Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Responsabilidad ética del Contador Público. Estudio de casos realizado en la ciudad de Cali (página 2)

Enviado por Maria Fernanda Trejos



Partes: 1, 2

4.3.4 Concepciones Sobre Ética Cívica: En primer lugar, debe entenderse que se requiere un consenso entre los ciudadanos para que exista una moral civil y poder hablar de una ética cívica.

El primer problema es que las personas piensan que moral y religión son lo mismo y que el fundamento de la obligación moral es la voluntad de Dios. En principio, las personas creen que la moral debe ser asumida por la religión y la ética así se vio desde dos puntos de vista:

  • La Ética Individual, que son los deberes y virtudes que un individuo debe asumir para alcanzar su perfección.
  • La Ética Social, que se preocupa por las relaciones que los hombres entablan entre si en la familia, el trabajo, la vida política y se adicionan las cuestiones referentes al mundo económico.

El dilema principal de esto es que los no creyentes no encuentran fundamento para obedecer a la moral; esto se incrementó con la libertad de cultos, al abrirse la pluralidad religiosa, la población se desconcertó pues el código moral compartido y fundamentado en la religión se vino al piso, cosa que no sucedía cuando se aceptaba una única religión y una única creencia. Afortunadamente, todos estaban de acuerdo en que el pluralismo moral sólo podía fomentarse proporcionando unos mínimos morales que todos respetaran y nació así la moral cívica.

En los siglos XVI y XVII, por la posibilidad de la convivencia entre ciudadanos que profesan distintas concepciones religiosas, ateos y agnósticos, se dieron unas normas y valores mínimos que se podían compartir.

Se comprendía que todos tienen perfecto derecho a intentar llevar a cabo sus proyectos de felicidad siempre que no se evite que los demás lo hagan; por eso se considera que la ética cívica es lo mismo que la ética moderna de mínimos. En ella se parte de la idea de que las personas no comparten proyectos de felicidad pero cada uno tiene su propio ideal, su propia visión y no tiene por qué imponerla a otros, menos a la fuerza. En una buena sociedad moderna hay pluralidad y por tanto, hay pluralismo moral. Las concepciones que proponen un modelo de vida feliz forman la ética de máximos. En las sociedades pluralistas conviven varias éticas de máximos y ninguna se impone, si se comparten con el diálogo y el testimonio de vida personal.

En las sociedades totalitarias, un grupo impone a los demás su ética de máximos y los demás se ven coaccionados y discriminados. Estas son impuestas a la fuerza, su poder es establecido a base de terror y miedo y las persecuciones, desapariciones y torturas por diferencias son el pan de cada día.

El pluralismo se logra con base en unos mínimos morales que les parecen innegociables a todos los componentes de una sociedad y llegan a ellos por convicción de que son valores y normas a los que no se pueden renunciar.

En la ética cívica se requiere de ciudadanos no subordinados que sean pensantes, libres y responsables pues deben escoger el poder gobernante. Es decir, se anexa a la ética el concepto moral de autonomía ligada a la conciencia política pues los parámetros de leyes son dados por las personas que son escogidas para elegir y si estas son idóneas proporcionarán buenas leyes que no serán un problema a la hora de obedecerlas pues son aprobadas por todos.

Todo ciudadano es un ser autónomo, capaz de decidirse por sí mismo en cómo ser feliz y capaz de elegir y darse sus propias leyes. Al elegir, legitima la política y da un reconocimiento voluntario pues las decisiones en la comunidad deben hacerse por consentimiento. Por eso resulta preocupante la situación política de la mayoría de los países latinoamericanos donde la elección de gobernantes se hace con problemas de clientelismo, compra de votos y coacciones que limitan al individuo a elegir libremente y con autonomía y esto constituye un gran obstáculo para hablar de ética cívica y mucho menos de ética empresarial.

"La ética cívica nace de la convicción de que los hombres son ciudadanos capaces de tomar decisiones de un modo moralmente autónomo y por tanto, de tener un conocimiento suficientemente acabado de lo que considera como bueno como para tener ideas moralmente adecuadas sobre cómo organizar la convivencia, sin necesidad de recurrir a los proyectos de autoridades impuestas".

Se requiere autonomía moral e igualdad, en el sentido de iguales oportunidades; es obligatorio para una sociedad que reconozca estos valores que permitan igualar en forma material y cultural a las personas para que estas a su vez les permita realizarse en su autonomía.

En la Revolución francesa de 1798, se promulgó la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano que son la clave del llamado derecho positivo y son llamados derechos morales. Entre estos encontramos los referentes a la libertad, la autonomía, la fraternidad y la solidaridad.

La idea de libertad es la que promueve los derechos de la primera generación, es decir, la de los derechos civiles y políticos, que son inseparables de la idea de ciudadanía. Jhon Locke cree que el estado no tiene más tarea que la de proteger los derechos civiles y políticos de sus ciudadanos. Los socialistas creen que los derechos civiles y políticos no pueden respetarse si no existen seguridades materiales y por eso la aspiración a la igualdad guía el reconocimiento de la segunda generación de derechos: los económicos, sociales y culturales. La tercera generación es guiada por el valor de la solidaridad, aún no es acogida por las declaraciones internacionales y se cree que sólo puede ser respetado a través de la solidaridad internacional. Entre estos contamos el derecho a la paz, el derecho a vivir en una sociedad en paz y el derecho a un ambiente sano. En las sociedades pluralistas se requiere la tolerancia; esta es muy necesaria para la convivencia y aquí se pueden distinguir dos tipos de tolerancia: la pasiva, que es la predisposición a no inmiscuirse en los proyectos ajenos por simple comodidad, y la tolerancia activa, que es la predisposición a respetar los proyectos ajenos que puedan tener valor aunque se no compartan. Lo más necesario para la convivencia es que exista una actitud de diálogo, es decir, un ethos dialógico; cada quien lleva al diálogo sus convicciones y las acompaña del respeto como la actitud básica para respaldar la autonomía de los afectados por las decisiones desde la solidaridad.

"Si se reconoce que la autonomía de cada hombre tiene que ser universalmente respetada, puede exigirse que se respeten sus peculiaridades y esto se hace a través del diálogo".

En sociedades con democracia liberal existe la ética cívica y esta tiene en sus componentes los valores que hemos estado trabajando de libertad, igualdad y solidaridad en sus derechos humanos, incluyendo la tolerancia activa y el diálogo. En ellas, las personas están de acuerdo en sus valores y derechos y sus instituciones y organizaciones cobran sentido al protegerlos y defenderlos. Estas mismas deben tener esos valores, respetarlos y promocionar los derechos morales e incorporarlos en su quehacer cotidiano o quedar deslegitimadas.

Toda organización debe encarnar valores y respetar derechos atendiendo a la especificidad de su actividad y de lo que se ha llamado sus bienes internos. Por esta razón, la moral cívica es bastante plural y heterogénea.

"La meta de la actividad empresarial actual es la satisfacción de necesidades humanas utilizando un capital del que es parte el recurso humano así que la empresa deberá cumplir tanto en el ámbito interno como externo con los valores de moral cívica. También debe poseer calidad en sus productos y gestión, la honradez en el servicio, el mutuo respeto en las relaciones internas y externas a la empresa, la cooperación, la solidaridad al alza, la creatividad, la iniciativa y el espíritu de riesgo.".

Lo que se debe concluir es que quienes desarrollan actividad empresarial deben estar dispuestos a vivir según los valores que le son propios pues si no lo hacen tampoco podrán cumplir con la moral de la sociedad en su conjunto. Se vive en una sociedad donde se critica a las personas en su moralidad y se cree que es imposible ejercer ciertas funciones y ser morales pues se supone que:

  • La vida humana se asienta sobre la inmoralidad constante.
  • No habrá ética cívica pues la estructura de todos los sectores hace a las personas necesariamente inmorales.

De esta forma, los mínimos éticos permiten:

  • La crítica del comportamiento de personas e instituciones que violan los mínimos.
  • Diseñar, desde un esfuerzo conjunto, las instituciones y organizaciones de nuestra sociedad.

Tales mínimos existen y le dan a la moral exigencias y valores comunes sobre los cuales es probable dialogar y llegar a acuerdos.

En un estado de derecho se establecen los límites en un marco legal; existen dos referentes normativos que ponen límites a conductas deshonestas:

  • El derecho, la legalidad vigente válida para todos.
  • La religión para los creyentes.

En el caso de la ética cívica obliga el deber de ciudadanos; en el caso de la actividad profesional, son los códigos de normas que obligan; y en lo que respecta a la ética empresarial, es la actividad empresarial misma y la propia organización que exigen un tipo de valores, actitudes y principios a quien incorpora.

Es necesario tener en cuenta que una persona puede obedecer a varias éticas complementarias y entonces cumplir con las que le impone su credo religioso, obedeciendo a su conciencia; cumplir con las exigencias del ser ciudadano, acatando las normas legales y jurídicas que le impone su sociedad, además de cumplir con las normas de convivencia, respeto y tolerancia necesarias en su núcleo social y familiar; cumplir con las exigencias que le impone su actividad profesional y la organización en la que se desempeña laboralmente. Se puede ver cómo cada día, cada uno acata o infringe normas en cada campo en el que se mueve y por eso se hace necesario tener una base ética definida que le permita ser congruente en lo que hace, dice, siente y piensa y de esta forma comportarse igual en todos los aspectos de su vida. Debe intentarse definir una base ética que permita actuar individual y socialmente bien a cada uno como persona para obtener a la vez organizaciones justas y sociedades pluralistas que proporcionen el bienestar tal como fue concebida la ética desde sus inicios.

En conclusión, se tiene que en toda sociedad pluralista moderna conviven diferentes tendencias y formas de vida que se toleran y respetan y basan su subsistencia en el diálogo; al ser los hombres parte de la sociedad, se requiere de ellos un comportamiento acorde con su sociedad y a esta un mínimo de valores que le permitan existir. Esto mismo se aplica a las instituciones y a las organizaciones que la conforman.

Cada sociedad, cada organización, cada institución o conglomerado determina normas específicas mínimas y máximas de convivencia que le permiten crecer y desarrollarse y de esta forma responder a las exigencias humanas que buscan obtener el logro de la felicidad y el bienestar.

Hasta aquí ha podido darse fundamento a la necesidad de aplicar la ética a las organizaciones empresariales para así obtener una mejor sociedad que cumpla los mínimos éticos para lograr máximos beneficios para los seres humanos que las componen.

4.3.5 La Economía, La Ética Y La Empresa: Las empresas modernas se han encontrado siempre en la disyuntiva que se presenta en el mundo capitalista por la consideración de que este sistema no tiene un fundamento ético e incluso se cree que el capitalismo va en contra de cualquier valor ético conocido; sin embargo, Cortina expone que es posible demostrar que esta premisa no es real y que a pesar de que históricamente ha habido discordia entre la perspectiva empresarial y la perspectiva económica, la base moral del sistema capitalista se encuentra en el espíritu empresarial y por eso no es posible desligar la empresa de la ética ni del marco económico general.

Es necesario definir los términos referentes a ética económica y ética de la empresa que define Cortina en su libro para comprender la razón por la cual ella hace esta afirmación y así delinear el marco ético-económico de la empresa: se entenderá la ética económica, como una reflexión ética sobre los sistemas económicos y para esto se hará una breve descripción sobre las opiniones más relevantes, y la ética empresarial o de los negocios "que es una concepción de la empresa como una organización económica y a su vez, como una organización social".

Entre las concepciones éticas que ella presenta de la economía se deben tener en cuenta las bases del capitalismo pues este generó la acumulación que es la columna vertebral de la economía de este sistema. "La actividad económica estuvo ligada al orden constitucional tradicional (la familia, la política y la religión)". En Colombia la mayoría de empresas son familiares y eran más hasta la apertura económica. "Con el capitalismo se convierte en un ámbito autónomo con leyes propias". Cortina sostiene que debe tenerse en cuenta que el capitalismo cambió la sociedad, la forma de relacionarse los hombres entre sí y no se fundamentó en la religión para regularse.

El capitalismo impuso progresivamente sus técnicas racionales en todos los sectores de la sociedad; los procesos de modernización lo consideran, al igual que a la empresa, como mecanismos de vida social moderna, junto al estado y al derecho, que han servido de vehículo para institucionalizar la articulación de racionalidad y libertad.

Algunos autores creen que el conflicto del sistema capitalista se halla en la eficiencia y el hedonismo; otros consideran que el hedonismo justifica cultural y moralmente al sistema capitalista; hay los que consideran que el sometimiento de todos los campos al político y económico del sistema han dañado la comunicación del mundo de la vida y estos le han buscado salida por los lados de la ética pero no logran vincular la ética racional moderna con el desarrollo del sistema y menos con la vida empresarial. Cortina considera que no se ha tenido en cuenta que la ética pudo haber transformado al capitalismo en un instrumento de progreso técnico y social; sostiene que no se puede ver al capitalismo como la contradicción entre el capital y el trabajo como los sostuvo Marx en El Capital; ya no se puede ver la empresa desde el punto de vista de la lucha de clases; "Con el tiempo la empresa se ha ido convirtiendo en gestión y en estrategias de innovación continua". Esto ha dado a pensar que las transformaciones que ha sufrido el capitalismo nos sitúen en el postcapitalismo y haya que resituar la empresa en el nuevo contexto ético-económico. Sin embargo, analizando profundamente esta afirmación puede determinarse que esto no es real para todos los países; puede ser cierto para aquellas sociedades del primer mundo pero no resulta igual para los menos industrializados de donde se explotan y extraen los recursos primarios sin dejar pagos adecuados por ellos y donde se observan bien diferenciadas las clases sociales y los que ostentan el poder económico y político que son los más preponderantes.

"Se requiere fortalecer la dimensión ética de los mecanismos económicos modernos y empresariales mientras descubren y potencian los conceptos éticos que se necesitan en las instituciones modernas", es decir, con los cambios que se han dado en el sistema, la ética se ha quedado rezagada y requiere ponerse a la par con las transformaciones "

Siempre se ha considerado al capitalismo como carente de moralidad, incapaz de poner la economía al servicio del hombre. Se cree que sólo se sirve egoístamente de ellos, con fines de obtener la mayor ganancia posible. Ahora ha surgido la idea de que el capitalismo debe ser capaz de producir riqueza y bienestar y que puede poner la ética como uno de sus pilares fundamentales; no debe ser en vano que uno de los fundadores de la economía, Adam Smith, sea también un filósofo moral.

Inicialmente, el capitalismo tuvo las limitaciones del puritanismo y de la ética protestante (Sombart y Weber); el espíritu capitalista poseía:

- Afán de lucro, espíritu aventurero (empresario)

- Prudencia, reflexión, análisis calculador, ponderación racional, orden, economía (burgués).

- Buena administración, ahorro, racionalización (santa economicidad)

- Formalidad comercial, seriedad (moral de los negocios)

- Trabajo, sobriedad, frugalidad.

- Cada hombre se examinaba y controlaba a sí mismo y se sometía a un código comunitario

Hubo un gran celo moral por la regulación de la conducta cotidiana y el individuo se preocupaba por la conducta de la comunidad, el sistema valorativo funcionaba como base para el orden social y servía para reforzar la disciplina y movilizar la comunidad.

El protestantismo pragmático trabajó una ética dirigida a "un mundo de probabilidades abiertas y ganancias a través de proyectos útiles".

"Lo decisivo es que el espíritu del capitalismo constituye un nuevo estilo de vida, afán de lucro para vivir, aspirar a obtener ganancias ejerciendo una profesión. Se incluye una valoración ética y religiosa de la vida profesional, siendo esta una actividad especializada y permanente de un hombre que constituye para él una fuente de ingresos y un fundamento económico seguro de su existencia".

"Ética de la racionalidad económica, de la rentabilidad y del trabajo, con el fin de vivir bien (ser feliz): se apoya en una combinación de puritanismo y pragmatismo en la personalidad del empresario burgués como nuevo sujeto económico".

Adam Smith sustenta que "hay una tendencia de filosofía moral que sustenta que la propia naturaleza humana posee el principio básico de la ética que inspira la actividad económica (interés individual, autoafirmación del propio ser, el instinto natural de conservación, la conciencia)". El interés es un elemento esencial de la ética social moderna (sin ser razón moral abstracta o descarnada) pues el interés individual es la mejor garantía del orden social y el interés económico es muy eficaz para regir los asuntos humanos. " El deseo de mejorar la situación propia es una fuente inagotable de beneficios para la sociedad entera ya que impulsa a crear, innovar y asumir riesgos". Con Adam Smith se mantiene esta actitud centrada en el propio interés como motor aunque sometido a las regulaciones de la justicia.

El principio utilitarista de Bentham representa una concepción moderna de la ética para fundamentar racionalmente las normas desde un principio ético universal pragmático de la acción. El principio moral utilitarista parece formular las exigencias éticas de la racionalidad económica; exige tener en cuenta si las consecuencias de la acción son buenas, útiles para satisfacer las necesidades humanas, de tal modo que contribuyen a la mayor felicidad del mayor número. "Lo rescatable del utilitarismo para la ética normativa es que se confía en la concepción de la racionalidad como eficiencia para evaluar moralmente las consecuencias, maximizando el bien y minimizando el mal conforme a los criterios del bienestar y la suma de utilidades individuales. Sin embargo, sus problemas son más grandes pues se le asignan las consecuencias de la enorme desigualdad, injusticia y marginación de las minorías en beneficio del bienestar de la mayoría".

En la tradición utilitarista economista, el objeto propio de la justicia económica es la distribución del dinero, los beneficios y cargas que generan la renta global de la comunidad.

El mal manejo del mercado y las malas decisiones de los gobiernos llevó a la intervención masiva de los estados en las economías. La ordenación estatal de la economía plantea problemas de elección social y se requiere que haya una preferencia de este tipo. Hay campos del estado que no son sólo de incumbencia económica sino también política como sucede en la educación y la salud.

Este enfoque pretende normatizar la elección social indicando las condiciones que deberían regir los procesos de decisión en la sociedad, las garantías racionales y morales en los procesos de decisión social.

En la teoría de la Justicia de Romuels (1971), de tradición contractualista y kantiana, se plantea una justicia distributiva donde se distribuyan los derechos y los deberes de las instituciones sociales y de qué modo pueden conseguirse las máximas ventajas para la cooperación social. Sus principios fundamentales son el asegurar para cada persona en una sociedad poseer derechos iguales en una libertad compatible con la libertad de otros, distribuir los bienes económicos y sociales de tal forma que toda desigualdad resulte desventajosa y acceder sin trabas a cualquier posición o cargo.

"Todos los valores sociales (libertad, oportunidad, ingresos, riqueza) así como las bases sociales del respeto a sí mismo deben distribuirse igualitariamente a menos que una distribución desigual de uno o todos estos valores sea ventajosa para todos".

"Las desigualdades económicas y sociales deben estar dispuestas de tal modo que beneficien a los menos aventajados, respetando las libertades básicas y la igualdad de oportunidades".

Las reglas de un contrato constitucional, basado en un análisis de la elección pública de James H.Buchanan, presenta como propósito el elevar la determinación de la política de redistribución o de transferencias presupuestarias a un nivel distinto de decisión del de las mayorías y convertirlas en materia del nivel constitucional, a fin de superar así algunas fallas de la regla de la mayoría, convertida en mayoría sin reglas. Tiende a crear un puente entre el interés privado y el interés público y por eso pretende como una especie de religión cívica.

En la ética del capitalismo de Koslowski, se sostiene que la moralidad del capitalismo sólo puede justificarse a partir de la naturaleza de la cosa, es decir, de la función de la economía y de las posibilidades de autorrealización humana en ella. La historia ha mostrado que el modelo capitalista se completa con una ética social que inspire un marco social y político que lo transforme en una economía social de mercado que conserve la adquisición moderna de libertad y subjetividad. Se concibe el mercado como un procedimiento de coordinación de fines individuales, que cuenta con un marco ético, político y jurídico, y posibilita y organiza el ejercicio de la libertad de manera que junto a la asignación eficiente de recursos se considere el punto de vista moral de la libertad y así el mercado armoniza con eficiencia y libertad. También considera la formación y coordinación de preferencias porque el individualismo económico va ligado a lo ético. Se requiere una ética en el capitalismo dadas las grandes libertades e individualidades que se dan y que hacen necesarios grandes valores morales. Un código ético puede impedir que todos se aíslen; cada uno quiere actuar bien moralmente pero no si todos no lo hacen.

Puede verse que la ética del capitalismo consiste en una trama de eficiencia en la coordinación, libertad (de consumo, de producción, de acción) y justicia distributiva que debe ponerse al servicio de la humanidad pues hasta ahora se ve como el lucro de unos pocos. Incluso, hay un grupo de pensadores y dirigentes del mundo económico y político que considera que no pueden sustituirse ni el control político jurídico ni la ingeniería social. Se cree que el hedonismo y el consumismo son causantes de la crisis actual; según ellos, el capitalismo ha logrado el más alto nivel de vida material, eficiencia progresiva, crecimiento económico sostenido, revolución constante de los medios de producción de bienes mediante la economía de mercado como sistema competitivo que estimula la creatividad y favorece el bienestar, la distribución menos desigual de la riqueza, más libertad y pluralismo; igualmente, concluyen que el capitalismo democrático, configurado por la economía de mercado, la democracia política y el pluralismo cultural ofrece la mediación más adecuada para resolver los problemas económicos y políticos básicos (pobreza, eficacia, bienestar y libertad) y por tanto, goza de grandes ventajas frente a otros sistemas aunque si se requieren reformas que permitan defender la autonomía individual como exigencia de la libertad, unas instituciones que aseguren la integración en la modernidad capitalista (como la empresa) y crear desde ellas la forma capaz de integrar vital y profesionalmente a los seres humanos de las sociedades modernas avanzadas.

4.4. El Contador Publico y La ética.

La ética se ha aplicado a nivel profesional como una forma de verificar el comportamiento humano en el plano laboral. En el mundo empresarial es necesario revisar el comportamiento ético de los componentes humanos de la empresa y ahora será indispensable hacerlo en el contador como recurso importante de la empresa y quien, además, es el centro de este estudio.

La tradición empresarial ha mostrado que los propietarios de los negocios invierten su dinero esperando obtener las mayores ganancias posibles y así incrementar su capital; el estado, a través de los impuestos, y según su fundamento teórico, obtiene parte de estas ganancias para distribuir la riqueza en forma equitativa entre el resto de la población, haciendo, en principio, a todos partícipes de estas ganancias; esto sin tener en cuenta males actuales que es necesario erradicar de la sociedad como son la burocracia administrativa y la corrupción estatal; la población mediante la inversión que el estado hace de estos dineros es provista de necesidades básicas tales como educación, salud, desarrollo de infraestructura vial, recreación, etc. que por sus implicaciones sociales, altos costos, tasa de utilidad negativa y demás, no se veían como inversión para el sector privado y que ahora lo son pero esto no constituye materia de estudio en nuestro trabajo.

El contador, al llevar el registro y el control del manejo de los dineros invertidos, es también la fuente de la información y el profesional capaz de realizar el análisis pertinente a la obtención de utilidad que es lo que finalmente interesa al inversionista y que requiere el estado para aplicar la tasa impositiva; esto ha llevado a que se fijen gran cantidad de normas de control en su actuar, si es correcto o no, justo o no, es la realidad colombiana y en este trabajo veremos como se observa el contador a si mismo a la luz del cumplimiento de las normas que determina la Ley 43 de 1990 y que constituye la normatividad existente en este momento al respecto.

"Empero, la ética como principio y fundamento forjador del carácter del individuo, se ha venido retomando como una posible aproximación que intente resolver las anomalías morales de la contabilidad. Sin embargo, los códigos de ética que nos rigen reclaman un legítimo derecho a ordenar imperativamente nuestro quehacer y nuestro saber. Es allí donde surge una reflexión distinta al pensamiento y argumento condicionado de aquellos hombres que ostentan el poder y dominan la dependencia cultural de nuestro país".

Por otro lado, en estos tiempos de crisis, gobernados bajo un aparente criterio netamente conservador, se observa una persecución originada en la administración de impuestos con el lema de la moralización del país y del estado; sus fines son, entre otros, la legalización del contrabando, sanciones que incluyen cárcel para los propietarios y el cierre de las empresas que no cumplan con los pagos de impuestos (evasores y demás), la consecución de dinero que cubran el déficit fiscal y el meter en cintura a aquellos comerciantes que ejercen su actividad con un carácter informal. Se ha iniciado una persecución que pone de manifiesto una responsabilidad que atañe a propietarios, administradores y contadores por igual.

El problema está en que los problemas morales y organizativos del país han dado como resultado altas tasas de desempleo, un gran porcentaje de la población activa está localizada en el empleo informal y Colombia se ubica en el segundo renglón, después de Estados Unidos y México, en recibir productos de contrabando y que son a la vez, de imitación; igualmente, por infinidad de implicaciones, entre las que se cuenta la alta corrupción administrativa de nuestros dirigentes y la baja cultura de pago de impuestos, existe una alta evasión impositiva y los gobiernos se han ensañado en las empresas legalmente constituidas (siendo muchas más las que están en funcionamiento sin legalización) lo que ha ocasionado el cierre de muchas de ellas y la proliferación de negocios que no reportan sus movimientos reales y por tanto, que no declaran sin ser a pesar de esto, catalogados como evasores pero esto constituye otro campo de estudio.

"Vemos como la Contaduría pública como profesión liberal tiene como fin, entre múltiples necesidades, las de evaluar, ordenar, analizar y otras más, la situación financiera de las empresas o individuos, y de esta información servir de base para la toma de decisiones acerca de las políticas futuras adecuadas a la situación del ente económico en particular ante lo cual la responsabilidad del Contador Público, encarnado en una fe pública y en unos principios básicos de ética profesional, debe garantizar ante la sociedad la seguridad en las relaciones económicas entre el estado, las organizaciones y los particulares".

Es necesario aclarar que en Colombia la contabilidad tiene una importancia casi que exclusivamente utilizada con fines impositivos, así que el profesional de esta área es catalogado por el cumplimiento o no de las normas exigidas en este campo.

En Colombia se inició la reglamentación de la Contaduría Pública desde la Ley 145 de 1.960, donde se estipulan las características estructurales y las funciones complementarias del profesional de esta área pero es a partir de la Ley 43 de 1.990 donde observa un mayor nivel de maduración.

La Ley 43 de 1.990, define así la profesión en su artículo primero:

"Se entiende por Contador Público la persona natural que mediante la inscripción que acredite su competencia profesional en los términos de la presente ley, está facultada para dar fe pública de hechos propios del ámbito de su profesión, dictaminar sobre estados financieros, y realizar las demás actividades relacionadas con la ciencia contable en general".

En el artículo segundo, se encuentran las funciones del contador:

"Para los efectos de esta ley se entienden por actividades relacionadas con la ciencia contable en general todas aquellas que implican organización, revisión y control de contabilidades, certificaciones y dictámenes sobre estados financieros, certificaciones que se expidan con fundamento en los libros de contabilidad, revisoría fiscal, prestación de servicios de auditoría, así como todas aquellas actividades conexas con la naturaleza de la función profesional del contador público, tales como: la asesoría tributaria, la asesoría gerencial, en aspectos contables y similares".

Y finalmente, en su artículo Octavo, se expresan las obligaciones:

"De las normas que deben observar los contadores públicos. Los contadores públicos están obligados a:

  • Observar las normas de ética profesional.
  • Actuar con sujeción a las normas de auditoría generalmente aceptadas.
  • Cumplir las normas legales vigentes, así como las disposiciones emanadas de los organismos de vigilancia y dirección de la profesión.
  • Vigilar que el registro e información contable se fundamente en principios de contabilidad generalmente aceptadas en Colombia".

Las responsabilidades que recaen sobre el contador son tan determinantes para el buen desarrollo del país que el estado inviste a este profesional con el poder de dar fe pública (Art.10, Ley 43/90) en tanto que ejerce sus funciones; el contador público con su firma respalda la información contable que se le presenta, haciendo presumir que los libros, saldos y cifras se ajustan a las normas legales y que estos reflejan en forma fidedigna la situación financiera de la persona o entidad que los posee.

"Supuestamente, la normatividad garantizaría la eficacia y buen accionar de la profesión en su entorno social pero ocurren cosas especiales; existen ejemplos palpables en nuestra realidad en donde empresas públicas y privadas han sido desfalcadas, han sucumbido social y económicamente ante los ojos atónitos de nuestra sociedad y en donde se observan estados financieros, informes de revisores fiscales y en general montañas de papeles y papeles firmados por contadores públicos dando innumerables casos de fe pública sobre la situación de la empresa, pero se observan a corto y mediano plazo las bancarrotas aberrantes en algunos casos especialmente en el sector público, de los entes económicos, y se asiste, directa o indirectamente, a las consecuencias sociales de este tipo de fenómenos tratando de comprender y explicar pero que no se entienden, y peor aún, no intentan entender. ¿Qué pasa? ¿Por qué ocurre? Indudablemente la ética tiene una vigencia inapelable en esta problemática acorde con la actualidad, y su lupa observa la imposición de modelos morales mas no éticos que no explican satisfactoriamente nuestro entorno. Esa esencia fundamental basada en la fe pública no garantiza las buenas acciones morales del contador público, pues desde su concepción legalista y normativa imperan las acciones conforme al deber con un rasgo significativo de inclinación en búsqueda del quedar bien en la sociedad, del obtener unos honores y unos reconocimientos del medio social en donde se desempeña el profesional de la contabilidad, y por ende la adecuación de estas acciones en búsqueda del fin que se haya propuesto, que si ha sido trazado sería un gran avance pero desafortunadamente y vislumbrado históricamente ha sido impuesto, puede estar viciado y que supuestamente nos es garantía ante la sociedad."

Es necesario considerar que las funciones del contador son pobremente calificadas por otras profesiones tanto que los abogados, administradores e ingenieros industriales han presentado solicitudes reiteradas ante el estado para que sus firmas tengan tanta validez como la que tiene el contador público e incluso que sus firmas puedan reemplazar la del contador en dictámenes, certificaciones, auditorías y presentación de estados financieros, tal como observa la ley en su artículo 11.

Lo que si resulta cierto, a pesar de diversas opiniones en favor y en contra, la problemática que surge de dar fe pública (por dilusión, evasión u omisión de obligaciones tributarias en las empresas) ha obligado a que el contador observe un código de ética profesional que le permita visualizar la información contable y financiera de manera que ella se vea como un proceso objetivo de revelación. Su función es social y se le otorga en beneficio del orden y la seguridad de las relaciones económicas (Art.35, Ley 43/90). De ahí que se exija del contador una conciencia moral, una aptitud ética profesional y una independencia mental como partes integrantes muy importantes de sus esencia espiritual.

La declaración del código y los principios básicos de ética profesional de la contaduría pública enunciados en la ley 43 de 1990 que adiciona la ley 145 de 1960, son los cimientos morales que rigen el ordenamiento jurídico sobre el cual actúa la profesión. Este mandato es perfeccionado y ampliado por los pronunciamientos que sobre el código de ética realiza el Consejo Técnico de la Contaduría Pública, así como por las circulares expedidas por la Junta Central de Contadores y finalmente la jurisprudencia emanada de la Corte Constitucional sobre el tema.

"Los principios básicos de la ética profesional requeridos son (Art.37, Ley 43/90):

1) Integridad, mantener incólume su integridad moral cualquiera que sea el campo de su actuación; se espera de él rectitud, probidad, honestidad, dignidad y sinceridad en cualquier circunstancia; también se consideran aquí conceptos como conciencia moral, lealtad, veracidad como reflejo de una realidad incontrastable, justicia y equidad con apoyo en el derecho positivo.

2) Objetividad, esto incluye imparcialidad y actuación sin prejuicios en todos los asuntos correspondientes a su campo de acción; esta cualidad va unida a la integridad y la independencia.

3) Independencia, mental y de criterio respecto a cualquier interés que pueda juzgarse incompatible con los principios de integridad y objetividad.

4) Responsabilidad, referida a la necesidad de sanción para reconocer que las normas de ética promueven la confianza de los usuarios de los servicios del Contador Público ya que se compromete indiscutiblemente la capacidad calificada, requerida por el bien común de la profesión.

5) Confidencialidad, o reserva profesional que debe fundarse en un compromiso responsable, leal y auténtico; es de tal importancia que se le asigna el título quinto con exclusividad a este literal.

6) Observaciones de las disposiciones normativas, sujeta al Contador Público a las disposiciones profesionales promulgadas por el Estado y el Consejo técnico de la profesión; pide también que se observe las recomendaciones dadas por el usuario de sus servicios siempre que sean compatibles con los principios de integridad, objetividad e independencia así como las normas y principios éticos y reglas formales de conducta.

7) Competencia y actualización profesional, capacidad e idoneidad en los servicios que deberá prestar en forma eficaz y satisfactoria; el ejercicio activo debe acompañarse de actualización constante sobre todo en aquellos campos requeridos por el bien común y los imperativos del progreso social y económico.

8) Difusión y colaboración, implica el contribuir al desarrollo, superación y dignificación de la profesión tanto a nivel institucional como en campos de difusión y de docencia. Se considera un imperativo social profesional.

9) Respeto entre colegas, donde se pide sinceridad, buena fe y lealtad para el ejercicio honesto y libre de la profesión y para la convivencia pacífica, amistosa y cordial de sus miembros.

10) Conducta ética, el contador debe abstenerse de realizar algún acto que afecta negativamente su buena reputación o repercutir en alguna forma desacreditando la profesión, teniendo en cuenta que como empleado público está obligado a sujetar su conducta pública y privada a los más elevados preceptos de moral universal."

Estos principios son de aplicación obligatoria a cualquier labor contable que el contador realiza. Al cumplir estos principios el contador contribuye al desarrollo de su profesión y participa activamente en la construcción de la sociedad. Lo triste está en que, de acuerdo a lo que hemos revisado anteriormente en forma conceptual y que debería ser la naturaleza intrínseca del contador en su profesión, debe ser impuesto por el estado pues se parte de la premisa de que si no es de obligatorio cumplimiento y sancionado por la ley, no podrá obtenerse moralmente.

"En la perspectiva actual, vemos como el andamiaje legalista-jurídico explica y prescribe el deber ser del accionar profesional del contador público colombiano. Sin embargo, se observan casi a diario los vicios y vacíos éticos en el ejercicio académico y profesional de nuestra disciplina contable; por lo cual se desvelan los problemas originados por la aplicación de las normas contables, de auditoria y de revisoría fiscal determinados por unos pseudo-principios propios de una moral normativa, heterónoma e irracional que se ha ido acostumbrando a vender a la sociedad una mezcla de lo empírico con lo racional, en múltiples proporciones, desconocidas aún para sus maquiavélicos autores, que obviamente se construyen con la finalidad de justificar nuevos argumentos que "legitimen" públicamente la dependencia cultural y académica de nuestros pueblos. Es ahí en donde la labor teorética fundada en la razón debe luchar por el justo medio, entre estos excesos y defectos en los fundamentos éticos del hombre en general y por ende del contador público".

En el artículo 40 se explica que los principios éticos que rigen la conducta profesional de los contadores públicos no se diferencian de los otros miembros de la sociedad pero si se distinguen por las implicaciones sociales y finaliza diciendo que esta ley comprende el conjunto de normas permanentes sobre ética a la cual deben ceñirse los Contadores Públicos inscritos ante la Junta Central de Contadores en el ejercicio de las funciones propias de la Contaduría Pública establecida por las leyes y sus reglamentos.

En el título II, artículo 41 sostiene que el Contador, Revisor Fiscal o Auditor externo, no es responsable de los actos administrativos de las empresas o personas a las que sirve; en el artículo 42 implica que el Contador no debe aceptar prestar sus servicios para aquellos actos contrarios a la moral y a la ética o si existieren condiciones que afectaran el libre y correcto ejercicio de su profesión; sin embargo, las controversias originadas por informaciones de Corrupción administrativa, de quiebra de empresas, de empresas fachada, en donde de una u otra forma se ven implicados contadores, revisores fiscales y auditores, generan resultados de descredibilidad en el medio económico con respecto a estos profesionales en el ambiente político y social. Existen muchas opiniones sobre la problemática ética del Contador Público, inclusive puede abstraerse del medio cultural que acepta que el contador público se desenvuelve entre la paradoja ética que resulta de la revelación financiera y la realidad empresarial que existe en el medio económico. A pesar de esto, existen pocas investigaciones que sustenten esta problemática que debería tener en cuenta que existe una sutil divergencia entre las relaciones de poder de la gerencia y la función de producción de información contable ya que en Colombia, como dijimos anteriormente, esta se usa con fines casi que exclusivamente tributarios lo que hace que se hile despacio en cuanto a lo que se destina para ser revelado en los estados financieros y lo que únicamente se conoce por la gerencia.

Evidentemente que el análisis a la revelación de la información contable no es el tema de esta indagación pero aceptando esta premisa intentamos abordar al principal actor, el contador público.

El código de ética del Contador Público se haya estipulado en el capítulo IV, título primero, artículos 35 al 40 y posee las siguientes consideraciones:

"Las siguientes declaraciones de principios constituyen el fundamento esencial para el desarrollo de las normas sobre ética de la contaduría pública:

La Contaduría Pública es una profesión que tiene como fin satisfacer necesidades de la sociedad, mediante la medición, evaluación, ordenamiento, análisis e interpretación de la información financiera de las empresas o de los individuos y la preparación de informes sobre la correspondiente situación financiera, sobre los cuales se basan las decisiones de los empresarios, inversionistas, acreedores, demás terceros interesados y el Estado acerca del futuro de dichos entes económicos. El Contador Público como depositario de la confianza pública, da fe pública cuando con su firma y número de tarjeta profesional suscribe un documento en que certifique sobre determinados hechos económicos. Esta certificación, hará parte integral de lo examinado.

El Contador Público, sea en la actividad pública o privada es un factor de activa y directa intervención en la vida de los organismos públicos y privados. Su obligación es velar por los intereses económicos de la comunidad, entendiéndose por esta no solamente a las personas naturales o jurídicas vinculadas directamente a la empresa sino a la sociedad en general, y naturalmente, el Estado.

La conciencia moral, la aptitud profesional y la independencia mental constituye su esencia espiritual. El Ejercicio de la Contaduría Pública implica una función social especialmente a través de la fe pública que se otorga en beneficio del orden y la seguridad en las relaciones económicas entre el Estado y los particulares, o de estos entre si.

La sociedad en general y las empresas en particular son unidades económicas sometidas a variadas influencias externas: El Contador Público en el desarrollo de su actividad profesional deberá utilizar en cada caso los métodos de análisis y evaluación más apropiados para la situación que se presenta, dentro de los lineamientos dados por la profesión y podrá, además, recurrir a especialistas de disciplinas diferentes a la Contaduría Pública y a la utilización de todos los elementos que las ciencias y la técnica ponen a su disposición.

En consecuencia, el Contador Público debe considerar y estudiar al usuario de sus servicios como ente económico separado que es, relacionarlo con las circunstancias particulares de su actividad, sean éstas internas o externas, con el fin de aplicar, en cada caso, las técnicas y métodos más adecuados para el tipo de ente económico y la clase de trabajo que se le ha encomendado, observando en todos los casos los principios básicos de la ética profesional, guste de ellos o no, esté en acuerdo o desacuerdo con ellos.

Los principios básicos deberán ser aplicados por el Contador Público tanto en el trabajo más sencillo como en el más complejo, sin ninguna excepción; de esta manera contribuirá al desarrollo de la Contaduría Pública a través de la práctica cotidiana de su profesión.

Como se decía anteriormente, lo triste está en que la ética se hace de obligatorio cumplimiento por la coacción que ejercen las leyes sobre las personas; es por eso normal que veamos grandes contadores que acatan con rectitud y perfección la norma jurídica en su actuar profesional pero que no son hombres virtuosos en su comportamiento y por eso se hace necesario que los fundamentos éticos del profesional deban coincidir con la moralidad y sus motivaciones deban ir adecuándose a la dignidad propia de la ética como expone Neira en su ponencia. Dadas las distancias que se encuentran entre estos dos conceptos, no se puede admirar al ver los problemas sociales que pueden ocasionar el no cumplir con las funciones de vigilancia que le son impuestas al contador.

"Para garantizar la confianza pública en sus certificaciones, dictámenes u opiniones, los Contadores Públicos deberán cumplir estrictamente las disposiciones legales y profesionales y proceder en todo tiempo en forma veraz, digna, leal y de buena fe, evitando actos simulados, así como prestar su concurso a operaciones fraudulentas o de cualquier tipo que tiendan a ocultar la realidad financiera de sus clientes, en perjuicio de los intereses del Estado o del patrimonio de particulares, sean estas personas naturales o jurídicas".

La Junta Central de Contadores se encarga de hacer que se cumplan las normas sobre ética profesional entre estas funciones incluye las sanciones de los contadores que se compruebe han faltado a la ley; uno de los causales de suspensión lo constituye la violación de las normas de la ética profesional; sin embargo, muy pocos procesos se llevan a cabo en este sentido; lo normal es que el contador comprometido deba ser acusado por la persona afectada, propietario o gerente, de la empresa que fue dañada pero esto se da en pocas ocasiones.

Además, son secretos celosamente guardados y obtener información al respecto es casi imposible o sumamente demorado. Así como se dijo anteriormente, la ética se deja a la conciencia del ser humano. La pregunta correspondiente es: ¿Es tan difícil observar el mal que se hace a la sociedad cuando no se cumplen las funciones profesionales a cabalidad? ¿Tiene el contador conciencia de las implicaciones sociales de un mal desempeño en su labor? ¿Es o no importante que se destaque la ética en el actuar profesional del contador público? ¿Sabe el contador la relevancia de esto?

El proyecto de Ley que se propuso para la constitución del Colegio Profesional de la Contaduría Pública mantiene en su trasfondo teórico:

"Artículo 2º: La Contaduría Pública es una profesión liberal; su actividad tiene por objetivo satisfacer las necesidades de la sociedad mediante la medición, evaluación, ordenamiento, análisis y control de los hechos económicos, sociales y su información, generados por un ente económico ya sea del orden público o privado.

Artículo 3º: El Contador Público es depositario de la confianza pública y sus actuaciones pertenecen al orden público económico por ello otorga fe pública, la cual se entrega, cuando con su firma y número de tarjeta profesional suscribe documentos sobre actividades propias de su profesión.

Artículo 4º: El ejercicio de la Contaduría Pública implica una función social que garantiza el orden institucional, especialmente, las relaciones económicas entre el estado y los particulares o de estos entre sí."

Dicho de muchas formas, pero de igual esencia, en muchas leyes incluso propuestas por profesionales de la Contaduría, pero, ¿Será posible que el Contador no evalúe su actuar profesional desde un punto de vista ético? ¿Cómo se verá a sí mismo el Contador a la luz del contexto ético general y del Código de ética profesional inherente a su actividad? Este estudio está diseñado para encontrar respuestas a estas inquietudes.

5. MARCO TEORICO

5.1 HIPOTESIS

· Los Contadores públicos de la ciudad de Cali se consideran éticos en su actuar profesional sin distingos de sexo, tipos de empresa o sectores productivos a los que pertenecen.

· Los Contadores Públicos de la Ciudad de Cali conocen los principios contables que sustentan la Ley 43 de 1.990 y los aplican en su actuar profesional.

5.2 ASPECTOS METODOLOGICOS DE LA INVESTIGACION

5.2.1 Descripción Preliminar Del Trabajo:

Este trabajo es un estudio descriptivo estructurado a partir de una encuesta que pretende evaluar la forma en que se ven a si mismos los contadores públicos de la ciudad de Cali en los asuntos referentes a la ética profesional.

Inicialmente se procederá a realizar un revisión bibliográfica sobre los conceptos existentes sobre la ética y relacionados, específicamente, con la ética de la empresa y la ética del contador público; los datos obtenidos se usarán para construir el marco de referencia de este trabajo. Esto conformará la primera fase del proyecto.

En la segunda fase, se estructurará la encuesta y se procederá a llevarla a campo. Se escogerá aleatoriamente una muestra de Contadores Públicos de la ciudad de Cali, tomando los datos de avisos clasificados, directorio telefónico y referidos. Se aplicará una encuesta de 49 preguntas la cual se podrá entregar personalmente para ser diligenciada en un tiempo no mayor a 60 minutos; en caso de que la encuesta no pueda ser respondida inmediatamente será dejada y se volverá por ella después de confirmar vía telefónica si ya ha sido respondida. Es necesario aclarar que el estudio será de tipo descriptivo y así mismo serán analizados los resultados. Se espera con el seguimiento intensivo que se haga, poder obtener un alto porcentaje de tasa de respuesta.

En la tercera fase, se procederá a hacer la tabulación y análisis de la encuesta; los datos obtenidos serán reportados en gráficos y tablas.

Con esta metodología se adquirirán estructuras necesarias para obtener el cumplimiento de los logros propuestos.

5.2.2 Formulación del problema de investigación:

Desde sus comienzos históricos, la contabilidad fue creada como herramienta de control que permitiera al usuario conocer la destinación precisa que le estaba dando al dinero que invertía en sus transacciones comerciales. Inicialmente, su manejo era de tipo técnico y luego se le fue dando un sustento teórico que la llevó a convertirse en ciencia a través de cantidades de investigaciones donde el uso de métodos científicos se hizo común y le permitieron obtener tal investidura que sin embargo aún sigue siendo tema de discusión.

La contaduría se convirtió en una profesión liberal y su trascendencia ha sido tal que los gobiernos le han asignado obligaciones de funcionario público y el profesional de ésta área fue investido con el poder de dar fe pública y su firma dio la seguridad de que los estados financieros y los informes que se presentaran en las declaraciones fiscales eran reales y confiables. Esta misma determinación se dio en la veracidad de la información financiera de las empresas, en la asignación de créditos bancarios y en la confiabilidad sobre respaldo económico y social. Su campo de acción se ha ido ampliando y se ha llegado a incluir en sus funciones el manejo y cuantificación del recurso humano, de los recursos naturales y del medio ambiente; la contabilidad resulta básica en la toma de decisiones.

Al llegar la crisis, la globalización económica como movimiento económico mundial, demostró falencias en muchos niveles y la contabilidad no fue la excepción; cantidad de empresas que parecían fuertes financieramente fueron cerradas ante la imposibilidad de competir en el nuevo mercado, miles de trabajadores fueron sacados a la calle, se disminuyó el efectivo circulante por decisión de los gobiernos, cantidad de personas cesaron sus pagos crediticios, las carteras de las entidades financieras se creció enormemente y se vieron ante préstamos irrecuperables, cayeron bancos y cooperativas financieras incapaces de sortear los problemas de déficit económico, se disminuyó la demanda de bienes y servicios en un gran porcentaje y países como Colombia entraron en recesión económica; Adicionalmente, el país se sumergió en manejos económicos paralelos provenientes del lavado de dólares y del narcotráfico como fuente de ingresos subrepticios que alcanzaron todos los estratos sociales, alcanzó un déficit presupuestal elevado y obtuvo préstamos externos que le infringieron imposiciones de entidades extranjeras obligándolo a disminuir la burocracia y los gastos; los altos niveles de corrupción consumen los recursos necesarios para la inversión social y una gama de problemas han sido generados por malos manejos económicos; todo esto hace volver la mirada atrás para generar evaluaciones que permitan hacer las correcciones que se requieren y superar los inconvenientes, sobre todo, conocer las responsabilidades de cada uno de los participantes del devenir económico .

En este trabajo se pretende obtener un acercamiento a la percepción que tiene el profesional de la contaduría pública sobre su comportamiento ético, resolviendo los siguientes interrogantes:

  • ¿Cuál es la percepción del contador con respecto a su trabajo contable y su comportamiento ético profesional?
  • ¿Cuáles son sus actitudes personales y profesionales frente al ejercicio de la contaduría pública y cómo influye su actitud propia frente a este problema? ¿Qué aportes y sugerencias pueden hacerse al respecto?

5.3 METODOLOGIA DE LA MEDICION

5.3.1 Datos sobre el proceso estadístico

CAUSAS DE ELECCIÓN DEL SISTEMA DE ENCUESTA

  • No se ejerce control sobre el comportamiento de la gente encuestada. Se formulan preguntas respecto a sus opiniones, actitudes, comportamiento y otras características.
  • Consta de variables aleatorias que difieren de respuesta a respuesta.
  • Los datos obtenidos son variables aleatorias numéricas discretas.

DISEÑO DEL CUESTIONARIO

  • Elección de los temas a evaluar y que reflejarán el propósito de la encuesta
  • Decisión sobre formas de respuesta
  • Formulación de preguntas
  • Prueba piloto y revisiones finales

SELECCIÓN DEL CUESTIONARIO

  • El cuestionario se clasificó en:
  1. Características del contador encuestado
  2. Información de empresas en que ha laborado
  3. Característica de las contabilidades que ha llevado
  4. Consideraciones éticas del contador
  5. Percepciones con respecto al código de ética
  • En estadística se conoce que entre más largo sea el cuestionario menor será el cociente de respuesta y esta fue una de las quejas de los encuestados. Faltó evaluar cuidadosamente los méritos de cada pregunta y determinar si era realmente necesaria o no.

MODO DE RESPUESTA

  • Se utilizaron la entrevista personal y la entrega del cuestionario para ser recogido luego. La localización y aceptación de la respuesta se hizo vía telefónica y por visita directa personal. Pocas personas accedieron a responder la encuesta ante la presencia del encuestador.
  • Se usaron varios tipos de respuesta. La mayoría son de escogencia múltiple; sólo se presentaron dos preguntas de opinión y sugerencias del tipo pregunta abierta; hubo tres de calificación de comportamiento en escalas de 1 a 10.

PRUEBA PILOTO

  • No se realizó; esto contribuyó a que las sugerencias de los encuestados, la longitud del cuestionario y la claridad de las preguntas sólo se evaluara al final; tampoco se hizo la estimación del tiempo por esta carencia. Al final cada encuestado retuvo la encuesta un promedio de tres semanas.

ELECCIÓN DEL TAMAÑO DE LA MUESTRA

  • Se usó el procedimiento de muestreo estadístico de probabilidad; en un estudio de casos como este, la única forma de hacer inferencias estadísticas correctas de una muestra o población es mediante el uso de una muestra de probabilidad.
  • Hay cuatro tipos de muestra de probabilidad; el usado en este estudio es el de una muestra aleatoria simple donde cada individuo tiene la misma oportunidad de selección que cualquier otro y la selección de un individuo no afecta la probabilidad de que otro sea elegido.
  • Se sacó un listado de todos los candidatos probables con dirección y teléfono y se mantuvieron en constante actualización durante el tiempo que duró la prueba.

EXTRACCIÓN DE LA MUESTRA ALEATORIA SIMPLE

  • La clave de la selección de muestra apropiada es obtener y mantener una lista actualizada de los datos de todos los individuos o elementos de los cuales se extraerá la muestra la cual constituirá el marco de población y servirá a la vez como población objetivo.
  • Se buscaron datos de contadores que publicitaran en los avisos clasificados del periódico EL PAIS, de alta circulación los días domingos; igualmente, se extrajeron los datos de los que publicitan en las páginas amarillas del directorio telefónico; las restantes se distribuyeron entre compañeros contadores graduados de Univalle y Usaca y personas referidas por ellos. Hubo oficinas de asesores donde llenaron más de tres encuestas por poseer mayor número de contadores en ellas.

OBTENCIÓN DE RESPUESTAS

  • El cuestionario fue enviado con una carta explicativa y con instrucciones; al igual que con el dato de ubicación del encuestador. Se establecía en ella el objetivo de la encuesta, cómo usarse y se describía la importancia de que se respondiera en el menor tiempo posible. Se dio también la seguridad necesaria del anonimato de las respuestas y las mayores facilidades para recoger la encuesta.

POSIBLES ERRORES DE LA ENCUESTA DE LA MUESTRA

  • Se trataron de minimizar los errores de sesgo de selección, muestreo y medición pero se falló en el sesgo de no respuesta pues no se contactaron muchas de las personas que fueron encuestadas para completar lo no respondido debido a que estaban muy ocupadas o nunca devolvieron las múltiples llamadas.

ORGANIZACIÓN DE DATOS

  • Se usó un software especializado de computadora para tablas y diagramas y se hizo un cálculo de distribución de porcentajes de respuesta que se imprimieron en forma de gráficas de barra y pastel. Se usó también promedio aritmético para hacer el análisis y este sólo fue descriptivo.

5.4 EXPLICACION DEL DISEÑO DEL CUESTIONARIO

· Parte I: Presentaciones e instrucciones generales del cuestionario; su fin es reforzar la confidencialidad y seriedad del estudio; se adjunta una carta de presentación al cuestionario donde se manifiesta el objetivo de la encuesta.

· Parte II: Se pregunta sobre el diseño de las empresas en que se ha laborado y los valores éticos que las guían.

· Parte III: Preguntas referidas a la percepción sobre el actuar ético de los Contadores Públicos y parte central del trabajo.

El diseño de la encuesta se puede observa en el anexo No. 1.

6. ANALISIS DE LA MUESTRA EFECTIVA Y RESULTADOS DE LA ENCUESTA

Se entregaron 115 encuestas y fueron recuperadas 72; todo el análisis se hará con base en las encuestas recuperadas; el resto no fue posible obtenerlas a pesar de la insistencia en recuperarlas.

Se analizaron 49 preguntas y los resultados obtenidos fueron: (Ver Anexo en Excel)

7. VISION GENERAL DE LOS RESULTADOS OBTENIDOS

No se observa relación entre el tipo de egresado y la ética; tampoco entre el sexo y la ética o entre la labor que se ha realizado en la empresa, la edad o el tiempo laborado; sería interesante intentar mostrar por medio de otro estudio si habría un vínculo en estos campos con la ética.

7. 1 ANALISIS ESTADÍSTICO

Nuestros datos iniciales esperaban obtener un nivel de confianza del 95% y un margen de error del 5%, de tal forma que al revisar y descartar las encuestas mal contestadas o no elaborados completamente, hubiesen quedado validadas y corregidas 72.

Lo que en realidad se obtuvo fueron 72 encuestas y para mantener el mismo nivel de confianza del 95% e igual margen de error del 5%, se deben tomar 57 encuestas como validadas y corregidas.

Sin embargo, teniendo en cuenta los datos iniciales, la tasa de respuesta fue del 62% pues de 115 encuestas entregadas, no se recolectaron 32; la tasa de no respuesta a ciertas preguntas se mantuvo en un promedio de 9 personas, es decir, 12.5%.

7.2 ANALISIS DE DATOS RELEVANTES

· Los contadores encuestados asesoran empresas organizadas y bien estructuradas pertenecientes al sector de los servicios y las manufacturas, de capital privado, personas jurídicas tipo sociedad limitada o anónima. Muy pocos observan que están o han asesorado empresas sin ningún tipo de organización, mínimamente mantienen lo estrictamente necesario como un organigrama y una organización jerárquica de funciones; también resulta llamativo que el 75% de los contadores se ha encontrado alguna vez con contabilidades atrasadas.

· Uno de los objetivos del proyecto se obtuvo cuando los contadores encuestados respondieron en más del 95% que si se consideran éticos en su actuar profesional. El otro objetivo se completa al observar que más del 85% conoce el Código de ética para la profesión.

· El hecho de que más del 70% de contadores se encuentre con contabilidades sistematizadas permite suponer que no deberían estar inmersos en cuestiones técnicas pues este tipo de contabilidad fue creada para mejorar la estructura básica de la base contable y agilizar esas funciones. Sin embargo, el sólo contestar una encuesta de este tipo requirió un tiempo adicional de que la mayoría no disponía pues son profesionales altamente ocupados de dedicación completa. Lo que si se puede admitir es que esta dedicación se refleja en el grado de confianza que poseen en las contabilidades que firman que es mayor del 60% en más del 90% de los encuestados.

· Al calificarse las características que debe tener toda contabilidad según la ley se obtienen resultados normales pues más del 60% de los contadores le dan a su contabilidades las características que toda contabilidad debe reunir; es decir, dicen que es confiable, veraz, real, organizada, oportuna y clara. La característica de integralidad fue poco usada pero se considera que fue más por desconocimiento del concepto que implica el término.

8. CONCLUSIONES

  • No se observa relación entre el tipo de egresado, el sexo o la labor que se haya realizado en la empresa con respecto a la ética.
  • Los encuestados son contadores de empresas bien establecidas y de trascendencia lo que se demuestra en el tipo de organización interna que poseen y las calificaciones que les asignan.

· Los contadores encuestados asesoran empresas organizadas y bien estructuradas pertenecientes al sector de los servicios y las manufacturas, de capital privado, personas jurídicas tipo sociedad limitada o anónima. Muy pocos observan que están o han asesorado empresas sin ningún tipo de organización, mínimamente mantienen lo estrictamente necesario como un organigrama y una organización jerárquica de funciones; también resulta llamativo que el 75% de los contadores se ha encontrado alguna vez con contabilidades atrasadas.

· Uno de los objetivos del proyecto se obtuvo cuando los contadores encuestados respondieron en más del 95% que si se consideran éticos en su actuar profesional. El otro objetivo se completa al observar que más del 85% conoce el Código de ética para la profesión.

· Al calificarse las características que debe tener toda contabilidad según la ley se obtienen resultados normales pues más del 60% de los contadores le dan a su contabilidades las características que toda contabilidad debe reunir; es decir, dicen que es confiable, veraz, real, organizada, oportuna y clara. La característica de integralidad fue poco usada pero se considera que fue más por desconocimiento del concepto que implica el término.

  • En promedio el 88.5% de los encuestados se considera profesionalmente ético y se califica entre 8 y 10 en los requerimientos del código de ética.
  • El 50% de los encuestados considera que no hay disyuntiva entre el actuar profesional ético y la labor contable y el 80.6% cree que los problemas éticos se enfrentan al presentar información ficticia sobre todo para impuestos y trámites financieros.

9. RECOMENDACIONES

  1. Es necesario que el contador evalúe sus principios morales y éticos y encuentre sus falencias a este nivel para ser un actor importante en la tendencia actual de revisar la ética de los negocios y si es necesario cambie su mentalidad y su actuar en bien de la sociedad o que modernice el código de ética que rige su profesión si es que es este el que no está acorde a su realidad.
  2. Confrontar al profesional contable constantemente en sus funciones éticas de tal forma que se le permita evaluar su responsabilidad social en la labor que desempeña y lo haga consciente de su realidad y de la importancia de una buena influencia en su actitud que le permitan cambiar la imagen que tiene en el mundo empresarial.
  3. La percepción es que el contador rehuye contestar encuestas de este tipo dada su baja calidad ética que le hace temer confrontaciones de este estilo; la sola falta de calidad en el compromiso al responder este tipo de estudios deja el sinsabor de duda en la calidad de su trabajo; dirían los que evalúan este proyecto que no se puede deducir tanto pero se puede refutar que "de la prueba se sabe cómo será el raspado".
  4. Algunos contadores añadieron sus sugerencias a la encuesta pues se utilizó el último numeral para este beneficio; de esto se obtuvo:

a. Es curioso que los profesionales que dan ética en las universidades y que después se trabaja con ellos en el ámbito profesional no son tan éticos como teóricamente decían ser.

b. Es complejo medir el grado de ética de la profesión.

c. Es discutible la apreciación sobre independencia e imparcialidad aunque estén tomadas de los presupuestos legales del código de ética; es necesario revisarlos a la luz de la filosofía de la ciencia como metateoría que ayuda a calificarlas en su utilidad y exactitud en la lógica y la verdad.

d. Todo contador se presume que debe ser ético; eso es ser profesional. No se debe presumir que hay error o fallas; no los debe haber pues la universidad los califica. Se debe presumir así mismo la decencia del empresario. El profesional que hizo estas sugerencias consideró que había en la encuesta preguntas que inducían a error. Consideró necesario decir que no puede hablarse de error ético si hay normas que pueden afectarse en pruebas de control posterior. La base de un control interno es la de una buena selección de personal, si no hay buena remuneración no se puede esperar mucho de la ética; calificó la encuesta como muy académica y considera que en toda actividad profesional es indispensable experiencia pues hay teoría que distan mucho del saber real.

e. A los contadores no les interesa que los gerentes y propietarios conozcan la norma; por eso la mayoría de sanciones que impone la DIAN es por desconocimiento de las normas tributarias de estas personas y la desactualización crítica en la que permanecen cantidad de contadores.

f. La mayoría consideró que la encuesta era muy larga pero sólo uno sugirió por escrito no hacer cuestionarios tan largos por la mínima disponibilidad de tiempo que ellos tienen.

g. La información veraz depende de las bases iniciales de todo objeto contable; si el sujeto proporciona el real ingreso y el real costo y gasto al departamento de contabilidad, este obtendrá un informe financiero acorde al normal funcionamiento de cualquier negocio o empresa, sea esta grande o pequeña. En la labor del contador se debe plasmar sus conocimientos en la correcta contabilización de la información que se le presenta; si esto falla, no hace mucho.

h. Al Contador se le enseña en la universidad a ser ético pero desafortunadamente cuando sale a enfrentarse profesionalmente a la calle se encuentra con situaciones coyunturales que lo ponen a pensar en cómo actuar: si actúa éticamente y el jefe no, lo sacan de su trabajo y si no trabaja no tiene de qué vivir.

i. Un buen conocimiento y una buena asesoría puede cambiar la forma de pensar de los empresarios, demostrando con información oportuna y veraz que sin necesidad de evadir impuestos y con una buena planificación y organización de la empresa, es posible llevar una contabilidad ética.

  1. Un profesional sugirió manejar este tipo de empresas con respuestas de selección única.
  1. Hay muchos puntos que se pueden desprender de este estudio y quedarían gran cantidad de resultados a analizar; por ejemplo:
  • ¿Influye el tipo de empresa en la actitud ética de sus componentes?
  • ¿Hay falencias en el código de ética o estamos percibiendo erróneamente la realidad profesional del Contador Público?
  • ¿Tienen alguna influencia características tales como el sexo, la universidad donde se graduaron o el tiempo de servicios prestados por parte del contador en las percepciones éticas que él tenga de su función?
  • ¿Si la contabilidad en el país no tuviera la trascendencia fiscal que se le imputa, estaríamos examinando las falencias éticas en esta profesión?
  • ¿Por qué razón el Contador no ha posicionado su labor a la vanguardia de las actividades empresariales y no ha liderado cambios en la importancia que debería dársele a su función?
  • ¿Genera este profesional dudas en su actuar laboral a pesar de que él considera que desempeña bien sus funciones?¿De dónde salen los rumores de desconfianza en la labor profesional del Contador?¿Cuál es la causa si él considera que desempeña a cabalidad sus funciones?¿Cómo desvirtuar los comentarios negativos sobre la labor contable que se despiertan en el ámbito empresarial o cómo demostrar que no son ciertos?
  1. Algo muy claro es que las respuestas que no se respondieron fueron sobre todo las que implicaban compromiso en los principios éticos; el estudio deja la percepción de que los contadores no son tan éticos como dicen ser; igual sensación dejan la cantidad de personas que eludieron responder la encuesta y que a pesar de recibirla no la devolvieron; también queda la percepción de que no se es tan concordante en lo que se hace, es decir, se sabe y se cree ser ético pero en la realidad se deja mucho que desear al llevar a la práctica la ley.
  1. También queda la percepción de que los Contadores o no son conscientes o no les interesa la función social de su profesión o no tienen en verdad idea de los principios éticos de la profesión; cuántos hay de los que pueden evitar una quiebra y no lo evalúan, cuántos permiten producir información oportuna y eficaz para tomar decisiones correctas, cuántos llevan información veraz y real de las empresas teniendo conocimiento de los principios éticos y morales que podrían ayudar a la sociedad, cuántos se lavan las manos y dicen que cumplían órdenes y que no estaba en sus manos cambiar el rumbo de las empresas.
  1. Teniendo en cuenta los resultados obtenidos motivar nuevos estudios sobre la importancia de la ética en el actuar profesional del Contador Público que permita aplicar los correctivos para mejorar su comportamiento en el campo profesional y lograr limpiar su imagen de tal manera que le permita enfrentar los retos que se le imponen con la nueva reforma tributaria.

BIBLIOGRAFIA

1. TEXTOS DE SUSTENTACION

BERENSON, M. LEVINE, D. Estadística básica en administración. Sexta Edición. Editorial Prentice. 1996. México

BLANCO LUNA, Yanel. Manual de auditoria y revisoría fiscal. 3ª edición. Cali. Editora Roesga. 1994. pp.342 a 358.

COBO, Diego. Compendio de Filosofía. Copias USACA. 2001.

CORTINA, Adela. Ética de la empresa. Editorial Trotta. 3ª Edición.. 1998. Madrid, España.

KANT, I. Metafísica de las costumbres. Ediciones Altaya S.A. Barcelona. 1993.Págs. 26 y 27.

NOHL, Herman. Introducción a la ética. Breviarios. Fondo de Cultura económica. México. 1993.

TEJEDOR C. Cesar. Historia de la filosofía en su marco cultural. Copias libro original.

2. TEXTOS DE CONSULTA

ADDENDA. Actualización Normas Técnicas Icontec. 2001.

ARISTÓTELES. Ética Nicomáquea. Ediciones Universales. Bogotá.1994

AUTORES VARIOS. Percepciones y actitudes frente a la ética de los negocios en Chile: una investigación empírica. Conclusiones obtenidas y publicadas en la revista estudios en dirección de empresas. Universidad Católica de Chile. 1998. Vol. 1. Nº 2.

Dewey, Jhon. Teoría de la Moral. México. 1965.

ECO, Humberto. Como se hace una tesis. Traducción. España. Editorial Gedisa S.A. 1994.

Engels, S.F. Anti-Duhring. México. Editorial Grijalbo.1964.

FUNDAMENTOS DE ETICA. PROGRAMAS DE CULTURA. SENA. Bogotá. 1963.

GOMEZ, A. Paula. Ética del siglo XX. México. UNAM. 1958.

GERTZ MANERO, Federico. Origen y evolución de la contabilidad. Editorial Trillas. México. 5a. Edición. 1990.

LEY 43 DE 1990. CARTA DE ADECONTA. Febrero. 1991. Cali

MARTING U., Betty. Guía para la elaboración y presentación de trabajos de investigación. 3a. Edición. Ediciones Jurídicas Gustavo Ibáñez.1996.Bogotá

NEIRA, F. Credibilidad ética del Contador Público. Ponencia 13er Congreso Nal de estudiantes de contaduría pública. Gecua. Medellín.1999.

Propuesta para el estudio de la conformación del colegio profesional de la Contaduría Pública. Jul 15/97

RAWLS. Teoría de la justicia. 1971.

RUSSEL, Bertrand. Ensayos Filosóficos. Editorial Altaya. 1993. Barcelona.

SAVATER. Fernando. La Dimensión Ética de la empresa. Serie Conversaciones. Fundación Social. 1998.

SMITH, Adam. Teoría de los sentimientos morales. FCE. México. 1979.

ANEXOS

ANEXO 1. MODELO ENCUESTA

El modelo de encuesta se muestra en las páginas siguientes.

Para ver la tabla seleccione la opción "Descargar" del menú superior

ANEXO 2. COMENTARIOS ESTADÍSTICOS.

Error de la PROPORCIÓN

De acuerdo a cálculos estadísticos, para alcanzar un nivel de confianza del 95% se necesita un 5% de error en la proporción el cual relacionado con la muestra proporcional, que para este caso es de 72 encuestas en el estudio de investigación de mercado, Ética de Contador, se hubiese necesitado un total de 98 encuestas antes de ser corregidas, para así validar las 72 como corregidas y darle el 95% del nivel de confianza.

Como sólo se sometieron en cuestión las mismas 72 encuestas para tener en cuenta el mismo nivel de confianza del 95% y el mismo 5% como error en la proporción se estaría hablando de un total de 57 encuestas (80% de la muestra) corregidas o validadas.

Comentarios del estudio

En el presente estudio de investigación de mercados, se puede denotar el gran ausentismo en respuestas claves de la encuesta; esto puede calificarse como falta de compromiso de dichas personas con respecto a algo tan esencial en nuestros días como es la ética.

Codificación del estudio

Para ver el texto completo seleccione la opción "Descargar" del menú superior

ANEXO 3. OBSERVACIONES A TENER EN CUENTA EN LA ENCUESTA

El objetivo inicial de esta investigación era conocer el punto de vista que tiene el empresario sobre el trabajo del profesional de la contaduría pública y se centró en una organización importante de la ciudad, Acopi; se solicitó el permiso de dicha entidad y ellos proporcionaron un listado de 125 empresas afiliadas en ese momento; sin embargo, la inestabilidad económica y de seguridad del país ha llevado a la quiebra a muchas de esas empresas, muchas han sido cerradas, desafiliadas del gremio o simplemente han desaparecido; los propietarios de las que continúan funcionando o no viven en el país o toman medidas fuertes que impiden llegar a ellos así que luego de muchos intentos fallidos se optó por entrevistar directamente al contador. Se redactó una encuesta que después se pudo reconocer con falencias y distribuyeron ciento quince (115) encuestas por toda la ciudad, partiendo de direcciones y teléfonos que se localizaron en el directorio telefónico y en avisos clasificados del periódico de mayor circulación. Primero se llamó a algunos para pedirles su colaboración y pocos dieron respuesta afirmativa; luego se distribuyó yendo directamente a visitarlos; la mayor dificultad fue que no tenían tiempo disponible y el 70% requirió de más de dos semanas para responderla; en principio, se estuvo a punto de desistir pues pocas veces fue bien recibida y se encontró con cantidad de profesionales que no tenían sitios de atención bien definidos sino que daban datos de sus hogares de residencia donde no era posible localizarlos; la mayor cantidad de veces no se encontraban y debían dejarse las encuestas para regresar por ellas después; además, sólo se logró conversar directamente con cerca del 5% de los encuestados.

Se pudo evidenciar que a los contadores poco les agrada responder encuestas, mucho menos si tienen que ver con la ética y la mayor cantidad de veces no tienen tiempo para nada más que para estar inmersos en la técnica contable; si se debe reconocer que sólo el 1% se rehusó a contestarla o fue devuelta en limpio después de un tiempo. Esto ya de por si dejó una imagen de las falencias éticas de los contadores y lo peor es lo poco dispuestos que se puede estar a cambiar. Los principios de ética son aplicables a todo Contador Público por el sólo hecho de serlo, sin importar la índole de su actividad o la especialidad que cultive, tanto en el ejercicio independiente o cuando actúe como funcionario o empleado de instituciones públicas o privadas, en cuanto sea compatible con sus funciones.

ANEXO 4. CONCEPTOS KANTIANOS

El bien jurídico y el bien moral predominan y es el punto de partida de la reflexión práctica (proyecto kantiano de filosofía práctica crítica). Un deber es perfecto si se refiere al derecho de la humanidad y de los hombres; está acompañado por una coacción externa y pueden exigir precisión en el cumplimiento. Un deber es imperfecto si se refiere al fin último de la humanidad y de los hombres, están exentos de coacción externa y no puede excluir excepciones. A la facultad de desear se le llama facultad de hacer u omitir a su albedrío. A esta facultad unida a la conciencia de ser capaz de producir el objeto mediante la acción, le denomina arbitrio y si no se llama deseo. A la facultad de desear cuyo fundamento interno de determinación se encuentra en la razón del sujeto, se le llama voluntad. El arbitrio puede ser determinado por la razón pura y entonces es libre arbitrio o sólo determinado por la inclinación (impulso) y se convierte en arbitrio animal. La libertad de arbitrio es la independencia de su determinación por impulsos sensibles (concepto negativo); la facultad de la razón pura de ser por sí misma práctica (concepto positivo). La máxima de cada acción debe someterse a las condiciones de aptitud para convertirse en ley universal. Las máximas del hombre que proceden de causas subjetivas no coinciden por sí mismas con los objetivos. Si las leyes afectan sólo a acciones meramente externas y a su conformidad con la ley se denominan jurídicas. Pero si exigen también que ellas mismas deban ser los fundamentos de determinación de acciones, entonces se convierten en leyes éticas.

La coincidencia con las leyes jurídicas se denomina legalidad; la coincidencia con las leyes éticas, es la moralidad de la acción. Toda legislación comprende dos elementos:

- Una ley que representa objetivamente como necesaria la acción que debe suceder, es decir, que convierte la acción en deber.

- Un móvil que liga subjetivamente con la representación de la ley, el fundamento de determinación del arbitrio para la realización de esa acción. La ley hace del deber un móvil. Así que si la legislación hace de una acción un deber y de ese deber, a la vez, un móvil, es ética. Pero la que no incluye el móvil en la ley y, por tanto, admite también otro móvil distinto de la idea misma del deber, es jurídica.

Si se concuerda o discrepa de una acción con ley, sin tener en cuenta los móviles de la misma, se le llama legalidad (conformidad con la ley), pero a aquella en la que la idea del deber según la ley es a la vez el móvil de la acción, se le llama moralidad (eticidad) de la misma. Permitida, es una acción que no se opone a la obligación y se llama permiso a esta libertad que no está limitada por ningún imperativo opuesto. A partir de ahí se sobreentiende lo no permitido. Deber, es la acción a la que alguien está obligado. Acto, es una acción en la medida en que está sometida a leyes de la obligación. Cuando una persona (sujeto) usa su libertad desde el punto de vista de su arbitrio, se considera como autor del efecto y si este junto con la acción misma se le puede imputar, cuando se conoce la ley previamente, pesa sobre ellos una obligación. La personalidad moral no es sino la libertad de un ser racional sometido a leyes morales y por esto no está sometida a otras leyes más que las que se da a sí misma. Correcto o incorrecto, es un acto en la medida en que es conforme al deber o contrario a él. Un acto contrario a la ley es trasgresión. Una trasgresión no intencionada se llama culpa y una intencionada se llama delito. Lo que es correcto según las leyes se llama justo y lo que no lo es, es injusto. Un conflicto de deberes consistiría en una relación entre ellos y que resulta contrario. Leyes externas son leyes obligatorias para las que es posible una legislación externa. Hay leyes externas naturales, que son aquellas a las que se reconoce obligación a priori mediante la razón, incluso sin legislación exterior. Las leyes positivas son las que no obligan sin legislación externa efectiva. El principio que convierte en deber determinadas acciones es una ley práctica.

La regla del agente que él toma como principio por razones subjetivas es su máxima. La coincidencia de una acción con la ley del deber es la legalidad, la de la máxima de la acción con la ley es la moralidad. El principio supremo de la doctrina de las costumbres es, pues, obrar según una máxima que pueda valer a la vez como ley universal. Las leyes proceden de la voluntad, las máximas del arbitrio. Imputación en el sentido moral es un juicio por medio del cual alguien es considerado como autor de una acción, que entonces se llama acto y está sometido a las leyes. El término doctrina de las costumbres se denominaba doctrina de los deberes. Doctrina del derecho (Ius), conjunto de leyes para el que es posible una legislación exterior, si es real es doctrina del derecho positivo. Ius naturae, es doctrina del derecho natural.

 

DATOS DEL AUTOR

María Fernanda Trejos López

Estudios realizados

Licenciada en Biología y Química y Contadora Pública

Universidad del Valle – Cali

Tesis realizada como proyecto de grado en Abril de 2003

Categoría Ética, Empresa y Contabilidad

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Contabilidad

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.