Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Kaizen. Conservación y ahorro de energía

Enviado por mlefcovich



  1. Ahorro y reducción de consumo
  2. Programas de conservación de la energía
  3. Administración de la energía
  4. Proceso de la gestión de la energía
  5. Conclusiones
  6. Anexo
  7. Bibliografía

1. Introducción

El Sistema de Producción Toyota, conocido también como "Just in Time" tomó auge en Japón y luego en el resto del mundo al verse cómo Toyota y otras empresas comprometidas con el sistema de producción "magra" lograban superar los problemas ocasionados por la descomunal suba del petróleo posterior a la Guerra de Iom Kipur.

Hoy cuando el mundo atraviesa una nueva y fuerte tendencia al aumento en el precio de los combustibles, y además se incrementan los niveles de contaminación, se hace nuevamente menester estudiar, analizar e implementar eficazmente un sistema que plenamente comprometido con la detección, prevención y eliminación de los desperdicios permita lograr un uso más productivo de la energía.

El compromiso con la mejor gestión de la energía debe ser no sólo un compromiso de las empresas, sino también de los gobiernos, las empresas generadoras de energía, y los centros de investigación y estudios, estos últimos cómo divulgadores y concientizadores.

Una visión que contemple tanto los factores ecológicos, como el uso más racional de los recursos escasos, al mismo tiempo que se enfoque en un uso más productivo de los mismos, contemplando un más alto nivel de satisfacción para los usuarios, habrá de generar para quienes lo apliquen una ventaja competitiva en los mercados.

2. Ahorro y reducción de consumo

El ahorro es, en cierta forma, un concepto económico y como tal va asociado al concepto tiempo. Un equipo consume tanta más energía cuanto más tiempo funciona. Energéticamente cuesta más dinero cuanto más tiempo funciona. En este sentido, pues, el ahorro debe ser una preocupación del usuario del equipo, del consumidor energético, el cual debe tener también la adecuada sensibilidad frente a la conservación de la energía.

Es dentro de ésta temática que el Kaizen cómo sistema destinado a la eliminación de desperdicios y despilfarros pasa a constituirse en un arma fundamental. En primer lugar debe tenerse en cuenta que la mayoría de las empresas administradas a la usanza tradicional tienen cómo promedio dos veces más personal del necesario, utilizan cuatro veces más espacio del requerido y tardan diez o más veces el tiempo necesario para completar sus procesos. Ello es el producto de un cúmulo de actividades y procesos innecesarios e improductivos, que consumiendo ingentes recursos no producen valor agregado para los clientes finales o para la empresa.

Es esa gran cantidad de actividades improductivas las que generan un alto e inútil consumo no sólo de mano de obra, materiales, dinero, y tiempo, sino también el consumo de energía asociados a estas actividades y procesos.

A ello debe agregarse tanto una mala gestión de los recursos energéticos, cómo del control de las pérdidas de energía.

Bueno es tener en cuenta que a cada uno de los clásicos desperdicios de sobreproducción, exceso de inventarios, procesos correctivos, falencias de procesamientos, excesos de movimientos y transportes, tiempos de espera y maquinarias en mal funcionamiento, son consumidores de recursos energéticos, razón por la que eliminar detectar y eliminar los desperdicios provoca cómo resultado una consecuente disminución en el consumo o utilización de energía.

Por ello mejorar la calidad, producir productos a "la primera", y aumentar los niveles de productividad, son las mejores formas de ahorrar energía y reducir los costos a ellos asociados.

Muchos pequeños y medianos empresarios no alcanzan a ver que mejorar la calidad no sólo incrementa el valor de sus productos generando con ello mayores niveles de satisfacción y como consecuencia una mayor demanda, sino que además contribuye a reducir los costos asociados a los productos desechables o pasibles de ajustes y correcciones. En esos excesos de costos tenemos tanto conceptos salariales, como de materias primas, insumos, intereses, costos de oportunidades, y cómo no puede faltar por supuesto, el costo de la energía.

Hacer las cosas bien desde un principio, significa e implica para toda empresa, producir los bienes y servicios con el menor número de fallas o defectos al menor coste posible, generando de tal forma un clara ventaja competitiva sobre sus competidores.

3. Programas de conservación de la energía

La mayor parte de la energía utilizada en la producción y en los servicios industriales termina por escaparse a la atmósfera. La eficiencia térmica de la mayor parte de los hornos industriales oscila entre el 20 y el 40 por ciento, mientras que las calderas tienen una eficiencia térmica que va del 70 al 90 por ciento. La energía puede conservarse volviendo a utilizar el calor desechado o reorientando la energía mal utilizada.

El éxito de cualquier programa de conservación depende en gran medida del compromiso de aplicarlo por parte de todos los miembros de la organización y de las costumbres y estilos de vida de sus gerentes y trabajadores.

Por consiguiente, el elemento humano es la clave de cualquier programa eficaz de conservación. Como los trabajadores se guían por la dirección, ésta debe iniciar los esfuerzos para conservar la energía.

En el nivel técnico, debe esperarse que participen en la conservación de la energía los especialistas en ingeniería civil, mecánica, de combustibles, del calor, de la ventilación y eléctrica. Estos especialistas deben estudiar qué se puede cambiar y qué equipo se ha de comprar. Los directores y los supervisores deben contar con los conocimientos técnicos de los ingenieros para reunir gran parte de la información básica que se necesita para mejorar la planificación.

Con el fin de obtener los beneficios de la conservación de la energía, ha de realizarse una serie de tareas prácticas de gestión cerca del punto de control, por lo general en la máquina o en el lugar de trabajo. Unos instrumentos analíticos apropiados facilitan la comprensión del proceso y ayudan a encontrar la forma de mejorar el rendimiento; además, suelen hacer posible mejorar la operación antes de introducir cambios más permanentes. La política de la organización con respecto a la conservación de la energía debe basarse en lo siguiente:

  • una estructura organizativa adecuada;
  • la capacitación del personal;
  • el acopio y el análisis de datos operativos sobre la energía;
  • el establecimiento de metas de conservación de la energía por el director responsable.

Los directores deben intercambiar información regularmente con el personal acerca de los problemas de conservación de la energía, indicar sus políticas y procedimientos, anunciar el lanzamiento del programa, verificar y supervisar la situación del programa e investigar por qué no se están alcanzando ciertas metas. Los directores deben apoyar igualmente el programa realizando personalmente esfuerzos para conservar la energía.

En un programa de conservación de la energía se debe analizar y evaluar sistemáticamente la situación real y promover medidas de conservación de la energía, elaborar planes prácticos, organizar su puesta en aplicación y evaluar los resultados.

Así en las empresas japonesas se apoya y motiva a los pequeños grupos mediante la constitución de comités de promoción de conservación de la energía y evalúan sus resultados.

Entre las funciones que desarrollan los comités de la energía se tiene la planificación y la participación en estudios sobre el ahorro de energía; el establecimiento de métodos uniformes de registro, presentación de informes y contabilidad de la energía; la realización de investigaciones y la promoción de ideas sobre cómo mejorar el uso de la energía; la sugerencia de metas de conservación estricta de la energía y la transmisión de ideas sobre cómo alcanzarlas; la promoción de ideas y planes para recabar el apoyo y la participación del personal, y la planificación y realización de un programa permanente de actividades para estimular el interés por los esfuerzos de conservación de la energía.

La conservación de la energía exige la cooperación de todos los trabajadores. Para que el programa se exitoso debe crearse un clima propicio a la formulación de sugerencias en todos los niveles, al surgimiento de ideas y a la promoción de la toma de conciencia; todos los trabajadores deben comprender por qué el programa no puede funcionar sin ellos.

Para que los trabajadores participen en los programas de conservación de la energía, es importante explicar de qué modo el aumento de los precios de la energía influirá en la supervivencia de la empresa y en su propio empleo. Al explicar a los trabajadores por qué deben conservar la energía, se ha de velar por que las metas sean realistas y alcanzables.

Compartir los beneficios generados por el ahorro de energía en base a la energía consumida por niveles de producción es una buena forma de motivación. Otro aspecto fundamental es la capacitación, no sólo para lograr con ella una mayor toma de conciencia, sino también para enseñar las diversas técnicas destinadas a reducir el consumo.

4. Administración de la energía

Un proceso sistemático de administración de la energía promueve eficazmente la conservación de ésta. De acuerdo a los niveles de costos de la energía en el producto final, la tecnología, las políticas y el tipo de organización, son posibles tres etapas de acción:

  • Etapa de puesta en orden.
  • Etapa de recolección de información.
  • Y, etapa de inversión.

En la etapa de puesta en orden se procede a restringir el uso de la energía. En ésta etapa se procede a la colocación de carteles y avisos destinados a la información y concientización del personal, distribución de folletos.

En esta misma etapa se procede a instaurar tanto los sistemas de incentivos, cómo la capacitación destinada tanto a la calidad y productividad, como a la correspondiente al mejor control y uso de la energía.

En una segunda etapa se instalan elementos para medir el consumo de electricidad, gases, y vapores. Combinado a ello debe implementarse el uso de software de estadísticas y control estadístico de procesos. Mediante la medición continua del consumo de energía, y sus relaciones con las cantidades de productos y servicios producidos puede determinarse la productividad en el uso de la energía, o sea la eficiencia en su utilización.

En la última etapa se procede a la inversión en máquinas y equipos, destinado todo ello a una mejor utilización de la energía, como así también a hacer uso de los que en cada época resultan más económicos.

5. Procesos en la gestión de la energía

La conservación de la energía implica la puesta en práctica de una serie de procesos, los cuales incluyen:

  • Medición del uso de la energía.
  • Análisis del costo de la energía por unidad de producto.
  • Establecimiento de metas.
  • Adopción de medidas para reducir los costos de energía.
  • Medición de los resultados del programa.

Los datos relativos al consumo de energía se derivan de las facturas de electricidad y combustible. La cuantía de energía utilizada como tasas de consumo, es decir, la cuantía de energía utilizada por lote de productos, se expresa por medio de la relación de la energía utilizada con el producto.

6. Conclusiones

Lo primero a tener en consideración es la diferencia entre la reducción o ahorro de energía mediante la detección y eliminación de los desperdicios o despilfarros relativos a todas aquellas actividades que consumiendo diversos recursos no generan valor agregado alguno. En estos casos aún con un uso eficaz de la energía se estaría malgastando la misma debido a lo infructuoso de su utilización.

En segundo lugar tenemos el uso inadecuado e ineficiente de la energía, cómo así también la no adaptación a los generadores o medios más económicos de energía.

Así tenemos como ejemplo entre los primeros el uso de energía en labores de inspección, procesos correctivos y transportes entre muchos otros, en tanto que entre los segundos podemos mencionar luces innecesariamente encendidas, excesos de calefacción o refrigeración, pérdidas de calor o vapor.

La mejora continua en los niveles de calidad y productividad, como así también la eliminación de todas aquellas actividades innecesarias e improductivas traerá consigo la reducción tanto del exceso de personal como de espacios y energía ineficiente e ineficazmente utilizados.

Tanto cuando se trata de reducir costos, como cuando se trata de ahorrar en el uso de energía lo primero a tener en consideración es la mejora en los niveles de calidad. Es aquí donde se ve claramente reflejada la relación entre los niveles de sigma propugnados por el sistema Seis Sigma y los niveles de costos y productividad.

7. Anexo – Gestión Sistemática de la Energía – GSE

Acopio y análisis de datos relacionados con la energía. Cuantitativamente es preferible obtener los datos acerca del flujo de energía por medio de un contador de la aportación de electricidad, combustible, etc., y luego medir la cantidad que se consume productivamente. La diferencia es la cantidad desperdiciada. Al mismo tiempo, se deben registrar y analizar la productividad, la temperatura, la presión y el tiempo que corresponden a ese flujo de energía. Esos datos indican dónde y cuánta energía se pierde, lo que es útil para determinar la prioridad. Una buena medición del flujo de energía es la cantidad por proceso y por instalación.

Preparación del equipo de medición. Como pocas fábricas cuentan con el equipo necesario, no pueden medir el consumo de energía por proceso y por instalación, sino sólo el que corresponde a toda la fábrica. Por ejemplo, pocos hornos y calderas industriales están equipados con contadores del flujo de combustible. Pocas calderas están equipadas con contadores del agua de alimentación o con contadores del flujo de vapor, incluso si disponen de contadores del flujo de combustible. En estas circunstancias, la determinación de la conservación y del consumo de energía exige conocimientos técnicos basados en la experiencia. Cuando se instala un equipo conviene verificar que cuenta con esos dispositivos de medición, e inspeccionarlos y mantenerlos periódicamente.

Conocimiento de los flujos de energía. Existen diversos tipos de gráficos que ayudan a comprender dónde se puede ahorrar energía y con qué eficacia está funcionando un programa de conservación de la energía. Entre ellos tenemos el "Diagrama de la tasa de consumo de combustible" (muestra la producción diaria, la cuantía de combustible aportado y la tasa de combustible consumido de una fábrica durante un mes, siendo ello fundamental para la correcta y eficaz administración de la energía) y el "Diagrama de correlación de la tasa de producción y de la tasa de consumo de combustible" (en el se muestran las correlaciones que existen entre la tasa de producción, la cuantía de combustible aportado y la tasa de consumo).

Diagrama de suministro de energía. Un diagrama de suministro de energía se utiliza para mostrar cómo se hace llegar la energía y cómo se suministra. En el diagrama se necesita disponer de valores como los diámetros y longitudes de las tuberías, las tasas de flujo, las presiones de vapor, etc., inscritos, con el fin de que puedan utilizarse con eficacia para ayudar a prevenir pérdidas del calor de radiación.

Equilibrio térmico. Conviene analizar los equilibrios térmicos para saber cómo se utiliza la energía y dónde y en qué forma se desperdicia energía.

Comparación entre la oferta y la demanda de energía. La comparación entre la oferta y la demanda de energía, expresada en función de la temperatura y de la presión, indica cualquier posible reducción de la oferta. Si el suministro es superior a las necesidades, indica que deben introducirse métodos más eficientes de conservación de la energía.

8. Bibliografía

Programa efectivo de conservación de la energía – Ryoki Takahaski – Proyecto OIT – 1984/85

Dispositivos y sistemas para el ahorro de energía – Pere Ezquerra Pizà – Editorial Marcombo - 1988

Manufactura Justo a Tiempo – A. Hernández – Editorial CECSA – 1998

El kaizen explicado – Mauricio Lefcovich – www.sht.com.ar - 2004

Mauricio León Lefcovich

Consultor en Administración de Operaciones

mlefcovich[arroba]hotmail.com


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Contabilidad

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda