Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Las etiquetas ecológicas




  1. Las etiquetas ecológicas
  2. Conclusión
  3. Bibliografía

INTRODUCCION

Ante el aumento de la conciencia ecológica y de la demanda de productos que no afecten tan negativamente el medio ambiente, muchas empresas ofrecen productos roturados como "eco-turísticos" alegando que sus prácticas se realizan bajo el paradigma de "turismo sustentable".

Sin embargo, la gran mayoría de ellos, no están sometidos a un control, para demostrar su "conducta ejemplar": emplean esta terminología (turismo ecológico, turismo "verde", eco-turismo, y tantos otros términos más), como estrategia para captar a esos segmentos de turistas "sensibles", que no quieren sentirse "culpables" del deterioro causado sobre el medio ambiente, por disfrutar de realizar sus actividades turístico-recreativas preferidas.

Ante esta situación, muchos empresarios del sector turístico buscan "mejorar" sus prácticas turísticas, argumentando que "está dentro de sus propios intereses el proteger el medio ambiente y las culturas de las cuales dependen.

A excepción de algunos pocos medios de transporte, grandes cadenas hoteleras y centros de atracciones, los impactos de esta industria (turística) son diversos y emanan de una larga lista de pequeñas y medianas empresas o de la propia conducta de los turistas.

Se argumenta, de esta manera, que los programas que modifican las prácticas individuales tienen mayor potencial de influencia que las normas específicas de regulación. En consecuencia, una amplia variedad de iniciativas voluntarias emergieron de estos sectores. Los códigos de conducta de los 80´ y principios de 90´, han sido desarrollados por los empresarios como manuales "internos", y luego surgieron los programas de certificación de prácticas ambientales.

En general, estas iniciativas tienen un desarrollo positivo. Los programas de certificación en particular, tienen el potencial de fomentar a la industria e informarle al consumidor la conducta ambiental de la empresa. Un gran número de Programas de Certificación han sido desarrollados y promocionados a los consumidores en los años recientes, quizás más de 100 programas a lo largo de todo el mundo; ofreciendo cada uno de ellos, diferentes logos que exhiben diferentes conductas.

Algunos de estos programas son legítimos y creíbles, promoviendo.que esas empresas turísticas han adoptado "genuinamente" conductas.ambientales o desarrollado programas con finalidades sustentable, con la.posibilidad de probar sus "credenciales de conductas apropiadas" a sus consumidores, proveedores, accionistas, gobernantes y a otras empresas.

Otras "etiquetas verdes", se reducen a símbolos "ecológicos", que proveen un impacto positivo de la imagen de la empresa, sin demostrar conducta apropiada alguna.

La gran mayoría de los programas de certificación han sido desarrollados por las propias empresas. Estos programas incluyen el monitoreo y la revisión de procedimientos los cuales varían desde auto-evaluaciones (eco-auditorias) hasta acreditaciones por agentes externos a la empresa.

La proliferación de grandes cantidades de logos, diferentes niveles de "conductas ejemplares", propagandas de "buena conducta ambiental" durante los últimos años, han hecho sumamente dificultosa la tarea de los consumidores de distinguir los productos "ecológicamente genuinos" de aquellos que no lo son."

Es por ello que en el presente artículo, se analizan algunas de las etiquetas verdes más frecuentes empleadas por las empresas y organismos turísticos públicos y privados en diferentes lugares del mundo, para identificar cuáles de ellas avalan conductas ambientales apropiadas.

Las etiquetas ecológicas:

¿Garantía de Buenas Prácticas Ambientales, o uso indebido de estrategias de Marketing?

La creciente conciencia ambiental de la sociedad está impulsando en todo tipo de organizaciones la introducción de criterios ambientales en su toma de decisiones. Uno de los instrumentos empleados son las Buenas Prácticas Ambientales (BPA), pero . . . ¿qué es una BPA?. "Al iniciar acciones para minimizar los residuos o las emisiones, generalmente se plantea como primera actuación el cambio técnico de los procesos: sustitución de materiales, modificaciones en los equipos o diseño de nuevos productos.

Pero no siempre se reflexiona sobre la posibilidad, de reducir el impacto ambiental negativo a través de cambios en la organización de los procesos y las actividades, es decir, a través de la implantación de Buenas Prácticas Ambientales (BPA). Las BPA son útiles, tanto por su simplicidad y bajo coste, como por los rápidos y sorprendentes resultados que se obtienen. Requieren sobre todo de cambios en la actitud de las personas y en la organización de las operaciones".

Cuando el  Centro de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (CNUAH) adoptó el término Buenas Prácticas, lo hizo no para determinar aquellas experiencias que pudiesen considerarse como la mejor actuación imaginable sobre un determinado territorio, sino para calificar aquellas actuaciones que suponían una transformación en las formas y procesos de actuación y que podrían suponer el germen de un cambio positivo en los métodos de actuación tradicionales.

Una buena práctica, para ser tal, debe de asegurar que su acción se mantendrá en el tiempo, por lo que debe garantizar cambios duraderos en:

  • Marcos legislativos, normas, ordenanzas o estándares.
  • Políticas sociales y estrategias sectoriales con posibilidad de aplicación en otras situaciones.
  • Marcos institucionales y procesos para la adopción de decisiones.
  • Sistemas de administración y gestión eficientes, transparentes y responsables.

Muchas empresas se han percatado que la introducción de Buenas Prácticas Ambientales (BPA) les permite:

  • Adaptarse a las tendencias de demanda turística internacional.
  • Crear una Imagen de modernidad y marketing más actualizado
  • Prevenir deterioros ambientales, lo cual es más económico que rectificar los impactos producidos
  • La Sostenibilidad a largo plazo, lo que asegura la rentabilidad de la empresa
  • Beneficia a la sociedad, la familia etc..
  • Lo que sucede localmente, afecta globalmente.
  • Ahorrar, = no gastar, = aumentar los beneficios.
  • Valor añadido que hace aumentar el "valor"del producto que ofrecen
  • Mejorar el aprovechamiento óptimo de los recursos
  • Renovarse, de lo contrario el destino es desaparecer.
  • Como argumento de venta, haciendo más atractivo su producto, es decir, emplearlo como concepto de diferenciación, frente a otros.
  • Más posibilidades de acercarse al segmento "cliente de calidad".
  • El cliente, por lo general de poder socioeconómico alto, demanda mejoras medioambientales.
  • Establecimiento de calidad + Calidad medioambiental= Calidad Total.

Asimismo, la importante demanda actual de productos "ecológicos" es un negocio rentable y en crecimiento. Así lo demuestra el English Tourism Council (2.003) quien manifiesta que "el 84% de los consumidores dicen que elegirían un atractivo o alojamiento que fueran parte de un esquema de acreditación verde por sobre los que no lo fuese, si dicho esquema existiese."

A partir de ello, muchas empresas comenzaron a estudiar el comportamiento de los usuarios frente al consumo de productos, viendo que aquellos productos identificados con "eco-etiquetas" atraen a muchos consumidores.

A raíz de esta situación, y de la importancia creciente del cuidado del medio ambiente, han aparecido numerosas empresas dedicadas a la certificación de calidad ambiental (Green Globe 21, The Natural Step, The Green Tourism, por nombrar solo algunas) y con ellas diferentes "eco-etiquetas" avalando desempeños ambientales ejemplares. Sin embargo, como se viene mencionando, hay muchos "logos ecológicos" que no necesariamente implican un "esfuerzo por parte de la empresa, de reducir el impacto negativo de ese producto sobre el medio ambiente".

A continuación, se presentarán algunos casos de eco-etiquetas que habitualmente se emplean para posicionar los productos como ecológicos.

  • Punto Verde: no supone que el producto tenga unas características ambientales sino que el fabricante paga la cuota al sistema integrado de gestión (SIG) de los residuos de envases. Es el consumidor quien tiene que depositar el envase desechado en los sistemas de recogida selectiva para su posterior reciclado.

  • Triángulo de Moebius: este símbolo se utiliza para relacionar el producto con el reciclado, sin embargo no implica que el productos realice una recolección del mismo, y su posterior reciclado, por lo que se lo considera como una "eco-etiqueta" que no posee ningún tipo de control.

  • Dolphin Save: no hay ninguna organización independiente que verifique que, efectivamente,

en aquellos productos que emplean esta etiqueta, no se daña a los delfines.

No obstante, hay numerosos sistemas de certificación de sostenibilidad en turismo, los cuales cumplen una función cada vez más importante en la reglamentación de este tipo de servicios, ya que se trata de instrumentos voluntarios que están por encima de los marcos legales. Generalmente, estos sistemas se centran en tres aspectos principales: 1) el desempeño ambiental de las empresas, de los servicios y de los destinos, 2) la calidad de los productos, y 3) la responsabilidad social de las empresas en los servicios. Dentro de esta categoría, se mencionan:

  • El Instituto de Turismo Responsable, por ejemplo, es una institución colaboradora de la UNESCO, fundada tras la celebración de la Conferencia Mundial de Turismo Sostenible (1995) con la finalidad de gestionar y promover el turismo sostenible. Es la entidad que otorga las etiquetas a los establecimientos adheridos al Sistema de Turismo Responsable, mediante la evaluación del cumplimiento de los requisitos para la concesión. La distinción que se obtiene es el Biosphere Hotels (Hoteles de la Biosfera).

  • Este es el Estándar Internacional de Ecoturismo de GREEN GLOBE 21 para los productos de ecoturismo. Ha sido desarrollado por Ecoturismo Australia en conjunto con el Centro de Investigación Cooperativa (CRC) para el Turismo Sustentable de Australia.

 

El Estándar Internacional de Ecoturismo de GREEN GLOBE 21 se basa en el exitoso estándar de certificación del Programa de Acreditación de Ecoturismo y Naturaleza australiano (NEAP). Los criterios se han adaptado para asegurar su aplicabilidad en un escenario internacional y tanto el Programa de certificación como el estándar incorporan los principios fundamentales para una certificación ecoturística sólida. El Estándar Internacional de Ecoturismo de GREEN GLOBE 21 ha sido desarrollado en conferencia con expertos en certificación ecoturística y turística y ha sido puesto a prueba con una variedad de administraciones ecoturísticas provenientes de una gran variedad de países y productos, e incorpora revisiones propuestas en la fase de encuesta al público en el borrador de Estándar dado a conocer en la Cumbre Mundial de Ecoturismo en Québec (Mayo 2.002)

  • The Green Tourism (Certificadora de origen Escocés): Ofrece una serie de evaluaciones de procesos con diferentes niveles, el cual depende de la profundidad de las iniciativas ambientales que están llevando a cabo. Cada dos años, las empresas aprobadas son sometidas a una auditoria, para evaluar que sus prácticas ambientales sigan siendo satisfactorias. Posee tres niveles de "premios":

  1. Bronce: el cual es representado por aquellos emprendimientos que poseen una combinación del 30% de los aspectos relevados
  2. Plata: deben superar satisfactoriamente el 42% de los aspectos evaluados
  3. Oro: el desempeño satisfactorio debe superar el 60% de dichos aspectos, además de superar otras 4 categorías que se agregan a la evaluación para obtener esta calificación.

La UNEP (United Nations Environment Programme) afirma que «  efectivamente implementados, los niveles ecológicos cambian la conducta de consumidores y productores. Por ejemplo, las empresas que venden productos turísticos, encuentran que el beneficio económico de las ganancias de la empresa aumenta al implementar nuevos eco-niveles, ya que la gente se está volviendo más conciente en lo referente al medioambiente.

  • Etiqueta Ecológica de la UE: se concede en el Estado Español por la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) y, en su caso, por las entidades designadas por las Comunidades Autónomas. El certificado europeo evalúa los efectos medioambientales de un producto a lo largo de su ciclo de vida: consumo de materias primas, producción, distribución, utilización y desecho. Se otorga a los productos que garantizan un alto nivel de protección ambiental dentro de los siguientes grupos: equipos de ofimática, productos de papel, ordenadores, productos de limpieza, electrodomésticos, productos de bricolaje y jardinería, iluminación, camas y colchones, ropa y zapatos.

  • EcoTourism Australia; este programa se enfoca exclusivamente en los productos vacacionales eco turísticos, más que en los destinos. Este Standard está basado en una verdadera evaluación de las operaciones que se llevan a cabo. Asimismo, tiene muy en cuenta las contribuciones que los clientes (turistas) hacen de estos programas.

  • Certificación para Turismo Sustentable(Costa Rica): esta certificadora tiene sus fundamentos en los principios del ecoturismo y muchos aspectos del mismo, producto de un detallado anàlisis de esta modalidad de turismo; y bajo el entendimiento de la importancia de la conservaciòn del medio ambiente de Costa Rica. Es uno de los sistemas màs estrictos de certificaciòn. Parte de los costos que ocasiona el realizar este tipo de certificaciòn, es subsidiado en parte por el sector pùblico, como una muestra de su interès por promover el desarrollo sustentable en Costa Rica. Toma en cuenta no sòlo indicadores naturales, sino tambièn sociales.

  • ECOTEL (Internacional): Está basado en el Programa de Protección Ambiental de los Estados Unidos. Es uno de los programas más complejos, ofreciendo cinco diferentes niveles de certificación (Globos) hotelera, cada uno de ellos posee diferentes criterios. Cada globo, representa el progreso en la evaluación de cada una de las siguientes áreas: compromiso medioambiental, manejo de residuos sólidos, uso eficiente de la energía, conservación del agua, puestos de trabajo; educación y participación comunitaria.

Cuadro Nº1: Análisis comparativo de los aspectos analizados en los distintos programas de certificación

Eco-eficiencia/protección de los recursos naturales

Protección de la biodiversidad

Aspectos sociales del desarrollo del turismo

Aspectos económicos del desarrollo del turismo

Green Globe 21

Certificación de Turismo Sustentable

EcoTel

Fuente: http://www.greenglobe21.com/Documents/Community/CommunityStandard.pdf (24/08/04)

Cuadro Nº2: Análisis comparativo de los aspectos analizados en los distintos programas de certificación

Certificadora

Uso eficiente de la energía/

conservación/

manejo

Conservación y Manejo de agua

Uso de recursos minerales no renovables

Manejo y conservación del ecosistema

Uso y manejo de la tierra

Protección de la calidad del aire

Control del ruido

Manejo de residuos

líquidos

Green Globe 21

Certificación de Turismo Sustentable

EcoTel

Fuente: http://www.greenglobe21.com/Documents/Community/CommunityStandard.pdf (24/08/04)

CONCLUSIÒN

A partir del análisis de las diferentes etiquetas, y de los procesos de certificación asociados a ellos, se observa que si bien es un campo en el que en América Latina ( a excepción de Costa Rica) aún no se ha desarrollado, se presentan justificaciones por las cuales es conveniente implementar sistemas de gestión ambiental (SGA) basados en el desarrollo de buenas prácticas ambientales, para lograr un desarrollo sostenible que sea compatible con el crecimiento económico. "Si el respeto al medio ambiente puede dar lugar a beneficios comerciales, cabe esperar que las empresas mejoren su comportamiento, contribuyendo con ello al objetivo global de sostenibilidad.

Por su parte, introduciendo criterios ambientales en la contratación, las empresas compradoras pueden no sólo mejorar su imagen frente al público, sino también mejorar su competitividad, consiguiendo importantes reducciones de costes".

Asimismo, implica un doble compromiso:

  • por un lado como ciudadanos (consumidores/turistas). "Es cierto que hay actitudes muy arraigadas, difíciles de erradicar, y también que existen problemas que, para solucionarlos, requieren el apoyo de las instituciones. Quizá el sector turístico sea un ejemplo de este último caso, ya que los principales impactos negativos del turismo (la destrucción de las zonas naturales por la ocupación masiva del territorio debida al crecimiento urbanístico descontrolado y la explotación insostenible de recursos como el agua) requieren la adopción de estrategias y regulaciones políticas y administrativas. Sin embargo, también es cierto que nuestra sensibilización como ciudadanos debe ir paralela a la sensibilización de las instituciones. "
  • y por el otro lado, un compromiso de las personas implicadas en el sector turístico, quienes juegan un papel fundamental a la hora de poner en práctica comportamientos respetuosos con el medio ambiente. A partir de ello, se pone de manifiesto la necesidad de aplicar códigos de ética profesional en lo referente a no "vender" productos turísticos como "eco turísticos", si los mismos no cumplen con las normativas/parámetros que dichas definiciones implican. Asimismo, requieren que el Estado legisle o regularice las normativas que involucran las leyes de comercialización de productos turísticos, así como también haga mayor hincapié en la sanción, y correcto control, de normas que tiendan a la conservación del medio ambiente.

"Es hora de empezar a cambiar nuestra conducta, y darnos cuenta que de seguir aplicando este sistema económico, estaremos sembrando y abonando la semilla de nuestra propia destrucción. Es hora de cambiar, ¿por qué no empezar hoy con nuestras prácticas diarias? "

Bibliografía

  • Teruel, Lola (2.002):"Herramientas para la gestión del turismo sostenible en humedales. Manual para la implementación de buenas prácticas en las empresas turísticas. Organismo Autónomo de Parques Nacionales. Secretaria General de Medio Ambiente. Serie cuadernillos técnicos. Madrid. España.

Autora:

Lic. Natalia Lorena Marenzana MSc


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Hidrocarburos "El petróleo"

    Es posible reparar los daños que causa el petróleo de forma natural? ¿o son irreversibles? ¿necesita el hombre interveni...

  • Cambio climático

    Definición del problema, Calentamiento global, Agua, Clima, Movimientos de la Tierra, Lluvia, Inundaciones, El ser humano, Conclusión, Plan de trabajo ...

  • Efecto invernadero

    Nuestra Tierra. El efecto invernadero. La capa de ozono. Calentamiento del planeta. Las consecuencias del Calentamiento ...

Ver mas trabajos de Ecologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda