Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

El Dengue

Enviado por Cecilia Fonseca



  1. Mosquito vector: Aëdes aegypti
  2. La enfermedad: El Dengue
  3. Descripción general de la enfermedad
  4. Clases de Dengue
  5. Síndrome de choque por dengue
  6. Síntomas de la enfermedad
  7. Modos de transmisión
  8. Período de Transmisibilidad
  9. Período de incubación
  10. Epidemiología
  11. Curso Clínico
  12. Métodos de Control
  13. Control Larvario
  14. El Dengue en Latinoamérica

Mosquito Vector: Aëdes aegypti

  1. El Aedes aegypti (nombre científico), o mejor conocido por nosotros como el dengue, es un pequeño insecto descrito por Linneo en 1762, tiene su origen en África, en la región etiópica donde se concentra la mayor cantidad de especies del subgénero. De éste se conocen tres variedades principales: Aedes aegypti variante aegypti, Aedes aegypti var. formosus y Aedes aegypti var. queenslandensis. La variante aegypti es la más distribuida en el mundo.

    Se conoce que la variante queenslandersis es parecida a la aegypti en casi todos los aspectos. La variedad formosus está confinada a ciertas regiones africanas y difiere en su taxonomía y biología selvática.

    El Aedes aegypti mide aproximadamente unos 5 milímetros de largo. Es de color negro y posee patas largas con anilladas blancas, que solo pueden observarse detalladamente mediante un microscopio óptico. Estas manchas blancas son características de la especie a que el mosquito pertenece. El Aedes aegypti posee una marca distintiva, que es una lira en el dorso del tórax formada de escamas claras (blancas). Si bien las hembras y los machos tienen diseños parecidos, estos últimos son menos robustos.

    Ambos liban néctar o líquidos dulces, pero sólo las hembras son hematófagas Este artrópodo es uno de los principales transmisores de la enfermedad del dengue y de la fiebre amarilla, y una de las 56 especies halladas en Latinoamérica. Este insecto tiene una apariencia inofensiva y suele pasar desapercibido, ya que las hembras han reducido el zumbido que provocan al volar.

    1.1 Taxonomía:

    Ae.aegypti son artrópodos que pertenecen a la clase Insecta, orden Díptera, familia Culicidae, subfamilia Culicinae, género Aedes, subgénero Stegomya

  2. Descripción
  3. Ciclo Biológico

El Aedes aegypti tiene dos etapas bien diferenciadas en su ciclo de vida: Fase Acuática, con tres formas evolutivas diferentes (huevo, larva y pupa) y la fase Aérea (adulto).

  1. Cada hembra deposita un reducido número de huevos en distintos recipientes (200 durante todo su mes de vida), y debe alimentarse de sangre para que maduren los huevos. Una vez que las hembras depositan los huevos, éstos de menos de 1 mm de largo se adhieren a las paredes internas de los recipientes a la altura de la interfase aire-agua e inicialmente de color blanco se vuelven  negros con el desarrollo del embrión. Para que se desarrollen por completo y pasen a la fase larval necesitan de dos a tres días con mucha humedad, pero si durante ese período los huevos se quedan secos se debilitan y los embriones mueren. Luego de este período y una vez que se completó el desarrollo embrionario, los huevos son capaces de resistir a la desecación y a las temperaturas extremas, con una resistencia de hasta un año. Esta capacidad de resistencia es uno de los mayores obstáculos para la erradicación de Ae. Aegypti, ya que de esta manera pueden ser trasladados a grandes distancias en recipientes que no contienen líquidos.

    El período de larva comprende cuatro grados evolutivos denominados: primero, segundo, tercero y cuarto. El tiempo aproximado para pasar de un grado a otro, es de aproximadamente 48 horas. Crece en tres mudas desde un largo de 1mm a 6-7mm. La mayor parte del tiempo pasan alimentándose del zoo y del fitoplancton de los recipientes, completando su  desarrollo en condiciones favorables de nutrición y temperatura (25-29°C) en 5 a 7 días.

    Las larvas no resisten las temperaturas inferiores a los 10°C y tampoco las mayores a los 46°C. Las temperaturas menores a los 13°C impiden su pase a la fase pupal.

    El secado prematuro o el desbordamiento de los recipientes pueden interferir con el desarrollo de las larvas y provocar la muerte prematura de las larvas inmaduras.

    Las larvas son muy sensibles a los cambios de intensidad de la luz y se van hacia el fondo del recipiente con un movimiento serpenteante característico. Respiran por intermedio de un sifón, colgando de la superficie casi perpendicularmente.

    El estado de pupa corresponde a la última etapa de maduración de la fase acuática. La pupa no se alimenta sólo respira y completa su desarrollo con temperaturas de 25 a 29°C en 1 a 3 días. Las temperaturas extremas pueden alargar este período.  Y es dentro de ésta donde se produce la metamorfosis, para luego convertirse en un mosquito adulto. El ciclo completo de huevo a mosquito adulto se completa en condiciones óptimas de alimentación y temperatura en 10 a 15 días. Luego emerge del agua, el mosquito adulto.

  2. Fase Acuática- la fase acuática dura aproximadamente siete días, con un rango entre tres y doce días dependiendo de la temperatura. Y se realiza en agua dulce o salada, previamente estancada.
  3. Fase Aérea- una vez que los mosquitos han emergido del agua, se alimentan por primera vez entre las 20 y 72 horas posteriores.

Las hembras de estos vectores son hematófagos, es decir chupan sangre, y es en es momento cuando transmiten los virus causantes de la enfermedad. Los machos se alimentan de héctaros de plantas que se encuentran a su alrededor; frecuentemente están cercanos a las fuentes de alimentación de la hembra para realizar el apareamiento. Están predominantemente asociados al hábitat humano.

Generalmente el apareamiento se realiza cuando las hembras buscan alimentarse; se ha observado que el ruido que emite el volar es un mecanismo por el cual el macho es atraído, así como con otras substancias que liberan los mosquitos, éstos se aparean A las 24 - 48 horas de emerger como adultos.

Una vez copulada e inseminada la hembra, el esperma que lleva es suficiente para fecundar todos los huevecillos que produce la hembra durante su existencia, no aceptando otra inseminación adicional.

El horario de actividad de picadura de los mosquitos es en las horas de baja intensidad de la luz solar; en general, se inicia al amanecer (6:00 a 8:00 hrs.) a antes del anochecer (17:00 a 19:00 hrs.). La actividad alimenticia tiene períodos de mayor actividad, más durante el alba que por las noches. Sin embargo, la alimentación puede estar condicionada a la posibilidad de obtener sangre de los habitantes humanos cercanos (o cualquier otro vertebrado), pudiendo modificar su actividad y picar aún en las noches y de día. Los machos raras veces se posan sobre la piel y nunca intentan picar.

El Aedes aegypti hembra se alimenta más de una vez entre cada ovipostura, especialmente si se le perturba; esta particularidad aumenta las probabilidades de que ingiera y transmita el virus del dengue. El intervalo entra la ingestión de sangre y la ovipostura puede ser de sólo tres días, en condiciones óptimas de temperatura y disponibilidad de huéspedes. La hembra puede volver a alimentarse el mismo día de la ovipostura.

El período de vida del mosquito adulto se ve afectada por las características climáticas, pues condicionan sus actividades de alimentación. Reproducción y reposo a éstas.

El Aedes aegypti, en condiciones naturales, vive un promedio de entre 15 y 30 días, su ciclo para poner huevos es de aproximadamente cada tres días.

Su alimentación puede hacerla en cualquier momento de acuerdo a la disponibilidad de quién se alimenta (puede picar varias veces a las personas de una casa). Las proteínas contenidas en la sangre le son indispensables para la maduración de los huevos. La variación de temperatura y humedad, así como la latitud pueden hacer variar estos rangos del ciclo de vida de las cepas del mosquito. Estas condiciones también influyen en su reposo, suele encontrase cerca de los habitantes humanos o en las casas, posado en lugares oscuros y protegidos (clóset, bajo los muebles, macetas,…).

Durante las épocas de lluvia, las densidades del mosquito se incrementan como consecuencia de la disponibilidad de un número mayor de criaderos, además otro problema que propicia la reproducción de este vector es el almacenamiento de agua, sea por circunstancias naturales, por deficiencia en la red de suministro de agua, etc. Esto favorece al incremento del número de mosquitos y al desarrollo de epidemias.

El Aedes aegypti pica o se alimenta varias veces de uno o varios huéspedes hasta satisfacer sus necesidades alimenticias, lo que presenta un factor de importancia en su capacidad como transmisor de enfermedades.

La longevidad de los mosquitos adultos está influenciada no sólo por la temperatura y el tenor de humedad, sino que también por la alimentación. Así es que a 10°C, con 100% de humedad y alimentos viven aproximadamente 30 días, pero a 23°C, 70% de humedad y sin alimentos viven sólo 4 días; la hembra sobrevive más tiempo que el macho y es más resistente a las variaciones de temperatura y humedad ambiental

A continuación se puede apreciar un cuadro, en el cual se sintetiza de forma breve el ciclo biológico del mosquito Aedes aegypti:

  1. El mosquito Aedes aegypti es una especie diurna, con mayor actividad de picadura durante las primeras horas de la mañana y al final de la tarde, siendo capaz de tolerar bajas temperaturas. Pero no resisten temperaturas extremas, por lo que tanto las próximas a los 6°C como aquellas superiores a los 42°C por cinco minutos, les resultan mortales.

    El Aedes aegypti tiene hábitos estrictamente domiciliarios, ya que se trata de una especie sinantrópica típica. Esto quiere decir que el mosquito está plenamente adaptado para vivir estrechamente relacionado con las viviendas humanas. Es en este medio donde encuentra todo lo necesario para desarrollarse y vivir tranquilamente.

    La distancia de vuelo del mosquito es muy limitada cuando se le compara como la de otras especies de mosquitos. Por eso, la hembra pasa a menudo toda su vida cerca del sitio donde se ha desarrollado; con frecuencia no se alejan más allá de unos metros aproximadamente, siempre y cuando dispongan de huéspedes, lugares y criaderos para la ovipostura. Sin embargo existen evidencias de que una hembra grávida puede volar hasta 3 kilómetros para buscar un lugar dónde depositar sus huevos, existiendo inclusive reportes que refieren que en el sudeste de Texas se encontraron huevos en trampas de ovipostura a más de 8 kilómetros de la vivienda humana más cercana.

    La ovipostura habitualmente la realizan en horas avanzadas de la tarde y en cada una de ellas, que pueden ser dos o más, cada hembra de Ae.aegypti deposita  aproximadamente 140 huevos.

    El Aedes aegypti posee características, que lo transforman en un vector de difícil control e improbable eliminación, una vez que este se radica.

  2. Capacidad del Vector:

    El mosquito Aedes aegypti, al ser originario de África, prefiere como hábitat las zonas tropicales y subtropicales alrededor del mundo. Su capacidad de adaptación a la vida del hombre ha sido tal que sus criaderos, fuentes de alimentación, hábitat y desplazamiento están ligados a nuestras viviendas.

    En las distintas ciudades o pueblos, donde se puede encontrar el mosquito Ae3des aegypti, éste suele vivir en locales cerrados y oscuros. Mientras que en el exterior elige los lugares frescos y en sombra.

    Las zonas de agua, donde se desarrolla la fase acuática del Aedes aegypti son comúnmente llamados criaderos.

    En su mayoría son de tipo artificial, producidos por el hombre y ubicados dentro o cerca de las casas. En potencial, todo recipiente capaz de contener agua y este la presencia del mosquito puede transformarse en criadero. Las características de los criaderos condicionan la presencia permanente o temporal de los mosquitos.

    El tamaño de los criaderos puede variar, desde la tapa de un envase de refresco hasta una cisterna; pueden ser artificiales (plástico, metal, madera o cemento) o naturales (como las axilas de los árboles, plantas o pequeños charcos).

    La disponibilidad de agua es muy importante para aumentar la probabilidad de que los recipientes puedan convertirse en criaderos del mosquito. Los almacenes de agua de uso doméstico (macetas, bebederos de animales, tanques…), los almacenes temporales, tales como llantas de vehículos y demás recipientes que pueden convertirse en contenedores de agua de manera accidental o natural (por efecto de lluvia) pueden convertirse en posibles criaderos. Los criaderos pueden estar dentro o alrededor de las casas, debido entre otras causas, a la cantidad de mosquitos y cambios climáticos.

  3. Hábitat:
  4. Distribución:

La distribución del Aedes aegypti está estrechamente relacionada a dos factores ya mencionados, que son: el hábitat y su ciclo biológico.

Actualmente existen poblaciones de este mosquito alrededor de todo el mundo, infectados o no con el virus, especialmente en las zonas que poseen un clima tropical. La propagación de éstos se debe principalmente a factores biológicos, ya sean climáticos o de adaptación de la especie.

El vector se distribuye en forma permanente entre los 35º de latitud norte y 35º de latitud sur, pero puede extenderse hasta los 45º norte y hasta los 40º sur, donde coinciden con una temperatura de 10º C en verano. Su distribución está limitada también por la altitud y habitualmente no se lo encuentra por encima de los 1.000 metros de altura, aunque se ha reportado su presencia  a 2.121 metros en la India, alrededor de los 2400 m. sobre el nivel del mar en África y a 2.200 metros en Colombia, en donde la temperatura promedio era de 17°C. Su capacidad de adaptarse a otros ambientes y altitudes también quedó evidenciada en 1988 durante la epidemia en Taxco (Méjico) a 1.700 mts. de altura sobre el nivel del mar.

Tiene una distribución muy amplia y estable entre los trópicos y zonas subtropicales; tiene además, una preferencia domésticas en su ciclo de vida, por lo que su adaptabilidad es muy grande hacia los diferentes escenarios que el hombre hace en sus viviendas; es muy difundido en áreas con características urbanas, aunque también se encuentra en áreas rurales.

Se han descubierto casos en que el hombre es el culpable, de que el mosquito se propague. Esto ocurre cuando las personas viajan a zonas endémicas y traen consigo el virus o hasta huevos de la especie.

Las poblaciones de Aedes Aegypti están aumentando cada vez más, debido a las elevadas temperaturas (calentamiento global). Esto provoca que la reproducción del mosquito sea más activa y se reduzca el tiempo de duración del ciclo biológico del vector.

5.1. Distribución Mundial del Vector:

La presencia o ausencia de la enfermedad depende de la existencia del mosquito transmisor, el virus y población susceptibles en el mismo lugar, esto nos puede dar una idea de la distribución a nivel mundial de la enfermedad ya que es casi seguro que donde coexistan estos tres elementos, hay Dengue.

Por las condiciones climáticas y geográficas para la sobrevivencia del vector, las regiones tropicales y subtropicales son las áreas de más alto riesgo para el contacto con el virus del dengue.

En la actualidad, los virus del dengue de múltiples tipos son endémicos en la parte meridional de China y en Hainán, Viet nam, Laos, Camboya (Kampuchea), Tailandia, myanmar (ex Birmania), India, Sri Lanka, Indonesia, Filipinas, malasia y Sigapur; la endemicidad es menor en nueva Guinea, Bangladesh, Nepal, Taiwán y gran parte de la Polinesia.

Desde 1983 han circulado en el norte de Australia virus del dengue de varios tipos. Los cuatro serotipos son endémicos actualmente en África. En grandes áreas de Africa occidental probablemente los virus son transmitidos en forma epizoótica en monos; el dengue urbano que afecta al hombre también es común en esta zona.

En años recientes se han observado brotes limitados de dengue en la costa oriental de Africa, desde Mozambique hasta Somalia y en islas distantes como las Seychelles.

En el continente americano e islas aledañas, después de la introducción o aparición sucesiva de los cuatro tipos de virus en la zona del Caribe y América central desde 1977, y su extensión a Texas en 1980, en la actualidad son endémicos uno o más virus de dengue en Mexico, muchas islas del caribe y muchos países de America central, así como en Venezuela, Colombia y Ecuador. Desde 1986, los grandes brotes en el Brasil se han propagado a Bolivia y Paraguay.

En 1981 hubo una gran epidemia en Cuba que afectó a 400 000 personas. Las epidemias pueden surgir en cualquier sitio en que existan los vectores y se introduzca el virus, tanto en zonas urbanas como rurales.

En el Caribe Ae. aegypti es casi exclusivamente una especie doméstica, se encuentra en áreas urbanas, usualmente a 100 m de la habitación humana. El hábitat preferido de este mosquito en el Caribe son los depósitos con agua relativamente limpia, con poca contaminación y pobre material orgánico y sales.
En el Caribe los depósitos artificiales son los más importantes por su disponibilidad, gran cantidad y por su proximidad al domicilio humano.

Por el contrario, esta especie en África se cría independientemente del hombre, en áreas forestales, así como utilizando hábitat doméstico.

5.2 Distribución del Vector en América:

Especie

Distribución geográfica

Ecología

Ae. Aegypti

 

 

Ae. Albopictus

 

 

Ae. meiovittatus

Sur de los EEUU, Méjico, Las Antillas, América Central, Colombia, Perú,

Bolivia, Brasil, Ecuador, Argentina y Uruguay.

 

Centro y sur de los EEUU. Méjico y Brasil.

 

Jamaica, Cuba, Las Antillas, Puerto Rico y Venezuela.

Urbano, doméstico.

 

Urbano, suburbano.

Peridoméstico.

 

Urbano, suburbano.

Peridoméstico

 

Se cree que Ae.aegypti fue introducido en América desde el Viejo Mundo en barriles de agua transportados en barcos, cuando ocurrieron las primeras exploraciones y colonizaciones europeas.

Actualmente es introducido debido al transporte pasivo de huevos, larvas, pupas y adultos por vía aérea, marítima o terrestre, se ha constituido en un mosquito cosmopolita.

Dengue: La enfermedad

  1. Definición:

El Dengue es una enfermedad vírica, infecciosa, contagiosa tropical caracterizada por fiebre y dolor intenso en las articulaciones y músculos, inflamación de los ganglios linfáticos y erupción en la piel. La enfermedad del dengue es endémica en algunas zonas de los trópicos y han aparecido epidemias en países tropicales y templados. No suele ser fatal y con frecuencia tiene una evolución de seis a siete días, pero la conducencia es larga y lenta. Una forma más grave pero rara es la fiebre hemorrágica del dengue. Carece de tratamiento específico.

Esta enfermedad es transmitida por la picadura de un mosquito tropical. Este mosquito, en la mayoría de los casos, suele ser el Aedes aegypti, así como otras especies de este género, o incluso, en casos muy raros por el Culex.

El Aedes aegypti se distingue de las otras especies por su morfología y por la forma en que se posa en la piel, al momento de picar.

La infección del dengue es causada por un virus de la familia Flavovirus. Este virus tiene cuatro variedades, es decir, hay cuatro virus del dengue semejantes entre sí, pero no iguales, identificados por números:

  • Dengue – 1
  • Dengue – 2
  • Dengue – 3
  • Dengue – 4

Cualquiera de estas cuatro variedades o serotipos puede producir la enfermedad. El más frecuente en el dengue clásico es el serotipo 1, que a su vez es el menos frecuente en el dengue hemorrágico.

  • Sinónimo usados frecuentemente para referirse al dengue: Fiebre roja, Fiebre rompehuesos o Fiebre Dandy.
  1. El dengue es una enfermedad vírica febril y aguda que se caracteriza por un comienzo repentino, fiebre que dura de tres a cinco días (rara vez más de siete días, y suele ser difásica), cefalea intensa, mialgias, cutralgia, dolores musculares y articulares, adenopatías y una erupción urticariana o morbiliforme sincrónica con el retorno de la fiebre.

    Hay falta de apetito en el enfermo, provocando así alteraciones en el aparato digestivo y debilitamiento del cuerpo.

    Para la fecha en que la fiebre muestra defervescencia suele aparecer una erupción generalizada. En cualquier momento de la fase febril pueden aparecer fenómenos hemorrágicos de poca intensidad, como petequias, epistaxis o neurotrorragia. En las personas de piel oscura la erupción a menudo no es visible; la recuperación puede acompañarse de fatiga y depresión duraderas. Las epidemias tienen carácter explosivo, pero la tasa de letalidad es muy baja, siempre que no aparezca el dengue hemorrágico. El diagnóstico diferencial incluye todas las enfermedades epidemiológicamente importantes incluidas bajo los rubros de fiebres víricas transmitidas por artrópodos, sarampión y otras enfermedades febriles sistemáticas.

    El agente patógeno es un arbovirus que se transmite al hombre por la picadura del Aedes Aegypti.

  2. Descripción de la enfermedad:
  3. Clases de dengue:

La enfermedad conocida como el dengue, se presenta en dos formas. Éstas se diferencian por los síntomas que poseen y según el rango de gravedad, son:

  1. El dengue clásico es el más frecuente, en la mayoría de los casos. Este tipo de dengue por un comienzo súbito de un cuadro febril agudo, la cual es más de 38º C, de duración limitada (de 2 a 7 días). Hay un intenso malestar general acompañado de erupción cutánea. Alo largo de toda la enfermedad se presentan dos o más crisis, que pueden presentar los siguientes signos o síntomas:

    • Dolor de cabeza de predominio frontal
    • Dolor detrás de las órbitas de los ojos, al moverlos.
    • Dolor muscular
    • Dolor articular, que se acentúa con el movimiento.
    • Náuseas, vómito
    • Erupción en la piel, de tipo sarampioso en el pecho y miembros inferiores.
    • Molestia a la luz
    • Enrojecimiento de la faringe
    • Conjuntivitis
    • Dolor abdominal leve
    • Diarrea
    • Alteraciones del gusto
    • Prurito generalizado
    • Insomnio
    • Terror, depresión
    • Bradicardia relativa
    • Adenopatías
    • Fiebre Alta
    • Pérdida de apetito
    • Hinchazón de manos y pies
    • Catarro
    • Escalofríos
    • Agitación
    • Inflamación de ganglios linfáticos cervicales.
  2. Dengue Clásico:

El enfermo prefiere no caminar; cuando lo hace adopta una postura rígida y afectada, a menudo sobre la punta de los pies, de donde el nombre de la enfermedad (en español dengue significa manera afectada). La fiebre aumenta rápidamente hasta 40º.

Después de 48-96 horas se produce una defervescencia rápida con sudoraciones profusas. Esta fase afebril de la enfermedad se acompaña de sensación de bienestar, pero solo dura 24 horas y va seguida por la reaparición de la hipertermia. Al mismo tiempo aparece un exantema característico, de tipo morbiliforme, primero localizado en las extremidades, luego generalizado. Con frecuencia se produce el enrojecimiento de las palmas de las manos y de las plantas de los pies.

Se han producido casos en los cuales no se presenta el segundo periodo febril.

La mortalidad es nula en el dengue típico. La convalecencia a menudo es prolongada, durando varias semanas, y acompañada de astenia. Un ataque produce inmunidad durante un año o mas.

En niños menores de 5 años, es frecuente que sólo presentan fiebre. La fiebre dura aproximadamente 5 días, durante los cuales está el período de contagio.

El tratamiento de la enfermedad es de tipo sintomático. El paciente mejora completamente al cabo aproximadamente una semana o dos, generalmente. Esta forma e dengue suele ser benigna y no produce muertes.

Este tipo de enfermedad gripal puede afectar tanto a niños como adultos.

Un sondeo realizado hace unos años, revela que el 80% de las personas que se infectan con el dengue son asintomáticos, el 10% presenta fiebre indiferenciada y el % fiebre con o sin manifestaciones hemorrágicas.

Las complicaciones son excepcionales y consisten en particular en hepatitis y en diátesis hemorrágica con petequias cutáneas y mucosas; esta última forma ha sido observada en Tailandia y en las Filipinas.

  1. Dengue Hemorrágico:

Es otra forma en que se puede presentar el virus del dengue. Es poco frecuente (5% del total de casos clínicos).

Es la forma más grave del dengue, tanto así que puede llevar a la muerte del paciente, que afecta principalmente a pacientes en la edad infantil.

El principal factor de riesgo para la aparición de este tipo de dengue es haber tenido una infección previa por otro serotipo de dengue. Aunque también influye el lugar de incubación en el huésped y su susceptibilidad.

El dengue hemorrágico incluye los síntomas del dengue clásico, a los que se agregan manifestaciones hemorrágicas, con aumento de permeabilidad vascular y anormalidades en el mecanismo de coagulación, que muchas veces pueden comprometer a órganos específicos vitales.

En el dengue hemorrágico no sólo hay síntomas de fiebre y postración, sino también aparecen petequias, hemorragias nasales o intestinales, y se acompaña frecuentemente de pulmonía.

Durante la enfermedad, el paciente puede sufrir una brusca bajada de la presión arterial y tener un colapso generalizado, que puede llegar a ser fatal en un 6 a 30% de quienes lo sufren. Esto es más frecuente en los pacientes más jóvenes, la mayoría en menores de 1 año. Los síntomas generales del dengue hemorrágico:

  • Temperatura súbitamente alta de 2 a 7 días.
  • Sangrado en diferentes partes del cuerpo.
  • Dificultad para respirar.
  • Inflamación en la cara
  • mito o diarrea
  • Alteraciones en la presión
  • Falta de apetito
  • Palidez, sudoración y sueño.
  1. Síndrome de choque por Dengue:

El síndrome de choque del dengue es el cuadro más grave de dengue hemorrágico. Se produce el choque a los 2 a 6 días de enfermedad, con colapso súbito o postración. Precisamente requiere tratamiento hospitalario, ya que el sistema circulatorio del paciente se ve muy comprometido y pone en riesgo la vida del paciente. Los signos de choque son:

  • Pulso débil y acelerado
  • Disminución de la presión del pulso
  • Hipertensión
  • Desvanecimientos
  • Extremidades húmedas y frías ( el tronco suele estar caliente)
  • Palidez
  • Inquietud generalizada
  • Insomnio
  • Dolor de estómago intenso y continuo
  • mitos frecuentes
  • Cianosis en torno a la boca.
  • Hemorragias nasales, bucales o gingivales y equimosis cutáneas.
  • Respiración difícil

El estado del enfermo se va deteriorando progresivamente, con signos de debilidad profunda, sudoración profunda y dolor abdominal agudo.

Hay tendencias hemorrágicas, generalmente en forma de púrpura, petequias o esquimosis en los puntos de inyección; algunas veces hematemesis, melena o epistaxis.

Es común la hepatomegalia, lo mismo que la bronconeumonía, eventualmente con derrames pleulares bilaterales. Puede haber miocarditis.

El dengue hemorrágico al ser la forma más grave de la enfermedad viral del dengue puede producir en el enfermo un shock, provocándole la muerte si es que no se trata la enfermedad adecuada y oportunamente.

  1. Síntomas:

Los síntomas que se presentan durante la enfermedad del dengue, varían según el tipo y gravedad (Dengue clásico o Dengue Hemorrágico), y según la edad y el estado general de salud del paciente, Esto quiere decir que los niños afectados no van a reaccionar de la misma manera que un adulto.

Y en cuanto a síntomas, los lactantes y niños pequeños pueden presentar un cuadro de fiebre y erupción "sarampionoide", difícil de distinguir de la gripe, sarampión, paludismo y otras enfermedades febriles.

En cambio, los adolescentes y adultos pueden presentar síntomas análogos o un cuadro sintomático variable entre leve y grave.

Estos síntomas varían en cada persona según su susceptibilidad y según el mecanismo de defensa que poseen.

  1. Modos se Transmisión:

La enfermedad del dengue se transmite mediante la picadura del El agente causal, un mosquito un arbovirus del grupo B, con cuatro serogrupos distintos, generalmente el Aedes aegypti (mosquitos AÊDES), infectado con el virus del dengue, a su vez este mosquito ha adquirido el virus al ingerir la sangre de otra persona con dengue. Se trata de una cadena sin fin, ya que el mosquito queda infectado por el resto de su vida.

No hay manera de saber si un mosquito transporta o no el virus del dengue, ya que la transmisión del dengue no se produce por el contacto directo con una persona enferma o sus secreciones, sino que es necesaria la presencia de un vector.Por eso se debe evitar todo tipo de picaduras y de otras enfermedades transmitidas por insectos.

En gran parte de las zonas tropicales de Asia, el Aedes allopictus puede contribuir a la transmisión del virus del dengue en zonas rurales, en tanto que en Polinesia, uno de los complejos de Aedes pcutellaris puede servir como vector. En Malasia, interviene el complejo Aedes niveus y en África occidental, el complejo Aedes furcifer – taylori y los mosquitos Aedes aegypti.

  • Transmisión del virus del dengue:

1.

El virus se transmite a un ser humano por medio de la saliva del mosquito
 

2. 

El virus se replica en los órganos diana
 

3. 

l virus infecta los leucocitos y los tejidos linfáticos
 

4. 

El virus se libera y circula en la sangre

  • La dinámica de transmisión del virus del dengue depende de interacciones entre el ambiente, el agente, la población de huéspedes y el vector, los que coexisten en un hábitat específico:
  1. Los enfermos infectados con el virus del dengue, suelen infectar a los mosquitos desde poco antes de terminar el período febril, durante un promedio de seis a siete días.

    El mosquito se vuelve infectante ocho o doce días después de alimentarse con sangre virémica (infectada) y permanece así el resto de su mes de vida.

    Lo que se debe tener en cuenta es que la enfermedad del dengue no se transmite directamente de una persona a otra.

  2. Período de Transmisibilidad:
  3. Período de Incubación:

Una vez dentro de nuestro organismo, el virus del dengue busca un lugar de incubación, que recibe el nombre de origen geográfico de la cepa viral.

El período de incubación dura de tres a catorce días, donde el común es de cinco a siete días aproximadamente.

Luego de este período se empieza a presentar los primeros síntomas.

El tiempo entre la picadura del mosquito infectado y la aparición de los primeros síntomas es de una semana a diez días.

9. Epidemiología:

Cuando estalla un brote epidémico de dengue en un determinado lugar geográfico, es necesario recurrir a medidas de lucha antivectorial, con el empleo de insecticidas por nebulización o por rociamiento. De esta forma se reduce el número de mosquitos adultos, frenando así la propagación de la epidemia.

Otras medidas que se suelen tomar, es buscar y eliminar los criaderos de Aedes aegypti. Y tratar con mucho cuidado a los que ya están infectados.

Aunque suene increíble, hay situaciones que favorecen a la aparición de una epidemia de dengue. Las zonas propensas a que ocurra esto, son aquellas donde no ha habido nunca casos de dengue y donde toda la población es susceptible.

Por ello, es muy posible que a consecuencia de huracanes o tormentas tropicales, el virus y su vector se diseminen por zonas vírgenes y originen epidemias.

El dengue es endémico en los trópicos y regiones subtropicales; se han producido brotes en el Caribe, incluyendo Puerto Rico y las Islas Vírgenes, desde 1969. También se han importado casos por turistas que han viajado a Tahití.

Ocurrieron esporádicamente epidemias de dengue en América desde el siglo XIX hasta mediados del siglo XX. El dengue se ha convertido en una enfermedad endémica desde la década de 1970. La barra grande mostrada en 1981 se debe a una epidemia masiva de dengue hemorrágico que ocurrió aquel año en Cuba. Hay fluctuaciones en la incidencia de la enfermedad de año a año, pero 1995 fue el peor año desde 1981, probablemente debido a la introducción de DEN-3 en América Central en 1994. Hay una tendencia continua de aumento en la incidencia de la enfermedad.

10. Curso Clínico:

10.1 Exámenes de laboratorio: Hay leucopenia hacia el segundo día de fiebre; hacia los días 4 o 5 la cifra de leucocitos ha descendido a 2000 a 4000, con solo un 20-40% de granulocitos.

La orina es escasa y concentrada; a veces se encuentra albúmina y cilindros.

Estos exámenes sirven para comprobar la presencia del virus del dengue.

10.2 Diagnostico diferencial: Al comienzo, el dengue puede confundirse con la fiebre de garrapatas del Colorado, tifus, fiebre amarilla u otras fiebres hemorrágicas, como la gripe o el sarampión. El diagnóstico serológico puede establecerse por pruebas H1 y CF, usando sueros pareados, pero se complica por reacciones cruzadas con otros anticuerpos de arbovirus del Grupo B.

10.3 Profilaxis: eliminación del mosquito.

10.4 Tratamiento:

Sólo se puede usar un tratam iento sintomático ya que no existe tratamiento específico, con analgésicos y reposición de volumen.

Está contraindicado el ácido acetilsalicíclico (aspirina) por el peligro de hemorragia. Pero si se puede emplear la codeína de 15 a 60mg por vía bucal cada 4 horas para el dolor de cabeza y la mialgia intensos, manteniendo al enfermo en la cama, ya que se considera Es importante el reposo completo en cama. Por último se debe proteger al enfermo contra los mosquitos hasta el fin del segundo periodo febril para impedir la difusión de la enfermedad.

Hasta hoy en día, no se ha podido producir una vacuna eficiente contra la enfermedad del dengue, aunque se están haciendo progresos con el uso de ingeniería gética y biotecnología.

11. Método de control:

La enfermedad del dengue presenta un problema creciente en la salud pública que afecta a más de 100 países del mundo Y ésta al no tener un tratamiento o vacuna conocida empeora la situación.

Por eso lo único que queda por hacer, es halla formas de controlar y prevenir la enfermedad.

a) Medidas preventivas:

1. Educar a la población respecto a medidas personales, tales como la destrucción o eliminación del hábitat de larvas, y protección, contra la picadura de mosquitos de actividad diurna, incluso el empleo de mosquiteros, ropas protectoras y repelentes.

2. Precisar la densidad de la población de mosquitos vectores, identificar el hábitat de larvas (comúnmente se depositan en recipientes artificiales o naturales contenidos de agua, cerca de las viviendas, llantas viejas, floreros, etc.). Para así eliminar los criaderos, para esto debe haber una detección rápida y temprana de un brote de dengue.

Además de fomentar y poner la práctica programas para su eliminación.

b) Control del paciente, de los contactos y del ambiente inmediato:

1. Notificación a la autoridad local de salud, si es que hay peligro de un brote de dengue.

2. Aislamiento de los pacientes afectados, evitando el acceso de los mosquitos al paciente: precauciones pertinentes para la sangre.

3. Desinfección concurrente

4. Cuarentena

5. Inmunización de contactos

6. Investigación de los contactos y de la fuente de infección.

c) Medidas en caso de epidemias:

1. Buscar y destruir especies de mosquitos Aedes aegypti en las viviendas y eliminar los criaderos, o aplicar larvicidas en todos los hábitat.

2. Las personas expuestas a las picaduras, deberán usar repelente.

3. La nebulización o dispersión aérea de insecticidas pueden evitar epidemias.

d) Repercusiones en caso de Desastre:

Las epidemias pueden ser extensas y afectar a un elevado porcentaje de la población.

e) Medidas Internacionales:

Otra forma de prevenir la propagación del dengue o una posible epidemia, en cada país o zona en peligro, es con el cumplimiento de los acuerdos internacionales destinados a evitar la propagación de Aedes aegypti, por medio de los diferentes medios de trasporte, provenientes de zonas infectadas como: barcos, aviones, medios terrestres, etc. Estos acuerdos están regulados por Centros Colaboradores de la OMS (Organización Mundial de la Salud).

El control y prevención del mosquito requiere del apoyo y acción, tanto de las comunidades como de las autoridades.

Las autoridades de cada zona pueden ayudar a combatir la enfermedad del dengue, mediante:

  • Abastecimiento de agua potable.
  • Sistemas eficaces de recolección de residuos.
  • Visitas regulares a zonas específicas para eliminar posibles criaderos.
  • Campañas de educación sanitaria.
  • Publicidad.

12. Control Larvario:

El control Larvario son todas aquellas actividades realizadas por métodos físicos, químicos o biológicos, dirigidos a la eliminación o control de cualquier depósito donde se desarrollan o puedan desarrollarse las larvas de cualquier tipo de mosquito, especialmente del Aedes Aegypti.

  1. Control Químico: éste proporciona mayor rendimiento e impacto contra los moscos en su etapa larvaria, utilizando productos químicos con efecto larvicida. Se utiliza única y exclusivamente en los depósitos y recipientes en los que nos se puede realizar el control físico y que representa un riesgo significativo de convertirse en criaderos de mosquitos, tal es el caso de los tambos, pilas, piletas, tinacos y cisternas sin tapa, en los s que por su uso son susceptibles a convertirse en criaderos. El control químico se puede destinar a los mosquitos inmaduros o a los adultos.
  2. Control Físico: éste consiste en colocar una barrera física de forma temporal o definitiva entre el mosquito transmisor del dengue y los recipientes contenedores de agua. Esto incluye el control de recipientes al lavar, tallar, voltear, destruir, cubrir, proteger bajo techo o evitar el almacenamiento de agua en todos los recipientes que sean capaces de criar larvas del mosquito; asimismo, desechar todos aquellos recipientes que no tengan ninguna utilidad para los moradores de la vivienda, siempre y cuando se cuente con la autorización del propietario. El método que más probablemente sea eficaz a largo plazo.
  3. Control Biológico: Es el método comúnmente empleado en algunos lugares, ya que, involucra la utilización de modelos ecológicos depredador – presa, que reducen las poblaciones larvales, tal es el caso de los peces larvíferos, que se introducen en los depósitos de agua contaminada. Existen otros modelos que actúan sobre las células de intestino de los insectos, sus tóxicos se unen a receptores específicos dentro del intestino de la larva y forman poros que conducen a la lisis de las células, provocando la muerte del insecto. Es en gran medida experimental.

El propósito del control es reducir la densidad del vector a un nivel en el cual no ocurrirá la transmisión epidémica del virus. La suposición subyacente del control de los hábitat larvales es que se puede reducir la densidad del vector al eliminar o reducir el número de hábitat larvarios en el medioambiente doméstico.

13. El Dengue en Latinoamérica:

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el incremento de viajes aéreos, las condiciones climáticas, la urbanización no planificada, las dificultades de abastecimiento de agua, sumados al deterioro de los programas de control del mosquito Aedes aegypti, la carencia de insecticidas con un buen costo y efectividad y la falta de educación sanitaria; son algunos factores relevantes relacionados a la diseminación del Aedes aegypti y al incremento en la circulación de los cuatro serotipos del virus.

Otro factor importante en la expansión geográfica del mosquito ha sido el comercio internacional de neumáticos usados, que al acumular agua de lluvia, constituye hábitat ideales para el mosquito.

Lo cual ha provocado, hoy en día nuevos brotes de dengue en distintas zonas tropicales de Sudamérica, incluyendo a Perú.

 

Cecilia Fonseca


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Enfermedades

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda