Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Dios y el diablo ¡La misma vaina!

Enviado por ruanowilly



  1. ¿Quién necesita de Dios?
  2. ¿Quién necesita del diablo?
  3. Ni con Dios ni con el diablo
  4. Lucifer el lucero del mal
  5. La verdad satánica de Dios Padre

DESCRIPCIÓN

¿Quién, cómo y qué es el Diablo?.

Sin que exista un pasaje específico en la Santa Biblia que aclare esta duda, y leyendo que al Diablo se le atribuye toda la maldad que existe en el mundo (a pesar que quién efectivamente ejecuta las mayores desgracias y los más grandes males es Dios Nuestro Señor), la duda consume a aquel estudioso de averiguar sobre tan terrible personaje al que la Religión ha identificado como la Perversa Encarnación del Mal.

¿QUIÉN NECESITA A DIOS?

Con mucha pena tenemos que dejar aclarado, ¡y de una buena vez!, que el Dios bíblico –de quién hablaremos- ¡ni por asomo es DIOS, EL TODO!, porque pudiera ser motivo de alguna controversia llegar a pensar otra cosa que no es, ni que pretendemos que sea.

Muchas personas religiosas, y pertenecientes a cualquiera de las miles de iglesias que pululan en nuestros esquilmados países, me han tildado de ateo; y me increpan mi, para ellos, incredulidad en Dios Padre que, como ya ustedes lo sabrán, y si no ahora se enterarán, ¡no es DIOS!. Es decir que el Dios bíblico, o mejor dicho los Dioses de la Santa Biblia, ya sea Yahvé el guerrero o los Elohím o los muchos fuertes y poderosos seres que encierra tal vocablo, ni por asomo son o representan a DIOS.

Mi respuesta, ante el ateísmo con que me bautizan los gritones de sandeces, es y será que son ellos, los participantes del jolgorio Cristiano, los que no creen en DIOS; y que yo, en todo caso, y sin querer encasillar por eso AL TODO, soy el que sí cree en DIOS, pues ellos tienen por EL TODO a los muchos Dioses que la Santísima Biblia nos regala en sus sangrientas páginas. Sin olvidarnos que otros, igualmente aletargados, han hecho divino el concepto de los protagonistas de los Libros Sagrados de su propia cultura y civilización.

Encontramos quien cree en el Dios de los mayas, en el de los hinduistas, de los babilonios y aún aquellos que han puesto en un altar y con rango de Dios al dinero.

DIOS, mis estimados lectores y lectoras, es el ABSOLUTO e INFINITO TODO. Y nosotros, pobres motas de polvo cósmico, no somos más que parte de ese ILIMITADO UNIVERSO de DIOS. Y para llegar a esta conclusión basta con decir, y dejar muy bien expuesto que DIVINO, y perteneciente AL TODO, es todo aquello que, siendo común a los seres vivos del planeta Tierra, es además fácil de percibir hasta por un niño pequeño.

Ejemplos hay miles. La lluvia, la vegetación, el Sol, la noche y cientos de otras manifestaciones. Esto nos viene a indicar que Jesucristo, que no es común a todos los seres vivos de este hermoso Planeta, porque de los seis mil millones de habitantes que lo poblamos solamente unos mil millones lo siguen a través de cualquiera de sus miles de denominaciones religiosas, ¡no es divino y mucho menos DIOS!.

La Biblia corre igual suerte y así mismo los dos conceptos de Dios que allí encontramos. Ni Yahvé el guerrero ni los Elohím, o los muchos Dioses fuertes y poderosos, pueden estar en la línea DIVINA del TODO que ES DIOS.

Lo que sí resulta llamativo, y que además es muy gracioso, es la concepción que todos tenemos de lo bueno y de lo malo. Para comenzar, ¿por qué para nombrarlos siempre se dice el bien y el mal y no el mal y el bien? ¿Por qué primero el bien, la bondad, lo bueno y no el mal, la maldad, lo malo?. Tal parece que no es más que uno de tantos trucos para mantener aterrado al ser humano con los extremos del bien.

La pregunta que hoy planteamos, como el primer subtítulo del interesante tema central del bien y del mal, o del mal y del bien –como usted ya lo prefiera- es demoledora, ya que, imposible de ser contestada por ninguno de los creyentes, a pesar del marcado interés de muchos en apropiarse de tal respuesta, queda como una paradójica y demagógica pregunta.

Vamos a proceder con el razonamiento lógico y, naturalmente inteligente, tal y como debe procederse con personas normales y sanas, para demostrar la inconsistencia del drama que han implantado en la propia dignidad de la familia cristianizada los gritones de púlpito. Y no importa de que secta, grupo, religión o creencia sean. Todos y cada uno de ellos –llámense como se llamen y nómbrense como se nombren- solamente han confundido al pobre ser humano que los oye embobado y aterrorizado a la vez y que acepta sus insanas palabrejas inspiradas.

¿Quién necesita al médico?, lógicamente aquel que esté enfermo. ¿Quién necesita del dentista?, el que tiene problemas en su dentición. ¿Quién busca al prestamista?, todo el que necesita dinero y un préstamo. ¿Quién necesita comer?, el hambriento. ¿Quién está urgido de agua?, el sediento. ¿Quién necesita educación?, el que ignora. ¿Quiénes exigen paz, trabajo y respeto?, todos aquellos que están rodeados de violencia, miseria y opresión.

Entonces, y de acuerdo con la natural esencia del ser humano, y que además todos lo sentimos, es bueno cuestionarnos ¿Quién necesita a DIOS?, y la respuesta es apabullante ¡Ninguno!; pues sólo queda satisfecho de una necesidad aquel que la demanda y que, sin poseerla, tiene urgencia que se la proporcionen. Todo aquel ser humano que no tenga algo, ese algo, precisamente, es y será lo que necesita.

Se traduce en necesidad todo aquello de lo cual adolecemos, siempre y cuando seamos inducidos a pensar que lo necesitamos. Un pobre adicto a las drogas tendrá necesidad de ellas siempre y cuando no las tenga y no esté en el goce de esa efímera instancia placentera (para el drogadicto); pero un ciudadano común y corriente, que en su vida ha probado o experimentado con tales delicias prohibidas, nunca sentirá la compulsión de demandarlas como lo hacen los que, por estar en el vicio o en las drogas, sí lo hacen, pues un ser humano normal y sano, como los miles de millones que no somos adictos, nunca sentiremos la compulsión de buscarlas, demandarlas o exigirlas, ya que no tenemos un punto de comparación entre una experiencia –la gozosa- y la que nunca hemos tenido.

Por consiguiente todos aquellos que piensan que no tienen a DIOS, pero que estúpidamente en una Iglesia cualquiera les hayan dado a probar la mercancía falsa que expenden haciendo pasar a su propio concepto, como es el caso del Cristianismo que usa a Yahvé y a Elohím, por EL TODO, ¡son quiénes demandarán y necesitarán de ese Dios bíblico!. Y esos mamarrachos religiosos que se lucen en las páginas de cualquiera de los miles de Libros Sagrados de las diferentes civilizaciones, culturas y sociedad a lo largo y ancho del Planeta y en todas las épocas, ¡no es DIOS!. ¿De acuerdo?...

¿Quién necesita a DIOS?, ¡ninguno!. Con esta afirmación no hay duda y mucho menos subterfugio alguno.

Muchos de ustedes se preguntarán ¿de cuál Dios demandamos esa necesidad de él? ¿Del Dios de los Cristianos, del de los hinduistas, del de los mayas, incas, aztecas o de cualquier otro de los miles de Dioses que han convivido en las psiquis manoseadas de los seres humanos y tan diferentes todos ellos entre sí que ninguno de los conceptos, con los que lucen a sus respectivas divinidades, concuerda uno con los otros?.

Y eso es todo.

Y a esos Dioses es a los que, y por los cuales, se sentirán las necesidades psíquicas de tenerlos en el corazón y mente. Con DIOS, con el TODO, como nunca hemos dejado de estar en SU UNIVERSO ABSOLUTO e ILIMITADO, es imposible que demandemos necesitarlo. No lo olvidemos, se demanda sólo aquello que no se tiene o posee luego de probarlo y no tenerlo.

Hay, de necesidades y demandas –en todos los seres humanos- muchas y muy variadas opciones, que van de acuerdo con el medio ambiente, con la sociedad, cultura y con lo que se nos ha enseñado y hasta condicionado a necesitar. Por ejemplo si a un niño se le educa con un parámetro equis, toda, o casi toda su vida andará demandando y tratando de obtener y de satisfacer ese condicionamiento inculcado.

Y un par de zapatos nos pueden ilustrar mejor. ¿Cuántos de nosotros pudiéramos salir descalzos a realizar nuestras actividades diarias normales?. Y si se toma usted la molestia de salir a la calle con ojo investigador se podrá dar cuenta que entre las personas muy humildes y con muy pocos recursos económicos o ninguno, a sus pequeños hijos los mantienen descalzos y, para ellos, siendo natural y normal tal desnudez de pies, estos no se resienten por adolecer de zapatos o de un par de sandalias o caites.

Descalce usted ahora a cualquier niño que siempre los ha usado y será muy fácil comprobar lo que la costumbre de andar calzado provocará en el pequeño.

Necesidad de DIOS ¡ninguno debemos de tener o de sentirla!, porque se demanda aquello de lo que adolecemos condicionados y, si somos parte DEL TODO, y nunca nadie nos ha condicionado a eso, ¿qué necesidad podremos tener de DIOS para así tan estúpidamente demandarlo?. Si estamos en SU INFINITO y ABSOLUTO UNIVERSO ¿qué más necesitamos?...

Un pez fuera del agua sí necesita de ella, pero el ser humano nunca, pero nunca ¡nunca!, podrá estar situado afuera del UNIVERSO de DIOS, ya que si estamos en EL UNIVERSO DEL TODO, será imposible que alguien o algo nos limite y nos aísle ¡ni por una milésima de segundo de DIOS!.

¿Qué tipo de problema puede tener el ser humano con el aire y qué necesidad tengamos del aire?. Claro que si sumergimos nuestra nariz adentro del agua o si nos tapan boca y nariz sí que verdaderamente llegaremos a necesitar del aire, pues sólo cuando nos falta algo es cuando lo necesitamos.

¿QUIÉN NECESITA AL DIABLO?

Con las condiciones propias de la mentalidad trastornada que la Religión Cristiana ha desarrollado en los fieles creyentes y seguidores de su prédica, ahora ya podremos comprender mejor el dilema de la implantación y de la condicionalidad de necesitar de las justificaciones, de las excusas y de las disculpas para mantener límpida esa imagen bondadosa del Padre Nuestro que, hipócritamente concebido, no es más que un vil sanguinario y un bandolero de lo peor.

Se necesita mucho coraje para no mentarles la madre a los Jerarcas Religiosos de la Cristiandad que escudados en un maniático Dios, al leer de sus sanguinarios y horrorosos contactos con la población de la época, no han hecho más que parapetarse en un criminal; y diciéndonos que ese fantoche es el Padre Nuestro han arrastrado con todo aquel incauto que ha caído en sus tenebrosas redes ensangrentadas en millones de seres humanos masacrados, creyendo –torpes de ellos- que allí está DIOS, cuando lo que hay ahí es puro excremento.

Quien necesita de algo no es más que aquel que, no teniéndolo y condicionado para su demanda, siente la compulsión de poseerlo con una fuerza y pasión interna casi inexplicable.

Ya vimos que el ser humano no necesita del aire puesto que siempre lo tiene disponible en condiciones normales, pero no hemos negado que sea vital para nuestros organismos y que, por estar nuestro cuerpo condicionado al aire, cuando no lo tenemos es cuando realmente lo necesitamos. Es diferente lo imprescindible que resulta el aire y la necesidad del mismo, porque aunque es imprescindible para la vida, al tener disponibilidad de aire no hay necesidad de él; solamente cuando nos falta el aire será cuando sintamos la necesidad de tenerlo.

¿Quién necesita del Diablo?, solamente los que se han catalogado como necesitados del Dios Padre de la Santísima Trinidad Cristiana, y de allí ¡nadie más!. Aunque están también todos aquellos que, condicionados de su existencia, poder y alcances, lo justifican como la excusa a lo malo, a lo negativo y a lo pecaminoso, como la oposición de lo bueno, de lo positivo y de lo establecido por Dios Padre.

Lo curioso, y hasta insólito, es que el único que necesita del Diablo es ese mismo Diosesito perverso de la Santa Biblia. Sin el mal no hay comparación de lo bueno. Sin lo negativo ¿qué valor tendría lo positivo?. Y sin el pecado no habría medida o mesura para la virtud. El Diablo, pues, es el punto de equilibrio y la comparación imprescindible que necesita normalmente el Dios bíblico que siendo él mismo dual (bondad-maldad o Dios-Diablo), necesita excusar en el mal el bien; necesita justificar en lo malo la bondad; necesita disculpar en el pecado y en lo negativo la virtud y lo positivo.

¿Quién necesita al Diablo?, todo aquel que está condicionado y obsesionado con el bien (entendiendo que es el bien que la Biblia y sus gritones practican y que ni por asomo es EL BIEN), con la virtud y con el degenerado culto religioso hacia el Padre Nuestro.

¿Somos conscientes de estar condicionados? ¿O sólo somos conscientes del pecado, de la virtud, del mal, del bien, de lo oculto y de los ángeles y de los diablos, del Cielo y del Infierno?.

Real y definitivamente ninguno de nosotros somos capaces de reconocer que estamos escandalosamente condicionados, pero eso sí andamos muy ufanos expresando ese condicionamiento y, por eso mismo, es que estamos conscientes y nos damos cuenta de la angustia, del conflicto, de la congoja, del dolor, del pesar, del placer, de la alegría y del júbilo.

Las ataduras sociales, culturales y familiares son parte del condicionamiento del ser humano; y, el lastre religioso, como el mayor conflicto interno que nos ha implantado, es la soga al cuello que nos aprieta inmisericordemente como la peor de las ataduras angustiantes y dolorosas que nos condicionan con mayor peso que otras ataduras.

Prácticamente todo lo que nos rodea ha girado en torno al condicionamiento entre el bien y el mal que la Religión Cristiana ha implantado profunda y lacerantemente en la psiquis de los borregos que han caído en esa degenerada red; y eso ha marcado cada paso que la sociedad Cristiana ha pretendido dar.

Como no nos damos cuenta de ese condicionamiento, entre Dios y el Diablo, no podremos producir a nuestro alrededor, y en nuestra Cristiana familia y comunidad, más que nuevos conflictos y mucha mayor confusión entre lo que es malo a los ojos del Padre Eterno y lo que es bueno para Jesucristo.

El pegamento que ha consolidado el condicionamiento de la figura maligna del Diablo y de su aterrador Infierno, en nuestro destartalado psiquismo, es el apego. Si por algún golpe de suerte pudiésemos llegar a tomar conciencia, y a comprender, dándonos cuenta de nuestro apego hacia muchas cosas, así sería más probable que nos diéramos cuenta de nuestro pecaminoso condicionamiento.

¿Quién necesita al Diablo y a Dios Padre (¡que son la misma vaina!), que son ambos puro condicionamiento?, todos aquellos borregos que, teniendo lavado el cerebro, están apegados al concepto bien-mal; todos los que, teniendo un apego hacia lo tradicional que nos ha sobresaturado con la costumbre de un algo, desde el vientre de nuestras madres y que envasado como Cristianismo, no nos ha dado el chance de la elección; todos los que tienen apego a que son propiedad de la Iglesia a la que desde niños nos han hecho pertenecer; todos los que guardan apego hacia las personas del mismo grupo social y cultural y que comparten el mismo grado de conflicto religioso en el que nos embarcan nuestros padres y educadores; todos los que sienten apego hacia las ideas que pululan en nuestras desquiciadas mentes programadas para tener al Dios bíblico como EL DIOS ÚNICO; y en general todos aquellos que tienen apego a la seguridad que nos brinda nuestra Cristianísima, pero así mismo criminalísima sociedad en la que hemos nacido y en la cual nos desenvolvemos.

El apego al Diablo y a Dios Padre es la mayor evasión que el ser humano, condicionado con la basura del Cristianismo, pueda exhibir. Y este pretexto evasivo es el que fertiliza, fortalece y hace crecer el condicionamiento diabólico y satánico que se ponen de manifiesto en los ritos Cristianos de todas y cada una de las Iglesias en la que nos hallemos practicando el insano culto al Diosesito diabólico de la Santa Biblia.

¿Qué le parece?...

¿Quién necesita al Diablo?, todos los que están apegados a ese producto psíquico, porque lo han convertido en el medio de escape de cada uno de los desquiciados practicantes del Cristianismo; por eso es tan importante el Diablo y el Mal en la prédica perversa de la Biblia, pues obligando a la posesión diabólica y al pecado, hacen surgir a Dios Padre como el medio salvador del mal y del pecado.

Lo han convertido en el Superman de la Religión Cristiana.

Los Cristianos huyen, por medio de sus enfermizos cultos, ritos y ceremonias religiosas, y por medio de su Diosesito de pacotilla, de sí mismos. Su propia persona les causa tal terror y tal traumatismo que necesitan depositar en alguien, allá afuera, todo ese cúmulo de psicosis. Dios Padre y el Diablo son meras evasiones oportunas y mercantilistas de lo que nosotros mismos somos.

Todo el secreto que hace que se entremezclen Dios-Diablo practicante es porque están en el mismo nivel. Vibran bajo la misma oscilación y tienen los mismos fines ya que, para el ser humano que está inmerso en ese mar de religiosidad, Dios Padre y el Diablo son los pretextos y las evasiones que han resultado las mejores excusas para el horrendo actuar del ser humano.

¿Quién necesita del Diablo?, exclusivamente los mediocres. Y esto es sumamente importante que lo sepamos asimilar muy bien.

Cualquier ser humano puede, en el transcurso de su vida, ir acumulando conocimientos enciclopédicos y una excelente capacidad, como producto de su aprendizaje o inteligencia; pero desgraciada y lamentablemente un poco más allá de las superficialidades que representa todo ese cúmulo de adquisiciones intelectuales, está el señalamiento –porque así se exhibe con él- de mediocridad en todos ellos.

¿Qué hace mediocre a un ser humano que, lleno de conocimientos y muy ilustrado, en todos o casi todos los aspectos de la vida, en su comportamiento no refleja más que ser un perfecto imbécil y alguien poco o nada sobresaliente?, su permanente manera de condicionamiento con el que obligadamente observa al mundo y su desenvolvimiento con esa distorsión en él.

Una persona muy lista, sumamente capaz, que razona, especula, planifica y expandible en su desarrollo, es estúpida y mediocre en la medida que su mente, corazón o ideales y sentimientos estén tamizados por una creencia impuesta que, terrorísticamente inhiba y que con la evasión y el apego a sus dogmas, los anteponga a su agilidad mental.

Un cristiano practicante común y corriente que pertenezca a cualquiera de las miles de sectas, grupos y subgrupos en los que tan chistosa como mediocremente está fraccionado el Camino a Dios Padre, no es más que un mediocre de marca mayor ¡nada sobresaliente!; y por muy lleno de fatuos conocimientos que tenga, todo ese bagaje enciclopédico será basura y algo inservible en su vida y en la aportación social que le corresponde, ya que no podrá convertirse y convertir su medio ambiente en cosa útil para la población mundial, porque siempre estará estático en lo que cree ser y, permaneciendo en un mismo campo, mantenga la venda Cristiana en los ojos de su mente casi infinita.

NI CON DIOS NI CON EL DIABLO

Desgraciadamente los obtusos Cristianos son incapaces de reconocer que si uno no participa de la festinada y embustera Prédica bíblica, tampoco eso puede ser motivo para que se nos señale como engendros del Demonio, ya que siendo Dios Padre y Satanás una sola y única manifestación psíquica y perversa, rechazar al Diablo –como yo lo hago- es rechazar categóricamente también a Yahvé, a los Elohím, es decir a Dios Padre, y a Jesucristo. Y por el otro lado, sentir repugnancia por la Prédica bíblica, por el Cristianismo, por el Padre Nuestro y por cualquier manifestación que provenga de la perorata Eclesiástica –como también yo lo pongo de manifiesto- es sentir la misma repugnancia por el Diablo, por Satanás, por Lucifer y por el Maligno.

No creer en la manifestación del bien y del mal, tal y como la Biblia los describe bajo su muy interesado y criminal punto de vista, conlleva a tener la libertad de criterio ante las opciones que la vida presenta. El jueguito político-religioso del cual el hombre siempre se ha servido para mancillar a sus semejantes, no admite disidencia. Aquel que se atreva a cuestionar las baladronadas de sus principios morales y filosóficos, marcó el número equivocado y tendrá –como en mi particular caso- que sufrir todas las agresiones y toda la violencia y recibir los castigos directos o velados muy cristianos, de todos sus fanatizados miembros.

El asunto es que hay que acabar con las piedras del camino que entorpecen la Gloria del Señor y no importa si de manera por demás degenerada se proceda con el obstáculo.

Usando la lógica, el sentido común y a la propia Palabra de Dios, hemos, estamos y seguramente seguiremos presentando las pruebas que obligarán al lector a cambiar la torpe manera de pensar que tenía sobre el Dios ambivalente (Dios Padre-Diablo o bondad-maldad) que han aceptado como que es el Único y el Ser Supremo, cuando no es más que una imposición sentimental apasionada y brutal que yace en el subconsciente colectivo.

¡Ya basta de pantomimas! ¡Ni con Dios Padre ni con el Diablo!.

A la Jerarquía Cristiana le ha convenido que el mayor número de sus borregos se mantengan entre el Padre y el Diablo, pues sólo de esa degenerada manera pueden sostener el Imperio Económico que tan diestramente han sabido levantar contra viento y marea. El pecado, como producto del Maligno y el perdón o la redención, como producto de Nuestro Señor, son el vaivén y el sube y baja en el que tienen por obligación que subirse todos los arrebatados y todos los que el Cristianismo ha sorbido el seso y el billete, si quieren la Gloria Eterna.

Pero como una muestra más de la rigidez sádica del Cristianismo hay que declarar que Dios Padre y el Diablo ¡son la misma vaina!.

No hay una línea exacta que los separe categóricamente como para pensar en dos entidades aisladas, individuales y ajenas una con la otra. ¿En dónde termina la "bondad" de Dios Nuestro Señor y empieza la "maldad" del Diablo? ¿En qué momento lo pecaminoso del Maligno se entremezcla con la misericordia del Padre Nuestro?.

En cualquier pasaje, versículo o cantaleta bíblica, surge el sádico, el malandrín y el violento homicida degenerado del Padre Eterno como para que aún y a pesar de la constancia con que ejecuta sus "bondadosas" acciones y que lo acusan desde la Palabra de Dios Padre, hayamos permitido que se nos lo haya impuesto como que es DIOS y como que fuera EL TODO.

El andamiaje legal y político que han montado en el seno de cada Iglesia que basa su locura en la tergiversación y no en la interpretación del Nuevo Testamento, ha llevado a convertir a la humanidad, que cae en sus redes, en carne de cañón y, amparados en la truculenta inspiración divina que el Espíritu Santo derrama sobre sus autoritarios Jerarcas, han procedido a castrar mentalmente al individuo o grupo de individuos que han caído en sus miserables manos y prédicas.

El hombre ha sido objeto de la peor de las estafas con respecto al futuro en el más allá y parapetados tras Dios Padre y el Diablo, han hecho un campo de batalla en el que, para desgracia de la raza humana, solamente nosotros, los borregos de cada rebaño, hemos sido los que hemos puesto los muertos; ya que Dios Padre enfundado y apartado en un altar lleno de incienso y de vanagloria, no asoma ni la nariz para salvar a nadie de la debacle; y el Diablo o el Maligno, aparece como el que domina la situación y queda así como el gran instigador del pecado y a su vez, sirviendo de excusa y justificación al cobarde Padre Nuestro "que se esconde, que al feligrés no responde si en su altar no hay encaje y oropel" (versos de Savonarola que describen a Dios Padre).

El Diablo es quien da cuerpo, vida y ánimo a la retórica Cristiana. ¡Sin el Diablo y sin el Maligno el Cristianismo y Dios Nuestro Señor estarían muertos!.

La pasional desenvoltura que excita al que menos proviene del Salmo 139:19 ss, el cual es muy usado para demostrar que a los que están afuera de Cristo, y por ende con el Diablo, sólo el odio, la condenación y el crimen hay que brindarles. Y no la fraternidad.

¡Oh Dios Nuestro Señor si matases al malvado!. ¿No odio yo, oh Padre Santo, a los que te aborrecen y me enardezco en contra de todos tus enemigos? ¡Los aborrezco por completo y los tengo por enemigos míos!.

El libro de Job 16:7 ss, poniendo el dedo en la llaga, y para decepción de los que hincan aún sus rodillas en sus momentos de comunión con el Padre Eterno, nos retrata al Diablo y no a Dios Padre, pues nos regala la amorosísima descripción del comportamiento del Diosesito malandrín de la Santa Biblia. ¡Gloria a Dios Padre!.

Pero ahora tu, oh Dios Padre, me has extenuado. ¡Has asolado a toda mi familia!. Y tu furor me despedazó y me has aborrecido. Dios crujió sus dientes contra mí. Me ha entregado Dios Padre a los malvados y en las manos de los impíos me hizo caer. Vivía yo tranquilo ¡y me desmenuzó!. Me agarró por la nuca y me despedazó. Y me puso por blanco suyo, me rodearon sus flecheros y traspasó mis riñones sin piedad. Mi hiel derramó por tierra. ¡Me quebrantó con quebranto sobre quebranto!. ¡Dios Padre me asaltó como un guerrero! Y por eso cosí un saco sobre mi piel y hundí mi cabeza en el polvo. Mi rostro esta inflamado con el llanto y mis párpados ensombrecidos ¡A pesar de no haber iniquidad en mis manos y de haber sido pura mi oración!.

La revelación que Job hace del Diabólico y perverso comportamiento del Padre Nuestro, no es más que el pan de todos los días a los que la humanidad cristianizada está acostumbrada ya a recibir de parte del energúmeno Padre Eterno.

¿Hará falta acaso el Maligno o el Diablo para que sea él el provocador y el instrumento de esa iniquidad en particular?.

Lo que debe quedar en claro es que ni con Dios Padre ni con el Diablo, pues, sabidos y advertidos desde hace miles de años de los antecedentes criminales y nefastos del Diosesito bíblico, allá aquel tontuelo que sabiendo que aún y a pesar de "no haber iniquidad en sus manos y de elevar una sincera, pura y devocional oración al Padre Nuestro" –tal y como lo dice la Santa Biblia- el degenerado Dios Nuestro Señor ¡sí quebrante con quebranto sobre quebranto!, y asalta al fiel cristiano como un guerrero común y corriente; y destruye, agarrando al borrego o al fiel creyente por la nuca y lo despedazará, como lo ha venido haciendo.

¿Gloria al Padre y al Diablo?... usted es quien lo decide.

LUCIFER EL LUCERO DEL MAL

Es de lo más inconcebible leer este apelativo que la Religión le ha dado al Diablo –como uno de los muchísimos sinónimos usados para señalarlo- y a la vez incongruente con lo que del propio seno Cristiano ha emanado y que yace impuesto en las profundidades del psiquismo del ser humano que ha caído –para su desgracia personal- en las tenebrosas redes de los Jerarcas Eclesiásticos.

Si efectivamente la Luz sirve para designar a lo bueno y a lo excelso que es Dios Padre, y las Tinieblas (que son la descripción de la ausencia de la luz) representan y señalan sin opción posible a lo malo y a lo pecaminoso ¿Cómo entender la pantomímica postura de identificar al Diablo con la Luz y llamarlo inclusive Lucifer, el Lucero del Mal? ¡Por Dios Santo que la Curia y los teólogos están embrutecidos con su propia suficiencia!.

A cualquier persona se le puede preguntar con respecto al tan temido Lucifer y le anticipamos que su reacción será la de rechazo tajante a este bellísimo ángel que osó rebelarse en contra del Sistema Celestial que comanda Dios Padre (según la locura y la brutalidad que nos han impuesto en las Iglesias Cristianas). Pero más inconcebible aún es que se haya montado tal chifladura melodramática y hacer protagonista de un Imperio Divino a un ser que, como pretenden los dementes seguidores de Jesús el Cristo, sea el Creador de todo el Universo y que aún y a pesar de eso tenga un rival poderoso y con suficiente poder como para prevenirnos con graves amonestaciones, castigos, ruegos, oraciones y demás desplantes que nos librarán del Príncipe de las Tinieblas, el bellísimo Lucifer.

Mis engañadas y engañados amigas y amigos, si por un solo momento (y que conste que voy a suponerlo nada más) pudiéramos aceptar que se puede fácilmente individualizar a ESA FUERZA INFINITAMENTE VIVA E ILIMITADA de la cual provenimos, estamos y permaneceremos eternamente y la hacemos finita y la limitamos bajo cualquier concepto humano digerible, ya con esto empieza el auto engaño y la patraña. Y segundo, AL TODO, a lo INCOMPARABLE QUE ES DIOS, nada ni nadie puede rebelársele, oponérsele y mucho menos comparársele en PODER.

¡Nunca!.

Si la Religión nos ha tenido tonteados con el cuenterete absurdo de una rebelión de Lucifer a las ordenanzas divinas, eso, no es más que carroña sacrosanta, hedionda y putrefacta a rabiar.

Vea usted la gran paradoja del bien-mal tal y como la presenta el Cristianismo. Un lucero del Mal, de la manera como nuestros Jerarcas Religiosos nos lo han implantado, representa la deslumbrante y fulgurante pureza lumínica del pecado, del mal y de todas las maquinaciones perversas habidas y por haber. Pero su incongruencia y demencia estriba en que queriendo magnificar el sentido y el sentimiento de la maldad en su grado superlativo, han llegado a hacer que luzca tan esplendorosa y tan fascinante, que más pareciera que se refieren al bien y a la virtud y no como lo hacen hacia señalar el mal y el pecado.

Denominar Lucifer, Luzbel o Lucero del Mal al Diablo y a Satanás, es como concebir que la sed en su extremo fatal de la carencia absoluta de líquidos y agua, sea conocida y se la quiera nombrar como "húmeda sequía". O bien que aquel falto de valor tenga una "valiente cobardía". O que aquel otro sea un "bellísimo feo".

¿Habrá posibilidad alguna para definir, entender y aceptar que haya una "bondadosa maldad" y así mismo llamarla Lucifer o Luzbel, el Lucero del Mal?. ¿Podrá alguien ser un fiel traidor, un honesto ladrón o bien un virtuoso asesino? ¿Usted qué cree viendo alrededor suyo?.

¡No!. O se es ladrón, traidor, feo y depravado, o se es honesto, fiel, bello y virtuoso. No es posible concebir que se den los pasos hacia esa locura que han impuesto desde los púlpitos oprobiosos y que aceptemos al Lucero del Mal como la concepción deslumbrante, santificada y sacralizada del vicio, del pecado y de la perversidad en todos sus extremos. ¡No es así la cosa!.

¿Qué es lo que nos han metido en la cabeza desde niños con respecto al Diablo?.

Lucifer se rebeló porque quiso ser como Dios Padre.

¡Pero qué absurda la premisa usada por el Cristianismo para dejar prejuiciada la participación, uso y abuso de Luzbel, el relumbrante Príncipe de las Tinieblas.

¿Qué clase de batalla hubo entre Dios Nuestro Señor y el Ángel Bello lleno de Luz que una vez quiso ser como el Padre Eterno Creador del Cielo y de la Tierra?. Por lo visto y de acuerdo a toda la bazofia que se disparan en cada Iglesia, que rinde culto y devoción a Jesucristo, el que ganó tal lucha fue Lucifer; ya que hasta el día de hoy, y desde esas mismas Iglesias, se advierte sobre el peligroso personaje que se atrevió a desafiar al Diosesito prepotente y abusivo que nos han hecho adorar tomándolo por DIOS.

Si efectivamente hubo alguna rebelión y una Guerra en los Cielos y que esta fue protagonizada por Lucifer, el Ángel Rebelde y por Dios Padre y toda su Legión y su Corte Celestial, forzosamente tuvo que haber entre esa pugna un ganador y por mínima lógica un grupo derrotado. Y si hasta el día de hoy nos han hablado y nos advierten del peligro y de los poderes del Maligno, sólo eso comprueba –y por parte de la propia boca oficial del Cristianismo- que el derrotado fue Dios Nuestro Señor y todas sus Legiones poderosas Celestiales.

¿Qué tal será entonces el poder y la gloria del Diosesito excrementoso que la Santa Biblia ha impuesto?.

Si hubiese o quedase un pequeño dejo de duda o de incredulidad en esto que afirmo tan enfáticamente, comprendo tal sentimentalismo, pero con la cita que a continuación leeremos, y viniendo de nada menos el Primer Papa del Cristianismo, y por eso mismo la Máxima Autoridad en la materia, definitivamente que quedará saldada la romántica duda.

1 de Pedro 5:8 ss, de una manera tosca y terrorística a la vez nos deja la piedra que sepulta la todopoderosa presencia de aquel que un día –estúpidos de nosotros- tomamos como DIOS.

Sed sobrios y velad; porque vuestro adversario el Diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.

¡Satisfechos, verdad!.

Si anda el Diablo buscando a quien devorar, eso sólo puede significar, y así hay que entenderlo, que don Diablo anda suelto, libre y con todo a su favor; y que, como resultado de la batalla entre el Bien y el Mal, o sea entre Dios Nuestro Señor y Luzbel el Lucero del Mal, quien salió con la victoria entre sus manos no fue otro más que Luzbel y sus huestes.

Sino fue así ¿qué motivo hay para que San Pedro nos haga la grave advertencia sobre el Diablo y la posibilidad que seamos devorados por él en persona?.

Pero para que quede muchísimo más cerrada la cuestión, meteremos a batear en este mismo jueguito al otro lelo de Pablo y leyéndolo desde Efesios 6:11 ss, pone otra tonelada de concreto sobre Jesús y su miserable Padre y los deja convertidos a ambos en monigotes.

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las artimañas del Diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra Principados, contra los Dominadores de este mundo de las Tinieblas, contra Huestes Espirituales de Maldad, en las regiones Celestiales. Y hay que tener el escudo de la fe, con la que podéis apagar todos los dardos encendidos del Maligno.

¿Quieren otro misil que terminará de destartalar la mentira de la Batalla entre Dios Padre y el Ángel de la Luz que se rebeló en los cielos?.

Es Santiago 4:17 el que le pone la tapa al pomo.

Someteos, pues, a Dios Padre. ¡Resistid al Diablo y él huirá de todos vosotros!.

Si Dios Padre y su grandioso Ejército de la Luz hubiesen derrotado al Diablo y a sus huestes de la Maldad, ninguno de nosotros tendríamos que resistir del Diablo; por lo tanto este grandioso apóstol de Santiago, no hace más que corroborar que si a ganadores vamos y a que si alguien ganó la presunta batalla entre el Bien y el Mal, ese fue el Diablo.

Y si el Diablo ganó ¿qué tan poderoso, perfecto y fuerte es Dios Nuestro Señor?...

La Santa y Sabia Palabra de Dios Padre, como para todo tiene una respuesta, es la que se encarga de definirnos exactamente y en su justa dimensión todo el alcance de la famosa y bullanguera guerra Celestial entre los Portadores de la Luz y los de las Tinieblas. Y si fue Lucifer o Luzbel, el Bello Ser que se rebeló, peleó ¡y ganó el combate!, el Comandante en Jefe de las Huestes del Mal, sería a él –en todo caso- directamente a quien se le tuvo que haber hecho sufrir en carne propia y a quien tuvo que habérsele propinado todo su merecido castigo y la máxima penalización divina.

LA VERDAD SATÁNICA DE DIOS PADRE

Encontrándonos en esta etapa, en la cual ya mucha o toda la capa Cristiana que nos tenía obnubilados se cayó y, conociendo desde la Santa Palabra de Dios muchas de las cosas que, a pesar de haber estado allí siempre, no se nos habían querido explicar o tan siquiera comentar, es la oportunidad de hacer un verdadero examen de conciencia y decidir al respecto.

Es justo que nos enfrentemos con la verdad.

¡Nos han engañado vilmente!.

El Padre Nuestro, Jesús y todo lo que significa la Iglesia Cristiana, es y ha sido basura barata y, sin haber contribuido en ninguna mejoría en las sociedades en las cuales se les ha mantenido como Camino a Dios Padre, es necesario que, en este mismo instante, hagamos un alto y recapacitemos ante lo que hemos leído y sin necesidad de mucho aspaviento, reconozcamos que ni es cierto todo lo que sobre el Diablo y el Mal nos han enseñado, y por lo tanto será digno que aceptemos entonces que la verdad es que Dios Padre no es más que un satánico ser.

¿Cuál es la causa por medio de la cual se han nutrido los grupos Cristianos con y de los incautos que caen en sus tenebrosas redes? ¿Qué lleva al ser humano a participar del gozo espiritual, como ellos han dado en llamar a su perorata eclesiástica? ¿Por qué es que pertenecemos a cualquier iglesia Cristiana?.

Descartando muchas de las causas y motivaciones que inducen a cualquier persona normal, cuerda y sana ha pertenecer –según su propia tontería- a la Iglesia correcta, solo nos queda un por qué y que, ha no dudarlo, es el que en el 100% de los casos obligó, consciente o inconscientemente, a que se buscara, se aceptara y se desarrollara en un grupo específico y particular de la corriente que tiene por Dios al Padre Eterno bíblico, a la Salvación que se ofrece allí de nuestras almas que tenemos perdidas.

El terror que incide en nuestra psiquis, el grito desgarrador y aullante que la Jerarquía planificó y llevó a cabo como poder motivacional y de convencimiento, es lo que nos ha inducido a creer en que solo por medio de Jesús llegaremos a ser salvos y –estúpidos de nosotros- nos hemos visto obligados a estar en la senda Cristiana por el interés malévolo del egoísmo personal de ser parte del grupo de los elegidos.

Aquel que manifiesta su duda y que no acepta el fatal trueque y considere que el Cristianismo no es más que la mayor coacción existente, fácilmente es convencido con el argumento sutil de decirle "Hermano, nada pierde usted con probar. Hágase Cristiano, practique, crea y ¿qué va a perder? ¿no perderá más si resulta cierto que sólo a través de Cristo alcanzaremos la Gloria Eterna? ¿Qué tal que es esa la Voluntad de Dios Padre y usted inútilmente la desaprovecha?".

Entonces caemos y llegamos a formar parte del truco y del cohecho marrullero religioso Cristiano.

¡Nos ha convenido creer y nos hemos auto convencido que sólo así nos salvaremos!. Y por consiguiente la Salvación Eterna es el truco que muy bien han explotado, como estrategia de mercado los curas y los pastores, desde su respectivo púlpito engaña bobos. Es ridículo que la verborrea terrorista, como la que hemos comentado, sea la que ha terminado de convencer al que dudaba en que esa salvación Cristiana lo llevaría al Cielo y a la Gloria Eterna y que se haya aceptado sin reparo alguno en que Dios Nuestro Señor haya dispuesto, en su infinito amor por los seres humanos, que el Único Camino a El era su amado Hijo Jesucristo.

Y muchísimo más ridículo es que el pobre aterrado cristianizado ser humano haya tenido que desear, desde lo más profundo de su ser, que de verdad sea cierto ese argumento y que de verdad haya Salvación y Gloria Eterna para su persona.

¡Qué malévolo poder el de la Iglesia Cristiana y qué poder de envolver incautos!.

Pero lo ultra ridículo viene a estar en la trampa que esconde el trato, el arreglo y el trueque que se lleva a cabo con Dios Padre. ¿Cómo es posible que sea tan fácil extorsionar a la divinidad y que a cambio de practicar el Cristianismo, ¡y sólo así!, Dios Nuestro Señor permitirá el trueque de la Salvación por su Religión? ¡El Padre tiene un precio y eso lo hace sujeto de corrupción!. ¡Dios Nuestro Señor es un vulgar corrupto que acepta mordida, cohecho y sobornos!.

La verdad satánica del Dios Padre descansa en este negocito muy turbio que a leguas huele a corrupción. ¿No había otro argumento más estúpido en el cual no embarrara con tanta porquería y excremento a Dios Nuestro Señor y en dónde no se le implicara en tratos baratos y vulgares y que sólo por medio de la extorsión, por el arreglo extra jurídico y por el soborno se llegue a conseguir un lugar o un palco numerado en la Gloria Eterna por medio de la Salvación que ofrecen ofertada en las Iglesias Cristianas?.

Pero lo mejor del burdo truco éste lo podemos descubrir preguntando, exigiendo y reclamando ¡con todo el derecho del mundo! que se nos explique y se nos diga ¡De qué diablos se nos salvará! ¡De dónde acá estamos perdidos!, pues sólo se salva aquel que antes estaba perdido. ¿Estamos perdidos entonces en este momento? ¡Perdidos de qué! ¡Salvados de qué nos van a hacer!. Por favor, ya es suficiente en querer estarnos viendo la cara de pendejos (tontos, estúpidos, lelos o babosos). ¡Ya párenle, pues, hoy los estamos desenmascarando a todos ustedes bola de terroristas falaces y demagogos!.

Que alguien llegue a cumplir con todo el significado que trae aparejado el término "salvado" o aún el de "Salvación", implica, ¡forzosamente!, que hubo antes de eso un peligro tan grave que se estuvo a punto de perecer. La Salvación está emparentada con la protección, con el rescate, con la curación, con la liberación y con el apoyo incondicional. Téngase muy presente que lo incondicional es la premisa en la que debe de descansar la Salvación.

Aquella protección, liberación y la salvación que venga acompañada de condición o de límites basados en un arreglo, en un trueque, en un negocio o en una extorsión ¡No será Salvación!, será más bien un acomodo mental en el mercadeo que acostumbran hacer los que quieren sacar y obtener un provecho.

Y está bien eso de los negocitos, pues, al fin y al cabo hasta el trabajo que desempeñamos no es más que un arreglo mutuo. Pero condicionar a un hijo a que para brindarle techo, comida y educación, requerimos del retoño nuestro toda una serie de "siempre y cuando...", eso, ese arreglo, no será más que demostrar que amor, afecto y paternalismo –en todo su amplio significado- no tenemos para con los vástagos, sino que exhibimos una especie de patanería vulgar que busca la retribución y no la protección indulgente, ¡sin limitaciones! (más que aquellas que tenga la propia dimensión real del hogar y de la sociedad en que vivimos).

Por supuesto que hablamos de niños e hijos menores de edad, pues con los mayores de cierta edad, 18 y 20 años, hay que dejarlos volar, ya que se supone tienen las herramientas que les hemos dado en casa papá y mamá como para que hagan o empiecen a hacer sus propias vidas.

O sea que si a condiciones familiares con los hijos vamos, tendremos, para cumplir el concepto de paternidad responsable, que ser y que dar todas esas facilidades en el hogar para que los hijos (varones y hembras) puedan madurar con libertad y no con complejos, así, que el día de mañana puedan tomar sus propias decisiones y no importa si equivocadas o correctas, pues, serán responsables de lo que emprendan y asumirán todas las consecuencias derivadas de su toma de decisiones. Y sólo así, cumpliremos con desarrollar ciudadanos responsables y no traumatizados psicópatas que andarán en busca del desquite y de ver quién se las paga entre sus vecinos y no buscando la entrega amorosa y el servicio desinteresado hacia su comunidad.

¡No le parece lo más sensato!.

Un padre de familia, antes de condicionar a sus hijos y extorsionarlos, debe de educar, informar y –lo más importante- dar el ejemplo de lo que predica. Si a pesar de eso no hay respuesta a la rectificación que se pide en los hijos y si la edad del vástago permite que se de plena cuenta del meollo del asunto a tratar, habrá que usar métodos profesionales ¡pero nunca la amenaza de quitarles el techo, el hogar y el apoyo familiar y paternal que soporta todo el psiquismo del hijo!. Estamos hablando de los menores de edad, pues con los mayores que no asuman sus responsabilidades y no quieran entrar al aro en el hogar, lo mejor es que vuelen solos.

¿Qué significa que el Padre Nuestro nos esté extorsionando a que nos dará la Salvación Eterna sólo si la buscamos a través de Jesucristo? ¿Tanta maldad y tanto de lo bestia aflora en Dios Nuestro Señor?.

Supongamos que un padre de familia, por conocer el fondo de sus hijos decide a media noche de cualquier día, y cuando toda la familia ya está profundamente dormida, que es el momento de incendiar la casa; y dejando apenas una sola puerta de escape de las feroces llamas, se decide a llevar a cabo su locura. Prenderle fuego a la casa y despertar a su familia y hacerle comprender el grave peligro y lo mortal que puede resultar el fuego, pero exigirles que se les dará la oportunidad a cada uno de sus miembros de escapar sin ningún problema de esa miserable y horrenda muerte siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos, no será más que un tremendo y traumático golpe psicológico en cada uno de los miembros de ese grupo familiar.

¿Cómo catalogaríamos a tal "padre" de familia?... pues, por igual, eso mismo que usted pensó en su interior, eso mismo que dijo de ese energúmeno incendiario, ¡eso mismo es lo que es y significa Dios Nuestro Señor, el Padre Nuestro al que le rezamos y oramos por la Gloria Eterna!.

¿Cómo se sentirá aquel que es usado y compelido a ser parte de un experimento divino? ¿No que un padre ama incondicionalmente a sus hijos? ¿Cómo un pequeñuelo pueda llegar a comprender el Plan de Salvación y así llegar a tener la oportunidad de salvarse? ¿Para qué un salvamento y una prueba? ¡Cualquier padre común y corriente y no digamos el Padre Nuestro se supone que conocen muy bien a cada uno de sus hijitos!.

El significado de conocer que el Padre Eterno nos extorsiona con Jesús para la Salvación, hace que nazca en todos nosotros la pregunta básica siguiente ¿Para qué nos hizo entonces, para qué nos creó o nos produjo Dios Padre? ¿Si todos provenimos de una misma fuente, por qué unos sí y otros no se salvan? ¿Por qué la imposición intolerante e inmisericorde del Padre Nuestro si con esta petulante acción se luce como cualquier degenerado demente y psicópata pervertido y no como el indulgente ser que amoroso y muy responsable de todas y cada una de sus criaturas, se preocupa de proveer y facilitar el desarrollo ilimitado y sin condiciones para que así mismo todos lleguemos a alcanzar el éxito y el logro del desarrollo integral?.

¡A cuenta de qué tengamos que salvarnos de ese incendio en nuestro propio hogar que ese esquizofrénico Dios Padre provocó para luego "salvarnos Dios mismo de una espantosa muerte"!.

¿Por qué tiene que ser cierto que sólo por medio de Jesucristo se nos permitirá escapar -¡antes que salvarnos!- del horrendo infierno iniciado por el propio imbécil que hoy nos ofrece dadivosamente (torpe y abusivo de él) la Salvación Eterna? ¡Por qué!...

Proponer la Salvación, tal y como es la motivación que destilan en el alma y en el espíritu del ser humano desde cualquier iglesia Cristiana para atraparlo adentro de sus satánicos ritos, es reconocer que ese mismo Padre Nuestro, que propone la Salvación por la puerta única y exclusiva de Jesús, no es más que un derrotado, un pusilánime y un fracaso total.

Todos nosotros, los pertenecientes al género humano, o sea toda la población que componemos el conjunto de hombres y mujeres (sin importar edades), estamos sujetos a tener el privilegio de escapar del peligro, a tener la protección del bien sobre el mal, a estar y permanecer libres de la opresión, a ser rescatados de las desgracias, a ser curados de las penas y de las aflicciones y a tener el apoyo de quitarnos todo el mal que nos rodea en esta vida y en esta experiencia terrena.

¿Quién fue ese maldito y malvado ser que hizo la opresión, el peligro, el mal, las desgracias, las penas y las aflicciones que hoy y por medio de Nuestro Señor Jesucristo, el Padre Nuestro nos ofrece salvarnos Eternamente de todas ellas?.

Isaías 45:7 nos hace el gran favor de descubrir al autor intelectual y físico, o material, de todas y de cada de esas fatalidades que tan graciosamente y gentil Dios Padre ofrece Salvarnos.

Yo soy Dios Vuestro Señor (Yahvé) ¡Y yo soy el creador de todas las adversidades! ¡Yo soy el que hace todo el Mal que existe!.

Amós 3:6 ratifica a Isaías y presenta las pruebas que determinan e identifican plenamente al causante del Mal que nos envuelve y del cual Jesucristo misericordiosamente nos Salvará.

¿Acaso caerá el infortunio, la desgracia, la tribulación, la pena, la miseria y todo el Mal existente ¡Sin que Dios Nuestro Señor (Yahvé el guerrero) lo haya causado!?.

Marcos 7:21 y 22 nos describen el pensamiento de Jesucristo Nuestro Divino Maestro y Salvador que, con la verborrea clásica del demagogo, pretende salirse por la tangente y, desviando todo lo que ya sabemos de Dios Padre, cree –torpemente- que con declarar, lo que leeremos a continuación, se nos convencerá que el Dios Perdonador, Tolerante y Bueno de la Biblia, ¡nada tiene que ver con el horrendo actuar que todo el Antiguo Testamento nos dice de Yahvé!; y que Isaías, Amós y todos los demás profetas mintieron al describir detallada y gozosamente a ese criminal y malvado del Padre Nuestro que se comporta como un matoncillo en cada una de las páginas de esa parte de la Santa Biblia, sin olvidarnos que nos han dicho que fue el Espíritu Santo el que inspiró toda la Palabra de Dios Padre.

Y leemos la falacia de Jesús el Cristo y a la vez ¡nos reiremos de su imbecilidad! al creer que seríamos fácilmente engatusados.

De adentro, del corazón de los hombres, salen las maquinaciones perversas, las fornicaciones, los hurtos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, el engaño, la desvergüenza, la envidia, la maledicencia, la arrogancia, la estupidez.

¡Estamos totalmente de acuerdo!. ¿Pero por qué te faltó reconocer –demagogo Jesucristo- lo que Isaías dejó dicho sobre tu Padre Celestial?. No hay que olvidarnos que este profeta nos dejó dicho "!Dios Padre es el creador de todo el Mal que existe en el mundo!".

¡Y esta es la verdad satánica de Dios Padre!. Dios Nuestro Señor –al igual que el energúmeno padre de familia ese que incendia la casa para luego salir con condiciones y sólo así salvar a su familia- creó, provocó y embaucó al ser humano en el Mal y en todas las maquinaciones perversas que su Hijo Unigénito ya nos describió, y ahora pretende que sólo por medio del Cristianismo y de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, o sea que exclusivamente usando a Nuestro Señor Jesucristo como puerta, obtendremos, graciosa y gentilmente, la consideración divina que nos dará la Salvación Eterna.

1 de Pedro 5:8 ss, de la manera más estúpida y perversa imaginable (no hay que olvidar que todo el edificio del Cristianismo descansa en este imbécil de San Pedro), descubre a su Jefe y deja así al descubierto todo lo que concluimos, que ¡Dios Padre y el Diablo son la misma vaina!.

Sed sobrios y velad; porque vuestro gran adversario el Diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar. Más el Dios de toda gracia (Yahvé), que nos llamó a su Gloria Eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo (qué libinidoso el Dios Padre que se goza en el dolor y en el mal, tal y como ya lo dijo desde Deuteronomio 28:60 y 63: "Dios Nuestro Señor traerá sobre ti todos los males ¡así se gozará el Padre Eterno en arruinarte y en destruirte!"), él mismo os perfeccione, afiance, fortalezca y establezca. A El sea la Gloria y el Dominio por los siglos de los siglos. Amén.

¡Qué razón tenemos!. Este fantoche Padre Nuestro no sólo es el creador del Mal, sino que es tan cobarde como su Hijo y los discípulos, que con falacias lo encubren.

¡Dios Nuestro Señor y el Diablo son la misma excrementosa porquería!.

¿No le parece?...

Willy Ruano

Investigador y escritor

www.editorialpiedraangular.com


Comentarios


Trabajos relacionados

  • The Islam

    Believes of Islam. Khalila and Dimna. Islam in Spain. Primitive religions have their origins in the search of God by th...

  • El pan de la proposición y su aplicación hoy en día

    La siguiente información se basa en una extensa investigación realizada por algunos testigos de Jehová en la república m...

  • Las virtudes y la prudencia

    Areté. Las virtudes. De la gracia del Espíritu Santo a las virtudes. Este trabajo está organizado de la siguiente maner...

Ver mas trabajos de Religion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda