Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Televisión basura. Mito o Realidad

Enviado por brunobmx02



  1. Presentación del tema
  2. Marco teórico
  3. Entrevistas
  4. Conclusión
  5. Bibliografía

Introducción

Con el trabajo presentado a continuación pretendemos demostrar la influencia que proyecta los programas televisivos, con un contenido altamente nocivo para la sociedad en general, pero peor aun para los preadolescentes que en estos días son los mayores consumidores de este medio de difusión, pero no solo ellos son los que consumen estos programas, si no también adolescentes, amas de casa, padres de familia, abuelos y abuelas entre otros personan que pueden conformar el grupo familiar y social de hoy. Estamos hablando de los programas de que todos conocemos vulgarmente llamados de "chimentos", pero a los que este escrito concierne, la critica va apuntada en uno en particular, Intrusos en el espectáculo, dirigido por Jorge Rial un precursor y un Guru de este genero televiso de hoy.

Si bien la televisión es uno de los medios masivos de comunicación con mayor influencia en nuestras vidas cotidianas, y de seguro la va a seguir siendo por un tiempo más. Porque consumimos o asimilamos lo que hoy en día ofrecen los productores de televisión?, la llamada "televisión basura". A caso ya es un estilo, una moda, en el medio actual, o solo trata de reflejar a la saciedad argentina, con sus problemas sociales, económicos y culturales de todos los argentinos? será así en realidad? O solo es una decadencia generalizada, y falta de creatividad e innovación por parte de las productoras que inundan a las tarde y noches con programas vacíos, carentes de forma, y con contenido que desprecia al medio televisivo, como si lo que idealizaron este tipo de programación no tuvieran nada que ver con el medio, sin importar que tan abajo pueda caer su imagen, y mucho menos estar sin cuidado de cómo va a reaccionar el publico que lo consume.

A lo largo de este escrito queremos desarrollar este género, más que un género, un estilo de televisión, para ello tratamos de ponernos en contacto con gente "famosa", si así lo podemos definir, que trabaja en este medio o simplemente realiza este tipo de programas, para que ellos mismo nos comenten la historia y sus comienzos en la televisión argentina, y como llego a ser lo que hoy en día es…una verdadera vergüenza. Pero no hay que olvidarse de información que puede llegar a ser útil para aquel que lea este trabajo o simplemente le eché un ojo, información que sirva para comparar la televisión actual, con la pasada. No hay que dejar de lado ciertos géneros televisivos que tomaron fuerza en esta década, como los reallity show o los talk show.

Por otro lado tenemos que tener en cuenta que este no es un trabajo de investigación donde el fin es poner datos precisos, o como esta conformado el elenco del actual programa que nosotros tomamos como referencia para esta investigación (Intrusos en el Espectáculo). Tratamos de poner nuestro mayor énfasis en el porque de este estilo de televisión actual y porque es consumida por la sociedad, sabiendo que es vulgar y de bajo nivel.

Presentación del tema

"Televisión Basura, mito o realidad?".

è  ¿Por qué lo elegimos?ç

Uno de los factores principales por el cual abordamos este tema de investigación, fue por el simple hecho de dar opiniones constructivas, negativas y positivas sobre la televisión actual, o la que todos conocemos como la "Televisión Basura", un término que se hizo, digamos como cotidiano al momento de encender el televisor. Pero la pregunta al dilema es, cuando hablamos de televisión basura, a que nos referimos?, nos enfocamos particular y especialmente en los denominados programas "de chimentos", o al cholulaje, un termino utilizada en este ambiente y por todos nosotros.

Por este motivo lo que buscamos es saber como se llega a este termino (Televisión Basura), o en que momento la televisión dio un giro como para que así se clasificara, y surgiera un nuevo tipo de televisión que iba y es rechazada, pero a su vez fuertemente consumida por todos nosotros.

Hipótesis

En términos generales la audiencia televisiva que consume los programas espectáculo, como Intrusos en el Espectáculos, no sabe diferenciar la televisión basura, de los programas, con alto contenido educativo, e informativo.

Objetivos Generales

  • Mensajes de Intrusos en el espectáculo (Jorge Rial Y Luís Ventura) en la audiencia televisiva, y sus repercusiones.
  • Comprender y entender las razones por las cuales casi todos los canales de televisión tienen entre su programación contenidos de chimentos.
  • Emprender un análisis, por psicólogos calificados, para entender esta tendencia.

Objetivos Particulares

  • Detectar la influencia y el poder de la televisión en la vida cotidiana del hombre.

MARCO TEÓRICO

La breve historia de la TV argentina (Pedro Simoncini)

"Hay muy poco para rescatar en los contenidos de la televisión actual".

Simoncini es uno de los referentes de la televisión argentina; fue cofundador y director general de canal 11 desde julio de 1961 hasta 1971; fue presidente de las asociaciones teledifusoras argentinas (ATA) entre 1974 y 1980; también fue cofundador y primer presidente de télele desde 1989 hasta 1993 y ocupo la presidencia de canal 5 de Rosario desde 1975 hasta 1998. Además fundo la productora y distribuidora programas Santa Clara, puso en marcha el portal educativo contenidos.com y produce TV Quality, la señal de cable dedicada a los documentales. ¿Qué opina de la televisión actual en la Argentina?, Creo que la televisión argentina ha ganado un lugar muy importante a nivel de producciones, tecnología y capacidad. Donde veo serias fallas es en el cumplimiento de la inexorable responsabilidad social del medio porque tiene un poder tal que no puede pensarse que como un medio dedicado exclusivamente a ka actividad comercial. Yo recuerdo que una de las cosas que más me impresiono cuando llegue a canal 11 fue cuando poníamos en el aire un pedido de sangre o de medicamentos, la reacción era casi instantánea. Este medio tiene que ser utilizado y puesto a disposición de los problemas que sufre la sociedad moderna, Se dice que la televisión debe entretener, informar y formar, ¿Esto se cumple? Se ha cumplido bien la parte de información y entretenimiento pero no la parte de formación.

Porque en esta área el sector privado solo puede realizar una tarea complementaria pero también tiene que brindar al televidente elementos de formación. A la televisión le falta contenidos que respeten los principios, que impulsen valores, que utilicen adecuadamente el lenguaje que no hagan de los que son expresiones excepcionales el lenguaje común.

"No se le puede dar a elegir a la gente entre programas malos y menos malos porque esta demostrando que los televidentes saben apreciar la buena programación".

¿Cuáles son las mayores diferencias que ve entre la televisión de antes y la televisión actual? Si uno compara, salta a la vista que todo el tiempo pasado fue mejor, pero no es así porque también en el pasado tuvimos problemas y errores. La televisión argentina manifestaba en un principio un tremendo deseo de superarse y competir sobre bases diferentes a las actuales. Hoy yo tengo la impresión que el principio es conseguir audiencia y rating de cualquier manera.

¿Que rescate de los contenidos actuales de la televisión? Hay muy poco para rescatar en los contenidos actuales de la televisión. Yo siempre veo con dejo de dolor la tremenda capacidad que muestran los Suar, los Tinelli y los Yankelevich. Y pienso si esa capacidad espectacular estuviese aplicada debidamente en un contenido formativo, seria muy bueno.

"Los trabajadores de la televisión criticaron la programación actual".

El director y productor Alejandro Doria, la televisión esta muy mal, creo que la pantalla ofrece el horror de lo que pasa en el mundo dentro de los noticieros y lo ofrece también en el divertimento. Se trata de poner en ridículo al otro cuando el verdadero humor empieza por reírse de uno mismo. Uno de los ejemplos más grandes del humor con responsabilidad y sentido es Tato Bores. La única consigna que actualmente existe es ganas un poco de ratio de cualquier forma. En los programas de la tarde se especula con el rating revolcándose con las miserias humanas. Lo bastardo esta de moda, se he perdido al medio desde lo educativo.

Televisión Basura, concepto e historia

La televisión ha cambiando diametralmente su función educativa e informativa, variando hacia el entretenimiento soez, vulgar, ficticio, amoral y promiscuo. Este fenómeno comúnmente llamado "televisión basura" por quienes no tanto lamentan la caída estrepitosa de una televisión medianamente aceptable sino el haberse quedado fuera de ella, muestra en su programación un verdadero circo, que inteligentemente se lo protege afirmando que solo refleja la realidad. Impone su idea de que en todas las familia alguno de sus miembros ha sufrido un abuso sexual en su infancia por parte de un familiar adulto; nos muestra lo normal que es haber tenido relación homosexual en algún momento determinado; lo extraño y marginal que resulta tener 13 o 14 años y no contar ya con nuestra primer relación sexual, en fin, no es necesario explicar que tópico televisivo presenta el mayor rédito a un canal de aire: el sexo.

Hay, inclusive, un factor bastante mas peligroso que el sexo, que se presenta hoy la televisión; la idea macabra que nos supone y cada uno de nosotros, no solo con el derecho, si no con la obligación de expresar nuestra opinión sobre cualquier asunto que conforme el menú de la actualidad diaria. Gracias a esto, futbolistas opinan de política, políticos opinan de historia, historiadores opinan de cosmética, cosmetólogos opinan de fútbol, y así se cierra un círculo vicioso, violentamente nocivo para la sociedad, donde ya nadie ocupa el rol social que le compete en relación a sus capacidades. Se podrá objetar, y tal vez con justicia, que precisamente de eso se trata la opinión de expresar una visión personal y por lo tanto, propia sin necesidad de seriedad y conocimientos.

Pero cuando las opiniones se refieren a cuestiones donde es imperante que hagan uso de la palabra aquellos quienes han sacrificado una vida al estudio, no han de ser tomadas con una seriedad inobjetable aquellas opiniones de personas que no son doctas en dichos temas, tal como se hace hoy en día. Pareciese que la opinión del hombre común, no solo vale más, sino que neutraliza y reduce aquellas de personas con más capacidad técnicas e intelectuales.

Pero no todo es, de alguna manera, vulgaridad, sexo y exceso de opinión infundamentada en la televisión argentina. Las ideas han pisado firme en los medios de comunicación. Separa a la izquierda y la derecha (ambas formadas por un cuerpo doctrinal bastante elemental), un abismo incompatible por el q transitan, aquellos quienes desean aplacar su sed intelectual e ideológica acudiendo a los libros y no al consumismo y liberalismo mediático.

Este último al que llamamos Liberalismo Mediático, hizo su presentación el año pasado formando la antorcha de tenue llama que hace tiempo emplease Bernardo Neustar y que hasta ese entonces ostentara Mariano Grondona (aunque este último sucumbió la tentación de iniciarse tardíamente en la televisión basura). Este nuevo programa colmo la medianoche semanal de lugares comunes, de arrogancia clasista y de repetidas y obsesivas alusiones a la violencia política de la década del 70 (recurso este, inclusive muchos mas aprovechado y explotado por su rival ideológico). El liberalismo mediático que hubiese sido una idea aceptada de no haber incurrido en el mismo error fatal que su rival pretendió ser la voz de una clase media-alta sofocada por la inseguridad y que veía en el garantisismo de izquierda propuesto por los hasta ese entonces únicos programas periodísticos de televisión, un agravio y una deformación adrede de la realidad.

El comunicador debería estar obligado, no por ley, sino moralmente a evitar subestimar la capacidad de su interlocutor por más que este se esfuerce en destacar lo simiesco de su pensamiento en sus acciones; debe comprometerse el hombre de medios concretamente a no destruir su cultura tergiversante los acontecimientos, ayudando al embrutecimiento de su mente y espíritu iniciando en el circo bizarro que es hoy la televisión.

Los constantes cambios de opinión a la que se someten los periodistas, penalistas, "Opinologos" o simplemente aquellos que creen tener la obligación (y no el derecho) de exponer sus frágiles puntos de vista, faltos estos de un bagaje cultural, intelectual y técnico que pueda sostenerlas contra la refutación a la que pudieran ser expuestos; decíamos estos cambios en los puntos de vista nos hacen sospechar y suponer tanto que sus artífices nos están capacitados para sostener sus ideas a largo plazo, como que detrás de la televisión se mueven poderosos intereses cuya arma, el verde norteamericano, hace cambiar de opinión en un abrir y cerrar de ojos, La televisión presenta actualmente sus servicios al mejor postor.

Hoy la televisión se presenta como una caja de zapatos donde se representan con títeres de papel y harapientas marionetas, burdas representaciones, repletas de clichés propios del género mediocre, donde se repite incesantemente su carácter de real y verídico, a modo de justificación. Se infiere de todo esto, entonces, que quienes están encargados de organizar el espacio televisivo, no sienten vergüenza al aprovecharse de la pestilencia que emana de la saciedad en decadencia, no sienten dolor al acompañarla en silencio hace su ocaso. Después de todo, el estado actual de la televisión, con sus ridículos reallity show, talk show de charlatanearía berreta y programas de ponzoñosa ideología, se mantiene en pie porque la sociedad le consume incansablemente. De modo que no seria errado afirmar que las misma sociedad argentina esta condenada a suministrarse bajo su propia voluntad, pan y circo.

Si la televisión de hoy representa, con sus guionados talk show y sus encuestas salidas de Internet, el drama de la vida cotidiana, lo cual tiene algo de cierto entonces so solo nos enfrentamos a la crisis política, social y económica mas importante de la historia, sino que además nos encontramos frente a una crisis cultural sin precedentes, de donde podemos concluir que se desprende las tres antes mencionadas. Ni la mente más optimista e intelectualmente virginal puede darse el lujo de sostener una opinión contraria a la idea de esta evidente decadencia cultural. Si persistiese obstinadamente en su negación, sin argumentos sólidos para instaurar un debate, entonces no harían falta más indicios para situarlos directamente dentro de ella.

Lo grave de esta situación, en realidad reside en que no solo el verde norteamericano, como ya dijimos antes, y los intereses corporativos, políticos y comerciales sostienen a la televisión en su posición privilegiada de ineficaz educador de masas, la sostiene el pueblo, sin diferencias de clases, cuando religiosamente se somete a las orgías fastidiosas de la "Caja Boba", las cuales le imbuyen en un mundo de ficción u donde las ideas ya fueron pisoteadas y procesadas para su mejor consumo.

"Los medios de comunicación no pueden usar mas bajos impulsos del hombre como materia prima y buscar el dinero y la diversión grosera como únicos fines".

El curioso gen de la esperanza berreta

(Pequeña diatriba sobre la TV basura escupida por "Roberto Pettinato" en la revista Ñ de hoy)

A continuación podremos apreciar la opinión de unos de los hombres que a nuestro parecer es uno de los mas talentosos dentro de la televisión argentina de hoy, Roberto Pettinano, a pesar que su programa puede estar dentro de los ranking de la programación basura de hoy, el no vacila en decir su punto de visto sobre la televisión basura de hoy.

1. La televisión basura es la forma cretina que tiene el medio de crear programas mediocres que miden tu incultura y tu desgracia para igualarla y jamás potenciar lo bueno de esta vida.

2. La televisión basura es un sistema innecesario de "verdades", "encrucijadas" y "noticias" que sólo generan una angustia y una presión en la atención del televidente creándole la equívoca idea de que no podría vivir sin enterarse de lo que va a venir… y lo que va a venir es un cínico vómito de sentimientos preparados y picaneados para que sucedan.

3. La clave de la televisión basura es cuando ves detrás de cámara al conductor regodearse porque una mujer fue violada en el mismísimo momento en que el programa estaba en el aire y tiene material para desarrollar en la siguiente semana.

4. No cualquiera puede hacer televisión basura. Lo fundamental es ser antes que nada una persona muy desagradable, casi lasciva y con la cual ni siquiera una prostituta se querría acostar. Mírales las caras y te vas a dar cuenta. Pasa en el mundo entero. Están entre una comadreja desviada sexualmente y un pobre ejecutivo que falló en todas partes.
5. No se puede reciclar la tele basura. Sólo se puede apagar la pantalla. El clásico: esto existe porque la gente quiere saber. Es mentira, la gente no quiere saber, la gente tampoco quiere pornografía, pero si les pones delante de ella estos elementos es posible que se despierten puntos de la psiquis humana que tengan que ver con ese morbo. Pero la idea no es contribuir a la destrucción masiva de una sociedad (creo…).

6. La génesis de la tele basura comienza cuando se dice simplemente: "esto lo vemos en el próximo bloque…vamos a un corte". Ahí comienza el gen de la esperanza berreta que les impedirá a los pueblos tener la verdad y la libertad que se merecen.

7. La televisión es el electrodoméstico más importante de la humanidad. Tiene gente viva adentro, (¡por Dios!) haciendo algo para vos… ¡¡¡gratis!!! Compáralo con una tostadora…

8. Es un entretenimiento… es el chicle para los ojos. Es ver gente del tamaño de muñequitos que no saben lo que dicen para gente que no puede entender lo que le sucede esa tarde tan aburrida.

9. Por último estoy seguro de que la televisión es, de verdad, un aparato infanto-senil. O sea: es para la gente mayor o para los niños.

Ahora dejando a las opiniones de Pettinato, pasamos a un tema que puede llegar a ser de interés para muchos, estamos hablando de la violencia televisiva, y como esto influye en los niños y pre-adolescentes.

La televisión en este último tiempo está siendo sometida a un análisis, es más existen programas dedicados justamente a este análisis crítico, tal es el caso, por ejemplo,  de YO AMO A LA TV.  Existen otros medios los periódicos que también opinan sobre ¨La Televisión.      Hicimos una selección de aquellos artículos que nos parecieron interesantes. Los invitamos a leer algunos extractos de distintos diarios de nuestro país. Les aseguramos que valen la pena.

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

A lo largo de seis años, un menor acumula unas 85.400 escenas violentas de TV como para inspirarse, y cada día pasa cinco horas manejando sus emociones a control remoto. Por suerte, un cartel en la pantalla lo protege a partir de las 22 de fútbol y películas sin restricciones, pero a la hora de la leche hay incestos de telenovela y el payaso es Mauro Viale.

El año último, en un jardín de infantes, dos nenas y un nene se paseaban en los recreos y en las aulas muy enroscadas del brazo, hablando bajito y muertos de risa. El trío fue interrumpido por el desconcierto de la maestra, que hizo la pregunta de rigor: -¿En qué andan ustedes tres?

Yo soy como Juan y ellas son mis novias... ¿voz no vez Naranja y media? -le preguntó el alumnito, soplándose los mocos. La docente quedó helada.

Los padres no supieron qué decir. Sólo entonces se enteraron de que sus chicos estaban atrapados en esa telenovela, que batió ratings y provocó discusiones sobre la bigamia. El canal, cartel mediante (Aquí comienza el horario de protección al menor. La permanencia de los niños frente al televisor es responsabilidad de los señores padres), delegó a los adultos la menuda tarea de explicarles a sus hijos la otra versión de la historia

La televisión se ha convertido en la musa inspiradora de muchas personas que encuentran en la ficción el guión de sus propias vidas. Pero la realidad demuestra que niños y adolescentes son los más propensos a construir su identidad según patrones o modelos de vida brotados de la necesidad de vender mercancía barata pero segura: sexo, escándalos y violencia.

Ante estos cuestionamientos, los teledifusoras se encargaron de recordar a los espectadores críticos que la misión de la televisión no es educar, sino entretener. Ni buena ni mala, la tele sólo cumple funciones. Algunas tendrían atenuantes si el horario de protección al menor en la Argentina se cumpliera. Hoy, la responsabilidad de su control ha quedado librada a un tierno rebaño de corderitos o a una voz virtual que, paradójicamente, recomienda a las criaturas que no vean nada después de las 22, aunque pasada esa hora se encuentran muchos de los programas más inocentes: la magia de la NBA, las buenas series nacionales, fútbol y películas para todo público, como Liberen a Willie o Cuidado, bebe suelto.

Sexo, erotismo y violencia en horarios permitidos. Siempre hay un margen para la hipocresía: a las 22, llegan los dibujitos que invitan a los chicos a dormir

Al parecer, los canales abiertos suponen que el espectáculo más inocuo para la teleplatea está durante el día, con el inefable Mauro Viale o el repertorio de dramas domésticos ventilados sin pudor en los siete realitys shows que riegan la tarde. A la hora de los deberes, la temperatura se eleva con las promocionadas escenas eróticas de la chica Krum y una lady vernácula, también flechada por dos hermanos.

Más? En otro happening de enredos sentimentales, un chico de 14 años será padre y con su pareja (coetánea) decidirán si no es mejor abortar.

El vuelo de los guionistas alcanza cielos insospechados, al ras del horario protector. En Verano del 98 (Canal 11, todos los días, a las 21) hay una banda de púberes que habita en un bucólico pueblo a orillas del río. Allí, un muchachito mantiene un fogoso idilio con la madre de su amigo, una mujer de 40 años. (¿Alguien recuerda el episodio de la maestra norteamericana que se enamoró de su alumno de 13 años?) En el mismo show apto para todo público, una jovencita dio a luz y el padre de la criatura es el padre de otro de los chicos de la pandilla.

Publicidades engañosas, nenas abandonadas vestidas por la boutique más cara de Buenos Aires, signos de homofobias e intolerancias varias que subrepticiamente deslizan entrevistados ocasionales. Moralinas aparte, ¿alguien está en condiciones de asegurar que antes de las 22 los menores están protegidos, y de que después de las 22 comienza lo más fuerte de la televisión?

Una encuesta del Centro de Estudios de la Opinión Publica (CEOP), indica que el entretenimiento principal del 77% de los argentinos es mirar televisión, y casi el 84% le destina a dicha actividad más de dos horas diarias. De los 2.926.089 niños de entre 5 y 14 años residentes en Capital Federal y Gran Buenos Aires, un 40% mira de 3 a 5 horas por día.

Un estudio similar elaborado con cien preescolares permitió comprobar que el 48% mira -solo o con los padres- ciclos para adultos; el 19%, ciclos para adolescentes, y sólo el resto mira nada más que dibujitos. Varios chiquitos dijeron ver a Mariano sólo para poder estar con sus padres un ratito más, aunque sea, compartiendo a Grondona.

Acerca del impacto de la violencia televisiva en el universo infantil, las universidades de Quilmes, Buenos Aires y Belgrano, en un trabajo conjunto, descubrieron que en 242 horas de programación se reconocieron 4703 escenas de violencia. Según esta estadística, cada tres minutos se producen imágenes de agresión que se duplican los fines de semana y en períodos de vacaciones. Los autores concluyen que, a lo largo de seis años, un menor acumula en su memoria un total de 85.410 escenas violentas.

La generación del Tamagotchi ha transformado su dormitorio en un búnker, donde se suceden simultáneamente sesenta canales de televisión, equipo de música, videojuegos e Internet. A puertas cerradas, los chicos manejan a control remoto sus emociones y es allí cuando la autoridad de los padres se vuelve pueril. Pero después de una larga jornada, nadie tiene ánimos de convertir la casa en un campo de batalla por culpa de un electrodoméstico.

Nadie quiere otro poder de policía censurando las ideas, por más bodrios que éstas sean. Pero mientras padres y responsables de los canales delegan responsabilidades, la legislación vigente es burlada sistemáticamente sin que la autoridad de aplicación tome cartas en el asunto.

La ley nacional de radiodifusión 22.285, elaborada y promulgada según las voluntades de la Junta Militar, ya no se ajusta a las necesidades tecnológicas y comerciales de fin de siglo. Pese a las reglamentaciones y decretos dictados a partir de la democracia, su esencia no fue modificada, ni el artículo 17 derogado. En él se establece que, de 8 a 22, la televisión será apta para todo público y los ciclos para menores, ajustados a los requerimientos de su formación. También prohíbe la presencia de chicos en programas en vivo pasadas las 22. Este punto se le pasó por alto a Marcelo Tinelli, que durante todo el año último llevó chicos al estudio desde el que emitía VideoMatch.

El Comité Federal de Radiodifusión (Comfer) asegura haber labrado durante 1997 unas 570 actas por infracciones a dicho artículo. Inútiles fueron las gestiones de La Nación para obtener un detalle de sanciones y valor de las multas. Los directivos del organismo se negaron a proporcionar información, apelando a la confidencialidad que merecen las empresas.

En los últimos años, en la Comisión de Comunicaciones de la Cámara de Diputados se presentaron más de diez proyectos tendientes a reformar la ley, pero la discusión sobre transferencia de ondas, licencias, señales y teledistribución los hizo naufragar antes de llegar al recinto. "El horario de protección al menor ha sido siempre un engaño, una especie de mecanismo por el cual se ha querido salvar la conciencia de algunos, para decir: bueno, después de tal hora puedo hacer más de lo que estaba haciendo antes", sostiene Pedro Simoncini, presidente de TV Quality, de Educable y accionista de Telefé.

"En el origen de la televisión está su concepto masivo, y eso alcanza al grupo familiar. Por eso estoy convencido de que debe ser apta para todo el mundo. El horario de protección se ha prestado a infinitas infracciones y maniobras, pero desde el punto de vista práctico no resuelve el problema. Hay que ir directamente al fondo de la cuestión, al verdadero responsable: la fuente de emisión. Pero la sociedad está en crisis y la radiodifusión, también. Las entidades que agrupan a los canales se han impuesto códigos de autorregulación. En la Asociación de Telerradiodifusoras Argentinas (ATA) tenemos uno magnífico, lleno de maravillosas declamaciones: en la práctica, no se cumplen."

Cuando la niñera mecánica era una hoguera de vanidades y exabruptos, en agosto último la ATA tomó medidas que se materializaron en unas placas preventivas, exhibidas sólo antes de la transmisión de películas extranjeras. En sus postulados de buena voluntad, los directivos acordaron omitir avances publicitarios que contuvieran promoción indiscriminada de "sexo, desnudeces, muerte, acciones violentas, sangre, homosexualidad implícita, lenguaje impropio y escenas que alienten el uso de drogas", literalmente y en ese orden. Finalmente, prometieron ajustar los programas nacionales, supuestamente en similar sentido.

"Con esto hacemos hincapié en el televidente responsable -explica Martín Mazzini Ezcurra, director ejecutivo de la ATA-. La televisión abierta es gratuita y quienes deciden qué se ve en casa son los padres. Nosotros pusimos nuestro granito de arena en este debate. Pero alzar el dedo acusador sin tener en cuenta que también existen los video games, las películas que se alquilan a escondidas, las señales satelitales y demás, es un error. Es inútil exigirle a la televisión que eduque, porque es una tarea demasiado delicada como para dejarla en manos del radiodifusor. Sería como sacralizar el medio."

El granito de arena voló con los vientos de la competencia. El rating no permitió mantener tantas buenas intenciones y terminó por legitimar esa galería interminable de personajes convencidos de que el mal gusto gusta y que a las sandeces nos resignaremos todos, mejor temprano que tarde en el curso de la vida. Al vacío se sumó el autismo del canal oficial, que -más allá de su abandonado slogan Bien de familia- ni siquiera amagó con algún proyecto que supere el nivel de las Trillizas de Oro.

Esta indiferencia generalizada movilizó a las organizaciones educativas no gubernamentales a reunirse en la Red Pro TV, fundada para reivindicar el Pacto de San José de Costa Rica y los principios básicos de la Carta Internacional de la Televisión para Niños, presentada en Melbourne durante 1995.

Entre las entidades agrupadas, TV Familia es literalmente la más joven, pues está formada por socios de 9 a 15 años, y presidida por Agustina Marcenaro, una activa funcionaria de apenas 13 años.

Los chicos del sombrero, como prefieren llamarse por la prenda que eligieron para distinguirse, planean hacer campañas en colegios, recorren despachos de diputados y funcionarios públicos buscando apoyo para su iniciativa, que intenta incluir en la ley, entre otras cosas, una ampliación del horario de protección al menor.

"Los medios son necesarios para ayudarnos a crecer. Pero acá se abusan de su capacidad, manipulan a la gente y olvidan que en el público hay chicos. Pedimos esto porque nos quedamos mirando la tele hasta las once. Los padres trabajan hasta muy tarde, llegan a casa cansados y permiten ver cualquier cosa para no pelear -explica, con claridad de maestra-. Todos buscamos ejemplos, identificarnos con personajes, copiar la ropa que usan, la manera de hablar y así formarse uno mismo. Yo veo verano del 98 porque me engancha, pero lo critico, sé que no refleja mi realidad. Pero, por ejemplo, en mi escuela, una nena de segundo grado se tiñó el pelo como una actriz de Chiquititas y otra le dijo a la madre que si le seguía gritando, se iba a vivir al Rinconcito de Luz. No queremos prohibiciones, sólo extender el horario de 7 a 23, que el Comfer cumpla con su parte y que los canales piensen un código de ética serio, además de no pasar avances de pornografía y violencia. Ahora pedimos en el Congreso una reunión bicameral. Esperamos que escuchen", dice, mientras su mamá la mira sin decir una palabra.

Agustina participó a mediados de marzo en la Cumbre Mundial del Niño y la Televisión, realizada en Londres. Cambió experiencias e información, pronunció un discurso ante chicos de todo el planeta y llegó a la conclusión de que si ellos no trabajan por sus intereses, pocos adultos lo harán. Al menos, eso comprobó cuando se acercó por primera vez a los medios locales. Los chicos del sombrero escribieron un obrita de teatro corta para representar en los canales. La idea era ilustrar cómo impacta una imagen en sus emociones.

"Fuimos a Memoria, a América y a lo de Raúl Portal, y en todas partes nos dijeron que ya salíamos al aire. Pasaba el tiempo, y nada. Esperamos, insistimos, pero nunca nos dieron espacio."

En la película Stanno Tutti Bene, Marcello Mastroianni es el abuelo que vigila a su nieto, un lactante obnubilado por la pantalla. De golpe se interrumpe la transmisión y el crío estalla en lágrimas. El abuelo logra calmarlo cuando lo sienta frente al ojo de un lavarropas en marcha.

Esta escena utilizan los psicoanalistas para explicar el efecto de hipnosis que causa la televisión en la mente de niños y adultos, no necesariamente teleadictos. En la BBC de Londres se creó una serie para bebes de diez meses, donde unos ositos redondos que se deslizan suavemente los mantienen hechizados durante 30 minutos.

Según Ricardo Sahovaler, psicoanalista infantil y autor del libro Psicoanálisis de la televisión, el efecto persiste aun después de apagar el aparato. Pero el discurso fragmentado constituye el problema más significativo del horario de protección. "La tele no da tiempo para pensar. Aunque se digan cosas importantes o profundas, su mismo ritmo hace que el contenido se pierda tras la publicidad que muestra una mujer semidesnuda o las secuencias de Duro de matar, por ejemplo. El mensaje anterior se olvidó, pues no hubo tiempo para reflexionar. Esa descontextualización en los avances es más lesiva que una película entera de sexo o acción. La fragmentación del discurso se registra como algo traumático: está mirando un dibujo animado, cortan y aparece una imagen donde matan a quince tipos. En cambio, si pueden hilvanar una historia, entender su desarrollo, engarzar con recuerdos o actos anteriores, entra dentro del referente psíquico."

En su ensayo, el psicoanalista plantea la liviandad con que se abordan temas ciertos, naturales, que tendrían provecho enfocados sin distorsiones. "Hay una suerte de promoción banalizada de la realidad que responde a la premisa del sálvese quien pueda y donde la tele actúa como la productora de cultura nacional. Aquí aparecen fenómenos claramente menemistas. Tinelli hizo un programa que los chicos se mueren por ver, ¿y qué les enseña? Que se puede insultar, usar malas palabras y burlarse del otro. Una cosa es la broma y otra la burla, pero acá hay una especie de goce con el sufrimiento del otro, eso muestra que la lógica es: hay un mundo de piolas y uno de tontos. Los piolas son los que gozan al otro, no los más solidarios o inteligentes. Así desaparecieron los héroes y surgió la figura del ídolo."

Semanas atrás, cuando los resultados pedagógicos en las escuelas estatales no conformaron a la ministra de Educación y, en Jonesboro, Estados Unidos, dos menores disfrazados de Rambo acribillaron a balazos a cinco compañeros, la televisión, otra vez, fue la madre de todos los desatinos sociales, la gran culpable.

"Es inútil enfrentar a la televisión con la escuela, esencialmente porque la escuela apunta a la razón, al pensamiento abstracto, y la imagen a las emociones. A la televisión vamos sólo a pasar el rato, a no pensar, o sentirnos acompañados: niños y jóvenes van a saber qué es la vida, a buscar modelos y entender las ambivalencias del género humano", sostiene Tatiana Merlo Flores, que actualmente investiga con Michael Morgan, de la Universidad de Massachusetts, el impacto de la televisión en mil jóvenes norteamericanos y mil argentinos.

"En lugar de culpar debemos preguntarnos qué sucede con nuestros chicos, por qué compran violencia. Acá no se puede analizar según causa-efecto, violencia TV-niños agresivos. Los chicos con temperamento agresivo por problemas afectivos, familiares o de relación, son quienes eligen lo violento. Hay una proyección, seleccionan de alguna manera aquello que están necesitando y responde a su realidad interna. Eso les da permiso, les enseña formas de manifestar la agresividad, es un medio legítimo para lograr fines."

La tendencia de tratar a los niños como consumidores inquieta a padres y educadores del planeta entero. En países desarrollados, los esfuerzos han dado sus frutos.

Pero, por si la televisión privada no asumiera sus compromisos, en ese mundo civilizado, el Estado incluye en sus políticas culturales a la gente de menos edad. Los canales oficiales crean programas infantiles aplicados al nuevo concepto de show: Edutainment, una equilibrada combinación de entretenimiento y educación (también hay para adultos), que encuentra sus más logrados exponentes en la BBC de Londres, la NHK de Japón, la RAI en Italia y cadenas oficiales de Canadá, Holanda, Brasil y Grecia, país que está a punto de lanzar al espacio un satélite exclusivo para la transmisión de señales infantiles.

En el reino del revés argentino, salvo valiosas excepciones del cable, los canales gratuitos no disponen de espacios originales para chicos. Es que la mayoría de las fórmulas fue pensada para exhibir las gracias de la conductora de turno. Así, un universo de rubias bien alimentadas, de anatomías esculpidas y voz de corneta, sin otro mérito que repartir premios, inundaron la pantalla antes y después de que aterrizara Xuxa, el fenómeno brasileño, precursora del minishort brillante y las botas hasta la rodilla. Felizmente, la especie está en franca extinción en el mundo, aunque no aquí todavía. Hoy, el género tiene como protagonistas a los niños, autores y realizadores de sus propias fantasías.

Beatriz Rebossio, en su libro Los niños y la televisión en el mundo, describe ejemplos nada difíciles de imitar. Según la autora, en Nueva Zelanda, gente de 6 a 12 años produce Sendero salvaje, un ciclo sobre ecología. En Francia, una antigua y famosa colección de libros llamada Biblioteca verde fue adaptada para la pantalla chica, con el fin de provocar la búsqueda de respuestas en los libros.

En la BBC dramatizan cuentos clásicos en varios programas, como el tradicional Jackanory, y pasan dibujos animados con música de la Filarmónica de Londres. En Holanda, los pequeños arman un noticiero con reportajes conducidos por ellos. El entrevistado, en vez de responder preguntas, es sometido a un bombardeo de adivinanzas del que no siempre sale airoso. En otra cadena, la VPRO, se emite Villa Achterwerk, serie que sale al aire todos los domingos, a las 9, cuando los padres todavía descansan, y ofrece 30 minutos de entretenimientos e información general.

Michael Lavoie, actual director de Programas para niños y juventud de la Societé Radio Canadá y productor del exitoso Plaza Sésamo, en un ensayo sobre la televisión y los chicos del 2000, sostiene que la dicotomía entretenimiento-educación persistirá, y que el TV-Chip para vedar imágenes violentas (Clinton lo propuso luego del episodio de Arkansas) no aportará soluciones, mientras los radiodifusores vendan basura. "Lamentablemente existe una tendencia mundial a considerar la audiencia de menores como un mercado para ser explotado. Hay una explosión de mensajes comerciales creados para inducirlos a consumir. Este concepto mercantilista ha hecho que los adultos olviden su responsabilidad sobre los niños en la sociedad."

En su investigación, Tatiana Merlo Flores concluye que los menores intuyen cuándo un programa es inconveniente para su edad. Los encuestados dijeron saber que existe un horario y series que no deberían ver, aunque en este sentido permanentemente burlan a sus padres. Como medida para solucionar esto, el 47% propone respetar el horario de protección, mientras que el 37% cree que debería ver programas con sus padres, y el 10% piensa que la solución está en no adelantar contenidos.

"Ellos piden límites tratando de superar esos límites. Los necesitan para sentirse seguros, y la tele es una región donde se sienten indefensos en relación con sus padres, porque no se los marcan. Esto se comprueba cuando pregunto a los adultos y aseguran ver televisión con los hijos, prohibirles determinados productos o explicarles cuál es el mensaje. Pero al hablar con los chicos, descubro que los padres mienten."

Los adultos repetimos con frecuencia que los niños son el futuro, la esperanza del mundo, los hombres del mañana, etcétera. Basta echar un vistazo a la cartelera del día para preguntarnos si la frase no se ha vuelto otro de nuestros tantos lugares comunes.

Televisión y Sociedad

La fortaleza de la cultura no se excluye de la posibilidad de ser un instrumento de investigación de acontecimientos sociales y porque no, de estigmatización.

La sociedad ha sido preparada para las soluciones rápidas y poco elaboradas. Para ello es necesario vaciar de contenido los problemas, los delincuentes resultan ser siempre pobres, villeros, holgazanes, excluidos, escorias que la sociedad desea eliminar de la manera más rápida posible, a niveles que cualquier medida es valida para defender ese valor abstracto que llaman seguridad y que resulta ser en el contexto postmodernismo un maravilloso negocio.

Curioso resulta que los medio de comunicación hablan de un supuesto ejercicio de divulgación de la verdad que acostumbra llamar independiente, lo que supone no solo asepsia ideológica sino ausencia de intereses tergiversantes.

La crisis institucional hace suponer en lo mediático puede encontrarse una verdad o quizás un interés en divulgar lo que desde las estructuras de poder se oculta sistemáticamente. Tal razonamiento es perdonable en circunstancias en que los pueblos necesitan forzadamente creer en algo y asirse por todos los medios de una verdad. Pero nada es más erróneo que la creencia antes mencionada. No hay una comunicación de masas desprovistas de intereses políticos.

Los limites están dados por los que al medio le interesa o le preocupa como empresa. No puede haber contradicciones en esto. Si no estaríamos en condiciones de someter a falsacion lo que sobradamente se ha probado en Ciencia Política y en Sociología es decir: la sociedad civil tiene mecanismos para preservar un orden, mecanismos de control de lo diferente, es decir: cárceles, manicomios, correccionales, policía, fuerza de seguridad en general entre otras cosas. Y a su vez la intelectualidad orgánica del sistema, conformada en otros tiempos por prensa e intelectuales. Hoy en día no podemos hablar de intelectuales orgánicos, pero si de "estructuras mediática orgánica" es decir, una estructura que fortalece la persistencia de un orden de cosas, o de la salvaguarda, político y social a pesar de las aberraciones sobre las cuales pueda o pudiera sostenerse

Manipular y Cooptar; eso no es todo.

Debemos ser cautos en algunas afirmaciones. No solo los medios captan y manipulan, no todo aquel que destina su tiempo a mirar televisión resulta ser captado, ni manipulado ni sufre enajenación ni imbecilidad aunque de por si este seriamente expuesto.

Esto seria tema para una teoría de la comunicación que focalice la cuestión en la nueva problemática de las "mass media" y en especial en la nueva forma de ver, es decir nueva en dinámica, en técnica, en método.

Hay una necesidad de divulgar con la mayor rapidez efectos de lograr la permanencia del espectador a sabiendas que desde el control remoto puede decidir en cuestión de segundos que mirar y partir hacia otro medio. Cierto puede ser que no se puede profundizar en la variación del zapping, pero tampoco puede ser muy profundo el análisis sobre cuestiones de interés publico. Pretender, por ejemplo, hoy en día, una programación (que en verdad la hay) que se ocupe de cuestiones geopolíticas, ideológicas, fomentando la necesidad de repensar el país como una Nación, no seria posible desde le resultado de las encuestas del rating porque vulnera la intención y la necesidad mediática de divertir con lo trivial a gran celebridad y frivolizar lo trascendente al extremo de presentar estas cuestiones como históricas, fuera de época, puesta bajo el prisma de una velada visión censora que tiende a minimizar lo que se sabe peligro para la tarea de colaborar en la elaboración del "Homo Videns" .

Esta expresión pertenece al psiquiatra español Enrique Rojas quien utiliza en su obra "El hombre Light, una vida sin valores" y se refiere a esa nueva forma de percibir a la que hiciera alusión. Si la televisión representa en si misma un entretenimiento, la posibilidad de cambiar de canales permanentemente resulta ser un entretenimiento dentro del entretenimiento, es decir, un elemento que genera un mecanismo de retroalimentación. La nueva forma de mirar impone una nueva forma de producir, basada en la rapidez y en la falta de profundidad y a su vez, la liviandad conceptual, exacerba la necesidad de cambio permanente sobre lo percibido. Así como la nueva forma de percibir genera un estar en todas partes y en ningún lado al mismo tiempo, significa también un interés por todo y por nada, de esta forma, el collage al que hiciera alusión antes, consta en pasar de una película a un programa de espectáculos, de un "reallity Show" a un pseudos debate político, de una telenovela a un noticiero, todo junto en cuestión de instantes y sin poder profundizar en nada, no solo por la rapidez de los visto, sino por lo insustancial de su contenido. Pero teniendo en cuenta de que si Enrique Rojas analiza este fenómeno a realidad española en particular y en la europea en general las cuestiones mediáticas en la argentina es de por si merecedora de un análisis particular sobre todo desde comienzos de los noventa en adelante, época en l a cual emergieron nuevos personajes televisivos que conformaron una nueva cultura mediática al compás de la nueva política consistente en la desaparición del Estado Nacional, de la privatización forzada e improvisada de los servicios públicos, de la difusión hasta el hartazgos y como método de crear aceptación forzada en el publico de corrupción política e institucional, el menemismo tuvo, de una manera particular. Sin necesidad de una planificación sino más bien desde un aparato mediático conformado por la frivolidad de los mensajes en el contexto de una argentina que poco a poco, se transformaba en el escenario de situaciones sociales dramáticas.

Luego de hablar sobre la decadencia de los medios de comunicación y de cómo cambio la forma de mirar televisión en los televidentes, sobre cuales fueron las causas mas obvias de esta decadencia, de cómo la sociedad argentina ayudo a lograrlo y en lo que hoy en día eso significa para televisión actual, podemos seguir destacando sobre algunos de los modelos televisivos que hoy en día tienen gran difusión y conforman el circulo de la televisión basura de nuestro tiempo y lo que todos conocemos como:

Reallity Show

Estos programas cuentan con antecedentes desde los primeros años de la televisión.

En sus primeros momentos iban desde los programas que ensalzaban a personajes comunes para constituirles en "reina por un día" o a biografiados a los que sus amigos homenajeaban mediante recuerdos curiosos, siempre de perfil muy humano, hasta asuntos de sucesos escabrosos sobre los que se traba de hurgar en el lado mas oscuro y morboso, asesinatos, violaciones entre otras cosas. En la década de los setenta tuvieron su auge programas basados en el género docudrama que combinaba la realidad y veracidad de los hechos con tratamientos dramáticos representados por sus protagonistas o por actores seleccionados. En la actualidad estas tendencias tomaron diferentes formatos, variedades y creación y también renovación, y en algunos casos nuevos géneros. En la década de los noventa cuando estos programas han encontrado su expansión y aceptación popular, de tal manera que se han constituido en objeto de competitividad entre los canales.

Los reallity show comparten todas estas modalidades. Aborda hechos reales, de actualidad y, contenidos informativos, pero introduce tal cambio en los tratamientos y enfoques que desfiguran sustancialmente lo informativo, se lo define como el Hiperrealismo televisivo.

Son los programas que mas claramente se configuran como infortaculos. En ingles se los denomina info-show, en francés infortainement, en español puede emplearse el nombre de infortaculos. Son programas que mezclan la información con el espectáculo y, además, con el entretenimiento. Llevan a las pantallas al hombre de la calle, a aquel que nunca ah sido protagonista de algo atractivo para los medio de comunicación y que ahora encuentra su ocasión. El receptor lo recibe como si fuera algo que le pudiera ocurrir a el mismo, Proyecta sus sentimientos, pasiones y entra en la vida del otro como si fuera la suya. Las personas se presentan al público televisivo exhibiendo sus intimidades psicológicas, sus relaciones humanas y sociales, familiares y personales.

Los presentadores son periodistas profesionales o personajes famosos que actúan como periodistas, Dentro de la búsqueda del mundo del espectáculo, la televisión llega a los personajes populares para que actúen antes sus pantallas como presentadores de programas, entrevistadores, reporteros. Hay canales que contratan a cantantes, modelos, actores y otras personas del mundo del espectáculo. En algunos cosos se he buscado la estrella internacional para realizar la entrevista, así como a las personalidades entrevistadas que tuvieran talla internacional para la serie pueda explotarse comercialmente por otros canales extranjeros e internacionales. Se trata de integrar al presentador dentro del espectáculo como in integrante más. Lo importante es su capacidad comunicativa u otras casualidades de atracción para fascinar al público. No interesa tanto su perfil periodístico como su capacidad de gancho para la audiencia. El planteamiento, preparación y desarrollo periodístico lo efectúa un equipo de periodistas que se mantiene fuera de cámara. Un equipo que selecciona los personajes, prepara los temas y formula por escrito las preguntas para que el presentador las asimile y les de su personalidad.

Estos programas afrontan temas muy variados, aunque todos ellos tocados por el atractivo e ingredientes del espectáculo televisivo. Aborden situaciones de ternura, de los contenidos tradicionales de las revistas del corazón, la fuga o desaparición de un hijo, las tensiones y reencuentros amorosos, el heroísmo de personas ante circunstancias difíciles, el riego por salvar a otras personas, asuntos judiciales, simplemente de búsqueda de la verdad mediante una maquina, intimidades personales y a veces no confesadas dentro de una pareja, temas morbosos y de violencia, costumbres y modas sexuales, corrupción económicas entre otras cosas.

Los reallity show crean gran parte del espectáculo en el estudio. Suelen tener aun parte de relato desarrollada en el lugar de los hechos y luego otra parte en el Studio que permite ofrecer mas detalles, los sentimientos de los protagonistas y las reacciones del publico asistente, aunque en este caso, con objetivo de incrementar el espectáculo, su comportamiento esta dirigido por alguien del equipo de realización para que aplauda, ría, se entristezca e incluso llore por la conmoción que le provoca el sufrimiento del protagonista.

En la segunda parte de la década de los noventa algunos contenidos decaen, al menos los más morbosos. Quedan otros que han sabido mantenerse en un punto equilibrado entre lo amble, el reencuentro gozoso, la búsqueda de personas como servicio a otras y, en definitiva, el lado amable de los reallity show. Pero en definitiva manteniéndose fiel a los contenidos mas vinculados con las angustias profundas del individuo; sucesos camínales, amor (traicionado, abandonado, entre otros), sexo (intimidades, transgresiones, violencia.). Casos judiciales, medicina, salud, intimidades, siempre se buscan los errores, las vidas secretas de personajes públicos, las novedades entre otras cosas.

Por otro lado no podemos dejar de lado al tan codiciado y amado Rating que es uno de los factores por los cuales estos programas sobreviven a costas nuestras, sin nosotros estos programas no existirían siquiera en la imaginación del ser humano, pero por desgracias de algunos y suerte de otros, hoy en día es un genero muy visto. Pero dejando de lado la critica, lo que queremos decir es, De que hablamos, cuando hablamos de Rating?

A cifra de rating representa el porcentaje de hogares o individuos en el caso de rating personas, del universo objetivo, que están viendo un programa de televisión o escuchando un programa radial, en un momento determinado. El universo objetivo de hogares para la TV es el total de hogares con televisión de Capital Federal y Gran Buenos Aires al que se excluyen los niveles socioeconómicos A y E (los extremos). En forma análoga se define el universo de individuos pero a partir de los 4 años de edad. Sin embargo, también puede calcularse el rating para universos más reducidos, como por ejemplo; Hogares del nivel alto o individuos de entre 13 y 19 años.

En el caso de la TV, para el cálculo del Rating hogar, un hogar se considera viendo un programa, si al menos un televisor está sintonizado en un programa y se ha registrado un televidente perteneciente al universo personas. Pero muchas personas se preguntas que significa un punto de Rating hoy en día, o que significa para el programa televisivo ese punto hablando en términos de estadísticas y porcentajes. Para la televisión, un punto de rating hogar significa que el 1% de los hogares del universo vieron un programa o una pauta publicitaria. La misma interpretación es válida para cualquiera de los targets que se consideren. La cantidad de hogares o individuos que represente cada punto de rating depende del tamaño del universo que se considere. Por ejemplo, el total de hogares del universo medido por la TV es de 3.147.402; por lo que un punto de rating equivale a 31.474 hogares.

Pero bien, ahora nos preguntamos, que tan creíble es el tema este del rating, muchos dicen que es una simple medición y que es 100% creíble y efectiva, en nuestra opinión personal no nos interesa mucho el tema, ya que es una simple medición y como todas mediciones y cálculos pueden fallar, pero por mas que este sistema tengas fallas, si es que las tiene, es casi imposible saber de que manera fallo, ya que es un proceso que si bien tenemos acceso por diferentes medios, no se podrá comprobar si este realizado como se debe. Pero bien, que queremos decir con todo esto, es muy simple, queremos llegar a la premisa que como todo sistema de información puede llegar a tener falencias en su curso de acción, y por ende esto trae consigo un escaso nivel de credibilidad, como sucede hoy con los medios de comunicación, que en el día a día nos brindar información que la sociedad se nutre de ellos, pero al mismo tiempo desconfían de ella. A continuación se presenta un breve articulo sobre como el periodismo en la década de los 90 en donde tubo mayor auge, y también como se fue desgastando por los diferentes sucesos que acontecieron a la sociedad argentina en estos últimos tiempos.

YA NO SOS MI MARGARITA

Reconocido y legitimado por la sociedad en mitad de los 90. El siglo XXI encuentra al periodismo en la disyuntiva de revisar sus prácticas profesionales y deontológicas o compartir, junto a otras instituciones, el cuestionamiento de la sociedad.

Bordar la labor periodística desde la década de los 90 hasta hoy, deja un saldo ambivalente. En esa década, en consonancia con la aplicación de las políticas neoliberales, se privatizaron lo medios, se conformaron los grandes grupos multimedia y quedaron plantadas las bases para la progresiva extranjerización de las empresas periodísticas. Este fue el contexto político desde donde se impuso el discurso del pensamiento único, que entronizó al mercado pretendiendo desterrar el rol activo del Estado. Como contrapartida, esos fueron los años en que los medios se erigieron como la principal tribuna de denuncia frente a la corrupción generalizada, engendrada -paradójicamente- desde la matriz ideológica que los había habilitado en su nueva versión de corporaciones altamente concentradas conformadas mayoritariamente por capital extranjero. Hoy, igual que ayer, cabe preguntarse si el alto nivel de legitimación del que gozaban los medios en esa etapa se depositaba sobre las empresas o sobre los periodistas.

Así, mientras distintas instituciones caían en el descrédito, la prensa gozaba de una importante cuota de legitimidad y confianza por parte de la ciudadanía.

La crisis económica, política y social, que se mostró en toda su dimensión a fines de 2001, pero cuyos síntomas habían comenzado a manifestarse mucho antes, arrastró -junto a la debacle- esa percepción ciudadana sobre los medios. La actividad profesional de los periodistas comenzó a ser objetada, tanto por la forma en que se abordó la información en los meses previos al colapso, como así también por reality shows y "televisión basura" en los que el derecho a la intimidad fue avasallado bordeando el límite de lo morboso.

Muchos fueron los factores que llevaron a la caída de la credibilidad de los medios.

  El desencanto

Las paredes de la ciudad comenzaron a traslucir el desencanto con frases como "los de arriba nos mean y la prensa dice que esta lloviendo"; en algunas Asambleas Barriales se estimuló a los vecinos a leer y escuchar medios alternativos; en diferentes cadenas de correos electrónicos se llamó a boicotear el consumo de los principales medios. Lejos estaban los tiempos en que el periodismo se ubicaba en la cima de la credibilidad (55,1 por ciento) por encima de instituciones como la Iglesia (11,5 por ciento) y los empresarios (5,8 por ciento). Esas cifras corresponden a una encuesta realizada por el licenciado Ricardo Rouvier, a pedido de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA), en agosto de 1998, previo al Primer Congreso Mundial de la Comunicación. En 2004, en cambio, los resultados ubican al periodismo con un 35,5 por ciento de credibilidad, debajo de un 54, 3 por ciento de ciudadanos que no le cree a "ninguno". La iglesia, en cambio, se elevó a un 24,9 por ciento, mientras el empresariado sigue sin concitar credibilidad y bajó a un 4,1 por ciento (Ver encuesta).

Contra las cuerdas

Cuatrocientas personas consultadas entre trabajadores de prensa, estudiantes de comunicación y en la vía pública, respondieron esta nueva encuesta sobre la credibilidad de la prensa que ayuda a reflexionar sobre la actividad periodística y cómo es percibida por estos grupos de la sociedad.

Qué medios prefiere para informarse mejor?
(Respuestas múltiples)

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

 La opinión de los periodistas respecto a la credibilidad, es variopinta.

"En un país donde tanto el sector público como el privado han defraudado y traicionado a los ciudadanos, los medios son creíbles porque la realidad los forzó a ocupar espacios vacíos. Pienso que cuando nuestra democracia vaya alcanzando grados más elevados de madurez, los medios de comunicación van a ver cuestionada su credibilidad actual y se van a ver obligados a instrumentar medidas tendientes a mejorar la calidad de sus servicios", asegura Mariano Spezzapria, de Noticias Argentinas.

"El periodismo, así, generalizando, no es creíble. Sí son creíbles muchos periodistas que dignifican la profesión -subraya Daniel Enzetti, periodista y director de Derechos Humanos de la Municipalidad de Morón pese a las presiones políticas y económicas que soportan de las empresas y los grupos de poder que controlan los medios. Los que definitivamente no son creíbles son los que ahora, adaptándose a los tiempos, la van de denunciantes cuando durante la dictadura fueron cómplices del genocidio, y durante el menemismo bailaban con el dólar barato."

Federico Corbiere, de la agencia alternativa Argenpress, articula el grado de credibilidad que el periodismo ejerce "desde su poder inmediato de informar" con las demandas sociales de un ejercicio profesional "comprometido con valores verdaderamente democráticos y no corporativos". Para Corbiere, "los periodistas somos miembros y tomamos parte en la sociedad, desde la cobertura diaria de la noticia, las columnas de opinión, los editoriales, la investigación de los hechos y, especialmente, el chequeo de fuentes para comprobar su veracidad".

Inés Farina, de FM La Tribu, se mostró preocupada porque "no se hace una lectura lineal 100 por ciento del rol del periodista y tampoco se promueve una lectura crítica de los medios, ni la recepción de distintas voces. Eso hace que al escuchar siempre la misma voz, sea la única creíble".

Hernán Brienza, de Tres Puntos, ubica el máximo nivel de credibilidad "a mediados de los noventa cuando estuvo en auge el periodismo de investigación. Hoy hay una franca decadencia aunque mantiene un nivel más alto que otros sectores."

  Pero, ¿por qué el periodismo es poco creíble?

En consultas con distintos profesionales sobre este tema, aparecen diversos "culpables". "La concentración de los medios, su integración a conglomerados con intereses diversificados y su decidida conversión en moneda de canje de otros negocios generaron un creciente deterioro de las condiciones laborales y profesionales de los trabajadores de prensa, cuya libertad de acción es cada vez menor" afirma el periodista Roberto Pagura. "En esas condiciones, se han abaratado no sólo los costos sino también la credibilidad y la calidad de los productos periodísticos, un proceso cuyas consecuencias están todavía por verse", concluye. Alberto Catena, periodista de la revista Cabal entiende que "la credibilidad del periodismo se debilita cuando cede a la presión del Estado, de los partidos políticos, de las empresas, de las iglesias u otros grupos de poder que tienden a colonizarlos y subordinarlos a sus propias estrategias de comunicación. También, la progresiva tendencia a la sumisión que, luego de diciembre de 2001, se ha acentuado y acaso nos enfrente a nuevos debates acerca de las distintas formas de censura que afronta hoy el periodismo argentino". Paula López, periodista colombiana que se encuentra en Argentina estudiando la Maestría en Periodismo y Medios de Comunicación organizada por la UTPBA y la Universidad Nacional de La Plata, considera que el principal factor que incide contra la credibilidad "es el económico", pero enseguida incluye otros como "la presión del jefe, que ejerce su función como tal, el medio como grupo empresarial, el director o el círculo de amigos de éste a la hora de escribir sobre determinados temas. Tampoco podemos descartar la cuestión de los escrúpulos, sin ellos es imposible garantizar un periodismo responsable".

De todas formas, los resultados que se desprenden de los gráficos que acompañan esta nota, dejan en claro que la progresiva caída en los niveles de credibilidad de la sociedad a los periodistas, no sólo deben depositarse sobre aspectos económicos o presiones de diversa índole, si bien éstas juegan un rol fundamental sobre la calidad informativa. Las prácticas y el compromiso social de los periodistas, son dimensiones emergentes que no deben perderse de vista al preguntarse sobre la credibilidad profesional.

ENTREVISTAS

Las siguientes entrevistas fueron realizadas con el fin de brindar la mayor cantidad de información para afirmar o descartar la hipótesis planteada al comienzo de este trabajo de investigación.

Personajes Jorge Rial retrata la farándula autóctona

El realismo sucio

Hizo sus primeras armas a las órdenes de Lucho Avilés. Pero abandonó al Padrino del Chisme por una cuestión de principios. Desde entonces pasó por diarios, revistas, radios y canales de televisión, donde fue afilando cada vez más la puntería hasta convertirse en el tipo donde convergen la farándula y la política. Ahora, con programas nuevos en radio y TV, Jorge Rial radiografía el hábitat en el que trabaja: de la Süller y Shakira a Bolocco y los servicios.

Ya no cree, como unos años atrás, que meterse con ciertos peces gordos de la televisión como Mirtha o Susana pueda costarle que le levanten el programa. Y él, lógicamente, sabe también que está mucho mejor plantado que unos años atrás. Entre desenvuelto y un poco despectivo –ese estilo que fue consolidando en sus sucesivas apariciones televisivas da a entender que las estrellas ya no son lo que eran, que ya nada es lo que era en los tiempos eufóricos del menemismo –cuando precisamente se empezó a acuñar el término farandulización, clave en su especialización periodística. Jorge Rial –que acaba de estrenar programa de televisión y programa de radio en pleno verano luce agotado por tanto trabajo pero se muestra contento de tenerlo, porque básicamente se define como un periodista y no como miembro integrante de la farándula, con la que mantiene desde hace años una ambigua, dura y sostenida pelea.
Como periodista, Rial es uno de esos curiosos casos de los que siguen manteniendo contacto con la gráfica –en la que se inició– a pesar de haber hincado el diente con fuerza en la televisión. Empezó a trabajar en 1984 pasando sucesivamente por Diario Popular, La Razón, Crónica, varias radios y trabajos de producción en televisión. "Estaba en Crónica trabajando con Lucho Avilés en Espectáculos cuando Héctor Ricardo García compró Canal 2. Lucho hacía la parte de publicidad del diario y cuando salió Astros y Estrellas entré en el circuito de la tele. En realidad, siempre mantuve el hecho de estar en TV y gráfica, inclusive colaboré en la primera etapa de la revista de Lanata. A mí me encanta la gráfica y siempre me dan ganas de escribir."
Mientras en televisión –de 13 a 15 por América conduce "Intrusos en el espectáculo" (un magazine del espectáculo muy divertido y por cierto más distendido que el vertiginoso "Paf!", donde daba la impresión de que cualquier cosa podía pasar), Rial ocupa sus mañanas en La Red con "Fiebre de radio" (lunes a viernes de 9 a 12). "Ahora estoy totalmente fascinado con la radio, donde podés jugar con otras cartas que en la TV. La verdad, no me gustaba, y cuando entré fue porque me obligaron por un contrato de TV que incluía hacer radio, así que arranqué haciendo antirradio, que es lo que no hay que hacer. Pero hoy tengo claro que puedo llegar a dejar la tele pero la radio no", dice.

Todo comenzó a definirse cuando el sendero de Rial se bifurcó del de El Padre De Todos Los Chismes, Lucho Avilés, a raíz de su renuncia al equipo después de una nota para "Indiscreciones": una "visita" al hermano de Susana Giménez en el Borda en la que Rial, según contaría después, se encontró rodeado por los internos, desbordado y repartiendo cigarrillos para poder salir. Poco después de irse de abajo del ala de Lucho, Rial pasó a conducir "El periscopio" con Andrea Frigerio y pronto tuvo claro que podía levantar vuelo. "Lucho puso al aire esa nota del Borda cuando pasó a Canal 9, casi seis meses después de que se había hecho. Y sobre todo no me gustó la actitud de utilizar la nota por una cuestión personal que él tenía con Susana. Fue en gran parte ese hecho el que me llevó a dejar `Indiscreciones’; es cierto que había aparecido la posibilidad de hacer un programa propio, pero también ya estaba un poco cansado."

¿Hoy haría esa nota?

–No... Creo que no. La verdad, tampoco tuve otra oportunidad tan dura como ésa. Pero se me presentaron oportunidades de hacer cosas duras y no lo hice. Cuando nació la hija de Darío Grandinetti que lamentablemente falleció, nunca le mandé una cámara. Es más: di la orden de que no se cubriera ese momento y se los dejara en paz. Una cosa es hablar del romance de tal o de las cuestiones de alcoba, hasta casi es pelotudo hacerlo. Otra cosa es meterse con una enfermedad o una cuestión familiar. Yo que tengo una hija no me gustaría que se metan con ella. Esos son los límites que me pongo con los demás.

LA PESADA

Hablando de límites: cierta vez, a Rial –experto en eso de la paja en el ojo ajeno– le intentaron poner un límite físico. Una noche había terminado de hacer "El paparazzi, increíble pero Rial" cuando a la salida del Canal 9 dos tipos lo interceptaron y le rompieron el tabique. Pero al parecer el palo no venía por los chimentos del espectáculo de la tele sino por alguna revelación del libro que había aparecido unos meses antes de la agresión, Polvo de estrellas. "Una vez hice un programa sobre San Luís y periodistas de allá me dijeron que en la provincia se comentaba que el palo había venido por el lado de Rodríguez Saá. Otros dijeron que había sido Coppola. Yo hablé con Coppola y lógicamente me lo desmintió. Todo apuntaba a que la agresión tenía que ver con algo del libro, y bueno, debe haber sido por algo del libro. Lo que pasa es que alrededor de la farándula hay una neofarándula pesada: mucho chanta, mucho traficante, mucho gato. Hubo una época muy jodida en la noche. Yo he visto resolver cosas en una mesa de políticos, tipos que al día siguiente tenían que tomar decisiones, con dos putas al lado en un boliche. Pero ya el poder no pasa por la noche como, digamos, cinco años atrás. La muerte de Poli Armentano cambió la noche. Cambiaron los dueños, desaparecieron boliches. A mí me tocó cubrir la noche pesada en serio. Había una impunidad política que ahora no hay. Los años `90, `91, `92 fueron los años más fuertes de la frivolidad menemista y la impunidad. Llegaban los monos a Trump’s y había que vaciar el VIP para que fueran a sentarse ellos."

ESTRELLAS HECHAS POLVO

Por esos años también hablaba de intocables en la TV que podían llegar a levantar un programa si se hablaba mal de ellos. ¿Siguen existiendo intocables?
–Creo que cambió el mapa, y que ya no hay tantos intocables. Yo decía que si te metías dos o tres veces con Neustadt o Susana te podía costar el programa. En todo caso, ahora lo máximo que pueden hacer es no darte nota, pero no te van a levantar el programa porque alguna estrella levantó el teléfono. Y ya no hay tantas estrellas. No creo que Susana tenga peso para levantar un programa. Y Mirtha menos. A Tinelli o a Suar no los veo en ese papel. Ya son parte de una nueva generación con otros códigos.

¿Quién tiene poder hoy entonces?

–Tinelli, Pergolini y Suar, porque tienen el poder de sentarse a negociar con los canales. Tienen guita y propuestas, y pueden presionar a los canales. De hecho, ellos tres son los que armaron el sindicato de los productores independientes. Hoy no es una locura hablar de un paro de productores, y si eso pasara los canales van muertos.

¿Qué opina de los reality shows que van invadiendo la TV?

–Me parece que es una manera de hacer televisión barata. "Expedición Robinson" no fue tan cara como exageraron. Dieciséis cámaras no es para tanto. Es un engaña-pichanga: uno siempre peleó por que la gente tuviera acceso a la pantalla de TV, y de hecho eso empezó con los talk shows inaugurados por Mauro Viale. Y ahora en los reality shows la gente accede pero no tiene influencia en lo que pasa. Hacen de escenografía. Además, tienen un mensaje medio de mierda: vos cagás al otro y te salvás vos. Cuando salió "Expedición Robinson" llevé a "Paf!" a Carlos Páez, sobreviviente del accidente de Los Andes y a un ex combatiente de Malvinas. Y enseñaron que la sobrevivencia es algo muy distinto. Sobre todo tenés que ser solidario, no eliminar al más débil. No me gustan ideológicamente esos programas, aunque también sé que el show televisivo no tiene ideología.

FARANDULIZANDO TODO

Cuando Rial publicó Polvo de estrellas, el libro vino a proveer de chisme puro y duro a los análisis sociológicos que ya se hacían a mediados de los noventa sobre el fenómeno de cruce entre la política y el espectáculo: la famosa farandulización. A un año de gobierno de la Alianza y de los esfuerzos por diferenciarse de la fiesta menemista (con la ya clásica "Dicen que soy aburrido"), Rial sin embargo sigue creyendo que la farandulización nunca morirá. "Yo pensé que se terminaba pero sigue. Primero sentí que se terminaba una etapa, pero en este país es tan fuerte la farándula que no. Fue uno de los hijos bobos que nos dejó el menemismo, y su consigna Los políticos al gobierno, la farándula al poder sigue estando a la orden del día. Lamentablemente no hay diferencias. Lo de los hijos del Presidente lo demuestra: el padre pide que veraneemos en Argentina mientras ellos se van afuera.

¿Cuál es su papel en definitiva?

Convengamos que su tema central es la farándula. Como dicen en "Fugitivos"

Usted ¿de qué lado está?

Yo estoy del lado de los buenos. Trato de estarlo. Yo hago un programa que puede servir para la causa farandulera pero al mismo tiempo aviso Ojo muchachos que ésta no es la realidad. Básicamente esto es un laburo. Yo gano guita con esto, pero mi vida privada y mi ideología son otra cosa. Por eso también hago un programa de radio totalmente diferente al de televisión. La televisión es un show y yo tengo rating, así que me ofrecen esto. Yo soy un soldado del trabajo. A mí me buscan porque yo puedo generar cosas. Por eso que me acusen de chimentero me da un poco de risa, porque en realidad es algo más de nosotros, de la interna periodística. Muchos de los que me critican después me llaman para pedirme datos.

¿Cómo hacían para chequear la catarata de datos y chismes que pasaron por "Paf!"?

"Paf!" empezó como un talk show sobre el espectáculo y la farándula y después empezamos a abrirlo a la política. Yo lo que descubrí como algo sorpresivo fue la cantidad de servicies que se te acercan a este tipo de programa a venderte carne podrida. La cantidad de servicios que atendí en este bar donde estamos hablando ahora no tiene nombre. Me querían vender desde fotos de Yabrán, las manos de Perón en formol, me ofrecían llevarme a Brasil para ir a contactar al que puso la bomba en la AMIA. Pero olfateas si es trucho: te das cuenta de sólo verlos, y sobre todo cuando vienen con unas historias terribles. ¡Una vez hasta me ofrecieron simular un atentado contra mí mismo! "Paf!" me sirvió para conocer una fauna que yo sabía que existía, pero no tan activa.
Se supone que a mucha gente del espectáculo le viene bien que hablen de ellos para figurar, aunque sea mal pero que hablen.

¿No siente a veces que en vez de criticar la farandulización le hace el juego?

–Siempre hay algo de eso. De hecho, la mejor información es la que no se da. Pero al mismo tiempo yo no tengo mucho contacto con el ambiente y no soy de tener amistades que me puedan ablandar. A los monstruos que andan por la vida y que yo he inventado no les ando exigiendo nada a cambio. La Süller, Mónica Ayos...
Aun entendiendo que le daba rating a usted y a varios más,

¿Nunca le atrajo la farándula más allá del trabajo?

–No, y no es que no me guste. Hay gente que también vale la pena, pero me parece horrible estar en pose y glamoroso todo el tiempo, así que no voy a comer a los lugares que van las estrellitas.

¿Mantiene un bajo perfil para preservarse?

–La verdad es que soy muy aburrido. Soy un tipo re-común: salgo de trabajar, me voy a comer con los compañeros y de ahí me voy a casa, estoy con mis hijos y mi mujer. Cuando me tuve que cuidar me cuidé. De hecho, muchas veces colegas que tenía del otro lado del mostrador me pusieron guardias periodísticas y tipos que me seguían. Me mostré un poco más a fin del año pasado por haber adoptado una hija, porque sé que es un tema que le interesa a mucha gente que quiere adoptar. Pero soy aburrido: a mí sabes dónde encontrarme, siempre.

Entrevista

Personaje, Luís Pedro Toni

Equipo: Nosotros queríamos saber más o menos tu opinión sobre los programas de espectáculos.

Toni: El problema del tema del espectáculo en relación al chimento que es lo que mas le interesa a la gente, la vida humana de los artistas, lo impone por lo general la editora que viene a ser en este caso la empresa del canal, en los diarios lo mismo, los dueños de los editores que te piden a partir de los espectáculos y sobre todo a veces se produce el defasaje y se va todo por ejemplo el caso de Silvia Suller que no trabaja de nada y sigue hablando, anoche estuvo hablando media hora con Susana Giménez, pero eso últimamente en los dos últimos años se equilibro un poco, pero de todas maneras siempre esta el vuelco a lo humano de cualquiera siempre que sea atractivo y que tenga una pequeña vinculación con el espectáculo. El concepto del espectáculo hay que tenerlo claro quien lo ejerza como periodista, desde el punto de vista tenes que saber de cine, tenés que saber de teatro, danza, tenés que saber de los diversos géneros que conforman el espectáculo, es lo que espera el público, mas allá de cualquier alternativa de tipo artístico. A la gente fuera de cuando va al cine o al teatro le interesa saber de sus ídolos las cosas que pasan y sino pasan hay que fabricarlas para crear una fantasía en torno a eso, se produce como en todo el desequilibrio.

Equipo: Claro, no podía estar pendiente o tiene esa referencia.

Toni: bueno, pero eso es una cosa natural, viste, con la curiosidad del hombre en todos los aspectos, es decir por ejemplo, ¿a vos te gusta el cine?

Equipo: Si.

Toni: Si la película la protagoniza Graciela Alfano, no te interesa saber quien es el novio de Graciela Alfano?

Equipo: Y si me interesaría, pero el problema es que...

Toni: Y bueno los editores creen que eso es el gancho que mas le atrae para un programa o una columna en un diario mas allá de que comente si esta bien o esta mal en la película, a los artistas le importa mas lo que vos decís desde el punto de vista critico y se ofende mas por lo que vos apuntas con respecto si es buena o mala actriz, si esta gorda o si esta flaca, si no tiene cintura artística, etc., si el libro es buenos o es malo, eso le importa mas que le digan que Graciela Alfano anda con otra mujer por ejemplo.

Equipo: Si, pero porque siempre se toman a esos programas, como que son...

Toni: Bueno; porque esta demostrado a través de toda la trayectoria de los programas de espectáculos que los programas que son puramente de espectáculos ya sean criticas de cine, criticas de teatro, presentación de disco, o cosa propiamente artística tiene muy poca audiencia, vos por ejemplo, tomas un programa que hacia por ejemplo Cuchevasqui en su momento hay criticas de cine con películas espectaculares y no pasa nada, y sin embargo era el nervio el espectáculo propiamente cinematográfico bien tratado, ahora si vos agarras el tema ese con el romance de Brad Pitt y Angeline Jolie, por ejemplo para ponernos en el lugar de EE. UU , le dan gran repercusión a la película , en estos días están viniendo miles y miles de cable sobre el tema del romance supuesto que es para promocionar esta película Sr. y Sra. Smith, es por ejemplo de Michael Jackson, nadie se acuerda de cual es el ultimo CD que garbo, o el anterior o el primero o si hace jazz o blues, pero están todos con el tema de los pibes que se voltea este hombre y del juicio, el hecho humano le importa a la gente eso si esta demostrado, del hecho humano, el tratamiento de esa marginalidad en el mundo del espectáculo, da pie al desequilibrio o desencuentro justamente grave, como que llego un momento que acá los únicos que trabajaban en la televisión eran todos los mediáticos, viste, la Suler, toda esa línea de gente, como esta pasando ahora en menor medida pero con la pibas que muestran el culo y las tetas, Luciana Lopilato, etc., la Salazar, de ahí, de todas esas, que da una o dos que mañana hacen una incursión artística y resulta buena y todas las demás la gente se va olvidando.

Equipo: Si, obviamente.

Toni: El culo se pone viejo, las tetas se le caen y se acaba el tema, bueno son momentos y circunstancias, tampoco el programa de chimento son programas que producen 30 puntos.

Equipo: Claro, no producen.

Toni: Están ahí, en una media de audiencia muy discreta, vos fíjate que el programa de Rial competía con el de Monti en parte horaria y se fue Monti y no capitalizo la audiencia que tenia Monti, Rial por ejemplo, mas o menos, sigue manteniendo la audiencia que le permite a él en ese canal una estabilidad de continuidad.

Equipo: Claro pero yo veo que la gente consume eso aunque los critiquen, los consume, es como vos fijate la necesidad de...

Toni: Pero fíjate la revista del espectáculo.

Equipo: Paparazzi por ejemplo.

Toni: No pero la que más se vende es Pronto.

Equipo: y…si.

Toni: Y Pronto tiene una matriz un poco menos mediático, tiene mas gente interprete, la revista esta volcada un poco mas al espectáculo, aunque Paparazzi también tiene cine, tiene vidriera de teatro, etc., tiene figuras clásicas del mundo del espectáculo, la otra mas, pero la que mas se vende entre Paparazzi, Gente y Caras es Pronto, ahí tenes ahora también esta la revista La mancha que hace criticas de cine, vos preguntale al diariero cuantas vendió y por ahí ni la tiene o en toda la capital de esa revista se vende 3.000 ejemplares y de Pronto se venden 90.000, eso es por la marca y no significa que sea la verdad.

Equipo: No, obviamente, vos como gente dentro de lo que es el ámbito del espectáculo, vos ves decadencia dentro de la televisión Argentina, durante toda tu trayectoria viste un cambio rotundo en los últimos 20 años por ejemplo?

Toni: No, la televisión argentina tiene mucha... tiene decadencia en algunos aspectos pero tiene mucha realización artística de gran nivel y rapidez, acá los programas que se hacen muchos están muy bien presentados, muy bien producidos en materia sobre todo el teleteatro, las telenovelas, los libros y se hacen con mucha dinámica, en Europa, EE. UU, Brasil, Colombia tienen una muy buena factura televisiva en cuanto a ficción, drama, comedia, todo eso, y acá vienen muchos productos producidos y lo vemos en pantalla.

La televisión por cable acá no es buena en general si no es la que transmiten películas o deportes o cosas que ya vienen confeccionadas mundialmente del exterior porque es muy pobre en cuanto a escenografía, a presentaciones, a la parte textual propiamente dicho, pero por ejemplo las señales hoy, las emisoras de canal 9, canal 11 y canal 13 son comparación de cualquier emisora de otro país, salvo lo que están superando ya hoy los que tienen televisión de alta definición.

Equipo: No, pero mucha gente dice que la televisión argentina carece por ejemplo, de creatividad...

Toni: Creatividad por ejemplo en que sentido? Por ejemplo que le falta?

Equipo: Por ejemplo yo lo que quería refutar esto que dice que los mismos de siempre son Tinelli, Suar y Pergolini, pero le da resultado.

Toni: Pero el día que se caigan van a cambiar, eso si, vos agarras los programas italianos son los mismos. Si vos tenes un éxito nunca lo cambies, acá en esta calle Corrientes hubo grandes orquestas de tango, grandes orquestas de Jazz que se manejaban con un repertorio de siete u ocho temas aunque también tocaban otros, pero sí sabían que esos siete u ocho le gustaban, iban y tocaban y en cada disco nuevo que sacaban vendían el doble de eso que le gustaba al publico.

Equipo: Claro, por eso esta el hecho de...

Toni: Por que eso es para llegar al publico masivamente, si vos llegas con algo no lo cambies, no lo cambies porque te vas a parar a la miércoles, ahora si eso note da resultado trata de encontrar o encontrar, sino pone una pizzería y dedícate a otra cosa.

Equipo: Si, seria lo mas lógico, claro pero mucha gente dice que el que tiene éxito esta mas presionada.

Toni: No, por ejemplo el caso de Tinelli y Pergolini, Pergolini es una bisagra distinta a la forma o el estilo que maneja Tinelli en a televisión.

Equipo: Obviamente.

Toni: Es otro estilo, no tan aceptable y masivo como el de Tinelli, lo mismo Susan Giménez maneja su ingenuidad y su ignorancia y eso le da una atracción, una vez pasaron, no se, por ejemplo el otro día fue Fito Paez al programa de Susana Giménez, estuvo 25 minutos y fue el raiting mas bajo del año que hizo Susana Giménez porque Fito Paez entro a filosofar y no es Julio Cortazar hablando, entonces se quiso dar de intelectual y se fue el programa a la mierda y la gente se rajo y por ahí anoche la Suller le hizo dos puntos mas que al otro, tampoco le hizo mucho.

Equipo: Bueno pero la gente también, o sea, ven a la Suller y la critican igual que el hermano.

Toni: Pero ahora al hermano ya lo borraron, ya desapareció, esa televisión había llegado un momento que había resultado muy bajo, por cierto, viste, pero...

Equipo: Ya era muy degradante, yo lo veía por una cuestión de gracia pero era decadente.

Toni: Si, totalmente decadente.

Equipo: Daba una imagen negativa en la televisión.

Toni: Esa fue una televisión o una mala época de la televisión, hoy también hay algunos programas que pueden cuestionar, objetar pero en general el nivel es de medio para arriba, también hay que tener en cuenta que tampoco la televisión puede ser muy importante en este país porque el país no es importante, económicamente estamos desconforme con todo lo que hace el gobierno, la economía no se desarrolla es decir se desarrollar en picos, el que quiere, pero acá no hay un gran movimiento, por ejemplo que venga un tipo a romper toda la calle y las asfalto con asfalto nuevo porque están todas rotas ya que no hay grandes inversiones, mas o menos se coagulo el default que teníamos pero nada mas pero nadie viene a invertir un peso grande y la televisión es parte de eso y tampoco nadie invierte en la televisión.

Equipo: Bueno, vos decís que la televisión forma parte del contexto?

Toni: es un espejo del país, no puede ser mas importante, lo mismo que la selección, con la selección la gente se vive engañando con el tema de que le dimos un baile a Brasil el primer tiempo, Brasil en el segundo tiempo nos paso por encima y tubo aguante, la selección no aguanto el partido, estaba desgastada totalmente, esta bien le gano ese partido pero Brasil demostró finalmente sin poder hacer goles porque no contó con el factor suerte cosa que nos favoreció a nosotros y me alegra, si no la pelota que pego en el palo, la pelota que saco con la mano Colochini del área, le da el penal, entra y hubiese sido un empate y hoy estaríamos puteando, el país se conforma con el equipismo del primer tiempo, que es positivo, es autentico y Argentina lo domino, pero después en el segundo tiempo Brasil no sintió los primeros cinco minutos y Argentina si, entonces va aguantar contra otros poderosos después?, ese planteo no es esta en ningún diario, no lo hizo ningún periodista, porque todo son equipistas, porque la gente se va a quedar con el primer tiempo y el tres a uno nada mas, sin analizar y así pasa con todo.

Equipo: bueno yo creo que eso solo pasa en la Argentina.

Toni: bueno pero así pasa con todo.

Equipo: vos crees si por ejemplo la situación del país cambie, vos crees que estos programas de televisión van a cambiar?

Toni: si, porque habría mas plata entonces podes contratar mejores escenografias, técnicas informáticas, etc. Evidentemente ahora que hay gente de talento como autores, creativos, por ejemplo. "hombres de honor" fue un ciclo de intérpretes importantes, vistes, sin embargo tiene 12 puntos y enfrente le marcan 20 o 25 puntos.

Equipo: pero igual es un horario que mucha gente no lo ve.

Toni: claro porque es muy tarde eso.

Equipo: si, por ahí gente que realmente les gusta esos actores no lo pueden ver por la hora que lo pasan, va, es mi punto de vista.

Toni: si tenes razón, lo mismo que pasaban con los roldan, lo habían puesto en otro horario que no estaba adecuado, en fin ahora lo cambiaron. Por ejemplo los roldan es una tira que esta un poco abusada, ya demasiado, ya se paso.

Equipo: si esta muy pisoteada.

Toni: la razón al final la tenia Villaroel porque el dijo que el año pasado ya había cumplido su cometido, dijo tráeme otro producto a Tinelli y Tinelli dijo no chau me voy y bueno quedo, igual no esta muy vencido el ciclo, canal 9 también tenia su base de audiencia sumada a eso le dio un poquito mas y hoy día esta peleando canal 9 con el aporte de Tinelli, "de los roldan", de "no hay 2 sin 3" y de su programación, esta peleando y ya en uno días le gana a canal 13 y en parte la contratación de ese tipo de cosas, hoy muchos gasto, y bueno si no gastas, la televisión es comercial, no podes pretender que se un libro que voz lo podes leer en la tranquilidad de tu casa .

Equipo: no obviamente

Toni: la televisión tenes que pegar y pegar, lo mismo los noticieros la puja periodística por quien tiene la noticia de mayor impacto, etc. Los noticieros de acá son buenos.

Equipo: son buenos, lastima que algunos tiene formato de CNN, por ejemplo, va eso es lo que pienso yo, algunos careces de originalidad, creatividad, no se por ejemplo canal 13 parece ya CNN de afuera, es como que tratan de copiar un genero igual que las telenovelas, que también intentan copiar un genero de afuera que acá ya esta por ejemplo la serie de "botines", hay muchas partes que parecen copiadas de afuera, películas como por ejemplo la emboscada, y otras. Y yo me digo pero si acá hay gente con talento, la Argelina en época económicamente mala hay mucha gente que pudo reconvertirse con poco plata y hacer uno buenos negocios yo no se porque no venden esa capacidad, creatividad que tiene, digo yo no se.

Toni: Bueno evidentemente debe haber algunas trenzas en los mismos canales que no dejan entrar a autores nuevos, que por intereses personales van faltando ciertos libros, textos, ideas que pueden ser de mucho talento pero eso se habla en todas partes.

Equipo: Digamos que es como el gobierno siempre empiezan los mismos y hacen siempre los mismos. Por ejemplo Mirtha Legrand viene haciendo lo mismo hace no se 50 años mas o menos.

Toni: si

Equipo: y si vos antes decías algo de Mirtha Legrand te levantaban el programa

Toni: por ejemplo en América 2 el año pasado Rial pudo decir todo lo que quiso de Mirtha y se lo bancaron el y se lo banco el canal.

Equipo: pero igual digamos que ya cambio eso, no hay gente tan pesada en la televisión como era antes.

Toni: claro: no hoy en día hay, evidentemente mayor libertad políticamente, el tema hay que verlo, el país en general no solo con la televisión pasa eso.

Equipo: bueno Rial cuando hacia "Paf", esa si era una época digamos bastante jodida en lo que era la televisión y a el siempre le tocaban cubrir cosas a la noche, y era bastante jodido cuando estaba Coppola, Menem, era otra época era otra televisión había mas censura y la gente se cuidaba mas de ciertas cosas en la televisión eso ahora en ese sentido cambio, hay mas libertad de expresión.

Toni: bueno redondeándola televisión Argentina dentro de la televisión que hay en el mundo en el país no es mala tiene muchas cosas positivas lo que hace a una producción, tiene una realización, a rapidez, etc. Pero no tiene las inyecciones que necesitaría industrialmente, y económicamente para tener el alcance de los países desarrollados porque ahí esta el techo, además la torta publicitaria da hasta cierta cantidad de dinero, tampoco ellos van a arriesgar 10 si están facturando 5.

Equipo: obviamente

Toni: O sea van arriesgar 3 si están facturando 5.

Equipo: pero desde tu punto de vista vos estas conforme con la televisión de hoy.

Toni: no, no, es el techo que tiene el país, lamentablemente pero eso no lo puedo cambiar yo, ni el que hace televisión eso lo tiene que cambiar las estructuras directivas del país, la dirigencia política, y sobre todo la dirigencia política joven que venga me imagino y espero que sea mejor de la que hemos tenido en este ultimo medio siglo

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar" del menú superior

Entrevista

Personaje, Marcelo Polino

¿Cuales fueron tus experiencias televisivas hasta el momento?

Y mira yo arranque con el pionero por decirlo de alguna manera que es el Señor Lucho Aviles, "Indiscreciones" después estuve como columnista en el Programa de Carlos Monti y Susana Rocasalvo "Rumores en el Espectáculo", participe también en el Programa de Carme Barbieri "Movete", tuve mi programa "Zap TV" y bueno ahora estoy en "Intrusos" con Jorge Rial y bueno si hablamos de radio estoy actualmente en " Radio 10" con mi amiga Marcela Tauro, etc.

¿Que pensas, o como ves, a la televisión actual? ¿De que elemento carece?

Bueno la televisión actual es como muy bizarra es como si fuera una selva que todo se pelean para ver quien sobrevive mas tiempo, todo el mundo se mata por un punto mas de raiting, y no miden las consecuencias tienen una nota y la mandan a aire si chequear si esa nota puede perjudicar a alguien o no. Y si me preguntas a mi de que carece, a mi entender de muchas casas, como por ejemplo antes que nada de talento, eso no quiere decir no lo tenga es como siempre, mas de lo mismo Susana, Tinelli, Suar, siempre lo mismo, la gente esta muy cansada de ver lo mismo tantas veces, por eso ahora están estoa programas de espectáculos que a la audiencia les gusta y los distrae un poco, todo esto se reduce al consumismo masivo de estas programaciones.

¿Pensas que la televisión de hoy, es un reflejo de la situación actual de nuestro país?

Si, eso es así porque si te pones a pesar en la televisión hay un importante capital lo que sucede es que, todas las productoras proponen proyectos, pensando que son innovadores, y la verdad es que hablamos de proyectos que ya fueron reciclados varias veces, en un sentido muy pisoteados.

¿Cual es tu posición sobre estos programas de espectáculos, teniendo en cuenta que vos trabajas con Jorge Rial en "Intrusos"?

Yo no tengo una posición neutra sobre estos programas si eso es lo que te interesa saber, la cuestión acá es que este es mi trabajo y como tal lo defiendo a muerte, mucha gente esta a favor y en contra de estos programas, todos tienen diferentes opiniones.

¿Vos penzas que el chimento por decirlo de alguna manera es un negocio?

El negocio del chimento no lo podes esconder, cuando te llega algo lo tenes que largar donde estés, en la tele, en la radio o escribiendo para un diario o una revista. No se si es un negocio, pero lo que si se es que de los chimentos como decís vos vive mucha gente

¿Que es para vos los chimentos?

Para algunos parece que le chimento es una mala palabra, y por mas que lo hagan lo disimulan, les cambian el nombre, son como los peluqueros que se haces llamar coiffeur.

Por definición la palabra chisme es antes que nada una información, que si se llega a confirmar pasa a ser noticias, entonces deja de ser chisme y va a las tapas de las revistas. Es decir de alguna manera se convierte en opinión pública

¿Por qué pensas o crees que otros niegan ser chimenteros?

Debe ser porque tienes prejuicios tontos, es típico que el periodista de espectáculos sea criticado por sus colegas. El periodista siempre es periodista y el género al que se dedica es una elección o un accidente. Lógicamente que si te abocas a un tema vas a poder opinar con mayor propiedad sobre eso, si haces política trataras de interiorizarte y con el tiempo podrás manejarte con propiedad en ese campo.

 Conclusión General

Luego de haber realizado este trabajo, podemos sacar como producto final dentro de nuestro punto de vista general sobre estos programas, que la audiencia televisiva de hoy consume muchos de estos programas por diversión o por simple pasatiempo, pero pareciera haber una paradoja dentro de este dilema, y es que mucha de esta audiencia que los consume, a su ves los critica y los rechaza.

Si lo analizamos desde el punto de vista económico, entendiéndose a esto como un negocio televisivo, las productoras y los ideólogos de dichos programas se ven beneficiados ya que los mismos lo usan como sustento económico cotidiano.

Dentro de un nuevo siglo donde la comunicación de masas pareciera ser lo más importante es paradójico que vivimos dentro de una sociedad con innumerables problemas de comunicación, y se a esto le adjuntamos la patética televisión de hoy, la cual carece de cultura general e intelecto, nuca podremos sacar este gran problema adelante.

Dentro de nuestra opinión esto programas, no tendrían ni que tener lugar en la televisión de hoy, ya que los mismos como dijimos antes carecen de muchos cosas, tendrían que aprovechar esos espacios para programaciones que verdaderamente tengan algo que decir a la sociedad, a nuestros hijos ya que ellos son lo que mas se ven perjudicados por estas programaciones basura.

Fuentes utilizadas:

Glem Postlski

Maria Rosa Gomez

Daniel Rodríguez

  • Luís Pedro Toni
  • Nora Mazziotti
  • Luís Ventura
  • Lito /APTRA

Leandro Kucharky

Bruno Savignano

Año 2005

Universidad de Morón

Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales

Licenciatura en Relaciones Públicas

Materia: Medios de Comunicación 2


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Periodismo

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda