Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Macbeth

Enviado por pamela_puertas



William Shakespeare

  1. Reseña biográfica de William Shakespeare
  2. Marco histórico, social y cultural correspondiente a William Shakespeare
  3. Características literarias de la época (Renacimiento – Humanismo)
  4. El teatro Isabelino
  5. Argumento de la obra
  6. Texto argumentativo de opinión

I PARTE

Biografía de William Shakespeare

Resulta imposible llevar a cabo una exposición completa y rigurosa de la vida de este famoso autor inglés, pues son muy pocos los datos comprobados que se tienen de él. Se mantiene tradicionalmente que nació el 23 de abril de 1564, y se sabe a ciencia cierta que fue bautizado al día siguiente, en Stratford-upon-Avon. Tercero de ocho hermanos, fue el primer hijo varón de un próspero comerciante, y de Mary Arden, hija a su vez de un terrateniente católico. Probablemente, estudió en la escuela de su localidad y, como primogénito varón, estaba destinado a suceder a su padre al frente de sus negocios. Sin embargo, según un testimonio de la época, el joven Shakespeare tuvo que ponerse a trabajar como aprendiz de carnicero, por la difícil situación económica que atravesaba su padre. Según otro testimonio, se convirtió en maestro de escuela. Lo que sí parece claro es que debió disfrutar de bastante tiempo libre durante su adolescencia, pues en sus obras aparecen numerosas y eruditas referencias sobre la caza con y sin halcones, algo poco habitual en su época y ambiente social. En 1582 se casó con Anne Hathaway, hija de un granjero, con la que tuvo una hija, Susanna, en 1583, y dos mellizos —un niño, que murió a los 11 años de edad, y una niña— en 1585. Al parecer, hubo de abandonar Stratford ya que le sorprendieron cazando ilegalmente en las propiedades de sir Thomas Lucy, el juez de paz de la ciudad.

Se supone que llegó a Londres hacia 1588 y, cuatro años más tarde, ya había logrado un notable éxito como dramaturgo y actor teatral. Poco después, consiguió el mecenazgo de Henry Wriothesley, tercer conde de Southampton. La publicación de dos poemas eróticos según la moda de la época, Venus y Adonis (1593) y La violación de Lucrecia (1594), y de sus Sonetos (editados en 1609 pero que ya habían circulado en forma de manuscrito desde bastante tiempo atrás) le valieron la reputación de brillante poeta renacentista. Los Sonetos describen la devoción de un personaje que a menudo ha sido identificado con el propio poeta, hacia un atractivo joven cuya belleza y virtud admira, y hacia una oscura y misteriosa dama de la que el poeta está encaprichado. El joven se siente a su vez irresistiblemente atraído por la dama, con lo cual se cierra un triángulo, descrito por el poeta con una apasionada intensidad que, no obstante, no llega a alcanzar los extremos de sus tragedias, sino que, más bien, tiende al refinamiento en el análisis de los sentimientos de los personajes. De hecho, la reputación actual de Shakespeare se basa, sobre todo, en las 38 obras teatrales de las que se tienen indicios de su participación, bien porque las escribiera, modificara o colaborara en su redacción. Aunque hoy son muy conocidas y apreciadas, sus contemporáneos de mayor nivel cultural las rechazaron, por considerarlas, como al resto del teatro, tan sólo un vulgar entretenimiento.

La vida de Shakespeare en Londres estuvo marcada por una serie de arreglos financieros que le permitieron compartir los beneficios de la compañía teatral en la que actuaba, la Chamberlain’s Men, más tarde llamada King’s Men, y de los dos teatros que ésta poseía, The Globe y Blackfriars. Sus obras fueron representadas en la corte de la reina Isabel I y del rey Jacobo I con mayor frecuencia que las de sus contemporáneos, y se tiene constancia de que sólo en una ocasión estuvo a punto de perder el favor real.

Fue en 1599 cuando su compañía representó la obras de la deposición y el asesinato del rey Ricardo II, a petición de un grupo de cortesanos que conspiraban contra la reina Isabel, encabezado por un ex-favorito de la reina, Robert Devereux, y por el conde de Southampton, aunque en la investigación que siguió al hecho, la compañía teatral quedó absuelta de toda complicidad.

A partir del año 1608, la producción dramática de Shakespeare decreció considerablemente, pues al parecer se estableció en su ciudad natal donde compró una casa llamada New Place. Murió el 23 de abril de 1616 y fue enterrado en la iglesia de Stratford.

Bibliografía clasificada, de William Shakespeare

Comedias:

Tragedias:

Historias:

Poesía:

Marco histórico, social y cultural correspondiente a William Shakespeare

El pasaje de lo medieval a lo renacentista no responde a un hecho puntual, por el contrario, la fractura del poder feudal es producto de un proceso que se inicia en el siglo XII. Por lo tanto, el Renacimiento afecta a los países europeos en distintos momentos. En Inglaterra comienza en el siglo XVI (como en España), cuando ya había terminado en Italia. Fue característico el poder del humanismo, corriente de pensamiento que –impulsado por la burguesía en ascenso- volvió la mirada a los modelos clásicos, sustentó una concepción antropocéntrica del mundo, propuso el saber universal y derivó en el proyecto de la Reforma.

Ante las nuevas condiciones políticas, sociales y económicas que se desarrollaron en los siglos XV y XVI, surgirán también nuevos ideales y preocupaciones literarias, constituyendo una coyuntura propicia para la aparición de nuevos géneros, de nuevas formas literarias, de nuevas tendencias poéticas, potenciadas y divulgadas gracias a un vehículo tan poderoso como la imprenta. Esos nuevos ideales expresaban los cambios de un mundo optimista, seguro de sí mismo.

En cuanto al marco histórico debemos situarnos en el reinado de Isabel I, que ocupará un relevante hueco en la historia europea del siglo XVI. Hija de Enrique VIII y Ana Bolena, su papel en el reinado de su hermana María Tudor fue bastante complicado, suavizado por la intervención de su cuñado Felipe II, de quien se rumorea que estaba enamorada; en casi toda la segunda mitad del Quinientos contempló su largo mandato (1558-1603), durante el cual se producirían una buena serie de logros: la Monarquía acrecentó su poder, consolidando su soberanía en el interior del país y pudiendo a la vez desarrollar una política exterior más ambiciosa; se afianzó la reforma anglicana, triunfando finalmente sobre católicos y puritanos; se impulsó un crecimiento económico acelerado que trajo consigo la prosperidad del Reino y el enriquecimiento de los sectores emprendedores de la población.

La prosperidad económica del reinado de Isabel I fue general, aunque serán la nobleza y la burguesía mercantil las más beneficiadas gracias a los monopolios y concesiones otorgados por la Monarquía. Junto al desarrollo económico debemos advertir la prosperidad cultural del momento cuyo máximo representante será William Shakespeare, recogiendo en sus escritos la sociedad de la época.

En síntesis, la etapa isabelina resultaría una de las más exitosas de la historia moderna de Inglaterra, llegando el país a convertirse en potencia destacada dentro del mundo europeo occidental, evolución que contrastaría con las muchas dificultades y problemas que se producirían en otras naciones del Continente, especialmente en el caso de Francia, hundida en una profunda decadencia por las guerras de religión y la crisis general que le afectaba. La fuerte personalidad de la reina, su permanencia en el poder casi medio siglo, su eficaz actuación como gobernante y su pragmatismo contribuyeron en gran medida al avance espectacular de la realeza inglesa y, con ella, del Reino en su conjunto durante estos años.

El absolutismo real, constituía la cúspide de la pirámide social para entonces. La nobleza acusó diversos problemas desde fines del siglo XVI. Por una parte asistió a una desvalorización de su status a causa de un fenómeno de inflación de honores. Las necesidades políticas y las urgencias financieras de las monarquías contribuyeron al encumbramiento de numerosos elementos de procedencia plebeya. El número de nobles aumentó. Las noblezas de servicios que habían comenzado a surgir en el siglo anterior conocieron ahora un período de auge. Los monarcas elevaron a la nobleza a burócratas al servicio del Estado y recurrieron a la venta de honores para aliviar la situación de las exhaustas arcas de la hacienda real. La dualidad entre la antigua y la nueva noblezahttp://www.artehistoria.com/historia/contextos/1678.htm

se acentuó, aunque, por otro lado, los enlaces entre elementos procedentes de una y otra procuraron una cierta unificación.

La burguesía se siente atraída por las pautas de "buen gusto" medieval y trata de adoptar sus actitudes, normas y preferencias. En esta línea, los nuevos intelectuales no se rebelan contra la autoridad que la nobleza mantenía en el imaginario social, aunque hubiera perdido en parte su poder económico. La novedad radica en la autonomía que el campo del intelectual iba ganando respecto de la institución eclesiástica.

La evolución de las burguesías europeas del siglo XVII resultó desigual. Como en tantos otros aspectos, es necesario trazar una línea divisoria entre los países que obtuvieron un mayor grado de desarrollo capitalista y aquellos otros que padecieron de forma más aguda los efectos de la crisis, viendo detenida la marcha de su desarrollo económico. Los primeros asistieron a un auge burgués sin equivalente en otras áreas. En los segundos, por el contrario, los grupos burgueses se deterioraron en beneficio de un reforzamiento de las estructuras sociales tradicionales, dominadas por la nobleza señorial y por el modelo aristocrático. La crisis forzó formas de comportamiento inversor que alejó a la burguesía de las actividades económicas que habían sido propias de su clase. La incertidumbre de los negocios detrajo capitales de la industria y el comercio, y orientó las inversiones hacia terrenos más seguros. A pesar de su desvalorización relativa, efecto evidente de la crisis, la tierra mantenía su condición de refugio de valor estable. La burguesía no sólo conservó, sino que incluso incrementó, su propensión a comprar propiedades rústicas. En muchas ocasiones esta actitud, dictada por motivos económicos, formaba parte al mismo tiempo de las estrategias de ennoblecimiento puestas en práctica por los burgueses como medio de ascender socialmente y de adquirir el prestigio anejo a las clases aristocráticas. Otra forma de deserción de los negocios vino representada por el acceso a cargos de la Administración del Estado.

Los plebeyos existieron durante la época monárquica, pero sólo a comienzos de la República se constituyen como grupo organizado en el que todos reconocían un elemento común: su no pertenencia al patriciado, al margen de su fortuna o su pobreza.

Respecto al contexto cultural debemos situarnos en el movimiento humanista. Los humanistas se consagraron al cultivo de las humanidades, concebidas como disciplinas que proporcionan un saber integral. Sus estudios se dirigieron preferentemente hacia el conocimiento de los autores de la Antigüedad.

Los humanistas aspiraban a encarnar el ideal del hombre universal, o sea, el hombre interesado por los más variados aspectos de la cultura y de la ciencia. La figura del italiano Leonardo Da Vinci, a la vez ingeniero, artista y escritor, ejemplifica mejor que ninguna otra esta aspiración humanista de alcanzar todas las esferas del saber.

El humanismo trascendió en la esfera de lo individual para buscar un modelo de sociedad más perfecta.

Características literarias de la época (renacimiento – humanismo):

Temas y géneros de la literatura renacentista:

  • La Lírica: Italia tomó como referente la literatura de la Roma clásica, en la que se destaca la obra Horacio. La lectura de los antiguos que realiza la Italia moderna se funde con la poesía proveniente de la Lírica provenzal. A partir de allí, se organizan tópicos o temas (muchos mitológicos), procedimientos latinizantes y recursos cancioneriles (como el retruécano). En España, Boscán y Gracilaso toman el modelo petrarquista y escriben sonetos y canciones, en un sistema métrico y estrófico dominado por endecasílabos y tercetos encadenados por la rima. Los recursos o procedimientos habituales son la gradación, el hipérbaton suave y el paralelismo.

Se puede considerar el discurso lírico como modo de representar el espacio de lo subjetivo poético (que no es lo "personal"). Desligada de lo sagrado, la poesía se centraliza en el discurso amoroso y construye allí la experiencia subjetiva por excelencia: el Yo Lírico declara o lamenta su amor.

  • Los géneros líricos: los géneros líricos italianos son entre otros, el soneto y la canción.

Con sus catorce versos de once silabas y su rima consonante, el soneto estructura (en dos cuartetos y dos tercetos) lo expresado en dos momentos casi lógicamente conectados: presentación y conclusión de un planteo. Si bien el modelo es petrarquista, el Cancionero proviene de la lírica provenzal. La canción se compone de un número indefinido de estrofas llamadas estancias. Cada una está formada por versos heptasílabos y endecasílabos, combinados libremente. Se fija el esquema en la primera estancia y después se repite.

  • El sistema tópico: Además de la nueva musicalidad, en la poseía renacentista funciona el sistema de tópicos que Italia tomó de la Roma Clásica. Los tópicos, básicamente horacianos, habían pasado ya por la lectura de la Edad Media. Más adelante, en la poesía Barroca del "desengaño" (Siglo XVII) tendrán otras funciones. Los tópicos mas importantes son:
    • Carpe Diem: Un presente concebido valioso en si mismo llama al "goza el hoy" pero también se liga a: 1) la conciencia del paso del tiempo, que expresa otro tópico, el fugit tempus ("huye el tiempo"), 2) la conciencia de lo cambiante de cualquier estado terrenal, cuyo símbolo es la Rueda de la Fortuna.
    • Locus Amoenus: El "lugar agradable" (prado con elementos invariantes: sombra, río, verdor) es representación del sitio de la subjetividad poética. En España, Fray Luis de León, que traduce a Horacio, lo vuelve lugar sencillo al que se retira el sabio, vinculado al tópico Beatus ille: "feliz aquel".
  • El discurso amoroso: El sujeto de enunciación se dirige a la amada, que está ausente o podría estarlo. No obstante, el poema resulta un espacio en el que el "tu" está presente como destinatario, ya que se le habla, así, el sujeto "se" dice a la amada infinitamente. Se queja, reprocha o declara su amor. El poeta cancioneril canta un saber poético sobre el amor, que abre la tradición humanística en la poesía. La poesía provenzal, que hereda la Italiana, proponía el componer y la convención amorosa como elementos constitutivos del saber hacer poesía.

Caracterización de la literatura del renacimiento:

  • La belleza como fin

Predomina en el arte la intencionalidad estética y los poetas concibieron por lo general sus creaciones literarias como obras de arte. De ahí el esmero con que los escritores renacentistas cuidaron la firma de sus obras.

  • Realismo y verosimilitud

La prosa literaria fue regida por el ideal de verosimilitud propugnado por Erasmo y los erasmistas. En efecto, para los erasmistas eran reprobables las obras de carácter fantástico, como los libros de caballerías o las novelas sentimentales. En cambio gustaban de aquellas obras que parecían sacadas de la realidad misma, como los diálogos o las colecciones de refranes y sentencias. Este tipo de literatura resultaba propicia para la introducción de valores espirituales que pretendían difundir; por lo tanto, un objetivo didáctico.

  • Lenguas vulgares y naturalidad

Otra gran renovación del Renacimiento fue la dignificación de las lenguas vulgares frente al latín. Con este fin se escribieron diversas gramáticas y manuales de redacción, que contenían las reglas para evitar los malos usos lingüísticos.

Fuentes de la literatura renacentista

La literatura castellana del siglo XVI registra diversas influencias externas que son un reflejo más del universalismo renacentista. Entre ellas, cabe destacar las siguientes:

  • La influencia Italiana: patente sobre todo en la adopción de los esquemas métricos Italianos (endecasílabos, sonetos…) y en la introducción de algunos subgéneros novelescos, como la novela pastoril.
  • La influencia clásica: manifestada tanto en los temas como en la búsqueda de un estilo armónico y equilibrado.
  • La influencia de Erasmo de Rótterdam: especialmente en la prosa didáctica y en las colecciones de refranes, dichos y sentencias.

Junto a estas influencias externas hay un desarrollo de la literatura de la tradición castellana, como es el caso de los libros de caballerías, que siguen el modelo del Amadís, y surgen a la vez algunos productos genuinamente hispanos, como la novela picarezca.

El teatro Isabelino

Teatro Universitario

Paralelo al popular, surge un teatro académico ligado a las universidades. Allí se formó un grupo autodenominado "ingenios universitarios". Tomaban las comedias de Plauto y Terencio como referente. Primero representaron sus textos; luego escribieron en latín y se atuvieron al conflicto planteado en los modelos; por ultimo escribieron en ingles y comenzaron a quebrar algunas normas clásicas. Séneca fue el referente de la tragedia cuando se liberaron de la estructura, conservaron su estilo sentencioso, didáctico y parte de la temática mitológica.

Teatro no profesional

Los niños de los coros de las capillas representaban comedias de tipo amoroso, y llegaron a ser rivales de los actores profesionales (entre los que, cabe aclarar, también había niños que hacían ciertos personajes femeninos). Algunos de los procedimientos de este teatro son retomados por la comedia profesional, como en Sueño de una noche de verano, de Shakespeare. El espectáculo se realizaba, generalmente en casas privadas.

También la nobleza ofrecía representaciones muy lujosas conocidas con el nombre de "mascaradas"; a veces actuaba la misma reina.

Teatro profesional

El intertexto clásico:

  • El teatro de la venganza: Durante el periodo Isabelino vuelve a imponerse un conflicto dramático en el que el sujeto debe vengar el asesino de alguien de su familia, matando a su vez al culpable. El crimen abre un ciclo de venganzas: repara e incita a otro. El intertexto base es la tragedia griega que tematiza la historia de los atraídas (la Orestíada, de Esquilo; el Ectra, de Sófocles). En las primeras manifestaciones inglesas del genero, el vengador no se cesa hasta lograr su fin; mas tarde se plantea dudas, como en Hamlet de Shakespeare.
  • El teatro de la "caída del príncipe": Retoma la categoría dramática griega de "destino", con otros sentidos: en el primer Renacimiento, el destino es el azar simbolizado por la Rueda de la Fortuna; posteriormente, es la propia condición del héroe la que determina su caída; así en Macbeth, de Shakespeare, el personaje cae por su ambición.

Teatro de las crónicas

En estas obras aparece la intencionalidad de despertar el sentimiento patriótico; en Julio Cesar, por ejemplo, Shakespeare plantea cual es el ideal del soberano. De este modo este teatro responde a las críticas de "liviandad" que los puritanos hacían de la praxis teatral.

II PARTE

Argumento de la obra

Macbeth es un importante general del rey de Escocia, un día se le profetiza que él ocupará el trono en el futuro. A la vez a su amigo Banquo también se le profetizará que será padre de reyes. Macbeth y su mujer deciden adelantar los acontecimientos y para ello asesinan al rey y a cuantos súbditos se interponen en su camino, incluido el propio Banquo. Lady Macbeth terminará derrumbándose ante el peso de los acontecimientos y de su conciencia muriendo loca. Macbeth, a quien también se le predijo que no podría ser asesinado por hombre nacido de mujer, hace caso omiso a las venganzas y así se convierte en víctima de Macduff, cuya familia había asesinado y al que no había dado a luz ninguna mujer al haber sido extraído del vientre de su madre.

Tras su muerte los hijos de Banquo ocuparán el trono dando así lugar a una larga estirpe de reyes.

Principales Secuencias

  1. Triunfo de Macbeth en una batalla
  2. Aparición de las brujas.
  3. Predicción de las brjas sobre que Macbeth será Rey y Barón de Cawdor.
  4. Nombramiento de Macbeth como Barón de Cawdor.
  5. Regreso de Macbeth a su castillo.
  6. Llegada del rey al castillo de Macbeth.
  7. Plan de asesinato del rey, por parte de Macbeth y su esposa.
  8. Asesinato del rey
  9. Acusación en contra de los hijos del rey.
  10. Escape de los hijos del rey hacia Inglaterra e Irlanda..
  11. Asunción al trono por parte de Macbeth.
  12. Alucinaciones de Macbeth.
  13. Asesinato de Banquo.
  14. Encuentro con las brujas por parte de Macbeth.
  15. Escape de Macduff hacia Inglaterra.
  16. Asesinato de la familia de Macduff.
  17. Apoyo de Inglaterra a Malcolm.
  18. Sueños y alucinaciones de Lady Macbeth.
  19. Enfrentamiento entre las tropas de Macbeth y las de Malcolm.
  20. Asesinato de Macbeth por parte de Malcolm.

Vuelta al trono de Escocia por parte de Malcolm.

Personajes

Macbeth: es un general del ejército de Escocia que es fiel a su rey y buena persona. Gana la guerra contra el rey de Noruega y es condecorado.

Se puede apreciar claramente un cambio profundo en su carácter: pasa de ser un hombre bueno y fiel (1) a ser un tirano cruel y despiadado al que todos odian y traicionan. Pero el cambio no es brusco, sino gradual. Todo empieza cuando su mujer le incita a matar al rey para ser nombrado él. Al principio duda, pero luego hace caso a su mujer y lo mata. Esto le causa fuertes remordimientos (2), pero está ya decidido a llegar hasta el final (3). Mata también a uno de sus mejores amigos, Banquo, compañero de guerra y general también, porque las mismas brujas que predijeron el ascenso de Macbeth predijeron también que la descendencia de Banquo reinaría en Escocia (4). Después de matarle vuelven los remordimientos (el fantasma), pero cada vez que comete un acto terrible como éste se endurece después más y más volviendo a matar a la familia de Macduff y perdiendo toda sensibilidad al final de la obra. Junto con dicha sensibilidad pierde también el sentido de su vida (5) y ya no le importa morir o vivir, sólo acabar con lo empezado. Es duro con sus subordinados, por lo que estos le odian y le traicionan a la hora de la verdad (6).

(1.-)

Macbeth

<< Toda la ayuda y lealtad que os debo

están pagadas con su cumplimiento. A Vuestra Majestad

corresponde aceptar nuestros servicios,

que son a vuestro trono y vuestro Estado como siervos,

hijos que sólo hacen lo que deben, al hacerlo todo

por vuestro amor y honor.>>

(2.-)

Macbeth

<< Seguí escuchando el grito <<No volváis a dormir>> por todas

partes,

<<Glamis asesinó el sueño y por lo tanto Cawdor

nunca más dormirá. Macbeth no dormirá>> >>

(3.-)

Lady Macbeth

<<Abandonad esa actitud.>>

Macbeth

<<¡Mi mente está llena de escorpiones, amor mío!

Vos sabéis que Banquo y Fleance están vivos.>>

(4.-)

[Bruja tercera]

(Refiriéndose a Banquo)

<<Padre de reyes, aunque no seas rey.

¡Salve, Banquo y Macbeth!>>

(5.-)

Macbeth

<<[...] ¡Extínguete, fugaz antorcha!

La vida es una sombra tan sólo, que transcurre; un pobre actor

que, orgulloso, consume su turno sobre el escenario

para jamás volver a ser oído. Es una historia

contada por un necio, llena de ruido y furia,

que nada significa.>>

(6.-)

Seyward

<<Por aquí, señor. El castillo se rindió sin resistencia:

los hombres del tirano luchan en ambas partes

y, valientes, los nobles caballeros pelean en la batalla.

La jornada se anuncia como vuestra

y es poco lo que queda por hacer.>>

Malcom

<<Hallamos enemigos

luchando a nuestro lado.>>

Lady Macbeth: es la mujer de Macbeth. Es fría, calculadora y perversa (1). Es la que incita a Macbeth a cometer el regicidio y es la que inspira toda la historia, pero también sufre una transformación gradual a lo largo de la obra hasta llegar al suicidio*. Empieza siendo la que critica a Macbeth por sus remordimientos, pero poco a poco se va ablandando con el peso de su culpa (2) hasta intentar frenar a su esposo y suicidarse (3)*.

Pero es algo más que un personaje perverso. Se siente culpable y ahí se ve a la persona sufre también con el mal. En ella existe una relación entre fatalidad, voluntad personal y culpabilidad que inquieta al lector.

(1.-)

Macbeth

<<Amada mía, Duncan

llega esta noche.>>

[Lady Macbeth]

<<¿Y cuándo partirá?>>

Macbeth

<<Mañana, así lo ha decidido.>>

[Lady Macbeth]

<<¡Nunca

habrá de ver el sol ese mañana!

Tu rostro, mi señor, es como un libro donde el hombre

puede leer extrañas cosas. Para engañar al mundo,

toma del mundo la apariencia; pon una bienvenida en tu

mirada,

y en tus manos y lengua; procúrate el inocente aspecto de la flor,

pero sé tú la víbora que oculta. Habremos de atender

al que ha de venir y tendrás que dejar que sea yo

quien se ocupe esta noche de nuestro gran proyecto

que dará a nuestros días venideros y a todas nuestras noches

absoluto dominio soberano y el poder.>>

Macbeth

<<Hemos de hablarlo más**. >>

(2.-)

[Lady Macbeth]

<<Nada se tiene, todo está perdido

cuando nuestro deseo se colma sin placer.

Es mejor ser lo que nosotros destruimos,

que al destruirlo no vivir sino un goce dudoso.>>

_______

[Lady Macbeth]

<<¡Fuera, mancha maldita! ¡Fuera, te digo!... Una, dos, y bien,

ya es hora de hacerlo... el infierno es sombrío... ¡Vergüenza,

my lord, vergüenza! ¿Un soldado con miedo?... ¿Por qué

temer que se sepa cuando nadie puede pedir al poder que

ostentamos que rinda cuenta?... ¿Quién hubiera pensado

que el viejo tuviese tanta sangre?>>

(3.-)

Macbeth

<<¿A qué son esos gritos?>>

Seyton

<<La reina ha muerto, mi señor.>>

*En ningún momento queda claro que Lady Macbeth se suicide, pero es de suponer dado su estado depresivo.

Banquo: es el contrapunto de Macbeth en la historia. Es también un general pero que sigue fiel a su verdadero rey y presenta por su fidelidad una grave amenaza para Macbeth, por eso lo mata. Las brujas le profetizan que será padre de una estirpe de reyes.

Macduff: después de la muerte de Banquo es el que lleva las riendas. Tiene un gran carácter y lidera el ejército inglés junto con Seyward y Malcom. Es la mayor amenaza de Macbeth, así lo profetizan las brujas, y se cumple, pues es él el <<hombre no nacido de mujer>> del que hablan y por eso es el único capaz de matarle.

Malcom: es hijo de Duncan. Huye a Inglaterra temiendo por su vida y se le toma como culpable del regicidio. Pero al ver que Macbeth tiraniza a su pueblo, forma un ejército en Inglaterra que, junto con los nobles escoceses, vence a Macbeth. Es un rey justo, bueno, fiel, sincero.... perfecto.

Duncan: es el rey al que Macbeth mata. Confiaba plenamente en él y eso es lo que carcome a Macbeth durante toda la obra. Era también, como lo sería después su hijo, un buen rey.

Tres brujas: son las que mueven toda la historia. Macbeth mata al rey porque ellas le han dicho que será rey. Luego siguen prediciendo los acontecimientos del reinado de Macbeth hasta su final.

Donalbain

Lennox

Ross

Menteieth

Angus

Caithness

Fleance

Siward

El hoven Siward

Seyton

Un muchacho: hijo de Macduff

Un médico inglés

Un médico Escocés

Un Capitán

Un Soldado

Un portero

Un viejo

Tres Asesinos

La Señora Macduff

Una dama del séquito de Lady Macbeth

Hécate

Tiempo y lugar donde transcurren los hechos

Lugar: Escocia, menos el fin del acto cuarto que tiene lugar en Inglaterra.

Citas:

ACTO PRIMERO

"Escena II: Un campo de Forres."

"Escena IV: Forres. Un salón en el palacio."

ACTO CUARTO

"Escena III: Inglaterra. Salón en el palacio."

ACTO QUINTO

"Escena II: Campo de las cercanías de Dunsinane."

"Escena III: Dunsinane: Aposento en el castillo."

"Escena IV: Campo cerca de Dunsinane: Un bosque a la vista."

Tiempo: Los sucesos narrados transcurren a mediados del siglo XI.

III PARTE

Texto argumentativo de opinión y reparación o moraleja de la obra

De modo más o menos generalizado, la gente rechaza en cierta medida las obras de Shakespeare. Esto se funda en la razón que son un tanto arduas de entender. Precisamente en la obra en cuestión el lenguaje es bastante enrevesado, haciendo uso constante de imágenes y metáforas, quizá con mayor frecuencia que en obras como El sueño de una noche de verano o la bien conocida Hamlet.

La historia nos relata que hace muchos años, en Escocia, había un rey. Corrían malos tiempos para las dinastías reales. Eran víctimas de conspiraciones, rebeliones y atentados para usurpar la corona. Cuando la monarquía la ejercía un rey fuerte, aquello significaba crueldad y dureza para el pueblo; cuando la corona era sostenida por un rey débil, otros nobles aspiraban a su puesto y comenzaban las revoluciones. El rey que tiene lugar en la historia que nos relata Shakespeare era débil, de modo que estaba en guerra. Sin embargo, gracias al noble Macbeth, leal a la corona, la guerra había concluido. Macbeth regresaba de aquella guerra junto con su amigo Baquo, cuando se encontraron con tres mujeres horribles y deformes en el camino, eran las brujas (en la obra "las hermanas fatídicas"). Ellas se sirven del lema "lo bello es feo y lo feo es bello" (aspecto que nos referiremos mas adelante). Éstas, saludaron a MacBeth y le vaticinaron que así como ya era Conde de Gamlin, lo sería de Cawdor y futuro rey de Escocia. En cuanto a Baquo, le auguraron también un papel importante: "No serás rey -le dijeron-, pero tus hijos si lo serán". En un principio, ni Baquo y MacBeth dieron excesivo crédito a las palabras de las brujas. ¿Cómo, en nombre de todos los santos del cielo, iba MacBeth a ser rey? Sí, era pariente del monarca, pero éste tenía hijos que antes que él accederían al trono. En cualquier caso, cuando llegaron al castillo, el rey los recibió y a MacBeth lo nombró, efectivamente, conde de Cawdor. La predicción de las brujas había sido cierta. De modo inmediato, decide escribirle a su mujer, Lady MacBeth, relatándole lo acontecido con las brujas, su nombramiento como conde de Cawdor y su confianza en la obtención de mayores honores en un futuro no muy lejano. Cuando la mujer recibió la carta, decidió acompañar y ayudar a su amado esposo. Pronto tendrían la oportunidad de cumplir con sus sueños: el rey iba de visita al castillo de la familia Macbeth. Allí, efectivamente, dieron forma a sus (pues efectivamente su esposa actúa como cómplice) planes asesinando a quien era por entonces el Rey. Como no podría haber sido de otra manera, Macbeth fue nombrado rey. De forma casi vertiginosa, el protagonista y su mujer se ven envueltos y absorbidos por su culpabilidad progresiva, al intentar alcanzar a cualquier precio el poder. Pronto Macbeth teme que así como él accedió al trono, otros lo hagan. Tal temor se basa en una de las predicciones de las brujas, en tanto afirmaron que no seria su descendencia, sino la de Baquo la que finalmente quedaría en el trono. No solo los temores del propio Macbeth lo perturbaran. La obra tiene aspectos que superan lo mundano, para encontrarse con lo sobrenatural, en donde fantasmas de los muertos del pasado y los del devenir, así como espectros también formaran parte de los temores de Macbeth.

De modo general, lo que la obra nos describe, es el proceso de un hombre que esencialmente era bueno y bondadoso que, debido a su propia naturaleza conjuntamente con la influencia de otros personajes, sucumbe en la ambición. Nos resulta el claro retrato de un hombre perdido en el vértigo de una pasión, ahogado en su propia inversión de valores. A medida que transcurre el tiempo, Macbeth se va degenerando, llegando al punto de cometer todo tipo de actos atroces (entre otros, asesinando a hombres y niños sin escrúpulos).

Una de las cosas más impactantes en la obra es la continua contraposición entre el ánimo de Macbeth y el de Lady Macbeth. Habiendo sido, como hemos mencionado, bueno y fiel, es corrompido incluso hasta por su mujer hasta el punto de desaparecer los remordimientos del principio. Ella misma dirá en un principio que no hay que tener remordimientos. Siendo en un comienzo totalmente fría y perversa, irá decayendo en el transcurso de la obra hasta llenar su mente de remordimientos, alienándose de forma asombrosa (entre otras cosas, ella comienza a verse las manos continuamente manchadas por sangre). Termina trágicamente, quitándose la vida.

Nos ha llamado la atención el hecho de que Macbeth muere en combate intentando terminar su acción mientras que su mujer, al principio fuerte, se suicida. Sólo cómo muere cada uno comparado con su ánimo inicial ya es suficiente para ver el intercambio de roles: el débil acaba siendo el fuerte y viceversa.

Otro punto muy llamativo en la obra es la continua aparición, como hemos mencionado líneas arriba, de los remordimientos en los protagonistas. Como dice Lady Macbeth, sus actos han destruido su felicidad y el mal que han hecho les hace sufrir. Algunas alusiones a los remordimientos son el puñal que ve Macbeth antes de matar al rey, el espectro de Banquo, etc.

A modo de corolario, lo que el autor se propone al narrarnos esta historia, es la tragedia de un hombre y su mujer con una ambición sin límites. Precisamente, la obra actúa como una reflexión sobre la naturaleza de la conciencia y las consecuencias de su trasgresión. Macbeth siente su propia conciencia como una tortura insoportable, y entonces empieza a desear no haber nacido, llegando a decir "que la máquina del universo estalle para siempre en mil pedazos". Su mujer se anima a resistir: "Que se bloqueen todas las puertas al remordimiento", porque "si damos a esto tanta importancia, nos volveremos locos". Palabras que se cumplieron en ella al pie de la letra: muere loca, obsesionada porque "aún queda olor a sangre. Ni todos los perfumes de Arabia perfumarían esta pequeña mano". Al final de la tragedia, Macbeth sentencia que "la vida es un cuento sin sentido narrado por un idiota". Sus vidas trágicas nos enseñan que nadie debe amordazar la conciencia con la esperanza de triunfar, pues fuera de la ley moral no se hacen más grandes: al contrario, se sienten atrapados en un túnel que cada vez se estrecha más. Todos aquellos que buscan el poder deben entenderlo como un servicio a los demás pero no para servirse a sí mismo y corromperse. Deben alcanzarlo con su capacidad individual, honestidad y buena fe. Sin traiciones, odios, ni venganzas, sin bajezas ni cobardías, sin infamias ni calumnias. Porque el hombre sin conciencia suele acabar como nuestro querido Macbeth. Elige ser malvado y paga por ello. En alguna manera es el drama de todos nosotros. Decidimos sobre nuestra vida, y los "bosques" vienen a pedirnos cuentas por ello.

Bibliografía

  • "Grandes genios de la literatura universal: WILLIAM SHAKESPEARE": La tragedia de Romeo y Julieta, Hamlet, príncipe de Dinamarca, Sueño de una noche de verano, La tragedia de Macbeth. Edita: Club internacional del libro. División coleccionables, S.L.
  • VISOR Encliclopedias Audiovisuales S.A, 1999. Tomo 22.
  • www.colon.org.ar
  • alipso.com
  • www.buscabiografías.com
  • www.artehistoria.com
  • www.booksfactory.com
  • SANTILLANA POLIMODAL: Gabriel De Luca, Diego Di Vincenzo, Martina E. Lopez Casanova. "Literatura Universal".

Puertas, Pamela

Cavallo, Natalia


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda