Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Deuda Externa

Enviado por acbrecciaroli



  1. Los primeros empréstitos de la época de las guerras civiles
  2. El Granero del Mundo
  3. La guerra, la deuda y el movimiento nacional
  4. La segunda Gran Guerra y el segundo movimiento nacional
  5. De nuevo el endeudamiento
  6. De nuevo la voluntad popular
  7. Represión, reconversión económica y endeudamiento
  8. "La administración de la crisis"
  9. El menemismo en el poder
  10. La gestión de De la Rúa
  11. Tasa de Mortalidad infantil
  12. Argentina: endeudamiento y dictadura militar
  13. Cancelación de la deuda durante el período comprendido entre los gobiernos peronistas
  14. Endeudamiento forzado de las empresas públicas
  15. Cuando los liberales estatizan es peor que cuando privatizan
  16. Argentina: La negociación de la deuda externa
  17. De que manera cada ciudadano argentino paga la deuda
  18. ¿Cuál es el monto actual de la deuda externa Argentina?
  19. Conclusión
  20. Bibliografía

Introducción

Durante la dictadura militar, mediante una fraudulenta fuga de las divisas que ingresaron al país como préstamos, con el supuesto objeto de constituir reservas en el Banco Central. La fuga de capitales se efectuó entre 1980 y 1983, mediante una quiebra masiva de bancos y financieras, y mediante un mecanismo denominado "seguro de cambio", que garantizaba el precio futuro de las divisas, pese la enorme inflación existente.

Durante los 90 la convertibilidad garantizó a los especuladores un dólar barato y se facilitó el endeudamiento externo y la fuga de divisas. Así es como se originó la Deuda Externa Argentina y en este trabajo se mostrará tanto de su pasado como su presente.

RESEÑA HISTÓRICA

Los primeros empréstitos de la época de las guerras civiles.

A través de la historia Argentina se verifica el doble rol que juega la deuda externa: como herramienta de saqueo, provocando un permanente drenaje de la riqueza del país, y como instrumento de dominación, pues impone "modelos económicos" altamente perjudiciales para el pueblo Argentino.

La génesis de la deuda externa solo puede explicarse a la luz de las nuevas relaciones de dependencia inauguradas por una revolución que no fue capaz de transformar la estructura económica heredada de la colonia. La revolución de 1810 fue una revolución política separatista-anticolonial, que solo consumó una tarea democrático burguesa: la independencia político formal.

La Argentina pronto cayo en una nueva forma de dependencia europea; en lugar de profundizar los cambios radicales que postulaba Mariano Moreno para alcanzar una real liberación nacional, las fraccione de la clase dominante criolla (ganaderos y burguesía comercial) prefirieron perpetuar la función de productores-exportadores de materias primas e importadores de manufactura extranjera.

Sin embargo, la Argentina no se convirtió en semi colonia inglesa sino hasta fines del siglo XIX. De 1810 a 1880, aproximadamente fue un país dependiente del mercado mundial, pero pudo conservar sus riquezas básicas, fenómeno que dio lugar a un importante proceso de acumulación interna de capital en parte mediatizados por el pago de los elevados servicios de la deuda externa.

Un inconveniente principal fue el claro antagonismo entre Buenos Aires, por un lado –interesada en exportar los productos de su ganadería y en importar las mercancías extranjeras-, y el interior por el otro, carente de productos exportables, pero poseedor de una rudimentaria industria abastecedora del mercado interno, afectada por la libre introducción de productos foráneos.

Los primeros empréstitos no fueron firmados por la Nación Argentina sino por las autoridades de Buenos Aires que había establecido relaciones de dependencia con los capitalistas ingleses, ya sea por la exportación de sus productos ganaderos o por la importación de artículos manufacturados que frustraron la oportunidad (entonces factible) de crear una industria nacional. En consecuencia, las provincias terminaron pagando una deuda que nunca contrajeron.

El 17de diciembre de 1824 el Gobierno de Buenos Aires aprobó el empréstito de un 1.000.000 de libras esterlinas gestionado inicialmente por el ministro Bernardino Rivadavia.

El interés anual de la deuda era más o menos de 65.000 libras esterlinas, o sea más o menos el 13% de los ingresos de la provincia de Buenos Aires en el año 1824. Para una economía de tipo primitivo esta carga podría considerarse grave, pero si las suposiciones resultaran correctas sería tolerable. Las suposiciones eran: que se reduciría el presupuesto del departamento de guerra, que se aumentaría o por lo menos se mantendría el volumen existente del tráfico comercial, del cual el Estado obtenía importantes recursos.

Los objetivos perseguidos con la contratación del empréstito de Baring eran dotar de un puerto moderno y aguas corrientes a Buenos Aires, a demás de fundar pueblos en la frontera con los indios. Pero en definitiva gran parte del dinero fue empleado en la fundación de un banco y en los gastos de la guerra contra el Brasil.

Colocado en Londres al 70% de su valor escrito. El préstamo se redujo a 700.00 libras, y como el prestamista comenzó retenido el servicio correspondiente a dos anualidades, de aquellas quedaron solo 70.000. Pero Baring Brothers no mandó oro, sino órdenes de pago contra comerciantes ingleses de Buenos Aires, donde no había oro.

Según los cálculos más favorables en oro sólo se recibieron, por todo, 85.000 libras. Semejante operación que significaba transferir nuestra soberanía a Inglaterra dejó endeudado al país en un millón de libras esterlinas cuyo pago importaba un servicio anual de 325.000 pesos oro durante 40 años.

Como era previsible, a los dos años los servicios del empréstito dejaron de abonarse. El gobernador Manuel Dorrego no cumplió con las obligaciones y Rosas, más tarde se lamentaba pero tampoco pagaba. Ante la presión de Baring, Rosas encomendó al diplomático Manuel Moreno para que tantease la posibilidad de canjear la deuda por las Islas Malinas.

Durante su largo gobierno, Rosas para algunas mensualidades, pero a penas al 20% de los intereses correspondientes, interrumpiendo los pagos en 1845 cuando se produce el bloqueo anglo-francés por el río Paraná. En cambio después de Caseros, el grupo Mitrista que pasa a controlar la provincia de Buenos Aires se preocupa por arreglar las cuentas con el imperio: envía a Norberto de la Riesta a Londres para la renegociación. De la Riesta reconoce en 1824 una deuda en concepto de capital por 977.000 libras e intereses, más intereses de intereses, que alcanzan a 1.641.000 libras, de modo que aquellas escasas libras giradas al Río de la Plata se han convertido en 2.618.000 . Como se comprende, por esta módica suma se recupera el honor de la Nación, mancillado en todos esos años por la falta de cumplimiento de estas obligaciones financieras.

Cuando el Mitrismo necesita financiación para el genocidio que se llamará "Guerra de La Triple Alianza, envía a de la Riesta a Londres. Este obtiene allí un nuevo empréstito por 2.500.000 libras cuyos títulos se colocan, en su mayor parte, a 72,5% y que restado sus gastos y comisiones deja un remanente de 1.735.703 libras, con una evaporación de 800.000 libras, originada en el "riesgo país". En esta oportunidad, los ingleses hacen notar que otorgan el préstamo "más a de la Riesta por su trayectoria, que a la Argentina".

Al concluir la presidencia de Mitre la deuda externa se haya cercana a los cinco millones de libras esterlinas.

Su sucesor, Domingo Sarmiento, también toma fondos externos, con motivos de deudas ocasionadas por la mencionada guerra fraticida y a si mismo para algunas obras públicas, como también para armarse ante la insurrección de unos de los últimos caudillos federales, Ricardo López Jordán. En 1874, al culminar el período presidencial de Sarmiento, puede estimarse que la deuda externa oscila alrededor de 14.500.000 de libras y el pago de los servicios anuales por amortización e intereses constituye ya un ítem importante en el presupuesto del Estado.

"El granero del Mundo"

Durante la presidencia de Mitre se han instalado los cimientos de la Argentina agropecuaria semicolonial que luego se denominara "el granero del mundo".Por u lado, se ha sofocado violentamente la disidencia manifestada por las provincias interiore- el degüello de "chacho" Peñalosa es el trágico símbolo de esa represión- así como se ha destruido el ejemplo de desarrollo autónomo levantado por los López en Paraguay. Por otro, se han otorgado las principales concesiones ferroviarias al capital ingles, se ha radicado en Buenos Aires el Banco de Londres y América del Sur y se ha lanzado una política librecambista a ultranza, con una notable importación de manufacturas europeas, preferentemente británicas. Luego vendrán las compañías de seguros, las grandes casas comerciales importadoras los consorcios exportadores y los frigoríficos.

Años después se llegara a apreciar que las condiciones excepcionales de la pampa húmeda- fertilidad y clima-permiten producir carne a costos entre cinco y ocho veces menor que los europeos generando una fabulosa renta agraria diferencial que reinvertida en la industria, podría haber provocado un desarrollo notable de la fuerzas productivas Argentina. Sin embargo, esa superutilidad se reparte ente el imperialismo ingles y la oligarquía nativa, que la despilfarra en viajes al exterior y consumos suntuarios, entre ellos fabulosos palacios y obras publicas monumentales.

Por supuesto, una buena parte de esa renta agraria también fuga con motivo de las utilidades garantizadas a las empresas ferroviaria, las primas de seguros y fletes así como las ganancias de otras empresas extranjeras radicadas en el país y los intereses de la deuda externa. La libre importación practicada desde 1862 hasta mediados del gobierno de Avellaneda provoca, así mismo, balanzas comerciales de favorables que vulneran nuestra situaciones financiera con el exterior. Recién a partir de 1895 se generan resultados positivos en la balanza comercial pero, a pesar de ello, lo egresos, por los diversos motivos señalados generan balances de pagos negativos, que obligan a nuevos endeudamientos.

Si bien puede admitirse que algunos gobiernos se endeudan porque en este país

todo esta por hacerse- colegios, correos, cuarteles, puertos, etc-, también es cierto que por aquel tiempo comienza a hablarse de que "nos endeudamos para pagar intereses y amortizaciones de nuestras deudas anteriores- lo cierto que es que las cifras permiten constatar un crecimiento permanente de la deuda externa desde la ultimas décadas del siglo XIX hasta la primera guerra mundial. Son, aproximadamente, las siguiente, en libras esterlinas 1886, 38 millones; 1904, 78 millones; 1916, 121 millones.

Desde el punto de vista de la clase dominante, esta es la"gran Argentina" "que ocupaba uno de lo primeros lugares en el concierto de las naciones de mundo" con datos estadísticos altamente favorables en algunas áreas de la macroeconomía, como "exportaciones", así como también aumento demográfico o tasas de alfabetización y mortalidad infantil en el litoral, propias de un país europeo.

A partir de esta información y las visitas de celebridades extranjeras la oligarquía construyo la imagen del "gran país de nuestros mayores", de cuando "dios era argentino" y las "elites inteligentes" que habían creado, en el sur de América, un "país blanco y europeo", que según esta versión habría de comenzar a derrumbarse con la legada al poder de las "chusmas" Yrigoyenistas y peor aún, años después, de los "cabecitas negras" peronistas.

Esta historia idílica -difundida en los colegios y en los grande matutino porteños- por supuesto escamotea hechos políticos fundamentales como el fraude electoral y los "cosacos" reprimiendo la acción de los trabajadores, así como el congreso, la justicia y la cátedra universitaria como coto vedado de la gente de doble apellido. Pero resulta mas grave el ocultamiento en el campo de la economía. Basta solo con analizar el crecimiento de la deuda externa para poner en discusión a esa supuesto "gran Argentina" .

Además, el funcionamiento como economía complementaria y subordinada al Imperio británico produce una gravísima deformación del país: La cabeza de Goliat, en torno del puerto de Buenos Aires y el otro del país convertido en cuerpo raquítico.

La división internacional del trabajo devenía en primitivismo agrario, como lo llamó Scalabrini Ortiz, es decir, premeditado no desarrollo industrial, ni minero, ni hidroeléctrico, ni pesquero, hundimiento de las provincias interiores con altísimas tazas de mortalidad infantil y grande desocupación, aliviada solo en época de cosecha, desvinculación del resto de América Latina al enfilar el país hacia el puerto de Buenos Aires apuntando hacia el mercado mundial. Deformaciones que también dejan su impronta colonial en el campo de la ideología y del arte.

En ésta Argentina-que algunos con alguna voluntad, llaman "colonia próspera..." para un sector oligárquico-la deuda externa operó como uno de los eslabones de la sumisión, tanto porque su volumen importante reducía las posibilidades de soberanía como porque sus servicios pesaban fuertemente sobre el sector egresos del presupuesto del Estado.

La consecuencia, en orden político, es obvia, si bien se la ocultó prudentemente: Manuel Quintana, presidente de la Nación en 1904, había sido por muchos años, abogado de las compañías inglesas y en 1876, como asesor legal del banco de Londres, había llegado a amenazar al Gobierno argentino con la cañonera inglesa de Beacon, enviada a rosario para defender la propiedad de los británicos, entre conflicto con una sucursal del banco.

De Victorino de la Plaza, presidente en 1914, por muerte de Roque Sáenz Peña, se decía que-después de años de estadía y fuertes vínculos en Londres con sectores financieros-"hablaba inglés con tonada salteña". Es la misma línea de Manuel J. García, Norberto de la Riestra... y tantos otros.

La guerra, la deuda y el movimiento nacional

Se ha convertido en una enseñanza de la historia que los países coloniales y semicoloniales pueden aprovechar los grandes conflictos bélicos interimperialistas para desarrollar sus fuerzas productivas, sanear sus finanzas e incluso dar paso a movimientos nacionales y populares capaces de desalojar del poder a las oligarquías vinculadas al poder externo. Aquello que había sucedido en 1810.cuando Francia inundó España con sus ejércitos-se repite en 1916 con la Primera Guerra Mundial. El Imperio Inglés reconvierte su economía privilegiando la fabricación de armamentos, por lo cual reduce sus ventas de manufacturas a la Argentina, lo que produce en nuestro país un creciente desarrollo de la industria nacional.

Al mismo tiempo, la balanza comercial resulta tan fuertemente positiva que absorbe los egresos de la balanza de pagos y deja un importante remanente en divisas. Entonces, debilitados los lazos con el imperialismo inglés, el gobierno de Irigoyen reduce la deuda externa por un importe aproximado de 20 millones de libras, por lo que frente a los gobiernos conservadores, el radicalismo yrigoyenista se caracteriza por una importante disminución del endeudamiento.

En cambio, su nacionalismo tiene límites agraristas, por lo cual no protege a la industria a concluir la guerra, hecho que provoca su declinación hacia 1921. Asimismo, esas limitaciones del movimiento policlasista derivan en la presidencia de Marcelo T. de Alvear, durante la cual el endeudamiento externo vuelve a crecer, especialmente basado en empréstitos provenientes de los Estados Unidos. Al finalizar el período alvearista, la deuda externa puede estimarse que supera en algo los 140 millones de libras esterlinas. En cambio, durante el segundo gobierno de Irigoyen (1928-1930), el monto vuelve a bajar.

Durante el gobierno de José Félix Uriburu, la deuda crece a razón de nuevos empréstitos yanquis, como crece también a principios de la presidencia de Agustín P. Justo con el empréstito vinculado al convenio Roca-Runciman, pero hacia fines del período justicialista se rescatan títulos, en general correspondientes a préstamos provenientes de Estados Unidos, de la época de Alvear y de Uriburu.

Estas repatriaciones se detienen bajo la presidencia de Roberto Ortiz, pero vuelven a producirse cuando Ramón Castillo lo releva en el poder. Así, el golpe del 4 de junio de 1943 encuentra a la Argentina con una deuda externa cercana a los 80 millones de libras esterlinas que, dada la declinación del imperialismo inglés, resulta más correcto expresar en dólares: alrededor de 325 millones de dólares.

La segunda Gran Guerra y el segundo movimiento nacional

La crisis económica mundial iniciada en 1929 ha operado en la Argentina favoreciendo –a partir de 1935- un proceso de desarrollo de la industria nacional, cuya producción va sustituyendo gran parte de los productos importados.

La obtención de fuertes superávits en la balanza comercial, que han permitido reducir la deuda externa en los últimos años de la década del 30, se ha acentuado con el estallido de la guerra, de manera que, entre 1944 y 1945, al tiempo que no se toman nuevos préstamos, se repartían títulos por 50 millones de dólares que, sumados a las amortizaciones del período, permite reducir la deuda a 264 millones de dólares.

Juan Perón triunfa en las elecciones presidenciales del 24 de febrero de 1946. Puesto en marcha un proyecto de liberación nacional que recupera para la Argentina los principales resortes de su economía que estaban en manos del capital extranjero (Banco Central, nacionalización de depósitos bancarios, comercio exterior, servicios públicos, puertos, etc.) e impulsado el crecimiento industrial, con fuerte ampliación del mercado interno y notable avance de las conquistas sociales de los trabajadores, también se producen importantes cambios respecto de la deuda externa. Entre 1946 y 1948 se rescata el total de títulos, lo cual permite al gobierno afirmar que se ha logrado la independencia económica ya que, por primera vez en muchos años, "tenemos deuda externa cero".

La discriminación que sufre la Argentina en la participación de venta de carnes y cereales dentro del Plan Marshal, dos sequías que provocan una fuerte baja de las exportaciones y la inconvertibilidad de la libra, decidida unilateralmente por Gran Bretaña, impiden el pago de deudas en Estados Unidos por 125 millones de dólares, que son refinanciados por la misión Cereijo, a través de un crédito del Eximbank. Esta deuda se halla reducida al producirse el golpe de septiembre de 1955 que derroca a Perón, por lo cual a esa fecha existía una deuda de 57 millones de dólares.

Sin embargo, habitualmente las estadísticas dan (para 1955) un endeudamiento externo cercano a los 750 millones de dólares. Esto obedece a que al producirse el golpe militar la Argentina tenía deudas por alrededor de 650 a 700 millones de dólares que iban compensando con nuevas operaciones de exportación; pero en 1956 el gobierno Aramburu dio por caídos esos convenios de deuda flotante convirtiendo el saldo en deuda financiera exigible.

De nuevo el endeudamiento

A partir de septiembre de 1955, los sectores dominantes ligados al capital extranjero recuperan el poder. Entonces, comienzan a alternarse en el Ministerio de Economía aquellos personajes que configuran lo que se denominó "el elenco estable de los economistas del sistema". Esta rotación se conjuga con la incorporación de la Argentina del FMI, decidida por el gobierno presidido por Pedro Eugenio Aramburu, en 1956, al mismo tiempo que se desnacionalizan los depósitos bancarios, se liquida el control estatal sobre el comercio exterior y se anula la reforma constitucional de 1949, dejando sin efecto el artículo 40, protector de nuestros recursos naturales. No debe extrañar, pues, que la Argentina entre de nuevo en el círculo letal del endeudamiento, con nuevos créditos para pagar los intereses de préstamos anteriores y con una cada vez mayor sumisión a los dictados del FMI.

Al concluir el período de la llamada "revolución libertadora" (1958) la deuda externa ya pasa los mil millones de dólares. Al caer Frondizi, en marzo de 1962, se la puede estimar en 1.800 millones de dólares y cesar el gobierno "títere" de José María Guido, en julio de 1963, bordea los 2.100 millones.

La llegada al poder de hombres de la intransigencia nacional del radicalismo, como el presidente Arturo Illia, implica una experiencia de tímidas posiciones nacional-agraristas que se expresan en una mayor independencia respecto de los dictados del FMI y también en una cierta reducción de la deuda pública de algo más de 300 millones de dólares. Al producirse el golpe militar que derroca a Illia, el 28 de junio de 1966, el endeudamiento público externo alcanza 1.768 millones de dólares.

Los militares regresan al poder., Si ya bajo el gobierno de Arturo Frondizi se habían producido importantes radicaciones de capital norteamericano, ese proceso se acentúa ahora bajo el totalitarismo se Juan Carlos Onganía: Krieger Vasena, estrechamente ligado a los monopolios internacionales, ocupa el Ministerio de Economía. Cuando cesa, salta al directorio de Swift Delect International y, luego, a un cargo directivo en el FMI. El general Juan Enrique Guglialmelli denuncia la gravísima extranjerización del aparato productivo del país producida en esos años y, por supuesto la deuda crece. Cuando los militare regresan a los cuarteles para que vuelvan a decidir las urnas, la deuda externa arrima a los 3.800 millones de dólares.

De nuevo la voluntad popular

El 11 de marzo de 1973, Héctor J. Cámpora asume el 25 de mayo. Perón regresa el 20 de junio y en las elecciones del 23 de septiembre de ese año triunfa por amplia mayoría.

A fines de 1973, la deuda externa pública ha disminuido a 3.559 millones de dólares. Sin embargo, el antagonismo interno del peronismo se agudiza, y cuando muere Perón (1 de julio de 1974) los enfrentamientos se agravan. Isabel Perón asume el gobierno. Al producirse el golpe militar del 24 de marzo de 1976, alcanza 5.295 millones de dólares.

Represión, reconversión económica y endeudamiento

La vieja oligarquía agropecuaria y el imperialismo norteamericano venían sufriendo un largo desencuentro histórico. Las inversiones yanquis no dejaban de constituir una inserción en el viejo país agropecuario. Ahora, sin embargo, como uno de los cerebros de la conspiración y munido de un plan económico, aparece José Alfredo Martínez de Hoz quien ha sabido entablar fuertes vínculos con el grupo Rockefeller.

Desde el Ministerio de Economía, Martínez de Hoz establece el escenario favorable para ese "capitalismo financiero dependiente", a través de la absoluta libertad para los movimientos de capitales y para las tasas de interés. De este modo se desarrolla una inmensa especulación, un fuerte endeudamiento externo (tanto público como privado) para hacer posibles estos negocios y también fuga de capitales, para poner a buen resguardo las ganancias obtenidas.

Al mismo tiempo, la apertura económica inunda el mercado interno con mercadería extranjera. Así mismo, el peso sobrevaluado facilita aún más las importaciones y constituye la base para un intenso turismo argentino en el exterior. Por otra parte, el endeudamiento externo privado recae finalmente sobre las espaldas del pueblo argentino a través de seguros de cambio. Los liberales, que ansían privatizarlo todo, estatizan, sin embargo, la deuda privada, como asimismo estatizan la empresa de electricidad CIADE por un valor varias veces superior al de sus instalaciones, según su denuncia oportunadamente.

Esta política económica no solo transfiere riqueza del sector productivo y financiero sino que además provoca una redistribución fabulosa de ingresos en perjuicio de los trabajadores y el pueblo argentino en general. De aquí nacen, asimismo, nuevos grupos económicos, cuyos antecedentes permitían suponerlos una posible burguesía nacional, pero que prefirieron transnacionalizarse, ligándose a bancos extranjeros y buscando el mercado externo, merced al "bajo costo argentino" obtenido a través de la superexplotación del trabajo nacional.

Como se comprende, un apolítica de este tipo en exclusivo beneficio de minorías nativas y extranjeras puede aplicarse merced a una siniestra represión que asesina a 30.000 compatriotas, crea campos de concentración, aplica "vuelos de la muerte" e incluso llega al secuestro de bebés.

Las superutilidades logradas, fugadas en su mayor parte, tienen su contrapartida en un aumento notable de la deuda externa que no se traduce en inversión productiva alguna. Cuando el "proceso" entra en declinación, después del fracaso en Malvinas, no existe otro camino para lo militares que el repliegue por lo cual convocan a elecciones para esa época ( 1983), la deuda pública externa, que era de 5.295 millones de dólares en 1976, alcanza a 30.107 millones de dólares.

"La administración de la crisis"

Cuando llega el 31 de octubre de 1983 y debe concurrir a las urnas, la mayoría de los argentinos sólo ansía cicatrizar sus heridas. Así, la propuesta de Raul Alfonsín dirigida a garantizar la democracia formal resulta ganadora.

En lo referido a la deuda externa, el presidente radical había prometido una investigación para distinguir aquella que era legitima (organizada en autopréstamos, maniobras financieras, deudas canceladas cuyo pago no había sido registrado, tazas de interés desmesuradas, etc.).

Pero la investigación se para liza y se continúa pagando los servicios de la deuda cada vez con mayor peso y nada presupuesto del Estado.

Mientras desde 1982, se tramita un juicio impulsado por un patriota contra todos los responsables de los manejos atinentes a ese endeudamiento durante el "proceso", pero el gobierno no adopta ,medida alguna, prefiriendo adaptarse a las precisiones del gran poder económico nativo e internacional.

Cuando ya no puede más el presidente Alfonsín cesa en el pago de los intereses de la deuda (marzo de 1988). Cuando ya no puede más devalúa (6 de febrero de 1989), provocando la furia de quienes no conocían sus intenciones y se quedaron con pesos, con la consiguiente perdida. Esos grupos económicos promueven, entonces un golpe de Estado financiero, reteniendo dólares lo que provoca una estampida de la devisa extranjera y un proceso hiperinflacionario que arrasa con el gobierno radical.

Derrotado por el justicialismo en las selecciones del 14 de mayo de 1989 el radicalismo abandona la Casa Rosada, con anterioridad a los plazos legales, imponente para continuar gobernando. Para entonces, la deuda pública externa se halla casa duplicada respecto de 1983: de 30.107 millones de dólares se eleva ahora a casi 58.000 millones.

Asimismo, en ese período, "el nuevo poder económico" gestado durante "el proceso", completa su consolidación.

El menemismo en el poder

Carlos Menem asume al gobierno el 8 de julio de 1989.

La política económica del período menemista resguarda y profundiza "el modelo" implantado por la dictadura "procesista". La hiperinflación desencadenada en 1989 es controlada a partir de 1991 a través de una política económica de astringencia monetaria y altos intereses, basada en la convertibilidad que fija la equivalencia un peso = un dólar. El primer efecto de las medidas adoptadas (al lograr una estabilidad que garantiza el crédito) produce cierta reactivación. Pero ésta es temporaria y cuando ese efecto se agota, a mediados de la década, la recesión se instala "para quedarse".

En primer término, el menemismo se preocupa por resguardar los intereses de los acreedores externos a través del Plan Brady, concertado en 1992. por éste se canjean los viejos bonos de deuda en poder de los bancos extranjeros por nuevos bonos Brady, con buena cotización por las nuevas garantías, que pasan a manos de tenedores particulares, con lo cual los bancos se liberan del peligro que quiebra ante una cesación de pagos. Asimismo, al producirse esta reconversión se debilita la posibilidad de aplicar la política de distinguir deuda legítima y deuda ilegítima. El Brady permite, además, cobrar los intereses atrasados desde marzo de 1988.

Estas ventajas de los acreedores externos se presentan como pequeñas concesiones de la Argentina ante la bondadosa quita ofrecida por los acreedores que al principio se evaluaba sobre el total de la deuda y que finalmente se aplicó sobre un pequeño porcentaje.

Poco después se asiste al otorgamiento de nuevos beneficios al sector financiero a través de la "capitalización de deuda externa". Ésta viene a complementar la vieja aspiración reaccionaria de privatizar las empresas públicas.

La "capitalización" permite comprar activos entregando títulos de baja cotización a los cuales el Estado argentino les reconoce su valor nominal entero con presencia de su valor real.

De este modo, los títulos de la deuda externa constituyen una de las armas más poderosas para la destrucción de una franja importantísima de la economía nacional, desde la telefonía y los transportes hasta las acerías, desde la distribución de energías hasta puertos, bancos y rutas. Se trata, en general, de empresas con mercados cautivos, muchas de ellas superavitarias, que se entregan con valuaciones muy inferiores a su valor patrimonial real, con previa alza de tarifas y ajustes posteriores por inflación de Estados Unidos, exenciones impositivas, pasivos a cargo del Estado, etc..

A su vez, los altos interese internos deterioran toda posibilidad productiva, mientras la importación crece, no sólo por la amplia apertura económica sino porque el peso sobrevaluado la abarata. De ahí el déficit comercial que comienza a carcomer al sistema, aún más notable en los valores de la balanza de pagos. Este modelo sólo funciona con endeudamiento externo, señalan sin vacilación los economistas del campo antiimperialista. Los datos de crecimiento de la deuda externa, en el período menemista en dólares, son los siguientes:

1992

59.123

1993

67.803

1994

74.632

1995

87.091

1996

97.105

1997

101.100

1998

104.000

1999

121.877

El endeudamiento se ha publicado, no obstante que la privatización de empresas, a través de la "capitalización de la deuda", logró repatriar una importante cantidad de títulos. Esto ratifica lo afirmado en el sentido de que este "modelo" funciona sólo con fuerte endeudamiento externo.

Como consecuencia, los intereses de la deuda se incrementan, provocando, a su vez, nuevo endeudamiento: pasan de 2.129 millones de dólares en 1989 a 8.200 en 1999.

Asimismo, crece nuevamente la deuda externa privada: de 70 millones de dólares en 1990 a 10.566 millones en 1996, y nuevamente se escuchan voces en el sentido de que el Estado se ocupe, como veinte años, de crear mecanismos para aliviar a estos empresarios endeudados, es decir, una nueva "estatización de la deuda privada".

El total de la deuda, cuando el nuevo presidente electo, Fernando De la Rúa, asume el cargo sucediendo a Menem, alcanza los siguientes valores:

  • Deuda del Estado nacional: 121.877.000.000 de dólares.
  • Deuda de provincias y municipios: aproximadamente 20.000.000.000 de dólares.
  • Deuda externa privada: aproximadamente entre 40.000.000.000 y 45.000.000.000 de dólares.

La gestión de De la Rúa

(1999-diciembre de 2001)

El gobierno de la Alianza continuó, en lo medular del sistem económico, a los gobiernos que se vienen sucediendo desde 1976 y, en este sentido, el reclamo popular "que se vayan todos" es la respuesta que condensa el repudio a esa política y a sus servidores.

Las últimas cifras, a diciembre del 2001 cuando el "cacerolazo" provoca la renuncia de De la Rúa:

  • Deuda pública externa del Estado nacional: 132.143.000
  • Deuda externa de provincias y municipios: 22.000.000
  • Deuda externa privada (valor aproximado): 60.000.000

El total del endeudamiento alcanza a 214.143.000.000 de dólares.

El pueblo argentino está viviendo, o mejor dicho, dejando vivir, sometido a una expoliación permanente, uno de cuyos instrumentos es la deuda externa. La pérdida de soberanía frente a los grandes poderes mundiales regentados por los organismos internacionales facilita la imposición de políticas económicas antipopulares que en veinticinco años han destruido la mayor parte del aparato industrial nacional y el empleo, así como los sistemas previsional, de educación y salud, colocando a la mitad de los argentinos por debajo de los índices de pobreza.

Con la caída del gobierno de la Alianza y la asunción del presidente Adolfo Rodríguez Saá, elegido por la Asamblea Legislativa, se declara el "default" técnico, que no es ni más ni menos que la incapacidad del Estado para captar los recursos necesarios para cumplir con los servicios anuales de la deuda externa.
A la luz de los acontecimientos históricos se deduce que tanto gobiernos de facto como democráticos han actuado de modo irresponsable y reprobable en el manejo de la deuda externa.

Sin embargo, los grupos que se alternan en el poder y hasta aparecen enfrentados por criterios diferentes, en realidad buscan los mismos objetivos. Pensamos que mientras esos grupos no sean separados de la administración del Estado y sometidos a un verdadero juicio histórico no existirá posibilidad alguna para la Nación Argentina.

2000

140.055.000.000

2001

154.951.000.000

2002

171.198.000.000

2003

178.795.000.000

2004

 

Como se puede apreciar, la Deuda Externa es hasta hoy uno de los principales protagonistas de nuestra postración.

Tasa de Mortalidad infantil por 1.000 nacidos vivos, según provincia de residencia de la madre

1980

1981

1982

1983

1984

1985

1986

1987

1988

1989

1990

1991

33.2

33.6

30.5

29.7

30.4

26.2

26.9

26.6

25.8

25.7

25.6

23.8

Argentina: endeudamiento y dictadura militar

El período durante el cual la deuda Argentina literalmente explotó, corresponde al de la dictadura militar del general Videla (1976-1981).

La política económica promovida por Martínez de Hoz. Ministro de Economía de la dictadura, a partir del 2 de abril de 1976 marca el inicio de un proceso de destrucción del aparato productivo del país, creando las condiciones para una economía especulativa que desbastó el país. La mayor parte de los préstamos otorgados a la dictadura Argentina, provenían de bancos privados del Norte. Estos contaban con el total acuerdo de las autoridades de los Estados Unidos (tanto de la Reserva Federal como de la Administración norteamericana).

Los "maestros" argentinos de la política de endeudamiento eran el Ministro en Economía Martínez de Hoz y el Secretario de Estado para la Coordinación y la Programación Económica, Guillermo Walter Klein. Para obtener préstamos de los bancos privados, el gobierno exigía de las empresas públicas argentinas que se endeudaran con los banqueros privados internacionales. Las empresas públicas se convirtieron entonces en una palanca fundamental para la desnacionalización del Estado, a través de un endeudamiento que entrañó el abandono de una gran parte de la soberanía nacional.

Evolución de la deuda externa 1975 -1985 (en millones de dólares)

Año ...........Deuda total ......Aumento
1975..........7 875
1976..........8 280.................5,14%
1977..........9 679...............16,9 %
1978.........12 496...............29,1%
1979.........19 034...............52,32%
1980.........27 072...............42,23%
1981.........35 671...............31,76%
1982.........43 634...............22,32%
1983.........45 087.................3,33%
1984.........46 903.................4,02%
1985.........48 312.................3%

Cancelación de la deuda durante el período comprendido entre los gobiernos peronistas

Una de las medidas más importantes del primer gobierno de Perón fue la cancelación casi total de la deuda externa, hecho histórico que permitió que el país y, particularmente, el Estado pudiera invertir las divisas que antes se drenaban a los centros imperialistas en el proceso de acumulación interna. Si bien es cierto que los servicios de la deuda habían disminuido a fines de la década del 30 a menos del 20% de las exportaciones, todavía quedaba un remanente de empréstitos anteriores que, con un acertado criterio nacional, Perón decidió cancelar.

Para adoptar esta medida, cuya importancia no ha sido debidamente apreciada por quienes anteponen ideología a análisis científico de la realidad, la Argentina contaba en 1946 con una reserva cercana a los 2000 millones de dólares.

Pero en vez de invertir el saldo que quedaba, luego de pagar la deuda externa, el gobierno peronista utilizó 1500 millones de dólares para comprar los ferrocarriles que los ingleses querían vender desde mediados de la década de 1930. El presidente Justo había ya hecho la primera adquisición, manifestando en 1938 que eso formaba parte de una "nueva orientación en materia ferroviaria, cual es la adquisición paulatina por el Estado de las empresas particulares que explotan hoy el servicio ferroviario".

Después de esta operación y del pago de la indemnización por la nacionalización de la Unión Telefónica y empresas eléctricas, al Estado sólo le quedaron unos 370 millones de dólares. Y todavía le faltaba cancelar una deuda de 125 millones de dólares a los Estados Unidos, para lo cual fue necesario contratar en 1949 un "empréstito por la misma suma, destinado 108 millones a lo que debíamos y el resto a la compra de locomotoras y quipos para el servicio telefónico".

Para obtener este préstamo Perón dio garantías a los Estados Unidos en orden autorizar la transferencia de la cede de la empresa Swift a ee país, con todas sus ganancias, y la promesa de un arreglo "decoroso"con la American and Foereign Power (ANSEC), que exigía 60 millones de dólares de indemnización por haber sido nacionalizada. La misión Cereijo fue la encargada de concretar estas promesas. En compensación el Eximbank otorgó un préstamo de 60 millones de dólares a Somisa para que pueda poner en marcha la planta de San Nicolás.

En definitiva, el banco de Exportación e Importación concedió el crédito de 125 millones de dólares en consideración a que "el gobierno Argentino -comentaba "La Prensa"- aceptó realizar los mayores esfuerzos financieros para liquidar los saldos pendientes adeudados a las compañías norteamericanas por utilidades, regalías y deudas". Si no se hubiera pagado esto, "no hubieran podido comprar más mercaderías".

En síntesis, el peronismo logró sanear en gran medida la deuda durante primeros años de posguerra, pero volvió a endeudarse, aunque moderadamente, en las postrimerías de su gestión. Un informe elaborado por el Banco Central en 1970 entregó un balance de la deuda externa entre 1939 y 1969, en el que señalaba que en estos 30 años la Argentina obtuvo 170 créditos oficiales externos, la mayoría de ellos –160- a partir de 1955. Entre 1939 y 1955 no hubo casi endeudamiento, ya que los cinco créditos de 1939 a 1946 no alcanzaron a 90 millones; y los de 1946 a 1955 apenas bordearon los 200 millones de dólares. El servicio de la deuda externa en 1949 sólo significó un desembolso de 9 millones de dólares, cifra que subió a 17 millones en 1955 y a 44 millones en 1957.

Endeudamiento forzado de las empresas públicas

Esto es tan así que por ejemplo, la principal empresa pública argentina, la petrolera YPF (Yacimiento Petrolíferos Fiscales), fue forzada a endeudarse en el exterior aunque disponía de recursos suficientes para sostener su propio desarrollo. En el momento del golpe militar del 24 de marzo de 1976, la deuda externa de YPF se elevaba a 372 millones de dólares. Siete años mas tarde, al terminar la dictadura, esta deuda se elevaba a 6.000 millones de dólares. Su deuda se multiplicó por 16 en siete años.

Casi ningún monto de esa deuda en divisas extranjeras fue a parar a la caja de la empresa; quedaron en manos de la dictadura. Bajo la dictadura, la productividad del trabajador de YPF aumentó un 80%. El personal se redujo de 47.000 a 34.000 trabajadores.

La dictadura, para aumentar las entradas a su caja, bajó a la mitad el dinero por comisiones que iba a YPF por la venta de combustibles. Es más, YPF fue obligada a refinar el petróleo que extraía, en las multinacionales privadas Shell y Esso, aunque podía, dada su buena situación financiera al comienzo de la dictadura, dotarse de una capacidad de refinación acorde a sus necesidades (complementando la de sus refinerías de: La Plata, Luján de Cuyo y Plaza Huincul).

En junio de 1982, todo el activo de la sociedad estaba prendado por las deudas.

Cuando los liberales estatizan es peor que cuando privatizan

Llegado el momento de licuar pasivos a las grandes empresas, siempre aparecen economistas solícitos que ofrecen artificiosos mecanismos, generalmente inextricables para el gran público, que los gobiernos por aquello de "preservar la rentabilidad de las empresas para preservar las fuentes de trabajo"- se apresuran a dar sus decretos. Así ocurre partir de 1981.

Según comentaban fuentes oficiales, está decidida la aplicación de un seguro de cambio.

Este mecanismo garantiza un determinado nivel de cotización, mediante el pago de una prima, a quienes tomen créditos externos, con independencia de la paridad real del peso frente al dólar momento del repago del préstamo.

Si la cotización vigente del vencimiento es superior a la proyectada por el seguro de cambio, el Estado, a través del Banco Central se hace cargo de la diferencia y sufre un quebranto. Si la situación es inversa, o sea la cotización resulta inferior, resulta una pérdida para el tomador de fondos. Es decir, desde las primeras versiones periodísticas queda en claro que "el Estado sufre un quebranto", es decir, asume una parte –en algunos casos, la mayor o casi la totalidad- de la deuda del empresario privado, pues el negocio está armado de modo tal que la prima del seguro resulte escasa o casi nula importancia respecto de a la garantía del cambio futuro, en una política económica donde el peso pierde valor frente al dólar.

Con la contundencia que da el conocimiento y la honestidad, Alejandro Olmos afirma:

"Una deuda se contrae con el dólar a $10, a pagar a 3 años. El Estado asegura la cotización, a través de una prima. A los 3 años, si el dólar está a $100, es decir $90, la asume el Estado, es decir, todos nosotros" y agrega: "fíjese que ésta situación se agrava porque en muchos casos estas deudas no eran reales, sino autopréstamos, en cuyo caso el Estado se hizo cargo, en un alto porcentaje, hasta de deudas que no existían" Alejandro Gómez Gaona, dijo del "fiscal de la deuda", agrega: "supóngase que la sucursal del Citibank de la Argentina, le debe a su casa matriz en Estados Unidos. Con el seguro de cambio, el Estado argentino se hace cargo de krem parte de la deuda en una realidad interna a una misma empresa". A su vez, un periodista denuncia que se le probaron autopréstamos al grupo. "Techint a Impresit Sideco (de Macri), a SADE (de Pérez Companc) y a Impsa (de Pescarmona)", y agrega que "José Luis Machinea frenó la investigación de estos asuntos, en la época de Alfonsín y que la resolución que archivaba la cuestión lleva la firma de Daniel Marx".

En ese momento, la información responsabilizaba de este operativo financiero al ex Ministro de Economía Lorenzo Sikaut, al subsecretario de Finanzas Hugo Lamónica y al presidente del banco central, Egidio Iamella. Posteriormente, el sistema de estatización de la deuda privada se enriquece –entre 1982 y 1983-con los entusiastas aportes de Lucio Gonzáles del Solar y Domingo Caballo. Esta preocupación por transferir deudas privadas sobre las espaldas del pueblo argentino, se encuentra también otro adalid en un hombre cuya estrella sube, por entonces para destellar bien pronto en el centro de lestablishment: Emilio J. Cárdenas, un personaje interesante sobre el cual conviene detenerse.

Cárdenas es Chozno de Florencio Varela (por vía paterna), hijo de una Escurra (por vía materna) y se halla vinculado por su pasado con la familia Montes de Oca. Su padre era estanciero y su abuelo fue uno de los primeros presidentes del banco central en los años treinta. Emilio cursó en el colegio Champahmat y se recibió de abogado en Buenos Aires, perfeccionándose en Princeton, Michiham y California. Ingresó luego al estudio Becar –dedicado preferentemente a representar el capital norteamericano -de donde pasó el estudio Klein and Mairal que en esa etapa se llamó, Klein Mairal y Cárdenas. Luego, se retiró y fundó la consultora Càrdenas, Gope y Otero monsegur. Desde allí incrementó sus relaciones con los Yanquis, teniendo de cliente a Morgan.Kuaranty y a Esso, entre otros. Pasó entonces a presidir la sucursal del Bank of New York en Buenos Aires y a desempeñarse como gobernador en la cámara de Comercio argentino- norteamericano.

Estos servicios le permitieron en 1990 asumir la presidencia de Bancos extranjeros en la Argentina. Integra, además, directorios de otras empresas (como Arcor) todo lo cual le otorga el suficiente prestigio para ser columnista regular de la ácimo y La Prensa. Durante el gobierno de Alfonsín intervendrá en el primer plan Houston, dirigido a promover la explotación del petróleo por empresa extranjeras. Luego, en la presidencia de Menem anticipara a la privatización de ENTEL en la grata compañía de Maria Julia Alzogaray y Ricardo Zimmg. El 19/09/1992 será designado embajador argentino ante las naciones unidas, pues según Clarín, "la intención del gobierno de Menem es contar, en un cargo diplomático con asiento en Nueva York con una figura de aceitados contactos con el gobierno y factores de poder estadounidenses" a sus dotes de banquero, periodista y polista agrega la de experimentado lobista, como lo demuestra su articulo de "La Nación" del 31 de octubre de 1982. Allí Cárdenas avoga para que el Estado cumpla sus compromisos, tanto en los seguros de cambio como en los Swaps –operaciones de 2 pases financiero" de similar efecto al de seguro- pues afirma:

"La acción del Estado debe estar enderezada a respetar al máximo posible los compromisos asumidos. Está en juego una vez más el crédito del sector público, su credibilidad y la confianza que todos aquellos vinculados a el aspiran continuar teniendo" como se comprende, el planteo de un hombre prestigioso como Cárdenas, lanzando desde un diario prestigioso como la Nación, no obedece amiseros intereses financieros, sino a resguardar el honor de la República Argentina, enalteciendo con el pago de la deuda externa ahora ya no solo publica sino también privada.

En general "los medios" se ocupan poco de este asunto, como si se tratara de una cuestión de exclusivo interés de los deudores privados y del Estado, a pesar de que el pato de la boda es toda la sociedad.

Sin embargo en 1983, en uno de los últimos operativos de este sistema salta en Clarín el enojo de Dionisio Martín, titular de la subsidiaria Argentina del Citibank respecto del ministro Jorge Wegve, que, no habría cumplido su compromiso, a pesar de que "cenando con el, este le aseguró que los títulos nominativos en dólares con que se refinanciaría la deuda por seguros de cambio, saldrán a cambio del ingreso de los primeros 500 millones de dólares del crédito por 1500 millones". La noticia apenas nos permite entrever lo que sucede entre las bambalinas, porque agrega que al mediodía siguiente, Julio Gonzáles del solar, "intmpestivamemte, exigía¿ que Wewe se pusiera al otro lado del teléfono porque esto no era lo que acordamos.".

Lo concreto es que este mecanismo financiero les permite a grandes empresas endeudadas en dólares, asegurarse determinada cantidad de divisas extranjeras, que le será entregada entre uno o dos años a la cotización de hoy aun cuando el dólar haya crecido su valor en dos, tres o más veces.

En concreto, se trata de una estatización, pues el Estado carga con una diferencia muy importante, es decir, significa una transferencia de deuda desde el sector privado hacia el Estado. Alfredo y Eric Calcarhmo estiman que dicha transferencia alcanza, entre 1981 y 1983, a 14.500 millones de dólares. Por su parte, Claudio Lozano, posiblemente en razon de que los seguros de cambio operan durante un tiempo mas, se refieren a la "estatización de cerca de 20.000 millones de deuda privada.

Estadísticas revelan esa transferencia de deuda de un puñado de empresas sobre el resto de los argentinos. Varias de ellas, las mas importantes, operan luego en el negocio de capitalización de la deuda a través del cual se privatizan las empresas de servicios públicos.

Olo que es lo mismo ellas contrajeron deuda externa, la transfirieron al Estado a través de la estatización, luego cuando esos mismos títulos cayeron a valores muy bajos en el mercado mundial, los adquirieron convirtiéndose en acreedores de deuda externa y con esos mismos títulos –a través de los cuales ellos compraban barata la misma deuda externa que habían contraído y no habían pagado-ahora cotizados a valor nominal, se quedaron con las empresas públicas.

En esa época en que comienzan a implementarse los seguros de cambio, aparece otra noticia de naturaleza también escandalosa en este mundo financiero. El diario La Razón informa:

Que no produjo consecuencias procesales y que no le ha impedido continuar recorriendo el mundo, en representación de grandes empresas multinacionales aunque quizás, alguna vez, desde la tranquilidad de su castillo normando en Chalpadmalad y en esa paz espiritual que otorga el mar, halla ojeado las páginas de un libro José Luis Torres, publicado en 1940: "algunas maneras de vender la patria" .

Argentina: La negociación de la deuda externa

Al día de hoy no está definido el resultado final del largo y desgastante proceso de negociación por la deuda externa con los acreedores privados, llevado adelante por el gobierno argentino, porque aunque la oferta a los bonistas ya fue presentada, ésta contiene diversos elementos que pueden significar cambios en los números al término de los plazos estipulados.

Sin embargo hay importantes aspectos que se fueron desarrollando en el curso de este año y medio de forcejeos, que pueden y deben ser valorados, y permiten acercar, por lo menos, un balance parcial.

El discurso y la lógica
El discurso asumido por las administraciones -ya fueran militares o civiles- que nos gobernaron en las últimas tres décadas, invariablemente reafirmó antes que nada que el país debía honrar la deuda contraída. Este gobierno desde que asumió instaló otro discurso: no vamos a pagar la deuda con el hambre del pueblo.

Este planteo fue, y es, repetido por todos los funcionarios nacionales desde el presidente para abajo, en todos los escenarios nacionales e internacionales en los que se debate sobre la deuda Argentina. La consecuencia es que el planteo actual respecto a la reestructuración en curso, es que primero deben estar garantizados los recursos para sostener el desarrollo económico del país, y en función de esto podemos decidir que es lo que se puede pagar.

Esto implica un cambio cualitativo en la lógica con la que se aborda la política económica:se piensa que no se van a producir inversiones a través nuevo endeudamiento externo -como afirma el discurso neoliberal- sino que la posibilidad de acceder a un ciclo de inversiones está ligada a que el país garantice un proceso de crecimiento sustentable en el tiempo.
La defensa del actual ciclo de crecimiento económico se convirtió entonces en el elemento central que guía las propuestas de los negociadores argentinos. Y desde la perspectiva del capital financiero, representada descarnadamente por el FMI, el objetivo es exactamente opuesto: recortar todo lo posible la magnitud del excedente que quede en el país, y sobre todo, la porción de éste que permanezca en manos del estado argentino.

De ahí que en la discusión con el FMI no están sólo presentes las cuotas y los plazos de la propia deuda, sino otros aspectos esenciales de la política económica: las tarifas de servicios que están en manos de las empresas transnacionales, una reestructuración del sistema financiero que liquide la porción que sigue manejando el estado a través de la banca pública, la reforma del sistema impositivo para hacerlo más regresivo aún, la instrumentación de una nueva ley -que podría incluir hasta una reforma constitucional- que ahogue las autonomías provinciales en las decisiones del gasto, a lo que hay que agregar la participación directa del Fondo en el debate sobre la magnitud de la oferta a los bonistas.
Todas estas exigencias fueron rechazadas por el gobierno, y motivaron la suspensión transitoria del acuerdo con el FMI, lo cual permitió sacar del medio esos temas por varios meses, dándole continuidad al dinamismo del mercado interno. Este sigue siendo la base del crecimiento actual, y su sustentabilidad es la condición indispensable que permitirá aprovechar la favorable perspectiva del sector externo, en la perspectiva de impulsar un desarrollo nacional capaz de iniciar la desconexión de la lógica neoliberal que predomina en el escenario internacional.

La suspensión del acuerdo con el FMI, el crecimiento económico en tiempo de cesación de pagos, la concreción final de una quita cercana al 70%, son elementos de un enorme valor en un escenario internacional con dominio excluyente de las políticas fondomonetaristas, difíciles de desafiar por parte de los países dependientes, sin pagar enormes costos de desestabilización económica y política.

Las perspectivas
La perspectiva para los próximos años en el mercado mundial presenta aristas sumamente contradictorias. Por un lado, la producción agropecuaria argentina vuelve, después de mucho tiempo, a instalarse con posibilidades de ofrecer mercancías que se valoricen fuertemente a partir de un extraordinario crecimiento de la demanda, que es muy probable se mantenga durante varios años.

Por otro, la estructura económica nacional heredada de varias décadas de aplicación salvaje del modelo neoliberal, y su imbricación profunda con la estructura internacional de igual signo, constituyen una madeja atada con miles de nudos gordianos, que no se cortan con uno ni con dos ni con tres tajos.

En estas últimas semanas hemos asistido a todo tipo de planteos aludiendo al mantenimiento de las estructuras injustas y de la inconsistencia y/o incoherencia de las políticas oficiales, acompañados en la mayoría de los casos, de programas e indicaciones sobre lo que debería hacerse. Programas, que según afirman los que los proponen, dependen de la voluntad política de cambio, para su aplicación automática. Como evidentemente no se aplican estos programas, la conclusión es que éste gobierno no tiene voluntad política de cambio.
Nosotros preferimos evaluar la voluntad política del actual gobierno, desde el análisis de la correlación de fuerzas que tenemos desde el campo popular, a la hora de medirnos con las poderosas empresas transnacionales que dominan el mercado mundial y controlan gran parte de la estructura económica nacional. Porque entendemos que cualquier medida que empiece a redistribuir en favor de las mayorías nacionales las inmensas riquezas que se siguen produciendo en nuestra patria, irá en detrimento de los intereses estos poderosos monopolios y será resistido por ellos con todos los medios a su alcance, que son muchos.
La Argentina ha encarado varias reestructuraciones de la deuda externa en los últimos años. Entre las más recientes podemos mencionar la del plan Brady durante el menemismo, y la del megacanje durante la administración De la Rua. Ambas contaron con el aval y el apoyo irrestricto del FMI, y se desarrollaron en contextos en que la relación con los gobiernos era de coincidencias totales con las políticas de ajuste que se implementaban y que el poder financiero exigía.

Es exactamente lo opuesto a lo que pasa por estos días. La relación con el FMI -a pesar de que cobra puntualmente su parte de la deuda- no pasa por su mejor momento. Las fricciones no son sólo de discurso, sino porque el gobierno ha demostrado voluntad política suficiente para resistir las recetas liberales que los funcionarios del Fondo siguen recomendando. Es más, la palabra ajuste ha sido desterrada del diccionario económico por este gobierno.

Hoy estamos discutiendo: cual es la magnitud de quita de la deuda; si la empresa del estado que se crea va a funcionar mejor o no con tal o cual figura jurídica; si a los aumentos dados a los jubilados y empleados estatales se pueden y deben sumar otros y de que magnitud; si lo planificado de obra pública se viene ejecutando adecuadamente o no; por cuanto tiempo más deben mantenerse las tarifas congeladas; si el crecimiento del presupuesto social es suficiente; si el decrecimiento de la desocupación será más o menos rápido en los próximos años; sobre que bases debe desarrollarse el mercado regional, etc.
Estamos discutiendo si las medidas progresivas que ya viene tomando el gobierno nacional, pueden ser mejoradas y como. No estamos debatiendo como resistimos nuevos ajustes, como sucedió durante las últimas tres décadas en la Argentina. Obviamente ninguno de esos temas tienen nada que ver con la agenda neoliberal, ni con los programas del FMI, ni con las propuestas del G 7. No es casual que, a diferencia de los elogiosos comentarios que le prodigaban al liderazgo menemista (aun hoy es rescatado con nostalgia por el propio presidente del FMI) y a la "honestidad" de De la Rua, desde sus principales voceros, tanto en el país como en el exterior, surgen permanentemente duros ataques a las políticas del gobierno, y a la figura del presidente Kirchner.

Los próximos pasos
Los pequeños pasos que se han dado en dirección contraria al desarrollo neoliberal encuentran una fuerte oposición del poder financiero, de las multinacionales, de la derecha política. Avanzar más rápido y profundizar las huellas abiertas, requiere no sólo de voluntad política, sino de la fuerza suficiente parta sostener esa voluntad. Los ejemplos más cercanos que tenemos de confrontación a las políticas imperialistas nos dejan claras enseñanzas. Cuba y Venezuela en nuestro continente nos muestran procesos de cambio que resisten los ataques del imperialismo, con pueblos movilizados y comprometidos, resultado de años de construcción y acumulación política, que permitió juntar la fuerza suficiente para, hoy, impulsar programas económicos que tienen mas de un punto de contacto con el que tenemos en la Argentina. No hay ningún proceso de cambio desarrollado por ningún gobierno revolucionario o progresista, que haya solucionado por un golpe de su voluntad política las tremendas injusticias que dejan décadas de aplicación de políticas antipopulares. Hay que construir la voluntad política de las mayorías, porque esa es la única garantía de cambios profundos y duraderos.
La deuda es injusta, ilegal, e ilegítima. Los banqueros que nos piden su pago le deben al pueblo argentino mucho más de lo que nos reclaman. Pero de nada vale que nosotros lo sepamos y lo repitamos, sino no somos capaces de construir la fuerza popular suficiente para que seamos millones los que lo exijamos.
El gobierno de Néstor Kirchner abrió la posibilidad de sacar este debate de los pequeños grupos para trasladarlo a millones. No vamos a pagar la deuda con el hambre del pueblo, dice. Con esa bandera vamos construyendo la voluntad política necesaria para sostener en los hechos lo que decimos en los discursos.
A veces se puede avanzar más rápido, a veces hay que ir mas despacio. De lo que se trata es saber si vamos en la dirección correcta. De eso estamos convencidos.

De que manera cada ciudadano argentino paga la deuda.

Los argentinos debemos hoy a los bancos extranjeros, al FMI, al Banco Mundial y a otros organismos internacionales

Unos: 200.000 millones de dólares.

150.000mll son de la deuda publica, que debe pagar el estado en forma directa.

Los otros 50.000mll los deben pagar las empresas privadas.

Para eso necesitan dólares, que el estado está obligado por ley a proveérselos a razón de un peso un dólar(ley de convertibilidad.

La cuenta es sencilla:

Somos 37 millones de habitantes.

Cada uno de nosotros debe 5.405 dólares a los bancos extranjeros, al FMI y al banco mundial, aun al nacer.

4.054 dólares por la deuda publica.

1.351 dólares por la deuda de empresas privadas.

Cada jefe de familia tipo, debe pagar 21.620 dólares.

A los cuales se le agregan los intereses anuales, que son:

9.500mlls por la deuda publica y 3.000mlls por la deuda privada, sumando un total de 12.500mlls.

Esto significa, que a cada uno de nosotros le corresponden pagar 28 dólares mensuales de por vida.

De esa forma, uno esta pagando ya 112 dólares por mes de intereses.

El aumento de impuestos y la rebaja de sueldos estatales, fueron medidas tomadas para pagar los 9.500mlls de intereses de la deuda.

El déficit fiscal del estado es de unos 5.500mlls anuales, que, si no tuviéramos que pagar los 9.500mlls de intereses,

Nos sobrarían 4.000mlls, o sea tendríamos superávit.

Con este dinero podríamos construir escuelas, hospitales,

Aumentar las jubilaciones y haber creado 2.200.000 planes trabajar.

Para terminar de pagar los intereses va a haber mas impuestazos y salariazos.

Los salarios han disminuido en un 25% en los últimos 10 o 12 años, por lo que un trabajador que hoy gana $400 mensuales, debería estar ganando $530 por mes para estar igual que en 1.988, hoy gana $130 menos, y los intereses de la deuda son unos $112. En conclusión, de los $130 que pierde mensualmente cada trabajador, $112 se destinan para pagar los intereses de la deuda, y los otros $18 representan la parte de riqueza concentrada y que no han fugado aun.

No es una coincidencia casual.

Los gobernantes, con la deuda y la política económica, provocaron la disminución de los salarios y lograron concentrar la riqueza del país en muy pocas manos:

Unos 10 grupos económicos locales,

Los bancos acreedores extranjeros

Y las grandes corporaciones multinacionales que se quedaron con las empresas publicas y privadas argentinas.

Estos grupos acaparaban nuestras riquezas y exigían al banco central dólares, para girar la mayor parte de sus ganancias al exterior.

¿ Cuál es el monto actual de la deuda externa argentina?

Asciende a más de 150 MIL MILLONES DE DÓLARES, que equivalen a que cada niño argentino que nace debe 5.400 dólares, que cada argentino debería pagar 28 dólares mensuales durante toda la vida solo por los intereses, que cada familia tipo argentina debe 22.000 dólares. Equivale también a un año de toda la producción y el trabajo de todos los argentinos y a ocho años de todas las exportaciones argentinas.

Es necesario observar que todo el proceso de endeudamiento no es algo que comenzara solamente hace veinticinco años, sino que por el contrario arranca desde los albores de nuestra vida independiente, habiéndose convertido en un fenómeno verdaderamente estructural, debiendo exceptuar muy contados períodos en los que no tuvimos que afrontar los planteos extorsivos de los acreedores externos.

Conclusión: "Cuanto más pagamos, menos tenemos y más nos endeudamos".

Bibliografía

JULIÁ, Carlos. "La Memoria de la Deuda", Vol I, Editorial Biblos, Buenos Aires, 2002.

GALASSO, Norberto. "De la Banca Baring al FMI" Historia de la deuda externa Argentina, Editorial Colihue, Buenos Aires, 2002, Primera Edición.

KANENGUISER, Martín. "La Maldita Herencia. Una Historia de la deuda y su impacto en la economía Argentina (1976-2003)". Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2003.

VITALE, Luis. "Historia de la Deuda Externa Latinoamericana y Entretelones del Endeudamiento Argentino". Editorial Sudamericana-Planeta, Buenos Aires, 1986.

Sitios Web

http://www.mecon.gov.ar

http://www.indec.gov.ar

http://www.jubilee2000uk.org/

http://www.pacificar.com/vernota.hlvs?id=3939

Andrea Celeste Brecciaroli

Estudiante de tercer año del Polimodal

Buenos Aires, Argentina


Comentarios


Trabajos relacionados

  • The new route: dollarization - The Argentine case

    A brief history of Argentina monetary procedures. The cost of the Seinoriage lost. Interest rates. The consumers in a do...

  • Comercio internacional

    El financiamiento y la asistencia internacional. Inversión extranjera directa. Organismos internacionales. Acuerdos come...

  • Modelo Económico

    Definición. Problemática económica que se pretende resolver. Estimación del modelo a priori. Variables, definición y mag...

Ver mas trabajos de Economia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda