Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Ética y derechos humanos

Enviado por aguspaoletta



  1. Generalidades y conceptos teóricos
  2. Ética y Moral
  3. Ética y Religión
  4. La bioética desde la epistemología y la historia médicas
  5. Salud y enfermedad, evolución de conceptos
  6. Medicina y positivismo
  7. Medicina antropológica
  8. Bioética en la educación médica
  9. Ética y enseñanza de las ciencias de la salud
  10. Principales teorías éticas
  11. Bibliografía

Generalidades y conceptos teóricos

El enfermo tiene una infinidad de derechos, pero lo que espera del médico es que él haga lo mejor, es decir que le brinde una atención concienzuda, diligente y conforme al estado de los conocimientos médicos.

Ética y derechos humanos se confunden: respeto a la decisión libre e informada del paciente, pero también respeto a su elección en cuanto al facultativo y a la libertad de tratamiento, que dan un sentido al consentimiento informado en la medida en que esas elecciones suponen una alternativa, el respeto a la vida, el respeto a la dignidad de la persona, el respeto a la vida privada y al secreto profesional.

"El médico deberá respetar los derechos de los pacientes". Pero la ética sobrepasa el derecho porque un derecho es satisfecho por el respeto a la norma en el marco de una interpretación estricta. La ética exige del médico que sea igualmente bueno, honesto y desinteresado, en la interpretación más amplia del concepto, lo que ningún derecho puede garantizar.

Ética y Moral

Los términos ética y moral tan solo se pueden considerar sinónimos de un modo superficial y relativo.

Ética- alude a aquel comportamiento de los individuos que puede ser derivado de su propio carácter.

Quien declara que "lo esta haciendo por motivos éticos", esta aludiendo a un deber que ha emanado de la propia "intimidad" de su conciencia subjetiva y no y no de la inercia de una presión exterior de la sociedad en la que vive.

Moral- alude a las costumbres que regulan los comportamientos de los individuos humanos en tanto son miembros de un grupo social.

Supone, de algún modo, la presión de unas normas vigentes en un grupo social dado.

Por lo tanto:

MORAL:

Conjunto de normas aceptadas como válidas y que conforman un catálogo de deberes de los integrantes de un grupo social que comparten cultura, creencias y valores, y que permite catalogar los actos humanos como buenos o malos en función de que se adapten o no a lo establecido en dichas normas.

ÉTICA:

Es la ciencia que estudia el comportamiento moral de los hombres en sociedad. Se establece una línea divisoria entre lo bueno y lo malo.

Ética y Religión

Otro desafío ético que se presenta en la medicina son las creencias religiosas de los pacientes. Son un claro ejemplo de esto los Testigos de Jehová. La característica más importante que puede entorpecer la relación médico paciente está dada por la negativa a recibir transfusiones de sangre y sus derivados, lo que afecta al personal de salud en su actitud asistencial, ética, moral y legal.

Sin embargo el hecho de que no acepten la transfusión de hemoderivados no implica que no busquen una atención médica de alta calidad y sientan una profunda preocupación por la medicina; asimismo desean que los tratamientos médicos que van a recibir no afecten su integridad física y espiritual. Es por ello que aceptan la restauración del volumen sin usar sangre ni plasma pero mediante la administración de soluciones salinas.

. ¿Qué decir entonces cuando la muerte (el deseo de morir) es expresado por la propia voz del paciente? En efecto el Testigo solicita que antes que ser transfundido con sangre o con sus derivados se le permita morir. La reacción primaria del médico o aún de otras personas es la de "luchar por la vida" puesto que éste es el cometido de la profesión médica mientras que la no aceptación es una actitud que se asemeja a la del acompañamiento al suicidio, figura tan penada por la religión como por la ley.

Sin embrago es bueno recordar que nadie puede ser obligado a someterse en contra de su voluntad a un tratamiento clínico, quirúrgico o a un examen médico. Nadie tiene el derecho de elevarse por encima de la autodeterminación de una persona.

El consentimiento informado es la herramienta que intenta preservar los derechos del paciente y del médico y se basa en dos valores primordiales: el primero es que todo paciente se encuentra capacitado para decidir sobre lo que constituye su bienestar personal; el segundo nos marca el derecho del paciente a la autodeterminación. Esta aceptación del consentimiento informado expresa la aceptación razonada, libre y conforme al propio sistema de valores, lo que en definitiva manifiesta el ejercicio pleno de su autonomía.

Cuando el paciente rechaza un tratamiento está ejerciendo el derecho de aceptar o rechazar intervenciones terapéuticas sobre la base de sus propios valores y para promover sus propias metas personales. De alguna manera, si los pacientes tienen derecho al consentimiento informado, también tienen derecho a negar dicho consentimiento. No cabe por lo tanto administrarle por la fuerza sangre a un paciente si éste no lo desea.

El Testigo está ejerciendo en este acto el derecho a la libertad de conciencia y el derecho a la libertad, ambos garantizados por la Constitución Nacional, por lo que no pueden subordinarse a ninguna otra ley argentina. La libertad religiosa es un derecho natural e inviolable de la persona por lo que nadie puede ser obligado a actuar en contra de su conciencia.

En el caso que el médico sienta que la atención de los Testigos de Jehová atenta a su conciencia, puede rehusarse a atenderlo siempre y cuando tenga la posibilidad de referirlo a otro profesional. Esto implica que las instituciones que acepten la atención de los Testigos de Jehová deben establecer un esquema de atención en todas las especialidades que garanticen la aceptación de las condiciones expresadas por los Testigos.

Otra postura es la que presenta la Iglesia Católica, que muchas veces no concuerda con la medicina moderna y los avances tecnológicos. Sobre la base de este valor de la corporeidad, la vida física es considerada como valor fundamental en relación con los otros valores, incluidos aquellos superiores en dignidad (la libertad, la solidaridad, por ejemplo), dado que todos los otros valores de la persona suponen la existencia física del individuo. Por ello, la oposición de la Iglesia católica al aborto voluntario y a la eutanasia, porque la vida física es considerada como un valor sagrado y fundamental.

. En cuanto al respeto a la vida naciente, y dada la continuidad del desarrollo del ser humano desde la fecundación, es central la afirmación de que el embrión humano, desde un punto de vista ético, debe ser respetado y tratado como una persona humana.

En lo que concierne a la aplicación de tecnologías en los procedimientos de la procreación, son declaradas lícitas todas las técnicas que contribuyen con el acto conyugal, cumplido naturalmente y en sí fecundo; son declaradas ilícitas todas las técnicas que sustituyen al acto conyugal, sean intracorporales (inseminación) o extracorporales (fecundación in vitro y transferencia embrionaria), ya sea en el marco de la pareja casada, ya sea con el recurso de un donante.

La bioética desde la epistemología y la historia médicas

La medicina ha existido como una profesión misteriosa desde los mismos orígenes de la civilización, pero a pesar del progreso en el conocimiento de la Anatomía y la fisiología, tanto en la época antigua como en la moderna, el medico poca cosa mas podía hacer que aliviar el dolor, mitigar la ansiedad de los pacientes y predecir con mayor o menor exactitud los progresos de la enfermedad. Como los seres humanos se recuperan de un modo natural de muchas enfermedades, los cuidados prestados por el medico eran retribuidos. El formidable aparato de drogas que integraba la farmacopea se había compilado parcialmente a partir de las sustancias simples de la medicina antigua, basada en una mezcla de magia y medicina popular, y en parte de las drogas metálicas de efectos más violentos introducidas por Paracelso en el renacimiento. Casi todas ellas eran inútiles.

Aquí y allá, por ejemplo, con el empleo de la química para la malaria y de la vacuna contra la viruela se habían descubierto algunas pocas medidas preventivas especificas que habían tenido éxito en virtud de afortunados accidentes, pero la falta de una experimentación o de una teoría adecuada hacia imposible su generalización.

Los descubrimientos se suscitaron inicialmente de la aplicación de la química a las antiguas industrias biológicas de la fabricación de cerveza y elaboración de vino, cosa que permitió entender por primera vez que algunas enfermedades mortales, como carbunco, la hidrofobia, el cólera y la peste, son el resultado de la invasión del cuerpo por organismos vivos que provienen del exterior, revelando incluso de prevenir el contagio. A partir de entonces, y al menos en principio, estaba abierto el camino para el dominio de la enfermedad.

Durante mucho tiempo la medicina fue solamente empírica: se diagnosticaba por los síntomas y se aliviaba el dolor aunque no se curase la dolencia o la enfermedad. Hasta el siglo pasado toda la medicina era la clínica médica.

En nuestro siglo, irrumpen en el campo medico las biotecnologías que aplican las nuevas técnicas al progreso de paciencia y a las practicas experimentales, profundizando el estudio de las etiologías, precisando los diagnósticos y aconsejando las terapias apropiadas a las más diversas enfermedades, especialmente los tratamientos medicamentosos y quirúrgicos. La practica de la medicina que es la ciencia y el arte de curar a los los enfermos y preservar su salud, significa para el profesional, el deber de desplegar una actividad técnicamente perfecta y someterse a la disciplina ética propia de su profesión.

Las cuestiones que abarca hoy la investigación científica en el campo de la teoría y practica de asistencia de pacientes mediante el uso de una avanzada tecnología, demuestran que la ética medica de hoy excede las normas de la deontología contenida en los códigos de Ética profesional cuyo incumplimiento conduce a los infractores ante tribunales respectivos integrados por sus pares.

El presente siglo XX estuvo caracterizado por grandes progresos de la ciencia médica desde los tiempos de Hipócrates, tratando de llegar a los orígenes de la vida misma, investigando los misterios de las enfermedades funcionales y corporales, los mecanismos metabólicos, escrutando las cavidades más íntimas del organismo, sintetizando varias substancias para contrarrestar los efectos letales de las enfermedades, creando la célula viva en el laboratorio, reemplazando órganos vitales (riñón, corazón, pulmón) con la cirugía, practicando la vídeo cirugía de invasión mínima. Para llegar a este objetivo tuvo que asociarse con otras ciencias como la física que le ofrece sus equipos electrónicos, la bioquímica para los métodos de diagnóstico, la sociología y la antropología para el estudio de las enfermedades del hombre en su medio o hábitat.

Así, el curandero arcaico dio paso respectivamente a la medicina primitiva, medieval, renacentista, del barroco, de la ilustración, la contemporánea, la atómica para ingresar a la cibernética y ve tú a saber que otras cosas nos esperan en el futuro.

Salud y enfermedad, evolución de conceptos:

En la medicina primitiva el concepto de la enfermedad es mágico y misterioso, difícil de separar de las creencias espirituales y de conformación del mundo, ya que estas y las ideas médicas están íntimamente relacionadas. Tras un análisis etiológico de la enfermedad entre los pueblos primitivos se puede reconocer como causa de la enfermedad, el hechizo dañino (algo así como el mal de ojos), la influencia de un espíritu maligno, la intrusión mágica de un cuerpo extraño y la perdida del alma. Se puede enfermar y perder el alma por el miedo súbito o por un accidente imprevisto.

Se puede definir enfermedad como una alteración mas o menos grave en la fisiología o el funcionamiento del cuerpo, se puede definir salud al estar libre de enfermedad, pero para nuestro efecto, la enfermedad no es únicamente dolor y la salud no es únicamente ausencia de enfermedad sino un proceso complejo de adaptación que confluyen factores biológicos, psicológicos y sociales.

La salud del hombre es un proceso complejo sustentado sobre la base de un equilibrio entre factores biopsicosociales. Lograr que el hombre se adapte a su medio implica la manutención de un equilibrio de la adecuada sincronización de las funciones de los sistemas de su organismo y en caso de surgimiento de un desbalance, esta adaptación depende del restablecimiento de ese equilibrio.

La enfermedad afecte tanto a la mente y ante todo debemos aceptarla y cada cual debe tomar la dirección y la responsabilidad de su salud.

Preguntar que es la salud y que es la enfermedad es como preguntar y preguntarse sobre que es la vida, etc. Es una pregunta difícil de dilucidar y con un sin numero de condicionamiento sociales, culturales, económicos, religiosos, políticos. Pero debemos conocer cual es nuestro prejuicio, el que consciente o inconscientemente va a influir en y sobre nuestro trabajo como profesionales.

Necesitamos de un concepto de salud que sea relativamente independiente de nuestros prejuicios, es decir, necesitamos en cierto sentido una psicopatología diferente a la clásica.

Es a partir de 1956, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS., 1956) define salud como: "El estado de completo bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de enfermedad".
Esta definición de salud incorpora el factor social como elemento que también conforma el bienestar de las personas, además de los factores, físico y mental, tradicionalmente considerados. El factor social es además un elemento determinante de la calidad de vida y el bienestar de las personas que pasa a depender, no sólo del mundo de la sanidad, sino también del mundo social. En esta época, la prevención de las enfermedades, la curación y la rehabilitación se convierten en las actividades más idóneas para proporcionar salud a los ciudadanos.

Medicina y positivismo:

El positivismo es una escuela filosófica, nacida del empirismo, fue fundada por Augusto Compte (1789-1857) en la época de la revolución industrial: en un mundo en que se valoraron por sobre todo la ciencia y la técnica. Partiendo de la tesis del empirismo de que la fuente del conocimiento es la percepción sensorial, el positivismo amplía la validez de dicha percepción tanto a la inmediata como a la mediata, esta última, a través de registros y medidas instrumentales. Se afirma que no es posible conocer los principios y primeras causas de los fenómenos y que el intelecto humano en el campo de la ciencia ha de centrarse en establecer relaciones de causa-efecto, en lo posible, cuantitativas que permitan enunciar leyes científicas. Así, el positivismo elimina de su horizonte la metafísica.

Las normas de la metodología del conocimiento positivista fueron enunciadas por Stuart Mill.

En la concepción comptiana, la ciencia y la idea de la humanidad creadora se alzan a la altura de una religión. A pesar de algunas reacciones en contra de esta visión del hombre, el positivismo dominó el desarrollo de las ciencias de esa época, en medicina, la era de la bacteriología y de las especialidades.

El positivismo hace su aparición en la facultad de medicina. Se impone de la mano de los partidarios de una fisiología materialista, que ponía a la materia como base de la vida y del actuar humano, en contraposición con la visión teleológica y teológica. Parten de lo mas especifico y mesurable, tomando a esto como punto principal de esta corriente, desechando las otras visiones donde se hablaba de conocimientos y saberes que nada tenían que ver con lo empírico, sino con lo imperativo desde el punto de vista religioso y de la moral.

Medicina antropológica:

Empezaremos por ubicar la medicina antropológica.

Sus elementos primordiales son:

1. La base científica incluye ciencias biológicas y ciencias sociales, conformando la denominada "ciencia única de la persona"; asociación de biología y antropología. "El objetivo primario de las ciencias sociales es lograr un conocimiento organizado de la realidad social, que vendría a ser la suma total de los objetos y sucesos dentro del mundo sociocultural como los experimenta el pensamiento del sentido común de los hombres que viven su existencia cotidiana dentro del mundo, interactuando con sus semejantes"

2. El hombre, y precisamente el hombre enfermo, debe ser considerado como una integridad con individualidad.

3. La medicina es fundamentalmente una función social; de esta caracterización provienen, sus obligaciones para con la población y, a su vez, las obligaciones del Estado con los profesionales de la salud.

4. Se suman derechos individuales y derechos de la sociedad. La sociedad debe asegurar la vigencia plena de los primeros. Se consagran los derechos de los enfermos, su autonomía, a cuyo servicio deben estar los trabajadores de la salud.

5. La medicina debe responder a una serie de normas de ética, que en conjunto configuran lo que hoy se denomina bioética

6. Así visto, el ejercicio de la medicina requiere:

  1. Los estudios sistemáticos de las relaciones entre los factores sociales, psicológicos y biológicos que determinan la distancia entre salud y enfermedad;
  2. La aplicación de los principios científicos al estudio de los fenómenos subpersonales que afectan la salud; y
  3. El enfoque integral y humanitario de la práctica médica.

Este enfoque unitario de la medicina, como medicina antropológica no debe ser considerada como una nueva especialidad, sino como la imperiosa necesidad de resolver un problema que ha suscitado amplios debates en el estudio y ejercicio de la medicina, que debe ser encarado decididamente en la instrucción y formación de los estudiantes de medicina y residentes, de modo que desde un principio podamos absorber la ineludible obligación de ejercer una medicina de la persona en nuestra tarea científica y asistencial futura.

Este pensamiento de unidad debe ser agregado al minucioso estudio clínico del enfermo, e incluir el interés del médico tratante por él, tendiente a desarrollar una relación interpersonal que sin perder su poder de convicción -sin paternalismo ni autoritarismo perjudicial- establece una estrecha y comprensiva relación médico-paciente que le permita aprovechar positivamente la indudable intuición del enfermo que se debe tener siempre presente, así como de la racionalidad que será necesario utilizar en el enfoque de su personalidad total. Ello es en general difícil de lograr con el simple interrogatorio de rutina despersonalizado y protocolar que sin duda crea en el paciente la inhibición de manifestarse abiertamente sobre su intimidad que incluye datos de singular valor para valorar el curso de toda enfermedad, y de tanta importancia desde el punto de vista médico para obtener pautas invalorables para el diagnóstico y detectar las reales y variadas causa etiológicas del proceso patológico en desarrollo.

Los trastornos se constituyen como enfermedad cuando un sujeto les asigna el significado de síntomas, quedando así implicados los sistemas socioculturales y las representaciones sociales e institucionales de una sociedad.

Tales representaciones (modos de percibir, categorizar y significar) y las conductas, constituyen la materia prima de interrogación antropológica. Es decir, analizar al proceso salud- enfermedad- atención en función de su propia historia, su propia cultura, del estado de sus relaciones familiares y sociales en un contexto político- económico.

Ello no implica negar la dimensión propiamente biológica del mal ni proceder a un estudio de caso psicológico

La antropología médica. pretende restituir a los actores sociales y a los especialistas del campo este conjunto hecho de relaciones y representaciones, que la medicina habitualmente expulsa hacia la periferia.

Bioética en la educación médica:

La bioética juega un papel preponderante en la educación médica ante el avasallante, progresivo y constante avance tecnológico. La responsabilidad de los docentes en compartir los conocimientos y nuevas técnicas significa, principalmente, ayudar en la formación de la personalidad del futuro médico con desarrollo de las cualidades deseables y advertir un aprendizaje integral extendido a la docencia e investigación biomédica.

Sin embargo, plantear que el importante desarrollo de la Bioética se deba exclusivamente a una reacción a los problemas presentados por los avances científicos, nos parece una explicación interesante pero incompleta del fenómeno, porque también puede ser interpretada como la renovación del cultivo de una antigua y siempre permanente dimensión de la medicina, que de este modo resurge como una necesidad intrínseca de su desarrollo y maduración. En todo caso, sea como fuese, debe tenerse presente que estamos ante un problema educacional de la medicina, profundo y complejo.

La médicos siempre han aceptado la responsabilidad moral que conlleva el ejercicio del poder médico sobre los pacientes. Tradicionalmente, la ética médica he expresado esta responsabilidad en forma de códigos y tratados éticos publicados por las propias asociaciones de médicos. Todo poder profesional autorizado socialmente, y especialmente el poder médico, lleva aparejada una responsabilidad pública. El derecho a practicar la medicina implica restricciones morales tanto internas como externas.

El meollo de la situación es analizar el problema de las relaciones entre libertad y enseñanza, lo que constituye una cuestión vasta y compleja. Se trata, en definitiva, de considerar la enseñanza de la Bioética como la educación de la inteligencia y de la voluntad del estudiante y del médico en relación a una profunda aspiración de su naturaleza espiritual de amor a la verdad.

Ética y enseñanza de las ciencias de la salud:

La enseñanza de la Ética Médica debe jugar un papel decisivo e insustituible en la formación, tanto del estudiante, sea este de pre o postgrado, como del profesor de medicina. Porque, tal como se ha dicho, la Ética Médica forma parte inseparable del trabajo médico y no solamente en ciertas condiciones especiales o excepcionales. De ahí la importancia de la tarea que en este sentido debe cumplir la Facultad de Medicina.

Por supuesto que no podemos olvidar que esta formación moral, tarea que debe cumplir la Facultad de Medicina, es complementaria de aquella, aún más fundamental, que entrega la familia del estudiante y la educación básica y media.

Por tanto, para organizar la docencia de la Ética Clínica debiera reflexionarse sobre un aspecto indispensable: no basta una enseñanza formal de la ética, aunque esté bien diseñada y sea dictada por profesores idóneos, sino que este esfuerzo educacional debe ser dirigido, en primer lugar, a la formación moral del estudiante y de los futuros docentes, demostrándole el valor de una vida virtuosa y en particular estimulándole en la adquisición de aquellas virtudes necesarias en su relación con los pacientes y con los miembros del equipo de salud. De ahí la importancia del buen ejemplo que en su comportamiento deben dar los docentes de una Facultad de Medicina y en particular de los hospitales universitarios, el que debe concordar con sus enseñanzas.

Los principios éticos fundamentales de la medicina, que fueron expuestos tan claramente en el Juramento Hipocrático, actualmente están siendo puestos en duda y, con ellos, muchos otros que han sido considerados durante mucho tiempo igualmente válidos. En efecto, la medicina se ha ido impregnando en los últimos tiempos con un relativismo moral cada vez más acentuado.

La medicina actual necesita hoy no tanta ciencia como sabiduría, que es la ciencia suprema de las últimas causas, eminentemente ordenadora y que no es tal si no va unida a un modo de vida inseparable del conocer mismo.

Por todo lo dicho, parece que actualmente se hace un deber rescatar algunos principios morales fundamentales que surgen de la propia naturaleza humana, que en ella tienen su raíz y con la ayuda de ellos restablecer una sana ética médica.

En resumen, hay acuerdo en considerar que hay dos aspectos indisociables en la enseñanza de la Ética Médica. El primero es aquel que considera la importancia de la formación que recibe el estudiante en el medio social constituido por la Facultad de Medicina y hospitales universitarios, por medio de relaciones interpersonales y actitudes ejemplarizadoras que debieran dar un sello de familia a la Institución Universitaria y en cuyo molde debiera el estudiante formar su carácter de médico. El segundo, es la enseñanza formal, en la que debiera darse a conocer los criterios que lo ayudarán a discernir el bien del mal y sobre todo, a descubrir el valor primordial del amor, del bien y de la verdad.

Principales teorías éticas

Existen diversas teorías éticas, cada una de ellas tiene un fundamento en el cual se basa para tratar al paciente y hacen hincapié en distintos aspectos (ya sea bienestar individual, social, etc). Haremos una breve reseña de algunas teorías y luego ampliaremos mas en las teorías de deontologismo y consecuencialismo.

Casuística

Esta se centra en la toma de decisiones ante casos concretos. Formulan que conociendo las circunstancias y haciendo una reseña histórica de casos similares se puede llegar a un juicio moral adecuado. El objetivo consiste en actuar de acuerdo al consenso social a casos anteriores tanto médicos como legislativos.

Consideran a la ética como un conjunto de practicas y juicios basados en la experiencia, sabiduría y prudencia. Establecen una tiranía de los principios cuando estos son utilizados sin adentrarse en la situación puntual.

Ética del cuidado

Se define cuidado como la preocupación por el compromiso y el deseo de actuar por el beneficio de las personas con las que se tiene una relación estrecha. Establece que en muchas relaciones humanas las condiciones no son equitativas y que para que la respuesta moral sea deseable, lo importante es atender las necesidades humanas y no tanto respetar estrictamente sus derechos. Así, es necesaria una identificación con el sujeto en toda relación moral.

Las ética del cuidado le otorga a las emociones un papel moral, basándose en que tener una actitud emocional determinada y expresar la emoción apropiada es moralmente relevante. Los agentes morales deben tener en cuenta también los sentimientos de las personas con las que se interactúa, pensando en sus necesidades y circunstancias.

Comunitarismo

Consideran que todo lo básico para la ética deriva de los valores comunitarios, del bien común, de los objetivos sociales, de las practicas tradicionales y de las virtudes de la cooperación. Estos proponen el abandono de los principios, la política y los derechos a favor de los principios, bien común y estilo de vida de la comunidad. Se asume que el consenso comunitario constituye la base para las reglas moralmente aceptables y que los acuerdos intersubjetivos no pueden cuestionarse poniéndose como base la racionalidad.

Individualismo liberal

Abarcaremos en este punto a la teoría de los derechos para la cual en toda sociedad democrática el individuo debe estar protegido y tener posibilidad de luchar por sus proyectos personales. Los derechos son peticiones que los individuos reclaman a otros o a la sociedad. Tener un derecho implica estar capacitado para determinar, de acuerdo a un sistema de elecciones propias, que es lo que los otros deben o no hacer. Los derechos morales son reclamos justificados por principios y reglas morales.

Ética del carácter

La virtud es un carácter socialmente valorado. Una virtud moral debe basarse en razones morales. Y se define como la disposición para actuar de acuerdo a los principios, las obligaciones o las ideas morales. Pero no hay que dejar de lado al motivo. Entonces redefinimos una virtud moral como la motivación a actuar de acuerdo a un principio moral. Una persona moralmente buena, con la adecuada configuración de deseos y motivos, tiene mas posibilidades de entender lo que debe hacer, de realizar los actos necesarios y de crear y actuar según los ideales morales.

Deontologismo

La deontología está formada por un conjunto de normas que sirven para guiar la conducta humana individual y social con un carácter pragmático. Sería en la Ilustración cuando se desarrolló la Teoría de lo Pragmático: aquella que selecciona entre diversas posibilidades aquella más eficaz para alcanzar el fin propuesto.

Bentham define la "deontología" etimológicamente como: ciencia de lo que es conveniente y justo, de los deberes (deber / obligación + ciencia). Según este autor, de la ética clásica hemos heredado la obligación y el deber, pero ninguna de las dos cosas motivan a la persona. La motivación de lo ético parte de la motivación del interés, no del deber. Bentham opina que nuestros deberes serán aquellos que se identifiquen con nuestros intereses, ya que el hombre se mueve siempre en función de dos variables: placer y dolor, y lo hará de un modo mecanicista (buscamos placer, huimos del dolor) y asociacionista (lo que asociamos al dolor nos repele). El único motivo por el que acatamos las normas es por el placer que obtenemos de ello, y por el dolor que nos provoca la desobediencia.

La deontología ayuda a la inteligencia, de modo que ésta pueda guiar a la voluntad en busca del bienestar, y lo hace poniendo a su disposición los medios más adecuados. Entiende que la voluntad se somete siempre a la razón, y que la deontología también es una forma de vida que podemos asumir.

La deontología se basa principalmente en el pensamiento de Immanuel Kant. Para quien el juicio moral se basa principalmente en razones que puedan ser generalizadas para casos similares. Así, la moral esta basada en la razón pura y no en la tradición, intuición, conciencia, emoción o compasión. El valor moral de un acto es dependiente de la aceptabilidad moral de la regla en la que este basada, y la obligación moral es dependiente de la regla que determina la voluntad del individuo. Kant define el imperativo categórico como una prueba a la que deben someterse las acciones: "debo actuar en toda ocasión de forma que siempre desee que mi máxima se convierta en regla universal", y la toma como criterio para determinar la aceptabilidad de las máximas que dirigen los actos.

La segunda norma kantiana dice que debemos actuar considerando a toda persona un fin y no un simple medio. Con esto remarca que deben ser tratadas con respeto y dignidad moral a todas las personas a las que utilizamos como medios para lograr un fin.

Consecuencialismo

Rama filosófica que basa sus teorías en la consideración de que un accionar es correcto o incorrecto en función de sus consecuencias. Así, un accionar siempre será correcto en función de un buen fin. Siempre deberíamos obrar para obtener el máximo beneficio o el menor perjuicio posible.

El utilitarismo es la rama mas fuerte de las teorías consecuencialistas. Fue formada por Bentham y Mill a mediados del siglo XIX. Quienes concebían la utilidad en función de la felicidad o placer. La filosofía utilitarista actual considera otros valores como la amistad, el saber, la belleza, la autonomía, los logros personales, etc.

Dentro del sistema utilitarista podemos encontrar utilitarismo de actos y de principios.

Los utilitaristas de actos considera a las reglas morales útiles para guiar el accionar, pero no imprescindibles. Serán consideradas prescindibles en caso de que no favorezcan la utilidad. Cumplir una regla como la veracidad no siempre maximiza el bien general.

Para los utilitaristas de principios (o de reglas) un acto es correcto conforme este de acuerdo con una regla justificada por la utilidad. En este caso no se maximiza la utilidad sino cumplir las reglas morales que la rigen, en creencia de que finalmente el cumplimiento de las reglas morales será beneficioso para la sociedad.

Hay que cuestionar que el utilitarismo no siempre moral. Así, se pueden considerar muchísimos actos de la practica biomédica útiles pero no por eso morales o aun mas, legales. Sobre la base de que la mayoría de los actos utilitaristas tienen como consecuencia una mejoría, se podría decir que la teoría se basa en el principio de la beneficencia.

Principialismo

Se basa en que los principios son una guia de acción normativa que establece las condiciones de permisividad, obligatoriedad, corrección o incorrección de los actos que estas abarcan.

Según Hume: "los principios en los que los hombres se basan moralmente son siempre los mismos, aunque las conclusiones sean a menudo muy diferentes". Esto esta dado porque al plantearse un conflicto, el Principialismo deja lugar a una mediación, evitando la intransigencia de una normativa rígida, siempre y cuando se establezcan buenas razones para el accionar.

CONCLUSIÓN

Luego de haber realizado esta monografía, considero que muchos conceptos que no entendía como esenciales para la práctica médica me han demostrado cuan importantes son en la formación de los médicos.

La formación médica no es solamente conceptos teóricos, fisiológicos o estudios complejos de patologías, es importante que éste este capacitado para respetar los derechos del paciente, sabiendo que nadie puede ser obligado a someterse en contra de su voluntad a un tratamiento clínico, como en el caso de los religiosos ortodoxos, pero ello es parte de la profesión y en el caso de que esta actitud atente contra la conciencia del médico tiene la posibilidad de negarse a atenderlo siempre y cuando lo pueda derivar a otro profesional, para que no sea considerado abandono de persona.

Es esencial asumir el papel que cumple la bioética como regulador de los avances tecnológicos, tratando de llegar a un punto de acuerdo entre la ética y los beneficios que puede obtener la sociedad, nunca descuidando que se transformen en beneficios personales.

BIBLIOGRAFÍA

BLANCO, Luis G.: Muerte digna. Consideraciones bioético-jurídicas, Ad-Hoc, Buenos Aires, 1997

BLANCO, Luis G. "Algunas consideraciones acerca del "bioderecho" en la Argentina"., en Cuadernos de Bioética, año 3, n° 2, Ad Hoc, Buenos Aires, 1998.

OUTOMURO, D.; ¿Qué es esa cosa llamada "Bioética"? Rev. Medicina Interna (Sociedad de Medicina Interna de Bs. As. - AMA) vol. 1, n º 2, pp 40 - 50, nov-dic, 1999.

Agustina Paoletta

Materia: Bioética I


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Acción

    Transmisión de la acción. Las partes. Facultades disciplinarias. Procesos de conocimiento. La acción es un derecho públ...

  • Derecho Tributario

    Reforma constitucional de 1994. Derecho tributario. Derecho comparado. Organo de control....

  • Derecho Civil

    Bienes y derechos reales. Concepto de bienes. Bienes corporales. Bienes en general. Derecho real de propiedad. Copropied...

Ver mas trabajos de Derecho

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda