Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Endeudamiento Público Externo de la República Dominicana 94-3

Enviado por santiagoabreu



  1. Planteamiento del problema
  2. Objetivos
  3. Importancia del problema
  4. Métodos y técnicas de investigación
  5. Introducción
  6. Endeudamiento Público Externo: Generalidades
  7. Endeudamiento Público Externo: Origen y Evolución
  8. Incidencia de la Deuda Pública Externa en el Producto Interno Bruto (PIB)
  9. Deuda Pública Externa y Balanza de Pagos
  10. El Endeudamiento Público Externo en la República Dominicana (1994-2003). Análisis de sus Causas y Consecuencias
  11. Conclusiones
  12. Recomendaciones
  13. Bibliografía
  14. Anexos

ANTECEDENTES

La República Dominicana surgió a la vida sin recursos financieros, por esa razón desde un principio sus gobernantes se vieron forzados a acudir a prestamistas para conseguir los fondos requeridos para cubrir los gastos necesarios para hacer frente a las invasiones haitianas. Con el transcurrir del tiempo, debido al desorden administrativo y por la ausencia de funcionarios versados en el manejo de las finanzas y la economía, y también por la corrupción que padeció la nación dominicana durante las primeras décadas de vida republicana, el margen de las necesidades financieras de la República Dominicana se fue ampliando.

Después de la anexión a España y la consiguiente Guerra Restauradora las cuales profundizaron hasta la catástrofe el aparato productivo nacional, una nueva orientación de la economía comenzó a ser aplicada por los diferentes gobernantes del país que asumieron el poder a partir de 1865.

El siglo XX se inicia para la República Dominicana bajo el dominio cada vez mayor de Estados Unidos sobre su economía. La inestabilidad política, creada por la lucha desatada por Estados Unidos para controlar la economía nacional repercutió sobre ésta, específicamente en el aspecto financiero, de manera desastrosa. A finales de 1930 la crisis económica del país había llegado al fondo, el hambre agotaba los pueblos, el cierre por quiebra del comercio, una cuestión cotidiana y asimismo la pérdida de cosechas que no encontraban salidas, el panorama era verdaderamente sombrío.

En ese mismo año el gobierno tuvo dificultades para pagar los sueldos de los empleados, y por ello aplicó una política de austeridad que se inició con el despido de centenares de empleados públicos, llegando hasta el cierre de planteles escolares. El país se encontraba al borde un abismo.

A finales de la dictadura trujillista se produjo una crisis económica, que desplomó el crecimiento del producto interno bruto, de 6.5% entre 1950 y 1958 a tan solo 1.3% en 1959, esto obligó a Trujillo no solo a elevar la tasa de varios impuestos sino además a crear otros nuevos. Esta situación económica profundizó la miseria del campesinado y de los trabajadores, afectaron a la reducida clase media, pero también a la burguesía burocrática surgida al amparo del régimen dictatorial.

En el 1966 el Dr. Joaquín Balaguer hereda una economía recepcionada por efecto de la guerra de abril del 1965 y de inmediato llevó a cabo una ola de cancelaciones de las oficinas gubernamentales y en las empresas públicas, reduce el sueldo público y lo congela. Otro hecho importante que se produce durante este período es la caída en los precios de los productos de exportación (el azúcar), un aumento en los derivados del petróleo y otros acontecimientos de peso, contribuyeron a generar una profunda crisis en el país. Este colapso económico por el cual atravesaba la República Dominicana, llevo al gobierno a tomar una serie de medidas entre las que cabe destacar un acuerdo de préstamo en el extranjero.

Para 1978 la economía del país necesitaba un reordenamiento fruto de las distorsiones económicas originadas en tiempo de los doce años. Pero más que motivar al ahorro público y nacional el gobierno de entonces Antonio Guzmán Fernández implantó la designada demanda inducida la que consistió en un aumento de los gastos corrientes, principalmente los sueldos de los servidores públicos, el cual no fue compensado por un aumento de los ingresos. Esta política no tuvo efectos significativos en la dinamización de los sectores productivos nacionales. Como si todo esto fuera poco en este período el país se vio afectado por uno de los ciclones más grande del pasado siglo el Ciclón David que devastó prácticamente la producción agrícola del país y destruyó muchas viviendas, en estos mismos años se produce un incremento del precio del petróleo.

Dada esta situación el gobierno se ve forzado a emitir papel moneda sin respaldo, lo cual produjo una inflación que se reflejó en el aumento de precios de la canasta familiar. Para poder financiar los déficits generados en el sector público y los graves problemas en el país, el gobierno se ve forzado a recurrir al financiamiento fuera del país. Con la llegada de Jorge Blanco al poder se aceleró el proceso de transición de una economía basada en la producción de materias primas para la exportación y la industria sustitutiva a una economía basada en la venta de mano de obra barata y producción de servicios; es en este contexto que se producen las medidas de ajustes, las cuales buscaban organizar la economía de acuerdo a los nuevos criterios, pero dichas medidas afectaron los precios y salarios.

En el 1986, vuelve el Dr. Balaguer al gobierno, el cual se mantuvo esencialmente dentro del modelo económico de los años anteriores, su preocupación volvió a ser incrementar la construcción que era su mayor recursos para movilizar dinero y crear empleos.

La situación del país se agravó y se produjo una ola inflacionaria que desató un aumento de los precios de los artículos de primera necesidad. Esta situación generó mucha inconformidad y desesperación en la población. El año record de la inflación fue en el 1990, la crisis se agudizó con la escasez de una serie de productos como la gasolina y el gas: alimentos como el azúcar, la harina, el arroz y los medicamentos. La corrupción gubernamental con magnitudes nunca antes conocidas. La práctica de sobrevaluar todo lo que el gobierno compraba y el pago de sobornos y comisiones, llevaron la economía dominicana a un colapso. Esta situación de la economía y la sociedad dominicana empujaron al gobierno dominicano a buscar ayuda a nivel internacional.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

El endeudamiento público externo por parte de los diferentes gobiernos de la República Dominicana es el problema que mayor preocupación ha causado en el escenario económico y en sentido general a la población del país, ya que a medida que el gobierno recurre a empréstitos debe realizar ajustes que regularmente son la creación de nuevos impuestos lo que conlleva a un aumento en los precios de los bienes y servicios.

La situación económica de la República Dominicana se ha visto afectada como consecuencia de los diferentes empréstitos internacionales, los cuales conllevan a aplicar medidas impositivas que le permita al gobierno aumentar sus ingresos para el pago de intereses y capital del servicio de la deuda.

El gobierno dominicano conciente de su obligación de hacerle frente a los problemas económicos del país que en ocasiones causado por ellos mismos han creído necesario y a veces como única alternativa recurrir al financiamiento externo para contrarrestar este mal.

Según el gobierno dominicano los diferentes empréstitos realizados generarán los recursos necesarios que permitan realizar los ajustes económicos para poner a funcionar el aparto productivo nacional y evitar un estallido social y económico. Sin embargo la evolución que se observa en la deuda externa del sector público refleja el giro que esta ha tomado en los últimos años y, si las autoridades siguen el ritmo de endeudamiento actual crecería a un ritmo superior al existente. La falta de control y supervisión efectiva por parte de las autoridades ha permitido que la deuda pública tenga un incremento excesivo.

Desde inicio del actual gobierno que tomó posesión el 16 de Agosto del 2000 la deuda pública externa ha crecido a un ritmo de 10% anual y su tendencia actual indica que se duplicará como consecuencia de la falta de planificación y poco cuidado. No podemos obviar que existen razones para que los gobiernos se endeuden esto es siempre y cuando los recursos sean utilizados para financiar una mejora en la infraestructura, la educación o la salud del país, el cual puede resultar en un aumento en la tasa de crecimiento económico; pero un endeudamiento público excesivo puede traducirse en un aumento de la tasa de interés una reducción de la inversión privada, puede limitar la habilidad futura del próximo gobierno a tomar prestado y lo peor que puede suceder puede conducir a un incumplimiento en el pago de servicio de la deuda.

OBJETIVOS

Objetivo General:

Analizar el endeudamiento Público externo en la República Dominicana (1994-2003) y sus efectos en el devenir económico nacional.

Objetivos Específicos:

  • Describir los diversos contratos de préstamos contraídos por el Estado dominicano con las instituciones crediticias multilaterales.
  • Analizar la situación económica nacional en el período 1994-2003.
  • Indicar las diferentes actividades a que fueron destinados los fondos obtenidos por tales acuerdos de préstamos.
  • Identificar el impacto de la deuda externa Pública en la economía del país.

IMPORTANCIA DEL PROBLEMA

El endeudamiento externo es el tema que mayor preocupación esta causando en los círculos económicos, el cual puede crear serias presiones fiscales que en los próximos años pueden llegar a convertirse en inmanejables.

El análisis del endeudamiento público externo (1994-2003) nos permitirá tener una visión de los efectos tanto positivos como negativos que la República Dominicana ha tenido por los diferentes préstamos realizados por el gobierno en los últimos años.

Además de los diferentes préstamos realizados por las diferentes instituciones crediticias, ya que estas repercuten en todos los sectores del país.

Este análisis tiene como propósito presentar la complejidad y resonancia que a nivel de los extractos de la población tiene la actual cadena de préstamos, la magnitud de las consecuencias que estas recaudaciones tendrán sobre la economía y la población en sentido general.

Estudiar éste tema es importante porque por medio de este pondremos a la vista de muchas personas defensoras y no defensoras de los préstamos, la realidad social y económica del país cuando esto se realizan, los cuales en vez de darle un respiro al país lo sumergen en una mayor desaceleración de la economía, llevándola por el oscuro camino de la recesión.

METODOS Y TECNICAS DE INVESTIGACION

Métodos de Investigación:

- Descriptivo:

Mediante este método daremos a conocer los conceptos generales relacionados con el endeudamiento público externo (1994-2003) y la importancia del mismo.

- Histórico:

Con este método estudiaremos como el endeudamiento público externo (1994-2003) ha ido evolucionando.

- Estadístico:

Recurriremos a la estadística a fin de reunir información cuantitativa que nos permita deducir los diferentes montos y aumento de la deuda pública externa.

- Deductivo:

Para deducir en que forma afecta o beneficia el endeudamiento público externo a la República Dominicana.

Técnicas de Investigación:

a) Análisis documental:

Lo usaremos para recolectar datos concernientes a nuestra investigación, a través de: libros, tesis, folletos, cátedras, diccionarios, entrevistas, etc.

b) Entrevistas:

Se harán con la obtención de opiniones de economistas y especializados en el área.

INTRODUCCION

La República Dominicana desde sus inicios como Estado independiente ha venido atravesando por graves problemas económicos, los cuales se han ido agudizando según transcurren los años. En vista de esto las autoridades gubernamentales en su afán de apalear esa crisis se han visto en la necesidad de recurrir al endeudamiento externo como una forma de contrarrestar la crisis económica y social.

El endeudamiento público externo o acuerdo de préstamos contraído por el sector público con otros países y en los cuales se establece el pago de intereses y amortización de capital en moneda extranjera y fechas específicas, ha sido el principal instrumento empleado por el gobierno para financiar los déficits económicos por el cual ha atravesado la nación dominicana.

Según el gobierno dominicano los diferentes empréstitos realizados generarán los recursos necesarios que permitan realizar los ajustes económicos para poner a funcional el aparato productivo nacional. Sin embargo, a pesar de la gran cantidad de flujo de capitales que ha llegado al país en condiciones de préstamos, estos no han podido desarrollar su estructura positiva por varias razones; una de las razones principales es que un gran porcentaje de los recursos provenientes de los préstamos han sido devueltos a las grandes potencias y a los bancos comerciales dominicanos en forma de pagos de intereses y amortización de deudas anteriores. Además la corrupción administrativa de los altos funcionarios imperante en nuestro país los cuales han causado la fuga de capitales proveniente de la deuda externa.

En el informe que presentamos a continuación trataremos cinco capítulos, los cuales serán desarrollados de la siguiente manera:

Capítulo I: Endeudamiento Público Externo: Generalidades, en el cual daremos diferentes conceptos sobre deuda pública externa, acuerdo bilateral y multilateral, hablaremos sobre los organismos del Estado que participan en las negociaciones, los organismos crediticios internacionales, sus funciones y requisitos para realizar préstamos, además de las agencias internacionales de cooperación.

Capítulo II: en el cual haremos una breve síntesis sobre el origen y la evolución de la deuda pública externa, el Capitulo III se refiere a la incidencia de la deuda pública externa sobre el Producto Interno Bruto (PIB), definiremos el Producto Interno Bruto, analizaremos el comportamiento del PIB durante el período 1994-2003, así como la deuda externa expresada en porciento del PIB, el Capítulo IV: hablaremos de la deuda pública externa y su repercusión en la balanza de pagos; seguido de este se encuentra el Capítulo V: el cual consta de cuatro sub temas, en él analizaremos la Situación Económica Nacional, El contexto Económico Nacional, haremos un Diagnóstico de la Deuda Pública Externa en la República Dominicana y analizaremos las Causas y Consecuencias del Endeudamiento Público Externo.

CAPITULO 1 - ENDEUDAMIENTO PÚBLICO EXTERNO: GENERALIDADES

1.1.- Deuda Pública Externa: Definición

La deuda pública externa está constituida por todos los compromisos de pagos financieros contraído por un país con el exterior por concepto de préstamos recibidos de otros países. 1

1.2.- Acuerdo Bilateral:

Se refiere a contratos de préstamos contraídos por el Estado con otro país, reconocido por medio de títulos que devengan intereses y a veces se amortizan, donde se crean obligaciones para ambas partes.2

1.3.- Acuerdo Multilateral:

Acuerdo económico o político, entre varios países, y en los cuales se establecen reglas que deberán ser cumplidas por las partes involucradas en dicho acuerdo. 3

1.4.- Organismos del Estado que participan en las negociaciones:

  • Congreso Nacional:

El cual autoriza o no empréstitos sobre el crédito de la República por medio del poder ejecutivo. 4

  • Banco Central:

Tiene como función principal:

Efectuar las operaciones relacionadas con las negociaciones, registro y control de la deuda externa del país.

Registrar y controlar el ingreso de divisas por concepto de empréstitos concertados por el Estado Dominicano. 5

  • Oficina para la Promoción de la Inversión Extranjera:

Tiene como función principal:

Dar seguimiento a las negociaciones internacionales en cuanto a la inversión se refiere y proponer alternativas de participación en los diferentes acuerdos multilaterales, regionales y bilaterales que resulten convenientes para el país.6

1.5.- Organismo Crediticios Internacionales:

Estos organismos tienen como objetivo principal promover el desarrollo económico y social de los países en vía de desarrollo mediante el otorgamiento de préstamos.

1.5.1.- Banco Mundial (BM):

  • Origen y Objetivos:

El Banco Mundial (BM) inicia sus operaciones el 25 de junio de 1946.

Esta formado por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), la Asociación Internacional de Fomento (AIF) y la Corporación Financiera Internacional (CFI).

El Banco Mundial tiene como finalidad promover el desarrollo económico y social en las naciones en desarrollo mediante el otorgamiento de préstamos en condiciones concesionales. De conformidad con el convenio constitutivo solamente las naciones que sean miembros del Fondo Monetario Internacional (FMI), pueden formar parte de este banco. 7

El Banco Mundial, como organismo de financiamiento internacional, concede préstamos únicamente a prestatarios (Países que reciben el financiamiento) solventes y facilita asistencia técnica solamente a proyectos que ofrecen posibilidades de alta rentabilidad para el país de que se trate.

Los beneficiarios de los préstamos del Banco Mundial pueden ser: gobiernos, instituciones gubernamentales y empresas privadas que puedan obtener garantías del gobierno.

  • Sectores Receptores de los Préstamos del Banco Mundial (BM):

Los préstamos que otorga el Banco Mundial a los países en desarrollo no compiten con otras fuentes de financiamiento. Ese organismo está obligado a apoyar sólo aquellos proyectos para los cuales el capital requerido no puede obtenerse de otras fuentes en condiciones razonables.

El Banco Mundial financia obras de infraestructura como carreteras, comunicaciones, instalaciones portuarias y energía eléctrica, también incluye préstamos en infraestructura social como son vivienda, educación y salud. No obstante, a partir del 1980 inició un programa de operaciones para ajustes estructurales que tiene el objetivo de apoyar programas de cambios específicos de política y reformas institucionales.

En el país el Banco Mundial ha otorgado varios préstamos, los cuales han sido dirigidos a varios sectores de la economía, educación, salud, agricultura, energía eléctrica y otros. Este organismo constituye en el país uno de los principales proveedores de financiamiento externo.

  • Condiciones del Banco Mundial para el Financiamiento:

En términos de condicionamiento para otorgar el financiamiento, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional tienen bastantes semejanzas en cuanto a organismos en sí, sus políticas son coordinadas e incluso no se puede ser miembro del Banco Mundial sin antes serlo del Fondo Monetario Internacional. Aunque ambos organismos prestan dinero para problemas económicos diferentes, en esencia dirigen sus recursos con igual modalidad; las exigencias en cuanto a programas de austeridad y ajustes económicos son los mismos, aunque con diferentes mandatos en sus cláusulas.

1.5.2.- Banco Interamericano del Desarrollo (BID):

  • Objetivos Generales:

El objetivo primordial del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) consiste en estimular el desarrollo económico, individual y colectivo, en los Estados Latinoamericanos. Para el logro de este objetivo el BID promueve la inversión de capitales públicos y privados utilizando su propio capital, los fondos obtenidos en los mercados financieros y demás recursos de que dispone. El BID estimula las inversiones privadas en proyectos, empresas y actividades que contribuyan al desarrollo económico. 8

  • El BID en República Dominicana:

En sus años de operaciones el BID ha concedido a la República Dominicana préstamos para diferentes programas de desarrollo económico y social. Estos préstamos han sido utilizados para financiar proyectos de las diversas ramas de la producción en varios sectores de la economía.

Dichos financiamientos han contribuido a la activación de nuestra economía por los aspectos siguientes:

  • Han facilitado la integración de pequeñas empresas al proceso de producción.
  • Han aumentado la oferta de empleos
  • Han mejorado el nivel de vida e incrementado el ingreso de algunos sectores más necesitados

Gracias a los préstamos del BID y a la cooperación técnica que ha aportado a nuestro país ha podido incrementar el volumen de producción en determinadas áreas de la economía que se han beneficiado por los financiamientos de dicho organismo.

La República Dominicana es un país con un suelo muy fértil, donde se producen numerosas variedades de productos agrícolas y existen diversas minas, posee, además, un clima, playas y sol muy atractivo al turismo internacional.

Estos recursos naturales han sido determinantes para facilitar las operaciones de financiamiento del BID, el cual, mediante numerosas operaciones, ha proporcionado al país cuantiosos préstamos para numerosos proyectos de desarrollo en los que se han beneficiado miles de personas.

  • Sectores Económicos Favorecidos por el BID:

Los proyectos de desarrollo apoyados por el BID son destinados a diferentes sectores de la economía, como son: el sector agricultura y pesca, de fomento industrial, salud, educación, construcción de viviendas y otros.

La alta prioridad conferida al desarrollo del sector agropecuario durante el período 1961-1988, muestra que el BID es la principal fuente de financiamiento internacional para este sector en la República Dominicana.

Estos préstamos han sido y están siendo destinados a programas de créditos agropecuario, asentamientos campesinos, desarrollo rural integrado y sistema de riego.

1.6.- Fondo Monetario Internacional (FMI):

El FMI es un organismo multilateral de cooperación monetaria establecido en el 1944 con la finalidad de "regularizar" y "estabilizar" las relaciones monetarias y financieras entre los países industrializados. Es solamente a partir de la década de 1960 que este comienza a prestar sus recursos para "corregir desequilibrios de balanzas de pagos" a los países "en vías de desarrollo" concediendo financiamientos a corto plazo y sometiéndolos a condiciones que dependen de la proporción que representa la suma solicitada con respecto a la cuota.

  • Objetivos del FMI:

1. Fomentar la cooperación monetaria internacional por medio de una institución permanente que sirva de mecanismo de consulta y colaboración en cuestiones monetarias internacionales.

2. Facilitar la expresión y el crecimiento equilibrado del comercio internacional, contribuyendo así alcanzar y mantener altos niveles de ocupación e ingresos reales y a desarrollar los recursos productivos de todos los países miembros como objetivos primordiales de política económica.

3. Fomentar la estabilidad cambiaria, procurar que los países miembros mantengan regímenes de cambios ordenados y evitar depreciaciones cambiarias competitivas.

4. Infundir confianza a los países miembros, poniendo a su disposición temporalmente y con las garantías adecuadas los recursos generales del fondo, dándoles así oportunidad de que corrijan los desequilibrios de sus balanzas de pagos sin recurrir a medidas perniciosas para la prosperidad nacional e internacional. 9

  • La Condicionalidad:

Es la norma que sujeta los préstamos concebidos por el FMI a la condición de que los países apliquen una política económica llamada de "reajuste" o "estabilización" orientada a resolver los problemas que los condujeron a recurrir al FMI, principalmente problemas de balanza de pagos.

En la mayoría de los casos, las medidas que conforman los programas económicos aplicados por los países como condición a los préstamos del FMI son:

En el orden fiscal: Control de déficit presupuestario mediante la limitación del gasto público y, en algunos casos, aumento de la presión fiscal a través del aumento de impuestos de tipo indirecto y aumento de las tarifas en los servicios públicos.

En el orden monetario: reducción del ritmo de crecimiento de la oferta monetaria o expansión crediticia, aumento de la tasa de interés;

En lo cambiario: establecimiento oficial de un tipo de cambio que se corresponda con el valor real de la moneda mediante una devaluación o la liberación de los mercados cambiarios, limitación del endeudamiento externo y aumento de las reservas de divisas;

*Control de los aumentos salariales

*Reducir control de precio y liberarlos al máximo

*Eliminación de controles sobre el comercio exterior e incentivo a las exportaciones;

*Actitud abierta frente al capital extranjero.

1.7.- Agencias Internacionales de Cooperación:

  • Cooperación internacional:

Se puede definir como la transferencia de recursos, capacidad técnica y tecnológica entre dos países o de un organismo internacional a un país con el objeto de asistir a los países para emprender actividades de desarrollo.

  • Fuentes de cooperación internacional:

Existen dos grandes sistemas de cooperación:

* La cooperación de fuente multilateral, en el marco de los organismos multilaterales.

* La cooperación de fuente bilateral, establecida entre los países en el marco de los convenios de cooperación vigentes.

En ambos casos se trata en general, de recursos no reembolsables, es decir donaciones y eventualmente, recursos reembolsables (préstamos) pero en condiciones muy blandas (baja tasa de interés y varios años de gracia antes de la restitución del préstamo).

Las instituciones internacionales de cooperación, responden a las solicitudes de los países subdesarrollados para obtener préstamos y asistencia técnica para financiar y desarrollar la infraestructura social y económica que necesitan.

Estas instituciones desarrollan políticas internas para priorizar y establecer las condiciones bajo las cuales se conceden los préstamos y cooperación técnica.

Sus objetivos son dar asistencia a los países para producir y ejecutar proyectos de préstamos y asistencias técnicas aceptables.

Los solicitantes pueden ser, el gobierno central, una de las instituciones afiliadas al gobierno central o una entidad pública o privada designada.

  • Los recursos de cooperación se concentran en los siguientes sectores o temas:

* Reducción de la pobreza

* Mejoramiento de las condiciones sociales

* Generación de empleos

* Apoyo a la mediana y pequeña empresa

*Educación

*Reforma política y judicial

*Preservación del medio ambiente

CAPITULO II - ENDEUDAMIENTO PÚBLICO EXTERNO: ORIGEN Y EVOLUCION.

2.1.- Deuda Pública Externa después de la Guerra Restauradora:

Desde el final de la Guerra Restauradora el Estado Dominicano había iniciado la práctica de proporcionar compañías privadas formadas por los grandes comerciantes de los puertos, llamada Junta de Crédito a fin de obtener de ellas créditos.

La Junta de Crédito normalmente prestaba con intereses de 3% mensual lo que sumado a fuertes tasas de descuento sobre la suma prestada, equivalía a que la ganancia que obtenía de los préstamos al Estado fueran superiores al 50% anual; como se trataba de grandes sumas de dinero este sistema prolongaba y profundizaba la crisis de la finanzas estatal. Por tal razón diversos gobiernos buscaron establecer en el exterior un gran empréstito para saldar la deuda con la referida Junta y pagar un interés normal de 6% anual.

Desde este punto de vista se consideró el empréstito una salida a los problemas que atravezaba las finanzas públicas del país; igualmente algunos lo veían como la única manera de realizar las obras de fomento necesario para el crecimiento de la producción agroexportadora.

2.2.- Deuda Pública Externa 1888-1906:

Durante el gobierno de Ulises Heureaux (Lilis) la situación económica del país no andaba muy bien, lo cual conllevó al gobierno a la solicitud de préstamos al exterior, logrando en junio de 1888 un empréstito por 770,000 libras esterlinas al 6% de interés anual pagados en 30 años.

El empréstito fue contratado con la casa Westendorp y compañía, de Ámsterdam, Holanda.

En garantía por el dinero recibido Hereaux hipotecó a esa compañía las rentas de las aduanas de la República Dominicana hasta un 30% de los ingresos.

El contrato fue ratificado por del Congreso el 26 de octubre de 1888 y con él comenzó la República a ser objeto de una serie de manejos financieros por parte de Lilis que terminarían arruinándola económicamente y sometiéndola políticamente a los intereses de varias potencias extranjeras.

Lilis sabía que la estabilidad y el orden público que él necesitaba para gobernar le costaba caro y endeudaba al país, pero él decía que al fin de cuentas no sería él quien pagaría las deudas.

Por esta razón en septiembre de 1890 recurrió a un nuevo empréstito de 900,000 libras esterlinas con la Westendorp y Cia; con la intención de construir un Ferrocarril que uniera las ciudades de Santiago y Puerto Plata.

En marzo de 1893 realiza nuevos empréstitos con la Improvement ascendentes uno a 1,250,000 dólares y otro a 2,035,000 libras esterlinas.

Más adelante en 1895, 1896 sigue endeudando al país, con la contratación de varias operaciones secretas por medio de las cuales la República quedó totalmente hipotecada a la Improvement.

El caos financiero que se presentó no tenía precedentes en toda la historia dominicana, por lo que en agosto de 1897 fue necesario elaborar un nuevo plan para consolidar la deuda externa, acordando Lilis con la Improvement la emisión de bonos soberanos por más de 5 millones de libras esterlina, que servirían para recoger y pagar todas las deudas anteriores.

No conforme con todas las deudas anteriores Lilis para 1898 hizo un nuevo préstamo en Europa por 600,000 dólares destinados a pagar a los prestamistas locales.

Pasando a otro período gubernamental el de Ramón Cáceres, el cual tuvo que hacerle frente a la deuda dejada por los gobiernos anteriores. Para determinar el motivo real de la deuda llega al país, enviado por Roosevelt, un experto financiero, llamado Jacobo Hollander ha realizar un estudio el cual estableció que a mediado de 1905 la República debía más de 40,000,000 de dólares en el país y en extranjero, pero esta suma según Hollander podía ser reducida a más de la mitad por carecer de suficiente legitimidad, llevando a cabo un plan de ajuste.

Entonces, el gobierno de Cáceres y el de los Estados Unidos decidieron acoger la idea de Hollander de llevar a cabo un "Plan de Ajuste" para rebajar la deuda a menos de veinte millones.

En marzo de 1906 comenzaron las negociaciones en este sentido, ya para septiembre de 1906 queda reducida la deuda a 17,000,000 solamente,

El próximo paso fue consolidar la deuda de manera que la República quedara con un solo acreedor. Por eso el gobierno norteamericano respaldo oficialmente a la República Dominicana para que en septiembre de 1906 pudiera obtener un préstamo de 20,000,000 de dólares en Nueva York y los dedicara a la cancelación de todas las deudas pendientes que habían sido fijadas en 17,000,000 y el resto de ese dinero lo utilizara en obras públicas y otras inversiones.

2.3.- Deuda Pública Externa 1918-1973:

En los primeros años de este período los gobernadores militares negociaron nuevos empréstitos autorizados por el Departamento de Estado. Con esos nuevos fondos agilizaron la construcción de la carretera, Duarte entre las ciudades de Santo Domingo y Santiago las otras hacia el Sur y hacia el Este.

Los empréstitos a que recurrieron los gobernadores militares para construir las carreteras y otras obras públicas, aumentaron la deuda externa del país, que se había reducido en los últimos años gracias a los pagos periódicos del empréstito de 1908 con Kuhn, Loeb And Company. De hecho cuando el gobierno militar hizo el primer empréstito en 1918 por un millón y medio de dólares, la deuda de 1908 estaba reducida a menos de la mitad. Con los empréstitos para continuar los programas de obras públicas, la deuda subió a casi quince millones de dólares en 1922.

La crisis económica de 1921 creada por la caída de los precios del azúcar, creó un problema muy serio al gobierno militar, que se vio de repente privado de recursos para continuar su programa de obras públicas por la falta de ingresos, a causa de la paralización del comercio y por eso a principio de 1922 el gobierno militar tuvo que gestionar un nuevo empréstito de unos 6,700,000 dólares y con ellos pudo el gobierno sobrevivir económicamente en los meses siguientes.

La situación económica nacional no era de bonanza, sino de dificultades durante el gobierno de Horacio Vásquez. Por esta razón Vásquez en septiembre de 1926 insiste al congreso sobre la necesidad de un empréstito que serviría para realizar nuevas inversiones públicas. Vásquez consigue la autorización del congreso para emitir dos series de bonos soberanos de 5,000,000 de dólares cada una que dotaría al gobierno de 10,000,000 para proyectos de obras públicas en los próximos años. Ya en diciembre de 1926 el congreso había aprobado la concertación de este empréstito, e inmediatamente se emitieron los primeros 5 millones de dólares en bonos.

Cuando Trujillo llegó al poder en 1930 en medio de una crisis económica general, parte importante de las dificultades financieras del país se debían a las obligaciones de la República en virtud de la Convención Dominico – Americana de 1924 que le impedía suscribir nuevos empréstitos a elevar los aranceles aduaneros sin consentimiento del gobierno de los Estados Unidos y, al mismo tiempo, obligaban al gobierno dominicano a respetar la distribución de las rentas aduaneras del país que llevaba a cabo la receptoria general de aduanas, consistente en descontar un 50% de las mismas para el pago de la deuda externa.

El gobierno de Trujillo inició en 1931 gestiones para obtener de los Estados Unidos una moratoria que le permitiera pagar solamente los intereses de la deuda mientras persistiera la actual crisis económica mundial. Esas gestiones dieron un resultado positivo y permitieron al gobierno de Trujillo contar con recursos adicionales.

La deuda externa siguió amortizándose, de los 16,000,000 de dólares que el país adeudaba en 1930, solo quedaban por pagar unos 9,401,855.55 en julio de 1947.

Entre 1966 y 1973 la cantidad de dinero que los Estados Unidos desembolsaron en la República Dominicana fue enorme en proporción al tamaño de la economía del país. Entre abril de 1965 y junio de 1966 el país recibió unos US$ 122 millones, la mayor parte en forma de donaciones otorgadas con el propósito de salvar el país de la bancarrota. Durante cada uno de los tres años siguientes es decir, de 1967 a 1969, esta ayuda aumentó a US$133 millones al año.

La mayor parte de estos fondos prestamos a largo plazo para programas de desarrollo, negociados a través de la AID. De junio de 1969 a junio de 1973 la ayuda descendió a un promedio de US$78 millones por año.

2.4.- Deuda Pública Externa de 1979-1990:

Durante el gobierno de Antonio Guzmán Fernández los gastos corrientes del gobierno central muy pronto consumieron casi el 85% de sus ingresos quedando muy pocos recursos para la inversión, los programas de obras públicas se detuvieron por falta de fondos.

Para poder financiar los déficit del sector público el gobierno se vio obligado a recurrir a la emisión de papel moneda sin respaldo y tuvo que tomar dinero prestado dentro y fuera del país.

El crecimiento de la deuda externa y el aumento extraordinario de los precios del petróleo, dejaron al gobierno con muy pocas divisas para pagar las importaciones.

Para el 1981 era evidente que todo el sector público se encontraba a borde de la bancarrota.

En el período de gobierno presidido por Jorge Blanco se sigue endeudando el país, con la excusa de que la economía necesitaba un reajuste.

Por lo cual el 21 de enero de 1983 se firmó un acuerdo de crédito por una vigencia de tres años con el famoso Fondo Monetario Internacional por un monto equivalente a los 456.9 millones de dólares. El fondo había desembolsado hasta el mes de marzo dos partidas que se elevaba a 96 y 32 millones de dólares respectivamente para pagar parte del servicio de la deuda y otros atrasos comerciales.

En abril de 1985 se firmó un nuevo acuerdo stad-by con el Fondo Monetario Internacional con el argumento de reestructurar completamente el sistema financiero nacional e impulsar la economía.

Un nuevo acuerdo de préstamo se firma en 1986 con el Banco Mundial, por un monto de 105 millones para la CDE.

El gobierno sucesor presidido por el Dr. Joaquín Balaguer, sin reservas suficientes en moneda extranjera se vio forzado a solicitar a sus acreedores internacionales mayores períodos de tiempo para pagar la deuda externa a corto plazo, particularmente aquellas contraída por la compra de combustible, medicinas y productos alimenticios.

En mayo de 1989 el gobierno suspendió el pago de la deuda ya que no pudo pagar US$ 23 millones a los bancos extranjeros. Para el mes de agosto el gobierno dejó de pagar otros US$12 millones y en septiembre el gobernador de Banco Central anunció la suspensión total de los pagos a su deuda con los bancos comerciales que sumaban unos US$800 millones. 10

CAPITULO III - INCIDENCIA DE LA DEUDA PÚBLICA EXTERNA EN EL PRODUCTO INTERNO BRUTO (PIB)

3.1.- Producto Interno Bruto (PIB): Definición

"El PIB es el valor de todos los bienes y servicios finales producidos por un país en un determinado período. Comprende el valor de los bienes producidos, como las viviendas y los discos compactos, y el valor de los servicios, como los viaje en avión y las conferencias de los economistas. La producción de cada uno de estos bienes y servicios se valoran a su precio de mercado y los valores se suman para obtener el PIB".11

Es el indicador esencial para analizar el comportamiento de la economía dominicana, en la producción de bienes y servicios, puesto que él encierra el esfuerzo que realizan los factores de la producción para generar las mercancías que sustentan la sobrevivencia misma de los dominicanos.

3.2.- Comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB):

Durante el período (1994-2003) el PIB se comportó de la manera siguiente:

  • Producto Interno Bruto (1994):

En 1994, el nivel de actividad económica, medido a través del Producto Interno Bruto real creció a una tasa de 4.3%, superando el incremento de 3.0% del año 1993. Como resultado, el producto percápita aumentó de 1.1% en 1993, a 2.4%. El crecimiento de la economía se debió, entre otros aspectos, a la dinámica de la inversión en construcción del gobierno central, con su efecto multiplicador sobre el empleo, ingreso y otros agregados económicos y al incremento en la demanda externa de bienes y servicios, cuyo efecto no fue mayor debido al impacto desfavorable del embargo económico a Haití dispuesto por las Naciones Unidas.

Dentro del Producto Interno Bruto se registraron crecimientos en todas las actividades productivas y de servicios, a excepción de la agropecuaria.

  • Producto Interno Bruto (1995):

En 1995, el nivel de actividad económica, medido a través del Producto Interno Bruto (PIB) real, creció en 4.8% en relación al año anterior, lo que significó una aceleración del crecimiento si lo compramos con el aumento de 4.3% de 1994. Con esto, la República Dominicana se situó en quinto lugar entre las naciones latinoamericanas que registraron un mayor crecimiento del (PIB). Asimismo, el PIB real por habitantes registró un incremento de 2.8% en este año, ocupando el país el sexto lugar de la región en relación a este indicador.

El aumento del PIB real fue impulsado por una mayor demanda, tanto interna como externa que propició una mayor producción de bienes y servicios, a pesar de la agudización de la crisis energética y los factores climatológicos adversos imperantes durante el año 1995.

Las actividades que registraron una mayor tasa de crecimiento fueron comunicaciones, hoteles, bares y restaurantes, minería, comercio, agropecuaria, transporte, construcción y zonas francas.

  • Producto Interno Bruto (1996):

La actividad económica medida a través del Producto Interno Bruto real, registró en 1996 un crecimiento de 7.3% superando el incremento de 4.8% alcanzado en el año anterior. Este comportamiento expansivo de la producción nacional se debió, entre otras causas a: incrementos en la productividad y capacidad instalada de algunas de las actividades económicas; reorganización de los procesos productivos; favorables condiciones climatológicas durante gran parte del año; incremento en los precios internacionales de los principales productos tradicionales de exportación; captación de nuevos mercados externos de los productos no tradicionales, mejoría en el suministro de energía eléctrica, e incremento en el crédito interno al sector privado.

Los sectores que sobresalieron por su dinamismo fueron: Industria Azucarera (26.5%), Comunicaciones (16.3%), Construcción (13.0%), Hoteles, Bares y Restaurantes (11.2%), Electricidad y Agua (10.3), Agropecuaria (9.5%), Comercio (9.0%) y Transporte (8.0%), que en conjunto tuvieron una participación en el PIB de un 55.0%, mientras que los sectores que aportaron el restante 45% experimentaron crecimientos moderados: Minería, resto de la industria local, finanzas, propiedad de vivienda, gobierno y otros servicios, incluyendo la disminución de zonas francas.

  • Producto Interno Bruto (1997):

En 1997, la actividad económica, medida a través del Producto Interno Bruto (PIB), creció en 8.2%, en términos reales, superior al 7.3% alcanzado en el año 1996. Como resultado de esto, el producto percápita experimentó un crecimiento de 5.7%, con respecto al año anterior. Hay que resaltar además, que el crecimiento registrado por la economía durante el año 1997, es el más alto de la región, según cifras preliminares de la Comisión Económica para América Latina y el caribe (CEPAL) y que se logró con tasas positivas en todas las actividades económicas.

En este resultado incidió el dinamismo exhibido en actividades que reflejaron crecimientos apreciables, tales como, Comunicaciones (19.2%); Construcción (17.1%); Hoteles, Bares y Restaurantes (16.7%) y Electricidad y Agua (10.2%); además de otras actividades que tienen una alta ponderación, como son: el comercio (8.9%), el Transporte (8.1%) y la Manufactura (7.9%) con una participación conjunta de 60.3% en el PIB.

Todo esto, unido al aumento de 34.6% del crédito otorgado por el sistema financiero a las diferentes actividades económicas, fueron los principales factores que contribuyeron al alcance de este significativo crecimiento de la economía.

  • Producto Interno Bruto (1998):

Durante el año 1998, la actividad económica medida a través del Producto Interno Bruto real (PIB), creció en 7.3% ligeramente inferior al crecimiento de 8.2% registrado en 1997. Como resultado del dinamismo alcanzado por el PIB, el producto percápita creció en 4.9%, duplicando la tasa de crecimiento poblacional de 2.3%, lo que evidencia que en términos generales se ha verificado una mejoría en los ingresos reales de los dominicanos, no obstante los daños causados por el huracán Georges en el último trimestre el año. Los efectos de este fenómeno sobre el incremento del PIB fueron parciales, debido a que el 70% del valor agregado generado en el año se registró en el período enero –septiembre cuando alcanzó un crecimiento de 6.8%. En este contexto, las pérdidas ocasionadas por el huracán, según cálculos estimados de la CEPAL y el Banco Central, ascendieron a unos RD$30,000 millones, equivalente a US$2,000 millones, en términos de la disminución de los stocks (activos) y de pérdida de flujos (producción) de las actividades económica.

Mientras las actividades más afectadas por el huracán fueron la Agricultura (-1.4%), la Ganadería (1.5%), Hoteles, Bares y Restaurantes (4.7%) y Propiedad y Vivienda (2.2%); otras como la Construcción (19.6%), Comercio (11.5%), Transporte (9.1%) y la Silvicultura (30.9%), resultaron dinamizadas, compensando en parte el impacto negativo que tuvo éste fenómeno sobre el PIB. Asimismo, actividades como Comunicaciones (20.6%), Electricidad y Agua (13.7%) y las Zonas Francas (7.6%), presentaron incrementos superiores al crecimiento del PIB total, los cuales incidieron en el resultado global de esta variable macroeconómica.

  • Producto Interno Bruto (1999):

Los resultados preliminares sobre el comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) real para el año 1999 arrojaron una tasa de 8.3%, superior al 7.3% registrado durante el año anterior. Este comportamiento sitúa a la economía dominicana, por cuarto año consecutivo, entre las que exhiben lo más altos índices de crecimiento de la región, al alcanzar en promedio una tasa de 7.8% durante el cuatrienio 1996-1999.

La expansión de este indicador de la evolución económica del país, se sustentó en el crecimiento experimentado en la Construcción (18.3%), Comunicación (15.6%), Industria Local excluyendo los Ingenios (10.9%), Hoteles, Bares y Restaurantes (10.0%), Comercio (9.1%), Transporte (8.5%), Electricidad y Agua (8.0%) y Agropecuaria (6.8%), actividades cuya ponderación conjunta alcanza aproximadamente un 70.0% dentro del PIB.

Entre los factores que contribuyeron a este comportamiento pueden citarse: las favorables condiciones climatológicas prevalecientes durante el año; el crecimiento del crédito al sector privado, incentivado por menores tasas de Interés; expansión de la inversión pública; aumentado en la inversión privada nacional y extranjera; mayor demanda interna; incremento de la capacidad productiva en algunas empresas industriales; mayores importaciones de materias primas, bienes de capital y de consumo final y estabilidad en el tipo de cambio.

  • Producto Interno Bruto (2000):

Durante el año 2000, la actividad económica medida por la evolución del Producto Interno Bruto (PIB) real, presentó un crecimiento de 7.8%, similar al registrado en el año anterior cuando la economía se expandió en 8.0%. Como resultado del dinamismo alcanzado por el PIB, el producto percápita creció en 5.3%. No obstante que la economía dominicana en el último semestre experimentó una desaceleración, al cierre del año alcanzó el nivel de crecimiento más alto de la región, manteniendo así la vigorosa tendencia expansiva observada a lo largo del decenio de los noventa.

Los principales sectores que contribuyeron a la evolución de la economía, en términos de su incidencia en el PIB, es decir, el aporte medido por su ponderación y variación fueron: Manufactura, que explicó el 19.5% del crecimiento, Comercio (14.1%), Hoteles, Bares y Restaurantes (12.9%), Transporte (10.7%), Comunicaciones (10.1%) y Construcción (9.0%).

  • Producto Interno Bruto (2001):

Durante el año 2001, la economía dominicana exhibió un crecimiento de 2.7%, superando cinco veces el promedio de América Latina, no obstante haber sido afectada por un conjunto de factores que incidieron tanto en la demanda interna como externa; como fueron la reforma fiscal y arancelaria, la ley de hidrocarburo, la depreciación del euro frente al dólar y la desaceleración de la economía mundial, agudizados por los eventos del 11 de septiembre.

Luego de experimentar una caída en enero – marzo, la economía dominicana mostró una recuperación sostenida al registrarse crecimientos en abril-junio de 1.8%, julio-septiembre 5.5% y octubre – diciembre 5.0%, lo cual permitió concluir el año con un crecimiento de 2.7%.

El comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB), se destacaron el crecimiento que presentaron los sectores de Comunicaciones (24.2%), Agropecuaria (5.1%), Electricidad y Agua (18.8%) y Gobierno (8.8%).

  • Producto Interno Bruto (2002):

El Producto Interno Bruto (PIB) aumentó 4.1%, resultado que si bien significó un sostenido avance en sus términos por habitantes y fue el segundo más alto de América Latina, se ubicó por debajo del elevado dinamismo (7.7%) en promedio, registrado por el país en el período 1996-2000.

  • Producto Interno Bruto 2003:

El desempeño de la actividad económica para el semestre enero-junio 2003, medido por la evolución del Producto Interno Bruto (PIB), marca un cambio de tendencia que contrasta con el comportamiento que había exhibido la economía dominicana en los últimos años. En efecto, el PIB experimentó una disminución de 0.8% con relación al mismo período del año anterior, cuando alcanzó un significativo crecimiento de 6.8%.

Este resultado esta influenciado por varios eventos que impactaron el desenvolvimiento de la economía durante abril-junio, y que cambiaron el curso de la trayectoria de crecimiento y estabilidad que venía registrándose en el último quinquenio. Sobresale entre estos eventos la quiebra del Banco Intercontinental, S. A. (BANINTER) por el impacto que ha tenido en la mayoría de las actividades económicas.

Las consecuencias de los problemas generados por la entidad bancaria, conjuntamente con otros factores internos y externos que gravitaban en el período bajo análisis, crearon inestabilidad en el mercado cambiario y aumentaron la inflación, lo que motivó que las autoridades implementaran medidas de política monetaria restrictiva. 12

3.3- Deuda Pública Externa como porciento del Producto Interno Bruto (PIB), 1997-2003

Datos en US$

Deuda Externa

Años

 

1997

1998

1999

2000

2001

2002

2003

Deuda Pública Externa

3,572

3.537

3,656

3,684.7

4,137.3

4,019

 

Como porciento del PIB

23.7%

22.3%

21.0%

37.5%

19.4%

17.2%

 

CAPITULO IV

DEUDA PÚBLICA EXTERNA Y BALANZA DE PAGOS

4.1.- Balanza de Pagos: definición

Es un sistema de cuentas mediante el cual se registran todas las transacciones de bienes y servicios, donaciones y movimiento de capitales del país con el resto del mundo durante un período determinado.

4.2.- Componentes de la Balanza de Pagos:

La balanza de pagos está compuesta por las siguientes cuentas:

  • La cuenta corriente
  • La cuenta de capital
  • La cuenta financiera
  • La cuenta corriente:

Mide el valor de los ingresos netos de un país derivados de las transacciones internacionales de bienes, servicios y transferencias. 13

La cuenta corriente se subdivide en cuatro balanzas básicas: bienes, servicios, rentas y transferencias.

  • La balanza de bienes:

También llamada de mercancías, utiliza como fuente de información básica, los datos estadísticos recogidos y elaborados por el Departamento de Aduana de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, aunque los reelabora con los ajustes pertinentes.

  • La balanza de servicios:

Incluye los siguientes conceptos: turismo y viajes, transportes, comunicaciones, construcción, seguros, servicios financieros, informáticos, culturales y recreativos, prestados a las empresas personales y gubernamentales.

  • La cuenta de rentas:

Aquí los ingresos son las rentas percibidas por los propietarios de factores (trabajo o capital) empleados en el extranjero, mientras que los pagos son las rentas que enviamos a extranjeros propietarios de factores productivos (trabajo o capital) empleados en nuestro país.

  • La cuenta de transferencias corrientes:

Se recogen como transferencias corrientes las remesas de emigrantes, los impuestos, las prestaciones y cotizaciones a la seguridad social, donaciones destinadas a la adquisición de bienes de consumo, retribuciones a personal que presta servicios en el exterior en programas de ayuda, pensiones alimenticias, herencias, premios literarios, artísticos científicos y otros.

  • La cuenta de capital:

Registra todas las transacciones internacionales de activos. 14

- La cuenta financiera:

Esta dividida en cinco balanzas: inversiones directas, inversiones de cartera, derivados financieros, otra inversión y variación de reservas.

  • Inversiones directas:

Son aquellas en la que el inversor está guiado por el objetivo de obtener una rentabilidad permanente e influenciar en los órganos de dirección de la empresa invertida.

  • Las inversiones de cartera:

Son las adquisiciones de valores negociables cuando representen un porcentaje menor de la empresa invertida.

  • Los derivados financieros:

Incluyen las opciones, los futuros financieros, las compraventas de divisas a plazo, las permutas financieras de moneda o de tipos de interés y cualquier otra permuta financiera, sea sobre índices, cotizaciones medias, o cualquier otra clase de activos.

  • En otra inversión:

Se recogen operaciones de préstamos comerciales y financieros.

  • La cuenta de variación de reservas:

Recoge lo movimientos habidos en los activos exteriores controlados por las autoridades monetarias que se utilizan para financiar los desequilibrios de la balanza o para intervenciones en los mercados de cambios.

4.3.- Incidencia de la Deuda Pública Externa en la Balanza de Pagos:

La deuda pública externa incidió en el comportamiento de la balanza de pagos durante (1994-2003) de la siguiente manera:

  • Balanza de Pago (1994):

El déficit de la balanza de pagos del país, reflejado a través de las variaciones de las Reservas Internacionales Netas (RIN) del Banco Central, ascendió a US$469.7 millones al mes de diciembre del 1994.

Los flujos de capital tuvieron mayor incidencia en el resultado negativo de la balanza de pagos que las operaciones corrientes, ya que el balance de las transacciones de capital fue desfavorable en US$270.7 millones, mientras que el de la cuenta corriente solo alcanzó US$ 199.0 millones.

Las razones principales de este saldo desfavorable en la cuenta de capital fueron la salida de capitales de corto plazo y los pagos realizados para cumplir con los compromisos contraídos de deuda externa.

  • Balanza de Pagos (1995):

El resultado de la balanza de pagos del país en el año 1995, medido a través de la variación de las Reservas Internacionales Netas (RIN) del Banco Central, fue superavitario en US$ 137.0 millones.

El saldo superavitario de US$ 125.5 millones en la cuenta corriente y el déficit de US$ 11.5 millones, en los capitales salvo reserva, es lo que en términos generales explican este resultado.

En cuanto al superávit de US$125.5 millones de la cuenta corriente, es resultado, a su vez, de un saldo negativo de US$2.019.7 millones en la balanza comercial (mercancías); de un balance favorable de US$1.616.7 millones en la cuenta de servicios, y de una entrada también positiva en las transferencias unilaterales netas recibidas por el país durante ese año, de US$528.5 millones.

Los US$11.5 millones de la cuenta de capitales salvo reservas, son el producto de un incremento de US$198.9 millones en la inversión extranjera, de una amortización neta de US$20.3 millones de la deuda de mediano y largo plazo.

  • Balanza de Pagos (1996):

La balanza de pagos global, que incluye la suma algebraica de la cuenta corriente, la de capital y financiera, cerró el año con un resultado negativo de US$38.9 millones. Esto indica que los ingresos que generaron las diferentes fuentes de la cuenta de capital y financiera no fueron suficientes para cubrir el déficit que se produjo en las transacciones reales o cuenta corriente, y que fue necesario recurrir a una combinación de uso de activos externos (reservas) y aumento de pasivos externos (atrasos) para el financiamiento del mencionado déficit.

La deuda externa de mediano y largo plazo, redujo su flujo neto durante el 1996 debido a que el país ha estado pagando más de lo que ha estado recibiendo por concepto de financiamientos externos, lo cual implica que ha estado financiando el crecimiento de su economía en base al ahorro interno y mejorando, al mismo tiempo, su imagen crediticia frente al exterior.

La cuenta de renta de la balanza de pagos, lo cual incluye lo intereses y comisiones de la deuda externa y la ganancia del capital extranjero invertido en el país en calidad de inversión extranjera directa, como es costumbre, concluyó el año con un resultado apreciablemente negativo (US$596.0 millones), aunque menor en un 9.6% al experimentado en 1995. De acuerdo con las informaciones compiladas para esta primera estimación de la balanza de pagos, los intereses de la deuda pública y privada se redujeron respecto a 1995 en US$36.4 millones (13.4%) y las utilidades generadas por la inversión extranjera directa en US$622.1 millones (4.4%).

Por otra parte se recibieron desembolsos de préstamos de corto plazo ascendentes a US$494.9 millones, monto superior en US$121.8 millones, respecto al período anterior y se realizaron amortizaciones por US$464.5 millones.

  • Balanza de Pagos (1997):

El resultado de la balanza de pagos, medido en términos de su balance global, fue positivo en US$95.2 millones, lo que representó una notable mejoría con respecto a 1996 en que ese balance fue negativo por valor de US$30.1 millones.

La cuenta de capital y financiera de la balanza de pagos finalizó en 1997 con un superávit de US$451.8 millones, equivalente a un aumento de US$378.0 millones con relación al año anterior. Este resultado reflejó, en gran medida, la mejor cobertura introducida en la metodología de la captura de las informaciones, así como la cancelación de la deuda con las empresas japonesas Nissho Iwai y Marubeni Corporation.

Sin embargo el endeudamiento neto de mediado y largo plazo correspondiente al sector público, fue deficitario debido a que los desembolsos totales ascendieron a US$108.6 millones mientras que las amortizaciones realizadas ascendieron a US$192.0 millones.

  • Balanza de Pagos (1998):

La balanza de pagos finalizó el año 1998 con un superávit global ascendente a US$38.7 millones. Esto indica que los flujos de divisas hacia el país por exportaciones de bienes y servicios, transferencias corrientes y de capitales, superaron lo requerimientos de pagos por iguales conceptos en el transcurso de dicho período, muy a pesar de que a finales de septiembre la República Dominicana fue afectada por un fenómeno natural que generó una demanda adicional de bienes importados y, al mismo tiempo, produjo un deterioro en las exportaciones de bienes y servicios.

En cuanto a la renta de inversión, que se refiere a los intereses correspondientes al servicio de la deuda externa y las utilidades relativas a las empresas de inversión extrajera, incrementó su resultado deficitario en 17.7% con respecto al 1997, lo cual es el reflejo de una mejoría en las ganancias del capital extranjero como resultado del crecimiento que ha experimentado la economía en su conjunto.

El aporte neto a los ingresos de divisas al país producto de las transferencias corrientes aumentó en US$616.4 millones durante el año 1998, lo que representa un crecimiento de 45.6% con respecto al 1997, destacándose el componente de remesas familiares que aumentó en 21.8%. Cabe destacar, que sólo los ingresos de divisas por concepto de transferencias corrientes permitieron compensar el 75.0% del déficit comercial registrado en dicho año.

  • Balanza de Pagos (1999):

La balanza de pagos, medida en función de su resultado global, concluyó el año 1999 con un saldo favorable ascendente a US$171.8 millones, el cual supera la suma de US$159.1 millones el obtenido en el año 1998, y refleja, entre otros factores, el impacto positivo que tuvieron en la cuenta financiera la expansión experimentada por la inversión extranjera directa, en especial la ligada al proceso de capitalización de las empresas públicas, y el incremento en los desembolsos de préstamos destinados a la recuperación del país luego de los daños sufridos como consecuencia del paso del huracán George por el país.

El resultado positivo de la balanza de pagos global se manifestó en un apreciable fortalecimiento de las reservas internacionales del Banco Central, el cual, unido a una política monetaria adecuada y coordinada con política fiscal, permitió que el país pudiera, además, cumplir con el pago puntual de la deuda pública externa y atender, sin alterar la estabilidad del tipo de cambio, los requerimientos de divisas para hacer frente a la incrementada factura petrolera. El superávit de la cuenta financiera en el año 1999 se elevó a la suma de US$ 1,147.5 millones, monto que superó en un 66.3% al del año 1998. Este resultado se debió al significativo aumento que experimentó la inversión extranjera directa en dicho año que ascendió a US$ 1,352.6 millones de los cuales US$ 643.5 millones se relacionaron con el proceso de capitalización de la Compañía Dominicana de Electricidad. Este superávit permitió cubrir el déficit de la cuenta corriente, honrar los compromisos de pagos de la deuda externa y al mismo tiempo, aumentar el nivel de reservas netas del Banco Central.

  • Balanza de Pagos (2000):

La balanza de pagos del país finalizó en el año 2000 con un balance global negativo de US$ 48.0 millones, el cual se debió, entre otros factores, a los efectos adversos que en términos conjuntos tuvieron en las cuentas externas del país el considerable aumento en los precios internacionales de los combustibles, así como el pago de los vencimientos corrientes de la deuda pública externa en adicción a la del Club de parís que se había diferido para el primer semestre de es año luego del paso por el país del huracán George.

  • Balanza de Pagos (2001):

La balanza de pagos del país, medida en términos de su resultado global, concluyó el año 2001 con un saldo positivo de US$ 513.2 millones, el cual representa una mejoría de US$ 561.2 millones, al comparársele con el déficit de US$ 48.0 millones experimentado en el año 2000. Este resultado positivo de la balanza de pagos global favoreció un apreciable fortalecimiento de las reservas internacionales del Banco Central.

La balanza de rentas que registra el pago de los intereses de la deuda externa, las utilidades atribuibles a las empresas de inversión extranjera (directa y de cartera) y otras transacciones financieras menores con no residentes, continúo presentando su tradicional saldo negativo, ascendente esta vez a US$ 1,118.9 millones, superior en 7.5% al del año 2000. La causa de este comportamiento esta relacionado con el hecho de que este país en un receptor neto de capitales, tanto bajo la modalidad de préstamos como de inversión directa.

  • Balanza de Pagos (2002):

La cuenta corriente de la balanza de pagos en el 2002 alcanzó 875 millones de dólares-apenas 135 millones mayor que la del año anterior, monto que representa casi el 4% de PIB, frente a 3,4% del 2001. El flujo de transferencias privadas del exterior, en alta proporción constituidas por remesas familiares, siguió creciendo; su aporte fue equivalente al 11,6% del PIB y determinó que el Ingreso Nacional Bruto disponible fuera 9% superior al PIB.

Esos recursos cubrieron una elevada proporción de déficit comercial de bienes y los pagos de intereses y dividendos. Con todo, los ingresos netos de capital financiero fueron inferiores que los del año previo por efecto de la merma de los empréstitos netos públicos y una ligera baja de la inversión extranjera directa. Además, la cuenta de errores y omisiones arrojó un elevado saldo negativo, movimiento clasificado como fuga de capitales, lo cual redundo en una considerable pérdida de reservas.

  • Balanza de Pagos (2003):

Las transacciones de la balanza de pagos durante el primer semestre estuvieron condicionada por un contexto económico internacional adverso y, sobre todo, por otro de índole nacional caracterizado por inestabilidad cambiaria con depreciación de la moneda nacional, así como por un conjunto de medidas fiscales y monetarias restrictivas, las cuales se intensificaron a raíz de la quiebra del BANINTER y provocaron la contracción de la economía, especialmente en el segundo trimestre.

En el contexto nacional e internacional, las transacciones del país con el exterior concluyeron el semestre con una reducción en el déficit del balance global el cual fue financiado, principalmente, por una disminución de los activos de reserva. Las cuentas de balanza presentaron un marcado contraste con las del semestre y años anteriores. En efecto, la cuenta corriente, frecuentemente deficitaria, presentó un superávit de US$ 464.3 millones, frente al déficit de US$ 481.6 millones de igual período del pasado año. En cambio, el saldo de la cuenta financiera, superavitario en los últimos nueve años, resultó con un saldo negativo de US$88.8 millones en este semestre, no obstante el país haber recibido los US$600 millones por la segunda emisión de bonos soberanos.

Entre las razones de este cambio en la cuenta financiera cabe destacar la contracción de los créditos externos recibidos por los sectores públicos y privados y, especialmente, los depósitos realizados en el exterior por residentes de nuestra economía, ante la inestabilidad y depreciación del tipo de cambio. 15

CAPITULO V - EL ENDEUDAMIENTO PUBLICO EXTERNO DE LA REPUBLICA DOMINICANA (1994-2003). ANÁLISIS DE SUS CAUSAS Y CONSECUENCIAS

5.1.- Situación Económica Nacional:

En septiembre de 1994 se puso en práctica un programa de estabilización económica. Las medidas adoptadas perseguían reducir, en el corto plazo, el nivel de la demanda agregada de la economía a fin de mitigar las presiones inflacionarias y crear las bases para el fortalecimiento de la posición externa del país. Las medidas de restricción monetaria y fiscal promovieron la reducción de la inflación a un 9.2% en 1995. El tipo de cambio nominal del mercado libre se mantuvo relativamente estable durante ese año, exhibiendo una brecha con relación al tipo de cambio oficial la que fluctuó entre un 3% y un 5%.

La cuenta corriente de la balanza de pago motivado por un notable crecimiento de las exportaciones de bienes, una fuerte expansión de los ingresos del turismo, las zonas francas y las telecomunicaciones y un menor crecimiento de las importaciones, cerro con un superávit de US$125.5 millones, equivalente a 1.1% del PIB. Las reservas brutas del Banco Central aumentaron en US$143.9 millones y las reservas netas aumentaron a US$119.2 millones. El crecimiento del PIB ascendió a un 4,8% superior al 4.3% registrado en 1994, la tasa de desempleo se redujo a un 15.8% como resultado de la política de construcción implementada por el gobierno de entonces.

Durante el 1996 la economía dominicana siguió mostrando un ambiente propicio para el crecimiento con estabilidad. De hecho se registró una tasa de crecimiento de 7.3% y la tasa de inflación fue un 3.9%. No obstante el cambio de autoridades gubernamentales ocurrido en agosto puso de manifiesto la necesidad de elevar el gasto en sueldos y salarios de los funcionarios públicos. Esa necesidad llevó al gobierno a proponer un conjunto de medidas impositivas con el objetivo de obtener los ingresos suficientes para financiar de forma no inflacionaria el aumento del gasto público. El Congreso Nacional rechazó las propuestas del poder ejecutivo, por lo cual solo se ejecutaron las medidas administrativas: aumento de los precios de los combustibles y devaluación del tipo de cambio. Estas medidas tuvieron sus consecuencias entre estas figuran:

  • Evolución de los precios:

La tasa de inflación para 1997 fue de un 8.4% superando en más de cuatro puntos porcentuales a la variación de precios de 1996. La acelerada tasa de inflación se explica por el aumento de más de un 30% en los precios de los combustibles aprobados por las autoridades en 1996. Ahora bien no está demás señalar que el índice de precios también se vio afectado por el aumento de los precios de los combustibles por un lado y por otra parte por el aumento de los precios de algunos productos agrícolas, provocado por la escasez ocasionadas por fenómenos atmosféricos adversos, el aumento de la tarifa eléctrica residencial y el establecimiento del 2% de impuesto sobre la facturación mensual del servicio telefónico.

  • Tasa de interés y de cambio:

La política monetaria y restrictiva aplicada provocó un aumento de la tasa de interés, la cual se elevó en 10 puntos porcentuales respecto al nivel mínimo de 1997. No obstante a partir de mayo del 1998, las tasas empezaron a descender producto del descongelamiento de los recursos de la banca comercial. En lo que se refiere al tipo de cambio se decidió devaluar la tasa de cambio oficial en un 9.3% para unificarla con la tasa prevaleciente en el mercado extrabancario. Durante el año 1999 se adoptaron diversas medidas para adecuar el crecimiento de los agregados monetarios a los objetivos de estabilidad de precios.

La cuenta corriente de la balanza de pagos registró un déficit de 12% del PIB en 1997. Este comportamiento explicado por el mayor aumento de las importaciones de bienes (16.1%) en relación a la variación de exportaciones de bienes (6.8%). Sin embargo, debido a la extraordinaria importancia del sector servicios, así como el aporte de las zonas francas y las remesas el déficit en cuenta corriente se redujo de 1.6% en 1996 a 1.1% del PIB en 1997. Para el 1998 esta cuenta continuo registrando saldo negativo, para esta fecha el déficit se situó alrededor de un 2.4% del PIB.

Ese resultado refleja el incremento tanto del déficit comercial como de los egresos por concepto de renta de la inversión. Por otro lado el saldo positivo de la cuenta de capitales permitió no sólo financiar el déficit de la cuenta corriente, sino también incrementar en US$193 millones las reservas internacionales netas del Banco Central, las cuales alcanzaron US$547.0 millones.

El déficit del sector público durante este período se situó en torno a un 1.1% del PIB. Ese déficit causado según las autoridades por los desequilibrios financieros de la Corporación Dominicana de Electricidad (CDE) y el Consejo Estatal del Azúcar (CEA), las cuales se esperaba se reduzcan luego de materializada la capitalización o privatización de las empresas públicas. Sin embargo dado por hecho la privatización este déficit continuó y un ejemplo de eso es que en el año 1999 el sector público exhibió un resultado deficitario superior al de los años anteriores 1.2% del PIB.

  • Situación económica nacional resiente (2000-2003):

Durante tres años consecutivos la demanda externa a presentado un comportamiento adverso en la República Dominicana, en el que repercutió el débil desempeño de la economía estadounidense. Con todo esto el PIB aumentó 4.1% en el 2002. La demanda interna adquirió un importante ímpetu gracias a la elevación de los gastos de consumo privado, robustecido por el incremento del gasto público y de las remesas del exterior que representan más del 11% del consumo privado.

Un abultado gasto público, financiado en parte con recursos provenientes de bonos emitidos en el año 2001 compensó la falta de dinamismo de las exportaciones.

El surgimiento de preocupantes signos de inestabilidad macroeconómica, muy acentuada en el segundo semestre del año 2002 determinó que se frenará el gasto y se profundizarán las restricciones monetarias. Aun más hacia fines de años, con objeto de reforzar el esfuerzo estabilizador se concertó un pacto de estabilidad y desarrollo entre el gobierno y el Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), y ello condujo a que la austeridad fiscal y monetaria se prolongara hasta inicio del año 2003.

Sin dudas el ajuste más importante se efectuó en el ámbito cambiario y en las tasas de interés para operaciones en moneda nacional.

A causa del menor ingreso de las divisas generadas por el turismo y las zonas francas el mercado cambiario sufrió persistentes presiones. La situación empeoró al combinarse con el alza de precio internacional del petróleo, lo que determinó una considerable depreciación real del tipo de cambio, por encima de los niveles compatibles con los fundamentos reales de la economía. Los esfuerzos restrictivos de las políticas monetarias hicieron posible que se elevaran la tasa de interés real, lo cual influyó en que se pospusieran las decisiones privadas de inversión. Además la percepción de incertidumbre y riesgos de los agentes económicos propició que se acelerara el proceso de dolarización de las operaciones bancarias activas y pasivas con el consiguiente aumento de riesgo de exposición de las operaciones en moneda extranjera para el conjunto del sistema.

El panorama económico se complicó aun más al estallar la crisis en el sistema bancario, la cual condujo a la intervención administrativa del segundo banco más importante y a comprometer recursos financieros por un monto que se estima equivale al 15% del PIB. La volatilidad cambiaria se agudizó, se elevaron las tasas de interés y se estima que ocurrieron nuevos episodios de fuga de capitales. En consecuencia el ambiente de incertidumbre que había prevalecido en el primer trimestre entre los agentes económicos debido a la guerra en Irak se acentuó en el segundo trimestre del año 2003.

Ante el panorama de fragilidad financiera e institucional, las autoridades establecieron negociaciones con los organismos financieros internacionales (Fondo Monetario Internacional FMI, el Banco Mundial –BM y el Banco Interamericano de Desarrollo BID) para obtener recursos por mil millones de dólares destinados a palear la crisis. Además en enero del 2003 se colocaron bonos soberanos por 600 millones de dólares en los mercados internacionales.

  • Mercado cambiario:

Este se ha caracterizado durante este período por una marcada volatilidad, llegando en junio a alcanzar una paridad de 34 pesos por dólar, es decir, hubo una depreciación nominal de 58% con respecto a diciembre y de 89% con relación al igual mes del año anterior. En noviembre del 2003 el dólar se cotizó a 43 pesos por dólar algo sin precedentes en la historia de la República Dominicana.

  • Evolución de precios:

La inflación presentó 10.9% de aumento en el primer semestre del 2003 como consecuencia del drástico ajuste cambiario y del alza del precio internacional del petróleo.

5.2.- Contexto Socioeconómico Internacional:

Durante el año 1994, la economía mundial experimentó una reactivación económica, registrando el Producto Interno Bruto (PIB) real un aumento de 3.0% luego de tres años de lento crecimiento de 1.6% en el período 1991-1993. Dentro de los países desarrollados que experimentaron un mayor dinamismo económico, estuvieron Canadá (4.3%), Estado Unidos (4.0%) y Reino Unido (4.0%), entre las economías en vía de desarrollo, Asia (8.1%) y América Latina (3.7%). Asimismo los países industrializados elevaron el producto percápita en 2.0%, mientras las economías en desarrollo experimentaron un crecimiento de 3.6% en este indicador.

En este contexto de acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) el Producto Interno Bruto de la Región creció en 3.7% en 1994 inferior al registrado por la República Dominicana equivalente a 4.3%. El crecimiento experimentado por el país fue superior al de economías con características similares como Bolivia y Ecuador (4.0%), Guatemala (3.5%) y Paraguay (3.0%). Asimismo el producto percápita del conjunto de los países de la región se elevó en 1.9% en tanto el de la economía dominicana aumentó en 2.3%.

Por segundo año consecutivo en 1995 la economía mundial registró un incruento de 3.5%. No obstante detrás de este crecimiento se ocultó la desaceleración que evidenciaron los países industrializados y con desarrollo en América Latina, contrarrestado por el buen desempeño de los países africanos, el medio oriente y los países en transición. Otro rasgo relevante fue la exposición mostrada en el comercio de bienes y servicios mundiales que creció a una tasa de 9%, sobre duplicando el ritmo de crecimiento de la producción mundial en el escenario internacional, se destacó también la presencia de bajos niveles inflacionarios en la mayoría de los países. Esta evolución de la economía estuvo marcada por la continuación de los procesos de liberación comercial adoptados por la generalidad de los países en desarrollo. La República Dominicana, inmersa en esa dinámica de la economía internacional, logró en 1995 una expansión del comercio de bienes y servicio superior al 17.4% la tasa más alta registrada por el país en los 90.

Los indicares económicos para el año 1996 reflejaron que el Producto Interno Bruto real de la economía mundial experimentó un crecimiento del 4.0%. Entre los países que mostraron mayor dinamismo estuvieron Estado Unidos (2.4%) y Japón (3.6%), mientras que Alemania (1.4%), Francia (1.3%), Italia (0.7%), Reino Unido (2.1%) y Canadá (1.05%) crecieron menos que en el año 1995. Asimismo, el PIB creció para los países industrializados (2.3%), la Unión Europea (1.6%), países en desarrollo (6.5%), Asia (8.2%) y América Latina (3.4%).

Las economías de América Latina y el Caribe continuaron sus esfuerzos orientados a una mayor apertura. Se registro un crecimiento del PIB en la región de 3.4% Sin embargo la República Dominicana creció en (7.3%), cifra que refleja que la actividad económica se desarrollo en el contexto de mayor estabilidad económica y financiera. El crecimiento experimentado por el país fue superior al de Bolivia (4%), Guatemala (3%), Ecuador y Paraguay (2%). En la mayoría de los países, la tasa de crecimiento fluctuó entre el 3% y el 5%. El producto percápita de la región fue de 1.7%, en tanto el de República Dominicana aumentó en 5.3%. 16

A pesar de los efectos de la crisis financiera asiática, la producción mundial (PIB real) creció un 3%. El volumen de mercancía aumentó un 5%, el segundo de los mayores incrementos registrados en más de dos decenios.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), registraron el mejor desempeño desde hace un cuarto de siglo, al mostrar una tasa media de crecimiento de 5.3% (comparada con el 3.2% para el período 1991-1996), y una tasa media de inflación de 11%, el nivel más bajo en 50 años. Asimismo, el producto percápita del conjunto de los países de la región se elevó en 1.7% en relación a 1996. Este comportamiento de acuerdo a investigaciones del Banco Mundial obedece a las reformas estructurales implementadas por algunos países, las cuales le permitió aumentar el ingreso percápita en un 2% más que aquello que no introdujeron reformas. Entre los mejores resultados están los de Argentina, Brasil, El Salvador, México y Perú.

En cuanto a los resultados relativos a la producción de América Latina y el Caribe, inciden principalmente el crecimiento positivo de Argentina, Costa Rica, El Salvador, México, Perú, Uruguay, Venezuela, Chile y especialmente República Dominicana que creció en más de 2 puntos porcentuales que el promedio de la región, y que según cifras de la CEPAL fue el segundo más alto de Latinoamérica y el caribe.

Para 1998, la tasa de crecimiento de la economía mundial en su conjunto, se estimó en 2.2%, por debajo de los niveles alcanzados en 1997 de 4.1% según el Fondo Monetario Internacional FMI. Esta desaceleración se explica por el impacto negativo de la crisis de los mercados financieros del sudeste asiático, Japón y Rusia. La primera mitad del 1998 estuvo caracteriza por una reducción sustancial de la demanda de producto básicos, por la caída los precios del petróleo, y la reducción de la tasa de crecimiento del comercio mundial producto de la crisis financiera que se había originado en Asia a mediados de 1997. A partir del mes de agosto de 1998, se sumó la crisis Rusa, la cual derivó en una devaluación del rubro, declaración de una moratoria parcial del servicio de la deuda externa del país, el incumplimiento de pago de la deuda interna y establecimiento de mecanismo de control sobre los capitales.

Los países latinoamericanos y del caribe, según la CEPAL mostraron una tasa de crecimiento de 2.3% en 1998 superior al promedio de la economía mundial, aunque menor que el experimentado por la región en 1997, acompañado de un nivel de inflación que se ha establecido en alrededor de 10% durante los dos últimos años. Esto se logró a pesar de sufrir los efectos severos de la crisis financiera internacional, así como desastres naturales que azotaron a varios países, como el Niño, que afectó a Perú, Ecuador y otros países de la región y, los huracanes Georges y Mitch, que devastaron República Dominicana, Honduras y Nicaragua, entre otros.

Según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) en 1999 la economía mundial, logró un crecimiento de 3.0% superior al 2.2% obtenido en el año anterior. Este crecimiento estuvo motorizado, principalmente por el excelente desempeño de la economía estadounidense. También contribuyeron a la expansión de la economía internacional, la dinámica de las economías Europeas, el incipiente proceso de recuperación de Japón, el relativo repunte de las economías del Este Asiático afectada por la crisis iniciada a mediado de 1997 y el mejoramiento de la crisis de América Latina. En este año se obtuvo una recuperación de la estabilidad de los mercados financieros internacionales y una reanudación de los flujos financieros hacia varios de los mercados emergentes. El repunte más significativo y de mayor impacto en la economía internacional, fue el del precio del petróleo con un aumento cercano al 140%. Las economías latinoamericanas experimentaron una notable desaceleración con un crecimiento estimado de 0.1% en 1999 frente al 2.3% logrado en 1998. El retroceso no fue mayor, tal como se esperaba en el primer semestre, debido a que la crisis brasileña fue menor de lo provisto y a que la economía mexicana tuvo un buen desempeño. El PIB conjunto de ambos países representa más del 70% de la economía de la región.

En este contexto, la economía dominicana logró una tasa de expansión de 8.3%, con una inflación de 5.1% lo cual colocó a República Dominicana como uno de los pocos países en mostrar ese notable cambio. Entre los factores internacionales que favorecieron ese desempeño, cabe destacar el amplio crecimiento de la economía estadounidense, así como la reactivación de los mercados internacionales de inversión, hacia aquellos mercados emergentes que, como el dominicano presentaron solidez y estabilidad en sus principales indicadores económicos.

Durante el año 2000 según estimaciones del Banco Mundial la economía internacional creció a 4.1% superando el 2.8% del 1999. Específicamente ha sido significativo el crecimiento de 6.3% de los países menos industrializados, debido principalmente al incremento de sus exportaciones. La fuerte expansión observada en los tres primeros trimestres se debilitó en los últimos meses del año, debido a la desaceleración de la economía estadounidenses y los incrementos de los precios internacionales del petróleo. El comercio mundial de mercancías aumentó cerca del 10% casi duplicando la tasa de 5.1% en 1999. Este estuvo concentrado en manufactura productos agrícolas y petróleo cuya participación aumentó de 10% en 1999 a 14.0% en el año 2000 como resultado del crecimiento de sus precios internacionales en 60.6%. 16

Las economías de América Latina y el Caribe experimentaron un notable crecimiento de 4.0%, recuperándose del descenso a 0.3% en 1999. Esta expansión estuvo influenciada por el excelente desempeño de México y Brasil. En este contexto de recuperación de la región, se destaca el crecimiento de la República Dominicana que duplicó el promedio de la región siendo el más alto de todos los países.

En el transcurso del año 2001 la economía mundial sufrió una pronunciada desaceleración y según previsiones del FMI, creció a un tasa de 2.2%, muy inferior al 4.7% del año anterior. Dada la participación de la economía norteamericana en el PIB mundial y su tradicional papel de "motor de la economía mundial", su caída se transmitió al resto del mundo con un grado de sincronización no visto desde la gran depresión de 1929.

Los trágicos acontecimientos del 11 de septiembre contribuyeron a acentuar la desaceleración, ya muy evidente y marcada, creando un clima de incertidumbre y afectando la confianza de los consumidores, productores e inversionistas a nivel mundial.

Por primera vez después de 1975, las tres principales economías del mundo, entraron simultáneamente en recesión: Estado Unidos, desde marzo del 2001, Japón a partir del primer trimestre de ese año y Alemania al inicio del segundo semestre.

Como consecuencia de la duración y profundidad de la caída en el crecimiento de las principales economía del mundo, las repercusiones globales fueron fuertes, siendo las regiones más afectadas el Este Asiático y América Latina.

Durante el año 2002 la economía mundial continuó con un doble desempeño reflejándose con gran fuerza en las economías emergentes. Para el 2003 la economía mundial continuó sin presentar señales claras de recuperación, por lo cual las sucesivas predicciones sobre su tasa de expansión anual han ido disminuyendo. Ni siquiera una vez finalizada la guerra contra Irak, se ha observado el esperado repunte. Solamente los mercados bursátiles han experimentado cierta estabilidad y crecimiento, lo cual se interpretado como una anticipación de una cercana mejoría económica.

5.3.- Diagnóstico del Endeudamiento Público Externo en la República Dominicana (1994-2003)

En el año 1994, la República Dominicana recibió desembolsos de recursos por un monto de US$228.0 millones, de los cuales US$ 83.4 millones fueron de organismos internacionales entre los que se destacan US$49.0 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y US$32.7 millones del Banco Mundial (BIRF). Asimismo, se recibieron US$62.4 millones por acuerdos bilaterales y US$68.7 millones de financiamiento de corto plazo extendido por el Banco Latinoamericano de Exportaciones (BLADEX), a través del uso de líneas de créditos resolventes. Si se compara el monto recibido en 1994 con los de 1993, resulta una disminución de US$92.7 millones, que se explica principalmente por los desembolsos recibidos del Fondo Monetario Internacional (FMI) durante 1993.

Por otra parte durante el año 1994 fueron aprobados créditos por un monto total de US$153.7 millones, cifra inferior en 35.6% a las de 1993, para los siguientes proyectos.

Para ver el cuadro seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Durante este año según cifras preliminares el servicio pagado por concepto de la deuda pública externa experimentó un aumento de 8.9% respecto al año anterior al totalizar US$536.7 millones, de los cuales US$193.3 millones fueron de intereses; aumento que se explica fundamentalmente en los pagos realizados a la Banca Privada Internacional bajo el plan financiero de 1993.

Los pasos realizados en 1994 a los países miembros del Club de París, ascendentes a US$114.0 millones, correspondiente a la deuda comercial de corto y largo plazo reflejan una disminución equivalente a un 30.8% en relación con el 1993.

La diferencia entre el monto desembolsado y las amortizaciones realizadas, muestran un resultado negativo ascendente a US$115.5 millones.

Al finalizar el año 1995, la deuda pública externa global ascendió a US$3,993.95 millones, con composiciones porcentuales tanto por acreedor como por deudor similares a las del año 1994: 79.3% ante acreedores oficiales y 20.7% ante acreedores privados; y con una participación del 64.1% correspondiente al gobierno central seguido por el Banco Central de la República Dominicana con un 27.0%, el resto les pertenece a otros organismos autónomos, a las empresas públicas y a deudores del sector privado sobre financiamientos garantizados por el sector público. Al 31 de diciembre de 1995 la deuda pública externa experimentó un incremento de 1.3% respecto al año anterior, como resultado, fundamentalmente, del desembolso de US$51.00 millones del primer tramo del préstamo sectorial financiero concertado entre el Banco Central y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para apoyo de balanza de pagos y segundo, de la variación en los intereses diferido en el pago, producto del desfase entre sus fechas de vencimiento y la estresa de los pasos por el gobierno central para efectuar pago de su deuda y de ciertos compromisos de otras instituciones del sector público. En cuanto a la evolución de la deuda, los desembolsos recibidos durante 1995 ascendieron a US$378.11 millones, US$208.30 millones por financiamiento de mediano y largo plazo (55.1%) y US$169.81 millones por financiamiento de corto plazo incluyendo operaciones corrientes con Bancos Comerciales bajo línea de créditos resolventes y renovables. En términos generales los desembolsos recibidos experimentaron un aumento de 59.9% respecto al año anterior. Por otra parte durante el citado año el sector público dominicano concertó créditos externos de mediano y largo plazo por un monto aproximado de US$108.00 millones, que en conjunto fueron 33.7% menores a los del 1994, para destinarlos a los siguientes proyectos.

Para ver el cuadro seleccione la opción "Descargar" del menú superior

En lo referente al servicio de los compromisos públicos externos, el país realizó pagos por US$581.46 millones, equivalentes al 4.8% del Producto Interno Bruto a precios corrientes del año. Del total pagado, US$196.96 millones fueron por intereses, lo cuales aumentaron en un 8.4% respecto al año anterior. De los pagos efectuados, US$440.27 millones correspondieron a deudas de mediano y largo plazo (75.7%) y US$141.19 millones (24.3%) por deudas a corto plazo, incluyendo las citadas operaciones corrientes con Banco Comerciales. Comparada las amortizaciones con los desembolsos recibidos resulta un flujo neto negativo para el país por US$6.39 millones, aun cuando lo créditos a corto plazo presentaron un resultado positivo de US$42.51 millones.

Durante el 1996 el monto de la deuda pública externa global se redujo en US$183.7 millones (4.6%) respecto al año 1995 al totalizar US$3814.9 millones al 31 de diciembre de 1996, según cifras preliminares del Banco Central. Esta disminución se explica, fundamentalmente por haber efectuado amortizaciones superiores a los desembolsos recibidos y a cambios en la valoración respecto al US dólar, de las divisas en que están denominados los saldos de los compromisos contraídos. Al 31 de diciembre de 1996 la estructura de la deuda pública externa por tipo de acreedor fue similar a la observada durante los años 1994-1995, siendo las acreencias de tipo bilateral las de mayor significación (47.1%), seguidas por las deudas con organismos multilaterales (31.4%).

Para dar seguimiento a la política de cumplimiento del servicio, durante 1996, se efectuaron pagos totales por un monto de US$705.6 millones; de los cuales US$427.5 millones corresponden a compromisos de mediano y largo plazo y, de estos US$256.2 millones de capital principal. Asimismo las amortizaciones por operaciones corrientes ascendieron a US$261.9 millones.

Cabe destacar que los desembolsos recibidos en el año fueron solo de US$402.6 millones, de los cuales US$118.4 millones corresponden a compromisos formalizados a mediano y largo plazo. Se estima que para este año la República Dominicana realizó pagos para servir su deuda pública externa de todos los plazos, equivalentes a un 11.7% del valor de las exportaciones totales. Por último, durante el año 1996 el sector público dominicano suscribió 20 nuevos contratos de financiamiento por un monto de US$220.9 millones cuyos recursos serían destinados a proyectos de gran impacto social y económico, para desarrollar actividades educativas, agropecuarias, de distribución energética, de construcción, de salud, así como para el desarrollo agroindustrial. Estos nuevos créditos provinieron de fuentes multilaterales (68.4%) y bilaterales (31.6%) con entidades de Alemania y España.

Para el año 1997, la posición de endeudamiento externo del sector público alcanzó un monto de US$3502.8 millones, reflejando una notoria reducción de US$304.5 millones respecto a igual fecha de 1996. La composición de esta deuda por tipo de acreedor presenta una estructura muy similar a la de los últimos cuatro años, 78.8% corresponde a acreedores oficiales de los que 48.4% son compromisos bilaterales y 30.4% multilaterales.

Por concepto del servicio global de la deuda externa de mediano y largo plazo, el país realizó durante 1997 pagos ascendentes a US$433.9 millones de los cuales 58.8% correspondieron a amortizaciones y 41.2% a intereses y comisiones. En cambio los desembolsos solo ascendieron a US$109.1 millones. Esto significa que el país continuo siendo un exportador neto de capitales, ya que por cada nuevo dólar norteamericano recibido, pagó a sus acreedores alrededor de cuatro en 1997. Uno de los factores que incidió en la reducción de la deuda de 1997, fue la cancelación de los compromisos con las empresas japonesas Nissho Iwai y Marubeni Corporation, la cual generó al país una reducción de US$98.1 millones. También una reducción de US$94.5 millones en el valor adecuado producto de la pérdida de valor, respecto al dólar norteamericano, experimentada por ciertas monedas como el yen japonés, el marco alemán y el franco francés en las cuales estaba denominada parte de la deuda externa del país. Además esta depreciación incidió favorablemente para el país de en la valoración de los derechos especiales de giro y en la unidad cuenta del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Finalmente es importante destacar que en 1997 se finalizó la conciliación de la deuda pública dominicana con la Conmodity Cocdit Corporation (CCC) originadas en garantías otorgadas hace aproximadamente 11 años, llegándose a un acuerdo de reprogramación muy favorable para el país, mediante el cual se extendió el plazo de pago de los atrasos de dicha deuda a cinco años con una tasa de interés fija del 6.5% anual. Durante el año 1998, la deuda pública externa global registró un nivel de US$3,507.0 millones, reflejando una disminución de apenas US$2.2 millones respecto al saldo registrado a igual fecha de 1997. Cabe destacar que la composición de la deuda externa pública por tipo de acreedor presenta una estructura similar a la de los últimos cinco años: el 81.1% corresponde a acreedores oficiales, de los que el 48.7% corresponde a compromisos bilaterales y 32.4% a multilaterales. El restante 18.9%, se refiere a deuda con la banca u otro acreedores privados.

Durante el año 1998, el país realizó pagos por concepto del servicio de la deuda de mediado y largo plazos por US$341.6 millones, de los cuales 52.8% correspondió a amortizaciones de capital y 47.2% a intereses y comisiones. Por su parte los desembolsos fueron de US$191.4 millones, de los cuales US$109.0 millones se recibieron en el último trimestre del 1998 incluyendo el préstamo concebido por el FMI como apoyo a la balanza de pagos a raíz del huracán Georges. Este nivel de desembolso significó un incremento de 75.8% con relación a los recibidos en el año 1997. Esto significa que el país continuó siendo un exportador neto de capitales muy a pesar de que los países del Club de Paris y Venezuela aceptaron el diferimento de pago de US$128.0 millones correspondientes al servicio de la deuda con vencimientos entre septiembre de 1998 y marzo de 1999, de cuyo valor el 56.3% correspondía a 1998.

Para el 31 de diciembre de 1999 la deuda pública externa global de la República Dominicana registró un monto de US$3,625.3 millones, cifra que muestra un incremento de US$58.2 millones, es decir, tan solo un 1.6% respecto al nivel del año 1998.

Dicho incremento se originó principalmente por el uso de los recursos de los préstamos de emergencia otorgados al país para la reconstrucción nacional luego del huracán Georges y el de préstamos concedidos para el desarrollo de proyectos prioritarios para las áreas de salud, educación, transporte y transmisión de energía; así como el diferimento de seis meses en el pago del servicio de la deuda de los países del Club de París y la reprogramación con Venezuela.

A diferencia de años anteriores en que el país era un exportador neto de capitales oficiales, la política de endeudamiento del gobierno, basada en la contratación de recursos destinados a proyectos de bien social, ha permitido el aprovechamiento de recursos internacionales mayormente concesionales durante el año 1999, con un resultado neto favorable para el país ascendente a US$60.3 millones, al comparar los recursos frescos recibidos con los pagos de principal efectuados.

Durante el año 2000 el flujo neto de la deuda pública externa de mediado y largo plazo, es decir los desembolsos menos las amortizaciones de capital, registró un resultado positivo de US$70.4 millones. En dicho período los desembolsos ascendieron a US$350.7 millones y las amortizaciones a US$280.3 millones. El servicio de la deuda pública global, la cual incluye los intereses, las comisiones y las amortizaciones relacionadas con la misma, ascendió a US$497.1 millones equivalente a un crecimiento de US$124.0 millones con respecto al año anterior. Al concluir el año 2000 la deuda pública externa global experimentó un incremento de US$17.8 millones, respecto a la de 1999, ascendiendo a US$3,675.5 millones. Sin embargo, los principales indicadores de deuda externa reflejan que la capacidad de endeudamiento del país continuó mejorando, ya que la relación deuda externa / PIB se redujo de 21.1% en 1999 a 18.6% en el 2000 y la razón servicio de la deuda / exportaciones de bienes y servicios también se redujo de 7.2% a 4.7%. Tales indicadores revelan, además, una mejoría de la solvencia financiera internacional del país y de la sostenibilidad en el mediano y largo plazo de la cuenta financiera de la balanza de pagos.

No obstante haber tenido lugar el desembolso de los 500 millones en bonos soberanos colocados por el gobierno en el mercado financiero internacional, durante el año 2001 el saldo de la deuda externa global del sector público dominicano solo se incrementó en US$452.6 millones, (12.3%) al pasar de US$3,684.7 millones al cierre del año 2000 a la suma de US$4,137.3 millones durante la conclusión del año 2001.

La colocación de los bonos soberanos en el mercado internacional por parte del gobierno dominicano no sólo produjo un incremento neto de la deuda pública externa, sino que, como era de esperarse, también dio lugar a un cambio significativo en la estructura de la misma, desde el punto de vista de los acreedores externos. En ese sentido, la deuda con acreedores oficiales, compuestos por organismos multilaterales tales como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y otros, así como la que se concentra en entidades vinculadas a los gobiernos de los países amigos, definida como bilateral, experimentó una reducción en su participación en el curso del año de más de 9 puntos porcentuales; mientras que la correspondiente a acreedores privados incrementó de un 18.9 a 28 por ciento sobre el total debido a que, por su característica; la emisión de bonos se coloca vía la llamada banca de inversión.

Con respecto al servicio de la deuda pública externa de mediano y largo plazo, los pagos fueron por US$622.3 millones, incluyendo US$200.4 millones de intereses. Dicho servicio fue superior en 25.1% al del año 2000, entre otras razones, por el incremento de US$58.8 millones correspondientes al pago de los primeros dos vencimientos de principal de la deuda concesional reestructurada en la última negociación con el Club de París de 1991 y por el aumento en US$15.9 millones en la cuota de la deuda documentada en bonos PD1**, una vez finalizado el período de semigracia.

Durante estos dos últimos años la deuda pública externa global ha aumentado debido en su totalidad a los recursos recibidos por la segunda emisión de bonos soberanos realizada en el mes de enero del 2003 a un plazo de 10 años y tasa de interés anual de 9.04% en adición a los recursos de los bonos, el país recibió desembolsos por valor de US$47.9 millones de organismos multilaterales, principalmente del BID y del Banco Mundial, US$124.0 millones provenientes de otros países básicamente Estado Unidos, España. Alemania y Venezuela, con carácter bilateral, y US$114.8 millones otorgados por la banca privada.

En el primer semestre del 2003 la economía dominicana recibió US$886.7 millones por concepto de desembolso de préstamos a todos los plazos, de los cuales los correspondiente al mediano y largo plazos contratados por el sector público fueron US$831.7 millones. En dicho semestre, el país realizó pagos por el servicio de la deuda ascendiente a US$520.7 millones. Del total de pagos realizados, las amortizaciones fueron US$400.1 millones y el resto intereses.

La deuda pública externa de corto plazo registró una reducción de un 5.3% de los desembolsos y el aumento en un 14.6% de su servicio, por lo que tanto su flujo neto como su transferencia neta tuvieron resultados negativos.

Evaluación de la deuda pública externa

Enero-Junio 2001-2003

Para ver el cuadro seleccione la opción "Descargar" del menú superior

En estos cuadros se pudo observar que sin la emisión de bonos soberanos, el flujo neto de deuda a mediano y largo plazo hubiera sido negativo en US$46.0 millones, convirtiéndose el sector público en exportador neto de capitales y que las transferencias netas también hubieran sido negativas.

Desembolsos recibidos

Enero-Junio 2001-2003 (Millones de US$)

Para ver el cuadro seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Elaborado según informaciones del Banco Central, "Boletín Trimestral 2003"

Destino de los recursos obtenidos por la emisión de bonos soberanos del 2003 (Millones de US$)

Para ver el cuadro seleccione la opción "Descargar" del menú superior

5.4.- Causas y Consecuencias del Endeudamiento Público Externo:

Son diferentes las causas que determinan el endeudamiento de un país, entre éstas están:

  • Los prestamos dirigidos a financiar proyectos para el desarrollo económico y social.
  • Préstamos para financiar los déficit de la balanza de pago.
  • Prestamos generados por intereses cobrados sobre intereses de la deuda no pagados.

El endeudamiento en si no es malo, el problema de un país no radica en su endeudamiento, sino en la capacidad de generar los servicios para cumplir con sus obligaciones sin afectar su desarrollo económico. Por eso es fundamental que los préstamos se concerten a largo plazo e intereses bajos y se destinen a financiar proyectos que mejoren la eficacia productiva del país deudor.

Un endeudamiento público excesivo puede tener como resultado o consecuencia:

Un aumento en las tasa de intereses, la cual se refleja en una reducción de la inversión privada, austeridad del gasto, bajo salario, aumento de precio de los productos debido a las presiones fiscales impuesta por El gobierno sobre las empresas productoras de bienes y servicios, reducción del poder adquisitivo de la persona, puede inhabilitar la capacidad del endeudamiento de los próximos gobiernos, incluso puede llegar a provocar El incumplimiento de pago del servicio de la deuda.

CONCLUSIONES

Dada por finalizada esta investigación, podemos concluir lo siguiente:

  • Durante los últimos seis años del pasado siglo (1994-2003), la República Dominicana registró un cierto crecimiento económico debido principalmente a condiciones climatológicas favorables, a la política de construcción aplicada por el gobierno y algunos factores externos que incidieron en dicho crecimiento. Sin embargo, este crecimiento no pudo ser palpado por la mayoría de los dominicanos, debido a que el ingreso nacional estuvo siendo concentrado en manos de los grupos económicos privilegiados. Para el año 2003, el Producto Interno Bruto (PIB) registró una variación en contraste al crecimiento o mejora exhibida por la economía dominicana en los últimos años. Esta variación negativa influenciada en gran parte por la quiebra del BANINTER y el pobre desempeño de la economía estadounidense nuestro principal socio comercial.
  • En lo referente a la balanza de pagos esta ha registrado saldo desfavorable año por año como consecuencia de una elevada importación de bienes y servicios y una caída de las exportaciones, la salida de capitales como forma de pagos del servicio de la deuda externa y factores externos adversos.
  • República Dominicana desde su origen ha tenido problemas económicos; la mayor parte de ellos causados por nuestras mismas autoridades en su mayoría poco versadas y con una pobre vocación de servicios a favor del país; solo preocupados por mantenerse en el poder y contribuir al enriquecimiento de las burguesías ligadas a ellos. Debido a esos nuestros gobernantes se vieron "forzados" a recurrir a la ayuda financiera internacional para buscarle solución a los problemas económicos existentes dando así inicios a una carrera de préstamos que se ha ido agigantando en el transcurrir de los años.
  • El endeudamiento público externo puede contribuir en algunos casos en un aumento de la tasa de crecimiento siempre que los recursos obtenidos sean utilizados para ser invertidos en proyectos de importancia para fomentar la producción nacional y el país.

Siempre que existan déficits económicos en el país hay que buscar la forma de financiarlos, la vía principal es recurriendo a las deudas para obtener los recursos que permitan contrarrestar ese déficit. Ahora bien lo que podemos observar es que nuestro país se ha convertido en los últimos nueve años en un exportador neto de capitales, es decir, la mayoría de los fondos obtenidos vía préstamos son devueltos a los países y organismos de créditos intencionales en forma de pagos de intereses y amortizaciones por concepto del servicio de la deuda, la otra es utilizada para pagar deudas contraídas con la banca local y productores nacionales.

En resumen nos endeudamos cada día más para pagar deudas anteriores.

RECOMENDACIONES

Al finalizar este informe y después de analizar el contenido y desarrollo del mismo, presentamos las siguientes recomendaciones:

  • Que el gobierno defina una política de endeudamiento público externo que mantenga el servicio de la deuda, en un nivel moderado que no afecte grandemente el presupuesto nacional.
  • Los fondos obtenidos o que se obtengan por acuerdo de préstamos ya firmados, sean bien invertidos y no destinados a gastos corrientes como se ha estado haciendo en los últimos años.
  • Implementar políticas correctas para dinamizar el sector exportador de bienes y servicios.
  • Buscar la forma de devolver la confianza de los principales agentes económicos del país.
  • Incentivar la producción nacional, ofreciendo asesoría, ayuda tecnológica, etc., como una forma de reducir la importación.
  • Reducción de la nómina pública, no recurriendo al despido masivo de empleados públicos, sino reduciendo los puestos por compromisos políticos, y las llamadas botellas.
  • Analizar la capacidad de endeudamiento del país antes de aprobar los diferentes empréstitos internacionales.

BIBLIOGRAFIA

Cassa, Roberto. HISTORIA SOCIAL Y ECONÓMICA. Editora Alfa y Omega, 13ava. Edición, Santo Domingo, 1996.

Franco Pichardo, Franklin. HISTORIA ECONÓMICA Y FINANCIERA DE LA REPÚBLICA DOMINICANA 1844-1962. Editora Universitaria, Santo Domingo, Rep. Dom. 1996.

Fischer, Rudiger, Dornbusch, Shamalensse, Richard. ECONOMÍA. 2da. Edición. Editora MC GRAW-HILL 1998.

Gonzáles, Dionis. DOMINICANO CONOCE TU CONSTITUCIÓN.

INVESTIGACIÓN PARA EL DESARROLLO. Revista semestral de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, año 2-No. 1, Octubre 1995, ISSN 1024-1183.

INVESTIGACIÓN PARA EL DESARROLLO. Revista semestral de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, año 1-No. 2, Mayo 1995 ISSN 1024-1183.

J. Gonzáles, Antonio, Maza Zabala, Felipe. TRATADO MODERNO DE ECONOMÍA GENERAL. 2da. Edición.

Linares, Manuel. ECONOMÍA DOMINICANA: RETOS PRESENTE Y PROSPECTIVAS. Editora Universitaria UASD, Santo Domingo, Abril 1997.

Linares, Manuel. EL REVERSO DE LA MONEDA. Santo Domingo, Rep. Dom. Enero 2000.

Linares, Manuel. SITUACIÓN ACTUAL DE LA ECONOMÍA DOMINICANA 2003. Santo Domingo, Rep. Dom. 11 de Junio de 2003.

Montalvo, Gustavo. REFORMA DEL ESTADO. Publicaciones ONAP, Santo Domingo, Septiembre 1998.

Moya Pons, Frank. MANUAL DE HISTORIA DOMINICANA. Caribbean Publishers, 12ava. Edición, Santo Domingo 2000.

Mochon, Francisco. ECONOMÍA TEORÍA Y POLÍTICA. Tercera edición.

MEMORIA ANUAL 1994-2003. Banco Central de la República Dominicana.

Ramírez Solano, Ernesto. MONEDA Y BANCA MERCADOS FINANCIEROS. 1ra. Edición. Editorial Progreso, S. A. de C. V.

Serulle, José, Boin, Jaqueline. FONDO MONETARIO INTERNACIONAL, CAPITAL FINANCIERO CRISIS MUNDIAL. 3ra. Edición.

INTERNET

www.bancentral.gov.do.

www.gobierno.do

www.cieca.com.do

www.google.com

www.altavista.com

ANEXOS

CLASIFICACION ECONOMICA DEL GASTO PÚBLICO

COMO PORCENTAJE DEL PIB 1995-2002

Para ver el cuadro seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Fuentes: Contraloría General de la República, informe de ejecución de gastos y Banco Central de la República Dominicana

GRAFICO 1

Tasas de Crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB)

Producto Interno Bruto A Precios de 1970 Percápita

Gráfico No. 2

Tasa de Crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) 1998-2001

Reservas Internacionales Netas del Banco Central (En millones de US$)

Para ver los gráficos seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Gasto del Gobierno Central (1994-2002) (En millones RD$)

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Fuente: Tesorería Nacional y Contraloría General de la República

 Enviado por:

Santiago Abreu


Comentarios


Trabajos relacionados

  • The new route: dollarization - The Argentine case

    A brief history of Argentina monetary procedures. The cost of the Seinoriage lost. Interest rates. The consumers in a do...

  • Comercio internacional

    El financiamiento y la asistencia internacional. Inversión extranjera directa. Organismos internacionales. Acuerdos come...

  • Modelo Económico

    Definición. Problemática económica que se pretende resolver. Estimación del modelo a priori. Variables, definición y mag...

Ver mas trabajos de Economia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda