Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Las primeras culturas de Grecia

Enviado por faech02



  1. Geografía
  2. Cultura minoica
  3. Desarrollo histórico
  4. Micenas
  5. Religión
  6. Arte
  7. Fuentes

Introducción

Los pueblos que ocuparon las islas del mar Egeo en la edad de bronce, desarrollaron una cultura que antecedió mil años al clásico griego. Los primeros antecedentes que tenemos de éstos son gracias a los relatos homéricos de la Iliada y la Odisea, que retomó de la tradición oral, donde los datos históricos se mezclan con la mitología griega (el laberinto, y el minotauro). Estos libros inspiraron a arqueólogos del siglo diecinueve a realizar expediciones en busca de lugares hasta entonces míticos, como lo eran Troya, Micenas y el palacio de Minos.

Schliemann fue el primero en ratificar las epopeyas de Homero, desenterrando los restos de Troya, dando pie a la búsqueda de otras ciudades del libro. Pero fue Arthur Evans arqueólogo inglés quien encontró los restos de Cnosos y se encargó de su posterior reconstrucción a finales del siglo diecinueve y principios del siglo veinte.

Las civilizaciones que estos arqueólogos habían encontrado difundieron su cultura a través del Egeo, gracias principalmente al comercio, estas ideas fueron la simiente de donde surgió la antigua Grecia, quien difundió su cultura por todo el Mediterráneo.

En el siguiente trabajo vamos a describir las principales características de estos pueblos, como son: geografía, historia, actividades económicas, sociedad, religión y arte. Así como su interacción con los que antiguamente fueron sus vecinos.

La cultura cretense se extendió por un par milenios que empiezan hacia la mitad del IV a.C. y termina hacia el siglo XII con la invasión de los dorios. Cabe aclarar que después de este periodo los cretenses no desaparecen como por arte de magia, solo se funden con otros pueblos, como Argos, Micenas, Tirinto, Esparta, Orcomenos y Atenas.

Geografía

Su interior es montañoso, algunos de sus montes superan los 2400 m. de altura y descienden escarpados, formando duros acantilados y playas de piedra en las costas del sur, mientras que en el norte podemos encontrar playas.

Cuenta con una serie de llanuras de origen lacustre y el litoral lleno de calas y playas, es la quinta en tamaño del mar Mediterráneo(después de Sicilia, Sardinia, Chipre, y Corsica)., su superficie es de 250 Km. de largo, entre 11 y 56 Km. de ancho, un total de 8.164 K.m² en área,

Su río más importante es el Mesara. La vegetación es típica del clima mediterráneo. Entre la vegetación arbórea se encuentran el ciprés y el castaño; en la arbustiva: la salvia, tomillo y orégano.

Cultura minoica

Recibe este nombre, por Sir Arthur Evans, este era un millonario sin empleo en Inglaterra a finales del siglo XIX y un aficionado de la arqueología. Evans era un numismático, creía en la existencia del laberinto de Minos, así que viaja a Creta en 1984 y empieza a realizar excavaciones arqueológicas en el sitio, es así como descubre el palacio del rey Minos este era un enorme palacio construido sobre 25.000 m2 de suelo, con 1500 estancias, construido en honor del legendario rey Minos. De acuerdo con la leyenda, Zeus, disfrazado de toro blanco, raptó a la bella princesa fenicia Europa y con ella cruzó a nado el mar y llegó a Creta. Europa tuvo tres hijos, uno de los cuales fue Minos, quien reclamó su derecho al trono de Creta, e invocando su derecho divino, se jactó que los dioses le concederían lo que les pidiese. Entonces rogó a Poseidón, dios del mar (hijo de Cronos y Rea, hermano de Zeus), que un toro emergiera de las aguas, para sacrificarlo. Inmediatamente un hermoso toro nadó hasta la playa. Codiciándolo para sí mismo, Minos lo incorporó a sus manadas y sacrificó otro. Disgustado, Poseidón infundió en Pasifae, la esposa de Minos, una gran pasión por el toro sagrado. El hijo de Pasifae y el toro fue el Minotauro, monstruo con cabeza de toro y cuerpo humano, al que Minos confinó en un laberinto diseñado por el artista Dédalo. Hasta allí llegaba periódicamente de Atenas una ofrenda viviente que consistía en un tributo anual de cincuenta mancebos y doncellas, alimento para el minotauro. La tercera vez que correspondía enviar ese tributo, el héroe ateniense Teseo fue a Cnosos, entró en el laberinto con la ayuda de Ariadna (hija de Minos y de Pasifae, que enamorada del héroe ateniense le dio un ovillo, cuyo hilo iba devanando y sirvió para indicarle el camino de regreso) y dio muerte al minotauro.

Desarrollo histórico

Se han encontrado restos de antiguos habitantes de este lugar , correspondientes al Neolítico. Estos habitantes, a juzgar por las excavaciones efectuadas, debieron vivir en cavernas y chozas rusticas. El cobre y luego el bronce aparecieron tardíamente en Creta, no antes del 2.300 a.C. Para esta época los habitantes de la isla se habían agrupado en aldeas, abandonando las cuevas. Al principio de la Edad del Bronce los principales asentamientos se encontraban en la parte oriental de la isla, pero luego fueron desplazándose hacia el centro

Durante la Civilización Monoica, en la que se dieron varias fases, Creta llegó a su máximo esplendor, siendo los siglos XVI y XV a.C. los de mayor auge. Durante ellos Creta estableció una talasocracia que se extendía hasta la Grecia peninsular, el mar Egeo, las costas de Asia Menor y zonas adyacentes como Sicilia. Durante esta época los contactos con Egipto, existentes desde antes, fueron muy importantes.

Sin embargo, para finales del siglo XV la isla sufrió la invasión de los aqueos, quienes habían desarrollado una civilización en la Grecia continental, fundamentalmente en el Peloponeso, no exenta de fuertes influencias cretenses. Con la expansión de los invasores, los cretenses abandonaron los palacios. Los aqueos introducen en Creta el caballo, el carro de guerra y armas más eficaces. Aunque hacia el 1425 a.C. se produce una rebelión antiaquea, ésta resulta aplastada y Creta pasa a formar parte del mundo aqueo, iniciándose para la isla un periodo de decadencia. Artesanos, obreros y tesoros cretenses son llevados a las ciudades micénicas continentales.

La decadencia de Creta, iniciada con la hegemonía aquea, se vio acentuada en el siglo XI a.C. con la invasión de los dorios, portadores del hierro. La isla pasa a ser una parte más del mundo griego, sin originalidad y dividida en ciudades rivales.

Conquistada por Alejandro Magno, a su muerte, Creta gozó de cierta independencia sobre otros reinos helenísticos cercanos, pero tras la decadencia helenística se desarrolló la piratería, lo que provocó que los romanos se apoderasen de la isla en el 67 a.C. y la agregasen como provincia romana. La división del imperio romano en el 395 devolvió a la isla un cierto papel importante dado su enclave como llave del mar Egeo. Con la caída de Roma en el 476, Creta queda en poder del Imperio Romano de Oriente o Imperio Bizantino.

Durante la edad media la isla de Creta se mantiene en poder del Imperio Bizantino en el que jugó un papel estratégico cuando comenzaron las conquistas musulmanas en el siglo VII. dos siglos más tarde en el 826 cayó en poder de un grupo de musulmanes andaluces, que fundaron la base fortificada de Jandak (Candía) y que desde allí hostigaron a los bizantinos, quienes la recuperaron al siglo siguiente (961). Cuando Bizancio cayó en manos de los cruzados en 1204 iniciándose el llamado Imperio Latino, la isla fue adjudicada a Bonifacio de Montferrat quien rápidamente la vendió a Venecia que la convirtió en el punto estratégico clave de sus intereses en el Mediterráneo oriental y la poseyó hasta mediados del siglo XVII.

Desde el siglo XV Venecia hubo de hacer frente al expansionismo otomano, al que contuvo hasta que en 1645 los turcos desembarcaron en la isla iniciando su conquista, finalizada cuando los últimos reductos venecianos sucumbieron en 1715. Se inició para Creta un nuevo periodo de declive.

Este se inició con la completa dominación otomana, estuvo jalonado por revueltas que estallaron a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Durante el periodo de 1830 a 1840 d C. la isla estuvo bajo control del gobierno egipcio y conoció una cierta mejora que no se consolidó al volver a la tutela turca.

Tras el estatuto de 1868, respaldado por el congreso de Berlín de 1878 d C., y a consecuencia de una nueva revuelta, se firmó el «Pacto de Halepa» que supuso un cierto avance hacia la autonomía y un gobierno representativo, bajo la supervisión de las potencias europeas. Sin embargo, la mala gestión de las autoridades turcas provocó en 1897 un nuevo levantamiento, esta vez general, que contó con el apoyo militar de Grecia. Aunque el levantamiento acabó siendo aplastado, la intervención de las grandes potencias obligó a las tropas turcas a abandonar la isla en 1898 y a concederle el estatuto de principado autónomo bajo soberanía otomana. A cambio Grecia hubo de renunciar a sus aspiraciones con respecto a Creta.

Nuevas revueltas que aspiraban a la unión con Grecia se produjeron en 1905 y en 1908, pero ese objetivo no fue conseguido hasta el final de las guerras balcánicas en 1913 momento desde el que Creta forma parte del estado griego.

Durante la II Guerra Mundial, la isla fue escenario de la Batalla de Creta en 1941 tras el ataque italiano a Grecia los británicos desembarcaron en Creta, pero los alemanes decidieron apoderarse de la isla. Creta permaneció en poder de los alemanes hasta que su guarnición capituló en mayo de 1944.

Micenas

Como ya se mencionó, la cultura minoica trascendió su época e influenció de sobremanera a civilizaciones posteriores, esto a través de las invasiones de otros pueblos, tal es el caso del pueblo de Micenas.

Para el 2000 a. C. Este pueblo llega, desde los Balcanes y conquista la isla de Creta, para esta fecha, la civilización cretense empieza a debilitarse, su máximo esplendor ya había pasado. El pueblo de Micenas al invadir la isla empieza a asimilar la cultura de Creta, pues lo tenían como pueblo mas desarrollado que el suyo. Es para 1600 a. C. cuando se puede hablar del inicio de los micénicos.

Esta nueva cultura recibirá el nombre de micénica gracias al desenterramiento de Micenas por parte del arqueólogo alemán Heinrich Schliemann en 1876, el sitio está situado a 90 Km. al suroeste de Atenas, en el noreste de la península del Peloponeso. Tras la invasión de este pueblo a la isla de Creta, Micenas se convierte en un centro de riqueza y poder con una civilización guerrera sin igual en la zona del Egeo; no obstante no es el único centro de población importante de Grecia central y meridional que surge en esta época, también están: Pilos en Mesenia, Tebas, Glá y Orcómenos en Beocia y Tirinto también en la Argólide.

El período de esplendor micénico va desde el 1600 al 1150 a. C. cuando se configuran los palacios descritos en la Ilíada y sus reinos: Pilos, Tebas, Orcómenos, Glá, Atenas y Micenas.

Lo escabroso del terreno en Grecia continental provocó que el dominio total sobre la península balcánica fuera imposible, pero no así en el mar: la construcción de una flota poderosa les permitió la aventura y conquista de ultramar y sustituir a los minoicos como dominadores del Egeo.

Posteriores descubrimientos a los de Schliemann han revelado que Micenas estuvo habitada desde el tercer milenio a.C. por una población prehelénica.

En esa época, Micenas era una ciudad próspera cuyo poder político, militar y económico se extendía hasta Creta, Pilos (en el oeste del Peloponeso), Atenas y Tebas. Sin embargo, hacia 1200 a.C., este poder declinó y finalmente se vino abajo tras una supuesta invasión de los dorios. Tisamenos, el último rey de Micenas, murió al mando de sus tropas durante el conflicto.

A principios del período clásico, Micenas fue habitada de nuevo, aunque no llegó a recuperar su importancia anterior. Micenas luchó en las batallas de las Termópilas y de Platea durante las Guerras Médicas. En 468 a.C., las tropas de Argos vencieron a Micenas y expulsaron a sus habitantes.

En tiempos helénicos y romanos las ruinas de Micenas eran una atracción turística, tal y como son ahora, y una pequeña población creció para aprovechar el comercio turístico. Sin embargo, en los últimos tiempos del Imperio Romano, el lugar fue abandonado.

Las primeras excavaciones en Micenas las realizó el arqueólogo griego Pittakis en 1841, encontrando y restaurando la Puerta de los Leones. En 1874 Schliemann llegó al lugar y llevó a cabo una excavación más completa. Schliemann creía verdaderas las historias de Homero y por tanto tomó sus libros como base para sus excavaciones.

Religión

En la religión micénica se pueden encontrar símbolos desde el periodo prehistórico, como el hacha doble (relacionado con cultos totémicos y con el relámpago, para luego ser símbolo de la divinidad solar).

Las primeras divinidades solían ser femeninas, derivadas posiblemente del sistema del matriarcado . Destacan el culto a la diosa madre, que aparece representada como una mujer joven ataviada según la moda dominante, se a querido ver en ella el correspondiente minoico de la Isthar semítica y de la Isis egipcia. Aparece en diferentes advocaciones; como señora de las serpientes asociada al mundo subterráneo, señora de los animales salvajes: que impera en la tierra, y señora de la paloma: dominante en los cielos. En honor suyo se sacrificaban toros, se hacían libaciones con sangre de este animal en los altares de la diosa y éstos mismos (los altares) eran adornados con cuernos de los animales sacrificados, en los recintos sagrados, que podrían ser las cuevas o templos en los palacios las sacerdotisas ofrecían frutas y flores, además de estos ritos sacrificiales se realizaban danzas desenfrenadas por parte de las sacerdotisas, en éstos ritos jugaban un papel importante las flores, el hacha y la cruz, además de que tenían una concepción trinitaria (importancia del número tres), asociaban a su príncipe o gobernante con la divinidad, "en algunas ocasiones éste o algún sacerdote presidía el culto investido con una cabeza de toro disecada, probablemente de aquí provenga la fábula del hombre-toro o minotauro"(LOZANO, 2001:101). Otro rito de gran importancia fueron las tauromaquias y la taurocataxia

Hubo otras diosas femeninas como la de la caza, la de la guerra y la vegetación, aunque la que mayor impera es la señalada como diosa madre en sus variadas advocaciones.

Arte

En lo que más destacaron los antiguos cretenses fue en la construcción de los palacios, como los reconstruidos de Cnosos y Festos, predomina la plante(A) rectangular, donde sobresale un patio interior desde el cual se ordenan todas las habitaciones, sobresalen los muros de sillería y después se utilizó la mampostería y la madera, los muros y techos se recubrieron con estuco se embellecieron con murales los primeros y los segundos con mosaicos de azulejos, se empleo la columna, emplearon también el ábaco, arquitrabe, friso, las balaustradas y cornisas. Dentro de los palacios se encontraban santuarios, teatros, plazas, vestíbulos, tiendas, talleres y arsenales, además de las habitaciones y los lugares administrativos del poder.

Las calles eran angostas, por lo general median un metro y medio y estaban pavimentadas con piedra. Las casas estaban dispuestas alrededor del palacio y por lo general respetaban la planta circular con un patio al centro, la ciudad carecía de muros.

La pintura al fresco comenzó en la época del minoico antiguo, pero los mejores ejemplos pertenecen al minoico medio, el uso de los colores es el azul, anaranjado, amarillo y el café claro. Fue excelente y exquisito el sentido de la forma, los motivos representados son escenas de la vida diaria, además de fauna y flora, abundan las representaciones marinas. "Sin embargo nunca utilizaron las perspectivas, ni el de las luces y sombras, los artistas minoanos evitaban la recta, por lo tanto campean en el arte babilónico y el egipcio"(TURNER, 1992:221).

Sobresalieron en el tallado de los sellos y en el modelado de figurillas, en el minoano antiguo utilizaron las figuras animales, mientras que en el minoano medio abunda la figura humana, la más común es la representación de la señora serpiente, también gozaba de popularidad la figura del atleta o saltarín de toros. Los minoanos no produjeron grandes estatuas o relieves, manejaron la orfebrería en plata y oro, se fabricaron adornos en estos materiales y empuñaduras de espadas o dagas de complicados adornos.

Los varones llevaban gorra, una especie de capa y botas altas, su arma principal era la daga. Las mujeres usaban bonetes puntiagudos, faldas largas, ceñidores y corpiños rebajados en el cuello.

Fuentes

Guzmán leal, Roberto Historia de la cultura

ED. Porrúa, México. 1978 pp. 87-93.

Lozano Fuentes, José Historia de la cultura

Compañía editorial continental, México 2001. pp. 99-105.

Maitland, Edey Las primeras culturas de Grecia

ED. Time Life traducido por Salvat editores, Bélgica 1979.

Sigal y Moiseev, Silvia (coord.) Historia de la cultura y del arte

ED. Alambra mexicana, México 1994. pp. 113-116.

Turner, Ralph Las grandes culturas de la humanidad volumen 1

Fondo de cultura económica México 1992 pp. 216-225.

Weber, Alfred Historia de la cultura

Fondo de la cultura económica México 1998, pp.89-100.

FABIÁN EDUARDO Chávez García


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Historia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda