Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Los juguetes de los niños

Enviado por giselambrus



  1. Resumen
  2. Generación Z
  3. Otra mirada sobre la televisión
  4. Los chicos y el consumo de productos
  5. Revalorizar la identidad cultural
  6. Los chicos y la educación
  7. Hedonismo- globalización – posmodernidad
  8. Trabajos en red
  9. Conclusión
  10. Anexos
  11. Bibliografía

Resumen:

En éste trabajo trataremos de mostrar como la globalización nos va devorando cada día y las consecuencias que ésto trae. Para ello hemos elegido como tema central "los juguetes de los niños" como fueron cambiando a lo largo de la historia, y como nuestros pequeños desde la más temprana edad entran en esta especie de supermundo gigante que es la globalización.

Por qué cuando se le pregunta a un chico de 8 ó 9 años qué quiere para el día del niño en vez de pedir soldaditos o un robot de juguete piden un teléfono celular. ¿Qué pasó en el medio? ¿Cómo fueron cambiando las necesidades básicas de los niños? ¿Qué sienten y cómo se frustran cuando los padres no les pueden dar lo que "tiene todo el mundo"? ¿Cuál es el rol de los padres con respecto a éstos temas? ¿Son concientes de ésta masificación? ¿Qué rol juegan los mayores? ¿Colaboran y apoyan todos éstos temas? Si están en contra ¿Qué hacen para fomentar que vuelva el juego y la fantasía en el niño donde éste tiene que poner más cosas de sí como por ejemplo la imaginación? ¿Cuáles son las consecuencias si las hay que los niños que pasan horas con esta nueva moda de los juegos en red y el chat? ¿Los juegos en red, influye en el principio de realidad? ¿Cómo son las nuevas redes de amigos virtuales? ¿Cómo son estos vínculos y como afectan al infante?

Hipótesis:

Los niños desde muy chicos están incluidos en esta especie de "supermente flotante" que es la Globalización y ésto se puede observar claramente desde los juguetes que eligen.

De aquí parte nuestro trabajo, trataremos de demostrar la influiencia de los medios de comunicación y las publicidades ya que para nosotros hay algo en la especie humana que goza del sentimiento de pertenencia, el tener un objeto, "ese que todo el mundo desea o tiene" nos lleva a "pertenecer", a ser parte de…..

También trataremos de demostrar como es la vida del niño en el ciber espacio en relación a la realidad y a la hiperrrealidad.

Trataremos de dar posibles respuestas desde la materia a cómo la televisión, la Internet, y los medios masivos de comunicación, junto con las publicidades que en ellos nos muestran van influyendo en los juegos de los niños, en sus elecciones y más adelante en la opinión pública (producto de la educación) y por ende más adelante en sus vidas y en las nuestras.

Los juegos de hoy en día ya no fomentan la imaginación del niño, antes veíamos a las nenas jugar con sus muñecas imáginando situaciones de maternidad o simbolizando que eran maestras, o a los nenes que podían pasar horas con una simple bolita tratando de realizar trabajos de coordinación para embocarla en el hoyo, horas en las que pasaban con los dedos representando un revólver y jugando a que eran policías o baqueros.

Hoy en día con la llegada de la computación y los videos juegos donde los chicos ya ni siquiera toman el "ir al video juegos o a las maquinitas (como se les decía anteriormente)" como una salida o paseo porque hoy tienen la computadora en su casa y pasan horas enteras frente al monitor.

Desarrollo:

Articulo del diario THE WASHINGTON POST

LAS EMPRESAS Y LOS NUEVOS MERCADOS
Los chicos gastan.
El Zandl Group constató que los chicos de primaria ven como edad favorita los dulces 16, la edad de conducir. SmartGirl Internette sostiene que, entre las adolescentes, la estrella del desaliño grunge empieza a decaer. Según el estudio Roper sobre jóvenes, los niños se informan por la tele, no por Internet.Y la encuesta infantil de Nickelodeon/Yankelovich indica que los problemas más importantes para los chicos de entre 9 y 17 años van desde la preocupación por los resultados escolares (65%) y no tener dinero suficiente (59%). El 56% de niños en edad escolar poseen computadoras en sus hogares (40% más que en 1997).

La cantidad de niños en EE.UU. es hoy muy grande, y su poder de compra aumenta más rápido de lo que los economistas pueden ponderar, se está generando un vasto sector de servicios empeñado en acercar a las empresas americanas a los corazones y las alcancías de los menores. Investigadores de mercado, publicaciones y agencias de publicidad tratan cada vez más de llegar a los niños.

Los cambios de modas y hábitos de los adolescentes nunca se han tomado más en serio. La empresa de relaciones públicas Porter-Novelli jerarquizó en una escala los intereses sociales de los adolescentes. En el primer lugar se encuentra la preocupación por eliminar los crímenes y el racismo ésto lo podemos observar por ejemplo en las publicidades de Benetton en donde blancos, negros, orientales, rubios, morochos, pelirojos, etc aparecen relacionandose entre sí y dejando el slogan la igualdad (todos usan Benetton), esta publicidad es muy interesante de analizar ya que podemos tomarla en cuenta también desde la globalización porque sugiere que en cualquier lugar del mundo está Benetton, como un común denominador y si todos lo usan es bueno.

En cuanto a éste tema los investigadores de mercado raramente dejan transcurrir una semana sin que se realicen nuevos estudios sobre el mercado joven. Es tanta la información y tanta la rapidez con que se modifica que ya no alcanza con una sola gran encuesta por año; por tal motivo se empezóa a agregar informes trimestrales sobre jóvenes. Mc Neal profesor de marketing de la Texas A&M University declara: "Recibo unos cinco llamados por año sobre el tema desde 1985 y uno de ellos era siempre de la Comisión Federal de Comercio, para acusarme de favorecer la explotación de los niños". Mc Neal descubrió que las compras realizadas por niños o para los niños de entre 4 y 12 años duplicaron su valor en cada década, desde la del 60 hasta la del 80, y se triplicaron en los 90. También observa que los menores de 12 años ahora deciden o influyen sobre gastos por un total de casi 500.000 millones de dólares. En esa cifra no sólo se incluyen juguetes, CD y ropa sino también otros bienes como vehículos 4x4 comprados por insistencia de los hijos, o estadías en los hoteles Days Inn sugeridas por los niños con el argumento de que Pedro Picapiedras está en la campaña de esa cadena. La fórmula es sencilla: cantidad de gente por cantidad de dólares, igual mercados, sostiene McNeal. Y puesto que la cantidad de norteamericanos menores de 18 años suma 72 millones, incluso las sumas pequeñas que los chicos reciben por cuidar bebés o para sus pequeños gastos, abultadas hoy por la prosperidad, se traducen en importante gasto agregado.

En los ‘60, se consideraba que el comportamiento consumidor se iniciaba a partir de los 12 años, hoy en día la edad promedio a partir de la cual los chicos comienzan a influir en las decisiones de sus padres es de 24 meses. Un niño de esa edad, detrás de cada berrinche, con gritos y llanto incluídos, en el supermercado, llorando frente a un kiosco o en la puerta de una juguetería hará que la madre acceda en reiteradas oportunidades a sus caprichos, y la mamá comprará los cereales que traen al personaje en su envase o incluso elija llevar por ejemplo determinada marca de salchichas porque vienen con figuritas o dibujo.

Aquí se esconde una información que vale oro para los especialistas en marketing. Quien descubra cómo funciona realmente el cerebro de un consumidor pequeño (en edad) tendrá la llave de un mercado que, sólo en la Argentina, mueve $ 500 millones al año.. Los chicos son importantísimos en la toma de decisiones, esto puede deberse a que los padres compensan a sus hijos con dinero para sentirse menos culpables por el tiempo que no pasan con ellos.

El crecimiento de los divorcios también incide ya que son dos conjuntos paternos los que compran pijamas, cepillos de dientes y muñecos, etc. Mientras tanto, las empresas han empezado a cortejar a los niños en su calidad de futuros adultos cuya lealtad vale la pena ganarse desde el comienzo.

"La encuesta infantil de Nickelodeon/Yankelovich tuvo un rol muy importante. Fue creada en 1987, cuando Nickelodeon -actualmente el canal más visto por los chicos- era nuevo y luchaba por conseguir avisos. Los encargados de comprar espacio publicitario tenían entre 20 y 30 años, no tenían hijos, no sabían qué querían los chicos y cómo se movían en el mundo" recuerda Geoffrey Darby, por entonces ejecutivo de Nickelodeon. Una década más tarde, la publicidad televisiva dirigida a los chicos excede los 800 millones de dólares por año. Y Nickelodeon, ahora rodeado por competidores digitales y de cable, organiza cada año chateos online con 200 grupos de menores de 12 años, para conservar la sintonía con los deseos y pensamientos de su público.

El último Testeo Infantil revela que los jóvenes de hoy están creciendo en una era de paradojas, distinta de la generación que creció con Vietnam y los hippies. Los chicos de ahora reconocen que las cosas son buenas y malas al mismo tiempo, a cargo de la investigación de Yankelovich Partners Inc, que encuesta a 1.633 jóvenes: Un presidente puede ser un buen servidor público y un ciudadano nada ejemplar > los chicos están comprendiendo ésto a muy temprana edad. Pero no se dejan perturbar por esas paradojas, y confían en sí mismos.

Madres acuciadas por la falta de tiempo están pidiendo a los chicos que colaboren más en tareas como la limpieza, el lavado de la ropa y la cocina.

Aparentemente las niñas sufren esa presión en mayor medida que los varones. En un valioso descubrimiento sobre la era de las paradojas, en el informe se atribuye parte del estrés de los menores al hecho de ser considerados blancos del interés del marketing: explorar las oportunidades disponibles de comprar, entretenerse y hacer uso de los medios, produce la sensación de falta de tiempo. Los medios de comunicación, éste fenómeno de globalización y sobre todo Internet hacen que el tiempo se acorte, y sin embargo el tiempo es algo que siempre parece faltar.

Se trata de un segmento de la población más complejo de lo que se cree, al que las marcas están apuntando muy fuerte con campañas publicitarias. Hay tres canales para chicos ubicados en el top ten de las señales de cable más vistas de la Argentina: Cartoon Network, Jetix y Discovery Kids. Un 65% de los chicos argentinos miran más de dos horas de TV por día, una cifra alta para los estándares de América latina, es un dato positivo para las empresas, aunque negativo si lo miramos con ojos de padres.
Los chicos pesan cada vez más en las decisiones de compra de las familias, aún en las de aquellos productos que no son estrictamente para menores.


Generación Z

Más de ocho de cada diez niños latinoamericanos pueden ser considerados "consumidores directos". Esto es, reciben plata que sus padres les dan para gastar como se les antoje. Sólo en dinero de bolsillo, sin contar montos especiales que los familiares les dan para el cumpleaños, los consumidores de la región de entre 6 y 11 años disponen de unos 1.000 millones de dólares al año.

El estudio Kiddo's reveló otras conclusiones interesantes:
Cuestión de género: Aunque no hay diferencias importantes en los montos que reciben, los productos que consumen los chicos de acuerdo a su sexo son muy distintos. Las nenas, según la encuesta, compran más golosinas, ropa y accesorios. Los varones, en cambio, se gastan la plata en juguetes, salidas y, cada vez en mayor medida, videojuegos. En el 2004, los fabricantes de juegos electrónicos, como Nintendo, Sony o Microsoft, facturaron en conjunto más que la industria cinematográfica.

Manda la moda: Los chicos argentinos tienen una canasta de consumo parecida a la del promedio latinoamericano. Hay un rubro, sin embargo, donde la diferencia es significativa: un 20% de los menores locales afirman que gastan su plata en ropa, contra sólo un 8% del resto de la región. Silvia Gil, gerente de marketing de Cheeky, dice que no le sorprende: "los argentinos en general consumimos más moda que en otros lugares".

Los dueños de Cheeky tuvieron que lanzar recientemente una marca nueva ("Cómo quieres que te quiera"), porque las nenas de más de 10 años ya no quieren usar prendas elegidas por sus padres.

Chanchito: En el 2002, durante lo peor de la crisis, en la sección "Palabras mayores", de la revista Viva, apareció un nene explicándole a un amiguito algo que seguramente había escuchado en su casa: "Un banco es un lugar donde vos llevás la plata para que te la roben". Paradójicamente, tras la devaluación, afirma Lamadrid, los chicos argentinos ahorran más. "Comparan sus ahorros con los de sus compañeros y se sienten orgullosos de lo que pudieron acumular", agrega la consultora.

En los hogares que tienen chicos se compra el 40% de los productos de consumo masivo.


Seducidos por las promociones que absorben desde los canales de TV donde ven sus programas favoritos, los chicos argentinos se fueron convirtiendo en pequeños "dictadores del consumo". Negocian con los mayores sus apetencias y fomentan la compra de muchos productos que, en general, no son de primera necesidad.
Esa influencia infantil en las decisiones de compra se reflejan en las estadísticas. Los hogares que tienen chicos de hasta 12 años consumen casi el 40% del total de productos de consumo masivo: alimentos, bebidas y productos de cosmética y limpieza.

Los chicos negocian con los mayores sus apetencias y fomentan la compra de muchos productos como: cereales, snacks, gaseosas, yogures y postres refrigerados, etc.
El mayor consumo de estos productos se debe a la combinación de una mayor penetración del producto, es decir, a una mayor cantidad de gente que los consume; a una mayor frecuencia de compra y a un gasto más alto por compra si se los compara con el consumo de las familias con hijos grandes o sin hijos.
Por ejemplo, uno de cada tres hogares con hijos pequeños compra cacao en polvo, mientras que la relación es de uno de cada cinco hogares cuando los hijos son más grandes. Lo mismo pasa, en forma notoria, con las gaseosas son compradas por el 84% de las familias con chicos de hasta 6 años, mientras que sólo lo hace el 67% del grupo de hogares sin hijos o mayores de 25 años.
En esta categoría las primeras marcas ganan relevancia a medida que avanza la edad de los hijos.
Sin embargo, con los postres o yogures ocurre lo contrario: la empresa alimenticia Dadone, por ejemplo, alcanzó buenas ventas con sus paradigmáticos Danonino y Serenito. Y algo parecido con Actimel, un producto que, desde la comunicación, apeló a las madres con el argumento de que "fortalece la salud de los chicos". La consultora CCR, explica que "ahora los chicos reciben estímulos más fuertes que los insertan en la sociedad de consumo". Hoy a los 3 o 4 años piden marcas y productos, mientras que en otras generaciones, eso se hacía a una edad más avanzada.
Las empresas desarrollan productos específicos para cada edad.
En la Argentina, hay aproximadamente unos 3,5 millones de chicos entre 2 y 5 años; 4,5 millones de "teens", de 13 a 18.

LA VIOLENCIA EN LOS DIBUJOS ANIMADOS

El dibujo animado ha dejado de ser una compañía divertida y enriquecedora para el público infantil que ahora queda expuesto a los manejos más inescrupulosos, a los mensajes más contaminados y a las elaboraciones menos armoniosas. Por eso, es importante estar atentos a qué tipo de "dibujitos" enviamos a nuestras criaturas, creyendo que por mirar un canal para chicos, están salvaguardados de abominables personajes, cargados de violencia, de características ambiguas, conductas antisociales y, hasta muchas veces, de extraños contenidos sobre la sexualidad.

Con trazos decididamente orientales, el dibujo animado japonés le ha ganado un amplio espacio al "mono" y a las historias ocurrentes, creativas, cómicas y coloridas que planteaban productoras como las de Walt Disney o Hanna Barbera, en clara representación de lo que debería ser el producto para ese pequeño gran destinatario que es el niño. El dibujo japonés, quizás como el inadvertido heredero de la Segunda Guerra Mundial, cambió el concepto de las historias, de los personajes y los cargó de agresividad, les incorporó armas de fuego, situaciones bélicas, víctimas sangrientas y hasta cuadros repugnantes en los que el asco es llamado a escena.

En la Argentina, los chicos pasan varias horas frente al televisor, no tan solo viendo programas de televisión abierta, sino también por cable y sin lugar a dudas los preferidos a la hora de elegir, son Dragon Ball, Pokémon y South Park, entre los más seguidos.

Aunque parezca mentira, un efecto envolvente suele apoderarse de aquellos chicos que se ven atraídos por este tipo de personajes que finalmente terminan absorbiendo con sus tentáculos a esos niños desprevenidos que los incorporan con un efecto netamente adictivo. Esos chicos, empiezan a sentir la necesidad de verlos por sobre cualquier otra alternativa, llámese deportes, juegos, lectura, programas más edificantes y hasta diversiones más saludables.

Por ejemplo: South Park, son dibujos de un humor fuerte, áspero, tiene además malos modales, groserías y sarcasmo, pero a pesar de todo esto en los Estados Unidos de América son de un suceso fenomenal y con un raiting muy elevado. También deberíamos recalcar que hay un alto porcentaje de jóvenes que consumen a los South Park y que sus edades oscilan entre los 17 y 18 años de edad, por lo se supone que esta serie no es tan solo para niños.

Pero el preferido y muy codiciado por los argentinos menudos es Dragon Ball. Se podría decir que es el más popular y complejo de los dibujitos animados que se están dando en estos momentos, tanto por televisión por cable como por televisión abierta. Este dibujito es en estos días el rey de los hogares argentinos. Se enciende la televisión y los chicos quedan como pegados en la pantalla. En el centro de la historia de Dragon Ball, está la vida de Goku, con sus amigos, sus enemigos y sobre todo sus peleas. Estos guiones tienen grandes torneos de artes marciales, con figuras míticas a granel, que no dejan de luchar sin respiro, por las valiosas esferas del Dragon Ball.

Pero a pesar de estas luchas violentas y constantes, debemos de reconocer que Dragon Ball, es la serie más amada por los chicos argentinos. Por lo tanto deberíamos de reconocer que a esta altura pareciera que los mejores amigos de ellos son estas criaturas extrañas, complejas y algo oscuras que aparecen por televisión y que ha causado más de alguna denuncia por padres indignados que ven en estos dibujos, también llevados al "comics", una fuerte tendencia a la violencia social, a la pornografía cuando se lleva al mundo de la revista y a mensajes nocivos.

También hoy por hoy, tenemos que mencionar el mercado que mueve a nivel comercial Dragon Ball. Las revistas, figuritas, útiles escolares, videos... y todo lo que se pueda soñar en torno de la figura y el nombre de Dragon. Con lo cual entre paréntesis, podemos mencionar que es terriblemente consumido por los chicos y con lo cual se mueven grandes sumas de dinero también. Y para información y gran asombro de los mayores podemos decir que también se ha formado en el Parque Rivadavia un puesto para intercambio y charla de los fans de Dragon Ball Z.

Esto mirado y analizado desde el lado de afuera suena como algo maravilloso, con respecto a lo que significa en estos momentos Dragon Ball Z.

En el mercado internacional hay 500 capítulos de Dragon Ball, que se dividen de la siguiente manera: desde que Goku tienen 10 años hasta que es abuelo; Dragon Ball tiene 153 capítulos, Dragon Ball Z tiene 291 capítulos y Dragon Ball GT tiene 64 capítulos, los cuales todavía algunos no se han llegado a ver en la Argentina.

Ahora nos vamos a inclinar hacia el otro plano en cuestión, es decir, la hostilidad que generan estos dibujitos animados, no tan solo en los niños sino también en los hogares de ellos mismos y también, vamos a tratar el rol fundamental que desempeñan los padres en todo esto. Porque ellos también tienen mucho que ver con lo que consumen sus hijos. En primer lugar, se podría decir que estos dibujitos animados, tienen un efecto de adicción.

Por lo tanto, si esto no es controlado por los padres, o un adulto que esté a cargo de la criatura, los hará manipulables de estímulos violentos. Los niños hoy en día pasan gran parte del día solos. Esto puede suceder por diferentes causas –primero porque los padres trabajan los dos y no tienen un mayor atento para que pueda observar qué consume su chico por televisión.

Porque hay madres que dejan librado al azar lo que el niño quiere ver en televisión, sin saber si él está en condiciones o no de ver cierto tipo de programas. Entonces nos preguntamos, ¿dónde están los límites o dónde un padre debe poner límites?

Cuando se sabe que ocurrieron varios casos de muertes de niños en los últimos tiempos estamos ante una dolorosa realidad. Porque quisieron imitar a Pokémon, tirándose de la ventana -casos que también han llegado por lo tanto a la justicia- Cabe entonces tratar de frenar este tipo de violencia.

Sabemos que vivimos un comportamiento social que roza lo extremadamente peligroso, porque hay una importante cantidad de chicos que se nos van de las manos. Por lo tanto hay que evaluar las consecuencias psicológicas, que pueden afectar muy mal a un niño.

Porque se quiera o no, las escenas de violencia de estos dibujitos animados afectan y mucho la psiquis de ellos mismos.

La televisión expone y propone cierto tipo de dibujos, está en nosotros qué es lo que se debe de hacer con ellos. Esto tampoco significa tener ciertas recetas morales, sino el hecho de no traumar con esas luchas violentas e interminables la imaginación de un chico que debería estar jugando sano, pensando sin emociones contaminantes y disfrutando de una edad tan hermosa.

Por lo tanto se abre la polémica. Es tema de los padres, es tema de la escuela, es tema de la televisión, pero las soluciones brillan por su ausencia. Los chicos nos atañen a todos, por eso el hecho de ver que es lo que los chicos consumen por la televisión, es importante para saber lo que pasará por dentro de sus cabecitas.

Entonces con todo este caudal de violencia que generan estos dibujos, la obligación de los padres es la de velar por su salud mental para que su infancia sea vivida de una forma más ajustada a sus edades y sin mayores sobresaltos.

De la vieja guardia del dibujo casi histórico aparecen Bugs Buny ganándole al tiempo y metiéndose en esta televisión lo mismo que el Gato Silvestre y el Canario Tweety, el Correcaminos y el Coyote, el Ratón Mickey, el Pato Donald y tantos otros que nos vienen de lejos y no pierden vigencia desde lo divertido, la alegría y la inocencia.

Hoy, los más pequeños buscan distracción en un dibujo animado creado en Estados Unidos para mayores, aquí selo damos con todos sus traumas y alegremente a los niños. Me refiero a Los Simpson, éxito imbatiblee de nuestra televisión abierta. Están los dibujos de Charlie Brown, de Dexter, un chico genio que tiene una hermana llamada Dee Dee y con quien generan todas sus situaciones desde un laboratorio.

No hay que olvidar a Bob Esponja: es personaje acuático que vive bajo el mar con sus amigos Patricio, que es una estrella oceánica, Calamardo, un calamar, y Arenita, una ardilla con un traje de buceo, Don Cangrejo y Gari un caracol muy divertido.

En esta andanada de nuevos dibujos se encolumnan Rocko y los Rugrants (aventuras en pañales), que es un grupo de bebés que dentro de sus travesuras dejan cierto mensaje a las criaturas.

Canales infantiles de cable con jornadas de 24 horas programadas con este caudal de material llegan al conocimiento y a la sensibilidad de quienes serán los hombres y las mujeres del futuro. Empecemos por enterarnos que le damos cada vez que los ponemos delante de un dibujo animado. No es tan difícil.

La televisión, según han comentado los entrevistados, ayuda a la generación de charlas familiares y por otro lado entre sus pares, da sentido de pertenencia. , Construyendo el "nosotros" por medio de la televisión.
Desde nuestro lugar de estudiantes de Psicología, creemos que la televisión puede llegar a ser un medio de comunicación interna e intima con la familia, siempre y cuando esta actividad sea compartida y bajo la supervisión de adultos que regulen el contenido para los menores del hogar.

Otra mirada sobre la televisión:

Para las familias el consumo de los programas de televisión, posee una mirada sin culpa-bilidad. La televisión no está desvalorizada. No es una actividad devaluada. Es cien por cien gratificante, entrando en juego el hedonismo. Ya que no rigen valores sobre la edu-cación en este aspecto, la televisión juega el papel de entretenedor, servidor de placer.
Ver televisión forma parte de las necesidades reconocidas y aceptadas por las familias y carece de una significación negativa. Ver televisión no aparece condicionado por normas culturales de los adultos.
A la hora de preguntarles a los chicos encuestados que es lo que valoran de la televisión hoy en día ellos expresaron un gusto preferencial por las emisiones que priorizan la acción sobre la palabra, el movimiento sobre la estabilidad y los espacios exteriores sobre los interiores.
Algunas de las frases que los chicos comentaron durante las entrevistas:

"Cuando veo los dibujitos, aprendo lo que tengo que hacer y lo que no tengo que hacer. También me enseñan a defenderme si algún chico me pega, eso lo veo en Dragon Ball Z" (Diego, 10 años)".
Los dibujitos animados me enseñan a portarme bien. Ya comer con cuchillo y tenedor y la ropa que esta de moda afuera" (Mónica, 7 años).

Nosotros pudimos observar que en muchos casos la televisión cumple en ellos una función compensatoria y un rol social que por un lado el placer y por otro lado "aprender" tanto a usar los cubiertos y también "enseña" como se golpea a un par.

Esta particular relación que establecen los chicos de sectores populares con la televisión influye, sin duda, sobre su percepción del mundo y, ciertamente, sobre la relación que cons-truirán con la escuela y el conocimiento. Porque la televisión es, sin duda, un componente fundamental de su identidad cultural y en la formación de la propia identidad.

Presenciando una de las clases del sector primario, estaban debatiendo sobre temas relacio-nados a la educación civil y uno de los alumnos cometiendo un error sobre un concepto a la hora de dar las justificaciones respondió:
"- Lo que yo digo, yo lo vi en la tele.

LOS CHICOS Y EL CONSUMO DE PRODUCTOS

Según estudios realizados por consultoras y el diario Clarín En los hogares que tienen chicos se compra el 40% de los productos de consumo masivo.

Seducidos por las promociones que absorben desde los canales de TV donde ven sus programas favoritos, los chicos argentinos se fueron convirtiendo en pequeños "dictadores del consumo". Negocian con los mayores sus apetencias y fomentan la compra de muchos productos que, en general, no son de primera necesidad.
Esa influencia infantil en las decisiones de compra se refleja en las estadísticas. Los hogares que tienen chicos de hasta 12 años consumen casi el 40% del total de productos de consumo masivo: alimentos, bebidas y productos de cosmética y limpieza.

El mayor consumo de estos productos se debe a la combinación de una mayor penetración del producto, es decir, a una mayor cantidad de gente que los consume; a una mayor frecuencia de compra y a un gasto más alto por compra si se los compara con el consumo de las familias con hijos grandes o sin hijos.
Por otra parte, la consultora D’ Alessio nos ha acercado un informe sobre el mercado de consumo orientado al sector infantil, este trabajo fue realizado a pedido de grandes empresas que tienen como mercado al infantil. Se han estructurado en rangos las edades teniendo en cuenta el desarrollo cognitivo y las cosas que más atraen a los chicos según sus edades.

EL NIÑO EN EDAD PREESCOLAR (0-5 AÑOS)

•La percepción de los niños de este segmento está centrada en objetos grandes y llamativos, de colores fuertes.

•Su cognición es concreta y prelógica, esto quiere decir, que pueden confundir fácilmente la fantasía con la realidad.

•Son egocéntricos.

•Su humor es simple y su sentido de moralidad también, sólo hay buenos o malos. No hay puntos intermedios.

•Para estos niños es muy importante sentirse seguros, dar y recibir amor.

EL NIÑO EN EDAD ESCOLAR, DE 6 A 8 AÑOS

•A partir de los cinco años de edad, el niño comienza a desarrollar el pensamiento lógico y abstracto.

•Su percepción inicia la búsqueda de detalles.

•Les gusta coleccionar cosas.

•La moralidad comienza a distinguir puntos intermedios entre los buenos y los malos.

•La fantasía es importante, pero hay una creciente preferencia por contenidos realistas.

•Existe la necesidad de emular un rol, en la figura de padres, hermanos, o personajes fantásticos.

•También es muy importante la pertenencia a un grupo.

•En este grupo de edad surge con fuerza la conciencia de género, se prefieren aquellos juegos y/o actividades que son claramente masculinos y femeninos.

EL NIÑO EN EDAD ESCOLAR, DE 9 A 12 AÑOS DE EDAD

•Los niños de este grupo son cada vez más capaces de realizar operaciones lógicas y abstracciones complejas.

•La percepción está cada vez más centrada en la realidad, a partir de flashes de sonidos e imágenes.

•Buscan mucha variedad.

•Son sumamente observadores de detalles.

•Buscan reglas sociales y modelos a imitar. Quieren "conformarse" al grupo.

•A menudo prefieren el humor ácido o irreverente.

EL NIÑO PREADOLESCENTE, DE 13 A 14 AÑOS DE EDAD

•En este grupo de edad la autosuficiencia es importante.

•A los niños les gustan los retos, y saberse inteligentes.

•Les gusta estar conectados con lo que acontece a su alrededor; buscan y comparten información sobre el mundo real.

•Les gusta lo divertido y humorístico; al igual que en el grupo de edad anterior, prefieren el humor irreverente.

Revalorizar la identidad cultural

Los chicos son grandes consumidores de televisión. Por lo cual partimos de la pregunta ¿Cuál es ese lugar, tan particular y específico, que ocupan los medios en la cotidianeidad de los chicos?

La televisión está integrada a la intimidad familiar y actúa como reguladora de las rutinas domésticas, según se ha analizado de las encuestas realizadas en los colegios con chicos pertenecientes a familias del abc1 de capital federal. Las emisiones promueven conversaciones sobre los propios miembros de la familia, en torno a temas que les permiten hablar más fácilmente de sí mismos. Hay, en estos contextos, un visionado televisivo compartido.
Es muy difícil hoy por hoy, tal como se planteo desde un comienzo, identificar una sola cultura propia de una región, ya que la globalización nos invade, nos acorrala y terminamos siendo participes de ella.
Como se ha visto en el apartado LOS CHICOS Y EL CONSUMO, un mismo producto puede ser vendido en todos los países y esto da a lugar a la difícil creación de la propia identidad.
En contra partida, los chicos al consumir productos, se sienten formando parte de un grupo que consume lo mismo, trabajando tácitamente sobre el sentido de pertenencia.
La televisión es unificadora del núcleo familiar, siempre y cuando este bajo el resguardo de los adultos a cargo de los menores, a fin de poder mediar con el contenido que ofrecen hoy en día los medios de comunicación.
La educación tiene como función la integración de los chicos, pero esto se ve imposibilitado ya que los chicos ven a la educación como un medio para lograr dinero para así poder conseguir y satisfacer sus necesidades. Por lo cual, nosotros creemos que los especialistas de este ámbito deberían tomar en cuenta cuales son los nuevos parámetros y deseos de los chicos, a fin de poder lidiar con las exigencias tan apabullantes del mercado y compatibilizarlas con la tarea formadora de la educación.
Los medios masivos, tal como lo indica el nombre, son masivos, por eso seria interesante que los padres regulen la actividad de los chicos con relación a ellos, a fin de que llegue el correcto mensaje para poder formar una identidad cultural.

Los chicos y la educación:
La televisión y actualmente la computadora han combatido a los libros, mucho se habla, desde hace mucho tiempo, acerca de los niños y adolescentes que no leen, que son cada vez más ignorantes, con un vocabulario más limitado. Ya ni siquiera quedan los cuento, los comics, las revistas… hoy toda la diversión pasa por la Web. Esto pasa en todos los niveles sociales.

Lo sorprendente es que los niños de hoy en día no conocen cuentos tradicionales como "La Bella Durmiente" o "Blancanieves" más que por sus versiones deformadas por Disney, y que a otros, como "Pulgarcito", por ejemplo, ni siquiera los escucharon nombrar. Los padres de hoy en día no cuentan cuentos.

Creemos que si a éstos niños le leyéramos la versión original por ejemplo de "Caperucita Roja" y pedirles que la compararan con la que habian visto en dibujos animados quedarán fascinados con la riqueza de la versión literaria. El problema para nosotros se inicia por comodidad. Es más fácil ponerle un video al niño para que se duerma que perder media hora en leerle un buen relato.

Una de las cosas más placenteras que existen es que nos cuenten una historia. Hasta cuando somos adultos, pagamos la entrada de un cine sólo para sentarnos a que nos cuenten una historia. Cuentos de terror, de ciencia ficción, de amor, de cualquier cosa >los mete en un mundo de juegos y fantasías que es tan saludable sobre todo para la tierna infancia, estimula la imaginación, amplía el vocabulario, ayuda a corregir las faltas de ortografía, etc.

Los libros para chicos ya no llaman la atención, ya que a esta altura, después de todo lo que ven en televisión y en el mundo real, les parecen tan estúpidos que les sacan las ganas de leer por el resto de sus vidas... Creo que uno de los factores del éxito de "Harry Potter" es que no tiene el mensaje moralizador y naif de los libros infantiles actuales, escritos por "expertos": es mucho más dark, tiene elementos de misterio, de magia, de superpoderes, de todo lo que los chicos consumen a través de los dibujos animados y el cine, y que no tiene nada que ver con los cuentitos de elefantitos rosados que pasean por el mundo encontrando muchos amiguitos.

Si lo analizan, "Harry Potter" tiene más de un punto de contacto con los cuentos tradicionales que mencioné antes (y que incluían lobos que se comían a las nenas, hermanitos que quemaban viva a una bruja arrojándola en un horno encendido, hombres que asesinaban a sus esposas y guardaban los cadáveres en una habitación del castillo, ogros que devoraban a sus propios hijos...).

La lengua, tal como se dicta en la escuela, es muy aburrida. Los pocos libros que se leen porque están en el "programa" están tan lejos de los intereses y mentalidad de los alumnos que representan otro factor de rechazo a la hora de ponerse a leer en el tiempo libre.

Los chicos siempre están leyendo porque "me lo van a tomar en un examen", porque "lo tengo que analizar para el lunes", porque "la profesora quiere que saquemos las ideas principales". Se los acostumbra a que leer es un trabajo, no un placer.

No olvidemos además que, en el caso de Argentina y de muchos países latinoamericanos, tantos gobiernos militares que opinaban que pensar era peligroso no contribuyeron precisamente a que los programas escolares se dedicaran a abrirles la cabeza a los chicos, sino todo lo contrario, lo cual no es un dato menor: leer "Platero y Yo" definitivamente es muchísimo menos revelador, a nivel social, que leer "Un Mundo Feliz" Para ese sistema educativo fueron formados muchos docentes que aún ejercen, y en ese sistema fueron educados muchos padres de los chicos de hoy...

En resumen: creo que los niños y jóvenes son víctimas de la ignorancia y la desidia de los adultos (no sólo en este tema) y que basta con prender una mínima chispa en sus ávidos cerebros para que se encienda la hoguera de su imaginación y necesidad de expresión. Hay que buscar los temas que les interesan, sacarlos del contexto de la lectura como actividad escolar, leerles mucho y que lean mucho (no importa si son juegos de rol, "Harry Potter" o lo que sea).

Nadie tiene paciencia para inculcar la lectura en los niños, situación que se observa en los colegios secundarios y los primeros años de la carrera universitaria. Según estudios realizados por especialistas en lingüística los adolescentes de hoy en día manejan en total 150 vocablos comúnmente. Esto es una enorme señal de alarma, también influenciado por la cultura del chat que reduce palabras y frases enteras a meros iconos o webwords (palabras de Internet).
Durante las entrevistas, cuando se les pregunto a los entrevistados sobre su opinión respecto a la función que cumple la educación en sus vidas la mayoría contesto: Que la escuela te ayuda a formarte para que el día de mañana tengas un empleo y te puedas comprar muchas cosas.

Cuando tuvimos la charla con los profesores y maestros, en general las respuestas sobre como veían a los chicos en cuanto a la participación la frase que más nos llamo la atención fue: "no se interesan, no aprenden, no piensan en el futuro, no seguirán el secundario, no tienen compañía, no reciben afecto, solamente vemos que se relacionan de forma casi obsesiva con lo material.
"- Estos chicos no se interesan por nada en la escuela... Lo único que les interesa es ver televisión..." -dicen a menudo los maestros respecto de sus alumnos
Nuestra conclusión sobre este tópico reside en que los medios de comunicación están tan enraizados en la vida de los chicos, que su incorporación en la escuela (antes que su sanción e indiferencia) podría significar una revalorización de su identidad cultural, y a la vez, producir rupturas en las representaciones que los docentes construyen de sus alumnos y de los medios de comunicación:

Desde lo expuesto anteriormente, deseamos establecer una relación con lo desarrollado y la globalización, tal como fue planteado en la hipótesis.

Para esto se definirá el concepto de GLOBALIZACIÓN ya que es el punta pie inicial.
La globalización: constituye un proceso económico, político y sociocultural de larga data. Es un proceso homogeneizador. Se ha vuelto un tópico de amplia difusión en la actualidad. Es un fenómeno contemporáneo <el mundo siempre ha sido uno, mucho antes de que las relaciones sociales de amplitud mundial se establecieran>.

La globalización forma parte de un fenómeno histórico y corresponde a una etapa del capitalismo conceptualizado como "desorganizado" "de acumulación flexible" o "postfordista" en que los procesos de concentración del capital adquieren mayor fuerza. Invaden ciudades, continentes, formas de trabajo y de vida las cuales buscan constituirse en nuevos polos de poder económico y político.

Se produce un "ajuste estructural" que supone la apertura de fronteras internas y externas. La apertura comercial hace caer las barreras aduaneras, desprotege la producción local y facilita la circulación de capitales transnacionales.

Con la globalización se torna cada vez más aguda la aceleración de los flujos culturales. Éstos se pueden divisar en cinco dimensiones:

  • Los Finanscapes <circulación acelerada de dinero en el mundo financiero>
  • Los Technoscapes <flujo de nuevas tecnologías>
  • Los Mediascapes <circulación de imágenes e información a través de los medios gráficos y audiovisuales>
  • Los Ethnoscapes <resultado de los movimientos de personas(trabajadores, inmigrantes, turistas)
  • Los Ideoscapes <flujo de ideas>.

Si ponemos delante de un grupo de niños escogidos al azar de diferentes países y culturas unos cuantos juguetes vamos a notar que van a elegir todos los mismos, esto se debe por el efecto de la globalización inclusive sobre los niños, porque estos pequeñitos ven televisión, usan la computadora, etc y están participando de este proceso.

Cuando observamos a los niños jugar con esos juguetes que todos tienen es difícil poder determinar a que cultura, raza, país, etc, pertenecen.

Durante el juego no podemos decir "este chico es argentino, brasilero, japonés, etc con sólo contemplar los objetos de preferencia, o determinadas características de la cultura, porque ahora los juegos son más impersonales, esteriotipados, según se puede observar en los canales de televisión diagramados para los chicos, ya que un mismo juguete llega a toda Latinoamérica al igual que Europa y Estados Unidos.

Ésta aceleración produce cambios en la percepción de dos categorías: el ESPACIO y el TIEMPO <empequecimiento>.

La globalización cobra una dimensión ideológica en la que es difícil diferenciar la realidad del fenómeno y el grado de adhesión al mismo <muchos aspectos de la globalización son "mitos" destinados a legitimar el fenómeno>.

Hay que resaltar también la simultaneidad de procesos de diferenciación (racionalismo, nacionalismo, etc) junto a los de homogeneización. Esto puede deberse a que:

*El núcleo de las reivindicaciones es colocado en las diferencias culturales e idealitarias como inmutables, llegando a cuestionar una posible exclusión en el colectivo nacional.

*Los inmigrantes son constituidos como una amenaza a la integridad cultural de las mismas. Desde éste perspectiva, son los gobiernos y la sociedad quienes recurren a la cultura y la identidad como esencia asociada al territorio para construir retóricas de inclusión / exclusión, nuevas formas de racismo sin raza (FUNDAMENTALISMO CULTURAL).

Se produce así una tensión entre lo homogéneo y lo heterogéneo, lo global y lo local.

Desde la perspectiva universalista se propone formas de integración y asimilación de lo local en lo global, desde una óptica particularista se apunta a visualizar la diferencia

La propuesta relativista subraya la diversidad y promueve como forma de convivencia el modelo mosaico cultural en que cada cultura se cierra sobre su diferencia. Interculturalismo donde la sociedad es más rica si puede abrigar mayor número de propuestas alternativas.

Pero esto es difícil de lograr cuando aparecen viejos modos de estigmatización dirigidos al extranjero, al pobre, al emigrante, etc. > racismo. El mismo modelo que alienta la libre circulación de capitales y mercancía, se vuelve contra la migración de fuerzas de trabajo que busca mejores oportunidades, apoyándose en discursos de inclusión / exclusión de corte particularistas.

El mantenimiento de los límites aparece cuestionado en el proceso de globalización, el aquí y el allá se confunden y la ciudadanía se convierte en una mera contemporaneidad.

Ortiz dice que la mundialización propicia la fragmentación de las identidades nacionales generando rearticulaciones globales.

Otra perspectiva sostiene que la problemática de la nación permanece vigente en la "aldea global" debido al hecho de que las personas continúan naciendo en un determinado país, hablando su lengua, sus costumbres, etc. (concibe a la nación y a la región como un producto cultural <Cultura (identidades sociales>).

El modelo de nación que se debilita es qué que encubría diferencias internas cristalizadas o folklorizadas.

El ZAPATISMO desde la reivindicación étnica reclama un derecho a ser diferente al mismo tiempo que reintegrase a la nación como un todo.

Se produce un olvido de la fraternidad relanzada al campo de la negociación.

Ciudades globales, lo nuevo de las sociedades contemporáneas es que el cambio de estructura en la economía genera actividades que desbordan las fronteras nacionales hasta crear una red mundial en la que algunas ciudades son los centros de ésta supranación.

La globalización en las grandes ciudades se completa a partir del avance tecnológico (desarrollo de los transportes, medio de comunicación y la informatización (cuidad informacional).

Los desarrollos tecnológicos redefinen las dimensiones del tiempo y el espacio.

La MEGALÓPOLIS no sólo integra grandes contingentes poblacionales conurbándolos física y geográficamente, sino conectándolos con las experiencias macrourbanas y transaccionales a través de redes de comunicación masiva.

DESESPACIACIÖN: pérdida de materialidad del espacio por efecto de flujos tecnológicos y vehiculares.

DESCENTRAMIENTO: desvanecimiento de centralidades y ejes de referencia como centro histórico.

DESURBANIZACIÓN: disminución en el uso de los espacios públicos.

El acontecer y el espacio adquieren relevancia en la medida en que tienen existencia mediática (organización preconceptual del espacio y el mundo no aparecen en el horizonte perceptual).

El nuevo escenario conlleva la transformación de los múltiples espacios que obraron como conformadores unívocos de entidades. La producción industrial, la vida familiar, escolar, política parecen sucumbir ante una nueva forma social, basada en las interacciones humanas a distancia: teléfono, la tv, el teledinero y las redes telemáticas.

Los medios masivos le vinieron a dar una nueva forma a la espectacularización de la política >dirigente político estrella.

Para interpretar el significado de la vida en la magalópolis debe considerarse el carácter dual de lo urbano, espacial y a la vez comunicacional. En las ciudades de la contemporaneidad, las urbes actuales son una y muchas a la vez. La cuidad es un mundo porque es del mundo y porque recapitula todos los rasgos del mundo actual, la misma se vuelve espacio de reivindicaciones "microlocales" desde las cuales se intenta reproducir un "estar en casa" o inventar "tribus urbanas" para no dejarse englobar.

Más que haberse agotado lo local se revivifica> identidades locales que se inventan y reinventa a manera de estrategias de manipulación.

HEDONISMO- GLOBALIZACIÓN - POSMODERNIDAD

El hedonismo es una teoría moral que constituye al placer (hedoné) en bien último o supremo fin de la vida humana. Se dice también de la tendencia a buscar el placer. Un grupo de teorías morales, tanto en la Antigüedad como en la Edad Moderna, han supuesto que el fin último o bien supremo del hombre se identifica con el placer. Según estas escuelas, cuanto el hombre hace o intenta tiene siempre valor de medio para otra cosa: solo el placer es buscado por sí mismo, y a la obtención del placer se encaminan, en definitiva, todos los demás esfuerzos.

En sentido estricto se define como hedonismo toda doctrina que considera el placer (hedoné en griego) como fin supremo de la vida. Sin embargo, la propia ambigüedad del concepto de placer hace que tal afirmación pueda realizarse desde muy distintas perspectivas.

La teoría del placer de los fines o ´´ hedonismo psicológico del futuro ´´ sostiene que el placer personal es el único fin último de una persona. Del griego hedoné (placer). Doctrina ética según la cual el único bien es el placer y el único mal el dolor. En consecuencia, sitúa en el placer la felicidad humana. El hedonismo considera que el placer es el único y supremo bien.

Hoy en día se considera que el hedonismo tiene su máximo exponente en la posmodernidad.

Pues bien, la posmodernidad surge, a mediados del Siglo XX, como consecuencia de una radicalización de lo que habrá sido la modernidad, esto es, en el momento en el que ésta deja de ser un proyecto válido, la inestabilidad da lugar a la mudanza.
Las máximas referentes a la posmodernidad residen en la mayor búsqueda del placer dando como resultado al hedonismo como uno de los valores más significativos en la sociedad actual.

Consecuentemente, otros valores adquieren más notoriedad, o sea, vivimos en una época en la que cada uno quiere expresarse de un modo lo más eficaz posible, intentando sobresalirse de los demás, procurando, en este sentido, la personalización. Como tan bien refiere Augé (1994), "el individuo pretende ser el mundo", lo que de cierta forma justifica toda la necesidad de producción y desarrollo económico. Inherente a ese proceso de personalización, la búsqueda del placer asume un papel fundamental en la cultura posmoderna, en la que el individuo adquiere un estatuto de centralidad.
El individualismo resultante, promueve y establece una serie de relaciones entre los nuevos valores emergentes en nuestra sociedad. Por otro lado, lo mismo es resultado de una moral subjetivista, en la que todo vale, donde no se distingue el bien del mal, no existiendo por eso espacio para la culpabilidad, entendiéndola como el no-cumplimiento de un deber. Más que una ética, impera la estética, que juntamente con la fragmentación moral, genera valores de afectividad, sentimiento, placer, narcisismo, novedad, aculpabilidad.

También entra en juego el relativismo. Esto es, en la búsqueda individual de placer, de auto-realización, denotándose un aumento del consumo en muchas áreas de la actividad humana que permiten la concretización de ese intento.

Siendo que el consumo y la ansiedad por la novedad caracterizan, sin duda, nuestra sociedad, es entonces posible, a partir de estas prácticas, corresponder, por un lado, a esa lógica economicista, y por otro lado, a la lógica de la auto-expresión reflejada en el desarrollo de la «imagen de marca» ofrecida por la tecnologización, no sólo de los materiales, pero también y naturalmente por toda una panoplia de accesorios publicitados.

Márketing infantil: el consumidor de hoy y de mañana
No es un secreto para nadie que el mercado infantil no está limitado por la escasa capacidad presupuestaria de su público objetivo. El gasto que los menores generan no se restringe al presupuesto que gestionan directamente, sino que puede medirse desde las siguientes tres perspectivas:
1. Mercado directo
El niño gestiona una asignación de dinero por parte de los adultos, con el que cubre la compra de productos que entran en el marco de ese presupuesto. Estos mercados son, en la mayoría de las ocasiones, de "bajos precios". Son ejemplos característicos las golosinas, los coleccionables, los snacks, las bebidas carbónicas o los consumibles de papelería.
2. Mercado de influencia

Desde los 24 meses, aproximadamente, los niños empiezan a manifestar a sus padres sus preferencias con respecto a muchos de los insumos de la unidad familiar. Los padres reconocen, como se expone más adelante, que intentan adecuar sus compras a las preferencias de los hijos siempre que pueden.
Ese mercado de influencia abarca tanto compras de precios bajos similares a las apuntadas como compras de precios más elevados. Más adelante, se extiende a la marca del ordenador o sus componentes (chips capaces de soportar videojuegos sofisticados), al acceso a proveedores de tecnologías que manejan sin barreras técnicas (mensajería SMS, descarga de tonos o de elementos digitales para personalizar el hardware) o, incluso, al tipo de vehículo de transporte familiar (monovolúmenes y vehículos familiares, o todoterrenos frente a los "aburridos" sedanes), que es atendido diligentemente por las ensambladoras de vehículos.
El tipo de influencia/prescripción variará y se enriquecerá desde el momento en que el niño aparezca en la unidad familiar y a lo largo de su desarrollo personal. En una primera etapa, vendrá marcado tan sólo por su presencia en la unidad familiar y por los cambios en los hábitos y necesidades que en consecuencia se desarrollan.

En una segunda etapa, la influencia será al menos al principio, entre los cuatro y los ocho años la de un influenciador que contribuye con sus preferencias a una decisión que a priori concluirá un adulto, y que espera que sea hacia aquellos productos que prefiere o conoce. Desde los siete a los nueve años, asume una variedad de roles y, en ciertas familias de productos, los asume todos.

Frente a tecnologías emergentes, es un prescriptor económico y técnico, un "portero", un árbitro de las marcas que deben ser consideradas y de las que no, un decisor final y, a veces, un facilitador que contribuye orientando hacia aquellos lugares donde ese producto se compra mejor.
Hay que tener en cuenta que en el patio y en el autocar del colegio, la conversación a partir de los siete años gravita alrededor del consumo, de las marcas, de lo que se tiene, de lo que tienen otros y de lo que hay que tener, de dónde se compra o de quién lo ha de regalar.
La influencia del niño en el mundo del consumo puede medirse desde la perspectiva de los cambios que provoca su aparición en los hábitos de consumo de sus progenitores, frecuentemente una pareja de adultos ocupados y remunerados. La llegada de ese primer hijo supone la modificación de las pautas de consumo (por ejemplo, incrementos en el consumo de ingredientes y perecederos, adaptación de equipamiento del hogar, un cambio en los rituales alrededor de la ingesta de alimentos comer sentado en la mesa y en tres tomas pautadas diarias, en la supervisión de la dieta del menor y en la preparación de los alimentos, y, en las familias de rentas media alta y alta, un gasto en ayudas al hogar como el servicio doméstico o de guardería de los menores).
Como consumidor, el niño tiene necesidades exclusivas, con lo que los hogares abren sus puertas a un consumo de categorías hasta ese momento ausentes de su cesta de la compra (pañales, leches infantiles, cremas anti-irritación, termómetros, medicamentos inocuos pero efectivos, ropa, etc.) que más adelante se multiplican y pertenecen a esa cesta. Al principio, se trata de necesidades de un bebé ajeno a la decisión. En esa fase, los influenciadores clave se encuentran en el entorno más próximo (esencialmente, la madre). El comprador necesita información y los medios como la televisión y la radio son demasiado breves para comunicarla en su extensión necesaria. S

i se quiere influir en ese entorno, se necesitarán medios impresos (hoy interactivos, como Internet). Si el producto es sencillo y maduro, los medios masivos y en particular la televisión serán esenciales. El boca a boca será un medio clave en todo aquello que se relacione con la transferencia de tecnología entre las veteranas (madres, hermanas y amigas) y la menos experta.
A los tres años, el niño debuta en el mundo del consumo como actor. Con el tiempo, la creciente ocupación de la decisora final tradicional traslada el rol de prescriptor al niño, que pasa de ser irrelevante a cómplice, si transmite a su madre "pistas" sobre sus preferencias.
Será entre los tres y los ocho años cuando los medios masivos demuestren su superioridad frente a cualquier otro. El niño es quien pasa más tiempo expuesto a los medios. Escogiendo entre tres bandas de prime time infantil, repartidas seis horas al día y por espacio de casi tres horas diarias, el niño es "la audiencia". La televisión es papel pintado electrónico, pero llama su atención en aquellos anuncios del "juego que hay que tener", la "colección que hacen todos los niños" y "el postre que toman los deportistas de elite". El boca a boca es el puntero dirigido a lo que hay que ver, escuchar, exhibir y ocultar.
Las empresas han descubierto lo importante que es estar donde está el niño y los esfuerzos son cada vez más amplios, casi corales. En su lanzamiento, Pokemon utilizó publicidad de respuesta directa, un millón y medio de cintas de vídeo enviadas a propietarios de Gameboy, una serie en televisión, tebeos, libros con las reglas del juego, un starter kit y así hasta una docena de medios. Al lanzar "Cristal", el quinto juego de Pokemon, contaba ya con 1.500 licenciatarios y por encima de 5.000 productos distintos que eran displays activos de la marca.

Trabajos en red:

Como trabajo en red podemos proponer, el mayor control de los programas y publicidades que consumen los niños a diario, concientizar a la gente así como se hace por ejemplo con las campañas contra el sida, que hasta hace unos años atrás el sexo era un tema tabú, del que nadie hablaba y todo el mundo le daba la espalda, hoy podemos ver que hay mayor información sobre el tema del cuidado de las enfermedades de transmisión sexual (mucho gracias a éstaas campañas contra el sida).

Hay que promoveer que los padres se sientes a mirar la tele con los niños para que les enseñen a seleccionar los programas, a no creer en todo lo que ven y a formar sus propias opiniones y sus propios gustos, para que puedan formar su propia opinión personal, que respeten el horario de protección al menor (que para algo fue inventado y con eso tienen un 50% del trabajo de cuidados del menor realizado) y que denuncien si en algún programa ven algo con contenido erótico o de violencia fuera del horario permitido. Que restrinjan el horario de exposición frente al televisor en 2 hs. > esto sería una película por día o dos de sus programas favoritos.

En cuanto al control de la Internet, también creemos que se debe restringir el horario y además asesorarse sobre éstos nuevos programas que hay para prohibir desde la computadora el ingreso a ciertas páginas que contengan palabras como por ejemplo: sexo (y sus derivados), violencia, etc…

Conclusión:

Pensamos que no es posible analizar la relación de los chicos con la escuela y con el saber, sin considerar el lugar que ocupa la televisión en su universo cotidiano y la relación que establecen los chicos con ella. Por otro lado, creemos que tampoco es posible hablar de una educación en medios única para todas las escuelas, sin tener en cuenta el contexto social de los alumnos, con la idea de que la elaboración de un contenido para todos, es suficiente para producir transformaciones.

En la medida que el otro continúe siendo definido como el "outsider", la diferencia se traducirá en exclusión y los diferentes serán tratados en condiciones de desigualdad. Proponemos valorar la diversidad, la identidad cultural de los chicos, lo cual no supone, de ninguna manera la aceptación de la desigualdad. Lo que diferencia a los alumnos, es su punto de partida.

Las redes no se recogen vacías cuando se comprueba mediante encuestas que un niño norteamericano promedio ve anualmente más de 40 000 anuncios de televisión, la mayor parte sobre alimentos, música, artilugios electrónicos y juegos violentos.   

Existe un 36% más de posibilidades de que un niño sea obeso si tiene televisión en su cuarto, y casi un 40% de la infancia norteamericana la tiene, sobre todo entre los dos y los ocho años. El peligro está en que es un hecho confirmado que en este rango de edad no se rechaza el efecto persuasivo de la publicidad.  Es en este segmento en el que los anunciantes insisten más.  Incluso, el asedio comercial se produce antes del nacimiento mediante una publicidad concentrada sobre las necesidades de los primeros cinco años.  Es una guerra invisible de la que nadie habla. 

Y no es cosa de juego.  Las presiones empresariales son tan agudas que se ha llegado a presentar en el Congreso norteamericano una Declaración de los Derechos de los Padres en la que se denuncia "la naturaleza violenta, sexista, hedonista y perjudicial para la salud de muchos de los productos que se anuncian".  Los padres reclaman una ley de privacidad que prohiba el uso de información personal de los niños con fines comerciales. Queremos que estos proyectos publicitarios se reconozcan como una práctica inmoral.

La Ofensiva de los Padres y el Silencio de los Mercaderes

 Un número creciente de organizaciones se ha unido para denunciar el carácter nocivo de una propaganda que no respeta los objetivos de la educación ni los valores sociales. 

La publicidad, creadora de modelos, busca provocar estados, actitudes y reacciones capaces de producir comportamientos y acciones que beneficien la comercialización de determinados productos. Uno de los resultados, sean seriales, comics, video-clips o anuncios, es la exhibición  de imágenes caracterizadas por sobredosis de explosiones, ruidos y deslumbrantes destellos, como en las discotecas, caracterizadas por su estridencia e iluminación psicodélica. 

ANEXO I:

Algo para reflexionar

LA EDAD DEL ABUELO

Una tarde un nieto charlaba con su abuelo sobre los acontecimientos actuales.
Entonces, de repente, él preguntó:

-¿Qué edad tienes abuelo?
El abuelo respondió: -Bueno, déjame pensar un momento...

Nací antes de la televisión, las vacunas contra la polio, las comidas congeladas, la fotocopiadora, los lentes de contacto y la píldora anticonceptiva.

No existían los radares, ni las tarjetas de crédito, ni el rayo láser ni los patines en línea.
No se había inventado el aire acondicionado, el lavavajillas, las secadoras (las prendas se ponían simplemente a secar al aire fresco). El hombre todavía no había llegado a la Luna y no existían los aviones de propulsión a chorro para pasajeros. Tu abuela y yo nos casamos y después vivimos juntos y en cada familia había un papá y una mamá.

"Gay" era una palabra respetable en inglés que significaba una persona contenta, alegre y divertida, no homosexual. De lesbianas, nunca habíamos oído hablar y los muchachos no usaban aros.
Nací antes de la computadora, las dobles carreras universitarias y las terapias de grupo. La gente no se analizaba, salvo que el médico les ordenara un exámen de sangre o de orina.

Hasta que cumplí 25 años, llamé a cada policía y a cada hombre "señor" y a cada mujer "señora" o "señorita".

En mis tiempos la virginidad no producía cáncer. Nuestras vidas estaban gobernadas por Los 10 Mandamientos, el buen juicio y el sentido común.

Nos enseñaron a diferenciar entre el bien y el mal y a ser responsables de nuestros actos.
Creíamos que la comida rápida era lo que la gente comía cuando estaba apurada.
Tener una relación significativa era llevarse bien con primos y amigos.
Tiempo compartido significaba que la familia compartía unas vacaciones, no un condominio. No se conocían los teléfonos inalámbricos y mucho menos los celulares.
Nunca habíamos oído hablar sobre la música estereofónica, las radios FM, cassettes, CD's, CVD's, máquinas de escribir eléctricas, calculadoras (ni siquiera mecánicas, menos aún las portátiles).
"Notebook" era una libreta para anotaciones. "Sale" se decía cuando alguien salía. A los relojes se les daba cuerda cada día. No existía nada digital, ni los relojes ni los indicadores con numeritos luminosos en los artefactos del hogar, ni en las máquinas. Hablando de máquinas, no existían los cajeros automáticos, los hornos microondas ni las radio – reloj - despertador. Para no hablar de los video - cassettes, ni las filmadoras de video.
Las fotos no se veían al instante y en colores. Había sólo en blanco y negro y su revelación y copiado demoraba más de 3 días. Las de colores no existían.

Si en algo decía "Made in Japan" se lo consideraba de mala calidad y no existía "Made in Korea", ni "Made in Taiwan", ni "Made in Thailand", ni mucho menos "Made in China".
No se había oído hablar de "Pizza Hut" o "McDonald's", del café instantáneo, ni de los endulzantes artificiales.

Había tiendas donde se compraban cosas por 5 y 10 centavos. Los helados, los pasajes de colectivo y las gaseosas: todo costaba 10 centavos. Se podía comprar un coche nuevo por menos de 1.000 dólares pero……………………………………………….. ¿quién los tenía?
En mi tiempo, "hierba" era algo que se cortaba y no se fumaba; "coca" era una gaseosa. "Chip" significaba un pedazo de madera, "hardware" era la ferretería y el "software" no existía.

Fuimos la última generación que creyó que una señora necesitaba un marido para tener un hijo.


Ahora dime………………………………………………….. ¿cuántos años crees que tengo?
Y.………………abuelo ¡ Más de 200 ! (contestó el nieto).
No, querido ¡solamente 57!

Te acordás de…

¿Cómo hicieron para sobrevivir?.

Acaso son personas sobrenaturales, o sencillamente sos todopoderosos. Aqui vas a ver las cosas peligrosas que tuvimos que pasar para llegar al siglo XXI. Realmente si uno lo piensa, se da cuenta que es un verdadero milagro seguir viviendo.

Tomábamos agua de la manguera del jardín o de la llave del colegio y no de una botella de agua mineral.

Andábamos en autos que no tenian cinturon de seguridad ni bolsas de aire. Ir en la parte de atrás de una camioneta era un paseo especial y todavía lo recordamos.

Nuestras cunas estaban pintadas con brillantes colores de pintura a base de plomo.

Cuando andábamos en bicicleta no usábamos casco

Pasábamos horas y horas contruyendo carritos de chatarra y los que tenián suerte de tener calles inclinadas, los echaban a rodar calle abajo y, en la mitad, se acordaban que no tenían frenos. Después de varios choques con los postes aprendíamos a resolver el problema.

Saliamos a jugar con la unica condicion de regresar antes del anochecer.

El colegio duraba hasta el mediodia y llegabamos a casa a almorzar.

No teniamos celular...asi que nadie podia ubicarnos......

9. Nos cortábamos, nos quebrábamos un hueso, perdíamos un diente, pero nunca hubo demanda por estos accidentes. Nadie tenía la culpa sino nosotros mismos.

10. Comíamos pan con manteca y dulce, tomábamos bebidas con azúcar y nunca teníamos sobrepeso.

11. Compartíamos una bebida entre cuatro, tomando de la misma botella y nadie se moría por eso.

12. No teníamos Playstation, Nintendo 64, X boxes, Juegos de video, 99 canales de televisión en cable, videograbadoras, sonido surround, celulares personales, computadoras, fax y menos Internet. Solo teníamos AMIGOS.

13. ¡Ahi, afuera!, En el mundo cruel, sin guardián. ¿Cómo lo hacíamos?.

14. Salíamos, nos subíamos a la bicicleta o caminabamos a la casa del vecino, tocábamos el timbre, o sencillamente entrábamos sin golpear y allí estaba nuestro amigo y salíamos a jugar.

15. Jugábamos con una pelota de plastico, que comprábamos a medias. Formábamos dos equipos y no todos llegaban a ser elegidos pero no nos agarraba ningún trauma.

16. Algunos estudiantes no éramos tan brillantes como otros y cuando perdías un año, lo repetías. Nadie te mandaba al psicólogo, nadie tenía dislexia, simplemente repetías y tenías una segunda oportunindad.

17. Si en una fiesta (que era en alguna casa) te ponías en pedo, tus amigos te dejaban en la puerta de tu casa, tocaban el timbre y salían cagando.

18. Si por casualidad cometias alguna boludez y terminabas en cana, llegaba tu viejo y te cagaba a trompadas. Nadie de Derechos Humanos presentaba un recurso de Amparo en tu favor y los canas se cagaban de risa.

19. Cuando tus viejos te retaban por alguna cosa, no los demandabas por violencia intrafamiliar; sencillamente te quedabas callado y pensabas "que cagada me mande´".

20. Teníamos libertad, fracasos, éxitos y aprendimos a menejarlos.

ANEXO II:

Resultado de las encuestas:

Realizamos una encuesta en la que por un lado tratamos de observar si los ñinos realizan actividades fuera del colegio, si tienen mensualidad y en qué la gastan, cómo es el tema de la plata para los chicos, qué hacen en su tiempo libre y cuanto tiempo pasan frente a la computadora y al televisor, con qué frecuencia van a Mc`donalds si poseen cuarto propio y qué poseen en él (nos manejamos con una lista de cosas armada por nosotros), a quienes admiran, qué querían ser cuando sean grandes y cuáles son las marcas que más reconocen.

Éstas encuestas fueron realizadas en 50 chicos de la escuela primaria de un colegio privado y los resultados son los siguientes:

¿Cuándo salís del cole, hacés alguna otra actividad como por ejemplo inglés, computación, football, natación, rugby, etc..?

Las actividades:

Un dato llamativo es que casi cinco de cada diez chicos cursan algún estudio fuera de la jornada escolar.
Uno de cada cuatro tiene un régimen de doble turno en su colegio.
En cuanto a las actividades extracurriculares, las clases de ingles ocupan el primer lugar. Luego le sigue computación y las artes plásticas.
¿Qué hacés en tus ratos libres?

El tiempo libre:

Escuchar música, ir a cumpleaños, ir a la casa de un compañerito y practicar deportes son las actividades que mayoritariamente ocupa el ocio de los chicos. El mirar televisión no la catalogan como parte del tiempo libre, sino como una parte cotidiana de sus vidas.
Jugar con la PC resulta particularmente atractivo para los chicos de 7 años en adelante. El chat logra sus mayores adhesiones entre los jóvenes de 15 en adelante.
¿Cuándo querés comprarte algo, le pedís plata a tus papás? ¿Tenés mensualidad? ¿te dan plata por día para ir al cole? ¿Cuánto?

El dinero:

Casi la totalidad de los chicos entrevistados cuenta con dinero propio para sus gastos. Con un promedio mensual de 95.6 $ según la muestra obtenida.
¿En qué gastás la plata que te dan tus papás? ¿Tenés ahorros?

El gasto:

Las golosinas y la comida rápida en locales como Mc` Donalds ocupan el primer lugar. Le sigue la compra de ropa y accesorios, una porción muy pequeña de la muestra ahorra su mensualidad.
¿Cuántas veces por semana vas a Mc`Donalds? (esta pregunta se nos ocurrió en el momento en ue estabamos haciendo las encuestas al ver que la mayoría de los chicos nos decía que gastaban su mensualidad en éste lugar)

Mac Donald’s:

Los niños concurren a éste lugar mínimo una vez por semana. Los mayorsitos van solos con la plata que le dan los padres por día.

¿Posees cuarto propio o lo compartís con tu hermanito/a? ¿Cuáles de estas cosas tenés en tu cuato? (Computadora; TV; equipo de música; video/dvd; discman; reproductor de MP3; game boy; sega; nintendo; play station; cámara digital; celular propio; I-pod; mensualidad; teléfono)

El cuarto:

Casi la mitad de los entrevistados (43%) poseen cuarto propio. Que se encuentra equipado por walkman, equipos de música, televisores, teléfonos propios, videograbadoras y dvd’s…. (ver gráfico más abajo)
¿A quienes admirás? Se les pidió a los chicos que mencionaran cuatro nombres de personas que admiren.

A quienes admiran:

Encabezando se encuentra Maradona. La mayoría de los restantes nombres correspondían a personas famosas del deporte, modelos, cantantes.

¿De qué querés trabajar cuando seas grande?

El trabajo:

La mayoría respondió, "no sé", o "no lo pensé". Dentro de aquellos que respondieron, las profesiones de actividad independiente encabezan las encuestas.

Qué nombrame cinco marcas que recuerdes, puede ser de cualquier cosa, lo primero que se te ocurra.

Las marcas:

A la hora de preguntarles cuáles son las marcas que más reconocen ellos, aquellas relacionadas con el deporte y la indumentaria fueron las mas recordadas. Dentro del universo conocido para adultos, la telefonía celular se encuentra en el primer puesto, avanzando rápidamente en el mercado de consumo de los chicos entre 6 y 17 años.
El mercado de los automóviles es muy conocido por los chicos y por otra parte admiran autos considerados de alta categoría. BMW AUDI MERCEDES BENZ ALFA ROMEO.

COSAS QUE YO TENGO

RESPUESTA

COMPUTADORA

50

T.V.

32

EQUIPO DE MUSICA

40

VIDEO/DVD

4

DISCMAN

43

REPRODUCTOR DE MP3

36

GAME BOY

17

SEGA

22

NINTENDO

12

PLAY STATION

25

CAMARA DIGITAL

10

CELULAR PROPIO

49

I-POD

2

MENSUALIDAD

45

TELEFONO

26

BIBLIOGRAFIA

  • Revista "En Línea" (marketing) edición mensual.
  • Revista " MERCADO " El gran Mercado de los chicos. Octubre 1999
  • Jas, Pauline, ASPECTOS DE LA DECISIÓN DE LOS CHICOS ADOLESCENTES. Marketing Searching, 2001
  • Hugo Santarsiero, La producción grafica camino al 2000, A.L.U. EDITOR, 1998
  • Alexander J, Fashion Brand preferences among youg consumers. International journal of management, 1998
  • Informe entregado por la consultora D’ Alessio
  • Diario Clarín
  • Ricardo Rojas, " El hombre Light" Planeta, 2000
  • Autores Varios, "Marketing Lateral", Pearson Educacion, 2005
  • Zygmunt Bauman, "Modernidad Liquida" Fondo De Cultura Economica, 2003
  • Ignacio C. M. Massun Las Ideologías en el Siglo XXI Metodos, 2001

Páginas web consultadas:

 

Gisela Lambruschini


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda