Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Consideraciones sobre la ética




1.La ética como constante humana

2.La ética como disciplina filosófica

3.Ética y metaética

4.Universalidad y relatividad de la ética

5.Ética y moral

6.

 

1.La ética como constante humana

La especie humana está conformada por individuos que, por ser seres sociales, han vivido y actuado siempre en grupo. Desde los inicios de la humanidad, las actividades fundamentales como la búsqueda de alimentos para sobrevivir, la construcción de refugios para guarecerse o la invención de artefactos e instrumentos, requirió la cooperación inteligente y el esfuerzo compartido de los individuos. Esa actividad grupal cada vez más compleja generó la necesidad de organizarse socialmente para garantizar la participación más productiva en aras del objetivo de la sobrevivencia. Y la organización social condujo necesariamente a establecer mecanismos de control y de sanción dirigidos a regular el comportamiento colectivo.

Todo grupo social posee normas (lat. nomos) que regulan la conducta de sus integrantes y mantienen las formas de conducta dentro de ciertos límites. El mero hecho de vivir en comunidad supone que los seres humanos comparten esquemas valorativos de la sociedad a la cual pertenecen.

Cada individuo se enfrenta a la necesidad de adaptarse a la vida social y respetar las normas de la misma, lo cual supone cumplir con una serie de deberes y obligaciones a la vez que poseer un conjunto de derechos y privilegios . Las actitudes y comportamientos de los individuos están orientados por las normas, ideales y valores generales de su grupo social. Estas normas, ideales y valores rigen determinadas pautas generales de comportamiento y expectativas que tienen relación con la tradición del grupo social. Este proceso se interioriza en la conciencia del individuo de manera imperceptible.

Puesto que toda sociedad está interesada en preservar su existencia y desenvolvimiento regular, demanda de los individuos una conciencia ética de manera que cada individuo actúe como se espera que lo haga. Es así como la ética adquiere importancia en la dinámica social.

2.La ética como disciplina filosófica

La ética, conjuntamente con la estética, constituye el fundamento de la axiología o ciencia de los valores. Se define la ética como una disciplina de la filosofía que estudia el "deber ser" del comportamiento humano. La ética se ocupa de normar lo que los individuos deben hacer en su interacción social; es decir, indica qué es "lo bueno" y "lo malo" de las acciones humanas. Es objeto de la ética estudiar el carácter general de las normas de conducta y de las elecciones morales concretas que el individuo hace en su relación con los demás.

¿Cuál es el origen etimológico de la palabra ética? La palabra ética deriva de ethos que significa costumbre cuya expresión en latín es mos, y en plural, mores. De este último vocablo derivan las palabras moral y moralidad. Así, desde el punto de vista etimológico, la ética consiste en el estudio de las costumbres humanas.

Las costumbres incluyen, por una parte, lo relativo a prácticas comunes o convenciones sociales que definen el carácter de un grupo o nación, por ejemplo, el modo de saludar, la manera de vestir, las normas sociales, la etiqueta, las normas de cortesía. Tales costumbres varían de una región a otra, de una época a otra y pueden ser cambiadas por la sociedad.

Pero, además, las costumbres involucran otro tipo de prácticas más trascendentales que reflejan el carácter o modo de ser de las personas; por ejemplo, actitud ante los padres y maestros, respeto a la honestidad, valoración de la libertad, respeto a las leyes y a los derechos humanos, las cuales se relacionan con la naturaleza social y la esencia espiritual del ser humano. De este tipo de costumbres referidas al aspecto moral trata la ética.

El carácter intangible de la ética constituye objeto de discusión para los estudiosos del tema. ¿Tiene la ética validez científica? La ética se expresa a través de juicios de valor, los cuales pueden ser calificados como posturas subjetivas y simples expresiones de preferencias personales. Por ello, desde la óptica de perspectivas "clásicas " de investigación, todo estudio científico basado en juicios valorativos podría ser objetado y pondría en entredicho la validez científica de la ética al considerar que "la ética es un conocimiento muy impreciso, de verificación más que incierta." (Camps, 1991, p. VIII)

Por naturaleza, el ser humano emite juicios de valor con relación a sí mismo y a los demás. Por medio de sus juicios, cataloga lo que está bien y lo que está mal en la conducta de los individuos, a la vez que expresa lo que se debería hacer; todo ello en un contexto determinado. Ante esta realidad, la filosofía plantea, a través de la ética, el estudio del comportamiento humano en términos de lo bueno y lo malo, de lo que debe y lo que no debe ser. En otras palabras, la ética se interesa en lo que el individuo hace, sólo para referirse a lo que debería hacer. Así, el asunto del deber ser constituye la característica que define y distingue a la ética de otras disciplinas.

A la filosofía le interesa investigar acerca de cómo se manifiestan los juicios de valor y qué significado se le otorga a los mismos en el contexto social. La importancia científica de la ética trasciende los límites filosóficos y se proyecta en todos los planos y dimensiones del quehacer humano: educativo, social, cultural, económico, político. La duda acerca de qué debemos entender por justicia, violencia, libertad o igualdad, dependerá de cómo los individuos interpretan el significado de tales conceptos o ideas en su respectivo entorno. La subjetividad de tales abstracciones implica múltiples interpretaciones y significados. Pero, en todo caso, y desde la óptica cualitativa, es evidente la validez científica de la ética como ciencia eminentemente práctica.

Al conocimiento ético se le atribuye un carácter "imaginativo y no totalmente racional". Desde el siglo V A.C., el filósofo griego Demócrito consideró que "el libre albedrío es una ilusión". Muchos siglos después, Spinoza (Siglo XVII) reitera que las valoraciones morales son "productos de la imaginación". Hume (siglo XVIII), en su obra Tratado sobre el entendimiento humano, afirmó que "la moral y la crítica no son tan propiamente objetos de la comprensión como del gusto y el sentimiento", son "sofismo e ilusión", todo lo contrario a "hecho y existencia". Schopenhauer (siglo XVIII) escribió sobre

El mundo como voluntad y como imaginación. Hoy, la discusión acerca del carácter imaginativo o racional de la ética parece seguir vigente. "La ambición de convertir el saber ético en un saber racional, conocedor de las 'causas de las cosas', significaría no sólo la solución definitiva de todas nuestras discordancias valorativas, sino el fin de la ética misma. No haría falta juzgar los comportamientos porque la ciencia ya sería capaz de explicarlos y, así, legitimarlos. La imaginación habría sido sustituida por la razón... por fortuna, la ética nunca podrá prescindir de la imaginación…" (Camps, 1991, p. X). ¿Cómo se manifiesta en la práctica la imaginación ética? ¿Varía dependiendo de las circunstancias?

¿Qué relación tiene la ética con las distintas actividades y disciplinas que desarrolla el individuo? Toda acción humana está imbuida de principios éticos, independientemente del rol que desempeñe la persona (hijo, padre, maestro, médico, policía, juez, obrero o presidente).

Considerando su objeto de estudio, la ética se relaciona, en primera instancia, con las demás ramas de la filosofía, de la cual forma parte: la metafísica (estudio de la realidad, la existencia del mundo y del ser humano), la epistemología (estudio de la verdad y del conocimiento) y la axiología (estudio de los valores). Además, la ética tiene estrecha relación con otras ciencias sociales. Por ejemplo, al vincularse con la antropología, ciencia que estudia el origen de las culturas y la evolución de las costumbres humanas, la ética se interesa por sus aportes en cuanto a las costumbres de las diferentes culturas y estudia el valor moral de las mismas.

En conexión con la sociología, la cual se ocupa de estudiar la sociedad, las formas de organización y las relaciones entre grupos, la ética tiene interés en cómo debería ser la vida social y cómo tendrían que funcionar las instituciones sociales con relación a los deberes y derechos humanos. En el campo de la psicología, ciencia que estudia la conducta del ser humano, la ética profundiza en el deber ser del comportamiento de las personas.

3.Ética y metaética

La terminología actual distingue entre ética y metaética (del gr. meta , más allá, después de). El planteamiento surge de la distinción entre el carácter práctico de la ética y los principios que la fundamentan.

Así, se distingue la ética normativa, el conjunto de normas que rige la vida moral, y la metaética, el análisis crítico de conceptos, juicios, procesos y procedimientos que emplea la ética. "La metaética es la reflexión de la propia ética sobre sí misma, en la que, yendo más allá de sí misma y volviéndose para obtener una visión crítica de sí misma, la ética juzga su propio valor como ciencia." (Fagothey, 1998, p. 4). Es decir, la ética se hace "introspectiva" y "autoconsciente", con miras a determinar cuán ética es la propia ética. En este sentido, la metaética se ocupa de la lógica y del lenguaje, de las actitudes y las conductas valorativas, ya que éstos son los medios y las formas a través de los cuales se expresa el conocimiento ético.

En la discusión sobre metaética se hace relación entre el juicio normativo y el acto generado o justificado por aquél. El interés parece ser otorgar legitimidad a la práctica humana. Esta búsqueda se contrapone a la certidumbre que fundamentó las disciplinas prescriptivas, cuyo interés no suponía establecer los límites de la verdad y la falsedad, sino tratar de justificar racionalmente los principios morales últimos.

El meollo de la cuestión metaética, según Capriles (1989, p. 311), parece radicar en las implicaciones del acto ético a partir de la norma singular, y como nadie parece encontrar el puente entre el 'ser' y el 'deber ser', dos niveles de predicación diferentes, el tema de discusión parece abierto. Para algunos críticos, la metaética está siendo empleada para invalidar toda ética normativa. ¿Se adscribe la metaética en una dimensión no normativa, puramente intimista y basada en la autonomía? Este interrogante conduce a reflexionar acerca del compromiso del ser humano con sus acciones y los efectos de éstas.

4.Universalidad y relatividad de la ética

¿Son universales los principios éticos? Una de las discusiones que ha estado presente desde la época presocrática ha sido la relativa a la universalidad de la ética; esto es, acerca de su carácter general, su aplicabilidad a todas las circunstancias y su validez en todos los ámbitos o contextos. Tal discusión se inicia cuando Gorgias afirmó que la moral es puramente circunstancial, un producto de las circunstancias y varía según la condición del agente: la acción que en un hombre puede ser moral, podría ser considerada inmoral en una mujer o en un niño. La virtud varía según cada actividad y según cada edad, respecto a cada acción y para cada ser humano.

Gorgias apuntó que no se pueden fijar normas éticas válidas para todos los individuos, ni incluso para un grupo de ellos, sino que en cada ocasión concreta y determinada, cada agente tiene que percibir lo que es moral y lo que no lo es. No hay posibilidad de formular ley moral alguna, pues la moral es ocasional. Para Protágoras, la moral consistía en un conjunto de reglas de carácter más o menos general, establecidas por un grupo social y dotadas de validez universal para dicho grupo. Algunos principios éticos pudieran ser generalizables por ser válidos en cualquier sociedad o cultura; pero, en todo caso, siempre se manifestarán de modo particular en las acciones personales del individuo, de acuerdo con las características, condiciones y naturaleza del grupo social en el cual se participa.

¿Son absolutos los principios éticos? En otras palabras, ¿los juicios éticos son omnímodos y sin restricciones?, ¿Es la ética un concepto supremo, no condicionado e independiente de la decisión humana? El carácter ético de las acciones humanas, según el cual se enjuicia el comportamiento propio y ajeno, implica: toma de conciencia, posturas personales y toma de decisiones.

La actitud ética deriva de posturas personales que cada individuo decide libremente; por lo tanto, el comportamiento ético es relativo; varía de un grupo social a otro, e incluso, de un individuo a otro. Factores importantes en la conducta ética son: la convicción personal y el uso de la libertad, así como su influencia en las acciones individuales dentro del contexto social.

¿Hasta dónde es realmente libre el ser humano para adoptar sus propias posturas éticas? ¿Debemos pensar solamente en lo que es mejor para nuestra "buena vida"? ¿O pensar en "lo que es correcto"? La respuesta a estas interrogantes nos conduce a inferir que la conducta humana no es totalmente aséptica pues por lo general involucra a otros seres humanos, lo cual le otorga un carácter escabroso, controversial y complejo al tema de la ética. Así, el comportamiento ético es valorado como bueno o malo, correcto o incorrecto, desde postulados o principios valorativos que conducen a determinar si un acto es justo o injusto, honesto o deshonesto, permitido o prohibido, en relación con los demás. Es decir, la esencia valorativa del comportamiento ético trasciende la dimensión individual y adquiere relevancia en el contexto social en la medida en que tal conducta es asumida y aceptada por el colectivo. En este contexto, los códigos éticos pueden ser compartidos o rechazados por los integrantes de los grupos sociales y, en ocasiones, por los de distintas generaciones.

5.Ética y moral

Aunque a veces se les utiliza como sinónimos, los conceptos de ética y moral tienen un significado particular que varía según los individuos, las sociedades y las épocas. Establecer los linderos de "lo ético" y "lo moral" no es lo más importante, pero es procedente profundizar en la acepción de cada concepto.

Como ya ha sido expresado, la ética es la disciplina que estudia el desarrollo y funcionamiento de la moral, el papel de los valores y las tradiciones morales en la sociedad. La ética establece los criterios de valoración moral, de libertad y responsabilidad individual. Se ocupa de la acción humana desde el punto de vista del "deber ser". Se diferencia de otras ciencias que estudian el "qué", el "cómo" y el "por qué" del comportamiento humano, tales como la antropología, la sociología y la psicología.

La ética se caracteriza por emplear un lenguaje valorativo y prescriptivo o normativo (a través de la moral), en vez de un lenguaje descriptivo como otras ciencias. La ética conduce a la reflexión acerca de lo bueno y lo malo. Con base en los principios éticos, el individuo toma decisiones y orienta sus acciones a partir de motivaciones de tipo moral o legal.

Moral es la ciencia que enseña las reglas que deben seguirse para hacer el bien y evitar el mal (Del Toro y Gisbert, 1969). El término moral proviene del latín mores (plural) que significa costumbres, modos de comportarse; y moralis que significa moralidad. Hoy en día el concepto de moral es empleado considerando la intencionalidad del comportamiento; es decir, tomando en cuenta el impulso voluntario por el que se prefiere actuar de un modo determinado. Lo moral se percibe como lo opuesto a lo físico, se le asocia a la parte subjetiva y emocional del ser humano para diferenciarlo de la parte intelectual. Diversas opiniones indican que el comportamiento moral tiene valor cuando supone sacrificio, desinterés, abnegación y es acorde con la benevolencia con que se realice. Sólo la acción que se realiza por deber tiene valor moral.

La moral se refiere a la conducta humana; es una forma específica de la conciencia social que deriva de principios, normas y criterios valorativos que regulan la conducta del individuo como integrante de una sociedad. Toda persona asume determinados criterios morales que adquiere, mediante el aprendizaje, a lo largo de su vida y que le indican "lo que es debido", lo que es bueno o malo. Los sistemas de valoración moral tienen relación con las exigencias sociales de cada etapa histórica. El sentido social de los conceptos morales puede variar de una época a otra, pero su contenido moral se conserva aproximadamente igual . Los criterios o principios morales regulan las interacciones diarias, pueden ser coincidentes entre distintas personas, susceptibles de ser sustituidos por otros, o también descartados. Tal hecho tiene importancia desde el punto de vista educativo.

actual? ¿Qué impacto tiene esa crisis en el entorno socioeducativo? Toda conducta considerada ética o moral puede también ser expresada en sentido contrario o negativo, adquiriendo carácter de acto inmoral o poco ético. Cuando se trata de una acción que refleja indiferencia hacia lo ético-moral, se califica de actitud amoral. En ocasiones se escucha hablar de personas u organizaciones que practican una moral pacata, moral mojigata, una moral ambivalente o una doble moral; o que alguien tuvo un "ataque de honestidad". ¿Qué significado tienen tales calificativos?

También se distingue, por ejemplo, una moral clasista, moral religiosa, moral comunista. Pero quizá el uso más recurrente en todos los tiempos es la referencia a que existe una crisis ética y moral. ¿Qué implicaciones tiene una crisis ético-moral? ¿Cómo caracterizar la crisis actual? ¿Qué impacto tiene esa crisis en el entorno socioeducativo?

6.Referencias

Camps, V. (1991). La imaginación ética. Barcelona-España: Ariel.

De Toro y Gisbert, M. (1969). Diccionario Pequeño Larousse Ilustrado (5a. edic.). Francia: Larousse.

Capriles, R. (1989) ¿Puede la lógica de la acción humana fundamentar una ética social? (Relectura informal de la Ética a Nicómaco). En R. Briceño-León y E. Wagner (Coordinadores), Las ciencias de lo humano (pp. 305-340). Caracas: Fundación Fondo Editorial Acta Científica Venezolana.

Fagothey, A. (1998). Ética. Teoría y aplicación (5ª. ed.). México: McGraw-Hill.

Protágoras y Gorgias (1980). Fragmentos y testimonios. España: Orbis.

[Este artículo forma parte del libro ÉTICA Y DOCENCIA (1999), a la venta en FEDUPEL]

Lourdes Denis Santana


Comentarios


Trabajos relacionados

  • La necesidad de la ética

    La realización del siguiente trabajo está basado principalmente en la toma de consciencia por parte de los alumnos de la...

  • Etica

    ¿Qué es la ética empresarial?. Empresa. Misión. Visión. Comité de ética. Estructura axiológica. Mecanismos de capacitaci...

  • Etica profesional

    Formación profesional. Carácter profesional. Vocación. Orientación profesional. Costumbre. El profesional en su diario ...

Ver mas trabajos de Etica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda