Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Generalidades sobre los armónicos y su influencia en los sistemas de distribución de energía

Enviado por ens_cu



  1. Origen de los armónicos
  2. Principales disturbancias causadas por armónicos de corriente y voltaje
  3. Frecuencias de los armónicos
  4. Armónica cero
  5. Diferentes formas de onda de la tensión y la corriente
  6. Índices de distorsión armónica
  7. Estudio de los armónicos en el dominio de la frecuencia
  8. Diversidad y curvas del contenido de armónicos
  9. Contenido normal de armónicos
  10. Flujo de potencia armónico
  11. Rediseño de sistemas de distribución o de la instalación eléctrica del usuario
  12. Métodos para analizar los armónicos
  13. Recomendaciones para disminuir el efecto de los armónicos
  14. Referencias

INTRODUCCION.

En un sistema de potencia eléctrica, los aparatos y equipos que se conectan a él, tanto por la propia empresa como por los clientes, están diseñados para operar a 50 ó 60 ciclos, con una tensión y corriente sinusoidal. Por diferentes razones, se puede presentar un flujo eléctrico a otras frecuencias de 50 ó 60 ciclos sobre algunas partes del sistema de potencia o dentro de la instalación de un usuario. La forma de onda existente esta compuesta por un número de ondas sinusoidales de diferentes frecuencias, incluyendo una referida a la frecuencia fundamental. En la figura 1 se observa la descomposición de una onda distorsionada en una onda sinusoidal a la frecuencia fundamental (60 Hz) más una onda de frecuencia distinta. El término componente armónico o simplemente armónico, se refiere a cualquiera de las componentes sinusoidales mencionadas previamente, la cual es múltiplo de la fundamental. La amplitud de los armónicos es generalmente expresada en porciento de la fundamental.

Figura 1[4]. Descomposición de una onda distorsionada

Los armónicos se definen habitualmente con los dos datos más importantes que les caracterizan, que son:

  • su amplitud: hace referencia al valor de la tensión o intensidad del armónico,
  • su orden: hace referencia al valor de su frecuencia referido a la fundamental (60 Hz). Así, un armónico de orden 3 tiene una frecuencia 3 veces superior a la fundamental, es decir 3 * 60 Hz = 180 Hz.

El orden el armónico, también referido como el rango del armónico, es la razón entre la frecuencia de un armónico fn y la frecuencia del fundamental (60 Hz).

(Por principio, la fundamental f1 tiene rango 1).

Cualquier fenómeno periódico puede ser representado por una serie de Fourier:

Donde:

= Es la componente de corriente directa, la cual es generalmente cero en sistemas eléctricos de distribución [1].

Valor rms de la componente (nth) armónica.

Angulo de fase de la componente (nth) armónica cuando t =0.

Los armónicos por encima del orden 23 son despreciables [1].

La cantidad de armónicos es generalmente expresada en términos de su valor rms dado que el efecto calorífico depende de este valor de la onda distorsionada.

Para una onda sinusoidal el valor eficaz es el máximo valor dividido por raíz de 2. Para una onda distorsionada, bajo condiciones de estado estable, la energía disipada por el efecto Joule es la suma de las energías disipadas por cada una de las componentes armónicas:

Donde:

o también: (suponiendo que la resistencia se tome como una constante)

Este cálculo permite intuir uno de los principales efectos de los armónicos que es el aumento de la intensidad eficaz que atraviesa una instalación debido a las componentes armónicas que lleva asociada una onda distorsionada.

El porciento de armónico y la distorsión total armónica cuantifican la disturbancia armónica que puede existir en una red de suministro eléctrico.

La tasa de armónicos o porciento de armónicos, expresa la magnitud de cada armónico con respecto a la fundamental.

La distorsión total armónica (THD), cuantifica el efecto térmico de todos los armónicos. La CIGRE propone la siguiente expresión para el cálculo de esta magnitud:

THD

Donde:

: Magnitud del armónico n.

: Magnitud de la onda de frecuencia fundamental.

ORIGEN DE LOS ARMONICOS.

En general, los armónicos son producidos por cargas no lineales, lo cual significa que su impedancia no es constante (está en función de la tensión). Estas cargas no lineales a pesar de ser alimentadas con una tensión sinusoidal adsorben una intensidad no sinusoidal, pudiendo estar la corriente desfasada un ángulo j respecto a la tensión. Para simplificar se considera que las cargas no lineales se comportan como fuentes de intensidad que inyectan armónicos en la red.

Las cargas armónicas no lineales más comunes son las que se encuentran en los receptores alimentados por electrónica de potencia tales como: variadores de velocidad, rectificadores, convertidores, etc. Otro tipo de cargas tales como: reactancias saturables, equipos de soldadura, hornos de arco, etc., también inyectan armónicos. El resto de las cargas tienen un comportamiento lineal y no generan armónicos inductancias, resistencias y condensadores.

Existen dos categorías generadoras de armónicos. La primera es simplemente las cargas no lineales en las que la corriente que fluye por ellas no es proporcional a la tensión. Como resultado de esto, cuando se aplica una onda sinusoidal de una sola frecuencia, la corriente resultante no es de una sola frecuencia. Transformadores, reguladores y otros equipos conectados al sistema pueden presentar un comportamiento de carga no lineal y ciertos tipos de bancos de transformadores multifase conectados en estrella-estrella con cargas desbalanceadas o con problemas en su puesta a tierra. Diodos, elementos semiconductores y transformadores que se saturan son ejemplos de equipos generadores de armónicos, estos elementos se encuentran en muchos aparatos eléctricos modernos. Invariablemente esta categoría de elementos generadores de armónicos, lo harán siempre que estén energizados con una tensión alterna. Estas son las fuentes originales de armónicos que se generan sobre el sistema de potencia.

El segundo tipo de elementos que pueden generar armónicos son aquellos que tienen una impedancia dependiente de la frecuencia. Para entender esto más fácilmente mencionaremos algunos conceptos previos. En la figura 2 se ha representado la variación de la impedancia de una inductancia respecto a la frecuencia. La fórmula que determina dicha función es la siguiente:

XL = L x w x 2 x p x f

Análogamente, en la figura 3 se ha representado la misma curva para una impedancia capacitiva.

La fórmula que determina dicha función es:

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Figura 2 [4]. Variación de la impedancia inductiva en Figura 3 [4]. Variación de la impedancia

función de la frecuencia capacitiva en función de la frecuencia.

O sea, a una determinada frecuencia pueden tener una impedancia constante pero su impedancia varía en función de la frecuencia, ejemplo 3 W a 60 ciclos, 5 W a 120 ciclos, etc., Filtros eléctricos y electrónicos, servomecanismos de motores, variadores de velocidad de motores tienen estas características. Estos tipos de elementos no generan armónicos si son energizados con una tensión de una sola frecuencia, sin embargo, si distorsionan la entrada, si existe más de una frecuencia y pueden alterar el contenido de armónicos. Estos elementos pueden mitigar o incrementar el problema del contenido de armónicos. Las dos categorías de equipos generadores de armónicos, pueden originar una interacción compleja en la cual la energía de los armónicos es transformada o multiplicada de una frecuencia a otra.

En la tabla 1 se indican los elementos generadores de armónicos más comunes. En determinadas circunstancias la sobrecarga o daño de equipos pueden ser la causa de generación de armónicos. La gran cantidad de los armónicos en la mayoría de los sistemas de potencia son generados por los equipos de los usuarios.

Los usuarios residenciales, comerciales e industriales, tienen una gran cantidad de equipos como hornos de microondas, computadoras, sistemas con control robótico, televisión, VCR, estéreos y otros equipos. Todos estos equipos contribuyen con la generación de cantidades variables de armónicos. Aún ventiladores eléctricos y simples motores de inducción trabajando sobrecargados pueden contribuir a la creación de armónicos. Las salidas de armónicos de estos múltiples aparatos pueden sumarse y originar problemas en el sistema de potencia.

Los sistemas de iluminación del tipo lámparas de descarga o lámparas fluorescentes son generadores de armónicos de corriente. Una tasa del 25 % del tercer armónico es observada en ciertos casos [1]. La tasa individual del armónico 3ro puede incluso sobrepasar el 100 % para ciertas lámparas fluocompactadas modernas [2], y por tanto hay que prestar una atención especial en el cálculo de la sección y la protección del neutro, ya que este conduce la suma de las corrientes de tercera armónica de las tres fases, por lo que puede ser sometido a peligrosos sobrecalentamientos si no es seleccionado adecuadamente.

La impedancia de un reactor saturado está variando con la circulación de corriente a través de ella, resultando en una considerable distorsión de corriente. Este es el caso por ejemplo de transformadores sin carga sometidos a un sobrevoltaje continuo.

Las máquinas rotativas producen armónicos de ranura de rango elevado y de amplitud normalmente despreciable. Las pequeñas máquinas sincrónicas son sin embargo, generadoras de tensiones armónicas de 3er orden que pueden tener una incidencia sobre:

  • El calentamiento permanente (aun sin defecto) de las resistencias de puesta a tierra del neutro de los alternadores.
  • El funcionamiento de los relés amperimétricos de protección contra los defectos de aislamiento.

Los armónicos son atenuados de una manera normal a medida que la potencia eléctrica es adsorbida. En raros casos pueden contribuir a la potencia real que toma un motor pero es muy raro y no presentan ningún efecto positivo, en general los armónicos producen calor a medida que circulan por los conductores y aparatos eléctricos. Por otro lado cuando los armónicos se combinan con armónicos generados por diferentes fuentes, pueden propagarse a diferentes distancias.

Tabla 1.

Fuentes de frecuencia armónicas

Convertidores de AC-DC

Elementos magnéticos saturables

Hornos de arco AC-DC

Capacitores en paralelo

Balastros de lámparas fluorescentes

Variadores de velocidad de motores

Motores de inducción sobrecargados

Oscilaciones de baja frecuencia

Convertidores multifase

Problemas de neutro

 

Capacitores serie

 

Corriente de Inrush

 

Transformadores estrella-estrella

Fuentes de frecuencia no armónicas.

Controladores de velocidad

Convertidores de frecuencia

Motores de inducción de doble alimentación.

Motor generador mal puesto a tierra.

La tabla 2 [4] muestra algunos elementos eléctricos generadores de armónicos y el espectro de corriente inyectado por los mismos.

Tabla 2. Receptores y espectro de corrientes armónicas inyectadas por diferentes cargas.

PRINCIPALES DISTURBANCIAS CAUSADAS POR ARMONICOS DE CORRIENTE Y VOLTAJE.

Los armónicos de corriente y voltajes sobrepuestos a la onda fundamental tienen efectos combinados sobre los equipos y dispositivos conectados a las redes de distribución.

Para detectar los posibles problemas de armónicos que pueden existir en las redes e instalaciones es necesario utilizar equipos de medida de verdadero valor eficaz, ya que los equipos de valor promedio sólo proporcionan medidas correctas en el caso de que las ondas sean perfectamente sinusoidales. En el caso en que la onda sea distorsionada, las medidas pueden estar hasta un 40 % por debajo del verdadero valor eficaz [4].

El efecto principal causado por los armónicos consiste en la aparición de voltajes no sinusoidales en diferentes puntos del sistema. Ellos son producidos por la circulación de corrientes distorsionadas a través de las líneas. La circulación de estas corrientes provoca caídas de voltaje deformadas que hacen que a los nodos del sistema no lleguen voltajes puramente sinusoidales. Mientras mayores sean las corrientes armónicas circulantes a través de los alimentadores de un sistema eléctrico de potencia, más distorsionadas serán los voltajes en los nodos del circuito y más agudos los problemas que pueden presentarse por esta causa.

Los voltajes no sinusoidales son causantes de numerosos efectos que perjudican los equipos conectados al sistema. Entre estos efectos se pueden mencionar la reducción de la vida útil del equipamiento de potencia así como la degradación de su eficiencia y funcionamiento en general.

Los efectos perjudiciales de estos armónicos dependen del tipo de carga encontrada, e incluye:

  • Efectos instantáneos.
  • Efectos a largo plazo debido al calentamiento.

Efectos instantáneos: Armónicos de voltajes pueden distorsionar los controles usados en los sistemas electrónicos. Ellos pueden por ejemplo afectar las condiciones de conmutación de los tiristores por el desplazamiento del cruce por cero de la onda de voltaje.

Los armónicos pueden causar errores adicionales en los discos de inducción de los metros contadores. Por ejemplo, el error de un metro clase 2 será incrementado un 0.3 %, en presencia de una onda de tensión y corriente con una tasa del 5 % para el 5o armónico [1].

Las fuerzas electrodinámicas producidas por las corrientes instantáneas asociadas con las corrientes armónicas causan vibraciones y ruido, especialmente en equipos electromagnéticos (transformadores, reactores, entre otros).

Torques mecánicos pulsantes, debido a campos de armónicos rotatorios pueden producir vibraciones en máquinas rotatorias.

Disturbancias son observadas cuando líneas de comunicación y control son distribuidas a lo largo de de líneas de distribución eléctricas que conducen corrientes distorsionadas. Parámetros que deben tenerse en cuenta incluyen: la longitud que se encuentran dichas líneas en paralelo, las distancias entre los dos circuitos y las frecuencias armónicas (el acoplamiento aumenta con la frecuencia).

Los armónicos son causantes de numerosos problemas de operación en los sistemas de protección. Entre ellos esta la operación incorrecta de fusibles, de interruptores (breakers) y equipos y/o sistemas digitales de protección [7].

Para el caso de equipos protegidos contra sobrevoltajes cuyos sistemas de protección también estén diseñados para operar con voltajes sinusoidales, estos pueden operar incorrectamente ante la aparición de formas de onda no sinusoidales. Esta operación incorrecta puede ir desde la sobreprotección del equipo hasta la desprotección del mismo por la no operación ante una forma de onda que podría dañarlo de forma severa. El caso típico se presenta ante formas de onda que presentan picos agudos. Si el dispositivo de medición esta diseñado para responder ante valores rms de la forma de onda, entonces estos cambios abruptos pudieran pasar sin ser detectados y conllevarían a la desprotección del equipo ante aquellos picos agudos dañinos, que no provoquen un aumento notable de la magnitud medio cuadrática sensada. También pudiera ocurrir el caso contrario, el disparo ante valores no dañinos para el equipo protegido [7]. En estos casos el ajuste de la protección deberá depender de las características de la forma de onda: voltajes pico y rms, tiempo de crecimiento de la onda, entre otros. Las protecciones convencionales no tienen en cuenta todos estos parámetros y lo que toman como base del proceso de protección, lo hacen sobre la suposición de que la forma de onda es puramente sinusoidal lo cual puede ser aceptado para algunas formas de onda pero incorrecto para otras que pueden ser dañinas [7].

Efectos a largo plazo: El principal efecto a largo plazo de los armónicos es el calentamiento.

Calentamiento de capacitores:

Las pérdidas causadas por calentamiento son debidas a dos fenómenos: conducción e histéresis en el dieléctrico. Como una primera aproximación, ellas son proporcionales al cuadrado del voltaje aplicado para conducción y a la frecuencia para histéresis. Los capacitores son por consiguiente sensibles a sobrecargas, tanto debido a un excesivo voltaje a la frecuencia fundamental o a la presencia de tensiones armónicas.

Estas pérdidas son definidas por el ángulo de pérdida del capacitor cuya tangente es la razón entre las pérdidas y la energía reactiva producida, esto se representa en la figura 2.

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

 Figura 2. Triángulo relacionado con la potencia del capacitor, (potencia activa (P), reactiva (Q), aparente (R)).

Valores de alrededor de 10-4 de la fundamental pueden ser citados para tan d [1,2]. El calor producido puede conducir a un rompimiento dieléctrico.

Calentamiento debido a pérdidas adicionales en máquinas y transformadores:

Pérdidas adicionales en el estator (cobre y hierro) y principalmente en el rotor (devanado de amortiguamiento, y circuito magnético) de máquinas causadas por la diferencia considerable en velocidad entre el campo rotatorio inducido por los armónicos y el rotor.

En los transformadores existirán pérdidas suplementarias debido al efecto pelicular, el cual provoca un incremento de la resistencia del conductor con la frecuencia, también habrá un incremento de las pérdidas por histéresis y las corrientes de eddy o Foucault (en el circuito magnético).

Calentamiento de cables y equipos:

Las pérdidas son incrementadas en cables que conducen corrientes armónicas, lo que incrementa la temperatura en los mismos. Las causas de las pérdidas adicionales incluyen:

  • Un incremento en la resistencia aparente del conductor con la frecuencia, debido al efecto pelicular.
  • Un aumento del valor eficaz de la corriente para una misma potencia activa consumida.
  • Un incremento de las pérdidas dieléctricas en el aislamiento con la frecuencia, si el cable es sometido a distorsiones de tensión no despreciables.
  • El fenómeno relacionado con la proximidad, de envolventes, de pantallas (conductores revestidos) puestas a tierra en ambos extremos, entre otros.

De una forma general todos los equipos (cuadros eléctricos) sometidos a tensiones o atravesados por corrientes armónicas, sufren más pérdidas y deberán ser objeto de una eventual disminución de clase. Por ejemplo, una celda de alimentación de un condensador se dimensiona para una intensidad igual a 1.3 veces la corriente reactiva de compensación. Este sobredimensionamiento no tiene en cuenta sin embargo el aumento del calentamiento debido al efecto pelicular en los conductores.

Muchas de las anomalías que ocasiona la circulación de corrientes de frecuencias que no son propiamente del sistema, a través de él y de los equipos conectados, causando en ocasiones problemas de operación, tanto a la empresa suministradora como al usuario, se deben a las siguientes razones:

  1. Las frecuencias del flujo de potencia de tensiones y corrientes sobrepuestas a las ondas de flujo de 50 ó 60 ciclos, originan altas tensiones, esfuerzos en los aislamientos, esfuerzos térmicos e incrementan las pérdidas eléctricas.
  2. Muchos aparatos eléctricos son diseñados para aceptar y operar correctamente en potencia de 50 ó 60 ciclos, pero no responden bien a cantidades significantes de potencia a diferentes frecuencias. Esto puede causar ruido en el equipo eléctrico, problemas mecánicos y en el peor de los casos falla del equipo.
  3. Los armónicos generados en un sistema eléctrico pueden crear niveles altos de ruido eléctrico que interfieran con las líneas telefónicas cercanas.
  4. La presencia de frecuencias diferentes a la nominal en la tensión y en la corriente, regularmente no son detectables por un monitoreo normal, por mediciones o por el equipo de control; por lo que su presencia no se nota. Por ejemplo los medidores residenciales monofásicos no detectan frecuencias mucho más arriba de 6 ciclos. Frecuentemente la primera indicación de la presencia significativa de armónicos es cuando causan problemas de operación o fallas del equipo.

La tabla 3, extraída de [4] muestra también algunos efectos dañinos que ocasionan los armónicos sobre los elementos eléctricos.

Tabla 3. Efectos de los armónicos en dispositivos eléctricos.

En [3] se mencionan algunos efectos perjudiciales que ocasionan los armónicos en los aparatos y sistemas de poca corriente:

  • El mal funcionamiento de ciertos aparatos que utilizan la tensión como referencia para el control de los semiconductores o como base de tiempos para la sincronización de ciertos equipos.
  • Perturbaciones porque se crean campos electromagnéticos. Así, cuando los conductores de baja intensidad o de transmisión de datos están muy próximos a cables de gran potencia por los que circulan corrientes armónicas, pueden, por inducción, ser receptores de corrientes que pueden provocar fallos en el funcionamiento de los elementos conectados a ellos,
  • Por último, la circulación de corrientes armónicas por el neutro provoca una caída de tensión en el conductor, así, si el sistema de puesta a tierra del neutro es el TN-C, las masas de los diversos equipos no quedan a la misma tensión, lo que por su propia naturaleza provoca perturbaciones en los intercambios de información entre receptores inteligentes. Además, hay circulación de corrientes por las estructuras metálicas de los edificios y, por tanto, creación de campos electromagnéticos perturbadores.

Efectos en los filtros pasivos.

En los filtros pasivos también pueden aparecer problemas de sobreesfuerzo del aislamiento por sobretensión o sobrecorriente en sus elementos componentes. Como estos filtros son los más empleados en la descontaminación armónica de los sistemas eléctricos debido a su bajo costo económico y facilidad de operación; también se hace necesario tener en cuenta en el diseño de los mismos la presencia de armónicos.

Efectos en los equipos electrónicos sensibles.

Existen numerosos equipos modernos que son muy sensibles a los cambios producidos en el voltaje de alimentación de los mismos. Entre ellos están: las computadoras, los modems, las tarjetas de electrónica compleja (de captación de datos, de comunicaciones, etc.), las cargas registradoras y muchos otros equipos domésticos y de oficina. Estos equipos al estar constituidos por complejas y delicadas configuraciones de elementos de baja potencia, necesitan de una fuente de alimentación muy estable que les provea de un voltaje dc de rizado casi nulo. Para ello necesitan de una fuente primaria de ac y de un bloque rectificador con fuente de voltaje estabilizada. En algunos casos este bloque de alimentación no posee el grado de invulnerabilidad necesario para soportar ciertos grados de distorsión de la onda de voltaje. Por esta razón los delicados circuitos son sometidos a variaciones notables en el lado dc de sus fuentes, afectando el funcionamiento de los mismos. Esta es la causa del re-arranque de computadoras y de la pérdida de control de las cajas registradoras sometidas a voltajes altamente contaminados. Además, los equipos con alto nivel de integración en sus elementos componentes que estén sometidos a voltajes distorsionados por armónicos durante prolongados períodos de tiempo, pueden presentar daños irreparables. En su gran parte estos daños provocan la inutilidad total del componente integrado del equipo en cuestión.

En el caso de los equipos que necesitan de un potencial de tierra nulo, si están conectados a conductores de neutro por los que circulan corrientes de armónicos, entonces se verán sometidos a voltajes de neutro a tierra ciertamente peligrosos que pueden causarles daños.

Existen además equipos electrónicos que necesitan sensar las magnitudes de fase para tener una noción de tiempo con respecto a los comienzos de los períodos de las corrientes y voltajes de alimentación. Normalmente basan su funcionamiento en la detección del cruce por cero de las magnitudes que chequean. Cuando estas están sometidas a los efectos de distorsión de las cargas no lineales, puede darse el caso de que aparezcan cruces por cero de las formas de onda en momentos que no coinciden con el cambio de signo del lóbulo (positivo o negativo) de la onda que se tome de referencia. Estas detecciones incorrectas pueden dar lugar a operaciones erróneas y en algunos casos al no funcionamiento de los equipos que controlan.

Efectos en los transformadores.

Aunque los transformadores son dimensionados para la operación con cargas de 60 Hz, cuando estos alimentan cargas no lineales evidencian un incremento notable en sus pérdidas; tanto en las de núcleo como las de cobre.

Corrientes armónicas de frecuencias más altas provocan pérdidas de núcleo incrementadas en proporción al cuadrado de la corriente de carga rms y en proporción al cuadrado de frecuencia debido al efecto pelicular. El incremento en las pérdidas de cobre se debe a la circulación de corrientes armónicas de secuencia positiva y negativa transportadas en los conductores de fase provenientes de cargas generadoras de armónicos monofásicas y trifásicas, y a la circulación de las corrientes armónicas triples de secuencia cero que son transportadas en los conductores neutros desde las cargas monolineales generadoras de armónicos.

Los armónicos triples de secuencia cero se suman algebraicamente en el neutro y pasan a través del sistema de distribución hasta que alcanzan un transformador conectado en delta-estrella. Cuando las corrientes de neutro de armónicos triples alcanzan un transformador delta-estrella la misma es reflejada dentro del devanado primario en delta donde circula y causa sobrecalentamiento y fallas en el transformador.

Efecto en el conductor neutro.

El diseño de circuitos ramales en el pasado había permitido un conductor neutro común para tres circuitos monofásicos. La lógica dentro de este diseño fue que el conductor neutro cargaría solamente con la corriente de desbalance de las tres cargas monofásicas. Un conductor neutro común parecía adecuado para las cargas y era económicamente eficiente puesto que un ingeniero de diseño balancearía las cargas durante el diseño, y un electricista balancearía las cargas durante su construcción. En muchos ejemplos el conductor neutro se disminuía en tamaño con respecto a los conductores de fase por las mismas razones.

Bajo condiciones balanceadas de operación en cargas monofásicas no lineales, el neutro común de los tres circuitos monofásicos es portador de armónicos triples de secuencia cero, los cuales son aditivos en el conductor neutro. Bajo condiciones de desbalance, el neutro común lleva corrientes comprendidas por las corrientes de secuencia positiva procedentes el desbalance del sistema, las corrientes de secuencia negativa procedentes del desbalance del sistema, y las corrientes aditivas de secuencia cero procedentes de los armónicos triples. Un conductor neutro común para tres circuitos ramales monofásicos, puede fácilmente sobrecargarse cuando alimenta, cargas no lineales balanceadas o desbalanceadas.

Las corrientes excesivas en el conductor neutro provocan caídas de voltajes mayores que los normales entre el conductor neutro y tierra en las tomas de 120 volts. Esto puede desestabilizar la operación del equipamiento electrónico sensible, tales como computadoras, que pueden requerir de un receptáculo de tierra aislado.

Las barras de neutro de la pizarra de control representan el primer punto común de conexión de las cargas monofásicas conectadas en delta. Recuérdese que las corrientes armónicas de secuencia positiva y negativa, asumiendo cargas balanceadas, se cancelan en cualquier punto común de conexión. La barra del conductor neutro también puede sobrecargarse debido a los efectos de cancelación de las corrientes armónicas de secuencia positiva y negativa entre los conductores que sirven a diferentes cargas.

Además, las corrientes armónicas triples de secuencia cero fluyen en los conductores neutros, a pesar del balance de las cargas. Las corrientes armónicas triples solamente, pueden sobrecargar las barras de neutro. En la práctica, los conductores neutros de circuitos ramales individuales portan corrientes armónicas de secuencia positiva y negativa provenientes de los desbalances de fase junto a las corrientes de armónicos triples de secuencia generados por la carga. Las barras de neutro que son dimensionadas para llevar el valor completo de la corriente de la corriente nominal de fase pueden fácilmente sobrecargarse cuando el sistema de distribución de potencia alimenta cargas no lineales.

Los armónicos y el efecto pelicular.

El efecto pelicular es el fenómeno donde las corrientes alternas de alta frecuencia tienden a fluir cerca de la superficie más externa de un conductor que fluir cerca de su centro. Esto se debe al hecho de que las concatenaciones de flujo no son de densidad constante a través del conductor, sino que tienden a decrecer cerca de la superficie más exterior, disminuyendo la inductancia e incrementando el flujo de corriente. El resultado neto del efecto pelicular es que el área transversal efectiva del conductor es reducida a medida que la frecuencia es incrementada. Mientras mayor es la frecuencia, menor es el área transversal y mayor es la resistencia ac. Cuando una corriente de carga armónica esta fluyendo en un conductor, la resistencia ante corriente alterna equivalente, Rac, para el conductor es elevada, aumentando las pérdidas de cobre I2 Rac.

Este es el efecto que provoca que numerosos equipos, a diferentes niveles en los sistemas de distribución de potencia, se vean sometidos a sobrecalentamientos excesivos. A ello contribuye también el incremento de las corrientes debido a la circulación de los armónicos de las diferentes secuencias. Este sobrecalentamiento es el que causa fallas por la pérdida del nivel de aislamiento en motores, transformadores, inductores y alimentadores en general.

Efectos en los condensadores.

La impedancia de los condensadores disminuye al aumentar la frecuencia. Por tanto, si la tensión está deformada, por los condensadores que se usan para la corrección del factor de potencia circulan corrientes armónicas relativamente importantes. Por otra parte, la existencia de inductancias en algún punto de la instalación tiene el riesgo de que se produzcan resonancias con los condensadores, lo que puede hacer aumentar mucho la amplitud de los armónicos en los mismos. Este fenómeno de resonancia puede ocasionar que sea perforado el aislamiento de los capacitores, provocando daños severos. Esta perforación puede ocurrir tanto por picos de voltaje como de corriente a través de los mismos aún cuando el diseño básico (a la frecuencia de operación) prevea pocas posibilidades de falla ante los picos de cargas operados y a los niveles de voltaje y de corrientes esperados.

En la práctica, no se recomienda conectar condensadores en instalaciones que tengan una tasa de distorsión armónica superior al 8% [3].

Esquema equivalente de una instalación tipo.

Para proceder al análisis armónico de una instalación, se realiza una modelización de la red considerando las cargas no lineales como fuentes de intensidad armónicas.

En la figura 5 se ha representado una instalación tipo en la que se han agrupado todas las cargas de la instalación en tres tipos:

  • Cargas generadoras de armónicos.
  • Cargas no generadoras (lineales).
  • Condensadores para compensación de la energía reactiva.

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Figura 5 [4]. Modelización de una instalación tipo

La figura 6 muestra el esquema equivalente de la instalación modelizada anteriormente visto desde el barraje general de baja tensión. Todos los elementos eléctricos situados aguas arriba del barraje de baja tensión (el transformador y la impedancia de la red) son vistos como una impedancia inductiva [4].

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Figura 6 [4]. Esquema equivalente de la instalación.

La resonancia paralelo.

Como se muestra en la figura 6, aparece una impedancia inductiva (transformador, conductor) en paralelo con la batería de condensadores.

Esta asociación inductancia y condensador en paralelo provoca el fenómeno de la resonancia paralelo del sistema, por lo cual, a una frecuencia determinada, el valor de la impedancia inductiva del sistema se hace muy elevado. La representación de la impedancia en función la frecuencia para un sistema que representa resonancia paralelo se representa en la figura 7, donde también se representa la impedancia del sistema sin batería de condensadores.

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Figura 7 [4]. Resonancia paralelo y factor de amplificación

En esta figura 7, se observa la diferencia de impedancias:

  • Z1: impedancia de la instalación sin batería de condensadores,
  • Z2: impedancia de la instalación con batería de condensadores.

La diferencia entre estos dos valores de impedancia es el factor de amplificación. La presencia de una batería de condensadores en una instalación, inclusive la propia capacitancia a tierra de un sistema de distribución no genera armónicos, sin embargo, pueden amplificar los armónicos existentes agravando el problema.

Por otro lado, el condensador es uno de los elementos más sensibles a los armónicos ya que presenta una baja impedancia a frecuencias elevadas y adsorbe las intensidades armónicas más fácilmente que otras cargas reduciendo considerablemente la vida de los condensadores.

Para comprobar de una forma rápida si en una red puede existir un riesgo importante de que se presente el fenómeno de la amplificación, se debe analizar lo siguiente:

  • Que haya armónicos que puedan ser amplificados, es decir, que la frecuencia de resonancia paralelo del sistema coincida con un rango próximo al de los armónicos presentes en la instalación.
  • La frecuencia de resonancia se puede calcular estimativamente con la siguiente expresión [2,6]:

Donde:

frp : Frecuencia de resonacia paralelo.

Scc : Potencia de cortocircuito en el punto de conexión de la batería.

Q : Potencia de la batería de condensadores.

Generalmente, S se expresa en MVA y Q en MVAr.

  • Que el factor de amplificación tenga un valor importante [4]:

Donde:

FA : Factor de amplificación.

Pcc : Potencia de cortocircuito en el punto de conexión de la batería de condensadores.

Q : Potencia de la batería de condensadores (kVAr)

P : Potencia activa de la instalación (kW).

Consecuencias prácticas:

  • Si el orden de una corriente armónica inyectada por la fuente perturbadora corresponde al orden de la resonancia paralelo, existe el riesgo de sobretensiones armónicas, particularmente cuando la red está poco cargada. Las corrientes armónicas son entonces intensas en los componentes de la red, y representan un cierto peligro para los condensadores.
  • Si el orden de la resonancia paralelo corresponde al orden de la frecuencia de los equipos de telemando del distribuidor (de la compañía distribuidora), existe riesgo de perturbaciones en estos equipos.

Resonancia serie

La resonancia serie aparece con la conexión serie de reactancia inductiva y una capacitiva. Existirá una determinada frecuencia que hará cero la impedancia del conjunto L-C serie.

Bajo condiciones de resonancia en serie, el sistema ofrece una impedancia muy baja a voltajes armónicos de frecuencia igual a la de resonancia. Por lo tanto, voltajes pequeños armónicos en el sistema pueden originar corrientes elevadas de armónicos en los equipos.

Este fenómeno es utilizado para filtrar los armónicos en una instalación [4].

Síntomas de distorsión armónica en equipo de distribución.

Los componentes de los sistemas de distribución de potencia conducen corrientes y por consiguiente, son sensibles a la distorsión de corriente. Esta distorsión nos lleva a evaluar nuevamente muchos de los conceptos normales que se refieren a electricidad, especialmente con respecto al sistema de potencia.

Primero y principalmente, la distorsión de corriente y voltaje deben medirse con un equipo RMS real. Si no se especifica como RMS real, probablemente es un medidor de tipo promedio que provee datos seriamente imprecisos.

Segundo, debemos cambiar nuestro concepto de carga de transformador. Cuando un transformador conduce corriente distorsionada, genera más calor por Ampere que si la corriente fuera sinusoidal. Esto significa que los transformadores se sobrecalentarán aún si no están totalmente cargados eléctricamente. Debe considerarse en la disminución de la potencia del transformador y el uso de transformadores tipo K.

Tercero, la sabiduría común dice que si un sistema de tres fases tipo estrella está balanceado, no habrá corrientes en el neutro. Cuando existen armónicas de corriente, algunas de las armónicas no se cancelan en el neutro, originando lecturas de alta corriente aún cuando el sistema está balanceado. Pueden ser posibles corrientes tan altas como del 200 % de los conductores de fase [8].

Las corrientes armónicas pueden causar que los desconectivos (drop outs) y fusibles operen incorrectamente. Aún pensando que las corrientes no exceden sus límites, los drop outs se dispararán. Frecuentemente esto es debido al nivel de corriente que es medida con un medidor tipo promedio. El medidor puede indicar 15 A, mientras que realmente existen más de 27 A. El desconectivo portafusible (drop out) está funcionando correctamente, el medidor no.

También hay ocasiones en que las altas corrientes de cargas electrónicas dispararán los desconectivos. Si los desconectivos se disparan determinan si hay una carga no lineal encendida al mismo tiempo.

FRECUENCIAS DE LOS ARMONICOS.

Las frecuencias de los armónicos que más problemas generan en el flujo de potencia, son aquellas que son múltiplos enteros de la fundamental como son: 120, 180, 240, 300 y 360 ciclos/segundos y las que siguen. Obsérvese que la frecuencia del sistema es la primer armónica.

En contraste las frecuencias no armónicas, por ejemplo 217 ciclos/segundo, generalmente son generadas e inyectadas al sistema de transmisión y distribución con algún objetivo especial. Estos casos son producidos deliberadamente o en algunos casos inadvertidamente.

Es más difícil detectar una armónica que no es múltiplo de la frecuencia fundamental, porque no altera la longitud de onda de la misma manera, esto significa que no se ve un cambio estable en el osciloscopio cuando se estudia la onda, sin embargo, una vez que se detecta es mucho más fácil identificar su origen.

ARMONICA CERO.

El flujo de corriente directa es la armónica de frecuencia cero, la contaminación con corriente directa de un sistema o potencia es parte de un estudio teórico completo de todas las armónicas, ya sea en el dominio del tiempo o de la frecuencia. Generalmente la presencia de tensión o corriente directa es una señal de una pobre puesta a tierra, severo desbalance de carga o daño de algún equipo. Aún con la presencia de una pequeña señal, existe el problema de puesta a tierra, flujo en el conductor neutro o desbalance interno.

Como las frecuencias son múltiplos enteros de la frecuencia fundamental, las armónicas en sus diferentes frecuencias siempre estarán en fase con la fundamental y su impacto es básicamente el mismo. Esto significa que la distorsión armónica que se presenta en la onda de 50 ó 60 ciclos es la misma.

DIFERENTES FORMAS DE ONDA DE LA TENSION Y LA CORRIENTE.

El resultado de la presencia de cargas no lineales es que la forma de onda de la corriente y la tensión en el flujo de potencia pueden ser muy variables.

De hecho como la presencia de armónicas significa que la carga es no lineal, la forma de onda de la tensión y corriente son diferentes, ó mejor dicho significativamente diferentes. Es importante observar como la distorsión armónica para un sistema de potencia es medido y reportado en base a la tensión, ya que un sistema de potencia es diseñado y se espera que opere como una fuente de tensión constante. Sin embargo, los sistemas de potencia son casi una fuente de tensión constante, las cargas no lineales usualmente originan más distorsión en la corriente que en la tensión.

INDICES DE DISTORSION ARMONICA.

El método más usado para medir la distorsión armónica en un sistema de potencia es la distorsión total armónica (THD), este puede ser calculado por la corriente o para la tensión, dependiendo de donde se quiera medir la distorsión. Hay al menos otros dos índices usados en el análisis armónico, generalmente aplicables a circunstancias especiales. Esto incluye el factor de influencia telefónica, que compara el contenido armónico en relación al sistema telefónico, el otro índice es el factor K que es útil para estimar el impacto de las armónicas en las pérdidas eléctricas. Sin embargo, en la mayoría de los casos donde las armónicas son estudiadas en un sistema de potencia para identificar su fuente o diseñar como deshacerse de ellas, el índice de distorsión más apropiada es el THD, medido por separado para la tensión y para la corriente.

La adquisición de datos de una forma periódica (cada 30 min) durante un intervalo de tiempo amplio y el análisis posterior de estos registros, de forma diaria y semanal, para cada orden de armónico y para THD, puede utilizarse como metodología para este tipo de estudios [6].

En algunos circuitos, una semana de medición puede tomarse como representativa, siempre y cuando la curva de carga sea aproximadamente constante durante el mes [6].

Debido a la influencia que pueden presentar los transformadores de medida en cuanto a saturación, es necesario establecer la frecuencia límite de estudio. En [6] se hace referencia a que los transformadores de corriente son confiables en mediciones en el rango de 60 a 1500 Hz, es decir, los primeros 25 armónicos. La amplitud de la respuesta de frecuencia es constante dentro de este rango, y el ángulo de fase entre la onda de entrada y de salida es despreciable.

ESTUDIO DE LOS ARMONICOS EN EL DOMINIO DE LA FRECUENCIA.

Análisis de armónicos en el dominio de la frecuencia es en algunos casos útil, ambas cosas, analizar el contenido y la respuesta de diferentes equipos cuando circulan los armónicos, y también para evaluar la posibilidad de aplicar equipos diferentes en el diseño de filtros para disminuir la propagación de armónicos.

DIVERSIDAD Y CURVAS DEL CONTENIDO DE ARMONICOS.

Como la propia carga, la generación de armónicos por los usuarios varía en función del tiempo, siendo posible graficar curvas de armónicos en forma similar a las curvas de carga. Esta variación en la generación de armónicos es causada por los mismos aparatos eléctricos que se conectan a la fuente de potencia eléctrica, siendo variables con la hora del día, el día de la semana, la estación del año, es decir, en la misma forma en que varía su curva de carga. Sin embargo, los armónicos no son proporcionales a la carga o necesariamente una función del uso de los aparatos eléctricos, frecuentemente dependen de otros factores que originan cambios en las impedancias del sistema [9].

Los armónicos sumados en un sistema de potencia en una determinada área o sobre un alimentador, está sometido a un comportamiento similar al del factor de coincidencia. Como la demanda pico, el pico de armónicos creado por un grupo de usuarios no es igual a la suma de los picos individuales de los niveles de armónicos que pueden originar, esto se debe a los siguientes 3 factores:

  1. Diversidad temporal. Es idéntico en el concepto y en la aplicación a la coincidencia o diversidad aplicada a la demanda máxima: diferentes usuarios producen su pico de armónicos que salen de sus instalaciones a diferentes horas. Como la carga, los picos de armónicos tienen períodos de unos cuantos minutos a una determinada hora siguiendo el ciclo de encendido y apagado de los diferentes aparatos eléctricos. El nivel máximo de armónicos para un grupo de usuarios ocurre cuando la suma de sus demandas es un máximo, y como ellos no tienen su demanda máxima al mismo tiempo, esto puede ser mucho menor que la suma de los picos de armónicos de los usuarios individuales.

    Conociendo las principales fuentes de armónicos en un sistema de potencia, existe un ancho rango de ángulos de fase en los armónicos generados y cierta cantidad de cancelaciones ocurren. Sin embargo, a todos los aparatos eléctricos se les aplica la misma forma de onda, lo cual tiende a sincronizar su comportamiento. Simultáneamente muchas otras fuentes están un poco sincronizadas, con diversidad en fase que se presenta, debido a las diferencias en especificaciones de equipo, etc.

  2. Diversidad de fase. Supongamos que dos aparatos eléctricos idénticos se conectan al mismo tiempo a la fuente de potencia eléctrica y que ambos producen igual cantidad de armónicos de tercer orden, pero debido a la diferencia en sus circuitos la polaridad de uno con respecto al otro es inversa (180 grados de diferencia de fase), su salida de armónicos se cancelará completamente.
  3. Atenuación. Sin un número suficiente de aparatos similares generadores de armónicos son instalados, pueden llegar a ser significativos con respecto a la impedancia del sistema visto desde su localización, ellos distorsionan la tensión que ven (la tensión que se les aplica para que produzcan armónicos) y en muchos casos esto reduce su contribución armónica individual. Por ejemplo un aparato eléctrico de 120 watts (Una PC) típicamente puede crear 0.9 amperes de inyección de corriente de tercer armónico. Cuando varios cientos de estos equipos son instalados en un lugar, la corriente en estos elementos puede exceder 11 % del nivel de corriente de corto circuito en ese lugar, la corriente de tercera armónica inyectada será en promedio de 0.8 amperes por equipo, presentando un 11 % de reducción. Los aparatos distorsionan la forma de onda de la tensión de tal manera que esto produce más armónicos. Armónicos de mayor orden presentan una mayor atenuación, en condiciones similares a las descritas para el tercer armónico, el quinto armónico es reducido por un factor cercano al 40% y el noveno armónico en un 66 %.

Como resultado de estos tres fenómenos, la contribución armónica por aparato disminuye a medida que más aparatos son incluidos. En general, el factor de diversidad y la diversidad de fase, son las razones más importantes de porque los armónicos de menor orden disminuyen cuando se incrementa el tamaño del grupo, y la atenuación es el mayor fenómeno que reduce la magnitud de las armónicas de mayor nivel.

El factor de coincidencia armónico se define de la siguiente manera.

HC=

En general en la presencia de muchas fuentes similares de armónicos, el nivel de armónicos en el sistema tiende a adquirir un nivel de saturación, en donde el factor de coincidencia reduce su contribución a valores del 70 %.

CONTENIDO NORMAL DE ARMONICOS.

Los armónicos crean problemas sólo cuando interfieren con la operación propia del equipo, incrementando los niveles de corriente a un valor de saturación o sobrecalentamiento del equipo o cuando causan otros problemas similares. También incrementan las pérdidas eléctricas y los esfuerzos térmicos y eléctricos sobre los equipos.

Los armónicos lo que generalmente originan son daños al equipo por sobrecalentamiento de devanados y en los circuitos eléctricos, esta es una acción que destruye los equipos por una pérdida de vida acelerada, los daños se pueden presentar pero no son reconocidos que fueron originados por armónicos. El nivel de armónicos presente puede estar justamente abajo del nivel que pueden causar problemas, incrementar este valor límite puede presentarse en cualquier momento y pasar a un valor donde no se pueden tolerar.

IEEE 519-1992 proporciona recomendaciones para la cantidad de armónicos que pueden ser producidos y de las cantidades que pueden fluir por el sistema de potencia. Específica límites recomendados de cuantos armónicos pueden ser inyectados al sistema por los usuarios, la tabla 4 especifica estos límites como una función de la razón de la corriente de corto circuito a la corriente de carga normal en porciento.

Tabla 4. Limites de Distorsión de Corriente Armónica para Sistemas de Distribución

(120 V hasta 69000 V)

Máxima distorsión de corriente en porciento de la carga (IL)

Orden de los armónicos (armónicos impares)

ISC/IL

2-11

11-16

17-22

23-34

Mayor de 34

Demanda Total de distorsión

< 20*

4

2

1.5

0.6

0.3

5

20 < 50

7

3.5

2.5

1

0.5

8

50<100

10

4.5

4

1.5

0.7

12

100<1000

12

5.5

5

2

1

15

>1000

15

7

6

2.5

1.4

20

Los armónicos pares se limitan al 25 % del límite del armónico impar superior

* Todos los equipos de generación están limitados a estos valores de distorsión independientemente de la razón Isc / IL

Donde:

Isc: máxima corriente de cortocircuito en PCC, A

IL: máxima corriente de carga (componente fundamental ) en PCC, A

Se recomienda que la corriente de carga sea calculada como la corriente promedio de la demanda máxima para los doce meses precedentes.

Esta norma establece también el límite de distorsión de tensión en el punto de conexión común –PCC-, es decir, el punto de unión entre la red del usuario y la Empresa Eléctrica.

Tensión en el punto de conexión común (PCC)

Distorsión de tensión individual (%)

Distorsión Total de Tensión, THD (%)

< 69 kV

3.0

5.0

Como puede verse en la tabla anterior la estándar de IEEE 519-1992 también fija límites del total de distorsión armónica que puede existir en cualquier parte de un sistema de potencia y de cualquiera de los armónicos que puedan estar presentes. Se recomienda no más del 5 % del total de distorsión armónica en el nivel de distribución (todas las tensiones entre 2.3 y 69 kV), con no más del 3 % de distorsión atribuible a cualquier armónica. El nivel recomendado de THD es menor para mayores tensiones, 2.5 % de 69 a 13.8 kV con ninguna contribución individual mayor de 1.5 %, para mayores tensiones el límite es 1.5 % de THD total con no más del 1 % de cualquier armónica. En general los niveles de THD en un sistema de potencia son menores a mayores tensiones, esto se debe a que es menos posible que se disipe la energía de los armónicos y por tanto se propaga a través del sistema.

FLUJO DE POTENCIA ARMÓNICO.

El flujo de potencia armónico de sus fuentes de generación a través del sistema de potencia hacia las cargas, obedece exactamente las mismas leyes que para la frecuencia de 50 y 60 ciclos. Los armónicos atraviesan los transformadores, motores de todo tipo y la mayoría de otros equipos con una pequeña atenuación. La excepción son los equipos construidos específicamente para bloquear o adsorber la distorsión armónica, como ciertos tipos de combinación de transformadores conectados en delta-estrella, que fuerzan a ciertas armónicas a cancelarse ellas mismas por diferencias de fase.

Adicionalmente los alimentadores con capacitores serie o paralelo, situaciones con severo desbalance, líneas largas con significante capacitancia serie pueden amplificar las armónicas. La capacitancia causa resonancia a ciertas frecuencias, teniendo como resultado que estas líneas puedan llevar corrientes armónicas de varias veces la magnitud que les fue inyectada [9].

REDISEÑO DE SISTEMAS DE DISTRIBUCION O DE LA INSTALACION ELECTRICA DEL USUARIO.

La instalación de equipos de gran capacidad en el sistema de transmisión y distribución, particularmente el caso de transformadores, reduce el problema de los armónicos al reducir la impedancia transitoria y proporcionalmente disminuir la distorsión armónica en la tensión. En los sistemas conectados en estrella (conexión más utilizada en Cuba) la capacidad del neutro debe ser incrementada 173 % con respecto a la capacidad de las fases [9], debido a la posibilidad de que circulen una cantidad significante de armónicos. Los transformadores con conexión delta proporcionan una trayectoria para que circule la tercera armónica y todos sus múltiplos, de esta manera las armónicas de orden 3xN generados por los usuarios circulan en la trayectoria cerrada formada por la delta de los devanados del transformador. Las pérdidas de calor generadas por los armónicos de los devanados del transformador, pueden ser significativas debiendo ser apropiada su capacidad.

En los casos donde por investigación y análisis se observa que el sistema de transmisión y distribución propaga el flujo de armónicos, modificaciones deberán hacerse para evitarlo. Generalmente los capacitores y capacitancias de los cables son quienes más contribuyen.

METODOS PARA ANALIZAR LOS ARMONICOS.

Existe una gran variedad de métodos analíticos usados para estudiar los armónicos y evaluar las soluciones de su problemática. Todos los métodos de análisis de armónicos emplean aproximaciones, linealizaciones de uno u otro tipo, presentando ventajas y desventajas los diferentes métodos, ninguno de ellos es el mejor en todas las situaciones. Ocasionalmente, dos o más métodos nos darán ligeras diferencias en los resultados cuando se usan para estudiar el mismo problema, en muy raras ocasiones pueden tenerse recomendaciones contradictorias de cómo reducir los armónicos. En general, estos métodos pueden agruparse en cuatro principales categorías.

METODO DE FRECUENCIA. El estudio del comportamiento de los armónicos de un circuito, un aparato eléctrico o de una parte del sistema ante una serie de pasos de frecuencias discretas, en cada paso se usa un modelo apropiado dependiente de la frecuencia para la parte que se analiza. En este análisis se pueden escoger los armónicos de frecuencia 60, 120, 180, 240, 300 etc., ciclos/seg. Este método es el más apropiado para análisis de condiciones posibles de resonancia y para análisis de diseño de filtros.

El análisis con diferentes frecuencias puede ser hecho junto con los estudios de flujo de carga, con análisis para la frecuencia de 60, 120, 180 y 240 ciclos, usando los valores de impedancias para las frecuencias mencionadas anteriormente y representando como generadores de armónicos a sus fuentes. Esta aproximación tiene la ventaja de que los programas de flujo de carga normales pueden ser usados para los flujos armónicos, identificando de esta manera los flujos de armónicos a través del sistema.

Desafortunadamente el método de las frecuencias, con frecuencia falla en el diagnóstico de los problemas de las armónicos, por diferentes razones, entre ellas tenemos: El flujo armónico y el flujo de frecuencia fundamental son aditivos, esta superposición puede causar saturación y otros problemas con cargas no lineales. El método de la frecuencia parece ser el mejor para identificar los armónicos que pueden causar problemas en circuitos y diferentes sistemas y donde pueden existir problemas de resonancia.

Análisis linealizados.- Usualmente se aplican las técnicas de inyección de corriente, se utilizan para estudiar fuentes armónicas compuestas de varias ondas cuadradas, los equipos y circuitos deben ser representados como conjuntos de elementos lineales conectados en serie y en paralelo, o al menos lineales con cada rango de frecuencia.

Las ventajas de este método son su relativa simplicidad, su buena representación de porque y como las armónicas son creadas y como se propagan. Modelos de este tipo son frecuentemente construidos, después de que la naturaleza general de los armónicos en un sitio en particular son conocidas, como un modelo para estudio del comportamiento y propagación de los armónicos de una manera más detallada.

Análisis no lineal en el dominio del tiempo. Directamente se aplica a cargas no lineales simulando modelos en el dominio del tiempo. En programas tales como el EMTP o como mejor se conoce actualmente ATP, así como lo que se ha llamado simulación armónica en el tiempo con modelos para el flujo de potencia, los cuales calculan el aspecto de flujos de potencia usando modelos de cargas no lineales y modelos en líneas de equipos eléctricos representando sus impedancia a través del aspecto de frecuencias.

El ATP es la mejor herramienta para hacer análisis de problemas severos, su aproximación es muy buena y presenta una buena habilidad para realizar interacciones complejas de energía y equipo. Es el método preferido para evaluar los transitorios originados por armónicos como los causados por las corrientes de inrush originados por los transformadores.

Método Wavelet.- Utiliza técnicas analíticas basadas en la teoría wavelet como análisis en el dominio de la frecuencia. Esta teoría utiliza análisis tanto en el dominio de la frecuencia como en el tiempo.

Se recomienda aplicar dos o los 3 métodos discutidos anteriormente para evaluar los problemas de armónicos, tal vez los resultados serán diferentes, pero esto identifica los límites del conocimiento acerca del problema que se analiza y que se tiene un rango amplio de posibles soluciones que deben ser exploradas.

RECOMENDACIONES PARA DISMINUIR EL EFECTO DE LOS ARMONICOS.

Usualmente la solución al problema de armónicos es eliminar los síntomas y no el origen, los aparatos que crean los armónicos generalmente constituyen una pequeña parte de la carga, eliminar su uso no es posible, modificar esos equipos para que no causen armónicos tampoco es factible. Lo que nos queda es reducir los síntomas ya sea incrementando la tolerancia del equipo y del sistema a los armónicos o modificar los circuitos y los sistemas para reducir su impacto, atrapar, o bloquear los armónicos con filtros. Por supuesto hay excepciones. En casos de sobrecarga, daño de equipo o diseño inapropiado, estas causas que generan armónicos pueden ser corregidas, similarmente un aparato o equipo particular que produce un alto nivel de armónicos debe ser modificado o reemplazado.

Un aspecto que con frecuencia es mal evaluado, es que los armónicos han sido un problema reciente debido al efecto de adición y multiplicación de los mismos, la presencia de estos efectos es lo que causa problemas, individualmente ninguno es problemático por sí mismo. Por ejemplo, la distorsión armónica causada por un motor de inducción, que se usa para hacer circular aire para uso agrícola, puede haber sido tolerado por muchos años, pero inesperadamente causa problemas de flicker porque el conductor neutro se abrió. Es común en el caso de severos problemas de armónicas, que se liguen dos o más factores que contribuyan a agravar el problema, particularmente cuando se adiciona equipo nuevo o que existen cambios de equipo, siendo la sospecha del problema los nuevos equipos. Cuando se presentan causas simultáneas que generan altos niveles de armónicas, usualmente sólo una es la mayor causa del problema, contribuyendo las otras causas a crear resonancia o a ayudar en su propagación.

El primer paso que se recomienda en cualquier investigación sobre el problema de armónicas es inspeccionar el equipo y el circuito eléctrico. Estos problemas son causados o empeorados por cargas desbalanceadas, mala conexión a tierra, problemas con el conductor neutro, por problemas con equipo o por uso inapropiado. Esto puede ser identificado con una inspección cuidadosa con equipo apropiado.

Desde el punto de vista de sobretensiones transitorias y armónicas, disminuyendo la impedancia a tierra e incrementando la ampacidad del neutro con frecuencia se resuelven problemas de calidad de la potencia (incluyendo armónicas). Los problemas de puesta a tierra contribuyen de un 33 a un 40% de los problemas relacionados con la calidad de energía [9].

En [9] se hace referencias a algunos aspectos importantes relacionados con la utilización de los filtros. Los filtros se utilizan para bloquear o atrapar la energía de los armónicos de tal manera que no fluya por los equipos o que no entre al sistema, son las dos soluciones más usadas para el problema de las armónicos.

Los filtros son elementos cuya impedancia varía con la frecuencia. También tienen el potencial de crear y amplificar el problema de las armónicas, a menos que cuidadosamente sean localizados y diseñados, en algunos casos un diagnóstico y diseño pobres, origina que el remedio sea peor que la enfermedad.

Los filtros pasivos son los más simples, más económicos, pero menos flexibles y efectivos para filtrar armónicas. Son elementos puramente pasivos, usados por las empresas como circuitos en paralelo en la entrada de los servicios con problemas de generación de armónicas, evitando de esta manera que entren al sistema de distribución. También los filtros pueden instalarse directamente en un equipo particular donde existe un grave problema de generación de armónicas, evitando de esta manera que circulen en la propia instalación eléctrica del usuario.

El comportamiento de los filtros pasivos es ser sensitivos a la impedancia del sistema para los cuales ellos fueron ajustados. La impedancia del sistema puede cambiar a lo largo del tiempo, como el equipo altera su comportamiento de volts/var, siendo difícil estimar su exactitud si no se tienen mediciones. Los filtros pasivos con frecuencia no proporcionan un comportamiento satisfactorio, bajo ciertas circunstancias pueden causar problemas de resonancia sobre el sistema donde están conectados.

Filtros activos.- Son elementos de potencia, los cuales trabajan usando un convertidor de potencia conectado en paralelo para producir corrientes armónicas iguales a las que se encuentran en la corriente de carga, asegurando que su trayectoria sea la de sacar las corrientes armónicas fuera de la trayectoria del sistema de distribución (figura 8). La reducción de las armónicas depende sólo de la medición armónica correcta que se está generando en la carga y no es función de la impedancia del sistema. Estos filtros han tenido una mayor aplicación, teniendo la desventaja de ser más caros y de que consumen potencia en cantidades significativas, creando además niveles altos de interferencia electromagnética.

Figura 8 [9] - Los filtros son usualmente aplicados como un camino en paralelo con el usuario o con el equipo que crea armónicas, como se indica en la figura. Ambos filtros el activo y el pasivo desvían las corrientes armónicas Ih por una trayectoria para desviarles del sistema, con esto se deja que solo la corriente de carga fluya al sistema: los filtros pasivos proporcionan una impedancia muy baja en la trayectoria en paralelo, los filtros activos originan que la corriente armónica fluya con una corriente que ellos mismos generan, esencialmente forzándola por su trayectoria.

Los filtros híbridos que usan filtros activos y pasivos son colocados en serie y en paralelo en la carga de los usuarios, se combina en este caso un comportamiento mejor con un menor costo y menor consumo de potencia.

El Código Nacional Eléctrico Americano (NEC) de 1993 y "Underwriting’s Laboratory" (UL), demandan que sean especificados transformadores de factor k para la alimentación de cargas no lineales.

En [7] se hace referencia a la utilización de transformadores tipo k para la alimentación de cargas no lineales.

Los transformadores de factor k son probados, etiquetados y listados por UL para la operación en ambiente no sinusoidal. Especificados e instalados para servir cargas no lineales de acuerdo a los requerimientos de listado y etiquetado, los transformadores de factor k satisfacen los requerimientos de seguridad del NEC. Los transformadores k son diseñados para operar con menores pérdidas a las frecuencias armónicas. Las modificaciones de diseño de factor k incluyen el alargamiento del devanado primario para soportar la inherente circulación de corrientes de armónicos triples; el duplicado del conductor neutro secundario para llevar corrientes de armónicos triples; el diseño del núcleo magnético con una menor densidad normal de flujo mediante el empleo de grados de aceros más altos; y el empleo de conductores secundarios aislados más pequeños, enrollados en paralelo y transpuestos para reducir el calentamiento del efecto pelicular de la resistencia ac asociada.

Especificar los transformadores de factor k requiere de un método para calcular el valor nominal k de la corriente de carga, lo mismo desde un análisis armónico de carga real, o desde estimaciones del contenido de corrientes de armónicos. La ecuación de cálculo del factor k recomendada en [7] es:

Donde Ih(pu) es la corriente armónica esperada en por unidad, y h es el número del armónico.

Debido a la característica inherente de que las corrientes armónicas de secuencia positiva y negativa balanceadas se cancelan en cualquier punto común de conexión, estos cálculos necesitan solamente considerar las corrientes armónicas triples de secuencia cero con la magnitud de la corriente fundamental como el peor caso de factor de calentamiento no sinusoidal dentro del transformador. Cualquier magnitud de secuencia positiva y negativa resultante de los devanados de fase será recortada por la impedancia del transformador, y viajará a través del transformador sobre los conductores de fase hacia la fuente. Esta estimación aproximada del factor k basada en el entendimiento de la relación entre las componentes simétricas y las corrientes armónicas resultan en un valor nominal k del transformador más realístico.

La determinación de un valor k realístico es importante porque la especificación de un factor k más grande que el que es necesario introduce problemas de armónicos similares a la práctica del sobredimensionamiento de transformadores. Similarmente a los transformadores sobredimensionados, transformadores de factor k mayores que lo necesario para la carga tienen menores impedancias, incrementando esto la corriente de neutro a tierra e incrementando la caída de voltaje de neutro a tierra en la carga. Además, una menor impedancia del transformador resulta en una mayor permisibilidad de paso de corriente de falla a medida que una mayor corriente de la fuente de cortocircuito está en capacidad de viajar a través del transformador hacia el equipamiento de utilización. Para proteger el equipamiento corriente abajo, deben ser realizador cálculos de cortocircuito para las corrientes de falla disponibles de transformadores de valor nominal k, y los valores nominales de interrupción de las protecciones deben ser dimensionados acordemente.

Otras consideraciones de los transformadores de factor k incluyen la especificación de la clase de aislamiento de 220 ºC con la restricción de rampas de temperatura de 80 ºC a 115 ºC. La menor rampa de temperatura provee de numerosos beneficios incluyendo capacidad adicional para emergencia o sobrecargas de corrientes armónicas, consumo de energía reducido con menores costos de operación y una expectación de vida del transformador mayor, independientemente de la carga.

La tabla 5 que se muestra posteriormente representa el Factor K, el cual se aplica para re-clasificar transformadores con cargas no-lineales.

En [2] se recomienda utilizar inductancias antiarmónicas para proteger baterías de condensadores contra las sobrecargas armónicas. Además, entre los filtros que se recomienda en esta bibliografía se encuentran:

  • El shunt resonante.
  • Los filtros amortiguadores.
  • Los filtros activos (se utilizan frecuentemente como complemento de los pasivos, formando así un filtro híbrido).

REFERENCIAS

[1] Cahiers techniques, n0152, harmonic in industrial networks. MERLIN GERIN. GROUPE SCHNEIDER.

[2] Cuaderno Técnico n0 152, Los armónicos en las redes perturbadas y su tratamiento. Schneider Electric.

[3] Cuaderno Técnico n0 183, Armónicos: rectificadores y compensadores activos. Schneider Electric.

[4] Información Técnica, Generalidades sobre Armónicos, CD Schneider Electric, 1998.

[5] Harmonic Control in Electric Power Systems (IEEE Std. 519 1992), Technical Document, ROBICON.

[6]Energía Electrica, Un Producto con Calidad, CEL. Horacio Torres. ICONTEC.

[7]Compensación de potencia Reactiva en Sistemas Contaminados con Armónicos, Tesis en opción al título de Master en Ingeniería Eléctrica. Universidad Central de las Villas. Santa Clara. 1998. Ing. José Ángel González Quintero.

[8] Fuentes de Distorsión Armónica, Soporte Científico Técnico, Boletín No. 4, Año I/99 By AWD. FARAGAUSS.

[9] Distribución Electrica, Autor Incógnito.

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

M.Sc. Ernesto Noriega Stefanova

Datos del autor:

Nació el 7 de Julio de 1973, obtuvo los títulos de Ingeniero Electricista en 1998 y Master en Ingeniería Eléctrica en el año 2004 en la Universidad Central de las Villas. Desde 1998 hasta la fecha se desempeña como Investigador Principal del Grupo de Ingeniería de Distribución de la Empresa Eléctrica Matanzas. Su experiencia profesional se centra en la actividad de investigación, operación de los sistemas de distribución y docencia. Ha realizado diversas investigaciones en su empresa vinculada a las temáticas de puestas a tierra, protección contra rayos de las redes de distribución, coordinación de aislamiento, y calidad de energía.

Empresa Eléctrica Matanzas.

Contreras # 70, CP 40100. Matanzas. CUBA.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Ingenieria

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda