Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El movimiento cooperativo

Enviado por botmanuel13



  1. La cooperación
  2. La revolución industrial
  3. Los socialistas utópicos
  4. Sociedad equitativa de los pioneros de Rochdale
  5. Evolución de los principios cooperativos
  6. El cooperativismo internacional
  7. El movimiento cooperativo venezolano
  8. Conclusiones
  9. Bibliografía
  10. Anexo

INTRODUCCIÓN

Si se parte del concepto de cooperación como manifestación actitudinal de solidaridad, hacia la solución de necesidades o problemas comunes, se entiende que el Cooperativismo es una doctrina que desarrolla principios, valores y conceptos dirigidos a la creación de teorías y prácticas contextualizadas en una problemática comunitaria que requiere de un enfoque organizativo para darle respuesta a la situación planteada, las condiciones presentes de la sociedad conlleva a una realidad concreta en la cual se generan procesos de toma de decisiones en función de darles respuestas puntuales a las necesidades presentes.

Dentro de la dinámica social expuesta, se inscribe la iniciativa de realizar el presente trabajo, fundamentándolo en una monografía, de acuerdo a lo establecido en el Manual de Trabajos de Grado, de Especialización y Maestría y Tesis Doctorales de la UPEL.

Este trabajo desarrollado tipo monografía y titulado "EL MOVIMIENTO COOPERATIVO", responde a las exigencias de los requerimientos de la Cátedra: Los Movimientos Sociales y El Desarrollo Comunitario Venezolano de la Maestría en Educación Mención: Desarrollo Comunitario, de la Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos (UNERG).

Se elaboró mediante una Investigación de tipo bibliográfica y documental sobre los orígenes del cooperativismo. Su contenido está desarrollado en base a una estructura capitular conforme a las Normas antes mencionadas. Se divide de la siguiente manera: Capitulo I: La Cooperación, Capitulo II: La Revolución Industrial, Capitulo III: Los Socialistas Utópicos, Capitulo IV: La Sociedad Equitativa de los Pioneros de Rochdale, Capitulo V: Evolución de los Principios Cooperativos, Capitulo VI: El Cooperativismo Internacional, Capitulo VII: El Movimiento Cooperativo Venezolano y las Conclusiones. En resumen contienen lo siguiente:

En el capítulo I, se hace un bosquejo de la evolución de la ayuda mutua y la solidaridad desde el inicio de la humanidad hasta el presente. Se dan ejemplos de la práctica de la solidaridad y se termina definiendo los actos precooperativos.

En el capítulo II, se caracteriza y define el proceso denominado revolución industrial; las consecuencias que trajo consigo desde el punto de vista económico, social y político, en particular como contribuyó al nacimiento del cooperativismo.

El capítulo III, se señalan a los más connotados representantes del socialismo utópico, ubicándolos de acuerdo a las regiones donde desarrollaron sus actividades. Igualmente se hace una reseña histórica de cada uno de los precursores y destacando aspectos de la labor desarrollada por ellos.

En el capítulo IV, se mencionan a los realizadores de la experiencia de Rochdale, es decir a los fundadores de la Cooperativa de Rochdale. Además, se describe el programa de trabajo que diseñaron, las normas de organización y administración que adoptaron y que posteriormente se definieron como principios universales del cooperativismo.

En el capítulo V, es una síntesis de la evolución de los principios cooperativos desde sus inicios en Rochdale hasta las reformas efectuadas por la Alianza Cooperativa Internacional (A.C.I.), en su último congreso.

En el capítulo VI, se enumeran los más importantes organismos de integración internacional existentes en el mundo, ubicándolos geográficamente e indicando la fecha de fundación, sede y las actividades que desarrollan.

En el Capitulo VII, se desarrolla la evolución histórica del Movimiento Cooperativo en Venezuela, su integración y se describen las diversas actividades que realiza en función de Desarrollo Comunitario.

Finalmente, se presentan las Conclusiones de este trabajo y la bibliografía consultada para la realización del mismo.

CAPÍTULO I

LA COOPERACIÓN

Desde el inicio de la humanidad la cooperación como principio de intercambio vital ha desempeñado un papel relevante en la existencia de los seres vivos. Particularmente, los animales por intuición y los seres humanos por socialización siempre han necesitado a sus semejantes para enfrentar las vicisitudes impuestas por el contexto de sobrevivencia. En este sentido, la sobrevivencia evolutiva de la especie animal nos brindan muchos ejemplos de cómo agrupándose es la única posibilidad de existir frente al peligro natural existente.

Al comienzo de la civilización, los hombres explotaban la tierra en forma colectiva, siendo los medios de trabajo y los productos obtenidos también de carácter colectivo, convirtiendo de esta manera el trabajo en un acto de cooperación, logrando así la sedentarización necesaria, que hizo posible el paso ascendente del hombre desde la prehistoria hasta el proceso civilizatorio.

A través del transcurrir histórico en diversos contextos de los albores de la civilización se encuentran variadas manifestaciones organizativas de tipo grupal en la que los individuos, utilizando como medio la ayuda mutua, buscaban fortalecer sus intereses comunes. La necesidad de brindar protección a sus intereses hizo posible la constitución de asociaciones, las cuales constituyeron el germen de las instituciones de solidaridad. Así:

  • En Egipto, los artesanos se organizaron en una asociación para darle protección a sus actividades.
  • Los fenicios aseguraban entre sí sus mercancías, antes del intercambio comercial desarrollándolo a través del transporte. Este tipo de asociación podemos decir que se constituyó en el germen de la cooperación en materia de seguros cooperativos.
  • Organizaciones para la explotación de la tierra en común en Babilonia. Se conoce la existencia de los "undestabings" cooperativos cuya función era la recepción, intercambio y comercialización de productos de origen agrícola y de las sociedades de crédito, para luchar contra los prestamos especulativos
  • En China se conoció la existencia de asociaciones cooperativas para el ahorro y el préstamo.
  • Sociedades funerarias. En Roma y Atenas existieron formaciones organizativas para la cooperación conocidas con el nombre de sociedades de beneficios para el culto de los muertos, cuya función era la de ayudar a todas las personas.
  • Los ágapes de los primeros cristianos como forma primitiva de las cooperativas de consumidores;
  • La colonia comunal mantenida por los esenios en Eim Guedi a las orillas del Mar Muerto;
  • Vida agraria entre los germanos;
  • Organizaciones agrarias y de trabajo entre los pueblos eslavos: el Mir y el Artel entre los Rusos, la Zadruga de los Serbios;
  • Organización del trabajo y de la producción en el Mamoir medieval;
  • Agrupaciones de los campesinos para la transformación de la leche: queserías de los armenios y de los campesinos europeos de los Alpes, del Jura y de Saboya;
  • Organizaciones para el cultivo de la tierra y el trabajo entre las civilizaciones precolombinas, principalmente entre los Incas (Ayllú) y los Aztecas (Calpulli) también la Minga y el Convite,
  • Las reducciones de los Jesuitas en el Paraguay;
  • Las cajas de la comunidad en la época de la colonización española en América;
  • Las colonias con carácter religioso de los inmigrantes en América del Norte.
  • En Venezuela, las comunidades indígenas desarrollaban su trabajo en forma colectiva. Así por ejemplo, los Yanomani y los grupos indígenas asentados en el Valle de Quibor, en el Estado Lara, trabajaron la agricultura en forma colectiva. Los instrumentos de trabajo eran de propiedad comunitaria y la distribución de la cosecha equitativa. La cayapa o forma de trabajo colectivo para lograr un beneficio común, es una expresión de organización de nuestras comunidades indígenas. Estas manifestaciones constituyen las raíces del Cooperativismo Venezolano.

Se infiere, que con la evolución de las actividades desarrolladas, por las asociaciones antes mencionadas, se concretaron formas organizativas para la solución de problemas de carácter económico y social por parte de diversos sectores, practicando la ayuda mutua y la solidaridad, conformándose de esta manera actos precooperativos.

Desde la antigüedad pasando por la edad media los grupos humanos más desposeídos motivados por la necesidad de transformar su realidad socioeconómica continuaron buscando formas organizativas que coadyuvaran a ello, esto los enfrentó a las diferentes formas de poder existentes que pretendían perpetuarse a través del trabajo y del esfuerzo de las poblaciones explotadas. Originando que las organizaciones creadas asumieran diferentes matices ideológicos y se plantearan diferentes métodos de lucha, que dentro del proceso que se denominó revolución industrial se radicalizaran las contradicciones que dieron origen a ideas sobre un régimen social ideal y una sociedad más justa o régimen social superior.

No es casual que el socialismo utópico surja en el contexto de las condiciones materiales de la revolución industrial que caracterizó a una sociedad donde las contradicciones socioeconómicas heredadas del feudalismo se hicieron evidentes en la conformación de lo que Karl Marx (1867), posteriormente denominó clases sociales, cuya sola presencia da origen a la necesidad de solidarizarse en la solución de problemas comunes y por tanto en la creación de propuestas ideológicas que concretaran tales objetivos

CAPÍTULO II

LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

El ser humano siempre ha estado interesado en el desarrollo de la sociedad. Su meta es el cambio del entorno. El ser humano es el arquitecto de su historia. Su actividad laboral ha sido importante para la producción de los bienes necesarios para la vida: ropas, alimentos, entre otros. Este proceso para llevarse adelante implica el uso de instrumentos de trabajo.

Los hombres y los medios de trabajo forman las fuerzas productivas de la sociedad. Las personas en el proceso de producción de bienes entran en relación entre sí, a este tipo de relación se le denomina relaciones de producción, y al conjunto de las fuerzas productivas y las relaciones de producción se le conoce con el nombre de modo de producción.

La humanidad ha visto el desarrollo de formaciones económico sociales, cada una con su modo de producción. Al respecto, Mijailov (1982), señala "...que la humanidad pasó por cuatro formaciones: la primitiva, la esclavista, la feudal y la capitalista; y que ahora vive la época del paso a la formación siguiente, la comunista, cuya primera fase se denomina socialista" (p. 6). De acuerdo a este autor, el cambio de una sociedad a otra, implica una revolución social en la cual se transforman las fuerzas productivas y las relaciones de producción. En Europa se dio el cambio de la sociedad feudalista a la capitalista. Este proceso generó una revolución política, económica y de gran impacto en el desarrollo tecnológico, que se conoció como revolución industrial. Existen otras corrientes con enfoque multilineal de la historia para caracterizar la evolución de los modos de producción.

Al comienzo del siglo XVIII en Inglaterra, no se tenía conocimiento de la utilización de la electricidad ni del barco a vapor, no había ferrocarriles, ni máquinas de trabajo a vapor, los tejidos para ropas eran elaborados a mano. El trabajo en la agricultura se ejecutaba con el uso del arado de madera, pico, pala. La mayoría de la gente vivía en las aldeas. Los trabajadores eran explotados sin piedad. Había escasas relaciones, entre los países. En el proceso productivo de los bienes, predominaba el trabajo a mano.

En Inglaterra y Alemania tampoco existía el ferrocarril, teléfono, ni telégrafo, la gente se alumbraba con velas. Posteriormente todo cambió. En ese sentido, el trabajo manual pasó a un segundo plano, siendo sustituido por la máquina. Las fábricas sustituye a los talleres. El artesano disminuye su rol. El capitalista y el obrero juegan ahora el rol protagónico en la sociedad. La aristocracia feudal es desplazada por la burguesía.

En lo tecnológico ocurren importantes avances, como ejemplos significativos de ellos, se indican los siguientes:

CUADRO 1: Avances Tecnológicos

AVANCES TECNOLÓGICOS

AÑO

Lanzadera Textil Volante

Máquina de Vapor

Telar Mecánico

Ferrocarril

Barcos a Vapor

Electricidad

Telégrafo

Bombillo

Teléfono

1773

1776

1784

1825

1826

1831

1844

1876

1876

Fuente: El autor

Estos avances tecnológicos aplicados en las diferentes industrias promovieron el desplazamiento de la fuerza de trabajo a la ciudades provocando el crecimiento de las mismas comenzando entonces el proceso de revolución industrial. Al respecto Mijailov (1982), comenta lo siguiente:

"En algunos países se produjo la revolución industrial. Sus resultados se fueron reflejando en todos los países. Pero en tanto que a unos Estados les reportó el proceso técnico y aceleró la formación de las nuevas relaciones burguesas, a otros trajo la ruina, la esclavitud, la pérdida de la independencia por largos años" (p. 9).

El mismo autor, más adelante, al reflexionar sobre el tema señala que:

"Los hombres de ciencia entienden por revolución industrial el proceso del paso del trabajo manual, en el oficio y la manufactura, a la producción maquinizada (fabril). La principal consecuencia social de este proceso fue la formación de las dos clases fundamentales de la sociedad burguesa (la burguesía industrial y el proletariado fabril) y el surgimiento de la lucha entre ellas"(p. 9).

Se infiere de lo antes expuesto, que la revolución industrial genera avances en el proceso productivo al incorporar nuevas técnicas, pero trajo consigo la formación de dos clases sociales. En primer lugar la aparición de la burguesía industrial dueña de la tecnología que desplazó a los señores feudales, por otra parte, la aparición del proletariado, la fuerza de trabajo fabril.

Este proceso viene a constituir los cimientos de la lucha de clases en la sociedad de entonces, que se genera por primera vez en Inglaterra en el marco de la revolución industrial, y se expresa en profundos cambios en las fuerzas productivas y en la estructura social del momento.

Es por ello, que se puede afirmar que dicha revolución provocó, como consecuencia, la sustitución del taller familiar como centro de trabajo por la fábrica y la mano de obra desempleada del campo emigró a las ciudades en busca de oportunidades. Entre las condiciones de trabajo existentes para la época podemos mencionar las siguientes: salario pírricos, jornada laboral de dieciséis (16) a dieciocho (18) horas, en los centros de producción textil se explotaba la mano de obra infantil y de la mujer.

Frente a este cuadro descrito en el párrafo anterior el sistema capitalista de producción -en el proceso de la revolución industrial-, donde predominaba el factor capital sobre el trabajo, se desarrollan ideas y experiencias cooperativas como alternativas al modelo existente. En ese sentido, Pineda y otros (1994), señala:

"No obstante, de la revolución industrial también nacieron alternativas opuestas a ella, como las ideas y realizaciones cooperativas del siglo XIX que aparecen como consecuencias de los efectos sociales, económicos y políticos, causados precisamente por el cambio en la concepción del mundo y de lo que significó dicha revolución" (p. 28).

A tal efecto, se puede afirmar que la revolución industrial creó las bases para una respuesta a lo que estaba sucediendo en ese momento histórico desde el punto de vista económico social ya descrito en párrafos anteriores. El cooperativismo aparece como una alternativa espontánea y original en el seno de la comunidad, dentro de un contexto de conflictividad social y económica, pero con características contrarias al entorno:

  1. Justicia frente a un tipo de sociedad injusta
  2. Democrático frente a la concentración del poder, y
  3. Solidaridad en la organización frente a la competencia.

El cooperativismo buscaba producir cambios en la sociedad con relaciones de producción más equitativas, con empresas sin patronos y donde el hombre no sea el explotador del hombre.

LA LUCHA CONTRA EL CAPITALISMO

El debate ideológico tomó auge en el seno de la sociedad. Los pensadores se organizaban para la crítica al sistema capitalista. Unos promovían el socialismo científico o marxista y otros el utópico, asociacionista, idealista o humanista. En relación al segundo, Pineda y otros (1994), señala:

"Los socialistas asociacionistas, a su vez, tuvieron diversas fuentes de inspiración, pero todos protestaron contra los abusos en el ejercicio de la propiedad y la explotación de los trabajadores por parte de los dueños del capital, las ideas cooperativas se nutrieron de sus fuentes y sus representantes son considerados como precursores del cooperativismo moderno"(p. 31).

Se generaron expresiones organizativas para ejecutar las ideas, al respecto, los mismos autores explican que:

"Los trabajadores, poseían organizaciones que se venían desarrollando a través de las mutuales, desde la etapa del artesano; existían por ejemplo, los compagnonnages de Francia y las sociedades fraternales de Inglaterra" (p. 31).

Se puede afirmar la existencia de organizaciones con diferentes propósitos. En ese sentido, algunas se dedicaron a constituir fondos para previsión social en situaciones de muerte para beneficiar a los familiares, así como también, para protección en momentos de desocupación o de enfermedades.

Asimismo, con la revolución industrial se organizan cajas de ahorros mutuos, sociedades filantrópicas, sociedades de resistencia y de educación para los obreros, que luego se dedicaron a tareas reivindicativas constituyéndose en organizaciones sindicales.

Los obreros ante la ofensiva de los capitalistas y del parlamento no mostraron pasividad, por el contrario, siempre promovían el agrupamiento. Esteller (1986), señala:

"Desde comienzo de la revolución industrial los obreros lucharán por el derecho a asociarse, esa será su principal reivindicación; porque organizados podrán obtener jornadas más cortas de trabajo hasta culminar con la jornada de ocho horas, podrán obtener mejores condiciones..." (p. 24).

Los artesanos y obreros solicitaron al parlamento Inglés protección contra las calamidades que estaban padeciendo. También hicieron peticiones de legislación para la prohibición de los nuevos métodos productivos de las máquinas que anulaban su profesión. Todas estas peticiones no tuvieron acogida en el parlamento, lo que generó marchas y luchas en las fábricas para destruir las máquinas, señala Mijailov (1982), que: "La destrucción de empresas industriales, forma primaria de la lucha de la clase obrera contra la burguesía, recibió el nombre de movimiento de los luditas, tomado de su legendario participante Ned Ludd" (p. 68).

En el mismo orden de ideas, Engels citado por el mismo autor, hace una caracterización del movimiento de los luditas, y señala que "La clase obrera actuó por vez primera contra la burguesía cuando se opuso por la fuerza al empleo de las máquinas en los albores de la revolución industrial" (p. 68).

No hay duda del desmejoramiento de las condiciones económicos sociales de los trabajadores en las nuevas relaciones de producción. Al respecto, Esteller (1986), acota lo siguiente:

"Si el capitalismo mercantil y manufacturero había traído miseria y mayor explotación a los trabajadores, a partir de la revolución industrial el mayor auge del capitalismo con la aplicación de la técnica y la máquina al proceso de producción de bienes, acentuará la explotación y la miseria de los trabajadores hasta límites insoportables" (p. 24).

También, al referirse a los efectos de las nuevas fuerzas productivas, Rivera citado por Esteller (1986), afirma: "La máquina y la fuerza del vapor desplazaron al hombre, ahogaron las industrias domésticas y lanzaron hacia las ciudades miles de familias que quedaban en la indigencia y anhelaban hallar un puesto en las nuevas fabricas" (p. 25).

La organización de los obreros y artesanos tuvo diferentes expresiones, pero el trabajo conjunto, las calamidades comunes y la necesidad también, de luchar contra la explotación que se genera en el contexto de la revolución industrial, obligó a los obreros fabriles de tejidos de algodón y de paños, a agruparse en asociaciones para luchar por sus reivindicaciones y mejores condiciones de trabajo.

Estas asociaciones se multiplicaron en la industria de tejidos de lana y de algodón. Realizando actividades diversas, entre ellas, la publicación de proclamas de carácter reivindicativo. Donde señalaban sus objetivos de lucha, su razón de ser. Mijailov recoge parte del texto de una de ellas donde se plantea lo siguiente: "Las leyes vigentes, llamadas a defender a los obreros, son pisoteadas porque no hay la suficiente unidad entre los hombres interesados en esto; por ello estos hombres se ven obligados a predicar la ayuda mutua" (p. 69). De lo expuesto se infiere, por una parte, la necesidad de la organización para luchar en conjunto los proletarios por sus derechos y la justicia y por otra, lograr que los legisladores decretaran medidas a su favor, al denunciar la situación de la industria de tejido.

El gobierno de Inglaterra para aminorar estos importantes avances organizativos del movimiento obrero promulgó en 1799 una Ley contra las huelgas y las coaliciones, en la misma se estableció hasta la muerte. Todo esto acentúa la participación de los obreros en la lucha política que además implicaba la reforma del parlamento y del sistema electoral del país. Estas ideas que proponían un cambio en la dinámica política de la sociedad inglesa fueron recogidas en un programa de luchas que se llamaba Carta del Pueblo que entre otros aspectos planteaba lo siguiente: "... sufragio universal para los hombres, voto secreto, circunscripciones electorales iguales, abolición del censo de propiedad para los candidatos a diputados al parlamento, reelección anual de éste y el pago de dietas a los diputados." (Mijailov, 1982: p. 75).

Con acciones como la antes expuestas el movimiento obrero generó expresiones políticas para la lucha. Así surgió el Cartismo, el primer movimiento político proletario independiente. Los participantes en este movimiento se llamaban Cartistas, quienes luchaban por que el parlamento adoptase la Carta Del Pueblo.

Como consecuencia de las acciones del movimiento obrero el parlamento en 1824, promulgó una ley que anulaba la prohibición de las coaliciones obreras. Esta ley tuvo enorme importancia para el movimiento obrero inglés. En todo el país surgieron organizaciones sindicales, a las que se les dio el nombre de tradeuniones.

La lucha contra el capitalismo promovió el desarrollo de organizaciones con diferentes concepciones: políticas, económicas, sociales e ideológicas. Unas se centraban en las reformas estructurales del sistema, otras en acciones reivindicativas desde el punto de vista laboral y otras en el campo de las soluciones prácticas de sus problemas socioeconómicos en base a la ayuda mutua, la solidaridad y la autogestión. Estas organizaciones se denominaron, genéricamente, partidos políticos, sindicatos y cooperativas, respectivamente. A ellas se incorporaron hombres y mujeres de acuerdo a sus intereses específicos.

CAPÍTULO III

LOS SOCIALISTAS UTÓPICOS

En el desarrollo de la revolución industrial se fueron concretando la ideología de la burguesía y la del proletariado. En defensa de éstos últimos estuvieron, entre otros, los llamados socialistas utópicos, quienes señalaron las agudas contradicciones de la sociedad capitalista: el rápido incremento de la producción y la pauperización del proletariado, las crisis de superproducción y el contraste entre la ciudad y el campo.

Cuando se hace referencia a los socialistas utópicos, autores como Marx y Engels desarrollaban ideas en torno a su labor, señalando que sus acciones eran obras socialistas y comunistas y encerraban elementos de crítica y atacaban las raíces de la sociedad existente. Esto proporcionó aportes valiosos para la ilustración del movimiento obrero.

El socialismo utópico en los diferentes países europeos tuvo entre sus más connotados representantes a los siguientes:

Cuadro 2: Representantes del Socialismo Utópico

Socialistas Utópicos

Región

Claude Henri de Rouvroy

(Conde de Saint Simon)

Francia

Carlos Fourier

Seguidores de Fourier

Francia

Robert Owen

Seguidores de Owen

Inglaterra

Guillermo Weiting

Alemania

Fuente: El autor

Es importante resaltar, que del análisis realizado por el autor se deriva que los socialistas utópicos coincidieron en una serie de elementos que los caracterizaron desde el punto de vista de su concepción de la vida, del trabajo y que se pueden resumir de la manera siguiente: a) en su discrepancia con el individualismo, el sistema económico de la competencia y con la creencia de que leyes económicas naturales podrían por si mismas lograr el bien general, sin ninguna intervención de poderes políticos, y b) en su defensa, en contra del laissez faire, de la opinión de que los asuntos económicos y sociales necesitaban una organización colectiva de carácter positivo para fomentar el bienestar y que esta organización habría de basarse en cierto modo, en un principio de cooperación y no de competencia.

PRECURSORES DEL COOPERATIVISMO

Los llamados precursores del cooperativismo fueron un grupo de hombres que con su pensamiento y acción establecieron los fundamentos básicos para el desarrollo y consolidación del cuerpo doctrinario que orienta al movimiento cooperativo mundial. Este cuerpo doctrinario ha sido recogido por la bibliografía universal de diferentes maneras, para efectos de esta investigación se resumen de la forma siguiente:

SAINT SIMON (1760-1825): Claude Henrri de Rouvroy, conde de Saint Simon, fue un socialista francés. Participó en la guerra de independencia de los Estados Unidos, a donde viajó a los 16 años. Luego regresa a Francia dando apoyo al proceso revolucionario. Uno de los fundadores del Socialismo utópico. En 1802 publicó "Cartas de un Vecino de Ginebra" en la que expuso que todos los hombres deben trabajar y en 1825 "El Nuevo Cristianismo" donde planteaba que el fin de la sociedad debería ser suerte de la clase más numerosa y más pobre. Después de su muerte, sus seguidores promovieron sus ideas y constituyeron lo que se conoce con el nombre de sansimonismo.

PLOCKBOY y BELLERS: Peter Cornelius Plackboy, llamado por algunos el patriarca de la cooperación, publicó su doctrina en un ensayo en el año 1659. John Bellers (1654-1725), en 1695, presentó su doctrina en el trabajo: "Proposiciones para la creación de una asociación de trabajo de todas las industrias útiles y de la agricultura".

Los aportes más significativos de Plackboy y Bellers al cooperativismo desde el punto de vista ideológico de acuerdo a lo expuesto por Uribe Garzón (1993), se pueden resumir de la siguiente manera: La idea de la ayuda propia, su realización mediante la asociación de pequeñas fuerzas económicas, para lograr economías colectivas, desarrollando la producción y el consumo, por medio de empresa económica, democrática, suprimiendo intermediarios. Igualmente pasar de sueños a realizaciones prácticas

ROBERT OWEN (1771-1856), Nació en 1771 en Newport, Gales, Inglaterra, hijo de artesanos, aprendió la artesanía y luego llegó a ser industrial en la rama textil. Es considerado como uno de los principales precursores de las ideas cooperativistas y del socialismo.

Su experiencia como industrial le permitió pronosticar el desarrollo de la industria a gran escala a partir del uso cada vez más intenso de las técnicas. Comprendió que la ciencia, haría que el trabajo humano fuera de poca utilidad para generar riqueza, ya que esta puede crearse en tal magnitud, que satisfaga las necesidades de todos. En este sentido, se puede afirmar que Owen estaba claro en que el uso de la tecnología en forma cada vez mayor en la industria, necesariamente llevaría a una mayor producción en todas sus ramas. Así mismo, que la producción agrícola basada en el trabajo del hombre y con explotación intensiva de los suelos, podría verse aumentada significativamente.

Por otra parte, en su condición de administrador procuró lograr excelentes resultados, sin sobre explotar a los trabajadores. Sus ideas lo llevaron a plantear que todos los hombres tienen derechos y son capaces de bondad y excelencia, si se les da oportunidad. Así, observó que el sistema de competencia era el responsable de la miseria humana y del predominio de una conducta antisocial, tanto por parte de los ricos, como por parte de los pobres. Owen planteó que el medio social forma el carácter de los hombres. En ese sentido, promovió la educación y el mejoramiento de las condiciones de vida y trabajo en las fabricas de tal manera, de eliminar los valores de la competencia, ambición y formar una nueva moral que permitiera el fortalecimiento de la calidad humana.

Robert Owen, realizó reflexiones sobre el peso de la fuerza de trabajo en el proceso de producción y en particular sobre la asignación al valor de las mercancías. Sostenía que el trabajo debía sustituir al dinero como norma para medir el valor de las cosas y su intercambio. Esto se interpretaba como un enfrentamiento a los patronos y contra los propulsores del laissez faire.

Owen, además, planteó la solución de los problemas sociales a través de la creación de comunidades autogestionarias sobre la base de la cooperación, las cuales combinando las ventajas del campo y la ciudad, también cooperarían entre sí.

La primera experiencia de comunidad oweniana, se desarrolló en New Harnony (E.E.U.U.), con colonos que fueron invitados a participar en la creación de un nuevo orden moral. Esta experiencia fracasó debido a que los integrantes no fueron seleccionados correctamente y la no aplicación de principios democráticos en su gestión.

Después del fracaso de la primera experiencia, promovió entre los trabajadores, la creación de las "Aldeas de Cooperación". En este caso, los trabajadores por la vía de la autogestión desarrollarían su experiencia. No era indispensable la ayuda del Gobierno, ni de la iglesia, en eso se diferencia de la experiencia anterior.

Owen también fue promotor de eventos (congresos, reuniones) entre cooperativas siempre buscando el desarrollo de la producción y el comercio en forma asociativa. Así, fueron creadas las bolsas equitativas para obreros, que consistían en intercambio de diferentes productos organizados en cooperativas de producción, tomando como base las horas de trabajo. Igualmente, cooperativas de comercialización, vendían estos productos utilizando el concepto de retorno sobre las operaciones efectuadas.

WILLIAM KING (1786–1865), Nació en Brighton, Gran Bretaña, fue médico compañero de luchas de Owen. Impulsó el cooperativismo de consumo. Quién preocupado por los despidos debido a la crisis económica de la época, promovió junto con otros pensadores la solución cooperativa de producción planteando la asociación de los trabajadores, incluso para aspirar a la dirección de la industria en un nuevo orden social. Al respecto, King citado por Pineda y otros (1994), afirmó que "El trabajador, al carecer de capital, se ve obligado a vender su trabajo a quien es poseedor de aquel; sin embargo, el trabajador podría fácilmente convertirse en propietario del capital, porque todo capital es producto de trabajo" (p. 43).

La multiplicación de las ideas cooperativas llevó a la creación de numerosas tiendas cooperativas en las cuales los artículos se vendían de acuerdo a la reciprocidad asociativa. Estas tiendas se basaban en el comercio al por menor, pero constituyó comunidades cooperativas autóctonas. King planteó la adquisición de artículos al por mayor, de calidad y más baratos y su posterior distribución, la primera cooperativa fundada por King fue en 1828 en Brighton, Inglaterra.

King fundó un periódico el Brighton Cooperador. Su labor ayudó a la creación de 300 cooperativas de consumo en Inglaterra. Colaboró con Owen en los congresos cooperativos. Asimismo, valoró significativamente el esfuerzo propio de los asociados y la importancia de las cooperativas de consumo, el carácter voluntario y la neutralidad frente a las ideas políticas y religiosas.

CHARLES FOURIER (1772–1837), Nació en Besancom, Francia. Planteó la importancia del trabajo y la necesidad de que fuera agradable, atractivo y que rindiera beneficios. Así mismo, que las familias deberían estar integradas de tal forma que sus necesidades fueran satisfechas.

Fourier estuvo en desacuerdo con el uso de la tecnología, la masificación, la centralización y la mecanización en cualquier escala. Pensó en pequeñas comunidades, donde se pudieran cambiar las proporciones correctas de habilidades y destrezas, así como las oportunidades para encontrar la diversidad de caracteres y ocupaciones. Hallar la forma de satisfacer los deseos en la sociedad para que ésta se condujera en armonía y no en discordia.

Fourier al igual que Owen pensaba que se podría encontrar la solución de los problemas sociales a través de la asociación de las personas en colonias autónomas o comunidades agrícola – industriales, organizando en común la producción y el consumo. Propuso la constitución de las comunidades asociativas llamadas Falansterios, cuyo objeto estaba orientado hacia la producción de frutas y vegetales. Estas comunidades, deberían tener unas 1.600 personas, las cuales se rotaban sus labores para evitar el aburrimiento, su gestión era democrática y voluntaria la incorporación a la misma.

El trabajo debería convertirse en algo atrayente y placentero. En los falansterios cada familia tendría su propio apartamento, construido según sus gustos y habrían sala cunas y edificios comunales. La vida en ellos no debería ser totalmente comunitaria o comunista; Fourier respetaba la propiedad privada.

LOUIS BLANC (1812–1882), Nació en España, fue discípulo de Fourier. Contribuyó a desarrollar en Francia las cooperativas obreras de producción. Creyó en la asociación y la vida en común. Su propuesta estaba basada en la constitución de los talleres sociales, al comienzo pensó que el estado debía apoyar su establecimiento pero luego proclamó la independencia de la cooperativa con relación al gobierno. Planteó que los trabajadores establecieran organizaciones con autonomía, con dirección propia y con reparto de excedentes utilizando normas que aseguraran equidad, manteniendo siempre capital y las inversiones requeridas para los ejercicios económicos permanentes.

Louis Blanc, valoró la importancia de la previsión y servicios sociales y planteó que estuvieran en posesión de ellos y no del Estado. Sus bases económicas estaban en la asociación y el derecho al trabajo. El estado, debería aportar capital y asistencia técnica a los trabajadores, pero luego la acción fundamental del proceso productivo estaba en sus manos con plena libertad de decisión.

Para el campo Louis Blanc propuso el sistema de los talleres rurales, que eran verdaderas cooperativas de trabajo.

PHILLIPE BUCHEZ (1796 –1865), Nació en Matagmela–Petite, primero Bélgica y luego Francia, en 1796. Fue periodista, historiador y político. Es considerado el padre del cooperativismo francés. Su acción estuvo centrada en crear modelo de asociacionismo basada en el trabajo asociado. Buchez era de pensamiento católico, fue discipulo de Saint Simon del cual se separó por su posición frente a los empresarios.

Al referirse a Buchez , Pineda y otros (1994), señalan lo siguiente:

"Creía, sobre todo, en la acción voluntaria de los trabajadores, completamente aparte del Estado o de los empresarios y donde la asociación conseguiría liberar a los obreros solo si estaba firmemente basada en los principios cristianos de fraternidad y solidaridad." (p. 55).

Buchez tomó la iniciativa de propugnar las "asociaciones de trabajadores" guiadas por las tesis del retorno en proporción al trabajo realizado y la constitución de un fondo social indivisible, indisoluble e inalienable. Planteó la existencia de organizaciones libres, gestionadas por los mismos trabajadores. Creyó en la organización económica colectivista al igual que Saint Simon, pero no para ser realizada en el corto plazo. Propuso tres tipos de instituciones intermedias: a) establecimiento de una caja de crédito popular, b) promulgación de una ley de asociación basada en el trabajo y c) una modificación de la concepción de la propiedad.

Utilizó en forma inicial el concepto de "capital social" para referirse al fondo de capital irrepartible. Siempre afirmó que en esa asociación, los hombres asocian su trabajo, no sus capitales. En este sentido Buchez citado por Pineda y otros (1994) señala lo siguiente:

"Es un contrato por el cual los trabajadores se responsabilizan de constituir un capital común, que será exclusivamente un instrumento de trabajo y de unir sus esfuerzos para hacer valer ese capital para sus trabajos, bajo la dirección de una gerencia nombradas por los trabajadores para el beneficio de todos" ( p. 56).

Asimismo, como derecho de los trabajadores, propuso que deberían recibir un salario según los devengados en el país y una parte de los beneficios, proporcional al trabajo realizado por cada quien. En este tipo de asociaciones de trabajadores era fundamental la formación, conservación y crecimiento del capital. El crecimiento del capital promovía el aumento del número de asociados para tener más fuerza.

Buchez, fue el principal propulsor de las cooperativas de producción en Francia. Estableció las normas que se encuentran en todas las experiencias posteriores así se tienen: grupos trabajando en común; administradores elegidos de su seno; remuneración a pautas establecidas para cada trabajo; distribución de parte de los beneficios para los trabajadores en proporción a su trabajo y otra para la empresa; constitución de reservas irrepartibles no susceptibles de apropiación privada y la obligación de admitir como asociados a trabajadores que llevasen un cierto tiempo en la empresa.

FRIEDRICH WILHEM RAIFFEISEN (1818-1888), Nació Hamm, Alemania en 1818. Laboró en la administración pública y se desempeñó como Alcalde y empresario. Se conoce como el padre de la cooperación rural.

Fundó la primera cooperativa de crédito entre 1852-1854, llamada Sociedad Benevolente de Heddesdorf o Caja de Crédito Mutuo. Este hecho se difundió por todo el mundo, dando origen a las Cajas Raiffeisen.

Las cajas de crédito mutuo desarrollaron el ahorro y el crédito entre los campesinos de Alemania, suministro de materiales y equipos para la agricultura y comercialización de los productos. Estas organizaciones funcionaban mediante la autogestión.

Las ideas de Raiffeisen permitieron el desarrollo de las cooperativas de créditos rurales de acuerdo a las pautas siguientes: asociación libre, funciones administrativas gratuitas, radio de acción limitado, exigencia de cualidades morales de los asociados, ausencia de capital accionario, responsabilidad solidaria e ilimitada, el destino de los beneficios a fondos comunes, fondos de reservas indivisibles, control estricto de la inversión de los préstamos.

CHARLES GIDE (1847-1932), Nació en Uzés, Francia. Fue profesor de economía política en universidades de Francia. Representante del cooperativismo francés en diversos congresos internacionales. No perteneció a la época de los precursores pero tiene una posición destacada en el cooperativismo moderno. Fue un destacado líder del cooperativismo de consumo, influyó poderosamente en los conceptos que moldearon el cooperativismo mundial; y fue uno de los principales promotores que, con sus escritos y posiciones, elevó a Rochdale a la categoría de origen del cooperativismo moderno.

Además, sistematizó las reglas de las cooperativas inglesas (incluyendo Rochdale) creando un contenido doctrinario, elevó las mismas a la categoría de principios. Así mismo, formuló un programa de acción en función de crear un sistema económico social o republica cooperativa. En esta, los consumidores, asociadas a cooperativas organizarían la producción y las demás actividades económicas con el fin de satisfacer sus propias necesidades de consumo y sin fines de lucro.

En su programa cooperativista sugirió el desarrollo del cooperativismo por etapas: en la primera etapa, hay que establecer almacenes de consumo para operar las ventas en gran escala (conquistar la industria comercial), en la segunda etapa, producir todo lo que fuera necesario para la sociedad (conquistar la industria fabril) y la tercera, dominar la producción agrícola (conquistar la industria agrícola).

Gides fundó la Escuela de Nimes para difundir su pensamiento. Sugirió la bandera multicolor que fue adoptada por el movimiento cooperativista mundial.

HERNAN SCHULZE DELITZCH (1808-1883), Fue un hombre de leyes, juez y magistrado. Promovió el cooperativismo en Alemania orientándolo hacia el crédito cooperativo con fines productivos fue autor del primer proyecto de legislación cooperativa promulgado por el parlamento de Prusia 1867 y fundador 1852 de una pequeña entidad de crédito que luego fue el inicio del movimiento cooperativo de los bancos populares. La labor de estas organizaciones se orientó hacia el servicio de los artesanos y pequeños empresarios independientes de las ciudades.

CAPITULO IV

SOCIEDAD EQUITATIVA DE LOS PIONEROS DE ROCHDALE

LOS REALIZADORES

Rochdale, población de Inglaterra, es un escenario importante al hablar de cooperación. En agosto de 1843, las necesidades proliferaban entre los tejedores del pueblo (hambre, insalubridad, marginalidad, hacinamiento, entre otras), esto debido a la presencia de masas obreras desocupadas y por otra parte, a los bajos salarios. Esto obliga a los trabajadores a buscar soluciones a sus adversidades.

Los seguidores de las ideas de Robert Owen, propusieron la constitución de una asociación para el consumo. Los tejedores conocían la Sociedad de Beneficencia de Rochdale y algunas experiencias anteriores que habían fracasado. Se plantearon la discusión de los casos y llegaron a la conclusión de que las limitaciones y fracasos anteriores fueron producto de fallas de funcionamiento y organización que podían ser superadas. Por ejemplo, detectaron que las ventas a crédito, la falta de capacitación de sus lideres, la falta de solidaridad y espíritu de pertenencia de la organización y mala distribución de los beneficios, se convirtieron en las principales limitantes para el éxito de las primeras experiencias.

Los humildes tejedores de la población de Rochadale, tomaron en cuenta esas limitaciones y crearon una asociación libre de las mismas. Así el 28 de octubre de 1844, se inscribieron en el registro de sociedades con el nombre de Rochdale Society of Equitable Pioneer (Sociedad Equitativa de los Pioneros de Rochdale). Más tarde, el 21 de diciembre de 1844, iniciaron sus actividades, resolviendo las expectativas para las cuales fue creada la organización y a su vez se convirtió en alternativa asociativa en la sociedad capitalista de entonces. La sociedad se inició con 28 libras inglesas y 28 asociados (27 hombres y una mujer).

LISTA DE ASOCIADOS FUNDADORES

  • Miles Ashworth — Benjamin Jordan
  • Samuel Ashworth — John Kershaw
  • James Banford — James Manock
  • John Bent — Benjamin Rudman
  • David Brooks — John Scowcroft
  • John Collier — Joseph Smith
  • William Cooper — James Smithies
  • James Daley — James Standring
  • John Garside — Robert Taylor
  • George Healey — William Taylor
  • John Hill — James Tweedale
  • John Holt — James Wilknson
  • Charles Howarth — Samuel Tweedale
  • Ana Tweedale James Maden

PROGRAMA DE TRABAJO

Al definir el contenido del programa de trabajo con el cual inició sus actividades la Rochdale Society of Equitable Pioneers, Holyoake, citado por Pineda y otros (1994), afirma: "La sociedad tiene por fin y por objeto la obtención de un beneficio pecuniario y de manejar las condiciones domésticas y sociales de sus miembros por medio del ahorro de un capital dividido en acciones de una libra". (p. 71)

Se puede afirmar que los asociados a la cooperativa se plantearon mediante el ahorro sistemático de recursos, lograr el desarrollo de diferentes actividades las cuales estaban establecidas de la manera siguiente:

  1. Abrir un almacén para la venta de aprovisionamientos, vestimentas y otros rubros.
  2. Adquirir o edificar cierto número de casas para destinarlas a los miembros que deseen ayudarse mutuamente para mejorar su condición doméstica y social.
  3. Iniciar la manufactura de productos.

Para dar mayor protección y bienestar a los miembros de la sociedad, se estableció la adquisición o arrendamientos de tierras, con el objeto de darle trabajo a los que estuvieran desempleados o mal remunerados. Asimismo, se plantearon la organización de una colonia, en la cual se garantizara la educación, producción y distribución de bienes. Además se planteaban la ayuda de otras cooperativas para la formación de diferentes colonias.

NORMAS DE ORGANIZACIÓN Y ADMINISTRACIÓN

Las experiencias cooperativas anteriores a Rochdale proporcionaron un importante aprendizaje, el cual consistió en que toda organización para desenvolverse con éxito debe tener un cuerpo de normas que guíen su funcionamiento y la interacción de los miembros que la componen. En el ANEXO, se describen el conjunto de "Normas de Organización y Administración" de la Cooperativa de Rochdale en 1844, según Mladenatz (historiador de dicha Cooperativa), quien es citado por Pineda y otros (1994). La rigurosidad en su cumplimiento, significó la pertinencia en el tiempo y el advenimiento de una estructura rígida para desenvolverse en el desarrollo de los planes de trabajo acordados en asamblea. Así mismo, el procedimiento de selección de los miembros de la sociedad y la educación cooperativa que luego se le impartía, garantizaban el cumplimiento de los fines de la misma.

Este cuerpo de normas claramente elaboradas por los rochdaliamos constituyeron las bases del éxito de su cooperativa. De este notable esfuerzo surgió un sistema nuevo, que sin pretensiones de superioridad con respecto a otros movimientos sociales y caminando por el terreno de la paz, de la ayuda mutua y de la solidaridad, con reglas sencillas y prácticas, indicó la ruta a seguir.

LOS PRINCIPIOS COOPERATIVOS DE ROCHDALE

Los Pioneros de Rochdale tuvieron la capacidad de evaluar experiencias anteriores y tomar lo positivo, crearon normas y confirmaron experiencias en su accionar con la realidad, la validez de las mismas. En ese sentido, sirvieron como fundamento para la formulación de los principios cooperativos Rochdaliamos, los cuales al inicio fueron los siguientes:

  1. Adhesión libre
  2. Control democrático
  3. Devolución o bonificación sobre las compras
  4. Interés limitado al capital
  5. Neutralidad política y religiosa
  6. Ventas al contado
  7. Fomento de la enseñanza

Los Pioneros de Rochdale aplicaron acertadamente estos principios. Lo cual permitió la pertinencia de los mismos en el tiempo y han sido utilizados internacionalmente por el movimiento cooperativo.

CAPÍTULO V

EVOLUCIÓN DE LOS PRINCIPIOS COOPERATIVOS

El crecimiento del número de cooperativas y sus diversas actividades a nivel mundial, ha generado un importante debate sobre la aplicabilidad, vigencia y evolución de los principios cooperativos. En esto ha sido determinante la confrontación permanente entre los fundamentos teóricos y la realidad concreta. Es por ello que el pensamiento y las ideas desarrolladas por los precursores, en sus constantes experiencias asociativas, sirvieron de base para que los pioneros de Rochdale tomaran lo positivo y crearan normas que han servido de principios cooperativos aceptados universalmente.

PRINCIPIOS COOPERATIVOS ROCHDALIANOS 1844.

Los principios son los elementos que diferencian a las empresas cooperativas de otras empresas. Desde 1844, los Pioneros de Rochdale articularon un sistema simple pero contundente de principios que le aseguraron conducir la organización y los negocios en beneficio de sus miembros. La observancia de esos principios le garantizó a la Sociedad Equitativa de los Pioneros de Rochdale su éxito y la expansión del movimiento cooperativo por el resto del mundo. Siendo al comienzo los siguientes:

1. Adhesión libre

2. Control democrático

3. Devolución o bonificación sobre las compras

4. Interés limitado al capital

5. Neutralidad política y religiosa

6. Ventas al contado

7. Fomento de la enseñanza

Este cuerpo de ideas sobre el cual se fundamenta la acción de los cooperativistas en el mundo, ha venido evolucionando. Esta evolución o desarrollo está estrechamente relacionada con los congresos organizados por la Alianza Cooperativa Internacional (A.C.I. 1996) , a lo largo de su historia. Desde 1895 hasta el presente se han efectuado 31 congresos. En tres (3) de ellos se debatió sobre la necesidad de ajustar los principios a las realidades económicas y sociales contemporáneas quedando establecidos en cada congreso como a continuación se indica.

CONGRESO DE LA A.C.I. DE PARÍS, 1937

En el año 1937, la Alianza Cooperativa Internacional (A.C.I.), celebra su congreso N° 15 en París. En este congreso se tomaron los acuerdos siguientes:

  1. Los principios cooperativos son aceptados como doctrinas del movimiento.
  2. El principio inicial "devolución o bonificación sobre las compras", se modificó por "distribución de excedentes a los asociados, en proporción a las operaciones con la cooperativa".
  3. Estableció dos categorías de principios:

Esenciales

Recomendados

Principios Esenciales:

  1. Adhesión libre

2. Control democrático

3. Distribución de excedentes en proporción a la operaciones

  1. Interés limitado al capital

Principios Recomendados

5. Neutralidad política y religiosa

6. Ventas al contado

7. Fomento de la enseñanza

La Alianza Cooperativa Internacional (A.C.I.), desde su constitución en 1895, ha venido siendo el organismo rector para la definición de la identidad del movimiento a nivel internacional. La declaración de principios de 1937 es la primera que elaboró la A.C.I.

CONGRESO DE LA A.C.I., VIENA, 1966

El Congreso de Viena de 1966, es el N° 23 celebrado por la A.C.I.:

  1. Trató de buscar acuerdos para resolver la discusión o interpretación que le daban las empresas de trabajadores y las organizaciones de servicios en lo referentes a los excedentes. En este hubo modificación del principio referido a los excedentes.
  2. No modificó tres de los principios básicos (control democrático, interés limitado sobre el capital y adhesión libre).
  3. Estableció un nuevo principio cooperación entre cooperativas.

Principios:

1. Adhesión libre.

2. Control democrático.

3. Interés limitado al capital.

4. Principio de los excedentes.

5. Fomento de la educación.

6. Cooperación entre cooperativas.

Lo antes expuesto constituyó la segunda declaración de principios efectuada por la Alianza Cooperativa Internacional.

CONGRESO DE LA A.C.I. , MANCHESTER, 1995

El congreso de la Alianza Cooperativa Internacional (A.C.I.), número 31, se celebró en septiembre de 1995, en la ciudad de Manchester, Inglaterra. En esta oportunidad, se elaboró la tercera declaración sobre la identidad cooperativa. En ella, se hace una definición de cooperativa, se enuncian los valores del movimiento y los principios del mismo. Según A.C.I. (1996), quedaron establecidos de la manera como a continuación se índica:

Definición de Cooperativas: Una cooperativa es una asociación de personas que se han unido voluntariamente para hacer frente a sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes por medio de una empresa de propiedad conjunta y democráticamente controlada.

Valores: Las cooperativas se basan en los valores de ayuda mutua, responsabilidad, democracia, igualdad, equidad, solidaridad. Siguiendo la tradición de sus fundadores, los miembros de las cooperativas creen en los valores éticos de la honestidad, transparencia, responsabilidad social y preocupación por los demás.

Principios del Cooperativismo: Los principios cooperativos son lineamientos por medio de los cuales las cooperativas ponen en práctica sus valores:

  1. Las cooperativas son organizaciones voluntarias abiertas para todas aquellas personas dispuestas a utilizar sus servicios y dispuestas a aceptar las responsabilidades que conlleva la membresía sin discriminación de género, raza, clase social, posición política o religiosa.

  2. Principio: Membresía abierta y voluntaria.

    Las cooperativas son organizaciones democráticas controladas por sus miembros, quienes participan activamente en la definición de políticas y toma de decisiones. Los hombres y mujeres elegidos para representar a su cooperativa responden ante los miembros. En las cooperativas de base los miembros tienen igual derecho de votos (un miembro un voto), mientras en las cooperativas de otros niveles también se organizan con procedimientos democráticos.

  3. Principio: Control democrático de los miembros.

    Los miembros contribuyen de manera equitativa y controlan de manera democrática el capital de la cooperativa. Por lo menos una parte de ese capital es propiedad común de la cooperativa. Usual mente reciben una compensación limitada, si es que la hay, sobre el capital suscrito como condición de membresía. Los miembros asignan excedentes para cualquiera de los siguientes propósitos: el desarrollo de la cooperativa mediante la posible creación de reservas, de la cual al menos una parte debe ser indivisible; los beneficios para los miembros en proporción con sus transacciones con la cooperativa; y el apoyo a otras actividades según lo que apruebe la membresía.

  4. Principio: Participación económica de los miembros.

    Las cooperativas son organizaciones autónomas de ayuda mutua controladas por sus miembros. Si entran en acuerdo con otras organizaciones (incluyendo gobiernos) o tienen capital de fuentes externas, lo realizan en términos que aseguren el control democrático por parte de sus miembros y mantengan la autonomía de la cooperativa.

  5. Principio: Autonomía e Independencia.

    Las cooperativas brindan educación y entrenamiento a sus miembros, a sus dirigentes electos, gerentes y empleados de tal forma que contribuyan eficazmente al desarrollo de sus cooperativas. Las cooperativas informan al publico en general (particularmente jóvenes y creadores de opinión) acerca de la naturaleza y beneficios del cooperativismo.

  6. Principio: Educación, entrenamiento e información.

    Las cooperativas sirven a sus miembros más eficazmente y fortalecen el movimiento cooperativo trabajando de manera conjunta por medio de estructuras locales, nacionales, regionales e internacionales.

  7. Principio: Cooperación entre cooperativas.
  8. Principio: Compromiso con la comunidad.

La cooperativa trabaja para el desarrollo sostenible de su comunidad por medio de políticas aceptadas por sus miembros.

CAPÍTULO VI

EL COOPERATIVISMO INTERNACIONAL

Para darle fortaleza al principio de cooperación entre cooperativas o sea a la integración, cada día cobran mayor vigencia los organismos que tienen como función el trabajo conjunto para la consecución de objetivos comunes a través de la ayuda mutua, unión de esfuerzos y la solidaridad.

Formalmente, la cooperación entre cooperativas se presenta en la denominada integración vertical que parte de la base cooperativa, las cuales son entidades cooperativas de primer grado (conformada por personas naturales), que constituyen organismos superiores, es decir cooperativas de dos o más grados (conformadas por personas jurídicas), de carácter local, regional, nacional, internacional y mundial de línea abierta o especializada y que tienen por objeto la prestación de servicios económicos, financieros, técnicos, educativos o de representación, orientación, fomento y defensa del sistema

A nivel internacional existen organismos de integración encargados de la promoción del movimiento en cuanto se refiere a la divulgación de los valores, principios, métodos de trabajo, asesoría, relaciones económicas y representación ante los gobiernos, entre otros aspectos. Dichos organismos son representativos del movimiento cooperativo en sus diferentes actividades, teniendo como objetivo fundamental facilitar la integración del mismo prestándole apoyo organizativo, técnico y de representación institucional.

Para mayor ilustración sobre estos organismos se presenta, sucintamente, una reseña de los principales aspectos destacando sus objetivos y propósitos.

ALIANZA COOPERATIVA INTERNACIONAL (A.C.I.)

La A.C.I. se crea en el primer Congreso Internacional, realizado en Londres en 1895. Hasta la presente fecha ha celebrado 31 congresos. Su sede se encuentra ubicada en Ginebra, Suiza y tiene representación en oficinas regionales en África, Asia y América.

Objetivos: Según el artículo 3 de los Estatutos de la A.C.I. (1988), citado por Pineda y otros (1994), sus objetivos son:

  1. Ser la representante universal de todo tipo de organizaciones cooperativas que , en la práctica, representan los principios cooperativos, tal como se enuncian en el artículo 8
  2. Divulgar los principios y métodos cooperativos en todo el mundo.
  3. Promover la cooperación en todos los países.
  4. Salvaguardar los intereses del movimiento cooperativo en todas sus formas.
  5. Mantener relaciones amigables entre sus organizaciones, miembros.
  6. Fomentar las relaciones económicas entre las organizaciones cooperativas de todo tipo, a nivel nacional e internacional.
  7. Colaborar en la promoción del progreso económico y social de todos los pueblos del mundo.
  8. Trabajar para establecer una paz y una seguridad duraderas.

La A.C.I. participa con calidad consultiva en la O.N.U. Así mismo, participa como colaboradora en la F.A.O., U.N.E.S.C.O., O.I.T., que son agencias con carácter especializado de las Naciones Unidas.

La Alianza Cooperativa Internacional asocia cooperativas de todo el mundo y de diversidad de sectores, ejecutando un conjunto de actividades que se concentran en 5 áreas primordiales:

  1. Promover y defender los valores y principios compartidos por su membresía.
  2. Informar y prestar práctica entre las organizaciones asociadas.
  3. Difundir información sobre la estructura y tendencias (expansión) del movimiento internacional.
  4. Actuar como catalizador para el desarrollo de las estructuras cooperativas, especialmente en los países en desarrollo.
  5. Ser vocero del movimiento cooperativo ante el sistema de Naciones Unidas y cuando sus miembros lo requieran, ante los gobiernos nacionales.

ORGANIZACIÓN DE LAS COOPERATIVAS DE AMÉRICA

(O.C.A.)

Es un organismo de integración cooperativo de carácter continental. Su fundación data de febrero de 1963, fecha en la cual se celebró su asamblea constitutiva en Montevideo, Uruguay. Su sede está ubicada en San Juan, Puerto Rico.

Propósitos: según lo pautado en al artículo 5° de los Estatutos (1984), son los siguientes:

  1. Ser la representante de las organizaciones cooperativas de América que observen sus principios;
  2. Difundir y defender los principios y métodos de la cooperación libre;
  3. Desarrollar el cooperativismo en todos los países de América;
  4. Propiciar en los países de su radio de acción el desarrollo de una sociedad basada en la libertad, la democracia y la solidaridad, que sirva de ambiente adecuado al progreso constante de la cooperación;
  5. Defender los intereses del movimiento cooperativo en el continente americano y en cada uno de los países que lo integran;
  6. Propiciar la unidad e integración del movimiento cooperativo de cada país en particular y de América en general y servir de cordial mediador en los conflictos que se puedan presentar.
  7. Promover y coordinar, cuando fuere necesario, principalmente por intermedio de las entidades asociadas, actividades culturales, técnicas, financieras de intercambio económico de asistencia técnica y asesoramiento;
  8. Coordinar su acción con la A.C.I., así como colaborar con los demás en las tareas de lograr la paz, el bienestar y la justicia social;
  9. Mantener cordiales relaciones con cada uno de los países de América, así como también con la Organización de Estados Americanos (O.E.A.),
  10. Velar porque no se vulnere el derecho de asociación,
  11. Propiciar que los Gobiernos de América creen el marco legal adecuado dentro del cual puedan desarrollarse plenamente los organismos cooperativos y rechazar toda clase de intervención que tienda a desnaturalizar la esencia de la cooperación restándole la libertad de acción.

CONFEDERACIÓN DE COOPERATIVAS DEL

CARIBE Y CENTRO AMÉRICA

(CCC-CA)

Es un organismo internacional con radio de acción regional. Tiene su sede en San José de Costa Rica y una oficina para atender el área del Caribe localizada en San Juan de Puerto Rico. Su fundación data de septiembre de 1980, con la realización del congreso desarrollado en San Juan de Puerto Rico. Entre sus objetivos destacan los siguientes:

  1. Promover el desarrollo
  2. Integración cooperativa
  3. Defensa regional del cooperativismo.

Áreas de Trabajo

  1. Documentos e información
  2. Comercialización
  3. Organización y desarrollo
  4. Comercialización
  5. Capacitación
  6. Integración de la mujer

CONSEJO MUNDIAL DE COOPERATIVAS

DE AHORRO Y CRÉDITO

(WOCCU)

Es una organización internacional que asocia el cooperativismo de ahorro y crédito. Es decir representa un organismo de integración con un área de trabajo especializada.

CONFEDERACIÓN LATINOAMERICANA DE

COOPERATIVAS DE AHORRO Y CRÉDITO

(COLAC)

Constituye un organismo de integración regional en el área de ahorro y crédito. Fue fundado el 28 de agosto de 1970, en Asamblea Constitutiva celebrada en Panamá. Esta última es la sede.

Su objetivo fundamental es el de contribuir al desarrollo socio económico de la América latina, a través de la observación de los principios del cooperativismo y las normas de operación de la WOCCU.

UNIÓN INTERNACIONAL RAIFFEISEN

(I.R.U.)

Es un organismo internacional que asocia las organizaciones Raiffeisen nacionales, se fundó en Alemania en 1968. Su sede está en Bonn. La I.R.U. apoya las actividades de sus asociados.

CONFEDERACIÓN LATINOAMERICANA DE COOPERATIVAS

Y MUTUALES DE TRABAJADORES (COLACOT)

La asamblea constitutiva de este movimiento se efectuó el 1° de junio de 1975 en Caracas, Venezuela. Sus asociados están constituidos por cooperativas, empresas comunitarias, cajas de ahorros. Se rige por los principios y valores de cooperativismo y la economía solidaria.

ASOCIACIÓN LATINOAMERICANA DE CENTROS DE

EDUCACIÓN COOPERATIVA (ALCECOOP)

Se organiza en la década de los 70. Tiene su sede en Colombia. De acuerdo con sus estatutos presenta los siguientes propósitos:

  1. Promover el desarrollo y la consolidación de cooperativas y otras formas asociativas de naturaleza solidaria en Latinoamérica, a través de la educación y la capacitación de su potencial humano y la difusión de sus principios y prácticas con vistas al progreso económico y social de los pueblos.
  2. Impulsar el avance progresivo de la metodología de la enseñanza y la investigación en los institutos y centros educativos.
  3. Contribuir al desarrollo de la teoría de la cooperación y de las demás ramas del conocimiento que se vinculan con ella y con su práctica en los diversos campos de su aplicación.

Cuadro 3: Organizaciones del Cooperativismo Internacional

Para ver el cuadro seleccione la opción "Descargar" del menú superior

CAPÍTULO VII

EL MOVIMIENTO COOPERATIVO VENEZOLANO.

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL COOPERATIVISMO EN VENEZUELA

En Venezuela las comunidades indígenas desarrollaban su trabajo en forma colectiva. Así por ejemplo los Yanomami y los grupos indígenas asentados en el Valle de Quibor, en el Estado Lara, trabajaron la agricultura en forma colectiva . Los instrumentos de trabajo eran de propiedad comunitaria y la distribución de la cosecha equitativa. La cayapa o forma de trabajo colectivo para lograr un beneficio común, es una expresión de organización de nuestras comunidades indígenas. Estas manifestaciones constituyen las raíces de cooperativismo venezolano. Al respecto, Celis (2002) afirma: "En Venezuela el Cooperativismo surge como una propuesta de socializar la propiedad de los medios de producción mediante la valoración del trabajo como factor fundamental del proceso por encima del capital" (p. 16).

La primera cooperativa se constituyó en 1890 en Chiguará, Estado Mérida, la actividad desarrollada fue el ahorro y crédito.

En 1900 se organiza en Porlamar, Estado Nueva Esparta la primera cooperativa dedicada a la producción, constituida fundamentalmente por artesanos carpinteros.

Para regular el funcionamiento de las cooperativas se promulga en 1910 la primera Ley de Cooperativas, la cual se consideró una copia de la Ley Francesa vigente en ese entonces, luego en 1919 desaparece dicha Ley y la regulación del funcionamiento de las cooperativas fue atribuida al Código de Comercio, ya que se consideró a las mismas como Sociedades Mercantiles.

En 1937, el Gobierno de López Contreras ordenó la promoción del Cooperativismo a todos los funcionarios, en especial a los Presidentes de Estado. En 1944 es promulgada una nueva Ley de Cooperativas, por parte del Presidente Medina Angarita. En este caso, el Estado se obligaba a promover las cooperativas, dependiendo el desarrollo de sus actividades de los Ministerios de Agricultura y Cría, Educación, Trabajo y Fomento. Posteriormente, se logró la creación de cooperativas agrícolas, llegándose a fundar 200 de ellas. Al referirse a ese hecho, Suárez de Sandoval (1998) asevera: "La actividad agrícola se constituyó en la más importante dentro del cooperativismo de esa época" (p.11).

Al comienzo de la década del 40 hubo un crecimiento del número de cooperativas. Según Martínez (1972):

Los años 1940 – 1950 conforman un período de gran expansión de las cooperativas en Venezuela, con la creación de cooperativas de producción, agrícolas, de consumo, ahorro y crédito, vivienda y pesca. Para diciembre de 1941, existían 347 cooperativas en Venezuela (p.108).

Posteriormente desde 1948 hasta 1958, con la instalación del Gobierno de Pérez Jiménez, las organizaciones cooperativas, desaparecieron. En ese orden de ideas, Martínez (1972), establece:

En 1959 se inicia un resurgimiento del cooperativismo Venezolano luego de la caída de la dictadura del General Marcos Evangelista Pérez Jiménez. Juegan un rol importante en este renacer algunas personalidades dinámicas que pertenecían en su mayoría al clero católico (p. 108).

A partir de la década del 60 se promueve por parte del Estado la constitución de asociaciones cooperativas, para ello, se ejecutaron acuerdos con la Alianza para El Progreso, conjuntamente con el Movimiento Antigonish de Canadá. En ese sentido, se llevaron adelante un programa de asistencia financiera, para el desarrollo del Cooperativismo y se concretaron la creación de cooperativas de vivienda y ahorro y crédito. Dicho programa avanzó bajo asistencia del Movimiento Antigonish de Canadá y la Credit Unión National Asociation (CUNA), de Estado Unidos.

El Movimiento de Antigonish es un movimiento social con experiencia en la educación de adultos y en el desarrollo de actividades económicas en comunidades pobres de provincias marítimas de Canadá. Entre los principales promotores de este movimiento encontramos a Jimmy Thompkins y Moses Coady, quienes eran sacerdotes y docentes de la universidad San Francisco Xavier de Antigonish, Nueva Escocia, Canadá. La Organización CUNA, desarrolló su actividad, promoviendo fundamentalmente el cooperativismo de ahorro y crédito, basados en una concepción economicísta y no como una propuesta que integra lo social.

Asimismo, sectores de la Iglesia venezolana se dedicaron a la promoción del cooperativismo en Venezuela y en un grado de mayor actividad hacia el estado Lara, donde el Centro Gumilla de los Jesuitas, desarrolló una intensa labor en lo referente a educación cooperativa. Otras instituciones que promovieron el cooperativismo fueron: Fundacomún, CIARA, Centro Nacional de Estudios Cooperativos, (CENECO), y universidades como la UCV, ULA y UZ. En relación con el trabajo de educación cooperativa, Martínez (1972) señala: "En 1969, el Centro Nacional de Educación cooperativa (CENECO) puso en marcha un extenso Programa de Extensión Cooperativa con el apoyo financiero de FUNDACOMÜN y la colaboración del Centro Gumilla de Barquisimeto" (p.110)

El trabajo de promoción en cooperativismo, abarcaba diversas regiones del país, así, el mismo autor al referirse al alcance del mismo, lo precisaba de la manera siguiente:

Este proyecto integraba recursos y experiencias de varias organizaciones en un plan concreto de acción dirigido a los barrios de la zona metropolitana de Caracas, Los Llanos, Distrito Torres del estado Lara y el estado Mérida, a través del CEDECOM (p. 110).

En 1960 se funda en Punto Fijo, estado Falcón la Cooperativa Tacuato, que viene a constituir la primera cooperativa con niveles de actuación y funcionamiento que la acreditan como expresión de la nueva concepción del Cooperativismo Venezolano comparándola con las organizaciones que existieron antes de ella. Igualmente nace la Cooperativa de Transporte Portuguesa en Acarigua. A partir del año de 1963, comienza el proceso de agrupación de cooperativas según la actividad que desarrollan, entre otras, la producción agrícola, ahorro y préstamo, transporte.

Por otra parte, en 1966 entra en vigencia una nueva Ley de Asociaciones Cooperativas, en la misma, se crea la Superintendencia Nacional de Cooperativas (SUNACOOP), institución del Estado Venezolano encargada de la regulación del funcionamiento de las cooperativas en el país.

Símbolos del Cooperativismo.

Al considerar los símbolos del cooperativismo, Pineda y otros (1994) establece:

Como organización universal que posee una doctrina, filosofía, principios y valores que configuran el ideal cooperativo y que se plasma en la vida mediante la ayuda mutua, solidaridad y esfuerzo propio, sin distingos de raza, religión o credo político también tiene sus propios distintivos políticos como símbolos externos que trascienden las fronteras nacionales y distinguen a sus afiliados (p.365).

El símbolo internacional del Cooperativismo son dos pinos de color verde oscuro sobre un fondo amarillo, encerrados en un círculo también verde. El pino representa el antiguo símbolo de inmortalidad, constancia, fecundidad, que fundamenta el ideal cooperativo, por cuanto la Cooperación es perdurable, se sucede de generación en generación. Por su fortaleza legendaria es símbolo de vitalidad, crece tan erguido que quisiera alcanzar el cielo. El Cooperativismo también trata de elevarse hacia lo más alto, y lo más noble: La dignidad.

El emblema tiene dos pinos que representan la necesidad de esfuerzo común, se necesitan dos o más personas para que pueda haber cooperación. El círculo expresa la universalidad e inmortalidad del sistema cooperativo. Al igual que los pinos de color verde, color de las plantas, donde está el principio de la vida y la naturaleza. El fondo del círculo es amarillo oro, representa el sol que es fuente de vida para el hombre.

La bandera contiene los siete colores del arco iris, representativo de que en ella se recogen los colores de todas las banderas del mundo. Es un símbolo de solidaridad y fraternidad de todas las personas y de todas las naciones En cuanto al Himno, se puede decir que no existe uno de carácter universal.

Cada país donde se desarrolla el cooperativismo tiene su himno, donde se expresan mensajes que promueven y consolidan la ideología y la práctica de los cooperativistas, por alcanzar un mundo mejor. El de Venezuela la letra es de Víctor López M. y la música de Pascual García B.

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior 

 La Integración y Movimiento Cooperativo Venezolano.

La integración se venía asumiendo desde la aprobación de la Ley General de Cooperativas en 1975 como la asociación voluntaria o agrupación de cooperativas, que se unen para resolver necesidades comunes mediante la ayuda mutua, la solidaridad, en fin, a través de un proceso de cooperación. Esta concepción está fundamentada en la actualidad en nuevos criterios caracterizados por la amplitud y flexibilidad, en ese sentido, de acuerdo con la Ley Especial de Asociación Cooperativas del 2001, se establece:

La integración es un proceso económico y social, dinámico, flexible y variado que se desarrollará: 1- Entre las Cooperativas. 2- Entre estas y los entes de la Economía Social y Participativa. 3- Con la Comunidad en General (p.365).

La integración se venía asumiendo desde la aprobación de la Ley General de Cooperativas en 1975 como la asociación voluntaria o agrupación de cooperativas, que se unen para resolver necesidades comunes mediante la ayuda mutua, la solidaridad, en fin, a través de un proceso de cooperación. Esta concepción, está fundamentada en la actualidad en nuevos criterios caracterizados por la amplitud y flexibilidad, en ese sentido, de acuerdo con la Ley Especial de Asociaciones Cooperativas del 2001, se establece lo siguiente:" La integración es un proceso económico y social, dinámico, flexible y variado que se desarrollará: 1- Entre las Cooperativas. 2- Entre estas y los entes de la Economía Social y Participativa. 3- Con la Comunidad en general" (Art. 55).

Para constituir una cooperativa se asocian personas naturales, formándose lo que se denomina Cooperativa de Base ó Cooperativa de 1er Grado. Así mismo, las Cooperativas de base ó de 1er grado se asocian para constituir una Cooperativa de 2do Grado y estas últimas, al agruparse, constituyen una de 3er Grado.

Las Cooperativas de 2do y 3er Grado, son cooperativas de cooperativas, es decir, sus asociados son cooperativas. En este caso, se asocian personas jurídicas. De acuerdo con la Ley Especial de Asociaciones Cooperativas (2001):

Las Cooperativas podrán integrarse entre ellas mediante acuerdos, convenios y contratos para proyectos y acciones determinadas, así como también mediante asociaciones, fusiones, incorporaciones y escisiones, pudiendo establecer cooperativas y constituir organismos de integración de segundo o más grados, locales, regionales o nacionales (Art. 57).

Las actividades que realizan estos organismos de integración son de carácter técnico, educativo, económico, social y cultural. Existen organismos de integración de carácter internacional como la Alianza Cooperativa Internacional (A.C.I.) y de carácter Continental como la Organización de Cooperativas de América (O.C.A.).

UN MODELO DE INTEGRACIÓN VENEZOLANO

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

La citada Ley señala que el objeto de la integración es:

  1. Coordinar las acciones del sector cooperativo, entre sí y con los actores de la Economía Social y Participativa y con la Comunidad. 2) Consolidar fuerzas sociales que a la vez que vayan solucionando problemas comunitarios, generen procesos de transformación económica, cultural y social. (Art.56)

Hace 27 años nació la Integración Cooperativa Nacional Venezolana. Con la promulgación de la Ley General de Asociaciones Cooperativas, evento ocurrido en Mayo de 1975, en Venezuela se formaliza legalmente, lo que en los hechos había venido ocurriendo en las diversas regiones del país. Según Botello (2003):

En varios estados, las cooperativas de base o de primer grado, se unían para resolver necesidades comunes y entre otros aspectos, para luchar contra la especulación rompiendo las cadenas de comercialización para bajar el precio de los productos y servicios y por ende el alto costo de la vida.(El Nacionalista, p.4)

Ese proceso comenzó en el Estado Lara, donde las cooperativas de base constituyeron la Central Cooperativa de los Servicios Sociales (CECOSESOLA), es decir el primer organismo de integración regional formado en Venezuela.

La actividad integracionista de los cooperativistas de Lara, sirvió como ejemplo para que en diversos estados se promoviera la integración. En ese sentido, para 1970 las cooperativas en ocho estados habían formado sus Centrales Regionales. El colectivo cooperativista del país, debatió la posibilidad de lograr una integración nacional. El resultado de dicho debate dio como conclusiones la necesidad de ese esfuerzo común para beneficiar no sólo al movimiento cooperativo, sino también a la comunidad. En 1974, el movimiento elabora un proyecto de Reforma a la Ley de Cooperativas vigente para ese entonces, donde se propuso la constitución de un organismo de integración nacional. El proyecto se aprueba quedando la Central Nacional , como el organismo de integración del cooperativismo venezolano. Luego de un proceso de asambleas regionales se llega el 26 de Junio de 1976, a la creación de la Central Cooperativa Nacional de Venezuela (CECONAVE), quedando esa fecha como Día del Cooperativismo Venezolano.

A continuación se puede observar la presencia del Movimiento Cooperativo a nivel de las regiones.

CECONAVE mapa-botello.ppt

Cooperativismo y Desarrollo de la Comunidad.

El Movimiento Cooperativo desarrolla sus objetivos en función de satisfacer las necesidades de sus asociados y las necesidades sociales y económicas de la comunidad. Promueve la cooperación, ayuda mutua y a solidaridad, así como también la educación para la participación comunitaria y la gestión democrática. Ander Egg (1980) establece:

De acuerdo con sus principios y su doctrina, el Movimiento Cooperativista no busca simplemente la satisfacción de las necesidades económicas de sus asociados, sino que armonizando lo social y lo económico, promueve en sus adherentes prácticas de cooperación de ayuda mutua y solidaridad (p. 247).

La plataforma de lucha del movimiento cooperativo, asume lo económico, organizativo y la propuesta de un proyecto de nueva sociedad, basada en la construcción de un hombre nuevo, a través de la predica de los valores y principios del cooperativismo.

Al referirse a las cooperativas como medio, Ander Egg (1980) considera:

La simple promoción de cooperativas constituye ya un programa de desarrollo comunitario, puesto que ellas son verdaderas instrumentos de promoción colectiva y solidaria. Los métodos cooperativos pueden aplicarse provechosamente para satisfacer diversas necesidades sociales y económicas concretas de las comunidades locales (p.247).

Las cooperativas en Venezuela desarrollan un conjunto de actividades económicas y sociales, entre otras tenemos las siguientes: servicio funerario, ahorro y crédito, agrícola, pecuario, transporte, salud, consumo, educación, comunicación, financieras, pesca, gas, servicios profesionales, etc. De ellas la actividad principal es el servicio funerario, el cual cuenta con la red más grande del país para servirle a los socios, familiares y comunidad en general, para ello cuenta con un taller de fabricación de urnas que distribuye a todas las cooperativas de Venezuela.

RÉGIMEN JURIDICO DE LAS ORGANIZACIONES COOPERATIVAS

Las cooperativas y sus formas de coordinación, asociación e integración según Botello (2003), se rigen por el marco legal siguiente: Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, Ley Especial de Asociación Cooperativas, Reglamento Parcial de la Ley Especial de Asociaciones Cooperativas, Estatutos, Reglamentos y disposiciones internas y en general, por el Derecho Cooperativo.

CONSTITUCIÓN BOLIVARIANA Y COOPERATIVISMO

El proceso constituyente en el cual participó activamente el cooperativismo venezolano, dejó plasmados en la Constitución Bolivariana de 1999, una serie de normas, que serán fuentes de derecho y que hacen obligante la modificación de leyes que impedían el ejercicio de algunas actividades por parte deas cooperativas. En el artículo 70, se establece:

son medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía, en lo social y económico, las instancias de atención ciudadana, la autogestión, la cogestión, las cooperativas en todas sus formas, incluyendo las de carácter financiero, las cajas de ahorro, la empresa comunitaria y demás formas asociativas guiadas por los valores de la mutua cooperación y solidaridad.

En el artículo 118:

se reconoce el derecho de los trabajadores y de la comunidad para desarrollar asociaciones de carácter social y participativo, como las cooperativas, cajas de ahorro, mutuales y otras formas asociativas. Estas asociaciones podrán desarrollar cualquier tipo de actividad económica, de conformidad con la Ley.

El artículo 184, deja abierta la posibilidad de participar como beneficiarios de procesos de descentralización para prestación de servicios a las comunidades organizadas promovidos por los estados y municipios, ya que establece: a) en su aparte 3 " La participación en los procesos económicos estimulando las expresiones de la economía social, tales cooperativas , cajas de ahorro, mutuales y otras formas asociativas y b) en el aparte 5, queda establecido " La creación de organizaciones cooperativas comunales de servicios, como fuentes generadoras de empleo y de bienestar social, propendiendo a su permanencia mediante el diseño de políticas donde aquellas tengan participación. Asímismo, el 308 establece que:

"El Estado protegerá y promoverá la pequeña y medina industria, las cooperativas, las cajas de ahorro, así como también la empresa familiar, la microempresa y cualquier otra forma de asociación comunitaria para el trabajo, el ahorro y el consumo, bajo régimen de propiedad colectiva, con el fin de fortalecer el desarrollo económico del país..."

 SUPERINTENDENCIA NACIONAL DE COOPERATIVAS (SUNACOOP)

Es una instancia administrativa del Ministerio para la Economía Popular , encargada de ejercer funciones de control y fiscalización sobre las cooperativas y sus organismos de integración. Está dirigida por el Supererintendente Nacional de Cooperativas.

 CONCLUSIONES

Al concluir la presente monografía, se ha podido comprobar que existe una amplia gama de documentos que contienen las orientaciones filosóficas, teorías y prácticas que orientan y dan una firme sustentación a las acciones del movimiento cooperativo para lograr que sus objetivos satisfagan las expectativas de vida y fortalezcan los valores y principios que orientan su acción.

En consecuencia de lo antes expuesto se concluye que:

  1. El ser humano sin practicar la cooperación no hubiera podido vivir en sociedad. ella le ha permitido relacionarse con seres de su misma especie para que de una manera conjunta en base a la ayuda mutua y la solidaridad, aprovechar las bondades del entorno en el cual le ha tocado vivir y vincularse a otros humanos para reproducirse y perpetuar la especie en el tiempo.
  2. La revolución industrial trajo consigo profundos cambios en lo económico, social, político y con impacto importante en el desarrollo tecnológico en un medio donde los trabajadores eran explotados sin piedad y en condiciones paupérrimas, que obligó al proletariado a plantearse alternativas organizativas de diferentes concepciones para enfrentar al modo de producción capitalista: unas se centraron en las reformas estructurales del sistema, otras en acciones reivindicativas laborales, y otras denominadas cooperativas que se sustentaron en valores y principios que hoy, 160 años después, son de carácter universal.
  3. Los aportes teóricos y las experiencias de los denominados socialistas utópicos, permitieron conformar las bases o ideas que constituyen actualmente, los principios y valores que sustentan al movimiento cooperativo mundial.
  4. La Sociedad Equitativa de los Pioneros de Rochdale, al crear un conjunto de normas de organización y administración, que no habían considerado las experiencias cooperativas anteriores, les permitieron constituirse en el inicio del cooperativismo moderno.
  5. El movimiento cooperativo mundial tiene éxito en las actividades que realizó a lo largo de su desarrollo histórico, porque comprendió la necesidad de ajustar su praxis, a través de un proceso evolutivo, a las particularidades socioeconómicas existentes.
  6. El movimiento cooperativo para servir eficazmente a sus asociados, reforzar sus actividades y su estructura organizativa, trabaja en forma conjunta e integrada con una serie de organismos internacionales que se sustentan en los mismos valores y principios.
  7. El Movimiento Cooperativo Venezolano, ejecuta un conjunto de actividades: económicas, sociales y culturales, que constituyen las bases para la promoción del desarrollo comunitario en Venezuela.
  8. El Movimiento Cooperativo, se encuentra desarrollado su acción en todas las regiones de Venezuela, donde se da un proceso de integración entre las cooperativas, los entes de la economía social y la comunidad, que coadyuvan en el mejoramiento de la calidad de vida de los venezolanos.

Finalmente, se considera que uno de los aportes derivados del presente trabajo, está en el hecho de evidenciar de manera objetiva, la necesidad de promover el cooperativismo, a través del estudio sistemático y continuo de sus aspectos filosóficos, así como también su evolución histórica, a nivel internacional, nacional, regional y local.

BIBLIOGRAFÍA

ALIANZA COOPERATIVA INTERNACIONAL-ACI. (1996) Declaración sobre la Identidad Cooperativa. Aprobada En El XXXI Congreso de la ACI. Manchester. Sep-1995. CEPAC-UCV. Centro Documental Virtual. Documento de Apoyo Nº 2.

ANDER – EGG (1998). METODOLOGÍA Y PRÁCTICA DEL DESARROLLO DE LA COMUNIDAD. Editorial Humanitas. Buenos Aires. 11°. Edición.

ARIAS, F. (1999). EL PROYECTO DE INVESTIGACIÓN, GUÍA PARA SU ELABORACIÓN, 3 ra. edición. Caracas: Orial.

ASOCIACIÓN LATINOAMERICANA DE CENTROS DE EDUCACIÓN COOPERATIVA (ALCECOOP). (1988). Los Valores Cooperativos en la Educación. Santa Cruz de la Sierra – Bolivia.

BOTELLO, M. (2003). APUNTES DE COOPERATIVISMO. Cátedra Movimiento Cooperativo Venezolano, U.N.E.R.G. San Juan de los Morros.

BOTELLO, M. (2001). PROXIMACIÓN HISTORICO LITERARIA DEL COOPERATIVISMO EN EL MUNDO. Trabajo de Ascenso, U.N.E.R.G. San Juan de los Morros.

CALERO Y HERRERO (1995). LAS COOPERATIVAS UNA FORMA DE ORGANIZACIÓN POPULAR. Cooperativas Laboratorio Educativo. Tercera edición. Caracas.

CELIS MINGUET, AUGUSTO (2002). EL NUEVO COOPERATIVISMO. Clemente Editores C.A. Valencia, Venezuela.

CAJA LABORAL POPULAR (1966). Una Experiencia Cooperativa, Mondragón, España.

CASTAÑO, J. (1985). LA COOPERATIVA DE ENSEÑANZA, Ediciones Ceac de Cooperativismo, Barcelona España.

CASTRILLO, R. (1985). FUNDAMENTOS HISTÓRICOS DEL COOPERATIVISMO, Universidad de Carabobo, Área de Estudios de Postgrados, Administración del Trabajo y Relaciones Laborales, Valencia.

CERDA, H. (1991). LOS ELEMENTOS DE LA INVESTIGACION, Como Reconocerlos, Diseñarlos y Construirlos, Editorial El Búho, 1ra. edición, Santa Fe de Bogotá, D.C.

DEBATE IESA (1997). Gerencia y Cultura, Oct.-Dic. Vol. 3, Nº 2

ESTELLER, D. (1986). EL ACTO COOPERATIVO, Editores Vadell Hermanos, Valencia – Venezuela.

____________. (1990). PARA ORGANIZAR UNA COOPERATIVA, Editores Vadell Hermanos, Imprenta Universitaria de la U.C.V, Valencia – Venezuela.

FERNÁNDEZ, J. (1987). ECONOMÍA PARA COOPERATIVAS, Ediciones Ceac de Cooperativismo, 2da. edición, Barcelona España.

GALLARDO, L.(1990). ESTABLECIMIENTO DE UNA COOPERATIVA DE SERVICIOS MULTIPLES EN LA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LOS LLANOS CENTRALES "ROMULO GALLEGOS". Trabajo de Ascenso, UNERG. Biblioteca Central de la Universidad Rómulo Gallegos, Mimeografiado.

____________.(1984) APORTES PARA UNA METODOLOGIA SOBRE LA CONSTITUCION DE ASOCIACIONES COOPERATIVAS. Trabajo de Ascenso. UNERG. Biblioteca Central de la Universidad Rómulo Gallegos, Mimeografiado.

____________.(1999) ESTUDIO SISTEMÁTICO ACERCA DEL RÉGIMEN JURÍDICO DE LAS ASOCIACIONES COOPERATIVAS EN VENEZUELA, Trabajo Especial de Grado para optar al Título de Abogado. Universidad Bicentenaria de Aragua, UBA. Facultad de Ciencias Jurídicas, Escuela DE Derecho. Maracay – Venezuela. Mimeografiado.

GARTEIZ–ARRUECOA, J. D. (1987). LA ALTERNATIVA COOPERATIVA: UNA RESPUESTA ANTE LA CRISIS, Barcelona España. Ediciones Ceac de Cooperativismo.

GARZÓN, C. (1993). BASES DEL COOPERATIVISMO, SantaFé de Bogotá-Colombia, Cuarta Edición, Ed. Fondo Nacional Universitario.

HURTADO, I. y TORO J. (1997). Paradigmas y Métodos de Investigación en tiempos de Cambio, Valencia – Venezuela. Ed. Episteme, C.A.

LEY GENERAL DE ASOCIACIONES COOPERATIVAS (1975). Gaceta Oficial de la República de Venezuela Nº 2.456, Extraordinaria – Fecha: 04- 05 – 1979. eduven.

MÁRQUEZ E. (1991). COOPERATIVISMO Y ORGANIZACIONES CAMPESINAS: (Materiales Instruccionales de Ensayo), Ediciones Universidad Pedagógica Experimental Libertador, Caracas.

MARX, K. (1978). El Capital, Volumen 1, Libro primero: El proceso de producción del Capital. Sexta edición, Madrid-España.

MICHEO Y ECHEVERRIA (1977). Poder Popular Cooperativo. Curso de Organización Popular N° 4 Centro Gumilla. Barquisimeto.

MIJAILOV, M. (1982). La Revolución Industrial. Editorial: Texto. Venezuela-Los Teques.

MORLES, V. (1992). PLANTEAMIENTO Y ANÁLISIS DE LA INVESTIGACIÓN. 2 da. Edición. Caracas. ediciones Cobo.

NUEVA SOCIEDAD; Noviembre-Diciembre, 1992, Nº 122

NUEVA SOCIEDAD; Marzo-Abril, 1993, Nº 124

PINEDA, J y OTROS. (1994). COOPERATIVISMO MUNDIAL 150 AÑOS, Ed. Consultaamerica Grupo Asesor. Santafé de Bogotá-Colombia.

REGLAMENTO DE LA LEY GENERAL DE ASOCIACIONES COOPERATIVAS (1979), eduven.

REZA, F. (1997). CIENCIA, METODOLOGÍA E INVESTIGACIÓN. Méjico: Longman de México Editores, S.A.

ROSEMBUJ, T. (1985). LA EMPRESA COOPERATIVA. (2da. Edición). Barcelona España. Ediciones Ceac de Cooperativismo.

SALINAS, R. (1990). La cooperativa agraria. 3era. Ed. Ediciones CEAC. España.

TAMAYO, M. (1997). PROCESO DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA. 3ra. Edición. México: Ediciones Limusa.

UNIVERSIDAD RÓMULO GALLEGOS. (1997). NORMAS PARA LA ELABORACIÓN Y PRESENTACIÓN DE LOS TRABAJOS DE GRADO. San Juan de los Morros – Venezuela.

UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA EXPERIMENTAL LIBERTADOR. (2003). MANUAL DE TRABAJO DE GRADO DE ESPECIALIZACIÓN Y MAESTRÍA Y TESIS DOCTORALES. UPEL 3ra. Edición. FEDUPEL. CARACAS.

ANEXO

NORMAS DE ORGANIZACIÓN Y ADMINISTRACIÓN

DE LA COOPERATIVA DE ROCHDALE EN 1844.

Las normas de Organización y Administración de la Cooperativa de Rochdale en 1844, según Mladenatz, citado por Pineda y otros (1994), fueron los siguientes:

"Cualquier persona que quiera ingresar como miembro de la sociedad deberá ser propuesta por dos responsables. El nombre, la profesión y el domicilio se deben establecer con absoluta claridad.

El día anterior al de la realización de la asamblea que deberá pronunciarse sobre el nuevo ingresante, éste será introducido en la sala de reuniones. Una vez allí, expresará su voluntad de suscribir las normas de la sociedad y de abonar un deposito no inferior a un chelín. También adquirirá un ejemplar de los estatutos.

La asamblea general resolverá, acto seguido y por mayoría, su aceptación o rechazo. A todo candidato no aceptado le será devuelto su derecho de entrada.

La persona que haya sido propuesta y que en el termino de dos meses no se haya hecho presente, perderá su derecho de entrada. Esta no podrá ser admitida sino sobre la base de una nueva presentación. Cada miembro deberá ingresar por lo menos tres peniques semanales o tres chelines y tres peniques trimestrales, hasta que posea cinco acciones.

El socio que deje de aportar sus cuotas, deberá abonar una multa de tres peniques salvo caso de enfermedad, necesidad o falta de trabajo.

Los intereses y beneficios que pudieran corresponder al nuevo miembro, quedarán en caja, hasta que posea cinco acciones de una libra cada una. De las cinco acciones aportadas por cada miembro, dos pasarán a formar parte de un capital fijo e inmovible. Las tres restantes pueden ser retiradas con autorización de las directivas. Ningún socio puede poseer menos de cinco acciones ni más de doscientas cuarenta.

La distribución de beneficios se hace trimestralmente, previo descuento para los gastos siguientes: 1) gastos de administración, 2) interés a los capitales tomados en préstamo, 3) reducción del valor de las mercancías en depósitos, 4) dividendos al capital suscrito por los miembros, 5) acrecentamiento del capital para la expansión de actividades y 6) el dos y medio por ciento de lo que resta será empleado para la educación general.

El resto de los beneficios se dividirá entre los miembros en proporción al monto de las compras respectivas de cada uno" (p. 73)

Manuel Antonio Botello Gonzalez

Profesor Universitario (Universidad Rómulo Gallegos-Guarico Venezuela) con más 20 años dedicado al estudio sistemático del movimiento cooperativo venezolano, hoy estoy investigando sobre las formas organizativa que se enmarca dentro de la Economía Social y Participativa.

Tengo una maestría en Educación mención Desarrollo Comunitario.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda