegan a ser, por igual, algo dicho. La palabra en cuanto tal no ofrece jamás garantía alguna de resultar o palabra esencial o añagaza. Por el contrario: una palabra esencial ofrece frecuentemente en su simplicidad las apariencias de inesencial. Y otras veces lo que por acicalado da la impresión de esencial no pasa de ser ripio y repetición de cosas dichas. Y así tiene la Palabra que ponerse en una de esas apariencias que ella de sí misma crea, poniendo con ellos en peligro lo que le es más propio: el genuino decir.

¿En qué sentido, pues, cosa tan superlativamente peligrosa puede ser un "bien" para el Hombre?: La Palabra es posesión suya. Dispone de ella para departir y compartir experiencias, decisiones y sentimientos. La palabra sirve para entenderse. Y por ser instrumento eficaz para ello, la Palabra es un "bien". Sólo que la esencia de la Palabra no agota su virtud en eso de ser medio para entenderse. Al definirla así, no damos con su esencia, indicamos una secuela de su esencia.

La palabra no es tan sólo un instrumento que entre muchos otros y cual uno de ellos, posea el Hombre, la Palabra proporciona al Hombre la primera y capital garantía de poder mantenerse firme ante el público de los entes. Únicamente donde haya Palabra habrá Mundo, esto es: un ámbito, con radio variable, de decisiones y realizaciones, de actos y responsabilidades, y aún, de arbitrariedades, alborotos, caídas y extravíos. Solamente donde haya Mundo, habrá historia. La Palabra es un bien, en el sentido de primogénito de los bienes: lo cual significa que la palabra responde por, o que asegura que el Hombre pueda tener historia y ser histórico. No es la Palabra uno de esos instrumentos que están siempre al alcance de la mano; la Palabra es todo un acontecimiento histórico: el que dispone de la suprema posibilidad de que el hombre sea. Y es preciso que hayamos apresado esta esencia de la Palabra, para aprehender el campo de acción de la poesía, y con ello a la poesía misma en su verdad".

Martín Heidegger, 1989

La palabra del poeta es bella, es arte; la del científico es técnica, precisa. La nuestra debe ser justa y necesaria, para decir lo que tenemos que decir.

PROPÓSITOS

  • Retomar los conocimientos sintácticos adquiridos.
  • Hacer realidad la práctica de la escritura.
  • Crear el ambiente necesario para el uso de las técnicas de redacción.
  • Aprehender los contenidos mínimos sobre la presentación de trabajos por escrito.
  • Practicar la realización y características de cada una de las partes de un trabajo escrito.
  • Proporcionar los elementos metodológicos y cignitivos de un trabajo (informe) de investigación.
  • Conocer y realizar las partes de un trabajo, monografía y tesis de grado.
  • Practicar las formas de descripción en un escrito.
  • Conceptualizar las partes de un escrito de o para una investigación.
  • Observar y confrontar trabajos, monografías, tesis de grado e informes de investigación ya realizadas.

IDEAS PREVIAS

¿Qué es codificar?

¿Qué características tiene una introducción?

¿Por qué son importantes los nomencladores en un trabajo escrito?

¿Por qué son importantes las conclusiones de un trabajo escrito?

¿Qué papel desempeña la bibliografía?

 ¿Por qué sonimportantes las citas en un trabajo escrito?

Nombre cada una de las categorías gramaticales del idioma Español :

a.

b.

c.

d.

e.

f.

g.

h.

i.

¿Qué es la oración gramatical?

¿Cuáles son las características de la proposición?

 

CONTENIDOS

CLASE Nro.1

  1. Presentación del profesor y los alumnos.
  2. Lectura previa "El libro" (Jorge Luis Borges).
  3. Discusión de la lectura previa
  4. El acento:
  5. Definición, clases, ejercicios (Grillas).

CLASE Nro. 2

    1. Sustantivo, adjetivo, verbo, artículo, pronombre, adverbio, preposición, conjunción, interjección.
    2. Ejercicio (Párrafos y grillas).
    3. Ejercicios identificación de las categorías en textos.

    CLASE Nro.3

  1. Las categorías gramaticales:
    1. Sustantivo, adjetivo, verbo, artículo, pronombre, adverbio, preposición, conjunción, interjección.
    2. Ejercicio (Párrafos y grillas).
    3. Ejercicios identificación de las categorías en textos.

    CLASE Nro. 4

  2. Las categorías gramaticales:
    1. Definición
    2. Estilísitica descriptiva.
    3. Tipos de descripción: estática, topográfica, de un objeto, de persona, connotativas y denotativas.
    4. Técnicas de descripción.
    5. Ejercicios: (Estos ejercicios se realizarán a través de la escritura proposicional y tanto en el salón de clase como en espacios abiertos).
  3. LA DESCRIPCIÓN:

CLASE Nro.5

5.1 Los signos de puntuación

5.1.1 La coma (,)

  1. El punto y coma (;)
  2. 5.1,3 El guión (-)

  3. El paréntesis ( )
  4. Las comillas ("")
  5. Los dos puntos ( : )
  6. Los de admiración (¡ ¡)
  7. La interrogación (¿?)
  8. El punto (.)
  9. Ejercicios

5.2 Ejercicios.

CLASE Nro.6

  1. La concordancia
  2. Vicios del habla (o del lenguaje)
  3. Ejercicios

CLASE Nro.7

7.1 El párrafo

7.1.1 Estructura de un párrafo

7.1.2 Clases de párrafos:

  1. Párrafo de entrada
  2. Párrafo deductivo
  3. Párrafo inductivo
  4. Párrafo mixto

7.2 Ejercicios

CLASE Nro.8

8.1 Desarrollo de un escrito

8.1.1 El texto y su coherencia

8.1.2 Elementos de la radicación

8.2 Ejercicios

CLASE Nro.9

9.1 La escritura.

9.2 Apectos generales de la composición del discurso escrito.

9.3 Tipologías discursivas.

9.4 El ensayo (Diez pasos).

9.5 Ejercicios.

CLASE Nro.10

10.1 La escritura proposicional:

  1. proposición tesis
  2. proposiciones derivadas
  3. proposiciones argumentales
  4. proposiciones definitorias
  5. ejercicios

10.2 Ensayo proposicional

CLASE Nro.11

11.1 La escritura proposicional

11.1.1 Proposición Tesis

11.1.2 proposiciones derivadas

11.1.3 Proposiciones argumentales

11.1.4 Proposiciones difinitorias

11.1.5 Ejercicios

11.2 Ensayo proposicional

CLASE Nro.12

12.1 La escritura proposicional

  1. Proposición tesis
  2. Proposiciones derivadas
  3. Proposiciones argumentales
  4. Proposiciones definitorias
  5. ejercicios

12.2 Ensayo proposicional

CLASE Nro.13

13.1 Escritura proposicional

13.1.1 Proposiones tesis

13.1.2 proposiciones derivadas

13.1.3 proposiciones argumentales

13.1.4 proposiciones definitorias

  1. Ensayo proposicinal

CLASE Nro.14

14.1 Preparación de trabajos escritos

14.1.1 Preliminares

14.1.2 Texto o cuerpo del trabajo

  1. Introducción
  2. Capítulos
  3. Conclusiones
  1. Citas y notas de pié de página
  2. Materiales complementarios
  3. Bibliografía
  4. Muestra de referencias bibliográficas
  5. Nomencladores
  6. Presentación del trabajo
  7. Trabajo final
  8. Ejercicio (Dejar el tema de examen final, para presentarlo por escrito y con estructura categorial o un Ordenador de Ideas).
  9. Bibliografía

CLASE Nro.15

15.1 Elaboración de ensayos proposicionales

15.2 Asesoría en la elaboración del trabajo de presentación un trabajo por escrito de la Clase Nro.14

CLASE Nro.16

Entrega del trabajo de la clase Nro.14 que servirá como evaluación final

 

ACTIVIDADES

  1. Talleres dependiendo de cada tema tratado.
  2. Ejercicios de clase acordes con los temas tratados en y para la clase.

3. El área se reunirá cada 8 (ocho) días o 15 (quince) para gerenciar el desarrollo del programa o programas; las ayudas y aclaraciones necesarias; asesorías a los docentes.

 

METODOLOGÍA

El profesor es un mediador del proceso de conocimiento, entendiéndose que si el docente es cualificado cualifica a sus alumnos.

La clase magistral sigue siendo un instrumento valioso en pedagogía, pero aquí la intervención del docente debe ser preparando bien las clases y los temas a tratar.

El alumno será el artífice y responsable de sus conocimientos; obvio que mediado por el profesor, desarrollando los trabajos con estructura de orden categorial.

Los alumnos y profesores no somos ajenos al contexto que vivimos, lo que supone una actitud de compromiso. Nos obliga, particularmente como profesores de Humanidades, asumir una posición ética. Tenemos el imperativo de contribuir a la transformación educativa que genere un nuevo ethos cultural, esto es, una nueva cultura, una nueva mentalidad que supere el positivismo absoluto y que encuentre en la razón práctica la orientación, la responsabilidad de vivir, sentido de la vida, la sociedad y la historia.

La cátedra la concebimos como un medio para alcanzar los objetivos propuestos, implementando la capacidad analítica, la conceptualización de los problemas sociales. A partir de la reflexión y el conocimiento, despertar sensibilidad social y formación sobre los valores éticos. Discutir en forma amplia y no fanática los problemas del hombre y la sociedad.

El profesor debe prestar atención a las concepciones del estudiante, tanto las que posee como las que irán generando el ejercicio de aprendizaje.

Las estrategias más usuales serán:

1. Lectura y escritura

2. Trabajos

  1. Individuales
  2. Grupales
  1. Exposiciones
  2. Actividades extraclase en relación permanente con las actividades del área cultural de la Universidad.

 

EVALUACIÓN

La práctica evaluadora tendrá tres formas: autoevaluación, heteroevaluación y coevaluación. El procedimiento será tanto cualitativo como cuantitativo. El cualitativo se hará con base en el cumplimiento de los propósitos y su traslado al plano de los objetivos. El alumno podrá autoevaluarse mediante las respuestas que debe dar a cada propósito.

Se sacarán las siguientes calificaciones:

Primer parcial 30%

Segundo parcial 30%

Final 40%

 

LECTURA PREVIA

EL LIBRO

Autor: Jorge Luis Borges

De los diversos instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro. Los demás son extensiones de su cuerpo. El microscopio, el telescopio, son extensiones de su vista; el teléfono es extensión de la voz; luego tenemos el arado y la espada, extensiones de su brazo. Pero el libro es otra cosa: el libro es una extensión de la memoria y de la imaginación.

En César y Cleopatra de Shaw, cuando se habla de la biblioteca de Alejandría se dice que es la memoria de la humanidad. Eso es el libro y es algo más también, la imaginación. Porque, ¿qué es nuestro pasado sino una serie de sueños? ¿Qué diferencia puede haber entre recordar sueños y recordar el pasado? Esa es la función que realiza el libro.

Yo he pensado, alguna vez, escribir una historia del libro. No desde el punto de vista físico. No me interesan los libros físicamente (sobre todo los libros de los bibliófilos, que suelen ser desmesurados), sino las diversas valoraciones que el libro ha recibido. He sido anticipado por Spengler, en su Decadencia de Occidente, donde hay páginas preciosas sobre el libro. Con alguna observación personal, pienso atenerme a lo que dice Spengler.

Los antiguos no profesaban nuestro culto del libro –cosa que me sorprende; veían en el libro un sucedáneo de la palabra oral. Aquella frase que se cita siempre: Scripta maner verba volat, no significa que la palabra oral sea efímera, sino que la palabra escrita es algo duradero y muerto. En cambio, la palabra oral tiene algo de alado, de liviano; alado y sagrado, como dijo Platón. Todos los grandes maestros de la humanidad han sido, curiosamente, maestros orales.

Tomaremos el primer caso: Pitágoras. Sabemos que Pitágoras no escribió deliberadamente. No escribió porque no quiso atarse a una palabra escrita. Sintió, sin duda, aquello que la letra mata y el espíritu vivifica, que vendría después en la Biblia. Él Debió sentir eso, no quiso atarse a una palabra escrita; por eso Aristóteles no habla nunca de Pitágoras, sino de los pitagóricos. Nos dice, por ejemplo, que los pitagóricos profesaban la creencia, el dogma, del eterno retorno, que muy tardíamente descubriría Nietzsche. Es decir, la idea del tiempo cíclico, que fue refutada por San Agustín en La Ciudad de Dios. San Agustín dice con una hermosa metáfora que la cruz de Cristo nos salva del laberinto circular de los estoicos. La idea de un tiempo cíclico fue rozada también por Hume, por Blanqui... y por tantos otros.

Pitágoras no escribió voluntariamente, quería que su pensamiento viviese más allá de su muerte corporal, en la mente de sus discípulos. Aquí vino aquello de (yo no sé griego, trataré de decirlo en latín). Magister Dixit (el maestro lo ha dicho). Esto no significa que estuvieran atados porque el maestro lo había dicho; por el contrario, afirma la libertad de seguir pensando el pensamiento inicial del maestro.

No sabemos si inició la doctrina del tiempo cíclico, pero sí sabemos que sus discípulos la profesaban. Pitágoras muere corporalmente y ellos, por una suerte de transmigración –esto le hubiera gustado a Pitágoras- siguen pensando y repensando su pensamiento, y cuando se les reprocha el decir algo nuevo, se refugian en aquella fórmula: el maestro lo ha dicho (Magister dixit).

Pero tenemos otros ejemplos. Tenemos el alto ejemplo de Platón, cuando nos dice que los libros son como efigies (puede haber estado pensando en esculturas o en cuadros), que uno cree que están vivas, pero si se les pregunta algo no contestan. Entonces, para corregir esa mudez de los libros, inventa el diálogo platónico. Es decir, Platón se multiplica en muchos personajes: Sócrates, Georgias y los demás. También podemos pensar que Platón quería consolarse de la muerte de Sócrates pensando que Sócrates seguía viviendo. Frente a todo problema él se decía: ¿qué hubiera dicho Sócrates de esto? Así, de algún modo, fue la inmortalidad de Sócrates, quien no dejó nada escrito, y también un maestro oral.

De Cristo sabemos que escribió una sola vez algunas palabras que la arena se encargó de borrar. No escribió otra cosa que sepamos. El Buda fue también un maestro oral; quedan sus prédicas. Luego tenemos una frase de San Anselmo: Poner un libro en manos de un ignorante es tan peligroso como poner una espada en manos de un niño. Se pensaba así de los libros. En todo Oriente existe aún el concepto de que un libro no debe revelar las cosas; un libro debe, simplemente, ayudarnos a descubrirlas. A pesar de mi ignorancia del hebreo, he estudiado algo de la Cábala y he leído las versiones inglesas y alemanas del Zohar (El libro del esplendor), El Séfer Yezira (El libro de las relaciones). Sé que esos libros no están escritos para ser entendidos, están hechos para ser interpretados, son acicates para que el lector siga el pensamiento. La antigüedad clásica no tuvo nuestro respeto del libro, aunque sabemos que Alejandro de Macedonia tenía bajo su almohada la Ilíada y la espada, esas dos armas. Había gran respeto por Homero, pero no se le consideraba un escritor sagrado en el sentido que hoy le damos a la palabra. No se pensaba que la Ilíada y la Odisea fueran textos sagrados, eran libros respetados, pero podían ser atacados.

Platón pudo desterrar a los poetas de su República sin caer en la sospecha de herejía. De estos testimonios de los antiguos contra el libro podemos agregar uno muy curioso de Séneca. En sus admirables epístolas a Lucilio hay una dirigida contra un individuo muy vanidoso, de quien se dice que tenía una biblioteca de cien volúmenes; y quién –se pregunta Séneca- puede tener tiempo para leer cien volúmenes. Ahora, en cambio, se aprecian las bibliotecas numerosas.

En la antigüedad hay algo que nos cuesta entender, que no se parece a nuestro culto del libro. Se ve siempre en el libro a un sucedáneo de la palabra oral, pero luego llega del Oriente un concepto nuevo, del todo extraño a la antigüedad clásica: el del libro sagrado. Vamos a tomar dos ejemplos, empezando por el más tardío: los musulmanes. Éstos piensan que el Corán es anterior a la creación, anterior a al lengua árabe; es uno de los atributos de Dios, no una obra de Dios; es como su misericordia o su justicia. En el Corán se habla en forma azas misteriosa de la madre del libro. La madre del libro es un ejemplar del Corán escrito en el cielo. Vendría a ser el arquetipo platónico del Corán, y ese mismo libro –lo dice el Corán-, ese libro está escrito en el cielo, que es atributo de Dios y anterior a la creación. Esto lo proclaman los sulems o doctores musulmanes.

Luego tenemos otros ejemplos más cercanos a nosotros: la Biblia o, más concretamente, la Torá o el Pentateuco. Se considera que esos libros fueron dictados por el Espíritu Santo. Esto es un hecho curioso: la atribución de libros de diversos autores y edades a un solo espíritu; pero en la Biblia misma se dice que el Espíritu sopla donde quiere. Los hebreos tuvieron la idea de juntar diversas obras literarias de diversas épocas y de formar con ellas un solo libro, cuyo título es Torá (Biblia en griego). Todos estos libros se atribuyen a un solo autor: el Espíritu.

A Bernard Shaw le preguntaron una vez si creía que el Espíritu Santo había escrito la Biblia. Y contestó: Todo libro que vale la pena de ser releído ha sido escrito por el Espíritu. Es decir, un libro tiene que ir más allá de la intención de su autor. La intención del autor es una pobre cosa humana, falible, pero en el libro tiene que haber más. El Quijote, por ejemplo, es más que una sátira de los libros de caballería. Es un texto absoluto en el cual no interviene, absolutamente para nada, el azar.

Pensemos en las consecuencias de esta idea. Por ejemplo, si yo digo:

Corrientes aguas, puras, cristalinas,

Árboles que os estáis mirando en ellas

Verde prado, de fresca sombra lleno

es evidente que los tres versos constan de once sílabas. Ha sido querido por el autor, es voluntario.

Pero, qué es eso comparado con una obra escrita por el Espíritu, qué es eso comparado con el concepto de la Divinidad que condesciende a la literatura y dicta un libro. En ese libro nada puede ser casual, todo tiene que estar justificado, tienen que estar justificadas las letras. Se entiende, por ejemplo, que el principio de la Biblia: Bereshit baraelohím comienza con una B porque eso corresponde a bendecir. Se trata de un libro en el que nada es casual, absolutamente nada. Eso nos lleva a la Cábala, nos lleva al estudio de las letras, a un libro sagrado dictado por la divinidad que viene a ser lo contrario de lo que los antiguos pensaban. Estos pensaban en la musa de modo bastante vago.

Canta, musa, la cólera de Aquiles, dice Homero al principio de la Ilíada. Ahí, la musa corresponde a la inspiración. En cambio, si se piensa en el Espíritu, se piensa en algo más concreto y más fuerte: Dios, que condesciende a la literatura. Dios, que escribe un libro; en ese libro nada es casual: ni el número de las letras ni la cantidad de sílabas de cada versículo, ni el hecho de que podamos hacer juegos de palabras con las letras, de que podamos tomar el valor numérico de las letras. Todo ha sido ya considerado.

El segundo gran concepto del libro –repito- es que pueda ser una obra divina. Quizá esté más cerca de lo que nosotros sentimos ahora que de la idea del libro que tenían los antiguos: es decir, un mero sucedáneo de la palabra oral. Luego decae la creencia en un libro sagrado y es reemplazado por otras creencias. Por aquella, por ejemplo, de que cada país está representado por un libro. Recordemos que los musulmanes denominan a los israelitas, la gente del libro; recordemos aquella frase de Heinrich Heine sobre aquella nación cuya patria era un libro: la Biblia, los judíos. Tenemos entonces un nuevo concepto, el de que cada país tiene que ser representado por un libro; en todo caso, por un autor que puede serlo de muchos libros.

Es curioso –no creo que esto haya sido observado hasta ahora- que los países hayan elegido individuos que no se parecen demasiado a ellos. Uno piensa, por ejemplo, que Inglaterra hubiera elegido al doctor Johnson como representante; pero no. Inglaterra ha elegido a Shakespeare y Shakespeare es – digámoslo así- el menos inglés de los escritores ingleses. Lo típico de Inglaterra es el understatement, es el decir un poco menos de las cosas. En cambio, Shakespeare tendía a la hipérbole en la metáfora, y no nos sorprendería nada que Shakespeare hubiera sido italiano o judío, por ejemplo.

Otro caso es el de Alemania; un país admirable, tan fácilmente fanático, elige precisamente a un hombre tolerante, que no es fanático y a quien no le importa demasiado el concepto de patria; elige a Goethe. Alemania está representada por Goethe.

En Francia no se ha elegido un autor, pero se tiende a Hugo. Desde luego, siento una gran admiración por Hugo, pero Hugo no es típicamente francés. Hugo es extranjero en Francia; Hugo, con esas grandes decoraciones, con esas vastas metáforas, no es típico de Francia.

Otro caso aún más curioso es el de España. España podría haber sido representada por Lope, por Calderón, por Quevedo. Pues no. España está representada por Miguel de Cervantes. Cervantes es un hombre contemporáneo de la Inquisición, pero es tolerante, es un hombre que no tiene ni las virtudes ni los vicios españoles.

Es como si cada país pensara que tiene que ser representado por alguien distinto, por alguien que puede ser, un poco, una suerte de remedio, una suerte de triaca, una suerte de contraveneno de sus defectos. Nosotros hubiéramos podido elegir el Facundo de Sarmiento que es nuestro libro, pero no; nosotros, con nuestra historia militar, nuestra historia de espada, hemos elegido como libro la crónica de un desertor, hemos elegido el Martín fierro, que si bien merece ser elegido como libro, ¿cómo pensar que nuestra historia está representada por un desertor de la conquista del desierto? Sin embargo, es así: como si cada país sintiera esa necesidad.

Sobre el libro han escrito de un modo tan brillante tantos escritores. Yo quiero referirme a unos pocos. Primero me referiré a Montaigne, que dedica uno de sus ensayos al libro. En ese ensayo hay una frase memorable: No hago nada sin alegría. Montaigne apunta a que el concepto de lectura obligatoria es un concepto falso. Dice que si él encuentra un pasaje difícil en un libro, lo deja; porque ve en la lectura una forma de felicidad.

Recuerdo que hace muchos años se realizó una encuesta sobre qué es la pintura. Le preguntaron a mi hermana Norah y contestó que la pintura es el arte de dar alegría con formas y colores. Yo diría que la literatura es también una forma de la alegría. Si leemos algo con dificultad, el autor ha fracasado. Por eso considero que un escritor como Joyce ha fracasado esencialmente, porque su obra requiere un esfuerzo.

Un libro no debe requerir un esfuerzo, la felicidad no debe requerir un esfuerzo. Pienso que Montaigne tiene razón. Luego enumera los autores que le gusta. Cita a Virgilio, dice preferir las Geórgicas a la Eneida; yo prefiero la Eneida, pero eso no tiene nada que ver. Montaigne habla de los libros con pasión, pero dice que aunque los libros son una felicidad, son, sin embargo, un placer lánguido.

Emerson lo contradice –es el otro gran trabajo sobre los libros que existe-. En esa conferencia, Emerson dice que una biblioteca es una especie de gabinete mágico. En ese gabinete están encantados los mejores espíritus de la humanidad, pero esperan nuestra palabra para salir de su mudez, tenemos que abrir el libro, entonces ellos despiertan. Dice que podemos contar con la compañía de los mejores hombres que la humanidad ha producido, pero que no los buscamos y preferimos leer comentario, críticas y no vamos a lo que ellos dicen.

Yo he sido profesor de literatura inglesa, durante varios años, en la Facultad de Filosofía y letras de la Universidad de Buenos Aires. Siempre les he dicho a mis estudiantes que tengan poca bibliografía, que no lean críticas, que lean directamente los libros; entenderán poco quizá, pero siempre gozarán y estarán oyendo la voz de alguien. Yo diría que lo más importante de un autor es su entonación, lo más importante de un libro es la voz del autor, esa voz que llega a nosotros.

Yo he dedicado una parte de mi vida a las letras, y creo que una forma de felicidad es la lectura; otra forma de felicidad menor es la creación poética, o lo que llamamos creación, que es una mezcla de olvido y recuerdo de lo que hemos leído.

Emerson coincide con Montaigne en el hecho de que debemos leer únicamente lo que nos agrada, que un libro tiene que ser una forma de felicidad. Le debemos tanto a las letras. Yo he tratado más de releer que de leer, creo que releer es más importante que leer, salvo que para releer se necesita haber leído. Yo tengo ese culto del libro. Puedo decirlo de un modo que puede parecer patético y no quiero que sea patético; quiero que sea como una confidencia que les realizo a cada uno de ustedes; no a todos, pero sí a cada uno, porque todos es una abstracción y cada uno es verdadero.

Yo sigo jugando a no ser ciego, yo sigo comprando libros, yo sigo llenando mi casa de libros. Los otros días me regalaron una edición del año 1966 de la Enciclopedia de Brokhause. Yo sentí la presencia de ese libro en mi casa, la sentí como una suerte de felicidad. Ahí estaban los veintitantos volúmenes con una letra gótica que no puedo leer, con los mapas y grabados que no puedo ver; y sin embargo, el libro estaba ahí. Yo sentía como una gravitación amistosa del libro. Pienso que el libro es una de las posibilidades de felicidad que tenemos los hombres.

Se habla de la desaparición del libro; yo creo que es imposible. Se dirá qué diferencia puede haber entre un libro y un periódico o un disco. La diferencia es que un periódico se lee para el olvido, un disco se oye asimismo para el olvido, es algo mecánico y por lo tanto frívolo. Un libro se lee para la memoria.

El concepto de un libro sagrado, del Corán o de la Biblia, o de los Vedas –donde también se expresa que los Vedas crean el mundo-, puede haber pasado, pero el libro tiene todavía cierta santidad que debemos tratar de no perder. Tomar un libro y abrirlo guarda la posibilidad del hecho estético. ¿Qué son las palabras acostadas en un libro? ¿Qué son esos símbolos muertos? Nada absolutamente. ¿Qué es un libro si no lo abrimos? Es simplemente un cubo de papel y cuero, con hojas; pero si lo leemos ocurre algo raro, creo que cambia cada vez.

Heráclito dijo (lo he repetido demasiadas veces) que nadie baja dos veces al mismo río. Nadie baja dos veces al mismo río porque las aguas cambian, pero lo más terrible es que nosotros somos no menos fluidos que el río. Cada vez que leemos un libro, el libro ha cambiado, la connotación de las palabras es otra. Además, los libros están cargados de pasado.

He hablado en contra de la crítica y voy a desdecirme (pero que importa desdecirme). Hamlet no es exactamente Hamlet que Shakespeare concibió a principios del siglo XVII, Hamlet es el Hamlet de Coleridge, de Goethe y de Bradley. Hamlet ha sido renacido. Lo mismo pasa con el Quijote. Igual sucede con Lugones y Martínez Estrada, el Martín Fierro no es lo mismo. Los lectores han ido enriqueciendo el libro.

Si leemos un libro antiguo es como si leyéramos todo el tiempo que ha transcurrido desde el día en que fue escrito y nosotros. Por eso conviene mantener el culto del libro. El libro puede estar lleno de erratas, podemos no estar de acuerdo con las opiniones del autor, pero todavía conserva algo sagrado, algo divino, no con respeto supersticioso, pero sí con el deseo de encontrar felicidad, de encontrar sabiduría.

Eso es lo que quería decirles hoy.

24 de mayo de 1978.

 

EL ACENTO

El acento lo trabajaremos como un recurso de recuperación de información que utilizamos para hacer ejercicios de codificación, abstracción, comparación, análisis y pensamiento formal. El profesor debe hacer un repaso muy rápido de cada uno de los acentos y con esa información colocar a los alumnos frente a la práctica.

Taller N. 1

Lea cuidadosamente las instrucciones y desarrolle el taller tanto en los literales como en los numerales.

"La experimentación parapsicológica parece demostrar que existen, entre el universo y el hombre, relaciones distintas de las establecidas por los sentidos habituales. Todo ser humano normal podría percibir los objetos a distancia o a través de los muros, influir en el movimiento de los objetos sin tocarlos, proyectar sus pensamientos y sus sentimientos en el sistema nervioso de otro ser humano, y, en fin, conocer a veces el porvenir." (El retorno de los brujos, página 366)

  1. CLASIFICAR:
  1. Oxítonas con tilde.
  2. Oxítonas sin tilde.
  3. Paroxítonas con tilde.
  4. Paroxítonas sin tilde.
  5. Proparoxítonas.
  6. Superproparoxítonas.
  7. Monosílabas con tilde.
  8. Monosílabas sin tilde.
  1. Partiendo de la clasificación anterior, realice el análisis:
  1. Principios (conclusiones):
  2. a.________________________________________________________________

    b.________________________________________________________________

    c.________________________________________________________________

    d.________________________________________________________________

    e.________________________________________________________________

    a.________________________________________________________________

    b.________________________________________________________________

  3. Estrategias:
  4. Método de análisis: ______________________________________________________________________________________________________________________________

Taller N. 2

Lea cuidadosamente las instrucciones y desarrolle el taller tanto en los literales como en los numerales.

"¿Cómo es posible que, hoy en día, un hombre inteligente no tenga prisa? ´¡Levántese, caballero, pues tiene grandes cosas que hacer!´ Pero cada vez hay que levantarse más temprano. Aceleren sus máquinas de ver, de oír, de pensar, de recordar, de imaginar. Nuestro mejor lector, el más caro a nuestros ojos, habrá terminado con nosotros en dos o tres horas. Conozco algunos hombres que leen, con el máximo de provecho, cien páginas de matemáticas, de filosofía, de Historia o de arqueología en veinte minutos. Los actores aprenden a ´situar´ su voz. ¿Quién nos enseñará a ´situar´ nuestra atención? Hay una altura a partir de la cual todo cambia de velocidad... (El retorno de los brujos, página 29)

  1. CLASIFICAR:
  1. Oxítonas con tilde.
  2. Oxítonas sin tilde.
  3. Paroxítonas con tilde.
  4. Paroxítonas sin tilde.
  5. Proparoxítonas.
  6. Superproparoxítonas.
  7. Monosílabas con tilde.
  8. Monosílabas sin tilde.
  1. Partiendo de la clasificación anterior, realice el análisis:
  1. Principios (conclusiones):
  2. a.________________________________________________________________

    b.________________________________________________________________

    c.________________________________________________________________

    d.________________________________________________________________

    e.________________________________________________________________

  3. Estrategias:

a.________________________________________________________________

b.________________________________________________________________

3. Método de análisis: ____________________________________________________________________________________________________________________________________

 

 

Taller N. 3

Lea cuidadosamente las instrucciones y desarrolle el taller tanto en los literales como en los numerales.

LA LÓGICA TRASCENDENTAL

"Nuestro conocimiento emana de dos fuentes principales del espíritu: la primera consiste en la capacidad de recibir las representaciones (la receptividad de las impresiones), y la segunda es la facultad de conocer un objeto por medio de esas representaciones (la espontaneidad de los conceptos). Por la primera nos es dado un objeto, por la segunda es pensado en relación con esta representación (como pura determinación del espíritu). Constituyen, pues, los elementos de nuestro conocimiento, la intuición y los conceptos; de tal modo que no existe conocimiento por conceptos sin la correspondiente intuición o por intuiciones sin conceptos. Ambos son o puros o impíricos: empíricos si en ellos se contiene una sensación (que supone la presencia real del objeto), puros, si en la representación no se mezcla sensación alguna..." (Emmanuel Kant).

  1. CLASIFICAR:
  1. Oxítonas con tilde.
  2. Oxítonas sin tilde.
  3. Paroxítonas con tilde.
  4. Paroxítonas sin tilde.
  5. Proparoxítonas.
  6. Superproparoxítonas.
  7. Monosílabas con tilde.
  8. Monosílabas sin tilde.
  1. Partiendo de la clasificación anterior, realice el análisis:

Principios (conclusiones):

a.________________________________________________________________

b.________________________________________________________________

c.________________________________________________________________

d.________________________________________________________________

e.________________________________________________________________

Estrategias:

a.________________________________________________________________

b.________________________________________________________________

Método de análisis: ____________________________________________________________________________________________________________________________________________

Taller N. 4

Lea cuidadosamente las instrucciones y desarrolle el taller tanto en los literales como en los numerales.

LEYENDA

Jorge Luis Borges

Abel y Caín se encontraron después de la muerte de Abel. Caminaban por el desierto y se reconocieron desde lejos, porque los dos eran muy altos. Los hermanos se encontraron en la tierra, hicieron un fuego y comieron. Guardaban silencio, a la manera de la gente cansada cuando declina el día. En el cielo asomaba alguna estrella, que aún no había recibido su nombre. A la luz de las llamas, Caín advirtió en la frente de Abel la marca de la piedra y dejó caer el pan que estaba por llevarse a la boca y pidió que le fuera perdonado el crimen.

Abel contestó:

-¿Tú me has matado o yo te he matado? Ya no recuerdo; aquí estamos juntos como antes.

-Ahora sé que en verdad me has perdonado -dijo Caín-, porque olvidar es perdonar. Yo trataré también de olvidar.

Abel dijo despacio:

-Así es. Mientras dura el remordimiento dura la culpa.

  1. CLASIFICAR:
  1. Oxítonas con tilde.
  2. Oxítonas sin tilde.
  3. Paroxítonas con tilde.
  4. Paroxítonas sin tilde.
  5. Proparoxítonas.
  6. Superproparoxítonas.
  7. Monosílabas con tilde.
  8. Monosílabas sin tilde.
  1. Partiendo de la clasificación anterior, realice el análisis:

Principios (conclusiones):

a.________________________________________________________________

b.________________________________________________________________

c.________________________________________________________________

d.________________________________________________________________

e.________________________________________________________________

Estrategias:

a.________________________________________________________________

b.________________________________________________________________

3. Método de análisis: ____________________________________________________________________________________________________________________________________

LAS CATEGORÍAS GRAMATICALES

Las categorías gramaticales las estudiaremos como un recurso y a su vez un repaso oara prácticar conocimientos válidos para la escritura y la práctica de operaciones formales. Los sistemas gráficos que utilizamos se llaman grillas.

Taller N. 1

La grilla es un gráfico con dos variables, donde el alumno aprende o ejercita la operación intelectual Deducción; además de ser un excelente predictor.

Clasifique las palabras, del siguiente párrafo, de acuerdo a la categoría gramatical correspondiente.

"5. Si alguien me objetara que el reconocimiento previo de los conflictos y las diferencias, de su inevitabilidad y su conveniencia, arriesgaría a paralizar en nosotros la decisión y el entusiasmo en la lucha por una sociedad más justa, organizada y racional, yo le replicaría que para mí una sociedad mejor es una sociedad capaz de tener mejores conflictos. De reconocerlos y de contenerlos. De vivir no a pesar de ellos, sino productiva e inteligentemente en ellos. Que sólo un pueblo escéptico sobre la fiesta de la guerra, maduro para el conflicto, es un pueblo maduro para la paz." (Estanislao Zuleta, 1996).

 

Para ver el gráfico seleccionar la opción "Bajar trabajo" del menú superior

 

TALLER N. 2

Clasifique las palabras, del siguiente párrafo, de acuerdo a la categoría gramatical correspondiente.

 

"La lógica es el estudio de los métodos y principios usados para distinguir el buen (correcto) razonamiento del malo (incorrecto). No debe interpretarse esta definición en el sentido de que sólo el estudioso de la lógica puede razonar bien o correctamente..."

(Irvin Copi, Introducción a la lógica, 1992

 

Para ver el gráfico seleccionar la opción "Bajar trabajo" del menú superior

 

Taller Nro. 3

Organice las categorías gramaticales contenidas en el siguiente párrafo.

"Si para la psicología tradicional todo el problema de las relaciones y conexiones interfuncionales era un campo de estudio totalmente inalcanzable, ahora se le abre por completo al investigador que desea aplicar el método de la unidad en sustitución del de los elementos..." (Lev Vigoski, Obras Escogidas, Tomo II)

 

Para ver el gráfico seleccionar la opción "Bajar trabajo" del menú superior

Taller N. 4

Clasifique las palabras del siguiente párrafo de acuerdo con su función gramatical; piense en uno de los tantos métodos de clasificación.

"La completa transformación que se ha producido entre nosotros en la manera de pensar en filosofía desde hace más o menos veinticinco años, y el más alto grado que la autoconciencia del espíritu ha alcanzado en este período, han tenido hasta ahora escasa influencia sobre la forma de la lógica." (G.W.F. HEGEL, Ciencia de la lógica, Pág. 27).

 Para ver el gráfico seleccionar la opción "Bajar trabajo" del menú superior

 

Taller Nro. 5

Clasifique las palabras, del siguiente párrafo, de acuerdo a la categoría gramatical correspondiente.

"Todo conocimiento, es decir, toda representación referida conscientemente a un objeto, es intuición o noción. La intuición es una representación singular..." Kant

LA DESCRIPCIÓN

INTRODUCCIÓN

La descripción es un recurso para la escritura y el habla; es imprescindible en las actividades intelectuales. Conocer las características y formas de uso, clases y variaciones es obligatorio en la escritura y en los procesos de investigación científica. Así como el discurso científico utiliza la descripción objetiva, las formas literarias utilizan la descripción subjetiva.

La escritura, que no es muy frecuente, en nuestra vida diaria y menos en las actividades intelectuales de nuestros jóvenes, esto obliga que se trabajen formas más accequibles, para hacer de esta labor una actividad más frecuente. Normalmente, es verdad de perogrullo, que al tener que presentar un trabajo por escrito, lo primero que se piensa es en conseguir a alguien que nos lo haga. Habría que pensar porqué ocurren estos fenómenos.

Acercarnos a la realidad con criterios de solución es importante, porque de lo contrario seguiríamos con el rosario de lamentos que poco aportan en la solución de ls problemas.

No existe forma narrativa que no utilice la descripción en alguno de sus manifestaciones. Esta afirmación nos coloca frente a la necesidad de conocerla y volverla consciente en el trabajo de escritura en todos los niveles.

PROPÓSITOS

El trabajo consciente de este capítulo nos posibilita resolver al final los siguientes propósitos:

  1. Conocer las clases de descripción que existe.
  2. Practicar sus usos.
  3. Realizar en la práctica descripciones, para incorporarla al trabajo de producción intelectual.
  4. Producir textos descriptivos.

1. DEFINICIÓN: Descripción es decir cómo es un objeto, un animal, una persona, un lugar, un sentimiento… Se pueden, por tanto, describir todos los aspectos de la realidad, desde los más concretos hasta los más abstractos.

Lea atentamente los siguientes textos. En cada uno de ellos se describe un aspecto distinto de la realidad.

TEXTO A DESCRIPCIÓN DE UN PASAJE NATURAL

CAMPOS DE SORIA

¡Colinas plateadas,

grises alcores, cárdenas roqueadas

por donde traza el Duero

su curva de ballesta

en torno a Soria, oscuros encinares,

ariscos predegales, calvas sierras,

caminos blancos y álamos del río

tardes de Soria mística y guerrera,

hoy siento por vosotros, en el fondo

del corazón, tristeza,

tristeza que es amor. ¡Campos de Soria

donde parece que las rocas sueñan,

conmigo vais¡ ¡Colinas plateadas,

grises alcores, cárdenas roqueadas !

  1. MACHADO,

Poesías Completas

(Ed. Espasa Calpe)

TEXTO B DESCRIPCIÓN DE UN PASAJE URBANO

Se veía Madrid en alto, con su caserío alargado y plano, sobre la arboleda del Canal. A la luz roja del sol poniente brillaban las ventanas con resplandor de brasa; destacábanse muy cerca, debajo de San Francisco el Grande, los rojos depósitos de la fábrica del gas, con sus altos soportes, entre escombreras negruzcas; del centro de la ciudad brotaban torrecillas de poca altura y chimeneas que vomitaban, borbotones negros, columnas de humo inmovilizadas en el aire tranquilo. A un lado se erguía el Observatorio, sobre un cerrillo, centelleando el sol en sus ventanas; al otro, el Guadarrama, río Guadal árabe, azul, con sus crestas blancas, se recortaba en el cielo limpio y transparente, surcado por nubes rojas.

P. BORJA,

La busca

(Ed. Caro Raggio)

TEXTO C DESCRIPCIÓN DE UN OBJETO

En la mesa de luz estaba la botánica de Hugo, y asomaba el canuto de la pluma de pavo real. Como él me la dejaba mirar, la saqué con cuidado y me puse al lado de la lámpara para verla bien. Yo creo que no había ninguna pluma para verla bien. Yo creo que no había ninguna pluma más linda que ésta. Parecía las manchas que se hacen en el agua de los charcos, pero no se podía comparar, era mucho más linda, de un verde brillante como esos bichos que viven en los damascos y tienen dos antenas largas con una bolita peluda en cada punta. En medio de la parte más ancha y más verde, se abría un ojo azul y violeta, todo salpicado de oro, algo que no se había visto nunca. Yo de golpe me daba cuenta por qué se llamaba pavo real, y cuanto más lo miraba, más pensaba cosas raras, como en las novelas, y al fin la tuve que dejar, porque se la hubiera robado a Hugo y eso no podía ser.

J. CORTAZAR,

Ceremonias

(Ed. Sudamericana)

TEXTO D DESCRIPCIÓN DE UN ANIMAL

Rabelais es un loro de mucho cuidado, un loro procaz y sin principios, un loro descastado y del que no hay quien haga carrera. A lo mejor está una temporada algo más tranquilo, diciendo chocolate y Portugal y otras palabras propias de un loro fino, pero como es un inconsciente, cuando menos se piensa y a lo mejor su dueña está con una visita de cumplido, se descuelga declamando ordinarieces y pecados con su voz cascada de solterona vieja.

C. J. CELA,

La colmena

(Ed. Cátedra)

TEXTO E DESCRIPCIÓN DE UNA PERSONA

Fue mi primer maestro, mi maestro de primeras letras, un viejecito que olía a incienso y a alcanfor, cubierto con gorrilla de borla que le colgaba a un lado de la cabeza, narigudo, con largo levitón de grandes bolsillos, algodón en los oídos y armado de una larga caña que le valió el sobrenombre de el pavero. Los pavos éramos nosotros, naturalmente; ¡y tan pavos !

Repartía cañazos en sus momentos de justicia, que era una bendición. En un rinconcito de un cuarto oscuro, donde no les diera la luz, tenía la gran colección de cañas, bien secas, curadas y mondas. Cuando se atufaba, cerraba los ojos para ser más justiciero, y cañazo por aquí, cañazo por allá, a frente, a diestro y siniestro, al que lo cogía lo cogía, y luego paz para todos. Y era ello una verdadera fiesta, porque entonces nos apresurábamos todos a refugiarnos del cañazo, metiéndonos debajo de los bancos.

M. DE UNAMUNO

Recuerdos de niñez y mocedad

(Ed. Espasa Calpe)

1.1 Estilística Descriptiva

Comprende la representación de cosas, seres y paisajes, explicando sus diversas partes, cualidades o circunstancias. Como medio de expresión, se exterioriza por el empleo de adjetivos calificativos. Cuando la imaginación interviene con su poder creador y abrillanta lo que se describe, tiene lugar una figura de pensamiento. En la Preceptiva recibe lo diversos nombres: topografía, o descripción de un lugar; cronología, de una época. Puede amoldarse a las cualidades físicas de una persona (prosopografía), a sus cualidades morales (etopeya) o a ambas cosas a la vez (retrato). Lo que mejor se describe no es lo que estamos presenciando, sino lo que hubimos de presenciar antes. El literato es un testigo desinteresado de la actualidad. La descripción vive y se elabora en el recuadro, como un eco. Se describe a través de las propias emociones.

La descripción, para el literato, no es una instantánea que copia. Se necesita lejanía y emoción. Esto no quiere decir artificio amañado, sino nostalgia de color y de línea. Las ideas que surgen de la actitud contemplativa requieren reposo y antigüedad. Todo el que escribe algo que no sea filosofía debe ser pintor y artista; es decir, debe tener un talento descriptivo personal.

La descripción es la pintura animada de los objetos; es el cuadro que hace visibles las cosas materiales. Su fin es dar la ilusión de la vida. Entra en juego, en este arte, la imaginación para evocar lo que se ha visto y para crear lo que no existe.

La primera condición del arte descriptivo es la viveza figurativa. Se trata de animar los objetos inanimados, de ofrecer una sensación plástica, sea paisaje o retrato. Para pintar la realidad es menester depurarla. El arte defiende el realismo, pero no admite las impurezas e inmoralidades. Para pintar literariamente existen dos procedimientos: la observación directa y la indirecta. En la primera no es preciso acumular pormenores; se trata de dar los más enérgicos y definitivos. La mejor descripción es la que produce la sensación más fuerte. Por la observación indirecta describimos cosas imaginarias.

Procuremos evitar los dos extremos: la vulgaridad y el exceso de fantasía.

Quien pinta usa colores, quien describe usa palabras. En nuestras conversaciones usamos a diario la descripción. Esta es una de las habilidades básicas de un buen escritor. Describir es contar con palabras lo que se observa o se siente. Para realizar una descripción es necesario ser buen observador. La precisión, la claridad y la vivacidad son elementos fundamentales de una descripción.

¿Cómo describir una persona?

Para describir a una persona primero la presentamos, o sea, decimos quién es; luego decimos cómo es. Para decir cómo es destacamos algunos rasgos que caracterizan a la persona. La descripción de persona puede ser de tres clases: prosopografía, etopeya, y retrato.

¿Cómo describir un lugar o ambiente?

Para describir un lugar hay que elegir detalles como luces, colores, sonidos, objetos. . ., que den impresión de realidad. Se pueden describir lugares cerrados como habitaciones y lugares abiertos como plazas y campos. . .

¿Cómo describir un objeto?

En la descripción de un objeto se dice qué es, cómo es y dónde está.

TIPOS DE DESCRIPCIÓN

1.2.1La descripción es estática, esto es, al describir se ordenan elementos o aspectos de la realidad descrita en el espacio. En esto contrasta con la narración, que es dinámica, porque al narrar, se ordenan los acontecimientos en el tiempo. No obstante, también se puede introducir el movimiento al describir.

Lea con atención los siguientes textos.

TEXTO A

Se vende ático en Torre del Mar.

Primera línea de playa. 150 m.

Dos dormitorios. Dos cuartos de

baño. Salón. Cocina. Gran terraza.

Plaza de garaje. Tlno. 914355.

TEXTO B

Las estaciones, en las grandes ciudades, son lo que primero despierta por las mañanas a la vida inexorable y cotidiana. Y son primero los faroles de los mozos que pasan, cruzan, giran, tornan, marchan de un sitio para otro, a ras de suelo, misteriosos, diligentes, sigilosos. Y son luego las carretillas y diablas, que comienzan a chirriar y gritar. Y después el estrépito sordo, lejano, de los coches que avanzan. Y luego la ola humana que va entrando por las anchas puertas y se desparrama, acá y allá, por la inmensa nave. Los redondos focos eléctricos, que han parpadeado toda la noche, acaban de ser apagadas; suenan los silbatos agudos de las locomotoras; en el horizonte surgen los resplandores rojizos, nacarados, violetas, áureos de la aurora. Yo he contemplado este ir y venir, este trajín ruidoso, este despertar de la energía humana. El momento de sacar nuestro billete correspondiente es llegado ya.

AZORÍN,

La ruta de D. Quijote

(Ed. Cátedra)

Como habrás podido observar, en el Texto A la realidad descrita y el punto de observación desde el que se describe permanecen inmóviles. Estamos ante una descripción estática. En el Texto B la realidad descrita aparece en movimiento, como un conjunto de acciones. Estamos ante una descripción dinámica.

Observa como consigue Azorín transmitir la sensación de movimiento.

 

En la estación se mueven:

  • Los faroles de los mozos que pasan… de un lado para otro.
  • Las carretillas que comienzan a chirriar.
  • La ola humana que va entrando por las anchas puertas.

Se oyen:

  • Las carretillas y diablas que comienzan a chirriar y gritar.
  • El estrépito sordo, lejano, de los coches que avanzan.
  • Los silbatos agudos de las locomotoras.
  • Este trajín ruidoso.

Incluso se mueven las luces y resplandores que se ven:

  • Los faroles de los mozos que pasan…
  • Los redondos focos eléctricos, que han parpadeado toda la noche.
  • … surgen los resplandores rojizos, nacarados, violetas, áureos de la aurora.

 

Topografía

Es la descripción de un lugar o un paisaje.

Así pinta Jorge Isaacs un lugar en su obra "María":

"La pequeña vivienda denunciaba laboriosidad, economía, limpieza; todo era rústico, pero cómodamente dispuesto y cada cosa en su lugar. La sala de la casita, perfectamente barrida, poyos de guadua alrededor cubiertos de estera de juncos y pieles de oso; algunas láminas de papel iluminado representando santos y prendidas con espinas de naranjo a las paredes sin blanquear; tenía a la derecha e izquierda las alcobas de la mujer de José y de las muchachas. La cocina formada de caña menuda y con el techo de hoja de la misma planta, estaba separada de la casa por un huertecillo donde el perejil, la manzanilla, el poleo y las albahacas mezclaban sus aromas".

 

Descripción de un objeto

El gusano amarillo

En el escaparate había un juguete que a la niña siempre le había parecido maravilloso. Era un gusano amarillo al andar se estiraba y se encogía ondulándose. Tenía una cabezota redonda y los ojos con la mirada traviesa. Era el juguete que más había deseado tener y que más le gustaba.

Angela Ionescu

 

Descripción de persona

  1. Es la descripción del físico de una persona.

    María me ocultaba sus ojos tenazmente; pero pude admirar en ellos la brillantez y hermosura de los de las mujeres de su raza en dos o tres veces que, a su pesar, se encontraron de lleno con los míos; sus labios rojos, húmedos y graciosamente imperativos, me mostraron solo un instante el arco simétrico de su linda dentadura. Llevaba, como mis hermanas, la abundante cabellera castaño oscura arreglada en dos trenzas, sobre el nacimiento de una de las cuales se veía un clavel encarnado. Vestía un traje de muselina ligera, casi azul, del cual sólo se descubría parte del corpiño y de la falda, pues un pañolón de algodón fino color púrpura le ocultaba el seno hasta la base de la garganta, de blancura mate. Al volver las trenzas a la espalda, de donde rodaban al inclinarse ella al servir, admiré el envés de sus brazos, deliciosamente torneados, y sus manos, cuidadas como las de una reina.

  2. Prosopografía:

    Es la descripción del carácter o de los rasgos psicológicos de una persona.

    Las páginas de Chateaubriand iban lentamente dando tintas a la imaginación de María. Ella, tan cristiana y tan llena de fe, se regocijaba al encontrar bellezas por ella presentidas en el culto católico. Su alma tomaba de la platea que yo le ofrecía los más preciosos colores para hermosearlo todo, y el fuego poético, don del Cielo que hace admirables a los hombres que lo poseen y diviniza a las mujeres que a su pesar lo revelan, daba a su semblante encantos desconocidos para mí hasta entonces en el rostro humano. Los pensamientos del poeta, acogidos en el alma de aquella mujer, tan seductora en medio de su inocencia, volvían a mí como eco de una armonía lejana y conocida, cuyas notas apaga la distancia y se pierde en la soledad.

  3. Etopeya:
  4. Retrato

Es la descripción tanto del físico como del carácter de una persona.

Braulio era un mocetón de mi edad. Hacía dos meses que había venido de la provincia a acompañar a su tío, y estaba locamente enamorado, de tiempo atrás, de su prima Tránsito.

La fisonomía del sobrino tenía toda la nobleza que hacía interesante la del anciano; pero lo más notable en ella era una linda boca, sin bozo aún, cuya sonrisa femenina hacía contraste con la energía varonil de las otras facciones, manso de carácter, apuesto e infatigable en el trabajo, era un tesoro para José y el más adecuado marido para Tránsito.

Los fragmentos anteriores pertenecen a la obra "María" del escritor colombiano Jorge Isaacs, que nació en Cali en 1837 y murió en Ibagué en 1895. Por orden de su padre estudió matemáticas en Inglaterra, pero su vocación como escritor lo hizo darse a conocer como poeta en la Tertulia Literaria "El Mosaico". Más tarde, en 1867, publicó la novela "María", que se considera como la más representativa del romanticismo en Colombia y uno de los libros más conocidos y leídos en otros países.

El autor de una descripción puede adoptar un punto de vista objetivo cuando lo que pretende es dar una visión exacta de la realidad, o bien un punto de vista subjetivo cuando su finalidad consiste en transmitir la impresión que la realidad le produce. Por tanto, puede haber descripciones denotativas u objetivas y connotativas o subjetivas.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda