Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Drogas, alcohol y adolescencia




La adolescencia es un momento particularmente vulnerable en la vida de un sujeto, debido al proceso de duelo por las figuras parentales de la infancia en que ella se inicia, y por ser un momento de "transición" entre la pérdida de éstas figuras de identificación y la búsqueda o el encuentro de unas nuevas.

A lo anterior se suman: la actual crisis cultural y el enfrentamiento con un mundo cada vez mas complejo y vertiginoso.

Existe además un verdadero "bombardeo" de la publicidad dirigido hacia este grupo etario, apetecible para el mercado; basta ver, por ejemplo, las propagandas de cerveza destinadas a jóvenes, y el aludido "encuentro" entre ellos si se las consume juntos.

Los adolescentes también afrontan en esta etapa la salida exogámica y el erotismo genital que los atemoriza. En diferentes pueblos y culturas, encontramos ceremonias y rituales de iniciación como forma de marcar en lo simbólico este pasaje de la niñez al "mundo adulto", en muchos casos como marcas en lo real, y en todos poniendo en juego lo real del cuerpo expuesto al sufrimiento y a la muerte.

Ahora bien, ¿qué sucede en una sociedad en la que se ha perdido la eficacia de los actos simbólicos que marcan esta salida de la niñez y esta entrada en la adultez? Es posible que en nuestra cultura actual, el alcohol y/o drogas juegue algún papel en este sentido para los adolescentes, en tanto "se es grande" por estar <tomando alcohol> o por <estar drogado>. Por otra parte, el alcohol como otras drogas "sueltan la lengua" y "dan ánimos" para "encarar" a un partenaire en el juego de la seducción inicial.

El alcohol - una droga socialmente aceptada - daría, desde la consideración de los jóvenes, la fuerza y el valor necesario para los primeros encuentros sexuales tan deseados y tan temidos. Entonces, se arma un escenario: la discoteque, como subrogado del altar, el monte o el lugar de exhibición de juegos públicos, en el cual mostrar algún emblema (por ejemplo: la lata de cerveza), permite a traves de un acto -el beber, y su consecuencia, la borrachera- sentirse grandes y pensar que están haciendo cosas de grandes.

Desde hace años circulan discursos que categorizan las adicciones como un problema de los jóvenes. Si bien la problemática se extiende a una franja que abarca desde los púberes hasta los adultos mayores, variando en la frecuencia, cantidad y tipo de sustancia, el inicio del consumo se produce mayormente en la adolescencia. El hecho de que ésta sea la etapa de la vida de mayor riesgo en el inicio del uso y abuso de drogas, puede explicarse por las características propias de ella, como parte de un proceso de profundas transformaciones biológicas, psicológicas y sociales.

Los padres, a su vez, también sufren sus propias crisis. Algunas de ellas consisten en encarar diversos duelos –desprenderse del hijo niño, dejar de funcionar como un ídolo y aceptar una relación llena de críticas y ambivalencia, admitir su propio envejecimiento- y revivir aspectos de su propia adolescencia y de la relación con sus propios padres. Al mismo tiempo, deben hacer equilibrio entre no ser demasiado sobreprotectores o invasivos, ni demasiado permisivos y ausentes. Ahora bien, si la estructura psíquica y el sostén afectivo familiar del joven no logran soportar y contener tales estados, el consumo de alcohol y/o drogas que la sociedad y los grupos de pares ofertan les sirve para paliar el malestar y encontrar algunos momentos de alivio.

Hay que dilucidar para qué le sirve la droga y por qué no puede encontrar otra manera de encarar los obstáculos que se le presentan.

Los padres de los púberes y jóvenes a menudo preguntan cómo saber si su hijo "se droga". La respuesta no es sencilla, pero sin duda, una de las maneras es escuchándolo. Los adolescentes – y no sólo ellos- pueden hablar mejor del tema con quienes "saben" escuchar. Ciertas actitudes obturan la posibilidad de comunicación y son incompatibles con una disposición genuina de escucha. Cuando se juzga, se aconseja o sermonea en exceso, se critica o ridiculiza, no se toman en cuenta o se toman a la ligera sus opiniones, o bien existen grandes contradicciones entre lo que se dice y lo que se hace, se están colocando obstáculos en el vínculo con los hijos.

"Escuchar" no se trata sólo de interrumpir mientras el otro habla, sino de tratar de comprender lo que nos dice y quiere decirnos.

A grandes rasgos, algunas señales que pueden estar indicando el abuso de alcohol y/o drogas son la aparición de:

  • fatiga
  • quejas continuas acerca de su salud
  • ojos enrojecidos
  • tos constante
  • cambios repentinos de humor y/o personalidad
  • irritabilidad
  • insomnio o somnolencia persistentes
  • conductas de riesgo
  • depresión
  • desinterés generalizado
  • falta de comunicación
  • ausencias frecuentes
  • problemas de disciplina en la escuela.

Sin embargo, no está de mas aclarar que muchas de estas manifestaciones pueden ser indicadoras de otros problemas. Si bien los padres pueden reconocer señales que sean expresión de dificultades, no se espera que ellos hagan el diagnóstico. El primer paso es consultar con un médico para estar seguros de que las señales que se perciben no sean efecto de causas orgánicas. Luego, conviene proseguir con una evaluación realizada por un profesional de la salud mental.

Para finalizar, es importante subrayar que, aunque no existen recetas para prevenir que los adolescentes contraigan una adicción, generar espacios de comunicación, dejando de silenciar cuestiones familiares, evitar comparaciones entre sus resultados y los de los demás (hermanos, compañeros, conocidos), facilitar su inclusión en actividades que permitan construir vínculos y pertenencias, y promover la elaboración de proyectos de vida, despliegan mayores posibilidades de que las dificultades que se vayan presentando a lo largo de esta etapa no sean desproporcionadas.

Caso Problema:

Analizaremos a continuación un caso problemático relacionado con las adicciones, que nos permita ir realizando reflexiones y críticas conjuntas sobre la base de hechos concretos.

En un club Social y Deportivo de la localidad de San Justo, tres jóvenes compran "cannabis sativa" (marihuana) a Pedro, de 15 años de edad, el cual es adicto y suele vender para conseguir ("salgo a procurar") sus dosis.

Los compradores son: José, de 13 años; María, de 18 años; y Carlos, de 22 años de edad.

Los tres jóvenes consumen la marihuana en las instalaciones del club, y un ordenanza, al verlos, llama a la policía.

María consumió toda la marihuana que había comprado, y fue detenida cuando deambulaba en estado de intoxicación a dos cuadras del club.

José y Carlos fueron detenidos en las instalaciones del club con gran parte de las sustancias que le habían comprado a Pedro.

1)

El abordaje necesario en cada caso surgirá luego de una entrevista exhaustiva con cada uno, y quizás no sea necesario abordaje alguno.

De hecho, en el consumo de drogas se diferencia entre uso, abuso o dependencia de la droga en cuestión. Es fundamental visualizar que cada ser es único e irrepetible, y por tanto es necesario una entrevista con cada uno en función de determinar el tiempo y compromiso de consumo.

Generalmente el imaginario social actual tiene a pensar que el uso de drogas lleva a una reacción en cadena que indefectiblemente culmina en una adicción, y ésta es una afirmación incorrecta. Quien hace uso no tiene por qué hacer abuso, y quien abusa no tiene por qué caer en una dependencia.

Además los chicos en cuestión se encuentran en diferentes momentos de vida, pasando por diferentes problemáticas dada sus edades cronológicas, y habría que indagar su historia personal y condiciones de vida actual. Lo relatado en el caso no nos indica que haya que realizar un abordaje en especial. Sí nos habla de Pedro, quien ya vende para procurar su dosis, y aquí puede haber una dependencia en tanto, con sus 15 años, busca un medio para procurarla. También el hecho relatado nos hace inferir la necesidad de procurar una intervención preventiva en el barrio y en el club para convocar a la reflexión.

Es una realidad que el ordenanza, en función de prevenir, victimiza a los chicos frente a la convocatoria de la policía que va a resolver la situación desde la perspectiva legal, condenando en forma diferente a cada uno de ellos, sólo por la tenencia, el lugar de consumo y las edades de cada uno. No se va a preocupar por el ser sino en el tener de la sustancia en cuestión, y de su carátula social en tanto ilegal o legal.

Desde nuestra perspectiva creemos que para que surja la dependencia son necesarios:

  1. Antecedentes: una estructura psicológica con determinadas características, factores biológicos.....
  2. Condicionamientos: el medio socio cultural al que pertenece el sujeto.
  3. Desencadenantes: el momento traumático que promueve al consumo.

Si Pedro consume en forma abusiva, sabemos que debemos considerar que es un problema con multiplicidad de causas, y como tal debemos integrar, aceptar y tratar a quien lo padece. El tratamiento propuesto por el modelo ético-social creemos es conveniente en tanto se trata de una terapia que no busca eliminar el síntoma, sino remover de base la estructura patológica a través de la reconstrucción y elaboración de las situaciones traumáticas, luego reelaborar la dinámica familiar, y por último permitir y alentar la construcción de un proyecto vital propio del sujeto. La idea es realizar un tratamiento ambulatorio, pero no aislar al paciente de su medio, con dos sesiones terapéuticas y acompañamiento calificado de requerir mayor cuidado y protección, para facilitar al paciente su reorganización. Creemos que es bueno, según el caso, incluir una serie de entrevistas con los familiares, para asignarle tarea coterapéutica, o bien tratamiento familiar de ser necesario.

Sería bueno proponer en el club, a través del modelo ético-social, charlas para reflexionar en conjunto con adolescentes, padres, docentes, profesionales, sobre la génesis de una patología en la que la adicción aparece como un síntoma. La idea es en principio proponer unas charlas en el club donde ha ocurrido el episodio y están sensibilizados por la situación, y luego de ahí ver si es posible realizar esta propuesta preventiva en las escuelas u otros clubes de la zona. Lo importante sería generar una acción preventiva encuadrada dentro del modelo ético-social antes mencionado, donde se valoriza la escucha a fin de buscar valores potenciales, desestructurar modelos preexistentes, tomar conceptos y mediante la comunicación de tipo circular reelaborarlos e incorporarlos al repertorio personal del individuo. Ejecutar una acción preventiva es abandonar el lugar del saber absoluto, favoreciendo el protagonismo grupal, para hacer circular el cuestionamiento y así desmitificar a la droga, para ver lo que sucede detrás de ella en cada sujeto, ya que ésta es la real naturaleza del fenómeno.

2)

Analizar desde lo jurídico el delito cometido por cada uno y la pena correspondiente, nos ilumina la idea socio-política instalada, donde la droga aparece como demoníaca y con vida propia, cuando en realidad es dañina a partir de que un sujeto la ingiere. Es del sujeto de quien nos tenemos que ocupar, no del objeto. Lo que subyace a esta alianza es que se culpabiliza: "el que ingiere el objeto malo no solo se daña, sino que es culpable, y si es culpable hay que penarlo, exterminarlo".

María: 18 años, posiblemente nada, solo por estar en la calle y sin sustancia.

José: 13 años, sufrirá un arresto, se le abrirá una causa por tenencia y se lo obligará a tratamiento.

Carlos: 22 años, será arrestado y hasta encarcelado por ser mayor y poseer sustancia.

Pedro: 15 años, nada por no estar en el lugar, a manos que lo denuncien, pero al ser menor

3)

Luego de la intervención policial, cada muchacho va a vivir una problemática diferente en cuanto a lo legal, y a cada familia se le debe dar una contención que busque en principio derrumbar la culpabilidad familiar. Sería conveniente tratar con dos o tres entrevistas con cada familia, y luego generar un espacio de reflexión para ellos, atendiendo a que la familia, así como el individuo o sociedad, es un proyecto vivo. Un proyecto de vida que pasa por pequeños proyectos de la vida cotidiana, la que hacemos todos los días, sin quedar atrapados en ideales muy altos. Si pensamos que la familia no es una entelequia que no se sostiene por sí misma, es necesario darle una referencia para que sea continente y dar respuestas a sus integrantes. Necesita de una sociedad que la ayude a encontrar respuestas, que le dé contenido a sus propuestas a través de la escucha y la posibilitación en grupo. La adicción en un problema general y social que debemos integrar y articular para no cerrarnos y excluirnos.

Tratar de generar un espacio para elaborar propuestas, visualizar dificultades y alentar actividades participativas y creativas que revaloricen el valor "comunidad", para que la familia se instale en un lugar mejor sostenido.

4)

Insistimos que el modelo ético-social es el más conveniente en tanto no busca capacitar sino reflexionar, desarticular, pensar nuevas propuestas. Si el club es un lugar que convoca a los niños y adolescentes, es un buen lugar para generar participación de ellos sumados a padres y profesores, en función de pensar por el camino participativo a situar el problema en el sitio justo.

Enfrentar la drogadicción implica enfrentarnos con nosotros mismos, con nuestras concepciones y valores, actitudes y hábitos. No es pensar en enfrentar a un enemigo que viene de afuera, que podamos atacar y rechazar como si fuera un agente infeccioso. Necesitamos dar lugar a transformaciones que surgirán luego de cuestionar nuestras vidas y costumbres para no caer en intervenciones violentas que nos llevan a victimizar y victimizarnos.

5)

Si nos referimos a una intervención preventiva comunitaria en el barrio, ya de por sí la convocatoria en el club es prevenir. Si los grupos de reflexión en el club generan posibilidad de acceder a las escuelas esto sería interesante en tanto posibilita generar un espacio de reflexión con profesores y docentes que generalmente tienden a expulsar a los chicos-problemas, tanto si son violentos, como si consumen, o si tienen embarazos tempranos, etc. No son ellos los culpables de esto, sino una serie de propagandas y políticas que se encargan de ver a la droga como sujeto y no como objeto. El adicto remite a una serie de faltas que no son del momento. Su adicción tendrá que ver con algo anterior y con una serie de combinatoria de dificultades. En la escuela se debe dar lugar de pertenencia, lugar de escucha, de entendimiento. El adolescente sufre cambios importantes en la identidad y en las relaciones con los otros, implica el nacimiento de nuevos vínculos y espacios de sociabilidad diferentes a los familiares. Necesitan desplegarse, hacer algo propio, y las instituciones deberían escuchar y abrir el juego en las decisiones que afectan la vida y futuro de todos ellos. La sociedad no debería estigmatizar, impedir, evitar, sino aceptar las diferencias, ampliar los espacios de decisión, de diálogo y construcción colectiva, en los que los adolescentes encuentren su lugar desde sus particularidades y anhelos, para dar lugar a la práctica de su ciudadanía.

Por lo expuesto, es útil acceder a las escuelas como forma de prevención comunitaria barrial, en tanto es una institución que da lugar a la socialización secundaria de los chicos.

6)

Si entendemos que toda propuesta preventiva no es azarosa y se diseña desde un encuadre teórico-conceptual, con un marco ideológico, es necesario explicar por qué en el trabajo adherimos al modelo ético-social,

Este modelo, basado en una sociología crítica, define a la droga como un significante social que encubre y hace que no nos preguntemos por el sentido.

Considera la adicción como síntoma y centra la atención en el individuo que padece de múltiples causas. Su abordaje tiene en cuenta antecedentes, condicionamientos y desencadenantes. Busca que las drogas no sean protagonistas, sino el individuo, la familia y la sociedad.

A nivel preventivo plantea una intencionalidad transformadora, al problematizar el significado social del consumo y cómo se naturaliza éste en el imaginario social. Propone articular acciones interdisciplinarias e intersectoriales, reivindicando el protagonismo de todos los actores sociales a través de una elaboración común y solidaria.

El consumo de drogas representa el malestar cultural en la vida de los pueblos. Somos sujetos con derechos y responsabilidades que merecemos protección y garantías. Actualmente, el mundo globalizado y basado en el consumo no respeta nuestra autonomía, se contradice en los valores que nos enseñan y nos infantiliza; además nos hace creer en oportunidades igualitarias que carecen de sentido y son inexistentes, ya que el diferente es marginado y expulsado.

Se condena el consumo y se fomenta el consumismo. La droga en el lugar del sujeto facilita el hallazgo de un enemigo para reeditar la dinámica de inclusión y expulsión.

Toda esta lectura social hace que su modelo sea a nuestro entender mucho mejor que el ético-jurídico, el médico-sanitarista o el psico-social. Quizás tengamos que adentrarnos en el modelo geopolítico-estructural para calificarlo mejor.

Claudia Montes de Oca


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda