Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Esquizofrenia

Enviado por Facundo Gutiérrez



  1. Marco teórico
  2. Desarrollo del trabajo
  3. Conclusión
  4. Bibliografía

Introducción

La esquizofrenia es, sin duda, una de las enfermedades mentales mas famosas, por no decir la más famosa, pero ¿cuanto hay de verdad sobre las creencias populares sobre ella?.

En el presente trabajo, buscaré analizar los múltiples estigmas y malentendidos que rodean este cuadro, también, intentaré acercar de un modo conciso los datos más significativos de información general sobre el tema en cuestión.

Luego de leer una extensa bibliografía, empezare planteando la definición del concepto seguido de una evolución histórica del mismo, para poder diferenciar cuales fueron las concepciones de la esquizofrenia, empezando por la creencia de seres malditos, hasta el conocimiento actual y la profundidad que se tiene en cuenta al hablar del mismo.

Este trabajo es necesario porque, además de lo que ya se planteo hasta ahora, no se puede dejar de lado la vida de este porcentaje de la población, que aunque parezca pequeño es engañoso porque al hacer la cuenta en la población mundial llega a un numero inmenso, para darse cuenta de esto, se puede decir, por ejemplo, que los trastornos de salud mental representan un 40% de las causas principales de discapacidad en las economías de mercado establecidas.

Por esta razón en el trabajo también se tiene en cuenta la reinserción del sujeto luego del alta médica, y cuales son los factores que afectan al paciente en el momento de volver a su vida normal, si es que esta se logra.

Por último en este trabajo se hace mención a los distintos tipos de tratamiento con los que se obtienen una evolución favorable del paciente, y las causas por las que el mismo en algunos casos se deja de medicar o por el contrario se automedica.

Marco teórico

Definición
De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud: "La Esquizofrenia está caracterizada por un disturbio fundamental de la personalidad, una distorsión del pensamiento, delusiones bizarras, percepciones alteradas, respuestas emocionales inapropiadas y un grado de autismo. Estos síntomas son experimentados en presencia de conciencia clara y (generalmente) capacidad intelectual conservada".


La Esquizofrenia es una enfermedad que afecta una gran población
Evolución histórica del Concepto

Los criterios y teorías sobre la pato fisiología de la Enfermedad han variado a lo largo de los siglos.
Las más tempranas referencias de esta enfermedad mental mayor halladas hasta ahora corresponden al papiro de Eber (cerca de 4000 a. C.). En el siglo XIV a. C. aparecen descripciones de cuadros parecidos a los que hoy llamamos Esquizofrenia en los textos hindúes del Ayur-Veda. En el siglo I d. C. hallamos menciones en los escritos de Areteo de Capadocia. Durante los siglos venideros el origen de la enfermedad es atribuido a un disbalance de los fluidos corporales (basado en la visión Hipocrática que clasificaba a las enfermedades mentales en Manía, Melancolía, Histeria y Frenitis) o a manifestaciones diabólicas o de hechicería.
En 1672 Thomas Willis se refiere a "los jóvenes de espíritu vivo, despierto y aún brillante de la infancia, que caen al llegar a la adolescencia en la obtusión y la torpeza".
Durante el siglo XIX, el énfasis se puso en la observación empírica de la naturaleza, abandonándose las teorías acerca de lo sobrenatural y convirtiendo a las Ciencias Médicas en disciplinas científicas. Los médicos dedicados a las enfermedades mentales comenzaron a buscar un sistema diagnóstico coherente que fuera lógico en términos de identificar y aislar las enfermedades y predecir sus evoluciones.
En 1809 el francés Philippe Pinel habló de la demencia de los jóvenes. A él se debe esta precisa descripción de los pacientes: " ... nada más inexplicable y sin embargo nada más comprobado que las dos formas opuestas que pueden tomar las melancolías. Es a veces un orgullo excesivo y la idea de poseer riquezas inmensas o un poder sin límites, en otras el abatimiento más pusilánime, una consternación profunda hasta la desesperación".
En 1814 su discípulo Jean Etienne Esquirol describe cuadros emparentados llamándolos Demencia Juvenil, es decir la abolición del pensamiento lógico en los jóvenes.
Benedict Augustin Morel, psiquiatra belga, da por primera vez el nombre de Demencia Precoz a estos cuadros. Utiliza cómo ejemplo de esta patología las observaciones sobre un paciente joven que hasta entonces había sido: " ... el primero en sus exámenes sin esforzarse, y casi sin estudiar.. Inconscientemente perdió su alegría y se volvió serio, taciturno y con tendencia a la soledad ... mostraba un estado de depresión melancólica y odio a su padre, incluso al grado de querer matarlo... El joven progresivamente olvidó todo lo que había aprendido, y sus brillantes dotes intelectuales entraron en un período de estacionamiento muy penoso.

Una especie de inactividad lindando con la estupidez reemplazó toda su actividad previa, de modo que cuando le volví a ver parecía como si estuviera operando la transición hacia un estado irrecuperable de Demencia Precoz".
Corresponde a Emil Kraepelin (1856-1926) el desarrollo de una serie de textos entre 1883 y 1926 sobre el concepto de "Demencia Precoz". Entre sus pacientes identificó un grupo que enfermaban joven y que presentaban muchos diferentes síntomas tales como alucinaciones y empobrecimiento emocional y que tendían inexorablemente, tras un lapso variable, a volverse completamente incapaces de atender a si mismos. Kraepelin no eligió un síntoma como característico o patognomónico pero sus descripciones clínicas enfatizaban la mezcla de delusiones, alucinaciones, movimientos anormales, embrutecimiento emocional, pérdida de la voluntad y aislamiento social.
En los textos de este autor la Demencia Precoz es caracterizada como una enfermedad crónica, debilitante e irreversible.
Uno de sus hallazgos fue diferenciar este cuadro de la Enfermedad Maníaco Depresiva y algunas formas de Demencia Senil sobre la base de sus respectivos comienzos, cursos y evoluciones.
Kraepelin que finalmente podríamos entender estas patologías en términos de mecanismos neuropatológicos cerebrales. A él se debe la expresión "La Enfermedad Mental es una Enfermedad del Cerebro".
En 1911, Eugen Bleuler (1857-1939) publicó "Demencia Precoz o el grupo de Esquizofrenias" en el cuál desarrolló el concepto de un grupo de enfermedades caracterizadas por disturbios del pensamiento, sentimientos y relaciones con el mundo externo, con el esencial y patognomónico síntoma del disturbio del pensamiento.
La notable influencia que ejerce la obra de Bleuler da lugar a que la Demencia Precoz fuera denominada Esquizofrenia.
Bleuler asoció la disociación de pensamientos, emociones y comportamientos a disociaciones o pérdidas de "la fábrica del pensamiento".
Bleuler mencionó cuatro Síntomas Fundamentales de la Esquizofrenia:

Pérdida Asociativa (por la cuál los procesos del pensamiento devenían desordenados y desconectados)

Embrutecimiento Afectivo (por la cuál la respuesta emocional a los estímulos externos e internos se volvía disminuida e inapropiada)

Autismo (el que involucra un pensamiento peculiar y paulatinamente empobrecido con aislamiento del medio)

Ambivalencia (lo que denota indecisión el tener pensamientos o sentimientos contradictorios y simultáneos)

y dos síntomas accesorios:

Alucinaciones

Delusiones
Ya aceptada universalmente la expresión Esquizofrenia, corresponde a Kurt Schneider (1887-1967) la delimitación once síntomas positivos o productivos de la Esquizofrenia. Entre estos síntomas se incluyen:

Alucinaciones Auditivas: voces o ruidos claramente audibles provenientes de "adentro de la cabeza". Estos toman la forma de pensamientos del paciente dichos en voz alta, comentarios, críticas, advertencias o insultos mortificantes sobre el paciente o sus acciones, o bien de voces que dialogan entre sí acerca del paciente.
Percepciones delusionales: son creencias fijas que están en conflicto con la realidad. El paciente se vuelve inferencial o interpretativo, es decir todo lo que percibe tiene un gran significado o valor sobre sí. Los sucesos cotidianos son interpretados como mensajes destinados al paciente.
Experiencias de alienación: son la sensación de que los propios pensamientos y sentimientos no le pertenecen, sino que provienen de una fuente externa o bien el paciente se ve forzado a sentir emociones ajenas.
Experiencias de influencia: son percepciones de que las acciones propias se hallan bajo influencia externa.
Experiencias de pasividad: es la sensación de que las propias acciones se hallan bajo control externo, cómo si fuera el paciente un muñeco.
Delusiones sobre los pensamientos: son la sensación de que los pensamientos son transmitidos, obtenidos o sacados de la mente del paciente.
Obsérvese cómo Bleuler enfatizaba los síntomas negativos como patognomónicos de la Esquizofrenia y Schneider hace hincapié en los síntomas positivos como característicos de la Enfermedad.
Vale la pena mencionar que en muchas ocasiones los síntomas positivos son referidos en la literatura cómo productivos y los síntomas negativos cómo deficitarios o residuales.
Llegados la década del '70 fue evidente para la comunidad médica que se hacía necesario formalizar acuerdos alrededor de los criterios para el diagnóstico y tratamiento de la Esquizofrenia. Estaba claro que los criterios diagnósticos eran muy amplios y variados, existían diferencias conceptuales acerca de la etiología y desarrollo del mal y que ese conjunto influía negativamente en las investigaciones clínicas y farmacológicas.
En consonancia con eso, Strauss y otros propusieron en 1974 que la Esquizofrenia comprendía tanto síntomas positivos (que representan distorsiones activas del funcionamiento cerebral) y negativos (que representan la pérdida o disminución de las funciones cerebrales normales).
Hacia esa década la Organización Mundial de la Salud (OMS) instituyó un programa de estandarización de la clasificación de las Enfermedades incluyendo los desordenes mentales, que daría lugar a la Clasificación Mundial de las Enfermedades (cuya sigla en Inglés es ICD).
Paralelamente varios países desarrollan sus propios estándares de clasificación. Estados Unidos preparó su Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM).
Ambos sistemas clasificatorios han sido varias veces revisados, hallándose en vigencia el ICD 10 y el DSM IV. En nuestro medio, las clasificaciones ICD y DSM (esencialmente similares) son ampliamente aceptadas.
En los últimos 20 años, los resultados de la investigación básica y aplicada en Neurociencias han permitido que se considere a la Esquizofrenia como una patología compleja, con cuatro dimensiones involucradas y que aúnan las observaciones parciales que hemos considerado arriba.
Así se habla de que la Esquizofrenia incluye:
a) Una dimensión de síntomas positivos
b) Una dimensión de síntomas negativos
c) Una dimensión de síntomas del humor
d) Una dimensión de síntomas cognitivos
La Esquizofrenia es una enfermedad crónica y compleja que incluye una constelación de síntomas. Librada a su propia evolución produce un daño permanente en el paciente que se manifiesta en su capacidad de pensar, sentir y actuar adecuadamente.

Curso de la Enfermedad
Existen cuatro fases en el curso de la Enfermedad:
#Fase Prodrómica: Puede ser evidente o no para el paciente o los demás. Sus manifestaciones son sutiles y pueden variar entre días o años. Se caracterizan por aislamiento social, cambios en el comportamiento o en la respuesta emocional a estímulos.
#Fase Aguda: Está marcada por severos síntomas psicóticos. Habitualmente requiere medicación y/o hospitalización. Cuándo esta fase aparece más de una vez en el transcurso de la Enfermedad se habla de fase de Reagudización.
#Fase de Continuación: En este período, que puede abarcar más de seis meses desde el comienzo o brote de la Enfermedad, se produce el decremento en gravedad de los síntomas.
#Fase de Estabilización: Durante esta fase los pacientes pueden estar asintomáticos o exhibir síntomas tales como tensión, irritabilidad, depresión, síntomas negativos y de deterioro cognitivo.
La mayor parte de los pacientes alternan episodios agudos y estables con remisión parcial o total. Es habitual que el paciente esquizofrénico experimente síntomas residuales entre los brotes.

La completa curación de la enfermedad es, actualmente, un resultado no esperable dentro de la evolución.
Se han identificado predictores asociados con mejor pronóstico para los pacientes esquizofrénicos:

Comienzo agudo

Comienzo a edad adulta o mayor

Género femenino

Eventos precipitantes identificables

Duración breve de los síntomas de fase aguda

Buen funcionamiento ínter crisis

Ausencia de anormalidades cerebrales estructurales

Falta de Historia familiar de Ezquizofrenia

La Esquizofrenia suele cursar por brotes con períodos variables de remisión de los síntomas en un contexto de paulatina discapacitación personal del paciente.

Clasificación de esquizofrenia y trastornos esquizotipo o delirantes

Esquizofrenia

  • Paranoide
  • Hebefrenica

Catatonica

  • Depresión post esquizofrenica
  • Residual
  • Simple
  • Otras

Trastorno esquizotipo

Trastorno delirante persistente

Otros

Trastorno sicótico agudo y transitorio

  • Trastorno sicótico polimorfico agudo sin síntomas de esquizofrenia
  • Trastorno sicótico polimorfico con síntomas de esquizofrenia
  • Trastorno sicótico agudo del tipo esquizofrenia
  • Otros trastornos sicóticos agudos predominantemente delirante
  • Otros episodios sicóticos transitorios agudos
  • Trastorno inducido delirante

Trastornos esquizoafectivos

  • Maniático
  • Depresivo
  • Mixto
  • Otros

Esquizofrenia paranoide

Criterios:

  1. Preocupación por ideas o alucinaciones auditivas frecuentes
  2. No hay lenguaje desorganizado ni comportamiento catatonico o desorganizado, ni afectividad aplanada o inapropiada.
  3. Fundamentalmente las ideas delirante son de persecución o de grandeza o ambas, pero también pueden presentarse con otra temática.

Esquizofrenia tipo desorganizado

Lenguaje desorganizado, el comportamiento desorganizado y la afectividad de tipo aplanada o inapropiada. Puede ir acompañado de tonterías o risas sin una clara conexión con el contenido del discurso.

La desorganización comportamental puede suscitar una grave disrupción de la capacidad para llevar a cabo actividades de la vida cotidiana. Si hay ideas delirantes y alucinaciones, son fragmentadas y no están organizadas en torno a un tema coherente.

Esquizofrenia tipo catatónico

Marcada alteración psicomotora que puede incluir: inmovilidad motora excesiva, negativismo extremo, mutismo, peculiaridades del movimiento voluntario, ecolalia o ecopraxia.

La inmovilidad puede manifestarse por catalepsia o esputor.

Otras características serian las estereotipicas, manierismos y la obediencia automática o la imitación burlona. Durante el estupor o la agitación catatonica grave, el sujeto puede causarse daños a si mismo o a otras personas. Hay riesgo de desnutrición, agotamiento, hiperpirexia o autolesiones.

Esquizofrenia tipo indiferenciado

Se trata de un tipo de esquizofrenia que manifiesta los principales signos y síntomas de la enfermedad, pero no es posible establecer su pertenencia a un subtipo especifico.

Esquizofrenia tipo residual

Criterios:

  1. Ausencia de ideas delirantes, alucinaciones, lenguaje desorganizado y comportamiento catatonico o gravemente desorganizado.
  2. Hay manifestaciones continuas de la alteración como lo indica la presencia de síntomas negativos o de dos o mas síntomas de los enumerados en el criterio a) para la esquizofrenia, presentes en forma atenuada.

Esquizofrenia hebefrénica

Comprende:

  1. Las formas no catatonicas (melancólicas, maniacas, "amentia", estados crepusculares) de comienzo agudo, en cuanto no se transformen en estados crónicos paranoides o catatonicos
  2. Todos los casos crónicos con síntomas accesorios que por si mismos no dominan completamente el cuadro clínico.

Tipos según la edad

autismo

Forma infantil esquizoifantil

psicosis precoz

Forma adolescente hebefrenica

simple

paranoide

Forma adulta catatonica

esquizoneurosis

especiales cenestésicas

depresivas

formas involutivas paranoides

fóbicas

Criterios sobre la esquizofrenia

Actualmente los criterios se dividen en dos campos: organicistas y psicodinamistas. Los primeros considera a esta psicosis como una genuina enfermedad mental, es decir, con base orgánica (desconocido) justificando su postura en la deducción de su existencia por una serie de hechos.

a) Transmisión hereditaria de la enfermedad.

b) La falta de incidencia en la frecuencia morbica de impactos psíquicos colectivos

c) La similar incidencia en ambientes socioculturales totalmente diferentes

d) La regresión clínica ante los tratamientos biológicos y su ininfluenciabilidad por la psicoterapia.

Los psicodinamitas creen que toda la enfermedad deriva de conflictos emocionales en los primeros meses de vida, y aseguran que sus técnicas permiten interpretar la enfermedad y comprender las vivencias esquizofrenicas; las supuestas alteraciones organicas causales no se han hallado porque no existen; la transmisión hereditaia es un espejismo del contagio emocional dentro de la misma familia.

Otra variante óptica del problema consiste en no considerar enfermedad a esta psicosis, sino modo de enfermar y en ultima instancia una forma de estar en el mundo.


Fases de la Esquizofrenia
La Esquizofrenia suele dividirse convencionalmente en 3 fases:
Fase 1: Aguda o de Recaída
Puede estar o no precedida por síntomas prodrómicos que duran días, meses o años.( por ej. un joven que se aísla, que empieza a tener comportamientos, ideas o actitudes desusadas o bizarras; una joven con dificultades para conciliar el sueño, agresiva, que se siente agraviada o perseguida sin motivo por los demás; un adulto que afirma que le están haciendo "un daño" o que siente que tiene "un nuevo y extraordinario conocimiento del mundo", etc.)
Esta fase aguda recibe su nombre por la brusca aparición de síntomas psicóticos (alucinaciones, pensamiento severamente desorganizado, incapacidad para cuidar de sí, etc.).
Esta fase (que suele recibir el nombre de "Brote psicótico")siempre requiere medicación y habitualmente internación hospitalaria o domiciliaria.
En nuestro medio, adecuadamente tratada, esta fase dura de 1 a 3 meses.
Es de gran importancia determinar si el episodio agudo del paciente es el primero o si se trata de una reagudización de su enfermedad en curso.
Fase 2: Continuación
Esta fase sigue a la disminución ( y en algunos casos) la completa desaparición de los síntomas de la fase anterior. Esta fase dura hasta unos 6 meses posteriores al comienzo del episodio agudo. Bajo ningún aspecto debe abandonarse el tratamiento medicamentoso.

Desgraciadamente, en nuestro medio, los pacientes suelen abandonar el tratamiento o espaciarlo bajo el argumento de: "para que voy a tomar medicación si me siento bien".
En este aspecto tal vez sea útil pensar que justamente "el paciente se siente bien por estar tomando su medicación adecuadamente"
Es aquí dónde el consejo y la atención farmacéutica puede resultar de suma importancia.
Fase 3: Estabilización
En esta fase el paciente puede exhibir dos patrones diferentes:
a)El paciente puede estar asintomático o no manifestar síntomas psicóticos (aunque puede mostrarse irritable, tenso, ansioso, deprimido o con síntomas negativos).
b) El paciente puede tener persistencia de síntomas positivos, pero en menor magnitud que en la fase aguda (el paciente puede estar alucinado, con ideas delirantes o con desorden del comportamiento)

Curso de la enfermedad

De acuerdo a la alternancia de las fases antes descriptas en el transcurso de la patología podremos observar (entre otras posibilidades):
a)Fases agudas que se siguen de fases de Continuación y Estabilización con remisión completa o parcial.
b)Más de una fase aguda casi sin períodos libres de síntomas.
c)Las tres fases que se integran en una sin una clara frontera entre ellas.
d)Una fase aguda muy prolongada con un gran y definitivo deterioro cognitivo expresado en la fase de Estabilización.
En la mayor parte de los casos se observan síntomas residuales entre episodios agudos.
El patrón más habitual de evolución de la Esquizofrenia es el que sigue episodios repetidos con síntomas positivos y negativos, con recuperación incompleta intercrisis y con el establecimiento de un déficit cognitivo permanente.
Si bien descriptos, son sumamente raros otros cursos evolutivos, como por ejemplo :
a)Enfermedad que se resuelve completamente con o sin tratamiento
b) Enfermedad recurrente con recuperación completa intercrisis.
Es muy difícil establecer que curso seguirá la enfermedad en cada paciente en particular.
No debemos olvidar la importantísima influencia que puede ejercer la contención familiar, el apego al tratamiento y la aparición de estresores en la vida del paciente.
Todos esos factores pueden empeorar o mejorar la evolución del paciente.


Diagnóstico diferencial de la Esquizofrenia

Sólo a modo de referencia será adecuado mencionar que enfermedad deben ser diferenciadas de la Esquizofrenia.
Para ello usaremos como eje los síntomas psicóticos ( positivos y negativos):

a)Enfermedades no psiquiátricas que cursan con síntomas psicóticos:
Incluyen Condiciones Clínicas Generales y Abuso de sustancias.
Entre las primeras mencionamos:
Accidentes Cerebro vasculares, Epilepsia del lóbulo temporal, Desordenes metabólicos (por ej. Porfiria),Neurolúes, Enfermedades autoinmunes ( por ej. Lupus eritematoso sistémico) , Tóxicos (Por ej.: Envenenamiento con Plomo, organofosforados y sustancias volátiles incorporadas a las pinturas o naftas.)
En el segundo grupo se refieren el uso de Estimulantes (anfetaminas, cocaína), Alucinógenos (LSD, Fenciclidina), Anticolinérgicos (alcaloides de la Belladona), suspensión brusca de Alcohol o Barbitúricos en pacientes adictos.

b)Enfermedades Psiquiátricas:
Pueden semejarse a la Esquizofrenia, en un primera impresión, los siguientes cuadros: Depresión Mayor, Desordenes de la Personalidad, Desorden por Pánico, Trastorno Bipolar, Trastorno esquizoafectivo.

Hoy la Esquizofrenia continúa siendo una enfermedad de diagnóstico eminentemente clínico.
Si bien el especialista puede utilizar tests y escalas de evaluación universalmente aceptadas (Entrevistas estructuradas, PANSS,BPRS, etc) o estudios complementarios (Aminograma, Electroencefalograma, Tomografía Computada, etc) la clínica continúa siendo soberana.
Para ello se arribará al diagnóstico tras una detallada Historia Clínica, que incluya el estudio pato biográfico, historia heredofamiliar, enfermedades clínicas relevantes y de hábitos.
Mi hipótesis es: La importancia de la familia es fundamental en todo el desarrollo de la enfermedad, y el apoyo hacia un enfermo resulta muy importante para su recuperación.

Desarrollo del trabajo

Criterios actuales para el diagnóstico
Para terminar esta parte detallaremos los criterios aceptados por el DSM IV para el diagnóstico de Esquizofrenia:
A. Síntomas característicos: Dos (o más) de los siguientes, cada uno de ellos presente durante una parte significativa de un período de 1 mes (o menos si ha sido tratado con éxito):
(1) Ideas Delirantes
(2) Alucinaciones
(3) Lenguaje desorganizado (p. ej., descarrilamiento frecuente o incoherencia)
(4) Comportamiento catatónico o gravemente desorganizado
(5) Síntomas negativos, por ejemplo, aplanamiento afectivo, alogia o abulia
Nota: Sólo se requiere un síntoma del criterio A si las ideas delirantes son extrañas, o si las ideas delirantes consisten en una voz que comenta continuamente los pensamientos o el comportamiento del sujeto, o si dos o más voces conversan entre ellas.
B. Disfunción social/laboral: Durante una parte significativa del tiempo desde el inicio de la alteración, una o más áreas importantes de actividad, como son el trabajo, las relaciones interpersonales o el cuidado de uno mismo, están claramente por debajo del nivel previo al inicio del trastorno (o, cuando el inicio es en la infancia o adolescencia, fracaso en cuanto a alcanzar el nivel esperable de rendimiento interpersonal, académico o laboral)
C. Duración: Persisten signos continuos de la alteración durante al menos 6 meses. Este período de 6 meses debe incluir al menos 1 mes de síntomas que cumplan el criterio A (o menos si se ha tratado con éxito) y puede incluir los períodos prodrómicos o residuales, los signos de la alteración pueden manifestarse sólo por síntomas negativos o por dos o más síntomas de la lista del criterio A, presentes de forma atenuada (p. ej., creencias raras, experiencias perceptivas no habituales)
D. Exclusión de los trastornos esquizoafectivo y del estado de ánimo: El trastorno esquizoafectivo y el trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos se han descartado debido a:
1) No ha habido ningún episodio mayor, maníaco o mixto concurrente con los síntomas de la fase activa o 2) si los episodios de alteración anímica han aparecido durante los síntomas de la fase activa, su duración total ha sido breve en relación con la duración de los períodos activo y residual.
E. Exclusión de consumo de sustancias y de enfermedad médica: El trastorno no es debido a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia (p. ej., una droga de abuso, un medicamento) o una enfermedad médica.
F. Relación con un trastorno generalizado del desarrollo: si hay historia de trastorno autista o de otro trastorno generalizado del desarrollo, el diagnóstico adicional de Esquizofrenia sólo se realizará si las ideas delirantes o las alucinaciones también se mantienen durante al menos 1 mes. (o menos si se han tratado con éxito)

Durante la entrega anterior bosquejamos los aspectos clínicos más relevantes que suelen acompañar el desarrollo de esta cruel enfermedad. En el presente envío estaremos refiriéndonos a los patrones de evolución de la enfermedad y la asociación de esta con otras enfermedades clínicas y psiquiátricas. Prestaremos especial atención al rol del farmacéutico en el tratamiento de la Esquizofrenia.
En la tercera y última entrega hablaremos sobre los tratamientos de la enfermedad ( con énfasis en los psicofarmacológicos).

Predictores asociados con un mejor pronostico para los pacientes

  • Comienzo agudo
  • Comienzo a edad adulta o mayor
  • Género femenino
  • Eventos principiantes identificables
  • Duración breve de los síntomas de fase aguda
  • Buen funcionamiento intercrisis
  • Ausencia de anormalidades cerebrales estructurales

Falta de historia familiar de esquizofrenia

Farmacoterapia

En un modo general debemos destacar los siguientes grupos terapéuticos:
Antipsicóticos
Ansiolíticos/Hipnóforos
Anticolinérgicos
Otros medicamentos de uso inhabitual (estabilizadores del humor, beta bloqueantes, etc.)

Antipsicóticos
Constituyen el pilar insustituible del tratamiento de la Esquizofrenia. Desde el punto de vista clínico podemos dividir a los antipsicóticos en: Típicos y Atípicos
Antipsicóticos Típicos:
Fueron en su mayoría introducidos entre los ´50 y los ´70. Las drogas más representativas de este grupo son: Haloperidol, Clorpromazina, Levomepromazina y Trifluoperazina.
La mayor parte de ellos son útiles en el tratamiento del episodio agudo. El mecanismo de acción común incluye el bloqueo postsináptico de los receptores para Dopamina (D2), por lo que son útiles en síntomas positivos de la Enfermedad.

Dado que con el uso continúo estas moléculas producen decremento de recambio de dopamina ("down regulation") se postula que su eficacia antipsicótica se reduce con el tiempo de uso. Sus efectos adversos son tan frecuentes y conspicuos que constituyen una de las causas de abandono de tratamiento. Entre ellos mencionamos:
- Síntomas extrapiramidales, es decir alteraciones en la marcha y la postura por daño directo e indirecto. Aquí mencionaremos a la Distonía aguda (dolor muscular y alteración de la posición de aparición más o menos brusca), Pseudoparkinsonismo (marcha lenta, temblor de reposo, rigidez postural, sialorrea, etc.)
- Disquinesia Tardía: Alteración del tono muscular y del movimiento que aparece tras un tiempo de tratamiento, de carácter irreversible.
- Síndrome Neuroléptico Maligno: Se trata de un Síndrome potencialmente fatal, que curas con destrucción de fibras musculares, hipertermia, falla metabólica, insuficiencia renal aguda, deshidratación, coma y muerte.
Los antipsicóticos típicos no son útiles en el tratamiento de los síntomas negativos y del humor que forman parte de los cotejos sintomáticos de la Esquizofrenia y podrían potencialmente empeorar la cognición en estos
pacientes.

Antipsicóticos Atípicos
Constituyen una auténtica revolución el tratamiento de esta cruel enfermedad. Como grupo (aunque luego haremos alguna distinción entre ellos) han cambiado las perspectivas evolutivas y de pronóstico de los pacientes. Este grupo incluye (por orden de aparición) a Clozapina, Risperidona, Olanzapina, Quetiapina y Ziprasidona. Otras moléculas están en investigación.
Presentan un bloqueo dopaminérgico selectivo (lo que explicaría su eficacia sobre síntomas positivos con menor producción de síntomas extrapiramidales) y un bloqueo serotoninérgico ( lo que explicaría su eficacia en síntomas negativos y del humor ). La eficacia que alguno de ellos presenta en síntomas cognitivos se explicaría por su acción sobre receptores colinérgicos
Estos medicamentos han venido a cubrir la necesidad de atender todo el espectro sintomático de la enfermedad Esquizofrénica: Síntomas positivos, negativos, cognitivos, depresivos y del humor.
El primero de los antipsicóticos atípicos fue Clozapina ya investigado en la década de los ´70. Clozapina es un eficaz antipsicótico, pero podría producir agranulocitosis ( en alrededor del 0,8 %) de los pacientes expuestos por al menos 1 año. Por tal razón en nuestro país está restringido a pacientes con Esquizofrenia refractaria a otros medicamentos, es decir es un medicamento de segunda elección.
Por la razón antes expuesta se halla comprendido en un intensivo programa de farmacovigilancia.
Requiere titulación de dosis y más de una toma diaria.
Risperidona es un antipsicótico con un perfil de eficacia medio en síntomas positivos y pobre en las otras dimensiones de la Esquizofrenia. En la práctica clínica es considerado el "más típico de los atípicos" dado que a dosis plenas necesarias para el tratamiento de la Esquizofrenia, existiría una mayor posibilidad de que los pacientes presenten síntomas extrapiramidales. Ha ganado aceptación en el tratamiento de algunas enfermedades no Esquizofrénicas, tales como agitación asociada a Enfermedad de Alzheimer. Requiere titulación y se suele administrar en más de una toma diaria.
Olanzapina es un antipsicótico atípico introducido en 1996, eficaz en síntomas positivos, negativos, cognitivos, depresivos y del humor. Es, por otra parte, el único de los atípicos aprobado para el empleo en tratamiento de mantenimiento de la Esquizofrenia. Un efecto adverso reportado en pacientes predispuestos es el aumento de peso ( característica común a todos los atípicos ). Es, a nuestro juicio, el antipsicótico de elección en el tratamiento de las diferentes etapas de la Esquizofrenia. La presentación de disolución oral instantánea , sería de utilidad en el tratamiento de todo tipo de pacientes, especialmente simuladores o reticentes a tomar la medicación. No requiere titulación y se administra en una toma diaria.
Tanto para Quetiapina como para Ziprasidona, sus recientes introducciones y escasa experiencia clínica nos impiden una evaluación definitiva. Sobre Ziprasidona pesaría contundentemente el hecho de que podría potencialmente producir arritmias cardíacas que conducirían a la muerte súbita. Ambas deben titularse y administrarse en más de una toma diaria. En el caso de Ziprasidona esto debería ocurrir con las comidas, dado que su absorción y biodisponibilidad disminuyen notablemente si se administran en ayunas.


Estrategias Farmacológicas Generales en Esquizofrenia

Nuestro cierre buscará sintetizar los objetivos básicos de la farmacoterapia en el manejo de la Esquizofrenia. Estos son:
a) Tratar el primer brote o episodio psicótico rápida y enérgicamente con el fin de estabilizar al paciente.
b) Mantener el tratamiento del paciente de por vida, garantizando la adhesión al tratamiento.
c) Tratar las exacerbaciones (también llamadas "recaídas psicóticas") con energía y rapidez.
d) Diferenciar las formas malignas o resistentes a la medicación de la Esquizofrenia para llevar adelante tratamientos más enérgicos y en ocasiones con polimedicación.
e) Tratar las enfermedades psiquiátricas y clínicas comórbidas simultáneamente al tratamiento de base.
f) Intentar evitar que el paciente, en los casos puntuales, se haga daño o dañe a terceros o que tome determinaciones que lo perjudiquen personal, familiar u socialmente ( huídas, mala administración de sus medios, etc. )
e) Garantizar con los medicamentos los mayores estándares posibles de calidad de vida y reintegración del paciente.


Para todo esto es necesario:
a) Conocer muy bien la patobiografía del paciente y los resultados de tratamientos previos ( evaluando eficacia y seguridad de la medicación recibida).
b) Individualizar la terapéutica en base a la sintomatología presente en el paciente y su respuesta terapéutica (evaluando a este según la preeminencia de síntomas, efectos adversos al tratamiento, etc.)
c) Evaluar que el paciente y su familia necesitan no sólo un buen tratamiento en fase aguda sino un además un excelente tratamiento que devuelva al paciente a una vida digna.

Tratamientos no farmacológico de la Esquizofrenia

Siempre insistiremos que el diagnóstico de la Esquizofrenia debiera ser hecho tras un concienzudo análisis con un adecuado diagnóstico diferencial.
Una vez alcanzado el tratamiento debe ser enérgico y permanente, trabajando sobre el paciente y su medio familiar y social.
Son objetivos del tratamiento:
a) Evitar o retardar el progreso de la Enfermedad.
b) Disminuir el número de brotes, su duración y gravedad.
c) Garantizar que el rendimiento cognitivo se mantenga tan alto como sea posible.
d) Disminuir los síntomas del humor (básicamente la Depresión asociada) que acompañan a la enfermedad.
e) Permitir la reintegración del paciente a la Sociedad.
f) Garantizar adecuada comprensión y contención para las familias de pacientes esquizofrénicos.
g) Reducir al mínimo el abandono del tratamiento.
El tratamiento farmacológico es el eje central en el tratamiento de la Esquizofrenia.

Raramente, por no decir nunca, es esperable que una persona adecuadamente diagnosticada como Esquizofrénica pueda estar sin recibir medicación.
Por otra parte está bien comprobada la utilidad en el tratamiento de la Esquizofrenia de un grupo de acciones tales como:
a) Tratamiento psicoterapéutico de sostén
b) Acompañamiento terapéutico
c) Terapia familiar
d) Grupos de contención (Asociaciones de familiares)
e) Laborterapia y Terapia Ocupacional
f) Musicoterapia
Los gobiernos, las asociaciones de profesionales y los prestadores de Salud tienen una indelegable obligación de sostén en el tratamiento de los pacientes y sus familias, así como una denodada lucha contra la estigmatización que, desafortunadamente, acompaña a esta patología.


Atención Farmacéutica en Esquizofrenia

En una revisión de 1999, el farmacéutico norteamericano Lawrence Cohen desarrolla una completa serie de conceptos sobre el rol moderno de la atención farmacéutica.
Afirma que esta debe extenderse más allá del rol farmacéutico tradicional de dispensador de medicación y pasar al de educador y proveedor de información.
Así los objetivos ampliados de la atención farmacéutica comprenderían aumentar la eficiencia y seguridad de la terapia medicamentosa, con el objetivo de mejorar la calidad de vida del paciente y su familia.
En nuestro medio el farmacéutico está a menudo disponible para el paciente y sus familiares y puede facilitar el diálogo en un modo "no amenazante ni prejuzgador" para el amplio rango de síntomas y manifestaciones de esta enfermedad mental.
El farmacéutico juega un rol fundamental en el tratamiento del paciente esquizofrénico.
Debemos recordar cuáles son las tres mayores causas de recaída de los pacientes esquizofrénicos. Estas son:
a)Las derivadas de la propia evolución de la enfermedad.
b)Las derivadas del abandono del tratamiento.
c)Las derivadas de falla terapéutica del tratamiento en curso.
El farmacéutico puede colaborar en el adecuado control sintomático del paciente actuando sobre esas tres causas.
El farmacéutico puede crear una alianza terapéutica con el paciente y su familia:
En cualquier caso debe contribuir a la educación de los pacientes y sus familiares, adaptándose al nivel de comprensión de todos.
En pacientes internados puede contribuir:
1) Ayudando a la adecuada dispensación de los medicamentos y aseguramiento de su calidad.
2) Antes del alta el paciente necesita comprender adecuadamente el régimen de tratamiento medicamentoso (nombre, descripción, posología, almacenamiento adecuado, etc.).
En pacientes ambulatorios puede colaborar:
1) Mejorando la eficiencia y la seguridad de la terapia farmacológica.
2) Mejorando la satisfacción del paciente y su familia acerca de los cuidados y la calidad de vida.
3) Asegurando el cumplimiento del tratamiento.
4) Reduciendo el tiempo de intervenciones para los médicos y otros miembros del equipo de salud mental.
5) Ahorrando dinero para los pacientes, familias y Organizaciones de Salud, mediante un sostenido cumplimiento del tratamiento. Es fundamental recordar que no son los medicamentos el recurso más oneroso en el tratamiento de la Esquizofrenia. La mayor carga económica proviene de los costos indirectos relacionados a un tratamiento inadecuado (reinternaciones, salarios caídos de pacientes y familiares, aumento del número de consultas, etc.)
6) Ayudar a los pacientes a organizar su esquema de tomas (basado en horarios vitales).
7) Ayudar a los pacientes y a sus familias a mantenerse ambulatorios, mejorando su reintegración social.
8) Reportar efectos adversos o inesperados atribuidos o no al uso de medicamentos a los médicos tratantes, a la ANMAT y a los laboratorios farmacéuticos.
9) Reportar abandonos de tratamiento (por planillas de cumplimiento).
10) Ayudar a los pacientes y a sus familias a afrontar los estigmas frecuentemente asociados con la Esquizofrenia.
11) Soportar programas comunitarios, de grupos de apoyo ("advocacy groups") de autoayuda, etc.

En previas presentaciones hemos hablado de la Esquizofrenia y su abordaje no farmacológico. Agregábamos que la Esquizofrenia requiere, desde su diagnóstico un tratamiento farmacológico adecuado.
Objetivos de la Farmacoterapia
1) Permitir la desinstitucionalización de los pacientes en los que este objetivo sea alcanzable.
2) Tratar al paciente en episodio agudo
3) Mantener la mejoría y el funcionamiento entre los episodios agudos.
4) Prevenir la aparición de nuevos episodios
5) Mejorar los síntomas del humor y cognitivos del paciente
6) Mejorar la calidad de vida del paciente y su familia


Efectos Familiares y Sociales de la Esquizofrenia
El instituto de Salud Mental de los Estados Unidos ha colocado a la Esquizofrenia entre las dos primeras causas de admisión en los centros especializados en Psiquiatría de ese país. La estadía promedio de un paciente iba entre los 18 y 42 días.
Este dato, válido para pacientes agudos o reagudizados, debe luego agregarse al tiempo de internación de pacientes crónicos o en estado de abandono familiar o social, producto de su patología.
Carecemos de una estadística para esta última condición, pero la institucionalización de pacientes crónicos puede variar desde meses a décadas.

Aquellos de nosotros con experiencia manicomial, podremos contar sobre pacientes con 25 o más años de asilo. Pero, mientras mucha gente recibe tratamiento especializado, un porcentaje alto no se halla bajo tratamiento. Una encuesta hecha en 1958 en Baltimore, Maryland (USA) reveló que alrededor del 50 % de las personas esquizofrénicas no recibían actualmente ningún tipo de tratamiento y que el 14 % nunca había sido tratado.

En Argentina carecemos de información epidemiológica, pero el consenso general es que nuestra situación debe ser al menos igual (sino peor) que la reportada en E.E.U.U. Cuándo queremos medir el costo de la enfermedad debemos desglosarla en Costos directos y Costos indirectos. Los costos directos incluyen los costos de tratamiento y servicio provistos a pacientes agudos o reagudizados y crónicos tanto ambulatorios como internados.

Los costos indirectos incluyen la perdida de salarios tanto del paciente como de sus familiares y cuidadores y el costo por la incapacidad producida por la Enfermedad. Para referencia el costo anual en Estados Unidos del tratamiento de la Esquizofrenia ronda entre 32,5 y 63 billones de dólares. Para 1989 el Reino Unido gastó unos 2,1 billones de libras esterlinas.
El siguiente gran efecto producido por la Enfermedad está representado por la espiral descendente que la Esquizofrenia produce en la habilidad del paciente de ser un miembro pleno de la sociedad. Los síntomas dificultan la capacidad del paciente para obtener o mantener un empleo, completar su educación, ser financieramente independiente, mantenerse clínicamente sano e interactuar con otra gente. No conocemos un procedimiento riguroso para evaluar el drenaje de los recursos familiares, o la angustia producida en estos por la enfermedad de un ser querido.

Enfrentar la enfermedad de un hijo o un hermano es extremadamente difícil y genera una respuesta emocional que incluye sentimientos de culpa, miedo, enojo o tristeza. La culpa puede ir desde preguntarse si uno puede haber causado la enfermedad (o no haberla descubierto a tiempo) hasta plantearse si otros miembros de la familia pudiesen desarrollarla. El enojo por tener que sostener económicamente a alguien en forma crónica pueda estar presente es bastante común. La tristeza puede hacer sentir al paciente "anormal" o producir vergüenza.
La Esquizofrenia genera un enorme costo económico y afectivo para los pacientes, sus familias y amigos y la sociedad toda.


Algunos estigmas relacionados con la Esquizofrenia
No existe una clara relación entre Esquizofrenia y Heteroagresividad, es decir la agresividad destinada a otros.
Probablemente el estigma de la enfermedad haga que cuándo se consideran homicidios de gran repercusión una de las primeras formulaciones de la prensa sea que el o la homicidad sean esquizofrénicos.
Sin duda un paciente agudo, víctima de alucinaciones o creencias delirantes de persecución se vuelva violento, pero estudios bien dirigidos no han demostrado diferencia estadísticamente significativa entre la violencia proveniente de esquizofrénicos y la proveniente de la población general.
La auto agresividad es la causa mayor de muerte prematura en pacientes esquizofrénicos. Cerca del 15 % de los esquizofrénicos cometen suicidio (sea por que tienen ideas delirantes, voces que los martirizan permanentemente o están muy deprimidos) y alrededor del 3 % de los suicidios son cometidos por esquizofrénicos.
Otra afirmación errónea y corriente es que el paciente esquizofrénico es "vago" o reacio al estudio. El paciente en muchas ocasiones no puede estudiar o trabajar pues está siendo víctima de sus alucinaciones, está deprimido o presenta una merma considerable en su capacidad cognitiva
Existen muchas creencias acerca de los pacientes esquizofrénicos.
Forma parte de nuestra obligación social ayudar a desterrarlas

Mitos.

"Los esquizofrénicos son incapaces de tomar decisiones relacionadas con su vida y requieren la ayuda de un tutor legal"

Haber sido diagnosticado con esquizofrenia no significa que la persona necesita depender de otros para tomar sus propias decisiones y hacerse cargo de ellos. Por lo contrario, la mayoría de las personas con esta enfermedad manejan sus propios asuntos exitosamente. Sin embargo, así como personas con otras condiciones médicas pueden tener síntomas que durante ciertos períodos afectan su habilidad para tomar decisiones, las personas con esquizofrenia pueden necesitar que se les asigne a una persona que se encargue de administrar sus asuntos durante un determinado tiempo.

"Fumar marihuana a veces ayuda más que las medicinas normales" Falso. El uso de drogas ilícitas es perjudicial e ilegal, sin importar quién las use. Para las personas con esquizofrenia, las drogas pueden interferir con el juicio, empeorar los síntomas y causar interacciones con los medicamentos. A menudo, los esquizofrénicos tienen problemas para interactuar socialmente en forma sana. Si se asocian con personas que venden o usan drogas, estas personas vulnerables pueden hallarse en una posición potencialmente peligrosa.

Por estos motivos es importante que se informe al médico de cabecera sobre todo uso o abuso de sustancias. El médico recomendará los pasos a seguir para evitar el uso de drogas ilegales y analizará las razones por las cuales los medicamentos no están ayudando al individuo.

"Las personas con esquizofrenia son violentas"

La violencia no es un síntoma de la esquizofrenia y no es común entre las personas que sufren de este trastorno. Por lo contrario, las personas con esquizofrenia tienen más posibilidades de ser víctimas de violencia ellas mismas. Sin embargo, si ocurre un episodio de violencia o agresión, generalmente es debido a que la persona esquizofrénica se siente acorralada o no alcanza a comprender las intenciones de la otra persona. Las alucinaciones, los delirios, las preocupaciones o pensamientos revueltos son lo que por lo general causan los miedos y confusiones que culminan en violencia.

Epidemiología:

Se han hecho gran cantidad de estudios a nivel local e internacional para tener una información más precisa de comportamiento de esta enfermedad.

Estudios comparativos entre diversos países han demostrado la existencia de criterios diagnósticos diferentes, diagnosticándose más trastornos afectivos en Europa y más trastornos esquizofrénicos en América.

En el año de 1973, la Organización Mundial de la Salud publicó el reporte del estudio piloto internacional sobre esquizofrenia en donde se establecen criterios definidos para el diagnóstico y las características de la enfermedad en nueve países del mundo. En ese estudio se vio que el tipo más frecuente es el paranoide, seguido por el esquizo-afectivo y el hebefrénico.

Los estudios de prevalencia realizados en América del Norte revelan que del 1.0 al 1.9 por mil habitantes sufren de esquizofrenia alguna vez en sus vidas.

La incidencia (número de casos nuevos que aparecen en un determinado periodo de tiempo) varía entre 0.3 a 1.2 por mil habitantes, por año. A nivel mundial se estima que de 0.3 a 1% de la gente sufre la enfermedad (Solomon, 1976).

En cuanto al estado civil, se nota que en las personas que ingresan por primera vez a los hospitales con el diagnóstico de esquizofrenia existe un alto porcentaje de solteros, separados, divorciados o viudos.

Se considera que debido a la enfermedad, que implica dificultad en las relaciones interpersonales y tendencia marcada al aislamiento, estas personas prefieren quedarse solteros o si se casan, debido a la incapacidad de afrontar las responsabilidades y obligaciones propias del matrimonio, se presentan con mayor frecuencia separaciones y divorcios.

Si se toma en cuenta la condición socio-económica, se observa que la esquizofrenia se presenta con más frecuencia en miembros de las clases socioeconómicas bajas, mientras que la enfermedad maniaco-depresiva lo hace en las altas. Este hallazgo se puede explicar por dos hipótesis: a) las dificultades económicas y sociales de las clases bajas favorecen la aparición de la enfermedad en un individuo genéticamente predispuesto a ella y b) la esquizofrenia es más frecuente en familias y por la naturaleza desorganizante e improductiva de la misma, se van perdiendo recursos económicos e intelectuales que hacen que vayan cayendo en una pobreza cada vez mayor.

Otro factor social que influye en los índices es la migración de la gente, que hace que ésta se reubique en otras culturas a las que no están acostumbrados generándose gran cantidad de estrés que puede conducir a la aparición de los síntomas de la enfermedad.

Relación de la herencia

La esquizofrenia incide en el 1% de la población; el riesgo de morbilidad entre los distintos grados de parentescos con un enfermo esquizofrénico puede resumirse así: hijos 12-15%, hermanos 10-12%, padres 6%, nietos, sobrinos, tíos 3%, de estas estadísticas se pueden extraer dos consecuencias:

  1. la posibilidad de enfermar de esquizofrenia es mucho mayor en los parientes de un esquizofrénico que en la población en general.
  2. La posibilidad de esquizofrenia aumenta a medida que aumenta el vinculo consanguíneo

La extensión familiar de una enfermedad puede basarse en la transmisión por herencia y la transmisión por convivencia.

Edad y sexo

La esquizofrenia es una enfermedad de la edad juvenil su incidencia mayor es entre los 15 y los 35 años (60-80%); hasta los 15 años la proporción es aproximadamente del 7%; después de los 35, de un 13%.

Se presenta pro igual en ambos sexos.

Incidencia y Prevalencia de la Enfermedad
Hay aproximadamente 2 millones de nuevos casos reportados cada año en todo el mundo. En países industrializados se hallan 16 a 28 nuevos casos cada 100.000 pacientes.
Las tasas de Prevalencia parecen similares en todo el mundo, no pareciendo haber grandes diferencias cuantitativas entre diferentes culturas y países.
La Prevalencia estimada se halla entre el 0,2 y el 2 % de la población.
Dicho de otro modo, asumiendo un 1 % de prevalencia de la enfermedad en nuestro país, debemos estimar unos 380.000 esquizofrénicos en nuestro país.
La Esquizofrenia suele hacer su irrupción en la segunda década de la vida, pero se reportan episodios agudos en niños y adultos mayores.
Se discute en que medida la herencia juega un rol en el desarrollo de esta enfermedad. En un extremo se ha visto que en los gemelos, si uno desarrolla la enfermedad el otro presenta mayor probabilidad de enfermar que la población general. Pero aún en gemelos homocigotos la probabilidad de que ambos enfermen no es del 100 %.
Los hijos de pacientes esquizofrénicos tienen una probabilidad mayor de padecer la enfermedad que la población general, pero los hijos de ambos padres esquizofrénicos no necesariamente enfermaran.
Estos datos (en permanente investigación) reflejan que la Esquizofrenia se desarrolla a partir de un terreno genéticamente preparado pero requiere la aparición de circunstancias vitales estresantes para su irrupción.

Interacción madre-hijo

Observaciones actualizadas sobre el efecto de las practicas maternales en el desarrollo mental y en la conducta del niño, fueron realizadas por antropólogos en sus investigaciones de intercambio cultural y por psicoanalistas que estudiaron a niños e infantes durante periodos de tensión social.

Es creencia general que la falta de actitudes maternales adecuadas se traduce en sicopatología, en especial el autismo, depresión y esquizofrenia. Los devastadores efectos a largo plazo sobre el desarrollo de los niños criados en hogares no privilegiados, comparados con otros criados en medios con mayor estimulo, han sido demostrado por Skeels y sus colaboradores.

El medio intrafamiliar del paciente esquizofrénico: cisma marital y sesgo marital

El padre mantiene a la familia, establece la posición de esta ultima con respecto a otras familias, determina el prestigio y las pautas sociales de interacción con otros grupos.

La madre corresponde a las interacciones familiares, las tensiones y su regulación, la satisfacción de las necesidades orales tanto tangibles como afectuosas. Cada progenitor además de cumplir con su propio rol, debe apoyar el del otro mediante su propio prestigio poder y valor emocional frente a los otros miembros de la familia.

Un mal matrimonio no alcanza para un hijo esquizofrénico pero es una fuerte base.

La vida después del alta médica

Luego que un paciente es dado de alta en el hospital es muy importante considerar la vida de los esquizofrénicos en la sociedad en sus aspectos mas importantes: La supervivencia en el desempeño de los roles adultos.

Sin adentrarse en cada uno de los puntos se puede referir que en general los pacientes tienen vidas totalmente normales siempre que mantengan la medicación, los problemas surgen en la familia marital ya que muchas veces, el/la esposa/o no puede soportar el tener un par esquizofrénico.

La memoria en los esquizofrénicos

Los investigadores del funcionamiento amnésico de los pacientes esquizofrénicos asumen que si la memoria juega un papel fundamental en las operaciones mentales superiores, las disfunciones cognitivas o el desorden de pensamientos que frecuentemente se observan en esquizofrénicos podrían ser el reflejo de déficits en el sistema de la memoria. La estrategia básica para abordar esos supuestos déficits ha consistido en adoptar modelos teóricos y paradigmas de investigación de la psicología experimental cognitiva que permitan plantear hipótesis, someterlas a contrastación e interpretar los datos obtenidos.

Esquizofrenia y delito

La esquizofrenia es por mucho la enfermedad mental mas común aun sin incluir los mas leves, que frecuentemente pasan inadvertidos se calcula que entre el 0,5% y el 1% de la población que llega a edad de peligro sufre esta enfermedad.

Ya no resulta tan fácil deducir de estos porcentajes las conclusiones sobre una especial inclinación de los esquizofrénicos al delito, pero si se pueden jerarquizar las formas del mismo (muy variadas) y teniendo cabida en ellas toda la gama delictual.

En los delitos contra la vida, llama la atención la violencia en estos actos y la calidad de rudeza, crueldad y frialdad en los mismos.

Complance al tratamiento farmacológico de pacientes esquizofrénicos

Complance: cumplimiento del tratamiento prescripto.

Son muchos los factores que determinan el incumplimiento en pacientes esquizofrénicos: características del paciente, efectos provocados por el fármaco y los métodos de administración. Con las primeras dosis de neurolépticos se siente la llamada respuesta disfórica temprana a neurolépticos otros factores a considerar son los efectos adversos de las drogas antipsicoticas, tanto síntomas estrapiramidales, las reacciones adversas de índole anticolinergica como la respuesta disfórica inicial.

Abuso de sustancias psicoadictivas por parte de esquizofrénicos

Los individuos con esquizofrenia presentan tasas de abusos de sustancias mas altas que la población en general. Las explicaciones propuestas para estos hallazgos incluyen:

  1. La ingesta de drogas como resultado de condiciones ambientales especificas.
  2. La automedicación de su psicosis y los efectos secundarios del tratamiento neuroléptico.

Se encontró que el abuso de drogas esta asociado con una edad de comienzo mas temprana y un desarrollo mas repentino de la esquizofrenia.

También se informó que empeoran los síntomas positivos e interfiere con la respuesta terapéutica.

Conclusión

Como conclusión al trabajo en primer lugar corroboro mi hipótesis ya que en ella planteaba la influencia de la familia, y por medio de lo expuesto en el trabajo esto de demuestra, según mi punto de vista, por completo, ya que demostré que esta influye por ejemplo en el desarrollo de la enfermedad como es el caso del sesgo marital o por ejemplo la transmisión por herencia, que es mucho mayor la posibilidad de tener esquizofrenia si un pariente cercano la tiene, y también es importante la familia en la recuperación del paciente ya que el apoyo familiar hacia el enfermo como su contención y el control que tiene que ejercer la familia para que el sujeto que se este recuperando siga de manera estricta con el tratamiento conociendo las diferentes causas por lo que se puede dejar de tomar la medicación.

Además este trabajo sirve para tener un conocimiento básico sobre dicha enfermedad, conociendo sus diferentes clasificaciones, sus etapas y la recuperación.

La esquizofrenia es una enfermedad de la que aun se tiene muchas dudas y que constantemente se hacen nuevos descubrimientos, por ende es necesario estar actualizado sobre esta enfermedad que a todos puede afectarnos.

Hay que crear una mentalidad en la sociedad diferente a la que se tiene actualmente sobre los que padecen esquizofrenia, esa sensación de miedo o de rechazo que se tiene al enterarse que alguien es o fue esquizofrénico, este trabajo o similares intentan por medio del conocimiento deshacer esta actitud y crear una conciencia para la asimilación de estas personas, al tener la información se refutan los mitos que se tiene y entonces se puede ser solidarios.

Bibliografía

  • Interacción familiar. C Sluzki. 1991
  • La esquizofrenia en la mujer. H. Sampson. 1994
  • Enciclopedia medica. R. Kalyanam. 1989
  • Esquizofrenia. J. Rovner. 1975
  • Cordura locura y familia. L. Esterson. 1983
  • Aspectos cognitivos de la esquizofrenia. C. Castilla del Pino. 1995
  • Análisis directo t esquizofrenia. O. English. 1999
  • Clasificación de la psicosis. T. Ban. 1986
  • Demencia precoz. E. Bleuler. 1911
  • Esquizofrenia. C. Urgano. 1978

 

Facundo Gutiérrez

Curso: 3° Ciencias Naturales

Asignatura: Proyecto de investigación

Fecha de entrega: 14/11/2005


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Psicologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda