Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La historia de tu vida

Enviado por ingemoguel



  1. ¿Heridas y frustraciones en tu niñez?
  2. Alimento del alma
  3. Aprende a controlar tu mente
  4. Un eficaz detector de mentiras
  5. Mentiroso, mentiroso
  6. Crisis de autoridad en la familia
  7. El plan de tu vida: la clave para triunfar
  8. Unas vacaciones inolvidables

* "La madurez del hombre es haber recobrado la serenidad con la que jugábamos cuando éramos niños".
Frederich Nietzsche

Recuperar tu vida es un proceso que puede comenzar con actividades tan sencillas como hacer una reflexión acerca de ti mismo. Recuerda los detalles de tu niñez, las fortalezas y debilidades de tus padres, de las posibles consecuencias de la relación con ellos. Te invito a que veas la película de tu infancia, sin censuras (no es aconsejable compartir la información con tus padres o parientes cercanos). Te invito a que vayas a la playa o a un lugar apartado; piérdete todo un día y así tendrás oportunidad de reflexionar sobre quién eres y quién deseas elegir ser.

Si posees una foto de cuando eras un niño, llévala; si todavía conservas algunos juguetes de tu infancia, te aconsejo que sean parte de tu equipaje en este viaje, además de una libreta y un lapicero. Al ver la foto, advertirás la alegría que emanaba de tus ojos cuando eras un niño. Verás a un pequeño inocente, maravilloso, que sólo desea la oportunidad de vivir su propia vida. Este niño no pidió nacer. Todo lo que querías como niño era un poco de alimento y amor.

Comparte tu intimidad

Inicia conociendo a tu niño desde el momento de su nacimiento. Cierra los ojos y recrea cada detalle de lo que creas que haya pasado en ese momento. Toma a tu niño en tus brazos y háblale, arrúllalo, mímalo y dile que lo vas a proteger el resto de tu vida.

Algunas veces es conveniente que compartas la historia de tu vida con uno o varios amigos. Cuando te revelas, se crea un efecto casi mágico en los que te escuchan. Se crea un efecto de empatía. La revelación cambia a quien lo hace, como a quien lo recibe. Cuando yo me abro a ti, estoy siendo yo realmente, y al ser yo mismo en tus ojos, lo soy también en los míos, y con ello me revelo a mí mismo. Me veo en mis palabras y en tu rostro; descubro mis fallas y mis aciertos en tus expresiones y voy gradualmente leyendo mi propia experiencia en tus ojos y en tus reacciones. Y también tú cambias al oírme, al escucharme, tus propias experiencias afloran y vas pensando en ellas y vas construyéndote junto conmigo.

Necesitas un buen oído que escuche

La autorevelación tiene el poder de cambiar el pasado en presente. Si te cuento parte de mi vida pasada, no es para hacer evidente mi pasado y comportarme como una víctima. Es para que mi pasado obre sobre mi presente, como yo lo veo y lo siento y así, al contarte hechos dolorosos de mi vida que me sucedieron en el pasado, te estoy revelando sentimientos presentes. La reacción que tu tengas de mi relato, es la medida de mi sinceridad. Si me pierdo en vaguedades, se pierde tu interés como oyente y de eso fácilmente me doy cuenta que te estoy platicando un cuento chino, que difícilmente me esté ayudando a construirme. Hay que tener presente que cuando el fuego arde, las chispas brillan; y esto lo aplico en mi autorevelación, porque a medida que el relato se acerca a la realidad, el interés que te cause será mayor y tu expresión descubrirá las chispas que del cincel y del martillo emanan al moldear mi vida.

Se vale ser feliz

Si ya has recuperado la tranquilidad, si el niño que llevas dentro ya ha resuelto parte de su dolor y convive armoniosamente contigo, entonces vale la pena empezar a soñar.

Muchos de nosotros tenemos sueños muy complejos. No sabemos a dónde vamos, entonces ¿por qué nos sorprendemos si no llegamos? Pensamos en cosas grandiosas, pero sin detalles. Necesitamos ser específicos. Otras veces no tenemos ningún sueño. Vivimos a la defensiva. Cada mañana nos levantamos sin meta alguna y luego nos extraña mucho irnos a dormir por la noche, sin haber realizado nada. De esta manera, la vida se convierte en una aburrida rutina. Hacemos lo que nuestros padres nos exigen, lo que los maestros nos asignan, lo que nuestro jefe nos ordena, lo que nuestra familia o amigos esperan de nosotros y lo que la iglesia o el gobierno requieren. Dejamos que la ley determine nuestra moralidad y que los impuestos deducibles condicionen nuestras obras de caridad. El escritor, actor y productor filántropo, Bill Cosby, lo dice así: "Yo no sé cuál es la llave del éxito, pero sé que la llave del fracaso está tratando de agradar a todo el mundo".

Razones para soñar

* ¿Quieres ver el mundo de otra forma? ¡Puedes lograrlo!

Recuerda que decir yo quiero ser algo más o yo quiero hacer algo mejor, es solamente el principio de un sueño. El autor americano Ben Sweetland escribió: "el éxito es un viaje, no un destino". Soñar es el primer paso de una jornada que te aleja de la mediocridad y del fracaso, te lleva hacia un mundo inimaginable, lleno de oportunidades. Solamente es necesario que cambies tus pensamientos y cambiará tu mundo. Se vale soñar, porque al soñar estás permitiéndote iniciar el proceso de la creación del resto de tu vida. Anímate a soñar y notarás las posibilidades que tienes de ser cada día mejor.

¿Heridas y frustraciones en tu niñez?
Sana tu ayer y disfruta el hoy
Analiza tu pasado para vivir libremente
* Gran parte de nuestro carácter se forma por el conjunto de huellas que marcaron nuestra infancia. Esas áreas de nuestra vida que nos evitan ser personas libres, estables y exitosas se deben a heridas del pasado que sólo identificándolas y sanándolas nos transformarán.

"Lo importante no es lo que hicieron de nosotros, sino lo que nosotros hacemos con eso que hicieron de nosotros"
Tipper Gore

Cuando fuiste un niño ¡eras tan feliz! Los niños no tienen que hacer nada para ser perfectos, ya lo son y se comportan como si lo supieran; se saben en el centro del mundo. No tienen miedo de pedir lo que quieren y expresan sus emociones libremente. Se sabe cuando un niño está enojado; de hecho, todos se enteran hasta los vecinos; también se sabe cuando está contento, ya que su sonrisa ilumina la casa. Están llenos de amor, y mueren si no lo reciben. Los niños no soportan la indiferencia ni la soledad, pues los niños aman su entorno y cada parte de su cuerpo, pero cuando crecen aprenden a vivir sin dar ni recibir amor y eso es lo que causa la pérdida de la felicidad en el adulto.

Dime tu infancia y te diré quién eres

El niño es optimista, ingenuo, dependiente, emotivo, elástico, flexible, jugador incansable, íntegro, espiritual y amoroso. Tú fuiste así. Todos fuimos así. Luego empezamos a escuchar a los adultos que nos rodeaban y les creímos, ahora negamos nuestra magnificencia, nuestra condición de niños y nos llenamos de creencias que lo único que hacen es limitar nuestro desarrollo y alejarnos de la felicidad al no poder administrar y disfrutar de los recursos que nos rodean. Ahora usas una máscara para interactuar en la vida, ocultas tu propia identidad por el miedo de ser avergonzado, de ser lastimado nuevamente. Proteges al niño herido que vive dentro de ti, porque no deseas que siga sufriendo; pero aunque tú no lo desees, el niño herido se manifiesta a cada momento y bloquea tu desarrollo y sigues sufriendo. Esa es la razón por la que te recomiendo tomes la decisión de analizar tu infancia y sanar las heridas que ocasionan que actúes de esta manera y que tengas los resultados que ahora tienes en tu vida. Alguna vez oí "dime qué infancia tuviste y te diré quién eres", y creo que tiene sentido afirmar esto, porque las bases más importantes de tu conducta de adulto se encuentran en la infancia, (aunque posteriormente fuiste añadiendo elementos que te ayudaron a construir tu propia personalidad) y si esta etapa fue tormentosa, tus resultados en la vida adulta lo serán en igual manera. Allí se reflejará la base que tuviste, y eso solamente tú lo puedes remediar.

Sana tu niño interior y comienza a ser libre

Es necesario e importante entender que la necesidad de hallar al niño en tu interior es parte de un antiguo anhelo humano: indagar nuestro pasado y entender a través de él al presente. Detrás de nuestro pasado personal yace nuestro pasado cultural, conteniendo mitos y en estos mitos, el niño es a menudo producto de la unión de lo humano y lo divino. Es el niño místico el que buscamos. Así como el niño de nuestra historia personal. Se inicia el proceso de cambio rindiéndote a lo que ahora eres y después toma acción en tu vida. Detente un rato y piensa lo necesario que es el recuperar la frescura de la niñez, es necesario empezar a soñar de nuevo en lo que fuimos y en lo que queremos ser. Recuerda aquellos momentos felices de la infancia, el rincón preferido, los juegos, el patio, los animales, las travesuras, las golosinas, las fiestas, los besos de mamá, los paseos con papá; recuerda también los olores de la niñez, los colores de la niñez, el viento cuando aporreaba los árboles antes de la lluvia. Recuerda los charcos de los patios llenos de mariposas. Trae a tu mente también las oraciones que hacías antes de dormir... ¿no te dan ganas de recuperar esos momentos de tu niñez? Escuché decir que esto es imposible, pero yo te afirmo lo contrario. Es posible sanar a tu niño herido y vivir con él siempre... reconciliados.

Identifica el dolor y desházte de él

En el rescate del dolor original se pretende experimentar esos sentimientos reprimidos. Es lo que producirá un cambio profundo, que verdaderamente resuelva los conflictos. En otro tipo de cambio, solamente canjeas una compulsión por otra. En cambio en el que te propongo, dejas de ser compulsivo. Es necesario abrazar el dolor no expresado del triste y acongojado pequeño. Este es el sufrimiento legítimo del que hablaba Carl Jung. Solamente sintiendo el sufrimiento puedes dejar de sufrir.

La buena noticia es que el rescate del dolor original involucra el propio proceso de curación de la naturaleza. La aflicción es la sensación restauradora. Nos curaremos naturalmente si sólo se nos permite sentir aflicción. La aflicción comprende toda la gama de emociones humanas. El dolor original es una acumulación de conflictos no resueltos cuya energía ha aumentado con el tiempo. El niño interior está congelado porque no hubo manera en que pudiera expresar su aflicción. Muchas de las acciones que realizaron tus padres o las personas que te rodearon, y que en realidad crees que fueron justas y necesarias, en realidad fueron abusos.

Vence tus temores y cumple tus sueños

Si todavía te sientes inclinado a minimizar y a racionalizar las maneras en que fuiste avergonzado, ignorado o usado para que tus padres u otras personas se desahogaran, necesitas ahora aceptar el hecho que verdaderamente fuiste herido por ellos. Algunos de ustedes fueron victimados mediante la agresión sexual, física o emocional.

Parece ser que mientras más se abusó de ti, más creíste que eras malo y más idealizaste a tus padres y a otras personas. Todos los niños idealizan a sus padres, así es como aseguran su supervivencia. Esta idealización debe ser derribada. Perdónalos, tus padres no fueron malos, sólo eran niños heridos. Quizá te sientas confundido por lo que has leído, eso es bueno, porque ya estás trabajando tu vida. Al decirte que tus padres tuvieron que ver con lo que eres ahora, no es para que te enfrentes a ellos sino para que los comprendas, pero ante todo, ésta es una gran oportunidad que tú tienes, de comprenderte a ti también. Por favor créeme, la situación en tu vida fue negativa. Tu fuiste herido demasiado no permitiendo hoy día que seas verdaderamente tú. Recuerda cuando te decían "no levantes la voz", "me he sacrificado tanto por ti", "¡cállate la boca!", "¡Come o te lo meto en la boca con embudo!" por mencionar algunas frases que te lastimaron. Poco a poco te fueron cubriendo con creencias que a la larga se transformaron en una gran carga que llevas a cuestas que no te deja vivir adecuadamente.

Date la oportunidad de sanar a tu niño interior y recuperarás la frescura de la infancia, la felicidad que se te ha ido perdiendo con el tiempo y verás la vida como un caleidoscopio. Date la oportunidad de ser libre y amar nuevamente y te sentirás a salvo de este mundo de temores, aflicciones... en fin, de esta locura en la que vivimos.

¡Decídete a experimentar la libertad!

Tal vez has sentido la necesidad de ser libre de todas esas limitantes en tu vida que te impiden disfrutar la vida plenamente. Es posible que estés rodeadas de personas que son francas, abiertas y expresivas y quieras dejar a un lado tu timidez y ser más efusiva. Este es el momento de lograrlo.

1. Ponte a cuentas contigo. Busca un lugar en intimidad donde puedas reflexionar sobre todo lo que ahora eres y no quisieras ser. Tal vez una persona envuelta en preocupaciones, temores, dudas, miedos, que no suelta el poder, enojona, en fin.

2. Haz un recuento de tu infancia. Analiza por qué hay determinadas barreras en tu vida o aspectos que te molestan de los demás. Empieza a recordar momentos en tu niñez en los que pasaste por una circunstancia similar.

3. Identifica a quien te dañó. Tal vez logres identificar a personas que te hirieron, te ofendieron o te hicieron sentir muy mal y a raíz de eso, tu personalidad cambió radicalmente.

4. Deja atrás tus heridas. Deténla en tu mente, recrea esa situación y perdona a la persona. Tal vez no sientas que se lo merezca, pero es la única manera de ser libre. Perdónalo y pronúncialo en voz audible.

5. Atrévete a cambiar. Rompe tus moldes, declara a cada rato que tú puedes ser diferente y comienza a hacer esas cosas que te limitan.

6. Comienza a soñar. Siendo libre nada te detiene para soñar y lograr las metas que te propongas. Sé visionario y sé feliz.


Alimento del alma
* Evita envidias, miedos, corajes, celos y frustraciones, el camino a la paz y la tranquilidad lo encontrarás en los sentimientos positivos y así, conseguirás también cuidar tu cuerpo y su salud.

Ya se ha escrito bastante sobre la manera de cuidar el cuerpo, pero descuidamos el alma, donde residen las emociones, este aspecto está levemente descuidado. ¿Sabías que tu salud depende en gran medida de cómo estén ejercitadas tus emociones?

Yo te pregunto: ¿Tienes madurez emocional? ¿Has atendido este aspecto de tu vida?

¿Cómo maneja tu estrés, la constante presión bajo la cual vives?, ¿Las decepciones?, ¿A qué atribuyes tus dolencias?

Necesitas comer diariamente para proveer de energía tu cuerpo y para prevenir los efectos que debilitan tu salud. Pero también necesitas de otro tipo de alimento. Alimento para el alma y para el corazón. Es triste darnos cuenta de que existen seres humanos que no descuidan los alimentos para mantener saludable su cuerpo, pero no muestran la misma preocupación para atender su alma y su corazón. Es como si sólo sintieran el peligro de las cosas materiales, y no se dan cuenta de otros riesgos.

Algunas veces te ha pasado: Cuando sientes que tu cuerpo está enfermo, recurres al doctor, preocupado por tu salud y por tu vida. Pero las enfermedades del alma, como la duda, la envidia, la hipocresía, la arrogancia y la dependencia de este mundo, quizá no te provoquen la misma reacción.

En este tipo de enfermedades se tiende a fingir no saber que sabes que lo padeces. La negación ante la desgracia es un escudo protector, todos negamos nuestros vicios y dolencias, pero muy en el fondo estamos en un patético suicidio. El odio amarga, la tristeza encrudece, el temor ahoga, al mismo tiempo nuestra coraza endurecida por capas de rencores agrios, nos crea una imagen dura e impenetrable, enigmáticamente morbosa ante los demás.

¿Cómo hacer que esto termine?

Pues para que atiendas esta situación, tendrás que enfrentarte a ti mismo(a), así habrá mayor probabilidad de salir adelante. Te recomiendo que te apartes un día en donde puedas estar solo(a) y repases la historia de tu vida. Ríndete ante lo que eres, no opongas resistencia para no engañarte. Después de que hayas visualizado e identificado las dolencias del alma, entonces toma acción con valentía para resolverlos.

Recomendaciones complementarias

  • Toma aire fresco en cada momento: La buena respiración calma los nervios, estimula el apetito, hace más perfecta la digestión, y produce sueño sano y reparador.
  • Toma tu dosis diaria de sol: Debes recibir la luz solar de la mañana. Salte a la luz y al calor del glorioso sol y comparte con la vegetación sus propiedades tonificantes y saludables.
  • Date tiempo para el descanso: Una mente que tenga discernimiento y juicio encontrará medios abundantes para recrearse y distraerse. La recreación al aire libre, la contemplación de la obra de Dios en la naturaleza, será del mayor beneficio.
  • Haz ejercicio: El ejercicio aviva y regula la circulación de la sangre; pero en la ociosidad la sangre no circula con libertad, ni se efectúa su renovación, tan necesaria para la vida y la salud. La piel también se vuelve inactiva. Las impurezas no son eliminadas como podrían serlo si un ejercicio activo estimulara la circulación, mantuviera la piel en condición de salud, y llenara los pulmones con aire puro y fresco.
  • Aliméntate convenientemente: Los cereales, las frutas carnosas, los frutos oleaginosos, las legumbres y las hortalizas preparados del modo más sencillo y natural posible, son los comestibles más sanos y nutritivos. Comunican una fuerza, una resistencia y un vigor intelectual.
  • Provéete de agua: Estando sanos o enfermos, el agua pura es para nosotros una de las más exquisitas bendiciones del cielo. Su empleo conveniente favorece la salud. Ingerida en cantidades suficientes, el agua suple las necesidades del organismo, y ayuda a la naturaleza a resistir a la enfermedad. Aplicada externamente, es uno de los medios más sencillos y eficaces para regularizar la circulación de la sangre.

Deposita tu confianza en el poder divino: Muchos están sufriendo de enfermedades del alma mucho más que de afecciones del cuerpo, y no encontrarán alivio hasta que recurran a Dios, la fuente de vida. Entonces cesarán las quejas de cansancio, soledad, y descontento. Dios es el único que puede sanar. Su proceso de curación y reconstitución es gradual y les parece lento a los impacientes. Espera... siempre espera, pues los agentes naturales actúan para restablecer tu salud. Pero lo que actúa por medio de estos agentes es el poder de Dios. Todo poder capaz de dar vida procede de él. Cuando alguien se repone de una enfermedad es Dios quien lo sana.

Aprende a controlar tu mente

Equilibra tu mente y alma

* Evita envidias, miedos, corajes, celos y frustraciones, el camino a la paz y la tranquilidad lo encontrarás en los sentimientos positivos y así, conseguirás también cuidar tu cuerpo y su salud.

* Las rencillas y regaños son inevitables, pero la efectividad de los consejos y la respuesta de los hijos está en la forma en que los padres ejercen su autoridad

"Dad palabra al dolor; el dolor que no habla
gime en el corazón hasta que lo rompe"
W. Shakespeare

¿Sabías que tu mente es la fuerza que tiene el poder de materializar todo cuanto sale de ella y que cada idea que piensas hoy, estará creando tu futuro mañana en todos los aspectos de tu vida? ¿Sabías que puedes tener el control de tus pensamientos y emociones, y ambas repercuten en ti, física, mental y espiritualmente? Si dudas de ello, entonces eres como una hoja al viento y permites que lo que piensas y lo que sientes desmedidamente, causen efectos sin control dentro de tu vida, ya sean positivos o negativos, según sea la calidad de ellas.

Si así lo decides, las emociones positivas como el amor, la alegría y la voluntad de ayudar, serán para ti los elementos creadores de la salud, la prosperidad, el éxito, la armonía y la tranquilidad espiritual. Ahora, si te inclinas a tener emociones negativas, como el resentimiento, el miedo, la tristeza, el enojo, la crítica, la culpabilidad, etc., serán las constructoras de tu enfermedad, soledad, fracasos, o desamor entre otras cosas.

¡Libérate ya! Pues por medio de la liberación de tus emociones negativas y tus viejos patrones de conducta, se pueden modificar y hasta nulificar los efectos de cualquier enfermedad y desamor para transformarlos en fuente de vida.

Algunas veces has pensado que los pensamientos, creencias y actitud ante la vida rigen tu destino, pero no alcanzas a imaginar las dimensiones que esto puede tener. Pues resulta que todo lo que tienes en tu vida no es más que la cosecha de la siembra, de lo que haces o dejas de hacer. Tu presente es producto del pasado, y tu futuro lo construyes en el presente. Si en tu presente existe algo que no funciona bien, es tiempo de cambiar, para poder vivir un futuro como siempre lo has deseado.

En este caso, la salud es tal vez el aspecto más sorprendente, todo se puede evitar y curar solamente con cambiar el patrón de pensamientos, aprender a controlar las emociones y sobre todo aceptarte, reconocerte, amarte y apoyar tu desarrollo. Parece difícil de creer, sin embargo de ahí deberás partir. No hay salud sin amor, no hay cura sin perdón.

Pon mucha atención en esto:

Piensa en lo que quieres ser, hacer y tener. Piensa en ello a menudo hasta que lo tengas muy claro; cuando logres dicha claridad, no pienses en nada más. No imagines otras posibilidades. Disciplina tu mente para que mantenga con firmeza el pensamiento creador original. Cuando tus pensamientos sean claros y firmes empieza a hablar de ellos como verdades, grítalos fuerte y utiliza el gran mandato que hace surgir el poder creador "Yo soy a los demás". El "yo soy" constituye la más poderosa afirmación creadora del universo. Sea lo que sea que pienses, sea lo que sea que digas tras la palabra Yo soy, pondrás en movimiento dichas experiencias, harás que surjan, las llevarás a ti. Aprende a controlar tus pensamientos, a pensar en lo que quieres; cuando te sorprendas a ti mismo teniendo pensamientos negativos, piensa otra vez, hazlo literalmente, si piensas que estás abatido, hecho polvo y de allí no puede salir nada bueno, piensa otra vez. Si piensas que tu vida se rompe a pedazos y que nunca lo podrás componer, piensa otra vez.

Eres un ser magnífico. ¡Créelo!

Tu cuerpo no es una máquina robotizada que sólo responde a medicamentos, es un ser perfecto que responde a una programación la cual se produce en la mente.

Si re-programas tu mente y sanas tu alma, el resultado será no sólo una vida armónica, sino también un físico armónico. Las enfermedades, la obesidad, la textura de tu piel, el brillo de tu cabello y de tus ojos, pueden cambiar, sin más aditamentos que la salud interna. Para lograr la curación de enfermedades totalmente arraigadas en ti, es necesario hacer una re-valoración de tus propias vivencias, tu autoestima, tus creencias y tu actitud ante la vida.

Solamente el equilibrio en tus emociones le darán a tu cuerpo y a tu mente el equilibrio que necesitan.


Un eficaz detector de mentiras

Cómo saber si tu pareja te engaña?
El cuerpo revela nuestros secretos

¿Deseas tener la certeza de que tu pareja te dice la verdad? Si es afirmativo, entonces requieres de un detector de mentiras. Toma nota: es sabido que el 55% de las comunicaciones personales se hacen por medio del lenguaje corporal; el tono de voz representa el 38% y solamente el 7% restante está constituido por las palabras. Cada parte del cuerpo te dice algo, y en conjunto constituye el lenguaje corporal. Este lenguaje se transmite por medio de movimientos del cuerpo, los ojos y la cara que están de acuerdo con lo que tú estás pensando y sintiendo. Cuando conversas con una o varias personas, envías miles de señales y mensajes a través de tu comportamiento.

Mientras de la boca del mentiroso sale una historia, sus expresiones te cuentan otra. Se quita las pelusas imaginarias de la ropa, se tapa la boca, retrocede gradualmente hacia la salida más cercana y respira profundamente. Estas "inocentes acciones" son un claro indicio de la falta de honestidad. Muchas personas desvían la mirada, se frotan las manos o cambian constantemente de posición, apoyando el peso del cuerpo en una pierna y después en la otra. Si tu pareja golpea cualquier objeto dos segundos después de aclarar su posición, no caigas en la trampa. Si parpadea sin cesar, eleva el tono de voz o desmenuza una hoja de papel hasta convertirla en confeti algo oculta. Si estás frente a uno de estos personajes, cuídate. Estas actitudes se realizan como parte de los efectos visuales que esta persona quiere transmitirte. El mentiroso está montando un show para hacer creíble lo que te dice.

Cuando el cuerpo te traiciona

El lenguaje corporal va acompañado lógicamente por pistas verbales. La actitud más común es que las incongruencias de su narración te hagan pensar que algo no está muy claro, pero esas no son las únicas pistas que un buen detective puede captar. Si te están mintiendo notarás que tiene tanta preocupación por vender su cuento que pasa por alto detalles como la estructura de las oraciones, los tiempos de conjugación y la cronología. Las personas que mienten se delatan a sí mismas en el transcurso de la conversación. Detalles como el tono de la voz y la selección de palabras en una conversación pueden descubrir una mentira oculta. Si tu pareja empieza una frase sospechosa con "honestamente", "la verdad es que" o "justamente estaba pensando en eso", no le creas. Está exagerando para tratar de convencerte de su integridad.

Aunado a esto, nota si tu pareja responde una pregunta con otra pregunta; si hace eso, está tratando de comprar tiempo, de recopilar información para darte la respuesta que piensa que tú quieres escuchar, o bien está ganando unos preciosos segundos para crear la trama de su mentira.

No hay forma, a veces, de evitar las trampas que tienden los mentirosos. Sólo sigue tu olfato buscando la verdad y toma en cuenta tus instintos. Pero considera que las personas para decir mentiras deben tener buena memoria y como ellas dicen tantas mentiras llega el momento en que no pueden sostenerlas. Recuerda que la mitomanía es un patrón aprendido que se va repitiendo y llena los espacios en la vida de la persona, porque se va acostumbrando a resolver necesidades y problemas con la mentira. Llega un momento en que el patrón se va afianzando tanto que forma parte de la persona misma, por eso es que se confunde con un rasgo de la personalidad. Ahí es donde se hace un poco difícil descubrirlos.

¿Por qué se miente?

Quizá para conservar a la pareja y para no lastimarla. El miedo es la primera causa de la mentira. A su vez, quien miente vive en permanente angustia de ser descubierto, y ese temor lo lleva a mentir nuevamente, lo cual crea un círculo vicioso. Por este motivo, es muy importante poder "detectar" esas pequeñas mentiras e ir observando con qué frecuencia se repiten. Ten en cuenta que la mentira "piadosa" no destruye, y a veces, resulta necesaria para no lastimar o preocupar a otra persona. No obstante, es saludable poder leer más allá de lo evidente y saber cuándo conviene o no conviene indagar más. Mi recomendación final es: no dejes de tomar en cuenta estos pequeños detalles de tu pareja, porque puede ser que no te esté diciendo la verdad. Evítate futuras decepciones.

Mentiroso, mentiroso

¿Tu pareja no tiene palabra?

Los mitómanos mienten sistemáticamente

En las relaciones interpersonales la palabra tiene un valor incalculable. ¿Conoces a alguna persona que "no tiene palabra"? ¿Has notado que no se le puede confiar nada y ante nuestros ojos se torna como un ser humano irresponsable y nuestros sentimientos se transforman en coraje, decepción e incluso lástima?

Una persona que "no tiene palabra" habla mentiras permanentemente sin tener ningún motivo, es fantasiosa, ilusa y se inventa un proyecto que no existe; se trata de un mitómano. Esta patología es un patrón que se aprende, se repite y luego llena los espacios en la vida de la persona, al adaptarse a resolver necesidades con falsedades. Al cabo de un tiempo, esos individuos van perdiendo credibilidad y terminan siendo aislados y rechazados en el ámbito familiar, social y laboral, porque cuando los demás descubren que todo lo que dicen es mentira le van perdiendo confianza. ¿Sabías que ese trastorno de los impulsos y las emociones es más frecuente en los hombres? Pues así es, y se desarrolla en la adolescencia y en la adultez temprana, entre los 18 y 25 años.

Los mitómanos son personas que mienten en forma sistemática y la mayoría de sus mentiras son irracionales, porque no tienen ninguna razón, es decir, mienten ante situaciones en las que no hay necesidad. La mitomanía es un trastorno emocional que consiste en imaginar, ver y sentir cosas que no pasan realmente y el que la sufre es un mentiroso que se cree sus propias falsedades y las ve como si fueran realidad. Viven en un mundo irreal, adulterado, y al final no se dan cuenta de que están haciendo daño, y se están lastimando, porque se envuelven en sus propias fantasías. Estas personas llegan a crearse su propio mundo e intentan demostrar a los demás que todo lo que dicen y hacen es cierto, llegan al extremo de manipular para conseguir lo que quieren. Cuando estos mecanismos de defensa del ego y las falacias son abundantes pueden deformar la personalidad. Algunas personas llegan a proclamarse maestros, iniciados o reencarnaciones, pero no son más que farsantes, que ignoran que lo son. Si la persona no busca tratamiento, llega a perder el prestigio social, la transparencia, la conducta discriminada y se convierte en un gran chantajista, mentiroso, nadie lo toma en cuenta y no puede sostener pareja, familia ni trabajo.

Esta patología es aprendida dentro de las familias que viven con un modelo de conducta de doble vía, de doble moralidad que afecta a los niños. Muchos hijos se crían mitómanos a causa de padres con esta tendencia. Y no se diga dentro del matrimonio: una esposa o un esposo mitómano es una carga emocional que trae consigo un sinnúmero de problemas, sobre todo se pierde la confianza que debe prevalecer dentro del matrimonio. El mitómano no planifica lo que va a decir y no tiene un orden de secuencia de discriminar qué tan grande es la mentira o qué tan fuera de contexto está, sino que la profiere con la creencia de que tiene el control de ordenar sus pensamientos.

¿Cómo afecta la mitomanía?

Interfiere en el orden individual, familiar, de pareja y socialmente. En el orden individual se va perdiendo la credibilidad pública, nadie le cree, y lo más crítico es cuando tiene como ciertas sus propias mentiras y le causan problemas de identidad. En el orden familiar, la familia se agota de escuchar tantas mentiras; una y varias veces ha sido engañada y les ha dejado un alto grado de desilusión. Con su pareja la cosa se torna delicada cuando entra en el descrédito y tiende a tener problemas de infidelidad. En el aspecto social lo rechazan, incluso, le ponen sobrenombres, le dicen muchas veces ahí viene el "lenguón".

Una solución

El mitómano tiene que someterse a un tratamiento, ninguno se cura solo. Muchas veces, cuando el proceso se da en el matrimonio, se pone a la pareja a que la fiscalice para que no hable mentiras. Otras, se le recomiendan algunos tipos de terapia y se le dan reforzadores, por ejemplo, si no dijo mentiras en esta semana se le dan premios. ¿Estás viviendo con un mitómano? Obsérvalo detenidamente y si sospechas de ello recurre a ayuda profesional. Bien vale la pena salvar tu matrimonio.

Crisis de autoridad en la familia
La falta de una figura de respeto provoca un caos
* Las peleas por el poder o la ausencia de una autoridad provocan el descuido de la armonía familiar, así como desorden, inseguridad y resentimiento de sus miembros.

Oigo frecuentes lamentos de padres muy preocupados de la autoridad que prevalece dentro de su hogar. A ellos les preocupa si efectivamente la manera como conducen a su familia es la adecuada y si van a tener sus hijos consecuencias de su actitud.

Hoy en día, el triángulo familiar compuesto por hijos, madre y padre parece haber alterado su posición. Algunas veces la posición favorece a la madre, otras al padre, o bien a los hijos.

Cuidado si los hijos mandan

Por múltiples causas, no siempre imputables a los padres, en las familias mandan los hijos y no cuando son mayores, sino desde pequeños; y cuando los hijos mandan en casa, lo hacen con tiranía, cogiendo las riendas que no les corresponden. Y papá y mamá sufren por ello.

Permitiendo esta actitud a sus hijos, están creando seres ofensivos, echándolos a perder al complacerlos y consintiéndolos en demasía, haciéndoles sentirse superiores a los demás. Esos niños consentidos creen que merecen un trato especial de parte de todos y que lo que ellos hacen y desean es siempre lo adecuado. Pierden todo sentido de responsabilidad queriendo manipular a los padres y pensando que sus problemas son siempre causados por ellos. Estos niños consentidos se transforman en adultos ofensivos, egoístas, irresponsables, flojos, etcétera. La verdad, estos , con su niño herido de esta manera, sufren mucho por la actitud que asumen ante la vida, además que ocasionan un enorme daño a sus seres queridos; llámense hijos, familiares, amigos, compañeros, etc.

El imperio del matriarcado

En otros hogares, la madre es la que tiene la rienda de la casa. Esto puede no ser extraño para los tabasqueños porque hace apenas cincuenta años nuestras abuelitas también las tomaban, pero tenía más que ver con las áreas netamente domésticas. Hoy en día, las decisiones que ellas adoptan están relacionadas con lo doméstico y también con lo externo, con las pequeñeces del diario vivir y con las grandes responsabilidades.

Una de las causas que modificaron la asignación de algunos roles en el hogar es la incorporación de la mujer al trabajo remunerado. Esta actividad tiende a valorar la responsabilidad compartida de las tareas familiares, especialmente con relación a los hijos. Para las mujeres, el trabajo ha significado una posibilidad de desarrollo personal, y la remuneración percibida constituye un complemento significativo al ingreso familiar. Ello ha tenido un efecto sobre los roles y las relaciones económicas de la familia, sobre los patrones de autoridad y jerarquía y sobre la distribución de responsabilidades. Es de esta manera en que se plantea que las mujeres han adquirido mayor participación en la toma de decisiones y, en general, una relación más igualitaria con su pareja.

La rebelión de las mujeres

En ámbitos como las finanzas y la compra de bienes, el hombre sigue teniendo mucho que decir. Sin embargo, es común que ellos admitan que no deciden sino hasta consultar con sus mujeres. A través de ambos (término que los define actuando como pareja), la mujer va ganando terreno en la toma de decisiones que hasta no hace mucho competían sólo al hombre. Influyéndolo o decidiendo con él. Sumando y sumando, el peso de las responsabilidades hace que la balanza se cargue hacia el lado femenino. Y la tenemos determinando el colegio de los niños, la ropa que se compra el marido, el tipo de casa que se adquirirá, el lugar de las vacaciones, el médico que los atenderá, el servicio doméstico que contratará, el método anticonceptivo que se utilizará y hasta la frecuencia de las relaciones sexuales. Porque en esto último, él pide o exige. Pero ella abre o cierra el paso. Así, directa o indirectamente, ella decide.

El típico macho que no cede

Muchos hombres, aun en estos tiempos, consideran la participación de la mujer como una forma de dominación y no de igualdad. ¿Cómo debe el hombre replantear su actitud para adaptarse al cambio y no sufrirlo?

Primero, formándose un criterio propio, porque muchos se comportan de una manera tradicional y machista por miedo al qué dirán. Segundo, entendiendo que todo cambio requiere de paciencia. Tercero, siendo consciente de que hombre y mujer pueden desarrollarse por igual en todos los terrenos, y que esto no es excluyente, sino complementario. Cuarto, es importante que el hombre adquiera conciencia de que dedicando más tiempo a su familia le ayudará a disfrutar de la parte emocional de la que siempre se le había privado. Quinto, debe plantearse que la repartición de responsabilidades, por ejemplo de las económicas, lo liberará de gran parte de la carga familiar.

Autoridad, autoritarismo o anarquía

Se puede confundir la autoridad con el autoritarismo dependiendo cómo lleves la rienda de tu hogar. Cuando las decisiones las tomas y ejerces ecológicamente (bueno para ti y aceptable para los demás), entonces ejerces tu liderazgo con autoridad. Pero en algunos casos impones tu voluntad y es entonces cuando tu "caprichito" es el que manda en tus decisiones y cometes frecuentemente injusticias que te llevan a conflictos mayores por transformarte en un miserable dictador. Ahí es cuando existe autoritarismo, y es en estas circunstancias en que las familias se ven agredidas y frecuentemente terminan en una brusca separación.

A tal extremo ha llegado la crisis de autoridad, que el simple enunciado de la palabra despierta animadversión. Ante la simple enunciación de la pregunta "¿Quién crees que manda en tu casa?", los jóvenes hoy en día frecuentemente responden: "Mi casa no es un cuartel y no manda nadie". "Somos personas libres", "no hay alguien que mande, todos mandamos algo", son algunas de las expresiones más corrientes para demostrar que en su casa no existe una autoridad bien definida. Es ahí cuando se sospecha de anarquía en el hogar. A la larga esta actitud de vacío de autoridad ocasiona que cada integrante de la familia haga su voluntad y terminen peleándose encarnecidamente cuando realmente tengan necesidad de tomar decisiones importantes.

Qué pasa con la disciplina

Mi punto de vista al respecto es que la autoridad en el hogar sea compartida entre todos los integrantes de la familia de acuerdo a las responsabilidades que se tengan y al rol que estén jugando en ese momento. Papá debe tener autoridad limitada y suficiente para que la familia marche hacia una misma dirección. Esta autoridad debe ejercerse con vara y con cayado, es decir cuando haya que conducir a la familia con delicadeza, entonces tendrá que usar el cayado, pero cuando haya necesidad impondrá sanciones adecuadas (sin exageraciones) para castigar dignamente al infractor. Esto tendrá que ser consultado y dialogado con mamá, porque el amor de mamá es un amor incondicional y ella ve las cosas de otra manera que papá tendrá que considerar.

Un aspecto de la disciplina de los hijos que se toma por sentado con mucha facilidad son las "reglas de la casa". Los hijos necesitan saber cuáles son los límites. Muchos padres suponen que las "reglas de la casa" serían demasiado numerosas como para ponerlas por escrito, pero es importante que escriban las reglas y las aprendan. Por ejemplo, la regla 6 es: "En esta casa no nos lastimamos unos a otros con palabras o acciones desconsideradas", la regla 14 es: "En esta casa no ocasionamos trabajo innecesario para otros", la regla 19 es: "Cuando no sabemos qué hacer, preguntamos". Las reglas deben abarcar actitudes ante la mala conducta en la que más probablemente caigan nuestros hijos. Todas nuestras reglas deben comenzar con "En esta casa…" para ayudar a nuestros hijos a entender que la casa no es como las casas de sus familiares o amigos.

Un consejo basado en la experiencia

Finalmente, sólo me resta decirles a ustedes padres que no se peleen por saber quién es el que lleva la rienda de la casa, lo importante de todo ello es que exista un mapa, una brújula y una nave que los lleve a todos juntos hacia la felicidad. Pero esto sólo sucede si los miembros de la familia están dispuestos a triunfar.

El plan de tu vida: la clave para triunfar

En tus manos está ser lo que anhelas
un hombre sin metas ni propósitos es como un barco sin timón. Es tiempo de trazar una ruta y poner
todo de tu parte para alcanzar tus sueños, solo así lograrás la satisfacción y la dicha personal

¿Has pensado alguna vez en planear tu vida? Si no es así, entonces esta es tu oportunidad. La planeación personal es un camino que une dos posiciones: primero lo que eres y dónde estas y segundo el lugar a dónde quieres llegar o lo que deseas ser en el futuro. Asimismo te provee de una serie de elementos para desarrollar tus potencialidades, además de cuidar la calidad y orientación de tus realizaciones.

Te reto a que pienses unos minutos sobre la planeación de tu vida y verás que no es más que una película que te muestra dónde estás, a dónde vas, cómo te diriges y por qué. Es un instrumento que no te indica las decisiones personales futuras que vas a tomar, sino el futuro de las decisiones que tomes en el presente mediante la formulación de tu plan.

Para planear tu vida es necesario que estés dispuesto a enfrentarte a este reto, pero recuerda que si quieres tener resultados favorables es necesario pagar un precio. ¿Estás dispuesto a hacerlo? Entonces sigue adelante.

¿Quién eres realmente?

Para empezar tienes que dedicar unas horas para analizar la película de tu vida y hacer una reflexión que te ayudará a definir cuáles son tus fortalezas y tus debilidades con respecto al momento actual. También deberás tomar en cuenta el entorno donde tu vives. Conocer la situación de todo lo que te rodea es determinante en el proceso para decidir qué hacer con las amenazas y las oportunidades que se te presenten. Deberás detectar también el propósito de tu vida y estar consciente de él. Conociendo tu propósito puedes concentrar tus energías en aquello que es más significativo e importante para ti. Todos tenemos un propósito en la vida; hay una razón para tu vida y para todo lo que ha sucedido en ella hasta ahora.

En esa historia que ahora te das oportunidad de conocer, identifica tus valores que se deben tener para lograr tu propósito. Pregúntate ¿Cuáles son los valores que me guían e influyen en las elecciones, decisiones y relaciones más importantes que respaldan mi propósito? Ahora deberás dejar clara tu misión y la conducta que prevalecerá en este plan. Para desarrollar tu carácter, deberás entender que la excelencia no es una acción, sino un hábito.

Hazle casos a tus sueños

Tus sueños representan tu visión. En ellos verás logrado lo que ahora parece imposible; en la imaginación no hay imposibles, no hay retos que no pueda vencer, no hay muros que no pueda derribar. Tu imaginación tiene el poder de ser, hacer y tener lo que quiera, bueno o malo. Estamos creados para soñar. Nuestros hijos, también, están creados a la imagen de los sueños de Dios. Imagina lo que significará para ti empezar a tener la misma clase de sueños que tu Creador sueña para ti y para el planeta. Los sueños son las piedras de toque de tu carácter. Tus sueños determinan quién eres y qué es lo que te importa. Tus dimensiones determinan la dimensión de tu alma.

Sin embargo, como dice el viejo dicho, nunca es demasiado tarde para soñar. Si estás muy presionado y deprimido para poder tener grandes sueños ahora, proponte una visión pequeña. Yo he aprendido, que si avanzo confiadamente en dirección de mis sueños, y trato de vivir la vida que he imaginado, me encuentro ocasionalmente con un éxito que sería inesperado en circunstancias usuales.

Enfrenta los obstáculos y véncelos

En la vida existen barreras que te detienen para lograr tus sueños y necesitas entender las causas reales de los obstáculos con los que tendrás que enfrentarte. Y te pregunto: ¿Cuáles son los pensamientos que te limitan o los temores que quisieras vencer? ¿Cuáles son los pasos a seguir para lograrlo? ¿Cuáles son las actitudes o lo que crees que te gustaría cambiar o mejorar? ¿Cuándo y cómo hacerlo? ¿Cuáles son los sueños, esperanzas y visiones de tu vida que te has negado por años, a causa de miedo o inseguridad de cualquier índole? ¿A cuáles te gustaría decir, sí, de ahora en adelante? ¿Cuáles son las barreras que impiden alcanzar tu visión? Identifica los retos que necesitas enfrentarte para alcanzar tu visión. Estos pueden ser obstáculos o barreras que te bloquean directamente o simplemente situaciones inconsistentes con tu visión.

Nadie se va a navegar sin un mapa o sin una brújula. Ni tu tampoco iniciarás tu plan de vida sin esa brújula, por lo que te recomiendo que anotes tus metas. Has una lista de las metas que quieras lograr, éstas deberán indicar los detalles de fechas, cantidades, lugares, etc. El planteamiento de metas es un proceso de desarrollo personal, porque te hace reflexionar y te da oportunidad de conocerte mejor cuando respondes a las preguntas: ¿Qué quiero? ¿Dónde deseo llegar? ¿Cómo puedo hacerlo? Y ¿por qué? Estas preguntas deben formularse en las diferentes áreas de tu vida, pero es necesario que las anotes para no quedarte a medias en tu plan.

Si alcanzas tus metas logras el éxito

Si tus metas son claras, precisas y buenas, seguramente se te facilitará la vida; pero si son nulas, difusas o malas, es probable que tengas una vida mediocre y sin sentido.

Si ya has llegado hasta aquí, ahora es tiempo de pensar en las estrategias que usarás para determinar con precisión cómo vas a lograr tus metas. La estrategia es un método que asegura el logro de tus metas que servirán como el marco de acción de los programas que se diseñarán para el logro de tus objetivos.

Anota tu plan y establece un sistema de control para que notes tus avances. Este sistema implica escribir tu plan de acción de 30 días para indicar las cosas más importantes que debes hacer; y lleva a cabo una revisión de tus adelantos durante cinco minutos cada noche antes de irse a descansar. Deberás hacer también una revisión semanal de 30 minutos sobre tu progreso y anota lo que vas a hacer para la siguiente semana.

Tu vida en un papel

Hay una diferencia entre los seres humanos que triunfan y los que se quedan en la mediocridad: los primeros tienen un plan para guiar su vida y los segundos son como una hoja al viento; van en la vida donde el viento los lleva y al final de sus días, cuando el viento cesa y la vida se va deteniendo, entonces, entonces voltean y no encuentran más que fracasos y desventuras. ¿Así quieres terminar tus días? ¿Verdad que no? Entonces decídete a iniciar una aventura en donde lleves el mapa y la brújula que te lleve a puertos de abundancia y felicidad.

Principios que deberás tomar en cuenta en tu plan de vida:

  • Enfócate en quién eres realmente. Sé propositivo en todo lo que hagas. No te dejes caer en proyectos difusos o relaciones inconsistentes para con tus propósitos y valores.
  • Enfócate en lo que realmente quieres. Mantén tu visión clara todo el tiempo. No te obstaculices la mente con pensamientos negativos acerca de las dificultades que vendrán. Si estás claro acerca de lo que quieres y esa es tu verdad, ésta encontrará su camino hacia ti. La verdad cruza todos los caminos.
  • No trates de abarcar demasiado. Toma pasos pequeños en la dirección correcta. No trates de hacer todo de una vez. Dale prioridad a aquellas acciones que tienen mayor impacto a largo plazo.
  • Administra tu mente. Desarrolla diariamente la práctica de la meditación y afirmación. La meditación crea poder y paz interna. Afirmando tu visión cada día te conectarás a ti mismo con las fuerzas vitales detrás de lo obvio. Ayuda inesperada vendrá a ti.  

Adiós complejos

* Deja de ser la víctima torturándote por los defectos que percibes en ti. Aprende a valorar tus virtudes y cualidades y comienza a vivir con el derecho de ser feliz.

"Sólo podemos respetar a los demás cuando uno se respeta a sí mismo. Sólo podemos dar, cuando nos damos a nosotros mismos. Sólo podemos amar, cuando nos amamos a nosotros mismos". Abraham Maslow

Es muy común que tanto mujeres adolescentes como varones tengan complejos físicos. Algunos de ellos están disconformes con el tamaño o la forma de su nariz; otros se sienten demasiado bajos; otros, demasiado altos o se quejan de que sus brazos son muy largos; les apenas su silueta, del cutis y los granitos que lo cubren, etcétera.

Los complejos físicos que un adolescente puede enumerar a la hora de hablar de su disconformidad con respecto a su imagen corporal son tan numerosos como las partes que componen su propio cuerpo. Muy pocos son, sin embargo, los que nombran aspectos de su personalidad con los que no estén a gusto.

Los adolescentes suelen depositar en ciertos rasgos corporales el cúmulo de inseguridad y temores que les aquejan, eligiéndolos como el o los culpables de todos los males. Su baja autoestima hace que no se amen ni acepten tal cual son, quizás por no conocerse lo suficiente. A medida que se descubren a sí mismos y logran sentirse seguros y valorarse por sus cualidades de personalidad, la confianza en sí mismos irá gradualmente aumentando y los "complejos" corporales dejarán de ser el blanco de sus críticas.

Todo depende del cristal con que lo mires

Mientras más vives, más te vas a dar cuenta del impacto que causa la actitud que se tenga ante la vida. La actitud, es más importante que los hechos. Más importante que el pasado, que la educación, que el dinero, que las circunstancias, que los fracasos, que los éxitos, que lo que otras gentes piensen o hagan. La vida es 10% lo que me sucede y 90% como reaccionas a ello.

Una de las actitudes que más impactarán en tu desarrollo es la aceptación a ti mismo. Aceptación no quiere decir tolerancia, ni tampoco poder arreglárselas. Significa rendirse y hacerse uno con la situación, permitiéndote ser quien eres.

Si no te permites ser tú mismo sin ejercerte un juicio hostil, nunca tendrás la oportunidad de sentir tu magnificencia natural. Tu rechazo y tu crítica será la causa de que te retraigas y estés a la defensiva, escondiendo tu verdadero y vulnerable yo, a causa de tu crueldad. Sin embargo, cuando sabes que eres aceptado incondicionalmente por ti mismo, te relajas en tu propia singularidad y empiezas a realizar movimientos decisivos en su vida.

Aprende a aceptarte y a amarte

No hay puntos intermedios entre el rechazo y la aceptación de tu persona. Cada ser humano está, ya sea expandiendo una parte de sí mismo en confianza y autoridad o destruyéndose como resultado de su no aceptación y su rechazo hacia ella en este momento.

Cuando realmente nos amamos, nos aceptamos y nos aprobamos exactamente tal y como somos, entonces todo funciona en la vida. Es como si ocurrieran pequeños milagros en todas partes. Todo mejora a nuestro alrededor. Amarte y aprobarte, crear un espacio de seguridad, confiar, merecer y aceptar, todo esto originará una organización en tu mente, creará relaciones más afectuosas en tu vida. La gente que se ama a sí misma y a su cuerpo, no abusa ni de su persona ni de los demás. La autoaprobación y la autoaceptación en estos momentos son las claves principales para los cambios positivos en todos los campos de su vida.

El amarse a ti mismo comienza con no criticarnos más. La crítica nos encierra en el mismo patrón que estamos queriendo cambiar. El ser comprensivos y amables con nosotros mismos, nos ayuda a lograr el cambio. Recuerda que te has estado criticando por muchos años y no ha funcionado. Trátate con aprobación y observa tus resultados.

Aumenta tu autoestima

No te afanes en criticarte física y emocionalmente, si no puedes creer que puedes ser libre, atente a las circunstancias y vive una vida de mediocridad. Ahora si no te rindes y tomas acción en tu vida, aseguras un futuro de prosperidad y desarrollo.

  • La actitud que tenga hacía mí mismo determina mi autoestima.
  • Mi autovalía depende de la autoimagen que tenga de mí mismo.
  • Los demás no determinan mi valía, así como tampoco las circunstancias.
  • Tengo la capacidad para pensar, enfrentar cualquier desafío y lograr lo que me proponga, tanto como cualquier otro ser humano.
  • Tengo derecho a buscar, obtener y disfrutar la felicidad.
  • Dios me creó a su imagen y semejanza y sólo por eso valgo.
  • Si la imagen que tengo de mí mismo no es la que me agrada, entonces mi autoestima será baja. En la medida que la imagen sea de mi agrado mi autoestima será mejor.

Unas vacaciones inolvidables
* Si quieres que aumente la unidad con tus hijos, las vacaciones deben gustarle a todos los miembros de tu familia, la próxima vez que la planees, involúcralos a todos.

Cada vez que las vacaciones se acercan, tu corazón se llena de una atmósfera muy especial. Las vacaciones no solamente proporcionan descanso sino que lo más importante de ellas es que te permite disfrutar de la compañía de tus seres queridos. Por eso y por muchas cosas más es necesario que las vacaciones sean planeadas por todos los integrantes de la familia para que cada uno de ellos aporte ideas que enriquezcan esos felices días ya que la cotidianidad del año va creando una rutina que llega a sofocar, y la válvula de escape solamente se consigue rompiendo esa rutina que mata.

Si ya se acerca la fecha de tus próximas vacaciones, te recomendamos que las prepares de una manera muy peculiar. Invita a tus hijos a una cena y coméntales que todos participarán en la elaboración de esa cena. Pídeles su opinión de lo que ellos quieren comer esa noche y procura traer todos los ingredientes, pero evita hacerles comentarios sobre la intención de hacer el plan de viaje.

Ya reunidos todos en el comedor, papá inicia la plática de las próximas vacaciones y de la necesidad de ir a un sitio donde tengan oportunidad de convivir en familia y a la vez de disfrutar su propia independencia.

Inicien el plan

Esta es la oportunidad de hacer un viaje maravilloso con tu familia, aprovecha este viaje para manifestarles a cada uno de ellos lo importante que son para ti, reconoce sus cualidades, acéptalos tal y como son, procura que se sientan amados y respetados, y sobre todo manifiéstales que no están solos, que ustedes son y serán siempre su apoyo. Compartan juntos la diversión. Crea tradiciones familiares y recuerdos duraderos.

Así que, como todo inicia con una planeación, deben tomarse los siguientes puntos para que ese bello proyecto no se convierta en un motivo de pleitos.

  • Escúchense todos y realicen un consenso dándoles a cada uno de los hijos y ustedes la importancia del comentario.
  • Eviten las discusiones. Papá que sea el moderador.
  • Pídanles a los hijos que propongan el lugar y expliquen por qué eligieron ese sitio. Al final ustedes hagan lo mismo.
  • Tomen en cuenta el presupuesto y el tiempo que tendrían para el viaje.
  • Cuando decidan por un sitio, entonces repártanse tareas entre todos como investigar mapas de carreteras, hoteles, lugares de diversión, etcétera.
  • Tomen en cuenta que hay que preparar la ropa adecuada que van a llevar, así como el tamaño y el número de maletas. No se excedan en equipaje.

¿Qué lugar elegir?

Hagan actividad física. Ésta crea una base firme para una vida saludable. Tanto ustedes como sus hijos saldrán ganando. La actividad física puede:

Aventuras Familiares. Ve las cosas interesantes en tu comunidad. Camina con tu familia por el campo, de pesca y a remar en cayuco. Descubre los parques públicos. Visita el Yumká. Explora las atracciones turísticas al aire libre.

Vacaciones familiares de ejercicio. Planea un viaje activo. Nadar en la playa o andar en bicicleta en el campo. Escalar o acampar en el monte. Exploren los parques estatales y nacionales como Agua Blanca o las Cascadas de Agua Azul; Vayan en balsa por un río; hagan una excursión caminando por una ciudad.

El regalo de la actividad física. Da un regalo que fomente la actividad. Regala a tus hijos un traje de baño o unos zapatos para ejercicio. Escojan juguetes que requieran movimiento, como una pelota de baloncesto o una bicicleta.

Servicio a la Comunidad. Beneficie a otros al mismo tiempo que se beneficia la familia -hagan trabajo voluntario en familia. Recojan la basura de la orilla de una carretera cercana, ayuden a los vecinos a quitar las hojas de su jardín o únanse con otras familias para limpiar su parque favorito.

Cuando las vacaciones terminen, les recomiendo se vuelvan a reunir todos y hagan un recuento de lo bello que fueron las vacaciones y participen conjuntamente en la elaboración del álbum familiar. Eviten en esa reunión para hablar de los contratiempos que se tuvieron y si se decide en platicarlo, háganlo pero de una manera chusca, riéndose de las peripecias que se tuvieron y cómo lo resolvieron.

Finalmente, les anoto que tomen en cuenta que es una dicha compartir con la familia la diversión todo el tiempo, pues recuerde que los niños sólo necesitan jugar y usted también.

AUTOR

  El M.C. Rodriguez Moguel nació en Calkiní, Campeche en 1956. Radica en Cárdenas, Tabasco desde 1975. Es miembro de la sociedad de escritores de Tabasco Letras y voces de Tabasco A. C. Cursó la carrera de Ingeniero Agrónomo y la Maestría en Ciencias en Diseño Estadístico. Es profesor-investigador de la U.J.A.T. y ofrece servicios de Consultoría a empresas e instituciones en "Sigma A.C." sobre: · Planeación Estratégica · Sistemas de Calidad ISO 9000/2000 · Desarrollo Humano · Mercadotecnia e investigación · Ingeniería Ambiental.

 PUBLICACIONES · Editor de la revista Unidad Chontalpa (1994-1996) Libros técnicos: · Lineamientos de investigación, 1994 · Funciones de Tendencia, 1995 · Metodología de la Investigación § Primera edición 1996 § Segunda edición 1997 § Tercera edición 1999 § Cuarta edición 2002 Plaquetas de poesía y antologías: · Cal-k´ín, 1996 · El Quebranto del Jade, 2000 · Antologías: § A la Luz de los Naranjos, 1998, § De Miradas Azules y un Oscuro Encanto, 2000 § Avis Diaria, 2001. Libro de desarrollo humano: Planeación Estratégica Personal, 2002 Libro de historia: · X Aniversario de la Unidad Chontalpa, 1997. Obtuvo el primer lugar en el Certamen Estatal de Poesía 1997 y de narrativa 1998 en el estado de Tabasco. Su obra literaria y científica ha sido publicada por diversos medios.

 

Por

Ernesto Rodríguez Moguel


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Otros

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda