Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Estudios Culturales: Juventud y el desafío de la Pedagogía

Enviado por Henry Giroux



 

 

  1. La ausencia de la Pedagogía en los Estudios Culturales
  2. Estudios Culturales y pedagogía
  3. Cultura de Masas y la Representación del joven (y de la juventud)
  4. Encuadrando a la Juventud
  5. Juventud Blanca y la política de Desesperanza
  6. Juventud Negra y la Violencia de Raza
  7. Estudios Culturales y Juventud: El Asunto Pedagógico
  8. Conclusión

 

En nuestra sociedad, la juventud está presente cuando es un problema, o es considerada como un problema. Más precisamente, la categoría "juventud" aparece en el discurso de documentos oficiales, en editoriales o publicaciones que expresan preocupación, o en supuestos tratados desinteresados emanados de las ciencias sociales en aquellos tiempos donde la gente joven hace sentir su presencia al irse "fuera de los límites": resistiendo a través de rituales, vistiéndose de forma extraña, tomando actitudes bizarras, rompiendo reglas, botellas, ventanas, cabezas, haciendo públicos desafíos retóricos a la ley.

 

Introducción

En un artículo reciente en The Chronicle of Higher Education se afirmó que el campo de los estudios culturales es "acerca de las cosas más calientes en la investigación actual de las ciencias humanas y sociales, pero está habitado por eruditos en la literatura, filmes y medios, comunicaciones y filosofía" Dada la popularidad de un creciente número de eruditos de estudios culturales, me pregunto a menudo por qué tan pocos académicos han incorporado estudios culturales en el lenguaje de la reforma educativa. Si los educadores van a tomar seriamente el desafío de los estudios culturales, particularmente en su insistencia en generar preguntas, modelos, y contextos en pos de proponer los dilemas centrales y más urgentes de nuestro tiempo, deben ser críticos acerca de las políticas en su propio lugar. Esto significa entender no sólo los caminos en los cuales las instituciones de educación superior, en parte, forman el trabajo que hacemos con los estudiantes, sino también las formas en que nuestra vocación como educadores desafía, alienta, o subvierte las prácticas institucionales que están reñidas con los procesos democráticos y las esperanzas y oportunidades que proveemos a la juventud de la nación. En lo siguiente, quiero explorar no sólo por qué los educadores se niegan a comprometerse con las posibilidades de los estudios culturales sino también por qué los eruditos trabajando en el marco de los estudios culturales rechazan tomar seriamente el rol de la pedagogía y la escuela en la formación de la vida pública democrática.

Los teóricos educacionales demuestran tan poco interés en los estudios culturales como los dedicados a los estudios culturales en las teorías de escolarización y pedagogía. Para los pedagogos, esta indiferencia puede ser explicada, en parte, por los estrechos modelos tecnocráticos que enmarcan los esfuerzos de la reforma y la estructura de los programas de educación. Dentro de tal tradición, los temas de management se convierten en más importantes que la comprensión y refuerzo de la escuela como esfera pública de democracia. Entonces, la regulación, certificación, y estandarización de los comportamientos docentes es enfatizado por sobre la creación de condiciones para que los maestros tomen para sí la sensibilidad política y roles éticos que deberían asumir como intelectuales públicos que producen selectivamente y legitiman formas particulares de conocimiento y autoridad. De manera similar, licenciar y asimilar las diferencias entre los estudiantes es más significativo que tratar a los estudiantes como portadores de diversas memorias sociales con derecho a hablar y representarse en la búsqueda del aprendizaje y la propia determinación. Mientras otras disciplinas se han apropiado, comprometido y producido nuevos lenguajes teóricos de acuerdo con las condiciones históricas cambiantes, los centros de educación han mantenido una profunda sospecha sobre el diálogo teórico e intelectual, y así no han sido receptivos de la introducción de estudios culturales.

Otras consideraciones en esta negativa intencionada por conocer, incluiría una historia de la reforma educativa que ha estado imbuida de más en consideraciones prácticas que a menudo apoyan una larga tradición de anti-intelectualismo. Más aún, algunos educadores frecuentemente se precian de ser profesionales, científicos y objetivos.

Los estudios culturales enfrentan la naturaleza ideológica y política de tales afirmaciones al argumentar que los maestros siempre trabajan y hablan dentro de relaciones determinadas histórica y socialmente. Puesto de otra manera, los educadores cuyo trabajo está formado por los estudios culturales no ven a los maestros y a los estudiantes como cronistas del cambio social y la historia, sino como participantes activos en su construcción.

La resistencia a los estudios culturales puede deberse también al hecho de que reafirma la importancia de comprender escolarización como un mecanismo de cultura y político, empotrados en relaciones de poder que intentan regular y ordenar cómo los estudiantes piensan, actúan y viven. Dado que los estudios culturales se relacionan profundamente con la relación critica entre cultura, conocimiento y poder, no sorprende que la mayoría de los educadores a menudo desestimen los estudios culturales por ser demasiado ideológicos, o simplemente ignoran su criticismo respecto a cómo la educación genera un espacio narrativo privilegiado para algunos grupos sociales y un espacio de desigualdad y subordinación para otros.

Históricamente las escuelas y colleges de educación han sido organizados alrededor de materias tradicionales basados en estudios (educación matemática) o en categorías disciplinares / administrativas (currículo e instrucción). Dentro de este tipo de división del trabajo, los estudiantes generalmente han tenido pocas oportunidades para estudiar temas sociales más amplios. Esta adhesión servil a estructurar el currículo alrededor de materias centralmente disciplinares está reñida con el campo de los estudios culturales cuyas energías teoréticas estás focalizadas en los asuntos interdisciplinares, como la textualidad y representaciones refractadas de la dinámica de los géneros, la sexualidad, la subordinación de la juventud, la identidad nacional, el colonialismo, la raza, el etnicismo, y la cultura popular. Esto es, ofrecerle a los educadores un lenguaje crítico a través del cual examinar los intereses ideológicos y políticos que estructuran los esfuerzos de la reforma en educación tales como la evaluación nacional, el currículo estandarizado, y modelos de eficiencia; los estudios culturales se oponen con pasión a los educadores de la corriente principal y conservadora que a menudo se silencian acerca de la agenda política que oculta su propio lenguaje y agenda de reforma.

Los estudios culturales también rechazan la noción tradicional de la enseñanza como una técnica o como un set de habilidades neutrales y afirma, que la enseñanza es una práctica cultural que sólo puede ser entendida a través de consideraciones históricas, políticas, culturales y de poder. Dado su interés en la vida diaria, la pluralización de comunidades culturales, y su énfasis en el conocimiento multidisciplinario, los estudios culturales se interesan menos en los temas de evaluación y certificación que en cómo el conocimiento, los testos y los productos culturales son producidos, circulan y son utilizados.

En esta perspectiva, la cultura es el terreno "en donde el análisis reditúa , es objeto de estudio, y el sitio de la intervención y crítica política". Esto en parte explica por qué algunos defensores de los estudios culturales están interesado en "cómo y dónde el conocimiento necesita salir a la superficie y emergen en orden de ser consecuentes" respecto a la expansión de posibilidades para una democracia radical.

En el próximo siglo, los educadores no podrán ignorar la dura cuestión que las escuelas tendrán que enfrentar respecto a temas de multiculturalismo, raza, identidad, poder, conocimiento, ética y trabajo. Estos temas tendrán un mayor rol en definir el significado de la escolarización, la relación entre estudiantes y maestros, y el contenido crítico del intercambio en término de cómo vivir en un mundo que estará vastamente globalizado, altamente tecnologizado, y será más racialmente diverso que en otro momento de la historia. Los estudios culturales ofrecen posibilidades enormes para los educadores de repensar la naturaleza de la teoría y práctica educacional, así como lo que significa el educar a los futuros maestros del siglo veinte.

Al mismo tiempo, es importante enfatizar que la indiferencia general por parte de muchos teóricos de estudios culturales a la importancia de la pedagogía crítica como una forma de práctica cultural, se convierte en una injusticia a la políticamente cargada historia de los estudios culturales, uno de cuyos puntos, señala la necesidad de combinar el propio criticismo con un compromiso de transformar la existencia social y las problemáticas políticas. No es mi intención volver a repetir el debate acerca de lo que la historia real de los estudios culturales es, aunque esto es un asunto importante. En cambio quiero focalizarme en la importancia de la pedagogía crítica como un aspecto central de los estudios culturales y trabajo cultural como práctica pedagógica. Esto sugiere analizar los estudios culturales por medio de sus penetraciones, que acumuló por cómo se ha movido históricamente desde sus intereses previos de clase y lenguaje a sus análisis más recientes de la política racial, de género, identidad y étnica. Esto no significa que la historia de los estudios culturales necesita ser mostrada en grandes detalles como una suerte de exégesis fundacional; por el contrario, los estudios culturales necesitan ser históricamente aproximados como una mezcla de momentos fundantes, retos transformativos, e interrogantes auto críticos. Y es precisamente el espíritu de quiebre que da forma a sus elementos (práctica interdisciplinaria, activismo social, y conocimiento histórico), lo que incita mi interés por las actuales lagunas en los estudios culturales atendiendo la importancia teórica y política de la pedagogía como momento fundante en su legado.

En lo que sigue, quiero tomar estos intereses más concretamente, en función de cómo cuajan en lo que Dick Hebdige llama "el problema de la juventud" y la importancia necesaria de este tema para los educadores y otros trabajadores sociales. En la construcción de esta línea de pensamiento, comienzo "presentando el caso" del convertir la pedagogía en una noción principal en cualquier noción de estudios culturales. Esta posición es desarrollada, en parte, para expandir el significado y relevancia de la pedagogía para aquellos que están comprometidos en el trabajo cultural tanto dentro como fuera de la universidad. Luego argumentaré en favor del uso pedagógico de películas acerca de la juventud no solo como un objeto de conocimiento social que ofrece representaciones en los cuales los jóvenes puedan identificar sus deseos y sueños, sino también el uso de textos pedagógicos que jueguen un rol formativo en conformar identidades sociales de juventud. A través de un análisis de cuatro películas de Hollywood acerca de jóvenes, espero demostrar cómo los elementos más progresistas del trabajo de la crítica pedagógica pueden formar e informarse por el énfasis de los estudios culturales en la cultura popular como terreno de políticas significantes e importancia pedagógica. Concluiré desarrollando las implicaciones que los estudios culturales deben tener para aquellos que están interesados en reformar las escuelas y colleges de educación.

 

La ausencia de la Pedagogía en los Estudios Culturales

Se argumenta generalmente que los estudios culturales están definidos a través de su análisis de la cultura y el poder, particularmente en su relación con su "cambio del terreno de la cultura hacía lo popular", mientras simultáneamente expande su lectura crítica de la producción, recepción, uso, y efectos de textos populares. Los textos en este caso constituyen un amplio rango de significantes visuales, de audio e impresos; aún más, tales textos son tomados como parte de un intento de analizar cómo las identidades individuales y sociales son movilizadas, comprometidas, y transformadas dentro de circuitos de poder conformados por temas de raza, género, clase, étnicos , y otras formaciones sociales. Todos estos intereses apuntan a las fronteras intelectuales e institucionales que producen, regulan, y lo significan como un sitio de lucha social. Desafiando las formas en que las disciplinas académicas han sido utilizadas para asegurar formas particulares de autoridad, los estudios culturales han abierto la posibilidad tanto de cuestionar cómo el poder opera en la construcción de conocimiento, mientras al mismo tiempo redefine los parámetros en la forma y contenido de lo que se enseña en las instituciones de educación superior. En este sentido, las luchas sobre el significado, lenguaje y textualidad se convirtieron en sintomáticas de una lucha más extensa sobre el sentido de autoridad cultural, el rol de los intelectuales públicos, y el significado de identidad nacional. Si los defensores de los estudios culturales han brindado un servicio teórico enorme en alzar la lucha sobre el conocimiento y particularmente la autoridad, cuya consecuencia son los efectos en la reestructuración en muchos colegios y universidades, lo que a menudo es pasado por alto en tales luchas son algunos de los mayores intereses que han sido discutidos por varios teóricos en el interior de la diversa tradición de la pedagogía crítica. Esto es especialmente sorprendente dado que los estudios culturales dibujan su inspiración teórico y política del feminismo, el post- colonialismo, y es un receptor de otras áreas que han como mínimo hecho una referencia en la importancia de la pedagogía.

Quiero afirmar que los estudios culturales están aún fuertemente atados a las estructuras disciplinares académicas de la modernidad que son a menudo criticadas. Esto no es para sugerir que no están adecuadamente comprometidas al tema de las disciplinas académicas. De hecho, está es una de las características más salientes. Lo que resta hacer es anotar críticamente un mayor oposición a la disciplinaridad, como la noción de pedagogía de vehículo aproblemático para la transmisión de conocimiento. Se pierde en ella el intento de entender la pedagogía como un modo de criticismo cultural para cuestionar las condiciones bajo las cuales son producidas el conocimiento y las identidades. Claro que teóricos como Gayatri Spivak, Stanley Aronowitz, y otros, engarzan la relación entre estudios culturales y pedagogía, pero constituyen una minoría pequeña. La pregunta ineludible aquí es: ¿qué de la pedagogía hace que los teóricos de los estudios culturales la ignoren?

Una respuesta puede residir en el rechazo de los teóricos de los estudios culturales de tomar la escolarización seriamente como un sitio de lucha o para probar cómo la pedagogía tradicional produce historias sociales particulares, cómo construye identidades en los estudiantes a través de una gama de posiciones subjetivas. Por supuesto, en el interior de la teoría de la educación radical, hay una larga tradición de desarrollar discursos críticos del sujeto alrededor de temas pedagógicos.

Otra razón es la poca atención dedicada por los teóricos de los estudios culturales a la pedagogía puede deberse la custodia disciplinaria que deja su marca en todas las áreas de las humanidades y artes liberales. La Pedagogía se siente a veces indigna de ser tomada como un proyecto serio, de hecho, aún la cultura popular tiene mayor credibilidad que la pedagogía. Esto se puede observar no sólo en la ausencia general de cualquier discusión de la pedagogía en los textos de los estudios culturales, sino también en aquellos estudios en las humanidades que han comenzado a comprometerse con temas pedagógicos. Incluso en esta tares hay un rechazo voluntario a rechazar algunas de los avances teóricos importantes en la pedagogía que se han dado en los últimos veinte años. En el interior de ese silencio, acechan las recompensas seductoras del control disciplinarios, un rechazo a cruzar las fronteras académicas, competitividad y elitismo. Por supuesto, los estudios de composición , que es uno de los pocos campos en las humanidades que ha tomado a la pedagogía seriamente, tiene un estatus tan despreciado como la educación. Entonces, parece ser que el legado del elitismo académico y el profesionalismo ejerce aún una fuerza influencia en el campo de los estudios culturales, en desmedro de su alegada democratización del conocimiento social.

 

Estudios Culturales y pedagogía

En lo que sigue, quiero defender y afirmar la importancia de la pedagogía como aspecto central de los estudios culturales. Para hacerlo, quiero primero analizar el rol jugado por la pedagogía en los estadios fundantes de la "Birmingham Center for Cultural Studies". Quiero luego definir más específicamente las dimensiones centrales de la pedagogía como práctica cultural. Pero antes afirmo esto es importante para definir estos dos importantes momentos de la pedagogía crítica como forma de política de práctica cultural, creo que es importante anotar que el concepto de la pedagogía debe ser utilizado con respeto y cuidado.

No hay solo diferentes versiones de lo que constituye la pedagogía crítica, sino que además no hay una definición genérica que pueda ser aplicada a este término. Al mismo tiempo, hay insights teóricos y prácticas que tejen a través de varias aproximaciones a la crítica pedagógica. Son estos insights los que a menudo definen un set común de problemas que sirven para delinear la pedagogía crítica como un set de condiciones articuladas en el interior de un contexto cambiante de un tipo de proyecto particular político. Estos problemas incluyen, pero no están limitados por la relación entre el conocimiento y el poder, lenguaje y experiencia, ética y autoridad, agencias de estudiantes y políticos transformadores, locaciones de formación de estudiantes y de maestros. Richard Hoggart y Raymond Williams toman este tema en la pedagogía de una forma similar en sus primeros estudios por promover los estudios culturales en Gran Bretaña. Como figuras fundadoras del "Birmingham Centre for Cultural Studies", Hoggart and Williams, creen que la pedagogía ofrece la oportunidad de unir las prácticas culturales con el desarrollo de teorías culturales radicales. No solo conectaron la pedagogía con cuestiones de forma y contenido; introdujeron también a la enseñanza, el aprendizaje, los estudios textuales, y el conocimiento como temas políticos que inscriben consideraciones acerca del poder y como agentes sociales. Según Williams, el advenimiento de los estudios culturales en los 30’ y 40` emerge del trabajo pedagógico que se estaba llevando adelante en Educación para Adultos. La especificidad del contenido y el contexto de la educación para adultos proveyó a los estudios culturales con un número de temas que estuvieron directamente involucrados en su desarrollo subsiguiente en Birmingham. Esto incluyó el rechazo para aceptar las limitaciones de las fronteras de lo académico establecida y las estructuras de poder, la demanda de unir la literatura a las situaciones de vida de los aprendices adultos, y el aviso de que la escuela estaba empobreciendo más que humanizando.

Para Williams hay aquí más en juego que recuperar la historia de los estudios culturales,

el está más obstinado en dejar claro que el "impulso más profundo (conformando los estudios culturales) fue el deseo de hacer del aprender parte del proceso del cambio social mismo". Es precisamente este intento de ensanchar la noción de lo político haciéndolo más pedagógico, para que nos recuerde la importancia de la misma como práctica cultural. En este contexto, la pedagogía profundiza y extiende los estudios de la cultura y poder afirmando no sólo cómo la cultura es producida, circula, y es transformada sino también cómo se negocia actualmente por los seres humanos en el interior de circunstancias y situaciones específicas. En esta instancia, la pedagogía se convierte en un acto de producción cultural, un proceso a través del cual el poder regula cuerpos y comportamientos como "movidos a través del tiempo y el espacio". Mientras la pedagogía está profundamente implicada en la producción de relaciones de poder/conocimiento y la construcción de valores y deseos, su centro teórico comienza no con un reclamo particular al nuevo conocimiento, sino con gente real articulando y rescribiendo sus experiencias vividas en el interior de su historia más que en el afuera. En este sentido pedagógico, especialmente en sus variantes críticas es acerca de entender cómo el poder trabaja en particular en contextos históricos, sociales y culturales en orden de comprometerse y de ser necesario cambiar tales contextos.

La importancia de la pedagogía para contener y contextualizar los estudios culturales descansa en la relevancia que ha tenido para iluminar cómo el conocimiento y las identidades sociales son producidas en una variedad de sitios adicionados a las escuelas. Para Raymond Williams uno de los conceptos fundantes de los estudios culturales fue que la educación cultural era tan importante como el trabajo, lo político, y los sindicatos de educación. Más aún, Williams creyó que limitando los estudios culturales a la educación superior era ponerla en riesgo de despolitizarla. Piensa que en el sentido amplio y político está el sentido esencial, no sólo para el compromiso, el desafío, y la transformación política, sino también el referente necesario para enfatizar la importancia pedagógica del trabajo compartido por todos los trabajadores culturales comprometidos con la producción de conocimiento. Esto queda claro en su noción de Educación permanente; escribió:

Esta idea (educación permanente) me parece repetir, en un nuevo e importante idioma, los conceptos de aprendizaje y de cultura democrática popular que subyacen en este libro. Lo que enfatiza valiosamente es la fuerza de la educación de toda nuestra experiencia social y cultural. Concierne por tanto, no sólo con la educación continuada, de manera formal o informal, sino de todo el ambiente, sus instituciones y relaciones, maestros activos y profundamente. Considerar los problemas de las familias, o del planeamiento de la ciudad, es entonces una empresa educacional, es también, donde la enseñanza ocurre. Y es entonces el campo de este libro, las comunicaciones culturales que, bajo una vieja sombra, son todavía llamadas comunicaciones de masas, pueden ser integradas, como siempre he pensado, con toda la política social. Para los que puedan tener dudas, no basta más que mirar la televisión o los diarios, o leer las revistas femeninas, que aquí, centralmente, educan, y son financiados y distribuidos en una manera más amplia que la educación formal.

Sobre la noción de Williams de educación permanente, la pedagogía en este sentido, provee un discurso teórico para entender cómo el poder y el conocimiento mutualmente se conforman una a la otra en la producción, recepción, y transformación de identidades culturales, formas de ética, y "versiones deseadas de la futura comunidad humana". Al refutar la objetividad del conocimiento y afirmar la parcialidad de todas las formas de autoridad pedagógica, la pedagogía crítica inicia una indagación entre las formas y contenidos de varios sitios pedagógicos y la autoridad que legitiman en asegurar prácticas culturales particulares.

Quiero ser más específico acerca de la importancia de la pedagogía para los estudios culturales y otras formas emergentes de trabajo interdisciplinario, analizando cómo los jóvenes son cada vez más dirigidos y posicionados por los medios de comunicación populares, cambiando sus condiciones económicas, en una escalada de violencia, y el discurso de emergencia que Ruth Conniff ha llamado correctamente la cultura de la crueldad. Seguiré mostrando tanto de forma teórica como a través de ejemplos de mi propia enseñanza, cómo la pedagogía implícita en una cantidad creciente de películas de Hollywood acerca de la juventud refuerzan estereotipos racistas y culturales dominantes, pero al hacerlo también crear las condiciones de rescribirlos a través de diversas estrategias de pedagogía crítica.

 

Cultura de Masas y la Representación del joven (y de la juventud) (Mass Culture and the Representation of Youth(s)

La juventud una vez más se convierte en objeto de análisis público. En los titulares proliferan despachos de una zona de combate que frecuentemente une a la juventud y a la violencia en el interés de promover una nueva clase de relaciones casuales. Por ejemplo, el artista rapero ganster, Snoop Doggy Dogg es presentado en la portada de la reciente Newsweek; el mensaje es que la juventud negra masculina está vendiendo violencia al público masivo en su música. Pero de acuerdo a Newsweek, la violencia no se ubica sólo en la música, sino también en el estilo de vida de los raperos que la producen. Las víctimas potenciales son en este caso en mayor parte blancos de hombres y mujeres jóvenes. Citando una ola de arrestos de raperos prominentes, la historia refuerza la noción de que el crimen es una palabra racialmente codificada para asociar la juventud negra con la violencia.

Las estadísticas de violencia juvenil, que apuntan a causas sociales y económicas, son mentirosas más allá de los estereotipos sencillos que promueven. La sociedad Americana es testigo de los efectos de una cultura violenta donde "cerca de 12 niños norteamericanos, de 19 años o menos, mueren de disparo de armas cada día". De acuerdo al National Center for Health Statistics (Centro Nacional de Estadísticas de Salud): "El homicidio con armas de fuego es la causa principal de muerte de adolescentes Afro-americanos y la segunda en los chicos en edad de High school en los Estados Unidos". Lo que deja a un lado este reporte es cualquier comentario crítico acerca de las causas que yacen debajo producidas por la representaciones de violencia que saturan los medios masivos; ni tampoco hay alguna mención del alto costo que cada año pagan los infantes y los niños asesinados a través de malnutrición relacionada con la pobreza ni el público Americano es informado del "alto costo en vidas tomado por conductores borrachos que son en general Blancos". Pero las malas noticias no terminan con la violencia.

Las representaciones de la juventud blanca producidas por los medios de comunicación dominantes en los últimos años los muestran cada vez más como perezosos, hundidos en una niebla de auto indulgencia, y ajenos a la ética de clase media de trabajo duro y salir adelante. Por supuesto, lo que los medios dominantes no mencionan son las condiciones sociales que están provocando una nueva generación de juventud sumida en la desesperación, la violencia, el crimen, la pobreza y la apatía. Por ejemplo, hablar del crimen cometido por gente negra sin mencionar que la taza de desempleo para los jóvenes de color exceden el 40 por ciento en varios centros urbanos, sirve para hacer más invisible una causa mayor de inquietud en la juventud. O hablar de la apatía entre la juventud blanca sin analizar la cultura "basura", la pobreza, el desencanto social, las drogas, la falta de oportunidades educativas, y cosificación que conforman la vida diaria le quitan la responsabilidad a un sistema social que a menudo observa la juventud como otro simple nicho de mercado.

Una economía que falla ofrece a la mayoría la promesa de trabajo en el sector de servicios, pobres perspectivas de futuro, un mundo de mensajes e imágenes infinitas diseñadas para vender o para suministrar una violencia sin sentido como otro espectáculo de TV, en parte, constituyen las nuevas condiciones de la juventud. A la luz de las condiciones sociales y económicas radicalmente alteradas, los educadores necesitan modelar alternativas de análisis en orden de comprender lo que está ocurriendo a la juventud de nuestra nación. Tal proyecto parece vital a la vista de la rapidez en que los valores de mercado y una cultura comercial pública han reemplazado los referentes éticos para el desarrollo de las esferas públicas de la democracia. Por ejemplo, desde los setenta, millones de trabajos se han perdido por la fuga de capitales, y el cambio tecnológico ha dejado millones más afuera. En los últimos veinte años, la economía de los Estados Unidos perdió más de cinco millones de puestos de trabajo en el sector de la producción. Ante el limitado prospecto de crecimiento de la economía para la próxima década, las escuelas enfrentaran una identidad de crisis respecto a la suposición tradicional de que las credenciales escolares proveen la mejor ruta para la seguridad económica y movilidad de clases para una proporción grande de la juventud de nuestra nación. Como Stanley Aronowitz y yo mismo hemos señalado por doquier:

El mercado laboral está cada vez más bifurcado: los cambios organizacionales y técnicos están provocando un número limitado de trabajos para gente que posee educación superior y está entrenada para el management, expertos científicos y tecnológicos, e investigadores. En la otra mano, estamos siendo testigos de la desaparición de muchas sub profesiones de nivel medio de cuello blanco...Y ante tal dura competencia algunos profesionales se han convertido en trabajadores autónomos con pocos, o ningún beneficio adicionales. Este desarrollo llama a prestar atención a la cuestión de la eficacia de la escolarización masiva para proveer la labor de fuerza "bien entrenada" que los empleadores aún sostienen requerir.

Antes que culpar a la juventud por la caída de la economía, la cultura de violencia racial codificada, o la desesperanza que parece ser endémica para las versiones dominantes de futuro, parece tener más sentido para los educadores reexaminar la misión de la escuela y las condiciones de cambio de la juventud a la luz de estos cambios pasmosos en la vida económica y cultural.

Repensar las condiciones de la juventud es también imperativo en orden de revertir el discurso de espíritu malvado de la década del ochenta, un discurso que le ha dado la espalda a las víctimas de la sociedad americana y ha recurrido tanto a culpar como a castigarlos por los problemas económicos y sociales. Esto es evidente en estados como Michigan y Wisconsin que subscribieron programas como el "Learnfare" donde se penaliza a las madres solteras con una concesión más baja de comida si sus hijos se ausentan de las escuelas. En otros estados, los pagos de bienestar se reducen si las madres solteras no se casan. Micky Kaus, un editor de " New Republic", afirma que las madres asistidas deben ser forzadas a trabajar en ocupaciones de servicio, y si se rehusan, Kaus sugiere quitarles los niños. Las mujeres iletradas, argumenta, pueden trabajar rastrillando hojas. Hay indiferencia e insensibilidad en este tipo de lenguaje que ahora cubre el discurso acerca de la juventud. En vez de proveer condiciones sociales y económicas para proteger a la juventud de la nación, especialmente aquellos que son pobres y viven en los márgenes de la esperanza, sin comida, refugio, acceso a una educación decente, y ambientes seguros, conservadores como William Bennet, actual Secretario de Educación, hablas de imponer standars nacionales sobre las escuelas públicas, creando sistemas de vouchers que beneficien a los padres de clase media, y dejan de lado el concepto de totalidad pública. Hay más en juego que simple ignorancia y negligencia.

Es en este discurso dominante sobre valores donde uno puede vislumbrar la pedagogía al servicio de esta cultura de espíritu malvado. Por ejemplo, Bennet en su nuevo libro, El libro de las virtudes: Un tesoro de grandes historias morales, encuentra esperanza en "Old Mr. Rabbit´s Thanksgiving Dinner" ("El Viejo Sr. Conejo de la Cena de Acción de Gracias"), en donde el conejo nos instruye en que hay más alegría en ser solidario que en ser ayudado. Este discurso de sustento moral puede ser inspiración para aquellos niños que son enviados por sus padres a escuelas privadas, establecen fideicomisos anuales para su futuro, y los conectan con el mundo del patrocinio político, pero no dice casi nada de la cultura de sufrimiento humano comprimido y concentrado con el muchos niños han tenido que lidiar a diario en este país. En lo siguiente, quiero dibujar desde un número de conceptos iluminadores del campo de los estudios culturales, para marcar un mapa diferente que pueda ser útil para los educadores para atender lo que puede ser llamado: cambiar las condiciones de la juventud.

 

Encuadrando a la Juventud

La inestabilidad y transitoriedad programadas que atañe a una generación diversa de la juventud entre los 18 y los 25 años está enraizada inextricablemente en una gama más amplia de condiciones culturales posmodernas conformadas por las siguientes suposiciones: una perdida general en la fe de las narrativas modernas de trabajo y emancipación; el reconocimiento de la indeterminación de garantías futuras viviendo y confrontando la inmediata experiencia; el reconocimiento de la falta de vivienda como condición aleatoria ha remplazado, si no tergiversado, al hogar como fuente de seguridad y confort; una experiencia del tiempo y el espacio comprimido y fragmentado en el interior de un mundo de imágenes que minan cada vez más la dialéctica del universalismo y autenticidad. Para muchos jóvenes, la pluralidad y la contingencia, por medio de la Prensa o a través de dislocaciones desdeñosas del sistema económico, el crecimiento de nuevos movimientos sociales, o la crisis de representación y autoridad han provocado un mundo con pocas referencias psicológicas, económicas, o intelectuales seguras. Este es un mundo donde uno está condenado a vagar en el interior y entre fronteras y espacios múltiples marcados por el exceso, la alteridad, y la diferencia. Este es un mundo donde las viejas certezas se rompen y el sentido se vuelve más contingente, menos endeudado a los dictados de la verdad reverenciada y establecida. Mientras las circunstancias de la juventud varían a través y en el interior de los terrenos marcados por las diferencias de clase y raza, el mundo de certeza y orden que la modernidad ha tradicionalmente custodiado, contenido, y aislado , ha dado lugar a una cultura postmoderna en donde las fronteras representacionales colapsan en nuevas formas culturales híbridas de identidad, presentación, y agentes políticos. Mientras la autopista de información y MTV condensan el tiempo y el espacio en lo que Paul Virilio llama "espacio veloz" ("speed space") nuevos deseos, modas de asociación, y formas de resistencia se inscriben en diversas esferas de cultura popular. La música, el rap, la moda, el estilo, el lenguaje, la política y la resistencia cultural no están ya confinadas a sus lugares originales de clase y raza.

Niños blancos de clase media toman el lenguaje del gangsta rap que nació en barrios lejos de los propios. Los jóvenes negros en los centros urbanos producen un bricolage de estilos combinando zapatillas, gorras de béisbol, y ropa de talles más grande de los necesarios, e integran así formas de resistencia y estilo que luego serán apropiadas por niños suburbanos cuyos deseos e identidades resuenan con la energía y la vibración del nuevo funk urbano.

La música desplaza formas antiguas de textualidad y refieren a terrenos de producción cultural que marcan al cuerpo como sitio de placer, resistencia, dominación y peligro. En el interior de esta cultura postmoderna de juventud, las identidades se mezclan y cambian en vez de hacerse más uniforme y estática. No perteneciendo más a ningún sitio o lugar, la juventud habita cada vez más culturas cambiantes y esferas sociales marcadas por una pluralidad de lenguajes y culturas.

Las comunidades han sido refiguradas como el tiempo y el espacio mutaron en múltiples y superpuestas redes en el ciberespacio. La juventud bohemia y de clase media se habla en boletines electrónicos en coffee houses en North Beach, California. Los cafés y otros lugares públicos, que alguna vez fueron el refugio de los beatniks, los hippies, y otros radicales culturales han dejado su lugar a los miembros de la cultura hacker. Reordenan sus imaginaciones a través de conexiones a tecnologías de realidad virtual, y producen formas de intercambio a través de textos e imágenes que tienen la potencia de sostener una guerra en el sentido tradicional, pero también corren el riesgo de reducir la comprensión crítica al interminable juego de acceso aleatorio a los espectáculos.

Esto no significa remover nociones de cultura popular de la Escuela de Frankfurt en la posmodernidad. Por el contrario, creo que las nuevas tecnologías electrónicas con su proliferación de historias múltiples y finales abiertos de interacción han alterado no sólo los el contexto pedagógico de producción de subjetividades, sino también cómo la gente "obtiene la información y el entretenimiento". Producido desde los centros de poder, la cultura de masas ha esparcido en nombre de beneficio y el entretenimiento un nuevo nivel de cultura instrumental y comercial. Por otra parte, la cultura popular ofrece resistencia a la noción de que la cultura útil puede ser solo producida en el interior de regímenes dominantes de poder. Esta distinción entre cultura de masas y popular no intenta sugerir que la cultura popular es estrictamente un terreno de resistencia. La cultura popular no escapa de la mercantilización, el racismo, el sexismo y otras formas de opresión, pero está marcada por defecto por líneas que rechazan la división de cultura alta / baja mientras intenta al mismo tiempo afirmar una multitud de historias, experiencias, formas culturales y de lugar. En el interior de las condiciones los valores de la cultura posmoderna no emergen más aproblemáticamente de la pedagogía moderna del fundacionalismo y las verdades universales, o de las narrativas tradicionales basadas en identidades fijas con sus requisitos de estructura de cierre. Para muchos jóvenes, el sentido está perdido, los medios se convirtieron en susbtitutos de la experiencia, y lo que constituye la comprensión está basado en un mundo descentrado y de diáspora, mundo de diferencia, desplazamiento y cambios.

La intersección entre estudios culturales y pedagogía pueden ser más evidentes a través del análisis de cómo la pedagogía de Hollywood ha intentado en algunos films recientes mostrar el apuro de la gente joven dentro de las condiciones de la cultura posmoderna. Me voy a focalizar en cuatro filmes: River's Edge(1986), My Own Private Idaho(1991), Slacker(1991), y Juice(1992). Estas películas son importantes por sus argumentos y por sus dispositivos que en diversos modos intentan proveer una representación pedagógica de la juventud. Apuntan sobre algunas condiciones económicas y sociales en el trabajo en la formación de diferentes estratos raciales y económicos de la juventud, pero lo hacen en el interior de una narrativa que combina una política de desesperanza con una sofisticada descripción de las supuestas sensibilidades y humores de la juventud creciendo en las condiciones amenazantes de la cultura posmoderna. El desafío para los educadores progresistas es cuestionar cómo puede la pedagogía crítica ser empleada para apropiarse de los aspectos más radicales y útiles de los estudios culturales en crear un contexto social, político, y económico nuevo y diferente al que está produciendo la generación de los veinte y tantos. Al mismo tiempo, está el tema de cómo una política y proyecto de pedagogía puede ser construido para crear condiciones para agentes sociales y cambio institucionalizado entre los diversos sectores.

 

Juventud Blanca y la política de Desesperanza

Para muchos jóvenes, llegar a la adultez significa dejar atrás la esperanza y tratar abandonar el futuro antes que aceptar el desafío moderno de formarlo. La crítica cultural popular ha capturado mucho del aburrimiento entre los jóvenes y ha dejado claro que "Lo que solía ser pesimismo de una franja minoritaria es hoy la suposición compartida de una generación". Los estudios culturales han ayudado tanto a temperar esta generalización sobre los jóvenes en orden de investigar las más complejas representaciones al trabajar en la construcción de una nueva generación de jóvenes que no pueden ser simplemente abstraídos de las especificaciones de raza, clase, o género. Los teóricos de los estudios culturales han apuntado también a la resistencia creciente de la generación de veinte y tantos que tampoco parecen motivados por la nostalgia de una visión conservadora de América que se ha perdido ni por el Nuevo Orden Mundial pavimentada por la promesa de la expansión de la autopista informática.

Mientras la "juventud" como construcción social ha sido mediatizada, en parte, como un problema social, muchos críticos culturales creen que la juventud posmoderna es proverbialmente "alienada", "extraña" y desconectada del mundo real. Por ejemplo, en la película de Gus Van Sant, My Own Private Idaho, el personaje principal Mike, que cambia sexo por dinero, es un soñador perdido en memorias fracturadas de una madre que lo abandonó cuando niño. Atrapado entre recuerdos de su madre en 8 mm, videos multicolores, buscavidas y sus clientes, Mike se mueve a través de su existencia durmiendo en situaciones de stress y sólo para despertarse en distintos espacios geográficos y espaciales. Lo que sostiene los viajes psíquicos y geográficos es la metáfora del sueño, el sueño del escape, y la toma de conciencia final de que incluso las memorias no pueden alimentar la esperanza en el futuro. Se convierte en una metáfora de una generación entera de jóvenes de clase media y baja forzados a venderse en un mundo sin esperanza, una generación que no aspira a nada, que tiene denigrantes McJobs (Mc Trabajos), y vive en un mundo de devenir y aleatoriedad en vez de que la lucha, la idea de comunidad y solidaridad conduzcan su fe.

Un cuadro más pertubador de la juventud de clase trabajadora blanca puede verse en River´s Edge. La anomia adolescente y apatía de drogadicción son la expresión dolorosa de la descripción un grupo de jóvenes de clase trabajadora que se enteran por propia boca de John, uno de sus amigos, que ha estrangulado a su novia, otra de los miembros del grupo, y ha dejado su cuerpo desnudo en la ribera. En diferentes momentos el grupo visita el sitio para ver el cadáver y comprobar la muerte de la chica. Aparentemente incapaz de entender el significado del evento, los jóvenes no avisan a nadie de la muerte y en diferentes grados de compromiso tratan inicialmente de proteger a John, el adolescente sociópata, de ser capturado por la policía. En River´s Edge, los jóvenes navegan a la deriva en un mundo de familias quebradas, gritando música de rock, convirtiendo su tiempo de escuela en tiempo muerto, y en general con indiferencia por la vida. Descentrados, fragmentados, ven la muerte como un mero espectáculo, un estilo más que algo substancial. En un sentido, estos jóvenes comparten la cualidad de "estar dormidos" como la descripta en My Own Private Idaho. Pero lo más pertubador es que la perdida de la inocencia no provoca meramente miopia en los adolescentes, sino que los coloca en una cultura donde la vida es experienciada con seducción voyeurística, un video juego, bueno para pasar el tiempo y que desvía el dolor del momento. La desesperación y la indiferencia anulan el lenguaje de la discriminación ética y responsabilidad social mientras elevan la inmediatez del placer que definen el momento. En River's Edge, la historia social es reensamblada a través de viñetas de los sesenta y son mostrados como ciclistas quemados o como maestros que fueron radicales que cambiaron el barato simple oportunismo en desmedro de su función política. Los intercambios entre la gente joven aparece como proyecciones de una generación esperando caer dormida o suicidarse. Después de hablar acerca de cómo asesinó a su novia, Jonh dice: "Hacés cagadas, está hecho, y entonces te mueres". Otro personaje responde: "Podría ser más fácil estar muerto". A lo que su novio, del tipo del mundo de Wayne , responde: "Es mentira, no podrás endurecerte (drogarte) más". En este escenario, la vida imita al arte cuando al cometer un asesinato y drogarse dan el mismo peso moral en la forma del espectáculo de Hollywod, un espectáculo donde se termina por aplastar las complejas representaciones de la juventud mientras se construyen sus identidades a través de porciones amplias de placer, muerte y violencia.

River´s Edge y My Own Private Idaho, revelan el lado oscuro de una cultura de la juventud, mezclando la mixtura de horror y fascinación de Hollywood para exacerbar las audiencias. Empleando la estética postmoderna de repulsión, localidad, aleatoriedad y sin sentido, la juventud en estos filmes aparece construida fuera de un más ancho paisaje cultural y económico. En cambio, sólo se hacen ver a través de expresiones viscerales de comportamientos sicóticos o en la experiencia de auto impuesta alineación comatosa.

Uno de los más celebrados films sobre la juventud blanca es Slacker de Richard Linklater del año 1990. Una película decididamente de bajo presupuesto, en ella Linklater intenta tanto en su forma como en su contenido capturar los sentimientos de la generación de veinte y tantos de clase media. La clase media que rechaza la mayoría de los valores de la era Reagan/Bush, pero tienen el problema de visualizar una alternativa para cambiar la forma de ser por estar en un tiempo difícil para imaginarlo. No lineal en su formato, transcurre en veinticuatro horas en una escuela de Austin, Texas. Construida sobre una estructura anti narrativa, está organizada en breves episodios en las vidas de una variedad de personajes, ninguno de ellos conectados a los otros excepto que cada uno provee el pretexto de llevar al próximo personaje en la película. Paseando por librerías, cafeterías, venta de repuestos de auto, habitaciones, y clubs de rock, se focaliza en un disparatado grupo de gente joven que posee una pequeña esperanza en el futuro y va de trabajo en trabajo hablando en un argot híbrido de intensidad bohemia y un lenguaje de cultura pop nueva.

La película muestra un grupo de gente joven que aleatoriamente se mueve de un sitio al siguiente, cruzando fronteras sin sentido de desde dónde vienen y hacía dónde van. En este mundo de múltiples realidades, los jóvenes trabajan en una banda, "Ultimate Loser" (Él último perdedor), hablan de ser puestos en hospitales a la fuerza por sus padres, y un neo punk intenta vender mancha de papilla de Madonna a dos que conoce en la calle. "Mirá esto, sé que es algo un poco desagradable, pero es como tirarse a la Madonna real" Este es el mundo en donde el lenguaje se une en una mezcla rara de nostalgia, filosofía de pochoclo, y murmullo de MTV. El diálogo está organizado alrededor de comentarios como: "No sé...He viajado...y cuando vuelves no puedes decir si realmente te pasó o sólo lo viste por TV."

Inmersa en la alineación aparece en comentarios como "me siento atascado". La ironía oscurece levemente un rechazo para imaginar cualquier tipo de lucha colectiva. La realidad parece demasiado desesperanzadora para preocuparse por ella. Esto es captado con humor en un momento cuando un joven blanco sugiere: "¿Sabés cómo dice la frase? Trabajadores del mundo, ¿unidos?" Nosotros decimos, trabajadores del mundo relajarse. La gente habla, pero aparece desconectada de los otros y de ellos mismos, viven atravesados, pero sin sentido de comunidad o conexión. Hay un sentimiento pronunciado en Slacker de una juventud cautiva en el medio de las nuevas tecnologías de información que contienen al mismo tiempo sus aspiraciones y sostienen de alguna manera la promesa de algún tipo de agencia.

Durante algunos raros momentos, la parálisis política de formas narcisistas de negación es dejada de lado por instancias en donde algunos personajes reconoces la importancia de la imagen como vehículo para la producción cultural, como un aparato representacional que no puede hacer sólo aparecer experiencias ciertas sino que además puede ser utilizada para producir realidades alternativas y prácticas sociales. El poder de la imagen está presente en la manera en que la cámara sigue a los personajes a través del film, acosándolos al mismo tiempo que los confina a una mirada forzosa e incidental. En una escena, un joven aparece en un departamento rodeado por televisores que dice ha tenido por años. Señala que ha inventado un juego, "Video Virus", en donde a través del uso de tecnología el puede tocando un botón insertarse en el interior de cualquier pantalla y desarrollar cualquier número de acciones. Cuando otro personaje le pregunta de qué se trata, contesta: "Bueno, conocemos los poderes psíquicos de la imagen televisada. Pero necesitamos capitalizarla y hacerla trabajar en nuestro beneficio en lugar de trabajar para ella". Este tema aparece en otras dos escenas. En una corta, un estudiante graduado de historia tira la cámara que está usando para filmarse indicando una propia conciencia acerca del poder de la imagen y la habilidad de controlarla al mismo tiempo. En otra escena, en donde la película termina, un grupo de gente en una camioneta, equipados cada uno con sus cámaras Super 8, conducen a lo alto de una colina y lanzan sus filmadoras a un precipicio. El film termina con imágenes siendo grabadas por las cámaras cayendo al fin de la colina en lo que sugiere un momento de liberación.

En muchos aspectos, estas películas están fuertemente enfocadas en una cultura de jóvenes blancos que están fascinados y con terror por los medios, que aparecen sobrepasados por "el peligro y las maravillas de las futuras tecnologías, la banalidad del consumo, la seducción por las marcas (y) la dificultad de relaciones sexuales alienadas". El significado de estos films queda, en parte, en su intento de capturar el sentimiento de no-poder que afecta a la juventud blanca de clase media trabajadora. Pero lo que pierden de vista estas películas y los varios libros, artículos y notas acerca de lo usualmente llamado La generación de Ninguna parte, La Generación X, Gen13, o Slackers es cualquier sentimiento de mayores condiciones políticas, raciales, y sociales en que la juventud está enmarcada, como así también las múltiples formas de resistencia y diversidad racial que existe entre las diversas formaciones juveniles. Lo que debería verse como un comentario social acerca "del fin de camino capitalista", aparece simplemente como un rechazo por medio de la vestimenta en una retórica estética, estilo, moda, y protestas solipsistas. Dentro de este tipo de comentarios, el criticismo post moderno es útil, pero limitado por su frecuente inhabilidad teórica para tomar las relaciones entre identidad y poder, biografía y cosificación de la vida diaria, o los límites de agencia en una economía cada vez más globalizada como parte de un proyecto mayor de posibilidades unidas a temas históricos, de lucha y transformación.

A pesar de la imagen totalizante de dominación que estructuran River's Edge y My Own Private Idaho, y la desesperanza letal de Slacker, estas proveen oportunidades para examinar el contexto social y cultural a los que se refieren en orden de acrecentar la gama de estrategias y comprensiones que los estudiantes pueden alcanzar para crear un sentido de resistencia y transformación. Por ejemplo, muchos estudiantes que vieron Slacker no se desesperaron a causa del film, pero la interpretaron para significar el "devenir perezoso(slack)" como el momento en la vida de los jóvenes cuando, con los propios recursos, que se les ofrece un período en donde pensar, moverse alrededor del país, y tranquilizarse acerca de algunas decisiones importantes acerca de sus vidas. Volverse perezoso se vuelva más opresivo cuando se convierte en tiempo sin posibilidad de controlarlo o terminar con él. Los estudiantes apuntaron también que el film estaba hehco por Linklater con sus amigos con un gasto de energía y gusto que ofrece de por sí, un modelo pedagógico para llevar a la gente joven a desarrollar sus propias narrativas.

 

Juventud Negra y la Violencia de Raza

Con la explosión de la música de rap y su ingreso en la cultura de la popular y los intensos debates acerca de la crisis de la masculinidad negra, el tema del nacionalismo negro, y las políticas de la cultura urbana negra, no sorprende que el cine negro haya producido una serie de películas acerca la próxima época de la juventud negra en los Estados Unidos urbanos. Lo particular de estos es que a diferencia de la explotación de la películas de los setenta, producidas por blancos para gente negra, la nueva ola de cine negro es producida por directores negros y dirigida al público negro. Con el advenimiento de la década del noventa, Hollywood invirtió en un número de jóvenes y talentosos directores negros como Spike Lee, Allen y Albert Hughes, Julie Dash, Ernest Dickerson, y Jonh Singleton. Estas películas acerca de la juventud negra se convirtieron en grandes negocios, como ejemplo, en 1991 "New Jack City" y "Boys N the Hood" obtuvieron entre ambas más de 100 millones de dólares. Involucradas profundamente con las inequidades, la opresión, la violencia diaria, y la disminución de la esperanza que plaga las comunidades negras en la zona de guerra urbana, esta nueva ola de films negros intentó acentuar las condiciones económicas y sociales que han contribuido a la construcción de "masculinidad negra y sus relaciones con la cultura del ghetto en donde los ideales de masculinidad se nutren y asimilan".

A diferencia de los recientes films acerca de la juventud blanca cuyas narrativas de la época se desarrollan en el interior de categorías sociológicas tradicionales como alineación, no combatividad, y anomia, las producciones negras como Juice, de 1992 pintan una cultura nihilista enraizada directamente en una violencia cuyos principios de definición son el homicidio, suicidio cultural, guerras de mutua destrucción, y decaimiento social. Es interesante anotar que tanto como la prensa popular ha racializado el crimen, las drogas, y la violencia como un problema de los negros, algunos de los más interesantes films que han aparecido recientemente acerca de la juventud negra han dado la impronta de excelencia de Hollywood y se han instalado en las audiencias blancas con suceso. En lo siguiente, quiero probar brevemente el tratamiento acerca de la juventud negra y las representaciones de masculinidad y resistencia en el ejemplar filme negro, Juice.

Juice (slang callejero para respeto) es la historia de cuatro jóvenes Afro-americanos de Harlem que son mostrados primero como participes de las usuales "travesuras" de faltar a clase sin permiso, pelear con otros niños del vecindario, chocar con los padres acerca las tareas escolares, y discutir con sus hermanos por el uso del baño en la mañana. Si este retrato de inocencia infantil es usada para lograr una identificación confortable con la audiencia general con estos cuatro niños negros, es pronto quebrada como el grupo, cautivos de una ola de pobreza y falta de oportunidades, se convierten al crimen y a la violencia como un camino tanto para construir su hombría como para resolver sus problemas más inmediatos. Determinados a dar a sus vidas algún sentido de agencia, el grupo se mueve desde atacar una tienda de discos a robar un negocio de verduras hasta la despiadada muerte del dueño de la tienda y eventualmente de ellos mismos. Cautivos en un mundo donde la ética de las calles se refleja en un espectáculo de violencia televisiva, Bishop, Quincy, Raheem, y Steel (Tupac Shakur, Omar Epps, Kahalil Kain y Jermaine Hopkins), deciden luego de ver a James Cagney glorificarse en White Heat, tomar el control de sus vidas al comprar un arma y atacar a un comercio del vecindario que los echó una vez de su comercio. Quincy duda si tomar parte del ataque, porque es un talentoso disc jockey y está decidido a ingresar en un concurso local de deejay y aprovechar su amor por la música de rap y encontrar un sitio propio en el mundo.

Quincy es el único joven negro en la película que presenta un sentido de agencia que no está completamente cautivo en la confusión y la desesperación exhibida por sus tres amigos. Atrapado al interior de códigos de lealtad de la calle y la protección que provee, Quincy acepta con cierto desagrado participar en el asalto. Las malas decisiones tienen mayores consecuencias en este ghetto típico de una gran ciudad, y el sentido de esperanza e independencia de Quincy se quiebra cuando Bishop, el más violento del grupo, mata al dueño del comercio y luego asesina a Raheem y colocan a Steele y a él mismo como potenciales presas cuando no lo ven más como un miembro respetable del grupo. Eventualmente compra un arma para protegerse y en la escena final se enfrenta en una terraza a Bishop y lo mata. Cuando termina el film, un testigo le dice a Quincy "Tienes el juice (respeto)", pero rechaza el elogio que le atribuye poder y prestigio y se marcha.

Juice reafirma la importancia de la música rap como la expresión cultural de posibilidades imaginables en la vida diaria de la juventud negra. No es sólo el marco musical del film, juega también un rol central proveyendo un contexto social para los deseos, la rabia, y las expresiones independientes de los artistas varones negros. Para Quincy, la música de rap le da la oportunidad de reclamar algo de "juice" entre sus pares, mientras simultáneamente le da el contexto para construir una identidad donde afirmarse junto con la chance de una real oportunidad de trabajo. La música en este contexto se convierte en un referente importante para la comprensión de cómo las identidades y los cuerpos van juntos en una cultura de hip-hop que es mayormente una oposición y una prueba a los límites del sueño Americano. Pero en Juice también se sugiere, a través de la dirección de Ernest Dickerson, que si la violencia es endémica en el ghetto negro, sus raíces residen en una cultura de violencia que es transmitida a diario por la televisión. Esto aparece en una poderosa escena en donde el grupo mira televisión tanto el famoso final violento de White Heat de James Cagney, y el boletín de noticias anunciando la muerte de un vecino del barrio al intentar robar en un bar local. En esta escena, Dickerson dibuja una relación poderosa entre lo que los cuatro jóvenes ven en la televisión y su impaciencia sobre su propia falta de agencia y la necesidad de tomar el control de sus vidas. Como apunta Michael Dyson:

El objetivo de Dickerson es transparente: iluminar la conexión entre violencia y criminalidad fomentadas en el imaginario colectivo Americano por la televisión, la consumación de imágenes a través de los medios que ha remplazado la Constitución y la Declaración de la Independencia como la ficción unificadora de la ciudadanía nacional y la identidad. Es también, la ocupación diaria y exclusiva del lánguido padre de Bishop, un recuerdo de que la genealogía de influencia de la televisión produce efectos de creación de deseos letales de una generación a la siguiente, estrategias de destrucción cuando se aplican al ghetto masculino negro.

Mientras Dyson acierta al apuntar la critica a los medios de Dickerson, sobrestima la importancia dada en Juice a la relación entre la violencia negra y aquellos grandes determinantes sociales que la vida urbana negra tanto refleja como ayuda a producir. De hecho, se puede argumentar que la violencia mostrada en Juice y películas similares como Boys N' the Hood, New Jack City, y especialmente Menace II Society, "alimenta la obsesión racista nacional de que los hombres negros y sus comunidades son centrales en la escena de violencia americana."

Aunque la violencia en estos films es traumatizante como parte de su esfuerzo por promover un mensaje anti –violencia, es también una violencia hermética, saturada y sellada en el interior de los muros del ghetto urbano negro. La contraparte de este tipo de violencia en controversiales películas blancas como Reservoir Dogs es tomada por la mayoría de los críticos como una estética de vanguardia, pero la violencia en la reciente ola de filmes sobre la juventud negra, refuerzan a menudo en las plateas de clase media la idea de que tal violencia es endémica a la comunidad negra y el único beneficio de mostrar la desesperanza del interior de las ciudad es que puede detenerse su expansión como una enfermedad en los suburbios y zonas de negocios que forman un colonizante anillo alrededor de los ghettos negros. Películas como Juice al no romper de forma auto consciente las presunciones de los estereotipos dominantes que hacen del crimen y la raza sinónimos, sugieren una clase de nihilismo que Cornel West describe como "la experiencia vivida de copiar con una vida de horror, falta de sentido, desesperanza y (lo más importante) carencia de amor."

Desafortunadamente, la noción de nihilismo de West, no es lo extensa que debiera y mientras clama para prestar atención a la perdida de esperanza y sentido entre la juventud negra, falla al conectar la especificidad del nihilismo negro con el del de desigualdad sistemática, injusticia calculada e indeferencia moral que operan diariamente como un régimen de brutalización y opresión para tantos jóvenes por su color y su clase en este país. Itabari Njeri captura con fuerza la falla en tal análisis y los problemas de películas como Juice, a pesar de las buenas intenciones de sus directores, a menudo producen. Comentando otro film de juventud negra, Menace II Society, escribió:

La nación no puede permitir que cerca del 50% de los hombres blancos estén desempleados, como es el caso de muchas comunidades Afro-americanas. No puede dejar que las escuelas sistemáticamente marquen a niños normales negros como no educables por razones de raza, o permitir la continua brutalización por parte de la policía, o tener adultos negros sacar sus frustraciones sociales entre ellos y sus pequeños y no atender la desesperación y la disfuncionalidad. Esta clase de desesperación es la fuente del nihilismo que Cornel West describe. Desafortunadamente, el ver en estos films al varón Negro como una amenaza se falla al atar este nihilismo con sus envenenadas raíces en el sistema de desigualdad Americano. Y esto traduce en su falla al ver estas fuerzas tóxicas como causa en vez de efecto.

En términos tanto pedagógicos como políticos, los filmes reinantes sobre la juventud negra que han aparecido desde 1990 pueden haber ido demasiado lejos en su producción de narrativas que emplean estrategias comerciales de reproducir la violencia gráfica y luego moralizar acerca de sus efectos. La violencia en estos está atada a una auto destructividad y falta de sentido que shockea pero falla al informar a las audiencias acerca de sus amplios alcances o de la posible complicidad de las audiencias en tal violencia. Los efectos de estas películas tienden a reforzar para los blancos de clase media Americana la reconfortante creencia de que el nihilismo es tanto un estado mental y un sitio de relaciones socales siempre situado en otro lado- esa extrañamente homogeneizada formación social conocida como "juventud negra".

Por supuesto, es importante notar que Juice reniega de romantizar la violencia, tal como sugiere su final cuando Quincy no quiere el respeto si esto significa una vida donde la violencia sea el único capital que tenga algún valor de intercambio en las sociedades Afro-americanas; pero estos sentimientos aparecen tarde y no tienen un tiempo de desarrollo. Uno de los desafíos pedagógicos presentados por estos filmes es que los educadores y estudiantes teoricen el por qué Hollywood invierte en películas sobre la juventud negra que pasan por alto las represntaciones complejas que estructuran las comunidades Afro – americanas. Tal cuestión puede ser tomada observando el trabajo de las feministas negras que hacen películas, como Julie Dash y las complejas representaciones que ofrece sobre las mujeres negras en Daughters of the Dust, o el trabajo de Leslie Harris, cuyo film Just Another Girl on the IRT, desafía la misoginia que estructura los actuales filmes sobre jóvenes varones negros. Otro desafío se encuentra en tratar de entender por qué una gran cantidad de los varones negros jóvenes urbanos se identifican pronto con las más amplias representaciones de sexismo, homofobia, misoginia, y ganar respeto a tan alto costo para ellos mismos y las comunidades en que viven.

Las películas sobre la juventud negra son importantes para comprometerse para entender las pedagogías que silenciosamente estructuran sus representaciones, así como de qué manera tales representaciones trabajan pedagógicamente para educar a las audiencias blancas. Pero lo más importante, estas películas no deben ser desestimadas porque son reduccionistas, sexistas, o unidimensionales en su retrato del rito de pasaje de la juventud masculina negra; como mínimo, se convierten en una marca para entender de qué manera compleja las representaciones de la juventud negra se pierden en raciales y codificados filmes que apuntan a los serios problemas en los centros urbanos, pero lo hacen en maneras que erosionan cualquier sentido de esperanza viable, posibilidad, resistencia, y lucha.

Los filmes contemporáneos sobre la juventud negra dejan vislumbrar en la especificidad de la alteridad, esto es, cruzan una frontera cultural y racial, y al hacerlo dan un servicio teórico al hacer visible lo que a menudo es dejado fuera en las representaciones políticas dominantes. Y es en esta luz donde se encuentra una posibilidad para los educadores y otros trabajadores culturales para tomar la relación entre cultura, poder, e identidad de maneras que confrontan con la complejidad de la juventud y su intersección con la raza, clase y formaciones de género.

El combinar los estudios culturales con la teoría pedagógica sugeriría que los estudiantes tomen estos filmes como formas legítimas de conocimiento social que revelan diferentes espacios de lucha entre jóvenes en el interior de diversos sitios culturales. Para la juventud blanca, estas películas imitan una edad narrativa que indica la falta de rumbo y de sentido producidos en el interior de una más extensa cultura de cosificación cultural; por otro lado, los filmes sobre la juventud negra muestra la falta de esa edad narrativa que sirve como un poderoso indicador del autogenocidio entre los jóvenes Afro- americanos. Claramente, los educadores pueden aprender de estos filmes y al hacerlo traer estas diferentes formas de producción cultural de juventud junto con un proyecto común que anote la relación entre pedagogía y justicia social por un lado, y democracia y la lucha por la igualdad por otra. Claramente estos filmes sugieren que los educadores necesitan hacerse preguntas nuevas, desarrollar nuevos modelos, y nuevos caminos de producción que sea capaz de comprender los diferentes contextos sociales, económicos y políticos que producen variadas formas y relaciones de poder entre los jóvenes.

Otro desafío pedagógico ofrecido por estos filmes culturales es acerca de cómo los maestros pueden notar los deseos que los diferentes estudiantes traen a estos textos populares de cultura. En otras palabras, lo que significa movilizar los deseos de los estudiantes al usar conocimientos sociales que constituyen el campo contradictorio de cultura popular. En parte, significa reconocer que mientras a los estudiantes les son familiares esos textos, ellos traen diferentes creencias, comprensiones políticas e inversiones afectivas para tal proceso de aprendizaje.

De ahí, la pedagogía debe proceder reconociendo el conflicto que emergerá cuidando la forma y contenidos de tales películas y cómo los estudiantes aprenderán tales temas. Para tal pedagogía funcione, Fabienne Worth señala que "los estudiantes deben convertirse visibles para si mismos y para cada uno de los demás y valorados en sus diferencias." Esto sugiere dar a los estudiantes la posibilidad de descentrar el curriculum, al estructurarlo, en parte, para ver el cómo la clase debe ser organizada y cómo tales filmes pueden ser anotados sin poner ninguna de las identidades de los estudiantes en ella. Esto significa, reconocer la complejidad de intentar movilizar los deseos de los estudiantes como parte de proyectos pedagógicos donde reflejen directamente representaciones que afecten ciertas partes de sus vidas, y reconocer los problemas emocionales que puedan emerger en tal modo de enseñar. Al mismo tiempo, tal pedagogía debe revertir el ciclo de desesperanza que a menudo da forma estos tiempos y señalar cómo las diferentes condiciones postmodernas y los contextos de la juventud pueden ser cambiados en función de expandir y profundizar la promesa de una democracia sustantiva. En parte, esto puede significar utilizar películas sobre la juventud que capturen la complejidad, el sentido de lucha, y la diversidad que marca los diferentes segmentos de la actual generación de gente joven. En este caso, los estudios culturales y las prácticas pedagógicas pueden informarse mutuamente al utilizar textos de cultura popular como objetos serios de estudio que puedan ser usados para marcar los límites y posibilidades que la juventud enfrenta en los diferentes contextos sociales, culturales y económicos; igualmente importante es la necesidad de leer textos populares como parte de un más amplio contexto de desarrollar un sentido de agencia basado en un compromiso para cambiar contextos opresivos al comprender las relaciones de poder que los informan.

El desafío pedagógico representado por la emergencia de una generación postmoderna de jóvenes no ha sido descuidada por anunciantes y analistas de mercado. De acuerdo con un estudio de 1992 de Roper Organization, Inc., la actual generación de 18-29 tiene un poder de compra de 125 billones de dólares. Tomando en cuenta los intereses y gustos de esta generación, Mac Donald´s, por ejemplo, ha introducido música hip hop e imágenes para promover sus hamburguesas, lo mismo que Coca-Cola, con sus frenéticos comerciales con Cola Cola Classic." Benetton, Esprit, The Gap, y otras compañías han seguido dichos intentos para identificar los deseos, identidades, y patrones de consumo de esta nueva generación de jóvenes. Lo que aparece como expresión de desesperación de la condición postmoderna para algunos teóricos, se convierte para otros en un desafío para inventar nuevas estrategias para los intereses corporativos. En este escenario, la juventud puede estar experimentando la indeterminación, la falta de sentido, y las múltiples condiciones de postmodernismo, pero los anunciantes corporativos intentan teorizar sobre una pedagogía del consumo como parte de un nuevo camino de apropiación de las diferencias entre jóvenes de distintos sitios y locaciones. La lección aquí es que las diferencias entre jóvenes importa política y pedagógicamente, pero no de una manera que genere nuevos mercados o registre la diferencia simplemente como un nicho de la moda.

Lo que los educadores necesitan hacer es crear una pedagogía más política al tomar en cuenta tanto las condiciones a través de las cuales enseñan y qué significa aprender para una generación que vive de una manera muy diferente a las representaciones ofrecidas por las versiones modernistas de escolarización. Esto no sugiere que la escuela moderna no alcance a la cultura popular, pero lo hace en términos muy problemáticos, que a menudo confinan la cuestión a los márgenes del diseño curricular. Más aún, no se puede rechazar de plano a las escuelas modernas. Como lo he mostrado en otros espacios, la cultura moderna con su énfasis en la igualdad social, justicia, libertad y agencia humana necesitan ser refiguradas en el interior más que fuera del discurso postmoderno emergente.

La aparición de los medios electrónicos acompañado de una disminución en la creencia del poder del agente humano ha minado las visiones tradicionales de la escolarización y el significado de la pedagogía. El lenguaje de los planes y movilidad social y las formas de la autoridad docente en que se basaba ha sido radicalmente deslegitimada por el reconocimiento de que el poder y la cultura son centrales para la relación entre autoridad y conocimiento. La fe en el pasado acerca de la modernidad ha dado paso a un futuro donde los marcadores tradicionales no tienen más sentido.

 

Estudios Culturales y Juventud: El Asunto Pedagógico

Los Educadores y Críticos culturales necesitan tomar en cuenta los efectos de las condiciones emergentes postmodernas en la actual generación de jóvenes que aparece prisionera de las vicisitudes del orden del cambio económico con su legado de disminución de la esperanza por una parte, y un mundo de imágenes esquizoide, proliferando en los espacios públicos y una fragmentación creciente, falta de certezas, y aleatoriedad que estructura la vida diaria postmoderna por otra. Es central en este tema la manera en que los educadores lidian con una nueva clase de estudiante engañado en el interior de los principios organizadores en la intersección de la imagen electrónica, cultura popular y un sentido terrible de indeterminación. Lo que ofrecen los estudios culturales a los educadores es un marco teórico donde aprovechar las aptitudes, representaciones y deseos de una nueva generación de jóvenes producidos en el interior esta coyuntura histórica, económica y cultural. Pero hace más que simplemente brindar una lente para volver a situar la construcción de la juventud en el interior de un paisaje social, tecnológico y económico radicalmente alterado, provee también elementos para repensar la relación entre cultura y poder, conocimiento y autoridad, aprendizaje y experiencia, y el rol de los maestros como intelectuales públicos. En lo que sigue, quiero dejar sentados algunos de los elementos teóricos que unen los estudios culturales con la pedagogía crítica y hablar brevemente de sus implicancias para el trabajo cultural.

Primero, los estudios culturales se basan en la creencia de que hemos ingresado en un período donde las distinciones tradicionales que separaban y enmarcaban las disciplinas académicas establecidas no pueden ser tomadas en cuenta para la gran diversidad del fenómeno cultural y social que ha venido a caracterizar un mundo post industrial cada vez más híbrido. La Universidad ha sido muy unida a la noción de identidad nacional largamente comprometida con la transmisión de la cultura de la cultura y tradición Occidental. Tradicionalmente, esta ha sido una cultura de exclusión, que ha ignorado las múltiples narrativas, voces, e historias de los grupos subordinados cultural y políticamente. La actual proliferación de diversos movimientos sociales luchando por una genuina sociedad multicultural y multirracial han desafiado a las escuelas que usaban el conocimiento académico para ordenar las diferencias culturales en función de regular y definir quiénes son y cómo deben narrarse a sí mismos. Más aún, la expansión de la cultura electrónica a todas las esferas de la vida intelectual y artística diarias ha construido un campo alejado de las disciplinas alejadas para preservar una "cultura común" a los más híbridos campos de literatura comparativa y mundial, estudios de medios, ecología, sociedad y tecnología, y cultura popular.

Segundo, los defensores de los estudios culturales han defendido con fuerza el rol de la cultura, incluyendo el poder de los medios masivos de comunicación y su aparato masivo de representaciones y su regulación de sentido, esto es central para entender cómo la dinámica del poder, los privilegios, y el deseo social estructuran la vida diaria de una sociedad. Este interés por la cultura y sus conexiones con el poder han requerido una interrogación crítica de las relaciones entre conocimiento y autoridad, el sentido de los cánones, y los contextos sociales e históricos que deliberadamente forman la comprensión de los estudiantes acerca del pasado, presente y futuro. Pero si existe un cambio en el desarrollo y recepción de lo que cuenta como un conocimiento, ha sido acompañado por la comprensión de cómo definimos y aprehendemos el rango de textos que están abiertos a análisis e interrogantes críticos. Por ejemplo, en lugar de conectar la cultura exclusivamente con la tecnología de la impresión y el libro como el único artefacto legítimo académico, hay un gran trabajo académico siendo llevado adelante a través de una variedad de formas culturales como los medios de comunicación, cultura popular, películas, publicidad, comunicación masiva, y otros modos de producción cultural.

Aquí entra en juego el intento de producir un nuevo modelo teórico y metodologías para anotar al producción, las estructuras y el intercambio de conocimiento. Esta aproximación a los estudios Inter/post disciplinarios tiene mucho valor porque presenta el tema pedagógico de organizar el diálogo a través y fuera de las disciplinas, para promover aproximaciones alternativas para la investigación y la enseñanza acerca de la cultura y las nuevas tecnologías emergentes y formas de conocimiento. Por ejemplo, antes que organizar cursos alrededor de intereses disciplinarios estrictos devenidos de los estudios de estudios sociales y de Inglés, puede ser más útil y relevante para los colegios de educación organizar cursos que permitan a los estudiantes comprenderse a sí mismos y a los otros examinando eventos que evoquen sentido de responsabilidad social y compromiso moral. Un curso de "Inmigración y Política en América de Fin de Siglo" puede proveer una perspectiva histórica acerca de los cambios demográficos confrontando América y cómo tales cambios son sentidos en el interior de la dinámica educativa, económica, de identidad cultural, y desarrollo urbano. Un curso en Los Angeles puede incorporar temas relacionados con la raza, política, economía y educación para determinar las condiciones múltiples que hay bajo la violencia y la desesperanza que producen tales eventos trágicos.

Tercero, en suma, para ampliar los términos y parámetros del aprendizaje, los estudios culturales rechazan la profesionalización de educadores y la alienante y a menudo elitista discurso de profesional y "sano" experto. En cambio, defiende y lucha por educadores como intelectuales públicos. Stuart Hall es instructivo en este tema cuando argumenta que los estudios culturales proveen dos puntos de tensión que los intelectuales necesitan agenciarse:

Primero, los estudios culturales constituyen uno de los puntos de tensión y cambio en las fronteras de la vida intelectual y académica, empujando por nuevas cuestiones, nuevos modelos, y nuevas formas de estudio, testeando las finas líneas entre el rigor intelectual y la relevancia social...Pero, segundo...los estudios culturales insisten en lo que quiero llamar la vocación de la vida intelectual. Esto es para decir, que los estudios culturales insisten en la necesidad de tomar para sí las cuestiones centrales, urgentes e incómodas de una sociedad y una cultura en el más riguroso modo intelectual que tenemos a disposición.

En esta visión, los intelectuales deben tener en cuenta en su enseñanza los modos en que responden a los problemas de la historia, agencia humana, y la renovación de la vida cívica democrática. Los estudios culturales rechazan con fuerza la idea de que los maestros son simples transmisores de configuraciones existentes de conocimiento. Como intelectuales públicos, los académicos estás siempre implicados en la dinámica del poder social a través de experiencias que organizan y provocan en sus clases. En esta perspectiva, el trabajo intelectual es incompleto a menos que de forma auto consciente asuma la responsabilidad de sus efectos en un marco más amplio de cultura pública mientras simultáneamente anota los más profundos problemas de deshumanización en las sociedades en que vivimos. Entonces, los estudios culturales dan lugar a cuestiones sobre qué conocimiento es producido en la universidad y cómo es consecuente en extender y profundizar las posibilidades de una vida democrática. Igualmente importante es el tema de cómo para democratizar las escuelas tanto como para permitir que aquellos grupos que en gran medida estás divorciados o no representados en el curriculum pueden producir sus propias representaciones, narrativas de sus propias historias, y engarzarse en un diálogo respetuosos con los otros. En esta instancia, los estudios culturales deben anotar cómo el diálogo es construido en el salón de clases acerca de otras culturas y voces al anotar críticamente tanto la posición de sus teóricos y sus instituciones en donde tales diálogos son producidos. Peter Hitchcock defiende con fuerza que los principios de cualquier intercambio dialógico de este tipo debe incluir algunos de los siguientes elementos:

1)Atención al ámbito específico institucional en dónde la actividad toma lugar; 2) auto - reflexividad cuidando las identidades particulares de los maestros y los estudiantes que colectivamente toman esta actividad; 3) reconocimiento de que las identidades en juego en "otras" culturas están en proceso de entrar en interacción dialógica y como sujetos no están estáticos; pero 4) el conocimiento producido a través de esta actividad es siempre contestable y por definición no es el conocimiento del otro como el otro se conocerá a sí mismo.

Cuarto, otra importante contribución de los estudios culturales es su énfasis en estudiar la producción, recepción, y uso de textos variados, y cómo son usados para definir relaciones sociales, valores, nociones particulares de comunidad, el futuro, y las diversas definiciones del yo. En este sentido, los textos no se refieren meramente a la cultura de la impresión o tecnología del libro, sino a toda forma mediatizada de conocimiento visual, de audio y electrónica que han incitado un cambio radical en la construcción de conocimiento en las formas en que el conocimiento es leído, recibido y consumido. Vale la pena reiterar que la juventud contemporánea confía menos en la tecnología y la cultura del libro para construir y afirmar sus identidades; en lugar de eso, enfrentan la tarea de encontrar su propio camino a través de un escenario cultural descentrado ya no cautivo en la tecnología de impresión, estructuras narrativas cerradas, o la certidumbre de una seguridad económica futura. Las nuevas tecnologías emergentes que constituyen y posicionan la juventud representan terrenos interactivos que cruzan "lenguaje y cultura, sin requerimientos narrativos, con complejidad de caracteres...La complejidad narrativa (ha dado) el camino para diseñar la complejidad; la historia (ha dado) una manera para un ambiente sensorio." Los estudios culturales son profundamente importantes para los educadores al focalizarse en los medios no sólo en términos de cómo distorsionan y representan mal la realidad, sino también de cómo los medios juegan "parte en la formación, en la constitución, de las cosas que reflejan." No es que haya un mundo ahí fuera, "ahí", donde existen libertad de discurso de representación. Lo que hay "ahí" es, en parte, constituido por cómo es representado."

No creo que los educadores y las escuelas de educación puedan asumir las actitudes de cambio, las representaciones, y deseos de esta nueva generación al interior de las configuraciones disciplinarias dominantes de conocimiento y práctica. Por el contrario, como la juventud se constituye en el interior de nuevas formas de lenguaje y cultura que cruzan de manera diferente intereses de raza, clase, género, y diferencias sexuales, las condiciones a través de las cuales los jóvenes tratan de narrarse debe ser entendida tanto en términos del contexto de su lucha y del lenguaje compartido de agencia que apunte a un proyecto de esperanza y posibilidad. Es precisamente ese lenguaje de diferencia, especificidad, y posibilidad el que falta en la mayoría de los intentos de reforma educacional.

Quinto, es importante enfatizar que cuando la pedagogía crítica se establece como uno de los principios definidores de los estudios culturales, es posible generar un nuevo discurso para moverse más allá del limitado énfasis en materia de técnicas y metodologías. La pedagogía crítica representa una forma de producción cultural implicada en un intento crítico de cómo el poder y el significado son empleados en la construcción y organización de conocimiento, deseos, valores e identidades. La pedagogía crítica en este sentido no se reduce a dominar habilidades o técnicas, sino que definido como una práctica cultural que debe ser tomada en cuenta ética y políticamente para las historias que produce, los reclamos que hace en las memorias sociales, y las imágenes de futuro que creen legítimo. Tanto como un objeto de crítica como un método de producción cultural, rechaza esconderse detrás de los reclamos de objetividad, y trabaja con fuerza para unir la teoría con la práctica para dar lugar a las posibilidades de humana agente en un mundo de pocos beneficios. Es importante hacer una distinción que enfrenta el criticismo liberal y conservador que desde la pedagogía crítica intenta tanto politizar la enseñanza y enseñar políticas que representa una especie de indoctrinación. Al afirmar que toda enseñanza es profundamente política y que los trabajadores culturales y de la educación deben operar un proyecto de transformación social, defiendo que los educadores necesitan hacer una distinción entre Peter Euben llama educación política y politizante.

La educación política, central para la pedagogía crítica, se refiere a la enseñanza "de cómo los estudiantes pueden pensar en formas que cultiven la capacidad para un juicio esencial para el ejercicio de poder y responsabilidad de una ciudadanía democrática...Educación Política, distinta de Politizante debe dar coraje a los estudiantes para convertirse en mejores estudiantes para enfrentar aquellos con poder político y cultural tanto como para honrar las tradiciones críticas en el interior de culturas dominantes que han hecho tal crítica posible e intelegible " Una educación política significa descentrar el poder en las clases y otros sitios pedagógicos, así como las dinámicas de esas inequidades institucionales y culturales que marginan algunos grupos, reprimen algunos tipos de conocimiento, y suprimen el diálogo crítico pueden ser tomados. Por otra parte, la educación politizante es una forma de terrorismo pedagógico en donde el tema de qué es pensado, por quién, y bajo qué condiciones es determinado por una agenda política doctrinaria que rechaza examinar sus valores, creencias y construcciones ideológicas.

Mientras rechaza reconocer su carácter social e histórico de su propio reclamos a la historia, el conocimiento, y valores, una educación politizante silencia en el nombre de un sospechoso universalismo y denuncia toda práctica transformativa a través de apelar una atemporal noción de verdad y belleza. Para aquellos que practican una educación politizante, la democracia y la ciudadanía se convierten en peligros en eso que es la precondición para realizar sus demandas críticas, la toma de riesgos, y la responsabilidad de resistir y de decir no en la cara de las formas de poder dominantes.

 

Conclusión

Dado este desafío a la noción tradicional de maestros como meros transmisores de información y su insistencia en que los maestros son productores implicados profundamente en asuntos públicos, los estudios culturales proveen un Nuevo lenguaje transformativo para la educación de maestros y educadores alrededor de liderazgo cívico y servicio público. En esta perspectiva, la educación de maestros es modelada no alrededor de un dogma particular, sino a través de prácticas que se comprometen con el cambio de contextos y condiciones para los estudiantes para ser críticos de las construcciones naturalmente construidas históricas y sociales de los lugares que ocupan en el interior de un mundo de representaciones y valores. Los estudios culturales requieren que los maestros sean educados como productores culturales, para tratar como una actividad la cultura, sin terminar e incompleta. Esto sugiere que deben estar atentos críticamente a las operaciones de poder y sus implicancias en la producción de conocimiento y autoridad en particular y contextos de cambio.

Las condiciones y problemas de los jóvenes contemporáneos deben estar comprometidos a través del deseo de interrogar el mundo de políticas públicas mientras al mismo tiempo se apropian del llamado de la modernidad para un mundo mejor mientras abandonan las líneas narrativas de Historia Occidental, cultura unificada, orden disciplinar, y progreso tecnológico. En este caso la importancia pedagógica de incertidumbre e indeterminación puede ser repensada a través de la noción modernista de mundo soñado donde los jóvenes y otros se puedan aferrar, sin los beneficios de las narrativas dominantes, las condiciones de producir nuevas formas de aprendizaje, comprometiéndose, y depositando las posibilidades para la lucha social y la solidaridad. Los educadores críticos no pueden subscribirse tampoco a un vacío apocalíptico ni a una política de rechazo que celebra el abandono de la autoridad y la inmediatez de la experiencia por sobre la más profunda dinámica de la memoria social y moral en el interior y contra condiciones de explotación, opresión y abuso de poder.

El cruce de los estudios culturales y la pedagogía crítica ofrece posibilidades a los educadores para confrontar la historia como más que un simulacro y la ética como algo más que una casualidad de un inconmensurable juego de lenguajes. Los educadores necesitan afirmar una política que relacione la autoridad, ética y el poder central con una pedagogía que expanda antes que cierra las posibilidades de una sociedad democrática radical. En el interior de este discurso, las imágenes no disuelven la realidad en otro texto simple, por el contrario, las representaciones se convierten en centrales para revelar las estructuras de relaciones de poder que trabajan en lo público, las escuelas, la sociedad, y el orden global más amplio. Así, la pedagogía no sucumbe a los caprichos del mercado ni a las últimas formas de educación chic (elegancia); en cambio, la pedagogía crítica engarza los estudios culturales como parte de un movimiento creciente hacia una concepción compartida de justicia y radicalización del orden social. Esta es la tarea que no solo reconoce las múltiples relaciones entre cultura y poder, sino que se convierte en uno de los principios que definen la pedagogía crítica.

Nota:

Los filmes mencionados han sido editados en Argentina. El siguiente es su detalle:

  1. River´s Edge (1986) De Tim Hunter; con Keanu Reeves. En Castellano : Instinto Sádico.
  2. My Private Idaho (1991) De Gus Van Sant; con Keanu Reeves. En Castellano: Mi Idaho privado.
  3. Slacker (1991) De Richard Linklater. En Castellano con el mismo nombre.
  4. Juice (1992) De Ernest Dickerson. Con Samuel L Jackson – Omar Epp. En Castellano con el mismo título.

 

Henry Giroux / Translated by: Pablo Aiello

(Harvard Educational Review 64:3 –Fall 1994- pp 278 - 308)

 

 


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda