Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Reflexión sobre la Autonomía Universitaria

Enviado por fernanditom612



  1. Introducción
  2. Definición y tipos de autonomía
  3. Primer levantamiento en la Argentina y sus repercusiones
  4. El proceso de la reforma universitaria en Bolivia. 1928-1931
  5. Historia de la autonomía en la Universidad Mayor de San Andrés
  6. Opinión
  7. Conclusión y mensaje
  8. Anexos

Prólogo

Probablemente existen muchas monografías o libros que tratan sobre el tema de la Autonomía universitaria. Ésta monografía es una de ésas pero con un sentido diferente; el sentido que le da un estudiante del segundo semestre de la carrera de Lingüística e Idiomas y por consiguiente no está tan inmerso en el tema pero con la investigación realizada durante un mes intenta aportar algo a este capitulo de la historia universitaria tan interesante y relevante. La monografía describe hechos de la Autonomía Universitaria que se produjo en 1931 que fue después acrecentándose mas para convertirse en una completa autonomía; toma en cuenta el alcance de las autonomías en Sudamérica y trata de responder las siguientes interrogantes: ¿cuales son los primeros levantamientos en universidades sudamericanas?, ¿cómo llegó la idea del levantamiento para la autonomía a Bolivia?, ¿qué es la autonomía universitaria?. En esta monografía también están plasmadas algunas opiniones de docentes, estudiantes, postulantes que son los mas indicados para dar una respuesta que satisfaga nuestras expectativas; así mismo se encuentra la opinión individual del autor de esta monografía con un aporte a este tema.

REFLEXIONANDO SOBRE AUTONOMÍA UNIVERSITARIA

I. INTRODUCCIÓN.

Durante este último tiempo se ha puesto de moda el termino autonomía por la propuesta de Santa Cruz de anexarse del estado boliviano junto con otros sectores del oriente. La gente opina, pero ¿realmente comprenderán cuál es la definición de autonomía?. Con el propósito de responder a esta pregunta hice esta monografía pero con un agregado, el de autonomía universitaria. Esto nos llevara a comprender el sentido de la autonomía universitaria en Bolivia, y por consiguiente tener una idea de cómo se puede realizar en Santa Cruz la autonomía y que consecuencias tendrá en un futuro.

Muchos países del Mundo tienen el privilegio de tener universidades autónomas entre estas esta Bolivia que obtuvo su autonomía en 1931 gracias a docentes y estudiantes universitarios. La primera revolución universitaria de Sudamérica que consiguió su autonomía se desarrolló en el año 1918 en Córdova - Argentina, Los universitarios se sublevaron en contra del gobierno argentino con la decisión de sacar al gobierno argentino del control de la universidad y asumir su propio futuro para dirigirse a sí misma.

Parece que el concepto de autonomía en Bolivia la se lo maneja realmente bien. Esto porque en la televisión se hacen entrevistas en las que la gente opina a veces con opiniones moderadas y a veces con opiniones radicales, esto varia en distintas regiones, pero vamos a nuestro tema, la universidad autónoma es la fuente de expresión y un instrumento al servicio del proletariado o llamándolo de otra manera "el pueblo". Por esto la gente tiene que saber como la puede defender y por que hay que defender la autonomía de todo intento gubernamental de volverla como antiguamente era, una universidad oficial, donde la Universidad estaba controlada por el gobierno, en realidad era un juguete del gobierno con la que hacían cualquier cosa y la mantenían con muy pobres recursos y con ambientes impropios de una casa de estudio.

En las siguientes páginas desglosaremos este tema tan apasionante e importante tanto para la población como para nosotros los universitarios (docentes y alumnos), lo desarrollaré empleando el método de recopilación de datos y entrevistas con su respectiva interpretación que ira aclarando un poco más la comprensión del lector sobre esta problemática.

II. DEFINICIÓN Y TIPOS DE AUTONOMÍA.

Es conocida la distinción que Kant establece al inicio de la sección 3 de su Fundamentación de la Metafísica de las Costumbres entre la libertad por él llamada "negativa": "La propiedad que tendría la causalidad de los seres vivos de actuar independientemente de causas externas que la determinen . . . esta definición es negativa, y en consecuencia infecunda para capturar su esencia" (1) y la libertad "positiva": "debe ser ella una causalidad que actúe de acuerdo a leyes inmutables, pero leyes de una especie particular, ya que de otro modo una voluntad libre sería un puro nada . . . (2) ." E introduce Kant a renglón seguido el concepto de autonomía, que subsume esta unidad entre libertad y legalidad: "¿En qué puede acaso consistir la libertad de la voluntad, si no es en una autonomía, esto es, en la propiedad que tiene ella de ser para ella misma su ley?". (3) Kant, sin embargo, no se detiene allí, sino que introduce la idea de universalidad como marca de esta legislación autónoma: "Ahora bien, esta proposición: la voluntad en todas sus acciones es para ella misma su ley, no es sino otra fórmula de este principio: se debe obrar sólo a partir de una máxima que pueda también tomarse a sí misma por objeto a título de ley universal". (4)

Esta progresión, de la libertad como independencia, a la libertad como legislación, y de esta última, a la idea de ley universal, nos resulta aquí fértil para pensar la autonomía de la Universidad y dar a este concepto algo más que un mero valor de reverencia y repetición. Proponemos sin embargo restringir por ahora la analogía a una función puramente heurística: la libertad negativa, definida por la ausencia de coerción externa, es el análogo de la libertad de enseñanza e investigación, en el sentido de su independencia respecto de toda autoridad extra-académica. La libertad de la enseñanza e investigación, sin embargo, no es una función aislada, sino que se ejerce armónicamente al interior de la institución universitaria de acuerdo a principios positivos. La universidad ejerce acciones político-académicas que se relacionan, por un lado, con la regulación de las enseñanzas e investigaciónes que imparten sus miembros, y por otro, con la protección del espacio del saber superior ante el estado y la sociedad. La universidad es por ende un órgano de acción y decisión que cobija y a la vez trasciende la libertad de la enseñanza e investigación. Este órgano de acción será llamado autónomo en un sentido académico puro si los profesores son elegidos por concurso y su forma de enseñanza e investigación carece de coerción externa, y será llamado autónomo en un sentido político si su forma de gobierno es el autogobierno. Además el autogobierno universitario será democrático si se constituye a partir de la elección periódica de los directivos mediante participación de los claustros de profesores, estudiantes y graduados. En consecuencia, la autonomía de la institución universitaria parece poder desdoblarse en un sentido estrictamente académico, en torno de la libertad de enseñanza e investigación y del concurso habilitante, y en un sentido político, en torno del autogobierno universitario. Es bastante significativo que estos dos sentidos de la autonomía se confundan con frecuencia. Para poder articular ambos sentidos hemos tomado la libertad negativa kantiana como análogo de la ausencia de coerción en la enseñanza y la investigación, y libertad positiva, como análogo del autogobierno universitario. Este último supone no sólo la capacidad de enseñar e investigar sino la responsabilidad colectiva de la Universidad tomada como unidad de acción capaz en el terreno político. (5)

Ahora bien, de manera análoga a como la legislación moral no es arbitraria sino que se inspira en la universalidad de las máximas como criterio de validez, lo que Kant expresa al decir "que la voluntad se toma a sí misma por objeto a título de ley universal," podemos pensar que el saber universal, no subordinado a fines extrínsecos (no finalizado), y que distingue el saber universitario de los saberes propios de las escuelas intermedias de enseñanza profesional o de las escuelas religiosas, aparece idealmente, aunque no siempre históricamente, como el principio subjetivo que orienta la decisión de política académica y fundamenta la autonomía en el ámbito de la Universidad.

En todo caso este es el principio subjetivo que orienta a la universidad ilustrada de Von Humboldt y cuya vigencia se conecta con la Weltanschauung de la Aufklärung. Que el principio de universalidad y autofundamentación de la ciencia no valió para la universidad medieval es un hecho que está fuera de discusión. Lo que cabría preguntarse es si el mismo vale para la universidad postmetafísica, que ve derrumbarse ante sí los grandes relatos de la Ilustración referidos a una ciencia de fundamentos absolutos. Pensamos que hay una forma atenuada del principio de universalidad que sigue vigente, y que se conecta no con la autofundamentación (la ciencia se fundamenta hoy de manera relativa y no ya de manera absoluta), sino con la ausencia de finalidad prima facie del saber superior y con el carácter de las pretensiones de validez que son asociadas a este saber, y que no pueden proceder de una autoridad extra-científica.

Dicho esto, podemos afirmar que la libertad negativa, que aparece en Kant primera en el orden de exposición, se halla en realidad fundada en la libertad positiva, es decir la libertad moral unida a la idea de legislación. Esto es claro: sin una ley moral el sujeto jamás tomaría conciencia de la posibilidad que tiene de escapar a la determinación natural. De manera análoga, sin una comprensión del sentido del saber universitario como universal (en sus pretensiones de validez) y no finalizado (en sus condiciones de producción), no podríamos tener conciencia de la posibilidad que la Universidad tiene de escapar a la heteronomía. En efecto, si el destino del saber universitario es servir de apéndice a fines heterónomos, entonces son estos fines y no otra cosa los criterios de gobierno para la Universidad en su conjunto. Pero es precisamente la alternativa a una comprensión finalizada y a pretensiones de validez subordinadas a una autoridad no científica la que sirve de principio subjetivo para descubrir la posibilidad y el fundamento de la autonomía universitaria.

Hasta aquí la analogía con Kant. Los criterios se ajustan de esta manera:

1. Libertad negativa « libertad de la enseñanza e investigación.

2. Libertad positiva « libertad de la institución universitaria tomada como unidad capaz de acción en el terreno político.

3. Legislación moral autónoma « El principio subjetivo del saber universitario tomado como saber creativo y libre, y cuyas pretensiones de validez son de alcance universal.

Al igual que en Kant, tenemos que 3 permite dotar a 2 de un criterio de determinación, lo cual, vuelto ahora sobre 1, permite hallar en la ausencia de coerción externa un sentido positivo.

Todo esto, sin embargo, se complica si pasamos del terreno académico al terreno histórico y político. Aquí las cosas no siempre ocurren del modo indicado, y el otro modo que las cosas tienen de ocurrir se conecta con la aparición de un tercero que enturbia las relaciones conceptuales establecidas. Este tercero es el Estado.

En efecto, mientras que en el orden moral no hay contradicción entre la autonomía individual y la ciudadanía política, en el caso de la Universidad, la autonomía de la institución (libertad positiva) no armoniza a priori con su subordinación política, en su calidad de institución educativa (estatal o privada), a la jurisdicción del Estado. Esto es así porque a diferencia del orden moral, en que la libertad positiva y la autonomía operan en el terreno de las máximas, y por ende en el principio subjetivo de las acciones, en el orden de la Universidad, la autonomía es política, más precisamente político-académica, que es al fin y al cabo una dimensión de la política. En consecuencia, mientras que para Kant no hay en el orden moral un conflicto de jurisdicción entre la legislación autónoma individual y la ley civil, bien puede haber conflicto de jurisdicción entre la legislación autónoma universitaria, pensada como fundamento de la libertad de la enseñanza e investigación en la educación superior, y la ley del Estado.

La relación política entre la Universidad y el Estado se encuentra por ende subdeterminada y asume en la historia y en la geografía un espectro amplio de modalidades, que va desde la Universidad autónoma y autárquica al estilo de Oxford y Cambridge, a la Universidad napoleónica, en que el Estado-Nación es a la vez garante y finalidad de la formación universitaria. En posición intermedia se sitúa nuestra Universidad pública latinoamericana, cuya relación con el estado, definida por la Reforma de Córdoba de 1918, participa a la vez del modelo anglosajón de autogobierno y del modelo napoleónico en las ideas de igualdad de acceso, gratuidad y financiamiento estatal.

Esta variedad en las relaciones entre la Universidad y el estado muestra que la autonomía política no es un axioma de la institución universitaria, al nivel en que lo es, por ejemplo, la libertad de la enseñanza e investigación. En efecto, el carácter de saber superior que por definición posee la educación superior define a priori el carácter de la enseñanza e investigación universitaria como algo claramente diferente de las unidades de enseñanza en los niveles primario y secundario. Estas últimas no constituyen unidades de enseñanza e investigación porque, en su condición de saberes intermedios, se hallan subordinadas a los criterios pedagógicos y de contenido que imparte la política educativa del Estado o de la comunidad. El maestro de escuela o el profesor del secundario no están reputados para abrir campos nuevos en el dominio del conocimiento ni definir los programas ni la metodología del trabajo académico. Y aunque este carácter condicionado de su enseñanza no excluya una dimensión de libertad académica propia, a saber, la libertad de la ética profesional académica inherente al maestro de escuela y al profesor de la institución secundaria, definida por el deber y el derecho a enseñar basándose pura y exclusivamente en la ciencia, (6) lo distingue en cambio claramente del carácter creativo que poseen la enseñanza e investigación de la universidad moderna. La relación que la Universidad establece entre formación e investigación no es en este sentido una mera forma contingente, sino que está unida a este carácter del saber universitario como saber de tipo superior. Queda claro en consecuencia que el principio de la libertad de enseñanza e investigación es constitutivo de la idea misma de universidad moderna: no hay universidad moderna posible sin libertad de enseñanza e investigación. ¿Pero puede decirse lo mismo de la autonomía política y el autogobierno? ¿No podría una universidad sustentarse en el estado-nación como su órgano supremo de gobierno y simultáneamente resguardar la libertad de la enseñanza e investigación y otros principios académicos decisivos? ¿Es incluso soberana la universidad autónoma, o bien depende en última instancia del estado?

La consideración de estas preguntas nos lleva a una distinción que se impone por fuerza propia, y que es la oposición autonomía-soberanía. En efecto, antes de la emergencia del estado nación, la universidad, vinculada a la jurisdicción eclesiástica, existía como institución a la vez autónoma, autárquica y soberana. La aparición del estado-nación transforma a la universidad en una institución pública y regulada por las leyes de educación superior. Por ende la soberanía de la universidad es disuelta con su nacionalización. ¿Qué significa entonces la autonomía universitaria en este nuevo marco? ¿Qué significa la autonomía de una institución no soberana? ¿Qué significa el autogobierno de una institución subordinada en ultima instancia al estado? Sólo podemos responder aquí genéricamente: la autonomía tiene que ver con el grado de reglamentación que el estado imparte a la administración y a la política educativa de la universidad. En el marco general de no soberanía, la autonomía no puede ser ya una cuestión decidible en los términos binarios de un sí y un no, sino que se conecta al grado de coerción que el estado ejerce sobre la institución universitaria y a los grados de reglamentación que tienen las leyes de educación superior. En este mismo sentido la autonomía aparece como un ideal regulativo, al cual una universidad debe tender asintóticamente, mucho más que como una estadio definitivo. La autonomía es así un ideal de gobierno que regula la vida institucional de la universidad y que toma cuerpo parcialmente en el espacio real y simbólico que la Universidad puede negociar con el estado para amparar la libertad de enseñanza e investigación y defender el carácter libre del saber universitario.

En la perspectiva aquí trazada, el cogobierno y la elegibilidad de los órganos de decisión en la universidad por el método de la votación democrática por claustros, es una condición que favorece la autonomía, en la medida en que es precisamente allí donde ésta empieza: en el reconocimiento de los actores universitarios como agentes de decisión política en la vida institucional universitaria. Sin la elegibilidad por claustros de los órganos de gobierno la universidad no tendría consistencia como persona política, ni por ende como figura autónoma. En consecuencia la autonomía se nutre del co-gobierno, pero no se reduce a este último. Ahora bien, si la autonomía, en vez de ser un estadio decidible en términos de un sí y un no, es un proceso que la universidad inicia con el autogobierno, y refuerza con el co-gobierno, pero al cual nunca termina de acceder enteramente en el marco de su relación contradictoria con el estado soberano, entonces comprendemos el papel central que desempeña el criterio del saber universitario no finalizado y universal a la vez como fuente de sentido subjetivo en la acción institucional universitaria y como criterio de orientación en la ambigua relación que la Universidad pública mantiene con el estado. Por ello la heteronomía universitaria no se traduce solamente en la dimensión del poder administrativo, sino sobre todo en el grado de libertad que la universidad se otorga a sí misma en la manera de pensar la ciencia y el conocimiento que se produce en su seno. Es en este sentido que intentaremos a continuación articular la reflexión sobre la autonomía con uno de los mayores desafíos que debe afrontar la universidad contemporánea, en un momento en que los puestos calificados de trabajo se han convertido en un bien escaso; se trata del problema de la pertinencia social y evaluación institucional o externa de la universidad.

III. PRIMER LEVANTAMIENTO EN LA ARGENTINA Y SUS REPERCUSIONES.

El movimiento de la Reforma Universitaria en América se inicia en Córdoba, Argentina en 1918 "Las Universidades han sido hasta aquí el refugio secular de lo mediocres, la renta de los ignorante, la hospitalización segura de los inválidos y los que es peor aún el lugar en donde todas las formas de tiranizar e inestabilizar el espíritu hallaron la cátedra que lo que las dictara. Las Universidades han llegado a ser así el fiel reflejo de estas sociedades decadentes, que se empeñan en ofrecer el triste espectáculo de una inmovilidad senil. Por eso es que la ciencia, frente a estas casas mudas y cerradas, pasa silenciosa o entra mutilada y grotesca al servicio burocrático".

Para una exacta comprensión de este suceso que alcanzó tan grande resonancia en el Continente, será útil conocer, bien sea ligeramente, la realidad Argentina de esa época.

La crisis mundial del año 30 no encontró desprevenida a la Argentina. Gran exportadora de cereales y ganado, aunque su economía sufrió un grave golpe, no tuvo los caracteres casi mortales que alcanzó en otros países de América. Frente a la política de autárquica economía que emplearon las naciones europeas, el impacto de las crisis en la Argentina, fue amagando en buena parte por la utilización que su economía havia empezado a trabaja desde tiempo atrás: el de la industria liviana. "Sin hierro, sin carbón y con poco petróleo no podría crearse una industria pesada pero sí podría crearse su propia industria ligera para abastecer un mercado amplio y de capacidad adquisitiva, mercado, que si la nueva industria sabía conquistar su prestigio, podía extenderse a gran parte de América del Sur. Así ocurrió . la pequeña expansión industrial iniciada durante la primera guerra mundial no había sido más que el prologo". El mismo autor afirman que la crisis fue combatida con éxito la Argentina estaba dándose una industria propia. Los 300 mil desocupados fueron absorbidos por ella y también los varios centenares de miles de trabajadores rurales que emigraron hacia las ciudades y principalmente a Buenos Aires. La industrialización ha sido el motor que dio origen a las formación de nuevos u poderosos grupos de clase media.

Ya se sabe que el advenimiento del gobierno de Irigoyen representa el acceso de la clase al poder en el año 1916. En ese ambiente social, y obedeciendo a esa nueva realidad económica, que transformaba paulatinamente la vieja Argentina pastoril y ganadera se plantea dos años después, la Reforma Universitaria. Acaso movido por el mismo afán de eliminar a los representantes de la oligarquía de cuantas posiciones conservaban el Gobierno radical no vaciló en apoyar el movimiento estudiantil iniciado en ka Universidad de Córdoba en 1918.

Sin ese trasfondo económico- social, que requería premiosamente una orientación acorde a sus necesidades, de seguro que la Reforma se hubiera mostrado como sueño inalcanzable. La Universidad argentina había permanecido hasta ese entonces poseída del espíritu monástico y dogmático que le legara la Colonia. La ideología positivista adoptada a fines del siglo pasad, no varió en absoluto su alma conventual y retraída.

Los reformistas postularon en principio que el gobierno universitario fuera compartido por profesores, estudiantes y egresados, y exigieron la docencia libre, la modificación total de los métodos de enseñanza y la proyección social de la Universidad. Pero paralelamente a estos enunciados surgiría con el tiempo una nueva Universidad de tipo científico y experimental, atenta a la complejidad que alcanzaban las nuevas formas de producción en el país. La Argentina ostenta hoy, en sus seis centros superiores de estudio, ocho facultades de ciencias económicas, seis de ingeniería, tres de ciencias exactas, cuatro de agronomía y urbanismo, tres de química y farmacia y un instituto en el Tecnológico del sur, dedicada a las ciencias económicas y a la ingeniería química y agronómica. El cambio operado en la orientación de la enseñanza se puede apreciar en forma más objetiva con los daros sobre el numero de estudiantes de casa facultad. De la última estadística que poseemos, proporcionada por la delegación estudiantil argentina al último Congreso universitario latinoamericano, se constata que la Universidad de Buenos Aires 20.870 alumnos concurren a la Facultad de Ciencias económicas y otros 8.475 a la de ingeniería, mientras que la de filosofía y letras, por ejemplo, cuenta solo con 968 alumnos.

La generación reformista, en cuyos cuadros se alineaban personalidades de la significación de José Vasconcellos, Alfredo Palacios, José Ingenieros, Gabriel del Mazo, José Carlos Mariátegui, Víctor Raúl Haya de la Torre, Julio Antonio Mella y varios otros, coincidió en todos lo países no solo con las transformaciones que debían realizarse en las Casas de estudio, sino que insurgio también con un ideario político que aunque confuso, apuntaba hacia las verdaderas causas del atraso económico y social del Continente. Los estudiantes difundieron el problema de fondo de la cuestión social.

Fueron la primera fuerza que denuncio nuestra sujeción al imperialismo mundial, motor de nuestra fragmentación continental de nuestras guerras fratricidas, y promotor de nuestras dictaduras", afirma Del Mazo en su "Reforma universitaria". Con el tiempo, esa inquietud juvenil hallaría su cause en distintas confesiones políticas. Julio Antonio Mella, el heroico jefe de la juventud cubana, murió asesinado por esbirros del Gobierno de Machado cuando militaba ya en la Tercera Internacional. En la Argentina, unos viraron al socialista reformista, al radicalismo y otros al comunismo. El Perú dio origen a la "Alianza Popular Revolucionara Americana", más conocida por su sigla APRA., que nació al calor de las luchas estudiantiles del año 20. Universitarios como Hay de la Torre, Samuel Seoane, Luis Alberto Sánchez, Edwin Elmore, constituyeron el estado mayor de la nueva tendencia cuyo fundamento teórico se asienta que siendo para el marxismo-leninismo el fenómeno imperialista la última etapa del capitalismo en los países industriales, resulta la primera en los países coloniales y dependientes como los de América Latina. Dos afirmaciones centrales del marxismo ortodoxo. El apra definió su programa en cinco puntos básicos: acción contra el imperialismo yanqui; por la unidad política de América Latina; por la nacionalización de la tierras e industrias; por la solidaridad con todos lo pueblos y clases oprimidos. Su planteo del "Espacio tiempo histórico", busca adecuar la concepción marxista a la realidad indo americana, reivindica para sí el instrumento del marxismo "congelado", o dogmático, que es característico de la corriente stalinista.

La Reforma Universitaria si bien alcanzó la misma resonancia en todas partes, no tuvo el éxito que había logrado en la Argentina. Los movimientos estudiantiles eran mirados con hostilidad y sofocados con violencia por las dictaduras, militares unas y civiles otras, pero de cualquier modo, obedientes todas a los intereses de las clases dominantes, prosternadas ya para esa época para el capital imperialista. La lucha por renovar las cátedras, transformóse entonces en la lucha contra regímenes reaccionarios y anti-populares en la que los universitarios hicieron muchas veces ofrenda de la vida.

Pero en este punto no puede trazarse una tajante línea divisoria entre los postulados específicamente universitarios y aquellos que a las condiciones generales de vida de nuestras sociedades, aspectos ambos que aparecen casi siempre confundidos dentro de la lucha estudiantil que, en última instancia buscaba una transformación social de fondo que posibilitara a una transformación social de fondo que posibilitaría a su vez, la renovación total de las Universidades.

El Congreso Internacional de Estudiantes de México, de 1921 propugno: 1o la participación de los estudiantes en el gobierno de las Universidades; 2o la implantación de la docencia libre y la asistencia libre. Los estudiantes de Chile declararon su adhesión a los siguientes principios: 1o autonomía de la universidad entendida como institución de los alumnos, profesores y diplomados; 2o reforma del sistema docente mediante el establecimiento de la docencia libre y por consiguiente de la asistencia libre de los alumnos a las cátedras, de suerte que en caso de enseñar dos maestros una misma materia, la preferencia del alumno consagre libremente la excelencia del mejor ; 3o revisión de los métodos y del contenido de los estudios;4o extensión universitaria, actuada como medio de vinculación efectiva de la Universidad con vida social. Los estudiantes de Cuba concentraron en 1923 sus reivindicaciones en esta formula: a) una verdadera democracia universitaria; b) una verdadera renovación pedagógica y científica; c) una verdadera popularización de la enseñanza. Los estudiantes de Colombia reclamaron en su programa de 1924, la organización de la Universidad sobre las bases de la independencia, de participación de los estudiantes en su Gobierno y de nuevos métodos de trabajo. "Que al lado de la cátedra funcione el seminario, se abran cursos especiales, se creen revistas. Que al lado del maestro titular haya profesores agregados y que la carrera del magisterio exista sobre bases que aseguren su porvenir y den acceso a cuantos sean dignos de tener una silla en la Universidad ". Los estudiantes de vanguardia de la Universidad de Lima, leales a los principios proclamados en 1919 y 1923, sostuvieron en 1926 las siguientes plataformas: defensa de la autonomía de las universidades; participación de los estudiantes en la dirección y orientación de sus respectivas universidades o escuelas especiales; derecho de voto de honor de los estudiantes en provisión de las cátedras; incorporación a la universidad de los valores extra-universitarios; socialización de la cultura: universidades populares, etc."

Pero la confrontación con la realidad en la que los anhelos reformistas siempre pierden ante la maraña de los intereses creados que se empeñan en preservar las viejas estructuras universitarias, clarifica la posición estudiantil llevándola a una concepción correcta de problema. Los estudiantes de La Plata, establecen el año 1925 que, 1o El problema educacional no es sino una de las fases del problema social; por ello no puede ser solucionado aisladamente. –2o La cultura de toda sociedad es la expresión ideológica de los intereses de la clase dominante".

IV. EL PROCESO DE LA REFORMA UNIVERSITARIA EN BOLIVIA. 1928-1931

Ya en el periodo republicano surgen voces provenientes de la élite intelectual, reclamando por la necesidad de una autonomía de la educación superior en relación al Estado y la iglesia, fruto de esas acciones son las convenciones estudiantiles de 1902 en Potosí, o el de Sucre en 1909, cuyas conclusiones exigían la "libertad de enseñanza" para la educación universitaria.

Con todo la I Convención Nacional de Estudiantes de Bolivia puede considerarse como el inicio del movimiento reformista universitario por ser la primera vez en que los estudiantes logran romper las ataduras ideológicas del liberalismo y plantean un programa critico al orden sociopolítico y, además, de ruptura respecto al Estado Liberal.

Los acontecimientos que darán origen a la reforma Universitaria nos remiten a la I Convención Nacional de Estudiantes de Bolivia, realizada en agosto de 1928 en Cochabamba, el fondo histórico en el que se mueve el congreso y la posterior reforma esta dado por el pensamiento y la acción de los movimientos reformistas latinoamericanos que surgen a partir del manifiesto de Córdoba en 1918.

Pero al mismo tiempo, la reforma universitaria boliviana no es una mera extensión del movimiento cordobés, sino que posee su propia historia y su propia lógica de desarrollo que la configurara de formas distintas y en ocasiones antagónicas. La reforma boliviana es asimilada atreves de la experiencia peruana, cuya característica es diferente al movimiento argentino por su plataforma rica en contenido social, manifestándose su influencia en la conformación de los primeros núcleos marxistas en el país, las cuales van mezcladas con las ideas reformistas inaugurándose la tesis de "indivisibilidad universitaria del ámbito social" (Komadina, 1992).

El 27 de mayo de 1929 los estudiantes paceños lanzan un manifiesto que resume el ideario reformista de ese entonces: "El problema de la reforma universitaria y educacional, que es uno de los problemas básicos de Bolivia, tiene todos los caracteres de un movimiento revolucionario. Revolucionario en el sentido de subvertir el orden actual de nuestras universidades. De lucha enconada por librarlas de la política y de los intereses creados"

Una clara postura anti-oligárquica fue la característica central del evento, contrariamente a algunos elementos que permitían la coexistencia con algunas ideas-fuerza del liberalismo como resultado de la participación del Estado en la organización de la Convención. El programa de principios confeccionado demuestra una combinación de varios elementos ideológicos de boga en la época: el marxismo, el liberalismo, el anarquismo y del nacionalismo emergente (Komadina, 1992); todo el discurso reformista se articulaba en torno a la idea de Autonomía y el "poder universitario" como poder del Estado; es decir, la construcción de un poder autónomo del Estado.

La influencia de la clase trabajadora llega al estudiantado y este hace suya el discurso anti-oligárquico "La universidad –dice su declaración- constituye el sitio privilegiado para la burguesía y la pequeña burguesía. Queremos que sus puertas se habrán de par en par para todos los ciudadanos que tengan deseos de mejoramiento y el estudio. Nuestro postulado en este orden es: Popularización de la cultura. Extensión universitaria. Rendimiento útil para el medio que la sostiene. Las universidades no deben vivir al margen de los problemas nacionales e internacionales. La universidad debe constituirse en defensora de las libertades, en atajo a los despotismos, en campana de alerta a los peligros del imperialismo yanqui".

En 1930 nos encontramos con un ilustrativo manifiesto de los "intelectuales jóvenes" dirigido a los obreros del taller, del campo y de las minas, entre los firmantes se encuentran a José Tamayo, Enrique Baldivieso, Antonio Díaz Villamil, Augusto Guzmán, José Antonio Arce, Augusto Céspedes entre otros, el manifiesto comienza proclamando la "equidad y justicia social" y recuerda a los universitarios y trabajadores intelectuales su misión de timonear la organización del país, de dar al pueblo ideas directrices para su conducta diaria.

En 1935 en él capitulo segundo de la declaración de principios de la Célula Socialista Revolucionaria, que aglutinaba a varios estudiantes universitarios, declaraban el fracaso de los regímenes tradicionales en materia educativa; se les acusa por haber creado una clase aristocrática omnipotente y por haber agravado progresivamente la pobreza de las masas trabajadoras, sosteniendo una minería oligárquica que se apropia de la fuerza publica, de las fuentes de riqueza y de los grandes medios de producción expoliados al Estado. Esta declaración de los universitarios socialistas señala como enemigo numero uno del progreso y la liberación del pueblo a la gran minería y denuncian sus características de superestado. Los universitarios a partir de la reforma se convirtieron en los directores ideológicos y políticos de los núcleos obreros y socialistas aunque es justo reconocer como lo hace José Aguirre Gainsborg que el contenido de la reforma no es socialista, sino democrático

Es muy importante ver a la Reforma como producto social de la interacción de dos proyectos: la del movimiento estudiantil y de las estrategias educativas Estatales; dadas las características de la configuración del proceso reformista de la educación superior en todas sus etapas, en particular en el proceso boliviano, no es posible realizar un análisis unilateral .

La Federación de Estudiantes plantea a la Junta Militar sus reinvindicaciones de acuerdo al congreso de Estudiantes de 1928, cuyos puntos fundamentales son la autonomía universitaria y la autonomía educacional; la Junta Militar, asesorada por el educador Daniel Sánchez Bustamante, accede al pedido de los estudiantes. El 13 de enero de 1931 la junta militar encabezada por el Gral. Carlos Blanco Galindo que depuso a Siles, y a la cual colaboraron en la conspiración varias direcciones universitarias, puso a consideración de la ciudadanía calificada para el voto, nueve Enmiendas Constitucionales, la enmienda numero ocho reconocía el régimen autónomo de las universidades publicas, y facultaba a las universidades a nombrar a sus rectores y funcionarios, expedir títulos, administra sus rentas y donaciones, la elaboración de presupuestos, entre otras atribuciones. El resultado se plasmo en el veredicto del cerca del 0.6% de la población boliviana y pone fin al primer acto de la Reforma Universitaria Boliviana.

V. HISTORIA DE LA AUTONOMIA EN LA UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRÉS.

Para demostrar que la instrucción pública en las colonias hispanoamericanas era tan buena como la que se daba en Europa, Humboldt escribió mucho; dijo que sus establecimientos educativos, como los de México, por ejemplo, eran magníficos; pero la verdad sea dicha: en tan bello panorama no estaba comprendido el Alto Perú, donde la instrucción publica con excepción de la Universidad de Chuquisaca, fue deficientísima, a causa quizá del personal que actuó: aventureros acostumbrados a la disipación, de la vida militar; poseídos por la gazuza del enriquecimiento rápido en las minas, temperamento que cuadraba maravillosamente al genio emprendedor y audaz que les era propio; o tal vez se debió tal atraso a otro género de factores que al sociólogo corresponde investigar; Los fundadores de la República, preocupados en la gigantesca labor de organizar y edificar estos nuevos Estadios, apenas si atinaron a la fundación de un colegio de ordenandos en Sucre, en orden a estudios superiores, y al funcionamiento del Colegió Seminario en La Paz y de algunas escuelas de primeras letras, dirigidas generalmente por mujeres, siendo las más prestigiosas, la de los Nazarenos, en la que hizo sus primeros estudios don José Manuel Loza, uno de los fundadores de la Universidad, y la de los Franciscanos, en que inició sus estudios don Andrés de Santa. Cruz, más tarde Presidente de la República y creador de la Universidad Mayor de San Andrés.

La Historia de la Universidad de La Paz consta de tres periodos bien caracterizados: lo.— La Universidad oficial que comprende desde su fundación hasta la Revolución de Junio de 1930.— 2o.— La Universidad semí-autónoma o autarquía universitaria que comprende desde la revolución de Junio de 1930 hasta el advenimiento al Rectorado de la Universidad de don Héctor Ormachea Zalles; —junio de 1936— 3o.— La Universidad plenamente autónoma que alcanza de este último hecho hasta nuestros días.

El génesis de la Universidad de La Paz se encuentra en el capitulo 2o. del 25 de octubre de 1830 en el que se ordena la erección, en el Colegio de Ciencias y Artes de La Paz, de una Universidad Menor en ejecución de este decreto, el 30 de noviembre de 1930 (aniversario del nacimiento de Santa Cruz), se inaguraron las labores de la nueva universidad. Según acta original que decora el despacho del Rector de la Universidad y las informaciones detalladas que de tal acto dio "El Iris de La Paz" de 8 de diciembre de 1830.

La Universidad oficial funcionó con las siguientes Facultades, Institutos y, Escuelas Superiores:

  1. Facultad de Derecho con estudios de tres años en sus primeras épocas, aumentándose sucesivamente a 4 años en 1868 y 5 años en 1899.
  2. Facultad de Medicina y ramas anexas: Farmacia, Odontología, Obstetricia.— En sus primeros tiempos fue un Colegio General de Ciencias Médicas, cuyo primer director fue el doctor José Francisco Passamán.
  3. Facultad de Teología que es la que sufrió mayores peripecias y alternativas, hasta que finalmente la formación del clero o de la clase sacerdotal del país quedó relegada al Seminario Conciliar de San Jerónimo de La Paz.
  4. Facultad de Ciencias Económicas y Financieras, creada en las postrimerías del gobierno del Doctor Hernando Siles, como resultado de la transformación de la Facultad de Derecho; después fue restablecida ésta, pero ya quedó la de Ciencias Económicas y Financieras.
  5. Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, restaurada en vísperas de que la Universidad ingrese a su vida autónoma, y decimos, restaurada, porque antes existió ya, en algunos momentos en forma nominal.
  6. Facultad de Filosofía y Humanidades, así figuró en los anales de nuestra Universidad, en forma intermitente y nominal muchas veces, como la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, hasta que la Escuela de Filosofía y Letras fue creada e incorporada en el Plan que lleva el nombre del Rector Ormachea Zalles.
  7. Conservatorio Nacional de Música y Colegio de Artes, también formaron parte de la Universidad oficial.

Instituto Normal Superior creado el año 1917, habiendo existido antes, por poco tiempo, el Colegio Nacional de Ciencias destinado a educar profesores.

La Biblioteca Universitaria fue creada por Decreto Supremo de 22 de Marzo de 1930, porque el pequeño y disperso número de volúmenes existentes antes, en un cuartucho obscuro e inaccesible no parecía tal nombre. Hoy cuenta con 65.000 volúmenes, estándosele destinado uno de los mejores compartimientos en el edificio de la Universidad.

Por primera vez, el año 1900 se habla de una entidad universitaria, constituida bajo los auspicios del Cancelario de la Universidad, doctor Manuel B. Mariaca y cuyo primer directorio fue el siguiente: Presidente José María Eyzaguirre; Vicepresidente Juan Peñaranda Sorzano; Secretarios Juan Teodomiró Camacho y Bautista Saavedra.

Empero, una asociación o liga formada exclusivamente de estudiantes no se forma sino el año 1901, formando su primer directorio con el siguiente personal: Presidente Juan Francisco Bedregal.— Vicepresidente José Mujia L., Secretarios Abel Alarcón y Armando Chirveches.—Tesorero Felipe Segundo Guzmán.— Vocales: Walter A. Méndez, Ernesto Méndez, Néstor Muñoz O., Norberto Galdo, Víctor Carpio. Alejandro Carpió, Gabriel Palenque y José Luis Tejada Sorzano.

Esta asociación de estudiantes que después se llamó Federación de Estudiantes se mantuvo a través de todas las adversidades y peripecias políticas y cuyos destinos dirigieron el autor de esta Historia y el actual Vice Rector de la Universidad, Dr. Pacheco Iturralde, en los años 1920 y 1921. Hoy funciona con el nombre de Federación Universitaria Local.

Triunfante la revolución que derribó el gobierno del doctor Hernando Siles, los estudiantes empeñosos por dar inmediata realización a la autonomía declarada por el Estatuto de 29 de. Junio de 1930, cuyo autor fue el Dr. Daniel Sánchez Bustamante, convocaron una (asamblea general en la que fue elegido Rector de la Universidad el doctor Juan Francisco Bedregal.

No siendo suficiente dicho Estatuto, pues fue una simple declaración unilateral de la Junta de Gobierno, para consagrar la autonomía, tuvo que acudirse a la reforma de la Constitución, mediante el Referéndum popular, habiendo sido aprobada con el nombre de Reforma No. VIH. En este periodo que con cabal propiedad hemos llamado de la autarquía, o semi-autonomía Universitaria se dictó el Estatuto Universitario de 1932, que con varias modificaciones rige hasta hoy;' se celebró solemnemente el centenario de la fundación de la Universidad.

Y llegamos a la tercera época de la Historia de la Universidad y la de la plena y completa autonomía universitaria, que comienza con la elección del Rector don Héctor Ormachea Zalles, quien inmediatamente de ser ungido en tan elevado cargo, se preocupó de obtener recursos propios para la Universidad, como un medio de librarla de la tutela del Gobierno, y de hacer una realidad, no un simple enunciado, de la autonomía universitaria; porque a lo que se había llegado hasta entonces, era una mera autarquía, vale decir una semi-autonomía universitaria.

Se llegó a tan feliz resultado gracias a los dos decretos histórico de Julio de 1936, de los que don Luis Ormachea Zalles fue el autor y fina por el Presidente Toro. En una habilísima operación, el nuevo Rector adquirió el edificio del Colegio Militar, situado en el centro de la ciudad y sin que la Universidad hubiese erogado un solo centavo por tal adquisición. La universidad tiene ya, después de cien años de existencia, un local propio, hasta entonces las facultades funcionaron en sórdidas y destartaladas casas, pequeños locales de escuelitas primarias, y algunas veces en bares o cantinas con las molestias y escándalo consiguientes.

La autonomía universitaria obtenida sí por el Rector Ormachea Zalles, benefició a todas las universidades de la República, de modo que no es solamente la de La Paz que le debe gratitud. Y fue más allá. Defendió la autonomía universitaria, con todas las fuerzas de que fue capaz, hasta verla consagrada en la Constitución de 1938 y en la del año 1945, en todo un capítulo redactado por el Rector Ormachea Zalles.

El presupuesto universitario ascendió desde Bs. 242.994 que tuvo el año 1935 (inmediatamente anterior al advenimiento de Ormachea Zalles hasta la fantástica suma de Bs. 32.090.407.40, con que cuenta el presupuesto universitario de 1948.

Revolucionó la enseñanza universitaria dándole sentido más completo, más trascendental. Es autor del plan integral que lleva su nombre que importa una reforma completa en todos los ciclos de enseñanza. Se regularizó la expedición de títulos universitarios, dictándose sobre el particular un Reglamento completo, que cortó los abusos que habían venido cometiéndose hasta entonces.

El monóblock de 17 pisos fue entregado en julio de 1947. En momentos en que escribimos estas líneas (septiembre de 1948) se están inaugurando los cursos en ese monumental edificio y se está procediendo a la demolición de las antiguas edificaciones que dan sobre la Avenida Villazón.

Por su conducta en la revolución del 21 de Julio de 1946, el Gobierno nacional confirió a la Universidad Mayor de San Andrés la Gran Cruz de la Orden del Cóndor de los Andes, habiendo sido colocada la respectiva insignia en el estandarte de la Universidad en una ceremonia emocionante.

VI. OPINIÓN.

Como ya hemos visto en los anteriores párrafos la autonomía nos ha costado pero ahora me hago una pregunta: ¿Podremos defender la autonomía si nos tratan de arrebatarla?. Esta es una pregunta que quizás muchos se preguntaran, para responderla primero tendríamos que realizar un estudio, una investigación que nos permita saber si la gente y los universitarios se sienten parte de esta casa de estudios o no; si tienen una buena definición sobre la autonomía, incluso tendríamos que incluir en la lista de encuestados a los ciudadanos que no son parte de la Universidad pero aporta a la universidad con sus impuestos y de su trabajo diario con el ideal de ver salir a sus hijos profesionales de una universidad estatal. Cabe realizarse una pregunta ¿Esta gente estará conciente que si pierde la Universidad estará perdiendo algo propio?. En este contexto estar en una universidad autónoma debería ser un privilegio mas que una necesidad.

Con el objetivo de responderme a las precedentes preguntas hice la siguiente encuesta:

Autonomía Universitaria.

Sexo

Masculino Femenino

Ocupación

Postulante a la Universidad Universitario Egresado Otro

1.-¿Que entiende por autonomía?

2.-¿Cuándo se logró la autonomía universitaria en Bolivia?

3.-¿La autonomía afecta la "libre cátedra"?

4.-¿Qué es para usted la universidad?

5.-¿Cree que hoy en día la Universidad es un instrumento político del pueblo?

Si No

6.-Qué relación encuentra entre la Autonomía Universitaria y la idea de Autonomía Regional en Bolivia.

7.- ¿Cree que se forman ahora mejores profesionales con relación a los de antes?

8.- ¿Qué porcentaje de estudiantes universitarios cree que conocerá de este tema?

Estos son los resultados:

10 de sexo masculino

10 de sexo femenino

7 son egresados

3 son postulantes a la Universidad

6 son personas extrañas a la universidad

4 universitarios

Realicé estas preguntas con el objeto de saber en que nivel de conocimiento acerca de la Autonomía estamos.

La primera pregunta fue hecha para saber que es autonomía para la gente universitaria, postulantes, egresados y otro tipo de personas y me asombra saber que las personas responden poniendo énfasis autogobierno y nada más, no ponen si es negativo o positivo, y también me asombra que una persona extraña a la "U" respondió: "La independencia del estado en la elección de autoridades, formulación de políticas de los planes curriculares".

La segunda pregunta fue realizada con el fin de saber si les interesa o no lo que ocurre y ocurrió en la Universidad. La mayoría no responde o trata de evadir la pregunta. Acerca de esta pregunta una persona respondió así: "Hace varios años"

La tercera pregunta la formule con el objetivo de saber si la gente cree o no que la libre enseñanza es buena o mejor con la Autonomía. Esta pregunta esta pregunta esta también planteada para saber si la gente piensa o no que hay influencia por parte del gobierno hacia la enseñanza. Una persona extraña al órgano universitario respondió: "Afecta positivamente" .

La cuarta pregunta la expuse para saber si la gente se siente parte y ve a la Universidad como algo suyo. La respuesta mas destacada fue: "Es la institución que forma profesionales para satisfacer las demandas de la sociedad a traves de Investigación e interacción social". El contenido de esta respuesta es verdadero Los profesionales deberían estar al servicio de nuestra sociedad y convivir entre todos en paz. Lo cual no ocurre hay gente graduada de la Universidad satisface sus propios intereses y no así a la sociedad.

La quinta pregunta la hice para saber si la gente siente que tiene en la universidad un gran aliado para exigir sus demandas al gobierno: y 13 de los 20 respondieron: "No!"

La sexta pregunta la realice para conocer si las personas están enteradas del objetivo que tuvo la autonomía universitaria. La respuesta sobresaliente fue esta: "En ambas autonomías se manejan tanto administrativamente con decisiones propias y autodefinidas". Esta respuesta satisface las expectativas ya que la Universidad se autocontrola administrativamente.

La séptima pregunta es la mas importante ya que se habla de como salen los egresados de la universidad y como va a ser el futuro de nuestra patria. La mayoría tiene una respuesta negativa, no creé en los profesionales de ahora, pero destaco la siguiente respuesta positiva: "Sí por que va avanzando la tecnología y en las universidades se actualizan constantemente". Esta respuesta es alentadora pero realmente no es verdadera ya que no he visto que los equipos de la UMSA se actualicen a menos que sean por donación y eso llega rara vez.

La última pregunta tiene el objetivo de saber si la gente creé que los universitarios conocerán acerca de este tema. Las repuestas no sobrepasan del 30 %. Esto es realmente alarmante ya que antes de hacer esta monografía, yo no conocía del tema y creo que las respuestas reflejan nuestra realidad.

VII: CONCLUSIÓN Y MENSAJE.-

La autonomía, si se lo ve como independizarse gubernamentalmente del estado con autonomía política para elegir a sus representantes, esta buena ya que la universidad antigua en manos del estado estaba descuidada asemejándose a un "hijo descuidado" sin infraestructura y con muy pocos recursos económicos, es comprensible que los universitarios se cansaran de esta situación y decidieran conducir su propio camino ver un futuro y tratar de alcanzarlo lo cual no se podía hacer en esas condiciones. Es también comprensible la autonomía, cuando se trata de que no influya el gobierno en la cátedra de los docentes universitarios de lo contrario estaría manipulada por el gobierno y los estudiantes ya estarían obligados a aprender una ciencia oficial manipulada por el gobierno y no conocerían de una ciencia pura sin coerción por parte del gobierno.

En Latinoamérica se luchó por la autonomía empezando en argentina en 1918 en Córdova influyo en Bolivia pero con un diferente enfoque, el de autonomizarse a causa del abandono a este. En Bolivia costó la autonomía , se la logro en 1931 pero era una semí-autonomía solo se logró la libre cátedra, pero la Universidad contaba con ambientes impropios para el aprendizaje por lo cual siguieron luchando Estudiantes y docentes hasta lograr una completa autonomía . Se consiguió la completa autonomía en 1936 cuando el rector Héctor Ormaechea Zalles con el objetivo de obtener recursos para la Universidad consiguió la autonomía económica, gracias a dos decretos que el mismo hizo. Diferentes han sido las luchas desde aquel entonces nos han tratado de quitar la autonomía varias veces pero los universitarios han luchado..

Ahora estaremos realmente concientes de que si el gobierno nos quiere arrebatar la autonomía ¿por qué pelearemos?; yo creo que no.

Esta monografía en algunas ocasiones se desvió del tema central pero no se desvió totalmente sino parcialmente. Ahora el total del cuestionario lo interpreto así:

-El gobierno es una rosca política que quiere quitarnos constantemente la autonomía ya que sirve a sus propios intereses y en la Universidad ve una forma de control del conocimiento; por otro lado un grupo de universitarios que están muchos años en la universidad y tienen el ideal de hacer gobierno dentro la Universidad peleando entre si para poder hacer lo que quieran dentro de ésta.

-La gente que trabaja todos los días exige a los universitarios que cumplan ese rol tan importante, el de servir al pueblo, hacer algo por nuestra patria que cada vez va derrumbándose.

Y por último el siguiente mensaje : "Comencemos a servir a nuestra sociedad con aportes de tipo intelectual y social podemos sacar adelante a nuestra Bolivia; pensando el presente antes que en el futuro, que podemos hacer ahora, en este momento para cambiar nuestro porvenir y no que podemos hacer en el futuro para cambiar nuestro presente ya que éste razonamiento es errado".

VIII. ANEXOS.

CUADROS DE VALOR DE LOS ENCUESTADOS.

SEXO

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

OCUPACIONES

 Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

 ¿QUIÉNES CONOCEN MÁS SOBRE EL TEMA?

 Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Bibliografía.

"Interpretación de la autonomía académica en Kant".

Internet

"Revolución y Universidad en Bolivia" Capitulo II sección 9 y 10

Mariano Baptista Gumucio

  1. La Universidad y su historia, La Paz, UMSA

Taboada, Nestor

  1. La reforma Universitaria, Proceso y estructura, Cochabamba, Runaway.

Instituto Universitario Ortega Y Gasset

  1. La reforma de la universidad publica de Bolivia, Santa Fe, Andrés Bello.

Fernández, Roberto

Periódico "La Razón - La paz", 20 de octubre de 1848, pp. 9-10

  Dedicatoria

El presente trabajo es el resultado de un mes de investigación que se realizo con la ayuda de amigos y familiares. Por lo cual agradezco a ellos su comprensión y su ayuda que me brindaron, con el único fin de realizar el siguiente investigación. No puedo olvidar a mi madre que me dio su apoyo moral y económico para realizar este trabajo, y a la docente de Taller de Lenguaje que nos dio a sus alumnos este trabajo con el fin de introducirnos más en la vida universitaria. A todos los ya citados las gracias por todas las recomendaciones y enseñanzas que me dieron para realizar esta monografía.

Luis Fernando Morales Mercado

Universidad Mayor de San Andrés

Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación

Carrera de Lingüística e idiomas

Materia: Taller de lenguaje II

La Paz – Bolivia 2004


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda