Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La Industria Farmacéutica

Enviado por eccy1959



  1. Resumen
  2. Antecedentes de la Farmacia en Cuba
  3. La industria farmacéutica: producción, inspección y comercialización
  4. Tendencias y retos de la industria de medicamentos
  5. La economía en la industria farmacéutica
  6. El poder del mercado de la industria farmacéutica (Collazo, 1997)
  7. La evaluación farmacoeconómica
  8. Análisis económico y científico – técnico de la investigación de un fármaco
  9. La industria biotecnológica y el sector farmacéutico
  10. La industria farmacéutica en Cuba: sus retos y desafíos
  11. Caracterización de la Industria Médico Farmacéutica en la Ciudad de La Habana
  12. Descripción de un laboratorio farmacéutico MEDSOL
  13. Conclusiones
  14. Recomendaciones
  15. Bibliografía

Resumen

El trabajo aborda la temática del desarrollo de la industria farmacéutica en Cuba y toma en cuenta el desarrollo de este sector en el mundo. Se centra en un capítulo la economía de la industria farmacéutica por la importancia que tiene el progreso de esta rama para los avances en el campo socioeconómico y político de Cuba y su inserción en el mundo contemporáneo. Las medidas tomadas del redimensionamiento empresarial y el traslado de la industria farmacéutica cubana al Ministerio de la Industria Básica es una de las acciones para garantizar el suministro de medicamentos a la población y eliminar el déficit de los mismos en los centros comercializadores. Se expresa una descripción de los antecedentes de la farmacia en Cuba y el impacto social que tiene el desarrollo de la industria de medicamentos en la actualidad y los ingentes esfuerzos del gobierno revolucionario de dar atención institucional al personal científico y técnico que labora en el sector farmacéutico. Especial atención se da en el campo de la biotecnología farmacéutica, que sitúa a nuestro país en los primeros planos de América Latina en la utilización de esta tecnología de punta en beneficio de la clase obrera.

Palabras claves

Industria farmacéutica

Sector farmacéutico

Historia de la farmacia en Cuba

Farmacoeconomía

Medicamento

Técnico en Farmacia

Nota: Esta ponencia se realizó como presentación para el examen de mínimo de doctorado para Problemas Sociales de la Ciencia

Introducción

El nivel de desarrollo de un país se mide, entre otras cosas, por los indicadores de salud de la población y dentro de estos, la producción de medicamentos es un parámetro importante para el progreso social.

Un medicamento se define como (NC 26-04, 1987) toda sustancia o mezcla de sustancias producida, vendida, puesta a la venta o recomendada para el tratamiento, el alivio, la prevención o el diagnóstico de una enfermedad, de un estado físico anormal o de los síntomas de una u otra, en el hombre o los animales, o al restablecimiento, la corrección o la modificación de funciones orgánicas en el hombre o los animales.

El trabajo tiene como objetivo explicar el desarrollo de la industria farmacéutica en Cuba, tomando en consideración la evolución de esta rama en el mundo, y se demuestra los avances que en este campo se han producido en nuestro país. Particularmente, hicimos hincapié en un capítulo referente a la economía en la industria farmacéutica, por las posibilidades que tiene este sector en el progreso industrial cubano; se ve en el trabajo cómo la ciencia farmacológica y biotecnológica se transforma en fuerza productiva para el desarrollo socioeconómico de Cuba, y su lucha por insertarse en el mercado mundial y elevar el nivel de vida de la población, en la batalla diaria en contra del bloqueo estadounidense sobre nuestro país.

Cuba ha emprendido un amplio programa para aumentar la producción de su industria farmacéutica y completar en breve plazo el suministro de los medicamentos más demandados, a la vez que busca incrementar las exportaciones.

La reestructuración comenzada a fines de 2000, para revitalizar la producción de fármacos en la Isla implicó el traspaso de la Industria Médico-Farmacéutica (IMEFA) a la responsabilidad de la Unión Química, del Ministerio de la Industria Básica, considerado con mayor capacidad y experiencia fabril para asumir esa labor. Se creó el Grupo Empresarial Químico-Farmacéutico (QUIMEFA), para dirigir la actividad del sector a través de la Unión de Empresas de la Industria Farmacéutica, integrada por 19 firmas que agrupan a 41 fábricas y un centro de investigación y desarrollo. Este sector ocupa a unas siete mil personas, 1 800 de las cuales son profesionales y técnicos.

Cuba debe importar alrededor de 90 por ciento de la materia prima que utiliza en la fabricación de fármacos y productos afines e importa más de 260 medicamentos terminados. Se exportó en el 2 000 productos medicinales y farmacéuticos por más de 33 millones de dólares, en tanto las compras de medicamentos e insumos sumaron unos 100 millones de dólares.

De los laboratorios cubanos han salido más de 20 biofármacos y vacunas, avanzados sistemas de diagnóstico y otros productos que se exportan a más de 40 países.

Antecedentes de la Farmacia en Cuba

La farmacia cubana tiene un primer período que data de los siglos XVI al XVIII, y las primeras noticias que se tienen del arte de curar son del año 1519 en el que salió de Cuba hacia México, la expedición de Hernán Cortés y en la que hacía de boticario un joven soldado de apellido Murcia. (Pruna, 1994) En 1598 solo había en La Habana 2 farmacias (llamadas boticas), la de Sebastián Milanés, en la calle Real (hoy Muralla), y la de López Alfaro, cerca de Desagüe (callejón del Chorro), en la plazuela de la Catedral. Las medicinas venían de Castilla, esporádicamente, en muchas ocasiones vencidas y carentes de valor.

En 1642 presentó su título en el Cabildo el boticario Francisco de Carmona. En 1655 comienza a ejercer su profesión en La Habana, el bachiller en medicina Diego Vázquez de Hinostrosa, graduado en la Universidad de México en 1651 y habilitado por el Real Tribunal del Protomedicato de México en 1653. Podemos resumir que en los siglos XVI y XVII lo que había en La Habana era un ejército de herbolarios y charlatanes.

Por el año 1723 había tres boticas en La Habana, y antiguas crónicas señalan que en 1729 existían en las boticas abundantes y buenos medicamentos. En 1728 se funda la Real y Pontificia Universidad de La Habana donde se formaban teólogos, juristas y médicos. En este siglo surgen varios boticarios que se establecieron en distintas ciudades de la isla. Por esa época los medicamentos más comunes eran el mercurio, ipecacuana, opio, ruibarbo y cocimientos de cardosanto, esclaviosa, alcanfor, sal volátil, cuerno de ciervo, vinagre de Castilla, nitro y alcanfor en fomentos para la cabeza. En la época de Carlos V, surgió la Farmacopea Hispana, la primera en 1794 y la segunda en 1797. Estas farmacopeas del siglo XVIII estuvieron vigentes en Cuba y al establecerse el Real Tribunal del Protomedicato en La Habana se exigía su tenencia en las oficinas de farmacia, pues era necesario presentarla en las visitas regulares que cada dos años realizaba esta institución a las boticas de la Isla.

En 1802 se publicó un folleto sobre el origen y descubrimiento de la vacuna. En 1804 el Dr. Tomás Romay y Chacón aplicó por primera vez en La Habana, la vacuna contra la viruela de forma gratuita.

En 1828 se establece la primera máquina de vapor para preparaciones farmacéuticas en la farmacia La Reunión. Por esta época el tribunal autorizado para habilitar el ejercicio de la profesión farmacéutica fue el Protomedicato. Para obtener el título de farmacéutico había que presentarse a dos exámenes ante este tribunal, uno teórico y otro práctico, que duraban una hora cada uno y se realizaban en dos tardes sucesivas, practicándose el último en una oficina de farmacia. También era indispensable el estudio del latín y haber practicado cuatro años con un maestro examinador. Además se hacía la información de "limpieza de sangre", de buena vida y costumbres, se exigía la edad de 25 años para obtener el título.

La sustitución del Real Tribunal del Protomedicato mediante la real Orden del Ministerio de Fomento General del Reino, del 21 de octubre de 1833 (Sánchez, 1989), por las Reales Juntas Superiores Gubernativas de Medicina, Cirugía y Farmacia, se efectúa en Cuba después de una ardua lucha durante más de 10 años, de las fuerzas más progresistas médico – farmacéuticas. Estas estructuras son a imagen y semejanza de las constituidas en España desde 1823. Las Reales Juntas estaban integradas por tres vocales propietarios y un secretario facultativo, y en el caso de la de farmacia, de un maestro de ceremonias que hacía las veces de fiscal. Los nombramientos los hacía el rey de España a propuesta del gobernador y capitán general. La presidencia la ejercía el vocal más antiguo y debían ser doctores en farmacia, para esa disciplina. Por primera vez se designan para ocupar estos cargos a los doctores Antonio Gervasio de Mendoza, Ignacio Dedín de la Torre y Mariano Medina como primero, segundo y tercer vocal, respectivamente; de secretario Antonio María Muñoz y como maestro de ceremonias al doctor Francisco de Paula Suárez.

En 1834 las boticas estaban como en los tiempos primitivos y a partir de ese año se fueron transformando con la introducción de nuevos productos farmacéuticos que salían de las principales droguerías de Francia, Inglaterra y Alemania. Desde el establecimiento de la Junta Superior Gubernativa de la Facultad hasta la reforma de la Universidad en 1842 se recibieron 128 licenciados y 34 doctores.

A partir de 1842 se genera un movimiento científico y de progreso en todas sus manifestaciones, pues la química había adelantado extraordinariamente con Lavoisier, Lomonosov, Scheele, Gay Lusac, Berthelot y otros. En este año la universidad dio forma académica a los estudios de farmacia y por ella entraron sus profesores a formar parte del claustro de Ciencias Médicas. Se dividieron los estudios en teóricos y prácticos; los primeros debían cursarse en este establecimiento en dos años. Igual período comprendía la práctica que se exigía a los aspirantes a licenciatura. Sin embargo, por la escasez de farmacéuticos en la Isla se dispensó a veces a los estudiantes del último año de práctica simultanear los dos años de estudio, lo cual dio lugar a la habilitación de los "prácticos de farmacia".

Desde 1842 hasta 1863 la Facultad de Farmacia en Cuba estuvo agregada a la de Medicina, de la cual se escindió en 1863. Se establecieron laboratorios de química y los gabinetes correspondientes para el reconocimiento de drogas, materia farmacéutica vegetal, mineral y animal y prácticas de operaciones farmacéuticas. Para las demostraciones estaba muy limitado el número de aparatos, utensilios y productos.

El 19 de mayo de 1861 se funda la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y naturales de La Habana. El Dr. Fernando Valdés Aguirre presentó en 1862 a dicha institución una memoria que llevó como lema "Ideas sobre la impresión de un formulario en la Isla de Cuba", la que tuvo gran acogida por la comisión que se encargaba de dar opinión sobre la farmacopea y se recomendó como Apéndice de la Farmacopea Hispana.

El 24 de marzo de 1883, en sesión pública ordinaria de la Academia se propone a los doctores Rafael Cowley, José Ramos, Juan C. Oxamendi y José Torralbas, para redactar el Petitorio (Cuaderno impreso de los medicamentos simples y compuestos que debe haber en las farmacias), la Farmacopea y Tarifa Farmacéutica. El 10 de junio de ese mismo año se aprueban los trabajos que servirán de base para la redacción de la Farmacopea Oficial de la Isla de Cuba (Mullale, 1989).

En 1883 se regularizó el estudio de la farmacia, estableciéndose la Junta Superior Gubernativa de esta facultad el 24 de diciembre y a los que aspiraban al título de farmacéutico se les exigía la asistencia a dos cursos de una cátedra de Botánica. Las primeras lecciones de esta clase se impartieron en el Jardín Botánico y más tarde en la Universidad, donde existía también un pequeño jardín por considerar la junta que era imprescindible para el estudio de la Botánica aplicada a la farmacia. Se graduaban de bachiller en farmacia a los 4 años y de licenciados al terminar el quinto.

En la segunda mitad del siglo XIX se desarrolló la bacteriología. La teoría de Pasteur evolucionó en la preparación de sueros, vacunas, etc. Los trabajos de Koch llevaron a la especificidad de enfermedades infectocontagiosas y en 1900 fue comprobada la teoría de Finlay en relación con sus estudios sobre la fiebre amarilla. En 1887, Cuba fue el primer país de América en introducir la vacuna antirrábica (Pruna, 1994b, pp.62); esto se debió a una comisión que se entrevistó con Louis Pasteur, que estaba integrada por Diego Tamayo, Francisco Vildósola y Pedro Albarrán, dirigidos por Juan Santos Fernández. Se creó por este médico y sus colaboradores el Laboratorio Histobacteriológico e Instituto de Vacunación, dotado para la investigación bacteriológica. Una de las figuras fue Juan Nicolás Dávalos, considerado por algunos el primer bacteriólogo cubano (Pruna, 1994b, pp.63)

Múltiples son los adelantos de la ciencia farmacéutica en los siglos XIX y XX. No podemos de dejar de mencionar a Juan Tomás Roig, distinguido hombre de ciencias, de profesión farmacéutico. Fue el creador del Diccionario Botánico de Nombres Vulgares y Plantas Medicinales, Aromáticas y Venenosas de Cuba, obra muy importante para la ciencia cubana.

En 1890, enero, se efectúa el Primer Congreso Médico Nacional en la Academia de Ciencias, Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, participaron alrededor de 200 médicos nacionales y 3 extranjeros.

En 1895 se obtiene el suero antidiftérico en Cuba, por la ardua labor de los médicos cubanos Juan Nicolás Dávalos y Enrique Acosta. El primero en aplicar el tratamiento con este suero fue el Dr. Domingo Madan, a una niña de 7 años en Matanzas, el 15 de marzo de 1985. (Pruna, 1994, pp.43)

No debemos pasar por alto el papel de los farmacéuticos en los períodos de la Guerra de Independencia: 1868-1898, en la que ilustres farmacéuticos ofrendaron su vida y lucharon por la causa de la Revolución, como por ejemplo, Enrique Álvarez Martínez, Francisco Figueroa Véliz, Alejandro del Río Rodríguez, etc. (García, 1988). En nuestras guerras fue muy difícil la adquisición de medicinas y materiales de curación, que eran suministradas en muy pocas cantidades. Se usaban plantas que el campesinado cubano utilizaba muy bien, yagrumas, güira cimarrona, eucalipto, aguedita, mangle, llantén, etc.

En el período prerrevolucionario la farmacia cubana es invadida por medicamentos de toda índole, producto del desarrollo de nuevas especialidades medicamentosas, con nombres comerciales sofisticados que se repiten por cada fabricante y en algunos casos con poca o ninguna seguridad terapéutica.

El 15 de septiembre de 1901, se inauguró oficialmente el casi nuevo edificio de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana. El 11 de febrero de ese mismo año se entregan los laboratorios en el Paseo de Carlos III e Infanta, que se llamaron "Laboratorios Wood".

En la Cuba neocolonial se destaca como investigador en el campo de la medicina el Dr. Pedro Kourí Esmeja fundador de la parasitología médica cubana. Este período se caracterizó por la penetración de patentes, medicamentos y laboratorios de origen norteamericano. De las pocas decenas de boticas que existían en Cuba, se llegaron a registrar 1707 en el año 1951, de ellas 604 estaban en La Habana. La farmacia cubana dejó de ser el experimentado laboratorio para convertirse en un centro comercial; sin embargo, todo no fue negativo: en las nuevas droguerías se realizaban valiosas investigaciones, se continuaba escribiendo y fundando revistas. En los Estados Unidos se utilizaba la mano de obra cubana con el objetivo de lograr a través de la industria farmacéutica un desmesurado aumento del capital financiero al cual estaban vinculadas las farmacias – comercios como la Sarrá, Johnson y Taquechel. La farmacia norteamericana ejerció una gran influencia en Cuba. El nuevo concepto era los llamados establecimientos – almacenes, muy distantes de las bellas farmacias europeas. Algunos hitos en la época de la neocolonia vinculados a la farmacia fueron:

  • En 1904 se crea una nueva comisión para redactar la farmacopea cubana, integrada por los doctores: Juan Santos Fernández, Enrique Barnet, Tomás Coronado, Gerardo Fernández, José Guillermo Díaz, José Alcán y Jorge Le Roy. Nuevamente estos deseos no fructifican y la dependencia a la industria farmacéutica norteamericana hizo que prevaleciera la farmacopea de ese país, constituyendo esta otra evidencia del dominio imperialista en Cuba. Se realizan las traducciones al español de diferentes revisiones de la Farmacopea. (Mullale, 1987)
  • El 2 de enero de 1909 se creó la Secretaria de Sanidad y Beneficencia, primera en el mundo. Se aplicó por primera vez el 606 en la Quinta de Higiene, para el tratamiento de la sífilis.
  • En 1911 se estableció el laboratorio de Blume y Ramos.
  • En 1912 se creó en La Habana el laboratorio de Química Legal.
  • El 21 de abril de 1921 se funda el Colegio Farmacéutico y creó su Boletín de Farmacia, órgano oficial de la Asociación Farmacéutica Nacional.
  • En 1928 se funda el Laboratorio Llanio – Embil, en Campanario 46
  • En 1948 La Habana fue la sede del Primer Congreso Panamericano de Farmacia, uniendo por primera vez a todos los especialistas del continente.
  • En 1953 visitó La Habana el profesor Alexander Fleming, descubridor de la penicilina.
  • Se instaura el premio del Círculo de Investigaciones Farmacéuticas, la Academia de Farmacia y se estableció el 21 de febrero como el día del farmacéutico.

Cuando triunfo la Revolución se realizó por el Ministerio de Salud Pública un estudio de las especialidades esenciales para cubrir las necesidades de la salud de la población, se eliminó la importación de los que se consideraron innecesarios, y se han ido incorporando nuevos productos en la misma medida en que se desarrolla el Sistema Nacional de Salud, pero siempre basado en estudios científicos de la utilidad y efectividad de cada producto. Se comienza el desarrollo de la industria farmacéutica nacional. Actualmente se elabora en el país la mayor parte de las necesidades de medicamentos para todas las especialidades médicas.

A partir del 1ro de enero de 1959 y producto de la necesidad de desarrollar a industria farmacéutica, hubo necesidad de ampliar nuestros mercados para la obtención de materias primas para la producción de medicamentos.

Los métodos de producción y de control de la calidad no tenían el rigor científico, porque la mayor parte de los productos eran importados y los que se producían en Cuba (pocos), se controlaban en algunos indicadores por el productor. Como consecuencia de la socialización de la medicina, una de las primeras medidas del Gobierno Revolucionario en la Salud Pública, el control de la producción de medicamentos se convirtió de propiedad privada a la social, lo que ha hecho posible un control efectivo de la producción y calidad de los medicamentos.

El bloqueo económico trae como consecuencia la utilización de las farmacopeas de la Unión Soviética, Alemania, Japón, Hungría, Gran Bretaña, la Farmacopea Internacional, la farmacopea europea y otras, además de la de Estados Unidos, cuyas especificidades de calidad no se ajustan completamente a las especificaciones de la producción nacional.

En 1976 se inician gestiones en la Industria Médico – Farmacéutica para redactar una farmacopea, pero los trabajos se han interrumpido en diferentes ocasiones. El desarrollo actual alcanzado por nuestro país en el campo de la salud, impone la necesidad de contar con una farmacopea propia, anhelo de los científicos cubanos desde la etapa colonial, y que satisfaga las necesidades del farmacéutico en sus distintas áreas de trabajo, así como auxilie al personal médico y de otras ramas afines en sus labores.

En 1981 comienza en Cuba la influencia de la biotecnología en el sector farmacéutico.

El período especial impuso al país un reto en el campo de la producción de medicamentos, donde el estado realiza ingentes esfuerzos en el desarrollo de esta vital industria. Se toman medidas para el desarrollo de la investigación científica y el desarrollo de la producción de medicamentos, se da especial atención a los centros del Polo Científico.

En el año 1991 se pasa la especialidad de técnico en Farmacia Industrial al sector educacional.

En el año 2001 se traslada la industria farmacéutica al Ministerio de la Industria Básica, para dar una mejor atención a la producción de medicamentos, se crean las droguerías como centro de almacén de los medicamentos para resolver las deficiencias de este producto y satisfacer la demanda de la población.

La industria farmacéutica: producción, inspección y comercialización

La salud es uno de los bienes más preciados por la humanidad y en su concepto más universal expresa: el estado completo de bienestar físico, mental y social, en armonía con el medio ambiente. (NC.26-04, 1987)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) abogó por alcanzar la salud para todos en el año 2000, hecho que aún no se ha cumplido. La OMS planteó que todos los países dedicaran el 3% del PIB a la salud; no obstante, este deseo no se logró en los países más pobres, ni en aquellos que no se prioriza la salud. En la tabla I se presenta el estado del Producto Interno Bruto de algunos países dedicado a la salud

Tabla I (Ortiz, 1997, pp 32)

Países

%

Alemania

9

Canadá

10

Cuba (*)

6,9

EEUU

14

Francia

9

Reino Unido

7

Japón

7

México

3

Países del tercer mundo

2 ó menos

La industria farmacéutica tiene la responsabilidad de producir fármacos y biológicos para curar, proteger y mejorar la salud de la población. No obstante la crisis económica, la industria farmacéutica sobrevive y el mercado internacional de la misma sobrepasa los 1 192 000 millones de dólares.

El sector de los medicamentos debe lograr un equilibrio entre las regulaciones del medicamento y la atención que se da a la población con él, asimismo, no se ajustará a la regulación mercantilista oferta – demanda, pues atentará contra la calidad de sus productos.

Las actividades reguladoras de los fármacos y biológicos deben abarcar cuatro aspectos:

  • Marco legal con toda la legislación necesaria.
  • Actividades por tipo de las producciones.
  • Universo que comprende
  • Recursos requeridos.

Tendencias y retos de la industria de medicamentos

La tendencia mundial avanza en sentido de:

  • Las alianzas entre las transnacionales y países productores de medicamentos.
  • Especialización de las producciones.
  • Buscar nuevas formas farmacéuticas que alarguen la vida del producto.
  • Diferenciación del producto.
  • Interdisciplinariedad para obtener fármacos y biológicos de mayor calidad.
  • Que el conocimiento se convierta en valor agregado
  • Legislación de la propiedad industrial.
  • Relación entre la informática y el genoma humano.

Los retos que debe enfrentar la industria farmacéutica contemporánea son:

  • El alto costo del cuidado de la salud
  • El largo tiempo requerido para producir un nuevo medicamento
  • Las dificultades con el suministro de los servicios.
  • La desigualdad de los planes de beneficio con los medicamentos
  • Las nuevas tecnologías complejas
  • La tercera edad que conduce a enfermedades crónicas y degenerativas.
  • La baja disponibilidad de médicos y otro personal de salud

La industria se debe preparar para enfrentar la emergencia de nuevas tecnologías, el acortamiento del ciclo de vida de los productos, el incremento en la competencia internacional, las demandas de los servicios y el surgimiento de nuevas enfermedades.

La economía en la industria farmacéutica

Características del mercado farmacéutico y de su competencia

Estas características se centran en aspectos fundamentales como:

  1. La universidad de las necesidades terapéuticas.
  2. El desarrollo intensivo de conocimientos
  3. Grandes inversiones de investigaciones y desarrollo necesarios para el mercado.
  4. Crear un mercado interno con perspectivas de despegue internacional.

Las características de la competencia en el mercado dependerán de las posibilidades como:

  • Ciclos cortos de tiempo para desarrollar los productos.
  • Capacidad ingenieril muy elevada para aplicar las nuevas tecnologías.
  • Eficiencia de los servicios que complementan la producción.
  • Terapias medicamentos corta y efectivas para la población.
  • Reducción de los costos de los nuevos medicamentos.

Los ciclos cortos se deben lograr a partir de la reducción de los tiempos de evaluación que abarcan las etapas reguladoras de investigación, en la tabla II se muestran los tiempos de cada etapa.

Tabla II: Duración promedio de las etapas de evaluación reguladoras para la aprobación de un nuevo medicamento. (Ortiz, 1997, pp.34)

Etapas

Características

Tiempo en años

Preclínica

Farmacología animal y toxicología

3,5

Clínica fase I

Farmacología en humanos

1,0

Clínica fase II

Eficacia del medicamento en pacientes

2,0

Clínica fase III

Extensión en más enfermos y comparación con otros medicamentos ya evaluados

3,0

Revisión reguladora

Mercado controlado

2,5

Liberación

Total

12,0

Los altos costos de los nuevos medicamentos crecen de año en año motivados por el empleo de nuevas tecnologías complejas y el aumento de las enfermedades crónicas más difíciles de curar y que requieren mayor eficacia de esos productos. En la tabla III se expone el crecimiento de los costos por nuevo medicamento producido en años seleccionados, las sustancias que se requieren investigar para lograr un producto y el tiempo investigar para lograr un producto y el tiempo que demora la evaluación de la misma. En la actualidad este último se ha incrementado hasta 15 años para su desarrollo y aprobación.

Tabla III Nivel de los costos por nuevo medicamento producido en años seleccionados y por sustancias investigadas y tiempo de evaluación (Ortiz, 1997, pp.34)

Año

Costo en millones

Sustancias investigadas

Tiempo de evaluación

1976

54

<5000

<10 años

1982

87

<5000

<10 años

1987

125

5000

10 años

1990

231

10 000

12 años

Las regulaciones que se exigen para la validación y registro de un nuevo medicamento representan de 35 a 40% del costo final del mismo.

La organización internacional de estándares (ISO) elabora las normas de calidad que sirven de base a la de los países pobres. La ISO-9001 plantea los requisitos específicos para un producto en función de su aplicación. El proveedor de un medicamento es quien asume que sus productos cumplan con los requerimientos de calidad. La ISO se refiere a la organización de la producción que garantice la calidad.

El poder del mercado de la industria farmacéutica (Collazo, 1997)

La industria farmacéutica se rige por las grandes empresas de los países desarrollados, no obstante los avances de algunos países en desarrollo. Ese poder se ve en su participación en el mercado mundial y en el control de la innovación. Con ventas de 170 000 millones de dólares en el mundo, el sector farmacéutico se encuentra en permanente aumento, caracterizado por una competencia oligopólica basada en la dependencia de los productos; 25 empresas controlan cerca del 50% del mercado mundial. La influencia en la competencia está en la investigación y el desarrollo (I-D); a la que se dedican más o menos el 12% de los ingresos de la industria, en la apropiación de rentas mediante el sistema de patentes y en las cadenas de comercialización.

Ninguna de las naciones en desarrollo que han invertido en su industria farmacéutica, con excepción de la India y Brasil, han logrado una auténtica emancipación en este aspecto. Al crear industrias nacionales de formulación y de acondicionamiento no hacen sino cambiar el carácter de la dependencia; y es que pasan a depender de los proveedores de materias primas químicas y por consiguiente, de las industrias químico – farmacéuticas de las empresas multinacionales. (Collazo, 1997)

Por el grado de multinacionalidad de sus operaciones, la importancia social de su producción, así como su capacidad de penetración, le confieren a la industria de medicamentos para ilustrar la naturaleza de su poder del mercado y las consecuencias de su dependencia tecnológica.

Las características primordiales de las empresas farmacéuticas coinciden con la generalidad de las empresas multinacionales, porque es una industria muy oligopolista y muy extendidas en la que un número de empresas relativamente grandes, pertenecientes a un pequeño grupo de países dominan la casi totalidad de la producción, investigación y comercialización de los fármacos en el mundo.

Esta característica en la superestructura internacional de la industria de los medicamentos produce un poder comercial de las empresas para dominar un mercado y conseguir grandes beneficios que lo obtendrían en una situación competitiva. De esta forma, se afirman que las empresas multinacionales farmacéuticas poseen un poder de mercado para la comercialización de los productos.

Indicadores del poder de mercado

  • Concentración: El mercado de productos farmacéuticos es heterogéneo porque hay múltiples submercados muy distintos entre sí. Las grandes empresas tienden a especializarse en subgrupos particulares y en cada uno de los de los grupos principales, las primeras empresas representan entre el 60 y el 80% de la producción.
  • Rentabilidad: Es el más claro de los indicadores del poder de mercado de una industria y no hay duda de que la farmacéutica ha sido durante mucho tiempo una de las más rentables en todos los campos en que se opera.
  • Diferencia de precios: Puede usarse como indicador de poder de mercado la capacidad de las empresas líderes para imponer precios más adecuados que los otros fabricantes y sus prácticas discriminatorias de precios entre distintos mercados.
  • Diferenciación del producto y gastos de comercialización: Estas dos definiciones son indicadores y fuentes de poder de mercado; en una industria en la que los productos fueran homogéneos, las grandes empresas no podrían crearse situaciones de privilegios por el procedimiento de diferencias en sus marcas y promoverlas mediante una adecuada publicidad.

Fuentes de poder de mercado (Collazo, 1997)

  • Tecnología

Las empresas líderes del mercado son las que más gastos de investigación y desarrollo tienen. Las patentes sobre productos y procesos son fáciles de copiar y hay apoyo del estado a la investigación.

  • Investigación de mercado

Es un factor importante para la promoción del mercado porque:

  1. El paciente compra y el médico receta.
  2. Diferencias entre marcas y denominaciones genéricas
  3. Carencia de otra fuente de información

Costos del poder del mercado

Pueden ser directos e indirectos. Entre los directos están: beneficios excesivos, la asignación de recursos para la I+D y los costos de la investigación del mercado. Entre los indirectos están: eliminación de la pequeña empresa, deficiencias en la prescripción, concentración en los países desarrollados y en las ciudades, etc. En síntesis el poder de mercado de la industria de medicamentos radica en la manera en que operan las grandes empresas, por su multinacionalidad, por la investigación y comercialización de sus productos a nivel mundial.

La evaluación farmacoeconómica

Se está tratando de bajar el costo de la salud en el mundo, por lo que se producen cambios en los precios. El uso y la distribución de medicamentos y las mayores compañías innovadoras están tratando de demostrar que una medicina mejor conducirá a una economía mejor y por tanto se está formando una nueva disciplina: la Farmacoeconomía. Un producto origina beneficios si al comparar el tratamiento alternativo que sugiere resulta superior en costo y eficacia. En un momento dado un producto puede significar un ahorro al reducir el nivel de medicamentación y el número de ingresos hospitalarios. Igualmente, una droga puede añadir un valor positivo si contribuye a mejorar la calidad de vida del paciente en términos de beneficios físicos, psicológicos o sociales, favorecen que este se reincorpore a la vida laborar activa y mejore las relaciones con familiares y amigos más rápido que si se tratasen con otras terapias alternativas.

Los estudios farmacoeconómicos son muy útiles pero complejos porque parten de un modelo de terapia patrón. El modelo incluye los estimados de las secuelas de la enfermedad, sus complicaciones, niveles de mortalidad, tipos de tratamientos, posibles eventos adversos, etc. Este modelo se compara con el del modelo de la terapia del nuevo medicamento. Se dice que esto dará origen a las buenas prácticas farmacoeconómicas. (Collazo, 1995)

Análisis económico y científico – técnico de la investigación de un fármaco

Los países desarrollados invierten aproximadamente el 10% de sus ingresos en la investigación de los medicamentos y tienen la concentración de las patentes donde dominan las empresas multinacionales. Los países en vías de desarrollo necesitan contar con una metodología efectiva para evaluar desde el punto de vista técnico – económico las investigaciones buscando un uso racional de sus indicadores científico – técnico de acuerdo a sus intereses nacionales para el desarrollo de sus industrias de medicamentos.

El estudio de factibilidad de la investigación de los medicamentos es la realización de una valoración técnico – económica de los objetivos que le dé solución a los problemas económicos y sociales del uso de un medicamento y las diferentes maneras de obtenerlos; se calcula el costo de todas las vías para lograr el resultado esperado y el aporte que da, es decir, invertir un gasto para obtener un beneficio. Los estudios de factibilidad son útiles porque no es posible esperar la terminación del proceso de obtención e introducción del desarrollo científico – técnico para analizar y evaluar los cambios en estas relaciones. Se necesita tomar decisiones al principio y el transcurso del proceso que garanticen los mejores resultados, así como su comprobación anterior. Las investigaciones deben ser precisas para evitar errores que tendrán un elevado costo social directo, relacionado con los medios materiales y humanos que involucren, también con la pérdida de tiempo en la utilización de las variantes de desarrollo más eficiente para la sociedad.

Los estudios de factibilidad deben realizarse antes de comenzar las investigaciones, al concluir las investigaciones y al concluir la introducción y generalización (Collazo, 1995, pp 121)

La industria biotecnológica y el sector farmacéutico

La biotecnología inicia una revolución en las bases tradicionales de competencia en la industria farmacéutica, en especial, en términos de desarrollo y fabricación de productos. Esto le permite a los científicos desarrollar nuevos productos biofarmacéuticos basados en sustancias que están presentes en la naturaleza en cantidades muy pequeñas, como por ejemplo: activadores del plasminógeno tisular (TPA), eritropoietinas, factores de crecimiento, anticuerpos monoclonales, productos de la placenta, y otros. Esta lista de bioproductos crecerá en los próximos años y los procesos de extracción tradicionales serán reemplazados por métodos recombinantes de producción.

La biotecnología también abre sus fronteras a nuevos tratamientos, así como a diferentes métodos de diagnóstico de enfermedades, a través del uso de agentes celulares y tisulares específicos, como es el caso de los anticuerpos monoclonales.

El interés investigativo de los laboratorios de las compañías está orientado hacia enfermedades crónicas y los tratamientos preventivos, que requieren la toma constante de medicamentos. Una de las principales fuerzas para el desarrollo del mercado es la disponibilidad de productos baratos y fáciles de usar que puedan emplearse fuera del sistema clínico – hospitalario tradicional.

Los productos para diagnóstico de origen biotecnológico se someten a menores regulaciones que los terapéuticos, de ahí que se incremente la producción e investigación justificada por:

  • La concesión de patentes a más de 20 productos de gran trascendencia cada año
  • El aumento de los productos depende de la capacidad de la industria para desarrollar nuevos bioproductos como medicamentos.
  • Las técnicas biotecnológicas profundizan e incrementan los conocimientos de los científicos sobre enfermedades y su potencial para identificar y crear productos químicos que son receptores específicos.

Las áreas en que la biotecnología farmacéutica orienta su capacidad de I+D son:

  • Vacunas contra enfermedades como la hepatitis B, el SIDA, la rabia, la malaria, el dengue, la leptospirosis, etc.
  • Diagnosticadores biotecnológicos y sistemas tales como enzimas, anticuerpos monoclonales y ensayos de ácidos nucleicos.
  • Química de los carbohidratos para combatir la artritis reumatoide
  • Antisentidos: mensajes errantes del ADN de un individuo pueden causar enfermedades. Las moléculas antisentidos son sustancias que selectivamente bloquean los mensajes errantes en el ADN, por ejemplo, podría mantenerse el VIH sin reproducirse en el organismo
  • Anticuerpos: estos combaten de manera natural a enfermedades infecciosas.
  • Trasplante de células
  • Genoterapia
  • Química de los péptidos por ejemplos como supresores de bacterias
  • Síntesis química.

Los analistas señalan que el logro de la vinculación estrecha biotecnología – industria farmacéutica es el nacimiento de una industria farmacéutica modificada que se dirige más hacia las proteínas humanas que hacia los químicos sintéticos como fuente de nuevos productos. Esa tendencia crecerá y hará más difícil la diferencia entre los productos químicos y los biotecnológicos.

La industria biofarmacéutica en Cuba

En 1959 triunfa la Revolución en nuestro país, se producen profundos cambios políticos, lográndose en unos 20 años poseer una población sin analfabetos y contar con una gran cantidad de recursos humanos altamente calificados y una infraestructura adecuada para poder asumir la decisión estratégica de convertir la biotecnología en una de las prioridades para nuestro desarrollo económico.

Al inicio se decidió que la salud pública es uno de nuestros objetivos primordiales y se orientó los esfuerzos en el campo biotecnológico hacia la salud humana, principalmente hacia la producción de biofármacos, vacunas y técnicas de diagnóstico.

En 1981 se produce el interferón alfa leucocitario. Se estimuló la idea en la Dirección del Estado de que la biotecnología moderna podía constituir una dirección estratégica de desarrollo de este pequeño país, carente de grandes recursos naturales y energéticos. En 1982 se creó el Centro de Investigaciones Biológicas con el fin de dedicarse por entero a la biotecnología. A partir de su inauguración, la capacidad de producción de interferón leucocitario en Cuba ascendió a más de 30 000 bulbos de 3.106 UI anuales, a la vez que se dio inicio a todo un proceso de desarrollo de la biotecnología moderna de forma integrada, con el fin de desarrollar fármacos y vacunas recombinantes y trabajar la ingeniería genética y la biología molecular aplicadas a la agricultura y a los procesos industriales. Se produjo también anticuerpos monoclonales en otros dos centros más.

El Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), cuyo grupo directivo se originó en el Centro de Investigaciones Biológicas (CIB), con el que tiene estrecha colaboración, está de puntero en la producción de biofármacos y fue el pionero de este desarrollo en Cuba. Varios de esos productos se exportan hacia América Latina, Asia y Europa a través de acuerdos de licencia.

La concepción integradora y coordinada del desarrollo de la ciencia en Cuba unido a la voluntad política de las autoridades de nuestro país de desarrollar la biotecnología y el grado de dedicación y preparación de una gran cantidad de científicos, permitieron que en casi una década se contara con una treintena de proteínas recombinantes totalmente desarrolladas y en uso biomédico (véase la Tabla VI) y otros tantos anticuerpos monoclonales en aplicación, los que sirvieron de base para la instauración de diferentes programas nacionales, basados en productos de alta tecnología desarrollados en el país.

Tabla VI La biotecnología en la industria cubana (Sasson, 1998, pp144)

Institución

Productos y aplicaciones

Centro de Inmunología Molecular

AcM para tipificar linfocitos

AcM para inmunohistoquímica de tumores

AcM IOR-T3 inyectable para trasplantes de órganos

Eritropoyetina para el tratamiento de anemias

AcM humanizado contra el receptor del factor de crecimiento epidérmico, para el tratamiento del cáncer

AcM anti-CD6 para el tratamiento de linfomas y la psoriasis

AcM anti-mucina C5, para imágenes de cáncer de colón y recto

Centro de Ingeniería genética y Biotecnología

Interferones alfa y gamma humanos

Interferones alfa y gamma humanos recombinantes

Factor de crecimiento epidérmico humano recombinante

Vacuna recombinante contra la hepatitis B

Estreptoquinasa recombinante

Reactivos para Biología molecular

AcM para distintos usos

Vacunas veterinarias

Agrobiotecnología

Centro Nacional de Biopreparados (CNB)

Vacunas

Biofármacos

Extractos alergénicos

Medios de cultivo para microbiología

Instituto Finaly

Vacuna contra la meningitis meningocóccica ABC

Vacuna contra la leptospirosis

Vacuna doble

Vacuna DPT

AcM = anticuerpos

Los cambios producidos entre 1989 y 1995, más el problema del bloqueo económico que sufre nuestro país desde hace varias décadas, llevó a los cubanos a cambiar las estrategias mediante su mayor vinculación al plano internacional y ahora también incluyen temas como regulaciones, registros de patentes, comercialización, joint-ventures, etc. entre las necesidades urgentes que se deben resolver para poder explotar internacionalmente sus producciones y desarrollos. Hoy casi todos esos centros tiene sus empresas asociadas (Heber Biotec, CIMAB, y otras) y son varios los científicos que se especializaron en la comercialización, así como en la gestión y el control de la calidad. Todo lo anterior refleja la gran atención que presta el Gobierno Revolucionario para el desarrollo de la ciencia y la tecnología, tanto en recursos humanos e institucionales para impulsar la Revolución Científico – Técnica en nuestro país.

La industria farmacéutica en Cuba: sus retos y desafíos

"La producción de medicamentos se concentra hoy en manos de un reducido grupo de empresas que invierten cuantiosas sumas para obtener moléculas novedosas que son la base de nuevos y costosos medicamentos. Ello plantea a los países del Tercer Mundo una encrucijada: ¿Nos resignamos, como país en vías de desarrollo, a contemplar y asimilar los medicamentos que producen los países más industrializados, lejanos de nuestras necesidades y realizadas o impulsamos nuestra propia capacidad para crear medicamentos autóctonos?" (Núñez Sélles, 1997, pp.4) A estas palabras le daremos respuesta

El desarrollo de la industria farmacéutica y biotecnológica cubana ha sufrido un cambio cualitativo durante los últimos cinco años, por la gran prioridad dada por la dirección del estado y el gobierno a dicha rama, muy compleja desde el punto de vista tecnológico, aspecto casi exclusivo para algunos países desarrollados. La ministra Rosa Elena Simeón planteó: "En el año 2003 se han logrado importantes resultados como la nueva vacuna contra el Haemophilus influenzae, se han incrementado las exportaciones de productos biotecnológicos y farmacéuticos contra el cáncer" (Periódico Granma 15 de enero del 2004)

Cuba posee más de 200 instituciones científico – técnicas en casi la totalidad de las áreas de las ciencias naturales, sociales, biomédicas y técnicas. De las instituciones relacionadas al sector farmacéutico y biotecnológico, hay más de 60 vinculadas al proceso investigación – desarrollo – producción de medicamentos para la salud humana, además existe un gran número de facultades universitarias involucradas con esta actividad en el país. Todo esto constituye un sistema que lo respalda una comunidad científica y una base material muy grande.

La industria cubana tiene como reto transformar el potencial alcanzado en una verdadera fortaleza económica, lo que le brinda un gran respaldo al sistema de salud nuestro, consolidándolo en el ámbito mundial. Este reto implica que se utilicen métodos y enfoques que posibiliten unir de manera armónica la etapa de creatividad científica, donde se descubran nuevas moléculas bioactivas, con la etapa de desarrollo donde se obtiene el producto final: un medicamento eficaz, seguro y rentable, por lo que este proceso debe conformarse en marcos muy rigurosos e inviolables.

La estrategia de investigación para obtener moléculas novedosas, que sean la fuente para producir medicamentos, puede seguir una de las siguientes vías: (Núñez Sellés, 1997, pp.5)

  1. Descubrimiento de una nueva especie química (NEQ) de mayor poder terapéutico o mayor seguridad para el consumo del hombre, que permite un producto patentado.
  2. La modificación de especies químicas conocidas (EQC) de poder terapéutico reconocido mediante transformaciones químicas o biotecnológicas que da lugar a un producto similar al inicial, pero con nuevas características farmacológicas que le permitan lograr una nueva patente.
  3. La reproducción de una EQC cuya patente ha caducado, por medio de procesos de ingeniería inversa, comúnmente conocidos en el mercado farmacéutico como genéricos.

El descubrimiento de una NEQ es la primera prioridad en las grandes compañías farmacéuticas.

Las pruebas de ensayo – error se han sustituido por el uso de las nuevas tecnologías del diseño por computadoras. Una de cada 100 moléculas alcanza la categoría de medicamento. Además se emplean técnicas biomoleculares. Muchos centros cubanos han seguido este camino exitosamente al explotar los recursos naturales nacionales y la aplicación de las técnicas más avanzadas de la ingeniería genética y la biotecnología han originado el PPG, la estreptoquinasa recombinante, la vacuna contra la hepatitis B, la vacuna contra la bacteria Haemophilus influenzae, etc.

La modificación de las EQC es una variante de la primera estrategia. Se obtiene una nueva molécula a partir de un nivel de conocimiento acumulado en experiencias con moléculas semejantes que originaron a la estructura química de la que se parte. Este proceso dura aproximadamente 8 años.

Otra tendencia mundial es la que asumen pequeñas compañías farmacéuticas que desean lograr espacios en el mercado no ocupado por las transnacionales farmacéuticas que produjeron moléculas originales anteriormente. La reproducción de genéricos elimina pasos del proceso de desarrollo, al asimilar los resultados publicados con anterioridad.

Las grandes compañías de producción y síntesis de medicamentos han empezado a prestarle atención cada vez más al sector de genéricos, ante el descenso de la frecuencia de nuevas especies químicas.

La industria farmacéutica cubana y centros de investigación vinculados a ella, trabajan en esta tendencia y son varios los productos que han pasado por ese camino. Entre ellos están el subcitrato de bismuto coloidal (Q-Ulcer, es un producto antiulceroso de actividad bactericida contra el Helicobacter pylori), la ampicillina y la amoxicillina (antibióticos penicilánicos), algunos esteroides, etc. Estos productos se exportan y comienzan a satisfacer el sistema de salud cubano.

Las grandes compañías también le prestan atención a las formas farmacéuticas tradicionales y buscan una mayor eficiencia terapéutica y mayor seguridad para el consumo humano, al minimizar los efectos colaterales que producen los medicamentos. Ejemplo de lo anterior son las formas sólidas de liberación sostenida: se trata de tabletas o cápsulas donde la molécula de acción terapéutica se libera lentamente y mantiene una dosis efectiva a lo largo de su tiempo de acción, sin que su concentración en el fluido biológico (jugo gástrico, intestinal, plasma, etc.) supere límites donde empiezan a manifestarse los efectos colaterales del medicamento como vómitos, náuseas, cefaleas, etc. Otro ejemplo puede ser un sistema que pasa a través del tracto intestinal sin que se libere la molécula activa y con ello reducir efectos indeseados en la mucosa gástrica como los medicamentos antinflamatorios no esteroidales y sólo se libera al llegar al flujo sanguíneo.

Esta estrategia de investigación conlleva la ejecución de las etapas de desarrollo hasta que finalicen las pruebas clínicas que pueden durar de 4 a 6 años. La promoción generalizada de estos sistemas farmacéuticos ha producido grandes demandas por sus buenas ventajas terapéuticas a lo que Cuba no ha estado ajena.

El Centro de Investigación y Desarrollo de Medicamentos (CIDEM) ha obtenido varias formas farmacéuticas de liberación sostenida, con el empleo de matrices poliméricas y continúa con otras formas de liberación controlada, en estrecha relación con los grupos de investigación científica que producen moléculas activas, sean nuevas especies químicas o especies químicas conocidas o genéricos, lo cual constituye una de las mayores ventajas de la integración con la que laboran los colectivos científicos del país.

En todas las estrategias de investigación explicadas, menos la de reproducción de moléculas conocidas (genéricos), el saber farmacológico de la acción terapéutica juega el rol principal. No es posible pensar en investigaciones para la obtención de nuevas especies químicas con el objetivo de utilizarlas como medicamentos, sin que ello se combine desde el principio con los estudios biológicos y estructurales con los farmacológicos que se vuelven la base sobre la que se comienzan las etapas de desarrollo del futuro medicamento.

Caracterización de la Industria Médico Farmacéutica en la Ciudad de La Habana

La industria pertenecía hasta hace poco al Ministerio de Salud Pública, pero decisiones estatales con el objetivo de garantizar la producción se decidió trasladarla hacia el Ministerio de la Industria Básica. El sector en la capital está integrado por 21 centros y se ocupa de la producción e investigación de medicamentos.

Capacidades de producción

Forma farmacéutica

Capacidad (MMU)

Tabletas

19 000 000

Inyectables

120 000

Sueros

12 760

Semisólidos

26 000

Supositorios

54 000

Líquidos orales

60 000

Colirios

11 000

Cápsulas

740 000

Aerosoles

7 500

Bulbos para liofilizados

7 600

Bulbos para líquidos

6 900

Bulbos para suspensión

2 500

Carpules anéstesicos

8 000

La tecnología, el equipamiento, la calificación del personal y la aplicación de los controles establecidos en las Buenas Prácticas de Producción Farmacéutica, ofrecen un nivel de confiabilidad en la calidad de los productos que comercializa. El sistema de calidad está documentado acorde a los lineamientos reguladores y las normas de la serie ISO-9000. La industria dedica importantes recursos al desarrollo de medicamentos a partir de principios activos por vía sintética, fermentativa o extractiva y a partir de productos naturales; el desarrollo de formas novedosas de administración de medicamentos, el montaje de métodos analíticos y estudios de estabilidad; estudio de bioequivalencia in vitro o in vivo; montaje de modelos farmacológicos, estudios toxicológicos, tratamiento de residuales por vía química y estudio agrotécnicos, farmacognósticos y fitoquímicos de plantas medicinales. Se han logrado desarrollar más de 320 formulaciones que abarcan todas las categorías terapéuticas de medicamentos genéricos. Se proyecta a la producción de nuevos medicamentos. La comercialización hacia el exterior se hace a través de MEDICUBA y Laboratorios ERON S.A.

Centros de la Industria Farmacéutica en la capital de Cuba:

Plantas de formas terminadas 1 y 2 (MEDSOL)

Empresa "Adalberto Pesant": dos establecimientos: "Alberto Paz" y "Víctor Díaz"

Centro de Investigaciones y Desarrollo de Medicamentos (CIDEM): con los laboratorios: AZPECO, MERCOLO, PANCAR

Frascos plásticos

Empresa de producción de artículos ópticos

Empresa Farmacéutica "Mario Muñoz"

Planta de formas terminadas (NOVATEC)

Empresa de productos biológicos Carlos J Finlay

Empresa de Mantenimiento

Inyectables (AICA)

Empresa "Juan R. Franco": con dos establecimientos: "Reyes Canto" y "Pedro Ballester"

Empresa "Reynaldo Gutiérrez": tres establecimientos: "Andrés Berro", GLAXO, MIRASSOU

Insulina

Empresa Material Higiénico Sanitario (MATHISA)

Empresa "Roberto Escudero"

Laboratorios ERON

Empresa "Julio Trigo"

Empresa 8 de Marzo

ENSUFARMA

Empresa "Saúl Delgado": Establecimiento Hermanos Ruiz Aboy

Combinado de Productos Dentales

Descripción de un laboratorio farmacéutico MEDSOL

Historia

La empresa se fundo en 1993 como parte del proceso inversionista desarrollado en ese período para ampliar y modernizar la industria médico – farmacéutica cubana.

Recursos Financieros

El plan de producción anual en valores es de 20 millones de pesos, se destinan $100 000,00 anuales para la capacitación lo que representa el 10% de los gastos de la empresa.

Los salarios de los técnicos medios oscilan entre $200,00 y $334,00. Además del salario base cada trabajador en dependencia de los resultados de su trabajo tiene derecho a una bonificación que puede alcanzar la cifra de $80,00 mensuales.

Actividades de la empresa

Se producen anualmente 4 000 millones en frascos y blisters (73 surtidos) con plan en valores de 20 millones de peso. El 90% de a producción se destina al mercado nacional y las exportaciones se realizan en América Latina (fundamentalmente) y otros países. El proceso es por vía húmeda. El plan de investigaciones y de crecimiento se realiza de acuerdo a las necesidades de la producción. Ambos planes se confeccionan teniendo en cuenta las estrategias para esta rama, cuya responsabilidad descansa en la dirección de la IMEFA y la Academia de Ciencias.

Funciones

Para el personal de nivel técnico medio hay dos funciones muy bien delimitadas: operador integral de equipos de producción y analista de laboratorio químico y microbiológico. Además están como funciones: operario de equipo IMEFA (en las líneas de envase). Generalmente para mujeres están el control del proceso, inspector C de la calidad y organización de la producción.

La producción se rige por la norma ISO 9000 y la Farmacopea Británica o Americana. Las normas de seguridad e higiene del trabajo son las establecidas para este tipo de producción. Se trabaja por lograr la certificación ISO 9000 y las ISO 14 000 para alcanzar una excelencia en la gestión ambiental. En dependencia del puesto de trabajo o actividad que realice se aplican las medidas establecidas en el Código Laboral vigente.

Características de la fuerza laboral

Para el ingreso a la fábrica es requisito poseer el nivel de técnico medio para realizar las funciones de operarios y analistas.

A los nuevos trabajadores que van a desarrollar las funciones de operarios se les capacita en un curso de adiestramiento que tiene dos fases: una teórica (un mes) y una práctica (seis meses)

Conclusiones

Después de analizado lo expuesto en este trabajo, podemos expresar las siguientes conclusiones:

  • La evolución de la farmacia en Cuba, ha sido un proceso gradual, influido por la Revolución Científico Técnica en sus diferentes períodos.
  • Con el triunfo de la Revolución Cubana el 1ro de enero de 1959 se produjo un gran impacto en todos los sectores del país, en especial en el desarrollo de la industria farmacéutica, por lo que representa en el ámbito social, económico y político, la prioridad de la salud del pueblo.
  • El desarrollo alcanzado en la producción de medicamentos es posible por la atención esmerada del Gobierno Revolucionario por el progreso institucionalizado del potencial científico y la creación de centros para la investigación y producción de medicamentos
  • En los momentos actuales el avance de la industria farmacéutica está muy ligada a l desarrollo biotecnológico del país

Recomendaciones

  • Prestar una gran atención a los aspectos económicos de la industria farmacéutica permitirá alcanzar una etapa superior en el desarrollo de este sector que repercutirá en su crecimiento en todos los órdenes para el país.
  • Continuar profundizando sobre la historia de la farmacia en Cuba
  • Realizar la caracterización de los otros centros de la industria farmacéutica de la capital para completar el estudio iniciado aquí.

Bibliografía

Amplio programa para aumentar producción de medicamentos. Periódico Granma. Versión digital 31 de mayo de 2002 http://www.granma.cubaweb.cu/2002/05/31/index.html

Barreiro, G. Presentación a la Asamblea Nacional del Poder Popular del Proyecto presupuesto del Estado para el 2004. Periódico Granma. pp. 4, 26 de diciembre del 2003

Boletín Alerta Informativa Número 1, Julio – Agosto, IDICT, CITMA, 1997

Boletín Alerta Informativa Número 2, Septiembre – Octubre, IDICT, CITMA, 1997

Brizuela, A. y Fernández, E. desarrollo de las Ciencias Farmacéuticas en Cuba: Vinculación Universidad – Aparato Productivo. Universidad de la Habana. Trabajo presentado en el I Congreso de la Ciencias y la Tecnología, julio de 1985

Cabrera, M y Rodríguez, F. Cuba entre los países más vacunados del mundo. Periódico Trabajadores. 12 de enero de 2004

Cejas, E. et al. Informe del Análisis de la Situación de Trabajo de la Industria farmacéutica. IPQ "Mártires de Girón. Impresión ligera. Octubre de 1998.

Centro de Histoterapia Placentaria: Producción de medicamentos. 25 de noviembre-2003. http://www.infomed.sld.cu/instituciones/placenta/histoterapia.html

Ciencia Bloqueada. En Red. Suplemento Científico Técnico Juventud Rebelde. 26 de octubre de 2003

Colectivo de autores Grupo de Estudios Sociales de la Tecnología. Tecnología y Sociedad. Editorial Félix Varela, La Habana, 1999

Collazo, M. Factibilidad económica y científico técnica de la investigación de un medicamento. Revista Cubana de Farmacia 29 (2) julio – diciembre 1995: 117-122

Collazo, M. El poder de mercado de la industria farmacéutica. Revista Cubana de Farmacia 31 (2), 1997: 119 – 124

De Armas, R. Pese a todo el esfuerzo. Periódico Tribuna. 16 de noviembre de 2003

De la Osa, J. Vacuna cubana contra el Haemophilus influenzae. En producción un millón de dosis. Periódico Granma 26 de noviembre de 2003

De la Osa., J. 6,3 mortalidad infantil en el 2003. Periódico Granma, pp2, 3 de enero del 2004

De Paz Flor. Traspasar los límites del laboratorio. En Red. Suplemento Científico Técnico Juventud Rebelde. 21 de diciembre de 2003

Del Valle, A. La única guerra de Cuba es por la vida. En Red. Suplemento Científico Técnico Juventud Rebelde. 26 de octubre de 2003

Dirección Nacional de Docencia Médica Media. Texto para la formación de técnicos en farmacia dispensarial. Tomo 1, MINSAP, La Habana, 1982

En busca de un nuevo modelo con identidad nacional. El desafío de producir medicamentos para que lleguen a toda la población http://www.infomed.sld.cu

Fabricación de medicamentos 25 de noviembre del 2003 http://www.olaweb.com.ar/Salud/fabricamedicamentos.htm#arriba

García, M y Martínez S. Apuntes para la historia de la farmacia en Cuba. Cuadernos de Historia de la Salud Pública # 33, La Habana, 1988.

Gómez, C et al. Apuntes de química y síntesis de medicamentos. Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1989

Gutiérrez, M. y Langarica, G. Aproximación al estudio de los criterios de contratación de profesionistas del área química en la industria farmacéutica de la Ciudad de México. Perfiles Educativos, 64, 1994: 59 – 64

IMEFA: Industria Médico – Farmacéutica: un desafío permanente. Ediciones Pontón Caribe, S.A: (material propaganda Feria Salud para Todos 1997)

La Industria Biotecnológica y Médico – Farmacéutica: en hechos y cifras. Consultoría BIOMUNDI, 2000 (material fotocopiado)

Lage, A. Desafíos del Desarrollo. Ciencia, Innovación y desarrollo. Vol.1, No. 1, 1995: 5-15

Martí, B. Crece producción de medicamentos en Granma. Periódico Granma versión digital.20-sept-2003. http://www.granma.cubaweb.cu/2003/09/20/nacional/index.html

Martínez, C. Síntesis Industrial de Medicamentos. Editorial Dossat, s.a, Madrid, 1957

Materias primas para la producción farmacéutica. El proyecto «mediCuba-Europa» Materias primas para la producción de medicamentos en Cuba. http://www.medicuba.ch/page.asp?ID=181&Lang=ES

Medicamentos en Cuba. 23 de diciembre del 2003. Boletín Informativo de la industria de medicamentos. http://lanic.utexas.edu/project/farmacos/no37.htm

Mikulinskiy, R. S. Ciencia, Historia de la Ciencia, Cienciología. Editorial Academia, La Habana, 1985

Mullale,A. et al. Historia de la introducción y uso de la farmacopea en Cuba. Revista Cubana de Farmacia 21 (2), 1987: 195-207

Norma Cubana. Medicamentos, Definiciones y símbolos. NC. 26-04, 1987

Nuñez Sellés, A. Medicamentos: Hablando de desafíos. Revista Avances médicos de Cuba, año IV # 9, 1997

Osorio C. Enfoques sobre la tecnología. Revista iberoamericana de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación. Número 2. Enero – abril, 2002. http://www.campus-oei.org/revistactsi/numero2/index.html

Ortiz, R. Legalización y legislación de los productos farmacéuticos nuevos. Editorial Academia, La Habana, 1997.

Pruna, P. Cronología: Hechos históricos relacionados con la ciencia y la tecnología acaecidos en La Habana 1521 – 1988. Editorial Academia, La Habana, 1994

Pruna, P. Momentos y figuras de la ciencia en Cuba. Editorial Academia, La Habana, 1994b

Rangel, A. Esquicio sobre la farmacia cubana. Noviembre de 1989. Trabajo presentado en la semana de la cultura en Trinidad (material mecanografiado)

Revista Cubana de Farmacia. VI Congreso de la Sociedad Cubana de Ciencias Farmacéuticas. Suplemento especial vol. 30, 1995

Rivas, P. Problemas más frecuentes en la producción farmacéutica industrial. Universidad de los Andes, Facultad de Farmacia, Venezuela, 1994

Rodríguez, Z. Conferencias de lógica dialéctica. Ministerio de Educación Superior, Universidad de La Habana, 1983

Sáenz, T y Capote E. Ciencia y Tecnología en Cuba: antecedentes y desarrollo. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1989

Salvá, J. Cuba´s Pharmaceutical Industry. CDCC/CCST. Workshop on Pharmaceutical sector in the Caribbean, March, 1986

Sánchez, M. Las reales juntas superiores gubernativas de medicina, cirugía y farmacia. Origen, estructura y funciones. Revista Universidad de La Habana 234, 1989: 75-86

Sasson A. Biotecnología aplicada a la producción de fármacos y vacunas. Elfos scientae, La Habana, 1998

Serrano, P. y Julián, J. A. Cuba se une a Brasil y Sudáfrica en el apoyo a medicamentos genéricos contra el SIDA. 30-marzo-2001 http://perso.wanadoo.es/camilofidel/index.htm

Simeón, R. La ciencia cubana transita por una etapa de madurez y consolidación. Periódico Granma 15 de enero de 2004

Sobre política científica nacional. Tesis y Resoluciones. Primer congreso del PCC. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1978

 

 

 

Autor:

MsC Enrique Cejas Yanes

Profesor auxiliar y vicerrector de extensión universitaria del Instituto Superior Pedagógico para la Educación Técnica y Profesional Profesional ¨Héctor A. Pineda Zaldívar¨ Calzada de Arday e/ Santa Ana y A, Reparto El Trigal, Boyeros, La Habana, Cuba._ 57 8052; FAX:578508


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Los antibióticos

    Breve historia. Mecanismos de acción. Mecanismos de resistencia. Criterios para la elección de un antibiótico. Principio...

  • Salud y Medicina

    Pagina dedicada a la medicina y la salud en toda su extension. Aqui tendras los mejores links sobre salud y medicina ...

  • Seguridad y manejo de residuos hospitalarios

    Medidas de bioseguridad. Medidas en caso de accidentes. Tratamiento de materiales e insumos contaminados. Manejo de sust...

Ver mas trabajos de General

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda