Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Las Orquídeas

Enviado por hernando299



  1. Qué son
  2. Algunos géneros de orquídeas
  3. Cuidados
  4. Requerimientos de Humedad
  5. Requerimientos de Luz
  6. Requerimientos de Temperatura
  7. Requerimientos de Fertilizante
  8. Como fertilizar
  9. Glosario

 QUE SON:

Las Orquídeas son plantas herbáceas perennes de la familia Orchidaceae, clase Liliopsida (monocotiledóneas), muy abundantes, con más de 600 géneros y 17.000 especies en el mundo. Aunque son más abundantes en los trópicos, también existen especies en ambientes templados, desde el nivel del mar a grandes altitudes.

Se caracterizan por poseer flores muy vistosas, hermafroditas (ambos sexos en la misma flor), zigomorfas (con 1 solo plano de simetría), trímeras (3 sépalos y 3 pétalos) y una columna central que sustenta las estructuras reproductivas masculinas (anteras) y femeninas (pistilo) llamada ginostemo.

El pétalo inferior se llama labelo y su morfología define a los distintos géneros de orquídeas. Las flores pueden ser aisladas o en inflorescencia y son polinizadas por insectos. El polen se encuentra aglomerado, formando una masa llamada polinio el que tiene un extremo con un ensanchamiento glandular, pegajoso, que sirve para que el polinio se adhiera al cuerpo del insecto polinizador.

El fruto es una cápsula seca con muchas semillas pequeñas, sin endosperma y con embrión no diferenciado.

Algunas viven en las ramas de los árboles (epifitillas), otras sobre rocas (litofíticas) y algunas en el suelo (terrestres). Las raíces de las epífiticas y litofílicas están adaptadas a vivir expuestas al aire o inmersas en materia orgánica, ya que tienen un tejido acumulador de agua llamado velo.

Tienen dos tipos básicos de crecimiento. Simpodial, en las que el nuevo crecimiento se produce en sentido horizontal, a partir de un tallo subterráneo o rizoma, generando una sub-unidad capaz de producir una flor o inflorescencia y de ser eventualmente separada de la planta (ej. Cattleya). Monopodial, en las que el nuevo crecimiento se produce en sentido vertical, con lo cual la planta crece constantemente en altura (ej. Phalaenopsis).

ALGUNOS GENEROS DE ORQUIDEAS

Ë CUIDADOS Ë

Requerimientos de Riego / agua

El riego es otro aspecto muy importante en el cultivo de las orquídeas epifíticas. Estas plantas crecen sobre árboles u otras plantas en sus hábitats naturales y obtienen la humedad desde el aire y del agua de lluvia que escurre por la superficie de las ramas. Esto significa que las raíces de las orquídeas epifíticas no están nunca sumergidas en agua en sus hábitat natural y que no deben estarlo nunca en la maceta en la que usted las crezca en su casa.

La forma de regar a las orquídeas es, por lo tanto, un poco distinta a la del resto de las plantas terrestres. Cuánta agua debe aplicar y con qué frecuencia depende de varias cosas:

1. Cuan seco es el ambiente donde usted cultiva sus orquídeas.
2. El tamaño de la maceta.
3. El tamaño de la planta.
4. El tipo de sustrato en el que crece su planta.
5. El tipo de orquídea.
6. Cuan cálido es el clima donde usted vive.
7. Cuan activamente está creciendo la planta.
8. A cuanto viento está expuesta su planta.

Por lo tanto, no es posible dar una regla general de riego que sea posible aplicar a todas las orquídeas. En general, observe las hojas y raíces de sus plantas; ellas le indicarán si la frecuencia y cantidad de agua de riego que está usando es la adecuada o no. Sin embargo, una regla importante de recordar es que las orquídeas epifíticas toleran mejor la falta de riego que el exceso.

Como regar:

1. La frecuencia de riego dependerá de la época del año. En las estaciones cálidas usted deberá regar 2 a 3 veces por semana, mientras que en las épocas más frías, deberá regar una vez a la semana o semana por medio. La mejor forma de saber si el sustrato se encuentra seco y si debe regar, es acostumbrarse al peso de las macetas donde tienen sus orquídeas, cuando están recién regados. Si las macetas están muy livianas, eso significa que el sustrato está seco y debe regar. La regla es, sin embargo, que si tiene duda de regar o no, es mejor que no riegue.
2. Existen géneros de orquídea que requieren que el sustrato se seque entre riegos, mientras que en otros el sustrato no debe nunca secarse completamente.
3. El pulverizar agua sobre las hojas o sobre la superficie del sustrato no reemplaza a un buen riego.
4. Use siempre agua temperada (no caliente) para regar. No use agua fría para regar sus plantas.
5. Riegue siempre en la mañana. Al hacer esto usted permite que las hojas de la planta, que se han salpicado con el agua de riego, estén secas por la tarde; esto disminuye la probabilidad de que la planta se infecte con hongos.
6. Riegue con abundante agua cada vez y no con poquita cantidad; deje que el agua excesiva escurra libremente por la base de la maceta. No mantenga nunca las macetas de sus plantas de orquídea sobre platos que acumulen agua y que mantengan la base de la maceta en contacto constante con agua.
7. Instrúyase bien sobre el tipo de orquídea que usted posee, ya que algunas requieren un receso completo de los riegos una vez que el crecimiento y la floración se han completado (cuando la planta se encuentra en receso).

Riego excesivo
La mayoría de las personas está acostumbrada a cultivar plantas que crecen en tierra y no en corteza, musgo u otro medio en el cual se crecen las plantas de orquídea del tipo epífitas. Debido a que el sustrato de crecimiento es muy distinto a la tierra, los principiantes en el cultivo de las orquídeas deben aprender a regar adecuadamente sus plantas. Los principiantes normalmente riegan su primera planta de orquídea inmediatamente llegando a casa y, como el sustrato de crecimiento especial para orquídeas se verá seco unas pocas horas más tarde, ellos vuelven a aplicar un poco más de agua. Este ciclo continúa y el resultado es un riego excesivo, con un consecuente ahogamiento de la planta.

El sustrato de crecimiento especial para orquídeas está ideado para absorber rápidamente agua y luego secarse. Este sustrato es más laxo o suelto que la tierra usada normalmente para plantas terrestres y permite que el oxígeno, un elemento vital para el adecuado crecimiento de las raíces de las plantas de orquídea, fluya alrededor de las raíces. Si este sustrato se mantiene húmedo constantemente, las raíces rápidamente se pudren y la planta comienza a marchitarse ya que sus raíces ya no pueden absorber el agua que necesita la planta. Cuando esto ocurre, los principiantes agregan aún más agua, ya que es fácil pensar que la planta la necesita.

Si su orquídea es regada en forma excesiva, entonces los síntomas visibles son:


1. Marchitamiento de la planta
2. Los pseudobulbos se arrugan, perdiendo el aspecto túrgido de una planta sana.
3. Las hojas de las orquídeas como las Cattleyas y Phalaenopsis, se enroscan y desarrollan pliegues (se arrugan).
4. Las hojas de las orquídeas como las Miltonia y Oncidium no se expanden y se plisan como un acordeón.
5. Se desarrollan áreas ennegrecidas, especialmente alrededor de la base de la planta.
6. Las hojas más viejas se ponen amarillas y se caen.
7. El sustrato de crecimiento huele ácido o agrio.
8. Si es posible, saque suavemente la planta de orquídea de la maceta y examine las raíces. Si las raíces tienen color oscuro y están granulosas o como puré, entonces, es evidente que la planta está siendo afectada por exceso de riego.

Algunos consejos para evitar que sus plantas mueran por exceso de riego:

Si usted observa que su planta de orquídea no tiene un aspecto saludable y sus síntomas visibles coinciden con un exceso de riego, entonces cámbiela inmediatamente de macetero y de sustrato de crecimiento. Corte con una tijera de podar o con un cuchillo afilado todas las raíces muertas o en descomposición. Si las raíces se ven con hongos negros, desinfecte las raíces con un fungicida especial para plantas antes de ponerla en la maceta nueva. Use sustrato nuevo y más bien grueso en cuanto a su textura para transplantarla, ya que permitirá que las raíces se sequen más rápidamente y la planta se estabilice. Como seguramente su planta quedará con pocas raíces para anclarse bien al nuevo sustrato, use una estaca de madera y pita suave de algodón para afirmarla.

Si no le quedan raíces sanas a su planta, o le quedan muy pocas, usted puede colocar la planta completa dentro de una bolsa plástica transparente, amarrando en forma suelta la boca de la bolsa. La bolsa ayudará que la planta de orquídea no pierda humedad en forma excesiva por su propia evaporación de agua por las hojas. Mantenga la bolsa en un lugar donde reciba luz en forma indirecta hasta que comiencen a aparecer raíces nuevas. No ponga la bolsa al sol directo, ya que matará rápidamente su planta. Cuando las raíces comienzan a aparecer, entonces ponga su planta sobre una bandeja con agua.

Después de haber aplicado cualquiera de las alternativas anteriores, tenga mucho cuidado en cómo y con qué frecuencia riega su planta de orquídea, para que el problema no vuelva a repetirse.

Riego deficiente

Muchas veces aquellos principiantes en el cultivo de orquídeas epífitas que han escuchado que estas plantas no deben ser regadas en forma excesiva, tienden a regar en forma deficiente. Ellos principalmente fumigan agua a las hojas de la planta y aplican muy poca agua en forma de riego al sustrato de crecimiento, el que no alcanza a humedecerse completamente. Alternativamente, tratan a su planta de orquídea como si fuera un cactus y lo riegan muy infrecuentemente.

Si su orquídea es regada en forma deficiente, entonces los síntomas visibles son:
Lamentablemente, los síntomas visibles de falta de riego en la parte aérea de la planta son casi los mismos que los descritos anteriormente por exceso de riego. Sin embargo, si usted remueve suavemente a su planta de orquídea de la maceta para poder observar las raíces, entonces podrá tener una mejor evaluación del problema. Si las raíces están firmes, entonces es probable que el problema sea escasez de riego. Si las raíces están negras y como puré, entonces la planta está sufriendo exceso de riego.

1. La planta se ve marchita, pero tiene sus raíces sanas.
2. Las hojas más delgadas de algunas orquídeas, como las Miltonias, se plisan como acordeón y no se desarrollan. En este caso, aunque usted aumente el riego, las hojas afectadas no mejorarán; la situación es irreversible para las hojas afectadas, pero las hojas nuevas serán normales.
3. La planta se ve débil y las hojas se sueltan fácil.

Algunos consejos para evitar que sus plantas mueran por falta de riego:
Antes que todo, usted debe estar seguro de que el problema que está afectando a su planta es falta de agua de riego y no exceso de riego. Si está seguro que el problema es falta de agua de riego, entonces,

1. Si la planta está firme en su maceta, sólo aumente la frecuencia de riego. Por ejemplo, si usted regaba una vez a la semana, comience a regar dos veces a la semana.
2. Riegue con abundante agua cada vez y no con poquita cantidad; deje que el agua excesiva escurra libremente por la base de la maceta. No mantenga nunca las macetas de sus plantas de orquídea sobre platos que acumulen agua y que mantengan la base de la maceta en contacto constante con agua.

CALIDAD DEL AGUA DE RIEGO


Las orquídeas tienen requerimientos claros sobre la calidad del agua de riego. Ellas no toleran aguas duras (con muchos minerales), con cloro ni otro tipo de contaminantes orgánicos. Por ello, lo ideal es regarlas con agua destilada o desmineralizada, aunque esto pueda ser más caro. Su planta le agradecerá este esfuerzo, creciendo mejor y floreciendo más.

Utilidad de ablandar el agua potable con ablandadores comerciales, antes de usarla para regar las plantas de orquídea:

Existen distintos tipos de ablandadores de agua en el mercado y el agua purificada por ellos puede ser o no adecuada para regar sus plantas de orquídea. Si el proceso de ablandamiento consiste en métodos de intercambio de iones, entonces el agua puede ser utilizada para regar plantas de orquídea. Sin embargo, si el agua es ablandada utilizando sales de sodio (sal), entonces no use esta agua para regar sus orquídeas. En este caso, el calcio y magnesio del agua son reemplazados por sodio, el que es tóxico para las orquídeas en las cantidades liberadas por este tipo de ablandadores. Desafortunadamente, la mayoría de los ablandadores de agua para las casas, utilizan sodio como agente ablandador. Las plantas de orquídea que son regadas con esta agua con sodio podrán crecer unos centímetros, pero finalmente su crecimiento se detendrá por completo. Puede tomar menos de seis meses matar una planta de orquídea al regarla con este tipo de agua ablandada con sodio. Si usted utiliza agua envasada para regar sus plantas de orquídea (como agua destilada), usted deberá averiguar si el método usado para ablandarla fue de intercambio de iones o con sodio.

Ë Requerimientos de Humedad Ë

La mayoría de la orquídeas epifítcas se desarrollan mejor en ambientes donde la humedad relativa del aire están entre 60% y 80%. Sin embargo, el aire al interior de una casa normalmente tiene una humedad relativa entre 30% y 40%. Una casa calefaccionada, con muchas alfombras y cortinas podría llegar a tener una humedad tan baja como del 5% , lo que es inadecuado para cultivar orquídeas.

Si usted puede cultivar bien otras plantas al interior de su casa, entonces podrá cultivar bien plantas de orquídea. Pero si la humedad del aire es un problema para cultivar otro tipo de plantas, entonces sin duda también será un problema para cultivar orquídeas.

No se requiere un equipamiento sofisticado para mejorar la humedad del aire al interior de su casa. Bandejas de tamaño adecuado, llenas con agua y piedrecillas serán suficientes para mejorar la humedad del aire en torno a sus plantas de orquídea. El agua que se evapore de la bandeja será suficiente para mejorar el ambiente seco de su casa. Sin embargo, asegúrese de que la base de la maceta o las hojas de la planta no estén en contacto directo con el agua de la bandeja.

Algunos consejos para aumentar la humedad ambiental:

1. En un invernadero, usted puede humedecer las paredes y el piso.
2. En el interior de su casa, una bandeja poco profunda llena con agua será suficiente. Coloque piedrecillas dentro de la bandeja, junto con el agua, y asegúrese de poner la maceta con su planta de orquídea por sobre la bandeja; evite que la base de la maceta quede en contacto directo con el agua y/o piedrecillas contenidas en la bandeja. Usted puede aumentar la evaporación de agua desde la bandeja, colocando un calentador de agua (como el usado para calentar el agua de los acuarios) por debajo de las piedrecillas.
3. Ponga sus plantas de orquídea agrupadas o junto con otras plantas, pero no demasiado para que el aire pueda circular entre ellas. Cuando las plantas se agrupan, ellas generan un micro clima benéfico a su alrededor, debido a su propia evaporación de agua por las hojas.
4. Utilice humificadores ambientales. Existen de muchos tipos y precios. Sin embargo, antes de invertir en uno, invierta primero en la compra de un higrómetro (medidor de humedad relativa del aire), de forma de verificar si realmente la humedad en torno a sus plantas de orquídea es muy baja e intente primero los métodos indicados anteriormente.
5. En las épocas del año en que el aire es más seco, traslade sus plantas a la cocina, baño u otro lugar donde se use agua caliente. La evaporación del agua caliente ayuda a humedecer el aire.
6. Si el aire es extremadamente seco, usted puede cubrir su planta de orquídea con una bolsa plástica transparente, de forma de construir un mini invernadero. Sin embargo, no selle completamente la bolsa en torno a su planta de orquídea, ya que debe haber algún movimiento o recambio de aire al interior del mini invernadero y por ningún motivo exponga a una planta así cubierta al sol directo.
7. El pulverizar agua manualmente sobre las hojas de las plantas no ayuda a aumentar en forma importante la humedad del aire, ya que el agua se evapora rápidamente del aire. Si desea pulverizar agua sobre sus plantas, asegúrese de hacerlo en las mañanas, para que las plantas estén con sus hojas secas al atardecer, y de utilizar agua destilada, ya que las orquídeas son muy sensibles al cloro y al exceso de minerales contenidos en el agua.

Algunos consejos para disminuir la humedad ambiental:

La humedad excesiva al interior de una casa es un problema infrecuente para crecer plantas de orquídea. La alta humedad puede ser un problema importante al interior de un invernadero, debido a que el ambiente está aislado del exterior. Esto es particularmente cierto si usted vive en una región donde el clima es húmedo o en un área donde el invierno es gris por estar nublado la mayor parte del tiempo.

Un signo visible de humedad excesiva, sin circulación adecuada de aire, para las plantas de orquídea es la formación de gotas de agua café en la superficie de las hojas, puntos pequeños de color lila en las flores y, en situaciones extremas, yemas florales ennegrecidas.
Para corregir el problema, usted debe aumentar la circulación de aire en el área con ventiladores, para desecar el ambiente. Ventile el área de forma que el aire salga, si es que la humedad fuera del recinto es menor que dentro de él. Sin embargo, tenga cuidado de no producir corrientes de aire frío o muy cálido al intentar ventilar el recinto. Además, riegue a intervalos de tiempo mayores, reduzca el riego a las plantas y no las pulverice con agua.

 MOVIMIENTO DEL AIRE

Para la mayoría de las orquídeas epifíticas es fundamental que exista un buen movimiento del aire en torno a ellas. En sus hábitats naturales, la mayoría de las orquídeas epifíticas están expuestas a brisas constantes. El aire en movimiento es benéfico para la salud general de la planta de orquídea. Ayuda a prevenir diversos problemas de enfermedades y evita la formación de manchas debido a frío o calor excesivos, cuando las plantas están expuestas a condiciones adversas de temperatura. Usted notará que un ventilador pequeño ubicado cerca del área de crecimiento de sus orquídeas entregará condiciones de crecimiento mucho mejores para sus plantas. Sus plantas responderán con un mejor y mayor crecimiento.

Ë Requerimientos de Luz Ë

En general, las orquídeas epifíticas no toleran el sol directo sobre sus hojas. Sin embargo, este es el factor crucial en determinar si su planta de orquídea florecerá o no. Se requiere una cantidad adecuada de luz para asegurar un buen desarrollo de la planta y una buena acumulación de nutrientes de almacenamiento. Si su planta no se encuentra en un ambiente con una cantidad adecuada de luz, entonces no podrá producir alimentos suficientes (azúcares) para ser utilizados en un ciclo de floración (si no tiene suficiente luz) o será quemada por el sol y desecada o transformada en corcho por la excesiva transpiración (si tiene demasiada luz).

Generalmente, usted puede saber cuánta luz necesita una planta de orquídea simplemente por observar su follaje (hojas). Para la mayoría de las orquídeas, uno debe esperar hojas de color verde claro. Al estar expuestas a una cantidad adecuada de luz, las hojas oscurecen un poco su follaje debido a la mayor fabricación de pigmentos rojizos que protegen a las hojas de la luz. Esto significa que la planta está funcionando bien y se está protegiendo de las quemaduras en sus hojas. Esta es la situación ideal para que una planta de orquídea florezca.

Si su orquídea no tiene suficiente luz, entonces los síntomas visibles son:
1. Planta con hojas verde-esmeralda obscuras y sin brillo, pero con un sistema de raíces sano.
2. Cada brote nuevo es más pequeño que el anterior.
3. Hojas laceas y planta de aspecto débil.
4. No florece o produce muy pocas flores.
Algunos consejos para mejorar la iluminación natural:
1. Mueva su planta a un lugar con una mejor fuente de luz natural, como una ventana más iluminada.
2. Abra las cortinas de las ventanas cercanas al lugar donde tenga su planta.
3. Saque los objetos que puedan sombrear la luz natural a la planta (otras plantas, árboles, muebles, etc).

Sin embargo, tenga mucho cuidado al cambiar su planta a un ambiente con mayor luminosidad, porque una planta que ha estado expuesta a poca iluminación por un período largo de tiempo tendrá hojas delicadas y más sensibles a la luz, las que pueden quemarse fácilmente.

Por ello, mueva gradualmente su planta a ambientes más iluminados, para permitir que se aclimate lentamente. Si al mantener la planta en su nueva ubicación usted nota que las hojas comienzan a mostrar signos de quemadura (se vuelven café o muy secas) aleje la planta de la fuente de luz o dele mayor sombreado por una a dos semanas hasta que ésta se adapte al nuevo nivel de luz.

Algunos consejos para mejorar la iluminación con luz artificial:


1. Reduzca la distancia entre la fuente de luz y la planta. En caso de usar luz incandescente (ampolleta), tenga cuidado de no ubicar la planta demasiado cerca de la fuente de luz.
2. Mueva la planta hacia el centro de la fuente de luz.
3. Mantenga encendida por más tiempo la fuente de luz (entre 14 y 16 horas al día).
4. Asegúrese de que las ampolletas no tengan más de un año, ya que las ampolletas más antiguas entregan menos cantidad de luz.
5. Idealmente use ampolletas o tubos fluorescentes especialmente diseñados para la iluminación de plantas, ya que las ampolletas y tubos fluorescentes normales no entregan todo el espectro de radiación requerido por las plantas.

Si su orquídea está expuesta a exceso de luz, entonces los síntomas visibles son:
1. Hojas con manchas obscuras, debidas a quemaduras, principalmente en sus ápices. Las manchas pueden ser amarillas, naranjas o café, de aspecto áspero y dispuestas como por encima de la superficie de la hoja.
2. Las hojas se sienten calientes al tacto. Las hojas deben sentirse frías al contacto con las manos.
3. Las hojas se comienzan a poner negras y se caen. Una planta expuesta a exceso de luz puede eventualmente morir.
4. El crecimiento general de la planta es achaparrado (plantas enanas) y las hojas comienzan a ponerse amarillas.
5. En algunas orquídeas se pierde el color de las hojas (hojas blanquecinas).

Algunos consejos para disminuir la iluminación natural:
1. Aleje la planta del sol directo. Recuerde que el sol que atraviesa una ventana puede ser intensificado por el vidrio.
2. El sol de la tarde es mucho más cálido (brillante) que el sol de la mañana, por lo que mueva la planta a una ubicación donde sólo reciba el sol de la mañana.
3. Ponga cortinas delgadas en frente de las ventanas.
Si usted esta cultivando sus plantas con luz artificial, normalmente no tendrá este tipo de problemas, a menos que tenga encendida las luces todo el tiempo o éstas estén muy cerca de las plantas.

Ë Requerimientos de Temperatura Ë

Las temperaturas que se encuentran normalmente al interior de una casa son adecuadas para cultivar bien los tipos más comunes de orquídeas epifíticas (Cattleya, Phalaenopsis, Phaphiopedilum, Oncidium, Miltonia, etc.). En general, si la temperatura es confortable para usted, estas plantas de orquídea también lo estarán. Temperaturas diurnas de 18,3°C (65°F) y 26,7°C (80°F) y temperaturas nocturnas entre 12,8°C (55°F) y 23,9°C (75°F) son las más adecuadas. Algunas orquídeas, como las Phalaenopsis, requieren la existencia de períodos con diferencias marcadas de temperatura entre el día y la noche para iniciar su floración. De esta forma, si la temperatura de su casa es constante y nunca fluctúa entre el día y la noche, entonces usted podrá tener problemas para estimular la floración en algunos tipos de orquídeas epifíticas.
Sin embargo, muchas orquídeas son suficientemente resistentes para vivir fuera de los rangos ideales de temperatura, aunque pueden ver su crecimiento y floración afectados.

Baja Temperatura
Cuando se expone a las orquídeas a temperaturas bajo cero o por debajo del punto de congelación del agua (0°C), se comienzan a formar cristales de agua en los tejidos de la planta, lo que produce la muerte de la zona afectada. Dependiendo del grado de daño, la planta completa puede llegar a morir. Las temperaturas por sobre el punto de congelación del agua, pero por debajo de la temperatura óptima para un tipo de orquídea, producirán menos daño, pero aún se dañarán los tejidos de la planta.

Si su orquídea ha sido expuesta a temperaturas demasiado bajas, entonces los síntomas visibles son:
1.
Temperaturas bajo el punto de congelamiento: la planta completa, y en particular las hojas, se vuelven oscuras y granulosas (se "quema"). Una orquídea puesta muy cerca de una ventana expuesta a temperaturas bajo cero, puede mostrar daño en las hojas que toquen la ventana.
2. Temperaturas muy bajas, pero no bajo el punto de congelamiento: la planta se irá debilitando, quedando más vulnerable al ataque de hongos y bacterias

Algunos consejos para evitar que sus plantas se congelen:
1. Si usted crece sus plantas de orquídea en el exterior de la casa, observe las variaciones en las temperaturas nocturnas. Si las temperaturas nocturnas comienzan a ser menores de 10°C (50°F) por más de dos horas, entonces, ingrese las plantas al interior de la casa o protéjalas cubriéndolas con hojas de papel de diario, una sábana liviana, bolsas plásticas, plástico de embalaje con burbujas de aire, etc. Sin embargo, el solo cubrirlas no será suficiente si la temperatura baja por debajo de 4°C (40°F). Aún las plantas de orquídea más resistentes al frío no toleran temperaturas por debajo de 10°C (50°F). Una noche con temperaturas por debajo de 12,8°C (55°F) es suficiente para matar una orquídea Phalaenopsis. Sin embargo, orquídeas como los Cymbidium pueden tolerar temperaturas más frías sin sufrir daño, siempre y cuando estén aclimatadas en el exterior; en este último caso es fundamental que los pseudobulbos no se congelen.
2. Si usted crece sus plantas de orquídea en el interior de la casa, asegúrese de que las hojas de las plantas no toquen el vidrio de la ventana. Usted puede colocar una capa de plástico de embalaje con burbujas de aire sobre el vidrio, para ayudar a aislar a las plantas del frío que difunde a través del vidrio. Si dispone de un sistema de calefacción, aumente la temperatura de la pieza donde estén sus plantas de orquídea (en países o regiones templadas frías).
3. Si usted crece sus plantas en un invernadero, entonces deberá disponer de un sistema adecuado de calefacción, el que deberá mantener encendido durante las noches de invierno.

Alta Temperatura

Las temperaturas por sobre el rango preferido por las orquídeas también pueden causar daños. Una alta temperatura, normalmente asociada a una alta intensidad de luz, es extremadamente dañina.

Si su orquídea está expuesta a altas temperaturas, entonces los síntomas visibles son:
1. Hojas con quemaduras (hojas amarillentas o negruzcas).
2. Las puntas de las hojas se tornan café y las hojas comienzan a morir desde las puntas hacia la base.
3. Las hojas se comienzan a caer y la planta produce hojas y brotes malformados o deformes.
4. Las plantas que se han mantenido con temperaturas demasiado cálidas durante la noche se debilitan y tienen un crecimiento alargado.

Algunos consejos para disminuir la temperatura:
Como usted ya se imaginará, disminuir la temperatura es mucho más difícil que aumentarla. Sin embargo, algunos consejos útiles son,
Si usted crece sus plantas en el interior de la casa y no tienen un sistema de aire acondicionado, entonces saque a sus plantas fuera de la casa y póngalas en un lugar del patio sombreado, pero con buena iluminación. La temperatura nocturna será mucho menor en el exterior que en el interior de la casa.
Aumente la circulación del aire con ventiladores. Esto aumentará la evaporación de agua por las hojas de las plantas, lo que enfriará a toda la planta. Sin embargo, observe el riego de la planta, ya que el sustrato se secará más rápido.
Disminuir la iluminación del sol. La luz del sol es una gran fuente de calor (radiación infrarroja) para las plantas, por lo que una disminución en las horas de luz solar que las plantas reciben será de gran ayuda. Si es necesario, sombree más sus plantas.
Trate de cultivar los géneros de orquídeas adecuados para el clima donde usted vive. Si usted vive en lugares muy cálidos, no trate de cultivar géneros de orquídeas que crecen en ambientes más fríos.

Ë Requerimientos de Fertilizante Ë

Es importante recordar que las orquídeas epifíticas, las que crecen sobre las ramas de los árboles y no en la tierra (orquídeas terrestres), obtienen los minerales necesarios para su normal crecimiento a partir del agua de lluvia que escurre por las ramas de los árboles; esta agua de lluvia contiene concentraciones muy bajas de minerales, los que se diluyen en el agua de lluvia a medida que ésta escurre por la corteza de los árboles y por la materia orgánica acumulada sobre las ramas. Debido a este hábito de crecimiento, las orquídeas no son plantas que requieran grandes cantidades de nutrientes minerales y por lo tanto deben ser siempre fertilizadas en forma adecuada. La regla debe ser siempre: fertilizar una vez a la semana usando una solución muy diluida. Las orquídeas epifíticas son, por lo tanto, intolerantes al exceso de sales y de minerales.

Tipo de fertilizante

Usar el tipo adecuado de fertilizante es muy importante para el buen crecimiento y floración de las plantas de orquídea epifíticas. La mayoría de los sustratos usados para cultivar orquídeas carecen de los nutrientes esenciales para el normal crecimiento y floración de la planta. Los sustratos orgánicos (corteza y musgo) liberarán cantidades pequeñas de minerales a medida que se descomponen, pero estos son insuficientes para una buena nutrición de la planta.

Todos los fertilizantes están constituidos por tres ingredientes principales:
- Nitrógeno (N), el que promueve el crecimiento general de la planta.
- Fósforo (P), el que promueve la floración.
- Potasio (K), el que promueve formación de raíces fuertes.

Estos ingredientes se mezclan en distintas proporciones debido a que las plantas tienen diferentes necesidades a lo largo del año. La proporción en que se encuentran en un fertilizante comercial cualquiera está indicada en la etiqueta por un código de tres números, en el cual el primer número corresponde al porcentaje de nitrógeno, el segundo número al porcentaje de fósforo y el tercer número al porcentaje de potasio. Por ejemplo, un buen fertilizante balanceado, como uno con una proporción 7-9-5 (N-P-K), es adecuado para ser utilizado en cualquier tipo de sustrato en el cual usted esté creciendo su planta de orquídea. Usted habrá notado que cuando se suma los tres porcentajes de este código, no se obtiene un 100%. Esto se debe a que la diferencia corresponde a ingredientes inertes y a minerales requeridos en concentraciones bajísimas por parte de las plantas

Por mucho tiempo se pensó que los sustratos basados en corteza de árbol adsorbían el nitrógeno del fertilizante, no dejándolo disponible para las raíces de las plantas de orquídea, por lo que se requería usar, en estos sustratos, un fertilizante rico en nitrógeno (30-10-10). Sin embargo, ahora se sabe que esto no es cierto.

Para ayudar a promover la floración de la planta, se puede utilizar un tipo especial de fertilizantes, llamados de "estimulación de la floración", cuya proporción sea más alta en fósforo, tal como 3-12-6. este tipo de fertilizante debe ser aplicado antes de la formación de las yemas florales, lo que requiere que usted conozca el ciclo anual de crecimiento y de floración de su planta de orquídea.

Evite usar en sus plantas de orquídea los fertilizantes diseñados para ser usados en prados y jardines. Además, no utilice fertilizantes en los cuales la urea sea la fuente de nitrógeno. Prefiera los que contienen amonio. La urea tiene que ser degradada por microorganismos antes de que el nitrógeno pueda ser absorbido por las raíces de las plantas, lo que se traduce en una acumulación excesiva de sales en el sustrato de crecimiento. La acumulación excesiva de sales puede quemar las raíces nuevas de las plantas de orquídea y afectar así negativamente el crecimiento y la floración.

Los fertilizantes se venden en una diversidad de formas: granulados, líquidos, tabletas, polvo, etc, y para una diversidad de tipos de plantas: azaleas, palmeras, frutales, césped, orquídeas, etc.. Le recomendamos usar aquellos formulados especialmente para orquídeas y que sean solubles en agua (polvo o gránulos que se pueden disolver en agua antes de usar), los que podrá encontrar en centros de jardinería o comprar a través de Internet si es que no están disponibles en su país.

Ë Como fertilizar Ë

Normalmente se fertiliza usando el agua de riego como medio líquido para solubilizar el fertilizante.
Utilice la dosis indicada por el fabricante en la etiqueta del fertilizante especialmente formulado para orquídeas. Normalmente la dosis sugerida es ¼ o ½ cucharadita de té por 3,8 litros de agua (1 galón). Recuerde siempre que es mejor agregar poco y no mucho fertilizante.
Algunos cultivadores de orquídeas recomiendan fertilizar una vez a la semana, mientras que otros sugieren fertilizar semana por medio. Nosotros sugerimos fertilizar una vez cada dos semanas, ya que es el agua pura usada para regar entre fertilizaciones lavará el exceso de sales desde el sustrato de crecimiento, evitando los problemas de toxicidad de la planta por acumulación excesiva de sales.
Si usted es un principiante en el cultivo de orquídeas epifíticas, entonces es mejor que utilice un fertilizante balanceado a lo largo de todo el año (ejemplo, 7-9-5). Si usted es un cultivador más experimentado, entonces utilice un fertilizante balanceado o rico en nitrógeno cuando la planta está creciendo vegetativamente (formando hojas y tallos) y cambie a un fertilizante rico en fósforo en la época adecuada para estimular la floración.
Instrúyase bien sobre el tipo de orquídea que usted posee, ya que algunas requieren un receso en la fertilización una vez que el crecimiento y la floración se han completado (cuando la planta se encuentra en receso).

Usted podrá saber fácilmente si está fertilizando poco sus plantas, ya que éstas crecerán poco (plantas más pequeñas de lo normal) o mostrarán hojas amarillentas.

Si su orquídea es fertilizada en forma excesiva, entonces los síntomas visibles son:
1. Acumulación de sales (cristales blancos o amarillo pálido) en el sustrato de crecimiento o alrededor de la parte exterior de la maceta
2. Raíces ennegrecidas (quemadas) al entrar en contacto con esta acumulación de sales. Si la acumulación de sales es excesiva, la planta puede morir.
3. Puntas de las hojas ennegrecidas o muertas.

Para evitar estos problemas, usted debe alternar el riego con agua pura y el agua con fertilizante diluido. Fertilice una vez a la semana, semana por medio. Esto permitirá que el agua pura de riego usada entre las fertilizaciones, lave el exceso de fertilizante, sales y minerales del sustrato de crecimiento.

Si usted ha estado fertilizando en forma excesiva, entonces lo que debe hacer es transplantar su planta de orquídea a una maceta nueva, usando sustrato de crecimiento nuevo. Antes de colocar a la planta en la nueva maceta, lave las raíces con abundante agua destilada o desmineralizada, para eliminar las sales acumuladas en sus superficies. Una vez transplantada, reduzca la cantidad de fertilizante utilizada a la sugerida más arriba.

Ë GLOSARIO Ë

  • Antera: es la parte masculina de la flor encargada de producir el polen.
  • Caña: es un tallo suculento o engrosado para almacenar agua y nutrientes, característico de los Dendrobium.
  • Epífito, epifítico: es una planta que crece naturalmente sobre otra planta, pero que no depende de ella para su nutrición u obtención de agua.
  • Especie: es un tipo de planta que es distinto genéticamente de otro.
  • Fertilizante foliar: es un tipo de fertilizante que se mezcla con agua y que se aplica directamente sobre las hojas de la planta.
  • Fertilizante: son minerales esenciales para la nutrición de la planta.
  • Género: corresponde a la agrupación de especies de plantas que comparten características morfológicas similares y que, por ende, están emparentadas.
  • Hábitat: es la ubicación geográfica donde una planta normalmente crece.
  • Híbrido: es una planta resultante de la cruza de dos especies distintas.
  • Inflorescencia: es un grupo de flores dispuesto en un mismo tallo.
  • Keiki: es una palabra Hawaiana utilizada para referirse a una planta pequeña o plántula producida asexualmente por una planta de orquídea, como en las Phalaenopsis o Dendrobiums.
  • Labio, labelo: es un pétalo inferior de una flor de orquídea, especializado para ayudar en la polinización de la planta, por insectos. Tiene una forma distinta, generalmente más grande, de los otros pétalos de la flor.
  • Litofítico: es una planta que crece sobre rocas.
  • Mericlone: es una planta derivada del cultivo de tejido in vitro y que es idéntica genéticamente a la planta madre.
  • Monopodial: es una planta que tiene un solo tallo que crece verticalmente o en altura y que produce hojas y flores a lo largo de él.
  • Nudo: es la parte del tallo donde se une una hoja o un tallo lateral.
  • Fotosíntesis: es el proceso a través del cual la planta fabrica carbohidratos o azúcar a partir del agua y dióxido de carbono. Este proceso ocurre en las partes verdes de la planta, que poseen clorofila.
  • Pseudobulbo: es una porción engrosada de la parte basal del tallo de muchas orquídeas, encargada de almacenar agua y nutrientes.
  • Rizoma: es un tallo que crece horizontalmente, en forma indefinida, a partir del cual se forman raíces adventicias, hojas y/o ramas.
  • Raíces adventicias: son raíces que se producen a partir de yemas ubicadas en los tallos de la planta y que no provienen de la raíz original del embrión.
  • Raíces aéreas: son aquellas raíces que crecen por sobre el medio de crecimiento.
  • Simpodial: es una forma de crecimiento de las plantas en sentido horizontal o lateral, a lo largo de un rizoma.
  • Sustrato, medio: material en el cual se hace crecer una planta; puede ser orgánico, como corteza de árbol, o inorgánico, como piedras de lava.
  • Terrestre: es una planta que crece anclada al suelo, desde donde extrae el agua y nutrientes minerales necesarios para su sobre vivencia.
  • Vaina: es una hoja modificada que protege a una inflorescencia u hoja emergentes.
  • Velamen: es el tejido que cubre las raíces aéreas de las orquídeas epifíticas, encargado de absorber agua y de evitar la evaporación excesiva de agua desde el tejido radical.
  • Yemas: son estructuras pequeñas de las plantas ubicadas en los nudos de los tallos y en el extremo terminal de los tallos, encargadas de producir nuevas ramas o flores.

RIGOBERTO HERNANDO OLARTE

ING Mecatronico.

BUCARAMANGA – SANTANDER – COLOMBIA


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Agricultura y Ganaderia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda