LA RELIGIÓN DE ROMA

La estructura social y religiosa del patriciado romano se basaba en la jerarquía familiar absoluta del pater familias, investido de la autoridad de la patria potestas. En base a ella, ejercía una autoridad ilimitada sobre su esposa, hijos, demás descendientes y clientes, que le debían total obediencia; al punto que podía juzgar su conducta y castigarlos hasta con la esclavitud o la muerte.

Además de una unidad económica — puesto que el pater familias disponía de todo el patrimonio familiar a su exclusivo arbitrio — la familia romana era igualmente una unidad religiosa, fundada en el culto a los antepasados, los manes. El fuego sagrado que simbolizaba la tradición religiosa familiar, debía arder permanentemente en el altar de los dioses donde se ofrendaba el pan y el vino durante los cultos domésticos.

Adicionalmente a los manes, la familia romana rendía culto a los lares y a los penates; espíritus guardianes de los campos cultivados y de las despensas.

La religión doméstica era la que determinaba el vínculo familiar, haciendo que la mujer al casarse debiera abandonar la de su familia, para adoptar la de la familia de su marido, dejando de pertenecer a la familia de sus padres y hermanos.

Aparte de las religiones familiares y de las gentes, existía la religión oficial del Estado romano, que era común para todos los ciudadanos. Era una religión politeísta y antropomórfica, en cuanto contaba con diversos dioses a los que se asignaba forma humana.

La religión originaria de los pueblos itálicos era sumamente primitiva; por lo cual, además de la importante influencia etrusca, la religión romana recibió una gran influencia griega por medio del contacto con la civilización de las ciudades de la Magna Grecia; dando lugar a la adaptación de sus mitos y leyendas. (http://www.liceodigital.com)

Esto se puede analizar en los siguientes puntos:

1.   La religión romana es una religión politeísta; existen infinidad de dioses o numina, ya que todo acto de la vida humana y cualquier proceso natural está presidido y viene provocado por la voluntad de un numen. Los dioses, por tanto, se distinguen por su actividad; unos tienen nombre y otros no lo tienen.

2.   Es una religión fundamentada en el temor que inspiran las fuerzas que los dioses representan. El romano intenta conseguir la pax deorum, es decir, tener contentos a los dioses y mantenerlos siempre propicios. Para ello se realizan unos ceremoniales muy rigurosos y cercanos a la magia. El hombre religioso posee la virtud de la pietas o cumplimiento de todo lo que se debe a los dioses.

3.   Es una religión sin mitos; en efecto, los romanos no han conservado las historias legendarias que acompañan a sus creencias, de manera que se celebran los ritos, pero a veces no se entienden. La mitología se incorpora a Roma por sus contactos con la religión griega. No obstante, existe una mitología propiamente romana, pero sus protagonistas no son dioses, sino hombres, ciudadanos: en Roma leyenda e historia se confunden; la historia se convierte en mito

4.   La religión romana no es antropomorfista; los dioses son sólo numina, potencias; no hay, por tanto, estatuas ni jerarquías ni familias; ni siquiera hay templos. Todos estos aspectos materiales son adoptados por Roma después de sus contactos con el mundo etrusco y griego.

5.   Es una religión abierta a nuevos cultos y a otras religiones extranjeras. Por ello el panteón romano se irá incrementando progresivamente según se van produciendo contactos con las religiones orientales.

6.   La religión romana y el contacto de los hombres con los dioses es eminentemente práctico; da la impresión de que cada acto de culto es un contrato por el cual el hombre se compromete a realizar determinados actos a los dioses, si éstos, a su vez, cumplen lo que se les pide. (http://perso.wanadoo.es)

El Culto Privado

Vimos en el tema de la familia cómo cada una de ellas es una unidad religiosa presidida por un sacerdote supremo que es el pater familias. En cada domus hay un altar doméstico en que se rinde culto a los dioses familiares. Estos dioses son los siguientes:

  1. Los lares. Son los dioses tutelares de la casa y de los lugares habitados. Hay diversos tipos de lares, pero el que a nosotros nos interesa es el lar familiaris. El lar familiar preside la vida de la familia, vela por la prosperidad y salud de sus miembros, sus salidas y entradas de la casa. Los lares reciben culto en el lararium, una capillita situada en el atrio de la casa. Periódicamente se les ofrecen sacrificios incruentos (miel, pasteles, vino, incienso), especialmente en los cumpleaños de los miembros de la familia.

2.  Los penates. Son los dioses de la intimidad y de la despensa. Protegen la comida y la bebida. Sus imágenes suelen conservarse en el tablinum o junto a la despensa o el hogar. A ellos se ofrecen la primisias de las comidas. Se identifican con la casa; son miembros de la familia y participan de todos los acontecimientos; emigran con la familia si ésta cambia de casa. Garantizan el derecho y los deberes de hospitalidad.

3.   El genius. El genio es el dios tutelar de cada persona a lo largo de su vida. Suscita los deseos en las personas y hay que aplacarlo cuando se le contraría. El genio determina el carácter de la persona cuando nace. Las mujeres, sin embargo, no tienen genius, sino que están protegidas por Iuno, como veremos. El genius más importante de la familia es el del pater; cuando éste estaba a punto de morir, su heredero debía recoger en su boca el último aliento del moribundo; de esta manera le traspasaba su genio.

4.   Vesta. Es la divinidad del fuego, del hogar. No tiene imágenes porque el fuego es su imagen. El culto de Vesta fue extendido, además, como un importantísimo culto del Estado.

5.   El culto a los muertos. Al morir, el genio de cada persona se convierte en man. Los manes son, por tanto, las almas de los difuntos de la familia que, aun después de muertos, siguen perteneciendo a ésta y se les rinde culto como si fueran dioses. Si se descuida su culto, los manes se convierten en lémures o espíritus malvados que traen desgracias a la familia; el pater debía, en este caso, realizar ritos de expiación y purificación. Por supuesto, existen también fantasmas, las laruae (esqueletos), unos seres terriblemente malvados que vuelven locas a las personas.

6.   Dioses menores. Son espíritus protectores o diosecillos buenos que protegen la casa: la puerta, la economía, las arcas, los armarios, etc.

7.   Dioses en torno a las personas. Desde que nace hasta que muere, la vida del hombre está protegida en todos sus actos por una legión de dioses (más de doscientos). Igualmente las tareas agrícolas cuentan con la protección de sus dioses particulares. (http://perso.wanadoo.es)

El Culto Público

El estado es como una gran familia y, al igual que ésta tiene sus dioses, también el estado tiene los suyos, comunes para todos los ciudadanos. Buena parte de los dioses del Estado se sincretizaron o fundieron con los dioses olímpicos griegos y de ellos recibieron sus mitos, representaciones y atributos. De ellos nos ocuparemos en el tema de la mitología.

Existen, sin embargo, dioses públicos propiamente romanos, que no son de origen griego. Los más importantes son Jano y Quirino.

1.   Jano. Es el dios más antiguo de Italia. Siempre se le menciona el primero en las fórmulas rituales y en los sacrificios, porque es el guardián de las puertas del cielo y el que sirve de acceso al resto de los dioses. Jano (I anus) representa el principio del mundo; es el dios de los comienzos: abre el año (I anuarius), el día y el mes; preside la generación y la germinación de las plantas. Por todo ello se le llama pater. Los arcos dedicados a Jano tienen forma de galería; sus templos tienen dos puertas; sus representaciones son bifrontes, es decir, con dos caras. Se le representa con un báculo en la mano derecha y una llave en la izquierda.

2.   Quirino. Es un dios de tipo agrario. Igual que Marte representa la guerra, Quirino representa la paz y la prosperidad agrícola. Los ciudadanos romanos reciben el título de quirites en tiempos de paz. (http://perso.wanadoo.es)

Las Formas De Culto

La relación de los hombres con los dioses se verifica entre los romanos de muchísimas maneras. Nosotros sólo nos ocuparemos de dos: la oración y los sacrificios.

1.   La oración. Las oraciones son carmina, es decir, fórmulas mágicas para atraer la buena voluntad de los dioses. Para que la oración tenga efecto deben observarse determinadas reglas:

Debe ser pronunciada en su totalidad; no puede faltar una sola palabra ni ser sustituida por otra.

Debe ser acompañada de los ritos y gesto prescritos.

Debe ser pronunciada con claridad.

Si alguno de estos requisitos no se cumple, la oración pierde su eficacia.

La oración consta de una invocación al dios, sacrificio y petición; debe realizarse con el mayor silencio por parte de los asistentes; ni éstos ni los animales pueden estar trabajando, y deben abstenerse de toda práctica sexual desde la noche anterior.

2.  El sacrificio. Hemos visto que a los dioses se les ofrecen diversas ofrendas. Nos ocuparemos ahora del desarrollo de los sacrificios cruentos, es decir, con víctimas animales.

En el rito del sacrificio todo está escrupulosamente reglado. Cada dios exige un determinado tipo de víctima (incluso de un color particular). Una vez elegida la víctima, se la conduce al altar y se la adorna con vendas sagradas; después se la rocía con harina salada (salsa mola); se degollaba al animal y se le extraían las entrañas que se examinaban cuidadosamente para ver si la víctima estaba sana y, por tanto, era aceptable para los dioses. Las vísceras eran troceadas y mezcladas con sangre y harina y se quemaban en el altar. El resto de la carne era repartida entre los asistentes. El sacrificante debía realizar los actos con la cabeza cubierta (a menudo se cubría la cabeza con una parte de la toga) y con toda exactitud: el menor error, el más insignificante, cometido durante el sacrificio lo invalidaba y obligaba a repetirlo. (http://perso.wanadoo.es)

Los Sacerdotes

Se atribuye al rey Numa Pompilio la creación de los colegios sacerdotales, encargados de administrar las cosas sagradas. Entre los sacerdotes y colegios más importantes destacamos los siguientes:

1.   El rex sacrorum. Es el sacerdote de Jano. Jerárquicamente es el sacerdote más eminente, aunque su poder religioso es poco.

2.   Los pontífices. Es el colegio sacerdotal más antiguo. Su jefe, el pontifex maximus, es el auténtico jefe de la religión romana. El colegio de los pontífices era responsable del calendario, de determinar los días festivos y las actividades públicas, agrícolas y religiosas. A fines de la República hubo 15 pontífices.

3.   Los flamines. Son los sacerdotes individuales de cada divinidad. Los llamados flamines mayores eran tres; el flamen Dialis (sacerdote de Júpiter, impregnado de tabúes y obligaciones), el flamen Martialis (sacerdote de Marte) y el flamen Quirinalis (sacerdote de Quirino).

4.   Las vestales. Eran las sacerdotisas de Vesta. Su misión consistía en mantener siempre encendido el fuego sagrado del Estado. El colegio estaba bajo la tutela del pontífice máximo. Las sacerdotisas pasaban 30 años en el servicio (diez de noviciado, diez en el cargo y diez como instructoras); pasados los 30 años salían del servicio y podían casarse, aunque no era frecuente. Debían mantenerse doncellas y si se descubría que alguna había mantenido relaciones con algún hombre, era enterrada viva.

5.   Los augures. Era un colegio importantísimo, pues tenía encomendada la misión de consultar la voluntad de los dioses, mediante la observación del vuelo de las aves y de los fenómenos naturales. Como era obligatorio consultar el parecer de los dioses antes de cada acto importante, el cargo de augur fue empleado políticamente. Junto a los augures estaban los haruspices, que se dedicaban a examinar las vísceras de los animales en los sacrificios; siempre fueron despreciados y objeto de burla entre los romanos.

6.   Los viri sacris faciundis. Constituían una comisión que estudiaba los nuevos cultos que se iban introduciendo en el Estado; sus informes convertían en oficiales tales cultos. Asimismo eran los encargados de custodiar y consultar los Libros Sibilinos, que contenían las fórmulas para conjurar los prodigios.

7.   Los fetiales. Eran un colegio integrado por veinte sacerdotes encargados de llevar a cabo las formalidades en los tratados de guerra, alianza y paz; eran los auténticos expertos de la época en derecho internacional. (http://perso.wanadoo.es)

El Culto Imperial Y Las Religiones Orientales

Los emperadores fueron considerados y declarados dioses en vida; se les levantaban templos y el culto a sus imágenes y a su genio era obligatorio en todo el Imperio; algunos se autoproclamaban dioses; como a tales se les rinde genuflexión y se les besa la mano.

Por otra parte, los contactos con oriente hicieron que penetraran en Roma nuevos dioses y formas de culto. Los más conocidos y de más éxitos fueron las siguientes:

1.   El culto a Cibeles, diosa de origen frigio, divinización de la Tierra Madre. Se hace culto oficial desde 204 a.C.

2.   El culto a Dionisio/Baco. De gran arraigo en Roma, fue prohibido (o regulado) en 186 a.C. mediante el famoso Senatusconsultum de Bacchanalibus.

3.   El culto de Isis, divinidad egipcia, hermana y esposa de Osiris.

4.   El culto de Mitra, de origen persa; predicaba la inmortalidad del alma a través de un proceso de purificación. Muchos legionarios participaron de este culto.

5.   El cristianismo. Lentamente fue introduciéndose en las capas sociales más bajas del Imperio, para acabar por influir a toda la población. El cristianismo acaparó todos los títulos de la vieja religión romana. El cristianismo fue instituido como religión oficial del imperio en 394 a.C. por el emperador Teodosio. (http://perso.wanadoo.es)

Mitología Romana

La mitología romana está formada por las leyendas y mitos de la religión politeísta practicada en la Roma antigua. La mayoría de las divinidades del panteón romano provienen de Grecia con dioses que suplantaron a las divinidades locales con algunas raras excepciones. Por esta razón algunos artículos dedicados a los dioses romanos de origen griego pueden ser tratados como exactos a sus equivalentes griegos.

(http://www.divulcat.com)

ORGANIZACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL

Creaciones Artísticas


El desarrollo del arte romano estuvo fuertemente influido por las formas culturales griegas, especialmente desde el siglo III a.C., cuando los romanos conquistaron la Magna Grecia. Así, el mundo romano fue un fiel continuador de las formas artísticas griegas en la pintura y escultura, pero supo incorporar valiosas innovaciones en la arquitectura.

Los arquitectos romanos crearon un nuevo estilo con el desarrollo de las construcciones abovedadas, en las que destacan el arco, las bóvedas y el mortero.

Entre las principales obras arquitectónicas romanas sobresalen templos, basílicas, foros, termas (Termas de Caracalla), circos, anfiteatros (como el coliseo), arcos de triunfo (Arco de Constantino), acueductos y puentes. (http://www.solucionesescolares.cl)

La Familia en la Roma Antigua

Muchas anécdotas relatadas con complacencia por los historiadores insisten en el carácter sagrado de la familia: el padre tiene en sus manos toda la autoridad y durante su vida entera conserva sobre sus hijos el derecho de vida y muerte. Puede, según su voluntad, repudiar a su mujer, e incluso, después del veredicto de un tribunal familiar, hacerla matar. Absuelto por los jueces públicos, todo joven debe contar también con la sentencia de su propio padre, que a veces es más severa. El ejemplo más famoso de este tipo de crueldad paterna es la del cónsul Bruto, liberador de Roma, cuyos hijos habían conspirado contra la República establecida hacía poco tiempo. El cónsul presenció el castigo, el mismo infligido a todos los conspiradores, es decir, muerte a golpes de palos para terminar a hachazos.

Sin embargo, una severidad tan extrema es excepcional. En la práctica, la disciplina familiar no tiene otro efecto más que el de vigilar la deferencia de los jóvenes hacia sus mayores. Y las muestras de respeto no faltan. En el Senado se observa una estricta prelación de edades. El magistrado más antiguo en el rango más elevado da su opinión antes que nadie, con la cual, en general, los demás están de acuerdo. En este aspecto, Roma aparece a veces como una gerontocracia.

Dentro de la casa familiar, la mujer -a quien la ley considera durante toda su existencia como un ser menor que pasa del poder paterno al poder marital, y luego, si queda viuda, al de su hijo mayor- debe vivir una vida de abnegación, de obediencia y de trabajo. Pero la mujer libre no esta obligada a cualquier tipo de quehacer. Las tareas serviles son cumplidas por las sirvientas. El ama de casa hila y teje. Esto era una especie de convención en uso que la leyenda remontaba al rapto de las sabinas. Las mujeres sabinas raptadas por los romanos habían aceptado su suerte con la condición de ser honradas en el hogar de sus maridos y no tener otro trabajo más que el de hilar la lana' Como se ve, las costumbres paren ser muy diferentes de la condición teórica formulada por las leyes. En realidad, la mujer, la madre de familia, está rodeada de respeto y a veces se la teme. Reina como ama sobre las sirvientas, hijas y nueras. Tiene prerrogativas religiosas, dirige con toda independencia la educación de sus hijos pequeños. Su marido la escucha con gusto: ella le cuenta sus sueños, intuiciones y presagios que pesan en la conducta de estos hombres supersticiosos. En algunas épocas del año, las mujeres romanas se reúnen en la casa del Gran Pontífice, y allí, lejos de toda mirada' masculina, celebran los misterios de la Buena Diosa, ritos secretos cuya continuación es esencial para la salvaguarda de la ciudad Por todas estas razones, no conviene sacar conclusiones demasiado apresuradas sobre la sujeción jurídica. Una civilización que atribuye a la familia un papel tan eminente, no puede, en la práctica, dejar de devolver a la mujer lo que le retira en derecho. Incluso a veces pareció posible descubrir en su condición las huellas de un antiguo matriarcado que habría existido en la sociedad etrusca. El matriarcado, extraño a las costumbres de los invasores indoeuropeos (que forman el fondo de la raza latina, era practicado por los pueblos «mediterráneos» que aquéllos encontraron en el suelo italiano. Sin duda los latinos no lo adoptaron formalmente, pero las uniones que contrajeron, los contactos de todo tipo mantenidos con ciudades y con un pueblo al que estuvieron sometidos durante un tiempo, influyeron mucho en la modificación de su concepción de la vida familiar.

Los romanos consideraban que el crimen más grande que podía cometer una mujer era el adulterio, y lo castigaban con la muerte. La falta de la mujer no era de carácter moral -los hombres podían, sin vergüenza, buscar la compañía de otras mujeres de baja condición, sirvientas o prostitutas- sino de carácter religioso. El adulterio es en efecto un engaño a los dioses domésticos. Los hijos de esta unión serían extranjeros introducidos fraudulentamente en una comunidad religiosa en la que no tienen derecho a participar. Es un crimen en contra del orden social, que hace peligrar la existencia misma de la ciudad, porque la separa de sus dioses y falsifica la práctica normal de la religión. Por eso las mujeres que no están legalmente integradas en un círculo religioso, esclavas, o libertas que no están casadas, pueden disponer libremente de sí mismas. Nadie se lo reprochará. Pero las matronas, las hijas de las gentes no pueden hacerlo.

Originalmente, solamente los miembros de las familias patricias poseían el derecho de contraer una unión reconocida por la ley. Esta unión se celebraba según formas solemnes. La ceremonia consistía esencialmente en la presentación de la joven esposa a los dioses de su nueva familia. El momento decisivo se producía después de la toma de los auspicios, al darse una suerte de comunión ante el altar doméstico, en donde se ofrendaba un pastel de trigo. Una mujer (la pronuba), que había estado casada pero sólo una vez, unía las manos de los esposos. El Gran Pontífice y el Gran Sacerdote de Júpiter (el flamen Dialis) asisten a la ceremonia, acompañados de diez testigos. Este casamiento se acompaña de todo un ritual pintoresco. Los amigos del novio, las compañeras de la novia forman un cortejo y cantan, alternativamente, el canto del himeneo en donde no faltan las bromas y las interpelaciones licenciosas. La novia revestía una vestimenta particular: una tunica recta, es decir, una túnica tejida en altura por un tejedor de pie. Esta vestimenta, fabricada así según una técnica arcaica, tenía la reputación de ser de buen augurio, y, por esta razón, también la llevaban los jóvenes en el momento de la toma de la toga viril. La novia la llevaba la víspera del casamiento y la guardaba toda la noche. Por la mañana se peinaba a la joven según un rito particular. Con la punta de una espada se dividían sus cabellos de manera que se pudiesen tomar seis trenzas que se disponían alrededor de la cabeza y se mantenían con bandas de lana. Probablemente se consolidaba el conjunto mediante horquillas o peines. Pero el arreglo de la novia sólo se terminaba cuando un velo amarillo, el flammeum, cubría su cabeza. Este velo, muy amplio y largo, se parecía a la palta, el manto femenino, pero estaba hecho con una tela liviana y transparente. El flammeum era considerado como una vestimenta de buen augurio, pues lo usaban las esposas de los flámenes, mujeres que no podían ser repudiadas por sus maridos.

Por la tarde, se sacaba a la joven de los brazos de su madre y se la conducía en cortejo, precedida por antorchas, a la casa del novio. En el momento de atravesar el umbral, adornado para la ocasión con una alfombra de ramas, se la levantaba en recuerdo -según se decía- del rapto de las sabinas, pero seguramente dicho gesto tendía a evitar que un mal presagio marcara la entrada de la joven en la nueva morada: por ejemplo, que tropezase en el umbral.

Causas Del Ascenso De Roma Al Dominio Económico Y Político De Italia Central Hasta El Iv A.C.

En primer lugar, el auge de Roma en el VI a.C. es debido a su posición estratégica en el Tíber, con el único vado (Isla Tiberina) en bastantes kilómetros para unas relaciones comerciales que en ese siglo se hacen muy intensas entre el norte y el sur. También se debe a que el Tíber es el único río navegable de Italia después del Po, y lo es justo hasta Roma.

De ahí la codicia de los etruscos por su posesión durante esa época y el dominio e influencia que estos ejercieron desde muy temprano. Como también es la causa de que Caere, gran ciudad comercial etrusca a 40 km al norte, siempre fuese una fiel y entregada aliada (los necesitaba amigos para mantener su comercio al rico sur y para oponerse a su rival Veyes).

Este dominio etrusco diferenciaría a Roma del resto de comunidades latinas en poco tiempo. Otorgándole la idea de ciudad-estado e instituciones desarrolladas, favorecedoras de la unidad civil, en definitiva de la comunidad cívica por encima de la tribal propia de los latinos.

Los romanos pronto fueron superiores al resto de sus parientes del Latium en varios aspectos. Quiero decir que los romanos alcanzaron un grado de desarrollo económico y de organización de fuerzas superior a cualquier otro pueblo latino y pronto los hechos lo demostraron. Económicamente por su estratégica posición y las "inversiones" etruscas y organizadas por su concepto de ciudad-estado. Debido a su organización estatal, podrían crear un ejército con mayor facilidad que sus vecinos -los aequi y los volsci y también a otras pueblos y pequeñas ciudades latinas, como la siempre reticente Tusculum- y dotarlo de una disciplina regular. En este caso crearon una disciplina propia, imaginativa y que por suerte o inteligencia era superior, que fueron desarrollando con el tiempo a su manera, quizá por estar menos influenciados por las ideas griegas predominantes en ese aspecto.

La legión y su maniobrabilidad en una época de formaciones fijas, es el "invento" más original que Roma aporta a la historia del mundo. No es el decisivo de su triunfo, pero sí parte importante. (
http://nrhispania.blogspot.com)

Economía De La Antigua Roma

Aunque la vida se centraba en las ciudades, la mayoría de los habitantes vivían en el campo, donde cultivaban la tierra y cuidaban del ganado.

Los cultivos más importantes eran los de trigo, vid y olivo, y también árboles frutales, hortalizas, legumbres y lino.

Los romanos mejoraron las técnicas agrícolas. Introdujeron la arada romana, molinos más eficaces, como el de grano, la prensa de aceite, técnicas de regadío y el uso de abono.

(http://www.divulcat.com)

Roma, Segunda Guerra Civil

Corría el año 49 a.C. cuando en Roma estalló la segunda Guerra Civil después de que Julio César atravesara el célebre río Rubicón. El otro contendiente era Pompeyo, que al ver acercarse a Julio a Roma y mientras sus tropas desertaban para unirse a éste, decidió huir a toda prisa hacia Grecia. Tres meses después de que Julio César atravesara el Rubicón ya dominaba toda Italia y se fue a derrotar el resto de legiones de Pompeyo. Primero en Hispania donde rápidamente convenció a las tropas contrarias a que se unieran a él, ya había doblado su ejercito. De vuelta a Roma aceptó la rendición de las legiones de la Galia y en el 48 a.C. se hizo elegir cónsul. Pompeyo, mientras tanto, había reunido una enorme flota en Grecia, Julio no lo sabía y cuando llegó vio como sus tropas eran repelidas así que rápido de reflejos y antes de que le derrotaran huyó.

Aquí Pompeyo cometió un error, dejó a parte de sus tropas allí y persiguió a Julio. Se encontraron en Farsalia el 29 de Junio del 48 a.C. El ejercitó de Pompeyo superaba dos a uno el de Julio, pero en una batalla llena de ingenio y valor, que comentaré otro día, Cayo Julio César logró una rotunda victoria. Como dato decir que mientras Julio había perdido solamente 200 (doscientos) hombres Pompeyo había perdido 15.000 y 20.000 más fueron capturados... lo dicho, una verdadera paliza. (http://www.historia-antigua.com)

Guerra Social

A finales de los años 90 a.C. hubo un nuevo brote de tensión que comenzó cuando los itálicos empezaron a pedir la ciudadanía romana: los soldados querían obtener los mismos beneficios de licencia que disfrutaban sus camaradas romanos; los mercaderes y comerciantes pretendían las mismas oportunidades que los caballeros romanos, y la aristocracia de las ciudades italianas buscaba la promoción social y política asociada con la ciudadanía.

En el 91 a.C. fue asesinado el tribuno de la plebe Marco Druso, que pretendía precisamente la extensión de la ciudadanía romana a todos los aliados.

Éstos perdieron la paciencia y comenzó la llamada Guerra Social (90-88 a.C.), un devastador conflicto que degeneró luego en una década de revueltas civiles, a pesar de la generosidad de Roma hacia los vencidos.

En el 88 a.C. se concedió finalmente la ciudadanía a los itálicos, pero los romanos que habían perdido familiares en la guerra no aceptaron fácilmente esas medidas; tampoco los itálicos, que no tardaron en sufrir sucesivas tretas para difuminar al máximo su potencial electoral.

Cuando todas estas disensiones se hicieron de nuevo violentas, el recurso a la fuerza armada pareció la única solución y quien mejor lo entendió así fue Lucio Sila, un aristócrata que había conseguido éxitos y fama en la guerra social. (http://www.step.es)

APORTACIONES CULTURALES

Arte Romano

Arte romano (del siglo III a.C. al siglo V d.C.)

Las primeras manifestaciones del arte de romano nacen bajo el influjo etrusco, enseguida contagiado de los caracteres griegos aprendidos de las colonias de la Magna Grecia, sur de Italia, que Roma conquistó en su proceso de unificación territorial durante los siglos IV y III a.C. La influencia griega se acrecienta cuando Roma en el siglo II a.C. ocupa Macedonia y Grecia.

Hasta cierto punto puede pensarse que el arte de Roma es una imitación y ampliación del arte griego, y por supuesto del arte etrusco, pero el espíritu que les animó a los artistas romanos es totalmente diferente de los originales. La Roma conquistadora y urbanista trató de unir al sentido estético griego, el carácter utilitario y funcional que sus obras requerían.

Desde el punto de vista cronológico, el arte romano se desarrolló con bastante homogeneidad y autonomía desde el siglo III a.C. hasta el siglo V de nuestra Era. Siguiendo las etapas que su devenir histórico marca, destacan al menos la República, hasta el año 27 a.C., y el Imperio, que se extendió desde los tiempos de Augusto hasta la caída de Roma en manos de los bárbaros en el año 476 de C.

A causa del profundo centralismo ejercido por Roma sobre sus provincias en todos los aspectos de la vida, se originó un arte muy uniforme sin que pueda hablarse de escuelas provinciales, al menos durante la época imperial. No obstante, dada la amplitud del Imperio y su constitución en diferentes momentos, no existe una contemporalidad cronológica, pues en zonas donde el arte helenístico está más consolidado sus formas artísticas están mucho más evolucionadas que en las provincias más tardíamente incorporadas a la cultura romana. (http://www.divulcat.com)

El Anfiteatro

En arquitectura, es una gran edificación descubierta, normalmente de planta oval. Los primeros anfiteatros se construyeron en madera, y posteriormente en piedra.

En la época de la Roma imperial se utilizaban para combates de gladiadores, peleas de fieras y otros espectáculos.

La arena estaba circundada por gradas. El primer anfiteatro se construyó en el año 59 a.C. por orden del máximo pontífice romano (y jefe de obras públicas) Cayo Escribonio Curio. (
www.familia.cl)

El primero que se construyó parcialmente en piedra fue el de Augusto, en el año 30 a.C., antes de que éste llegara a ser el primer emperador de Roma.

El anfiteatro de Augusto siguió siendo el único que no estaba hecho totalmente de madera en la ciudad de Roma, hasta que se construyó el Coliseo en el año 80 d.C. Este edificio fue erigido por el emperador Vespasiano, que lo dedicó a su hijo y sucesor Tito.

La parte superior del Coliseo, de todos modos, se hizo originalmente en madera, que no fue reemplazada por piedra hasta después del año 223.

Roma en el mundo antiguo jugó el papel que con justicia se le atribuye, en los siglos altos medievales fue la capital de la cristiandad y la segunda ciudad del mundo grecolatino tras Constantinopla, superando con creces a algunas señeras urbes como Atenas o Salónica. El hecho de que se conserven casi noventa monumentos levantados entre la caída del Imperio romano de Occidente (476) y la coronación de Otón I (962) es prueba de la importancia de esa actividad artística en la ciudad eterna. El fenómeno de las peregrinaciones se incrementó extraordinariamente desde la época constantina, tras la libertad de la Iglesia. Este auge condujo, en la ciudad de Roma, a la construcción de grandes monumentos en torno a las tumbas de los mártires, así como de espacios propios de acogida y atención a los peregrinos.

(http://www.altogallego.com)

El Calendario

El primitivo calendario romano fijaba la duración de los meses en 29 días, 12 horas y 44 minutos con meses lunares de 29 o 30 días. El mes era la fracción mayor, y el día la menor, aunque después se dividió en horas.

Los romanos consideraban que se iniciaba un día a medianoche. Al establecerse el año (de annus = anillo) le fijaron una duración de 10 meses, pero más tarde, por influencia griega, se paso al año de 12 meses, con 368 días y ¾ de otro, con meses de 30 y 29 días alternativamente, y cada dos años un año con 13 meses, ajustándose progresivamente el sistema suprimiéndose o agregándose días. Así se estableció un año que comenzaba en primavera (en el mes dedicado a Marte, o sea el mes Martius = Marzo), luego seguía el mes que se abre (Aprilis = Abril), el del crecimiento (Majus = Mayo) y el del florecimiento (Junius = Junio). Luego los meses seguían por orden del quinto al décimo: Quinctilis (Julio), Sextilis (Agosto), September (septiembre), October (Octubre), November (Noviembre) y December (Diciembre); seguía el mes de apertura de los trabajos agrícolas (Januarius = Enero) y el mes de las purificaciones (Februarius = Febrero). Si se añadía otro mes, este no tenía nombre pero se le llamaba Mercedonius por estar consagrado a la paga.

Con los progresivos reajustes se fijaron meses de 31 días (Marzo, Mayo, Julio y Octubre), de 28 días (Febrero, que cada cuatro años tenia 29 días) y de 29 días (los demás), intercalándose un mes de 27 días cada dos años. Así el primer y el tercer año del ciclo tenían 355 días cada uno; el segundo año 383 días; y el cuarto año 382 días, o sea en total 1.474 días. Cada mes se dividía en semanas de entre 4 y 9 días; la segunda y cuarta semana del mes eran de 8 días, la tercera de 9 días salvo en Febrero que eran 8 y en el intercalar que eran 7) y la primera semana era de 6 días en los meses de 31 y de 4 en los demás. El anuncio de la duración de la primera semana se llamaba anuncio de las Calendas y a las semanas de nueve días el noveno día se llamaba Nonae o Nonas; al primer día de la tercera semana se la llamaba Idus o Ides. A cada periodo de cinco años se le llamaba lustro debido a que se hacían sacrificios (Lustrum) el año después de la revisión del censo que era cada cuatro años.

La Escritura

Roma introdujo el actual alfabeto, importado de los griegos de Sicilia y perfeccionado después.

Se escribía con una tachuela en bronce (scribere) o se pintaba (linere) sobre hojas vegetales (folium), sobre cortezas (liber) o maderas (tabula, album), y más tarde sobre cobre y sobre lienzos.

La palabra escritura procede de scriptura, que era la marca que se hacía al ganado que se enviaba a pastar.

Desarrollo De Las Fiestas Romanas

Ya hemos señalado algunas de las fiestas que celebraban los romanos, pero vamos a detenernos brevemente en su desarrollo.

La principal fiesta romana (Ludi maximi o Ludi Magni, es decir los Grandes Juegos) empezaba con una procesión tras la cual iban las imágenes de los dioses y detrás los guerreros; seguían las comparsas de bailarines (Ludii) con túnicas rojas (y los hombres adultos con cascos y armaduras, los adolescentes con pieles de ovejas; después venían los músicos (el colegio de los Músicos o Collegium Tibicinum era tan antiguo como el de los Salii o saltadores danzantes, pero tenía una consideración inferior).

Esta fiesta se celebraba en otoño, al regreso de las tropas en campaña, y era una fiesta para celebrar la victoria.

En el carnaval popular (Saturae) se usaban mascaras. La música se hacía con flautas (Ti-bia). En las fiestas se celebraban combates y carreras de carros. Los vencedores recibían una palma como corona lo cual era considerado un gran honor, y un romano se enterraba siempre con las palmas o coronas ganadas.

También destacaba entre las diversas fiestas la de los Manes, dedicada a los muertos. Todas las fiestas tenían un desarrollo similar, cada una con sus particularidades.

(http://es.wikipedia.org)

ASUNTOS MILITARES

Los Estandartes Y Signos De Roma

La primera de estas imágenes, de izquierda a derecha, corresponde a la insignia más importante para roma, esta es el "Aquila", signo de la deidad protectora de roma. Esta insignia era la que representaba a cada legión, su protección estaba a cargo de la Primera Cohorte. La aquila era el objeto de culto dentro de la legión. En un principio el aquila no era el único símbolo, también estaba el lobo, el minotauro, el caballo y el jabalí, pero a instancias de Cayo Mario, este abolió los otros 4 signos, dejando como único representante de roma al águila o aquila. En la época de Cayo Mario las aquilas estaban hechas de plata, pero a instancias de Augusto se empezaron a fabricar de oro.

Además del aquila, el ejército contaba con otras insignias, la que vemos al lado derecho del estandarte del águila es la insignia del Vexillum, esa insignia le correspondía a las tropas que se encontraban en lugares lejanos luchando, por lo general más allá de los límites imperiales, además las unidades que se apartaban de la legión, por ordenes del legato o tribuno, ya sea para explorar, negociar o hacer algún otro servicio mediante la campaña, también portaban la Vexillum. Este estandarte era un largo bastón con una bandera que tenía un águila en el centro de esta. Hacia la época de Augusto se empezó a usar tan solo de color rojo, esto fue por primera vez con las legiones que ocuparon Cirenaica y Egipto al mando de Octavio en la guerra civil.

La última insignia corresponde a la Signum, estandarte que pertenecía a las centurias, por esto es que era la insignia más usada en las legiones, dentro de cada una por lo menos debían de haber más de 40 Signum. Este estandarte estaba constituido por el águila y la insignia de la corona romana en la punta, bajo esta la inscripción de SPQR, solo durante la republica, luego fue remplazada por el nombre del soberano. En la inscripción también se encontraba escrito que numero de cohorte eran. Por último las insignias en forma de círculo, significaban el número de centuria que correspondía a la cohorte correspondiente.

La pérdida de cualquier estandarte era considerada la deshonra para roma y en especial para el legato, dentro de la sociedad romana se celebraba la recuperación de las insignias romanas y se consideraba una desgracia la desaparición de alguna. Como ejemplo esto, puedo nombrar a generales importantes que arriesgaron su vida por alguna insignia, en este caso el águila. Como ejemplo tomare a Julio Cesar, quién en sus relatos de la conquista de las Galias señala que cuando se encontraban en el canal de la mancha, un Aquilifer, guardián del águila, perdió la insignia, dejándola caer en las aguas del canal, rápidamente Cesar se percato y según relata, el Aquilifer se lanzo a las turbulentas aguas a recuperar la insignia. Por lo cual él mismo se encargo de premiarlo y condecorarlo, tanto como si este le hubiese salvado la vida en aquel instante. Además hay que recordar que dentro de la historia romana este hecho marcaba un hito social, de este modo es como muchos historiadores antiguos y escritores señalas estos continuos hechos, como por ejemplo: Mientras César luchaba en las Galias, su amigo Craso fue derrotado por los partos en Carras, al norte de Siria, el 53 a.C. Todo su ejército de siete legiones fue muerto o prisionero y las siete águilas capturadas. El sucesor de César, Augusto, consiguió tras años de negociaciones que las águilas fueran devueltas y toda Roma lo celebró como una gran victoria. Pero años más tarde, el ejército de Quintilio Varo fue majaderamente derrotado por los germanos en Teutoburgo y las tres águilas capturadas. Augusto pasó días y noches gritando desesperado "¡Quintilio Varo! ¿Dónde están mis águilas?". Las 3 águilas fueron recuperadas años después por el emperador Claudio. (http://www.monografias.com)

Primer Guerra Púnica (264 - 241 A.C.)

La guerra de Tarento, culminó con el sometimiento de la antigua colonia griega a un protectorado romano; pero al mismo tiempo, la estrategia seguida por Roma al convocar a Cartago en su auxilio para combatir al ejército de Pirro en Sicilia, trajo como consecuencia que al ser vencido Pirro, Cartago quedara ejerciendo su dominio sobre casi la totalidad de la isla siciliana en especial la ciudad de Messina; además del que desde antes venía ejerciendo sobre las otras islas principales del mar Tirreno, Córcega y Cerdeña.

Los cartagineses habían dominado absolutamente la navegación comercial en el mar Tirreno, enmarcado por las costas occidentales de la península italiana y las tres grandes islas de Córcega, Cerdeña y Sicilia; pero de todos modos, los romanos habían comenzado a desarrollar su propia navegación sobre las costas italianas. De manera que al término de la guerra de Tarento, y a pesar de su acuerdo diplomático con Roma, los cartagineses veían con desagrado la creciente presencia romana en esas aguas.

En los hechos, el equilibrio de poderes entre Roma y Cartago existente con anterioridad al reciente tratado, se había alterado de manera importante luego de finalizada la guerra de Tarento. El poder territorial de Cartago se había expandido en un área demasiado cercana a la zona de predominio romano; y su dominio de la isla de Sicilia le dejaba en condiciones de cruzar el angosto estrecho de Messina, e invadir el territorio italiano ahora controlado por Roma. Al mismo tiempo, continuar convalidando el monopolio marítimo cartaginés en el mar Tirreno se había vuelto contrario a los intereses expansivos de Roma.

Por otra parte, un siglo de guerras y conquistas había causado profundos cambios en Roma. La incorporación como ager publicus (tierras públicas) de los nuevos territorios conquistados, había permitido la formación de grandes propiedades agrarias; que el patriciado había incorporado a su patrimonio haciendo caso omiso de las leyes licinias, al mismo tiempo que obtenido a precios ínfimos los esclavos provenientes de los pueblos derrotados. La victoria sobre Pirro y Tarento, había imbuído a los dirigentes romanos de una enorme confianza en la superior capacidad militar de sus legionarios.

Al mismo tiempo, el contacto con las ciudades y la civilización helénica de la Magna Grecia, produjo un gran impacto cultural en la aristocracia romana. Los griegos se instalaron en gran número en Roma, principalmente como preceptores en la educación de los jóvenes y como allegados y consejeros de muchos dirigentes políticos y militares, que apreciaban su superior nivel de cultura y su gusto por las artes.

Durante la guerra de Tarento y la invasión de Pirro a Sicilia, la ciudad helénica de Siracusa gobernada por Agatocles, contrató a un ejército de itálicos como mercenarios; pero al ser licenciados se habían apoderado de la ciudad de Messina y sus territorios aledaños bajo la denominación de mamertinos (hijos de Marte). Los siracusanos trataron durante varios años de recuperar el dominio en Messina, hasta que en el 270 a.C. y bajo el comando de Hierón, los mamertinos se encontraron sitiados.

El pedido de auxilio que la ciudad de Messina hizo entonces al Senado romano, para librarse del asedio siracusano, constituyó la oportunidad que originó el estallido de la guerra entre Roma y Cartago. El Senado no estaba mayormente inclinado a intervenir en Sicilia, lo cual significaba declarar la guerra a Cartago; pero ya en Roma existía una fuerte corriente de opinión enderezada a propiciar la expansión militar, a causa de las ventajas que ello reportaba en el orden económico. Ante la presión de quienes postulaban que, si Roma no se enfrentaba al poder cartaginés en Messina terminaría prontamente bloqueada y ahogada, según resalta Polibio, el Senado convocó a los comicios centuriados para que resolvieran la cuestión; y en ellos triunfaron ampliamente los partidarios de ir a la guerra. La primera guerra púnica había de durar 23 años. (http://www.liceodigital.com)

Segunda Guerra Púnica (218 - 201 A.C.)

El ascenso al poder de Aníbal Barca significó el resurgimiento del enfrentamiento bélico entre Cartago y Roma. Virtual rey de los territorios cartagineses en la península ibérica, Aníbal inició las hostilidades atacando a la ciudad de Sagunto, a pesar de lo prometido por su antecesor Asdrúbal.

Aníbal sitió Sagunto, ignorando las advertencias del Senado romano; y al cabo de ocho meses, en el año 219 a.C., la ciudad tuvo que capitular y cayó en poder de los cartagineses.

La caída de Sagunto determinó a que el Senado enviara a Cartago una delegación a requerir la entrega de Aníbal; lo que fue rehusado por los cartagineses, y en consecuencia desencadenó la segunda guerra púnica; que se prolongó por otros veinte años, entre el 218 y el 201 a.C. y que dio lugar a una de las maniobras militares más extraordinarias de la historia. . (http://www.liceodigital.com)

La Conquista Del Mediterráneo


A comienzos de siglo III a.C., Roma era la potencia indiscutible de la península Itálica:

Ninguna otra ciudad o pueblo amenazaba su hegemonía y pocas se atreverían a hacerlo.

Llegó, pues, un momento en que Roma estaba madura para comenzar su expansión ultramarina, o al menos eso creía Polibio a mediados del siglo II a.C., cuando eran ya evidentes los frutos de las conquistas.

Siglo y medio después, Livio y Virgilio -los poetas y escritores de la época de Augusto-, pensaban que Roma había llegado a la cúspide del poder mundial por su defensa del débil y por humillar a enemigos soberbios y tiránicos.

La explicación a posteriori es peligrosa y la verdad es que, por el contrario, no hay indicios de que Roma buscase deliberadamente el dominio del resto del Mediterráneo o que tuviese un plan de conquistas; de otro modo, sería inexplicable su carencia de una marina digna de ese nombre y la nula necesidad que sintieron de ella durante años.

En definitiva, los primeros pasos de Roma fuera de Italia parecen más fruto de la casualidad y de las circunstancias que de un esfuerzo voluntario y consciente.

Esto no equivale a ignorancia de lo que sucedía más allá de Italia o a que los poderes de ambas orillas del Mediterráneo no supieran de Roma; a fines del siglo III a.C., hay ya una serie de tratados de amistad y cooperación con los cartagineses, la mayor potencia comercial del Occidente, y otros con los principales estados helenísticos, como el firmado con la lejana isla de Rodas de fines del siglo IV a.C..

Guerras Pírricas

Tras la última guerra samnita (298-290 a.C.), los romanos entraron en conflicto con Pirro , un notable monarca del Épiro que buscaba en el sur de Italia el aumento del área de influencia de su reino.

Las llamadas guerras pírricas (280-275 a.C.) no fueron resolutorias, pues Pirro derrotó fácilmente a los romanos pero fue incapaz de conservar las conquistas frente la tenacidad de sus enemigos.

Cuando Pirro evacuó Italia, Roma reforzó su propia conciencia de poder y sacó consecuencias de lo sucedido: reformó la legión, haciéndola más móvil y flexible en sus formaciones, y extendió sus alianzas a las importante ciudades portuarias de Tarento y Rhegium, que eran las puertas comerciales y culturales de Grecia en Italia.

Un acontecimiento imprevisto, sin embargo, fue la causa de la primera intervención militar fuera de Italia.

Roma Y Cartago

Sicilia -más un continente que una isla desde la perspectiva antigua-, llevaba siglos siendo causa de discordia entre griegos y púnicos y, en el 260 a.C., Cartago y Siracusa se disputaban el control de Mesina, estratégicamente situada en el estrecho que separa la isla del continente.

Tras muchas dudas y discusiones, Roma decidió acudir a la petición de auxilio de los de Mesina; nada sugiere que detrás de la decisión romana hubiera un plan de conquista de Sicilia y es posible, incluso, que no se hubiera previsto siquiera la posibilidad de un conflicto con Cartago y quizá pensaron que su firme posición sería suficiente para resolver la disputa. Pero los cartagineses no toleraron la intrusión y así dio comienzo un ciclo de guerras brutales que, cualesquiera que hubieran sido las intenciones iniciales de Roma, nadie podía prever que requiriesen tal derroche de tiempo y energías.

CONFLICTOS INTERNOS

Con la adquisición de tan vastos territorios comenzaron los problemas internos de Roma. Algunas familias plebeyas extremadamente ricas se aliaron con las viejas familias patricias para excluir al resto de ciudadanos de las más altas magistraturas y del Senado. Esta clase dirigente aristocrática (optimates) se hizo cada vez más arrogante y propensa al lujo, perdiendo los altos niveles de moralidad e integridad de sus antepasados. La gradual desaparición de los campesinos, causada por la creación de grandes propiedades agrarias, de un sistema de producción esclavista y por la devastación del campo por la guerra, condujo al desarrollo de un proletariado urbano cuya opinión política no se tenia en consideración. El conflicto entre el partido aristocrático y el popular era inevitable. Los intentos de los tribunos de la plebe Tiberio Sempronio Graco y su hermano Cayo Sempronio Graco por aliviar la situación de los ciudadanos más pobres con una reforma agraria y el reparto de cereales, acabaron en revueltas en las que ambos hermanos resultaron muertos, en el 133 y en el 121 a.C. respectivamente.

La ampliación territorial de Roma continuó. En el año 106 a.C. Yugurta, rey de Numidia, fue destronado por el cónsul Cayo Mario con la ayuda de Lucio Cornelio Sila. Esta victoria incrementó el prestigio militar de Roma, consolidado tras la derrota de los cimbrios y teutones en el sur de la Galia y norte de Italia a manos de Mario tras su regreso de África.

Las comunidades itálicas aliadas con Roma sintieron que sus cargas aumentaban en tanto que sus privilegios disminuían y exigieron compartir con Roma los beneficios derivados de las conquistas, a las que habían contribuido. El tribuno Marco Livio Druso intentó conciliar a la población pobre con una serie de reformas legales sobre la posesión de la tierra y reparto de cereales, y a los ejércitos itálicos con la promesa de la concesión de la ciudadanía romana. Su asesinato fue seguido, un año más tarde (90 a.C.), por una revuelta de los ejércitos itálicos cuyo objetivo era crear un nuevo Estado itálico gobernado según las directrices de la constitución romana. Tras la denominada Guerra Social los pueblos itálicos (principalmente marsos y samnitas) fueron finalmente derrotados, pero consiguieron la plena ciudadanía romana.

Los problemas internos de Roma continuaron. Durante la guerra con Mitrídates VI Eupátor, rey del Ponto, estalló el conflicto entre Cayo Mario, portavoz del partido popular, y Lucio Cornelio Sila, dirigente de los optimates (partido aristocrático) a causa de quién debería dirigir la expedición militar. Sila marchó sobre Roma con las tropas que había mandado durante la Guerra Social y por vez primera las legiones romanas entraron en la ciudad. La posterior huida de Mario y la ejecución del tribuno Publio Sulpicio Rufo dejaron vía libre a Sila para imponer medidas arbitrarias y pudo dirigirse contra Mitrídates en el 87 a.C. En ausencia de Sila, Lucio Cornelio Cinna, líder del partido popular y encarnizado opositor de aquél, quiso introducir las reformas inicialmente propuestas por Rufo, pero fue expulsado de Roma; reunió en torno suyo las legiones en la región de Campania y junto a Mario (que había regresado de África) entró en Roma. Compartieron el consulado en el año 86 a.C. pero Mario murió poco después, tras lo cual se inició en represalia una masacre de senadores y patricios. Cinna permaneció en el poder hasta el 84 a.C., fecha en la que Sila regresó de Asia Menor con 40.000 hombres, marchó hacia Roma y derrotó al partido popular. En adelante, la constitución republicana estuvo a merced de quien tuviera el apoyo militar más fuerte. Sila suprimió a sus enemigos al proscribirles, redactando y colocando en el Foro una lista de hombres importantes que eran declarados enemigos públicos y fuera de la ley; también confiscó las tierras de sus oponentes políticos, las cuales otorgó a los veteranos de sus legiones, quienes por lo general las descuidaron o abandonaron. La rica economía agrícola de Roma decayó y la ciudad tuvo que importar gran parte de sus víveres, especialmente de África que se convirtió en el mayor suministrador de cereales para Roma.

(http://www.geocities.com)

CAÍDA DE ROMA

Introducción

Imperio Romano se basa en una parte latina (occidente) y una parte griega (oriente) y es un imperio marítimo. Las provincias más alejadas del mar y que hacen frente a la barbarie son Bélgica, Britania, Germanía, Recia, Panonia son provincias fortificadas.

Por otro lado todas las calzadas convergen hacia el mar, el movimiento de trigo de Africa(el granero) se hace por mar, y las provincias mas alejadas del mar son las menos civilizadas. A su vez tras el s. IV es más mediterráneo al trasladar la capital a Constantinopla que s una ciudad mercantil y no en la parásita Roma.

Este conjunto tiene las mismas costumbres, hábitos y religión.

Hay una unidad económica que es fortalecida por una unidad monetaria (el sueldo de oro de Constantino). Las legiones protegen las fronteras en el Rhin, Danubio, Sahara, Eufrates.

Con las primeras incursiones los emperadores militares ilirios se encargan de rectificar la situación (también se fortifican las ciudades)

La población disminuye, se necesitan soldados y campesinos. Se deja entrar a los germanos que se romanizan con lealtad (harán carrera, como Estilicon, Rufino).

Invasiones del Siglo V

actores positivos imperio: Se fortifican las ciudades y él ejercito se hace más móvil para defenderse de los germanos, se tienen las calzadas, el arte militar y la diplomacia.

Por el contrario, disturbios civiles, intrigas, sin espíritu cívico

Pero por otro lado los germanos no lo odian sino que quieren formar parte del. Así los hunos presionan Germanos atraviesan el Limes entran en el Imperio

Primera Oleada (376 Visigodos)

ntran por el Danubio (se les deja pasar) son unos 40000,es un cuerpo extraño. En el 378 derrotan y muere a Valente en Adrianópolis

En el 382 se encuentran en Tracia (su jefe Alarico).

Estilicon los vence en Grecia pero Arcadio por celos de la victoria los salva in extremis y lo toma como federados asentándolos en Iliria.

En el 401/402 asaltan Italia. Estilicon los vence, pero el asesinato de Estilicon por Honorio hace que se envalentonen puesto que sus tropas son engrosadas por las de Estilicon: Así en el 408 ataca Italia y ante la nula defensa de Honorio llega a Roma y la toma en el 409 pero sin entrar las tropas y ante la estupefacción del mundo ante su osadía.

Para presionar a Honorio hace nombrar como emperador al poeta Atalo que no ejercerá y será un medio de presión. Si están romanizados aun lo estarán mas y además tienen la influencia de Gala Placidia (hermana de Honorio y Arcadio e hija de Teodosio)que influye poderosamente en Alarico. Este muere cuando preparaba una expedición a África y el nuevo rey es Ataulfo con el que se casa Gala Placidia, siguiendo su influencia.

Invasión De Los Bárbaros (406)

asan él limes el resto de bárbaros (francos, alanos, vándalos, burgundios). Roma pasara a emplear a los visigodos como fuerza de choque contra ellos (pagándoles por los servicios) Así como consecuencia de esta política asienta en Hispania a los visigodos para tener controlados al resto de bárbaros, es la formula de federados

20 años después tras la conquista de África por Genserico y sus vándalos (es el granero estratégico del imperio y la base naval más importante) tras esta derrota el imperio esta perdido irremediablemente, tras esto ante este estado de cosas los visigodos se declaran independientes.

La toma de África es esencial ya que corta los suministros y corta la navegación.

439 perdida de Cartago acaba son el espíritu de resistencia. Ya que al faltar el avituallamiento inicia las revueltas que acabaran con Odoacro. Anexo a África toman las islas adyacentes con los que la navegación es más difícil(baleares, Córcega, Cerdeña)

¿Porque el imperio no reacciona ante este hecho trascendental? Porque esta luchando con Atila y sus Hunos.

Hunos

447 Llegan a la Tracia, en 451 a la Galia, en 452 Aecio los detiene con los federados (visigodos) en la batalla de los campos cataláunicos y en el 453 muere Atila.

ÚLTIMOS ESFUERZOS

ntonces eliminado el problema de los Hunos el imperio se revuelve hacia Genserico y necesita recuperar África, Genserico lo intuye e inicia el ataque, se adelanta y en el 455 asalta y toma Roma (de su asalto queda el epíteto vándalo), se lleva botín y rehenes

  • Mientras tanto los visigodos aprovechan par adentrándose mas en Hispania con la excusa de perseguir a los suevos. Por otro lado apoyan al emperador Avito.
  • Los burgundios son expulsados de Lyon (458) por Mayoriano, esto es una proeza debido a la magnitud de problemas.
  • Mayoriano ataca a los vándalos a Genserico (457)y muere (461) cuando podía haber todavía esperanzas para el imperio. Es verdaderamente él ultimo emperador con fuerza y que podría haber salvado el imperio.
  • Mientras tanto Eurico con los visigodos hace suya Hispania.
  • El mar sé tenia que recuperar una expedición contra los vándalos fracasa, tras el fracaso marítimo se consolida la situación de conquistas continentales, así después Rómulo Augusto cae impotente. (476)pero 10 años antes se había perdido con la ultima expedición marítima.
  • Por lo tanto nos hacemos una pregunta y es ¿cómo pudo durar tanto tiempo? Ya que hay que pensar que estaba defendida por federados y mercenarios todos bárbaros.

Caída Final

ASí desde Mayoriano ya hay una situación sin retorno primero dominada por Mayoriano después con emperadores de paja (dominados por Ricimero que será el verdadero gobernante) y por ultimo por Orestes (depone a Julio Nepote) que impone a su hijo Rómulo Augusto. Tras la negativa de entregar tierras itálicas a los soldados estos matan a Orestes y su creación Rómulo Augusto (depuesto) (476).

  • Lo depone Odoacro que devuelve las insignias imperiales al emperador oriental Zenón y el mismo se considera un funcionario de aquel tomando él titulo de Patricio.

RESUMEN GENERAL DE ROMA

¿Cómo pudo Roma, siendo república tan pequeña, realizar tantas conquistas? Porque supo sacar nuevos elementos de vida de los países que conquistaba; porque el pueblo vencedor, en vez de rodearse de una barrera exclusiva, como los asiáticos, acogió siempre gente nueva.

     La plenitud de los derechos (optimo jure cives) solo competía a quien estuviese en estado de llevar las armas. Los patricios, descendientes de los primeros Quirites, o agregados por méritos particulares, podían conservar en su casa las efigies hereditarias, poseían el terreno público, se reunían en los comicios por curias con la lanza en la mano; solo ellos eran jueces y pontífices, y solo ellos podían tomar aquellos auspicios, sin los cuales no tenían autoridad las decisiones.

     La plebe formaba un pueblo distinto, con ricos y jefes, y reuniones propias. La historia interior de Roma consiste en las luchas de la plebe para insinuarse en la sociedad de los patricios e igualarlos en los derechos políticos. El primer paso consistió en que los obtuvieran los tribunos, el veto de uno de los cuales bastaba para suspender las decisiones del senado; eran sagradas, inviolables sus personas, y acusaban a los magistrados al terminar su cargo. Con tales medios consiguieron que fuesen reconocidos el derecho de propiedad y los matrimonios de los plebeyos, los cuales paulatinamente fueron haciéndose aptos para ejercer todos los empleos y hasta el consulado.

Tribus

     El número de las tribus se aumentó hasta 35: cuatro urbanas (Colina, Esquilina, Palatina y Suburrana), y las otras rústicas. A las primeras se agregaron todas las personas que no tenían patrimonio estable, por lo cual fueron siempre las rústicas las más distinguidas.

     El pueblo fue dividido en 6 clases a proporción de las facultades, siendo la nobleza de la sangre reemplazada por la del dinero.

     El poder soberano residía en la asamblea, a que pronto la plebe opuso los comicios por tribus, convocados y presididos por los tribunos, sin necesidad de consultar los auspicios. En estas asambleas populares se elegían los cargos inferiores de Roma y todos los de las provincias, el pontífice y los sacerdotes.

     En los comicios centuriados intervenían todos los Romanos de la ciudad o del campo que pagasen cuota y sirviesen en campaña; ellos ejercían el poder legislativo y elegían el ejecutivo.

     Cada una de las seis clases comprendía muchas centurias; cada una daba un solo voto colectivo, y las que se componían de unos cuantos ricos predominaban sobre los últimas, en las cuales estaban acumulados los pobres. La primera clase, de 98 centurias, preponderaba por sí sola sobre todas las demás juntas. Los ciudadanos gozaban autoridad diferente, según la clase; autoridad que era tanto mayor cuanto mayores eran sus riquezas y menor el número de individuos de su centuria. Los ricos, elegidos censores por las asambleas centuriadas, iban agregando a los pobres a las tribus urbanas que votaban las últimas, y conservando en las rústicas a los ricos, quienes prevalecían de este modo hasta en los comicios por tribus.

Caballeros

     Los caballeros formaron un orden intermedio, entre el senatorial y el plebeyo; eran al principio los que solo podían militar a caballo. Nació luego la institución de la censura, cuyos miembros tenían que haber nacido libres, poseer un censo prefijado o reunir méritos personales, y eran admitidos o excluidos, a juicio de los censores.

Senado

     Los 300 senadores eran elegidos por los cónsules al principio, y por los censores después; formaban el consejo soberano de la república, custodiaban el tesoro, revisaban las cuentas, asignaban las provincias a los magistrados, y daban títulos de rey o de aliado; decidían de la paz o de la guerra, levantaban y licenciaban a las tropas, juzgaban en última apelación y ejercían la suprema inspección religiosa. Sus deliberaciones (senatus consultum), si bien no eran leyes, se tenían por obligatorias.

     Los censores al principio administraban las rentas de la república, y registraban a los ciudadanos según el censo, con la facultad de inscribir y borrar a quien quisieran en los catálogos de senadores, de caballeros y de las diversas tribus. Con esto llegaron a erigirse en custodios de las buenas costumbres, castigando las faltas que se hallaban fuera del alcance de la ley: como la ingratitud, la dureza con los hijos, el maltratar a los esclavos, la embriaguez y las indecencias. Eran sobre todo rigurosos con los senadores.

Leyes

     En primer lugar, toda ley se sometía a la sanción del Senado: aprobada por éste, se promulgaba en tres mercados sucesivos. Después se convocaba al pueblo en el Campo de Marte y se ponía la ley a votación. Las resoluciones de la plebe (plebiscito) eran obligatorias para todo el pueblo. Jamás fueron derogadas las XII Tablas, pero sí modificadas por los edictos de los pretores y de los ediles.

Cónsules

     Estaban a la cabeza del gobierno dos cónsules anuales, que debían captarse la amistad del Senado, puesto que éste podía prorrogarles el mando del ejército y dar o negar las sumas necesarias, y también la del pueblo que debía servirlos en la guerra y examinar los gastos y los tratados. Después de haberse extendido las conquistas, los cónsules no estuvieron ya bajo la vigilancia del Senado, pues que pactaban con los vencidos, levantaban tropas, imponían tributos y se acostumbraban al mando despótico.

Pretores

     El derecho civil regulaba y protegía las acciones del ciudadano romano; el derecho de gentes abrazaba la equidad natural y los principios jurídicos en que todos los pueblos cultos convienen. Para aplicarlos, se elegían un pretor urbano y otro peregrino; después se aumentó este número. Al tomar posesión de su empleo, debían hacer, en un edicto, profesión de sus principios y del método que pensaban seguir; con lo cual progresaba la legislación, según la opinión y las costumbres, sin necesidad de trastornos.

Dictadores

     Los límites de la autoridad eran mal determinados; llegaba ocasión en que siendo menester remedios prontos y eficaces, aniquilábase la constitución confiriendo el poder absoluto a un dictador, que podía convertirse en tirano.

Culto

     La autoridad religiosa no fue nunca de gran peso. Pontífices, augures, quindecenviros y epulones formaban cuatro colegios sacerdotales. Cuatro inferiores comprendían los hermanos Arvales, los 25 Ticienses, los 20 Feciales y los 30 Curiones. Los Arúspices leían en las entrañas de los animales lo que la prudencia de los padres consideraba conveniente sugerir al vulgo. A particulares divinidades se consagraban los galos, los Lupercios, las Vestales, los Flámenes y los Salios, ayudados por sacristanes, notarios, carniceros, músicos y camilos. El pontífice máximo era elegido por el pueblo, e inamovible; presidía un consejo de cuatro patricios, a los cuales se agregaron más tarde cuatro plebeyos. Los sacerdotes no constituyeron nunca un cuerpo compacto y preponderante, siendo al mismo tiempo ciudadanos y magistrados; la religión sirvió siempre al Estado, dando lugar a que la gente culta se burlase de los ritos y de los auspicios. El fuego sagrado de Vesta era custodiado con extraordinario celo, pues su extinción se consideraba como una calamidad pública. Las Vestales eran precedidas por un lictor, y el reo de muerte que encontrase a una, era absuelto. El pueblo se abandonaba a una infinidad de supersticiones; había divinidades para cada día; causaban misterioso terror el estornudo, el tropezar en el dintel de la puerta y el oír palabras de mal augurio.

Ciudadanía

     Roma era un municipio, y al pronto aceptaba a los advenedizos; después trasladó la ciudad al exterior, creando ciudadanos romanos fuera del territorio de Roma, y asociando a los pueblos para el propio incremento. Las siete colinas estaban cercadas de ciudades que gozaban del derecho de sufragio como los romanos; algunas de estas ciudades eran socii, esto es entregadas sin guerra, y gozaban de plenos derechos; otras eran fSderati, recibidas después de vencidas y en condición inferior.

     Seguían los municipios, con leyes propias, decuriones y decenviros, mas sin derecho de sufragio en Roma. Venían luego las 50 colonias de la Italia central, y 20 más lejanas, todas con derecho de ciudadanía, aunque sin voto. Pueblos enteros se ponían bajo el patronato de alguna familia, por ejemplo, los Alóbroges bajo el de los Fabios, los Sicilianos, bajo el de los Marcelos, los Boloñeses bajo el de los Antonios.

     Los Latinos ocupaban una situación media entre los extranjeros y los ciudadanos, con prohibición de hacer la guerra y celebrar asambleas generales; prohibición que duró hasta que todos los Italianos adquirieron la ciudadanía, conservando sus leyes propias y la exención de tributos. El derecho itálico no concedía privilegios al ciudadano aislado; no hacía más que dar a la ciudad, colectivamente considerada, la propiedad quiritaria del terreno y el comercio; de lo que nacía la exención del impuesto; solamente en la metrópoli se ejercían los poderes nacionales, y si los comunicaban a otros pueblos, era con la condición de usar de ellos tan solo en Roma.

Provincias

     Pero en suma estos derechos se reducían a militar en el ejército, sufriendo, por lo demás, toda clase de supercherías de parte de los magistrados. Peor estaban las provincias, donde se usurpaban todas las libertades constitucionales, y se suponía que el suelo pertenecía al pueblo romano, siendo de los habitantes el usufructo. Un senadoconsulto determinaba la organización de las provincias, y a un magistrado romano pertenecían la jurisdicción, la administración y el mando militar. Solo a las ciudades se les dejaba una administración propia, a la manera antigua.

     Para gobernar sus provincias, el Senado mandaba cónsules que habían terminado su cargo, y pretores, quienes exponían en un edicto de jurisdicción, la norma con que iban a gobernar. Procuraban introducir la lengua y las costumbres romanas, y a veces hasta la religión; se prohibían y ordenaban algunos cultivos, según convenía a Roma; y los gobernadores lo podía todo impunemente. Tampoco constituyeron nunca las provincias una unidad nacional. Exceptuando las 35 tribus, la administración y la legislación variaban en cada país, sin tener una acción central. Los italianos se esparcían en tropel por los países conquistados, atraídos por el comercio, por la agricultura y por los empleos, difundiendo la lengua, la civilización y el respeto del nombre de Roma.

Rentas

     Las rentas se sacaban del tributo que se imponía, o bien a los ciudadanos, que pagaban una contribución territorial; o bien a las provincias. Además se tenían terrenos públicos en Italia y fuera de ella. En los puertos y en las fronteras se exigían gabelas por las mercancías, sobre la venta de esclavos y sobre la explotación de minas, especialmente de España. Pero no todas las entradas concurrían a un centro solo, por cuyo motivo, el balance arrojaba reducidas cantidades.

     A veces se recurría a los empréstitos, o se alteraba la moneda, o se reducía la deuda. Livio Salinator introdujo el monopolio de la sal; pero los principales ingresos eran constituidos por las conquistas. Siendo escasa la industria, todo se traía del exterior. Pingües beneficios proporcionaba a los particulares el arrendamiento de las contribuciones, subastadas cada cinco años por los censores; el negocio era generalmente obtenido por los caballeros, quienes aumentaban la deuda de las provincias por medio de vejaciones y enormes usuras.

     El erario, donde ingresaban los fondos exigidos por los publicanos, estaba bajo la vigilancia de veinte cuestores, y la distribución de los fondos era dispuesta por el Senado. Se custodiaba al erario en el templo de Saturno.

Ejército

La disciplina militar era severísima. Durante la paz, no se tenían soldados; en cuanto amenazaba el peligro, el cónsul los llamaba a todos a las armas; en tiempo de guerra, todos los ciudadanos, hasta la edad de 46 años, estaban obligados a tomar las armas. Cada legión se componía de 6000 infantes, y cada cónsul levantaba dos. En el campo de batalla, se disponían en cinco divisiones: los Príncipes, los Astatos, los Triarios o Pilanos, los Rorarios y los Accensos. La caballería por lo regular no sirvió más que para sostener por los flancos a los infantes. Los Rorarios, tropa ligera armada de hondas y arcos, empeñaban la acción. Si hallaban resistencia, entraban en combate los Príncipes, y después los Triarios; de modo que el enemigo estaba expuesto a tres nuevos ataques. Los Accensos componían la reserva. El soldado llevaba, además de las armas, los palos para formar la trinchera alrededor del campamento; andaban 20 o 24 millas en 5 horas, y eran empleados además en la construcción de caminos y canales. El espíritu militar penetraba por todas partes, siendo militares todos los ciudadanos, y habiendo quienes a un tiempo eran magistrados y capitanes. Los soldados gregarios vivían de su escaso sueldo o de los repartos verificados después de los triunfos; y al envejecer, se veían abandonados a la miseria.

(http://www.cervantesvirtual.com)

La Caída

Los Godos y los Vándalos saquearon la ciudad y para el 476 AD el imperio Occidental cesó de existir. Pero Dios tenía otros diseños superiores para la "ciudad eterna" ya que la escogió para ser el centro de su Iglesia. Desde aquí siempre los papas han gobernado a la Iglesia (excepto una pausa en el siglo XIV que fueron a Avignon). Aquí vinieron infinidad de santos a demostrar su fidelidad a la Iglesia de Cristo y su vicario en la tierra. Los papas fomentaron también el arte y las ciencias. (www.corazones.org)

¿Por qué cayó roma?

Se pueden aducir muchas razones. Sin embargo hay que recordar que el imperio gemelo de oriente sobrevivió mil años más. Edward Gibbon, uno de los primeros historiadores que escribió sobre Roma, aduce que fue a causa del cristianismo, a lo cual tengo que discrepar ya que el imperio de oriente era también cristiano y sobrevivió.

Seguramente haya que buscar razones económicas.

Bajo el imperio, Roma "sufrió" un aumento de la producción agrícola lo que supuso más alimentos, lo que a su vez llevó a un mejor nivel de vida. Todo esto contribuyó a que la mortalidad en el imperio disminuyera considerablemente y por lo tanto, llevó a una masificación popular a lo largo de todo el territorio administrado por Roma. Llegado el momento, su industria agrícola se derrumbaría a causa de tal demanda. En cierto modo, el imperio caía víctima de su propio éxito. A menos producción, menos impuestos, menos recursos para la defensa. Las invasiones que sobrevinieron arrasaron las tierras, disminuyendo el comercio y a su vez los beneficios aún más. A la vez que los ejércitos de Roma disminuían, las poblaciones bárbaras aumentaban. Además, cuando Roma comenzó sus conquistas, tenía un desarrollo tecnológico mayor que las tribus bárbaras. Sin embargo Roma se enquistó en sus avances (es curioso el detalle de un asesor militar del imperio que en el siglo tercero llegó a asegurar al emperador que jamás se llegaría a un nivel tecnológico militar superior al de entonces), a pesar de que los romanos eran grandes ingenieros como prueban sus calzadas, sus puentes, acueductos, edificios civiles y administrativos, etc.

El ejército romano también tuvo mucha "culpa". Cada vez formado más por provincianos que por ciudadanos de Roma, tenían menos apego a defender un territotorio que no era el suyo. Siendo leales a Roma no demostraban sin embargo gran amor por ella. A su vez, y cerca del fin, el ejército no existía como tal. Eran, simplemente, distintos ejércitos mercenarios bárbaros que más que defender, conspiraron para repartirle su despojo.

(http://www.geocities.com)

CONCLUSIONES

Como conclusión, cabe señalar que el imperio romano marco la pauta para la generación de las civilizaciones posteriores y la iniciación de una nueva era, la edad media, a partir de la caída de Roma dada en el año de 476 D. C.

A pesar de la caída de Roma, muchas de las civilizaciones posteriores siguieron con algunas políticas del antiguo imperio, cabe mencionar que el imperio de Oriente, (Constantinopla), siguió en pié, y se mantuvo por mucho tiempo, mientras que el imperio de Occidente cayó ante los ojos de los que construirían el nuevo mundo de Europa.

BIBLIOGRAFÍA

  1. http://www.fortunecity.es/sopa/hormiga/230/historiaderoma.htm
  2. http://www.step.es/personales/jms/roma/inicios.htm
  3. http://www.step.es/personales/jms/roma/monarquia.htm
  4. http://www.step.es/personales/jms/roma/republica.htm
  5. http://www.step.es/personales/jms/roma/imperio.htm
  6. http://www.geocities.com/informal8m/Roma.htm
  7. http://webs.sinectis.com.ar/mcagliani/origenroma.htm
  8. http://www.liceodigital.com/historia/roma/fundacion.htm
  9. http://es.wikipedia.org/wiki/Fundaci%C3%B3n_de_Roma#La_fecha_de_la_fundaci.C3.B3n_de_Roma
  10. http://www.historialago.com/leg_01010_ciudadconquisto_01.htm
  11. http://es.wikipedia.org/wiki/Roma_%28antigua%29#Cultura
  12. http://perso.wanadoo.es/jsaiz/latin1/religion/religion.htm
  13. http://www.divulcat.com/enciclopedia/Econom%EDa_de_la_antigua_Roma
  14. http://www.divulcat.com/enciclopedia/Arte_romano
  15. http://www.divulcat.com/enciclopedia/Mitolog%EDa_romana
  16. http://www.liceodigital.com/historia/roma/fundacion.htm
  17. http://www.liceodigital.com/historia/roma/punicas.htm
  18. http://nrhispania.blogspot.com/2003_08_01_nrhispania_archive.html
  19. http://www.weblandia.com/roma/CAUSAS.htm
  20. http://www.weblandia.com/roma/CAIDA.htm
  21. http://gloriaderoma.com/OLEADAS.htm
  22. http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/67971742108447162011191/p0000005.htm#I_44_
  23. http://www.solucionesescolares.cl/social/huniversal/romanos1.htm
  24. http://www.geocities.com/iordorika/marco_1.htm
  25. http://www.altogallego.com/imagoartis/roma.htm
  26. http://www.historia-antigua.com/egipto/cleopatra.php
  27. http://webs.sinectis.com.ar/mcagliani/roma2.htm
  28. http://www.monografias.com/trabajos16/ejercito-romano/ejercito-romano.shtml#ESTAND
  29. http://www.familia.cl/Framearea.asp?p=c&c=1884
  30. http://www.corazones.org/lugares/italia/roma/historia.htm

MENDOZA GARCÍA JOSÉ ADRIÁN

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

   

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda