Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Migración de los ecuatorianos hacia EEUU y Europa

Enviado por majogb_814



  1. Objetivos
  2. Antecedentes
  3. Contenido
  4. Efectos
  5. Conclusiones
  6. Bibliografía

I INTRODUCCIÓN

Durante la última década el Ecuador ha atravesado una grave crisis económica, la misma que fue acentuada por el fenómeno de la dolarización, que provocó que el sucre se devaluara a niveles nunca antes presentados, provocando su desaparición y que el país adoptará como moneda válida al dólar.

Este medida afectó directamente a la clase más desposeída de la sociedad, provocando el crecimiento de los niveles de pobreza e indigencia en el país., disminuyendo a niveles mínimos su poder adquisitivo, presentándose además una serie de fenómenos económicos que contrajeron la economía a nivel nacional, incrementando el desempleo en el país, ocasionando que el ingreso familiar no pueda cubrir ni la canasta básica.

Bajo este panorama desalentador, gran parte de los ecuatorianos al no tener un ingreso fijo que les permita satisfacer sus necesidades básicas, optaron por ofertar su fuerza laboral en el extranjero, puesto que en ciertos países se alcanzaban niveles de remuneración sensiblemente más elevados que los que se podría obtener en el Ecuador, por esta causa varios países de Europa y los EEUU, comenzaron a captar personal para realizar trabajos pesados, pero que representaban una esperanza para quienes atravesaban problemas económicos, por lo tanto pese a representar muchos esfuerzos e inclusive ingresar como ilegales a otros países, se endeudaron para viajar y arriesgaron lo poco que tenían con la finalidad de alcanzar mejores ingresos económicos que les permita cubrir las necesidades básicas de su familia, pero sobre todo con el afán de obtener una remuneración más digna, para mejorar su nivel de vida y el de sus hijos.

De este hecho ha dado como resultado que muchos de nuestros compatriotas sean explotados y tratados de manera infrahumana, sufriendo abusos pero sobre todo afrontar la soledad y la separación de su familia, esposos e hijos.

Este fenómeno denominado migración, ha provocado que se desintegre el núcleo familiar, que es la base de toda sociedad, ya que niños y adolescentes están al cuidado de sus abuelos, tíos y otros familiares, quienes no les pueden brindar el cariño, afecto y sobre la educación y guía que necesitan, muchos de ellos entregándose a las drogas, el alcohol o integrándose a pandillas o refugiándose en otros vicios.

Pese a que la migración ha aportando ingresos considerables a la economía del país, por el ingreso de divisas, mejorando la calidad de vida de muchos ecuatorianos, esta ha provocado un fenómeno social que requiere de la intervención de la iglesia, con la finalidad de inculcar en los niños y jóvenes valores de ética y moral, que en la sociedad actual se están desvaneciendo, justamente por la falta de guías y el ejemplo que debe impartirse en el núcleo familiar.

También es importante el rol del estado ya que éste debe implementar nuevas fuentes de ingreso, que permitan a los ecuatorianos invertir su esfuerzo y tiempo en su país, ya que el mismo cuenta con un sin número de riquezas que pueden ser explotadas, pero sobre todo permitan a los ecuatorianos mejorar sus habilidades innatas, con el afán de crear y desarrollar unidades productivas que les permita generar ingresos propios, para satisfacer sus necesidades y las de sus familias sin tener que optar por la migración que genera la desintegración y la pérdida del núcleo de la sociedad que es la familia.

También es necesario implementar reformas curriculares a nivel de primaria y secundaria que incluya las cátedras de moral y cívica, para incentivar en la niñez y la juventud el respeto a las normas de moral y buenas costumbres que al momento se están pasando por alto y que provocan el incremento de la delincuencia y las pandillas en varios sectores de la sociedad, generando la inseguridad y sobre todo la pérdida de jóvenes y niños que son el futuro de la patria.

Por lo expuesto se requiere que la sociedad exija al estado que éste entregue a los ciudadanos planes y proyectos guiados a disminuir los niveles de migración, mediante la creación de fuentes de ingresos adicionales, que den posibilidades laborales a los ecuatorianos evitando que los mismos por necesidad abandonen su país y sus familias, aportando al crecimiento de otros países en desmedro del país en el que nacieron, olvidando las potencialidades que les ofrece el Ecuador.

La microempresa es una respuesta válida a este fenómeno, mediante el financiamiento adecuado y la guía y asistencia técnica básica, muchos ecuatorianos pueden generar sus propias unidades productivas que les generan ingresos suficientes para cubrir sus necesidades y generar pequeños negocios, para desarrollarlos y convertirnos en pequeñas empresas familiares , que aporten al mejoramiento de los estándares de vida de todos sus componentes, generando fuentes de empleo y por ende aportando a la economía nacional, para amenguar de cierta forma los problemas por los cuales esta atravesando los ecuatorianos.

Esta labor nos involucra a todos, puesto que requiere de la presencia de toda la sociedad civil, para exigir a los gobiernos de turno, la atención necesaria a este problema. entregando soluciones en el corto plazo, ya que caso contrario, mucha de nuestra fuerza de trabajo, seguirá buscando en otros países lo que no pueden obtener en el suyo, perdiendo nuestro país la posibilidad de crecer y salir del subdesarrollo en el que no han sumergido las potencias económicas mundiales, las cuales se aprovechan de estos problemas para obtener beneficios propios, como es la mano de obra barata y explotada.

Debemos luchar porque esta realidad cambie y aportar un granito de arena para buscar soluciones que permitan al ecuador salir de la crisis.

Mi trabajo estará basado en investigaciones realizadas en libros, internet y revistas, también tendrá mucho de lo que he leído y he escuchado acerca de la migración de los ecuatorianos hacia EEUU y Europa.

II OBJETIVOS

Que se den más oportunidades de trabajo para que las personas no tengan que salir del país y así las familias no se desintegren por estos motivos.

Que se trate de crear más formas de trabajo por ejemplo ayudar a las personas con prestamos u otra forma de conseguir dinero para que puedan trabajar dentro del país mismo.

Que el presidente y el gobierno controle la migración e informe todo lo que sea al respecto de la migración.

Que se de más información acerca de lo que pasa cuando las personas emigran y los peligros y traumas que pueden sufrir sus familiares en especial los niños ya que muchas veces las personas que se quedan con ellos los maltratan y hasta abusan en todos los sentidos de ellos.

Que antes de migrar las personas busquen una opción más difícil de conseguir pero segura y que no usen no busquen la salida más fácil como lo es la migración.

Determinar las causas y consecuencias de la migración en la sociedad ecuatoriana.

III ANTECEDENTES

Posiblemente a más de las huelgas y protestas, ningún otro hecho ha servido como indicador de la frustración de los ecuatorianos en tiempo de crisis, como son las olas masivas de migración, en los últimos dos años, las redes de migración tradicional que unían al Ecuador y a los Estados Unidos (particularmente en el área metropolitana de las ciudades de New York y Chicago) se han intensificado, mientras los ciudadanos han forjado nuevos lazos con España y otros países de Europa. Ciudadanos de todas las clases y etnias han buscado un alivio a la crisis eligiendo salir; en los primeros seis meses de 1999, 172.320 personas salieron a España y esta cifra tuvo incrementos fijos una vez que la crisis se intensificó. En el sur del Ecuador, en las provincias de Azuay y Cañar, en donde la migración ha sido una parte del paisaje social, económico y político desde finales de los 60, el número de detenciones de emigrantes que trataban de llegar a los Estados Unidos ilegalmente aumentó significativamente, mientras la crisis amenazaba más vidas.

La migración laboral -como una estrategia de supervivencia en tiempos de crisis financiera- a menudo no toma la forma deseada por aquellos que se involucran en ella. Para las familias campesinas de la sierra, la migración frecuentemente forma parte de una estrategia para generar múltiples ingresos que pueden incluir la producción agrícola y artesanías, adicionalmente a la migración laboral interna e internacional. De aquí que, la migración frecuentemente vincula la separación de los miembros de la familia en la medida en que algunos de ellos viajan hacia fuentes de trabajo fuera de los dominios familiares, mientras otros deciden quedarse, para desarrollar otro tipo de trabajo cerca de sus hogares. Cualquiera que sea la configuración de las ganancias económicas de esta estrategia, usualmente genera costos emocionales y sociales para los miembros de la familia involucrados.

En las provincias de Azuay y Cañar, la migración de parientes a los EEUU ha afectado a las familias rurales. En los últimos años, en la medida en que las oportunidades de desempleo y subempleo han disminuido, cientos han asumido el riesgo de migrar hacia los EEUU, particularmente hombres jóvenes, muchos recién casados y generalmente con niños pequeños, que alguna vez miraron hacia las herencias de tierra como la forma de construir sus propios hogares, ahora fijan su mirada en los EEUU, especialmente hacia New York y Chicago, a trabajos en restaurantes y servicios. Desde la mitad de la década de los 60, se estima que alrededor de 400.000 ecuatorianos, casi el 80% de las provincias de Azuay y Cañar, han migrado a los Estados Unidos y se estima que el 70% han entrado a los EEUU como indocumentados.

A pesar de que las corrientes de emigrantes fuera de Azuay y de Cañar, se facilitan por las rutas clandestinas usando la economía informal de prestamistas o "chulqueros" y coyotes, éstos no han podido escapar al escrutinio de los periodistas y los investigadores sociales locales, varios reportajes, tesis, artículos publicados y libros, han prestado considerable atención a los efectos sociales de la migración en las comunidades de la región Azuayo- Cañari1. Particular interés ha concentrado las presunciones sobre los efectos que la migración tiene en la vida de las mujeres y niños que han sido abandonados cuando los esposos migran. Respecto a los niños; profesores, trabajadores de salud pública y los representantes de las iglesias locales han reportado un marcado decrecimiento en el desempeño de las escuelas más pobres y un incremento en el uso de drogas y alcohol, casos de depresión y violencia (Ochoa, 1998; Pinos y Ochoa, 1999). Con una pequeña variación, los investigadores han basado su explicación a estos problemas en la destrucción de las familias, la célula de la sociedad, precipitada por la migración.

En las comunidades emigrantes, los problemas con los niños forman parte de un discurso recurrente sobre la migración, en el bajo Cañar las madres en particular marcaban su preocupación hablando sobre un pronunciado incremento de un grupo de nuevos desórdenes en los niños, que se manifiestan en una pena extrema, ira explosiva, actos de maldad y violencia, sumados a un rechazo general al llevar a cabo las actividades diarias. Casos de nervios -el término más comúnmente utilizado por la gente para referirse a la totalidad de comportamientos individuales- se manifiestan en los niños cuando son separados de sus padres por largos periodos de tiempo, casi siempre en casos en los que el padre ha migrado a los EEUU. Compartiendo una serie de síntomas comunes con la depresión euro americana, los nervios empiezan con una profunda tristeza y desesperación expresadas en el dolor de corazón por la pérdida, pero pronto transformadas en expresiones abiertas de ira; si esto no se controla, conduce a las víctimas a agredir su cuerpo y en el peor de los casos a intentos de suicidio.

En Ecuador, al igual que en la mayor parte de América Latina, los nervios son una enfermedad popular, sin embargo, éstos han sido típicamente entendidos como una aflicción de las mujeres adultas y no se los asocia generalmente a los niños. En mi investigación, me refiero a las discusiones sobre esta nueva enfermedad centrada especialmente en los niños, con mayor frecuencia en los varones, cuyos síntomas se atribuyen al haber sido abandonados por sus padres, o generalmente al sufrimiento consecuencia de la negligencia familiar.

IV CONTENIDO

La migración es un gran fenómeno social que afecta a todos los ecuatorianos ya que estos son la mayor cantidad de emigrantes que viven en España porque la economía ecuatoriana ha ido decayendo cada día más por ejemplo 7000 ecuatorianos aproximadamente cada mes desde el 2001, la municipalidad de Madrid ha dicho que la cantidad de emigrantes ecuatorianos ha aumentado 15 veces desde el 2001.

La migración ecuatoriana en estos últimos años se ha convertido en el bote salvavidas de el Ecuador, según algunos analistas como Alberto Acosta, los emigrantes aportan con aproximadamente 1400 millones de dólares anuales a la economía ecuatoriana convirtiéndose en el segundo aporte económico más importante después del petróleo estos ingresos que van hacia las familias de los emigrantes han permitido la circulación de dinero (dólares) lo cual hace que la economía ecuatoriana no termine por hundirse completamente.

Obviamente este fenómeno migratorio mundial de movilidad, se produce en su mayor parte por falta de trabajo, el subempleo, la pobreza. En realidad, son los factores económicos de un proceso de globalización sin justicia social, que desde luego ha originado una presión migratoria en los últimos veinte años, en el Ecuador con una incidencia mayor a partir del año 2000.

La constitución de la Republica del Ecuador, al igual que la de todos los países democráticos, establece la libertad de sus ciudadanos de salir y entrar de sus territorios, habiendo migrado en total, en los últimos diez años unos dos millones y medio de Ecuatorianos, de los cuales más o menos un millón y medio viven en los Estados Unidos de Norteamérica principalmente en la ciudad de New York; un poco más de medio millón en España siendo al momento la comunidad Ecuatoriana la que encabeza el mayor número de inmigrantes 80% legales y el 20% de indocumentados, seguido de Marruecos, Colombia, Perú y otros países ; otro medio millón de ecuatorianos tenemos en varios países del espacio de Schegen de la Comunidad Europea, como en Italia, Alemania, Gran bretaña, etc.

Cabe destacar que el Ecuador no solamente es un país de emigrantes sino también, un país receptor de inmigrantes, así tenemos colombianos y peruanos, que han ingresado atraídos por el valor del dólar que frente al cambio de sus monedas de origen tiene mejor poder adquisitivo, en el caso de los hermanos colombianos también han ingresado al Ecuador por los problemas que cruza su país Colombia.

Para el Ecuador, así como para los países de la región, que tiene una apreciable corriente migratoria, las remesas han constituido indudablemente un instrumento de desarrollo y el lado positivo del fenómeno o problema social de la inmigración, a tal punto, que el en Ecuador se contabiliza como el segundo rubro de ingreso o transferencia a la cuenta corriente de la balanza de pagos, después de la exportación de productos primarios como le petróleo, superando a los productos tradicionales como le banano y atún.

En el mes de marzo del presente año, el BID anunció, que en el año 2003, las remesas hacia América Latina y el Caribe alcanzaron los 38.000 millones de dólares, sobrepasando los montos combinados de la inversión extranjera directa. De los cuales el Ecuador recibió mil seiscientos cincuenta y seis millones de dólares (1.656).

El 83% de los emigrantes han coincidido en manifestar, que la principal causa de haberse desplazado a otro país, es enviar dinero a sus familias, cuyos receptores que se benefician de estos envíos representan a un 14% de ecuatorianos adultos, casi tres cuartas partes de mujeres que gana menos de 500 dólares.

Aproximadamente el 61% de los receptores de las remesas, la usan en gastos diarios; pagan la renta, compran comida o medicinas, mientras que el 22% lo dedican a inversiones a largo plazo y el 17% a gastos superfluos o lujos.

Como ustedes saben, millones de personas se desplazan hacia el norte o hacia el sur, para enviar sus remesas que constituyen una de las expresiones más importantes de la globalización, que buena parte de los países de la región se sostienen por sus emigrantes que trabajan legal o ilegalmente fuera en los países de primer mundo.

Es necesario anotar, que gran parte de los fondos producto de las remesas que envían los emigrantes latinoamericanos a sus países de origen, se gastan en tramites por un valor de más de 4.000 millones de dólares por concepto de envíos y manipulaciones en el envió de moneda, según el BID, van a mano de las agencias remesadotas, convirtiéndose en un negocio lucrativo, mientras los perdedores resultan ser quienes trabajaron para ganar ese dinero.

En cuanto al cobro por transacción de remesas, y si es un envío urgente, dependiendo de la agencia, se ha llegado ah cobrar el 29,25 % del valor remitido. Mientras en el negocio pro el diferencial cambiario se ha cobrado hasta 5 centavos por cada dólar o una comisión de 0,2 por ciento.

Los países latinoamericanos, están apoyando diferentes acciones y buscan la definición de políticas de modernización para bajar el costo de las remesas y facilitar el envío, a través de una mayor regularización y supervisión de las casas de cambio y el fortalecimiento de las plataformas financieras.

El arma más eficaz para combatir la pobreza en Latinoamérica no proviene de los gobiernos ni de la ayuda exterior, sino de las remesas de los emigrantes. Las remesas se han convertido en una de las principales fuentes de ingreso, según un informe del banco Interamericano de desarrollo.

Desde hace 5 años ha existido una influencia masiva de ecuatorianos hacia el exterior, los pobres y los excluidos de este país se han convertido en emigrantes, en su mayoría irregulares, que por la prensa son calificados como ilegales. Han llegado a EEUU, España, Italia, Inglaterra. Parten de Cañar, Loja, Manabí y Guayas, provincias en las que la incidencia de la pobreza en el campo fluctúa entre el 78% a 86%.

La emigración se desató por una crisis compleja, que tiene que ver, entre cosas, con el fracaso del modelo neoliberal, en el cual una de sus causales es la deuda externa. Y la emigración, por otro lado, vía remesas de los y las ausentes, sostiene directamente la economía nacional. El dinero que envían los ecuatorianos desde el exterior representa un pilar fundamental para sostener el consumo en la dolarización y, por ende, significa un ingreso importante para cerrar el creciente desbalance comercial y por cierto el déficit crónico de la balanza de servicios, ocasionado por la sangría de la deuda externa.

A los efectos rápidamente descritos y analizados, que requieren todavía una mayor profundización económica, habría que complementarlos con un análisis social, cultural y político, pues es claro que el tema no se agota en lo económico; la emigración representó una válvula de escape social indiscutible y provocará diversos cambios en la estructura social y hasta política del Ecuador, un país que por efectos de ella, para bien o para mal, no volverá a ser lo que era antes.

La migración en el Ecuador no es un fenómeno nuevo. La migración Internacional es la más reciente y común, las referencias más tempranas la sitúan en los años cincuenta, para la zona del Austro del país, luego de la crisis de la exportación de sombreros de paja toquilla. Pero la migración masiva contemporánea tiene su origen a fines de los noventa. Esta migración es particularmente importante no solo a nivel de las familias y comunidades afectadas sino a nivel nacional, por la gran cantidad de población movilizada y las ingentes cantidades de remesas recibidas del exterior.

Esta nueva emigración es masiva y como tal ocurre a partir de la crisis económica de Ecuador, afines de los noventa. Solo en el año 2001, salieron alrededor de medio millón de personas, y el saldo entre las que entraron y salieron, favorable a las salidas, equivalió al 3% de la PEA; esto según los registros oficiales, que, vele aclarar, no dan cuenta del importante desplazamiento informal.

En este sentido, el nivel de afectación de la migración internacional en las familias ecuatorianas es importante. Según la "Encuesta de medición de indicadores sobre la niñez y los hogares" del instituto nacional de estadísticas y Censos, realizada en el 2000, el 7.3% de los hogares del país se habría encontrado directamente afectado por la migración de población en búsqueda de trabajo.

En segundo lugar los patrones de procedencia y destino de la migración han cambiado. Si bien la región sierra de Ecuador sigue concentrando la mayoría de emigrantes, en la costa se registran las mayores tasas de crecimiento de la población emigrante, sobre todo en los sectores urbanos. Ello va de la mano con el mayor crecimiento de la pobreza y el desempleo en esta región y sector.

En cuanto al destino de la emigración, el gran cambio ha sido el mayor traslado hacia países europeos, principalmente España, en lugar de estados Unidos, destino habitual de los emigrantes ecuatorianos hasta 1995.

En tercer lugar, como en casos anteriores, la mayor parte de los emigrantes son jóvenes, hijos o hijas de hogar, sin embargo, los jefes de hogar y cónyuges participan cada vez más. Ello sugiere que las condiciones de desestímulo en el país son cada vez mayores y la gente esta dispuesta a asumir mayores riesgos. Se puede esperar, entonces, por un lado, mayores impactos en las familias y, por otro lado, la continuación de la emigración por reunificación familiar.

En cuarto lugar, la emigración ecuatoriana contemporánea tiene mucho que ver con una estrategia económica familiar y, en este sentido, se identifica por la migración interna, la diferencia esta en la escala de la movilidad, tanto espacial como económica. Por un lado, la emigración compromete a más de un miembro de la familia, y, por oro lado, si bien existen desiciones individuales, la aprobación y soporte de la familia es muy importante, en términos económicos y extraeconómicos.

En quinto lugar, los que migran al exterior no son los más pobres, por las obvias barreras de costo, migra la gente con cierto ingreso, experiencia laboral y calificación, entonces más allá de una estrategia de supervivencia, la migración es también una estrategia familiar de movilidad: lo que busca con nuevas oportunidades un mejor futuro, que no se vislumbra en Ecuador, ni con mayor capacitación, por tanto, los factores influyentes no son solo económicos.

Los ecuatorianos se han visto favorecidos por los acuerdos de 1962 en el que los ecuatorianos tenían un acceso libre hacia España como turistas sin ninguna visa, ahora las autoridades españolas son mucho más exigentes porque no son muy amables al momento de recibir a los ecuatorianos porque los de migración antes de aceptar el acceso de los ecuatorianos turistas les hacen muchas preguntas como cuanto dinero tiene, cuan estable es su economía y si tiene un pasaje de regreso y los aceptan solo si se convencen de lo contrario tiene que regresar inmediatamente hacia el Ecuador.

Por este motivo los ecuatorianos emigrantes dejan en el Ecuador una cuenta con 2000 o 2500 dólares para así poder burlar a las autoridades de España, pero los ecuatorianos tienen una ventaja al viajar hacia los países bajos ya que las autoridades de dichos países no son muy exigentes con respecto a los emigrantes y por lo tanto no hacen muchas batidas o búsquedas de emigrantes ecuatorianos.

Lo novedoso en el fenómeno migratorio actual requiere de una comprensión más completa que la que aquí ofrecemos, aún así la evidencia disponible sugiere varios rasgos notables. Primero, la emigración masiva estuvo precedida al menos por dos grupos de emigrantes. Los Otavaleños estaban presentes, aunque en números pequeños a finales de los años setenta o comienzos de los ochenta y los Lojanos quienes parecen estar subrepresentados en la proporción de emigrantes ecuatorianos, han emigrado a España para trabajar, al menos desde principios de los años noventa y pueden haber sido los que prepararon el camino para la familia y amigos una vez que la economía ecuatoriana se deterioró.

Otras regiones de la sierra, parecen haber enviado más emigrantes a España que las provincias costeras, con una excepción importante. Los emigrantes del tradicional "eje central" de las provincias de Azuay y Cañar se unieron relativamente más tarde a esta corriente migratoria, y en cantidades relativamente menores.

De los casi 37,000 ecuatorianos registrados al ingresar a España en 1999, sólo 2,000 parecen ser originarios de las provincias de Azuay o Cañar. Este hecho puede ser explicado, por dos factores: 1) Centro-Sur del Ecuador había ya enviado miles de emigrantes a los Estados Unidos y por consiguiente el potencial de la fuente migratoria estaría agotado en comparación a otras regiones, y 2) la mayoría de las familias del Centro - Sur, incluso de aquellas rezagadas de las fases iniciales de emigración, tienen miembros familiares inmediatos o lejanos en los Estados Unidos, por lo que esperarían el acceso en base a redes que enlazan los dos lugares. Dado que las redes transnacionales a los Estados Unidos son dependientes de las conexiones sociales y económicas y están geográficamente concentradas en las provincias de Azuay y Cañar, la mayoría de los otros ecuatorianos no tienen acceso a estas redes que perpetúan las conexiones con Nueva York y Estados Unidos.

La falta del requisito visa y el costo relativamente bajo de emigrar a España, sin embargo, pone menos obstáculos para migrar y aparentemente más oportunidades de empleo para las mujeres. Una investigación preliminar señala que las redes que unen al Ecuador y a España se basan en los hogares, pero la rapidez de la emigración y la escala nacional de emigración, al igual que las entrevistas a ecuatorianos en España en el 2000 sugieren que tener familia establecida en España que conozca sobre el cómo migrar, acerca de posibilidades de alojamiento y oportunidades de empleo, facilita la emigración, aunque esto no haya sido un requisito previo. Algunos emigrantes han partido sin familia o amigos que esperen por ellos; otros han ido con débiles conexiones.

Un segundo rasgo interesante acerca de la migración ecuatoriana a España es que lograron encajar dentro de una economía española que continúa demandando mano de obra de bajos salarios, semicalificados, y con preferencia, en el caso de los hombres para trabajos agrícolas y hacia las mujeres para el servicio doméstico. España parecería ser entonces, un destino lógico para los emigrantes ecuatorianos dadas las similitudes culturales y de idioma, pero hasta mediados de los años ochenta, España era un país de emigrantes con una consistente tasa de desempleo entre 15% y 20%. Sin embargo, desde mediados de los años ochenta, España se ha vuelto un destino importante para los emigrantes documentados e indocumentados. A finales de los años setenta y comienzos de los ochenta, cuando la economía española entra en auge, muchos jornaleros agrícolas españoles pudieron encontrar mejores trabajos, creando así un vacío en la oferta de empleo.

De manera similar, conforme los ingresos de la clase media aumentaron, la demanda para servicio doméstico puertas adentro también aumentó, pero las mujeres españolas que llenaban esos puestos pudieron encontrar otro empleo escapando de esta forma de trabajo.Tanto las labores agrícolas como las de servicio doméstico fueron cada vez más ocupados por inmigrantes del norte de África, América Latina y Asia, muchos de los cuales habían obtenido permisos de trabajo de corto plazo.

Una fuerte asimetría de género se desarrolló conforme las posiciones de servicio doméstico fueron ocupadas mayoritariamente por mujeres, principalmente de República Dominicana, Perú y las Filipinas y los trabajos agrícolas fueron ocupados mayoritariamente por hombres del norte de África y en menor grado de América Latina y Asia. La demanda para el servicio doméstico y la labor agrícola persiste y el gobierno español ha buscado cubrir esta demanda concediendo entre 86.000 y 126.000 permisos de trabajo por año durante los años noventa.

Los emigrantes ecuatorianos encajaron en el agrupamiento ocupacional por género y en la concentración geográfica de Latinoamérica, especialmente respecto a los inmigrantes dominicanos que arribaron antes que ellos. A pesar de que la mayoría de informes de prensa ecuatoriana ponen énfasis en el número de hombres que trabajan en agricultura y en la construcción, la corriente migratoria a España fue liderada por mujeres, y la mayoría de ecuatorianos que viven allí son mujeres. En 1997 más del 58% de los emigrantes con destino a España, unos 62.3% de ecuatorianos registrados por las autoridades en la Comunidad de Madrid en 1999 y 67% de ecuatorianos con residencia y con visas de trabajo válidas, eran mujeres

Este patrón de migración dominado por mujeres refleja el aumento en la demanda para ocupaciones donde aquellas dominan: servicio doméstico puertas adentro, limpieza, cuidado de niños y ancianos; ello se refleja, en términos de la política laboral española, al haber emitido, entre dos tercios a tres cuartas partes, de los permisos de trabajo para ecuatorianos, a mujeres. Conforme el número de permisos de trabajo españoles se cuadruplicó de menos de 2.000 en 1995 a más de 8.000 en 1999, más del 66% de éstos se concedió a mujeres, las cifras muestran que para 1998, cerca de un 74% de los concedidos eran para el servicio doméstico; sólo 8,5% para agricultura, la mayoría de los cuales se concedió a hombres. Las mujeres están migrando a partir de una variedad de situaciones familiares. Algunas se están uniendo a parientes masculinos en España, pero muchas son solteras o emigran sin sus esposos.

Esto difiere de la corriente migratoria hacia EE.UU. donde es raro que las mujeres casadas emigren antes de la salida de su marido, y muchas emigran después de que su marido les auspicia. Este modelo de mujeres que lideran la corriente de emigración para trabajar mayoritariamente en el servicio doméstico en Madrid y Barcelona concuerda con el modelo establecido por peruanos y otros emigrantes Latinoamericanos. Si las experiencias de las mujeres ecuatorianas son similares a lo que Escrivá reporta sobre las experiencias de mujeres peruanas en Barcelona, puede entonces esperarse que las mujeres estén siguiendo a su familia y amigos a España y que sus motivos iniciales para emigrar estén íntimamente ligados a las carreras y supervivencia de miembros inmediatos de la familia, pero la autonomía y el escape de una sociedad con hogares patriarcales, también son factores importantes. Además, se da el caso de muchas mujeres relativamente bien educadas que pueden ganar autonomía, pero experimentan un estatus social y económico inferior en comparación al que tuvieron en su lugar de origen.

Sin embargo, la mayoría de los ecuatorianos llega a España sin un permiso de trabajo e inmediatamente contacta a amigos y familiares para buscar trabajo y/o un patrocinador que pueda hacer una oferta de contrato formal. Los inmigrantes usan lugares de reunión públicos como los parques de El Retiro y El Oeste en Madrid, donde miles socializan cada domingo y se enteran sobre oportunidades de empleo. Aquellos con suficiente suerte para obtener un permiso de trabajo están usualmente restringidos a un empleo de corto plazo y con sueldos relativamente bajos. En 1998, el 56.6% de los permisos de trabajo eran válidos para un año o menos y 76% para dos años o menos.

Los Inmigrantes ganan consistentemente menos que los nativos españoles, incluso en trabajos similares. Las domésticas puertas adentro ganan entre 400 y 600 dólares por mes, más comida y vivienda, los jornaleros agrícolas en la Provincia de Murcia ganan aproximadamente 3,75 a 4,50 dólares por hora, y los obreros de la construcción pueden ganar hasta 6,75 dólares la hora.

Un tercer rasgo notable que ha sido reportado, aunque no está documentado formalmente, es que los ecuatorianos en España provienen de una variedad de situaciones y posiciones económicas así como de grupos étnicos, y van desde trabajadores pobres de zonas rurales y urbanas, a quiteños relativamente acomodados poblaciones indígenas, mestizas y blancas. Vidal y Moreno reportan tres grupos económicos entre los emigrantes ecuatorianos: los que no pueden cubrir sus gastos diarios en el país, aquéllos que pueden cubrir sus necesidades básicas diarias pero no pueden lograr un estándar de vida más alto, y gente de la clase media y media alta cuyo bienestar económico cayó considerablemente como resultado de la crisis económica.

Aquellos que están económicamente mejor y que tienden a ser también mestizos o blancos, informan que se sienten humillados realizando trabajos que solamente realizarían personas indígenas o pobres en el Ecuador. Algunas ecuatorianas que trabajan actualmente como domésticas puertas adentro en España, hace sólo algunos años contrataban domésticas en el Ecuador.

Una última característica significativa de la migración masiva tiene relación con los cambios operados por el que ocurrió conforme gobierno español en materia de políticas para inmigrantes y que por consiguiente atrapó a los ecuatorianos en un "experimento legal". La legislación aprobada en enero del 2000 dio a los inmigrantes "ilegales" amplios derechos incluyendo garantías para la educación, cuidados médicos, el derecho de libre reunión y protesta, la reunificación familiar y el adherirse a sindicatos; se podría multar a los inmigrantes ilegales, pero la deportación era improbable.

También proveía residencia a inmigrantes ilegales que pudieran probar, entre otras cosas, haber estado en España antes del 1 de Junio de 1999. La mayoría de esta legislación fue sin embargo deshecha, cuando el conservador José María Aznar del Partido Popular, ganó la mayoría en la Legislatura y por ende la Presidencia, en Marzo del 2000, aprobándose una nueva legislación bastante similar al "Immigration and Reform Control Act" aprobada en los Estados Unidos en 1986. La nueva ley si bien continuó con la amnistía para los inmigrantes que vivían en España antes del 1 de Junio de 1999, pero buscó reducir la inmigración ilegal eliminando muchos de los derechos otorgados por la legislación anterior, cerrando las fronteras, e incrementando la presión y multas para empleadores que contraten inmigrantes sin los permisos de trabajo. Al máximo de la controversia, la legislación estipula la expulsión inmediata de los inmigrantes ilegales y extiende de dos a cinco años el lapso de tiempo que los inmigrantes tendrían que permanecer en España para ser elegibles para obtener la residencia. También obliga al gobierno a hacer acuerdos bilaterales con los países fuente de la población inmigrante ilegal a España.

En este marco, en Enero del 2001 Ecuador y España firmaron el primero de cuatro acuerdos bilaterales que España firmaría en los siguientes siete meses. Los acuerdos tienen la intención de reducir el trafico de inmigrantes y dar un trato preferencial a los obreros de los países fuente. "La operación Ecuador" estipula los permisos de trabajo y/o residencia de un número no especificado de ilegales ecuatorianos que vivían en España antes del 22 de enero del 2001 para lo cual debían manifestar su acuerdo en retornar voluntariamente, mientras que el gobierno español acordó pagar por los vuelos a Quito y el retorno a Madrid.

Los ecuatorianos mostraron sus reservas frente a la promesa española y la Asociación Rumiñahui, de residentes en España etiquetó al acuerdo de absurdo y una traición a los emigrantes ecuatorianos. A pesar del escepticismo ecuatoriano, la subestimación hecha por España sobre cuantos ecuatorianos se inscribirían en ese programa, y el caos que causaron las declaraciones públicas contradictorias, 24.884 ecuatorianos se inscribieron en el programa para fines de febrero, a pesar de que España sólo devolvió a 4.069 ecuatorianos a Ecuador para su "regularización". Los otros 20.789 recibieron permisos de trabajo o residencia sin retornar al Ecuador. El legalizar a casi 25.000 ecuatorianos incrementa el número de ecuatorianos con permiso de residencia a más de 55.000, pero indudablemente deja a decenas de miles sin este estatus legal.

La continuación de la migración a los Estados Unidos y el éxodo masivo a España han ampliado el rol del Ecuador dentro de la economía global en tanto exportador de personas y como un importador de remesas. El Fondo Monetario Internacional estima que las remesas aumentaron de menos de 100 millones de dólares en 1994 a 840 millones en 1998. Si estas cifras son relativamente exactas, las remesas se han tornado en la segunda fuente más importante de ingresos desde el exterior, seguida solamente por las exportaciones de petróleo. Conforme la emigración ha cambiado de un fenómeno predominantemente regional a un fenómeno de carácter nacional, los hogares de todo el Ecuador están entrando en una economía migratoria, con la consiguiente dependencia de las remesas, experiencia que los hogares en Azuay y Cañar han vivido por más de una década.

Aún así, esta forma de dependencia económica no debe ser condenada tan a la ligera; migrar en busca de oportunidades económicas no es nuevo y las remesas proporcionan oportunidades a las personas que han estado excluidas de la economía ecuatoriana. Los hogares a lo largo de la Sierra del Ecuador durante muchas décadas necesitaron combinar la producción agrícola con las ganancias fuera de sus tierras, lo cual requirió comúnmente de migraciones internas, hacia la costa o centros urbanos.

La migración internacional es una extensión radical de la migración doméstica, requiriendo ausencias de largo plazo y un riesgo económico y personal mayor, pero también posibilita un incremento sustancial en el ingreso del hogar, algo que la migración doméstica no provee.

En este sentido, la migración les permite controlar sus ingresos y economías en tanto no dependen del manejo de las políticas económicas nacionales; las remisiones no son controladas por el gobierno, ni son los emigrantes forzados a simplemente esperar por el goteo de los auges de exportación del banano o el camarón. Más bien, los emigrantes y sus familias asumen enormes riesgos para ganar dinero en economías de altos salarios evitando la incertidumbre de la economía ecuatoriana para mejorar su posición económica.

Las transferencias de los emigrantes son dedicadas a numerosos gastos dependientes de varios factores, que no están necesariamente limitados a la posición del emigrante dentro de la familia ampliada, tales factores son: entre otros, el lapso de que el emigrante ha estado lejos, las emergencias familiares, las deudas, y la intención de reunir a la familia en el exterior. Pagar la deuda que obtuvieron para la emigración y pagar las necesidades básicas incluyendo la educación de los niños son normalmente las primeras prioridades de las remesas, seguido por adquirir o construir una casa moderna, también financiar la emigración indocumentada de un miembro cercano de la familia y la adquisición de tierras.

Después de que la deuda ha sido pagada y las grandes inversiones en una casa y posiblemente en una parcela de tierra - lo que normalmente ocurre dentro de los tres primeros años, gastan las remisiones en artículos suntuarios como equipos de sonido y otros electrodomésticos, sin embargo, las remesas pueden disminuir a una cantidad de subsistencia mensual o bimensual, cantidad que pagará muchas de las necesidades básicas, pero no permitirá ningún ahorro en el Ecuador.

Hay evidencia para demostrar que, aunque las remesas de los emigrantes son el segundo rubro de exportación más rentable del Ecuador pueden ocasionar altos costos. Muchas comunidades han perdido a la mayoría de sus residentes y el deterioro social trae como resultado otros males sociales.

V EFECTOS POSITIVOS Y NEGATIVOS DE LA MIGRACIÓN

  • Efectos económicos positivos para el Ecuador

Desde el año 2000 por efecto del proceso migratorio el Ecuador empezó a contabilizar valores trascendentes provenientes de las remesas, alcanzando un ingreso de 1.364 millones de dólares, para incrementarse en el año 2001 a 1.415 millones de dólares.

En el año 2002, según el fondo Multilateral de Inversiones del BID, América Latina y el Caribe, captaron 32.000 millones de dólares por concepto de remesas, de esa cifra llegaron al Ecuador 1.575 millones de dólares, distribuidos de la siguiente manera: el 58% del dinero proveniente de Europa, de los cuales el 44% es de España con 385 millones de euros equivalentes a 450 millones 400 mil dólares; un 38% de los Estados Unidos de Norteamérica; y, 5 millones de dólares que se recibieron de Italia, constituyéndose en los países que más envíos realizaron.

Pese a la incidencia negativa en la sociedad ecuatoriana, la migración ha tenido cierto efecto positivo ya que gracias a todo el dinero que ingresa al país por las remesas, ha aportado para que la economía ecuatoriana no haya decaído por completo y sobre todo haya podido mantenerse de pie para sobrevivir.

  • Efectos sociales que los emigrantes han sufrido

En muchos de los países a los que migraron, han sido tratados como personas inferiores, asignándoles tareas pesadas que son consideradas denigrantes, sufriendo atropellos y siendo víctimas de pandillas, en varias ocasiones golpeados y robados; como es el caso de los cabezas rapadas o skinheads, quienes no solo los maltratan físicamente sino moralmente, e inclusive alcanzando niveles de afectación sicológica.

Al llegar son maltratados, las mujeres sufren de abusos, teniendo que acceder a todo lo que los españoles o norteamericanos deseen, haciendo que la mujer sea degradada por completo y que su autoestima quede en los suelos.

  • Efectos culturales

La migración no solo ha dejado efectos sociales y económicos sino también culturales por ejemplo: la música ahora es utilizada como un medio para expresar todo lo que la migración ha traído consigo por ejemplo en la música nacional siempre es utilizada como un medio de desahogo y la mayoría trata sobre lo que ha pasado desde el momento que llego a un a tierra extraña hasta todo lo que han hecho para lograr ser tratados como personas.

  • Efectos psicológicos

No solo los emigrantes son los que sufren sino también sus familias que quedan desamparadas, pero los niños son los que reciben todo tipo de abusos como pueden ser sexuales, físicos, psicológicos ya que no tienen quien los defienda, las personas que se quedan a cargo con el dinero que recibe no les dan ni siquiera de comer, les crean unos traumas tan grandes que pueden afectar a su forme de pensar y actuar.

Los problemas psicológicos afectan a los emigrantes que se encuentran en países lejanos ya que la desesperación por no encontrar un trabajo o una economía estable les hace que hagan cosas fuera de la cordura o que se refugien en el alcohol.

V CONCLUSIONES

La migración no es una salida fácil, ya que no todo lo que se planea va a resultar no todas las personas que han emigrado han logrado hacer que los traten como personas y los que lo han logrado no ha sido de un día para el otro por este motivo es mejor tratar de buscar otras salidas aunque en nuestro país esto va a ser muy duro ya que cada día en lugar de mejorar, el país sigue empeorando.

La migración pese a tener efectos negativos en la sociedad, tiene su lado bueno para la economía del país, ya que permite sostenerla, porque el dinero que mandan los emigrantes a través de las remesas, es el segundo ingreso más importante después del petróleo, por este motivo al país le conviene que sigan existiendo emigrantes que desde afuera mantengan el dinero circulando y así ayudan a que la economía de este país no termine por hundirse, pero afecta directamente al núcleo de la sociedad

La familia, puesto que sus integrantes han recibido la incidencia de este fenómeno, puesto que la desintegración familiar, ha provocado que la sociedad sufra de efectos como son la delincuencia, las pandillas, el alcoholismo, la drogadicción, entre otros males, provocando que la niñez y la juventud equivoque los pasos a seguir y no tenga rumbo cierto en el futuro.

Por lo tanto es importante que el gobierno y los políticos busquen una salida urgente a este mal, ya que se requiere de otro medio para reactivar la economía del país, generando fuentes de ingreso, que permita que los ecuatorianos desarrollen otras formas de ingreso en su país, explotando las potencialidades que este les brinda, mediante el esfuerzo y la cooperación mutua

VI BIBLIOGRAFIA

Revista DINERS del mes de mayo pág. 25, 26, 27 y 28

http//www.ecuadormigrante.org

http//www.migraciónecuatoriana.com

http//www.migraciónydeudaexterna.com

http//www.google.com

MARÍA JOSÉ GAVIÑO

5TO SOCIALES

SANTO DOMINGO DE GUZMÁN


Comentarios


Trabajos relacionados

  • The new route: dollarization - The Argentine case

    A brief history of Argentina monetary procedures. The cost of the Seinoriage lost. Interest rates. The consumers in a do...

  • Comercio internacional

    El financiamiento y la asistencia internacional. Inversión extranjera directa. Organismos internacionales. Acuerdos come...

  • Modelo Económico

    Definición. Problemática económica que se pretende resolver. Estimación del modelo a priori. Variables, definición y mag...

Ver mas trabajos de Economia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda