Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La Traumatología Forense en Cuba

Enviado por anet_serret



  1. La medicina legal o forense. Concepto según la doctrina cubana
  2. Breve introducción a la historia de la medicina legal o forense
  3. Las ramas de la medicina forense en Cuba
  4. La traumatología forense. Objeto de estudio y lesiones de que conoce

1 .La medicina legal o forense. Concepto según la doctrina cubana.

Medicina Legal: es la especialidad médica que reúne los conocimientos de la medicina y sus ciencias auxiliares para aplicarlos en la investigación, interpretación y desenvolvimiento de la justicia social.

2. Breve introducción a la historia de la medicina legal o forense.

  • El primer experto médico legal fue Imhotep (Egipto, 3000 años a. C.), la más alta autoridad judicial del rey Zoser, en esta época se castigaban los errores profesionales severamente.
  • En el reinado de Salomón, en Judá (Israel, de 961-922 a.C.) se presenta un caso médico legal en que dos mujeres se pelean por la potestad de un niño, Salomón decide a quien darle al niño.
  • La Ley de las Doce Tablas, el más antiguo código de Derecho romano (451-450 a.C.) incluye normas acerca de la duración del embarazo y de la responsabilidad del enfermo mental.
  • Galeno establece la Docimacia, prueba a la cual se somete un órgano para saber si ha funcionado o en qué estado de función estaba antes de la muerte.
  • Numa Pomplio ordenaba a los médicos hacer examen de las mujeres que morían.
  • El código de Justiniano (529-564 d. C.) en Roma, regulaba la práctica de la medicina, cirugía y obstetricia, se imponían penas por mala práctica.
  • El Hsi Yuan Lu (S. XIII) escrito por un juez chino clasificaba las lesiones de acuerdo con el instrumento que las causaba y su gravedad.
  • En 1209 el Papa Inocencio III expidió un decreto en el que se les exigía a los médicos visitar a los heridos por orden judicial.
  • Siglo XV se comienzan a hacer peritajes médico legales en caso de aborto, homicidio, infanticidio, etc.
  • En 1537 Carlos V promulga el Código Carolino donde se establece la obligación del médico de auxiliar a los jueces.
  • Ambroise Paré precursor de la medicina legal moderna, da el nombre de Medicina Forense a la especialidad, establece la metodología para los informes médico legales y descubrir enfermedades simuladas. En 1575 publica la primera obra de medicina legal.
  • En 1603 Enrique VI confiere a su primer médico la organización de lo que hoy sería un Servicio Médico Legal.
  • Paulo Zacchia (1651) reconocido como precursor de la medicina legal moderna por su obra Questiones medicolegales.
  • Fortunato Fedele escribe De Relationibus medicorum.
  • Malpighi, abuelo de la dactiloscopía
  • Lombroso, estudio de criminales mencionando que tenían padecimientos mentales.
  • Laccasagne, estudio e importancia del lugar de los hechos
  • Primera cátedra de medicina legal en la Universidad de Viena en 1804 por Vietz.
  • Mateo José Buenaventura Orfila precursor de la toxicología moderna por su Tratado de los venenos.
  • Emilio Federico Pablo Bonnet (Argentina ), obra más erudita de medicina legal en español. Escribe además Pasicopatología y psiquiatría forense.
  • Nina Rodrigues (Brasil), Apóstol de la antropología criminal en América
  • En México:
  • Los aztecas tenían un código de 80 leyes penales y civiles, para que la aplicación fuera justa, se necesitaba a veces la participación de un peritaje médico. Para saber si alguien estaba realmente muerto usaban el bulbo de Zozoyatic en polvo. lo echaban en las narices y si provocaba estornudos o una reacción, el paciente estaba vivo.
  • Primera cátedra el 27-Nov-1833 por Agustín Arellano
  • Luis Hidalgo y Carpio Padre de la medicina legal en México, Escribió dos tratados sobre la materia y dio la definición legal de lesiones, que desde el Código Penal Federal de 1871 hasta la fecha siguen vigentes. Junto con Luis Sandoval escribe el primer tratado de medicina legal en México. También retoma el respeto del Secreto Profesional
  • De 1974-1976 estudia la primera generación de médicos legistas en México.
  • En 1992 se inició el primer postgrado de medicina legal clínica en la Universidad de Louisville, Kentucky.

La medicina legal tiene como características que es poliforma en su constitución, heterogénea en sus propósitos concretos y no tiene como fin la curación del enfermo y si la curación moral (esclarecer la verdad a favor de la moral y justicia social)

3. Las ramas de la medicina forense en Cuba.

Entre las ramas de la Medicina Legal encontramos las siguientes:

  • Toxicología,
  • Sexología medico-legal,
  • Traumatología,
  • Tanatologia,
  • Asfixiologia,
  • Obstetricia medico-legal,
  • Psiquiatría medico-forense,
  • Etica y derecho médico,
  • Antropología.

4.La traumatología forense. Objeto de estudio y lesiones de que conoce.

La palabra Traumatología tiene su origen en las palabras Griegas: trauma que significa herida y logos que significa tratado.

"Lancís y Sánchez", ha definido el traumatismo como una alteración o daño especialmente anatómico, del organismo, causado por agentes externos.

"Vargas Alvarado", dice que es el daño anatómico o funcional del cuerpo humano, ocasionado por cualquier forma de fuerza exterior.

"Ecker", expresa que es el daño producido por una fuerza sobre tejido vivo.

En el campo de la Medicina Legal esta tiene su base jurídica en la Ley #62, Código Penal vigente, en los delitos contra la integridad corporal y se define como toda alteración producida por un agente externo, por lo general traumático, que afecta continuidad, situación, relaciones, forma, estructura y funciones de los Órganos y los Tejidos.

Por lo tanto si las lesiones: son todas las alteraciones de tipo anatómicas, funcionales o psíquicas provocadas por la acción de un agente vulnerante o externo como también se le nombra, entonces la Traumatología se encargará del estudio de éstas lesiones y de los agentes externos que las producen.

Los traumatismos o lesiones pueden ser internos, (hernias, prolapsos, lesiones causadas por fragmentos de huesos que actúan del interior al exterior y otros) y externos. Siendo estos últimos los más relevantes desde el punto de vista médico legal.

Las lesiones o traumatismos que no entrañan responsabilidad penal, ya sea intencional o por imprudencia, se deben denominar accidentes fortuitos, en tanto los que sí conlleven un daño anatómico producido con responsabilidad penal constituirán lesiones. Los accidentes de los trabajadores en sus funciones, según la legislación laboral se denominarán accidentes de trabajo.

El análisis de los aspectos médicos y jurídicos de las lesiones, debidamente integrados, constituye su estudio medico-legal, que es campo común de médicos y juristas, susceptible de enfoques particulares.

En lenguaje común se distingue entre el cirujano que opera y el criminal que hiere o lesiona, el primero amputa, mientras el segundo mutila.

Los agentes vulnerantes o traumáticos son todos aquellos agentes exteriores capaces de producir lesiones.

Por sus efectos se pueden clasificar los agentes traumáticos en:

  • físicos mecánicos,
  • físicos no mecánicos y
  • químicos.

Los físicos mecánicos: son cuerpos sólidos, animados de movimiento y velocidad, que al chocar producen sobre el organismo un traumatismo activo; si el sujeto es el dotado de movimiento y choca contra un agente quieto o inmóvil, se produce entonces un traumatismo pasivo. Cuando ambos están en movimiento se produce entonces el traumatismo mixto.

El cuerpo sólido que causa el traumatismo se le puede llamar agente vulnerante y son innumerables los ejemplos: piedra, pelota, rueda de un vehículo, cuchillo, proyectil y otros.

Los físicos no mecánicos: agrupan ejemplos como el calor, la electricidad, los rayos X, el radium, entre otros.

Químicos: aquí se agrupan los componentes cáusticos o corrosivos, tanto ácidos como alcalinos, y los tóxicos y venenos.

El efecto traumático se puede producir en el sitio de aplicación del agente vulnerante o en un punto alejado, ya que la acción puede ser local o general y el efecto puede ser inmediato o tardío.

Una división más práctica de las armas es por la forma en que actúan sobre el cuerpo, es decir por el carácter de las lesiones que producen:

  1. Contundentes: Palos, Martillos, Botellas, Pelotas, Culatas de armas, etc.
  2. Cortantes: Navajas, Chavetas, Hoz, pedazos de vidrios, etc.
  3. Corto-contundentes: Hacha, Machete, Mocha, sable, etc.
  4. Perforantes: aguja, Punzón, Estilete, Florete, Clavo, Compás, etc.
  5. Perforo-cortantes: Puñal, Flecha, Cuchillo, Espada, etc.
  6. Dislacerantes: Sierra, Tenazas, Pinzas, Limas, Dientes, Ruedas, etc.
  7. Punzo-dislacerantes: Arpón, Aspas de Toro, Aspas de Ciervo, Etc.
  8. De Fuego: Revólveres, Pistolas, Escopetas, Fusiles, Ametralladoras, etc.
  9. Explosivas: Granadas, Bombas, etc.

Se pueden denominar genéricamente los daños producidos por los agentes vulnerantes con el término de traumatismo, que si etimológicamente significa herida, se le admite también para denominar lesiones cerradas o contusiones.

Cuadro de Afecciones

  • Contusiones,
  • Heridas,
  • Politraumatismos,
  • Quemaduras,
  • Caídas,
  • Lesiones por armas blancas,,
  • Vitriolage,
  • Trauma eléctrico,
  • Lesiones por armas de fuego.
  • Contusiones:

    Las contusiones clásicas o puras se producen a consecuencia de la presión ejercida sobre los tejidos por un agente vulnerante contuso, que podrá ser duro, elástico o no, romo o desprovisto de puntas, aristas o filo y que por simple acción mecánica determina la atrición de la piel y de las partes profundas.

    Cuando la piel o la mucosa se distiende bajo el efecto contusito del agente sin perder su continuidad, es decir, sin producirse herida, la contusión se denomina como Clásica o pura.

    Si la piel o mucosa se abre debido al estallamiento consecutivo al efecto de atrición entre el agente vulnerante y un plano duro interior (hueso), o por desgarramiento de la piel o mucosa por haber vencido su resistencia la naturaleza del agente o la fuerza excesiva del mismo, estamos en presencia de la herida contusa.

    Dentro de las contusiones superficiales tenemos:

    1. Hiperemia contusa: Es un cúmulo de sangre debido a la dilatación de pequeñas arteriolas y capilares, provocada por un efecto traumático. Aunque puede dura horas, generalmente es una lesión pasajera que desaparece al cabo de unos minutos. Por su forma muchas veces es posible determinar el agente traumático. Ejemplo: Una bofetada.
    2. Excoriaciones: Pérdida de la epidermis con denudación del corión. En ella es mínima la hemorragia, en forma de goticas y a veces produce abundante exudación serosa que tiende a formar costra. Ejemplo: el simple arrollamiento de la piel, llamado rasponazo. Cuando este tipo de traumatismo se produce en un cadáver, como no hay reacción vital, la lesión toma un aspecto apergaminado, lo cual es importante para diferenciar las lesiones producidas en vida y las que se pueden ocasionar al arrastrar un cadáver.

      Desde el punto de vista medico-legal las características de estas indicarán la forma o manera en que se produjeron. Estas lesiones por lo general curan en pocos días sin dejar cicatriz permanente.

    3. Equimosis superficiales: Son las contusiones de primer grado más importantes. Se producen como consecuencia de rupturas de pequeños vasos superficiales, infiltrándose la sangre en las mallas del tejido subcutáneo. sus características de color no siempre se pueden observar bien, ya que influye la pigmentación de la piel, no obstante se debe señalar que las equimosis son más oscuras en la aparte central y son más marcadas en algunas regiones como en el escroto, las márgenes del ano y los párpados, de particular pigmentación. Tienden a desaparecer, ensanchándose y aplanándose mediante la lenta reabsorción que se inicia en la periferia y termina en la parte central.

      En los individuos de la raza europoides se observa un cambio de coloración que en cierta medida puede ayudar a determinar la data de las mismas: al principio tienen un color rojo lívido, a los tres días toman color negro violáceo, al sexto día azul, al duodécimo día verdoso, y entre el decimoquinto y el vigésimo adoptan una coloración amarilla, terminando por palidecer y desaparecer. Esto se debe a la transformación de la hemoglobina.

      Su estudio en el cadáver podrá hacerse por método histológico y la determinación de los pigmentos mencionados permitirá precisar la fecha de esas lesiones.

      Su desaparición es más lenta en ancianos, mujeres, caquécticos y discrásicos, siendo más rápida en niños y adultos sanos.

      Su valor en medicina legal es muy grande ya que indican la fecha de producidas las lesiones, su presencia en el cadáver indican que corresponden a lesiones producidas en vida, son importantes en ahorcados, estrangulados y en la violaciones, ya que por su forma pueden indicar succiones bucales, flagelaciones, así como la forma de los agentes vulnerantes.

    4. Hematomas superficiales: Son colecciones sanguíneas que no infiltran los tejidos sino que los separan, formando bolsas subcutáneas. Se producen a causa de roturas de vasos de cierto calibre. Se reconocen por el abultamiento o tumor, en ocasiones fluctuante y por la coloración puede experimentar los cambios descritos en las equimosis.

Contusiones profundas

En su formación intervienen tanto la energía del agente contusito como la no existencia de un plano óseo subyacente, y la piel por su elasticidad se distiende y escapa de la acción traumática que se traduce en las lesiones internas, que con frecuencia comprometen la vida o producen serias consecuencias.

Las lesiones viscerales (roturas y desgarros), las colecciones o derrames cavitarios, las fracturas óseas y demás lesiones internas, enmarcan cuadros lesivos de enorme importancia por su mortalidad o secuelas incapacitantes, y en ocasiones no revelan en el examen inicial la gravedad que envuelven.

Particular referencia merecen las equimosis profundas producidas en las vísceras y músculos, que al principio no se ven, pero pueden a veces aflorar a la superficie y distantes del lugar en que se recibió la contusión; en estos casos siguen las leyes de la gravedad, aunque también pueden ascender si encuentran resistencia en los tejidos. Cuanto más pronto aparecen estas equimosis, más rápidamente desaparecen, y lo contrario, si demoran en hacerse visibles, demoran en desaparecer.

Heridas:

Se tiene como carácter esencial de las heridas la existencia de una solución de continuidad de los tegumentos (piel o mucosa), lo que las diferencia de las contusiones, en que la integridad del revestimiento tegumentario se conserva, cuando menos en el momento en que se produce el traumatismo.

Se definen como las soluciones de continuidad producidas por un agente traumático mecánico, las cuales se clasifican por la naturaleza y el mecanismo o forma de actuar de este agente.

Clasificación:

  1. Heridas contusas: Resultan de la combinación de la contusión con una solución de continuidad del tegumento. Se producen de dos formas principales, una cuando el objeto vulnerante posee porciones filosas o puntiagudas o está dotado de tal energía que vence la resistencia de los tejidos; y otra cuando los tejidos superficiales resultan comprimidos entre el agente y un plano duro profundo como un hueso, sobre todo si tiene características salientes o filosas, como sucede en los arcos superciliares y en el borde anterior de la tibia.
  2. Heridas incisas o cortantes: Son producidas por armas u objetos dotados de filo; estructura angular muy fina que permite, por efecto de la presión y el deslizamiento, separar los tejidos, es decir, producir la solución de continuidad que se denomina cortadura o incisión.

    Como la acción traumática de corte se debe al filo, el efecto cortante dependerá del ángulo de aplicación del filo sobre la superficie de corte, que será más eficaz cuando mayor sea la oblicuidad y más agudo el ángulo de ataque, también dependerá de la fuerza que se ejerce o del peso del instrumento cortante.

    Dentro de esta clasificación existen tres variedades:

    Lineales, cuando el instrumento penetra perpendicularmente y la herida tiende a abrirse en forma de óvalo alargado con bordes regulares y limpios, y formación de colas (de ataque y terminal).

    En colgajo, cuando el instrumento cortante penetra oblicuamente, por lo que uno de los bordes forma una lámina o colgajo cuyo tamaño depende de la longitud del arma, la oblicuidad y profundidad del corte.

    Mutilantes: cuando el arma cortante ataca y separa una parte saliente del cuerpo. (Avulsivas: cuando se producen bordes muy irregulares con efecto de arrancamiento o tracción. Ejemplo: Producidas por Sierras).

  3. Heridas punzantes o perforantes: Son producidas por instrumentos con extremidad aguda (punta), que por lo general ofrece una herida puntiforme o muy pequeña, con un trayecto profundo o penetrante en cavidad.

Quemaduras:

No existe una definición exacta que responda a la generalidad de sus múltiples clases o variedades. Generalmente se denominan así las lesiones locales producidas por la acción directa de agentes físicos o por sustancias químicas cáusticas, en las que la agresividad puede ir desde la simple irritación inflamatoria a una necrosis hística, seguida o no de manifestaciones generales. Esta necrosis es la expresión de una coagulación de las proteínas celulares, por lo que se puede decir que las quemaduras son una necrosis de coagulación. La lesión local producida por la acción directa del agente, recibe particularmente el nombre de quemadura o quemada.

Las consecuencias de las quemaduras pueden presentarse de inmediato o tardías, como son el shock, la anemia, la insuficiencia renal y las perturbaciones endocrinometabólicas, que conducen con frecuencia a la muerte. Un señalamiento importante es la frecuencia y alta mortalidad de la sepsis generalizada complicante.

Aun excluyendo la mortalidad, las quemaduras determinan un gran interés medicolegal por la cicatrices que dejan, cuando producen limitaciones funcionales o deformaciones.

Se clasifican en: térmicas, eléctricas, por radiaciones y químicas.

En Cuba es frecuente el suicidio por quemaduras en mujeres jóvenes y el homicidio en hombres.

La evaluación de las quemaduras extensas requiere que se tenga en cuenta el tanto por ciento de las que son dérmicas e hipodérmicas, así como las sepsis y las complicaciones respiratorias. Es de mucho interés medicolegal la escala de grados y el tipo de lesión que se produce:

Grados: Lesiones:

1er grado Eritema simple

2do grado Flictena

3er grado Escara

4to grado Carbonización

Eritema: Se debe a la congestión vascular, interesa solo la epidermis, es propio del individuo vivo.

Flictena: Es una lesión más intensa que levanta la piel, dando origen a una ampolla o vesícula llena de líquido. Por fuera aparece un halo rojo periférico formado por la coagulación de la sangre.

Escaras: Son un estadío más avanzado de la quemadura, revisten una apariencia blanco grisácea o gris parduzca, apergaminándose en el cadáver, interesa la dermis conjuntiva.

Carbonización: Puede ser parcial o total. En la parcial el individuo presenta sed intensa, lengua seca, gran deshidratación, pulso rápido y pequeño, anuria, hematuria y diarreas, dolores intensos y síntomas graves de orden nervioso como somnolencia, trastornos mentales, delirio, convulsiones, hipotermia y fiebre.

Caídas:

Se define como el efecto de caer o el desplome del cuerpo sobre un plano de detención, que ofrece la posibilidad de la producción de variados traumatismos en que predominan las contusiones, con o sin heridas.

Las lesiones que se producen pueden ser externas o internas.

Clasificación:

  • Caída simple: Es la que no posee componente dinámico aparte del desplome en sí, generalmente no ofrece graves consecuencias.
  • Caída complicada: Es la que reconoce la detención o choque sobre un terreno rocoso, fuego, acumulación de piezas metálicas, cables eléctricos u otros objetos.
  • Caída acelerada: Es la del individuo que corre, o por efecto de la inercia es impulsado al caer o cuando se desprende de un vehículo en movimiento.
  • Caída fásica: La que reconoce varios impactos o choques en el curso de una precipitación, antes de la detención final.
  • Caída postmortem: Es la de un cadáver. Se puede dar como encubrimiento de un crimen.
  • Precipitación completa: Cuando un individuo cae junto al vehículo en que viaja.

Un aspecto muy importante en la actuación médico legal es tener en cuenta la probable forma en que el cuerpo se detuvo sobre el plano de choque o detención. Como es la variedad cefálica, si es la cabeza la parte que primero impacta; la variedad podálica si son los miembros inferiores y la variedad lateral si se producen fracturas costales y vertebrales.

Por lo general las lesiones de la piel suelen ser mínimas, al contrario de las óseas, lo que produce la llamada "bolsa de nueces".

Lesiones por armas blancas:

Armas Blancas: Comprende a las armas preparadas, de gran variedad, compuestas por una hoja metálica, por lo general de acero, dotadas de filo y / o de extremos en punta.

El efecto traumático de las mismas dependerá del filo o las puntas. Por el filo producirán heridas cortantes o incisas; por las puntas producirán heridas punzantes o penetrantes. Pueden tener un tercer efecto si poseen peso, produciendo efecto mixto contusivo.

Debido a estos efectos se clasifican en:

  1. Instrumentos cortantes
  2. Corto-contundentes
  3. Punzantes o perforantes.

Lesiones por instrumentos cortantes:

Estas lesiones causan un solución de continuidad (herida), a veces pérdidas de sustancias (orejas, nariz, dedos) y en raras ocasiones separación completa de una extremidad.

Las heridas se caracterizan por:

  • presentar una dirección o forma lineal, al ser más largas que anchas.
  • Son curvas si atacan a una región convexa del cuerpo y si debajo y si debajo de la herida hay una superficie ósea redondeada (elasticidad).
  • Sus bordes son continuos y lisos si el arma tiene buen filo, y presentará dentellones y desgarros si está mellada.
  • Se denominan longitudinales, transversales u oblicuas en relación con el eje del cuerpo o del miembro herido.
  • Su profundidad dependerá del filo del arma, de los golpes repetidos en el mismo sitio, la fuerza empleada y la resistencia de los tejidos.
  • Son más profundas en la parte central, el inicio es limpio y profundo y la terminación superficial (cola).

Lesiones por instrumentos corto-contundentes:

Se producen no solo por la hoja y el filo del arma sino por su peso, por esta razón sus características muestran el resultado de la acción de los instrumentos cortantes y los contundentes.

Características:

  • Son más profundas que las producidas por armas cortantes y dividen no solo las partes blandas sino los huesos también.
  • A veces toman aspecto de colgajos, sobre todo cuando son oblicuas.
  • Los bordes son más o menos nítidos en dependencia del peso y los bordes del arma.
  • Los bordes de estas heridas observados con lupas, presentan magullamientos profundos y fracturas óseas.

Lesiones por instrumentos punzantes o perforantes:

Su denominación más aceptada es herida perforante.

  • El orificio de entrada es relativamente pequeño, pudiendo en ocasiones, cuando se trata de miembros delgados o de las mamas, tener orificio de salida.
  • Generalmente dan poca cantidad de sangre al exterior, presentándose por lo general hemorragias internas, las cuales pueden ser rápidas o tardías por la formación de coágulos que se desprenden por algún esfuerzo.

Clasificación de los instrumentos punzantes:

  1. De tallo cilíndrico (aguja, punzón, clavo)
  2. De tallo cortante ( cuchillo, puñal)
  3. De tallo triangular o cuadrangular ( espadas, bayonetas)
  4. Irregular (astas o cuernos de animales, maderos puntiagudos).
  • Las heridas producidas por las agujas no dejan huellas a su paso porque separan las fibras cutáneas, no las cortan.
  • Las que se producen por armas de cuerpo ancho determinan hendiduras lineales de bordes simétricos o bien en forma de ojales de ángulos terminales agudos.
  • Tienen una dirección constante en cada región del cuerpo en dependencia de la dirección de la fibra muscular y elástica de la zona agredida.
  • Los orificios de entrada que producen generalmente retratan la forma del arma.
  • Sus dimensiones dependen de la inclinación del arma al efectuar la agresión
  • El pronóstico de estas heridas por lo general es grave ya que hay que tener en cuenta las hemorragias internas sobre las cuales hay que intervenir quirúrgicamente lo más rápido posible.
  • Su estudio en cadáveres puede diagnosticar sobre el arma empleada, posición entre agredido y agresor así como la herida causante de la muerte.

Vitriolaje:

Es una forma particular de quemadura química, no tanto determinada por la naturaleza de la sustancia utilizada como por el propósito criminal que persigue, que es la desfiguración del rostro.

Las quemaduras de los ácidos determinan escaras secas y retráctiles que no profundizan; las de los álcalis son húmedas, blandas, de aspecto jabonoso y profundizan.

El vitriolaje si no produce la muerte deja horrible deformidad, calificada a veces de repugnante. Las retracciones de las cicatrices de los párpados, las ventanas nasales y la boca causan incapacidades molestas.

Las lesiones por ácido sulfúrico tienden a tomar un color negro por la carbonización de los tejidos. Las del ácido nítrico toman una coloración amarilla la reacción xantoproteica.

Se reconoce generalmente como un crimen pasional pero se ha señalado en luchas violentas laborales y en la criminalidad común para producir ceguera en la víctima e impedir que pueda reconocer al victimario.

Trauma eléctrico:

Comprende numerosos efectos producidos por la electricidad, ya sea natural (atmosférica) o artificial.

Los efectos locales que producen toman aspecto de quemadura, los generales son intensos y determinan inconsciencia que puede denominarse "shock eléctrico". Si se produce la muerte se le denomina electrocución.

Su aspecto es pequeño, seco o apergaminado, negruzco, y a veces profundiza hasta el plano óseo.

La electrocución judicial se ha utilizado en algunos estados de Norteamérica.

Lesiones por armas de fuego:

Las lesiones producidas por los proyectiles de las armas de fuego pueden ser de tres tipos fundamentalmente:

  • La contusión (Es rara porque requiere que el proyectil llegue con muy poca fuerza y no penetre),
  • La excoriación (Se produce ésta cuando la bala roza ligeramente la piel de la persona),
  • El surco o canal (Aparece el surco cuando la bala ocasiona sobre la piel una solución de continuidad superficial y se le denomina canal si el mismo se hace más profundo),
  • El trayecto y los orificios de entrada y salida del proyectil (El mismo se produce cuando el proyectil penetra en el cuerpo, si el trayecto es de tipo completo se encontrarán 2 orificios, uno de entrada y otro de salida, si por el contrario es incompleto habrá un solo orificio de entrada).

Los orificios de entrada y salida a los que nos referimos anteriormente presentan una tipología variada, entre ellos encontramos orificios redondeados, ovalados, estrellados e irregulares y esto obedece a diferentes factores como pueden ser la forma del proyectil, su velocidad y poder de rotación, la resistencia de los tejidos, dirección del disparo y planos subyacentes, óseos o no óseos.

El orificio de entrada

El mismo está conformado por 5 zonas las que describimos a continuación:

  1. Zona No. 1 Aquí encontramos el orificio propiamente dicho con los bordes del mismo hacia adentro, invertidos, presentando un aspecto desecado o apergaminado y de color oscuro.
  2. Zona No. 2 Se le llama también zona del cuello de enjugamiento y se corresponde a la zona en donde se depositan las suciedades que recoge el proyectil al salir del cañón del arma de fuego durante el disparo.
  3. Zona No. 3 Se le llama zona de contusión de Thoinot o zona de quemadura, la cual siempre se produce en el individuo vivo y no en el muerto.
  4. Zona No. 4 Se corresponde con la zona de tatuaje que se forma debido a que sobre todo en las armas cortas en las que la combustión de la pólvora no es completa y siempre y cuando la distancia entre la boca del cañón y la piel sea menor a 1 metro, los gránulos de pólvora que quedan sin quemar, salen del cañón del arma y se incrustan en la piel formando el tatuaje, a ése proceso se le llama desflagración de la pólvora. El color de ésta zona varía tendiendo al tipo de pólvora empleada, si la pólvora es de color negro la zona presentará un color negro-grisáceo o azulado y si es de color bicromada la zona tendrá un color verde. Tiene la particularidad de que desaparece con el paso de los días hasta llegar a borrarse completamente a los 15 o 20 días. (Esta zona es de gran importancia para el perito pues le permite determinar la distancia a la que se produjo el disparo, la posición de la misma y la pólvora empleada)
  5. Zona No. 5 Se le llama zona de humo y se produce debido a la combustión de la pólvora que no se quemó en el momento del disparo. Esta zona tiene la particularidad que no siempre está presente ya que como el humo no se adhiere a la piel la misma ante el proceso de lavado de la herida pues desaparece.

El orificio de salida

Normalmente nos encontramos con que el proyectil produce un solo orificio de salida, sin embargo el proceso de fragmentación del mismo puede dar al traste con varios orificios de salidas ayudado muchas veces por el arrastre de esquirlas óseas.

Los bordes del orificio de salida están evertidos y generalmente el mismo es de mucho mayor en tamaño que el de entrada. Con respecto a su forma los encontramos de formas circular, semilunar, en forma de colgajo o irregular dependiendo esto del ángulo de salida del proyectil, de su deformación o como se dijo anteriormente de las esquirlas óseas que arrastre en su salida.

Como excepción a la regla común en la cual un solo proyectil produce un solo orificio de entrada y un solo orificio de salida, está la posibilidad de que un mismo proyectil produzca más de una puerta de entrada y salida, esto es así y ponemos el ejemplo cuando un proyectil atraviesa en su trayectoria un brazo de conjunto con el cuerpo del individuo.

El orificio de entrada podrá ser de igual tamaño al de salida cuando:

  • Existe igualdad entre el ángulo de incidencia y el ángulo de salida.
  • Estamos en presencia de una bala dotada de gran movimiento de rotación
  • Los tejidos atravesados son de igual densidad.
  • No se deforma la bala.

El orificio de entrada será más pequeño que el de salida cuando:

  • La bala sufre deformación en el trayecto interior del cuerpo.
  • Cuando al salir el proyectil se proyecta oblicuamente o en sentido lateral.
  • Cuando a su salida, el proyectil arrastra esquirlas óseas o cuerpos extraños.

El orificio de entrada es mayor que el de salida cuando:

  • El proyectil entra oblicuamente o lateralmente y hace su salida perpendicularmente.
  • El proyectil al entrar arrastra algún cuerpo extraño que deja en su trayecto antes de salir.
  • El proyectil se fragmenta en el interior y sale sólo parte del mismo.
  • La bala al salir separa la piel en forma de dedo de guante.

Existen 3 tipos de disparos de acuerdo a la distancia a la que se produce este con relación a la víctima.

  • A boca tocante (desde 0 hasta 1 centímetro) En éstos disparos la boca del cañón se encuentra en contacto con la piel o muy cerca de ella, lo que produce que el proyectil disparado realice una acción interna, subcutánea, todo penetra en block (proyectil, gases, granos de pólvora, humo, restos de tejido) constituyéndose un foco de desprendimiento de los tejidos de paredes ennegrecidas, denominado por Hoffman como "agujero de mina".
  • A corta distancia (desde 1 hasta 100 centímetros) Es éstos casos el orificio se encuentra perfectamente definido con sus zonas, anteriormente descritas.
  • A larga distancia (más de 1 metro para las armas cortas y a más de 1 ½ metros para las armas largas) Aquí encontramos la piel limpia y solo se observa la zona de quemadura o de Thoinot.

El trayecto

El sedal que forman los proyectiles en los tejidos humanos se le llama trayecto y su número por cada proyectil generalmente es único.

El trayecto generalmente es uniforme conteniendo en ellos sangre coagulada o cuerpos extraños (pedazos de tejidos, restos de parafina, esquirlas óseas, etc.) En sedales ciegos, cuando no llega a salir el proyectil al exterior, es posible que el plomo se encuentre en el fondo del sedal rodeado de un coagulo de sangre, otras veces cae en la luz de un órgano hueco, o puede encontrarse casi a flor de piel sin llegar a salir al exterior.

El estudio del trayecto puede indicarnos casi siempre la posición entre el agresor y la víctima.

Los choques del proyectil con cuerpos duros (huesos) hacen variar el trayecto y a veces hasta deformar y dividir los proyectiles.

Los llamados proyectiles humanitarios por ser blindados generalmente se recogen intactos, por otro lado los no humanitarios por estar hechos de material blando (plomo) suelen deformarse y hasta fragmentarse. Estas deformaciones pueden hacerse antes del disparo, de manera intencional, durante el disparo por defecto del arma, o al herir los tejidos humanos.

Las deformaciones más frecuentes son: el aplastamiento, flexión sobre su eje, torsión y fragmentación.

Existen balas que se fragmentan en el interior del cuerpo por la naturaleza de su construcción, éstas son las balas explosivas (prohibidas excepto para cacerías) ya que producen grandes destrozos internos, con dislaceraciones, mutilaciones e intensos sufrimientos para la víctima.

5. Bibliografía.

Lecciones de medicina legal. Colectivo de Autores. La Habana. 1989.

Autora:

Licenciada en Derecho:

Anet Serret lara


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Acción

    Transmisión de la acción. Las partes. Facultades disciplinarias. Procesos de conocimiento. La acción es un derecho públ...

  • Derecho Tributario

    Reforma constitucional de 1994. Derecho tributario. Derecho comparado. Organo de control....

  • Derecho Civil

    Bienes y derechos reales. Concepto de bienes. Bienes corporales. Bienes en general. Derecho real de propiedad. Copropied...

Ver mas trabajos de Derecho

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda