Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La Organización del Estado Nacional Argentino 1852-1880

Enviado por marcos_imberti



  1. Institucionalización del Estado Argentino
  2. Las bases del Estado Argentino: Mitre, Sarmiento y Avellaneda
  3. Bases de la Economía Primaria Exportadora
  4. Conclusión
  5. Bibliografía Consultada

Introducción.

nificada la república después de Pavón se inició la etapa de la institucionalización del gobierno nacional y de los gobiernos de las provincias.

Paralelamente se emprendieron planes de transformación económica, social y cultural que dejaron profundas huellas en el país.

Pero, ¿Cómo era posible que los proyectos de una minoría se emplearan para encarar la transformación y modernización del País? Claro está que antes de esta elite hubo una persona que tomó las riendas de un gobierno totalmente desvastado tanto en el aspecto político como económico y cultural. Fue entonces cuado Justo José de Urquiza se propuso la conducción del país para logarar "sacarlo a flote" porque este tremendo Titanic cada vez se hundía más. Tomó entonces la decisión más importante y la mejor: sancionar el documento que institucionalizara a la nación y fue en 1853 cuando lo hice para dar lugar a la aparición de la Constitución.

Ahora volvamos a la cuestión anteriormente planteada. ¿Cómo era posible de realizarla? Bien parece que esta elite había preparado un proyecto con una serie de objetivos que beneficiarían al pueblo entero sin dejar de lado a nadie. Dicho proyecto se caracterizaba por la necesidad de crear un estado nacional fuerte y esto implicaba:

  • Imponer su autoridad a los gobiernos provinciales.
  • Extender la soberanía a todo el territorio.
  • Garantizar el orden jurídico de la nación.
  • Civilizar siguiendo el modelo europeo.
  • Fomentar la inmigración.
  • Educar a las masas.
  • Desarrollar la economía por medio de la inversión extranjera.
  • Dar prioridad a las actividades agrícola-ganaderas.
  • Promover obras públicas como ferrocarriles, caminos, puentes, puertos.

Con todos esos objetivos, lograron en parte, mejorar la situación y en parte mantenerla. Fue sin duda, Sarmiento el punto máximo de esta etapa y el que mejor representó los ideales del proyecto romántico.

Una vez planteado el panorama de la situación que ubicamos entre los años 1852 y 1880 procederemos a detallar lo que sucedió analizando tanto la política externa como interna de él país entre los años anteriormente expuestos.

Cabe aclarar que en este trabajo se analiza por separado a cada presidente y se elabora una crítica a su gobierno, la cual se la presenta en forma de pregunta retórico o a modo de reflexión.

Capítulo I: La Institucionalización del Estado Argentino

J. J de Urquiza en el poder (1852-1862).

Política Interna

Sin ser Urquiza presidente de la confederación, varias cosas realizadas por el mismo pueden destacarse como positivas. En este marco podemos incluir: el respeto de él mismo para con las autonomías provinciales; reafirmar y ratificar la validez del pacto federal y organizar constitucionalmente al país. Para este último se dio lugar al Pacto de San Nicolás de los Arroyos (31/05/1852), en el cual se estableció: la vigencia del pacto federal de 1831; reunión de un Congreso General Constituyente en Santa Fe, abolición de derechos de tránsito de mercaderías que pasaban de una provincia a la otra y la creación de cargo de Director de provisorio de la Confederación Argentina. Este pacto fue ratificado por todas las provincias con excepción de una: Buenos Aires.

Finalmente, en noviembre de 1852 Urquiza logró uno de sus objetivos: el congreso general constituyente, que luego daría lugar a la Constitución de 1853. La redacción de esta última fue encargada a Benjamín Gorostiaga y Juan María Gutiérrez. Incluía basas del liberalismo de la generación del ’37 y algunos elementos pertenecientes al federalismo tradicionalista. Tenía sus bases en Reglamento Orgánico y estatuto Provisional de 1811, Leyes de la Asamblea general del año XIII, Estatuto provisional de 1815, constituciones de 1819 y 1826, pactos interprovinciales, obras de Juan Bautista Alberdi y Esteban Echeverría, y la constitución de los Estados Unidos.

Cuando el proyecto fue presentado se manifestaron tanto discrepancias como coincidencias a la hora de sancionarla. Todos coincidieron en la forma de gobierno y las libertades expresadas en el artículo 14 de dicha constitución.

Las discrepancias se manifestaron a la hora de definir la religión oficial del país, la capital y la nacionalización de los derechos de la aduana. La conciliación llegó pronto y dichas diferencias fueron modificadas y finalmente aceptadas.

En la constitución se estableció la organización del gobierno en relación a los tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial.

  • El Poder Ejecutivo: se estableció que iba a ser desempeñado por el presidente de la nación y acompañado por un vicepresidente. Eran elegidos de forma indirecta y permanecían seis años en el poder.
  • El Poder Legislativo: bicameral. La Cámara de Senadores (dos representantes por provincia) y la Cámara de Diputados (proporcional al número de habitantes de cada provincia).
  • El Poder Judicial: se encontraba integrado por la Corte Suprema de Justicia y los tribunales inferiores. Se ocupaban de la justicia federal.

En cuanto a la obra administrativa durante su gobierno podemos destacar:

• La creación del Banco Nacional.

• La creación del proyecto del Crédito Público.

• Abolición de las aduanas interiores y los derechos de tránsito.

• Mejora del sistema de correos, caminos y mensajería.

• Habilitación del puerto de Rosario.

• Fomentó el establecimiento de colonias agrícolas.

• Nacionalizó la Universidad Nacional de Córdoba, el Colegio Nacional de Montserrat y el Colegio Nacional de Concepción del Uruguay.

• Creó nuevos establecimientos para la enseñanza secundaria.

Política exterior.

En relación a la política exterior se preocupó por lograr que las potencias europeas dieran su reconocimiento como autoridad legítima de la nación. Para este trabajo fue encargado Juan Bautista Alberdi y logró los reconocimientos de Inglaterra, Francia, Santa Sede y España. A demás firmó pactos de libre navegación, amistad y comercio con los gobiernos británico, francés y prusiano.

Si de las relaciones con América debemos hablar hay que aclara que solo con algunos países se produjeron acercamientos. Ejemplo son:

  • Paraguay: después de la batalla de Caseros Urquiza reconoció, en nombre de la Confederación, la independencia de este país. No hubo acuerdo con los problemas limítrofes pero si con la libre navegación de los ríos Paraná, Bermejo y Uruguay. También se firmaron tratados comerciales y la paz.
  • Brasil: en 1856 se firmó un primer tratado de amistad, paz, comercio y libre navegación de los ríos. Años más tarde se añadió a este convenio el libre circular de naves de guerra. También se reconoció y ratificó la independencia de Uruguay.
  • Chile: se firmó en 1856 un tratado de comercio por medio del cual se logro postergar la cuestión de los límites, pero reconocía los vigentes en tiempo de dominación española y recurrir a arbitraje de una nación amiga en caso de desacuerdo.

Crítica de los Autores.

Justo José de Urquiza hizo lo mejor de si mismo para lograr la unificación del territorio nacional y eso es algo que no podemos dejar de mencionar. Entre sus obras de gobierno más sobresaliente se puede destacar la Constitución Nacional. Mediante este documento el país sancionó sus deberes, derechos y obligaciones.

Como negativo podemos mencionar el no llegar a un Patronato con la Santa Sede o no poder definir las fronteras con Chile y Paraguay. Pero si podemos aceptar algo de muchísimo valor que fue el reconocimiento de la Independencia (de la Confederación) y autoridad de él por parte de las potencias europeas, así como los tratados comerciales y de paz que se firmaron con ellas.

También se le puede criticar a su política exterior fue el alejamiento y enfriamiento de las relaciones con la corte de Madrid por cuestiones poco relevantes. En fin, llegar a un acuerdo con España en esa época no era beneficioso, porque en ese entonces encontraba en litigio con sus ex colonias y sumida en un caos económico.

Finalmente podemos decir que la política externa en este período (1852-1862) tuvo su auge y su declive. La política interna tampoco permaneció ajena a esta situación de altibajos. Las constantes luchas contra los aborígenes de nuestro país por la cuestión territorial y los asaltos de los malones a los fortines no fueron algo poco importante, sino que al contrario, trajeron consecuencias terribles para la confederación, como lo fue la muerte de centenares de soldados y las numerosas pérdidas ocasionadas tras estos asaltos

Capítulo II: Las Bases del Estado Argentino: Mitre, Sarmiento y Avellaneda

(1862-1880).

Bartolomé Mitre (1862-1868)

Política Interna

En octubre de 1862 constituye su gabinete nombrando a:

  • Guillermo Rawson en el ministerio del interior.
  • Rufino de Elizalde en el ministerio de Relaciones Exteriores.
  • Dalmacio Velez Sarsfield en el ministerio de Hacienda.
  • Eduardo Costa en el ministerio de Justicia, Culto e Instrucción Pública.
  • Juan Andrés Guelly y Obes en el ministerio de Guerra y Marina.

A él le correspondió la tarea de realizar una basta cantidad de obras administrativas que no pudieron ser realizadas durante la presidencia de Derqui. Podemos mencionar las siguientes obras:

  • Reconstrucción de la Corte Suprema de Justicia.
  • Reorganización de los Tribunales Nacionales.
  • Adopción del Código de Comercio de Buenos Aires.
  • Redacción del Código Penal
  • Redacción del Código Civil.
  • Reestructuración de los colegios nacionales de enseñanza secundaria.
  • Se dispuso la federalización de la Guardia Nacional Porteña.
  • Se sancionó la ley de territorios nacionales mediante la cual se extendió la soberanía del gobierno nacional sobre los territorios nacionales existentes fuera de las jurisdicciones provinciales. Esto obligó a cada provincia a fijar sus límites interiores.

Dentro de los problemas que este gobierno padeció cabe mencionar los conflictos con el indio y más específicamente a la Rebelión de las montoneras de Vicente Peñaloza y la Rebelión de los Colorados. La primera consistió en un levantamiento de los hombres del Chacho Peñaloza debido a la persecución por parte de las provincias para con ellos. Consigna de ellos fue: "Viva Urquiza". Con esto se logró la expansión del movimiento a san Luis y las sierras de Córdoba. Mitre ordenó a Sarmiento declarar una guerra de policías para poder acabar con estos movimientos revolucionarios y así frenar su expansión. Las tropas nacionales vencieron a las del Chacho el 20 de mayo de 1863 en Loma Blanca. Como consecuencia de la derrota estallaron más levantamientos (en Catamarca y Córdoba) que expresaron el apoyo de éstos para con el caudillo riojano. Peñaloza apoyó en movimiento cordobés pero fue nuevamente derrotado en Las Playas el 20 de junio de 1863. Finalmente fue capturado y ejecutado.

La Rebelión de los Colorados fue un movimiento federal que s e manifestó contrario a la alianza de nuestro país con Brasil en la guerra del Paraguay. Tuvo su inicio en Mendoza en 1866 y desde aquí se expandió a todas las provincias cordilleranas. Sus principales jefes fueron Juan de Dios Videla (Mendoza) y Felipe Saá (San Luis).

Política Externa.

Con el presidente mitre se iniciaron las relaciones exteriores del país unificado. Su política exterior tenía bien en claro:

  • Dejar de lado toda posibilidad de una política de unión americana que implicara fijar una posición antieuropea.
  • Frenar la expansión chilena en el sur y finalmente fijar las fronteras de la Patagonia.
  • No intervenir en asuntos que tuvieran lugar en el Pacífico para así privilegiar las relaciones por el Atlántico.
  • Mantener la hegemonía argentina en el Río de la Plata.
  • Buscar puntos de apoyo en Europa, estrechando los vínculos con Gran Bretaña.

Durante su presidencia se puso fin al conflicto que había con España sobre la nacionalidad de los hijos españoles que nacieron en nuestro país. En 1863 se firmó el Tratado de Paz, Reconocimiento y Amistad entre Argentina y España.

En 1864 se reunió en Lima un Congreso Americano al que concurrieron representantes de Chile, Perú, Colombia, Bolivia, Venezuela y Guatemala, con el objeto de excluir a los Estados Unidos. Anteriormente había sido firmado en Tratado Continental en 1856, por el cual se pretendía protege la soberanía americana de cualquier agresión europea. Durante este tiempo se invitó a todos los países del continente a que tomaran parte del mismo. Siguiendo las bases de su política, el presidente Mitre fijó la posición del gobierno respecto al tema en cuestión. Estableció la no adhesión al Tratado Continental de 1856 diciendo que la República Argentina se encuentra identificada con Europa hasta lo más que es posible. Rechazó los postulados de la unión americana y, en general, todo intento de comunidad hispanoamericana. Dijo que los estados americanos debían bastarse a si mismos y buscar auxilio según los intereses de cada país. Con relación al congreso de Lima, ordenó la retirada del entonces representante argentino (Sarmiento).

Al mismo tiempo el gobierno argentino fija su posición en torno a un conflicto que tenía parte cerca de su territorio (la Guerra del paraguay). El gobierno nacional proclamó una posición neutral frente al conflicto oriental. Sin embargo firmó un protocolo que permitía la intervención brasilera en Uruguay y el cual dio ciertos privilegios que al gobierno del Paraguay no le sentaron bien y reaccionó tomando territorios del litoral. Como consecuencia inmediata, la Argentina ingresó en la guerra.

Crítica de los Autores.

El gobierno de Mitre tuvo sus puntos altos y bajos. Cabe mencionar a la firma de convenios con España (en política externa) como uno de los aspectos más favorables de este período. Sin embargo, se pensaba que tras la unificación del país los conflictos internos iban finalmente a concluir y sabemos que esto es equivocado. Hubo dos levantamientos federales que manifestaron el rechazo de los caudillos locales hacia los lineamientos de la política del gobierno de la época. Dichas revoluciones acabaron con ejecuciones que fueron, en cierto modo, no una solución a los problemas sino, más bien, una forma de incentivar a su propagación.

Y nosotros pensamos, ¿Para que condenar a un caudillo local sabiendo que empeorarían la situación de las regiones que este último tenía influencia? ¿No hubiera sido mas fácil llegar a negociaciones si muerte? En fin, cada quien es dueño de sus decisiones y hace de ellas lo que quiere. Pero esto no significa que pueda pasar por encima de las de otros porque como bien conocemos: "los derechos de uno terminan donde comienzan los de los otros". Y el mero hecho de eliminar a alguien porque no tiene la misma forma de pensar que uno tiene no le autoriza a quitarle la vida para asegurar su permanencia en el poder. Entonces le preguntamos al Sr. Mitre: ¿Qué fue lo que le llevó a tomar tal decisión? ¿Nunca pensó en las consecuencias a futuro?

Nos encontramos favorable a la decisión del entonces Presidente de la Nación para rechazar los postulados del Tratado Continental de 1856. Nos parece que ha sido una opción muy inteligente, ya que el continente en si no estaba preparado para asumir los desafíos que una alianza de semejante envergadura trae consigo. Igual opinión merece la Guerra contra el Paraguay. Solamente debíamos participar si recibíamos alguna agresión a nuestro territorio. NO estábamos en condiciones de andar protegiendo a una pseudo nación que se creía capaz de ser independiente y a la vez se encontraba preparada para administrarse por si misma. Entonces nos cuestionamos, ¿para que la Banda Oriental declaró su independencia si era incapaz de velar por ella? ¿No le hubiera convenido buscar un protectorado de una potencia o de algún estado vecino y así haber evitado semejante desastre en el Río de la Plata?

En fin, el gobierno de Mitre hizo lo que pudo para que el país creciera pero me parece que esos esfuerzos no fueron lo suficientemente útiles para que se cumplieran todos los objetivos que su política tenía.

Concluyendo, decimos que el gobierno de Mitre se lleva nuestra aprobación porque tomó tres decisiones, de las cuales dos fueron muy inteligentes y una fue errónea. Y con esto hacemos referencia al rechazo del hispanoamericanismo y la no intervención en la Guerra del Paraguay. En cuanto a la errónea, nos pareció algo "bárbaro" el hecho de eliminar a uno que no piense de igual forma que quien se encuentra al mando lo hace.

Domingo Faustino Sarmiento (1868-1874)

Política Interna

Durante la Presidencia de Sarmiento fueron sancionada mas de 400 leyes, muchas de ellas proyectadas y redactadas por el propio presidente. Esa cifra da una idea del esfuerzo innovador que Sarmiento, quien llevo adelante su programa no obstante la oposición que tuvo en el Congreso y las dificultades originadas en la guerra del Paraguay y las sublevaciones interiores.

Cuando el presidente conoce los resultados del primer censo nacional encuentra que existen el país más de un millón de analfabetos. Además de la falta escuelas y maestros. De ahí su programa de fundaciones, compartido con su ministro de Educación, Nicolás Avellaneda.

En Junio de 1870 crea la primera Escuela Normal, la de Paraná, cuya dirección será ejercida por el pedagogo estadounidense Jorge Alberto Stearns, un egresado de Harvard, elegido por la señora María Mann. En Enero de 1873 funda la Escuela normal de Tucumán, paralelamente, con la colaboración de la misma señora de Mann, contra 65 maestras norteamericanas para incrementar la enseñanza primaria. Así mismo, instala colegios nacionales en San Luis, Jujuy, Santiago del Estero, Rosario y Corrientes.

En Marzo de 1870 su ministro Avellaneda amplia el plan de estudios secundarios de cinco a seis años; crea escuelas agrícolas y también anexos de agronomía en algunos de los colegios nacionales. En 1872 se instituye la enseñanza profesional y practica de la agronomía, con un curso preparatorio u cuatro superiores.. En San Juan y Catamarca se crean cursos de ingenieros en minas y museos de mineralogía. En 1869 se incorpora la enseñanza de la taquigrafía en el colegio Nacional de Buenos Aires. En los niveles universitarios, el gobierno de Sarmiento dispone la creación de la Facultad de Ciencias Exactas de Buenos Aires y la Academia de Ciencias Naturales de Córdoba. La obra no termina allí: abre escuelas nocturnas para obreros, subvenciona escuelas ambulantes para que reciban instrucción los niños de apartados lugares, y el número de escolares aumenta de 30.000 a 100.000. También, se reparten logros a crean bibliotecas populares, puestas bajo la dirección de una comisión protectora.

Le toco al gobierno de Sarmiento promulgar el Código Civil cuya redacción había sido encomendada a Vélez Sarsfield durante la anterior presidencia. Las vías férreas fueron prolongadas en 750 kilómetros, y el telégrafo a todas las provincias. El cable submarino puso al país en comunicación con los Estado Unidos y con Europa. Fueron mejorados los servicios de posta y nacionalizado el sistema postal. También se proyecto la construcción del puerto de Buenos Aires, obra que fue confiada al ingeniero Fernando de Lesseps.

Para difundir los progresos alcanzados por el país y promover nuevas industrias, Sarmiento organizo la exposición de Córdoba, y en la misma ciudad inauguro el Observatorio Astronómico, uno de sus proyectos mas queridos. En la ciudad de Buenos Aires creo el parque de Palermo, sobre el predio que ocupo la presidencia del general Rosas.

Política Externa

Respecto de la Patagonia reiteramos que Sarmiento no entrego ni una pulgada de territorio a Chile, ni siquiera el Estrecho y solo se comprometió a reconocer la posesión de Punta Arenas, por la anterior ocupación chilena y como herencia política del desacierto de sus antepasados. Sarmiento reafirmó la soberanía argentina en los parajes del Sur, en disputa con Chile, conformando un plan de adquisición de tierras fiscales para aplicarlas a la inmigración. Completo lo actuado con diversas concesiones a los particulares

Comenzó a poblar la Patagonia, que quiso que fuera verdaderamente argentina y para siempre. Por ello en 1873 envío el buque Escuela General Brown, y al año siguiente el bergantín Rosales, para tomar posesión de la zona, especialmente bien al sur, y consecuentemente proceder a estudiarla. A demás creo las gobernaciones de Patagonia y Magallanes. Organizó la primera escuadra moderna y creó la Escuela Naval. Otorgó concesiones para poblar y colonizar esta región del país.

Ante la eventual guerra con Chile, dichos países norteños conformaron un Tratado secreto defensivo - preventivo.

Era evidente que si la Argentina intervenía solidarizándose con dicho Tratado, Chile quedaría en inferioridad de condiciones, lo que anularía las pretensiones de conquistar Antofagasta. Sarmiento resolvió solidarizarse con la Alianza Peruano – boliviana y para ello envió un mensaje a ambas Cámaras Legislativas, obteniendo la aprobación en Diputados, no así en el Senado dominado por Mitre, cuyos integrantes cajonearon dicho mensaje, por lo que el tema ni siquiera fue tratado. Debió, entonces, dirigir a la Alianza una nota de fría adhesión.

Asunción cayó tres meses después de asumir Sarmiento la presidencia. Tomada esta ciudad y muerto López, Brasil no la desocupo, permaneciendo sus fuerzas sin término en el territorio paraguayo, mientras las tropas argentinas regresaban del teatro de operaciones.

El delegado argentino, doctor Quintana, ante actitudes violatorias por parte del brasileño Barón de Cotegipe, ofendido regreso a Buenos Aires como muestra de desagrado. Esta circunstancia fue aprovechada por él para convertir al Paraguay en un protectorado brasileño, anulando los derechos argentinos de soberanía sobre el Chaco Boreal y presionando al Paraguay para que reclamara dicho territorio. La partida de Quintana apuro el fracaso de nuestro país en los debates subsiguientes.

El ministro de Relaciones exteriores Argentino, Mariano Varela, para atacar sutilmente a Brasil pronuncio su celebre proclama revolucionaria de que "… La victoria no da derechos…"

Esta frase tergiversada por Brasil, fue aprovechada para incitar al Paraguay a no devolver el chaco Boreal. Por ello debió irse a un arbitraje, que dirimió EEUU y que, tendenciosamente, fallo a favor de Paraguay por intrigas de Río de Janeiro. Así la victoria no daba derechos a nuestro país y daba todos los derechos al Brasil.

Crítica de los Autores

La mención de la caracterologia de Sarmiento y el proceso previo integral hacia la presidencia, ha evidenciado a un hombre que reunía una suma de virtudes que le permitieron garantizar el éxito en la conducción del país, en los difíciles momentos en los que le toco actuar, especialmente ante las luchas fratricidas, la tirantez con Chile, y la herencia final de la Guerra del Paraguay. Debemos subrayar que la política Sarmiento fue claramente positiva en cuanto nos referimos que prevalecer los intereses vitales Nacionales, defendidos por una política clara de prevalecía de lo internacional sobre lo interno. Esto significo en síntesis, fortalecer lo interno para imponer su voluntad internacional.

Fue un activísimo defensor de la Soberanía Nacional. Para ello manejo con singular talento e impulso responsable las constantes políticas internacionales. Busco la Unidad Nacional basada especialmente en la cultura, base de toda política positiva. Comprendió que todo pueblo culto, puede generar con holgura el Ser Nacional y generar una positiva Identidad Nacional.

Incansable defensor de la Integridad Territorial, e intrépido en ir a la guerra si el honor de la República se lo exigía. Por ello preparo adecuadamente al País, constituyendo fuertes y adecuadas Fuerzas Armadas, únicos medios con que se es capaz de responder a una disuasión o guerra si así lo exigiera la dignidad Patria.

Por todo lo señalado y como conclusión final debemos proclamar que Sarmiento fue un verdadero estadista, que termino con la politiquería, con los nepotismos, amiguismos, y otros compromisos, verdaderos cánceres de la grandeza nacional.

Sirva su ejemplo, hoy y para siempre, para que nuestra querida Patria vuelva a ocupar el lugar de liderazgo que ostento a fines del siglo XIX, que tanto enorgulleció a las generaciones pretéritas, para que nuestra juventud tome el testimonio de deber hacia la grandeza que debemos reconquistar.

Nicolás Avellaneda (1874-1880)

Política Interna.

La presidencia de Nicolás Avellaneda constituyó un período de estímulo y progreso en la agitada historia argentina del siglo XIX. Destacó por su labor conciliadora entre las diversas facciones en que se dividía la vida política del país.

En el primer gabinete ministerial sobresalía la figura de Adolfo Alsina, a cargo de la cartera de Guerra y Marina y quedó completo con Simón de Iriondo, en Interior; Félix Frías, en Relaciones Exteriores; Santiago Cortínez, en Hacienda; y Onésimo Leguizamón, en Justicia, Culto e Instrucción Pública.

El nuevo presidente debió abocarse a resolver una apremiante crisis económica que no tenía precedentes en el país. Los problemas internos habían deteriorado la economía nacional, los títulos argentinos disminuyeron su valor a cifras alarmantes, en tanto que el presupuesto nacional exhibía un déficit de 13.000.000 sobre un total de 16.000.000 de pesos de oro de entradas.

El presidente comenzó por reducir considerablemente el presupuesto nacional, los sueldos de la administración pública fueron disminuidos en un quince por ciento, en tanto que un alto número de empleados fueron dados de baja.

Las erogaciones de la deuda externa constituían una carga casi imposible de solventar, a tal punto, que se aconsejó al presidente la transitoria postergación del pago.

El incremento de la explotación cerealera produjo un excedente de trigo, iniciándose la exportación hacia Europa. Igualmente otros frutos, provenientes en su mayoría de las colonias agrícolas, tuvieron salida al exterior por primera vez.

Un acontecimiento que habría de variar fundamentalmente la fisonomía agropecuaria argentina fue la exportación de los primeros lotes de carne enfriada. En 1876, llegó a Buenos Aires el transporte Le Frigorifique, con un sistema que mantenía la carne a OºC. Un año después arribó otro barco, Le Paraguay, equipado según una nueva técnica que conservaba la carne a - 30ºC, lo cual aseguraba mejor resultado de conservación. El invento fue perfeccionado y aprovechado por los ingleses planteándose una nueva perspectiva: la iniciación de un flamante y grandioso mercado de carne congelada por muchos años base fundamental de la economía argentina.

Con esta nueva perspectiva, el intercambio comercial argentino acusó los primeros saldos favorables para el país. En materia ferroviaria se continuó el ritmo iniciado en las presidencias anteriores. Córdoba y Tucumán quedaron unidos a través de ese medio. Se creó el Departamento general de Inmigración, anotándose la entrada de casi 250.000 inmigrantes amparados en una nueva ley dictada al efecto.

Luego de los sucesos derivados de la revolución de 1874 los partidos se miraban con profundo recelo. Los mitristas habían proclamado la abstención cívica y la prescindencia en los asuntos oficiales. Avellaneda se dispuso a conseguir la conciliación nacional. A tal fin propuso la amnistía de los revolucionarios del 74 lo cual derivó en el acercamiento de los mitristas. El presidente logró que tanto Adolfo Alsina como Mitre -irreconciliables adversarios- se avinieran a la política de conciliación a la que se sumó el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Carlos Casares.

Durante la presidencia de Nicolás Avellaneda, el ministro de la Guerra, Dr. Adolfo Alsina, propició, en 1876, la construcción de una zanja para contener los malones. Como la clave del éxito de la indiada estaba en el ataque sorpresivo y en la rapidez de la huída, la presencia de la zanja inutilizaría ambos procedimientos e impediría, además, el robo de grandes arreos de ganado. Dicha zanja -medía 3 metros de ancho por 2 metros de profundidad y estaba complementada por un talud- cubriría la frontera desde Bahía Blanca hasta el Sur de Córdoba. El proyecto abarcaba una extensión de más de 600 kilómetros, pero sólo se construyeron 374. La empresa fue muy criticada por los que abogaban por una política ofensiva contra el indio; sin embargo, los resultados fueron relativamente positivos, por cuanto permitió retrasar el ataque y la posterior fuga del malón. Esta obra se integró con la excavación de trincheras, fundación de nuevos fortines y el establecimiento de avanzadas fijas, así como con la celebración de tratados de paz con los indios.

La muerte de Alsina (1877) interrumpió el proyecto. En su lugar, el nuevo ministro de la Guerra, general Julio A. Roca, llevo adelante su plan inspirado por una política ofensiva y total contra la indiada.

La empresa de Alsina no brindó los resultados óptimos esperados, porque los indios no respetaron los actos e insistieron es sus depredaciones. Por lo tanto fue necesaria la organización de una campaña punitiva que los desplazase de los campos en donde se habían asentado.

El gobierno solicitó -en 1878- del Congreso, la autorización de los fondos necesarios para continuar la conquista del desierto. El proyecto de Roca comprendía el sometimiento de los indios y el exterminio de los malones hasta alcanzar los últimos confines del territorio patagónico. El mensaje elevado al Congreso desarrollaba los argumentos esgrimidos por Roca y demostraba la necesidad de esta ofensiva. Se sumaron a aquéllos, la eficacia probada de los fusiles remington -que constituirían el armamento de los veteranos integrantes de la campaña- y las 1500 leguas de tierra por rescatar -que engrosarían el patrimonio de la República.

Este plan logró:

  • Resolver el problema del indio.
  • Acabar con la amenaza de los malones.
  • Finalizar la erogación que demandaba el mantenimiento de las líneas de frontera.
  • Fundar reducciones para los indios sometidos.
  • Adquirir conocimiento de regiones antes inexploradas.
  • Favorecer la economía nacional con el tendido de vías férreas.
  • Ganar 15.000 leguas de tierra para el patrimonio nacional.
  • Iniciar la colonización del interior mediante el fomento inmigratorio.
  • Se dedicaron muchas zonas para la agricultura y para la explotación ganadera.

Política Externa

Durante su presidencia se produjeron incidentes con la armada chilena, ya que esta última apresó barcos británicos que cargaban guano de las costas de la Patagonia.

El presidente Avellaneda se propuso no admitir los actos de soberanía chilena en el atlántico y decidió no entregar a arbitraje la Patagonia argentina. Dio la orden a la escuadra de partir al sur y posicionarse en ambas márgenes del río Santa Cruz. En 1877 el comodoro Py organizó la subdelegación Marítima de Santa Cruz.

Dos años más tarde se desató un conflicto en el noroeste del país: La guerra del pacífico, la cual enfrentó a Chile con Perú y Bolivia por la disputa de territorios satélites y una salida al pacífico. Argentina, requerida por estos últimos, se mantuvo neutral y aprovechó el momento para afirmar sus derechos sobre la Patagonia; ordenó el avance hasta el Río Negro, de donde se desprendieron las avanzadas hacia el sur que aseguraron la soberanía argentina en la región.

Crítica de los Autores.

Avellaneda no fue un político consumado, pues creía excesivamente en la fuerza de las ideas, y mucho menos un caudillo popular. Pero fue un hombre íntegro, que nunca albergó rencores profundos.

Liberal, con una gran formación humanista y una enorme afición por, las letras, Avellaneda se dispuso a gobernar con firmeza pero sin violencias.

Avellaneda sintetizó su concepción política con una afortunada frase: "Nada hay dentro de la nación superior a la Nación misma".

La crisis financiera de los años 1875 y 1876 colocó en una situación difícil a su gobierno. Para conjurarla, se redujeron los empleos públicos y se disminuyeron los sueldos. Como las medidas no dieron el resultado esperado, Avellaneda extremó su política de austeridad.

En materia internacional, Avellaneda resolvió definitivamente la cuestión con el Paraguay y respaldó a su canciller, Bernardo de Irigoyen, cuando éste reaccionó patrióticamente ante la descomedida actitud del banco de Londres.

Avellaneda estimuló y apoyó los planes de su ministro de Guerra y Marina, Adolfo Alsina, para extender las fronteras con el indio.

Sin embargo, pese a sus propósitos de unidad, el último período de su mandato se vio empañado por la cruenta lucha entre las autoridades nacionales y los revolucionarios porteños. Los antagonismos políticos y la federalización de Buenos Aires encendieron la chispa de la guerra civil. Puesto en la disyuntiva de definirse, Avellaneda se inclinó por Roca y llevó adelante el proyecto de federalización de Buenos Aires.

Capítulo III: Las Bases de la Economía Primario Exportador.

Para ver el cuadro seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Conclusión

El período 1862-1880 marcó la unificación definitiva de la República Argentina bajo los principios de la tan ansiada Constitución. A la vez, estos gobiernos recibieron amplia influencia del liberalismo y la manifestaron en la mayoría de los aspectos de sus mandatos.

En el transcurso de las presidencias el estado fue institucionalizándose e impuso su autoridad a los sectores que se le oponían en su accionar. Los federales del interior y el pueblo indígena fueron los grupos más castigados.

Los enfrentamientos armados fueron la solución para concluir con los problemas nacionales. Los levantamientos federales fueron sofocados, la cuestión de la capitalización resuelta y la Campaña del Desierto expandió la influencia de los gobiernos más allá de las fronteras fijadas en los anteriores tiempos.

En fin, podemos decir que hubo una serie de logros que contribuyeron al desarrollo del país y cabe mencionar a:

  • La institucionalización del estado.
  • La sanción de la constitución.
  • El fijar las fronteras internas y externas.
  • Expandir el territorio para mejorar la productividad.
  • Impartir la educación a la población.

Bibliografía Consultada.

  • FLORIA, Carlos Alberto; GARCÍA BELSUNCE, Cesar A.; Historia de los Argentinos, Buenos Aires, Larousse, 2001. 1069 p.
  • RINS, Cristina; WINTER, María Felisa; La Argentina. Una Historia para pensar 1776-1996, Buenos Aires, Kapelusz, 1996. 543 p.
  • VÁZQUEZ de FERNÁNDEZ, Silvia; El Mundo, América, La Argentina. Desde el siglo XV hasta fines del siglo XIX, Buenos Aires, Kapelusz, 1998. 300 p.
  • http://alipso.com/monografías/sarmiento
  • www.monografias.com/trabajos/ navellaneda/navellaneda.shtml
  • http://www.sarmiento.org.ar/conf_MOSQUERA2.htm
  • http://www.pais-global.com.ar/html/argentina/presidencias/presi02.htm

Marcos Imberti


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda