Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El nuevo Paradigma Educativo

Enviado por azonaim



Partes: 1, 2

  1. Prefacio ( por el prof. Jesús Tapia)
  2. Educación y las nuevas tendencia de aprendizaje
  3. El control y planificación en el ámbito de la gerencia educativa
  4. Teoría y metodología en el ámbito educativo
  5. (Anexo) Aproximaciones analíticas al sistema educativo argentino

La presente obra es un esfuerzo por difundir las ideas analíticas en el marco sociológico, politológico y filosófico, que tienen que ver con los asuntos de índole educativo y administrativo, en lo referente a las reformas sustanciales que tienen que ver con la institucionalidad del sistema Educativo Venezolano. Los textos, en esta segunda edición, son ampliados y relacionados en su conjunto con las expectativas del nuevo tiempo.

Ramón E. Azócar A.

Prefacio del Profesor Jesús Tapia, UNELLEZ-Guanare

HACIA UNA GERENCIA DE PROCESOS INSTITUCIONALES EN EL ÁMBITO EDUCATIVO

Prefacio del Profesor Jesús Tapia, UNELLEZ-Guanare

2 da. Edición,

corregida y aumentada

URUA Editorial

EL NUEVO PARADIGMA EDUCATIVO

© Ramón Eduardo Azócar Añez, 2002

Hecho el depósito de Ley:

DEPÓSITO LEGAL:

Lf: 0572000370950

I.S.B.N. : 980-6438-08-6

URUA Editorial

Guanare, estado Portuguesa.

Diagramación: Job Jurado G.- Antonio Piantella

Impreso en Venezuela. Printed in Venezuela

Tiraje: 1.000 ejemplares.

Segunda Edición.

COLECCIÓN "VAMOS A LEER", N° 3

A manera de Prefacio,

por el prof. Jesús Tapia, UNELLEZ-Guanare.

SOBRE LA EQUIDAD EDUCATIVA EN ÉPOCAS DE CAMBIOS

La historia de la humanidad ha pasado por diferentes etapas de evolución de sus formas de producción y organización, correspondiendo a cada una de ellas su respectivo modo de vivir, pensar conocer, es decir, ética, razón y ciencia.

Estas etapas han sido clasificadas por diversos autores de maneras diferentes, por ejemplo Augusto Comte, habla de tres estadios: el primero cuando el hombre da explicaciones míticas a los fenómenos, un segundo estadio cuando se establece el predominio de las fuerzas abstractas y un tercer estadio correspondiente a la búsqueda de leyes que rigen los fenómenos, mediante la observación y el razonamiento, etapa conocida como el positivismo.

Alvin Toffer, habla de tres olas: la primera ola basada en la producción agrícola y artesanal o modo de producción asiático, la segunda ola basada en el desarrollo industrial o modo de producción europeo moderno y la tercera ola la del desarrollo cibernético, de los avances genéticos, uso de la energía solar y las tecnologías de la información. La cual ha dado paso a nuevas formas de organización económica, educativa y política, que nos conduce en dirección del nuevo orden civilizatorio conocido como la postmodernidad.

Así como consecuencia del desarrollo social van surgiendo nuevas realidades y nuevas formas de pensamiento que las interpretan y las explican. De este modo, el desarrollo social evolutivo nos habla de períodos históricos caracterizados por prácticas sociales que los definen y que están sustentados por determinados tipos de discursos que los ordenan.

A finales del presente siglo XX parece que nos encontramos en uno de esos momentos en los cuales percibimos que una realidad social está en proceso de conclusión, al constatarse una crisis en las tradicionales condiciones que la definen.

De esta manera, se ha dado el nombre de postmodernidad a la etapa histórica que configura un nuevo tipo de pensamiento sustitutivo al predominante en la modernidad. Este nuevo pensamiento es producto de muchas condiciones que han venido cambiando (acontecimientos políticos ocurridos en el ámbito mundial en los años recientes, desarrollos tecnológicos, cambios en los medios de comunicación masiva, era de la información) y van acentuando una diferencia radical en lo que fue normal hasta hace poco tiempo.

Cuando se habla de postmodernidad entonces, no se está aludiendo a una moda, a una novedad de intelectuales, sino a la manera como se ha dado en llamar al nuevo orden civilizatorio, la nueva época, la tercera ola de Toffer, muchos de cuyos rasgos característicos ya están presentes entre nosotros, cuya llegada no podemos detener y muchos la viven sin darse cuenta de ello.

La modernidad como etapa histórica en la cual era posible concebir grandes revoluciones para instaurar sociedades generadas por valores universales de libertad, igualdad y fraternidad (EQUIDAD) concluyo cuando por vacío de sentido y logro, la desesperanza hace su aparición, dejando sin contenido las utopías colectivas que orientaban a la modernidad.

Ahora bien, desde esta perspectiva la postmodernidad se presenta con dimensiones propias de la cultura "POST" como son:

  1. Desplazamiento de los centros tradicionales de poder y saber, por consiguiente la desaparición del eurocentrismo como eje fundamental de la cultura occidental, asociado con el surgimiento de nuevos centros culturales en el mundo.
  2. Aparición de un modelo social mundial, que está más allá del colonialismo que caracterizó a la modernidad.
  3. Desplazamiento de las referencias socialistas en el mundo, el capitalismo se redimensionó y asume magnitudes no conocidas de asociación y producción.
  4. Una nueva realidad ante la avasallante cantidad de información generada a través de las nuevas tecnologías asociadas a la telemática.
  5. Desplazamiento del concepto tradicional de familia y surgimiento de nuevas formas y contenidos.
  6. No se concibe una única cultura hegemónica ni un único orden ideológico.

Las características antes mencionadas, del nuevo orden civilizatorio, han generado, en el foro educativo discusiones de diversa índole relacionada con la equidad educativa, en los momentos de cambios actuales.

La equidad educativa en épocas de cambios sociales, políticos, económicos y tecnológicos, es un tema de amplia discusión por los investigadores sociales, en la actualidad las nuevas tecnologías generadas de la sinergesis de las telecomunicaciones y la informática dando paso a la telemática, genera posiciones encontradas sobre la existencia o no de equidad en la educación actual.

Partiendo del concepto de equidad, se entiende por equidad educativa el derecho que posee por igual cada uno de los hombres a un proceso educativo cónsono con los adelantos de la época, ¿Existe equidad educativa en nuestra sociedad?.

La época actual está signada por cambios fundamentales en la práctica y la concepción educativa, así, la educación debe estar dirigida a la formación de un recurso humano competitivo, donde aprender sea un placer una alegría. Edward Deming planteaba: " nuestro problema es educación y desarrollar una cultura que le dé valor a aprender". ¿Son las nuevas tecnologías una salida o solución al problema educativo?.

La creación de la red de redes mejor conocida como Internet, el desarrollo de elementos tecnológicos asociados a ésta como: el World Wide Web, teleconferencias, Hipertextos, Hipermedios, Videos Interactivos, Multimedios Individuales, Redes locales, Correo electrónico modo Texto o modo Gráfico, entre otros, plantean nuevas posturas epistemiológicas en todas las áreas del conocimiento humano, la educación no es ajena a ellos.

Se habla de globalización, de aldea global, del inicio del tercer milenio, de la era del conocimiento, pero ¿existe realmente homogeneidad educativa en la aldea global?, ¿Todos los pueblos se presentan realmente en las mismas condiciones tecnológicas y en el mismo instante "no cronológico" ante el tercer milenio?, La tesis de Darwin sobre la subsistencia del más apto, mantiene vigencia en nuestros días, pero el más apto hoy no es el más fuerte, por el contrario el más apto en momentos de la crisis de la postmodernidad actual, es aquel hombre más informado, es el hombre que mejor se adapta a la sociedad de la información, capaz de recibir, procesar y aplicar simultáneamente el mayor flujo de información posible en el menor tiempo posible, manejo óptimo de información.

Hablar de homogeneidad educativa en la aldea global, se hace difícil y ambiguo, cuando se sabe que hoy en día, la globalización no es un fenómeno de moda, es simplemente un proceso tecnológico, cultural y social con el cual se convive quiérase o no, el cual ha dividido al mundo en dos grandes grupos globalizadores y globalizados, sin caer en posiciones marxistas de luchas de clases, pero la globalización para algunos sociólogos es simplemente un eslabón más de la cadena colonialista, la faceta superior del capitalismo, la última etapa alcanzada por el neoliberalismo económico, en estas condiciones es casi imposible hablar de homogeneidad educativa, por consiguiente la equidad educativa, no puede existir en la aldea global, cuando ésta hace una discriminación categórica de sus habitantes en términos de globalizados y globalizadores. En tales condiciones la equidad educativa se transforma en una entelequia.

El tercer milenio se inicia el primero de enero del año dos mil uno, cronológicamente para todos los países del planeta, pero este hecho no indica la presencia cultural y tecnológica de ellos en el tercer milenio, de un hombre de cuarenta años que fállese hoy sin tener acceso a las nuevas tecnologías de la información, no se puede decir que vivió la era de la telemática, simplemente ha muerto en la era de la información careciendo de los conocimientos mínimos sobre la misma. Si no existe presencia real por igual de todos los pueblos del globo al tercer milenio, es una muestra fehaciente de la división desigual de la sociedad, producto de la desinformación cultural y tecnológica en una aldea global ficticia, en pocas palabras la equidad educativa no se manifiesta en la realidad.

Aún cuando las nuevas tecnologías de la información son los motores de los cambios paradigmáticos de la postmodernidad, su potencial de transformación social, educativo y cultural inagotable, no ha fomentado la equidad educativa, no por ser un ente perverso, generador de desigualdades sociales y culturales, la razón misma de la desigualdad educativa es consecuencia propia del nuevo orden civilizatorio, aunado a los costos de equipos costos de conexión a la red, altos costos de entrenamiento de los usuarios, lo cual hace de las nuevas tecnologías de la información herramientas de uso común por parte de un grupo elite de la población mundial, 100 millones de usuarios potenciales en la actualidad, cifra que por si sola parece bastante alta, pero con relación a la población total del globo sólo alcanza el 10% de los Habitantes del planeta.

Es necesario recalcar que las nuevas tecnologías son el mayor avance en la divulgación del conocimiento desde la creación de la imprenta, pero se hace imperante la socialización de éstas, y una revisión completa y exhaustiva de sus fortalezas y debilidades, de manera tal que ellas en unión con el proceso de educación a distancia contribuyan a eliminar las marcadas diferencias, que existen hoy en día, para así lograr el establecimiento de una sociedad en la cual la diferencia entre globalizados y globalizadores sea escasa y de esta manera contribuir en crear un estado de Equidad Educativa real en la aldea de la información.

La presente obra es un esfuerzo por dar ideas para la conquista de esa Equidad Educativa, recobrando los valores y principios de humanidad que han de estar presentes en el proceso de formación de los nuevos visionarios del ámbito de la academia. Ramón Azócar, quien es ya una autoridad en el marco de los estudios comparados educativos, presenta la segunda edición de estas ideas buscando graduar más certeramente su idónea percepción del hacia dónde y el cómo está la Educación en tiempos de crisis de los paradigmas.

Los propósitos de una institución educativa (un sistema) y del grupo de instituciones del cual forma parte (Suprasistema) tienen su origen inmediato en la legislación aplicable al caso y en el conjunto de teorías , normas y valores que prevalecen en las instituciones. La identificación de los propósitos del sistema y del Suprasistema, por tanto, no puede restringirse al examen de los documentos oficiales que los consignen explícitamente (existen, desde luego, tales documentos), pues ha de realizarse además un cuidadoso análisis de la legislación y del conjunto de teorías, normas y valores prevalecientes, conjunto al que nos referimos como principios políticos, filosóficos y científicos.

JOSÉ A. ARNAZ

( La planeación curricular. México, Editorial trillas,1981:págs. 18-19)

Esta segunda edición va dedicada a mis alumnos y alumnas del Programa de Educación, Especialidad Educación Integral, del Vicerrectorado de Producción Agrícola de la UNELLEZ-Guanare, quienes con su mística y dedicación han "parido" muchas de las ideas acá impresas.

CAPÍTULO I

EDUCACIÓN Y LAS NUEVAS TENDENCIAS DE APRENDIZAJE

  • La Educación como Idea

Desde que el hombre alcanzó definir su lugar histórico y social, la transmisión de experiencias y la enseñanza de técnicas y modos de convivir con la naturaleza, fue una constante. E.B. Taylor, en su clásica obra "Primitive Society "(1874), decía que el hombre es el producto de todo un proceso educativo, en el cual la cultura, o civilización, conforma una "totalidad compleja" que incluye toda las capacidades y hábitos que el hombre adquiere como miembro de la sociedad. (citado por Orlando Albornoz, 1972:9).

La idea educativa puede interpretarse "como el medio de transmitir el conocimiento y de formar a las personas en los valores de la sociedad. Así entendida, sería sinónimo de socialización. Durante la mayor parte de la historia humana la instrucción deliberada ha sido algo esporádico e incidental, y aun en las sociedades más complejas gran parte de la instrucción, en el sentido más amplio del término, se imparte a través de organismos que son las escuelas". (HALSEY, 1969:139).

Desde un punto de vista organizativo, la educación tiene como objetivo transmitir conocimientos y creencias. Esto nos permite captar el sistema educativo, en general, en razón de cuatro puntos descriptivos de su función en las sociedades contemporáneas. "Primero, los objetivos de la organización definen su cometido de acuerdo con el conocimiento y las creencias, cometido que puede ser de guardián, crítico o innovador. Segundo, el control de la organización se refiere a sus relaciones con otras instituciones sociales, particularmente el Estado, la Iglesia, la familia y el empresario. Tercero, la organización sistematizada se refiere a la distribución de papeles dentro de la organización, a los derechos y deberes asociados con ellos y a los métodos de selección para los puestos administrativos, docentes, de investigación y de aprendizaje. Por último, la organización sin estructurar consta de subcultura o grupos y formas espontáneas de interacción que aparecen dentro de la estructura sistematizada de la organización" (HALSEY, 1969: 147).

  • La Educación en Venezuela.

Venezuela, como sociedad con derecho a la autodeterminación, apareció en 1810 con la destitución, por parte del Cabildo, del Capitán General en la ciudad de Caracas. Algunos historiadores marcan otras fechas como génesis de la República, pero en un sentido estricto e histórico, siguiendo la elocuencia analítica de José Luis Salcedo Bastardo, 1810 constituyó el gran paso a una autentica búsqueda de identidad nacional.

En 1811 el Congreso Nacional proclama la independencia total, iniciándose una gesta independentista, de la mano de Simón Bolívar, que culminaría con la Batalla de Carabobo, en específico con la Batalla naval del Lago, dando pie a un esquema auténtico de sociedad nacional y a un modelo político-administrativo que hasta 1.936 estuvo entre el caudillismo, el autoritarismo y la personificación mesiánica del funcionario de Gobierno.

En el siglo XIX lo social, económico y político, se mantuvo en un nivel medio de desarrollo, no llegaba a alcanzar la trascendencia de otras sociedades, pero mantenía unas condiciones aceptables. Las comunidades evidenciaban grandes rasgos rurales y el campo compactaba el grueso de la fuerza laboral.

"En Venezuela, la segunda mitad del siglo XIX, estuvo caracterizada por la búsqueda permanente de la renovación y el crecimiento, especialmente en el campo educativo. Debido a ello nace en el país la educación popular gratuita y obligatoria, al igual que en otras regiones del mundo como Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.

"Un grupo de ilustres venezolanos como Martín J. Sanavria, Santiago Terreno Atienza, Jesús Muñoz Tébar y Juan Bautista Dalla-Costa; inició una revolución educativa y promovió el establecimiento definitivo de la educación popular en Venezuela. Ellos actuaron motivados por la concepción de la educación como fuerza renovadora y base de todo proceso, y con la consigna de que la educación elemental debía hacerse llegar a todos bajo la protección del Estado, para asegurar al pueblo un régimen de instrucción común que garantizara la cultura general y fuera mediatizando las desigualdades sociales". (VARIOS AUTORES, 1993:80).

Todo este esfuerzo se materializó con el Decreto del 27 de junio de 1870, el cual establecía la gratuidad y obligatoriedad de la instrucción primaria. Este Decreto, firmado por el General Antonio Guzmán Blanco (hombre de gran dinamismo como gobernante, apegándose a los principios liberales, que lo convirtieron en el primer modernizador de Venezuela: decretó la instrucción pública gratuita y obligatoria; instauró el registro civil; arruinó a una iglesia usurera; en la práctica hizo entrar a Venezuela en la era de la rueda), reconoció no sólo las ideas visionarias de un grupo de venezolanos, sino que le dio cuerpo a la misma al emitir las siguientes consideraciones: "1º. Que todos los asociados (los venezolanos), tienen derecho a participar de los trascendentes beneficios de la instrucción; 2º. Que ella es necesaria en la República para asegurar el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de los deberes del ciudadano; 3º. Que la instrucción primaria debe ser universal en atención a que es la base de todo conocimiento ulterior y de toda perfección moral, y 4º que según la Constitución Federal, el Poder Público debe establecer gratuitamente la educación primaria". (Decreto Nº 1.723 del 27 de junio de 1870 sobre Instrucción Primaria Gratuita y Obligatoria).

Este Decreto encaminó a Venezuela a una organización de su Sistema Educativo y un paso importante en la búsqueda civilizadora de la sociedad de la época.

En 1912, el para entonces Ministro de Instrucción Pública José Gil Fortoul, aplicó ideas renovadoras en materia educativa, destacándose el Código de Instrucción que delineaba el perfil del maestro y establecía la obligatoriedad de la existencia de programas para cada una de las asignaturas.

En 1914, por Decreto del Dr. Felipe Guevara Rojas como Ministro, se divide la enseñanza en Primaria, Secundaria, Normalista, Superior y Especial; estableciéndose la libertad de enseñanza "al determinar que cualquier persona en el pleno ejercicio de sus derechos civiles puede fundar establecimientos docentes y enseñar cualquier rama de conocimiento, sin necesidad de previa licencia ni sujeción a reglamentos, programas, métodos o textos oficiales." (VARIOS AUTORES, 1993: 83-84).

Entre 1915 y 1935 se suceden leyes, decretos y resoluciones que aparte de darle cuerpo al Sistema Educativo, lo cimentó en el marco institucional de la República.

"Al iniciarse el período presidencial del General Eleazar López Contreras, se observa en la Ciudadanía un deseo muy marcado de aprender a leer y a escribir. En consecuencia, se emprendió una campaña en todos los sectores del país con el fin de invitarlos a colaborar con el gobierno para eliminar el analfabetismo de las masas" (VARIOS AUTORES, 1993:87).

Es importante destacar que en el período 1936-1941, se aprecia una serie de transformaciones, en la estructura del Estado, que se van a enfocar en tres aspectos: 1.- Los objetivos explícitos del Estado; 2.- Diferenciación institucional del Estado en contraste con el régimen Gomecista; y 3.- Las nuevas reglas del juego económico, en que el Estado actúa como interventor en los sectores públicos y privados.

Esta redefinición de la organización político-administrativo del Estado, se hace mediante la publicación del "Programa de Febrero de 1936, en donde por primera vez, en la historia política del siglo XX, el Estado Venezolano fórmula un programa de gobierno cuyas directrices guían su acción administrativa: el Programa de Febrero presenta un diagnóstico de los principales problemas del país y señala las medidas necesarias para su solución". (PACHECO, 1984:149).

El "Programa de Febrero" contemplaba ocho puntos, desde el apego a las leyes como norma de conducta de gobierno y ciudadanía, hasta los lineamientos del nuevo régimen fiscal que aspiraba alcanzar los objetivos de desarrollo de la riqueza privada gravable y la redistribución de la presión fiscal. Ahora bien, para el caso que nos ocupa, el "Programa de Febrero" remarcaba que, en el punto de Educación Nacional, era prioritario una "lucha contra el analfabetismo. Construcción de edificios educacionales. Protección a la iniciativa en la extensión de la educación popular. Creación del Instituto Pedagógico. Reorganización de las Universidades con inclusión de Facultad de Ciencias Económicas y Sociales. Autonomía Universitaria. Creación del Instituto Politécnico. Creación de un Consejo Nacional de Investigación". (citado por PACHECO, 1984:151).

Para 1.938, en miras a reforzar la propuesta del "Programa de Febrero", López Contreras somete al Congreso el denominado "Plan Trienal", en el cual establece que las necesidades primordiales del país son: a.- Mayor producción y rendimiento en la economía nacional;

b.- abaratamiento del costo de la vida; y

c.-saneamiento, educación y población.

"La Ley de Educación de 1.940 sustituye a la legislación de 1924 (Ley Orgánica de Instrucción), que ya resultaba anacrónica, dado el avance pedagógico logrado en el país a partir de la muerte de Juan Vicente Gómez". (VARIOS AUTORES, 1.993 : 87).

En 1948 se promulga una nueva "Ley Orgánica de Educación", la cual, a consideración algunos historiadores, es un instrumento legal de gran importancia para la educación Venezolana. El propulsor de esta legislación fue el Dr. Luis Beltrán Prieto Figueroa, Ministro de Educación en ese entonces de la gestión del Dr. Rómulo Gallegos, estableciendo dicha legislación siete objetivos fundamentales:

  • Lograr el desarrollo armonioso de la personalidad.
  • Formar ciudadanos aptos para la vida y para el ejercicio de la democracia.
  • Fortalecer los sentimientos de la nacionalidad.
  • Acrecentar el espíritu de solidaridad humana y fomentar la Cultura.
  • Valorizar el trabajo como deber cívico fundamental.
  • Aprovechar las riquezas naturales.
  • Desarrollar la capacidad productora de la nación. (LEY ORGANICA DE EDUCACION DE 1.948, Artículo 2º, Caracas).

Desde 1948 hasta 1958, diez años en total, el programa gubernamental en el sector educativo no varió significativamente. Lejos de sumir en el letargo el autoritarismo-democrático del General Marco Pérez Jiménez a la educación, le dio un puesto importante, aunque definió su política de Estado en parámetros de crecimiento y desarrollo estructural, dejando los programas de innovación y redefinición del proceso enseñanza-aprendizaje, a la iniciativa de los maestros en el cumplimiento de los diversos programas educativos.

"En 1959 se crea la Oficina de Planeamiento Integral de la Educación (EDUPLAN) que cumplió una función importante en el desarrollo de la educación en Venezuela ya que se encargó de asesorar, coordinar, dirigir y supervisar los ensayos educativos llevados a cabo por el Ministerio de Educación. A partir de ese año comienza a darse los primeros pasos para el establecimiento de la educación, iniciándose con la reforma de la educación media. Esta reforma tenía como finalidad estructurar un nivel educativo de cultura general unificando la educación primaria y los tres primeros años de educación media, que constituiría la educación básica, común para todos los Venezolanos.

Con este propósito se crea el Instituto Experimental de Formación Docente, en el cual se comenzó a ensayar el Ciclo Básico Común y el Ciclo Diversificado y cuyas experiencias educativas sirvieron de base para la creación, en 1964, de los primeros liceos de ensayo, el Luis Manuel Urbaneja Achelpohl en Caracas y el José Félix Ribas en la Victoria. En estos liceos, denominados también múltiples, integrados o comprehensivos, se estableció el ensayo del Ciclo Básico Común, con plan de estudio y programas diferentes". (VARIOS AUTORES, 1993: 92).

Con el ascenso al poder del Dr. Rafael Caldera en 1969, se definen nuevas líneas de juego en el sector educativo. El denominado Plan de la Nación, estimó la necesidad de vigorizar la educación en las primeras fases del proceso, es así como el 13 de agosto de 1969, por Decreto Nº 120, se reforma la Educación Media, estableciéndose el Ciclo Común y el Ciclo Diversificado.

Hasta 1975 en ningún Plan de la Nación se había referido, en forma concreta y no como producto de ideas generales de carácter filosófico-argumentativo, lineamientos referidos a la educación básica, colocándola en un proyecto nacional de Revolución Educativa que aspiraba alcanzar tres políticas de carácter integral-administrativa: 1º.- Una Educación para la Democratización; en donde los educando aprendieran el valor del Sistema democrático visualizaran las potencialidades que el mismo ofrece para el enriquecimiento del ser humano. 2º.- Una Educación para la innovación; y 3º.- Una Educación para el Desarrollo Autónomo.

"Con estas políticas se pretendía formar un hombre con pensamiento crítico y científico, dentro de un marco fundamental que le permitiera ser un participante responsable y activo de los cambios y transformaciones emergentes de la evolución científica, tecnológica, económica, social y cultural". (VARIOS AUTORES, 1993: 93).

Si una conclusión se podría adelantar hasta ese período, sería que las ofertas Gubernamentales y Legislativas, llegaron a concretarse en algunos puntos, siendo la debilidad de las mismas la inconsecuencia administrativa para llevarlas a cabo.

En el primer año de Gobierno de Carlos Andrés Pérez (1974-1979), se elabora una Propuesta para la innovación en Educación Básica, la cual viene acompañada de un diagnóstico de la realidad educativa venezolana en los niveles de Primaria y Ciclo Básico Común. Esta propuesta toma importancia del magisterio y es estimulada por algunos documentos en relación con la Educación Básica, entre los que se encuentran definiciones, propósitos, objetivos y funciones.

Por resolución Nº 14, del 05 de enero de 1977, se establece un ensayo pedagógico interesante: Las escuelas Básicas de nueve grados. El año inmediato, en pleno tiempo de campaña, se establece un Proyecto Experimental en un área reducida del país (Estado Falcón) con una muestra de veinte escuelas.

La década de los ochenta se inicia con un marco económico muy inspirativo: Se aspiraba un crecimiento sostenido de los precios del petróleo. Es ante tan buena panorámica que el Gobierno entiende como pertinente ahondar en los programas que ya habían sido iniciados en la gestión pasada, específicamente en el sector Educativo; es así como el Proyecto Experimental de Educación Básica pasa de veinte (20) Escuelas pilotos a setenta y una (71), en seis zonas educativas del país; en 1983 alcanzarían 1.445 Escuelas; llegando en 1985, como producto de una congelación temporal del Proyecto, a evaluar la experiencia y confirmar lo positivo de la misma tanto para el Sistema educativo como para el educando.

Desde 1985 hasta 1993 se fortalecieron los programas de desarrollo integral educativos; el explosivo clima político no influyó en el desenvolvimiento sostenido de los programas, apareciendo un elemento nuevo de inspiración y atención por parte de los gestores educativos y por parte de las Comunidades educativas: EL MEJORAMIENTO DE LA CALIDAD DE LA EDUCACION.

  • Visión contemporánea de la Educación en Venezuela

La década de los 90 comenzó con una insistente opinión pública que exigía mejores niveles de instrucción en el sector educativo Venezolano.

Arturo Uslar Pietri defendió la tesis de una reforma profunda al sector educativo; se trataba de redimensionar la organización educativa, a efecto de hacerla más eficiente en la formación de los nuevos ciudadanos, resaltando los valores de los mismos e insertándolos en la sociedad con principios nacionalistas y de identidad con la naturaleza.

En septiembre de 1993 apareció, con auspicios de Petróleos de Venezuela, Fundayacucho, Fundación Humboldt, Gobernación del estado Guárico, Fundación Polar, y FUNDANED; el texto completo del Plan Decenal de Educación, 1993-2003.

Este Plan era el producto de una propuesta del Consejo Nacional Educativo para la elaboración de un Proyecto que diagnosticará las debilidades del sector educativo, así como sus fortalezas, a efecto de presentar nuevas situaciones y cambios que llevarán a una planificación educativa más acorde con el tiempo y definida en parámetros futuros factibles, tanto para la formación de ciudadanos integrales como para el desarrollo de una mano de obra especializada que enriquezca los proyectos de desarrollo del país. La "Característica esencial del diseño del Plan Decenal, es su vinculación con la evolución de la realidad que le sirve de punto de partida. Todo cambio en las variables internas, en el ambiente, en el paradigma social que le sirve de referencia, se incorpora desde que surge y, en correspondencia, se redacta el plan. Con el transcurso del tiempo, (los cambios habidos se evalúan periódicamente cada dos años) se reelabora el plan añadiéndole una etapa similar, a fin de que se proyecte siempre en un lapso de diez años". (CONSEJO NACIONAL DE EDUCACION, 1993: I-3).

El Plan Decenal se presentó para lograr un Consejo Nacional sobre la dirección deseable de la educación a largo plazo y establecer una base general para el diseño y la ejecución de los planes operativos que los gobiernos de turno se plantearan en esta materia.

En un plano general, desde la visión de Juan Carlos Tedesco, director de la oficina Internacional de Educación de la Unesco-Ginebra, "La perdida de sentido (ante la ausencia total de perspectiva que hace de las sociedades esclavos de la urgencia) tiene consecuencias muy importantes sobre la educación entendida como proceso de socialización ya que deja a los educadores sin puntos de referencia. En las condiciones actuales, esta perdida de sentido tiene, al menos, tres consecuencias importantes:

  1. Reduce el futuro y las perspectivas de trayectoria tanto individual como social a un solo criterio dominante, el criterio económico. Pero el criterio económico actual no tiene ni siquiera la capacidad inclusiva del capitalismo industrial. Hoy se habla de incluidos y de excluidos. Se quiebra, de esta manera, la posibilidad de la cohesión social, de transmitir un mensaje socializador donde cada uno encuentre su lugar. Este empobrecimiento del proyecto futuro provoca una baja capacidad de adhesión, erosiona todos los vínculos sociales y se convierte, en última instancia, en un proyecto a-social, un proyecto que elimina la centralidad de los vínculos políticos, de las lealtades ciudadanas.
  2. Coloca la transmisión de las identidades, tanto culturales como profesionales o políticas en términos regresivos. Las dificultades para transmitir el patrimonio cultural del pasado en función de una línea de continuidad histórica con proyección de futuro, provoca la tentación del retorno a las visiones fijas y rígidas de las identidades del pasado.
  3. Como consecuencia de lo anterior, se fortalece el inmovilismo y se produce una fuerte desconfianza frente a toda idea de transformación. El imperativo de la transformación es vivido contrario al imperativo de la transmisión de la identidad. La transmisión es juzgada como conservadora y la transformación es juzgada como destructora." (TEDESCO, Nueva sociedad, "La Educación y los nuevos desafíos de la reforma del ciudadano", 1.996: 75).

Reforzando este punto de vista, Tedesco se atreve a delinear la Escuela del futuro: "...Una de las pistas más prometedoras de trabajo para la escuela es la que tiene que ver... Con su relación con la convivialidad, con las relaciones cara a cara, con la posibilidad de ofrecer un diálogo directo, un intercambio con personas reales donde los instrumentos técnicos sean lo que son instrumentos y no fines en si mismo" (TEDESCO, 1996:89)

Es importante igualmente destacar que la transformación educativa, sea cual sea su lugar de origen geográfico, debe contemplar una "Visualización clave para responder, por un lado, a los nuevos requerimientos de la sociedad del conocimiento, y por otro lado para detener los procesos de desintegración social. Se trata entonces de generar una educación que prepare personas que vivirán en un proceso productivo cambiante, menos jerárquico y más basado en una organización de redes, con carreras que no serán lineales y cuyas fronteras no serán las de un país sino las del mundo, donde se requerirá más iniciativa que docilidad, más creatividad que orden". (OTTONE, Ernesto, "De como estar sin dejar de ser", Nueva sociedad, 1996:140)

Volviendo al escenario Venezolano, es prioritario presentar un diagnostico de la realidad social, económica y política, para lo cual viene como "Anillo al Dedo" el argumento de Francisco Monaldi: "En Venezuela hemos tenido variadas vivencias de destrucción salvaje de la riqueza colectiva a través del capitalismo de Estado. Las más patéticas son SIDOR y las empresas del aluminio, que lograron reducir lo aportado en 40 años por la nación a un mísero 10% o la centésima parte de lo que valdrían manejadas por manos privadas.

Cuando se habla de capitalismo salvaje en Venezuela no podemos estar refiriéndonos a grandes empresas privadas, prácticamente inexistentes. Los pocos grupos que se formaron con el nacimiento de la democracia han caído abatidos por las crisis del petro-Estado o se han retirado y desnacionalizado. No cabe imaginarse que se desea acabar con los pocos sobrevivientes a las últimas crisis y que difícilmente sobrevivirán a la presente, sin parangón en nuestra historia económica. Bien cabe hoy aquella recordada caricatura de Zapata con sus famélicos personajes clamando por un poco de capitalismo salvaje, por favor". (MONALDI,06-09-98:E/8).

El concepto de calidad de Educación que tanto han abogado los gremios y la institucionalidad democrática del país, obedece a ocho puntos que se identifican como: 1.- Un nuevo Orden Educativo Internacional para conformar una educación anti-crisis, sobre la base de un compromiso mundial "Educación para todos"; 2.- Involucrar al sector privado para orientar nuevas políticas de fomento educativo; 3.- La formación, capacitación y actualización de los docentes para hacer realidad la llegada de una Tecnología Educativa; 4.- Utilización de los medios de comunicación social para alcanzar mayor difusión y proyección educativa; 5.- Mayor participación en el interés educativo de los diversos actores de la sociedad; 6.- Facilitar y garantizar el acceso a la educación y permanencia en el sistema educativo de toda la población; 7.- Hacer posible la educación para el trabajo, fomentando la mano de obra especializada; y 8.- Generar incentivos para la investigación e innovación tecnológica.

Estos elementos permiten definir el objetivo actual de la educación como el producto de una búsqueda de "Calidad Para Todos", así como lo define la Asamblea Nacional de Educación en su "Compromiso Educativo Nacional", 1998: "...Las nuevas generaciones con los saberes básicos de una cultura general en lo humanístico y en lo científico-tecnológico; estimule el deseo y las capacidades de aprender y de crear; fortalezca su sensibilidad estética y ecológica y promueva un sano desarrollo emocional; prepare para el cambio continuo en todas las esferas de la vida y forme para trabajar en equipo; capacite para producir y para emprender; incite a la participación de la vida social y política; enfatice la dimensión moral de la personalidad, promoviendo los valores de la solidaridad, del respecto a los otros seres humanos, la lucha por la excelencia y el sentido de la permanencia a lo nacional y de la apertura a lo universal". (P.15).

Para llevar a cabo las transformaciones que se requieren necesario la obtención de recursos económicos significativos. En Venezuela se "Destina menos del 4% del PIB en educación, los 29 países más desarrollados que concentran cerca de 80% de la riqueza mundial, invierten entre 6 y 8% de sus respectivos PIB en educación. El gran secreto de esta inversión, según el Banco Mundial, es que ella genera cerca de 70% de los ingresos de esos países. Es decir, esos 29 países más desarrollados han entendido que la clave de la competitividad es la generación del conocimiento y han invertido en ello, capacitando a sus recursos humanos, y esto debe llevarnos a la reflexión. Para poder insertarnos en un mundo cada vez más competitivo o globalizado, Venezuela debe entender que el centro de todo desarrollo es la formación del ser humano y para ello hay que invertir en educación". (GIANNETTO, El Nacional, 29-08-98, P.A-7).

En este sentido agregaría Omar Enrique García-Bolívar, académico de la Universidad Católica "Andrés Bello", que la "educación en la que hay que invertir para el mundo que viene, es en una que fomente la curiosidad (buscar la razón de las cosas), que fomente la crítica (por qué las cosas son de una forma y por qué no de otra), y la creatividad (inventar soluciones). Es decir, la educación que se necesita es una que enseñe a pensar, a identificar problemas y a plantear soluciones". García-Bolívar destaca que en el caso de Venezuela este tipo de Educación "no es ni (aparece) mucho menos en ese estilo", pero no dudamos que las reformas y cambios proyectados permitan madurar un modelo que nos acerque a la búsqueda de la razón de las cosas, a la crítica y a la creatividad. Se están creando las condiciones para un consenso general, donde la inversión en "educación tiene valor estratégico", así como nos lo refrenda García-Bolívar (Economía Hoy. 27-08-98: 8).

Como preámbulo a este esfuerzo de compromiso nacional en razón al tema educativo, se han implementado programas de apoyo al proceso de descentralización educativa que se inició en 1989. Estos programas permiten captar la realidad educativa y crear mecanismos de respuesta que vayan condicionando el proceso de aprendizaje para el cambio definitivo en el modelo nacional educativo. Acerca de estos programas y sus elementos constitutivos ahondaremos seguidamente.

  • Educación, valores y globalización

En los últimos años las sociedades han venido evolucionando de manera acelerada, hoy en día estamos a las puertas del tercer milenio y nuestro sistema educativo está colapsado; sin embargo hay una creciente convicción de que la educación es el elemento clave para enfrentar los nuevos retos y lograr una mejor producción y distribución de los bienes y servicios que la sociedad genera así como algunos conflictos internos como la pobreza, la carencia de productividad, la ausencia de cultura individual, social y muchos otros problemas de organización humana.

Hoy necesitamos de un verdadero proceso educativo, fundamentado en contenidos que aborden las incertidumbres actuales de las sociedades acerca del tipo de cambio que se desea, el futuro social que se quiere y de la forma de participación individual para construir ese cambio. Y por supuesto que enseñe a la utilización adecuada de los aparatos o medios de producción de la informática y el conocimiento como los principales elementos que denominan en el tercer milenio.

En Venezuela hay una idea compartida de que todos los hombres, niños y jóvenes, tienen derecho a la educación. Pero la idea de cómo hacer efectivo este derecho no está muy clara porque, de hecho, se halla muy extendido un concepto superficial de la educación según el cual sus problemas se reducen a simples cuestiones de números.

Los efectos sobre la educación son desastrosos: Los presupuestos educativos bajan, las infraestructuras se deterioran, los salarios de los docentes pierden capacidad adquisitiva, la carrera del magisterio y del profesorado pierden la estima social, las universidades abren sus puertas a los alumnos de peores promedios y que no pueden aspirar a otras carreras que sean de su vocación.

De este modo parecemos atrapados en un círculo vicioso inexorable y la pobreza del sistema educativo se convierte en un factor de iniquidad, teniendo serias consecuencias reciprocas a saber: La iniquidad limita el acceso a la educación y ella, a su vez, aumenta la desigualdad.

La educación como necesidad social ha de responder a las exigencias de la sociedad a la que es útil y debe partir primordialmente de una necesidad. La necesidad de reconocerla como ... "Valor indispensable" de todos los demás valores. Sin ningún tipo de perfección educativa no se puede concebir aspiraciones morales sólo a través de ella se puede lograr el desarrollo integral de la personalidad, formar a las personas como valores de una sociedad y aspirar a una realidad más humana o simplemente a ser más realista.

Por ello, para nuestro temario de estudio partimos de la educación como "Valores", como recurso indispensable en la elaboración de proyectos de vida individuales y sociales. Pero no basta con aceptarla por el bien que de ella se obtenga, el objetivo del proceso educativo es transformarla, humanizarla asumirla en los ideales de vida puesto que en definitiva, como dice Antonio Pérez Esclarín (1998),... "El problema de la educación es inminente un problema de vivir y proponer valores".

La sociedad Venezolana, como otras, tiene el reto de cambiar el modelo rentista por un modelo productivo que llene de sentido la democracia y logre un desarrollo con justicia sin que se hable de incluidos ni exclusivos como hoy se hace. Ante eso, no se trata de que la educación sea el único medio útil para solventar la crisis social, pero sin ella es imposible un avance en el aspecto social, político, económico y cultural. La ideología para el cambio debe partir, necesariamente, de un proyecto educativo. Ahora bien, proponer un nuevo modelo educativo ¿Por qué? ¿Para qué? ¡Para quiénes! Para humanos porque el supremo concepto de lo humano no viene dado por las características que nos representan como tal sino por el juicio valorativo que tengamos de la vida, por la justificación de nuestra representación en la acción humana, de lo que se deduce que también lo humano se aprende. ¿Por qué? y ¿Para qué? En efecto, piensa Pérez Esclarín (1998) ... " Hoy más que nunca, frente al colapso de nuestro modelo político económico social, y las tentaciones cada día más frecuentes de recurrir al autoritarismo como salida de actual atolladero, es urgente una educación comunitaria que tenga como finalidad una democracia que funcione, basada en el trabajo, la participación, el respecto, donde los derechos y deberes de los ciudadanos sean la guía permanente de las acciones colectivas, de modo que garantice a todos una vida con dignidad"

Esto plantea grandes desafíos educativos, compromisos unísonos de reflexión; reflexiones profundas por la falta total de orientaciones, de perspectivas de cambio que nos están haciendo esclavos de la urgencia.

Juan Delval (1998) nos dice : "En la sociedad actual se han producido importantes cambios de valores. Durante mucho tiempo han predominado los valores de sumisión al poder (humano o divino, aunque frecuentemente eran los mismos), la resignación, la esperanza en la otra vida, la fragilidad. Hoy todos esos valores han sido sustituidos por la búsqueda del bienestar privado, el éxito social y el consumo. También las sociedades se han hecho más libres formalmente, más diversas, y se predica la tolerancia.

  • El Proceso Educativo

Se entiende el proceso educativo como el modo de suceder de la educación, el proceso de la acción educativa enmarcado dentro de un sistema con elementos interrelacionados entre sí, estructurado de acuerdo a determinadas reglas combinadas recíprocamente.

Ahora bien, los ámbitos del proceso educativo son los mismos en que normalmente se desenvuelve la vida humana; dentro de este ámbito amplio, un tanto impreciso que se llama la comunidad en general, se pueden distinguir otros aspectos generalmente más pequeños, de límites más definidos, en los cuales transcurre la presencia del hombre El ámbito familiar, en el cual se desarrollan principalmente las manifestaciones afectivas y se afirma la personalidad del sujeto. El ámbito de la profesión, en la cual se realiza la participación efectiva en la vida de sociedad. El ámbito de la amistad, a través de la cual se establece una comunidad espontánea de sentimiento y servicio. El ámbito de la fe, en medio de la cual se realiza y fortalece la participación en la vida divina. El ámbito de la existencia , como lo piensa Ángel García (1998) :" La verdadera educación comienza desde que el hombre es engendrado en el vientre de la madre, hasta el día en que tristemente debe morir".

En este sentido, el verdadero proceso educativo se inicia desde la vida misma y a medida que nos vamos desarrollando se nos hace preciso organizarnos o sistematizarnos dentro de una educación formal.

Ante tan clara evidencia sólo nos queda agregar que la ausencia de uno de ellos significaría la ausencia de los demás. Pero no se trata de enfocar la educación como un mero proceso llevado a cabo en unas escuelas, liceos o universidades, eso es parte de todo un sistema organizativo desarrollado dentro de diferentes niveles y modalidades. Aquí, inmerso en este sistema ocurre el proceso educativo, no se cumple el primero sin este último.

A su vez, los contenidos del proceso educativo deben fundamentarse en una filosofía estrictamente democrática, es decir, debe haber unidad con el sistema social que nos rige. La gestación de una democracia de calidad parte del compromiso de todos los ciudadanos, y como tal comprende; una jerarquía de valores comunes, unos principios de libertad, solidaridad, participación colectiva y en última instancia una voluntad individual para aceptar todo y cada uno de los principios democráticos. Vivir en democracia, es contar con un proceso educativo de calidad.

El proceso educativo además por ser democrático tiene que ser flexible; tiene que estar acorde con las necesidades reales del país, adaptarse a esas necesidades, hacer suyos los recursos disponibles y proponer alternativas para la decisiones. En todo momento tiene que ser un proceso abierto, de participación, donde se brinde igualdad de oportunidad para todos, sin excluidos ni incluidos.

¿Cuál va a ser el valor de un nuevo proceso educativo? Precisamente, rescatar el valor de la educación, devolverle a la escuela su humanidad, al hombre la finalidad de hallarse inmerso en un mundo al cual no pidió venir, pero que estando en él no puede reducirse al simple hecho de nacer, crecer, desarrollarse, reproducirse y morir. Y hacia el plano social, reconstruir una nueva sociedad. Cabe citar las palabras de Victoria Camps (1998 ) :"Educar es, así, formar el carácter, en el sentido más extenso y total del término: Formar el carácter para que se cumpla un proceso de socialización imprescindible, y formando para promo-ver un mundo más civilizado, crítico con los defectos del presente y comprometido con el proceso moral de las estructuras y actitudes sociales".

  • Los valores en la reforma del Sistema Educativo

La crisis que muchos llaman "integral", puesto que afecta todas las estructuras de la sociedad (políticas, económicas, sociales, culturales, educativas), no sólo perjudica la Comunidad Venezolana, sino que también el mundo oriental, como el occidental, se ven amenazados por esta ausencia de valores humanos, y es por ello que hoy en día se habla de unos valores globalizados, es decir, que abarca por completo las dimensiones locales, regionales e internacionales de la sociedad en sus aspectos educativos, culturales, en busca de reorientar el sentido y armonía de la vida del hombre.

Piensa Oropeza, que el nuevo "proyecto formativo debe llevar como eje principal el significado de la "vida", porque en ella gira el principio de la existencia del ser..."

En este sentido entran lo que son para nosotros los "ejes transversales", propuestos en el nuevo diseño curricular como alternativa para el rescate de la "vida", porque hablar de los ejes transversales es hablar de valores y hablar de valores es hablar de la vida; las convenciones que nos guían nos hacen que poseamos un proyecto educativo: De darle a las personas la formación adecuada e idónea y que luego se forma con modelos propios de valores para justificar y comprender la finalidad de la existencia humana.

Estos temas transversales inciden directamente sobre el desarrollo de las capacidades globales de la personalidad y sobre la importancia del aprendizaje de los contenidos procedimentales y globales.

A través de los Proyectos Pedagógicos de Plantel y de Aula se pretende, entre otras cosas, promover la autonomía de los alumnos logrando una mayor interpelación del desarrollo cognitivo, social y moral.

Los alcances teórico-metodológicos de esta nueva reforma educativa están sobre el cimiento de la participación de todos y cada uno de los miembros que tienen que ver con el hecho educativo, con la utilización adecuada y eficaz de los recursos para el aprendizaje, con el desarrollo de las estrategias metodológicas en concordancia con la teoría educativa, todo eso adaptado al contexto de la realidad social del alumno y de la sociedad.

Lo que se pretende con la incorporación de los temas transversales es responder al problema integral, a la realidad del ámbito social que demanda de un tratamiento y una respuesta educativa y a su vez que incidan y fortifiquen con una base ética, social y personal. Por otra parte lo que se busca es mejorar la calidad de la educación, rescatar el valor de la educación. Es necesario recuperar la identidad social ,de aquí que digamos con Oropeza que: "Para reconducir a un pueblo hay que aprender a valorar los valores, de lo contrario, seríamos fácil presa al caos y a la tragedia que carcome las entrañas de muchos países del nuevo y ciego mundo".

  • ¿En qué sentido podemos hablar de una Educación de Calidad?

¿Qué es una Educación de Calidad? En una palabra, es aquella que es capaz de generar las mayores ganancias posibles, que satisfaga con resultados y hechos positivos a la inversión educativa, que convenza, que forme, que abarque las dimensiones internas y externas de la persona y de la sociedad, donde no se hable de deserción educativa, de repitencia, de desigualdad. Una educación que configure la personalidad, fundamentada en unos valores morales. Esta fue la idea que planteó Pérez Esclarín, en su libro "Más y Mejor Educación para todos"; conocemos el conflicto de la situación social, la neutralidad en que ha permanecido el sistema educativo para responder a esos conflictos. Es por ello que estamos reclamando una nueva propuesta educativa, un nuevo paradigma educativo que contrarreste la perdida de la finalidad humana.

En la medida en que la sociedad sea capaz de responder a los retos y desafíos que se le presentan, y oriente todas las acciones (en especial las educativas) a construir respuestas adecuadas a todos esos desafíos, entonces, podrá lograr un desarrollo social con altos niveles de competitividad social, de corresponsabilidad, de autonomía ciudadana.

Si seguimos la idea de Esclarín, decimos con él que se trata de ir gestando una propuesta educativa que enseñe a ser y convivir, enseñe a aprender y pensar y enseñe a trabajar y valorar el trabajo y el trabajador".

En una palabra, que englobe el significado de la vida hacia todas las dimensiones cotidianas que implica el vivir, lo que no quiere decir que se van a "impartir" o "trasmitir" unos valores, sino sembrarlos en la práctica pedagógica de modo que los alumnos y alumnas vivan en la cotidianidad. De ahí la necesidad de partir de la clarificación de los propios valores en el contexto de una cultura y una sociedad que no se cansa de proponernos el individualismo, el egoísmo el consumo y el tener (apreciando los argumentos de Eric Fromm)como los genuinos valores que realzan a las personas y dan pleno sentido a la existencia.

Tenemos entonces que la primera exigencia de la calidad en la educación está en que el proceso educativo se manifieste como algo completo, en el cual no falte ningún elemento del ser humano. La integridad implica que la educación responda y desarrolle todas las potencias de la naturaleza, satisfaga todas las regencias de la vida y desarrolle las aptitudes y posibilidades de cada persona particular.

Por otra parte, Ernesto Santander (1998) , propone su visión global de la educación como " la acción para ... la inmediata edificación de...un nuevo y mejor mundo..."; lo que reclama, como bien lo explica, no es una visión idealista de la educación sino una presencia activa de la misma y esa presencia la enfoca desde el punto de vista filosófico cuando nos dice "Por qué" y "para qué" y "cómo debe ser la educación.

La educación en valores, la educación de calidad sólo podemos hacerla realidad nosotros. Si la idea de una vida más humana no es suficiente para enfrentarse a la realidad; si esa idea no está prendida a un ideal supremo de esperanza de que podemos lograrlo, no habrá manera de concluir que la vida nada tiene que ver con nosotros, si no la identificamos con valores propios y fecundos de calidad humana.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda