Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La creatividad en la escuela: ¿Por qué, para qué y cómo alcanzarla?

Enviado por ceicreabv2005



  1. Desarrollo
  2. A manera de conclusión
  3. Bibliografía

Introducción

La educación es una tarea que ha venido realizando el hombre desde que es un ser social y, con el correr de los años ha sufrido modificaciones constantes y lejos de ser una cuestión que se agote o deje de interesar, pareciera que cada vez se ponen los ojos más en ella.

Aunque este tema ha sido y es discutido por muchos, aún no se ha llegado a un común acuerdo sobre qué es la educación, cuáles son los mejores métodos para llevarla a cabo y cuáles son sus objetivos esenciales. Lo cierto es que aún quedan muchos puntos por tratar y que la escuela tiene mucho que hacer al respecto. Desde que se erigió como institución formal (finales del s. XVI e inicios del s. XVII) a la fecha han existido diversas modificaciones.

Sea cual fuere el camino la búsqueda de la escuela es, ante todo, lograr en los individuos que la conforman un desarrollo integral haciéndolos capaces de realizar sus aspiraciones personales dentro de la sociedad y a beneficio de la misma. La educación es la mejor arma de desarrollo y progreso de una sociedad.

En México en el año 1958, el entonces Secretario de Educación Jaime Torres Bodet, impulsó la denominada "reforma educativa". desde ese momento a la fecha, el sistema escolar ha sugerido y logrado una serie de cambios favorables para el desarrollo de la nación tanto a nivel cualitativo como cuantitativo, sin embargo aún queda mucho por hacer si se desea aprovechar todos los recursos humanos y materiales de la mejor manera posible, logrando con ello una satisfacción y elevación de la calidad de vida de todos los ciudadanos.

El recibir una educación adecuada ha dejado de ser un lujo, como antiguamente se manejaba, y ha pasado a ser un derecho constitucional, una:

"...responsabilidad pública y una condición para el ejercicio de la libertad, la justicia y la democracia" .

La educación ahora se concibe como un derecho para todos; para ello es necesario buscar flexibilizar el proceso, es decir, tener métodos flexibles para así lograr dos objetivos prioritarios, el primero aspirar a que la totalidad de los educandos reciba una calidad elevada en su formación, mientras que con el segundo se busca contribuir a que el maestro tome conciencia sobre su práctica educativa, reflexione sobre la misma , la sistematice y la transforme. En pocas palabras este siglo que comienza esta subrayando la importancia de una educación creativa.

En torno a lo cuantitativo, se ha aventajado un buen trecho, pero no es menester dejar de lado el aspecto cualitativo de la educación, lo cual es responsabilidad de todos: alumnos, padres de familia, magisterio, gobierno y sociedad en general. Cada grupo a su nivel y en su área ha de esforzarse por darle a la educación calidad y calidez.

La práctica educativa tiene ahora muchas más herramientas de trabajo que antes, llámense estas teorías (filosóficas, pedagógicas y psicológicas), material didáctico, apoyo social, investigaciones etc. El contexto histórico social actual demanda nuevas competencias.

Siendo conscientes de todo lo anterior y de lo que ello significa, se ha conformado este documento buscando con el mismo una reflexiòn acerca de una educación integral en la cual la creatividad, la inteligencia y el desarrollo de los talentos de los alumnos y educadores ocupe un espacio real y no meramente declarativo. Ademàs que esté al servicio de todos aquellos que trabajan en la educación y se esfuerzan continuamente en desempeñar su labor con la mayor calidad posible. De tal forma que se responda a sus necesidades teórico-prácticas con las cuales se enfrentan día a día en sus aulas, poniendo énfasis especial en las diversas maneras de mejorar su intervención en la práctica educativa.

Siguiendo esta lìnea de pensamiento toda sociedad se encuentra en constante movimiento y cada generación se ve en la necesidad de resolver problemas distintos, ya sea en esencia, en cantidad y/o en calidad. No se puede pretender lograr el desarrollo de un país si sus ciudadanos no reciben la educación adecuada para ello:

"El desarrollo al que podemos aspirar a finales del Siglo XX exige cambios profundos en los comportamientos que sólo pueden ser producto de la educación. En consecuencia, este Programa (Programa de Desarrollo Educativo 1995 - 2000) considera a la educación factor estratégico del desarrollo, que hace posible asumir modos de vida superiores y permite el aprovechamiento de las oportunidades que han abierto la ciencia, la tecnología y la cultura de nuestra época."

Si se vuelve a leer el pàrrafo anterior el lector podrà observar reflejada la importancia que se le ha venido dando a la educación en el país. Importancia trascendente en la cual recae el futuro de toda nación, pues la riqueza de ésta se encuentra fundamentalmente en el factor humano que la conforma y no solo en sus recursos materiales y tecnológicos, por ello es necesario propiciar el crecimiento humano de todos los que la conforman.

Preparar a las generaciones nuevas implica modificar viejos candados mentales , realizar innovaciones, actualizarse en la formación magisterial, realizar cambios en materia curricular y, sobre tomar consciencia de la imperiosa necesidad de contribuir a lograr una educación para todos, inclusiva e integradora . Es decir una educación innovadora y desarrolladora capaz de enseñar a los alumnos a prever cambios y problemas para tratarlos de manera eficaz. Para lo anterior se requiere propiciar competencias en el alumno que correspondan con èsta

Podemos afirmar entonces que en un mundo de grandes avances y vertiginosos cambios, le es propio contar con herramientas que apoyen al individuo a sortear toda clase de situaciones futuras, por ello la educación a de tener la mirada puesta hacia adelante pero sostenida con un fundamento histórico por detrás.

Si la educación está considerada como "una vía hacia una mejor manera de vivir", entonces uno de los factores primordiales en ella es la Creatividad. Ella ha de estar presente como rasgo característico de la educación eficaz y completa, puesto que está por demás demostrado que sin creatividad no hay desarrollo. A continuación se va a dar razones que den lugar a desarrollar una escuela creativa e inteligente: un espacio para crecer y saber crecer.

Desarrollo

Cada vez se otorga mayor interés al tema de la creatividad e inteligencia , pasando de ser un privilegio individual exclusivo de "genios", a una cualidad inherente a todo ser humano, la cual es desarrollada en menor o mayor grado en la escuela. Es decir, la creatividad es considerada como un bien social y como uno de los valores fundamentales de la sociedad.

Educar creativamente es educar para el cambio, capacitar para la innovación. La creatividad puede ser desarrollada a través del proceso educativo, favoreciendo potencialidades y consiguiendo una mejor utilización de los recursos individuales y grupales dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje.

La Psicología y Pedagogía de la Creatividad en el área de la educación tiene como objetivo el estudio de los procesos cognoscitivos y afectivos, así como los factores que afectan su desarrollo y manifestación en la escuela. Uno de sus principios básicos plantea que la creatividad se da a través de la interacción social y en los contextos específicos donde se desarrolla el alumno. Por lo tanto, la creatividad puede ser enseñada y, convertirse en un agente de cambio en la escuela. Pero sobre todo debe ser parte de la cultura de la organización escolar.

Desgraciadamente es común que varios niños se adapten y rindan por debajo de sus capacidades en el sistema escolar, incluso no es raro que muchas potencialidades estén dormidas o aletargadas debido a la escasa estimulación que se brinda para que afloren. Esto se observa muy frecuentemente con los alumnos sobresalientes, talentosos y de altas capacidades. Ahora todo niño tiene potencialidades, en distintas áreas y a diversos niveles y se pueden obtener resultados si se le sabe estimular las mismas a través de un adecuado clima, para lograrlo el maestro juega un papel primordial y ha de dotarlos de recursos, lo cual debe ser una tarea primordial de nuestra educación.

Es claro que para lograr una educación de calidad se necesita una capacitación eficiente, completa e integral, que no vea al docente como un simple instrumento mecánico que tiene la obligación de cumplir con un programa, sino un ente con un sistema propio de valores y principios, con cualidades y deficiencias, inmerso en un entorno social en el cual interactua. En el sistema educativo, el principal beneficiario ha de ser el alumno, por tanto hay que estar pendientes de su desarrollo, una manera de ejercer influencia en él, es indudablemente a través de sus maestros.

Si se ejerce acción en una aula, posiblemente se logren resultados en 30 niños, pero si la acción se realiza en una aula con veinticinco maestros posibles líderes de cambio, el resultado se multiplica en muchos alumnos y en otros muchos educadores, es por ello que en este texto se busca modestamente , ante todo contribuir en la mejora educativa. Es decir cuando se ofrezca en este texto una visión panorámica de como se ha trabajado e investigado la educación creativa estaremos conciencitizando a muchos educadores de la importancia de esta para su labor diaria.

Para lograr una mayor comprensión de éstas ideas , el texto se ha estructurado en tres partes: la educación un bien social ,principios fundamentales para lograr una enseñanza significativa y la creatividad. Los tres se entrelazan alrededor de una idea central: la creatividad en la escuela: ¿por qué, para qué y cómo alcanzarla?

La Educación: un Bien Social

Durante siglos la educación de un país ha sido garantía de su desarrollo social, es por ello que ha dejado de ser privilegio de unos cuantos para convertirse en derecho de todo ser humano. Además se ha edificado en garantía de bienestar personal, social y condición indispensable para la dignidad humana, posibilitando el progreso de una nación y la prosperidad de sus ciudadanos.

Para que lo anterior se convierta en una realidad, existe la necesidad de superar la profunda crisis en que actualmente se encuentra la misma, que se refleja en toda una serie de problemáticas cotidianas tales como:

  • Salarios muy bajos para el profesorado y personal de apoyo a la docencia.
  • Huelgas frecuentes y prolongadas.
  • Mala calidad de vida de los educadores.
  • Baja autoestima de alumnos y maestros.
  • Malas condiciones de enseñanza.
  • Sindicalismo que corroe y en ocasiones corrompe la organización educativa
  • Pobres oportunidades de formación y perfeccionamiento para el docente.
  • Ausencia de reconocimiento social de la labor del maestro.
  • Bajas expectativas y motivación por estudiar el magisterio.
  • Políticas educativas que continúan profundizando el perfil subordinado y subvalorado del oficio docente y llevándolos a ser meros implementadores de curriculum y mediadores de aprendizajes de los cuales no participan en su confección ni poseen su control.
  • Por lo cual, vencer esta crisis en que se encuentra la educación, conlleva a su vez la necesidad de estar a la altura del desarrollo tecnológico de este final de siglo, el cual le plantea los retos de:
  • Enfrentarse con nuevas estrategias al crecimiento vertiginoso de la información;
  •  Personalizar el aprendizaje;
  •  Desarrollar una educación a distancia;
  •  Fomentar el autodidactismo;
  • Aprovechar la tecnología del área computacional (paquetes multimedia);
  • Establecer un clima que invite a pensar en los salones de clase.

Principios Educativos para lograr una Enseñanza Significativa

Con respecto a la última demanda expresada en el párrafo anterior, ha surgido un movimiento fuerte de renovación educativa, al cual se adhiere este texto, que defiende la importancia de un clima diferente de trabajo en los salones de clase a través de la redefinición de la educación. Este movimiento por una educación creativa y reflexiva, se ve reflejado en la siguiente idea de MacKinnon:

(....) Nuestra tarea como educadores no es la de reconocer el talento creativo posterior a su expresión, pero si la de estimular el talento cuando es aún potencial y ofrecer condiciones que va a facilitar su desarrollo y expresión (... )

Este movimiento de renovación educativa, contiene una serie de principios fundamentales que son :

Los alumnos tienen como necesidad fundamental el ser adiestrados en el manejo de estrategias significativas de pensamiento, puesto que con ellas se genera la organización y evaluación de un contenido determinado, él cual ha de estar conformado por temas de interés para los estudiantes, favoreciendo con ésto una estimulación de sus habilidades de pensamiento.

Para lograr un pensamiento reflexivo y creativo, es indispensable desarrollar la habilidad de escucha; aquí se hace referencia a la escucha como un proceso activo y práctico que no es innato, es decir, existe la necesidad de adquirirlo, y en el docente recae la responsabilidad de modelarlo. Los estudiantes necesitan ser enseñados en la manera de escuchar con eficacia, aprenderlo requiere cuestionamiento, ensayo, prueba y diálogo.

Otras habilidades básicas para el pensamiento reflexivo son las que competen a la lectura y escritura. Quienes no aprenden a leer reflexiva y creativamente, se verán significativamente limitados no solamente en el ámbito académico, sino en su vida cotidiana.

Una persona ilustrada ó educada, lejos de ser aquella que cuenta con una colección de hechos y datos, resultado de la transmisión de conocimientos prefabricados, es aquella que posee una basta experiencia que analiza y organiza a través de un pensamiento creativo-reflexivo. Además que le gusta explorar y cuestionar para estar segura por si misma de las verdades sobre el mundo. Para lograr alumnos educados, las actividades en las aulas debieran consistir en una constante resolución de problemas por medio de reflexiones y cuestionamientos, por tanto hemos de propiciar en el aula discusiones fructíferas, para que sean ellos, los propios alumnos, quienes de manera activa elaboren sus propias conclusiones, es decir su propio aprendizaje. El alumno debe ir recibiendo progresivamente responsabilidad sobre su propio aprendizaje. Los alumnos necesitan llegar a darse cuenta que sólo pueden aprender si lo hacen por sí mismos, y que esto no lo lograrán a menos que se impliquen a sí mismos, activa y voluntariamente, en el proceso.

Respecto al rol del maestro en el aula, no tiene que ser siempre él quien enseñe o explique la lección, siendo el único dotado de conocimiento, por el contrario, la mejor manera de aprender es enseñando a otros lo que uno conoce. Los estudiantes tienen muchas oportunidades para enseñar a los profesores lo que no saben, para formular la comprensión de un tema de una manera diferente a la del maestro, y de responder las preguntas de los otros alumnos. El hecho de que sean los propios alumnos los que se corrijan y aclaren confusiones, es indicador de una comprensión genuina del tema analizado. Esto además puede servirle al maestro para evaluar el conocimiento de los mismos, puesto que estas conversaciones arrojan más información que un examen o prueba.

Uno de los principales indicadores que se hace presente cuando el alumno realmente está aprendiendo es el hecho de cuestionar el contenido. La importancia dada a las preguntas está altamente justificada: plantear preguntas específicas, es una señal del trabajo interno que se está generando en el alumno; además la duda fortalece las opiniones y pareceres mediante la profundización del entendimiento.

Cuando se está aprendiendo existe participación activa de los estudiantes; se considera que la antigua idea de que el trabajo se refleja en aulas calladas y con pocos estudiantes hablando es un grave error; un alumnado pasivo y receptivo todo el tiempo no desarrollará un pensamiento que busque la excelencia.

Aceptar o confirmar algo de manera argumentada, es también esencial en un aprendizaje genuino. El conocimiento a fondo de los conceptos y principios básicos con juicios sólidos es esencial y permite que los alumnos se acostumbren a dar razones de lo que afirman, es decir, deben ser capaces de probar la significación y la justificación de aquello que aprenden. Para poder conseguirlo se hace necesario que la escuela valore más el cubrir una pequeña cantidad de información a fondo que abarcar un gran cúmulo de ésta superficialmente, ésto último propicia que el conocimiento sea poco trascendente y olvidado por los estudiantes.

Para poder darle una mayor significación al conocimiento, hay que recordar que éste es sistémico y holístico, esto es, cada contenido forma parte de un todo íntimamente interrelacionado, por ello la educación se organiza a través de temáticas, problemas y conceptos básicos que son planteados y explorados a través de todas las asignaturas relevantes. Es deseable que los alumnos relacionen entre si los conocimientos adquiridos y que comparen hechos o situaciones análogas, propongan ejemplos y apliquen nuevos conceptos a otras situaciones.

La transferencia es un indicador sumamente importante de que los alumnos están aprendiendo significativamente. Para que un alumno generalice los conocimientos aprendidos, primero ha de investigarlos y valorarlos, es decir, debe construir un sentido de los mismos a través del significado cultural e histórico que ellos encierran. En caso de que lo anterior no ocurriera se edificaría un conocimiento superficial, transitorio y muy difícil de aplicar en otros contextos.

Es importante en cada clase trabajar los prejuicios, estereotipos y las concepciones falsas que trae el alumno al salón de clase dentro de sus conceptos cotidianos.

En síntesis, el docente ha de colaborar de manera mediada para que un alumno desarrolle un pensamiento excelente y sea un ente activo en su propia formación manifestando los indicadores que confirmen un genuino aprendizaje y la superación de candados que entorpezcan su proceso. Además debe como maestro propiciar que el estudiante tome conciencia no sólo del qué aprende, sino también del cómo lo aprende, es decir, que desarrolle un pensamiento metacognitivo.

Otras serie de principios a tener en cuenta, los retomamos de la escuela histórico-cultural, a éstos también los consideramos de relevante importancia para nuestra fundamentación teórica y la aplicación:

La enseñanza anticipadora. Es decir la enseñanza se puede anticipar al desarrollo.

Construcción de la psiquis. La construcción de la misma se va a dar en dos planos: interpsíquico e intrapsíquico.

La psiquis como reflejo mediatizado de la realidad.

La psiquis se da en, por y para un sistema de actividades y un sistema de comunicación.

La psiquis tiene un carácter histórico-social.

Matrimonio entre los conceptos cotidianos que el alumno trae al salón de clases con los científicos.

Unidad dentro de la psiquis de su lado cognoscitivo con el afectivo.

Las anteriores ideas son medulares, ya que les permite al lector construir en sus salones de clase una atmósfera creativa acompañada de una cultura para un pensamiento excelente.

Creatividad

Hasta ahora se ha reflexionado sobre la educación como un bien social y el movimiento para renovar la práctica educativa, el cual está a favor de propiciar una atmósfera adecuada para el surgimiento del aprendizaje significativo. Un ingrediente determinante en la atmósfera o clima para desarrollar una cultura de pensamiento excelente es la creatividad.

Lo primero a referir es que se està consciente de que un pueblo sin creatividad es como un grupo humano atrapado por el inmovilismo, estando llamado a la esclavitud y sometimiento de sociedades con mayor desarrollo del potencial creativo en sus habitantes. Mèxico es un paìs con mucha riqueza natural pero su mayor riqueza a penas comienza a despertar: la del pensamiento de los hombres y mujeres que habitan en sus tierras. Así, la creatividad, al igual que la educación, son valores que terminan por traspasar las fronteras de lo personal, puesto que son fruto de la interacción sociocultural Estamos claros que la sociedad progresa cuando sus integrantes se autorrealizan desarrollando al máximo sus potencialidades, lo que da como resultado en la persona la expresión de sus capacidades creadoras, mismas que lo diferencian del resto de las especies.

Erróneamente se ha considerado a la creatividad como algo exclusivo y válido sólo para inventores y artistas, sin embargo ella está ligada a todos los ámbitos de la actividad humana y es el producto de un devenir histórico social determinado. Al respecto Vigostky subrayaba:

(...) ninguna innovación o descubrimiento científico aparecen antes de que se creen las condiciones materiales, psicológicas, para su surgimiento, la creación es un proceso articulado históricamente, donde toda forma surgiente está determinada por las precedentes (...).

Este planteamiento de carácter histórico-social de la creatividad, es esencial para una educación creativa ,en el sentido de que la escuela como espacio formador, debe tener siempre en cuenta las características histórico-sociales de la comunidad donde la experiencia educativa se inicie; así como la de los alumnos que participen en ella.

Por otra parte el concepto de creatividad ha sido abordado de diferentes maneras, de tal suerte que se le da un uso indiscriminado, apareciendo en este siglo bajo la siguiente terminología: imaginación, ingenio, invención, originalidad, descubrimiento, pensamiento divergente, pensamiento lateral, intuición, fantasía. Entre las razones de este uso indiscriminado del concepto son varios, entre ellas se encuentran:

Hacer referencia a determinada área de la creatividad (producto, proceso, persona y ambiente.;

 Popularización del tema.

La necesidad de abrir un espacio dentro del constructo de inteligencia a otros indicadores que no respondían a la misma.

Historia del propio movimiento.

Sobre este último punto se desea ahondar un poco más con un recuento sobre la historia de la creatividad a partir de los años ‘50, fecha en que Guilford presentó una conferencia ante la Sociedad Americana de Psicología (American Psychological Association), con la cual se marca el comienzo de una investigación sistemática sobre el tema. Desde entonces a la fecha se han identificado cuatro generaciones las cuales tienen características específicas:

Primera generación:

Se manifiesta un énfasis en el pensamiento creativo, los primeros estudios sobre el tema se realizan en el ámbito industrial y comercial debido a la competitividad y la necesidad de innovaciones que exigía el momento. A la fecha varias de las afirmaciones hechas por estos teóricos sobre el pensamiento creativo tienen gran vigencia, sobre todo en lo que respecta a las habilidades que constituyen este tipo de pensamiento. Sobre este tema se profundizará más adelante.

Segunda generación:

La característica de los estudios realizados en la segunda generación es la importancia que le brindan al enfoque de solución creativa de problemas, esto es, su énfasis es eminentemente pragmático, promoviendo la creatividad para la solución de problemas en cualquier ámbito: personal, salud, educativo, laboral entre otros. La aportación más valiosa de esta generación es la sugerencia a percibir los problemas no como una catástrofe sino como una oportunidad, lo que nos permite aprender de ellos y diseñar estrategias para solucionarlos de una manera no convencional. También la teoría de los dos hemisferios, en donde el derecho realiza todo lo que se refiere al las funciones intuitivas y el izquierdo a las lógicas, ha sido un gran adelanto en el tema de creatividad. Aún se sigue trabajando mucho sobre esta línea, por lo cual no podemos decir que sus aportes han terminado.

Tercera generación:

A ésta se le denomina la generación del vivir creativo. Esta generación rescata de manera particular y primordial la esfera afectiva, se afirma que muchos de los candados que impiden la manifestación creativa son de carácter no sólo racional sino afectivo: la baja autoestima, los miedos, la inseguridad etc. En esta generación, la sensibilidad (entendida como la capacidad de escuchar al otro y a nosotros mismos), es el punto de partida para desarrollar la propia creatividad, y así transformar la realidad para el bien social. La creatividad pasa a considerarse una manera especial de pensar, sentir y actuar que favorece al individuo y/o al grupo social en el que se desarrolla

Cuarta generaciòn:

Esta generaciòn esta estudiando la creatividad desde el pensamiento complejo. Es decir ver la creatividad desde por una nueva manera de ser pensar sentir actuar y abordar la realidad, lo cual se està denominando complejidad o pensamiento complejo. Este enfoque han surgido con mayor fuerza de los campos como la antropología, la semiótica, la comunicación, la psicología cultural, la historia ,la ética, el constructivismo cultural ,los modelos matemáticos probabilísticos, todos ellos buscando hacer aproximaciones menos deterministas y lineales al hombre y su forma de pensar . Para esta generaciòn, que inicia este siglo, la creatividad se analiza como un hecho ontológico más que cognitivo; es la presencia del ser humano ante su realidad cotidiana la que importa y no tanto su eficacia sobre la misma. Es el hombre total el que participa en el evento creativo y esto define el carácter de èste, no es sólo un problema de conocimiento; en ese sentido èl se torna transformador y creador de espacios y esto precisamente porque participa de la dinámica real de la vida que es dialectica y cambiante.

Por otra parte, si se revisa las publicaciones sobre creatividad a lo largo de este siglo el lector se percatará cuenta que ha existido una gran dificultad para abordar todo el contenido conceptual y connotativo con que la ciencia, la historia y la sociedad han ido alimentando, la acción y los pensamientos humanos que hoy en día se ha convenido llamar creativos. Esto obedece entre otras muchas razones:

La creatividad es un fenómeno complejo lo que ha dado lugar a tantas definiciones que, como puntos de vista y posiciones teóricas, son posibles.

 En realidad no existe una teoría en específico de la creatividad, sino que se identifican una serie de corrientes, que en sus postulados teóricos hacen referencia a ella.

 La creatividad, por ser un tema atractivo se ha popularizado, lo que ha conllevado en ocasiones a un uso comercial, superficial e indiscriminado.

Después de estas referencias, se considera necesario explicitar la definición de creatividad del autor de este trabajo:

Creatividad es potencial humano integrado por componentes cognoscitivos, afectivas, intelectuales y volitivos para generar ideas y comunicarlas transcendiendo en determinados momentos del contexto histórico social en el que se vive y dando como resultado un producto util y con un impacto social de gran valor.

El concepto de creatividad responde a las teorías ecológicas, que desean abordar una caracterización de manera más precisa y menos ambigua del concepto de creatividad. Además este enfoque nos permite analizar a la persona creativa como un elemento integrador dentro de un contexto en el cual interactúa; por lo tanto se pretende no estudiar sólo una dimensión de la creación sino toda de manera global.

Dimensiones de Estudio de la Creatividad

De acuerdo a la definición de que se parta, el lector se va a encontrar que la creatividad posee cinco dimensiones básicas de abordaje: persona, proceso, producto, medio, conjunción o integración de las anteriores (este último ya fue explicada anteriormente por lo que no va ser objeto de atención).

A continuación se explica de manera breve cada una de las dimensiones. Respecto a la dimensión de persona se tieneque la creatividad se estudia a través de la personalidad del creador. Aquí se hacen referencia desde los rasgos hasta las configuraciones que regulan una personalidad creadora. Especial énfasis se le da a los reguladores de la personalidad tales como: autoimagen, concepción del mundo y motivaciones entre otros. Una de las principales exponentes de la creatividad en este rubro, es Mitjáns (1995); ella resalta la importancia de la personalidad en el ámbito de la creatividad, poniendo especial énfasis en la esfera motivacional.

En sus estudios ha podido constatar que no es posible definir un perfil único de personalidad creadora, es decir, no hay un modelo específico dentro del cual se encasillen a todos los creadores, por lo tanto la investigación en ésta dimensión tiene como objetivo distinguir todas aquellas configuraciones subjetivas y específicas propias de la personalidad que favorecen el desarrollo de su creatividad. Lejos de hablar de un perfil, según la autora lo indicado es desarrollar un conjunto de influencias educativas que tomen en cuenta los elementos esenciales de la regulación del comportamiento de la personalidad creativa. Ella menciona los siguientes:

  • Motivación.
  • Capacidades cognoscitivas diversas.
  • Autodeterminación.
  • Autovaloración adecuada.
  • Reflexión y elaboración personalizada.
  • Capacidad para estructurar el campo de acción y tomar decisiones.
  • Capacidad para plantear metas y proyectos.
  • Flexibilidad.
  • Audacia.

Sobre los estados motivacionales de los sujetos creadores que tampoco se puede generalizar, lo que si se puede afirmar de manera categórica es que toda personalidad creadora tiene indudablemente motivos para serlo. La actividad creadora puede decirse entonces, que es plurimotivada y con sistemas motivacionales complejos, por ejemplo, mientras que a un individuo la imposibilidad de satisfacer las necesidades básicas puede ser causa de muerte, en otro puede ser causa de innovación, ó también existe el caso de que para algunos la motivación extrínseca resulta perjudicial en su inventiva, mientras que para otros, por el contrario, resulta ser una fuente de inspiración; pero de una u otra manera existe la motivación para ejecutar la tarea.

La premisa principal que maneja Mitjáns y sus colaboradores (1995) se refiere a la creatividad como una expresión de la personalidad; ésta última tiene como principal función la regulación del comportamiento del sujeto. Entendiendo por personalidad:

un sistema complejo y estable donde se integran de forma específica lo estructural y lo funcional, donde la unidad de lo cognitivo con lo afectivo deviene célula esencial en esta regulación";

Lo anterior significa que, la personalidad no es el resultado sumatorio de rasgos y cualidades, sino de una serie de configuraciones individualizadas y específicas que abarcan sus contenidos (lo estructural) y la manera como ejerce y regula el comportamiento (lo funcional), por tanto podemos concebir a dos seres humanos que teniendo las mismas características en su personalidad, éstas no son iguales.

Así, una personalidad integral aceptará la responsabilidad de sus acciones, tomará decisiones y en sus actos se verá reflejada su capacidad de amar, crear, producir, integrar sus experiencias negativas y una apertura hacia ideas nuevas.

Puede decirse entonces que el propio nivel de desarrollo de la personalidad tiene como un elemento fundamental de expresión la creatividad. El carácter personológico de la creatividad se puede observar en cinco elementos fundamentales, presentes en nuestra propuesta, que a continuación citamos:

1. En la creatividad se expresa el vínculo de lo cognitivo y lo afectivo que es la célula esencial de regulación del comportamiento por la personalidad.

2. La creatividad está asociada a la presencia de un conjunto diverso de elementos estructurales de la personalidad, entre los que se destacan las formaciones motivacionales complejas (especialmente las intenciones profesionales y la autovaloración).

3. La creatividad está asociada a la presencia de importantes indicadores y expresiones funcionales de la personalidad (...)

4. La comprensión de la creatividad está asociada con la distinción conceptual entre las categorías sujeto y personalidad, lo que permite comprender la diferente determinación psicológica de muchos comportamientos creativos.

5. La creatividad es expresión de configuraciones personológicas específicas que constituyen variadas formas de expresión sistémica y dinámica de los elementos en el comportamiento creativo: las configuraciones creativas .

Otro punto interesante a resaltar sobre esta dimensión de la creatividad como persona es la interconexión entre lo afectivo y lo cognitivo, dos esferas que en la literatura científica fácilmente se separan pero que en la realidad es imposible hacerlo, así como el papel trascendente que juega la autoimagen, que es la manera en que un individuo se percibe a si mismo.

Hasta aquí lo que atañe a la dimensión como persona. Respecto a la dimensión de la creatividad como proceso, el interés se ha centrado en el cómo se crea, los pasos o etapas por las cuales una persona llega a innovar. Los estudios que se han venido realizando sobre el proceso creativo desde Ribot (1990) y Poincaré (1913), posteriormente sistematizados y difundidos por Wallas, Rossman, Haeffele, Kneller, Fernández Huerta, y desde el punto de vista didáctico S. de la Torre (1984) y J. Mallart (1991), y este último autor quien lo aplica a la composición escrita (citado por De la Torre, 1997), se destacan cuatro fases:

  1. Preparación
  2. Incubación.
  3. Iluminación.
  4. Verificación

De la Torre es más proclive a considerar que son tres los momentos fundamentales de cualquier proceso tanto creativo como innovador: planteamiento, desarrollo y evaluación, los cuales a su vez se subdividen en fases más detalladas.

Este autor pone en paralelo las fases del proceso creativo y el modo de proceder didáctico creativo destacando los principales conceptos que debieran guiar una actuación didáctica creativa. Estos son: problematizar, crear un clima de confianza, estimular, estimar y orientar las acciones didácticas asociadas a las fases del proceso creativo.

Fases del proceso creativo

Proceso didáctico creativo

Preparación

Incubación

Iluminación

Verificación

Problematizar

Climatizar

Estimular

Orientar

Las anteriores ideas en cuanto al proceso creativo en la educación deberían ser retomadas por todos los interesados en que en sus salones de clase se cultive la creatividad inteligente .Actuar de esta manera representa poner en juego habilidades cognitivas (problematizar, estimular), sociales (climatizar), y afectivo-actitudinales (estimular, estimar). En tal sentido se aborda la creatividad como un proceso en el que se proyecta la persona en su totalidad en sus dimensiones cognitiva (saber), afectiva (ser) y conativa o efectiva (hacer a). Ser, saber y hacer vienen a ser las vertientes que nos permiten hablar de actividad formativa y creativa.

Una tercera dimensión se refiere a la creatividad desde su contexto, este se analiza como un espacio posibilitador o inhibidor de la creatividad. Aquí resalta el vínculo que se establece entre la cultura y la creatividad. Valdría la pena recordar que la creatividad, al igual que otras competencias humanas, del mismo modo que la sociabilidad o las competencias comunicativas, es fruto de la interacción cognitiva, afectiva y sociocultural, sustentada sobre una base biológica y motivacional. No tenemos indicios para pensar que sea de otro modo. Al fin y al cabo cualquier acción humana llega a ser tal por responder a pautas aprendidas en una comunidad humana y poder ser objeto de reflexión, modificación y análisis. Esto es, tener conciencia de tales acciones. La conciencia es el atributo humano por excelencia, aquel que le diferencia de otros seres, eufemísticamente calificados de 'inteligentes', pero sin conciencia; sin capacidad para retornar sobre sus pensamientos, sentimientos o instintos, y modificarlos (De la Torre, 1997).

Según estas investigaciones el potencial creativo de las personas no viene prefijado genéticamente sino que es fruto, en su mayor parte, de las condiciones socioculturales en las que se desarrolla y del interés que le ha llevado a ejercitarse en un tipo de actividad más que en otras. El contexto familiar primero, escolar y social después, tienen un papel decisivo en la manifestación de los comportamientos creativos.. Saturnino de la Torre (1997) sugiere algunas consideraciones para una teoría sociocognitiva de la creatividad. Esto es, tanto la facultad de pensar como la de idear, se aprenden en contacto con la cultura humana socialmente organizada, con los estímulos variados y problemáticos de la misma.

La creatividad, vista a través de esta coordenada contextual, puede ser concebida como potencial resultante de predisposiciones genéticas, estímulos socioculturales y condiciones ambientales, junto a ciertos rasgos motivaciones o de interés persistente. Estos elementos explicarían el hecho de que una persona destaque en una determinada actividad artística, científica, técnica, organizativa, etc. más que en otras; o que lo haga en un momento y no en otro. Aquí se cumpliría el planteamiento de Vigostky cuando afirma:

(...) Si Mozart hubiera nacido en África, seguiría siendo Mozart

De ahí la importancia de las condiciones imprevistas, azarosas, ligadas generalmente a condiciones socioambientales, culturales y motivacionales. Mientras que la predisposición genética, llamada adaptativa, y capacidad cognitiva son estables, las actitudes, motivaciones y condiciones socio-históricas son cambiantes.

Para ejemplificar lo anterior, pensemos por un momento en algunos de los grandes genios , tales como Freud o Einstein. Aportaciones como el Psicoanálisis y la Teoría de la Relatividad surgieron por concurrir determinadas condiciones culturales e históricas, sin las cuales no es explicable ni uno ni otra.

El hecho de que un individuo exhiba genio científico depende, cuando menos, de dos cosas: del individuo concreto y del ambiente o entorno científico en que se encuentre situado.

Y continúa afirmando que no resultaría aventurado suponer que si Einstein hubiera nacido veinte años después posiblemente no habría destacado tanto en física. Manifestó su genio en un campo reducible al tipo de análisis determinista donde él se sentía a gusto. No se hubiera sentido atraído por igual en la física cuántica (De la Torre 1997).

Otro aspecto que resaltan los autores que defienden el contexto como objeto de estudio de la creatividad es que la cultura no sólo es el resultado o la manifestación de la actividad creativa del hombre, sino que es a su vez el principal estímulo y alimento del pensamiento. Dicho de otro modo: los valores, saberes y creencias, actitudes y expectativas, motivaciones e inquietudes, en una palabra la educación, configuran un modo personal de enfrentarse a los hechos y problemas, de generar nuevas propuestas. De lo anterior se desprende que la educación creativa va ser aliada de una cultura no conformista.

Por último, se tiene la dimensión de la creatividad como producto. Esta postura se caracteriza por estudiar la creatividad a partir de sus resultados. La teoría que aborda estas investigaciones es principalmente la factorialista y fue su pionero Guilford. El estaba interesado en la década del cincuenta en abrirle un espacio a la creatividad dentro de su modelo del intelecto. En dicho modelo la creatividad se le denomina pensamiento divergente. Este último es el resultado de la colaboración de las operaciones, los contenidos y los productos del pensamiento. De manera general, los factores que caracterizan la creatividad, según este autor, están más relacionados con los contenidos semánticos: fluidez, flexibilidad, redefinición, elaboración, originalidad y sensibilidad a los problemas.

Memoria

Modelo de la "Estructura del Intelecto", con sus tres dimensiones representando tipos de operaciones de contenidos y de productos. Cada celda representa una habilidad o función intelectual particular.

Este enfoque de los productos, permitió en su momento el auge de la creatividad en la mitad de este siglo y el desarrollo de pruebas de creatividad para identificar a las personas creativas; así como el entrenamiento y perfeccionamiento de las capacidades creativas.

A manera de conclusión

Después de hacer referencia a los puntos cardinales de los estudios sobre creatividad queda más explícitas las diferentes corrientes que han abordado su estudio y el porque aún no se ha llegado a un consenso universal sobre el concepto de creatividad ni sobre una única metodología para su estudio.

Sin embargo de algo que se tiene plena certeza es de la necesidad de desarrollarla al interior de las escuelas, y una manera de lograrlo es relacionando cada vez más a la creatividad con el sistema educativo. Cuando a nivel empresarial se valoró y demandó la creatividad, el desarrollo en éstas se incrementó de manera impresionante, lo cual lleva al cuestionarnos si no pasaría lo mismo en la escuela.

Por ello se concibe una educación integral, como un proceso que implica forzosamente el desarrollo de la creatividad, asociado esto a la innovación que puede considerarse como sinónimo de cambio social. En este sentido es necesario desarrollar en los estudiantes una actitud favorable para el cambio. Se ha observado como en ocasiones se dificulta asumir el cambio por representar éste un rompimiento de determinadas resistencias y experiencias anteriores ( candados).

Siguiendo con esta idea sobre la relación de creatividad y educación, es necesario subrayar la necesidad de desarrollar todo un sistema de actividades en el salón de clases donde los alumnos disfruten de lo nuevo e improvisen cambios y no temerle a éste.

Se puede afirmar sin temor a una equivocación que una educación creativa es un educación autorrealizadora. Lo cual implica:

Ser un maestro abierto a nuevas experiencias y recurso potencial del aula.

Establecer un clima de libertad y respecto dentro del salón de clases.

Atender a las diferencias individuales de cada alumno.

Buscar un alumno autorrealizado.

Acercar los contenidos de las clases a la vida.

De lo anterior se desprende que el papel de maestro para poder insertar la creatividad en el ámbito escolar es determinante, puesto que al estar frente a sus alumnos, éste se convierte en un ejemplo ante ellos, así como en un mediador del aprendizaje. El primer paso para lograr que la educación sea integral es que el maestro sea un modelo del pensamiento excelente, capacitado para apoyar a sus alumnos en el desarrollo del mismo.

Sin embargo, se necesita tiempo y esfuerzo para lograrlo; no debemos caer en un falso espejismo, puesto que no todo lo que hace el alumno o el docente es creativo, ni todo lo que ocurre en el aula conlleva a una concepción dialéctica de la educación, ni todo aprendizaje es instructivo, ni tampoco toda experiencia novedosa ha de ser calificada como creativa, por tanto implica un compromiso intelectual identificar un "constructo" científico, como la creatividad a partir de la caracterización que mencionamos al principio. Seguir ésta implica trabajar con el maestro (para que a su vez lo transfiera al educando), los siguientes recursos personológicos: las aptitudes y las actitudes.

Cuando se menciona aptitudes (con "p"), nos referimos a la historia filogenética que el individuo posee desde que nació. Sin embargo, éste no es el único recurso con el que cuenta, por el contrario, desde el nacimiento e incluso antes del mismo, comienza a aparecer en el individuo otro tipo de herencia, comúnmente llamada "histórico -social", ésta tiene que ver con las actitudes (con "c"), las cuales están permeadas por un sistema de actividades y de comunicación en la cual la persona está inmersa. Aquí resaltan como uno de sus elementos esenciales, si lo acotamos al campo educativo, el tipo de comunicación maestro - alumno y viceversa, que se establece en el salón de clases.

En síntesis, ambos tipos de recursos son esenciales en el ser humano, lo cual permiten hablar de un desarrollo real y uno potencial, así como de una vinculación dialéctica entre lo biológico y lo social y entre lo intelectual y lo afectivo; susceptible a desarrollar a través de la zona de desarrollo próximo.

Es por estas razones que se otorga un gran peso al desaprendizaje por parte del maestro de una serie de actitudes que lo mantienen con una postura rígida y tradicional en su práctica educativa para invitarlo a aprender otro tipo de actitud que favorezca el cambio: actitud creativa.

Todo lo anteriormente expresado nos permite inferir que la educación creativa e inteligente que propone ese texto abarca tanto la autorrealización personal como el desarrollo social de las instituciones donde trabajan los maestros, puesto que está orientada no sólo al desarrollo individual de quienes la reciben, sino que, través de ellos, también se aspira a llegar a las instituciones en que laboran, ya que fungirán como líderes de cambio de la práctica educativa lo que conllevará en un futuro a una mejora social de su institución y su comunidad.

Pero para que el docente pueda educar de manera creativa y colaborar con el ejercicio de su práctica al logro de una mejora social, debemos planificar las acciones correspondientes desde su formación, para que una vez graduado sea modelo ante sus alumnos de una serie de recursos de orden cognoscitivo, intelectual, afectivo y volitivo propios de una persona creativa. A continuación retomamos los siguientes elementos de una formación docente creativa y crítica que mencionan diversos autores (Freire, 1996; Betancourt, 1998, Torrance, 1975), tales como:

En el proceso de formación, quien forma se forma y reforma al educar y quien es formado se forma y forma al ser formado. Es decir quien enseña aprende al enseñar y quien aprende enseña.

El enseñar de manera creativa exige rigor metodológico, no puede sacrificarse el mismo por estereotipos acerca de la creatividad.

Pensar acertadamente en el salón de clases es no estar completamente seguros de nuestras certezas como alumnos o maestros.

No existe una enseñanza creativa sin investigación y no existe investigación sin una creatividad epistemológica ante la realidad.

Enseñar exige respecto hacia los aprendizajes que el alumno trae al salón de clases.

Educar implica una profunda formación estética y ética.

Enseñar exige asumir riesgos, rechazar cualquier forma de discriminación y responsabilidad antes nuestras acciones y pensamientos.

No pueden estar los contenidos divorciados del pensamiento; así como no pueden estar alejados de un contexto histórico social en que nacen y se desarrollan.

Sin lugar a dudas, la formación de una personalidad desarrollada tanto del docente como de sus alumnos, debe emerger de un sistema educativo que lejos de ser tradicional, tenga una visión igualmente integral, que responda así a las demandas y necesidades actuales. Es palpable la necesidad de nuevos paradigmas a nivel educativo que impliquen el desarrollo de la creatividad, tanto en el plano individual como en el social.

Bibliografía

  • Arieti.S. (1976).La creatividad . La sintesís mágica.México: Fondo de Cultura Económica.
  • Amegan, S. (1993).Para una pedagogía activa y creativa, México: Trillas.
  • Barabtalo, A y M, Theesz. (1983). La investigación participativa en la docencia. En revista Perfiles Educativos. No 2 (Nueva Epoca), Julio- Septiembre, CISE-UNAM, México.pp: 17-31.
  • Basadur, M: (1997). ¿Por qué la definición del problema es tan importante? Diplomado de Creatividad e Investigación en la Educación. (inédito)
  • Bertherat, T. y C. Bernstein (1993). El cuerpo tiene sus razones, México: Paidós.
  • Bettelheim.B. ( 1973). El corazón bien informado la autonomía en las sociedad de masas. México: Fondo de Cultura Económica.
  • Bertherat , T y C. Bernstein.El cuerpo tiene sus razones.México: Paidós.
  • Binnie, G. (1996). Sobre la creatividad de la naturaleza y del ser humano. Madrid: Galaxia Guterberg.
  • Black, G. (1993). "El hombre y su causa" en Vigotsky y la educación. Argentina: Aique. pp:.45-79.
  • Callahan,C.M.(1979). The gifted and talented woman. En A.H.Passow.(Ed).The gifted and talentted.8pp.401-423).Chicago,Il:National Society for the study of Education.
  • Castanedo, C. (1990). Grupos de encuentro en terapia gestalt. De la "silla vacia" al circulo gestáltico.Barcelona: Herder.
  • Castanedo,C.(1988). Terapia gestalt. Enfoque centrado en el aquí y el ahora.Barcelona: Herder.
  • Caudet,F. y O , Caudet. (1996). Trucos ópticos. España: DM.
  • Covey.S.R. ( 1989).Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. México: Paidós
  • Clark, Ch. (1980).El aplastamiento de las ideas, en G.A. Davis y J.A. Scott, Estrategias para la creatividad. Barcelona: Paidós, pp:142-145.
  • Dewey, J. (1989). Cómo pensamos. Barcelona: Paidós.
  • De Sánchez, M. (1994). Aprende a Pensar. México Trillas
  • (D P A), (1998) Los tabúes y mitos por encima del desarrollo cultural. Periódico El Informador.Guadalajara, Jalisco, Sábado 17 de Enero,p. 5
  • Dyer, W. (1983).El cielo es límite, Barcelona: Grijalbo.
  • Ellis .J y W. John. ( 1999). Niñas , mujeres y superdotación.Un desafío al discriminación educativa de las mujeres. Madrid: Narcea.
  • Freire, P: (1997). Pedagogía de la autonomía. México: Siglo Veintiuno editores.
  • Freire,P (1996). Cartas a quien pretende enseñar. México: Siglo Veintiuno editores.
  • Gaarder, J. (1997). !Hola! ¿Quién anda ahí? México: Patria.
  • Gaarder, J(1997). El mundo de Sofía. México: Trillas.
  • González, R, F. (1988). Estado actual de la búsqueda de las unidades psicológicas de la personalidad. En revista Cubana de Psicología, La Habana, Vol V, No 1. pp:
  • González,R,F y Mitjáns, A.. (1998). La personalidad: su educación y desarrollo. Cuba: Pueblo y Educación.
  • González,R,F (1995). Comunicación, personalidad y desarrollo. Cuba: Pueblo y Educación.
  • Levine, R. Et al. (1991). Aprendizaje en los países de desarrollo. Reconceptualización del proceso de Educación. Harvard University Graduate School of Education. Anteproyecto enviado a la UNESCO y al Banco Mundial. (Traducción: Dirección de Educación Especial del Subsistema Integrado)
  • Leontiev, N. (1981) Actividad, conciencia y personalidad. Cuba: Pueblo y Educación.
  • -Lipman, A. Msharp, A. Y Oscannyan F. (1992) Filosofía en el aula. Madrid: De la Torre.
  • López,, S. B. y Recio, H. ( 1998). Creatividad y pensamiento crítico. México: Trillas
  • Recio ,H. ( 1999)
  • Maslow, A. H. (1994). La personalidad creadora. España: Kairo.
  • Marín,R. (1991). El arte de preguntar. Marín, R y S.de la Torre. Manual de la creatividad. España: Vicens Vives.pp:244-247.
  • McMurry , F.D y H.T .Hamblen. (1992). La lucha contra el clima anticreativo. en G.A. Davis y J.A. Scottt. Estrategias para la Creatividad.Barcelona: Paidós pp: 146-155.
  • Mendoza, A. ( 1998). Las preguntas en la escuela como estrategia didáctica.México: Trillas.
  • Moll, L. (1993). (comp) Vygotsky y la Educación. Connotaciones y aplicaciones de la psicología sociocrítica en la Educación. Argentina : AIQUE:
  • Nickerson, R. S. et al. (1994) Enseñar a pensar. Aspectos de la aptitud intelectual. México: Paidós.
  • Osborn,A.F.(1964).L’imagination constructive. Créativite et brainstorming. Paris:Dund.
  • Pickard, E. (1990). Toward a theory of creative patential. En Journal of Creative Behavior. Bufalo, New York, vol 29 No. 1
  • Rodari, G. (1976). Gramática de la fantasía. Barcelona: Avance.
  • Rojas, S, R. (1995). El proceso de la investigación científica. México: Trillas.
  • Simberg, A. (1980).Los obstáculos a la creatividad, en G.A. Davis y J.A. Scottt. Estrategias para la Creatividad.Barcelona: Paidós pp: 124-137.
  • Sorin M. (1992). Creatividad, Barcelona: Labor.
  • Sternberg, J. R y T, L. Lubart. ( 1992) . La creatividad en una cultura conformista.Un desafio de la sociedad de masas. México: Paidós.
  • Sternberg, J. R y T, L. Lubart. (1996). Creando mentes creativas. En revista de la Universidad de Guadalajara. No 5, junio- julio. pp: 19 - 25.
  • Torrance, E.P. (1976).Diez maneras de ayudar a los niños bien dotados a escribir y hablar creativamente, en J. C. Gowan, G.D. Demos y E.P. Torrance, Implicaciones educativas de la creatividad, Madrid: Anaya.
  • Torrance, E, P y Myers, R, E. (1976). La enseñanza creativa. España: Siglo Veintiuno editores.
  • Torre, S. de la (1977).Educar en la creatividad. Recursos para el medio escolar Madrid: Narcea
  • Torre, S. de la (1993). Aprender de los errores. España: Escuela Española.
  • Torre, S. de la (1995). Creatividad aplicada. Recursos para una formación creativa. Madrid: Escuela Española.
  • Torre, S. de la (1997) Creatividad y formación . México: Trillas.
  • Tishman, S, D, Perkins y E, Jay. (1997). Un aula para pensar. Argentina: Aique.
  • Vargas, LL, M. (1998). La isla de Mandela. En El País, Domingo 28 de Enero de 1998. pp: 15-16.
  • Zinker, J. (1997). El proceso creativo en la terapia guestaltica. México: Paidós.
  • Warren, H, C. (1987). Diccionario de Psicología. México: Fondo de Cultura Económica.
  • Watts, A. (1990). La sabiduría de la inseguridad Barcelona: Narcea.
  • Weiaberg, R.W. (1989). Creatividad, el genio y otros mitos. España: Labor
  • Yuste. C, (1994). Los programas de mejora de la inteligencia. España: CEPE, SA.

Julián Betancourt Morejón

Esta monografía se preparo como parte de los textos que revisan los estudiantes que reciben el diplomado de Estrategias para Pensar y Crear . Para mayor información sobre el mismo dirigirse al siguiente correo:


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda