Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Calidad de la educación

Enviado por alegomez258



  1. Desarrollo
  2. Conclusión
  3. Bibliografía

INTRODUCCIÓN

"Desde principios de este siglo, el desarrollo y la expansión del nivel primario fueron objetivos de políticas educativas que respondían a un proyecto político general para el país." Bajo el supuesto de que existiría una estrecha relación entre desarrollo económico y nivel educacional, se considera a la educación como uno de los pilares más importantes del desarrollo. Surge la preocupación por aumentar la cantidad de la educación, con lo que se incrementa la matrícula. "Esto ha producido un fenómeno muy particular: una matriculación alta en ese nivel comparada con la cantidad de población. La tasa de escolarización, según datos del Censo Nacional era, en 1.980, del 90,15% en el grupo de población comprendida entre los 6 y los 12 años." Pero junto con ella aumentan lo índices de repitencia y deserción. "Esta situación nos obliga a preguntarnos qué pasa con la repetición... La decisión escolar constituye el otro factor importante que opera como un filtro dentro de la escuela primaria." Los educandos que no adhieren a las reglas pedagógicas de la propuesta formativa son eliminados. El problema se resuelve por la expulsión y no por el replanteamiento de los procedimientos pedagógicos empleados. "A pesar de que la escolarización es significativamente importante en la base, el retraso escolar y el abandono constituyen graves problemas que afectan básicamente a los sectores populares, notándose una distribución desigual en las diferentes regiones del país. ... El análisis de la calidad de la educación en el nivel primario constituye cada vez más un objetivo y una necesidad impostergables. Esto aparece claramente a partir de los datos cuantitativos antes mencionados sobre la repitencia y el abandono, que evidencian graves falencias de la escuela argentina. Pero no sólo preocupa la situación de los niños repetidores y desertores, sino también la de quienes concluyen el nivel en el tiempo indicado."

Esta situación hizo, que a comienzos de los 80, el problema de la Calidad de la Educación fuera tema central para tratar de ver cómo se hacía para retener a los alumnos. La masificación educativa fue acompañada por una pérdida en la calidad.

Dice Tenti: "Del conjunto de datos disponibles pueden sacarse tres conclusiones :

  1. El nivel de los aprendizajes alcanzados dista mucho de ser ideal... Las mediciones realizadas por las instituciones de educación superior muestran que existe un desfase creciente entre lo que certifican los títulos y certificados escolares y los saberes y competencias efectivamente incorporados por los estudiantes en los niveles educativos previos...
  2. Los aprendizajes varían en función de diversos factores, en especial, en función del nivel socioeconómico de los hogares de los estudiantes. La igualdad formal de la escuela oculta una profunda desigualdad en la calidad y cantidad de aprendizajes efectivamente logrados. Todo parece indicar que quienes tienen mas capital económico y cultural tienden a apropiarse en mayor medida de las formas más complejas y poderosas del saber.
  3. Una mirada rápida al conjunto de los estudios reseñados, indica que no disponemos de un panorama global para todos los niveles del Sistema Educativo, en sus diversas modalidades y unidades territoriales".

"Las criticas provienen no solo de los especialistas en educación; expresan su insatisfacción los alumnos, sus padres, los docentes, los directivos, la opinión pública en general. Se percibe un descontento; un desajuste entre lo que la escuela ofrece y los que los protagonistas esperan de ella:

  • Los contenidos son poco significativos para los alumnos;
  • Hay escasa relación de los planes y programas con las necesidades socioeconómicas y culturales del mundo actual;
  • Existe un déficit en la formación y capacitación docente;
  • Los modos de gestión están burocratizados lo cual impiden la resolución eficaz de los problemas;
  • Fracasan grandes sectores de la población que no logran financiar con éxito un ciclo o nivel;
  • Están desvinculados el mundo de la escuela y el mundo del trabajo;
  • Los sesgos de autoritarismo impiden el desarrollo de una educación verdaderamente democrática;
  • La especulación y el automatismo se privilegian frente a producción y la reflexión;
  • La tarea docente se encuentra desvalorizada y desprestigiada"

Así, la calidad de la educación se ha constituido en los últimos tiempos, en principio organizador de las políticas institucionales y estatales. El concepto de calidad de la educación es polisémico, multidimensional y contextualizado. Alude a un rasgo o atributo de lo educativo, referido a distintos niveles (macro y micro) y a múltiples dimensiones de cada nivel; además, expresa concepciones de la educación, valores o criterios no siempre coincidentes. El punto focal de su acción es la educación definida como instancia de construcción y distribución del conocimiento socialmente válido.

Una educación de calidad es aquella que promueve:

  • La construcción de conocimientos psicológica, social y científicamente significativos.
  • El desarrollo de procesos de pensamiento y estrategias cognitivas que le permitan al sujeto "aprender a aprender".
  • La apropiación de instrumentos para participar en la vida económica, política y social, contribuyendo a la construcción de un modelo social democrático.
  • El desarrollo de habilidades básicas que posibiliten al educando, la inserción en condiciones adecuadas en el nivel siguiente del sistema educativo o la incorporación a la vida activa.
  • La aplicación del conocimiento para operar sobre la realidad.
  • La posibilidad de la duda y la discusión.
  • La consideración de las características propias del sujeto de aprendizaje, en sus aspectos cognitivos, socioafectivos y psicomotrices.
  • El crecimiento profesional del docente.

Desde esta perspectiva, es importante tener en cuenta factores políticos y culturales, donde se torna relevante la participación ciudadana como forma de gobierno.

Sin embargo, en la actualidad percibimos un sistema educativo en el cual la calidad está sumamente deteriorada y cuestionada. Tenti Fanfani expresa: "... en efecto, resulta lamentable tener que afirmar que el deterioro de los insumos del proceso educativo (caída del gasto, deterioro del salario docente, disminución del tiempo de aprendizaje, etc.) no puede menos que producir un empobrecimiento de los procesos de producción del aprendizaje y por lo tanto, una pérdida de calidad de los productos educativos". De esta manera la Calidad de la Educación es considerado un tema conflictivo en el ámbito educativo, enfrentándose diversas posturas en los diferentes momentos históricos.

Un rasgo conflictivo es la diferencia entre lo que se dice y lo que se hace, entre lo deseable y lo posible, entre la teoría y la práctica. Así la Ley Federal brinda el marco normativo indispensable para promover y garantizar los procesos de transformación hacia una mayor calidad y cumplir con los principios de equidad, eficiencia y eficacia.

"Sería posible considerarlas desde otro punto de vista: el del fracaso de la escuela, ya que, si bien ésta se ha expandido basada en los principios de igualdad de oportunidades, mantiene mecanismos de selección y discriminación a lo largo y a lo ancho del país". "La igualdad formal de la escuela oculta una profunda desigualdad en la calidad y cantidad de aprendizajes efectivamente logrados".

"En este contexto, es el vínculo entre calidad y cantidad del servicio educativo lo que debe ser revisado. Qué se enseña y quiénes deben aprender son, en consecuencia, dos cuestiones que forman un solo bloque de problemas". Los aprendizajes varían en función de diversos factores, entre ellos las distintas características de los aprendices.

"El desafío principal de la educación argentina actual no se resuelve ampliando las oportunidades de acceso a la institución escolar en sus diversos niveles y modalidades vigentes. Hoy el desarrollo cuantitativo del sistema no tiene ningún sentido progresista si no se redefinen aspectos cualitativos que tienen que ver con el grado de satisfacción efectiva de las necesidades básicas de aprendizaje de los individuos."

Esto nos lleva a interrogarnos sobre el perfil de alumno que se pretende formar en un proceso educativo de calidad, qué características debe tener un docente como guía del proceso, con qué concepción de aprendizaje se cuenta, para qué tipo de sociedad y para quién sería de calidad.

A la vez nos parece que es preciso definir a la calidad en cada situación particular, y que no es un valor absoluto. Hay que comprender las situaciones como dependientes de la existencia de múltiples factores. Así se le podrán atribuir a la Calidad diferentes significados que dependerán de la perspectiva desde la cual se la mire, de la realidad social, de los sujetos que la enuncian y desde el lugar en que se hace. Por lo tanto, la definición de calidad de educación conlleva un posicionamiento político, social y cultural frente a lo educativo "Existen distintos conceptos de calidad subyacentes en las principales concepciones curriculares que regulan las prácticas educativas. Estas concepciones constituyen una de las principales mediaciones entre las definiciones de políticas educativas y el proceso mismo de la educación, lugar en donde la calidad se logra o se frustra".

"El desarrollo integral de la sociedad nacional (crecimiento + equidad + libertad) supone la existencia de sujetos efectivamente dotados de conocimientos, tecnologías y orientaciones de valor cuyo contenido es preciso redefinir en función de los nuevos desafíos del contexto nacional e internacional"

A lo largo de este trabajo centaremos es problema de la calidad en el vínculo entre calidad y cantidad y la falta de correspondencia que existe entre el mercado laboral y el sistema educativo a partir de analizar nuestra realidad. En este sentido repensamos la segmentación, tratando de resituar al docente, al alumno y al conocimiento en una relación de enseñanza y aprendizaje.

DESARROLLO

Cuando hablamos de sistema educativo hablamos de características que desarrollan todas las instituciones que forman parte del mismo, es así como la Ley Federal de Educación marca lineamientos generales que abarcan la totalidad de las escuelas del país. El sistema educativo argentino esta segmentado por que lejos de ser homogéneo, brindando la misma calidad educativa al conjunto de la población, es tan heterogéneo que aunque estudiantes de distintos sectores socioeconómicos accedan a niveles de educación formalmente iguales, los niveles de conocimiento no son equivalentes.

De esta manera, en vez de un sistema aparecen varios sub - sistemas que de acuerdo a las características económicas, sociales, culturales o regionales de la población que accede a cada establecimiento, se definirá la cantidad y calidad de contenidos tanto conceptuales como procedimentales y actitudinales.

Cabe aclarar, que la segmentación no solo la pensamos a partir de la diferencia entre escuela privada y escuela estatal, sino que al mismo tiempo y sobre todo, al interior tanto del sector privado como del sector estatal. Pero no podemos desconocer que, a la vez, hay características que son propias de una institución, es decir que varían de escuela a escuela.

Cuando estas diferencias están asociadas al nivel socioeconómico de los alumnos y se seleccionan escuelas con mejores condiciones para el aprendizaje de estudiantes de sectores sociales favorecidos, mientras que las de peores condiciones se reservan para los sectores sociales desfavorecidos, podemos decir que nos encontramos frente a un sistema educativo que es segmentado. De hecho basta observar someramente nuestras escuelas para percibir que esta es una realidad de nuestro país. Pero no es la única. Si pensamos que además cada nivel del sistema actual trabaja por separado, desentendiéndose de lo que sucede tanto en el nivel precedente como en el posterior, reconocemos que el mismo es además desarticulado.

En un trabajo elaborado por Filmus, se describen las conclusiones de una investigación acerca del pasaje del antiguo nivel primario al secundario, donde se demostraba:

"a) La exclusión del sistema educativo sólo de niños provenientes de sectores populares que asistieron además a escuelas para sectores populares, es decir a escuelas primarias mal equipadas, con pocas horas de clase, un cuerpo docente desfavorable, y que promovía la socialización no cognitiva en lugar de la transmisión y reconstrucción de conocimientos.

"b) La tendencia a la exclusión se acentuaba al interior de los grados de niños procedentes de escuelas primarias para sectores populares, a menor nivel ocupacional y educacional de los padres y en el caso de que los niños trabajaran. Niños cuyos padres tenían ocupaciones y un nivel comparativamente bajos, pero que lograron tener un alto rendimiento en la escuela primaria, lograron muchas veces superar la barrera visible de el pasaje de un nivel a otro e ingresar a colegios secundarios.

"c) Una vez producido el pasaje del nivel primario al secundario, los niños quedaron agrupados en distintos colegios secundarios, diferentes por la independencia (pública o privada), la modalidad (bachillerato, comercial, etc.) y sobre todo por el nivel de exigencia que cada colegio secundario tenía para admitir a los nuevos alumnos."

Si tomamos en cuenta el análisis anterior, vemos que en realidad nuestro sistema educativo está segmentado ya que a nivel secundario asisten todos los niños de sectores medios y altos de la sociedad pero no así los de las capas bajas. Esto se corresponde con lo mencionado por Tenti Fanfani en relación con el rol que cumple el nivel socioeconómico de los hogares de los estudiantes en la adquisición de aprendizajes. Esto si pensamos que los niños cuyos padres desempeñan actividades propias de sectores bajos, con niveles educativos bajos, asisten a escuelas tanto primarias como medias para sectores bajos de la sociedad. De lo contrario no pueden desempeñarse con éxito y la deserción y la repitencia están a la orden del día. "Los aprendizajes varían en función de diversos factores, en especial, en función del nivel socioeconómico de los hogares de los estudiantes."

Es importante en la actualidad tratar de revisar como se articula la E.G.B con el Polimodal, teniendo en cuenta que uno no puede desentenderse del otro. Así mismo seria necesario establecer criterios para que todas las escuelas contribuyan a la formación de la ciudadanía brindando igualdad de oportunidades, desmistificando la dualidad escuela para ricos-escuela para pobres. No debemos olvidarnos que el hecho de ocupar un lugar en el sistema educativo, es un derecho históricamente ganado, sea cual fuere la utilidad y la importancia que cada sujeto le dé a este hecho. Por esto nos parece que tales mecanismos discriminatorios son graves, mucho mas si pensamos que se viven en nuestra sociedad como algo natural, donde no hay lugar ni siquiera para preguntarse sobre estas cuestiones. Evidentemente, si permanecen ocultas, fuera de la posibilidad de la pregunta, difícilmente se enfrenten y se constituyan en un problema al cual se le proyecten posibles vías de solución. Un componente "importante en la iniciación es el diagnóstico de la situación actual de las actividades de la calidad en la empresa con el fin de establecer lo que se pretende."

A partir de este análisis podemos observar tanto el rendimiento educativo como el destino que les espera a los niños de sectores populares. En cuanto al rendimiento de niños de escuelas para sectores populares, el mismo es inferior que el de niños que acuden a escuela para sectores favorecidos. En el primer caso, la repitencia es mas frecuente, no así en el segundo caso. Además es preciso tener en cuenta que cada escuela establece sus propios criterios de evaluación, la cual está influida por el rendimiento promedio de los alumnos. Así la similitud en las notas no reflejan la real magnitud de la brecha entre una y otra clase de escuelas. Actualmente la pauperización de la clase media complejiza aún mas la situación a la que venimos aludiendo. La pérdida de trabajo que viene aconteciendo en los últimos años, se siente sobretodo en la clase media. La caída de los sueldos impide a muchas familias poder comprar útiles y libros, lo que también se aprecia es un fluir de nuevas problemáticas socio-ambientales que repercuten en el rendimiento de los alumnos.

Ante un sistema educativo con estos deterioros cabría preguntarse entonces, como afecta la relación cantidad-calidad de la escuela pensada desde una dimensión cuantitativa: matrícula escolar, deserción, repitencia y finalización de ciclos escolares, y desde una dimensión cualitativa en relación con los aprendizajes efectivamente logrados y significativos que adquieren los alumnos en cuanto a conocimientos, habilidades y actitudes.

En la actualidad, podríamos dar cuenta de nuevos hechos en el campo del conocimiento que profundizan aún mas la segmentación, este es el caso de que, en las escuelas para alumnos con nivel socioeconómico alto, estos pueden apropiarse de herramientas mas complejas y sofisticadas en la adquisición de nuevos conocimientos. Esto les permite adquirir aquellas competencias necesarias para resolver distintas problemáticas en este mundo globalizado y estar mejor capacitado para incluirse en el competitivo mercado laboral. Esta idea de la importancia de la posesión del conocimiento, muestra los nuevos valores de las sociedades actuales. En ellas el conocimiento adquiere valor de mercancía y, evidentemente, mayores retribuciones a aquellos que lo posean. Es importante reconocer desde este punto de vista que el conocimiento constituye una variable sumamente importante en la explicación de las nuevas formas de organización social y económica. Son recursos fundamentales en la sociedad actual la información, el conocimiento y las capacidades para producirlos y mejorarlos. Se asumen así dos dimensiones de la calidad de la educación, que Tenti Fanfani describe de la siguiente manera:

"La primera tiene que ver con la apropiación del saber. Aquí es preciso distinguir dos dimensiones:

Una tiene que ver con el desarrollo de conocimientos y aptitudes. Esto es lo que se denomina el ‘rendimiento’ y es lo que mide las pruebas tradicionales.

Asociado con lo anterior, el que aprende no solo incorpora información y capacidades genéricas y específicas, sino que también desarrolla un tipo de relación (o una actitud con el saber y la cultura). En especial, aprende un modo de relación con el lenguaje, una valoración específica de la argumentación y una conciencia acerca del poder que posibilita el saber. Esta segunda dimensión del aprendizaje es más difícil de evaluar.

Una segunda dimensión del aprendizaje que provee un importante criterio de calidad de la educación tiene que ver con la cuestión ético-política. Es lo que algunos denominan aspecto ‘valoral’ de la educación e inclusive todo lo relacionado con aquellos valores sociales como la solidaridad, la sinceridad y veracidad de la comunicación, la moralidad, las virtudes cívicas, etc."

En este contexto la reflexión acerca del papel de la educación en la sociedad y en su desarrollo, implica abordar el doble problema de definir los conocimientos y las capacidades que exige la formación del ciudadano y la forma institucional a través de la cual ese proceso de formación debe tener lugar.

La escuela fue creada para transmitir una serie de valores acordes a una organización institucional tradicional relacionada con la conformación de los estados nacionales, pero el proceso de cambio social actual nos obliga a reformular las preguntas sobre los fines de la educación sobre quiénes asumen la responsabilidad de formar a las nuevas generaciones y sobre qué legado cultural, qué valores, qué concepción de hombre y de sociedad deseamos transmitir. De esta manera partimos de la base de que aceptamos un proceso de transformación social, que nos muestra la aparición de nuevas formas de organización social. Uno de estos cambios, se aprecia en los modos de producción, donde la transformación tecnológica, la globalización y la competitividad modifican la organización del mercado de trabajo. Lo novedoso en este proceso de transformación es el papel que desempeñan el conocimiento y la información. Las nuevas tecnologías basadas en la informática permiten la producción de artículos adaptados a diferentes clientes. Aparecen conceptos como el de fábrica flexible, adaptable a mercados cambiantes, expresados en nociones como polivalencia, trabajo en equipo, cooperación, creatividad, etc.

Esto requiere una distribución diferente de la inteligencia. En modos de producción Fordistas y Tayloristas, se precisaba una organización del trabajo jerarquizada, piramidal donde quien tenia el puesto mas alto se suponía era el creativo e inteligente mientras los demás ejecutaban sus instrucciones.

En las nuevas formas de organización productiva, se da una relación mas plana y abierta, donde la inteligencia se distribuye homogéneamente. El concepto de "calidad total" expresa esta necesidad de introducir a la inteligencia en todas las fases del proceso productivo. En este sentido, la capacitación debe ser permanente y la creatividad y el trabajo en equipo deben asociarse con sectores portadores de información y conocimientos imprescindibles para innovar. Junto con todo esto convive la exigencia de competitividad, que reducen posibilidades y hasta excluyen a ciertos trabajadores. Con esto queremos alertar a los trabajadores en que sólo una minoría tendrá garantizado el empleo y que este será a cambio de una reconversión permanente y una identificación con la empresa en la cual trabaja. Por otro lado, los cambios en la actualidad se relacionan con las nuevas tecnologías que cambian nuestra manera de pensar y modifican la naturaleza de la comunidad como área en la que se desarrollan nuestros pensamientos. Todo esto, sin duda, tiene un efecto directo en la vida política, en la manera en que definimos la democracia. Es en este contexto que afirmamos, que el conocimiento constituye una variable importantísima en las nuevas formas de organización social y económica, que nosotros desde una mirada educativa no podemos obviar a la hora de pensar la calidad de la educación. Comienzan a interesarse por el tema educativo, otros sectores sociales relacionados con el aparato productivo, proponiendo un cambio de actitud frente al conocimiento, tomando a este como una forma democrática de acceso al poder. De esta manera, un mismo conocimiento puede ser utilizado por distintas personas con diferente creatividad, provocando diferentes modos de circulación, mayor intercambio, permitiendo un funcionamiento democrático de la sociedad. Las instituciones se vuelven mas flexibles, las jerarquías se definen en base a competencia e información y el poder entonces dependería de la capacidad de producir un valor a todo lo anterior.

Vale la pena hacer una breve alusión a que el concepto de "inteligente" al cual se aludió, se refiere tanto a capacidades cognitivas como no cognitivas (afectos, emociones, imaginación y creatividad).

Hoy en día la competitividad de una sociedad depende de la calidad de su fuerza de trabajo para lo cual la educación debe tender a formar ciudadanos con capacidades tales como "el dominio de la lengua, la comprensión de los fundamentos de las ciencias y de las nuevas tecnologías, el pensamiento crítico, la capacidad de analizar un problema, de distinguir hechos y consecuencias, la capacidad de adaptarse a situaciones nuevas, la capacidad de comunicarse y de comprender al menos una lengua extranjera, la capacidad de trabajar en equipo, el gusto por el riesgo, el sentido de la responsabilidad y la disciplina personal, el sentido de la decisión y el compromiso, la iniciativa, la curiosidad, la creatividad, el esfuerzo de profesionalidad, la búsqueda de la excelencia, el sentido de la competencia, el sentido del servicio a la comunidad y el civismo"

En este desarrollo cabría repensar la relación educación-trabajo, ya que las nuevas modalidades de producción deben ser analizadas en un marco más global del mercado de trabajo y de las relaciones sociales, y no sólo desde un punto de vista puramente técnico. En este contexto global, hay que superar la dicotomía entre capacidades y ámbitos de desempeño, lo que sin duda va a afectar el equilibrio entre contenidos y cobertura del aprendizaje. El desempeño productivo y el desempeño ciudadano reclaman las mismas capacidades y competencias, pero existe el problema que el desempeño productivo las reclama para el núcleo de trabajadores, mientras que el desempeño ciudadano las reclama para todos, ya que debe apuntar a su carácter democrático.

"En los nuevos escenarios de producción capitalista intensiva en conocimientos, en cambio, la disociación desde el punto de vista del contenido de las capacidades tiende a disminuir y el desempeño productivo reclama un compromiso más integral. Pero como contrapartida de esta mayor articulación individual en términos de competencias y capacidades se produce un aumento considerable de la distancia entre los que trabajan en actividades intensivas en conocimiento y los que se desempeñan en las áreas tradicionales o, peor aún, los que son excluidos del trabajo."

Vuelven a aparecer la segmentación y la exclusión como fenómenos sociales importantes pero ahora vemos que desde la relación con el mercado laboral acompañan la expansión de la economía en conocimiento. Reaparecen así problemas como el desempleo, la pobreza y distintas formas de marginalidad que no hacen mas que llevar a una situación de violencia e intolerancia. En este sentido, hay estudios que ponen de manifiesto la situación que afecta directamente a los trabajadores: la reducción de puestos de trabajo estables y la utilización total de las personas que ocupan dichos puestos, así las empresas solo garantizan puestos estables a una reducida parte del personal dando lugar a la precarización de los demás trabajadores. Las empresas se orientan hacia formas flexibles de contratación tanto externa como interna. Tedesco dice "... La flexibilidad externa se refiere a la subcontratación de partes del proceso productivo hacia otras empresas, mientras que la flexibilidad interna se refiere a la polivalencia de su personal que debe adaptarse a condiciones cambiantes de trabajo. Esta exigencia de polivalencia y de adaptación permanente, unida a las exigencias de trabajo en equipo de creatividad en la solución de problemas cambiantes genera, potencialmente, un clima desestabilizador muy fuerte, tanto en el plano individual como en el institucional"

A partir de esta situación se modifica el funcionamiento del mercado de trabajo y su relación con la educación. Así, desde un punto de vista cualitativo, las capacidades que el accionar educativo tiene que promover, son aquellas que requieren el desempeño en sectores mas avanzados de la actividad productiva. Ejercitar estas capacidades, no solamente es tema de la actividad productiva. La capacidad de abstracción, la capacidad de pensar, la creatividad, la capacidad de comprender problemas, la capacidad de trabajo en equipo y de emprender proyectos colectivos, son capacidades que deben ejercerse tanto en la vida política como en la cultural, es decir en la vida social en general. Formar para el trabajo y formar para la ciudadanía reclaman actividades similares. El conflicto vuelve a instalarse en lo cuantitativo: definir quiénes y cuántos tendrán acceso a esta formación.

En un artículo del Ministerio de Cultura y Educación de la República Argentina y la O.E.A., titulado "Comportamiento y tendencias de la demanda de Recursos Humanos en el mercado de empleo argentino durante las últimas décadas", se realiza un cuadro que muestra las demandas efectuadas y las dificultades que presenta el Sistema Educativo por parte de los trabajadores

DEMANDAS DIFICULTADES

Actualización de contenidos obsoletos.

Contenídos programáticos, acordes a la realidad laboral

y a los adelantos tecnológicos

Conocimiento teórico-práctico de las nuevas tecnologías Desfasaje entre teoría y práctica.

Conocimiento del desarrollo tecnológico. Desfasaje entre tecnología teórica y real.

Conocimiento de la realidad de la empresa.

Mayor énfasis en el conocimiento práctico.

Generar instancias de aplicación práctica de los conocimientos adquiridos.

Así la demanda de calidad para todos, basada en el supuesto de que todos los seres humanos son capaces de aprender, constituye la alternativa socialmente mas legítima. Ningún sistema que esté basado en la exclusión, la segmentación y el autoritarismo y que además sea desarticulado, puede sustentarse a largo plazo.

Las alternativas del desarrollo social siempre giran alrededor de las opciones clásicas entre democracia o autoritarismo, equidad o desigualdad, libertad o dominación. La expansión de las nuevas tecnologías, para algunos es promesa de todas las utopías democráticas, mientras que para otros constituye una amenaza destinada a reforzar las desigualdades y los controles sobre los ciudadanos.

Por otra parte, los propios objetivos democráticos de la educación como actividad que debe ser destinada a la formación integral de la personalidad (desarrollo de capacidades tales como la creatividad, la solidaridad, la solución de problemas, etc.) son ahora reivindicados no sólo por los educadores progresistas, sino también por actores sociales que (como los empresarios) en el pasado eran identificados como opositores a estas propuestas.

Para la elaboración de una propuesta educativa democrática, en el marco de las nuevas demandas de la sociedad a la escuela, hay un primer aspecto que debe ser discutido en forma urgente: el sentido de la acción educativa. Tedesco plantea que:

"... la única opción democrática posible está dada por la búsqueda de la articulación entre racionalidad instrumental y subjetividad, entre la lógica del sistema y las exigencias del desarrollo de la personalidad".

Promover el vínculo y la discusión entre diferentes, teniendo claro que el dialogo y el intercambio son el límite a toda tentativa de imposición de un solo modelo de personalidad.

Asumir la formación de la personalidad como tarea indelegable de la escuela, redefine todas las dimensiones de la institución escolar: definición del currículum, criterios de evaluación y el personal docente. La tendencia actual se propone dotar de mayor autonomía a los establecimientos escolares.

De acuerdo a esta propuesta, la autonomía de las escuelas permitiría adaptar los componentes básicos del trabajo pedagógico a las características y exigencias de la población a la cual brinda sus servicios.

La fundamentación teórica en favor de la autonomía, tiene dos fuentes principales: las teorías del aprendizaje y las teorías de las organizaciones.

"Con respecto a las teorías del aprendizaje, el constructivismo brindó los fundamentos para la propuesta de dejar a los establecimientos y a los propios docentes buena parte de las decisiones en términos curriculares, permitiendo de esta forma un proceso de aprendizaje basado en la experiencia acumulada tanto por los alumnos como por el equipo docente. Con respecto a la gestión y organización de las instituciones, en los últimos años ha aparecido con fuerza una tendencia orientada a transformar las grandes organizaciones burocráticas en redes planas de instituciones más pequeñas, responsables de decisiones destinadas a mejorar la eficacia de la producción y el ajuste a las necesidades de los clientes."

En los espacios curriculares se hace necesario una presentación de los objetivos que se proponen y (con respecto al modelo de escuela tradicional) un mayor nivel de libertad de elección. En este contexto es necesario repensar los métodos de enseñanza, tomando como base propuestas de trabajo colectivo que favorezcan un abordaje interdisciplinario del conocimiento.

En el modelo tradicional, basado en brindar informaciones y conocimientos, las metodología eran frontales. No había ni trabajo pedagógico personalizado ni trabajo grupal o de equipo. La cohesión social se lograba más bien como producto de la acción global del "sistema", y no a través de las practicas pedagógicas escolares.

Promover la integración y la cohesión social sobre la base de compromisos y acuerdos libremente discutidos asume un carácter claramente progresista.

La función de integración social de la educación, deberá ser redefinida a partir de la preparación para el trabajo en equipo, para el ejercicio de la solidaridad, para el reconocimiento y el respeto a las diferencias. Esta formación exige articulación entre el grupo y el individuo: ser miembro activo de un equipo implica disponer de algo propio para aportar.

Lo importante no es introducir nuevas tecnologías por sí mismas, sino nuevas metodología que permitan al maestro librarse de brindar información, o realizar tareas administrativas, para permitirle reforzar la enseñanza personalizada y el trabajo en equipo.

La construcción de las identidades y la construcción de la inteligencia son procesos muy exigentes en términos de trabajo subjetivo. La base del éxito es la motivación y la adecuación de la propuesta de aprendizaje a las posibilidades del desarrollo cognitivo.

El cambio ofrece a la escuela un nuevo desafío pedagógico, que consiste en promover conductas donde el equipo y no el individuo aislado sea el factor de éxito y donde el triunfo no signifique eliminar a los otros.

Como síntesis de lo desarrollado en estos últimos párrafos, podríamos decir, que la propuesta de una acción educativa ligada al respeto a la diversidad, tanto personal como colectiva, implica una organización institucional que refuerce la posibilidad de funcionamiento autónomo de los establecimientos educativos. Esto supone, pasar de una lógica basada en las pautas de funcionamiento de un sistema a una lógica basada en las pautas de funcionamiento de una institución. Lo que debe quedar muy claro, es que no se trata de abandonar toda idea de sistema, sino, al contrario, de permitir que lo que ha legitimado su aparición, esto es, el fortalecimiento de la cohesión y de la integración, pueda lograrse en forma activa.

Podría suceder que el modelo inverso, basado en un conjunto desarticulado de instituciones libradas a su propia lógica de funcionamiento, conduce a la atomización, al refuerzo de la segmentación y a la fragmentación social por la vía de la fragmentación educativa. Tedesco explica que:

"Detrás de la idea de organizar la acción educativa en función de un sistema, coexisten dos posibilidades potencialmente contradictorias: desde la perspectiva conservadora, la idea de la integración, la homogeneización, la incorporación de todos a un sistema jerarquizado de posiciones sociales y a los valores ligados a la aceptación de dicho sistema, desde la perspectiva democrática, el sistema garantiza la equidad, la igualdad en términos de la utilización del principal mecanismo de incorporación y ascenso social".

La articulación y construcción de un sentido cívico de responsabilidad y justicia colectiva deberá ser puesta en marcha, sin dejar de ser discutida y negociada de forma permanente. El diseño institucional de la acción educativa (y las dimensiones que lo conforman), debe afrontar este desafío, y no permitir que la adecuación a las diferencias se convierta en adecuación a la desigualdad y se rompa la cohesión social mínima indispensable para la existencia de una vida en común.

"...La compensación de diferencias está en el centro de una estrategia educativa basada en el principio de justicia. Pero esa compensación de diferencias entraña un papel activo de la política, del estado y, en consecuencia, de los mecanismos de consenso".

Pero ¿Cuál es el momento oportuno y cuáles son los pre-requisitos que deben existir para que la decisión de otorgar autonomía no sea un salto al vacío?

El punto central de toda autonomía pedagógica es el que se refiere al personal, ya que la autonomía institucional implica autonomía profesional.

Esta nueva perspectiva alienta la conformación en el sistema de un nuevo perfil docente, ya no se espera de él que se limite a poner en práctica un diseño elaborado por otros, mas bien se lo invita a participar.

Para la elaboración del Proyecto Educativo Institucional, es preciso que se produzca cierta "convivencia" entre los miembros, cierta capacidad de entenderse en torno a un proyecto común. En este contexto, el proyecto puede ser movilizado en función de las iniciativas de cada uno de los participantes y usuarios, y no solo de la cúpula, de su propietario o de su conductor. Se convierte así en una alternativa de propuesta educativa con una lógica democrática. Esta democratización se refiere al funcionamiento interno, a los mecanismos de comunicación y de intercambio. Contrariamente a este modelo, en el esquema organizativo de la escuela tradicional, el trabajo docente se definía por su aislamiento. Este tipo de organización del trabajo escolar no estimula la discusión ni la co-responsabilidad en los resultados y obliga al docente a afrontar la solución de los problemas que plantea su actividad en forma "privada". Las reformas en el estilo de gestión tendientes a estimular la definición de perfiles institucionales y proyectos por establecimiento constituyen la base administrativa para promover el trabajo en equipo de los docentes.

Además del trabajo individual aislado, la cultura profesional del docente se caracteriza por un fuerte escepticismo frente a las innovaciones, particularmente las innovaciones que suponen compartir autoridad y responsabilidad. Pero en toda innovación educativa, una de las condiciones del éxito es, el compromiso y la participación activa de los docentes. Romper el inmovilismo de los sistemas educativos del sector público de la educación, constituye otro de los desafíos importantes de una política educativa democrática. Esta alternativa no debe dejar de apoyarse en los saberes del docente. A lo largo de su formación, es él el que se va apropiando de saberes, es decir, de un conjunto de informaciones provenientes del campo científico y pedagógico y de estrategias que le permiten comprender e interpretar los problemas de la práctica educativa y el diseño desarrollo y evaluación de modos de intervención adecuados a las condiciones del contexto.

"Esto saberes pueden abordarse desde tres dimensiones de análisis: tipos, componentes y modo de apropiación del saber.

"La primera experiencia profesional que tienen los docentes es su propia vivencia como alumnos antes de ser docentes, sus trayectorias de aprendizaje que configuran lo que Ana Quiroga (1991) ha denominado ‘matrices de aprendizaje’".

"El segundo momento de socialización profesional es la fase de formación inicial, en donde las prácticas en escuelas desempeñan un papel fundamental.

El tercer momento, y el mas decisivo según el autor, es el de inserción profesional en el contexto real. Dice Gimeno Sacristán (1992 ): ‘...LA SOCIALIZACIÓN O RESOCIALIZACÓN DURANTE LA FORMACIÓN SI HA EXISTIDO, ES DÉBIL FRENTE A LA FUERZA Y CONSTANCIA DEL EJERCICIO PERSISTENTE DE LA ACTIVIDAD PROFESIONAL’. Agrega: ‘es el concepto progresivo con la práctica lo que realmente impregna al profesor del saber práctico profesional efectivo en la acción’."

Toda innovación educativa real, debe reconocer estos saberes, generar espacios institucionales para abordarlos y problematizarlos. Brindar diferentes alternativas de formación en servicio que permita abordar los esquemas prácticos de acción y los esquemas teóricos que constituyen los saberes del docente. En palabras de Jimeno Sacristan:

"El profesor posee muchas teorías inconexas, desarticuladas, inestables, compuestas por elementos incoherentes y hasta contradictorios entre sí, acrisoladas en el curso de su experiencia como alumno, como aprendiz de profesor, como profesor y como miembro de una cultura. Ese bagaje de teorías implícitas o creencias pedagógicas es el componente real de la racionalidad pedagógica, de lo que el docente dispone en su práctica"

Podemos diferenciar tres tipos de saberes:

"El saber sustantivo se refiere al conocimiento de las disciplinas o áreas curriculares, de la estructura epistemológica, tanto en lo sustantivo como en lo sintáctico, de su significación educativa y de su dimensión social e histórica.

El saber pedagógico es el que posibilita que el docente intervenga para facilitar la reconstrucción del conocimiento científico en el alumno, incluye el conocimiento sobre el currículum, los alumnos y sus características, los problemas de la actividad profesional, etc.

El saber contextual es el saber acerca de la institución educativa, el sistema educativo, sus leyes y normas que enmarcan la tarea docente, las dimensiones filosóficas, sociales e históricas de la educación, etc."

El eje del saber pedagógico está constituído por la transposición didáctica, es un proceso de transformación adaptativa por el cual el conocimiento erudito se constituye en conocimiento a enseñar y éste, en conocimiento enseñado (Chevallard, 1.980).

Con relación a este tema, la autora advierte sobre algunos riesgos:

"La transposición didáctica da cuenta de las adaptaciones sucesivas del contenido, pero también del progresivo distanciamiento entre el conocimiento científico y el académico. En ese distanciamiento pueden deslizarse diferentes riesgos: la deformación o sustitución patológica del objeto de conocimiento, el ocultamiento, al considerar al conocimiento escolar como si fuera el erudito y el envejecimiento y desgaste biológico (en relación con el desarrollo del conocimiento científico) y el moral (en relación con el conocimiento socialmente significativo) Frigerio 1.992."

La transposición didáctica supone, ineludiblemente una selección de contenidos a enseñar. Por contenido se entiende "todos los aprendizajes de los alumnos en la escuela". Incluye informaciones, pero también los procesos de pensamientos u operaciones mentales para el manejo y uso de la información, las actitudes y los valores, comprende los contenidos explícitos y también los implícitos, frutos del curriculum oculto.

"Cesar Coll categoriza los contenidos en factuales (hechos), conceptuales (conceptos y principios), procedimentales (procedimientos) y actitudinales (valores, normas y actitudes). Los hechos designan sucesos, acontecimientos o fenómenos. Los conceptos son abstracciones referidas a una clase o grupo de objetos o eventos que tienen alguna característica en común. Los principios son enunciados de relaciones entre dos o más conceptos. Según Coll se describen como "... los cambios que se producen en un objeto, un suceso, una situación o un símbolo, se relacionan con los cambios que se producen en otro objeto, suceso, situación o símbolo." Los procedimientos son "Conjuntos de acciones ordenadas y encaminadas a llegar a un fin". Los valores son tendencias a comportarse de determinada manera frente a objetos, sucesos o personas. Se concretan en normas o actitudes.

Finalmente todo el sistema educativo funciona o debería funcionar para la formación de un sujeto, es decir el alumno. El modo como se lo conceptualice tiene íntima relación con la calidad de la educación que pueda recibir, en tanto definirlo implica a su vez otro aspecto del curriculo como es el concepto de aprendizaje, y por consiguiente el de enseñanza.

En general, el alumno (niño) es conceptualizado desde el adulto, lo que significa que se tiene al alumno como parámetro y se ve al niño como sujeto en vías de ser...adulto. Desde esta mirada el niño carece de pensamiento propio, se lo ve como una página en blanco en la cual la escuela escribe sus enseñanzas. Parecería que el niño como sujeto debe recorrer un camino progresivo de menos a más. No tendría opiniones válidas ni conciencia moral. Así la función de la escuela seria socializar a partir de encauzar el comportamiento moral del niño.

La lectura que se hace del alumno desde la carencia, no es evidentemente en el reconocimiento de lo que es sino en su distancia al deber ser. Él deber ser como lo socialmente aceptable, ubica las metas educacionales en el adulto como ciudadano integrado y cooperativo. La distancia que existe entre el alumno y la norma deseable, es una necesidad que define el espacio de lo que hay que hacer. En este espacio es donde se sitúa la tarea educativa, buscando conducir al alumno a conductas socialmente aceptables. Desde esta perspectiva el alumno queda negado en la medida en que se le observa como dato educativo en relación con la norma deseable. Es decir, es leído desde la norma y no desde lo que él es.

Desde esta perspectiva atender al interés del alumno seria reconocer lo significativo para el sujeto con el fin de canalizarlo en el ejercicio de una actividad que ofrecida y orientada por la escuela, cambie la conducta hacia la dirección deseable. No se debate la posición y relación del sujeto con el mundo. En conclusión el alumno es negado en pos de los objetivos y métodos educacionales.

El solo hecho de que el docente pueda preguntarse ¿quién es el alumno?, puede contribuir al mejoramiento de la calidad de la educación que él mismo recibe, mediante una mirada que tenga como intención recuperar un saber acerca del sujeto. La escuela debe cambiar su apreciación de niño. El alumno es una fuente de conocimientos válidos en sí mismos y no sólo como medio para programar una acción educativa eficiente, pues sino desconocen al sujeto con el cual pretenden trabajar.

Pensamos que el problema de la calidad de la educación debe rever el enfoque del sujeto que aprende hacia el cual se dirige. Hay que situar al alumno en el centro del problema. La administración eficiente del sistema, los recursos materiales, el financiamiento, los recursos pedagógicos, el perfeccionamiento docente, están en función del aprendizaje del alumno.

El punto de vista del alumno también requiere repensarlo en términos de las nuevas calificaciones que requiere la transformación de los procesos productivos. El acceso al conocimiento y a determinadas competencias es visto hoy como un elemento imprescindible para participar de manera activa en los nuevos procesos productivos. El desafío, creemos es repensar desde una perspectiva enfocada en el alumno que tipos de conocimientos y competencias puede desarrollar la escuela, formulando una propuesta pedagógica tendiente a "... lograr una formación personal y social que garantice el ejercicio de la ciudadanía junto a una formación que prepare para la integración al mundo del trabajo y la continuación de los estudios ".

Hoy en día se utiliza el término competencia para expresar los logros educativos que hayan alcanzado los alumnos, y que se relaciona con el grado de integración de los contenidos como conocimiento puesto en acción: saber hacer, saber pensar, saber decidir, saber valorar, saber comunicar, etc. La competencia es a la vez el desarrollo de capacidades integradas que abarquen lo social, lo cultural, lo político, lo ético-valorativo, lo cognitivo, lo psicomotriz, etc.

"Así, es necesario estimular la formación de competencias vinculadas con el dominio de saberes sustantivos e instrumentales, el manejo de lenguajes de diverso tipo, métodos, procedimientos y técnicas para el tratamiento de la información, habilidades para la conducción de grupos y el trabajo cooperativo, capacidades para juzgar alternativas y tomar decisiones en contextos de constante cambio, actitudes positivas hacia la creatividad y el pensar autónomo, así como hacia la propia educación permanente. Todo ello en función de los contenidos curriculares que se deben aprender, seleccionados y organizados de acuerdo con criterios de significatividad social, actualidad, pertinencia, integralidad."

Lo que actualmente se expresa como aspiración a la que debe tender la formación del alumno es la reflexividad, autonomía, juicio crítico, compromiso social, capacidad para la resolución de problemas de la vida diaria, indagar sobre la realidad, tomar decisiones, optar, crear, operar sobre su realidad y transformarla, moverse por sí mismo, generar sus propias fuentes de trabajo etc., que aún no logran penetrar al interior de la tarea aúlica.

Hablar de estas competencias nos parece indispensable para establecer vínculos entre los requerimientos y demandas al sistema educativo en relación de la transformación productiva tendientes siempre a la igualdad de oportunidades, incorporando a las minorías, sin perder de vista la necesidad de hacerlo desde asumir la democracia como forma de vida.

CONCLUSIÓN

La escuela estuvo desde sus inicios sometida a la tensión entre una necesidad de integración social y la adecuación a los requerimientos del desarrollo personal. En la actualidad el sistema educativo está fuertemente cuestionado porque las escuelas son ineficaces y el perfil del egresado no se condice con la imagen del ciudadano que la sociedad pretende que la escuela forme. De esta manera, la escuela pública es ineficiente, el trabajo de los docentes es cuestionado, y a la vez, sostener este sistema implica una carga económica para la sociedad en su conjunto.

El nacimiento de este problema lo debemos ubicar en los años 60 como consecuencia de la expansión de la matrícula. En dicho período, los gobiernos y las personas le dieron prioridad a la educación, como una política social tendiente a generalizar el acceso de toda la población a la misma. En ese momento, se tenía la convicción de que esta era una manera de promover la unidad nacional y lograr justicia social. Así, de la convergencia de la demanda social con la política generada por los gobiernos se produce en este período la expansión de la matrícula.

El desarrollo industrial requería de mayores recursos humanos para sostener el desarrollo económico, y se pensó en la educación como un pilar importante para el mismo, suponiendo que existía estrecha relación entre nivel educacional y desarrollo económico. A partir de este proyecto, el estado nacional se vió en la necesidad de realizar importantes inversiones, aumentando el gasto destinado a educación.

Asimismo el crecimiento de la matrícula implicó un aumento en el número de docentes, en la inversión en construcciones escolares, en la producción de textos, en experimentar nuevos métodos de enseñanza-aprendizaje, entre los cuales predominó el método tradicional.

A pesar de la preocupación por aumentar la cantidad de la educación y el efectivo incremento de la matrícula, comienzan a aparecer altos índices de repitencia y deserción. Esta situación puso sobre el tablero en la década del 80 el problema de la calidad de la educación. Comenzaron los interrogantes acerca de la real capacidad de los sistemas educativos para retener a los alumnos que accedían al mismo. Con esto podemos afirmar que la masificación del sistema educativo significó pérdida de su calidad.

De esta manera, la expansión de las décadas anteriores aseguró el acceso de la mayoría de los niños a la escuela pero no a la educación. Esta situación llevó a que el mejoramiento de la calidad constituya un campo problemático con necesidad de intervención.

Esta crisis comienza a denotar desequilibrios entre la oferta ofrecida por el sistema educativo y los requerimientos del mercado laboral. Esta década marca una disminución del crecimiento del gasto público en educación, cambiando los gobiernos las prioridades hacia otras áreas. A la vez el crecimiento de matrícula no fue acompañado por una expansión equiparable en equipamiento de las escuelas como material didáctico para uso de los docentes.

Asimismo en muchas oportunidades, dichos docentes carecen de la capacitación necesaria para el cargo que ocupan, con diferencias según la zona en la que se encuentre la escuela.

Por otro lado la pobreza, las desigualdades sociales, religiosas, geográficas, de género, etc., contribuyen a generar mas participación o, en caso contrario, deserción del sistema educativo. Hay mayor acceso y transcurso por el sistema educativo de los niños de las familias mas ricas que de las mas pobres. A la inversa, se generan mayores índices de deserción y repitencia en este último sector. De esta manera vemos surgir el fenómeno de la segmentación que provocó la existencia de escuelas para ricos y de escuelas para pobres.

Independientemente de esto, los alumnos no adquieren las competencias necesarias para satisfacer demandas sociales y personales, sobre todo porque se empieza a ver el desajuste existente entre el mundo laboral y el mundo de la educación.

La escuela pierde capacidad socializadora, cuyas causas se deben tanto a factores internos como la masificación a la que venimos aludiendo, la pérdida de prestigio de los docentes y la rigidez del sistema educativo; hasta factores externos como el dinamismo y la rapidez actual en la creación de conocimientos y la aparición de los medios de comunicación de masas. Todos estos factores se expresan en el deterioro del maestro como agente socializador. La masificación de la escuela estuvo acompañada de un proceso de pérdida de significación social del aprendizaje que ella realiza.

Este desarrollo histórico nos parece importante, dado que la calidad es un valor que debe definirse en cada situación en particular y los significados que se le atribuyan, dependerán de la perspectiva social desde la cual se hace, de los sujetos que la enuncian y desde el lugar en que se hace. Sostenemos que es referente de significados históricamente producidos y, por lo tanto, no puede ser un concepto neutro. Subyacen a ella la concepción de sujeto, sociedad, vida y educación. Conlleva un verdadero posicionamiento político, cultural y social, y siempre supone emitir un juicio de valor.

La calidad educativa es un propósito esencial de la política educativa, por el cual debe lograrse la igualdad real de oportunidades y el derecho de todos a aprender, como lo enuncia nuestra constitución. Esa igualdad de oportunidades no significa que todos accedan a la escuela, sino que accedan a la escuela que necesitan, teniendo en cuenta su realidad social y cultural y no, simplemente desde el punto de vista de las clases altas.

De esta manera se estará teniendo en cuenta al alumno como sujeto en proceso de aprendizaje, y dicho proceso se realizará basándose en contenidos significativos que partan y se apliquen en la realidad personal, laboral y social del sujeto que aprende. Para esto, el docente es quien debe proveer y facilitar las herramientas (contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales) para que el proceso de enseñanza y aprendizaje sea exitoso en relación con los propósitos educativos que se tengan.

Con relación a lo anterior consideramos al aprendizaje como proceso esencial de la función educativa, mediante el cual el sujeto asimila conocimientos significativos culturalmente, a la vez que construye su identidad.

Entendemos la enseñanza como el proceso donde el docente es el eje posibilitador de herramientas a partir de las cuales el alumno podrá apropiarse y transformar la cultura. Con herramientas queremos significar, todos aquellos contenidos, tanto conceptuales, como procedimentales y actitudinales que revistan significatividad.

Asimismo, entendemos a la educación como una producción colectiva de conocimientos en oposición a un saber absoluto, y pensamos a la institución escolar como un espacio de producción cultural. Un lugar de transmisión de saberes en términos de intercambio. Para que esto se produzca, quienes interactúan en este espacio, deben considerarse y considerar a los demás como protagonistas históricos de un proyecto común, sin desconocer que los encuentros y desencuentros siempre producen algún tipo de efecto, y que en este espacio se articulan relaciones de poder. "Cada persona, como cada pueblo, pueden algunas cosas y otras no, por eso, hay intercambio cultural, una producción".

En este escenario, se hace necesario revisar el vínculo entre calidad y cantidad del servicio educativo. Qué se enseña y quiénes deben aprender son dos cuestiones que forman parte de un solo problema, ya que se convirtió en un factor central en la distribución del poder y de la riqueza. Definir mecanismos de acceso al conocimiento está en el centro de los debates sociales. Hoy en día el conocimiento adquiere un status de valor mercancía, otorgando mayores retribuciones a aquellos que lo posean. Los individuos autónomos, capaces de adaptarse a los cambios permanentes y de enfrentar sin cesar nuevos desafíos, son aquellos que estarán mas reconocidos por el mercado de trabajo. Por esto se hace necesario una educación tendiente a producir hombres completos, es decir una educación polivalente. La misión de la educación estaría en ayudar a cada individuo a desarrollar todo su potencial para devenir un ser humano completo y no simplemente un instrumento de la economía. La adquisición de conocimientos y competencias, debe acompañarse de la educación del carácter de una apertura cultural y del despertar de la responsabilidad social.

Las relaciones entre educación y trabajo, denotan las exigencias de la competitividad que, desde lo económico reclaman el uso intensivo del conocimiento y de la educación. Formar para el trabajo y formar para la ciudadanía reclaman las mismas actividades. Pero el conflicto, la tensión la crisis, vuelven a denotarse en lo cuantitativo: definir cuántos y quiénes tendrán acceso a esta formación.

El vínculo entre calidad y cantidad, hace agua cuando se genera una política educativa en la que la capacitación para el trabajo y la formación del ciudadano exigen las mismas actividades; con lo que desaparecería el problema de la calidad. Pero bajo el supuesto de calidad para todos, surge la pregunta ¿Para cuántos...?. El problema comienza a girar alrededor de cuántos y quienes tendrán acceso al conocimiento.

Esto nos llevaría a una mayor fragmentación tanto en el campo laboral como en el campo social.

Ahora bien, el sistema educativo es un sistema complejo en tanto son muchos los actores que intervienen, desde las políticas hasta el aula. Por lo tanto, se hace pertinente, repensar el estatuto de calidad.

Hablar de calidad en el sistema educativo, es repensar una serie de variables propias de nuestro sistema educativo:

  • Menor presupuesto que el establecido por la Ley Federal de Educación.
  • Salarios docentes devaluados.
  • Condiciones laborales precarias.
  • Organización escolar piramidal.
  • Falta de relación entre los distintos estamentos.
  • Cursos de capacitación fuera de la carga laboral.
  • Etc.

Vemos entonces, que la crisis de la calidad aún no se disuelve.

Por otro lado, el sistema educativo se estructura en base a la relación educación y trabajo, es decir, la relación entre formación ciudadana y formación laboral.

En la Argentina, sin embargo, desde la década del 40 en adelante, tener el primario terminado implicaba conseguir un puesto en un banco. En los 60 y 70, un perito mercantil, conseguía trabajo como liquidador de sueldos o se llevaba trabajo a su casa, mientras que un maestro vivía con un turno y tenía tiempo para perfeccionarse o seguir una carrera universitaria.

La exigencia de la realidad de nuestros días, de la globalización y las demandas del mercado, son las nuevas reglas de juego para emprender nuevos desafíos. Así, primero bastó la primaria para acceder a un puesto de trabajo, luego se necesitó el secundario, y más tarde un terciario o universitario.

Esto no nos parece mal, ya que configura distintas condiciones históricas, diversos ritmos sociales y diferentes etapas del capitalismo. Pero en cada momento histórico, tanto con el certificado de primaria como con la exigencia de la secundaria después, había trabajo.

En otras etapas del capitalismo, el trabajo generaba capital. Hoy en día, es el capital quién genera trabajo. "Debemos atraer capitales" es el concepto de los 90. De lo que se sigue, que la enseñanza primaria garantizaba un empleo, luego la secundaria, y ahora, un licenciado en sistemas puede ser un desocupado o un docente un sub-ocupado.

Claro que esto responde a los nuevos desafíos del capitalismo: "segmentación, exclusión, fragmentación", con su slogan de "productividad", que podríamos traducir como "optimización de ganancias".

Lo que implicaría, con relación a lo que venimos planteando, menor acceso al conocimiento o, lo que seria peor, fuertes islas de calidad y grandes extensiones vacías de cantidad.

La nueva realidad nos impone aún un elemento mas: la competencia. Competencia entre las empresas y entre las personas. Entre las empresas porque prevalecen las más fuertes e inescrupulosas, entre las personas por que fomenta el individualismo generando mayor fragmentación.

No existe sistema educativo que basado en la exclusión y el autoritarismo pueda sustentarse a largo plazo. Por eso, basar la demanda de calidad tiene que orientarse hacia la calidad para todos, basándose en que todos lo seres humanos tienen la capacidad de aprender.

Una sociedad educada sin duda queremos todos. El problema es... ¿Educada para qué? ¿Para que sigan existiendo la desigualdad y la miseria? Nos parece que esa educación carece de calidad aunque pueda ser eficiente.

La desigualdad social existió siempre. Pero creemos que a donde hay que apuntar es a lograr que las clases sociales, y que las desfavorecidas especialmente, tomen conciencia del conflicto en el que están inmersas, y a partir de allí comprendan su realidad y encuentren alguna vía para el cambio. Apuntar a construir sujetos críticos, que puedan dar cuenta de lo que son y así elegir. Dentro de este marco, no sólo los alumnos sino también los docentes deben ser críticos. Para ello la política educativa deberá tener en cuenta las perspectivas sociales, pedagógicas, culturales y económicas, mediante una asignación de recursos coherente con las necesidades y equitativa en los distintos niveles.

Para esto se debe asegurar un seguimiento del proceso que permita rediseñarlo y retroalimentarlo. Poder investigar las variables que se asocian a los rendimientos obtenidos (de orden contextual, institucional, etc.), esta información es indispensable para tomar decisiones de política educativa y producir transformaciones en el ámbito de la gestión.

BIBLIOGRAFÍA

"Gestión educativa en América Latina. Construcción y reconstrucción del conocimiento". Benno Sander. Edit Troquel.

"Gerencia de la calidad total". Hernando Mariño Navarrete. Tercer mundo editores.

"La escuela vacía. Deberes del estado y responsabilidades de la sociedad." Emilio Tenti Fanfani. U.N.I.C.E.F.

"Invertir en el futuro. Definir las prioridades educacionales en el mundo en desarrollo". Jacques Hallak. Edit Tecnos.

"Propuesta para el debate en torno a un propósito formativo organizador de nuevos diseños curriculares, desde la educación inicial hasta la polimodal: la formación de competencias". Cecilia Braslavsky.

"Algunos lineamientos e interrogantes para enmarcar la reflexión y el debate". Bibliografía de la cátedra.

"Los contenidos en la reforma. Enseñanza y aprendizaje de conceptos, procedimientos y actitudes." Cesar Coll y otros. Edit. Santillana.

"El concepto de calidad de la educación". Verónica Edwards. Instituto Fronesis. Libresa.

"El nuevo pacto educativo. Educación, competitividad y ciudadanía en la sociedad moderna. "Juan C. Tedesco. Alauda Anaya.

"Respuesta a la crísis educativa. Primer año del colegio secundario". Artículo de Daniel Filmus

"La otra reforma. Desde la educación menemista al fín de siglo." Adriana Puiggros. Edit. Galerna.

"La Obra. Revista de educación" N° 920. Artículo: Calidad de la educación. Vilma Frattari.

"El sistema educativo argentino. Características y problemas". Artículo de Silva Jauregui, María L. Lemos y Norma Paviglianiti.

Autora:

Alejandra Paula Gómez

Año 2000

Lic. en Ciencias de la Educación


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda