Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La gran Nación Peruana (página 2)

Enviado por alarconflores



Partes: 1, 2, 3, 4, 5

FUNDAMENTOS DE LA NUEVA VISIÓN GEOESTRATÉGICA

La Nueva Visión Geoestratégica que se propone, es decir la del espacio racionalmente pensado, descansa en dos argumentos racionales y objetivos:

- Visualización Sistémica del Espacio Geográfico, y

- Conceptualización del Mar como expresión de la Realidad Peruana y el interés nacional.

VISUALIZACIÓN SISTÉMICA DEL ESPACIO GEOGRÁFICO

Un espacio geográfico como el Perú que cuenta con una jurisdicción sobre las 200 Millas de su Mar Territorial, su extensa costa, su espacio andino y su espacio de selva con un río navegable internacional, no sólo ofrece ventajas geopolíticas, sino que las ventajas resultan del uso y aplicación racional que se haga de las características geográficas que existen.

De modo que la geopolítica nada podría hacer si los diversos agentes políticos, económicos, empresariales, financieros, profesionales, empleados, trabajadores y estudiantes, no aprovechan ni preservaran los recursos existentes, usaran las vías de salida al exterior o desarrollaran otras formas de comunicación con el interior del territorio.

Lo expresado quiere significar que añadido a la Visión' Geoestratégica, se tiene que aceptar y conceptuar que la geografía, sus riquezas y características, constituyen el escenario básico donde se asienta una población para formar un ecosistema. Es la población que al volcar su mirada a la geografía y la naturaleza para satisfacer sus necesidades constantes y crecientes, es la más interesada en que esto se produzca.

La relación de estos dos elementos, en la hora presente requiere además, asociar un tercer elemento conformado por la tecnología y capital propio y/o adquirido que permita extraer, añadir valor agregado y comercializar los productos a precios que resulten competitivos.

Obtenido el producto, surge un cuarto elemento, el mercado; hoy sabemos, que ninguna industria podrá desarrollar si sólo se limita o piensa atender el mercado nacional, la demanda interna siempre resulta insignificante para los altos rendimientos industriales y la mecanización robótica que cada vez es más intensiva en el uso de capitales.

El producto terminado, o el insumo con mayor valor agregado, tienen que ser colocado en un ámbito que supere las fronteras del territorio; en este sentido, el Estado respaldando y el industrial produciendo, deberán considerar que el mercado, es el mundo, con sus millones de habitantes y sus millones de necesidades por atender.

Dicho más simplemente, desde una visión sistémica los elementos que necesariamente se interrelacionan cotidiana y proyectivamente son:

- El espacio geográfico, sus riquezas y posibilidades.

- La población, su capacidad de trabajo y sus necesidades por satisfacer

- La ciencia, la tecnología y los capitales, y

- El mercado mundial.

Ahora bien, la interrelación de estos cuatro elementos tienen una triple finalidad, se dirigen a alcanzar los Objetivos Nacionales, promover el Desarrollo Nacional, y garantizar la Seguridad Integral.

Por la naturaleza de nuestra geografía, el Perú es un país que cuenta con cuatro tipos de espacios ecológicos claramente definidos:

1. El Océano, con su riqueza hidrobiológica, mineral y energética que comprende hasta las 200 Millas, y cubre una superficie aproximada de 877,088 KM2.

2. La Costa, está conformada por una faja estrecha del territorio que llega aproximadamente a los 500 metros sobre el nivel del mar. Su relieve está compuesto por pampas, tablazos, desiertos y valles pequeños.

3. La Sierra, está formada por valles interandinos, dedicada principalmente a la agricultura, la extracción de minerales así como la ganadería, caza y pesca.

4. La Selva, conformada por una extensa vegetación, se ubica en la vertiente oriental de los Andes, recorren esta zona ríos caudalosos y navegables que dan origen al río internacional más importante de esta parte del continente, el Amazonas, que en su recorrido después de originarse en el Perú une a Colombia y Brasil para desembocar en el Océano Atlántico. Este río internacional convierte al Perú en un país biocéanico permitiéndole tener acceso a la cuenca del Atlántico.

Aplicando la visión sistémica a un territorio que posee infinidad de recursos y que presenta--múltiples ventajas geopolíticas, el poblador nacional se encuentra en óptimas condiciones para aprovechar al máximo y de un modo racional los recursos existentes en cada uno de los espacios físicos; indablemente que el aprovechamiento será mayor si se utiliza mejores elementos que proporciona el avance científico cronológico así como la presencia de capitales internos o foráneos.

Esta interrelación sistémica de recursos, tecnología, ciencia, capitales y creatividad intelectual humana, permitirán generar actividades ocupacionales para la población nacional al igual que atender sus necesidades; en el mismo sentido, se podrá atender una parte de las necesidades de la población mundial. En consecuencia, un funcionamiento interrelacionado de todos estos elementos, aproximarán cada vez de la promoción del Desarrollo Nacional y como garante de la reproducción de tales actividades, la Seguridad Integral permitirá la conservación de la paz interna y externa que el país requiere.

EL CONCEPTO MAR COMO EXPRESIÓN DE LA REALIDAD PERUANA Y EL INTERÉS NACIONAL.

Para desarrollar la Visión Geoestratégica y Sistémica que aquí se expone, la característica del territorio exige que se adopte o elabore conceptos que no sólo deben describir una situación, sino que necesariamente expresen y grafiquen lo que la realidad de un país plantea. En este sentido, la Marina de Guerra e Perú ha dado al concepto Mar, un alcance y significado que responde a un criterio eminentemente útil y consecuente con la realidad del país, así como con su quehacer institucional y responsabilidad constitucional; es por tanto conocido que el Perú es posesionario de una zona del Océano Pacífico que abarca hasta las 200 Millas de donde extrae y transforma la riqueza que en sus fondos existe- también el país cuenta con ríos navegables en el Selva y, en nuestro territorio se origina el río internacional navegable más importante de Sudamérica que antes de su desembocadura en el Océano Atlántico cruza territorio colombiano y brasileño. Finalmente el Perú cuenta con un Lago Internacional que comparte con Bolivia y en todos los casos, la Armada Peruana no sólo tiene presencia sino que contribuye con el Desarrollo Nacional y la Seguridad Integral.

Bajo este criterio y alcance sistémico, el Mar como concepto debe significar para todos los peruanos:

* El dominio marítimo y la alta mar.

* Los ríos navegables, y

* El lago Titicaca.

Este alcance y significado conceptual, obliga a que los agentes sociales del país, empresarios, políticos, profesionales, intelectuales, estudiantes, civiles y militares de la Costa, la Sierra y la Selva, observen al país y sus múltiples recursos como una posibilidad y una alternativa real que genere el Desarrollo Nacional así como éste sea garantizado a través de la Seguridad Integral. En definitiva, el interés nacional, justifica y explica el alcance y significado que para el poblador peruano en general, debe tener la palabra Mar hoy adoptado y aplicado por esta Institución.

LA NUEVA VISIÓN GEOESTRATÉGICA, EN FUNCIÓN A LA UBICACIÓN GEOPOLÍTICA DEL PERÚ A NIVEL CONTINENTAL Y MUNDIAL, COMO ALTERNATIVA DE SOLUCIÓN AL PROBLEMA DEL DESARROLLO Y SEGURIDAD DEL PAÍS

Como se demuestra y explica en los siguientes capítulos de este trabajo, el Perú cuenta con recursos que puede ofertar más intensa y competitivamente a las potencias industrializadas e intermedias, pero ello requiere que todos los agentes sociales del país, civiles y militares, adopten, internalicen y pongan en práctica todo su saber para asumir como tarea fundamental del futuro y del nuevo milenio que inexorablemente dentro de escasos años empieza, una Visión Geoestratégica en función de la ubicación geopolítica del Perú a nivel continental y mundial, como alternativa de solución al Desarrollo y Seguridad del país.

Quizá, valga la pena mencionar que Hong Kong, es sólo un inmenso peñón que depende de China para su agua potable, carente de recursos naturales para iniciar un proceso de desarrollo; sin embargo, su recurso más importante es su capacidad humana, su inventiva, su creatividad y este solo recurso ha sido suficiente para que progrese vertiginosamente como sabemos que lo ha hecho y en poco tiempo.

¿Cómo es posible entonces que un país como el nuestro viva la crisis que vive a pesar de contar con una inmensa riqueza que existe en el mar, en los andes y en la selva? ¿Cómo es posible aceptar que existiendo en el Perú 84 pisos ecológicos de los 114 que existen en el mundo, no se pueda atender parte de la demanda mundial de alimentos?.

Definitivamente, no hemos tenido una visión de futuro, los pocos visionarios del país no fueron escuchados o fueron ignorados y el resultado salta a la vista, económicamente empobrecidos, socialmente deteriorados, políticamente inestables, entre otros rasgos que no tiene sentido recordar.

Estamos pues, ante un reto y un desafío que, como señalaba Arnold Toynbee, es la capacidad humana de cada cultura la que resolverá tal problema, o sencillamente, sucumbirá a la avidez expectante de sus vecinos o de fuerzas extrañas allende los mares.

Se hace entonces necesario que se adopte, difunda e internalice la nueva Visión Geoestratégica del Perú, tomando en cuenta los cuatro elementos ya citados que integran la Visión Sistémica para definir la Nueva Visión Geoestratégica en la que destacan tres elementos geopolíticos fundamentales:

- La ubicación geopolítica del Perú en el contexto continental y mundial.

- La presencia del Perú en cuatro cuencas internacionales y en la Antártida, y

- La presencia del Perú en rutas marítimas y aéreas mundiales.

LA UBICACIÓN GEOPOLÍTICA DEL PERÚ EN EL CONTEXTO CONTINENTAL Y MUNDIAL

La ubicación geofísica del Perú, tiene las siguientes características:

1. Dentro del globo terráqueo, se encuentra ubicado en la región Central y Occidental de América del Sur.

2. Es, colindante y partícipe del mar, y está conformado por tres regiones Costa, Sierra y Selva; los mismos que se vinculan por sus características acuáticas o marítimas y sirven de nexo con el resto del continente en las cuatro direcciones cardinales: Norte-Sur y Este Oeste.

3. Por su posición marítima en Sudamérica, es el acceso principal hacia la Cuenca del Pacífico para los países del Atlántico Sur que no tienen acceso a él: Brasil, Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

4. Su geografía andino-amazónica hace que sus ríos interconecten las Cuencas Internacionales del Amazonas, el Orinoco y la del Plata.

5. Está ligado a la Antártida por la proyección de sus costas hacia el Sur y la referencia de este continente sobre la riqueza de nuestro mar y la particularidad del clima.

Como el planisferio lo demuestra, observar el mundo a partir de los intereses nacionales nos comunica estratégicamente con cuatro Cuencas Internacionales, el Pacífico, el Orinoco, el Amazonas y el Plata, así como con un Continente: La Antártida.

De un modo general y global:

1. La Cuenca del Pacífico, relaciona al Perú con más de 56 Estados dentro de los que destacan Estados Unidos, México, Canadá, Japón, China y Australia; igualmente nos vincula con la Antártida.

2. La Cuenca del Orinoco, conecta con Colombia, Venezuela, El Caribe y la parte Este de Estados Unidos.

3. La Cuenca del Amazonas, vincula a Colombia, Brasil y a través de la salida al Atlántico se tiene acceso a Europa, África y el Norte del Continente Americano.

4. La Cuenca del Plata, une al Perú con Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay, además de acceder al África.

5. En la Antártida el Perú participa en la exploración de sus recursos.

En esto consiste la Nueva Visión Geoestratégica del Perú, visión que está orientada a desarrollar una Conciencia Nacional donde el político, el empresario, el intelectual, el profesional y el obrero en general, internalicen y realicen sus actividades de decisión, inversión o creatividad intelectual convencidos de que el Perú está ligado a cuatro Cuencas Internacionales y la Antártida.

LO QUE OFRECEN LAS CUENCAS INTERNACIONALES Y LA ANTÁRTIDA

La Cuenca del Pacífico

Para entender el valor estratégico que posee la Cuenca del Pacífico en función del interés nacional, tenemos que reinterpretar aquella idea limitante que el sistema educativo grabó en nuestras mentes. ¿Cuál es ese argumento limitante que ha dificultado nuestra visión del horizonte, tanto en políticos, empresarios como en profesionales, incluso en el ciudadano en general?

Esa gran barrera ha sido, y lo seguirá siendo mientras no lo reinterpretemos la "concepción fronteriza" que se le ha asignado al Océano Pacífico. Como lo señalamos en otra parte de este trabajo, cuando el escolar peruano aprende los límites del Perú, él, suele internalizar la idea que nuestro país limita por el Oeste con el Océano Pacífico. En este sentido, el Océano aparece como una frontera que encajona y delimita nuestro espacio; este tipo de contenido, sociológicamente condiciona en todo sujeto a tratar de no rebasar o sobrepasar tales barreras formales. Este criterio resulta perjudicial a los fines del interés nacional, puesto que niega toda posibilidad de proyección económica internacional en el amplio horizonte de la Cuenca del Pacífico.

Dada nuestra posición geopolítica en el Continente y el Mundo, el Océano Pacífico y Atlántico no pueden ser vistos como una frontera, sino, fundamentalmente como una gran vía de comunicación y acceso a todo cuanto exista en la otra orilla, por muy distante que pudiera parecer. Cabe recordar que hoy día las distancias no son grandes obstáculos a la luz de las tecnologías de navegación desarrolladas, e incluso se vienen ideando formas económicas para reducir costos del transporte marítimo.

Superficie y Población

La Cuenca del pacífico es el hecho geográfico natural más importante tanto por el tamaño del Océano como por los Estados que están ubicados frente a sus orillas.

El valor estratégico de esta Cuenca no sólo por el tamaño geográfico que es de 189'495,843 KM2 sino por la cantidad de población que posee.

En esta Cuenca viven mil seiscientos millones de habitantes, lo que se constituye en un importante potencial de demanda para la colocación de posibles productos peruanos.

Estados Integrantes

La Cuenca del Pacífico está integrada por los siguientes Estados y unidades políticas autónomas y soberanas:

Países Industrializados: Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia y Nueva Zelandia.

Países Miembros de la Asociación de Países del Sudeste Asiático:

Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur, Tailandia y Brunei. Países y Comunidades Internacionales de reciente desarrollo industrial: Corea del Sur, Taiwan y Hong Kong.

Estados Islas del Pacífico Sur: Commonwealth de la Islas Marinas, IslasCook, Federación de Estados de la Micronesia, Fidji, Islas Gilbert, Guam, Kiribati, Islas Marshall, Islas Marquesas, Nauru, Nueva Caledonia, Nime, Islas Norfolk, Palan, Papua-Nueva Guinea, Isla Pitcairn, Polinesia francesa, Samoa Americana, Samoa Occidental, Tokelan, Tonga, Vaunata y Wallis Horna.

Países Latinoamericanos: México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú y Chile.

Estados de Economía Centralmente Planificada: República Popular China, Viet Nam, Laos, Kampuchea y Corea del Norte.

Si bien hablar de Estados es referirse a unidades políticas autónomas y soberanas, las entidades políticas ribereñas a la Cuenca del Pacífico no todos son Estados, sino que existen unidades políticas que son dependientes de otras potencias hegemónicas bajo la figura de Territorio Libre Asociado o Territorios de Ultramar.

Analistas norteamericanos como Pope Atkins también consideran viable esta interconexión de las Cuencas, al respecto dice: El río Amazonas es el más caudaloso del Mundo; en una estimación conservadora acarrea el veinte por ciento del agua dulce del mundo y el cuarenta por ciento del agua de superficie de América del Sur desagua en él.

Los barcos pueden penetrar desde el Atlántico hasta Iquitos sin dificultad. Otros sistemas fluviales de importancia en América del Sur son el Magdalena en Colombia y el Orinoco en Venezuela- ambos surgen en el interior y fluyen en el Mar Caribe, siendo navegables para distancias de consideración. El complejo de los ríos Uruguay-Paraguay-Paraná, el cual desemboca en el estuario del río de la Plata, reviste gran importancia comercial, y es navegable en dos mil millas; el sistema conecta la parte Sur de Brasil, Uruguay, Paraguay y Argentina.

El Estado y el empresario nacional deben tomar conciencia de esta ventajosa potencialidad, pues a partir de un uso racional e industrialización de los recursos, es posible incrementar los intercambios comerciales que es el único factor que coadyuva a la integración interna y con el resto de países ubicados en esas cuencas.

La Antártida

La vinculación del Perú con la Antártida y los derechos que le asisten, básicamente se encuentran respaldados por los siguientes hechos: * La Declaración de la Asamblea Constituyente del 3 de Mayo de 1979, así como la declaración del Congreso Constituyente Democrático de 1993 señalan que: "El Perú, es un país del Hemisferio Austral, vinculado a la Antártida por costas que se proyectan hacia ella, así como factores ecológicos y antecedentes históricos.

* La Adhesión del Perú al Tratado Antártico de 1981.

* La presencia real y efectiva del Perú en la Antártida a través de expediciones científicas que materializan sus derechos de participación en la investigación.

Para los investigadores de todas las especialidades, la Antártida se ofrece como un campo nuevo y fértil de descubrimientos que servirán a toda la humanidad.

¿QUÉ ES EL PERÚ DESDE UN PUNTO DE VISTA GEOESTRATÉGICO?

Después de analizado los diversos aspectos y argumentos geopolíticos, que muestran que el Perú es un país de enormes potencialidades capaces de convertirnos en poco tiempo en una potencia de presencia significativa en el mundo, cabe resumir lo que es el Perú desde un punto de vista geoestratégico, es decir desde el ángulo de los múltiples usos racionales que se pueden realizar de los recursos existentes hasta las ventajas que proporciona la ubicación del Perú en el continente y en el mundo.

El Perú es un país:

1. Marítimo, andino, amazónico y bioceánico, en el que en cada lecho que la naturaleza le ha dado, cuenta con una riqueza inconmensurable.

2. Bioceánico, toda vez que por el Océano Pacífico se relaciona con los piases integrantes de la Cuenca del Pacífico, en tanto que a través del río Amazonas tiene acceso al Océano Atlántico, cuenca que permite comunicarse con Europa, África y Norte y Centro América por el lado Este.

3. Nexo natural entre los extremos norte y Sur de Sudamérica.

4. Cuya posición marítima lo convierte en la puerta de ingreso a la Cuenca del Pacífico para los países Atlánticos como Brasil, Argentina, Uruguay, incluso las mediterráneas Bolivia y Paraguay.

5. Que por su ubicación en el continente se vincula con cuatro cuencas internacionales y un continente:

a) Con la Cuenca del Pacífico.

b) Con la Cuenca del Orinoco.

c) Con la Cuenca del Plata.

d) Con la Cuenca del Amazonas.

e) Con la Antártida.

6. Que está presente en la Antártida a través de la Base Científica Machupicchu.

LA POLÍTICA

El Estado es sociedad más Poder, o sea una sociedad políticamente organizada. Estado y sociedad son indesligables en la práctica, si bien se les separa conceptualmente. En cuanto realidad sociopolítica, el Estado es una obra del hombre, pero de acuerdo con la naturaleza social de éste. Como dice Heller, el hombre es producto y a la vez productor de la historia.

En la historia que se produce actúa la ya producida. Analizar la naturaleza del Estado es un estudio conexo al de los elementos de su trama, que son la sociedad, el poder y el derecho. Como toda institución, el Estado es un producto de la interacción humana.

Al Estado no lo advertimos en forma corpórea sino a través de sus manifestaciones, o sea a través de la legislación, de la administración pública, de la fuerza armada y de los símbolos. De ahí que su naturaleza aparezca inaprehensible, y es que el Estado es un concepto, ante todo. Su realidad se concreta en la sociedad.

El concepto de sociedad es más extenso que el de Estado; el primero representa el género y el segundo la especie. No es un orden normativo por más que las normas reflejen la estructura que decide darse. No está formado por hombres sino por actividades humanas.

Aclarando la noción, enseña Carnelutti que una sociedad se llama Estado en tanto y en cuanto produce derecho. Precisamente la palabra Estado expresa la consistencia que la sociedad adquiere merced al derecho. "El Estado es una sociedad que está, es decir, que dura, por que el derecho impide la disgregación. El destino del hombre es influido por lo social por que la existencia, como precisara Heidegger, comporta la dimensión de vivir con otros. Esta condición gregaría está en la esencia de la historia. El hombre es naturalmente social: ordena su vida a través de una convivencia necesaria. El Estado realiza una inclinación humana radical: la de organizarse políticamente.

Pero el hombre, a la vez que recibe el Estado como una imposición de la realidad social, lo reforma a su voluntad. La Filosofía del Derecho nos explica el sentido radical de lo jurídico en la vida humana y en el universo. Nos presenta la sociedad como convivencia humana bajo unos mismos principios, según definió Ortega y Gasset, el cual aclara que el Estado es también sociedad, pero no toda ella, sino un modo de ella. Es importante subrayar, además, la coexistencia de sociedad e individuo, para valorizar que el hombre sea como persona o como colectividad, es el sujeto, por lo que no puede ser usado como un medio para la grandeza del Estado.

Con un fin didáctico, puede definirse el Estado como la colectividad humana organizada políticamente sobre un territorio. No tiene una existencia natural propia; es una entidad formada por la agrupación de individuos. De ahí que se empleen indistintamente los términos Sociedad y Estado, pues éste no es sino la forma más elevada de organización social. Como fenómeno social concreto, se distingue, de las demás agrupaciones por el elemento Poder. Ante todo, cabe preguntarse,

¿Cuál es la naturaleza o esencia del Estado?

La naturaleza de su realidad es la de un ser de relación, o sea un tejido de comportamientos. Como estructura social-histórica, se basa y se sustancializa en los hombres en sociedad que lo componen; sin esta base social, el Estado no es nada. El concepto Sociedad es más general que el Estado, pues éste, aunque muy importante, es sólo un aspecto de lo social, el aspecto político-jurídico.

La naturaleza de su realidad es la de un ser de relación, pues no existen a la manera de un árbol o un animal, los cuales tienen sustancia. El Estado no existe y subsiste por sí mismo; existe y subsiste en el ser de los individuos. No es la mera pluralidad de éstos, pues al conjunto de hombres agrega una realidad nueva la relación de poder, indestructible y necesaria. De otro lado, el fenómeno social que llamamos poder político suscita una actitud intelectual, cuyo resultado es el Estado.

El Estado existe porque es pensado. No es una construcción a partir de lo real sino un concepto, porque su realidad reside en el espíritu de los hombres que lo componen, como explica Burdeau. Es una institución de instituciones, la institución suprema, algo que ha sido fundado. El Estado es un ser de derecho que resume abstractamente una colectividad humana.

Definirlo por sus elementos es didáctico, pero equivale a una presentación heterogénea, que pugna con la esencia unitaria y homogénea del Estado, tal como advierte Jorge Xifra Heras. Sumar sus elementos es una manera aritmética de definirlo, por yuxtaposición, pero no brinda la concepción unitaria que le corresponde. Con todo, en calidad de aproximación al personaje Estado, es válido definirlo por sus tres elementos, pueblo, territorio y poder, agregando la finalidad que lo anima, o sea el bien común. El poder y el fin son los datos que fundamentan el orden jurídico, el cual es la textura institucional del Estado.

Elementos del Estado.

Pueblo, territorio y poder son los tres elementos del Estado. Si se añade que el oder o autoridad existe para realizar el bien común, la definición se completa. Algunos autores consideran como un cuarto elemento el ordenamiento jurídico, pero nosotros creemos que tal arquitectura de normas es la producción del Estado, a la vez que el sistema que lo estructura. Refleja la voluntad que dicta las normas, es decir, el Poder. Esencialmente, el Estado es poder, impuesto inicialmente y más tarde institucionalizado. Derecho y Estado se entremezclan y se suponen recíprocamente. Los actos coactivos que caracterizan al Derecho y al Estado son los mismos.

El Estado, como dice del Vecchio, puede concebirse en dos formas: a) como unidad de un sistema jurídico que tiene vigor positivo, o sea que puede ser impuesto por la fuerza; b) como sujeto invisible pero real de ese mismo orden jurídico.

Origen de la denominación "Estado".

Para los griegos, la palabra "polis", o sea ciudad, expresaba la comunidad diferenciada por un modo de vida propia. El Estado era entendido por los romanos como «Res pública o Civitas». Del uso de expresiones tales como "Status Rei Romana" puede provenir la voz Estado.

Al extender su dominación, Roma llamó «Imperium» a su organización política, acentuando así el elemento decisivo del concepto Estado, que es el imperio o potestad de mandar. En el derecho germánico también se acentuó el elemento de dominio, pues el Estado fue llamado "Reich", voz que procede de "Regnum", o sea mando de un príncipe. El Estado moderno encuanto construcción consciente u obra de arte, apareció en Italia de los siglos catorce y quince, cuando se centralizó el poder por reacción contra el feudalismo.

La denominación "estado", fue empleada por primera vez por Maquiavelo, en las líneas iniciales de su obra "El príncipe". Tal cepción de la palabra "status" como orden vino a responder a una necesidad general, ya que ninguna de las voces antes usadas servía para denominar la pluralidad de formas políticas existentes en la Italia renacentista.

Unida al nombre de una ciudad como Florencia, Génova o Venecia, el término "stato" dió expresión a todas las formas, ya fueran republicanas, monárquicas o tiránicas, o bien aplicadas a sólo una ciudad o a toda una región sometida al imperio de la misma autoridad.

La nueva denominación fue adoptada antes de los siglos por los principales idiomas y su uso se convirtió en universal.

Formación histórica del Estado.

El Estado es el resultado de una larga evolución de la convivencia humana. Parece con la civilización sedentaria, cuando el grupo pasa de la vida nómade a la vida agraria. Con el Estado se alcanza el grado más alto de la organización social, el de una unidad colectiva dotada de capacidad para la autodeterminación y regida por una ordenación jurídica. El hecho de que el hombre esté naturalmente destinado a la convivencia fue lo que determinó las formas primitivas de la vida social y la aparición del Estado.

Los elementos humanos más próximos del Estado no son los individuos, puesto que la sociedad no es un agregado de átomos, sino las comunidades locales y las familias. Se ha constituido históricamente por la asociación de los grupos naturales, o sea familia y comunidades locales, las cuales formaron un grupo superior en cuyo desarrollo se fueron distinguiendo las funciones que hacen necesario el Poder, que son básicamente las siguientes:

1° Establecer reglas para las actividades del grupo.

2° Hacer efectivas dichas reglas, contrarrestando los actos que estén en conflicto con ellas.

La primera sociedad natural fue sin duda la familia. Por extensión o crecimiento espontáneo de la familia, o bien por agregación de otras, se formaron el clan y la tribu. Esta fundó la ciudad, realidad permanente que arraiga al hombre a un territorio.

Las necesidades de la defensa común y el intercambio comercial favorecieron la agregación de ciudades dentro de una más vasta unidad social: La nación. Sólo dentro de ella puede el hombre realizar sus destinos y alcanzar el mayor grado posible de perfección. Históricamente, ha sido el Poder quien ha creado al Estado, organismo social encargado de realizar el derecho.

Lo más probable es que el Estado reconozca su origen en el acatamiento tácito de la autoridad de quienes asumieron el Poder por un simple impulso de voluntad. La coexistencia de familias, o bien quizá la sujeción de unas familias a otras, añadidas a la descendencia común de una estirpe, no bastan para dar nacimiento a la sociedad civil, que es específicamente distinta de la familia.

Se precisa siempre un factor de asentimiento a las obligaciones recíprocas, de costumbre o aceptación tácita, para explicarse la formación del Estado.

El poder del Estado moderno es incontrastable. Desde el siglo XV ha venido dominando toda feudalidad. El Ejército permanente, la burocracia jerarquizada y el establecimiento de impuestos generales lo han emancipado.

Concentra el empleo legítimo de la fuerza e impone su dominación. El Problema del Origen del Estado. El Problema del origen del Estado no es tan fácil de resolver como el de su definición, pues ésta se hace en vista de tres elementos empíricos: un territorio, un pueblo y un gobierno. Como quiera que el problema del origen y el problema de la esencia del Estado son de carácter predominante sociológico y filosófico, respectivamente, muchos juristas han renunciado a investigar los principios esenciales del Estado y se limitan a enfocar su atención sobre el estudio del derecho positivo.

Así, el eminente tratadista Hans Kelsen sostiene que la teoría política debe renunciar por principio a todo intento de explicación del Estado y sus fuentes, pues su causalidad es metajurídica, o sea que se halla más allá de la ciencia del Estado. Según Kelsen, cada Estado debe ser estudiado con pautas puramente jurídicas; la norma original de cada Estado la «Ursprungnorm», determina la naturaleza de su estructura y el estudio de dicha norma original escapa a la teoría política.

A una conclusión igualmente escéptica llegó Carré de Malberg, quien afirmó que la ciencia del derecho no se relaciona con la investigación del origen del Estado, problema ajeno al examen de los juristas.

Semejante conclusión, válida para los juristas, no lo es para la politología, pues comporta una abdicación de la ciencia política a su carácter de ciencia si renunciara a ofrecer una aplicación racional de las causas primeras. El problema del origen del Estado, extremado su planteo, consiste en saber si el Estado existe como una exigencia de la naturaleza humana o si es una creación de la voluntad.

El problema interesa directamente al Derecho, pero pertenece a la filosofía social, pues entrana un juicio de valores; equivale a preguntarse si el Estado es dado o construido. La respuesta acertada es una media entre ambos extremos, pues el Estado es natural por su origen y también es voluntario por el hecho de contar con el asentimiento del grupo.

Entre las diversas teorías sobre el origen del Estado, merecen especial estudio las cuatro siguientes: la teoría organicista, la teoría de la lucha de clases, la teoría de la naturaleza social del hombre y la teoría del contrato social.

RELACIÓN DE LOS CONCEPTOS ESTADO, NACIÓN Y PATRIA

El Estado puede existir tanto cuando el pueblo constituye una nación como cuando pertenece a diversas nacionalidades. Pero, ordinariamente, la nación es el medio social en el que se produce el hecho Estado.

Entre los conceptos Estado y Nación hay un paralelismo y no una identificación, pues el uno es concepto jurídico y el otro es sociológico.

La nación es una sociedad, como también lo es el Estado, pero con la diferencia de que el Estado es una sociedad organizada, en tanto que la nación carece de organización o bien la tiene en el Estado. Hacia 1851, el profesor Mancini definía la nación como "una sociedad natural de hombres a los que la unidad de territorio, de origen, de costumbres y de idioma conduce a la comunidad de vida y conciencia sociales".

En cuanto una nación adquiere conciencia de sí misma, aspira a la unidad estatal; y a su vez una comunidad estatal no es verdaderamente armónica sino cuando reposa sobre una auténtica comunidad nacional.

La nación es un complejo que reúne diversos elementos, de índole natural y cultural, o sea geográfica, lingüística, antropológica e histórica. Es el conjunto de hombres unidos por una comunidad espiritual, forjada por la convivencia histórica en el mismo

Territorio y proyectada idealmente hacia el futuro. Su factor esencial es la tradición. En cuanto a la palabra nacionalidad, distingamos que tiene dos acepciones. En sentido objetivo, significa el conjunto de caracteres que configuran una nación; en sentido subjetivo, designa para un individuo el hecho de pertenecer a un determinado Estado.

La presencia de los caracteres de raza, religión, lengua y costumbres puede darse en general, pero no es indispensable. Lo importante es que exista entre los miembros de una nación el sentimiento de afinidad, la conciencia social. Cuando ésta se halla en formación o sea fundiendo elementos dispares a través de la vida en un mismo territorio, el proceso es llamado integración. La solidaridad del compuesto es la nota que revela haberse alcanzado la homogeneidad, la cual es fruto de una secular evolución en común.

La nacionalidad se nutre por el cruce de razas, por la larga convivencia por la tolerancia recíproca, por la libertad de las tendencias contradictorias, todo ello de un modo real y vivo.

Ha dicho Renán que la nación se constituye por "un plebiscito de todos los días". La nación es un alma, un principio espiritual. "Dos cosas que, a decir verdad, no hacen más que una, constituyen esta alma: una, es la posesión en común de un rico legado de recuerdos; la otra, es el consentimiento actual, el deseo de vivir juntos, la voluntad de continuar haciendo valer la herencia que se ha recibido indivisa..tener glorias comunes en el pasado, una voluntad común en el presente, haber hecho grandes cosas en común, querer realizarlas todavía, he ahí la condición esencial para hacer un pueblo".

Patria es la nación, en cuanto ha adquirido conciencia de sí misma y ha llegado a ser objeto de culto y amor para sus miembros, según definió Hauriou. Cuando Nación y Estado coinciden, el sentimiento patriótico arraigado a la nación fortalece el Estado y lo hace concebir como una empresa histórica. "Los hombres sienten en su corazón que son un mismo pueblo cuando tienen una comunidad de ideas, de intereses, de afectos, de recuerdos y de esperanzas. He aquí lo que hace la patria y la patria es lo que amamos".

Así define Fustel de Coulanges la comunidad espiritual a la cual adherimos más por respeto al pasado, o sea a las generaciones que nos han precedido, que por amor al suelo. La patria no es sólo la tierra en que se nace, realidad que arraiga; no sólo la bandera, emblema que exalta; no sólo los muertos, cuyos huesos sagrados son el pasado. Es también el futuro con la aspiración de grandeza y de destino por cumplir. Como dijera José de la Riva Aguero, la patria supone la comunidad de los compatriotas contemporáneos y también la comunidad de las generaciones sucesivas.

Vive de dos cultos el del recuerdo y el de la esperanza, o sea de los muertos y el del ideal proyectado en lo venidero.

El sentimiento patriótico unge de espíritu la política anota Ruíz del Castillo, y es el factor que concilia en el alma de cada persona su conciencia de individualidad con el sentido de pertenecer a una comunidad. La exaltación del patriotismo contribuye a definir la nacionalidad. Acelera el proceso de integración interna por virtud de una solidaridad nueva: el nacionalismo. Este se inspira en la tradición, pues invoca los sentimientos de lealtad histórica, pero a la vez forja un credo modernizador, dirigido a reforzar la identidad de la nación. Tratándose de países que han sufrido opresión externa o vasallaje económico, la mira del nacionalismo es independizarse del control extranjero.

LA ESTRUCTURA DEL PODER

El conocimiento de la Realidad Nacional y su relación con el Contexto Internacional, nos permite aprehender sus diversas manifestaciones y con ello identificar en término de Posibilidades y Limitaciones; sus Capacidades.

Estas capacidades se deben identificar en tanto se encuentren en uso, como actuales y cuando su empleo o explotación sea condicionado a un proceso de implementación o transformación, entonces se le identifica como capacidad latente.

El Poder y Potencial que viene utilizando el gobierno actualmente en ejercicio; no es el Poder y Potencial que se debe considerar dentro del desarrollo del Proceso de Política Nacional; por cuanto, este Poder y Potencial ya esta comprometido o hipotecado para el logro de los Objetivos y notas propias del Gobierno en ejercicio; entonces, lo que se debe visualizar como capacidades para la aplicación de nuestro Proceso de la Política será aquella parte del Poder y Potencial actual que va a quedar disponible como parte de la Realidad Nacional, mas aquellas manifestaciones que se pudieran incorporar como parte de su natural evolución.

La Estructura del Poder y Potencial Nacional.

Consecuentemente con la necesidad de organizar y orientar la recopilación, el análisis, evaluación e interpretación de las muy variadas formas de expresión y manifestaciones de la Realidad Nacional para determinar el Poder y Potencial Nacional; el CAEN ha diseñado un Enfoque Metodológico que se sustenta en la Estructura del Poder y Potencial y con ello proporciona una guía que facilita el uso de toda la información obtenida como parte del Conocimiento de la Realidad Nacional, ubicándola en base a:

- Las Expresiones (Política-Económica-Sicosocial y Militar)

- Elementos Básicos (Por cada Expresión)

- Elementos Modificadores (de cada Elemento Básico)

- Campos Institucionales (Organismos de la Estructura Político-Administrativo y Jurídica del país)

- Órganos (Instituciones)

El Poder y Potencial Nacional, se puede determinar a partir del empleo de esta propuesta metodológica; como también con el empleo de cualquier otra metodología o combinación de ellas.

EL PODER NACIONAL

Generalidades

Todo Estado persigue fines y objetivos, los mismos que encausan la marcha hacia el encuentro de un destino provechoso para la nación (o colectividad nacional) en su conjunto. Esta marcha histórica, se halla condicionada por la "voluntad" traducida en acción y por la "capacidad" que el estado evidencia para alcanzar aquellos fines y objetivos, atendiendo las necesidades colectivas y encarando los obstáculos de distinto tipo que se le anteponen en el interior y desde el exterior de su realidad nacional.

La capacidad del estado y por ende de la nación a la que aquel representa, está en relación directa con lo cualitativo y cuantitativo de los medios de toda naturaleza que la nación posee y va poseyendo en el devenir histórico. A esa capacidad totalizada en el marco del estado, se denomina modernamente "Poder Nacional".

Los Estados, en razón de sus propias realidades, tienen capacidades disímiles, es decir Poder Nacional diferenciado. Unos son "más poderosos" que otros, en el sentido de que unos influyen en mayor grado que otros en el ámbito internacional, así como unos son influidos en distinta medida por otros. Igualmente son más poderosos para la solución de sus problemas internos referidos a la seguridad y al bienestar.

Es en virtud del Poder Nacional que los estados tienen capacidad de negociación, de transacción, de disuasión o de coerción en sus relaciones políticas, comerciales o conflictivas con otros estados de la comunidad internacional.

Ese Poder, no sólo es diferenciado en una relación de estado a estado, sino que también lo es en lo que respecta a los efectos que puede producir en su ambiente interno, frente a sus propias necesidades y obstáculos. De acuerdo a lo expresado, el Poder Nacional sólo cobra sentido cuando tiene ante sí un referente comparativo: En el ámbito internacional con el Poder de otro u otros Estados; y, en el ámbito interno, con el carácter de las necesidades colectivas impostergables los obstáculos de diversa gravedad y significación que se interponen en la satisfacción de dichas necesidades. Necesidades y obstáculos cuya solución es inherente a la Política Nacional, en el camino hacia la realización de los fines del Estado y del logro de sus objetivos.

De otro lado, debe señalarse que la sola "voluntad" de conseguir objetivos prefijados, no es suficiente. Se requiere además de una "capacidad", la que es dada por los medios de que dispone o puede disponer. En el ámbito del quehacer estatal, esta reflexión tiene aplicación plena.

Como se vio en su oportunidad, los medios se ubican en ese gran depósito o continente que es la realidad Nacional y su naturaleza es diversa. Los hay tangibles, como los recursos de todo orden, los objetos físicos, los instrumentos; y los hay intangibles como los conocimientos. Ni esta clasificación simple ni otras que puedan plantearse, pueden ser limitativas, puesto que "medio" es todo aquello material o espiritual que sirva para la consecución de un fin, de un propósito.

El concepto de Poder se cimienta en dos ejes: la voluntad y la capacidad. La primera no puede ser impuesta sin una capacidad. De ahí que una primera aproximación a la conceptualización del Poder, permita señalar a éste como "la capacidad para imponer una voluntad", en donde el Poder aparece como un instrumento por excelencia, de la voluntad plasmada en acción. En el presente desarrollo teórico, el sujeto de la voluntad y la acción es el Estado, y su instrumento para hacerla valer imponerla, el Poder Nacional, en su connotación de capacidad.

Cabe hacer notar en el aspecto de la voluntad, que tanto para su determinación como para su viabilización, juega importante papel el sujeto (individual o colectivo) encargado de expresarla. Aquí tienen lugar, la motivación y el liderazgo, la capacidad de conducción, las habilidades y destrezas, las técnicas, los valores y en general todo aquello que redunda en la acción efectiva y positiva en el logro de fines y objetivos.

El Poder Nacional está determinado por la conjunción de medios de toda índole que se encuentran en posesión de la Nación y por tanto del Estado, en un determinado momento de su existencia como entidad social y jurídicopolítica. Esto significa que para los efectos de la determinación del Poder Nacional, cuentan únicamente los medios con aptitud de aplicación inmediata o a lo sumo, en plazos breves, es decir en la coyuntura.

Los medios que se encuentran en estado latente, con aptitud de empleo posterior, escapan a los alcances del concepto de Poder Nacional, integrando el contenido del Potencial Nacional

Doble connotación del término "Poder"

En el acelerado avance de las ciencias sociales producido en los últimos tiempos, es posible constatar –entre muchas particularidades- el tratamiento virtualmente generalizado del término "Poder", aunque con significados diferenciados.

En lo que respecta a la Ciencia Política, el Poder constituye su objeto central, aun cuando también en esta disciplina las conceptuaciones varían, ya que una es la connotación usada en la Teoría del Estado y otra la que se aplica en la moderna Teoría del Poder Nacional.

En efecto: (1) En la Teoría del Estado,, El Poder, como Poder Estatal, Poder Público o Poder Político del Estado, es considerado como uno de los elementos básicos de éste.

Se vincula etimológicamente al término latino "potestas", y en tal sentido significa la potestad soberana, la facultad de mando autónoma e independiente, el "imperium" para regular la vida nacional en todos sus aspectos, que ejercita el Estado a través del gobierno.

Es similar en todos los Estados, pues la facultad de mando, esencialmente coactiva, es virtualmente la misma en uno u otro estado, variando la forma jurídica de su organización plasmada en las Constituciones Políticas, su centralización o distribución en la sociedad, la intensidad como se aplica, etc.Emana de la voluntad soberana del pueblo (otro elemento del estado).

Así lo prescribe, por ejemplo nuestra Carta Fundamental en su Art. 81.

Se ejerce por los órganos y funcionarios (con las limitaciones que el orden jurídico establece), en cumplimiento de funciones ejecutivas, normativas y jurisdiccionales.

Se materializa en decisiones políticas que comportan órdenes, disposiciones, mandatos, condicionamiento. En tanto decisiones en sí, reflejan la voluntad de quienes ejercen el poder político, es decir de los gobernantes.

(2) En la Teoría del Poder Nacional, el Poder es considerado como la capacidad que posee el estado para hacer efectiva su acción política, capacidad que se basa o sustenta en los medios que posee la Nación.

Deriva etimológicamente del vocablo latino "potentia", en el sentido de fuerza, energía o poderío. Es variable o diferente de estado a estado, a veces con diferencias muy pronunciadas. En efecto, hay estados-nación que son "potencias" de primer orden en el ámbito mundial; hay también los que son "potencias intermedias" o

"emergentes", y hay también estados que no son potencias, porque su Poder Nacional es exiguo y su influencia en el ámbito internacional es escasa y a veces nula. Emana o trasciende de la cantidad y calidad de los medios que dispone un Estado-Nación para lograr sus objetivos y realizar sus fines.

El Poder Nacional se emplea, aplica o utiliza para obtener los resultados que se desean, tanto en el ámbito interno como en el externo del estado, sin otras limitaciones que no sean las que presentan los mismos medios a emplearse.

Su empleo se materializa en actividades, acciones y hechos concretos, cuya realización o ejecución demandan el uso de una capacidad determinada como un todo. Es pues, la fuerza que permite el cumplimiento de la voluntad traducida en decisiones políticas, es el complemento indispensable de ésta voluntad.

Es posible explicitar diferencias adicionales como producto de un análisis comparativo más profundo de ambas connotaciones. Sin embargo se considera que con lo expuesto la distinción es clara; y no parece ya necesario remarcar que en la presente sección, venimos tratando el Poder en su connotación de capacidad que surge de los medios.

Formas de empleo del Poder

(1) El poder nacional como influencia:En una relación entre Estados uno de los dos puede ejercer influencia, éste hecho se produce cuando un Estado usa su poder para influenciar intencionalmente en las políticas del otro Estado.

(2) El poder nacional como presión:

En el caso del poder como presión uno de los Estados va más allá de la influencia, la que puede ser comprendida o aceptada voluntariamente, en cambio en el poder como presión, un Estado ejerce presión y amenaza con utilizar la fuerza para exigir el acatamiento a lo que pretende lograr.

(3) El poder nacional como fuerza:

En el caso del poder como fuerza física, el Estado recurre a declarar la guerra como mecanismo para alcanzar sus objetivos e imponer su voluntad.

(4) El poder nacional en un mundo globalizado:

En el mundo globalizado de hoy la posibilidad de hacer uso de la fuerza de un Estado con relación a otro no es permitida con la facilidad de épocas pasadas puesto que ahora existen mecanismos internacionales de seguridad que sirven para disuadir a los Estados involucrados; esta situación no impide las competencias económicas y políticas, principalmente, entre los Estados. Y aún cuando se trate de evitar las guerras, las competencias entre los Estados serán una constante propia de un mundo donde la interdependencia condicionará las relaciones entre los Estados.

(5) El poder nacional y la gobernabilidad:

También hay que señalar que actualmente en el escenario internacional el poder es distinto al del ejercicio del poder en el interior del país. En este caso, en la actualidad, el ejercicio del poder del gobernante sobre los habitantes de un país está asociado internacionalmente al concepto de gobernabilidad.

La gobernabilidad significa crear consensos u obtener el consentimiento o aquiescencia necesaria para llevar a cabo un programa en un escenario donde están en juego diversos intereses. Para Naciones Unidas la gobernabilidad democrática, constituye un conjunto de atributos o cualidades que se deben dar entre el gobierno y la comunidad, con el fin de que en esta relación compleja entre ambos sectores se establezcan condiciones de gobernabilidad referidas a las siguientes condiciones:

(a) Respeto a los Derechos Humanos

(b) Regla de la mayoría para la elección de autoridades

(c) Participación en las decisiones

(d) Respeto al pluralismo

(e) Eficacia en los logros del desarrollo humano

(f) Respeto al Estado de Derecho Constitucional

Esto quiere decir que un país será más gobernable y tendrá más capacidad (poder) en la medida que la relación entre el gobierno y la sociedad se desarrolle dentro de un marco ajustado como mínimo a los cinco indicadores de gobernabilidad señalados.

Definición

En el contexto teórico que venimos siguiendo, se define el Poder Nacional, en los siguientes términos: Es la capacidad del Estado para imponer su voluntad de lograr y/o mantener sus objetivos y realizar sus fines, pero a los obstáculos internos y externos; capacidad que emana de la integración de los medios tangibles e intangibles, cualitativa y cuantitativamente considerados, que posee dicho Estado en un momento determinado.

Características del Poder Nacional

(1) Instrumentalidad

El Estado-Nación busca objetivos y fines. Esa búsqueda supone una voluntad que demanda el despliegue de la acción. Pero la voluntad por sí sola es insuficiente y la acción requiere de múltiples medios que otorguen la capacidad o poder suficiente para conseguir aquellos propósitos. Por tanto, la capacidad puesta al servicio de la consecución de fines y objetivos, asume el carácter de instrumento de acción.

Entre los instrumentos de la acción, el Poder Nacional tiene destacado y a veces definitorio papel. Por ello la instrumentalidad es una de las características principales del Poder Nacional en cuanto es medio por excelencia para impulsar el Desarrollo y efectivizar la Defensa.

(2) Dinamicidad

El Poder Nacional indica una capacidad actual y al mismo tiempo transitoria, es decir que está en movimiento. El Poder Nacional de hoy, no es el mismo de ayer, ni será el de mañana. Los medios están en la realidad nacional y ésta es esencialmente dinámica, por tanto, el poder o capacidad que trasciende de los medios, participa de ese dinamismo.

(3) Variabilidad

El Poder Nacional está condicionado por los factores de tiempo y espacio. En cuanto al tiempo, se advierte que por la característica de dinamicidad el valor de los medios que otorgan poder, varía de época a época, por múltiples razones, principalmente porque los medios se incrementan cualitativa y cuantitativamente, por un lado, y por otro, se desgastan, caducan o perecen; y porque un medio o conjunto de medios pudo tener en el pasado un valor que no es el mismo que el actual y puede no serlo en el futuro, en función al destino de su uso.

En cuanto al espacio, la variabilidad es asimismo, patente, puesto que un medio o una clase de medios que en un lugar determinado son escasos, tienen alto valor, que no es el mismo en un lugar donde son abundantes. Por otro lado, una realidad nacional concreta, en virtud de su grado de desarrollo alcanzado, puede requerir preferentemente una clase determinada de medios, que son de aplicación extendida en otra realidad de diferente desarrollo.

(4) Totalidad

El Poder Nacional es el resultado de la sumatoria integrada de las capacidades específicas de medios de toda naturaleza que el Estado-Nación ha logrado poseer en su devenir histórico. El Poder Nacional es pues la combinación singular de un sistema de fuerzas que se interrelacionan combinan y se potencian recíprocamente, y cuyos orígenes se encuentran en los medios de cualidad y cantidad diversas.

Todos los medios tienen aptitud para generar capacidad; por tanto, el Poder Nacional abarca la totalidad de los medios existentes en la realidad Nacional.

La combinación de las capacidades de los medios, es única y por tanto difiere de Estado a estado, en los que la cantidad y calidad de los medios son asimismo diferentes. El Poder Nacional, por comprender una totalidad, se aplica también como una totalidad, aunque en tal aplicación se emplee parte del Poder o tenga preeminencia una de sus expresiones.

Es asimismo en virtud de las características de totalidad, que el Poder Nacional es aplicable a todo tipo de situaciones y problemáticas que se dan tanto en el campo interno como en el externo, para la consecución de los fines y los objetivos fijados en el quehacer político.

(5) Relatividad

El Poder Nacional es relativo, básicamente en el sentido de que la "realidad concreta" del Poder Nacional difiere de la "creencia" del Poder Nacional. En un Estado-nación, puede creerse que la situación del Poder Nacional es una, pero la realidad de esa situación puede ser otra distinta, vista desde el campo de un eventual oponente o antagonista. En el ámbito interno del estado, puede creerse que el Poder puede surtir determinados efectos, pero su aplicación puede poner en evidencia los errores en su apreciación, con resultados negativos.

De aquí que la apreciación y evaluación de la capacidad inherente al Poder Nacional, no pueda efectuarse en términos absolutos sino relativos, considerando no sólo la variabilidad de los medios, sino también el campo específico en el que va a ser aplicado.

Los componentes del Poder Nacional:

El poder nacional tiene dos componentes:

(1) El elemento material.- Está compuesto por la parte física y mensurable y además comparable con otros Estados-Nación.

(2) El elemento voluntarista o psicológico.- Está conformado por lo que se conoce como el carácter nacional que es expresado a través de los líderes de un país. Este elemento también es mensurable y corregible.

g. Las Expresiones del Poder Nacional. El Poder Nacional, es una capacidad unificada, pero su modo de manifestarse o expresarse en la acción política es diverso. Se trata pues de distintas expresiones de un mismo poder, no de desagregaciones del Poder Nacional, en otros poderes componentes.

¿Cómo se configuran esas expresiones? La respuesta a esta interrogante parte del reconocimiento de la característica de totalidad del Poder Nacional, en el sentido de que comprende a todos los medios, los mismos que corresponden a naturaleza diferenciada, además que generan efectos distintos en su aplicación.

La distinción de las expresiones del Poder Nacional, se efectúa para facilitar su estudio valorativo (apreciación y evaluación del Poder Nacional), atendiendo a una conveniencia metodológica. Para ello se utilizan dos variables:

- La naturaleza predominante de los medios; y,

- Los efectos predominantes que ellos generan en su aplicación.

Así, desde el punto de vista de la naturaleza predominante de los medios, es posible aglutinar en un amplio conjunto a todos aquellos medios de naturaleza similar, afín u homólog a. De acuerdo a esto, en nuestro contexto teórico se distinguen:

- Medios que tienen naturaleza predominantemente política.

- Medios que tienen naturaleza predominantemente económica.

- Medios que tienen naturaleza predominantemente sicosocial; y,

- Medios que tienen naturaleza predominantemente militar.

En cuanto a los efectos predominantes que producen en su aplicación, los medios pueden ser agrupados en:

- Medios que producen efectos predominantemente políticos.

- Medios que tienen efectos predominantemente económicos.

- Medios que tienen efectos predominantemente sicosociales; y,

- Medios que tienen efectos predominantemente militares.

En consecuencia, una determinada "expresión" del Poder Nacional se caracteriza por comprender a los medios de una determinada naturaleza predominante y a los medios que producen predominantemente efectos de esa misma naturaleza. Por tanto y en concordancia con todo lo anterior, se establecen:

- Una Expresión Política,

- Una Expresión Económica,

- Una Expresión Sicosocial; y,

- Una Expresión Militar

Cabe aclarar que se opta por el criterio de predominancia porque permite aglutinar los medios en correspondencia con los campos de actividad o "dominios" de la Defensa Nacional; y porque, reconociendo que los medios tienen o pueden tener una naturaleza mixta, interesa fundamentalmente la predominante sobre la aleatoria y que, además, aunque los efectos producidos por la aplicación de un medio puedan ser de variada naturaleza, interesan los efectos predominantes por sobre los secundarios.

Por lo demás, es necesario recalcar que cuando se emplea o aplica el Poder Nacional, intervienen todas sus expresiones, pues lo que varía es la intensidad mayor de una sobre las otras, en función al objeto sobre el cual se emplea y las circunstancias particulares en las cuales se aplica.

A manera de ejemplo, en el proceso de la guerra y durante la crisis (antesala del conflicto armado) el rol preeminente lo cumple la expresión política en su proyección externa, y en el conflicto armado mismo, la preeminencia la tiene la expresión militar. En determinadas acciones propias del Desarrollo Nacional, priman las expresiones económica y política.

En situaciones de crisis internas en que se opta por la vía pacífica (luchas), la expresión sicosocial tiene papel preeminente. En todos los casos ejemplificados, la intervención de las expresiones del Poder Nacional es total, aunque como se vio, predomine una o unas sobre las demás, pero nunca en forma permanente.

La Estructura del Poder Nacional

Para los fines del estudio del Poder Nacional, específicamente de su apreciación y evaluación, es imprescindible, optar metodológicamente por una forma de análisis. En tal sentido se opta por comparar el Poder Nacional a una estructura.

Como toda estructura, el Poder Nacional tiene elementos relacionados de diverso orden, comunes a todas las expresiones.

(1) Los Elementos Básicos

Son las bases o fundamentos de toda la composición estructural.

Constituyen las categorías de mayor generalidad. Se vinculan con los tres componentes fundamentales de la Realidad Nacional: La colectividad Nacional (la entidad social), el Espacio Físico (que ella ocupa) y la cultura (todo lo que ella ha creado e institucionalizado en su desenvolvimiento histórico, tomando aquí el concepto de cultura, en su sentido más amplio y por eso exacto, es decir como la totalidad de la creación humana, y no en su sentido restringido, según el cual la cultura aparece sólo como acumulación de conocimientos).

Los elementos básicos del Poder Nacional se relacionan con dichos componentes fundamentales, pero en cada expresión se presentan diferenciados. Así en la expresión Política, los elementos básicos son el pueblo, el territorio y las instituciones jurídicopolíticas; en la expresión económica, son los recursos humanos, los recursos naturales y las instituciones económicas; en la expresión sicosocial, son la población, el medio ambiente y las instituciones socio-culturales; y, en la expresión militar, son los recursos humanos, el territorio y las instituciones militares.

(2) Los Elementos Modificadores

Son los factores que califican o adjetivan a los elementos básicos, los valorizan o desvalorizan en las coyunturas. Los elementos modificadores varían en el tiempo y en el espacio, y por ser adjetivos de los elementos básicos, condicionan el comportamiento de éstos. El efecto condicionador de estos elementos modificadores se patentiza en el funcionamiento de los órganos componentes de los elementos básicos.

Cada elemento básico tiene sus propios elementos modificadores, aun cuando los hay aquellos que califican o adjetivan diversos elementos básicos de una expresión e incluso de varias expresiones, como es el caso del elemento modificador o factor científico-tecnológico, común a todos los elementos básicos de todas las expresiones.

(3) Los Campos Institucionales

Son ámbitos de la Realidad Nacional, convencionalmente determinados, que se caracterizan por comprender conjuntos de actividades homólogas o afines que se hacen efectivas en la vida nacional, o que abarcan fenómenos de carácter igualmente afín, vale decir; actividades y fenómenos que se hallan institucionalizados y estructurados.

La determinación de los campos institucionales, busca facilitar el análisis, segmentando la realidad en ámbitos circunscritos que sirven de continentes parciales a los órganos.

(4) Los Órganos

Son los entes sociales concretos, de carácter público o privado, que cumplen fines específicos y que por tanto cumplen funciones que se traducen en el empleo o aplicación efectiva del Poder Nacional dentro de su ámbito de competencia funcional, previamente delimitado, regulado, normado. Órgano y función, son conceptos inseparables.

Todo órgano cumple funciones, toda función presupone un órgano encargado de cumplirla. Los elementos estructurales que se acaban de indicar, operan como unidades de análisis, para los efectos de la apreciación y evaluación del Poder Nacional.

Apreciación y Evaluación del Poder Nacional

La Apreciación, comporta el establecimiento del estado o situación real en que se encuentra el Poder Nacional en un determinado momento. Para ello, es necesario analizar los elementos estructurales del Poder Nacional en un sentido eminentemente estático lo que significa "detener" intelectualmente, la continuidad dinámica del Poder, para examinar el comportamiento de sus elementos en un momento dado.

En la Apreciación, y como resultado del análisis, en todas las expresiones, elementos básicos, elementos modificadores, campos institucionales y órganos, debe obtenerse –gracias a un proceso de síntesis- las posibilidades y limitaciones de todos los elementos de la estructura, incluyendo las causas de esas posibilidades y de esas limitaciones, las acciones y medidas que han sido o están siendo ejecutadas para fortalecerla, los resultados obtenidos con tales acciones y medidas, etc.

La inter-relación de las conclusiones que se obtengan del análisis anterior, nos proporciona una visión global de la situación del Poder Nacional o "Apreciación del Poder Nacional".

La Evaluación del Poder Nacional, consiste en la contrastación de las posibilidades del Poder Nacional, antes apreciadas (considerando las limitaciones) con las necesidades y obstáculos previamente determinados que confrontan el desarrollo de la Política Nacional en la búsqueda de los objetivos de mayor alcance. Aquí el Poder Nacional es examinado dinámicamente, es decir, en su aptitud de generar efectos en la

Realidad Nacional para transformarla en sentido positivo, lo que le otorga eminentemente el carácter instrumental que lo distingue.

En el ámbito externo, o contexto internacional dentro del cual se desenvuelve la vida nacional, el Poder Nacional es evaluado mediante su contrastación con el Poder Nacional de otro país o de otros países, en cuanto la acción política de estos, genere obstáculos a la nuestra, convirtiéndose en potenciales o reales antagonistas en posibles contiendas pacíficas o violentas.

La Apreciación y Evaluación (derivada de la contrastación del Poder Nacional), debe conducir a su fortalecimiento, en virtud de decisiones políticas que se dirijan a resolver o reducir sus limitaciones y a incrementar u optimizar sus posibilidades.

LA TEORÍA DEL CONFLICTO

Las relaciones que se dan entre grupos sociales o entre éstos y el Estado, así como las relaciones internacionales que mantiene un Estado con entidades similares, no son en todo momento de cooperación y amistad, sino que hay períodos a veces prolongados, de oposición.

Cuando la relación entre las partes se presenta de este último modo, se ha configurado el conflicto. En el frente interno o externo, el conflicto podrá ser dirimido recurriendo a medios legales o ilegales y en todo caso, se intentará un diálogo racional que gradual o súbitamente puede desembocar en una guerra civil o en una guerra entre Estados. Indudablemente que esta posibilidad no suele ocurrir con frecuencia.

CONCEPTUALIZACIÓN

Conflicto es la relación de oposición entre dos partes. También es la relación de oposición entre dos o más partes, cuyos portavoces creen tener objetivos incompatibles. Asimismo, el conflicto es la resultante de una interacción bipolar o multipolar con protagonistas distinguibles o no, ubicados dentro de una misma o diferente categoría, con o sin intermediarios, en el que cada uno de ellos procura obtener un determinado interés. Las anteriores definiciones se complementan y revelan que en todo conflicto, entre grupos o entre países, existe como condición necesaria una relación de oposición entre dos o más partes, y aún cuando puedan intervenir más elementos, éstos siempre llegan a formar coaliciones y por tanto a polarizarse en dos fuerzas opositoras.

CARACTERÍSTICAS

Las características más importantes del conflicto son:

Carácter Social

El conflicto que como expresión manifiesta, incluye desde el diálogo o discusión racional hasta la guerra (civil o entre países) es en esencia, social; ya que proviene de condiciones y competencias hegemónicas entre países y porque entre las partes opuestas se dan un sinnúmero de interacciones recíprocas. Es decir, la acción que realice una persona o grupo social o país estará orientada por lo que otra persona, grupo social o país, haga o deje de hacer.

Permanencia

Los conflictos son inherentes a toda relación humana y a toda relación entre los Estados, por consiguiente son permanentes. Esto no quiere decir, que la relación entre grupos o la relación internacional entre Estados sea en cada momento total o parcialmente conflictiva. Habrá períodos de distensión, de aparente amistad o colaboración, pero en tanto no hayan sido dirimidas sus causas, el conflicto puede adquirir intensidades y manifestaciones diversas.

CLASIFICACIÓN

Partiendo de la premisa de que el conflicto es inherente a la estructura social y que por tanto, se halla en toda relación entre personas, grupos o países, y, que además, se requiere sólo del surgimiento de determinadas condiciones para hacerlo evidente, se puede distinguir teóricamente dos tipos:

Conflicto latente

Es aquel en el que las partes no son conscientes de la relación de oposición.

Conflicto manifiesto

Supone que una de las partes cuando menos es consciente de la relación de oposición. Expresado de otro modo, puede ocurrir que el conflicto se manifieste por una percepción acertada o errónea, de que sus objetivos, propósitos o preferencias, estén siendo amenazados o estorbados por las intenciones o las actividades de una o más partes.

LOS CONFLICTOS EN LAS ESTRUCTURAS NACIONALES E INTERNACIONALES

Los conflictos suelen presentarse y adquirir manifestaciones e intensidades diversas; ya sea dentro de una estructura nacional la que de hecho está limitada tanto por el aparato jurídico como por el espacio geográfico de su jurisdicción, así como en una estructura internacional, en la que pueden enfrentarse dos o más países o una coalición de los mismos; en la cual el espacio geográfico puede ser rebasado en los límites jurisdiccionales de cada uno, en cuyo caso el Derecho Internacional es un regulador del conflicto.

Conflicto dentro de la Estructura Nacional

Los conflictos que ocurren dentro de una estructura nacional pueden darse entre grupos primarios o entre grupos secundarios. En el primer caso, como su nombre lo indica, se trata de conflictos que se presentan entre integrantes de típicos grupos primarios, tales como familias, pandillas, etc.

En los conflictos entre grupos secundarios, las partes cuentan con una estructura normal de organización y en la que sus objetivos e intereses son mucho más precisos. En este caso, se encuentran las relaciones obrero-empresariales las que, cuando dejan de ser de cooperación se tornan conflictivas, asumiendo el sindicato la representatividad de los obreros en cuya virtud discute y presiona a la empresa para conseguir sus objetivos.

También puede darse una relación conflictiva entre el Gobierno y los partidos políticos de oposición; y entre el Gobierno y las organizaciones sindicales mayores. En todos estos casos las manifestaciones y expresiones del conflicto, adquirirán intensidades diversas, las que serán producto de los intereses en juego, la coyuntura socio-política que se viva, el número de participantes, la organización que posean y los medios con que cuenten tanto para presionar a una de las partes, como para responder a dicha presión.

Como se acaba de observar, los conflictos que ocurren dentro de una realidad concreta, no se presentan del modo más simple y puro; al contrario, hay todo un conjunto de aspectos económicos, políticos, sindicales, religiosos, etc., que intervienen y son los que le dan intensidad a las diversas manifestaciones del conflicto.

Existen conflictos en los que las partes aceptan las bases legales en los que descansa la sociedad y por lo tanto encuentran arreglo dentro de las normas vigentes, en cambio, hay otros conflictos, en el que una de las partes cuestiona dichas bases legales que regulan la vida social e intentan sustituir los llamados viejos valores por otros nuevos y distintos. En el primer caso, el conflicto da lugar a un cambio y a una serie de mejoras que ocurren en el sistema; y en el segundo, los conflictos procuran conseguir un cambio del sistema.

Partes: 1, 2, 3, 4, 5


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.