Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Eficacia del Masaje Terapéutico en pacientes portadores de ciatalgia diagnosticados por la Medicina Oriental

Enviado por arias



  1. Resumen
  2. Problema científico
  3. Objetivos
  4. Hipótesis
  5. Masaje terapéutico. Concepto
  6. Efectos y reacciones fisiológicas
  7. Maniobras fundamentales de masaje
  8. Criterios orientales de la Medicina Natural y Tradicional 
  9. Diagnóstico de Medicina Oriental
  10. Resultados
  11. Conclusiones
  12. Recomendaciones
  13. Bibliografía

RESUMEN

Se efectúo una investigación descriptiva, retrospectiva y preliminar en los primeros 357 pacientes tratados con Masaje Terapéutico diagnosticados por la Medicina Oriental como portadores de ciatalgia en el Centro Provincial para el Desarrollo de la Medicina Natural y Tradicional de Sancti Spíritus en un período comprendido entre el segundo semestre de 2000 y el primer semestre del 2004.

Se comprobó que el masaje terapéutico fue efectivo como terapia desde su implantación en el Centro Provincial para el desarrollo de la Medicina Natural y Tradicional.

La utilización de la masoterapia, o terapéutica mediante el masaje, comprende un conjunto de maniobras que se ejecutan de forma metódica sobre una zona del organismo, realizando estiramientos y compresiones rítmicas de los tejidos, con el fin de producir en ellos los estímulos mecánicos necesarios para conseguir modificarlos de la forma adecuada en cada caso. Es una terapéutica pasiva, en la que el enfermo se deja manipular mientras permanece en relajación. Por ser un centro especializado en medicina natural y tradicional se utilizó un diagnóstico de medicina oriental y definidos por la medicina occidental como pacientes portadores de ciatalgia.

Introducción

La palabra "masaje" proviene del verbo árabe MASS (tocar) y de la palabra griega MASSEIN (amasar).  Las primeras referencias del masaje aparecen hace unos 5.000 años en China mediante la obra "kounffou". Mientras que en la India y en Japón aparece como una técnica de carácter espiritual.  En la Época Clásica, en Egipto, Grecia y Roma se utilizó como complemento a los baños o purificación, como terapéutica contra el dolor y para tonificar los tejidos.  A su vez en la Edad Media su práctica cae en el oscurantismo por la Caída del Imperio Romano y la emergente influencia de la Iglesia Romana.  En el siglo XVI renace en Europa Central por iniciativa médica.  Desde tiempos remotos en el norte de Europa, Finlandia, Suecia y Noruega, ha sido combinado con la conocida sauna.

Medicina Natural y Tradicional

Desde el ingreso de la República Popular China a las Naciones Unidas, ocurrido en la década de los años 70, se empezó a manejar en la Organización Mundial de la Salud el concepto de medicina "tradicional". Con este término se hace referencia a un conjunto muy heterogéneo de ideas sobre la enfermedad, de procedimientos diagnósticos y sobre todo de medidas terapéuticas, que constituyen el contenido de las medicinas conocidas también como "autóctonas", "indígenas", "populares" o "marginadas". Todas estas diferentes medicinas tradicionales tienden a contrastarse con la llamada medicina "occidental", que se identifica como la medicina científica, tecnológica y alopática actual. Gracias a una muy bien llevada campaña propagandista, el éxito del programa chino de medicinas "paralelas", que combina los recursos de ambas posturas en la atención a los problemas de salud de sus 1 000 millones de habitantes, es ahora conocido en todo el mundo.

Problema científico:

¿Cómo influye el masaje terapéutico en pacientes aquejados de ciatalgia diagnosticados por Medicina Oriental?

Objetivos

General

Determinar los resultados del masaje terapéutico en la aplicación a pacientes aquejados de ciatalgia en la Clínica Provincial de la Medicina Natural y Tradicional de Sancti Spíritus.

Específicos

  1. Señalar el número de pacientes tratados con masaje terapéutico por años, con la combinación o no de otras terapias.
  2. Identificar edad y sexo de los pacientes tratados.
  3. Definir el estado evolutivo de los pacientes al inicio y al egreso.
  4. Ilustrar el número de sesiones necesarias para la mejoría o no de estos pacientes.

Hipótesis

El masaje terapéutico influye favorablemente en los pacientes aquejados de ciatalgia diagnosticados por Medicina Oriental.

DESARROLLO

Masaje terapéutico. Concepto

El masaje puede definirse como el método terapéutico manual o instrumental que, mediante mecanismos directos o reflejos, modifica el estado de los tejidos subyacentes al área orgánica tratada, además de producir una beneficiosa repercusión sobre el estado general del paciente.

La masoterapia, o terapéutica mediante el masaje, comprende un conjunto de maniobras que se ejecutan de forma metódica sobre una zona del organismo, realizando estiramientos y compresiones rítmicas de los tejidos, con el fin de producir en ellos los estímulos mecánicos necesarios para conseguir modificarlos de la forma adecuada en cada caso. Es una terapéutica pasiva, en la que el enfermo se deja manipular mientras permanece en relajación. Sus fines serán fundamentalmente terapéuticos o preventivos, aunque no podemos olvidar los deportivos y los que preparan para el esfuerzo, así como los que tienen un objetivo puramente estético.

Actualmente el masaje ha alcanzado una posición privilegiada en la medicina preventiva y en la rehabilitación, por lo que nos referimos principalmente a estas áreas.

Efectos y reacciones fisiológicas

El masaje, según la técnica que se emplee y su modo de aplicación, produce sobre el organismo una serie de efectos fisiológicos, que obedecen a mecanismos de naturaleza refleja, resultado de estímulos cutáneos que se originan por medio del sistema nervioso autónomo, o de índole mecánica, cuando el efecto se debe directamente a la presión producida por el masaje realizado.

La acción refleja se produce cuando el masaje ejercido sobre la piel es suave y deslizante - prácticamente no va acompañado de presión alguna - por lo que no va unida a efecto mecánico. Esta acción refleja se considera como un fenómeno del sistema nervioso autónomo; da lugar a una dilatación de los pequeños vasos y a un aumento de la permeabilidad capilar, lo que conduce a un incremento del flujo sanguíneo de la zona, con enrojecimiento y aumento de la temperatura transcurridos unos minutos. Produce, asimismo, una acción sedante y un efecto relajante general.

La acción mecánica se produce como consecuencia de las presiones ejercidas sobre los tejidos. Estas presiones producen desplazamientos, tanto de la sangre y la linfa hacia las zonas no comprimidas -lo que ayuda mecánicamente ala circulación-, como de los exudados y edemas, que, conducidos a zonas sanas, proporcionan una mayor superficie de contacto con éstas y favorecen su reabsorción.

Así como el efecto reflejo producido por el masaje realizado suavemente sobre la piel puede darse aisladamente, el efecto mecánico se acompaña siempre del efecto reflejo. Además, cuanto más eficaz va siendo el efecto mecánico, menor se va haciendo el reflejo.

A) Acción sobre la circulación sanguínea y linfática

Se produce tanto por el mecanismo reflejo como por el mecánico.

Un estímulo suave producirá una dilatación transitoria de los vasos linfáticos y de los pequeños capilares superficiales, lo que provocará un enrojecimiento de los tegumentos. Sí el estímulo es más intenso, aparecerá isquemia, formación de ronchas y dilatación capilar más duradera (reacción de Lewis).

Mecánicamente, el masaje constituye una ayuda para la circulación, ya que favorece el retorno venoso y linfático, y previene la éstasis vascular. Mediante la presión, los sistemas venoso y linfático se vacían fácilmente, se colapsan, el líquido se desplaza de la zona comprimida y los productos de desasimilación son conducidos a otras vías naturales de eliminación; de este modo aumenta la velocidad circulatoria y el intercambio metabólico. En definitiva, un masaje bien aplicado favorece tanto la circulación sanguínea como la linfática.

B) Acción sobre la piel

Nos hemos referido al aumento de la temperatura cutánea producido por el masaje, consecuencia del incremento del flujo sanguíneo por la vasodilatación capilar producida por éste, así como de la activación que produce la circulación sanguínea y linfática.

El masaje, en sus primeras sesiones, suaviza la piel, la vuelve más fina, pero posteriormente, aún continuando suave, ésta aparece más dura al tacto.

El masaje actúa sobre la superficie de la piel limpiándola de detritus celulares y grasa; de la misma forma, elimina las células muertas que en ella se acumulan, como consecuencia de ciertas terapéuticas que conllevan inmovilización y oclusión de zonas más o menos extensas de piel, como es el caso del escayolado en las fracturas. Favorece la transpiración y la secreción grasa, ya que despeja los conductos secretores de las glándulas sudoríparas y sebáceas, lo que facilita la absorción cutánea.

La acción sobre las terminaciones nerviosas cutáneas sensitivas de las fibras nerviosas sensibles es anestésica, ya que aumenta el umbral de la sensibilidad dolorosa. Sin embargo, sobre las terminaciones nerviosas motoras, el masaje produce una acción excitante, a la vez que aumenta su facilidad de conducción.

El masaje de fricción es útil en los casos en que existan cicatrices, ya que produce distensión y reblandecimiento del tejido fibroso, y llega a eliminar las adherencias que se encuentran entre la piel y el tejido subyacente.

C) Acción sobre el sistema neuromuscular

Un masaje suave y superficial, por mecanismo reflejo, produce dilatación capilar y relajación muscular, lo que da lugar a sedación. Un masaje más rápido y profundo, por su acción mecánica, produce estimulación, mejora la excitabilidad muscular y produce deseo de actividad.

El masaje, al producir un aumento de la circulación, da lugar a un mejor aclaramiento de los productos de desecho y proporciona mayor cantidad de sangre fresca y oxigenada; de este modo mejora la nutrición muscular su flexibilidad y -en definitiva— su vitalidad.

Otra acción de las manipulaciones masoterápicas que hay que tener en cuenta es el hecho de que no alteran el equilibrio ácido-básico, como sucede con el ejercicio, que da lugar a acidosis. Además, impide la concentración de ácido láctico y de otros metabolitos.

A pesar de estas acciones beneficiosas sobre los músculos, es necesario hacer constar que el masaje no aumenta la fuerza ni la masa muscular, ni impide por sí solo la atrofia muscular.

El incremento del flujo sanguíneo que origina el masaje produce también una mejoría en la nutrición de los nervios periféricos; éstos, según sean sensitivos, motores o secretores, responderán de forma diferente. Así, sobre los nervios sensitivos, el masaje produce una disminución de su sensibilidad, disminuyendo la percepción del dolor por lo que su acción es anestésica; sobre los motores, aumenta su excitabilidad, la contracción muscular y los deseos de actividad, y sobre los nervios secretores, da lugar a un aumento de la actividad secretora de las vísceras por ellos inervadas.

Finalmente, la acción del masaje sobre una extensa superficie corporal produce una sensación de bienestar consecuente a sus efectos tónicos y sedantes.

D) Otros efectos

La atención individualizada y continua en el enfermo que exige el masaje hace que sus efectos psicológicos sean, en muchos casos, tan beneficiosos como los efectos fisiológicos.

El masaje, tanto por el mecanismo reflejo como por el directo, influye beneficiosamente sobre la circulación (como ya se ha indicado), sobre la respiración, sobre la digestión y sobre otras funciones vitales.

Cabe señalar, por último, que las alteraciones articulares se ven también favorecidas por la acción mecánica del masaje. Éste genera una mayor elasticidad de sus componentes retraídos, facilita la absorción de los exudados articulares y contribuye a la resolución de adherencias peri y endoarticulares.

Maniobras fundamentales de masaje

En la actualidad, existe bastante uniformidad en la denominación de las distintas maniobras utilizadas en masoterapia, maniobras que difieren según la parte de la mano con la que se realizan, la presión ejercida, la dirección de la maniobra, su ritmo y velocidad, y los efectos esperados.

1. Frotación

Es un masaje superficial que se realiza con gran suavidad, deslizando la palma de la mano o el pulpejo de los dedos sobre la superficie cutánea. La mano, a ritmo lento, recorre varias veces la zona y el masajista la levanta cuando llega al extremo del recorrido. La dirección del masaje es, generalmente, centrípeta, si bien cuando se actúa sobre un músculo se sigue el sentido de sus fibras. La presión ejercida debe ser gradual, suave y uniforme.

Esta técnica favorece los flujos de retomo venoso y linfático, y produce un aumento de la circulación de la superficie de la piel. Su principal efecto es analgésico, ya que insensibiliza poco a poco la superficie de la piel y prepara al paciente para poder ser sometido a otros tipos de masaje que utilizan presiones más enérgicas. Otro efecto que hay que tener en cuenta es la relajación muscular y psíquica que produce, la cual, junto con las otras acciones, hace que sea ésta la maniobra con la que comienza y termina cualquier programa terapéutico de masoterapia.

Si la frotación o deslizamiento de la mano sobre la superficie cutánea se realiza de forma más enérgica, nos encontramos ya, no ante la frotación superficial a la que principalmente nos hemos referido, sino ante la frotación profunda cuya finalidad terapéutica es el efecto de depleción de venas y linfáticos, por lo que es de gran utilidad en el edema.

La flotación superficial, sin embargo, tiene su máxima utilidad como analgésica o calmante y como relajante muscular y psíquica.

2. Fricción

En estas maniobras no existe deslizamiento de la mano sobre la piel del paciente. La mano se adhiere firmemente a la piel y la moviliza sobre los planos subyacentes: es el plano superficial el que se moviliza sobre los planos profundos tanto como lo permite su elasticidad.

En esta técnica se aplica una cierta presión y el sentido de la maniobra depende de la zona que hay que tratar: es circular cuando se actúa sobre una región aplanada; longitudinal, si se hace sobre las extremidades, o en estrella, en el caso del masaje del periostio de Vogler. Se realiza, según la zona que hay que tratar, fundamentalmente con las puntas de los dedos, la yema del pulgar o el talón de la mano.

Sus objetivos terapéuticos son: actuar sobre las cicatrices liberando los tejidos fibróticos adheridos, favorecer la evacuación de edemas y hemorragias, favorecer la absorción de exudado, reducir el espasmo muscular actuar sobre los procesos inflamatorios periarticulares, atenuándolos y contribuyendo así a su más rápida resolución, y—por último—provocar efectos reflejos sobre los puntos gatillo al presionar sobre ellos.

3. Amasamiento

Consiste en maniobras que comprimen y movilizan los músculos y los tendones bajo los dedos de la mano. Se utilizan una o las dos manos para abarcar el grupo muscular entre el pulgar y los cuatro dedos restantes: se presiona y posteriormente se suelta, con un movimiento de estiramiento o circular al terminar la manipulación.

La presión ejercida es poco intensa e intermitente, no existe deslizamiento de la piel y las manos pueden no variar de posición durante el tiempo que dure el masaje, o pueden ir desplazándose a lo largo del músculo o de la extremidad.

Las manos se mueven desde la inserción distal del músculo hasta la proximal, con maniobras perpendiculares o paralelas a la dirección de las fibras musculares, que poco a poco irán distendiéndose y relajándose.

El objetivo terapéutico de estas maniobras es favorecer la circulación, al mejorar el retorno venoso y el drenaje linfático, así como provocar la eliminación de los productos de desecho. Mediante maniobras de atrapamiento repetidas, ejerciendo presión y soltando con un movimiento de estiramiento, se consigue movilizar la zona adyacente. Puede esperarse, asimismo, el reblandecimiento de las adherencias y tejidos fibróticos que se encuentran entre la piel y los tejidos subcutáneos de las zonas tratadas.

4. Percusión

Consiste en un golpeteo enérgico de los tejidos con las manos relajadas y en movimientos rápidos alternantes. La mano, para la realización de este movimiento de martilleo, puede disponerse de diferentes formas, según cada caso. Así, la percusión puede realizarse con la palma de la mano, con su borde cubital, con la eminencia hipotenar, con la yema de los dedos, etc.

Por lo general, las percusiones son, en un principio, débiles; posteriormente se aumenta su intensidad de forma gradual. Las manos actúan alternativamente: una permanece en reposo mientras la otra trabaja.

En el caso de tratamientos de regiones particularmente sensibles y ricamente inervadas, algunos autores aconsejan una percusión suave con el borde cubital de los cuatro últimos dedos de la mano movilizando la muñeca, que deberá estar relajada.

Cuando la percusión se realiza con la yema de los dedos, manipulación para algún excepcional, deberá ser perpendicular a la superficie tratada y se deberá tener especial cuidado con la presión ejercida sobre los tegumentos, ya que en caso contrario será desagradable para el paciente y podrá dar lugar a contracturas musculares más o menos permanentes.

Fisiológicamente producirá una estimulación de las estructuras subcutáneas, tanto de las terminaciones nerviosas periféricas, que transmiten los impulsos con mayor intensidad, como de los vasos, lo que dará lugar a un flujo sanguíneo más activo y a una mayor irrigación muscular.

5. Vibración

La mano, en firme contacto con la piel, transmite a los tegumentos una especie de temblor rítmico, una serie de oscilaciones producidas por contracciones y relajaciones rápidas de los músculos del antebrazo. Son los dedos de la mano los que, firmemente apoyados sobre la zona que hay que tratar, la hacen vibrar por el movimiento que a ellos se ha transmitido desde el codo, por medio del antebrazo.

Produce relajación. Su principal efecto es sedante, ya que actúa sobre la hiperexcitabilidad, tanto de los nervios motores como de los sensitivos.

Son maniobras que entrañan dificultad para el masajista, el cual, en ocasiones termina contracturado; por este motivo se han fabricado aparatos que producen este efecto (vibradores) por acción mecánica o eléctrica. Pero, como hemos indicado anteriormente, en masoterapia nada puede mejorar la flexibilidad y la adaptabilidad de la propia mano, así como ningún aparato poseerá el sentido del tacto que de tan gran utilidad es en estas manipulaciones. Sin embargo, pueden utilizarse vibradores en afecciones dolorosas de los miembros y, sobre todo, en lesiones locales y bien delimitadas, aun con resultados inferiores a los de las manipulaciones. Entre los vibradores, los de elección son los accionados por electricidad, en los que el movimiento se transmite por un árbol flexible a una pieza terminal de formas varias, que se adaptan a las más diversas regiones.

Criterios orientales de la Medicina Natural y Tradicional 

El TAO  

La filosofía del TAO es un acúmulo del pensamiento del hombre durante varios años, plantea que en un fenómeno existen 2 categorías que son opuestas, no antagónicas y que todo en la naturaleza se puede clasificar en estas 2 categorías Yin y Yang; de aquí se desprende la teoría Yin y Yang.

Teoría YIN y YANG

Yin y Yang son las denominaciones que se les da a los 2 principios fundamentales o fuerzas universales, siempre opuesta y complementándose mutuamente. Son conceptos filosóficos de la antigüedad aplicada a todos los fenómenos materiales.

En términos generales todo aquello que está en movimiento, en el exterior, y en ascenso y que es caliente, claro, funcional e hiperactivo pertenece al Yang, mientras que todo lo que está en reposo, en el interior y en descenso, y es frío, oscuro, material y disfuncional pertenece al Yin.

Yin y Yang no son absolutos, sino relativos. Esta relatividad se refleja en condiciones en las que el Yin y el Yang pueden transformarse cada uno en su contrario, el Yin se convierte en Yang y este en Yin.

Diagnóstico de Medicina Oriental

La ciatalgia se produce por viento- frío y frío – humedad, éstasis de Xue y vacío de Yang del riñón, así como vacío del Inn de riñón.

Modelo Diagnóstico

Interpretando adecuadamente la historia clínica del paciente y complementándola con una exploración sistemática, pero no exhaustiva, podemos clasificar el dolor de origen raquídeo, lumbar y también cervical y dorsal en alguno de los siguientes apartados (6,8) :

- Origen en el nervio sinovertebral

- Origen en el RPNR.

- Origen en el RANR.

- Origen mixto (RANR y RPNR) – RMNR

Clínica de la afectación del Nervio sinuvertebral:

Dolor profundo, medio, ligado a los pequeños movimientos del raquis. No irradia y no existe alteración neurológica. Es poco frecuente tipificarlo de forma aislada ya que en poco tiempo se desvanece tapado por el dolor de RANR o por el RMNR. Sería el dolor de origen discal en una primera fase de la protrusión discal y antes de que la hernia irrite la raíz. La inestabilidad vertebral también se manifiesta con esta clínica.

Desde un punto de vista terapéutico tiene poca incidencia, aunque es útil saberlo identificar ya que podemos prever la aparición de una clínica frecuentemente del RANR.

Clínica de la afectación del Ramo Posterior del Nervio Raquídeo:

Es un dolor medio o frecuentemente lateral del raquis, se modifica con los movimientos de mayor amplitud. Se provoca con la extensión del raquis. Aparece entre la flexión, mejor tolerada, y la extensión. Se provoca presionando a nivel articular, a dos centímetros de la línea media y llevando al paciente a un movimiento de hiperextensión (Signo del Arco), llegando a reproducir exactamente el dolor y su irradiación. Puede irradiar por su zona metamérica, pero solo de forma proximal. El de origen cervical por la cara anterior y posterior del hombro y proximal del brazo, sin llegar a la mano. El de origen lumbar alto por la cara lateral del abdomen y región inguinal. El de origen lumbar bajo por el glúteo, muslo y pierna, sin llegar al talón y el pié.

En ningún caso existe clínica neurológica. Un falso Lasegue por encima de 50º puede aparecer en la extremidad inferior por defensa muscular.

Clínica del RPNR.

Dolor lumbar medio o lateral

Dolor irradiado (seudociatica).

Bloqueo de la flexión a la extensión

Hiperextension dolorosa (Signo del arco)

Contractura a veces

Falta de signos neurológicos

Infiltración periarticular positiva

 Una vez identificado el nivel del dolor, prácticamente siempre sobre una articulación, se comprueba el diagnóstico efectuando una infiltración anestésica periarticular. El dolor y su irradiación deben desaparecer rápidamente, aunque reaparece una vez pasado el efecto del anestésico.

Clínica de afectación del Ramo Anterior del Nervio Raquídeo:

Es un dolor difuso lumbar que irradia por la extremidad según topografía neurológica llegando a los dedos de los pies la afectación de L5 y de S1, y hasta la rodilla en casos de L4.Es un dolor que frecuentemente aumenta con la flexión o flexión-rotación. La contractura muscular no es específica ya que también la vemos en la afectación del ramo posterior. Acostumbra a existir el signo de atrapamiento radicular (Lasegue o Lasegue invertido) que no es específico de ninguna raíz, pero señala compromiso radicular.

La afectación motora o sensitiva será según metámera. Lo más importante es delimitar si la afectación es de tipo irritativo (hiperestesia) o deficitario (hipo-anestesia, y debilidad muscular). Este matiz será importante para la indicación terapéutica.

RESULTADOS.

Tabla 1: Estructura de los pacientes estudiados según terapia recibida y año.

Centro para el Desarrollo de la Medicina Natural y Tradicional.

Julio 2000 – Junio 2004. 

Terapia

2do Semest.

2001

2002

2003

1er Semest.

Total

2000

2004

%

%

%

%

%

%

Masaje terapeutico

12

71

64

72

60

73

88

78

41

71

265

74

Masaje terapéutico asociado a otras terapias

5

29

25

28

22

27

24

22

16

29

92

26

Total

17

100

89

100

82

100

112

100

57

100

357

100

En la tabla anterior podemos observar el total de pacientes que recibieron Masaje Terapeutico en el período comprendido entre el segundo semestre del año 2000 y el primer semestre del año 2004, o sea, en los últimos 4 años, discerniendo los que recibieron como terapia solamente el masaje, de los que además recibieron otras terapias y a la vez, especificando en que año se efectúo el tratamiento.

Es de señalar que 265 pacientes recibieron el Masaje como terapia única lo cual representó un 74% del total de 357 pacientes que constituyó la muestra del estudio. Con relación al número de enfermos atendidos por año este fue superior en el año 2003, pues se elevó a 112 que representó un 32%del total de casos tratados mientras que en el segundo semestre de 2000 solo se recogieron 17 pacientes lo que nos hace pensar en un subregistro por ausencia de historias clínicas en aquel momento. En el 26% de casos que fue necesario utilizar otra terapia se usó más frecuentemente la acupuntura.

Tabla 2: Estructura de los pacientes estudiados según grupo de edades y sexo.

Centro para el Desarrollo de la Medicina Natural y Tradicional.

Julio 2000 – Junio 2004.

Grupo de edades

Sexo

Total

Masculino

Femenino

%

%

%

0 – 9

6

6

3

2

9

3

10 – 19

8

8

10

4

18

5

20 – 29

10

9

26

10

36

10

30 – 39

32

30

60

24

92

25

40 – 49

12

11

58

23

70

20

50 – 59

27

25

51

20

78

22

60 – 69

8

7

33

12

41

11

70 – 79

4

4

3

2

7

2

80 – 89

-

-

3

2

3

1

90 – 99

-

-

3

1

3

1

Total

107

100

250

100

357

100

La Tabla 2 fue concebida para conocer la estructura de los enfermos en cuanto a grupos etáreos y sexo, siendo llamativo que el 70% fueron mujeres pues de los 357 pacientes tratados pertenecían a este sexo; por otra parte los pacientes en las edades medias de la vida demandaron más esta técnica terapéutica pues los grupos de edades más nutridos fueron el de 30-39 años con 92 pacientes para un 25 % seguido de los grupos de 50-59 años y 40-49 años con 78 pacientes (22%) y 70 pacientes (20%) respectivamente. Las edades extremas de la vida fueron asistidas en el departamento de FISIOTERAPIA con mucha menor frecuencia.

Tabla 3: Estado evolutivo de los pacientes al finalizar la terapéutica.

Centro para el Desarrollo de la Medicina Natural y Tradicional.

Julio 2000 – Junio 2004. 

 

 

Estado Evolutivo

Cantidad al Ingreso

Estado al egreso

Total

Mejorado

Igual

No

%

No

%

No

%

Agudo

198

196

98

2

2

198

100

Subagudo

95

95

100

-

-

95

100

Crónico

48

34

71

14

29

48

100

Crónico Agudizado

16

-

-

16

100

16

100

Total

357

325

91

32

9

357

100

La Tabla 3 nos concede la satisfacción de conocer que el 91% de los pacientes tratados mejoraron, solo el 9% persistió con igual sintomatología y ningún enfermo empeoró.

Es de señalar que el estado evolutivo de la entidad clínica (mostrada en la propia tabla) que predominó fue el agudo en 198 pacientes seguido por el subagudo en 95 enfermos, justamente quienes mayor mejoría recibieron (196 y 95 pacientes respectivamente) mientras que los pacientes con condiciones patológicas crónicas agudizadas fueron los menos atendidos (16 pacientes) y quienes peor evolucionaron ya ques, luego de recibir el masaje, continuaron igual.

Sobre el particular es válida la observación que hace el Profesor Díaz Mastellaris en su compilación de cuadernos de Medicina Tradicional China al abordar la eficacia terapéutica del masaje (lll), lo cual se convierte en acicate para su implementación; también es estimulante leer recientes trabajos sobre el tema en sitios tan distantes como Asia, Norteamérica y Europa.

Tabla 4 : Número de sesiones recibidas.

Centro para el Desarrollo de la Medicina Natural y Tradicional.

Julio 2000– Junio 2004.

Sesiones de Tratamiento

Pacientes

%

Menos de 5

34

10

Entre 5 y 10

296

83

Más de 10

27

7

Total

357

100

Media

6.2

La Tabla 4 nos muestra que el mayor número de pacientes necesitó entre 5 y 10 sesiones (83%), pero en un 10% de los casos no hubo que llegar a la 5ta sesión por producirse el alivio. Solo el 7% de los pacientes necesitaron más de 10 sesiones,

El promedio de sesiones por pacientes fue de 6,2.

Al analizar la Tabla 3 y 4 apreciamos la favorable evolución de quienes aquejaban dolor, mediante una técnica terapéutica del masaje indicado en pacientes con un diagnóstico Oriental, a veces impreciso; por lo que parece idóneo finalizar esta discusión con lo que señala Alfredo Embid, responsable del GERA (Groupe d’ E’tudes et de Recherche en Acupunture ) en España ... "El puente que une dos formas de medicina tan diferentes como son la Medicina Occidental y la Medicina Tradicional China (MTC) sigue construyéndose a medida que, gracias a numerosos estudios científicos, se van precisando los diferentes niveles en los que actúa esta última.

CONCLUSIONES

  1. En los cuatro años estudiados se han tratado 357 pacientes con masaje terapéutico la mayoría como terapia única, siendo predominante en el año 2001.
  2. El sexo femenino y los grupos de edades de 30 – 39 años predominaron en el estudio.
  3. El estado evolutivo agudo prevaleció, obteniendo los mejores resultados, aunque la mayoría de los pacientes mejoraron al terminar el tratamiento.
  4. El masaje terapeutico ha sido efectivo como terapia desde su implementación en el Centro Provincial para el Desarrollo de la Medicina Natural y Tradicional ya que el 91% de los enfermos tratados han sentido mejoría, promediándose a 6,2 sesiones por paciente.

RECOMENDACIONES

  1. Determinar en la consulta de clasificación el diagnóstico preciso de los pacientes, antes de ser referidos a una determinada terapia.
  2. Diseñar protocolos de investigación para futuros trabajos prospectivos relacionados con el masaje.
  3. Coordinar un curso provincial sobre Masaje, para la capacitación de facultativos de los diferentes municipios relacionados con el Masaje Terapeutico.
  4. Utilizar los resultados del presente trabajo aunados a una profunda revisión bibliográfica para la elaboración colegiada de un material de apoyo a la docencia.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Delgado Masías M T. Masoterapia. En: Armijo J. Manual de Electroterapia y Terapia Física. Barcelona: Masson, 1998. P: 240-55.
  2. Knapp M E. Masaje. Krusen / Medicina Física y Rehabilitación. Editorial Médica Panamericana. 4ta edición. 1997.
  3. Díaz Mastellaris M. Masajes y ejercicios preventivos terapéuticos / pensar en chino. 1ra edición. 1997: 314 – 48.
  4. Anren Z, Daoguang F. Masaje Práctico de China. Editorial de sanidad del pueblo. 1995.
  5. Helm B. Tuina Chinese bodywork therapy. Taoist Sanctuary. San Diego. 1996.
  6. Goldberg B. El trabajo corporal. En: Goldberg B. Medicina Alternativa. La guía definitiva. California: Future Medicine Publishing, Inc, 1994. P: 97- 118.
  7. Li Z, Liu J, Wu Y, et all. Effect of massotherapy on the in vivo free radical metabolism in patients with prolapsed of lumbar intervertebral disc and cervical spondylopathy. J Tradit Chin Med. Mar 1995; 15 (1) : 53 – 8.
  8. Yang Z, Jiang H. Investigation on analgesic mechanism of acupoint finger-pressure massage on lumbago. J Tradit Chin Med. Mar 1994; 14 (1) : 35 – 40.
  9. Jiang H, Yang Z. Influence of finger pressing massage on cAMP and cGMP in the cerebrospinal fluid in prolapsed intervertebral disc. Chung Hsi I Chieh Ho Tsa Chih. Jan 1990; 10 (1) : 27 - 9, 4.
  10. Liu ZC. Role of peripheral catecholamine in the analgesic regulation of traction and massage. Chung Hsi I Chieh Ho Tsa Chih. Sep 1986; 6 (9) : 540 – 2 , 516.
  11. Kaada B, Torsteinbo O. Increase of plasma beta-endorphins in connective tissue massage. Gen Pharmaco. 1989; 20 (4) : 487 – 9.
  12. Weng J Y, Li G Z, Mao S H, Peng G C, Zeng LQ. The mechanism and the effects of Chinese traditional massage treatment on traumatic lumbar pain. J Tradit Chin Med. Sep 1986; 6 (3) : 168 – 70.
  13. Wang H. Non-surgical therapy for prolapse of lumbar intervertebral disc. J Tradit Chin Med. Mar 1997 ; 17 (1) : 37 – 9.
  14. Hains G, Hains F. A combined ischemic compression and spinal manipulation in the treatment of fibromyalgia: A preliminary estimate of dose and efficacy. J Manipulative Physiol Ther. May 2000; 23 (4): 225 – 230.
  15. Braverman D L, Schulman R A. Massage techniques in rehabilitation medicine. Phys Med Rehabil Clin N Am. Aug 1999; 10 (3): 631 - 49.
  16. Field T M. Massage therapy effects. Am Psychol. Dec 1998; 53 (12): 1270 - 81.
  17. Brattberg G. Connective tissue massage in the treatment of fibromyalgia. Eur J Pain. Jun 1999; 3 (3) : 235 – 244.
  18. Taubert K. Massages – necessary or a luxury? Z Arzti Fortbild Qualitatssich. Mar 1997; 91 (2): 139 - 43.

 

 

Autor:

Lic. Carlos Andrés Arias Rojas

Licenciado en Cultura Física

Tec. en Terapia Física y Rehabilitación

Profesor Instructor de la Facultad de Cultura Física de S. Spiritus


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Los antibióticos

    Breve historia. Mecanismos de acción. Mecanismos de resistencia. Criterios para la elección de un antibiótico. Principio...

  • Salud y Medicina

    Pagina dedicada a la medicina y la salud en toda su extension. Aqui tendras los mejores links sobre salud y medicina ...

  • Seguridad y manejo de residuos hospitalarios

    Medidas de bioseguridad. Medidas en caso de accidentes. Tratamiento de materiales e insumos contaminados. Manejo de sust...

Ver mas trabajos de General

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda