Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Aureliano Babilonia

Enviado por Gabriel Hernán Folco



Trabajo práctico de Lengua

  1. Epígrafe
  2. Desarrollo
  3. Conclusión

Epígrafe

"Aureliano no pudo moverse. No porque lo hubiera paralizado el estupor, sino porque en aquel instante prodigioso se le revelaron las claves definitivas de Melquíades, y vio el epígrafe de los pergaminos perfectamente ordenado en el tiempo y espacio de los hombres… Aureliano no había sido más lúcido en ningún acto de su vida… porque entonces sabía que en los pergaminos de Melquíades estaba escrito su destino.

Era la historia de la familia, escrita por Melquíades hasta en sus detalles más triviales, con cien años de anticipación.

Sin embargo, antes de llegar al verso final ya había comprendido que no saldría jamás de ese cuarto, pues estaba previsto que la ciudad de los espejos (o los espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos, y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra."

Gabriel García Márquez

Cien años de soledad, 1967.

Introducción

Aquí nos vemos, realizando esta suerte de ensayo y una pregunta nos aterra: ¿cómo vencer el miedo a la hoja en blanco?

Las respuestas son pocas, las dudas muchas, pero los ánimos no nos dejan decaer, ¡podemos comenzar!

Y en este momento, hablar de un personaje (creemos nosotros) de gran importancia en semejante historia, como lo es "Cien años de soledad", es necesario decirle a aquellos lectores de este material que no prejuzguen la capacidad de sus autores, porque así como tenemos muy poca experiencia, poseemos una excelente profesora y mentes capaces y creativas.

Pero volvamos al tema que nos atañe. En este trabajo hablaremos acerca de Aureliano Babilonia, un personaje realmente excelente, otra obra maestra de nuestro estimado Gabriel García Márquez. Con él presentaremos nuestras opiniones, pensamientos y planteos acerca de su valor en la historia y de la importancia que juega en ella; así también como su personalidad y sentimientos.

¿Quién es Aureliano? ¿Por qué es él quien descubre el significado de los pergaminos y no otro? ¿Qué significado tiene esto en el relato? Todas estas preguntas (y ojalá muchas más) deseamos responderlas a continuación y si nos lo permiten, de la mejor manera posible.

Aquí es necesario hacer un paréntesis para expresar que, si bien hay otros personajes de gran relevancia en la historia, es Aureliano Babilonia quien se lleva los laureles. Es él, quien, con su genio, descubre el significado de los escritos de Melquíades. En una palabra es el lector perfecto de García Márquez; el final de la historia, signado por la destrucción, sería vano sin su participación. Tenemos el deber de decirles que Aureliano da el giro final e inesperado al relato, con él se cumple la profecía de Melquíades.

Esperamos francamente que esta obra sea del agrado del lector y que disfrute, aprenda y valore al libro y su autor, gracias a ella. ¡Adelante, entonces!

Desarrollo

"El primero de la estirpe está amarrado en un árbol

y al último se lo están comiendo las hormigas."

La vida de Aureliano comienza y termina signada por la desgracia. Él, hijo de Renata Remedios Buendía (Meme) y Mauricio Babilonia, es considerado una desgracia por su misma abuela, Fernanda del Carpio.

Aureliano fue el fruto inesperado de la relación furtiva entre estos dos jóvenes. Citando al propio Márquez:

"Se llamaba Mauricio Babilonia. Había nacido y crecido en Macondo, y era aprendiz de mecánico en los talleres de la compañía bananera. Meme lo había conocido por casualidad una tarde en que fue (…) a buscar el automóvil para dar un paseo por las plantaciones.

Como el chofer estaba enfermo, lo encargaron a él de conducirlas (…) y no volvió a ver a Mauricio Babilonia en varios meses. Más tarde había de recordar que durante el paseo le llamó la atención su belleza varonil, salvo la brutalidad de las manos (…) El primer sábado en que fue al cine con su padre, volvió a ver a Mauricio Babilonia, (…) y advirtió que él se desinteresaba de la película para volverse a mirarla, (…) Mauricio Babilonia se acercó a saludar a Aureliano Segundo, y sólo entonces se enteró Meme que se conocían…" 1

Aquí el autor nos hace una pequeña descripción de lo que era Mauricio Babilonia, y por lo visto, la masculinidad de su presencia y actitudes habían seducido de alguna forma a la joven Meme. Además, contaba con cierta aprobación por parte de su padre, quien ya lo conocía. De esta manera, Meme dejó de molestarse por cierta actitud altanera de parte de Mauricio. A pesar de sus ilusiones, su madre, Fernanda del Carpio, habría de signar al pobre (pero digno) Mauricio con una marca de denigración. Franca y llanamente lo despreciaba pues no lo consideraba digno de su hija. Es posible agregar algunas líneas del propio autor acerca de la percepción de Fernanda con respecto a Mauricio:

"(…) Fernanda reconoció la voz del hombre que fue a visitarla. Era joven, cetrino, con unos ojos oscuros y melancólicos que no la habrían sorprendido tanto si hubiera conocido a los gitanos, y un aire de ensueño que a cualquier mujer de corazón menos rígido le hubiera bastado para entender los motivos de su hija. Vestía de lino muy usado, con zapatos defendidos desesperadamente con cortezas superpuestas de blanco de zinc, y llevaba en la mano un canotier comprado el último sábado.

1_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 341.

A Fernanda, sin embargo, le bastó el verlo una vez para intuir su condición de menestral. Se dio cuenta de que llevaba puesta su única muda de los domingos, y que debajo de la camisa tenía la piel carcomida por la sarna de la compañía bananera. No le permitió hablar. No le permitió siquiera pasar de la puerta que un momento después tuvo que cerrar porque la casa estaba llena de mariposas amarillas.

- Lárguese – le dijo - . Nada tiene que venir a buscar entre la gente decente." 2

En este punto es de real importancia destacar la apreciación tan despreciable que tenía Fernanda sobre Mauricio. Es esta la causa de aquel amorío efusivo, prohibido que protagonizan él y Meme. Las verdaderas intenciones de Meme no se reflejan en la misma, pero dejan entrever (además de las pasiones que Mauricio le despertaba) un anhelo por quebrar la rigidez impuesta por su madre. Es una especie de rasgo innato, evidentemente parte de la personalidad de su padre, Aureliano Segundo. Renata Remedios es una joven aturdida por los reclamos y reprimendas de su madre. Luego de haber soñado con Mauricio, le indignó el saber que no soportaba más sin verlo y ansiaba con todo su ser estar a solas con él. Era una especie de placer y, a la vez, rabia. Rabia por saber que él se había percatado de sus sentimientos y esto significó una apreciación para el progreso de su relación. De hecho, el mismo Mauricio le dejó una carta junto con un presente. En ella le decía que la esperaba en el cine, luego de ese encuentro nada volvió a ser lo mismo. Si nos referimos al libro:

"Se volvió loca por él. Perdió el sueño y el apetito, y se hundió tan profundamente en la soledad, que hasta su padre se le convirtió en un estorbo. Elaboró un intrincado enredo de compromisos falsos para desorientar a Fernanda, perdió de vista a sus amigas, saltó por encima de los convencionalismos para verse con Mauricio Babilonia, a cualquier hora y en cualquier parte. (…)

Se entregó a Mauricio Babilonia sin resistencia, sin pudor, sin formalismos, y con una vocación tan fluida y una intuición tan sabia, que un hombre más suspicaz que el suyo hubiera podido confundirlas con una acendrada experiencia." 3

Hasta aquí resulta evidente la actitud pasional de Meme para con su amante Mauricio. No es simple expresarlo, pero aquel sujeto estaba marcado por la desgracia. Siempre, estuviera donde estuviera, fuera donde fuera, estaba constantemente rodeado por una nube de mariposas amarillas. Estos insectos son un signo nefasto de su catástrofe, son una premonición atormentadora que revuela la cabeza y los sentimientos tanto de Mauricio como de Meme, ya que ella está ligada

2_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 340.

3_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 345, 347.

a él por su vínculo pasional. Esta relación no terminaría bien (como lo hemos mencionado anteriormente) y así lo relata García Márquez:

"Lo único que intrigó a Úrsula después de casi dos meses de castigo, fue que Meme no se bañara a la mañana, (…) sino a las siete de la noche. (…) Las mariposas amarillas invadían la casa desde el atardecer. Todas las noches, al regresar del baño, Meme encontraba a Fernanda desesperada, matando mariposas con la bomba de insecticida. <<Esto es una desgracia>>, decía. <<Toda la vida me contaron que las mariposas nocturnas llaman la mala suerte. >> Una noche, mientras Meme estaba en el baño, Fernanda entró en su dormitorio por casualidad, y había tantas mariposas que apenas se podía respirar. Agarró cualquier trapo para espantarlas, y el corazón se le heló de pavor al relacionar los baños nocturnos de su hija con las cataplasmas de mostaza que rodaron por el suelo.

No esperó un momento oportuno, como lo hizo la primera vez. Al día siguiente invitó a almorzar al nuevo alcalde, (…) y le pidió que estableciera una guardia nocturna en el traspatio, porque tenía la impresión de que se estaban robando las gallinas.

Esa noche, la guardia derribó a Mauricio Babilonia cuando levantaba las tejas para entrar en el baño donde Meme lo esperaba, desnuda y temblando de amor entre los alacranes y las mariposas, como lo había hecho casi todas las noches de los últimos meses. Un proyectil incrustado en la columna vertebral lo redujo a cama por el resto de su vida.

Murió de viejo en la soledad, sin un quejido, sin una protesta, sin una sola tentativa de infidencia, atormentado por los recuerdos y por las mariposas amarillas que no le concedieron un instante de paz, y públicamente repudiado como ladrón de gallinas." 4

Creemos que la cita anterior es más que suficiente para terminar de describir lo fatídico de la relación entre estos jóvenes. Una vez más, la familia Buendía es marcada por la desgracia; otra vez un amor incomprendido; otra vez pasiones prohibidas. Pero, ¿es acaso el destino de la familia o tal vez el accionar represivo de Fernanda el causante de todo esto? La respuesta puede ser tanto una como otra; lo importante es que ya en este tiempo, Aureliano Babilonia había sido concebido y todos estos hechos afectaban directamente su destino. Para mal o para bien, aquellos sucesos comenzaban a marcar características de lo que sería su personalidad.

A nuestro parecer, hasta aquí se ha brindado al lector la información y el análisis necesario para comprender lo que sigue a continuación. Es apremiante en este instante hablar con la voz del propio Márquez acerca de la llegada de Aureliano a la familia Buendía:

"Aún no estaban de acuerdo el caluroso miércoles en que llamó a la puerta de la casa

4_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 348, 349.

una monja anciana que llevaba una canastilla colgada del brazo. (…) tenía instrucciones de entregársela personalmente, y bajo la reserva más estricta, a Doña Fernanda del Carpio de Buendía. Era el hijo de Meme. El antiguo director espiritual de Fernanda le explicaba en una carta que había nacido dos meses antes, y que se habían permitido bautizarlo con el nombre de Aureliano, como su abuelo, porque la madre no despegó sus labios para expresar su voluntad. Fernanda se sublevó íntimamente contra aquella burla del destino, pero tuvo fuerzas para disimularlo delante de la monja.

- Diremos que lo encontramos flotando en la canastilla – sonrió.

- No se lo creerá nadie – dijo la monja.

- Si se lo creyeron a las Sagradas Escrituras – replicó Fernanda - , no veo por qué no han de creérmelo a mí. (…)

Fernanda (…) lamentó que se hubiera desechado la costumbre medieval de ahorcar al mensajero de malas noticias." 5

Tras este relato podemos percibir en el pensamiento de Fernanda una verdadera aberración por ese bebé que había llegado para (según ella) arruinarle la vida y convertirse en un estorbo. Es así como la familia recibe a este nuevo e inocente integrante, es así como continúan afectando su desarrollo con sus actitudes despreciables y despreciativas, es así como (y bien lo entienden los profesionales de la psiquis) marcan a fuego, características en el esta criatura que ni el mejor psicólogo podrá quitarle. Esas características son las que lo convertirán (como veremos más adelante) en aquel ser tan introvertido (cual si fuera el Coronel Aureliano) que se encerraba en el laboratorio de Melquíades a descifrar sus manuscritos. Son esos hechos los que, junto a otros, lo moldearán como un amante totalmente apasionado que cometía incesto con su tía; y son estos hechos los que le permitirán poseer un pensamiento ajeno a las circunstancias, tan ejercitado, que fue capaz de ordenar y traducir los pergaminos del sabio gitano.

Por otra parte, al año del arribo de Aureliano a la casa Buendía, se produce la gran tragedia de Macondo en la que los soldados matan a casi tres mil personas. Todos estos hechos desastrosos fueron presenciados por José Arcadio Segundo, que gracias a su suerte pudo escapar. Para su desgracia, nadie le creyó en ese entonces ni nunca en su vida, por lo que no se supo si en realidad pasó. Aquí es preciso analizar la significación de este fenómeno narrado por Márquez. Según lo que opinamos, el autor en este segmento quiere expresarnos esa mala costumbre de los dirigentes latinoamericanos, que provocaban exterminios y nunca había testigos (o a los que habían visto todo los consideraban locos, por lo que no les causaba mayor problema).

5_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 357, 358.

Es una verdad cultural que el propio Gabriel nos está escribiendo, una constante de desapariciones masivas por conveniencia, o por temor a sublevaciones. Pero no nos desviemos del tema que nos atañe; es hora de que veamos como relata García Márquez la niñez de Aureliano Babilonia:

"Llovió cuatro años, once meses y dos días. (…) Fue por esos días que en un descuido de Fernanda apareció en el corredor el pequeño Aureliano, y su abuelo conoció el secreto de su identidad. Le cortó el pelo, lo vistió, le enseñó a perderle el miedo a la gente, y muy pronto se vio que era un legítimo Aureliano Buendía, con sus pómulos altos, su mirada de asombro y su aire solitario. (…) Para Amaranta Úrsula, que ya había mudado los dientes, el sobrino fue como un juguete escurridizo que la consoló del tedio de la lluvia. (…) Amaranta Úrsula y el pequeño Aureliano habrían de recordar el diluvio como una época feliz. A pesar del rigor de Fernanda, chapaleaban en los pantanos del patio, cazaban lagartos para descuartizarlos y jugaban a envenenar la sopa echándole polvo de alas de mariposas en los descuidos de Santa Sofía de la Piedad. Úrsula era su juguete más entretenido." 6

Podemos observar que durante esta etapa, la niñez de Aureliano (a pesar de estar marcada por el anonimato de su identidad) fue una experiencia realmente feliz. Es preciso destacar que sus juegos con Amaranta Úrsula eran los de cualquier niño común, por lo que no podemos entender el porqué de su personalidad si no nos remitimos al libro. Bien lo dice García Márquez que una vez que la familia supo de su existencia, se convirtió en un verdadero Aureliano, con su carácter reservado, solitario y de mirada curiosa. Para entender un poco mejor la evolución del personaje, leamos un poco el libro:

"(…) y el pequeño Aureliano se iba volviendo esquivo y ensimismado a medida que se acercaba a la pubertad. (…) el propio Aureliano parecía preferir el encierro y la soledad, y no revelaba la menor malicia por conocer el mundo que empezaba en la puerta de la calle. Cuando Úrsula hizo abrir el cuarto de Melquíades, él se dio a rondarlo, a curiosear por la puerta entornada, y nadie supo en qué momento terminó vinculado a José Arcadio Segundo por un afecto recíproco.

(…) a pesar de que todo el mundo lo tenía por loco, José Arcadio Segundo era en aquel tiempo el habitante más lúcido de la casa. Enseñó al pequeño Aureliano a leer y a escribir, lo inició en el estudio de los pergaminos, y le inculcó una interpretación tan personal de lo que significó para Macondo la compañía bananera, que muchos años después, cuando Aureliano se incorporara al mundo, había que pensarse que contaba una versión alucinada, porque era radicalmente contraria a la que los historiadores

habían admitido, y consagrado en los textos escolares. (…)

6_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 390.

Ambos descubrieron al mismo tiempo que allí siempre era marzo y siempre era lunes, y entonces comprendieron que José Arcadio Buendía no estaba tan loco como contaba la familia, sino que era el único que había dispuesto de bastante lucidez para vislumbrar la verdad de que también el tiempo sufría tropiezos y accidentes, y podía por tanto astillarse y dejar en un cuarto una fracción eternizada." 7

En este fragmento observamos una relación muy particular entre José Arcadio Segundo (tío abuelo de Aureliano) y Aureliano Babilonia. Ésta contribuirá a afianzar su personalidad y forjar lo que serán sus características de interpretador que le valdrán el desciframiento de los pergaminos. Es gracias a su mentor que podrá aprender a leer, a escribir, y se sumergirá en el estudio de los escritos de Melquíades.

Por esos tiempos, Aureliano Segundo terminó de reunir el dinero suficiente y envió a Amaranta Úrsula a estudiar a Bruselas. De esta manera, la fiel tía de Aureliano se va por años, hasta que se reencuentran en la centenaria casa por última vez.

Con Aureliano ya hecho un adolescente, podemos leer extractos del autor acerca de su vida en la casa Buendía:

"Aureliano no abandonó en mucho tiempo el cuarto de Melquíades. Se aprendió de memoria la leyendas fantásticas del libro desencuadernado, la síntesis de los estudios de Hermann, el tullido; los apuntes sobre la ciencia demonológica, las claves de la piedra filosofal, las Centurias de Nostradamus y sus investigaciones sobre la peste, de modo que llegó a la adolescencia sin saber nada de su tiempo, pero con los conocimientos básicos del hombre medieval." 8

Leyendo este fragmento nos damos cuenta de que, cual si fuera el Coronel Aureliano, el pequeño Babilonia, seguía los pasos de su antecesor, e iba bien encaminado ya que se pasaba todo el día dentro del cuarto de Melquíades. Para probarlo, leamos estas líneas:

"A cualquier hora que entrara en el cuarto, Santa Sofía de la Piedad lo encontraba absorto en la lectura. (…) Santa Sofía de la Piedad creía que Aureliano hablaba solo. En realidad, conversaba con Melquíades. Un mediodía ardiente, poco después de la muerte de los gemelos, vio contra la reverberación de la ventana al anciano lúgubre con el sombrero de alas de cuervo, como la materialización de un recuerdo que estaba en su memoria desde mucho antes de nacer.

Aureliano había terminado de clasificar el alfabeto de los pergaminos. Así que cuando

Melquíades le preguntó si había descubierto en qué lengua estaban escritos, él no vaciló para contestar.

7_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 414 - 416.

8_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 423.

- En sánscrito – dijo." 9

Luego de este breve tramo de la novela, podemos observar que Aureliano estaba abocado total y solamente a los pergaminos de Melquíades, no le importaba otra cosa. Cual si fuera el Coronel, se tomaba una taza de café sin azúcar (que solícitamente le preparaba Santa Sofía de la Piedad), apenas comía y descuidaba su presencia, sólo Santa Sofía lo dejaba presentable recortándole el pelo, sacándole las liendres y los piojos. En una palabra, se había aislado del mundo para descifrar los escritos a toda costa. Veamos cómo lo expresa el autor:

"Aureliano avanzaba en los estudios del sánscrito, mientras Melquíades iba haciéndose cada vez menos asiduo y más lejano, esfumándose en la claridad radiante del mediodía. La última vez que Aureliano lo sintió era apenas una presencia invisible que murmuraba: <<He muerto de fiebre en los médanos de Singapur. >> El cuarto se hizo entonces vulnerable al polvo, al calor, al comején, a las hormigas coloradas, a las polillas que habían de convertir en aserrín la sabiduría de los libros y los pergaminos." 10

Aquí vemos que la presencia de Melquíades desaparece y Aureliano comienza a valerse por sus propios medios para traducir los escritos. Cabe acotar que Melquíades le comunica que los escritos no podrán ser descifrados hasta que pasaran cien años de haberlos escrito.

Un buen día Santa Sofía de la Piedad, cansada, vieja y harta de pelear sola contra el destino irrevocable de destrucción de la casa, se marchó y dejó solos a Fernanda y Aureliano. Éstos dos, no se relacionaban para nada, cada uno (valga la redundancia) vivía su soledad solo y sin contactarse con la vida normal del pueblo. Pero leamos un poco más sobre los avances de Aureliano:

"(…) Aureliano consiguió traducir el primer pliego. No fue una labor inútil, pero constituía apenas un primer paso en un camino cuya longitud era imposible prever, porque el texto en castellano no significaba nada: eran versos cifrados."11

Como vemos, Aureliano consigue descifrar una parte de los escritos, pero están codificados, por lo que de manera irrevocable debe salir al mundo exterior para buscar las herramientas necesarias para llevar a cabo su labor. De esta manera, comienza a relacionarse con la gente de la ciudad, comienza a vivir lo que es la vida de la ciudad, conoce a

los jóvenes que serán sus compañeros de estudios y razonamiento. Conoce, además, al viejo dueño de la librería, quien será su proveedor de material de estudio. Será una especie de libro abierto en el que Aureliano se sumergirá hasta encontrar el significado mismo de los escritos.

9_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 424.

10_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 425.

11_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 431, 432.

Durante esta etapa regresa a casa José Arcadio desde Roma. Vuelve convertido en un homosexual que vive su vida de noche y que (al igual que Fernanda) no se relaciona de ninguna manera con Aureliano. Es otro personaje que pasa su existencia en soledad dentro de la novela.

Este personaje tan atormentado y avergonzado por sus propias actitudes de decadencia, terminará suicidándose en la alberca donde solía darse sus baños. A la muerte de éste, Aureliano se da realmente cuenta de cómo había comenzado a quererlo. Durante todo ese tiempo no se había apartado de los pergaminos y continuaba con la ardua tarea de su traducción. Pero la llegada de Amaranta Úrsula cambió el rumbo de su vida. Veamos como lo relata García Márquez:

"Amaranta Úrsula regresó con los primeros ángeles de Diciembre, empujada por brisas de velero, llevando al esposo amarrado por el cuello con un cordel de seda. Apareció sin ningún anuncio, con un vestido color de marfil, un hilo de perlas que le daba casi a las rodillas, sortijas de esmeraldas y topacios, y el cabello redondo y liso rematado en las orejas con puntas de golondrinas. (…)

Ni siquiera se permitió un día de descanso al cabo del largo viaje. (…), y emprendió una nueva restauración de la casa. (…)

Nunca se vio en la casa a nadie con mejor humor a toda hora y en cualquier circunstancia, ni a nadie más dispuesto a cantar y bailar, y a tirar en la basura las cosas y las costumbres revenidas. De un escobazo acabó con los recuerdos funerarios y los montones de cherembecos inútiles y aparatos de superstición que se apelotonaban en los rincones, y lo único que conservó, por gratitud a Ursula, fue el daguerrotipo de remedios en la sala." 12

Como podemos observar, la llegada de Amaranta Ursula revolucionó toda la casa y la vida de Aureliano Babilonia. Su personalidad tan moderna y espontánea hizo de los embarazosos momentos de éste una experiencia relajante, según Márquez:

"Era tan espontánea, tan emancipada, con un espíritu tan moderno y libre, que Aureliano no supo que hacer con el cuerpo cuando la vio llegar. << ¡Qué bárbaro!>>, gritó ella, feliz, con los brazos abiertos. << ¡Miren como ha crecido mi adorado antropófago!>>." 13

12_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 448, 449.

13_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 449.

Para Aureliano Babilonia significó un cambio de rutina que no pudo resistir. Amaranta Ursula le cambió su guardarropa y le enseñó los bailes de moda; hasta lo sacaba fuera de la casa cuando no salía del cuarto de Melquíades por mucho tiempo.

La llegada de Amaranta Ursula, en pocas palabras, fue como la reaparición de una cabeza visible, dinámica y activa al frente de la casa Buendía. Su belleza provocativa era casi la de Remedios la bella y su personalidad incansable se asemejaba a Ursula.

El matrimonio integrado por Amaranta Ursula y Gastón trató de integrar a Aureliano Babilonia a la vida familiar. Gastón se pasaba algunas tardes al lado de Aureliano tratando de crear algún tipo de relación, pero ya lo dice el autor:

"Tanto a Gastón como a su esposa les habría gustado incorporarlo a la vida familiar, pero Aureliano era hombre hermético, con una nube de misterio que el tiempo iba haciendo más denso." 14

Pero a pesar de esto Aureliano salía más asiduamente y Amaranta Ursula el había asignado una suma de dinero para gastos personales. Se hizo visitante más común de la librería del viejo catalán y comenzó a constituirse una biblioteca tan bien provista que daba envidia. Al parecer, compraba estos libros más para comprobar que sus conocimientos eran correctos que para estudiarlos.

A su vez, comenzó a frecuentar a la prostituta Nigromante, quien, cuando comenzaba a hacerse ilusiones de amor, recibió de boca de Aureliano Babilonia la noticia de su pasión reprimida por Amaranta Ursula.

Por otra parte, la importante traducción de los manuscritos iba por buen camino: Aureliano había aprendido el sánscrito, el inglés, el francés y un poco de latín y griego.

Por esa época, Gastón ya tenía planificado su proyecto de la compañía aérea, por lo que su alejamiento de Amaranta Ursula era más grande.

Una tarde, luego de que se bañara Amaranta Ursula, Aureliano entró furtivamente a su cuarto y allí la amó por primera vez. A partir de ese entonces, la denigración de la estirpe Buendía alcanza límites impensables. El incesto cometido por Aureliano Babilonia y Amaranta Ursula (sobrino y tía respectivamente) tendrá consecuencias ya advertidas cien años antes a José Arcadio y Ursula.

La pasión desenfrenada de Amaranta y Aureliano se consume de a poco y se transforma realmente en un amor hermoso, del que obtendrán el fruto amargo de su destrucción. Leamos este fragmento:

14_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 455.

"Cuando murió Pilar Ternera estaban esperando un hijo. (…) Sobrevivían de milagro. (…)

Atormentados por la certidumbre de que era hermano de su mujer, Aureliano se dio una escapada a la casa cural para buscar en los archivos rezumantes y apolillados alguna pista de su filiación." 15

De esta manera vivían resignados a la vida apacible en la pobreza de manera admirable, como lo dice Márquez:

"A medida que avanzaba el embarazo se iban convirtiendo en un ser único, se integraban cada vez más en la soledad de una casa a la que solo le hacía falta un último soplo para derrumbarse. Se habían reducido a un espacio esencial, (…) donde vislumbraron los encantos del amor sedentario, (…) donde Amaranta Ursula se sentaba a tejer botitas y sombreritos de recién nacido, y Aureliano a contestar las cartas ocasionales del sabio catalán. El resto de la casa se rindió al asedio tenaz de la destrucción." 16

Luego de estos hechos llegamos al tramo final, al cierre con broche de oro de la historia, leamos:

"Un domingo, a las seis de la tarde, Amaranta Ursula sintió los apremios del parto. La sonriente comadrona de las muchachitas que se acostaban por hambre la hizo subir en la mesa del comedor, se le acaballó en el vientre y la maltrató con galopes cerriles hasta que sus gritos fueron acallados por los berridos de un varón formidable.

A través de las lágrimas, Amaranta Ursula vio que era un Buendía de los grandes, macizo y voluntarioso como los José Arcadios, con los ojos abiertos y clarividentes de los Aurelianos, y predispuesto para empezar la estirpe otra vez por el principio y purificarla de sus vicios perniciosos y su vocación solitaria, porque era el único en un siglo que había sido engendrado con amor. (…)

Solo cuando lo voltearon boca abajo, se dieron cuenta de que tenía algo más que el resto de los hombres, y se inclinaron para examinarlo. Era una cola de cerdo.

No se alarmaron. Aureliano y Amaranta Ursula no conocían el precedente familiar, ni recordaban las pavorosas admoniciones de Ursula, y la comadrona acabó de tranquilizarlos con la suposición de que aquella cola inútil podía cortarse cuando el niño mudara los dientes. Luego no tuvieron ocasión de volver a pensar en eso, porque Amaranta Ursula se desangraba en un manantial incontenible. Trataron de socorrerla con apósitos de telaraña y apelmazamientos de ceniza, pero era como querer segar un surtidor con las manos.

15_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 484 - 486.

16_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 487.

En las primeras horas, ella hacía esfuerzos por conservar el buen humor. Le tomaba la mano al asustado Aureliano, y le suplicaba que no se preocupara, que la gente como ella no estaba hecha para morirse contra la voluntad y se reventaba de risa con los recursos truculentos de la comadrona.

Pero a medida que a Aureliano lo abandonaban las esperanzas, ella se iba haciendo menos visible, como si la estuvieran borrando de la luz, hasta que se hundió en el sopor. En la tarde, (…) supieron que estaba muerta porque el caudal se agotó sin auxilios, y se afiló el perfil, y los verdugones de la cara se le desvanecieron en una aurora de alabastro, y volvió a sonreír." 17

Luego de la muerte de su mujer, Aureliano queda totalmente destruido y en una borrachera de tristeza incontenible se encontró con la situación desconocida que lo llevó a la cúspide de su conocimiento. Leamos este último fragmento:

"Al amanecer, después de un sueño torpe y breve, Aureliano recobró la conciencia de su dolor de cabeza. Abrió los ojos y se acordó del niño.

No lo encontró en la canastilla. Al primer impacto experimentó una deflagración de alegría, creyendo que Amaranta Ursula había despertado de la muerte para ocuparse del niño. Pero el cadáver era un promontorio de piedras bajo la manta. (…)

Se derrumbó en el mecedor, (…) y en aquel relámpago de lucidez tuvo la conciencia de que era incapaz de resistir sobre su alma el peso abrumador de tanto pasado. (…) Y entonces vio al niño. Era un pellejo hinchado y reseco, que todas las hormigas del mundo iban arrastrando trabajosamente hacia su madriguera por el sendero de piedras del jardín.

Aureliano no pudo moverse. No porque lo hubiera paralizado el estupor, sino porque en aquel instante prodigioso se le revelaron las claves definitivas de Melquíades, y vio el epígrafe de los pergaminos perfectamente ordenado en el tiempo y el espacio de los hombres: El primero de la estirpe esta amarrado en un árbol y al último se lo están comiendo las hormigas.

Aureliano no había sido más lúcido en ningún acto de su vida (…) porque entonces sabía que en los pergaminos de Melquíades estaba escrito su destino. Los encontró intactos (…) y allí mismo, de pie, sin la menor dificultad, como si hubieran estado escritos en castellano (…), empezó a descifrarlos en voz alta. Era la historia de la familia, escrita por Melquíades hasta en sus detalles más triviales, con cien años de anticipación. (…)

Solo entonces descubrió que Amaranta Ursula no era su hermana, sino su tía (…) Macondo era ya un pavoroso remolino de polvo y escombros centrifugado por la cólera del huracán bíblico, cuando Aureliano (…) empezó a descifrar el instante que estaba viviendo, descifrándolo a medida que lo vivía, profetizándose a si mismo en el acto de descifrar la última página de los pergaminos, como si se estuviera viendo en un espejo hablado. (…)

17_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 489, 490.

Sin embargo, antes de llegar al verso final ya había comprendido que no saldría jamás de ese cuarto, pues estaba previsto que la ciudad de los espejos (o los espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos, y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra." 18

Este es el final. Esta es la confirmación del Aureliano Babilonia como descifrador y profeta de Macondo. Esta es la reafirmación de la desgracia familiar como principio y fin. Son estos los cien años de soledad de los Buendía.

Es aquí cuando Aureliano Babilonia se convierte en el alter ego de Melquíades. Si Melquíades es el vidente de la tragedia Buendía, Aureliano Babilonia es quien la vive, profetiza y finaliza.

Como Melquíades relata la historia completa, es decir, el libro, Aureliano Babilonia es también el lector perfecto de García Márquez. Es el elegido, el designado (quien sabe sino por Melquíades) para terminar con la estirpe.

El es el personaje supremo de la historia. No es posible expresar la genialidad de Gabriel García Márquez al crear una novela tan espectacular que ha logrado atrapar a lectores de todo el mundo durante casi cuarenta años.

Millones de ejemplares de "Cien años de soledad" leídos en todas las lenguas y el premio Nobel de literatura coronando una obra magnífica, son la más palpable demostración de que la aventura fabulosa de la familia Buendía, con sus milagros, fantasías, obsesiones, tragedias, incestos, adulterios, rebeldías, descubrimientos y condenas, representa al mismo tiempo el mito y la historia, la tragedia y el amor del mundo entero.

18_ García Márquez, G, 2003, Cien años de soledad, Argentina, Editorial Sudamericana, Colección De Bolsillo, Pág. 492, 493, 495.

Conclusión

No es fácil realizar una conclusión de un trabajo así, pero merece la pena el decir que hemos puesto nuestros mejores esfuerzos en él, y creemos y esperamos satisfaga sus expectativas.

Nuestra tesis es válida. Aureliano Babilonia es el lector perfecto de García Márquez y nos enorgullecemos en decir que todo este trabajo es nuestro. No nos basamos en ningún otro para realizarlo. Es el resultado de la unión de tres mentes ávidas, creativas y jóvenes, que, sumadas al conocimiento brindado por una profesora excelente han dado sus frutos. Es por eso que no mencionamos ninguna bibliografía.

Reiteramos nuevamente el agradecimiento a Ud. Y le decimos que sin la ayuda de mis padres (Folco) no hubiéramos podido realizar este ensayo.

Nuestro más ferviente deseo es que cumpla con sus requerimientos y que nuestra dedicación se vea recompensada, tal como Aureliano obtuvo la recompensa a su perseverancia (no del mismo tipo, por supuesto).

Hugo Gerardo Agüero

Guillermo Víctor Caula

Gabriel Hernán Folco

Fecha: 19 de Noviembre de 2004


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda