Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Ética para Amador




  1. Resumen
  2. De que va la ética
  3. Órdenes, costumbres y caprichos
  4. Haz lo que quieras
  5. Date la buena vida
  6. ¡Despierta, baby!
  7. Aparece Pepito Grillo
  8. Ponte en su lugar
  9. Tanto gusto
  10. Elecciones generales
  11. Epílogo. Tendrás que pensártelo
  12. Apéndice: diez años después: ante el nuevo milenio

RESUMEN

Nunca se piensa en la política como algo ético, pues en la mayoría de los casos quienes la ejercen piensan en reprender al vecino antes de mejorarse a sí mismos. Se les atribuyen frecuentemente poderes sobrehumanos que conducen a la decepción de quienes los han elegido. Sin embargo, en cuanto a su finalidad, la ética y la política están muy relacionadas, ya que el objetivo de la política es organizar la convivencia social para permitir que, con la ética, cada individuo elija lo que más le conviene. En cuanto a diferencias, podría decirse que la ética se ocupa de lo que cada cual hace con su libertad, mientras que la política coordina cómo muchos manejan la misma. Para la ética es importante "querer bien", para la política cuentan los resultados, nunca los medios. "La ética no puede esperar a la política" y por ello en ningún orden político, por malo que sea, habrá quienes ya no puedan ser buenos. En un estado utópico, todos serían automáticamente buenos porque las circunstancias impedirían la presencia del mal. La buena vida incluye, pues, un proyecto político basado en la libertad, la justicia y la asistencia en el que la dignidad de los individuos sea respetada. Los derechos humanos son las exigencias mínimas que debe cumplir la sociedad política. Ya que muchos problemas hoy pueden ser resueltos a nivel global, la fragmentación política entorpece el proceso. El mantener la Tierra habitable es tarea de los hombres como comunidad mundial, para lo cual se requiere tolerancia y la eliminación de ideologías fanáticas.

DE QUE VA LA ETICA

Hay ciencias que se estudian por simple interés de saber cosas nuevas; otras para aprender una destreza que se utilicen en el trabajo o en la vida cotidiana, entre todos estos conocimientos existe al menos uno imprescindible: el de que ciertas cosas nos convienen y otras no. de este modo ciertas cosas nos conviene y a lo que nos conviene solemos llamarlo "bueno" porque nos sienta bien; en cambio, otras, nos sientan mal y a esto llamamos "malo". Saber lo que nos conviene, es decir: distinguir entre lo bueno y malo, es un conocimiento que todos intentamos adquirir –todos sin excepción- .

Hay cosas buenas y malas pero en el terreno de las relaciones humanas los términos de las acciones se vuelven ambiguas, por ejemplo la mentira es mala pero, es cruel alterar el estado de animo de un enfermo de cáncer diciéndole la verdad, es mas conveniente decirle una mentira para que este pase sus ultimas horas tranquilo, distan la opiniones de cada persona, por lo que en parte los resultados son parte de sus acciones que realicen a lo largo de su vida. Lo cual no sucede con los animales que están programados para realizar biológicamente sus acciones; las cuales no son ni buenas ni malas porque se carece de voluntad y conciencia y sobre todo de lo mas importante: la libertad.

Los animales no tienen más remedio que ser tal y como son y hacer lo que están programados naturalmente para hacer. En cierta medida, desde luego, los hombres también estamos programados por la naturaleza. Estamos hechos para satisfacer nuestras necesidades biológicas. Y de modo menos imperioso pero parecido, nuestro programa cultural es determinante: nuestro pensamiento viene condicionado por el lenguaje que le da forma (que fue impuesto desde fuera y que no hemos inventado para nuestro uso personal) y somos educados en ciertas tradiciones, hábitos, formas de comportamiento; en una palabra, que se nos inculca desde pequeños unas fidelidades y otras no, sin embargo por mucha programación biológica o cultural que tengamos, los hombres siempre podemos optar finalmente por algo que no este en el programa (al meneos, que no este del todo). Podemos decir "si" o "no", quiero o no quiero.

La libertad es lo que nos diferencia de los animales, cierto que no podemos hacer lo que queramos por lo que hay dos aspectos importantes de la libertad:

Primera: no somos libres de elegir lo que nos pasa sino libres para responder a lo que nos pasa de tal o cual modo.

Segunda: ser libres para intentar algo no tiene nada que ver con lograrlo indefectiblemente. No es lo mismo la libertad (que consiste en elegir dentro de lo posible) que la omnipotencia (que seria conseguir siempre lo que uno quiere, aunque pareciese imposible).

Existen muchos factores que limitan nuestra libertad tales como físicos, naturales o sociales. Pero también nuestra libertad es una fuerza en el mundo, nuestra fuerza.

En resumen: a diferencia de otros seres, vivos o inanimados, los hombres podemos inventar y elegir en parte nuestra forma de vida. Podemos optar por lo que nos parece bueno, es decir, lo que nos parece conveniente para nosotros, frente a lo que nos parece malo e inconveniente. Y como podemos inventar y elegir, podemos equivocarnos, que es algo que los animales no suele pasarles. De modo que parece prudente fijarnos bien en lo que hacemos y procurar adquirir un cierto saber vivir que nos permita acertar.

CAPITULO SEGUNDO

ÒRDENES, COSTUMBRES Y CAPRICHOS

Aunque no elegimos lo que nos pasa, podemos en cambio elegir que hacer para enfrentar la situación ya sea favorable o desfavorable.

De este modo actuamos por que preferimos hacer eso y no otra cosa, o por que preferimos hacerlo o no hacerlo, aunque a veces las circunstancias nos asignan elegir entre opciones que no hemos elegido.

Por lo general, uno no se pasa la vida dando vueltas a lo que nos conviene o no nos conviene, casi siempre se realizan los actos de manera automática.

Hay diferentes motivos que influencian a una persona a actuar de cierta forma:

El motivo; es la razón que se tiene o al menos se cree que se tiene para hacer algo, la explicación mas aceptable sobre la conducta humana.

Un motivo de gran influencia son las órdenes, los cuales son los mandatos de personas de mayor jerarquía.

En otras ocasiones el motivo es que se suele hacer siempre el mismo acto y se repite casi sin pensarlo, o también el ver que todo mundo se comporta así habitualmente: este juego de motivos los llamaremos costumbres.

Los caprichos; son motivos con ausencia de motivo, y, al parecer es el que se apetece por puras ganas.

Cada uno de estos motivos inclina la conducta de un sujeto en una dirección u otra, explica más o menos ciertas preferencias de las personas por hacer lo que hacen frente a situaciones de su incumbencia.

Cada uno de los motivos tiene su propio peso y nos condiciona a su modo, por ejemplo en la ordenes, se saca fuerza de las represarías o de las recompensas de seguir el acto.

Las costumbres en cambio, vienen de la comodidad de seguir la rutina y el interés de no contrariar a los demás, es decir la presión de la sociedad.

Las órdenes y las costumbres tienen una cosa en común: viene de afuera, se imponen sin pedirnos permiso. En cambio, los caprichos te salen de dentro brotan espontáneamente sin que nadie lo mande.

Cada motivo dependiendo de las circunstancias se manifiesta en la persona rigiendo su conducta y su forma de actuar.

CONCLUSIÓN

Un motivo es la explicación propia más aceptable acerca de tu conducta. Dentro de los motivos existen las órdenes, las costumbres y los caprichos, que no hacen más que inclinar la conducta y preferencias. Las órdenes y las costumbres, cuya fuerza es el miedo y la comodidad respectivamente, son impuestas por factores externos, mientras que los caprichos surgen del interior de cada quien. Respecto a las primeras es recomendable establecer hasta qué punto pueden ser obedecidas y de las segundas, saber que sirven exclusivamente para aspectos de rutina.

CAPITULO TERCERO

HAZ LO QUE QUIERAS

La mayoría de las cosas las hacemos por que son ordenes(los padres o las leyes jurídicas), por que se acostumbra a hacerlas asi (la rutina nos la imponen los demás con su ejemplo y su presión), porque son un medio para conseguir lo que queremos o sencillamente porque nos da la gana de hacerlo sin mas ni mas. Pero en ocasiones importantes o cuando razonamos lo que vamos hacer, todas estas motivaciones resultan insatisfactorias.

Cuando se encuentra un individuo en situaciones impuestas por el azar resulta difícil actuar de acuerdo a las órdenes, costumbres o caprichos. Todo esto tiene que ver con la cuestión de la libertad, que es el asunto del que se ocupa propiamente la ética, la libertad es poder decir "si" o "no"; lo hago o no lo hago, digan lo que digan los demás; esto me conviene y lo quiero, aquello no me conviene y por lo tanto no lo quiero. Libertad es decidir, teniendo plena conciencia de aquel acto y sus consecuencias. Y para no dejarse llevar no hay otro remedio mas eficaz que intentar pensar al menos dos veces lo que se esta haciendo. La primera vez que se piensa, se concluye el razonamiento afirmando que se hace por ser una orden de algún superior, por que es una costumbre hacerlo, por que me da la gana.

Pero si se piensa por segunda vez se termina por cuestionar las respuestas primeras y pensar que se esta esclavizado por nuestras propias acciones.

Lo mismo sucede respecto a las costumbres. Si no se piensa lo que se hace más que una sola vez, quizás baste pensar que se actúa así por costumbre. Pero porque siempre se debe actuar de una sola manera que al parecer es insatisfactoria. Muchas veces se tienen ganas de hacer cosas que en seguida se vuelven perjudiciales y por lo consiguiente se arrepiente la persona de sus acciones.

Una acción nunca es buena solo por ser una orden, una costumbre o un capricho. Para saber si algo resulta de veras conveniente o no, se tiene que examinar lo que se hace, razonándolo por si mismo. Nadie puede ser libre en mi lugar, es decir: nadie pude dispensarme de elegir y buscar por mi mismo.

La palabra moral etimológicamente tiene que ver con las costumbres, pues eso significa la palabra latina mores. Sin embargo hay costumbres y ordenes que pueden ser malas es decir inmorales, por muy ordenadas y acostumbradas que se nos presenten. Si queremos profundizar en la moral de la verdad, si queremos emplear de forma adecuada nuestra libertad que poseemos, mas vale dejarse de órdenes, costumbres y caprichos.

Las palabras bueno y malo no solo se aplican a comportamientos morales, ni siquiera a personas. En cuestiones terrenales lo bueno es decir lo que nos conviene es bastante claro, pero si se trata de determinar si alguien es bueno o malo en general, como ser humano, las opiniones varían mucho y esto debido a que no sabemos para que sirve un ser humano, no hay un reglamento único para ser un buen ser humano y además el hombre no es un instrumento para conseguir nada.

Hay muchas formas de ser bueno y la cuestión depende del ámbito que se mueve cada persona.

Así que la única regla que esta latente en la ética es "haz lo que quieras"

CONCLUSION

La libertad no es sólo decidir sino darse cuenta qué se está decidiendo. Por ello sólo es válida cuando se ha pensado dos veces: con la primera se descubre el motivo y con la segunda se cuestiona el mismo. "Nunca una acción es buena sólo por ser una orden, una costumbre o un capricho" A veces con eso basta, pero casi siempre se necesita del razonamiento para determinar si es o no conveniente algo. Todo esto forma parte de inventar nuestra propia vida y no vivir de a acuerdo a lo que los otros inventan por nosotros. "Moral" son aquéllas reglas o normas que consideramos válidas, mientras que la ética se encarga de cuestionar por qué lo son. Hay cosas buenas y malas que nada tiene que ver con la moral y de las cuales conocemos concretamente su utilidad; tratándose de seres humanos, sin embargo, resulta difícil esta clasificación, pues ignoramos para qué sirven. Lo único que se sabe es que la ética se basa en una frase: "Haz lo que quieras"

CAPITULO CUARTO

DATE LA BUENA VIDA

"haz lo que quieras" como lema fundamental de la ética es sencillamente que hay que dejarse de ordenes y costumbres, de premios y castigo; en una palabra, de cuanto quiere dirigir desde afuera, y que se tiene que plantear desde nuestros adentros.

Si se desea saber que se debe hacer con la libertad de cada quien se debe interrogar sobre el uso de esta.

El lema "haz lo que quieras" parece al parecer una orden de todas maneras, "haz esto y no lo otro", aunque sea la orden de se actué de forma libre.

La aparente contradicción que encierra el lema "haz lo que quieras"no es sino un reflejo del problema esencial de la libertad misma: a saber que no somos libres de no ser libres, que no tenemos mas remedio que serlo. Actuar como esclavo u obedecer a todas las órdenes solo es una visión de tu libertad porque así se decidió y se quiere, en uso de la libertad.

De modo que "haz lo que quieras" no es mas que una forma de expresar que se tome en serio el problema de tu libertad, lo que nadie puede dispensar al individuo de la responsabilidad creadora de escoger su camino.

Pero una cosa es "haz lo que quieras" y otra muy diferente son los caprichos es decir hacer lo que primero que se te venga en gana.

Pero a veces con los caprichos no se gana sino se pierde, a veces los hombres queremos cosas contradictorias que entran en conflicto unas con otras. Es importante ser capaz de establecer prioridades y de imponer una cierta jerarquía entre los caprichos y lo que en el fondo a la larga se quiere.

La vida esta hecha de tiempo, nuestro presente esta lleno de recuerdos y esperanzas además de eso nuestra vida esta hecha de relaciones con los demás, son una parte de nuestra esencia que nos hace ser quienes somos.

Haz lo que quieras es pensar con detenimiento y a fondo que es lo que se quiere.

El lema ético "haz lo que quieras" en el fondo es el grito de; atrévete a darte la buena vida. La ética no es más que el intento racional de averiguar como vivir mejor. Solo quien ha nacido para esclavo o quien tiene tanto miedo a la muerte que cree que todo le da igual que de dedica a los caprichos y vive de cualquier manera.

Ser humano; consiste en tener relaciones con los otros seres humanos, por lo tanto la buena vida humana es buena vida entre seres humanos o de lo contrario puede ser vida pero no será buena ni humana, los hombres lo que queremos ser es humanos, no, herramientas ni bichos. Y queremos también ser tratados como humanos, por que eso de la humanidad depende en buena medida de lo que lo unos hacemos con los otros, pero el hombre no nace ya hombre del todo ni nunca llega a serlo si los demás no le ayudan, porque el hombre no es solamente una realidad biológica, natural, sino también una realidad cultural (lenguaje, símbolos, costumbres).

La humanización (es decir, lo que nos convierte en humanos, en lo que queremos ser) es un proceso reciproco, es decir para que los demás puedan hacerme humano, tengo yo que hacerles humanos a ellos. Por eso darse la buena vida no es otra cosa que dar la buena vida a los semejantes.

CONCLUSIÓN

"Haz lo que quieras" es abandonar lo que nos rige desde el exterior y enfocarse a lo que la propia voluntad reclama desde el fuero interno. La misma contradicción que hay en "Haz lo que quieras" (que así como abre una infinita gama de posibilidades puede reducirla a una elección entre dos), se presenta en la libertad, pues no somos libres de elegirla o no, sino que "estamos condenados a la libertad", como afirmó Jean-Paul Sartre. Para no reducir la frase a un simple capricho, es importante establecer prioridades entre los deseos repentinos y aquellos a largo plazo.

La ética es alcanzar la buena vida humana, que es la que incluye relaciones con otros seres humanos, no a costa de ellos. Todos tenemos una realidad biológica pero, para llegar a ser hombres, se necesita de otros que fundamenten nuestra realidad cultural mediante enseñanzas. La base de nuestra cultura es el lenguaje, por lo que hablar y escuchar a alguien, es tratarlo como persona. Es un proceso recíproco igual que la humanización, pues darse la buena vida es al final igual que dar la buena vida.

CAPITULO QUINTO

¡DESPIERTA, BABY!

Esta bastante claro lo que queremos (darnos la buena vida) pero no lo esta tanto eso de la buena vida. Y es que querer la buena vida no es un querer cualquiera, como por ejemplo los quereres simples (lentejas, cuadros, etc.) se fijan en un solo aspecto de la realidad: no tienen perspectiva de conjunto, pero no solo de superficialidades vive el hombre.

La muerte es una gran simplificadora, cuando alguien esta a punto de morir se olvida de los más mínimos detalles de la vida (que son los que hacen diferencia), y se dedica solo a esperar el momento trágico. La vida en, cambio, es siempre complejidad y casi siempre complicaciones. Si rehuyes de toda complicación y buscas la gran simpleza no se busca vivir mas y mejor, sino morirte de una vez.

La verdad del materialismo es que las cosas que tenemos nos tienen ellas también a nosotros en contra partida. Lo grave del asunto es tratar a las personas como cosas. Y la mayor complejidad de la vida es precisamente que las personas no son cosas.

Para comprender en que consiste eso de darse la buena vida hay que desengañarse de las cosas y del materialismo y no dejarse influenciar por los demás.

Si los hombres fuésemos simples cosas, con lo que las cosas pueden darnos nos bastaría. Pero eso es una complicación: que como no somos puras cosas, necesitamos cosas que las cosas no tienen. Cuando tratamos a los demás como cosas, lo que recibimos de ellos son también cosas, pero de esa forma nunca nos darán esos dones mas sutiles que solo las personas pueden dar.

En resumen, esa complicidad fundamental que solo se da entre iguales, no nos pueden ofrecer más que a otras personas a las que tratamos como tales. Lo del trato es importante porque los humanos nos humanizamos unos a otros. Al tratar a las personas como a personas y no como a cosas estoy haciendo posible que me devuelvan lo que solo una persona puede darle a otra.

A veces uno puede tratar a los demás como a personas y no recibir mas que coses, traiciones o abusos, pero al menos contamos con el respeto de una persona, aunque no se mas que una: nosotros mismos. Al no convertir a los otros en cosas.

Para darse la buena vida es necesario escuchar nuestra voz interna y cumplirla de tal modo que nos satisfaga a nosotros mismos, sin oír los rumores de los demás.

Precisamente la ética lo que intenta es averiguar en que consiste en el fondo, mas allá de lo que nos cuenten o de lo que vemos, esa buena vida que nos gustaría vivir. Para todo ello se necesita poner atención que es, la disposición a reflexionar sobre lo que se hace y a intentar precisar lo mejor posible el sentido de esa buena vida que queremos vivir. Sin cómodas pero peligrosas simplificaciones, procurando comprender toda la complejidad del asunto de este vivir humanamente.

La primera e indispensable condición ética es la de estar decidido a no vivir de cualquier modo: estar convencido de que no todo da igual.

La moral nos enseña a comprender porque ciertos comportamientos nos convienen y otros no, comprender de que va la ética y que es lo que puede hacerla "buena" para nosotros los humanos. Pero la última palabra la tenemos nosotros, nadie puede ser libre por nosotros.

CONCLUSIÓN

No tener perspectiva de conjunto es simplificar, el dinero e incluso la muerte es simplificar. La vida en cambio es complejidad y complicaciones. "Lo que poseemos nos posee" y pasamos la vida creyendo que atesorar cosas es vivir, y no reparamos en pensar que de las cosas sólo salen cosas. Como humanos necesitamos una complicidad fundamental que sólo se da entre iguales. Las traiciones y los abusos se dan, pero convertir a los demás en cosas es la forma incorrecta de defender el derecho propio a no ser tratado como tal. Ya que ninguna buena vida puede ser sin cosas, es básica la atención, es decir, la reflexión acerca del sentido de esa buena vida. Como condición ética principal está no tomar la certeza de la muerte como un pretexto para vivir de cualquier modo, sino intentar comprender a cada momento de qué está tratando la vida y cómo se la hace buena para uno, no para los demás, pues "nadie puede ser libre por ti."

CAPITULO SEXTO

APARECE PEPITO GRILLO

La única obligación que tenemos los hombres en esta vida es no ser moralmente imbéciles. La palabra imbécil, viene del latín baculus que significa "bastón": el imbécil es el que necesita bastón para caminar. Si el imbécil cojea no es de los pies, sino del ánimo: es su espíritu el débil y cojitranco, hay imbéciles de varios modelos a seguir:

  1. El que cree que no quiere nada, el que dice que todo le da igual
  2. El que cree que lo quiere todo, lo primero que se le presenta y lo contrario de lo que se presenta
  3. El que no sabe lo que quiere ni se molesta en averiguarlo. Todo lo que hace esta dictado por la opinión mayoritaria de los que le rodean: es conformista sin reflexión o rebelde sin causa.
  4. El que sabe lo que quiere y que quiere y, más o menos, sabe porque lo quiere pero lo quiere, con miedo o con poca fuerza. A fin de cuentas, termina siempre haciendo lo que no quiere y dejando lo que quiere para mañana
  5. El que quiere con fuerza y ferocidad, en plan bárbaro, pero se ha engañado a si mismo sobre lo que es la realidad, se despista enormemente y termina confundiendo la buena vida con lo perjudicial.

Todos estos tipos de imbecilidad necesitan bastón, es decir necesitan apoyarse en cosas de fuera, ajenas, que no tienen nada que ver con la libertad y la conciencia.

Ser tonto no es lo mismo que la imbecilidad, carecer de facultades raciocinas no tiene nada que ver con estar equivocado con el precepto de la buena vida, es decir que los conocimientos humanos no le interesan a la ética para determinar en que consiste eso de la buena vida.

Lo contrario de ser moralmente imbécil es tener conciencia, pero la conciencia no se adquiere por azares del destino, aunque hay personas que tienen desde pequeños un buen "oído ético" y un buen "gusto moral"

La conciencia que nos curara de la imbecilidad moral consiste en:

  1. Saber que no todo da igual porque queremos realmente vivir bien, humanamente bien
  2. Estar dispuestos a fijarnos en si lo que hacemos corresponde a lo que de veras queremos o no.
  3. A base de práctica, ir desarrollando el buen gusto moral, de tal modo que haya ciertas cosas que nos repugnen espontáneamente hacer.
  4. Renunciar a buscar coartadas que disimulen que somos libres y por tanto razonablemente responsables de las consecuencias de nuestros actos.

Una persona que es egoísta sin ser imbécil es aquella que quiere lo mejor para el mismo es decir busca la buena vida, dando se cuenta que los humanos necesitamos para vivir bien algo que sólo otros humanos pueden darnos si nos lo ganamos, pero que es imposible de robar por la fuerza o los engaños. Cuando se roba, ese algo (respeto, amistad, amor) pierde todo su buen gusto y a la larga es contraproducente.

Solo deberíamos llamar egoísta consecuente al que sabe de verdad lo que le conviene para vivir bien y se esfuerza en conseguirlo, y no al imbécil que cree ser feliz con lo que tiene o posee pero al final se fastidia el mismo.

Todo acto realizado por el hombre arrastra consigo un conjunto de aspectos de gran importancia: remordimientos, culpa, responsabilidad.

Los remordimientos provienen de nuestra libertad, si no fuésemos libres no mentiríamos culpa (ni orgullosos) de nada y evitaríamos los remordimientos. Por eso, cuando sabemos que hemos hecho algo vergonzoso, procuramos asegurar que no tuvimos otro remedio que obrar así, que no pudimos elegir, o simplemente se niega su suceso.

De lo que se trata esto de no ser imbéciles es de tomarse en serio la libertad, o sea de ser responsable. Y lo serio de la libertad es que tiene efectos individuales, que no se pueden borrar a conveniencia una vez producidos.

Lo verdaderamente grave de la libertad es que cada acto libre que se realiza limita las posibilidades al elegir y ejecutar una de ellas.

De modo que lo que llamamos remordimiento no es más que el descontento que sentimos con nosotros mismos cuando hemos empleado mal la libertad, es decir, cuando la hemos utilizado en contradicción con lo que de veras queremos como seres humanos. Y ser responsables es saberse auténticamente libre, para bien y para mal, de modo que podamos enmendar lo malo que pueda enmendarse y aprovechar al máximo lo bueno.

Nadie a vivido nunca en tiempos completamente favorables, en los que resulte sencillo ser hombre y llevar una buena vida. Pero a nadie se regala la buena vida humana ni nadie consigue lo conveniente para el sin coraje y sin esfuerzo, por lo que la decisión de vivir bien la tiene que tomar cada cual respecto de si mismo.

El meollo de la responsabilidad en un tipo responsable es tener conciencia real de su libertad y la forma adecuada de aplicarla.

CONCLUSIÓN

Imbécil es aquél cuyo carácter es débil, y nuestra obligación es evitar serlo. Hay quienes creen que no quieren nada y todo les da igual, otros que lo quieren todo a la vez y caen en propias contradicciones, otros que no saben lo que quieren ni intentan averiguarlo, algunos tienen una voluntad muy débil o, en el caso contrario, muy fuerte y no distinguen la irrealidad. Si se es imbécil, se necesita de fuerzas exteriores en que apoyarse y con dificultad se llega a la buena vida.

Lo contrario de ser imbécil es tener conciencia, para lo cual se requiere de cualidades innatas. Después del mínimo de condiciones sociales y económicas adecuadas, la conciencia depende de la atención y esfuerzo de cada individuo. Debe haber interés por vivir humanamente bien, concordancia entre actos y deseos, desarrollar el gusto moral y enfrentar la responsabilidad.

Un auténtico egoísta es quien quiere y busca lo mejor para sí mismo. Aquél que se rodea de lo que le sienta mal es un imbécil que deseaba ser egoísta. La culpa y la responsabilidad también se relacionan con la conciencia, pero lo peor es el remordimiento que es el descontento con nosotros mismos por emplear la libertad en contra de nuestros deseos. Ser responsable es saberse libre para bien o para mal y estar dispuesto a responder por los actos; actuar sin órdenes superiores con un fin de construirse, transformarse e inventarse a sí mismo. Como la decisión de vivir bien es personal, lo ideal sería que se volviera un tipo de vicio.

CAPITULO SÉPTIMO

PONTE EN SU LUGAR

Vivir humanamente consiste en vivir con otros o contra otros hombres, pero entre humanos, hablando con ellos, es decir, realizar cualquier actividad con los semejantes. La ética no se ocupa de actos inherentes a los aspectos biológicos y físicos del hombre (comida, abrigo, seguridad, etc.), lo que a la ética le interesa, lo que constituye su especialidad, es como vivir bien la vida humana, la vida que transcurre entre humanos, si uno no sabe vivir la vida biológica, se pierde la vida, pero no menos importante; el que no tiene idea de la ética, lo que pierde o malgasta es lo humano de su vida.

Las semejanzas que comparten todos los hombres en este mundo, que nos diferencian de animales o de plantas, son para empezar, todos hablamos, diferentes lenguas (conjunto de símbolos y de las relaciones entre estos). Y todos los hombres son capaces de valorar los comportamientos, de saber que es bueno y que es malo, aunque haya diferentes puntos de vista de acuerdo a la cultura en la que se desarrollo el individuo. Aunque lo cierto es que por muy semejantes que sean los hombres no esta claro de antemano cual será la mejor manera de comportarnos ante ellos.

El meollo del asunto en cuanto a los hombres no es si su conducta me parece conveniente o no, sino en cuanto humanos, me conviene solo por el simple hecho de ser semejantes, por malos que sean, su humanidad coincide con la mía y la refuerza. Sin ellos, yo podría quizá vivir pero no vivir humanamente.

Cuando un ser humano me viene bien, nada puede venirme mejor (ni dinero, ni posesiones, ni obsesiones). Aunque es muy cierto que a los hombres debo tratarlos con cuidado, por si acaso. Pero ese cuidado no puede consistir ante todo en recelo o malicia, sino en el miramiento que se tiene que manejar las cosas frágiles; el vinculo de respeto y amistad con otros humanos.

Hay dos cosas importantes en cuanto al trato entre hombres y son:

Primera: que quien roba, miente, traiciona, viola, mata o abusa de cualquier modo de uno no por ello deja de ser humano, y quien ha llegado a ser detestable, como sigue siendo humano aun puede transformarse de nuevo en lo mas conveniente para nosotros. Segunda: una de las características principales de todos los humanos es nuestra capacidad de imitación. La mayor parte de nuestro comportamiento y de nuestros gustos lo copiamos de los demás. Si no fuéramos tan copiones constantemente cada hombre debería empezarlo todo desde cero. Por eso es tan importante el ejemplo que damos a nuestros congéneres sociales: es casi seguro que en la mayoría de los casos nos tratarían tal como se vean tratados.

Las personas que actúan de una forma inadecuada para la sociedad y en contra de la humanidad, es decir, los que tratan a los demás humanos como a enemigos en lugar de procurar su amistad.

La mayoría de los supuestos "malos" actúan así por que son desgraciados, si se comportan de manera hostil y despiadada con sus semejantes es porque sienten miedo, o soledad, o porque carecen de cosas necesarias que otros muchos otros poseen: amor y respeto.

Por el contrario cuando una persona se sienta más feliz y alegre, menos ganas tendrá de ser malo.

La mayor ventaja que podemos obtener de nuestros semejantes no es la posesión de las cosas, sino de la complicidad y afecto de más seres vivos. Es decir, la ampliación y refuerzo de mi humanidad.

Tratar a las personas como personas, es decir, humanamente, no es otra cosa que intentes ponerte en su lugar. Reconocer a alguien como semejante implica sobre todo la posibilidad de comprenderle desde dentro, de adoptar por un momento su propio punto de vista.

Tener conciencia de mi humanidad consiste en darme cuenta de que, pese a todas las muy reales diferencias entre individuos, estoy también en cierto modo dentro de cada uno de mis semejantes.

Ponerse en el lugar de otro es algo más que el comienzo de toda comunicación simbólica con el: se trata de tomar en cuenta sus derechos. Y cuando los derechos faltan, hay que comprender sus razones. Pues eso es algo a lo que todo hombre tiene derecho frente a los demás hombres.

El único interés del hombre, el más importante y absoluto es: el interés de ser humano entre los humanos, de dar y recibir el trato de la humanidad sin el que no pueda haber buena vida. Por mucho que pueda interesarte algo, si miras bien nada puede ser tan interesante para ti como la capacidad de ponerte en el lugar de aquellos con los que tu interés te relaciona. Y al ponerte en su lugar no solo debes de ser capaz de atender a sus razones, sino también de participar de algún modo en sus pasiones y sentimientos, en sus dolores, anhelos y gozos. Se trata de sentir simpatía o compasión por el otro, es decir ser capaz de experimentar en cierta manera al unísono con el otro.

Todo esto resumido en la frase poética de Shakespeare: "todos los humanos estamos hechos de la sustancia con la que se trenzan los sueños".

Tomarle al otro en serio, es decir, ser capaz de ponerte en su lugar para aceptar prácticamente que es tan real como nosotros, esto no significa que siempre se le deba de dar la razón en lo que reclama o dice, o haya que imitarlo en cualquier acto que realice. El verdadero sentido de ponerme en el lugar de otro es hacer un esfuerzo de objetividad por ve las cosas como el las ve, no echar al otro y tu ocupar su sitio.

Para entender del todo lo que el otro puede esperar de ti no hay mas remedio que amarle un poco, y ese pequeño pero importantísimo amor ninguna ley instituida puede imponerlo. Quien vive bien debe ser capaz de una justicia (habilidad o esfuerzo que debe hacer cada uno para entender lo que nuestros semejantes pueden esperar de nosotros de manera imparcial) simpática, o de una compasión justa.

CONCLUSIÓN

La ética habla de cómo vivir bien entre humanos. Sin embargo hay criterios distintos acerca de lo aceptable y lo inaceptable. Lo cierto es que lo conveniente es aquello sin lo cual se vive, mas no humanamente. Incluso quien comete cualquier fechoría sigue siendo humano pues cuenta con la posibilidad de transformarse. Una característica del ser humano es la imitación, por lo que el ejemplo que se le da a los semejantes es básico. Muchos malos lo son porque son desgraciados, están solos, temerosos y son ignorantes. Lo más valioso que obtenemos de nuestros semejantes es la posibilidad de tener la complicidad y afecto de más seres libres, es la forma en que la propia humanidad se refuerza. La libertad no sirve a nada ni nadie, se contagia.

Al perjudicar al prójimo el más perjudicado es al final uno mismo. Tratar a las personas humanamente es saber ponerse en su lugar; ser conciente que, pese a las diferencias que entre todos existen, siempre se está de algún modo dentro de los semejantes; o reconocer sus derechos y razones para considerarle igual de real y serio como uno mismo. Los propios intereses no son malos, pero sí relativos; el único absoluto es el de ser humano entre los humanos que conduce a la buena vida.

La clave de todo es sentir simpatía y lograr ponerse en el lugar del otro es un arte; se requiere de objetividad para ver las cosas a su manera sin ocupar su sitio, pero principalmente se necesita un conocimiento de la justicia. La virtud de la justicia es la habilidad y el esfuerzo para saber lo que nuestros semejantes esperan de nosotros, y esto no se logra obedeciendo leyes que establecen sólo el mínimo de esto, sino amando un poco a cada persona como cosa indispensable para vivir bien.

CAPÍTULO OCTAVO

TANTO GUSTO

Cuando la gente habla de "moral" y sobre todo de "inmoralidad", el mayor porcentaje lo relaciona con sexo. Tanto que algunos creen que la moral se dedica ante todo a juzgar lo que la gente hace con sus genitales. El error no puede ser más garrafal.

En el sexo, de por si, no hay nada de inmoral mas que en la comida, que en los paseos por el campo; aunque claro hay individuos que pueden comportarse inmoralmente en el sexo (utilizándolo para dañar a otras personas).

Todos los individuos tenemos un cuerpo, el cual sin satisfacciones y bienestar, no se logra vivir adecuadamente o llevar una vida buena que valga la pena.

Desde luego, una de las funciones indudablemente importantes del sexo es la procreación. Y es una consecuencia que no debe tomarse a la ligera por que lleva implícitas responsabilidades, obligaciones éticas, que conlleva la libertad humana. Pero la experiencia sexual no puede limitarse simplemente a la función procreadora.

En los seres humanos, los dispositivos naturales para asegurar la perpetuación de la especie tienen siempre otras dimensiones que la biología no parece haber previsto. Se le añaden símbolos y refinamientos, invenciones preciosas de esa libertad sin la que los hombres dejaríamos de ser hombres.

Los humanos en cuestiones de necesidades fisiológicas y naturales, hemos superado las condiciones de los animales por que hemos inventado una amplia gama de símbolos, ideas e incluso supersticiones que elevan las actividades del humano sobre las del hombre. Cuanto mas se separa el sexo de la simple procreación, menos animal y mas humano resulta la actividad. Claro que de ello se derivan consecuencias buenas y malas, como siempre que la libertad esta en juego.

Lo que se agazapa en toda esa obsesión sobre la "inmoralidad" sexual no es ni más ni menos que uno de los más viejos temores sociales del hombre: el miedo al placer. Y como el placer sexual destaca entre los más intensos y vivos que pueden sentirse, por eso se ve rodeado de tan enfáticos recelos y cautelas. A lo largo de los siglos, las sociedades siempre han intentado evitar que sus miembros se aficionen a darle placer al cuerpo a todas horas, olvidando el trabajo, la previsión del futuro y la defensa del grupo.

El placer nos distrae a veces más de la cuenta, cosa que nos puede resultarnos fatal. Por eso los placeres se han visto siempre acosados por tabúes y restricciones, cuidadosamente racionados, permitidos solo en ciertas fechas, etc.: se trata de precauciones sociales para que nadie se distraiga demasiado del peligro de vivir.

Por otro lado están los que solo disfrutan no dejando disfrutar. Tienen tanto miedo a que el placer les resulte irresistible, se angustian tanto pensando lo que les pueda pasar si un día se entregan al placer, que se convierten en calumniadores profesionales del placer.

Todo puede llegar a sentar mal o servir para hacer mal, pero nada es malo solo por el hecho de que te de gusto por hacerlo. A los calumniadores profesionales del placer se les llama "puritanos", y es aquel que asegura que la señal de que algo es bueno consiste en que no nos gusta hacerlo, el que sostiene que tiene mas merito sufrir que gozar, y además de todo se creen los guardianes de la moral y los centinelas de su adecuado uso, aunque sea todo lo contrario en la realidad.

El puritanismo es la actitud mas opuesta que puede darse a la ética, todo lo dicho anteriormente se resume en la frase de Michael de Montaigne: "Hay que retener con todas nuestras uñas y dientes el uso de los placeres de la vida que los años nos quitan de entre las manos unos después de otros". Pero eso no quiere decir que se tenga que buscar todos los placeres hoy sino que se debe buscar todos los placeres de hoy. Uno de los medios más seguros de estropear goces del presente es empeñarse en que cada momento tenga de todo y le brinde las satisfacciones más dispares e improbables.

Lo bueno es usar los placeres, es decir, tener siempre cierto control sobre ellos que no les permita revolverse contra el resto de lo que forma tu existencia personal.

El placer es muy agradable pero tiene una fastidiosa tendencia a lo excluyente: si te entregas a el con demasiada generosidad es capaz de irte dejando sin nada con el pretexto de hacértelo pasar bien. Usar los placeres de forma adecuada, es no permitir que cualquiera de ellos te borre la posibilidad de todos los otros y que ninguno te esconda por completo el contexto de la vida.

La diferencia entre uso y el abuso es precisamente que: cuando usas un placer, enriqueces tu vida y no solo el placer sino que la misma vida te gusta cada vez mas, es señal de que estas abusando el notar que el placer te va empobreciendo la vida y que ya no te interesa la vida sino solo ese particular placer.

Uno de los efectos benéficos del placer es disolver todas esas armaduras de rutina que llevamos puesta y que a menudo nos amargan más de lo que nos protegen, al perder esas corazas parecemos "morir" respecto a lo que habitualmente somos, pero renacemos con nuevos bríos y mas animosos. Sin embargo se debe de desconfiar de los placeres cuyo principal encanto parezca ser el "daño" y el "peligro" que proporcionan. Cuando un placer te mata, o esta siempre –para darte gusto- a punto de matarte o va matando en ti lo que en tu vida hay de humano es un castigo disfrazado de placer.

La ética consiste en apostar a favor de que la vida vale la pena, ya que hasta las penas de la vida valen la pena. Y valen la pena porque es a través de ellas como podemos alcanzar los placeres de la vida, siempre contiguos.

La mayor gratificación que puede darnos algo en la vida es la alegría. Todo cuanto lleva a la alegría tiene justificación y todo lo que nos aleja sin remedio de la alegría es un camino equivocado.

La alegría es un si espontáneo a la vida que nos brota de dentro, a veces cuando menos lo esperamos. Un si a lo que somos o lo que sentimos ser. El placer es estupendo y deseable cuando sabemos ponerlo en servicio de la alegría, pero no cuando la enturbia o la compromete. Y es que la alegría es una experiencia que abarca placer y dolor, muerte y vida.

Al arte de poner el placer al servicio de la alegría, es decir, a la virtud que sabe no ir a caer del gusto en el disgusto, se suele llamar templanza.

La templanza es amistad inteligente con lo que nos hace disfrutar de la vida plenamente sin caer en excesos o en carencias.

CONCLUSION

Existe una gran censura sobre todo lo que implica placer corporal y no reparamos en pensar que sin su satisfacción no hay vida buena. Disfrutar nunca será malo mientras no dañe a nadie, es lo que nos aleja de ser animales; el sexo con fines únicos de procreación es por el contrario lo que nos aleja de lo humano. Hay quienes temen al placer porque les gusta demasiado y distrae. Otros "disfrutan no dejando disfrutar", ellos son calumniadores o incluso puritanos, para quienes lo bueno es lo que nos disgusta hacer y sufrir es más meritorio que gozar, lo que en realidad nada tiene de moral o ético.

Usar los placeres es tener un control sobre ellos que impida que se mezclen con otros aspectos de la vida personal y así se nos enriquecemos. Sin embargo su carácter excluyente puede conducir a un empobrecimiento debido a la pérdida de interés en cualquier otra cosa. El placer que mata no es placer, sino un castigo. La templanza es el arte de poner el placer al servicio de la alegría, que acepta vida y muerte, placer y dolor. Quienes optan por su contrario, la abstinencia, desconfían de todo lo que les gusta. El placer más triste es la culpa; considerar algo más que placer como un crimen es reclamar un castigo. Es falso creer que siempre se goza a costa de otros, el interés y la ayuda que se les brinde va por otro camino distinto al disfrutar propio.

CAPÍTULO NOVENO

ELECCIONES GENERALES

La ética, no es una arma arrojadiza que perjudique al prójimo, para lo único que sirve la ética es para intentar mejorarse a uno mismo, no para reprender elocuentemente al vecino, y lo que la ética sabe es que cada ser humano es único y diferente a su etilo.

En una democracia políticos somos todos, directamente o indirectamente (representación de otros), las ideas de que los políticos son igualmente de inmorales proviene de que ocupan lugares especialmente visibles que se les otorgaron por su parecido o semejanza con la sociedad. Sus defectos son más públicos que los de las restantes personas. Las sociedades igualitarias, es decir, democráticas, son muy poco caritativas con quien escapa a las medidas por encima o por abajo: al que sobresale, apetece apedrearlo; al que se va al fondo se le pisa sin remordimiento.

La ética y la política tienen mucho que ver y se relacionan entre si, en cuanto a su finalidad, ambas parecen fundamentalmente emparentadas: la ética es el arte de elegir lo que mas nos conviene y vivir lo mejor posible; el objetivo de la política es el de organizar lo mejor posible la convivencia social, de modo que cada cual pueda elegir lo que le conviene.

Sin embargo, tampoco faltan las diferencias importantes entre la ética y política. Para empezar la ética se ocupa de lo que uno mismo hace con su libertad, mientras que la política intenta coordinar de la manera más provechosa para el conjunto lo que muchos hacen con sus libertades. En la ética, lo importante es querer bien, porque no se trata mas que de lo que cada cual hace porque quiere, para la política, en cambio, lo que cuentan son los resultados de las acciones, se hagan por lo que se hagan, y el político intentara presionar con los medios a su alcance –incluida la fuerza- para obtener ciertos resultados y evitar otros.

Desde el punto de vista ético, es decir, desde la perspectiva de lo que conviene para la vida buena la organización política preferible debe de ser:

  1. como todo proyecto ético parte de la libertad, sin la cual no hay vida buena que valga, el sistema político deseable tendrá que respetar al máximo –o limitar mínimamente- las facetas publicas de la libertad humana. Nuestro mayor bien es ser libres. Desde luego, un régimen político que conceda la debida importancia a la libertad insistirá también en la responsabilidad social de las acciones y omisiones de cada uno. Por regla general, cuanto menos responsable resulte cada cual de sus meritos o fechorías menos libertad se esta dispuesto a concederle.
  2. Principio básico de la vida buena, es tratar a las personas como a personas, es decir: ser capaces de ponernos en el lugar de nuestros semejantes y de relativizar nuestros intereses para armonizarlos con los suyos. Es decir, se trata de aprender a considerar los intereses del otro como si fuesen tuyos y los tuyos como si fuesen de otro. A esta virtud se le llama justicia y no puede haber régimen político decente que no pretenda, por medio de leyes e instituciones, fomentar la justicia entre los miembros de la sociedad. La única razón para limitar la libertad de los individuos cuando sea indispensable hacerlo es impedir, incluso por la fuerza sino hubiera otra manera, que traten a sus semejantes como cosas o incluso peor como animales. A esta condición que puede exigir cada humano de ser tratado como semejante a los demás, sea cual fuere su sexo, color de piel, ideas o gustos, etc., se le llama dignidad
  3. La experiencia de la vida nos revela en carne propia, incluso a los más afortunados, la realidad del sufrimiento. Tomarse al otro en serio, poniéndonos en su lugar, consiste no solo en reconocer su dignidad de semejante sino también en simpatizar con sus dolores, con las desdichas que por error propio, accidente fortuito o necesidad biológica le aflige, como antes o después pueden afligirnos a todos. Una comunidad política deseable tiene que garantizar dentro de lo posible la asistencia comunitaria a los que sufren y la ayuda a los que por cualquier razón menos pueden ayudarse a si mismos, sin pisotear su dignidad y libertad.

Quien desee la vida buena para si mismo, de acuerdo al proyecto ético, tiene también que desear que la comunidad política de los hombres se base en la libertad, la justicia y la asistencia

EPÍLOGO

TENDRÁS QUE PENSÁRTELO

Wittgenstein notable filósofo, consideraba tan imposible escribir un verdadero libro sobre ética que afirmó: "si un hombre pudiese escribir un libro sobre ética, ese libro, como una explosión, aniquilaría todos los demás libros del mundo".

Hay diferentes cuestiones igual de importante que son: ¿Tiene sentido la vida? ¿Merece la pena vivir? ¿Hay vida después de la muerte?

La vida tiene sentido y sentido único; va hacia delante, no se repiten jugadas y no suelen repetirse o corregirse. Por eso hay que reflexionar sobre lo que uno quiere y fijarse en lo que se hace. Después guardar siempre animo ante los fallos, porque la suerte también juega y a nadie se le deja acertar en todas las ocasiones. El sentido de la vida se resume así; primero, procura no fallar; luego procura fallar sin desfallecer.

En cuanto a si merece la pena vivir, esa cuestión la confronta Samuel Butler, un escritor ingles, en su frase: "esa es una pregunta para un embrión, no para un hombre."

Cualquiera que sea el criterio que elijas para juzgar si la vida vale la pena o no, lo tendrás que tomar de esa misma vida en la que ya estas sumergido. Incluso si rechazas la vida, lo harás en nombre de los valores vitales, de ideales o ilusiones que has aprendido durante el oficio de vivir.

Toda ética digna de ese nombre parte de la vida y se propone reforzarla, hacerla mas rica. El individuo es solo bueno si siente una antipatía activa por la muerte, sin miedo.

Lo que interesa para la ética no es si hay vida después de la muerte, sino que haya vida antes. Y que esa vida sea buena, no simplemente supervivencia o miedo constante a morir.

La cuestión que nos interesa es de cómo se debe vivir mejor, la cual tiene respuesta solo en el fuero interno de cada persona y eso por tres razones:

  1. Por la propia incompetencia de las personas para tratar de enseñar algo que no esta al alcance de sus manos, o por una serie de razones muy personales, nadie puede enseñar a nadie el arte de vivir bien.
  2. Porque vivir no es una ciencia exacta, como las matemáticas, sino un arte, como la música. El arte de vivir le viene muy bien a quien tiene condiciones, pero aquel que carece de algo físico o psicológico el arte de vivir le da igual.
  3. La buena vida no es algo general, fabricado en serie, sino que solo existe a la medida. Cada cual debe ir inventándosela de acuerdo con su individualidad, única, irrepetible… y frágil.

En lo de vivir bien, la sabiduría o el ejemplo de los demás pueden ayudarnos pero no sustituirnos…

La ética no puede suplir del todo la deficiencia (falta de ordenes para vivir bien) porque no es mas que la crónica de los esfuerzos de los esfuerzos hechos por los humanos para remediarla.

La ética lo único que puede decirte es que busques y pienses por ti mismo, en libertad sin trampas: responsablemente. Y como se trata de elegir, se debe procurar elegir siempre aquellas opciones que permiten luego mayor número de otras opciones posibles, no las que te dejan cara a la pared. Elige lo que te abre: a los otros, a nuevas experiencias, a diversas alegrías.

CONCLUSION

El libro trata de lo que se puede hacer con la vida, de sus sentido que es procurar no fallar o fallar sin desfallecer, de comprender que vivir es un arte, no una ciencia y por ello la buena vida es a la medida de cada quien. Debemos elegir siempre lo que nos abra a más opciones y nunca perder la confianza.

APÉNDICE

DIEZ AÑOS DESPUÉS:

ANTE EL NUEVO MILENIO

Ni los siglos ni los milenios constituyen una medida adecuada para la vida real de la gente corriente que difícilmente vivirá un siglo. Las cosas que mas cuentan para nosotros los mortales, con sus placeres y dolores suelen ocuparnos menos tiempo de lo que pensamos. La fecha no influye para nada en lo que ocurre: al contrario, es lo que ocurre lo que hace destacarse la fecha que empleamos para situar históricamente un suceso extraordinario.

A fin de cuentas, la cronología es como la numeración de las páginas de un libro: no determina lo que se cuente en cada una de ellas. De modo que si el cambio de siglo o de milenio se ve cerca nada va a ocurrirnos ni de bueno ni de malo.

Lo que se debe tomar en cuenta de manera importante es el sabio consejo de un cuento chino:

"los humanos nacen, aman, luchan y mueren". ¿Acaso no es siempre así en todos los países y culturas, en todas las épocas? ¿Hace falta realmente saber mucho mas para afrontar con conocimiento de causa el proyecto permanentemente abierto de la buena vida?

La moraleja de la sabiduría china expresa que no es necesario esperar cada tridente ni siquiera cada siglo novedades esenciales que modifiquen las bases de reflexión de la ética. Sin embargo, una cosa son los principios y otra su aplicación concreta en cada momento histórico.

El ser humano existe en tres registros, interrelacionados unos con otros: como persona individual, como sociedad y como especie. Durante siglos contó mucho la sociedad (el grupo, la tribu, la comunidad, la nación) y poco la persona individual. Desde hace algunos pocos siglos el individuo se fue haciendo cada vez más importante, lo cual obligo a transformar el tipo de sociedades en las que vivimos, haciendo las más democráticas y abiertas para todos.

Pero lo característico de nuestro siglo y del próximo, es tomar conciencia de que pertenecemos a una misma especie y que la humanidad en su conjunto debe interesarse salvarse toda junta o pereceremos todos, unos antes que otros. Hablar de especie humana no es manejar un concepto meramente biológico, sino que apunta a un proyecto común, a una forma de comprender lo humano desde una fraternidad básica. Equivale a algo que podríamos resumir así: ser humano es no poder entenderse a uno mismo si te desentiendes de los demás. Lo complicado de todo esto comienza cuando tenemos que aceptar al diferente, al extraño, al inmigrante o al extranjero. Después de todo, los humanos somos animales gregorianos y por tanto nos gusta vivir en rebaño, es decir, entre quienes mas se nos asemejan. Pero de pronto llega alguien que no pertenece a nuestro clan, que tiene características diferentes a nosotros. Entonces desconfiamos y nos volvemos agresivos y peligrosos…

La mayoría de las veces el otro resulta incomprensible porque nadie tiene paciencia para tomarse la molestia de intentar hacerse comprender como es debido. Todo esto se resume en la sentencia de; trata al otro como tú deseas que te traten, no como efectivamente te tratan o te trataron. A fin de cuentas, todos los humanos somos inmigrantes en este planeta.

La ética del buen vivir queda resumida en respetar las leyes no escritas de la hospitalidad. Pero las obligaciones de la hospitalidad aun se extienden más allá. El buen huésped procura no solo ser fraterno con sus semejantes sino también respetar y cuidar al máximo la casa en la que se hospeda o en la que hospeda a otros. Tal casa de todos es el planeta tierra que habitamos por lo que la humanidad no se puede dar el lujo de destruirla y de derrochar sus recursos. De modo que la hospitalidad bien entendida, es decir, éticamente entendida, empieza por preocuparnos del buen mantenimiento de esta nuestra casa.

RESUMEN

La entrada del nuevo milenio poca influencia tiene sobre la ética o nuestras vidas. No son las fechas quienes hacen significativos los acontecimientos, sino los sucesos los que nos hacen recordar una fecha. Lo que sí se debe tener presente es que hay que aplicar los principios éticos de acuerdo al momento histórico que se vive. Adecuado a la actualidad, esto sería que, de sus tres existencias (como individuo, como sociedad y como especie), el ser humano debe reforzar su conciencia de que somos todos miembros de una especie que como conjunto debe intentar salvarse.

Como humanos, nunca llegaremos a entendernos a nosotros mismos si nos desentendemos de nuestros semejantes, y no basta con respetar al prójimo si no se acepta al diferente, si no se controlan los instintos gregarios, pues todos nos parecemos en lo esencial. La ética es respetar las leyes no escritas de la hospitalidad, que es a la vez recibir al extraño y ser recibido en casa ajena. Nuestra casa como especie es la Tierra, y es ésta la que debemos cuidar y respetar.

Desde el núcleo más pequeño, es decir, como individuos, hasta el más extenso que abarca a toda la especie humana, la ética es básica para vivir bien y crear un ambiente de armonía y respeto a nuestro alrededor. La libertad, para bien o para mal, es algo tan sencillo como "haz lo que quieras", pero no tanto lo es su aplicación, pues en ocasiones olvidamos que ante cada decisión libre existe una responsabilidad de enfrentar las consecuencias.

Probablemente porque aún no conocemos lo que es la dignidad, porque no hemos entendido que todos somos en lo esencial semejantes y tenemos el derecho de ser tratados por personas como personas, es que vivimos todavía en épocas de guerras, maltratos y diferencias. Nunca dejaremos de ser individuos, aún si asumiéramos un poco nuestra naturaleza como miembros de una especie e hiciéramos algo por actuar como una unidad que quiere rescatar su hábitat.

La ética nos abre las puertas a la libertad, su objetivo finalmente no es otro que el de vivir la buena vida, pero lo que aún nos cuesta trabajo entender es que esa buena vida no existe con una conciencia intranquila, producto de una libertad mal usada. La plenitud en todos los aspectos (físico, mental, social e incluso económico) es lo que debemos tener como meta para vivir bien y no hacer a nuestra felicidad dependiente de las posesiones materiales, pues en ese caso estaríamos completamente dominados y merced de las ataduras de objetos.

En realidad la libertad, la ética, la responsabilidad, son conceptos alrededor de los cuales se ha creado una gran nube de dudas y cuestionamientos y que, sin embargo, son sumamente básicos y sencillos de exponer, más no tanto de aplicar correctamente. Debemos comprenderlos, intentar aplicarlos para experimentar los beneficios que ofrece una buena vida y entonces aceptarlos y asimilarlos como elemento básico de nuestra existencia. Finalmente no debería ser tarea difícil... sólo se trata de vivir bien.

 

 

PABLO RAMOS VICTORIA


Comentarios


Trabajos relacionados

  • La necesidad de la ética

    La realización del siguiente trabajo está basado principalmente en la toma de consciencia por parte de los alumnos de la...

  • Etica

    ¿Qué es la ética empresarial?. Empresa. Misión. Visión. Comité de ética. Estructura axiológica. Mecanismos de capacitaci...

  • Etica profesional

    Formación profesional. Carácter profesional. Vocación. Orientación profesional. Costumbre. El profesional en su diario ...

Ver mas trabajos de Etica

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda