Monografias.com - Página no encontrada

Discúlpenos.

No hemos podido hallar la página que estaba buscando.
Sin embargo, quizás podamos ayudarlo. Pruebe lo siguiente:

Ir a la página de inicio de Monografias.com.
Ver nuevos trabajos agregados a Monografias.com recientemente.
Si es su primera visita a Monografias.com, consulte la ayuda.
Busque en todo Monografias.com:

Buscar: Avanzada

¿Por qué pudo haber ocurrido esto?

Es probable que Usted haya llegado a esta página a través de:

Un favorito (o bookmark) demasiado antiguo.
Un motor de búsqueda que tiene un listado desactualizado de nuestras páginas.
Una dirección posiblemente mal tecleada.
Un vínculo roto en nuestras páginas.

También es posible que el recurso que Ud. busca haya sido dado de baja por su autor.

¡Ayúdenos a mejorar! Si ha llegado a esta página a través de un vínculo roto
dentro de Monografias.com, por favor escríbanos a webmaster@monografias.com
detallando el problema, para que lo podamos solucionar a la brevedad.

El equipo de www.monografias.com



Incendios forestales en España
causados por factores naturales y agravados por la acción del hombre

 

Resumen

1. Introducción

2. Incendios forestales en España causados por factores naturales y agravados por la acción del hombre

2.1. Determinantes Ecológicos, Sociales y Económicos

2.2. Incendios naturales convertidos en desastres

2.3. Factores de origen natural que causan incendios

Mapa de España

3. Alcances y limitaciones

4. Antecedentes

5. Análisis y desarrollo

5.1. Definiciones

5.2. Clasificación de las superficies incendiadas

5.3. Causas de los incendios forestales

5.4. Principales causantes de incendios forestales

5.5. Consecuencias de los Incendios

5.6. Nuevas tecnologías para combatir el fuego

5.7. Sistemas, Equipos, Organización

5.8. Técnicas de Investigación de Causas

6. Conclusiones

7. Recomendaciones

8. Bibliografía

9. Anexo

9.1 Porcentaje de agentes causantes de incendios forestales en España

9.2. Porcentaje de superficie arbolada afectada por los agentes causantes de incendios en España

9.3. Porcentajes de causantes de incendios en superficies forestales en España

9.4. Porcentaje de causantes de incendios forestales en al zona noroeste de España

9.5. Porcentaje de causantes de incendios forestales en al zona del mediterráneo

9.6. Porcentaje de causantes de incendios forestales en al zona de Canarias

9.7. Porcentaje causantes de incendios forestales zona noroeste de España

9.8. Motivación de los siniestros intencionados (1991-2004)

9.9. Legislación española referente a incendios forestales

9.10. Situación Forestal en Castilla, León, Andalucía, Cataluña y Galicia

9.11. Gráfico que muestra el porcentaje de los grandes incendios vs. porcentaje de Superficie forestal

9.12. Porcentaje de incendios intencionados (1991-2004)

9.13. Porcentaje de incendios causados por rayos (1991-2004)

9.14. Número de incendios mayores ó iguales a una hectárea (1991-2004)

9.15. La estadística de incendios forestales en España

 

RESUMEN

Este trabajo examina de cerca el fenómeno de los incendios forestales en España, causados por agentes naturales que pueden ser agravados por acciones antrópicas, por medio de la búsqueda de información disponible en la literatura ya sea ésta escrita o digital.

 

1. INTRODUCCIÓN

El objetivo del trabajo consiste en recopilar y elaborar información referente a los incendios forestales ocurridos en España, con el fin de examinar, analizar sus causas y agravantes. Estas son de origen natural, antrópico y mixto.

Los incendios en España son un problema recurrente que producen año a año grandes pérdidas económicas, ambientales, materiales y en muchos casos son los causantes de la muerte de habitantes de los lugares más cercanos a las zonas que se incendian.

La sociedad española ve a los incendios forestales como un fenómeno habitual que requiere atención desde muchos puntos de vista. A pesar de que la superficie afectada por los incendios en las últimas décadas presenta una tendencia ligeramente decreciente, no ocurre así con el número de incendios cuya tendencia es claramente creciente.

Estos incendios son en la mayoría de los casos controlados por personal altamente capacitado sin que esto desencadene directamente en una catástrofe, pero existen casos en los que un incendio originado por factores naturales, incrementa su poder destructivo a causa de acciones antropológicas.

La prevención y la educación de la sociedad con respecto a incendios forestales, como en la mayoría de los desastres naturales, constituye la mejor herramienta para erradicarlos.

La importancia de este trabajo radica en el análisis de un fenómeno natural con implicancias ambientales cuya magnitud destructiva se ve incrementada en la mayoría de los casos por la acción o la inacción del hombre.

A lo largo de este trabajo el lector encontrará abundante información que comprende definiciones, gráficos, estadísticas, legislación referente al trabajo y recomendaciones referidas a los incendios forestales con ocurrencia en España.

 

2. INCENDIOS FORESTALES EN ESPAÑA CAUSADOS POR FACTORES NATURALES Y AGRAVADOS POR LA ACCION DEL HOMBRE

2.1. Determinantes Ecológicos, Sociales y Económicos

El problema de los incendios forestales, es motivo de asombro y escándalo para políticos, científicos, ecologistas urbanos, periodistas e incluso para los mismos forestales profesionales.

La estrategia de futuro a seguir debe contar con varios enfoques o puntos de vista que exigen cambios generalizados de mentalidad y acciones continuadas.

Estos enfoques pueden agruparse según sus responsables, por una parte políticos y por otra, forestales profesionales.

 

2.1.1. El papel de los políticos:

El número de incendios originado por causas naturales o accidentales en los ecosistemas mediterráneos es muy reducido. El alto riesgo deriva de las prácticas de la sociedad que los aprovecha, que condiciona la mayor o menor acumulación de combustibles.

Una política agraria que contribuya a diversificar el paisaje, a evitar la continuidad de las formaciones vegetales tanto arbustivas como arbóreas, sin incentivar de modo no deseado el empleo descontrolado del fuego, es condición absolutamente esencial para que los incendios se reduzcan a su magnitud natural.

 

2.1.2. El papel de los forestales profesionales:

La protección forestal es mucho más que defensa de la propiedad y el fuego es la principal amenaza, detrás de la cual llegan las plagas, la erosión y todos los demás problemas.

No es admisible una gestión forestal en la que no se cuente con las condiciones ecológicas y socioeconómicas que producen riesgo de incendios, el perfeccionamiento en técnicas de extinción y en sistemas de coordinación seguirá sin dar resultados permanentes si los enfoques de protección no reorientan la acción forestal en campos esenciales como son la selvicultura y la ordenación, la vigilancia y la puesta de los montes al servicio de la sociedad.

Fuente: La defensa contra incendios forestales. Fundamentos y experiencias. Ricardo Vélez y otros. Mc Graw Hill. 2000

 

2.2. Incendios naturales convertidos en desastres.

Si bien los incendios en áreas forestales se pueden suscitar como resultado de algún factor natural (rayos, altas temperaturas, las heladas que secan los pastos, la escasez de lluvias, la presencia de vientos, la escasez de lluvias y la falta de humedad hacen que un mínimo de calor produzca la combustión dando inicio a un incendio), son las acciones antropológicas aquellas que los transforman en verdaderos desastres. En la mayoría de los casos dichos incendios no tendrían los efectos devastadores que tienen hoy en día.

Estas acciones son en algunos casos por falta de conocimiento o por negligencia pero en el caso de España la gran mayoría es el resultado de causas intencionales.

El desmalezamiento de campos con fuego para estimular el rebrote de pasturas, afectan cientos de hectáreas, tanto porque el fuego se descontrola como por los perjuicios que estas prácticas traen aparejadas al suelo.

Un área forestal no necesariamente tiene que ser un espacio de alta vulnerabilidad como para que de un simple incendio desate una catástrofe, y es por eso que en estos casos la acción del hombre se transforma en la mayor amenaza ya que en casi la totalidad de los incendios es un factor antrópico el responsable.

Un fogón, la colilla encendida de un cigarrillo, un vidrio expuesto al sol (efecto lupa) son algunas de las causas de siniestros en los bosques de España, pero el mayor riesgo para estas zonas es sin lugar a dudas la intencionalidad.

El 98 % de los incendios son antrópicos, es decir, producidos por el hombre.

Puntualmente en España no sólo los investigadores contemplan los casos como un resultado de negligencia o descuido sino que la hipótesis de que el origen de un incendio forestal fue intencional es la primera en tenerse en cuenta.

Hay razones de orden económico que motivan a las personas a cometer estos siniestros como por ejemplo, el valor de las tierras ó para cometer fraude a compañías aseguradoras.

Fuente: www.incendiosforestales.org

 

2.3. Factores de origen natural que causan incendios

2.3.1. Factores meteorológicos

El clima mediterráneo con sus veranos prolongados, sin prácticamente nada de lluvia, y temperaturas diurnas medias muy superiores a 30º C reducen la humedad de la materia vegetal muerta a menos del 5 por 100. En estas condiciones basta un pequeño foco de calor para desencadenar un incendio.

Los vientos terrales del verano, caracterizados por su gran velocidad y poder desecante (tramontana, siroco, levante, etc.), hacen descender la humedad atmosférica por debajo del 30 por 100 y contribuyen a propagar los fuegos, trasladando pavesas a gran distancia. Los vientos secos y fríos de invierno también pueden ser causa de incendios debido al descontrol de pequeñas quemas provocadas por pastores y campesinos.

Las prolongadas sequías que en verano caracterizan las condiciones del clima han sido determinantes de que con frecuencia la composición de los bosques del Mediterráneo se haya estabilizado a base de especies que necesitan el fuego durante el ciclo reproductivo. Los pinares constituyen las masas arboladas más extensas. El pino carrasco (Pinus halepensis), el piñonero (P. Pinea), el pinaster (P. Pinaster), el laricio (P. Nigra) y el brutia (P. Brutia) son las especies principales, que se caracterizan por mecanismos fisiológicos que conectan la reproducción natural con el fuego. Además, suelen tener un elevado contenido en resina y aceites esenciales, extremadamente inflamables.

Otras especies esclerófilas de hoja perenne (género Quercus) han desarrollado mecanismos de adaptación para resistir el fuego, como pude ser la presencia de abundantes yemas durmientes que garantiza la producción de brotes y renuevos si la parte aérea de la planta resulta disminuida por el fuego.

Pero esta adaptación no significa protección permanente. Después de fuegos repetidos, los árboles son sustituidos por una cubierta de matorral leñoso típicamente pirófito, como es el caso de los jarales (Cistus).

A esta evolución natural de la flora hay que superponer las variaciones que suponen las restauraciones de la cubierta vegetal en zonas degradadas. La restauración ha de hacerse normalmente usando especies pioneras, generalmente pinos. Con ello, el riesgo de grandes incendios crece al verse favorecida la propagación del fuego por la continuidad de combustible muy inflamable que hay en esas plantaciones.

 

2.3.2. Condiciones socioeconómicas

El desarrollo socioeconómico de una región ha sido causa de la interrupción del pastoreo y de la extracción de leña y broza. Como consecuencia, ha aumentado la combustibilidad del monte, en el que el fuego encuentra buen material para iniciarse y propagarse. Éste es un problema muy grave en los bosques de propiedad particular que, debido a su baja rentabilidad, tienden a quedar abandonados hasta la corta.

Otra causa de incendio ha sido el éxodo rural. Grandes extensiones de tierra marginal han quedado abandonadas y han sido colonizadas por matorral e incluso por pinares naturales.

Así, la situación actual en los países mediterráneos europeos puede caracterizarse por los siguientes hechos:

- Despoblación de las áreas rurales atraída por mayores incentivos en las zonas urbanas.

- Abandono de los usos tradicionales en el área rural.

- Tendencia a desaparecer o a reducirse el uso forestal como productor de materias primas.

- Tendencia de los usos tradicionales (aprovechamientos de pastos y leñas) a quedar como residuales.

- Tendencia a crecer de los usos recreativos (excursionismo, caza y pesca). - Crecimiento continuo de la interfaz monte-terreno urbano.

 

2.3.3. Conflictos en la interfaz rural

2.3.3.1. Persistencia contra roturación

El conflicto se plantea acerca del uso del fuego para eliminación de la vegetación forestal y su posterior sustitución por cultivos agrícolas.

En general, las legislaciones establecen la inalienabilidad del terreno forestal público. Esta limitación legal al cambio de uso puede generar conflictos en los lugares en los que exista demanda de tierras para cultivo. Pero la tendencia actual es el agotamiento del conflicto por falta de esta demanda y, por tanto, el conflicto tiende a desaparecer.

 

2.3.3.2. Abandono de tierras

El conflicto se plantea como consecuencia del cese de actividades rurales en las tierras marginales. El abandono da lugar a la invasión por las especies de monte. Esa invasión genera en breve plazo acumulaciones de combustibles ligeros muy peligrosos, en los que los fuegos iniciados adquieren velocidades e intensidades altas.

La legislación frente a este conflicto no pasa del establecimiento de incentivos para que los propietarios voluntariamente reduzcan dichas acumulaciones de combustibles.

La tendencia, por tanto, es la regulación del cambio de uso de agrícola a forestal, con fondos para hacerlo viable. Sin embargo, el proceso de abandono es más rápido y extenso que las actuales políticas y, además, el abandono hace desaparecer a los propietarios que podrían solicitar las subvenciones. Realmente es difícil que los propietarios quieran invertir la diferencia hasta el 100 por 100 del coste para proteger algo que no les produce nada. La conclusión es que este conflicto tiende a agravarse.

 

2.3.3.3. Pastoreo con empleo del fuego

El conflicto se plantea acerca del uso del fuego para el mantenimiento de la vegetación herbácea y eliminación de la leñosa.

En general, la legislación de todos los países prohibe el fuego en las superficies arboladas y en una faja a su alrededor. Fuera de esta zona se debe solicitar autorización a los Servicios Forestales. En general, hay normas que fijan la época de peligro en la que no puede autorizarse en ningún caso.

No obstante, esta legislación preventiva se ve indirectamente contrarrestada por las normas para la protección de las poblaciones de montaña. La situación actual se caracteriza por la reducción continua del número de pastores por la despoblación rural. La incentivación del pastoreo podría ser una solución ante el conflicto, pero esta solución puede plantear problemas. La tendencia es la de promoverla técnica de quema controlada.

La conclusión es que este conflicto no está suficientemente debatido ni aclarado ante la opinión pública.

 

2.3.3.4. Quemas sistemáticas de restos agrícolas.

El conflicto se plantea acerca del uso del fuego para eliminación de restos de cosechas (quema de rastrojos) y preparación del terreno para nuevas siembras.

La legislación es paralela a la que regula las quemas de pastos. El conflicto surge igualmente por el incumplimiento de las medidas de precaución que establece la ley y que se especifican en los permisos de quema.

La tendencia actual es el incremento de estas quemas. Frente a ello surgen políticas educativas que tratan de mostrar los inconvenientes de las quemas para la productividad de la tierra, y la difusión de la técnica de quema controlada.

La conclusión es que este conflicto está vigente, pero que existen políticas que pueden tratarlo con eficacia.

 

2.3.3.5. Declaración de zonas de especial protección

El conflicto se plantea acerca de las limitaciones que dicha declaración acarrea a las poblaciones locales. Cuando se hace una declaración de este tipo, se producen determinadas restricciones encaminadas a la conservación o restauración de los recursos naturales. Ello tiene influencia inmediata en la vida de los habitantes de las zonas locales y próximas y puede chocar con sus usos y costumbres, apareciendo enfrentamientos, de los que el incendio será un síntoma.

La tendencia en la política proteccionista es a reconocer estos conflictos potenciales y a arbitrar medidas compensatorias, que deben extenderse al área de influencia de los espacios protegidos. Aun así, el conflicto no está cerrado por la lentitud administrativa de los sistemas compensatorios, necesaria para evitar fraudes, y por los recelos que despierta.

La conclusión es que este conflicto tenderá a extenderse, aun cuando puede controlarse con una buena gestión de los espacios protegidos.

 

2.3.3.6. Los cultivos forestales

Este conflicto procede del propio aprovechamiento forestal. La función productora del monte es realizable si genera materias primas demandadas por la industria, pero el monte mediterráneo no es precisamente el ideal para ello. En consecuencia, cuando existen condiciones adecuadas de suelo y humedad es normal que se prevea su transformación en cultivo forestal.

El problema de los cultivos forestales es la continuidad del modelo de combustible, peligroso en la fase joven y propicia a los grandes incendios más tarde, si no está sometido a una correcta selvicultura preventiva.

La consecuencia del debate sobre los cultivos forestales ha sido la paralización de los programas de reforestación en grandes regiones.

La tendencia ha de ser la integración de los principios de la selvicultura preventiva en los programas de reforestación.

La conclusión es que se trata de un conflicto que debe ser manejado aplicando conocimientos técnicos cuyo espíritu debe ser transmitido a la opinión pública.

 

2.3.4. Conflictos en la interfaz urbana

2.3.4.1. Transformación a uso urbano

El conflicto se plantea al extenderse aceleradamente las zonas de uso urbano, ocupando primero las tierras agrícolas limítrofes y después las forestales más alejadas. Debido a la tecnología actual se hace potencialmente urbanizable una proporción cada vez mayor del territorio.

 

En este caso, la legislación limitativa del cambio de uso puede ser precisamente el pretexto para el incendio, si la existencia de la vegetación forestal es la que condiciona el uso. En realidad esto no es así en ningún país mediterráneo, ya que si se pierde la vegetación por el fuego, debe ser regenerada, es decir, no se admite el cambio de uso. No obstante, los medios de comunicación afirman rutinariamente que se prenden incendios para urbanizar terrenos.

La conclusión es que se trata de un conflicto generador de incendios según la opinión pública, pero sin que ello haya sido realmente demostrado. Se trata de un tema que debe ser investigado.

 

2.3.4.2. Expansión de los usos recreativos en el área forestal

El conflicto se plantea como consecuencia de la invasión de los espacios forestales para el desarrollo de actividades recreativas como el excursionismo y la caza. La presencia creciente de personas en el monte se traduce en mayor probabilidad de utilización negligente del fuego. La legislación de todos los países es análoga. Las hogueras están reglamentadas del mismo modo que las quemas de pastos y agrícolas. También está prohibido arrojar cigarros encendidos.

La tendencia actual consiste en tratar de hacer efectivas estas normas, intensificando la vigilancia y limitando el tránsito por el monte.

La conclusión es que se trata de un conflicto de importancia creciente, pero que puede contenerse con medios tales como la educación y la vigilancia disuasoria.

 

2.3.4.3. Basureros mantenidos con fuego

Este conflicto está adquiriendo importancia creciente al aumentar aceleradamente la cantidad de desperdicios que se originan en las concentraciones urbanas. En las ciudades mayores hay fuertes inversiones en equipo para el tratamiento de las basuras. Sin embargo, en las ciudades medianas y pequeñas se sigue recurriendo a su acumulación y posterior eliminación quemándolas, lo que puede producir l escape del fuego y su transformación en incendio.

La legislación existente en varios países da normas sobre la correcta instalación de los basureros.

La tendencia actual ante el olvido en que se suelen tener estas normas es a la creación de ayudas económicas a los municipios para el tratamiento de basuras.

La conclusión es que se trata de un conflicto que precisa mayor atención por las autoridades locales.

 

2.3.5. Conflictos no relacionados directamente con el uso de la tierra

2.3.5.1. Venganzas

Pueden ser venganzas contra individuos o contra la sociedad. En las primeras, el fuego es uno de los medios para hacer daño a una persona por una motivación privada. En las segundas, la causa de la venganza puede ser muy variada como, por ejemplo, el cazador que no consigue un puesto para cazar y expresa su protesta quemando el monte.

En cualquier caso, el incendio intencionado es un delito en todas las legislaciones.

 

2.3.5.2. Delincuencia

En este caso, el incendio se utiliza bien para ocultar otro delito, bien para ayudar a realizarlo. Se pueden señalar muchos ejemplos: cazadores furtivos, incendios para provocar futuras inversiones en reforestación, incendios para distraer a la policía en operaciones de contrabando, incendios para deforestar y poder plantar después especies de droga (América).

Estos casos son objeto igualmente de la sanción de las legislaciones penales.

Fuente: La defensa contra incendios forestales. Fundamentos y experiencias. Ricardo Vélez

MAPA DE ESPAÑA

Mapa 1. Fuente: www.google.com.ar/imágenes

 

3. ALCANCES Y LIMITACIONES

El tiempo empleado en realizar este trabajo fue de 28 días.

La disponibilidad de material referente a incendios forestales es realmente amplia en Internet.

En particular sobre incendios forestales en España, es mucha la información de la que se dispone, de fácil acceso, muy abundante en cantidad y en contenidos.

Existen diversas páginas españolas que abordan la temática forestal por completo como en el caso de www.incendiosforestales.org donde el lector encontrará todo tipo de información (clara y concisa) referida al tema.

En muchos sitios de Internet como también en artículos de diarios españoles se mencionan los incendios forestales, sus causas y la problemática en general, pero no hay información referida a las acciones antrópicas que pueden transformar a un incendio en un desastre.

 

4. ANTECEDENTES

Existe gran variedad de publicaciones y trabajos referidos a los incendios forestales en España. A continuación se detallan algunos:

Plan maestro de la reconstrucción nacional: Lineamientos del sector forestal. Autor: Flores Rodas, José Guillermo; Santos Zelaya, José Aroldo

Guías de salud para incendios de vegetación. Autor: Secretaría de Salud de Honduras. Municipalidad Distrito Central; Asociación de Periodistas en Salud y Ambiente de Honduras; Organización Panamericana de la Salud.

Manejo de Incendios Forestales a Través de la Participación de las Comunidades Locales en Turquía. Autor: Mustafa Kurtulmuslu y Ekrem Yazici, Ministry of Forestry, Atatürk Bulvari, 153, Bakanlikyar, 06100 Ankara, Turquía.

Necesidades y oportunidades de cooperación internacional para afrontar los incendios forestales. Autor:

Sitios de Internet con contenido referido a los incendios forestales:

www.incendiosforestales.org sitio que trata a fondo y con información abundante y muy detallada la problemática de los incendios forestales en España.

www.nodo50.org sitio de Internet dedicado al estudio sobre incendios forestales en España

www.sequi.edu.mx sitio de Internet que trata la identificación de áreas susceptibles a incendios forestales, en Durango, Méjico.

www.vitalis.net sitio se una ONG venezolana que trata la temática forestal, los incendios y el tiempo necesario de que necesita un bosque para recuperarse.

 

5. ANALISIS Y DESARROLLO

El gran problema que enfrenta la sociedad española con respecto a los incendios forestales está dado principalmente por la intencionalidad con la que son llevados a cabo. Un bosque no es en si mismo una zona de riesgo o un área amenazada por factores de la naturaleza ya que son pocos o poco probables los incendios originados por causas naturales en España.

Es la acción del hombre, la amenaza propiamente dicha, la que transforma a una zona forestal en un lugar altamente vulnerable.

Si bien los incendios en áreas forestales pueden ser originados por factores naturales como rayos, sequías, repentinos aumentos de la temperatura en zonas donde se haya hojarasca, etc.; son en realidad los factores antropológicos los que representan una real amenaza para estos ecosistemas.

La intencionalidad es el principal factor causante de incendios forestales en España. En el 52% de los casos los incendios son originados por causas intencionales.

Se sabe mucho sobre como mitigar los efectos del fuego, como detectar, analizar, y controlar un incendio; pero es muy poco lo que se sabe realmente con respecto a cuales son los factores que impulsan a ciertos grupos de personas a desatar un incendio en áreas forestales.

Como en la mayoría de los conflictos de índole ecológica entran en juego factores económicos muy importantes que no hacen más que añadir una cuota de "amenaza" a estas zonas de altísimo valor en cuanto a si biodiversidad, que a su vez pueden tener importancia por el valor de las tierras mismas.

Las zonas forestales en España cuentan hoy en día con numerosos sistemas para prevenir y atacar los incendios forestales, pero cualquier esfuerzo se vuelve insuficiente si no se destinan recursos a la prevención.

Teniendo en cuenta esto, podemos decir que es de suma importancia llevar a cabo un trabajo de concientización de la población sobre los riesgos y amenazas que un incendio forestal representa.

La educación cumple un rol fundamental en este aspecto. La divulgación de la información en cuanto a como prevenir un incendio es una de las mayores fortalezas con las que cuenta hoy en día el gobierno español.

 

5.1. Definiciones

Terreno forestal Según la Ley de Montes de 1957 (art. 1.º) es "la tierra en la que vegetan especies arbóreas, arbustivas, de matorral o herbáceas, sea espontáneamente o procedan de siembra o plantación, siempre que no sean características del cultivo agrícola o fueren objeto del mismo" y que no tengan calificación de terrenos urbanos.

Fuente: www.incendiosforestales.org

Incendio forestal o incendio de monte El incendio forestal es el fuego que se extiende sin control sobre terreno forestal, afectando a vegetación que no estaba destinada a arder. Se deduce de esta definición que el incendio forestal es un fuego de vegetación no agrícola y que no incluye la quema de rastrojos, salvo que se pase a un monte. Es esencial la falta de control para que un fuego sea considerado incendio. Por ello, no se consideran incendios las quemas de pastos o de matorral o el empleo del fuego para eliminación de residuos forestales, que no hayan causado daños a juicio del Servicio encargado de la prevención y no se hayan extendido más allá de la zona a la que sería prudente aplicar la operación citada. Sin embargo, se considerarán incendios estas quemas por el hecho de realizarse cuando están prohibidas, ya que, aunque los daños puedan ser reducidos, su peligrosidad obliga a combatirlos.

Fuente: www.incendiosforestales.org

5.2. Clasificación de las superficies incendiadas:

Superficie arbolada: Incluye las superficies recorridas por el fuego y cubiertas de árboles productores de madera, leña, resina, corcho o frutos forestales. Para que estas superficies sean consideradas arboladas el coeficiente de superficie cubierta debe ser superior al 20 por 100.

Superficie no arbolada: Si el fuego afecta solamente a matorrales o pastos, incluyendo los situados entre los árboles sin dañar éstos, aunque las copas puedan perder hojas o algunas ramas, se considera la superficie como no arbolada y se distribuye en las clases siguientes: ·

Dehesa o monte abierto: los árboles cubren menos del 20 por 100 de la superficie. Matorral y monte bajo: vegetación leñosa de porte arbustivo.

Pastizales: vegetación herbácea.

Superficie no forestal: Si el fuego forestal alcanza a zonas agrícolas o urbanizadas, se diferencia su superficie en esta clase.

Fuente: La defensa contra incendios forestales. Fundamentos y experiencias. Ricardo Vélez y otros. Mc Graw Hill. 2000

 

5.3. Causas de los incendios forestales

La actual magnitud del fenómeno de los incendios forestales se debe a factores estructurales importantes, entre los que destacan:

 El abandono drástico de las actividades agrosilvopastorales que se ha producido en apenas cuarenta años debido al éxodo rural, con un incremento de la biomasa en los ecosistemas que los hace fácilmente combustibles

 La permanencia de la cultura del fuego (quema de rastrojos y pastos) en una parte importante de la población rural.

La lucha contra los incendios forestales se ha centrado casi exclusivamente en la extinción, olvidando la prevención y una correcta planificación forestal, enmarcada en una buena ordenación del territorio.

En la actualidad las mayores inversiones en materia forestal están destinadas a la extinción de incendios, la construcción de infraestructuras asociadas a éstos: red de cortafuegos, red de pistas forestales, puntos de agua, etc. y reforestación de terrenos incendiados.

Es decir, que si existe algún negocio floreciente en torno a los bosques, éste está asociado a apagar incendios, pero bajo ningún caso a prevenirlos.

 

5.4. Principales causantes de incendios forestales.

De forma general, las causas de los incendios forestales se clasifican en seis grandes grupos:

  • - Rayo
  • - Negligencias
  • - Causas fortuitas
  • - Intencionados
  • - Desconocidas
  • - Reproducciones de incendios anteriores.

 

5.5. Consecuencias de los Incendios

Los incendios producen contaminación del aire y del agua, se pierden nutrientes y microorganismos del suelo, la vegetación se degrada y se pierde, además disminuye la flora porque desaparece el hábitat natural y con ello la fauna de la región afectada que no logra reinsertarse en otros ambientes.

A esto deben sumarse, la pérdida de vidas humanas, los impactos económicos sobre viviendas e infraestructuras en general, y la disminución de la oferta turística.

 

5.6. Nuevas tecnologías para combatir el fuego.

En la lucha constante que se mantiene contra los incendios forestales, tanto en sus aspectos preventivos como de combate, aparecen constantemente nuevas tecnologías y materiales que, son en ocasiones herramientas útiles que ayudan la defensa contra incendios forestales.

Normalmente, estas tecnologías vienen asociadas al rápido desarrollo que se ha producido en los últimos años en el campo de las telecomunicaciones y la informática.

La incorporación lógica de estas tecnologías a los incendios forestales lleva inexorablemente a que los servicios de Prevención y Extinción de Incendios se doten de modernas Centrales de Operaciones en las que las consultas de datos, cartografía digital e intercambio de información digital con unidades periféricas juega un papel decisivo.

Las utilidades proporcionadas por estas tecnologías constituyen una ayuda inestimable para una más documentada toma de decisiones.

Fuente: www.Incendiosforestales.org

 

5.7. Sistemas, Equipos, Organización.

Una detección eficiente dentro de un programa de lucha contra el fuego garantiza que los daños producidos por el fuego y los gastos de las operaciones de extinción sean mínimos.

 

5.7.1. Fundamentos de la detección de incendios forestales

La detección de incendios se fundamenta en una serie de actividades cuyo objetivo es descubrir, localizar y comunicar el inicio de un fuego a la Central de Operaciones.

Las condiciones principales de la detección son:

- Debe ser lo más rápida posible.

- Debe ser capaz de obtener la mayor cantidad de información útil sobre el fuego.

- Debe ser rápida, clara y precisa en la entrega de la información a la Central de Operaciones.

Las fuentes de detección en España son:

- Vigilantes de puestos fijos

-Vigilancia móvil

- Personal ajeno que normalmente avisa telefónicamente.

Fuente: www.incendiosforestales.org

 

5.7.2. Cuadro de clasificación de alarmas vs. sistemas de detección.

Clasificación e identificación de la alarma por el humo

 

Según su origen:

- Falsos: no corresponde a una combustión (polvareda, remolinos de aire, etc.)

- Legítimos: corresponde a una quema autorizada

- Ilegítimos: pueden provocar un incendio forestal

 

Según el color:

- Blanco: corresponde a quema de combustibles livianos

- Gris claro: corresponde a quema de combustibles semi livianos

- Gris oscuro: corresponde a quema de combustibles pesados

- Amarillo: corresponde a quema de resinosas

 

Según el volumen:

- Pequeño

- Mediano

- Grande

Sistemas de detección

 

 

Los sistemas utilizados actualmente son los siguientes:

- Detección terrestre fija

- Detección terrestre móvil

- Detección aérea-

Otros sistemas

Fuente: www.incendiosforestales.org

 

Foto 5.7.2.1. Puesto de vigilancia de guarda parques. Fuente DGCN.

 

5.7.3. Detección terrestre fija, métodos y equipos

Normalmente se utiliza por dos causas principales:

- En áreas donde el recurso forestal a proteger posee un alto valor socioeconómico y/o ecológico

- En zonas de alto riesgo de incendios

En España la detección terrestre fija se establece de junio a octubre en un periodo que se denomina "campaña de incendios". Según el año este periodo puede alargarse o acortarse. También es característica en España la "campaña invierno-primavera", localizada principalmente en el tercio norte peninsular.

 

5.7.4. Establecimiento de la red de vigilancia

De acuerdo con el área a proteger, riesgo de la zona y graduación en el tiempo del peligro de incendios, se establecen en el territorio una red de puntos de observación que constituyen los "puestos fijos de vigilancia".

La elección de los emplazamientos de los puestos fijos en las comarcas forestales puede establecerse por el proceso siguiente:

Inventario de puntos posibles con ayuda de cartografía y el análisis estereoscópico de las fotografías aéreas de la comarca.

Primera selección entre los puntos posibles mediante visitas al terreno y consultas con la población.

Selección definitiva mediante análisis de perfiles transversales, superficies cubiertas y áreas ciegas.

Plano digitalizado que incluya el relieve, existen programas informáticos que permiten una selección de puestos fijos, pues cifran para cada uno de ellos las superficies de áreas cubiertas y ciegas.

Área, Como norma general, en terreno accidentado, el radio que determina el campo de visión puede fijarse en 10 Km y en terreno llano en 20 Km. Teniendo en cuenta las áreas ciegas, puede darse como superficie útil a proteger entre 25000 ha y 50000 ha, según zonas. Además:

La densidad de puestos de vigilancia debe ser función de la importancia forestal y ecológica del área a proteger, así como del riesgo temporal de incendios.

Terrenos accidentados, presentan mayor porcentaje de áreas ciegas que los llanos, éstos precisan menor densidad de puestos de vigilancia que los accidentados.

Radio operativo, definido por el campo de visión debe tenerse en cuenta que la visibilidad es mayor en dirección al Sol que de espaldas a él y que los fondos oscuros favorecen la visibilidad por contraste.

Limitaciones temporales de la visibilidad: brumas, cielo salpicado de nubes, fuerte viento, etc., que dificulten la localización del foco del fuego, así como las tormentas, requieren reforzar la vigilancia fija con la móvil.

 

 

5.7.5. Tipo de puestos de vigilancia

- Casetas - Torres

Las torres se construirán en aquellos lugares en los que se quiera aumentar la visibilidad reduciendo las áreas ciegas, en terrenos llanos o poco accidentados y en puntos rodeados de arbolado. Las casetas se construirán en las restantes circunstancias.

Foto 5.7.5.1. Torre de vigilancia. Fuente: www.incendiosforestales.org

 

Consideraciones importantes a tener en cuenta en las construcciones de puestos de vigilancia:

- La defensa contra descargas eléctricas (rayos).

- Los caminos de acceso a puestos situados en lo alto de las montañas no deben producir impacto y si lo producen, corregirlo.

- Las construcciones de madera de casetas y torres, aparte de poder ser desmontables, por estética y aislamiento deben anteponerse, e incluso sustituir, a las de obra y metálicas.

 

5.7.6. Equipos, condiciones del vigilante y formas de operar

Equipo necesario:

Torre o caseta

- Sistema de comunicación con la Central de Operaciones por medio de equipos de radio o telefonía móvil en puestos importantes con funciones de coordinación.

- Prismáticos

- Cartografía del área a proteger con la máxima información geográfica y de la vegetación

- Libro de registro de incidencias

- Sistema de localización en el terreno del foco del fuego y su identificación aproximada en el mapa.

Condiciones del vigilante:

- Debe conocer la zona a controlar o adiestrarse los primeros días de vigilancia.

- Debe tener buena vista.

- Debe ser capaz de trabajar con mapas e instrumental variado.

- Debe saber hablar y manejar correctamente los transceptores de radio.

- Debe estar acostumbrado a la soledad.

- Debe ser seleccionado preferentemente en un curso de formación que incluye un examen psicotécnico de acuerdo a las exigencias del puesto de trabajo.

Formas de operar:

- Turno: de 1 a 3 turnos de 8 horas, pudiendo extenderse hasta 12 horas de acuerdo con las normas laborales.

- Método de observación: panorámico (general) o sistemático (por sectores).

- Transmisión de información: cadencialmente con la Central de Operaciones y siempre en el momento que se genere una alarma.

 

5.7.7. Alarma de incendios

Producida una alarma, la información que se pase a la Central de Operaciones debe ser rápida, clara y precisa, debiendo comprender lo siguiente:

- Localización geográfica del foco del fuego.

- Combustibles afectados.

- Accesos posibles al lugar del siniestro. Para medios aéreos, coordenadas del punto en el mapa.

- Comportamiento del fuego en cada momento con sus variaciones notables.

- Información sobre la fuerza y dirección del viento.

- Anotación en el libro de registro.

- Cualquier información que sea importante para la Central de Operaciones y personal de combate.

- Siempre la información que se dé por radio debe someterse a la disciplina marcada.

5.7.8. Detección terrestre móvil

Se emplea fundamentalmente:- En zonas de alto riesgo- En áreas con recursos forestales valiosos o valores ecológicos sobresalientes.- En sectores no visualizados por el sistema de detección terrestre fijo (áreas ciegas)- Como refuerzo temporal al sistema de puestos fijos en días/horas de visibilidad reducida o de índice de peligro extremo.

5.7.9. Rutas, Equipos y Formas de operar.

Programación de la ruta:

- Recorridos cíclicos en un tiempo mínimo

- Máximo cubrimiento del sector, desplazándose por caminos con la mayor visibilidad

- Zonas con mayor afluencia de visitantes en los días y horas que se produce

- Áreas donde se usa el fuego por la población rural

Equipo necesario:

- Medio de transporte

- Radio

- Libro de registro

- Herramientas para el primer ataque.

- Extintores de explosión

Formas de operar:

- Cuando el índice de peligro suponga una alta probabilidad de incendio.

- Rutas preestablecidas según factores de riesgo temporales o incidencia en la causalidad humana y natural.

- Transmisión de la información semejante a la de los puestos fijos, buscando un sitio de buena cobertura de radio.

 

 

5.7.10. Ventajas y limitaciones de la vigilancia terrestre móvil.

Ventajas:

- Posee efecto disuasorio al sentirse vigilados los visitantes, pobladores, transeúntes, etc.

- Posibilita un primer ataque al incendio, llegando incluso a su control

- Mejora grande de la información a la Central de Operaciones.

Limitaciones:

- La vigilancia es interrumpida, pues pasa cierto tiempo entre dos recorridos por la misma zona

- Impuestas por la ruta con campo de visión reducido que se mejora parcialmente en sitios prefijados de buena visibilidad panorámica.

5.7.11. Vehículos de Vigilancia y Primer Ataque (VVPA)

El objetivo de estos equipos es que los focos de fuego no se extiendan y queden en conatos (incendios menores de una hectárea).

La composición del VVPA es:

- Un chasis todo terreno tipo cabina-caja (pick-up)

- Un módulo ligero de extinción desmontable.

- Un equipo de vigilancia y toma de datos

- Equipo de emergencia y radiocomunicaciones.

 

 

Foto 5.7.11.1. Vehículo de vigilancia y primer ataque. Fuente: www.incendiosforestales.org

 

5.7.12. Detección aérea

Se utiliza principalmente:

- En áreas extensas con recursos forestales importantes y Parques o Reservas de considerable superficie.

- En zonas con escasez de puestos fijos y móviles de vigilancia

- En grandes superficies con alto riesgo, preferentemente en días y horas de peligro extremo.

Foto 5.7.12.1. Avión utilizado para la detección aérea de incendios forestales. Fuente: www.incendiosforestales.org

 

5.7.13. Métodos, equipos y formas de operar.

La programación de rutas se realizará a partir de:

- Análisis de riesgo, según ocurrencia histórica temporal

- Análisis de combustibles, seguimiento de inflamabilidad y combustibilidad

- Daño potencial según valores socioeconómicos y ecológicos de la vegetación del área a proteger.

 

 

Equipo necesario:

- Avión o helicóptero

- Base aérea próxima

- Transceptores de radio

- Mapas

- Equipos complementarios (GPS, cámara de TV, detectores de IR, transmisión de imágenes por telefonía móvil, microondas, etc.)

- Tripulación

Forma de operar:

- Oportunidad

- Ruta preestablecida

- Transmisión

 

5.7.14. Ventajas y limitaciones de la detección aérea

Ventajas:

- Permite observar gran cantidad de superficie por unidad de tiempo.

- Gran flexibilidad

- Puede efectuar un reconocimiento del incendio ya detectado, entregando información adicional.

- Facilidad para que la información sea precisa y exacta de la evolución del incendio.

- Eventualmente o con misión específica de aeronave de coordinación que apoye al Director de Extinción.

- Puede actuar como aeronave de vigilancia y primer ataque.

 

 

Limitaciones:

- Observación interrumpida con un periodo de tiempo largo entre dos vuelos de la misma zona.

- Imposibilidad de operar bajo condiciones meteorológicas adversas.

- Costes de operación generalmente elevados, sólo justificables como refuerzo de la vigilancia tradicional.

5.7.15. Aeronaves de vigilancia y primer ataque

En los últimos años, en España por el desarrollo espectacular del empleo de medios aéreos de extinción, se emplean también aviones con capacidad de unos 3100 litros para misiones de vigilancia junto con el primer ataque. La posibilidad de actuar con un medio rápido garantiza la extinción de un incendio en su inicio con una o dos descargas normalmente con retardantes o espumas. Los costes elevados por el número de horas de vuelo a contratar requieren un estudio previo.

Otros sistemas de detección

Se reseñan seguidamente, pues no se considera necesaria una descripción detallada por su alto coste y limitaciones de su aplicación, los sistemas siguientes:

- Televisión en circuito cerrado

- Detección con rayos infrarrojos de puestos fijos

- Detección con rayos láser

Fuente: La defensa contra incendios forestales. Fundamentos y experiencias. Ricardo Vélez y otros. Mc GrawHill. 2000

5.7.16. Detección de Incendios por Infrarrojos

Todos los cuerpos emiten radiaciones y éstas pueden detectarse por medio de cámaras o sensores de infrarrojos (IR), dando una imagen en la que se distingue el cuerpo a más alta temperatura del resto de su entorno.

En esencia el sistema consta de un Detector IR (cámara IR), un Analizador/Transmisor de datos y un ordenador. Un microprocesador del instrumental analiza las informaciones que le son transmitidas por el detector, que una vez grabadas como imagen térmica del paisaje en una vuelta del posicionador las compara con la siguiente vuelta para ver las diferencias entre ellas.

Generalmente, los programas de ordenador en los que se basa el sistema requieren una fase de campo para adaptar el programa a la situación real del punto de observación con respecto a la detección útil para incendios forestales (deben eliminarse puntos calientes como chimeneas, luces de casas, motores, etc.).

Por muy bueno que sea el dispositivo de detección siempre se necesita la imagen de TV que proporcionan cámaras de visión diurna y nocturna.

Las ventajas de la detección IR son: Eficaz en la detección nocturna y en los días de mala visibilidad, precisión en la detección y propagación del fuego.

Como inconvenientes cabe destacar: Dificultad en la eliminación de falsas alarmas, complejidad del instrumental para su manejo, alcance limitado y exclusivo de las zonas expuestas, alto coste del instrumental, instalación y mantenimiento

Fuente: La defensa contra incendios forestales. Fundamentos y experiencias. Ricardo Vélez y otros. Mc Graw Hill. 2000

Imagen 5.7.16.1. Ejemplos de imágenes infrarrojas. Fuente: www.incendiosforstales.org

 

5.7.17. Aplicaciones del GPS en la lucha contra incendios forestales en España

Tras la presentación del estudio por parte de la UPM (Universidad Politécnica de Madrid) que evaluó las utilidades del GPS y los receptores que había en esos momentos en el mercado para conocer a fondo sus prestaciones, se decide incluir equipos GPS en los trabajos de 1992 con las siguientes acciones:

- Adquisición de navegadores GPS con destino a los aviones anfibios CL-215

- La exigencia, en los pliegos de condiciones de contratación de aeronaves de vigilancia y coordinación, de la dotación de navegador GPS. En el resto de aeronaves arrendadas se favorecía como criterio de selección que contasen con navegador. A partir de 1993 ya se exige para todas las aeronaves arrendadas.

- La compra de un equipo con memoria y almacenamiento de ficheros para la realización de planimetrías de grandes incendios.

- El encargo de un nuevo estudio a la UPM sobre la viabilidad y puesta en práctica de un sistema de seguimiento de móviles.

Gracias al GPS y a su integración con los Sistemas de Información Geográfica se ha podido realizar en España la planimetría de grandes incendios. Esto permite, entre otras muchas cosas, determinar:

- Superficies según tipo de vegetación

- Superficies según propiedad y tipos de vegetación

- Superficie afectada de Espacios Naturales Protegidos

- Especies y volúmenes de madera afectados.

Foto 5.7.17.1. Equipo de GPS portátil utilizado en España para combatir incendios forestales. Fuente: www.incendiosforestales.org

 

5.8. Técnicas de Investigación de Causas

El único camino para controlar el fenómeno de los incendios forestales y reducir los daños y la alarma social que provoca es la prevención.

Por tanto, la primera tarea para acabar con este problema será determinar con certeza cuáles son las causas reales que lo provocan. Para los responsables de conservar la Naturaleza y gestionar sus recursos las generalizaciones no sirven. Es preciso conseguir argumentos basados en información objetiva, tan detallada como sea posible, sobre las causas que verdaderamente han provocado los incendios en una zona concreta. La técnica del Método de las Evidencias Físicas (MEF) permite reconstruir la evolución de un incendio forestal, a través del estudio del comportamiento del fuego, hasta determinar su punto de origen y, una vez en él, clasificar la causa que lo provocó e identificar al autor o, al menos, sus motivaciones.

5.8.1. Proceso de la investigación

Para conocer por qué y quién ha provocado un incendio se abre una investigación. Ésta comienza con la noticia misma del incendio y sigue con un complejo proceso, finalizado el cual los investigadores podrán determinar la causa del mismo.

5.8.2. Noticia del incendio

El equipo de investigación de las causas debe permanecer en contacto permanente y directo con la red de detección de incendios forestales, siendo avisado inmediatamente de todas las alarmas que se produzcan en su zona de actuación. Una vez confirmado el incendio, se anotará la fecha y la hora del aviso, así como los datos de la persona que dio la alarma (domicilio, teléfono, etc.). Puede que este sea el único testigo del que se disponga para interrogar.

5.8.3. Recogida de datos históricos y meteorológicos

Después de localizar el incendio, se solicitará a la central de operaciones los siguientes datos:

- Serie histórica de incendios en la zona y sus causas

- Datos meteorológicos de días anteriores y del momento del incendio

Una vez que la BIIF (Brigada de Investigación de Incendios Forestales) llega a la zona incendiada, realiza un primer reconocimiento de la situación. Para averiguar cuál ha sido la causa que provocó el incendio es necesario encontrar el punto de inicio. Para ello hay que establecer sobre el terreno una zona de trabajo donde es previsible que éste pueda encontrarse.

5.8.4. Determinación de la geometría del incendio

Cuando el incendio investigado es de pequeñas dimensiones será fácil estudiarlo en su totalidad hasta determinar el área donde se inició, dentro de la cual encontraremos el correspondiente punto o puntos de inicio.

En caso que el incendio sea tan grande que sólo sea posible observarlo en su totalidad desde el aire, se recurre a la determinación de la geometría del incendio. Consiste en asimilar el perímetro del incendio estudiado a uno de los modelos geométricos de propagación. Esto nos permite situar, aproximadamente, la zona de inicio. Los modelos geométricos de propagación son ocho.

5.8.5. Aplicación del Método de las Evidencias Físicas

Una vez determinada la geometría del incendio y establecida una zona de inicio más o menos amplia, será necesario reducir aún más esa superficie, hasta obtener el área de inicio. En ésta la investigación se hará minuciosamente hasta encontrar el medio de ignición y la posible causa. Para establecer el área de inicio de emplea el Método de las Evidencias Físicas (MEF), que nos permite reconstruir la evolución del incendio a través de los vestigios que éste ha dejado en su avance.

Del análisis de los vestigios se obtienen datos sobre la dirección de propagación, la intensidad calórica y la velocidad de avance del incendio y su correcta interpretación nos permite localizar el punto o puntos de inicio, objetivo fundamental del proceso de investigación y del que depende su éxito ya que es en este punto de inicio donde está la información sobre el medio de ignición y la causa del incendio, además de la mayoría de las pruebas físicas que podrán ser utilizadas judicialmente a la hora de relacionar el hecho con el autor.

Los vestigios que señalan el progreso de un incendio son diez:

- Grado de daños

- Patrón de quema

- Exposición/Protección

- Lascamiento

- Modelos de carbonización

- Escamado

- Petrificación

- Manchas de hollín

- Color de las cenizas

- Tallos de gramíneas

5.8.6. Delimitación del área de inicio

Para poder aplicar el método de las evidencias físicas y localizar el punto de inicio, es imprescindible saber interpretar el comportamiento del fuego forestal. Los conocimientos de la dinámica del fuego junto con la lectura de los vestigios, permiten al investigador dibujar sobre el terreno el cuadro de indicadores de dirección y sentido de la propagación. De esta manera se podrá delimitar una pequeña superficie denominada área de inicio. Dentro de ella está la información necesaria para conocer la causa que ha provocado el incendio.

5.8.7. Validación del área de inicio

Una vez delimitada el área de inicio y antes de realizar su análisis pormenorizado, es preciso comprobar que su ubicación es correcta. Para ello se recurre a confirmarla con el testimonio de los medios de extinción que actuaron en primer lugar y con el de los testigos presenciales, ya que es posible que existan otros puntos de inicio.

5.8.8. Determinación del punto de inicio

La misión del investigador va a ser relacionar los hechos ocurridos con el autor, hallando las pruebas necesarias para ello. Éstas se encontrarán en el lugar donde se inició el incendio. Para reconocer y determinar el punto de inicio, así como para localizar el medio de ignición, el área delimitada anteriormente será parcelada en calles de medio metro de ancho y con la longitud necesaria.

A continuación se examina atentamente cada una de estas parcelas, examinando los vestigios y buscando todo aquello que no concuerde con el patrón general del terreno. También se utilizará un imán potente para recoger restos metálicos y una lupa para las observaciones en detalle.

Los vestigios e indicadores presentes sobre el terreno permiten al investigador justificar su argumentación mediante pruebas técnicamente válidas. Estas pruebas permiten también comprobar las declaraciones de los testigos.

Cuando se localice una prueba, ésta se identificará señalando su localización para evitar que sea destruida. Antes de retirarla será fotografiada desde tres perspectivas y aproximaciones diferentes, siendo la última foto de detalle, y situando junto a ella un objeto que sirva de escala.

Las pruebas analizadas e identificadas se clasificarán en función de su utilidad.

Una vez identificados el punto de inicio y los indicios allí presentes, se podrá proceder a la reconstrucción de la escena del incendio y de los hechos allí sucedidos.

5.8.9. Establecimiento del cuadro de indicadores de actividad. Prueba material.

El cuadro de indicadores es el registro escrito de la serie de evidencias de actividades, tanto físicas como humanas, presentes en la zona de inicio del incendio. Confrontándolas entre sí, posibilitan la clasificación de la causa que lo provocó.

Elaborar el cuadro de indicadores de actividad tiene como objetivo establecer una hipótesis sobre la causa del incendio. Para que sea válido hay que comprobar la repetición de hechos iguales, pertenecientes a la misma actividad, en muchos incendios, a fin de estar seguros de que un hecho es característico de una actividad concreta.

Existen una serie de cuadros de indicadores que corresponden a las siguientes actividades:

Rayo

- Fuegos de artificio

- Apicultura

- Caza y animales salvajes

- Actividades recreativas

- Fuegos intencionados

- Quema en el medio agrícola

- Quema de residuos agrícolas

- Actividades ferroviarias

- Fumadores

- Quema de basuras

- Cuadro de indicadores de otras actividades

El cuadro de indicadores de actividad establecido por los investigadores se compara con éstos y se comprueba si los hechos registrados se corresponden con los que caracterizan a estas actividades. En tal caso se apuntaría ésta como la posible causa del incendio. Si no coincidieran, sería necesario crear otro cuadro de indicadores, propio de esta nueva actividad.

Al llegar a este punto se elabora, con toda la información obtenida, un documento que constituye la prueba material de la investigación.

5.8.10. Testimonios de los testigos. Prueba personal.

La información obtenida sobre el medio de ignición y el posible autor, recogidos en la fase de prueba material, se debe contrastar con las declaraciones de los testigos del incendio y de las personas relacionadas con éste. Estos testimonios constituyen la prueba personal.

El interrogatorio de los testigos en el lugar del siniestro es una de las partes de mayor importancia en la investigación. Los testigos serán interrogados por un representante oficial autorizado.

5.8.11. Relación entre la prueba material y personal

Con los datos obtenidos al localizar el medio de ignición, el cuadro de indicadores de actividad y las declaraciones de los testigos, es posible realizar una reconstrucción de las circunstancias que determinaron el inicio del fuego.

No obstante, antes de poder establecer una hipótesis central sobre la causa del incendio será necesario comprobar muy bien qué relaciones hay entre la prueba material y personal elaboradas durante la investigación. Esto será especialmente determinante en los fuegos de origen antrópico, porque de ello dependerá el poder relacionar o no a los posibles sospechosos de su inicio.

5.8.12. Establecimiento y validación de la hipótesis central de la causa del incendio

La hipótesis central sobre la causa del incendio investigado se establece al cotejar la prueba material con la prueba personal. Las relaciones encontradas entre ellas determinan una posible causa del incendio, con altas probabilidades de ser la real. También es posible que con las pruebas encontradas, tanto físicas como personales, se puedan establecer otras hipótesis sobre el origen del fuego.. Por este motivo, es necesario efectuar un escrupuloso proceso de análisis para poder llegar a establecer la hipótesis central como válida y, por tanto, como causa del incendio estudiado.

Si este proceso de validación es superado, se estará en condiciones de establecer la CAUSA que provocó el incendio forestal.

En caso de que esta hipótesis se demuestre como no válida, o haya otras que se ajusten a la situación, habrá que comenzar el proceso de investigación otra vez desde el principio.

Fuente: La defensa contra incendios forestales. Fundamentos y experiencias. Ricardo Vélez y otros. Mc Graw Hill. 2000

 

 

6. CONCLUSIONES

Los incendios forestales en España son recurrentes, causados por factores naturales y por factores antropicos, siendo estos últimos los predominantes.

Aproximadamente el 50% de los incendios forestales es originado por causas intencionales. Esto representa un alto grado de vulnerabilidad para las zonas forestales y hace que sea muy difícil combatir sus causas.

La responsabilidad de cuidar las zonas forestales es de las autoridades gubernamentales o nacionales españolas, de los ciudadanos, los propietarios de tierras forestales y las administraciones.

Los factores que motivan a ciertos sectores de la sociedad española a quemar las zonas boscosas, sean estas privadas, públicas o protegidas son mayoritariamente económicos.

Industrias y sectores que se ven beneficiadas a raíz de un incendio forestal: sector inmobiliario, industria de regeneración y recomposición de zonas quemadas, grupos de bomberos que ven amenazadas sus fuentes de trabajo, industria de comercialización de maderas quemadas, etc.

La legislación española respecto a incendios forestales es abundante.

Los equipos encargados de controlar los parques y zonas forestales cuentan con elementos de última tecnología y están perfectamente equipados para detectar, pronosticar el crecimiento y combatir un incendio forestal. Este es un factor de suma importancia para reducir el riesgo y evitar que un incendio desencadene en una catástrofe ambiental.

La prevención constituye la primer herramienta para disminuir la amenaza de un incendio forestal en España.

 

7. RECOMENDACIONES

Se debe hacer un especial hincapié en aspectos de prevención garantizando el equilibrio de conservación/ producción, centrando los esfuerzos y las inversiones en la práctica de una silvicultura preventiva.

La legislación debe controlar de manera muy estricta los canales de comercio de la madera quemada (dado el gran volumen de ésta) con el fin de evitar que esto se transforme en una tentación para quienes provocan los incendios motivados por factores económicos. Es preciso establecer un circuito propio de comercio para la madera quemada perfectamente controlado y transparente.

Las Leyes Forestales deberán introducir un artículo que prohíba cualquier cambio de uso permanente o temporal de los montes.

Las publicidades referidas a evitar los incendios forestales deben incluir tanto a las detenciones de quienes son atrapados quemando áreas forestales, que son consecuencia de las investigaciones, como a las sentencias condenatorias y sanciones por actos que hayan provocado incendios forestales. Las Fiscalías deberán dar prioridad a los procedimientos en esta materia por su efecto disuasorio.

Es preciso fomentar la ampliación, creación de empleo y estabilidad de los trabajadores en labores relacionadas con el monte, para evitar que sean éstos los que comiencen un incendio.

El control de la industria de la extinción y reforestación, debe ser muy minucioso, con el fin de que sus beneficios no dependan directamente del aumento del número y extensión de los incendios. Potenciando explícitamente la creación de sectores industriales que centren su trabajo en la conservación de las masas forestales y la prevención frente a los incendios forestales.

 

8. BIBLIOGRAFIA

www.incendiosforestales.org sitio que trata a fondo y con información abundante y muy detallada la problemática de los incendios forestales en España.

www.nodo50.org sitio de Internet dedicado al estudio sobre incendios forestales en España

www.sequi.edu.mx sitio de Internet que trata la identificación de áreas susceptibles a incendios forestales, en Durango, Méjico.

www.vitalis.net sitio se una ONG venezolana que trata la temática forestal, los incendios y el tiempo necesario de que necesita un bosque para recuperarse

Plan Nacional de Manejo del Fuego, Argentina http://www.medioambiente.gov.ar/pnmf/default.htm

Reunión de la FAO sobre políticas públicas que afectan a los incendios forestales. Estudio FAO Montes 138. ISBN 9251042896.

Communities in Flames: Proceedings of an International Conference on Community Involvement in Fire Management. FAO Regional Office of Asia and the Pacific, Publication 2002/25. ISBN 974-7946-29-7. www.fao.org/docrep/005/AC798E/AC798E00.HTM

Comisión Nacional de Actividades Espaciales – CONAE http://www.conae.gov.ar/caratula.html

Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (CIEFAP) http://www.ciefap.org.ar/

Community-based fire management: case studies from China, The Gambia, Honduras, India, the Lao People's Democratic Republic and Turkey. Forest fire management – Working paper 2. www.fao.org/forestry/site/23547/en

Legal Frameworks for Forest Fire Management; International Agreements and National legislation. Forest fire management – Working Paper 3. www.fao.org/forestry/site/3470/en

Global forest fire alerts. Sitio web de la FAO sobre Montes. www.fao.org/forestry/site/fire-alerts/en

Monografias.com - Página no encontrada

Discúlpenos.

No hemos podido hallar la página que estaba buscando.
Sin embargo, quizás podamos ayudarlo. Pruebe lo siguiente:

Ir a la página de inicio de Monografias.com.
Ver nuevos trabajos agregados a Monografias.com recientemente.
Si es su primera visita a Monografias.com, consulte la ayuda.
Busque en todo Monografias.com:

Buscar: Avanzada

¿Por qué pudo haber ocurrido esto?

Es probable que Usted haya llegado a esta página a través de:

Un favorito (o bookmark) demasiado antiguo.
Un motor de búsqueda que tiene un listado desactualizado de nuestras páginas.
Una dirección posiblemente mal tecleada.
Un vínculo roto en nuestras páginas.

También es posible que el recurso que Ud. busca haya sido dado de baja por su autor.

¡Ayúdenos a mejorar! Si ha llegado a esta página a través de un vínculo roto
dentro de Monografias.com, por favor escríbanos a webmaster@monografias.com
detallando el problema, para que lo podamos solucionar a la brevedad.

El equipo de www.monografias.com



 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda