Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Ética empresarial. Reseña histórica

Enviado por iperez



  1. Concepciones teóricas de la ética empresarial
  2. Tendencias en que se ha desarrollado la ética empresarial
En los años 60 y 70 del siglo XX surgen en los países con tradición occidental lo que con el tiempo vinieron a llamarse "éticas aplicadas". A los tres giros aportados por la filosofía en el siglo pasado (lingüístico, hermenéutico y prágmatico) se sumaba un cuarto, el giro aplicado y, en este caso, en uno de los ámbitos de la filosofía moral.
En ese tiempo, el problema de la fundamentación de lo moral seguía siendo, el tema principal de la ética, pero junto a él empezaba a ganar terreno la necesidad de aplicar a la vida cotidiana lo ganado en el proceso de fundamentación, la necesidad de diseñar una ética aplicada a las distintas esferas de la vida social, que daría lugar a las distintas éticas aplicadas.
La filosofía empieza a tomar un nuevo objeto de estudio: las biotecnologías, las dimensiones de las organizaciones empresariales, la actividad económica, el desarrollo de los pueblos, el ejercicio de las profesiones, la estructura de los medios de comunicación, la educación en la ciudadanía y otras cuestiones que desde la vida cotidiana buscaban respuestas.
Adela Cortina, en uno de sus trabajos realizados sobre este tema, plantea acerca del surgimiento de las mismas: ..."las éticas aplicadas nacieron por un imperativo de la realidad social que necesitaba respuestas multidisciplinares en sociedades moralmente pluralistas"...
Las respuestas a esta realidad social fueron viniendo primeramente de los distintos gobiernos, primero en Estados Unidos, más tarde en Europa y después en otros lugares. Se formaron comisiones de ética de diversos tipos (locales y nacionales), para hacer frente a cuestiones biomédicas, a problemas planteados por el desarrollo de las tecnologías, a temas referidos al buen gobierno de las empresas, a las actuaciones de los medios, etc. Su tarea consistía y consiste en elaborar documentos que contengan recomendaciones y orientaciones éticas, no de diseñar normativas legales.
Una segunda instancia social desde la que se demanda el uso de una ética aplicada, y que colabora en su elaboración, son los expertos de las distintas esferas sociales; ya que estos, por una parte, se encuentran ante problemas para los que no existen soluciones automáticas y necesitan ser consideradas con otros y por otro lado, también existen, muy a menudo, muchos con vocación, que desean revitalizar su actividad profesional, o sea, desean que se ejerza con dignidad y transparencia.
De este anhelo (la excelencia de la actividad) surgen los comités de hospitales, de empresas, de ámbitos profesionales diversos; la inquietud de algunos colegios profesionales por complementar el código deontológico con uno ético, la elaboración de códigos éticos, la petición de auditorías éticas; todo con el fin de forjar el carácter de excelencia de la actividad, que se forma con valores, principios y virtudes, no con el mero seguimiento de leyes.
Con respecto a esto Adela Cortina plantea que: ... "con todo ello no se trata de eludir las obligaciones jurídicas mediante códigos éticos corporativistas sino elaborar una autorregulación no corporativista, desde la experiencia de los especialistas y contando también con éticos y con representantes de los afectados por el ejercicio profesional: con "legos" en la materia"...
Por último, la opinión pública es otra de las instancias que reclama y que a la vez elabora respuestas éticas para cuestiones abiertas. Los ciudadanos exigen que se les respete en los diversos campos, que las distintas actividades estén a su servicio, puesto que son ellos los que dan sentido a la existencia de la comunidad; pero también van percatándose de que es preciso asumir responsabilidades y participar directamente en las distintas esferas bien como expertos en la materia o a través de la opinión pública.
La formación de las éticas aplicadas constituye una forma de saber y de actuar indeclinable, precisamente porque no han nacido por requerimiento de una sola instancia sino por la demanda de ciudadanos, políticos, expertos y éticos; pero también, hay que tener en cuenta que por haber nacido de exigencias de la realidad social, actualmente no son sólo disciplinas filosóficas, sino que forman parte de esta realidad, incorporándose a ella de distintas formas.
A partir de las características de este período y de las condiciones que se crearon es que surgen las primeras éticas aplicadas: bioética, ética y comunicación , ética económica y empresarial, ética del desarrollo, ética medioambiental la ética profesional y toda una amplia gama de reflexiones éticas acerca de fenómenos centrales en la vida humana.

La Business Ethics, "la ética de los negocios", como una de las variantes de la ética aplicada, aparece con fuerza en los Estados Unidos, aunque buena parte del mundo europeo la prefirió rotular como "ética de la empresa", tal vez porque el capitalismo norteamericano concibe a la empresa como un negocio de usar y si le conviene tirar, mientras que el europeo invita a entender la empresa como un grupo humano, que lleva adelante una tarea valiosa para la sociedad.

Esta idea de la nueva ética empresarial se extendió por Europa, América Latina y Oriente, aunque algunas personas se asombraban de la idea de ligar dos términos como "ética" y "empresa", olvidando que el fundador del liberalismo económico Adam Smith, era profesor de filosofía moral y creía que la economía era una actividad capaz de generar mayor libertad y por ende mayor felicidad; no es por apostar por el liberalismo económico, sino para recordar que la empresa industrial no surgió a espalda de valores éticos.

Tras los escándalos de corrupción en Norteamérica (Watergate, Lockheed, Gulf Oil, etc) y algunos parecidos en otros países como España, la sociedad recuerda que la confianza es un recurso demasiado escaso, cuando esta constituye la unión de los miembros de la misma, por lo que las empresas emblemáticas refuerzan la vigilancia sobre su propia conducta; tampoco podemos pensar que la ética se reduce a fenómenos de corrupción ni deja de ser importante cuando éstos disminuyen o desaparecen, más allá de las modas, la ética se impone como una necesidad.

Creer que la concepción de la ética empresarial se circunscribe básicamente al estricto cumplimiento de las normas legales y la adhesión a las regulaciones internacionales, es un pensamiento erróneo; debido a esto muchas compañías se ceñían a manuales que detallaban lo que los empleados podían o no hacer en ámbitos específicos, pero estos ámbitos en la ética empresarial se han expandido, porque ya no sólo abarcan la acción de una compañía respecto de cómo obedecer a la ley o tratar a sus empleados, sino además determinan la naturaleza y calidad de la relación que establece con sus inversionistas, clientes aislados, comerciales, proveedores, la comunidad, el medio ambiente e incluso las generaciones futuras.

Según uno de los especialistas de este tema, Domenec Melé, en los manuales de ética empresarial aparecen tres versiones sobre el modo como se relaciona ética y acción empresarial:

  • Economicismo limitado: tiene como criterio supremo maximizar beneficios, pero acepta como restricción cumplir la legalidad vigente y en algunos casos las exigencias sociales del entorno.
  • Dualismo racionalista: introduce la necesidad de justificar cada decisión mediante juicios éticos que se hacen partiendo de alguna teoría ética de corte racionalista que define qué es correcto.
  • Realismo moderado: al aceptar la capacidad humana de un conocimiento moderado de la realidad.

En la primera versión no se pretende tanto integrar la ética en las decisiones económicas como cumplir con lo que es legal o socialmente aceptable. Su limitación se localiza precisamente al reducir la moralidad a la legalidad o a las demandas sociales.

Ya en la segunda versión se trata de resolver, a través de teorías éticas, dilemas éticos, al señalar qué es éticamente aceptable y qué debe rechazarse; en esencia este conjunto de teorías parten de la idea de que la razón se orienta a buscar o crear principios o valores para actuar correctamente.

En la tercera y última clasificación se considera que la acción incide en las personas involucradas en ella desde la perspectiva de su desarrollo humano, de aquí que toda acción tenga un componente ético ya que toda acción sirve o daña a quienes reciben sus efectos y en primer lugar, a quien la realiza. En esta versión la ética empresarial no queda pues reducida a un instrumento normativo para resolver dilemas y situaciones cuestionables, sino que aparece como una orientación para cualquier acto.

El autor reconoce que en muchos manuales aparecen con frecuencia enfoques deontológicos, teológicos, o a partir de las virtudes, pero él se distancia de esa clasificación ya que a su juicio, la cuestión clave no es tanto la oposición: deberes – consecuencias – virtudes, sino el modo como se concibe la actividad empresarial y cómo pretende integrar la ética a la acción.

Concepciones teóricas de la ética empresarial

  • Relación ética y acción empresarial

En uno de sus estudios, Domenec Melé hace referencia a la incidencia que tienen en las relaciones empresariales, y a través de ellas, en los resultados, las actuaciones éticas y la calidad moral de las personas. Según él, estas actuaciones están dadas de diversos modos, que a continuación señalamos:

  1. Motivación para el trabajo.
  2. Sabiduría Práctica (prudencia).
  3. Cultura empresarial.
  4. La reputación o buena imagen.
  5. Generación de confianza.

La motivación por el trabajo, sin duda alguna, depende en gran medida del grado de satisfacción del trabajador, junto con el clima laboral, además de estar condicionada por la calidad humana de directivos y compañeros. Esta puede deteriorarse con la habladuría de compañeros y colaboradores, más que conocidos son los efectos negativos de: murmuraciones, críticas negativas, propagación de rumores falsos o pocos fundados, calumnias, desprecios, etc.

Cuando se habla de sabiduría práctica, se hace referencia a la prudencia en la toma de decisiones empresariales, acompañada de madurez de carácter, iniciativa y sentido de responsabilidad ante los acontecimientos y situaciones que se presentan. En los servicios, es deseable que todos los que trabajan sean un poco directivos y ello requiere de todas estas cualidades que hemos mencionado.

El tercer aspecto que se menciona, es decir, el desarrollo de una cultura empresarial, comprende conocimientos, experiencias, prácticas o modos de hacer habituales en quienes pertenecen a la empresa, sustentados en determinados valores y convicciones, por quienes la forman.

El autor destaca que la cultura empresarial incide en el modo de tomar decisiones y en el modo de actuar, o sea, que es algo dinámico, donde cada uno con su conducta induce cambios culturales.

También es conocida la importancia de la reputación o buena imagen ética para la captación de clientes. Según este mismo autor, el profesor D. Melé, es muy importante que exista la profunda convicción de que: ..."una buena reputación de lealtad y honradez en los negocios es uno de los principales activos empresariales, que todos los trabajadores deben fomentar con el máximo cuidado". Hay que tener bien claro que cuando una empresa actúa mal, ya sea incumpliendo sus promesas y pagos, no dando la calidad ofrecida de un producto, o simplemente dando un mal servicio, aparecen quejas, se crea mala reputación y caen las ventas.

Por último es conveniente reconocer, que la generación de confianza es mucho más que advertir una buena reputación; las grandes operaciones económicas, siempre requieren de cierta confianza, pues en algunos sectores quebrar esa confianza podría significar incluso quedar excluido del negocio.

Para esto se necesitan ciertos requisitos como: un trato más o menos prolongado; el testimonio favorable de un tercero que ya se conoce; tener relaciones que no sean puramente utilitarias, además de tener actuaciones éticas continuadas y una constante competencia profesional.

  • Teoría del Bien Común y los Stakeholders

Esta teoría sobre ética empresarial, es defendida por Antonio Argandoña, Profesor de Análisis Social y Económico para la Dirección en el IESE, Universidad de Navarra.

Según este autor la teoría de la responsabilidad de la empresa oscila entre dos extremos: uno, que reduce dicha responsabilidad a la consecuencia de beneficios máximos para sus accionistas y otro que amplia esa responsabilidad a una amplia gama de agentes con los que se relaciona la empresa (stakeholders), desde los propios accionistas hasta la comunidad local, la sociedad en general y el mundo entero, pasando por directivos, empleados y trabajadores, proveedores, clientes, grupos de intereses, sindicatos, competidores y otros muchos participantes.

Para los defensores de la Teoría del Bien Común, el principio, el sujeto y el fin de la sociedad y de todas las instituciones es y debe ser la persona humana, o sea, el bien común viene siendo:

"todo aquello que es bueno, que perfecciona a más de un ser, es un " bien común" a todos ellos (...) el conjunto de aquellas condiciones de la vida social que permiten a los grupos y a cada uno de sus miembros conseguir más plena y fácilmente su propia perfección."

De acuerdo con esta definición el bien común es el fin de toda sociedad, pues esta debe proporcionar a los individuos (con la cooperación de ellos mismos) la ayuda que necesitan para el cumplimiento de sus fines personales, pues el fin de la sociedad no es independiente del fin de sus miembros.

Argandoña hace una distinción en cuanto a lo que es: bien particular (cuando lo posee y lo disfruta una persona o un número limitado), bien colectivo (cuando lo posee la colectividad, pero no es participado por todos sus miembros, como es el caso de la vivienda estatal) y bien común o universal (cuando es comunicable a todos o participado por todos, al menos en potencia, todos pueden admirar la belleza, la verdad, todos pueden poseerla íntegramente, al menos los que pueden entenderla, no se puede excluir a nadie de su posesión y cada uno la puede poseer íntegramente, como algo personal); para que no exista confusión entre términos parecidos pero de significados diferentes.

El bien común de la sociedad sólo es superior al bien de la persona si respeta su dignidad y fluye de nuevo hacia ella, perfeccionándola.

Después de un análisis de lo que es "bien común" para la sociedad, podemos plantear lo que este autor defiende como bien común de la empresa:

..." es el cumplimiento de su fin como empresa la creación de aquellas condiciones que permitan a sus miembros la consecución de su fin individual (...) porque la empresa facilita la consecución de los fines de las personas de modo indirecto a través de su propio fin."

En la medida en que la empresa desarrolle ese bien común, todos participarán de él aunque de manera diferente y en proporciones diversas y todos de una forma u otra podrán beneficiarse como miembros de la empresa y como miembros de la sociedad.

Ahora bien, ¿qué se entiende por Stakeholders?, bueno según este autor, el cual a su vez asume el concepto brindado por R.E. Freeman , los Stakeholders son:

..." cualquier grupo o individuo que pueda afectar o ser afectado por la consecución de los objetivos de la empresa"...

Toda relación social llevará consigo una dimensión de bien común, es por esto que la lista de stakeholders se amplia para incluir clientes proveedores, bancos y sindicatos, la comunidad local, las autoridades, las asociaciones de intereses, los competidores y un largo etcétera, hasta abarcar a todos los hombres de todos los tiempos, por la unidad de la familia humana.

La teoría del bien común introduce un cambio importante en el enfoque tradicional de los stakeholders, ofrece una base suficientemente sólida, así como medios para desarrollar en cada caso concreto los derechos y deberes de esos partícipes, en función del bien común de la empresa, de la peculiar sociedad que se cree entre empresa y stakeholders, y de la sociedad en conjunto.

Dentro de estas teorías tenemos varios autores que las defienden, pero cada uno desde su perspectiva; tal es el caso de José Luis Fernández, quien lo hace desde la perspectiva de la Responsabilidad Social y los Modelos de Empresa.

Este autor comenta que la falta de moralidad en el mundo de los negocios obedece a la carencia de ética de la organización, lo que apunta a una falta de cultura empresarial, y al modelo mental que tenemos sobre el paradigma de empresa.

..."En el ámbito anglosajón se empieza a conocer un nuevo modelo de empresa, empresa ciudadana."

El objetivo de una empresa, según José Luis Fernández es avanzar sobre algo seguro en el camino hacia la institucionalización de unas prácticas más éticas en el mundo de las negociaciones, lo que se trata es de crear valor, generar riquezas, optimizar las inversiones, pero no de cualquier forma y a costa de lo que sea; sino, por el contrario, desde el exquisito respeto al buen hacer y desde la atención prudente al impacto de la dimensión social y medioambiental, de las consecuencias de las acciones, o sea con una consciente responsabilidad social.

..."ser socialmente responsable no significa sólo cumplir plenamente las obligaciones jurídicas sino también ir más allá de su cumplimiento, avanzando voluntariamente hacia nuevas exigencias, mayor inversión en capital humano, mejor relación con los interlocutores, mayor respeto al medio ambiente"...

Se trata de aspiraciones éticas, de propuestas axiológicas, de requerimientos morales que de verdad resultan decisivas para la supervivencia de la propia empresa y para su posterior desarrollo.

Otro de los autores que defienden la idea de la Responsabilidad Social de las empresas, es Carlos Llano autor de diversas obras, quien concibe la persona originaria y destinataria de la moralidad, por ello considera que la ética debe elaborarse desde y para la persona. Según este autor dentro de esta sociedad contemporánea juega un papel muy importante la empresa, pues este la define como:

"la empresa es una comunidad de personas en donde la condición de ser persona, prevalece sobre cualquier otra condición, incluso la condición que se deriva de su pertenencia a esa comunidad que llamamos empresa. Esto es válido para cualquier tipo de comunidad"... A su vez caracteriza a la empresa como:

..."la empresa en cuanto a comunidad de personas, tiene su eje en la característica racional de las personas y su tarea principal es lograr la síntesis, armonía y hasta potenciación de todos los intereses de las personas que la constituyen"...

A partir de esto podemos darnos cuenta que la comprensión de la empresa como comunidad de personas nos obliga a entender que las empresas se rigen más que nada por las leyes y principios que se derivan de las personas, y que estas tienen más respeto de su pertenencia a la empresa, y en general, más respeto de cualquier pertenencia en la que se incluyan y cualquier actividad que emprendan.

Carlos Llano hace una distinción entre los distintos niveles de personificación de las actividades realizadas en la empresa o en torno a la empresa:

1. La personificación del trabajo directivo. (por la estrecha relación con el sujeto que lleva a cabo este trabajo)

2. La personificación del trabajo operativo. (por la estrecha relación que este trabajo guarda con el operario, aunque no es una relación total, ya que el trabajo operativo se encuentra estrechamente vinculado con el objeto sobre el que se opera.)

3. La personificación del inversionista o capitalista. ( por cuanto la vinculación de las inversiones con la persona que invierte no desaparece nunca)

4. La personificación del acto de comprar en relación no ya con quien compra (que correspondería al primero o segundo grado), sino en relación con a quien compramos, es decir, la persona del proveedor, y la personificación del acto de vender en relación con quien vende.

Para este autor el concepto de responsabilidad resulta clave en la actual dirección de las empresas, pues la dirección consiste en la atribución de responsabilidades y en procurar que los hombres se hagan responsables de las funciones que se les asignan.

..."la responsabilidad es una propiedad inherente a la libertad"...

Este reconoce que la moral de la responsabilidad, o sea, la que para él lleva el peso en la empresa, requiere abarcar cuatro tipos de responsabilidades:

  • La responsabilidad consecuente(consecuencias de la acción).
  • Responsabilidad antecedente (la de los principios).
  • Responsabilidad congruente (de los proyectos y actos anteriores de mi vida).
  • Responsabilidad trascendente(de la misión a la que con mi vida he sido destinado).
  • Teoría sobre el Carácter Moral del Trabajo.

María de Los Angeles Gutiérrez Lapi es la autora que defiende esta teoría, de acuerdo con la cual, la ética del trabajo en la empresa se encuentra en:

..." la labor en equipo, acepta y busca la sensibilidad de los demás, requiere la capacidad de saber escuchar y estar dispuesto a cooperar en equipo, y esto tiene la ventaja de que el grupo unido tiene mayor resistencia a los problemas de la empresa"...

Este planteamiento no hace más que demostrar que una relación éticamente correcta entre varias personas, hace que dicha relación sea más sólida y duradera.

..." dos marchando juntos consumen menos energía que dos luchando entre ellos; y eso, que duda cabe, es un principio de economía ética"...

El trabajo es un medio de socialización, un mecanismo a través del cual el hombre consigue los bienes que propician su supervivencia y a la que entrega su fuerza; el hombre dignifica su trabajo pero es la empresa la responsable de mandar cordialmente y trabajar filialmente, ya que la falta de horizonte es la desaparición de cualquier perspectiva, el fin del hombre mismo, y por consiguiente, el desvanecimiento del proyecto común; en fin, la empresa es responsable de la dignidad del trabajo, de que existan relaciones éticas entre los miembros que en ella radican, y en principio de una economía ética.

  • Teoría de la empresa ética, regida por la transparencia.

Esta teoría es defendida por Carles Ráfols, Ingeniero Técnico industrial, la cual se basa en que en la sociedad de la información sólo una empresa ética, es decir regida por el principio de la transparencia, logrará una sólida implantación en un mercado que cada vez será más global.

..."La empresa ética es la empresa del futuro por razones de dignidad humana, de lógica empresarial en la globalización y de extensión del conocimiento"...

Hay procesos en la sociedad civil que llevan a la mejora de las empresas tanto en el ámbito tecnológico como a nivel de su exigencia ética. Cualquiera que adquiere un producto tiene derecho a una serie de garantías técnicas, empezando por una completa seguridad de que el producto que ha adquirido funcionará. Y de la misma manera que se va produciendo una verificación tecnológica certificada con criterios objetivos, se habrá de ir avanzando en la idea de una ética con criterios de transparencia, porque la apuesta ética implica la forma de calidad industrial y tecnológica que desarrolla mecanismos de confianza en el mundo actual.

..."Una ética basada en el principio de transparencia actúa a un doble nivel. Responsabilidad, autoridades y relaciones han de ser transparentes, pero además hay que tener en cuenta que el principio de transparencia exige tener claro quiénes son las partes interesadas, estas pueden ser internas (los que trabajan en la empresa), externas (consumidores, proveedores, accionistas, financieros, y comunidad local, entre otras), o simplemente, ausentes (generaciones futuras a quienes la actividad presente de la organización puede producir alguna carga)"...

Obviamente una empresa no tiene por finalidad la ética, sino el beneficio, que recompensa el trabajo de mucha gente en común, pero sin ética no hay empresa consolidada, esta en definitiva permite obtener beneficios, expulsando del mercado a los tramposos; y por lo tanto, sea en forma de reglas de buen gobierno como en códigos éticos, se necesita transparencia porque da seguridad al inversor, confianza al mercado y consolida los derechos de los trabajadores y de la sociedad en general.

..."La " Empresa ética" significa un paso hacia delante en la dirección de la extensión de derechos que lleva aparejada una sociedad de la información. Es un proceso de exigencia evolutiva que recorre la honestidad en el proceso de producción, que actúe con criterios de sostenibilidad y respeto al medio ambiente. Los principios éticos fundamentales en la concepción de la empresa ética son:

1.Transparencia que llega a todas las partes interesadas.

2.Información comprensible. Se entregará a los interesados de manera inteligible y comprensible, con la frecuencia necesaria.

3.Implementación con acciones concretas del código de ética de conducta.

4.Mejora continua en el ejercicio de la responsabilidad ética, social y medioambiental.

5.Posibilidad de verificar los datos del sistema de gestión ética".

  • Teoría sobre la Gestión de las Empresas Éticas.

En el plano académico existen concepciones teóricas diferentes, veamos la concepción de

Irene Samper Ratés, autora que afirma que la gestión ética va inherente a la gestión por valores, institucionalizada a través de medios tales como:

  1. Declaración de valores corporativos
  2. Códigos de conducta empresarial
  3. Balance social
  4. Mención del cumplimiento de códigos éticos en informes anuales
  5. Comités de ética
  6. Programas de formación en ética empresarial
  7. Figuras como el "Defensor del cliente", "Defensor del inversionista", etc. Garantizando los derechos y obligaciones de los sujetos.

El sistema para la gestión ética debe formar parte del sistema de gestión de la empresa. Gestionar una empresa bajo criterios éticos implica en un primer estadio medir la capacidad humana de la propia empresa.

Existen normas certificables y evaluables de la gestión de empresas éticas pues estas son producto de las necesidades de la sociedad, en relación con los comportamientos sociales, económicos y medioambientales de la mismas.

Estas normas abarcan las áreas de gestión de la empresa y se basan en:

  1. Área de alta dirección
  2. Área de relaciones con los clientes
  3. " de relaciones con los proveedores

4. " de relaciones con el personal propio de la empresa

5. " de relaciones con el entorno social

  1. " de relaciones con el accionista
  2. " de relaciones con la competencia
  3. " de relaciones con los administradores

 

Tendencias en que se ha desarrollado la ética empresarial.

Después de la explosión de la necesidad de la ética en las empresas, ésta se va ha desarrollar en tres líneas direccionales:

  • La creación de las ONG por todo el mundo alrededor de la importancia de la

conducta ética de ciudadanos, empresarios, directivos y organizaciones.

En este período se crean instituciones y organizaciones, expresión de las inquietudes humanas al respecto. El GCEB grupo de consejeros para la ética en la biotecnología (Bruselas,1991); el CIB comité internacional de bioética (UNESCO,1992); la EBEN asociación española de ética de la economía y de las organizaciones (Madrid,1987); la ETNOR fundación para la ética de los negocios y las organizaciones (Valencia,1994);la fundación EPSON (Barcelona,1998); el Instituto de Tecnoética, centro de estudios sobre tecnología y humanismo (Barcelona,1998 ); así como la red iberoamericana de Ética de los negocios y las organizaciones (Colombia,1999) a la que se encuentran incorporados Colombia, México, Venezuela y Ecuador.

  • Las publicaciones (periódicos, revistas y libros dedicados al tratamiento ético de

los grandes imperativos de la existencia humana).

Ejemplo de esto encontramos en la obra de T.J Peters y R.H Waterman, con el título de: "In Search of Excellence", en el año 1982, donde se solicitaba como tesis fundamental la importancia de los valores éticos expresados en respeto a las personas, en la disposición de ponerse al servicio de los demás, que constituía la clave para obtener buenos resultados en una empresa. A lo largo de esta obra se reafirma la idea de que comportarse de modo ético dentro de la empresa representa de alguna manera ganancias y resultados a largo plazo.

Otro de los criterios relacionados con la ética empresarial es expresado por Robert C. Bolomon, en sus obras "Above the bottom line" y "It’s good business", en las que defiende que la empresa tiene obligación no sólo con el accionista, sino también con el consumidor y la comunidad, en tanto que su objetivo es el de ofrecer servicios de calidad al público sin perjudicar a la sociedad.

Faith Popcorn, en su obra " Lo que vendrá" plantea que:..."sugiere el comportamiento continuado al cliente, destacando que el futuro está en la explotación de los recursos culturales, la guerra del ecológico y reacción intelectual".

Norman Bowie en "Bussiness ethics" destaca la dialéctica de responsabilidad y fidelidad que debe existir entre el empresario y el asalariado.

En España, Adela Cortina, quien se reconoce por su dedicación desde hace algunos años al estudio de este tema, escribe un libro clave para la comprensión y el estudio de la ética empresarial: "Ética de la Empresa"; tanto en esta como en otras publicaciones de la autora, se propone aplicar una ética cívica que significa autonomía, solidaridad, tolerancia activa al ámbito empresarial, entendido este como modelo comunitario; y demostrar las claves de la nueva cultura empresarial.

Otros pensadores como Charles Hampden Turner (Universidad de Cambridge) y Alfons Trompenaares (Centro de Estudios de Negocios Internacionales de los Países Bajos), en su libro "Las siete culturas del capitalismo", publicado en 1995 destacan el papel del valor en la producción y en la empresa en diversos países, con la tesis: "los productos no pueden ser mejores que los procesos y los valores humanos comprometidos en su fabricación. El empresario también aporta su grano de arena".

Así también el economista Jeremy Rifkin en "La era del acceso", considera que los negociantes tienen que entender que el dinero ya no está en la intermediación sino en el servicio continuado al cliente y que la guerra del siglo XXI será por la explotación de los recursos naturales así como que este siglo XXI, será el siglo de la cultura.

La ética de los negocios también tiene sus críticos: Milton Friedman, quien en su distinguida obra "The social responsability of bussiness is to increase its profits" cree que "la responsabilidad del directivo empresarial es la de maximizar beneficios y no la de participar en proyectos comunitarios"; Gilles Lipovestsky ("El crepúsculo del deber") afirma que en la empresa la ética funciona como "lifting" e instrumento de gestión de la marca; Alistair Mcalpine ("El nuevo Maquiavelo") aconseja al empresario que aplique directamente los consejos de "El príncipe".

  • La inserción académica curricular.

Cualquier iniciativa para reforzar la conciencia valórica, en cualquier etapa de la vida, no es nunca extemporánea. Sin duda, invertir en que los futuros profesionales y ejecutivos tengan más claros los conceptos y los límites entre lo que es y lo que no es correcto, es relevante para asegurar liderazgos capaces de predicar con el ejemplo. Más que nunca, los hombres de empresa se ven enfrentados a tomar decisiones en escenarios que cambian vertiginosamente y en que se superponen visiones culturales que a veces parecen irreconciliables. Abordar esos desafíos con responsabilidad moral no es tarea fácil y requiere preparación.

Ciertamente, los valores éticos deberían enseñarse desde los primeros estadíos educativos y en el ámbito familiar. La sociedad toda debería jerarquizarlos y cultivarlos; haberlo hecho

así es parte de la explicación principal de por qué un país como Finlandia no tiene corrupción y es el líder mundial de la tabla de Transparencia Internacional, lo mismo sucede con el bloque de países nórdicos (Noruega, Suecia, Dinamarca e Islandia); esto no quiere decir que la responsabilidad de las escuelas o facultades donde se preparan gerentes no sean claves para la formación de estos valores éticos. Por otra parte, no se trata solamente de enfatizar que no se debe caer en corrupción; también hay que educar para la responsabilidad social empresarial, según Bernardo Kliksberg, quien dirige la Iniciativa Interamericana de Capital Social, Ëtica y Desarrollo y preside la cátedra de honor de Gerencia Social para el Desarrollo Humano en UBA/FCE-PNUD, la enseñanza de la ética debe ser tratada de la siguiente forma:

..."No se trata de dictar una materia más que se llame ética para calmar la conciencia. La enseñanza de la ética debe transversalizarse. En cada área temática deben examinarse dilemas e implicancias éticas."...

La cultura ética empresarial, como objeto de estudio en las carreras profesionales, está tomando una fuerza cada vez mayor en las facultades de las universidades de más prestigio a nivel mundial.  

Las razones para este vertiginoso crecimiento pueden resumirse en dos; primero, la ética está presente en todos los aspectos de la vida humana pues es una forma de asegurar la confianza entre las personas y de contribuir a la armonía social, y   segundo, la ética empresarial puede ayudar a las compañías a cumplir sus compromisos con la sociedad y contribuir a que éstas se constituyan en un modelo de valores para la comunidad en general.

Este contexto pretende generar una reflexión ética en los participantes, fortalecer su capacidad de análisis y argumentación de sus comportamientos éticos, fomentar la concientización de sus compromisos como ciudadanos e incentivarlos a ser multiplicadores de una forma de vida que fomente la honestidad, la confianza y el respeto hacia sí mismos y hacia los demás.

Diferentes universidades del mundo han iniciado este proceso de inserción de la ética en las distintas carreras universitarias. El profesor Carlos Llano Cifuentes, en su libro" El nuevo empresario en México", (1994) reseña las distintas universidades que iniciaron la enseñanza humanista de la cultura ética: .."La propuesta Matsushita en Japón, la Treviño en México, la Bemowski en EUA, la Brolkstra en Holanda y la Llano en México".... La propuesta de Carlos Llano abarca cinco características de la enseñanza de la cultura ética:

-Polivalencia cultural.

-Mayor profundidad en la dimensión ética de la enseñanza.

-Interdisciplinariedad.

-Incremento en la aplicación de los avances cibernéticos.

-Multivalencia idiomática.

Todas estas características las valora desde la dimensión ética de cada una de ellas en función de la idea del hombre que la universidad ha de desarrollar.

Después de los escándalos ocurridos tanto en los Estados Unidos como en el resto del mundo, las publicaciones académicas han estado respondiendo a títulos encaminados a la defensa de la ética empresarial, tales como: Filosofía y Asuntos Públicos (Princeton) o Periódico de Filosofía Aplicada (Universidad de Surrey).

Por otra parte el instituto de Tecnología de Illinois ya cuenta con un Centro de Estudio de la Ética en las Profesiones, mientras que la Universidad de Maryland tiene su Centro de Filosofía y Política Pública. En estos centros de aprendizaje han aumentado los cursos y las conferencias, durante la década de los setenta se crearon 322 cursos de ética empresarial. Sus alumnos se han dado cuenta que la capacitación analítica de la ética puede ser ventaja en los negocios, se dice que aparte de los estudiantes de matemáticas los de filosofía son quienes obtienen mejores resultados en los exámenes de las escuelas de administración y comercio, mejores inclusive que quienes estudian economía, comercio u otras materias profesionales.

En la escuela de comercio para graduados de Harvard, por ejemplo, los filósofos dictan conferencias sobre contaminación, medidas de seguridad para el consumidor, los derechos de los empleados y la ética comercial internacional. Respondiendo a la demanda de alumnos y profesores, esta Universidad lanzó un curso en profundidad sobre ética llamado "Liderazgo, gobernabilidad y rendición de cuentas", además de que está pidiendo a los aspirantes contestar en sus ensayos cómo tratarían un dilema ético.

La Universidad de Columbia, por su parte, adoptó un ambicioso currículo ético obligatorio, además de ofrecer cursos electivos y plantear el estudio de problemas éticos en diversas materias, y así programa analizar preguntas como: ¿es ético vender productos legalmente permitidos pero peligrosos? o ¿al fijar precios no se deberían utilizar criterios de juego limpio?

Otros de los centros donde se inculca la enseñanza humanista desde una perspectiva cultural ética son la Universidad de Marlynd, la cual obliga a todos sus estudiantes a visitar las prisiones y entrevistarse con los reclusos condenados por delitos de estafa; y la Facultad Wharton, de la Universidad de Pensilvania, la que requiere que todos sus estudiantes tomen un curso de ética y ha ampliado las lecciones de esta materia desde el año 19991.

En España la Universidad de Barcelona, la Universidad Pontifica de Comillas en Madrid y la Universidad de Valencia, llevan la delantera en este empeño, y por último, en América Latina la Universidad Alberto Hurtado de Chile, la Universidad del Rosario en Colombia, el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa en México, y la Universidad de Córdoba en Argentina, son ejemplos de la inclusión de estos temas en distintas carreras.

Por supuesto que esta enseñanza de la ética en las distintas Universidades del mundo ha tenido sus limitaciones a lo largo de estos años. En el caso europeo existe un autor, Ildefonso Camacho, que ha definido estas insuficiencias en la docencia en cuatro aspectos fundamentales.

  1. Atender más a la figura del ejecutivo que la realidad de la empresa (parte de la concepción de la empresa como organización y directivo como sujeto capaz de liderear este proceso).
  2. Falta de crítica del sistema económico global.
  3. Falta de análisis del entorno y de interés por las relaciones con él, incluido el contexto social, cultural y político.

4. Escasa atención a las relaciones con la administración pública.

Para Ildefonso, a pesar de que se han incorporado estos temas sobre ética empresarial en las distintas carreras universitarias, siguen existiendo problemas de concepciones en cuanto al papel de la empresa con y para la sociedad y sus miembros, incluso la función que cumple el simple trabajador y no el directivo en esta encomienda.

En América Latina también existen estudiosos del tema que se han preguntado si es correcta la forma de enseñar la ética en las distintas instituciones educacionales, tal es el caso de Francois Vallaeys, quien plantea que:

..." se trata de reenseñar el respeto por "los seres" en una época no animista ni religiosa. Se trata de abandonar una visión técnica del mundo como un algo "a disposición" del poder de la tecnología y del querer humano, un algo neutral "manipulable" a voluntad"...

La Universidad en su papel de formación de los futuros profesionales de la sociedad tiene que poder relevar y resolver este desafío, aunque hay que tener en cuenta que estas aún no están preparadas para enfrentar esta situación pues existen fuerzas reactivas muy poderosas dentro de ellas que representan cierto freno al cambio.

Según Vallaeys, dentro de estas fuerzas reactivas encontramos:

  1. La fragmentación de los saberes, basada en una organización universitaria por carreras y especialidades, que dificultan mucho la práctica de la inter y transdisciplinariedad, que necesita el enfoque de capital social, ética y desarrollo.
  2. La presión mercantilista de la sociedad actual que sólo vende a los jóvenes el éxito personal de competidor contra los demás como modelo de vida.
  3. La colaboración de la mayoría de las universidades con este modelo mercantilista que terminan dirigiendo los esfuerzos académicos y de investigación hacia la colocación de la mayoría de sus estudiantes en los mejores puestos de trabajo, siendo el mercado el que fija el prestigio de la universidad.

A pesar de existir estas insuficiencias, se ha demostrado que la enseñanza de la ética en las distintas universidades, es necesaria y beneficiosa, por lo que estos autores, no se han quedado en el mero hecho de criticar y resaltar los errores, sino que han dado posibles soluciones y recomendaciones al problema.

 

ldefonso Camacho defiende la opción de enseñar la ética de tres maneras distintas:

  1. Lo cual tiene algunas ventajas, como el reconocimiento de la ética como una disciplina científica.

  2. La ética empresarial como asignatura obligatoria.
  3. La ética como asignatura optativa.

Esto permite que los que matriculen en ella lo hagan porque un interés positivo por abordar este tipo de reflexión. En este caso, la motivación del alumno, quien libremente viene a pasar el curso, permite que se trabaje de forma eficaz y gratificante.

3. La consideración ética de los problemas es incorporada a todas las asignaturas, como forma de integrar lo ético a la realidad.

En el caso de Francois, en América Latina, este se acoge a la idea de que no es simplemente el agregar un pequeño curso de ética y desarrollo en el curriculum universitario lo que resolverá el problema sino de la posibilidad de concebir un nuevo paradigma del saber que pueda servir de eje para pensar un desarrollo económico y social más ético.

..." cursos que conscientemente o no dicen lo contrario de lo que la moral nos enseña, desde unos enfoques de nacionalidad técnica, pragmática, instrumental y estratégica. Esta táctica del curso de ética como " parche" o como remedio para darle buena conciencia al decano de la Facultad de Economía o Administración, no resuelve de ninguna manera el problema. (...) El reto teórico y práctico es entonces de demostrar a los estudiantes que lo ético es eficaz, y que las estrategias inmorales terminan siempre siendo muy ineficientes y dañinas."

La formación moral en la universidad pide el diseño de una propuesta educativa global, que cubra todos los aspectos de la vida académica y organizacional, y la mayor atención a lo que hacemos y promocionamos sin darnos cuenta, a través de nuestras actitudes, teorías y organizaciones colectivas.

..."Sólo la sintonía entre las informaciones y teorías transmitidas en clase, la forma de transmitirlas y la organización general de la institución donde se transmiten, asegurará una coherencia global de la enseñanza para una formación moral integral del estudiante".

Desde el punto de vista pedagógico este autor defiende que: ..." el problema no se puede simplificar practicando una lógica disyuntiva (cursos teóricos, cursos técnicos, cursos de ética) sino considerar que cualquier acto educativo tiene ya siempre de por sí una dimensión valorativa, es decir, una cierta intención de promocionar (implícita o explícitamente) qué se debe y qué no se debe, qué tiene que ser valorado, qué cosa y qué actitud son legítimas y cuáles no, etc. Más útil es examinar que valores son espontáneamente promovidos por el tipo de vida cotidiana, organización y enseñanza que practica una universidad"...

Las éticas aplicadas surgen en la década del 70 del siglo pasado y con ella nace la ética empresarial, la cual se ha venido desarrollando en tres líneas principales: la creación de ONG; las publicaciones y la inserción académica curricular.

La cultura ética está sustentada por numerosas teorías y se has venido enseñando en las universidades de tres maneras fundamentales: como asignatura obligatoria, como asignatura optativa y de manera trasversal a través de diferentes asignaturas.

Bibliografía

Alcántara, Juan Félix. Manual de Ética Empresarial/ Juan Félix Alcántara.--

Santiago de los Caballeros: Editorial PUCMM, 1994.- 200p

Allaire, Iván. "How to implement Radical Strategies in Large Organizations". Tomado

de: http://www.bombardierchair.ca/html-f/Publications/html/publications.htm .3

de marzo del 2004.

Álvarez Rodríguez, José. El análisis deun modelo de educación integral/ José Álvarez

Rodríguez.- -España: Editorial Universidad de Granada, 2001.- - CD, Formato

electrónico.

Álvarez de Zayas, Carlos. Didáctica la escuela en la vida/ Carlos Álvarez de Zayas.-- La

Habana: Editorial pueblo y educación; 1999.-- 90p

Argandoña, Antonio. La teoría de los Stakeholders y el Bien Común/ Antonio

Argandoña.-- Barcelona: IESE. Universidad de Navarra, 1998.-- 14p

Bowie, Norman E. Business Ethics. A Kantian Perspective/ Norman Bowie.--

Oxford: Blackwell, 1999.--741p.

Camacho, Ildefonso. Ética empresarial: "Reflexiones desde y para la docencia".

Papeles de Ética, Economía y dirección./Ildefonso Camacho. - - España: IESE, 1999.- -

13p

Cortina, Adela. Las tres edades de la ética empresarial. Tomado de:

http://www.chile-hoydelecon.trab/001130.ética.htm . Septiembre del 2004.

Cortina, Adela. La dimensión pública de las éticas aplicadas. Revista

Iberoamericana de Educación (España); (29): 10, mayo – agosto del 2002.

Cortina Adela. Ética de la empresa/ Adela Cortina. --España: Editorial Trotta,

1994.- -150p

Cuba. Ministerio de Educación Superior. Plan de Estudio C’ de la especialidad de

Economía/MES.- -La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2003.- 115p

Cuba. Ministerio de Educación Superior. La Universidad que queremos/MES.--La

Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2004. - -4p

Díaz Machado, Kissimira. Propuesta de inclusión de conocimientos ético

empresariales en la especialidad de Economía/ Kissimira Díaz Machado; Isabel

Pérez Cruz, Tutor.- Trabajo de Diploma; UCF (CF),2004.- 103h

Denis Santana, Lourdes. Clasificación de las teorías sobre ética y valores. Tomado de:

http://denissantana.tripod.com/linea/doc2a.html .. 9 de diciembre del 2004.

Del Rincón, D. Técnicas de investigación en Ciencias Sociales/ D. Del Rincón, Arnal, J., La

Torre, A. y Sans, A.-- Madrid: Dyckinson, 1995. -- 348p

Dueñas Rodríguez, Francisco Amado. Diferencias entre ética y moral. Tomado de:

http://www.monografias.com/trabajos6/etic/etic.shtml#proble . 6 de diciembre del 2004.

El Perfeccionamiento Empresarial en Cuba.- -La Habana: Félix Varela, [199?].- -198p.

Engels, Federico. Ludwing Feurbachy el fin de la Filosofía Clásica Alemana. T II/ Federico

Engels.-- Moscú: Editorial Progreso, 1955. - -400p

Ética. Historia En: Enciclopedia Encarta Electrónica, 2002.

Fear R. La entrevista de evaluación/R. Fear.-- Buenos Aires: Piados, 1979.-- 31p

Fernández, José Luis. Ética, Responsabilidad social y Modelos de Empresa/José

Luis Fernández.-- Madrid: Universidad Pontificia Comillas, 1999.--4p

Friedman Milton. The social responsability of bussiness is to increase its profits. Tomado

de: http://www.ideared.org/doc/research_CSR.pdf , 4 defebrero de 2004

Fuente, Homero. Curso de Diseño Curricular/ Homero Fuente, Ulise Mestre.--

Santiago de Cuba: Universidad de Oriente,1997.- -26p.

Gorosquieta, Javier. Ética de la empresa. Teoría y Casos Prácticos/ Javier

Gorosquieta.-- España: Ediciones Mensajero, S.A,1999.- -438p

Guevara de la Serna, Ernesto. El Socialismo y el hombre en Cuba. Escritos y

discurso/Ernesto Guevara de la Serna. --La Habana: Editorial Ciencias Sociales; 1985.--280p

Gutiérrez Lapi, María Ángeles. Acoso moral: ahogados en el trabajo/María Ángeles

Gutiérrez Lapi.- -Barcelona: [sn], 2002.—56p

Hampden- Turner. Las siete culturas del capitalismo. Cómo crean su riqueza las mayores

potencias económicas del mundo./ Charlesy Alfons Trompenaares Hampden- Turner.—

Buenos Aires: Javier Vergara, TECNOR, 1995.--582p.

Kliksberg, Bernardo. Los cursos de ética y responsabilidad social en las universidades son

indispensables. Tomado de: http://www.lanacion.com.ar/04/03/28/de_586844.asp , 5 de octubre del 2004

La filosofía baja de las nubes. . 5 de julio del 2004.

Lenin V.I. Obras Completas/ V.I Lenin, Karl Marx.- Moscú: Editorial Progreso, 1981.- t 26.

Lecciones de Filosofía Marxista Leninista/Felipe Sánchez Linares. [et.al].-- La Habana:

Departamento de Marxismo Leninismo, 1991.--200p

Llano Cifuentes, Carlos. El nuevo empresario en México/Carlos Llano Cifuentes.--

México: Nacional Financiera. Fondo de Cultura Económico, 1994.—280p

Llano Cifuentes, Carlos. Dilemas éticos de la empresa contemporánea/Carlos

Llano Cifuentes.-- México: Fondo de cultura económica; 1997.-- 300p

Martínez Lantada, Marta. Metodología de la Investigación Educacional. Desafíos y

polémicas actuales/ Marta Martínez Lantada. - - La Habana: Editorial Félix Varela, 2003. - - 267p

Marx, Carlos. Tesis sobre Feurbach: Obras escogidas en tres tomos, TI./ Carlos Marx. - -

Moscú: Editorial Progreso, 1974.- -3t

Marx, Carlos. Manuscritos Económicos y Filosóficos de 1844/ Carlos Marx.-- La Habana:

Editorial Pueblo y Educación, 1973.- -113p

Melé, Domenec. Ética en la Dirección de Empresas/ Domenec Mele.- -Navarra:

Ediciones IESE, 1997.- -139p

Melé, Domenec.Informe sobre la ética empresarial. Prólogo Publicado en castellano con el

título "Cultura y ética empresariales". Boletín del Círculo de Empresarios (España) (50): 140, 2do trimestre de 1990

Melé, Domenec. Tres versiones de la ética empresarial/ Domenec Melé.--

Barcelona: IESE, 1999.--12p.

Montes de Oca Rercio, Nancy. La formación y desarrollo de habilidades en el proceso

docente-educativo. Tomado de: http://www.monografias.com/trabajos15/habilidades-

docentes/habilidades-docentes.shtml#, 24 de febrero del 2005

Osorio Rojas, Ricardo Arturo. Método Intuitivo y Método Científico. Tomado de:

http://www.nodo50.org/sindpitagoras/cientifico.htm. 10 de febrero del 2005.

Peters, Thomas J. In search of excellence. Tomado de:

http://mail.udlap.mx/id114365/tarea3 , 12 de febrero del 2004.

Popcorn Faith. Lo que vendrá. Boletín de Lecturas Sociales y Económicas (Argentina) a1;

(1): 18 - 23, octubre, 1994.

Portieles, Berta. Enseñanza de la historia y formación humanística del Ingeniero

Mecánico: Una propuesta de programa. / Berta Portieles; Miguel Pulido

Cárdenas, Tutor.- Tesis de maestría; Universidad de Cienfuegos(Cfgos), 2002.- 87h: ilus.

Ráfols, Carlos. "Ética en las empresas o empresas éticas?" Avanzando en una

implantación contradictoria/ Carlos Ráfols.—Barcelona:[sn], 2002.—63p

Ramos Serpa, Gerardo: Acerca de la formación humanística del profesional

universitario. Revista Cubana Educación Superior (la Habana); (3):45 - 51, 1998.

Rifkin, Jeremy. La Era del Acceso/ Jeremy Rifkin.- Madrid: Editorial Paidos, 2000. 366 p.

Rodríguez Cotilla, Zoe. Programa de la Disciplina Gestión del Proceso Empresarial,

Licenciatura en Econmía/Zoe Rodríguez Cotilla.-- Ciudad de la Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2003.- - 9p

Rodríguez Córdoba, María del Pilar. Cátedra Ethos. Tomado de

http://intranet.manizales.unal.edu.co/d_academica/catedra_ethos.htm . 27 de octubre del 2004.

Rodríguez, Gregorio. Metodología de la Investigación Cualitativa/ Gregorio Rodríguez,

Javier Gil, Eduardo García.- - Santiago de Cuba: [sn], 2002.- - 35p

Roig, Arturo Andrés. El humanismo y el Antidogmatismo del Che Guevara.

Contracorriente (La Habana); (8): 29-33, Abril, Mayo, Junio de 1927.

Samper, Irene. La ética en la empresa: depende de mí/ Irene Samper. - -Barcelona: [sn],2002. - -66p

Seeger, Maia. Ética empresarial: un buen negocio. Tomado de :

http://www.empresa.orq/español/noticias/entre0.2.htm ,26 de marzo del 2003.

Selección de Lecturas sobre Investigación Acción Participativa .- - La Habana: CIE

Graciela Bustillos, 1999.- - 88p

Sierra, F. Técnicas de investigación en sociedad, cultura y comunicación/ F. Sierra.--

México: Addison Wesley Longman, 1998.- - 227p

Urrutia Torres, Lourdes. Metodología de al Investigación Social. Selección de lecturas/

Lourdes Urrutia Torres, Graciela González Olnedo.- -La Habana: Editorial Félix Varela,

2003.- -251p

Vallaeys, Francois. Enseñar la ética y el desarrollo en la Universidad en la era planetaria.

Tomado de: http://www.iadb.orq/etica/documentos/bovalorien.htm , 10 de noviembre del 2004.

Vallaeys, Francois. Orientaciones para la enseñanza de la Ética, el Capital Social y el Desarrollo en las Universidades Latinoamericanas. Tomado de:

http://www.iadb.orq/etica/documentos/bovalorien.htm .,10 de noviembre del 2004 Vitale, Ma. Cecilia. La investigación educativa. Tomado de:

http://www.investigacion/tecnologiaeducativa.htm , 5 de marzo del 2005

Zilberstein Toruncha, José. Preparación integral pedagógica. Tomado de:

, 24 de febrero del 2005.

 

MsC Isabel Pérez Cruz

Profesora del dpto de Estudios socicoculturales. Facultad de Humanidades


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Administracion y Finanzas

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda